UNIVERSIDAD YACAMBÚ

VICE-RECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

USO PROGRESIVO DE LA FUERZA DESPLEGADA POR LOS
FUNCIONARIOS ADSCRITOS AL CUERPO DE POLICÍA DEL
ESTADO LARA Y LA VICTIMIZACIÓN DEL CIUDADANO
EN EL MUNICIPIO IRIBARREN

Autor: Alexander González
Tutora: Mercedes Vásquez

Barquisimeto, Junio de 2015
UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE
INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE
INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

USO PROGRESIVO DE LA FUERZA DESPLEGADA POR LOS
FUNCIONARIOS ADSCRITOS AL CUERPO DE POLICÍA DEL
ESTADO LARA Y LA VICTIMIZACIÓN DEL CIUDADANO
EN EL MUNICIPIO IRIBARREN

Proyecto Trabajo de grado presentado como requisito parcial para optar al
Grado de Magíster en Ciencias Penales y criminológica

Autor: Alexander González
Tutora: Mercedes Vásquez

Barquisimeto, Junio de 2015
3
APROBACIÓN DE TUTORÍA

En mi condición de tutora del Proyecto de Trabajo de Grado, presentado
por el ciudadano Alexander Segundo González, titular de la cedula de
identidad Nº 9.616.607, para optar el grado de Magíster en Ciencias Penales
y Criminológicas, considero que dicho trabajo reúne los requisitos y méritos
suficientes para ser sometido a la presentación pública y evaluación por
parte del jurado examinador que le asigne.
En la ciudad de Barquisimeto, a los veintitrés (26) días del mes de Junio
de dos mil quince (2015).

Mercedes Vásquez
C.I Nº 05.274.183

4
DECLARACIÓN DE AUTORÍA

Quien suscribe, Alexander Segundo González, titular de la Cédula de
Identidad Nº 09.616.607, hace constar que es la autor del Proyecto de
Trabajo de Grado, titulado: “Uso Progresivo de la Fuerza Desplegada por los
Funcionarios Adscritos al Cuerpo de Policía del Estado Lara y la
Victimización del Ciudadano en el Municipio Iribarren”, el cual constituye una
elaboración personal realizada únicamente con la dirección de la tutora de
dicho trabajo, Mercedes Vásquez, titular de la Cédula de Identidad Nº
05.274.183; en tal sentido, manifiesto la originalidad de la conceptualización
del trabajo, dejando establecido que aquellos aportes intelectuales de otros
autores se han referenciado debidamente en el texto del trabajo.
En la ciudad de Barquisimeto, a los veintiséis (26) días del mes de Junio
de dos mil quince (2015).

Alexander S Gonzalez
C.I. Nº 9.616.607

5
DEDICATORIA

Dedicada a esa fuerza eterna que me llena de fe y esperanza para
superar todos los obstáculos, a Dios.
A los seres que me dieron la vida e hicieron de mi lo que soy; gracias
por dejarme seguir y alcanzar mis sueños, mis padres.
A las personas que comparten el día a día a mi lado, recordándome que
en la unión está la fuerza, mi familia.
A las personas, que me aceptan tal y como soy, mis amigos.
A las personitas que inundan mi mundo de alegría con solo una sonrisa;
que este pequeño logro sirva de ejemplo de dedicación, constancia y
perseverancia, mis hijos.
Alexander

v
AGRADECIMIENTO

Hoy debo agradecer, a JESÚS, por ayudarme a consolidar este bello
sueño y colocar en mi camino a personas que han sido parte de él:
Agradezco a Dios por haberme dado el don de la enseñanza y poder
permitirme culminar otra de mis metas.
A la Universidad Yacambú, por abrirme sus puertas para enriquecer mi
conocimiento.
A los docentes de la Universidad "Yacambú", por extender hasta mí sus
conocimientos. Gracias por tanto.
A mi tutora, Prof. Mercedes Vásquez sus conocimientos, paciencia,
cariño y dedicación dieron brillo y color a esta investigación.
A los miembros del Jurado, por su amistad, apoyo constante, aliento para
seguir adelante por sus estímulos y acertadas orientaciones.
A los funcionarios policiales del Cuerpo de Policía del Estado Lara, por
brindarme su apoyo y contribución al presente estudio.
A mis amigos, compañeros de trabajo, estudio por su estímulo y
compañerismo.
A todos los que me apoyaron en esta larga lucha, muchas gracias y
que Dios me los colme de Bendiciones.

