Está en la página 1de 16

El cambio de perspectiva de Putnam en temas de

referencia e identidad

Asignatura: Denotación y Mundos Posibles

Máster: Filosofía Teórica y Práctica

Profesora: Amparo Díez Martínez

Alumna: Maria Larramendi Elexgaray

............................................................................................................................................................... 6 La propuesta de Putnam .................................................................................................................................. 10 Conclusión .............................. 8  Identidad ........................................................................Índice Introducción......................................................................... 3 Temas a tratar ................................................................................................ 4  Las entidades no existentes ...................................................................................................... 16 2 ........... 4  Identidad . 8  Referencia ................. 15 Bibliografía..........................................................................................................

Estos son los filósofos en los que he basado mi lectura. Más tarde me centraré en uno de los temas explicados y en los conceptos que trata.Introducción El presente trabajo puede ser considerado un resultado de la lectura de diferentes autores. así como los principales motivos de discrepancia entre los autores. comenzaré. la sustituibilidad y la traducción entre ellos. 3 . la identidad entre dos nombres o descripciones. En las siguientes páginas. Kripke y Putnam. la cual comentaré. Los nombres y la atribución de significado. ahondando en la perspectiva de Putnam. Russell. en torno a ciertos temas que a continuación presentaré. como ya he mencionado. con diferentes propuestas. serán sus opiniones las que quedarán plasmadas en este ensayo y sobre las que propondré mi aportación. presentando una breve compilación de las ideas más importantes tratadas a lo largo de los textos trabajados. Quine. son sólo algunos de los principales problemas tratados por autores como Frege.

diferentes descripciones mediante las cuales nos referimos a un mismo objeto son sentidos. ‘C’. Identidad Uno de ellos es el tema de la identidad. estos son su referencia. es decir. y que los sentidos para designarla serán intercambiables (siempre que el valor de verdad no se altere). tal y como lo explica mediante el ejemplo del lucero de la mañana y el lucero de la tarde. representaciones. Su teoría es ampliamente conocida: los nombres designan objetos. el tema de la referencia. otro de los grandes nombres en cuanto a filosofía del lenguaje se refiere. o dicho de otro modo. decimos que fue asesinado. y ‘C’ sería lo que decimos de esta. parte del ideario colectivo de las personas y transmitido de generación en generación. de modo que un ejemplo como “El padre de Charles II fue asesinado”. Para Frege parece claro que lo que determina la identidad es la referencia. el cual el mismo Frege plantea al comienzo de su artículo (cuando presenta el problema comparando a=a con a=b). Reformulan las proposiciones que sean objeto de análisis bajo la forma ‘C(x)’. nos lleva a dos grandes ámbitos de discusión que veremos. Russell. es decir. podríamos traducirlo a: de una entidad ‘x’ que es el padre de charles. toma el camino trazado por Frege pero lo hace proponiendo una nueva forma de analizar tanto el problema de la referencia como de la identidad. por el contrario. 4 . el predicado. La propuesta Fregeana propone un nuevo espectro de conceptos para esclarecer de qué hablamos cuando nos encontramos en el ámbito de la filosofía del lenguaje. Las descripciones fruto de pensamientos individuales y propios sobre un objeto serían. han tratado los autores que antes he mencionado.Temas a tratar El tema que trataremos primero es el de la asignación de un nombre a un objeto. El autor considerado responsable de poner este problema sobre la mesa desde una perspectiva de la filosofía del lenguaje es sin duda Frege. ‘x’ sería la entidad a cerca de la cual hablamos. pues podemos afirmar que es del cual derivan todas las demás discusiones. Esta manera de abordar el análisis de los problemas acerca del lenguaje.