Gracias.
Alexander

vi
ÍNDICE GENERAL

pp.
vi
LISTA DE CUADROS ix
LISTA DE GRÁFICOS x
RESUMEN xi
INTRODUCCIÓN 1

CAPÍTULO
I EL PROBLEMA 3
Planteamiento del Problema 3
Objetivos de la Investigación 9
Justificación 10
Limitaciones 10

II MARCO TEÓRICO 12
Antecedentes Histórico 12
Antecedentes de la Investigación 13
Bases Teóricas 17
Servicio de Policía Venezolano 18
Uso Progresivo de la Fuerza Policial Venezolana 26
Desempeño Policial 30
Derechos Humanos 35
Víctimas 44
Victimización 48
La Protección a la Víctima del Delito en la
Legislación Penal Venezolana 50
Ciudadano 51
Sustentación Legal 52
Jurisprudenciales 63
Sistema de Variables 67

III MARCO METODOLÓGICO 69
Naturaleza de la investigación 69
Diseño de la investigación 69
Tipo de Investigación 70
Población y Muestra 70
Técnicas e Instrumentos de Recolección de Datos 72
Validación del instrumento 72
Confiabilidad del instrumento 73
Técnicas de Análisis e Interpretación de Datos 74

vii
pp.

IV ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE RESULTADOS

V CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
Conclusiones 96
Recomendaciones 98

REFERENCIAS 100
ANEXOS 109
A: Instrumento aplicado 110
B: Formato de validación 114

88
88
LISTA DE CUADROS

CUADRO pp.

1. Operacionalización de Variables 68
2. Opinión de los funcionarios policiales en relación con la
dimensión: Uso progresivo de la Fuerza del Cuerpo de Policía
del estado Lara. Indicadores: Servicio de policía, cultura
policial, función de los cuerpos policiales, normas generales
de la actuación policial, escala del uso progresivo
y diferenciado de la fuerza y desempeño policial. 78
3. Opinión de los funcionarios policiales en relación con la
dimensión: Derechos Humanos. Indicadores:
Vulnerabilidad, violación de los derechos humanos, abuso del
poder público, desviación del poder, derechos
fundamentales 84
4. Opinión de los funcionarios policiales en relación con la
dimensión: Victimización del ciudadano. Indicadores:
Víctimas, tipos de víctimas y protección a la víctima 90

9
LISTA DE GRÁFICOS

GRÁFICO pp.

1. Uso Progresivo y Diferenciado de Fuerza Policial
(Resistencia y Control) 28
2. Representación porcentual gráfica respecto a los
indicadores de la dimensión uso progresivo de la fuerza
desplegada por los funcionarios adscritos al Cuerpo de
Policía 79
3. Representación porcentual gráfica respecto a los
indicadores de la dimensión derechos humanos
85
4. Representación porcentual gráfica respecto a los
indicadores de la dimensión victimización del ciudadano 91

1
0
UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE
INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE
INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

Línea de Investigación: Política y Sociedad

USO PROGRESIVO DE LA FUERZA DESPLEGADA POR LOS
FUNCIONARIOS ADSCRITOS AL CUERPO DE POLICÍA DEL
ESTADO LARA, Y LA VICTIMIZACIÓN DEL CIUDADANO
EN EL MUNICIPIO IRIBARREN

Autor: Alexander González
Tutora: Mercedes Vásquez
Mes y Año: Octubre, 2015

RESUMEN

El presente estudio se realiza con la finalidad de analizar el Uso Progresivo de
la Fuerza desplegada por Funcionarios Adscritos al Cuerpo de Policía del Estado
Lara y la victimización del Ciudadano en el Municipio Iribarren, mediante un enfoque
metodológicamente positivista, el cual se enmarca en una investigación cuantitativa
de campo, de tipo descriptiva, bajo un diseño no experimental. La población objeto
de estudio se toma de la población policial representada por los funcionarios adscritos
a la Oficina de Control de la Actuación Policial del Cuerpo de Policía del Estado Lara
y está constituida por noventa y tres (93) sujetos, a los cuales se le extrajo una muestra
mediante la utilización de la técnica de muestreo probabilístico, quedando el tamaño
de la muestra constituida de cuarenta (40) funcionarios policiales. Para la recolección
de la información se elaboró un cuestionario con escala de Likert, que registra
datos de las víctimas por el uso progresivo y diferenciado de la fuerza policial, cuya
validez se demostró mediante juicio de cincos expertos, dos (2) de ellos del campo
metodológico y los otros tres, especialistas del área de la investigación planteada e
igualmente se comprobó con la aplicación del estadístico Alfa de Cronbach. Los
resultados fueron registrados y analizados mediante una relación de porcentajes que
fue interpretada de forma descriptiva, Finalmente, estos resultados permitieron emitir
como conclusión que los funcionarios en ciertas ocasiones en sus actuaciones
predomina la victimización del ciudadano ante el uso progresivo de la fuerza, impera
en la institución policial un uso desproporcional de la fuerza desplegada por parte de
los funcionarios policiales, por lo que se recomienda generar acciones que conduzcan
al Cuerpo de Policía del estado Lara a ejecutar sus funciones bajo la rectoría en pro
de la protección del ciudadano y a los funcionarios policiales desempeñarse con
eficiencia y eficacia en la práctica del uso progresivo de la fuerza y la victimización
del ciudadano.

Descriptores: Uso progresivo de la fuerza, funcionario, victimización,
ciudadano y derechos humanos.

1
1
INTRODUCCION

El fortalecimiento del Estado Social de Derecho y Justicia es fundamental
para la inserción de los países a la comunidad de naciones del mundo, como
para proteger a la población, reforzar la legitimidad de los estados, alcanzar
un desarrollo más humano, asegurar la eficiencia de las políticas públicas y el
desarrollo del pensamiento en pro de los derechos humanos, es decir que en
los actuales momentos, la sociedad venezolana está inmersa en un proceso
de trasformación compleja en la cual se evidencian cambios sociales y en el
plano de la justicia, el Estado hace alusión a la garantía de los derechos
humanos.
En tal sentido, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
(2009), la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía
Nacional (2008) y la Ley del Estatuto de la Función Policial (2009) dan
apertura a un proceso de transformación de los cuerpos policiales del país, por
lo cual, se requiere de funcionarios con principios y valores éticos, es decir,
profesionales con conocimientos del respeto a los derechos humanos
condición que les permita desenvolverse con dignidad personal e igualdad
social, en la búsqueda del bienestar ciudadano.
La presencia de diversas formas de violaciones de los derechos
humanos, cada vez se hace más notoria en los diversos contextos de
nuestra sociedad y con mucha intensidad en los cuerpos de policía del país,
garantes del cumplimiento de las leyes, el orden público y la seguridad
ciudadana, siendo ésta la motivación esencial para la realización de este
trabajo investigativo, puesto que se ha observado en los últimos años el uso
desproporcionado de la fuerza y de armas de fuego en sus actos, donde se
presume la pérdida de valores y principios de los servidores público.