la ‘C’. que el calor son moléculas en movimiento es una verdad necesaria (aunque la conozcamos a posteriori) en todo tipo de situaciones o mundos posibles. Por ejemplo. pues podemos fácilmente imaginar situaciones en las que. porque que “calor” y “moléculas en movimiento” son designadores rígidos. La sustituibilidad entre idénticos debería darse. la ‘x’. es la ‘x’. para evitar este tipo de resultados. por ejemplo. son necesarias en toda situación contrafáctica (que él expresa en su propuesta de los diferentes mundos posibles) en el caso de los llamados designadores rígidos. Kripke concluye que todo nombre propio es un designador rígido 5 . o bien entre dos nombres o bien entre dos frases denotativas de diferente sentido (como Frege lo llamaría). seres extraterrestres no sintieran como los humanos sensación de calor al tocar fuego (pero en ese caso también. cuando son verdaderas. preguntándose sobre la relación entre los nombres y sus descripciones idénticas (como “Shakespeare” y “el hombre que escribió Hamlet”) o sobre dos nombres idénticos (como “Hesperus” y “Phosphorus”). mientras que ‘escritor de Waverly’ es una frase denotativa. Por otro lado. Siendo cierto que Scott escribió ‘Waverly”. Esto no tiene mucho sentido. “escritor de Waverly’ y ‘Scott’ deberían ser sustituibles. Recordando que Frege afirmaba que dos nombres (o descripciones) podrían ser sustituibles en una proposición si el valor de verdad no cambiara. el calor seguiría siendo moléculas en movimiento). por lo que ejemplos como aquel en el que Charles IV quiere saber si Scott es Scott pueden ocurrir. “sensación de calor” no sería un designador rígido como los explicados. el resultado de tal sustitución es que Charles IV desea saber si Scott es Scott. es decir. Kripke se adentra también en el tema de la identidad. ¿Pueden ser contingentes las afirmaciones de identidad? En opinión de Kripke las afirmaciones de identidad. que habla precisamente acerca de Scott. Sin embargo. Russell argumenta si secundamos la afirmación fregeana pueden ocurrir ejemplos dudosos como estos: supongamos que George IV desea saber si Scott fue el escritor de ‘Waverly’. Russell habla del tema de la identidad como uno de los problemas que las anteriores teorías del lenguaje no solucionan. La solución de Russell frente a este problema pasa por introducir la forma ‘C(x)’: si lo hacemos comprenderemos que ‘Scott’ es un nombre que denota un objeto directamente. El estatus en el que se encuentran es diferente. Este tipo de designación no permite imaginar ningún caso en el cual la identidad no ocurra.

La dificultad que presentan estos contextos radica en que puede ocurrir que. Si lo reformulamos según Russell. como por ejemplo las proposiciones del tipo “no sabe que. lo cual es falso.”. “cree que…”. La solución viene de que la 6 . admitiendo que la obtención de leyes generales cuando hablamos de identidad es compleja. “Tulio denunció a Catilina” tenga referencia clara. Estos contextos opacos como los de la creencia también son analizados por Kripke: él afirma que la sustituibilidad. Otro ejemplo que ilustra bien la imposibilidad de la sustituibilidad. es porque a diferentes nombres de un mismo objeto no se les atribuye los mismos sentidos. mientras que “Pablo no sabe que Tulio denunció a Catilina”. y que ese x es calvo. del que decimos “El rey de Francia es calvo”. y la imposibilidad de esta en ciertos casos es todo un misterio. ya no. y que dar una razón explícita o una solución a este problema es complicado. si sustituimos 9 por “número de planetas”. La solución que ofrece Russell a este problema está basado también en su propuesta de reformulación de la proposición mediante ‘C(x)’: es ampliamente conocido el ejemplo del rey de Francia. y que la lógica modal no siempre nos ayuda a clarificar la cuestión.. Lo que Quine llama contextos referencialmente opacos contribuyen a la dificultad para extraer conclusiones firmes: estos contextos son aquellos que provocan que un nombre no tenga una referencia clara. también de la traducción. en realidad. La postura de Quine ante el problema de la identidad propone abordarlo desde la perspectiva de la sustituibilidad. que sería idéntico en principio. diremos que existe una entidad x. que es rey de Francia. vemos que obtenemos que el número de planetas es necesariamente mayor que 7.. a fin de cuentas. sin embargo. Las entidades no existentes Con Russell aparece el otro de los dos grandes ámbitos de discusión generado a partir del artículo “Sobre sentido y referencia” antes mencionado: el problema de la referencia de los no existentes. por ejemplo. sí rechaza las razones de corte fregeano-russelliano que explican que si la sustituibilidad falla en ciertas situaciones. Este tipo de problemas son para Quine razones para desconfiar de la sustituibilidad y. nos explica que así como 9 es necesariamente mayor que siete.