1
Por lo anteriormente planteado, nace el interés de realizar el estudio para
Analizar el Uso Progresivo de la Fuerza Desplegada por los
Funcionarios Adscrito al Cuerpo de Policía del Estado Lara y la Victimización
del Ciudadano en el Municipio Iribarren durante el lapso 2013 al 2014, por lo
cual, la investigación planteada está estructurada por capítulos y los mismos,
están constituido de la siguiente forma:
El Capítulo I se encuentra integrado por el planteamiento del problema,
objetivos, justificación y limitación. Capitulo II involucra Marco Referencial
estructurado por los antecedentes de la investigación, bases teóricas,
sustentación legal y sistema de variables. Continuando, el Capítulo III
comprende el marco metodológico que contiene los aspectos relacionados con
la naturaleza de la investigación, población y muestra, técnicas e instrumentos
de recolección de datos, técnicas de análisis e interpretación de datos,
validación del instrumento y confiabilidad del instrumento.
Así mismo, el Capítulo IV contiene el análisis de los resultados obtenido
de la aplicación de los instrumento, mediante estudios estadísticos; el Capítulo
V, a su vez recoge las conclusiones alcanzada en la investigación y emite
recomendaciones con el fin de minimizar la victimización del ciudadano por el
uso progresivo de la fuerza desplegada por los funcionarios policiales.
Finalmente, se presentan en el contexto de la investigación las
Referencias utilizadas y los anexos.

2
CAPÍTULO I

PROBLEMA

Planteamiento del Problema

En muchos países de Europa y América Latina a partir de la década de
los sesenta hasta nuestros días, ha sido notorio, las numerosas víctimas por
violaciones de los derechos humanos, protagonizadas por instituciones de
seguridad del Estado, donde su intensidad la ha convertido en tema de
profunda preocupación para la sociedad.
A este respecto, las policías en América Latina estructuraron sus
basamentos doctrinales, sus esquemas organizacionales y sus prácticas
funcionales en torno a parámetros tradicionales. Tales parámetros, fueron el
resultado de un largo proceso histórico iniciado mucho antes de las últimas
dictaduras o guerras internas por las que atravesaron algunos de estos países,
periodos en los cuales, estas instituciones fueron subsumidas en el sistema de
seguridad nacional como instancias centrales del aparato represivo del Estado,
en general conducido por las Fuerzas Armadas.
En este orden de ideas, los funcionarios policiales han venido
evidenciando todo tipo de conductas, las cuales devienen de un antiguo
modelo de formación centrado en un enfoque militarista que progresivamente
actuó en detrimento de la propia seguridad ciudadana, la cual desvirtúa su
esencia preventiva que le corresponde como órgano de seguridad interna,
siendo caracteriza la función policial por el uso indebido o excesivo de la
fuerza; por la aplicación de técnicas y procedimientos, sin diferenciar los casos
en los que produzcan daños y perjuicios a la ciudadanía.

3
En líneas generales, es necesario exaltar que los cuerpos de policía del
país y en particular, la policía del Estado Lara ha sido seriamente afectado
por este fenómeno. Desde esta perspectiva, es necesario conceptualizar el
vocablo Cuerpo de Policía como institución policial para la comprensión del
fenómeno en estudio. Así pues, la institución policial es un organismo de
seguridad del Estado que ejecutan sus funciones por la autoridad delegada
por el poder del Estado, para el mantenimiento del orden interno y el
cumplimiento de las leyes.
No obstante para generar este proceso, es necesario que exista
apertura y autocrítica por parte de las autoridades; como también una política
pública de mayor profundidad e interés por el bien público. Tomando en
consideración que la función de los cuerpos de policías se enmarcan en el
servicio de seguridad del Estado orientando sus actuaciones como servidor
público, los cuales están regulado por los órganos de control interno y
externamente por las comunidades beneficiarias quienes perciben la función
policial y valoran su desempeño.
De igual manera, la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo
de Policía Nacional Bolivariana que en lo sucesivo se anuncia como
LOSPCPNB (2008) en concordancia con la Ley del Estatuto de la Función
Policial que se destaca como LEFP (2009), conceden a los órganos de
control policial, regular la conducta policial mediante el reentrenamiento a sus
funcionarios en procura del fortalecimiento de los valores humanistas,
apoyados en las correcciones mediante la asistencia voluntaria o asistencia
obligatoria, según sea el caso. Así mismo, la destitución como medida extrema
para regular faltas graves en actuaciones policiales.
En síntesis, los cuerpos policiales del país, al igual que las otras
instituciones del sistema de administración de justicia, tienen obligaciones
claras y precisas en materia de atención a las víctimas del delito o abuso del
poder. Estas obligaciones están establecidas en la LOSPCPNB (ob. cit), la

4
LEFP (ob. cit.) y el Código Orgánico Procesal Penal (2012), en concordancia
con el marco constitucional.
Ahora bien, la seguridad ciudadana es una labor que corresponde al
Estado como garante de los derechos constitucionales, permitiendo alcanzar
la convivencia pacífica entre todos los ciudadanos, erradicando la violencia, es
decir, es una situación social, donde impera la sensación de confianza,
concebida como la ausencia de riesgos, daños físicos y psicológicos.
En este sentido, el concepto de seguridad ciudadana se halla consagrado
en el artículo 55 de la Carta Magna, el cual consagra el derecho de protección
que tiene el pueblo venezolano frente a todas las situaciones de amenaza,
vulnerabilidad y riesgo, tanto de su integridad física como de sus
propiedades; también, incluye el disfrute de las garantías y los derechos
constitucionales.
Sobre la base de las ideas expuestas, en materia de seguridad ciudadana
el Estado desarrolla un nuevo modelo policial, mediante un marco jurídico
institucional y de gestión que permita concebir la policía como una institución
pública, de función indelegable, civil, que opera dentro del marco
Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, los tratados y
principios internacionales sobre la protección de los Derechos Humanos,
orientado por los principios de permanencia, eficacia, universalidad,
democracia y participación.
En esta perspectiva, en sentido contrario la inseguridad ciudadana, se
evidencia cuando se vincula sentimiento de vulnerabilidad ante la posibilidad
de ser víctima de un acto delincuencial. Desde este matiz, es necesario
precisar el concepto de víctima, que al respecto Ossorio, (2002) la describe
como: “la persona que sufre violencia injusta en sí o en sus derechos” (p.
1018). Del análisis precedente, se considerada victima al sujeto pasivo objeto
de la vulneración los derechos fundamentales tutelados por la ley.
Por lo tanto, en este estudio se analiza al ciudadano como sujeto de
derecho y por ser el beneficiario de la labor prestada por el servicio de

5
policía, como garante de la seguridad ciudadana y la paz social. Por lo cual,
resulta contradictorio cuando estos mismos servidores públicos son quienes
ejecutan actos contrarios y convierten a los beneficiarios de su labor en
víctimas.
De acuerdo con este enfoque, es prudente conceptualizar el término
ciudadano para lograr una apropiada comprensión del objeto de estudio de la
investigación. En referencia Ossorio, (ob. cit.) define ciudadano como:
“Quien disfruta de los derechos de ciudadanía” (p.179). Es decir, es el
sujeto, parte de la colectividad social, que actúa en la formación del gobierno,
que participa en la sanción de la Constitución y las leyes por medio de sus
representantes, está facultado para controlar el desempeño de las funciones
públicas y asume una parte de la responsabilidad que incumbe al pueblo
como titular de la soberanía, y que no sea víctima del poder del Estado.
El ciudadano víctima de la actuación de los órganos de seguridad del
Estado que según Cruz, (1999) determina la victimización como: “el acto en
el cual una persona es objeto del uso de la fuerza, produciendo un daño
físico o psicológico”. (p. 4). De lo cual se desprende, la victimización es aquella
conducta lesiva que vulnera los derechos fundamentales, la cual trae consigo
una consecuencia. En ellas puede haber o no una conducta delictiva.
Por consiguiente, al vincular esta percepción con el concepto de los
derechos humanos, se desglosa que los derechos humanos, son derecho
propio inherente a las personas que han estado presentes como derecho
natural, del cual florece los derechos individuales, que son protegidos por la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2009), los convenios
y tratados internacionales suscritos por la República.
Por lo tanto, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de
la Organización de las Naciones Unidas de 1948, así como la constitución,
han convertido a la “persona” en sujeto titular de derechos universales, frente
al “ciudadano”, que circunscribía los derechos a una relación del Estado con