podemos decir de las proposiciones que hablan a cerca de entidades no existentes son falsas. por lo que esa proposición. 7 . En opinión de Quine podemos afirmar con sentido estas proposiciones. lo estamos negando. pero sí la creía necesaria para atribuir un valor de verdad a dicha frase. es alejarse de la concepción generalizada de que existe algún tipo de paradoja cuando hablamos de entidades que no existen. las proposiciones a cerca de entidades no existentes son sencillamente un sinsentido. sino todo lo contrario. Cuando decirnos “Pegaso no existe” no estamos aceptándolo como entidad existente. es decir. no podemos decir que este tipo de frases sean ni verdaderas ni falsas. Quine también opina al respecto. pero lo hace desde una perspectiva contraria a la de filosofos como Strawson que afirma que sin ser ni verdaderas ni falsas. Frege creía como Russell que una frase no carece de sentido por no tener una referencia. sin embargo. “El rey de Francia es calvo” es falsa también. presenta la propuesta russelliana como alternativa para reformular frases de este tipo para poder asignarles un valor de verdad (como en el caso del rey de Francia antes mencionado). Aquí es donde Russell disiente y propone una solución al respecto para concluir que sí se puede hablar con sentido sobre las entidades no existentes y que sí.primera parte de la afirmación (que existe una entidad x que es rey de Francia) es falsa. La intención de Quine. propone apartarnos de la ontología cuando hablamos de nombres: creer que para poder afirmar algo sobre Pegaso este debe existir es un error. y de hecho. La única frase que aceptaría la existencia de Pegaso sería precisamente “Pegaso existe”.

Comienza presentando el texto como una explicación de la corriente deconstructivista aplicada en lenguaje: ya que Jacques Derrida es el máximo exponente de la filosofía deconstructivista. Sin embargo. O dicho de otro modo. proposiciones siempre consideradas creaciones humanas.La propuesta de Putnam Identidad En su artículo “Irrealismo y deconstrucción” Putnam aporta a los debates que he presentado en las páginas anteriores una perspectiva verdaderamente diferente. y sobretodo enfatiza la importancia de la transmisión de conceptos entre generaciones para la creación de términos mediante acumulación. hay elementos de la explicación de Goodman que a ojos Putnam resultan adecuados. Un 8 . La posición de Goodman es más extrema que la de Putnam respecto a este tema. no hay realidad fuera de la experiencia recibida por el ser humano y traducida en proposiciones que la describen. Putnam nos muestra una comparativa entre el mencionado autor y Nelson Goodman. Goodman cree que cada termino que el ser humano utiliza es en un modo u otro fruto de una construcción derivada de la experiencia. filósofo analítico. Goodman considera que en los diferentes mundos que el ser humano puede habitar pueden expresarse proposiciones de todo tipo. mientras que Putnam cree en la convencionalidad pero también en la indeterminación de la creación de los términos como algo que está fuera de la mente del ser humano. Según Putnam. aunque ambos construyen sus explicaciones filosóficas de manera diferente llegan a conclusiones que podríamos considerar cercanas. Incluso podemos decir que en diferentes mundos pueden existir proposiciones que aparentemente resultan contradictorias. Lo que Putnam ve de deconstructivista en Goodman es la actitud de revisión y crítica de las principales teorías del lenguaje. la radicalidad de la afirmación de que todas las palabras son construidas por los humanos y que nada hay de ellas en la realidad. Lo que Goodman propone es que los seres humanos somos los creadores de los diferentes mundos que habitamos y en los que diferentes descripciones de las realidades son expresadas y construidas por nosotros en forma de proposiciones.