6
sus individuos. La tendencia supranacional del presente, así como la exigencia
de la dignidad e igualdad de todos los hombres que garantiza no sólo sus
derechos individuales, sino también los de naturaleza económica y social,
determinan la necesidad de sustituir los derechos de ciudadanía por los
derechos de la personalidad.
De tal manera, Álvarez, (2005) afirma que los derechos humanos son:

Un conjunto de principios y garantías básicas para el ser humano,
representadas por afirmaciones o ratificaciones del valor dignidad y el
respeto de la persona frente al Estado. El autor antes citado los califica
como derechos supraestatales que emanan de la propia naturaleza del
hombre, “…son esencialmente derechos naturales consustanciales de
la misma esencia del hombre mismo”. (p. 21)

Desde esta perspectiva, se conciben los derechos humanos como el
compendio de valores fundamentales inherentes al ser humano en pro de la
protección individual de los sujetos vulnerables en la sociedad, quienes están
al amparo y protegido por el Estado, de conformidad con los preceptos
legales y convenios internacionales.
En consecuencia, es el mismo Estado quien viola los derechos humanos
por intermedio de los órganos de seguridad, ya que se hace notorio que los
funcionarios policiales ejecutan hechos violentos amparándose en la función
policial, desvirtuando su función y dejando a un lado las regulaciones
normativas de la institución que representan y el contenido macro de la ley
que contiene una cantidad de principios de respeto a los derechos humanos.
Por consiguiente, para un análisis exhaustivo se hace necesario estudiar
el uso de la fuerza policial. Por lo cual, se trae a colación lo expresado por
González, (2006) quien expresa:

…el uso de la fuerza física es el rasgo más destacado de la actividad
policial y ha sido definida como la función de la que aparecen
investidos ciertos miembros de un grupo para, en nombre de la
colectividad, prevenir y reprimir la violación de ciertas reglas que rigen

7
el grupo, si es necesario mediante intervenciones coercitivas que
aluden al uso de la fuerza. (p, 17).

En este contexto, el uso de la fuerza policial legítima se enmarca en la
facultad inherente al cargo que desempeña el funcionario policial delegada
por la autoridad del Estado para el resguardo de los bienes, derechos
ciudadanos, mantenimiento del orden público y preservación del orden interno
en el ámbito jurisdiccional de su competencia.
Partiendo de esta premisa, la vulneración de los derechos humanos por el
uso desproporcional de la fuerza física desplegada por parte de los
funcionarios policiales, está propiciada, por la deficiente interpretación a la
normativa institucional, mediante la cual, se trata de justificar conductas y
manifestaciones negativas traducidas en hechos, ignorando las consecuencias
administrativas o penales que pueda acarrear.
Por lo que se hace propicio, el estudio de cada uno de estos factores
anteriormente expuestos y trabajar en base a ellos, en procura de un positivo
clima organizacional policial, en el cual, se logren condiciones armoniosas y
de paz ciudadana con el fin de mejorar la calidad de vida de los integrantes
de las comunidades.
Finalmente estos planteamientos constituyen la motivación de la presente
investigación de estudio conlleva a los elementos fundamentales y válidos
para plantear las inquietudes que orientan esta investigación con las siguientes
interrogantes:
¿Cuáles son los casos con mayor incidencia de victimización en el uso
progresivo de la fuerza por parte de los funcionarios adscrito al Cuerpo de
Policía del Estado Lara, Municipio Iribarren durante el lapso 2013 al 2014?
¿De qué manera se vulnera de los derechos humanos a consecuencia de
la aplicación del uso progresivo de la fuerza por parte de los funcionarios
adscrito al Cuerpo de Policía del estado Lara, Municipio Iribarren durante el
lapso 2013 al 2014, victimizan al ciudadano?