Simplemente si una proposición es verdadera la otra no puede serlo. Para él ambas afirmaciones son en realidad equivalentes aunque no de la forma empírica que querrían filósofos como Davidson. pues parece que un grado relativo de equivalencia es suficiente para la adecuación. Putnam cree que el pensamiento de Ferdinand de Saussure está muy presente en la filosofía de Derrida. verdaderas de mundos diferentes. la cual afirma que los fonemas (unidades 9 . no es posible afirmar simplemente que “los puntos del espacio son particulares” y “los puntos del espacio son límites” son proposiciones incompatibles pero ambas válidas. es decir. hablamos del espacio en un esquema en el que los puntos en él son considerados particulares y podemos hablar igualmente del espacio en un esquema diferente en el cual los puntos son considerados límites. un problema inexistente que resulta innecesario plantear. aunque realmente se encuentre más cerca de la propuesta de Goodman. y viceversa. Esta perspectiva para hablar de la identidad entre términos o descripciones resulta novedosa. El estado de las cosas que queremos expresar es el mismo. Putnam afirma explícitamente que obcecarse con la cuestión de si una y otra proposición poseen un mismo significado (que los hace intercambiables) es un sin sentido. Lo que Putnam propone podríamos considerarlo un camino intermedio. Además del de Goodman. sólo son adecuados en un contexto u otro. Es decir.ejemplo de esta situación es el que Putnam nos muestra a cerca de que los puntos del espacio pueden ser considerados particulares concretos o límites. pero intercambiables entre ellos. La teoría que identifica en su pensamiento es la de inconmensurabilidad. En realidad Putnam no comulga con la opinión de Goodman. y porque nociones como la del significado quedan fuera de la explicación: no son relevantes en este caso. De hecho. Putnam habla de la identidad de términos al nivel de que resulte “adecuado” para la descripción de los mismos estados de las cosas cuando los traducimos a otros esquemas diferentes. pero el esquema y la proposición cambia: ni son lógicamente incompatibles ni son igualmente verdaderos. Sin embargo. Putnam tampoco opina que la opinión quineana de Donald Davidson sea acertada: no es válido desechar el problema real que plantean este tipo de ejemplos aduciendo que la lógica no permite que una y otra proposición sea verdadera al mismo tiempo (la cuestión de los diferentes mundos habitados no es ni siquiera tenido en cuenta).

que no podemos identificar la ‘p’ en castellano identificándola con la ‘p’ en alemán. contraria a la posibilidad de la traducción entre lenguas con garantía de la conservación de significado o de valor de verdad. para proponer que el modo de establecer un significado en una lengua concreta no podía ser mediante la comparación o trasladando un significado que consideremos similar de otro idioma. de modo que nos permita conformar una definición de aquello que queremos nombrar. cree que es razonable abogar por un término de “significado” alejado de la equivalencia matemática y más cercano a la adecuación que busca la traducción entre idiomas. de modo que en ningún mundo posible o situación contrafáctica que pudiéramos imaginar dichos términos podrían no referenciar sus respectivos objetos. pues posturas como las que hemos visto anteriormente. es decir. En su artículo “El significado de ‘significado’” nos plantea una situación hipotética similar a la de los mundos posibles imaginada por Kripke: nos propone que pensemos en la existencia de una tierra gemela. Referencia Aunque Putnam no trata el tema de la referencia en “Irrealismo y deconstrucción” si lo hace en otros escritos en los que su adhesión a la opinión de Kripke en este problema queda latente. La forma de asignar un significado a un término es el contraste con diferentes términos de ese mismo idioma. Esta teoría es tremendamente destacable.más básicas de una lengua) son sólo identificables a partir del contraste con otros fonemas de su misma lengua. Tras proponer esto Saussure creyó poder trasladar este hecho al plano de la semántica. sino que debemos hacerlo identificando otro fonema del castellano y haciendo cuenta de la diferencia y el contraste con ella. El objetivo es enfocar la atribución de significado en el modo de ajuste en casos particulares y no en el modo de buscar leyes generales que encajen en todos los ejemplos. De hecho. Lo es porque su explicación está muy cerca de la propuesta kripkeana de los designadores rígidos. Recordemos que para Kripke los designadores rígidos son aquellos términos que referencian un objeto. las encontramos muy presentes. Esta tierra gemela tendría 10 . la quineana. Putnam no comulga con las extremas ideas en cuanto a la identidad en la traducción como pueden ser las de Quine o el mismo Saussure.