8
¿Será importante explicar las causas de victimización por mala
implementación en el uso progresivo de la fuerza por parte de los
funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del estado Lara, Municipio Iribarren
para lograr la concientización del servidor público?
El contexto esgrimido en la investigación, condujo la formulación de las
interrogantes que orientan el estudio y a su vez, conlleva al investigador a
plantearse la siguiente Hipótesis en la investigación: “El uso progresivo y
diferenciado de la fuerza policial requiere de un proceso de socialización
para minimizar la victimización del ciudadano”

Objetivos de la Investigación

Objetivo General

Analizar el uso progresivo de la fuerza desplegada por funcionarios
adscrito al Cuerpo de Policía del Estado Lara y la Victimización del
Ciudadano en el Municipio Iribarren.

Objetivos Específicos

Diagnosticar casos con mayor incidencia de victimización del ciudadano
en el uso progresivo de la fuerza desplegada por parte de los funcionarios
adscrito al Cuerpo de Policía del estado Lara, Municipio Iribarren durante el
lapso 2013 al 2014.
Determinar la vulneración de los derechos humanos a consecuencia de la
aplicación del uso progresivo de la fuerza desplegada por parte de los
funcionarios adscrito al Cuerpo de Policía del estado Lara, Municipio
Iribarren durante el lapso 2013 al 2014.
Explicar las causas de victimización por mala implementación en el uso
progresivo de la fuerza desplegada por parte de los funcionarios adscritos al

9
Cuerpo de Policía del estado Lara, Municipio Iribarren para la concientización
del servidor público.

Justificación

El gran anhelo de cualquier cuerpo de policía del país, es alcanzar la
autodisciplina, crear un clima de confianza y respeto, que minimice cualquier
vulneración de los derechos humanos a los conciudadanos. Siendo una
excelente oportunidad de convertir esta aspiración en realidad, lográndolo
con la puesta en marcha de valores y principios del servicio policial.
Asimismo, la investigación se circunscribe en la línea de investigación
“Política y Sociedad” de la Universidad Yacambu, ubicándose en el ámbito
jurídico intrínsecamente del área de los procesos socio jurídicos. Estos
resultados revelan, que el objeto de la investigación, va dirigido a descubrir una
problemática que se evidencia en las actuaciones policiales, bajo la premisa
que en algunos casos pudiere suceder que se le vulneren los derechos
humanos de los ciudadanos, atentando con la seguridad social de un Estado
de Derecho.
Desde esta óptica, las manifestaciones de transgresión de los derechos
humanos constituye un problema complejo, la relevancia académica de éste
trabajo de investigación radica en que servirá de apoyo a próximos trabajos
vinculantes a la violación de los derechos humanos a víctimas por la actuación
policial.
Por último, el presente estudio servirá de base referencial para otros
estudios basados en la temática del uso progresivo de la fuerza, recordando
que las normas son producto de la cultura propia de un pueblo para
conquistar resultados de justicia, es decir, para transitar el camino del
cumplimiento de la legalidad se debe apegar al ejercicio pleno de sus funciones
en el marco de sus atribuciones.

10
Limitaciones

En cuanto, a las limitaciones de la investigación, se tiene que esta sólo
estará orientada a estudiar el uso progresivo de la fuerza de los funcionarios
adscritos al Cuerpo de Policía del Estado Lara y la victimización del
ciudadano en el Municipio Iribarren durante el lapso 2013 al 2014, se
caracteriza por ser una investigación de campo de tipo descriptiva, bajo un
diseño no experimental de corte transversal.