inodoros) aunque tengan un término idéntico para nombrarlo. (pues ambos son incoloros. Putnam va más allá de este ejemplo en el artículo que he mencionado antes. los procesos mentales que vive. Por esta razón el líquido del que habla Oscar-gemelo en la hipotética tierra de Putnam no puede ser la misma del que Oscar habla. Sin embargo. ¿se refieren a la misma cosa? La respuesta de Putnam es negativa. cada objeto y persona que habita nuestra tierra poseería su correspondiente gemelo en esta mencionada tierra gemela. Aunque uno y otro perciban el líquido de la misma manera. Es decir. Comprender cómo han adquirido el término “agua” y la relación de esta adquisición con la realidad es fundamental: en este caso un individuo ha adquirido el término a partir del líquido cuya composición química es H2O.todas las características que posee nuestra tierra de manera idéntica. no podemos decir que uno y otro se refieran a la misma cosa. pero que los habitantes de la tierra gemela llamarían también “agua” en su idioma llamado “español”. y el otro a partir del líquido XYZ. Kripke nos diría que si en la tierra llamamos “agua” a algo cuya composición es H2O. La influencia de Kripke aparece cuando recordamos que para el autor los designadores rígidos son conformados por las características esenciales de los objetos de los que hablamos. En vez del agua que nosotros conocemos en esta tierra habría un líquido similar aunque de composición química XYZ en vez de H2O. La pregunta que Putnam nos lanza a cerca del significado es la siguiente: digamos que Oscar en la tierra y su gemelo Oscar en la tierra gemela dicen “agua”. Desarrolla la idea de que los objetos externos a la mente humana son 11 . por mucho que Oscar y Oscar-gemelo sean idénticos hasta en la más pequeña de las partículas y la tierra y la tierra-gemela lo sean también. y estas características son cosas como la composición. de hecho. por ejemplo. no son lo único que conforma el significado. Sólo existiría una diferencia entre nuestra tierra y la tierra gemela: en esta última no habría agua. y aunque el proceso que experimentan al nombrarlo sea idéntico (pues son seres idénticos). pues la experiencia del ser humano. Ni estos habitantes ni los de la tierra tendrían conocimiento alguno de la composición química de los líquidos a los que llaman “agua” (el ejemplo se sitúa siglos atrás). no habría posibilidad de concebir ningún otro mundo o situación en la cual “agua” no fuera H2O. la realidad es que cuando Oscar dice “agua” se refiere a H20 y cuando Oscar-gemelo dice “agua” se refiere a XYZ.

flexibles o relativos.un importante componente a la hora en la que un significado es creado. Putnam. Antes he afirmado que la aportación de Putnam supone un verdadero cambio de perspectiva en la lista de autores y textos hasta ahora trabajados. hemos hablado de su teoría como iniciadora de la rama analítica de la filosofía del lenguaje. Sus propuestas están guiadas hacia objetivos logicistas como la corrección o la verdad y alejadas de conceptos difusos. Antes que nada nos damos cuenta de que el modo de abordar el problema es muy diferente. Se podría decir que en Putnam la propuesta fregeana es algo aceptado. con una fuerte intención de desterrar la corriente de pensamiento que afirma que las palabras son ideas del ser humano (línea lockeana). La rama que Frege crea y que Russell sigue (en los artículos “Sobre sentido y referencia” y “Sobre la denotación”) es un ejercicio de creación de conceptos y reglas para poder llevar a cabo un análisis del lenguaje riguroso y coherente. que las palabras poseen una referencia y un sentido y que estas conforman un significado cuyos 12 . Frege nos presenta un ensayo aclaratorio de lo que debe ser considerado el significado de una palabra. las palabras son creadas por diferentes comunidades de personas con diferentes conocimientos sobre un determinado apartado de la realidad. Hemos mencionado a Frege como precursor en este ámbito. Si atendemos a la reciente explicación de Putnam observaremos como ha cambiado el camino que comenzó con Frege. también trata de reivindicar que hay un componente de realidad externa al ser humano en las palabras que utilizamos pero sus razones para creerlo no son consecuencia de una práctica de desglose del significado en las partes que él cree que lo conforman. ¿Y cuál es el proceso de creación de dicho significado? La clave está en que del mismo modo en el que las sociedades dividen a sus habitantes en diferentes campos de trabajo y las personas se ocupan de un trabajo u otro según esta división. Es decir. que una comunidad dedicada la automoción habría sido responsable de la asignación del término “coche” al objeto que hoy entendemos como “coche” y una comunidad con conocimientos sobre economía habría asignado el nombre “hipoteca” a lo que en términos económicos entendemos por dicha palabra. Recordemos que al principio de este trabajo destacábamos el tema de la asignación de la referencia como punto de partida a la hora de discutir sobre otros temas que derivarían de este.

porque prima en ella la coherencia hacia el uso de la palabra.componentes están principalmente en una realidad externa a la mental del ser humano. En el primero tratado en este trabajo. la sencillez explicativa y la eficacia de la solución. Los artículos de los que hemos hablado dan buena prueba de ello. Putnam rechaza la postura de Goodman y de Quine por ser demasiado extrema hacia una posición o la contraria. Él aboga por rebajar la carga de la importancia de la lógica sobre los conceptos de verdad o de equivalencia. La propuesta de Goodman. ya que ambas no podrán considerarse válidas al mismo tiempo porque las reglas de la lógica no lo permiten. No es patente en él la necesidad de que los valores de verdad o equivalencia o diferencia (u otros términos lógicos tan importantes en frege) estén rigurosamente cumplidos de forma matemática y precisa en su pensamiento. sí o sí una de las dos propuestas tendrá que ser verdadera y la otra falsa. Aunque coincidan en el marco teórico de sus propuestas la manera en la que Putnam construye su explicación es diferente. Recordemos que cuando trata el ejemplo que explica que los puntos del espacio pueden ser entendidos como particulares o como límites (lo cual parece que genera una incompatibilidad entre las proposiciones “los puntos del espacio son límites” y “los puntos del espacio son particulares”). una solución efectiva puede venir rebajando la rigidez de ciertos conceptos como la equivalencia. La salida de Putnam me resulta atractiva. podríamos decir que resulta demasiado “permisiva”. según él no hay incompatibilidad entre las proposiciones porque estas no son más que creaciones de diferentes mundos que los seres humanos crean y habitan. o que son traducibles. “Irrealismo y deconstrucción”. puede que no podamos afirmar estrictamente que ambas proposiciones son verdaderas al mismo tiempo pero de un modo u otro así es: la explicación que Putnam utiliza para no decir de manera explícita que las dos proposiciones son verdaderas. Por otro lado la opinión de Quine resulta también excesiva. Es decir. intercambiabilidad o traducción. pues hace oídos sordos a la evidente complicación del ejemplo argumentando que. Es decir. ¿Pueden traducirse 13 . Putnam explica cómo cuando se presentan ejemplos problemáticos en cuanto a temas de identidad. ¿una y otra son descripciones que concuerdan con el estado de cosas? Sí. es que son descripciones correlativas de un mismo estado de cosas. existe un estado de cosas que puede ser descrito de dos formas en las cuales entran las dos mencionadas proposiciones.

“estereotipos”). Aunque la tesis de Frege de que un sentido y referencia externos al pensamiento humano conforman el significado se acepte. etc. si lo hacen correctamente o si los significados que estaban establecidos se corresponden con el uso que se hace de ellos. En este caso acerca el debate a un plano muy diferente al de autores como Frege o Russell. quien se centran en analizar cómo satisfacen las palabras y sus referencias los requisitos lógicos de valores de verdad o no contradicción.modificando el contexto de la descripción en el cual las incluimos de modo que sigamos describiendo de forma acertada el estado de cosas del que tratamos? Sí. 14 . se trata de discernir cómo se crean y asignan dichos sentidos y referencias. Una vez asignada la referencia. la tendencia que se observa es similar. como anteriormente he mencionado. “El significado de ‘significado’”. descripciones comunes sobre el objeto (o como Putnam las denomina. que grupos de expertos en determinados tipos de áreas del conocimiento son los responsables de asignar términos a los objetos. Putnam afirma. el significado del término se constituye en cuatro principales partes: el objeto referido. Esto debería ser suficiente para que. Sin embargo. esta se relativice y podamos observar que los obstáculos para obtener una “solución” satisfactoria son salvables. pues en lo que centra su interés es en la manera en la que las sociedades se organizan respecto al trabajo y cómo esta organización es responsable de los nombres que asignamos a las palabras. Enfatizando el caso de las clases naturales. En el segundo texto de Putnam del que hemos hablado. Mediante estas cuatro condiciones sacamos a la luz los términos de uso que las personas siguen al utilizar las palabras. las palabras que nos permiten clasificarlo en una categoría general y las palabras que nos dicen el estatus sintáctico del nombre asignado. aunque seamos conscientes de que este caso representa una anomalía y lleva consigo cierta complicación. hasta que podamos afirmar que tal significado ha cambiado. el camino que traza Putnam es distinto.

Encuentro mayor coherencia en perseguir objetivos que tengan que ver con la problemática de cómo ocurre la comunicación entre seres humanos o cómo se utilizan. siempre he sentido predilección por las ramas pragmáticas. pero una vez sentadas las bases de la disciplina.Conclusión Los argumentos de Putnam y los conceptos y objetivos bajo los que opera los considero una acertada propuesta para abordar el tema del lenguaje. Que el camino abierto en esta rama de la filosofía vino de la mano de la corriente analítica no hay manera de dudarlo. modifican las palabras en las sociedades. la claridad explicativa y las expectativas realistas. A primera vista parecen vías que pueden ofrecernos resultados satisfactorios o metas más alcanzables que si pretendemos buscar las leyes generales que rigen los lenguajes o ir tras la manera de que el lenguaje no presente contradicciones. por el objeto de estudio que las ocupa. Creo que Putnam aúna la rigurosidad en la argumentación. 15 . crean. Es enriquecedor encontrar en sus textos aportaciones dispares como las de Quine y Derrida: la inclusión de autores y corrientes lejanas a las que comúnmente encontramos cuando tratamos temas de filosofía del lenguaje es un respiro de la muy común sensación del trabajo filosófico como un grupo de islas de disciplinas sin demasiada relación entre sí. dificultades o problemáticas que cuestionen leyes lógicas.

O. Cátedra. Putnam. H. UNAM. Quine. (2007) Hitzaren lilura: Hizkuntzaren Filosofiarako Irakurgaiak. . Kripke. W. UPV-EHU. Madrid. Bilbao. Paidós Ibérica. B. G. . Putnam. México. O. Teorema. Denotatzeaz. Barcelona. W. . Paidós Ibérica. 14. (2002): Desde un punto de vista lógico: a cerca de lo que hay. . Frege. S. S. Russell. (2007) Hitzaren lilura: Hizkuntzaren Filosofiarako Irakurgaiak. UPV-EHU. Valencia. H. Revista Internacional de Filosofía. (1994): Cómo renovar la filosofía: Irrealismo y deconstrucción. Bilbao. Quine. Kripke. Cuadernos de crítica. Barcelona . V. V. nº 7. (1944): Desde un punto de vista lógico: referencia y modalidad. (1984): El significado de ‘significado’. 161-191. vol.Bibliografía . nº 3-4. (1944): Identidad y necesidad. Zentzu eta erreferentziaz. . p. (1979): Un enigma sobre la creencia. . 16 .