11
CAPÍTULO II MARCO

TEÓRICO Antecedentes

Históricos

La presente investigación, toma como referencia los antecedentes
históricos de los tres últimos congresos internacionales en materia policial
organizado y realizado por el Cuerpo de Policía del Estado Lara, durante los
años 2005, 2006 y 2007. En este sentido, la fuente de información es
obtenida de la División de Desarrollo Laboral de la institución.
En el marco del I Congreso Internacional de Policía y Seguridad Ciudadana
(2005), se presentaron ponencia sobre la Ley del Régimen Disciplinario de los
funcionarios policiales de las Fuerzas Armadas Policiales del Estado Lara,
único instrumento legal sancionado por el consejo legislativo regional, que rige
la conducta y el comportamiento policial.
Por otro lado, se aborda la evaluación de desempeño para el personal
propuesto para ascenso, donde se presentó la técnica en esta materia que
posee la policía del estado Lara, sustentada en la supervisión continua de la
labor ejecutada por el funcionario policial en las diferentes áreas y la cual
lleva un registro del rendimiento individual.
En este contexto, se trae a colación el II Congreso Internacional de Policía
y Seguridad Ciudadana (2006), donde se abordó: la Ley de Policía del país.
Así como, integrar la estructura organizacional de los cuerpos de policías en
torno a un conjunto de acciones que guiarán el rumbo de la seguridad
ciudadana en Venezuela.

12
Por último considero, el III Congreso Internacional de Policía y Seguridad
Ciudadana” (2007) centrado en el Nuevo Modelo Policial del Siglo XXI,
donde se hace referencia a la transformación del perfil del funcionario policial
del nuevo milenio bajo un enfoque humanista, estableciendo las normas que
regirán la conducta de estos servidores públicos.
Para concluir, del análisis precedente se evidencia la pertinencia en materia
de derechos humanos, por lo cual, existe una vinculación con la investigación
sobre el uso progresivo de la fuerza de los funcionarios adscritos al
Cuerpo de Policía del estado Lara y la victimización del ciudadano en el
Municipio Iribarren durante el lapso 2013 al 2014.

Antecedentes de la Investigación

En esta parte, se aborda lo referente a los antecedentes investigativos y
estudios previos de los teóricos y doctrinarios que han tratado de alguna
manera los aspectos relacionados con esta investigación. En virtud de ello,
se trae a colación dos (02) estudios en el contexto internacional y tres (03)
estudios nacionales que tienen pertinencia con la investigación.
En concreto, en el plano internacional está la investigación elaborada por
Jiménez (2011), cuyo objetivo General es caracterizar el fenómeno de la
policía y del derecho de policía, dentro del nuevo paradigma constitucional
del Estado social y constitucional de derecho. Por lo cual, realiza una
aproximación a la multiplicidad de sentidos que adquiere el término policía,
para concluir que se trata de una expresión multívoca pero con sentidos
determinados y precisos dentro del ordenamiento jurídico colombiano.
Desde esta perspectiva, se hace un análisis jurídico de cómo se inserta el
derecho de policía en el paradigma de respeto a los derechos humanos y en
el ordenamiento jurídico colombiano, brindando elementos conceptuales
conforme la jurisprudencia de la Corte Constitucional.

13
En resumen, la metodología se enmarca en el fenómeno de
constitucionalización del derecho de policía, bajo el estudio desde un punto
de vista interno para referirse a la estructura normativo; un punto de vista
politológico para el análisis y fenómenos actuales; un punto de vista
filosófico, que remite a los presupuestos valorativos, morales y axiológicos
del fenómeno constitucional. Donde, el estudio da aporte a la teorización
desde la intersección de la esfera Jurídico-Normativa, la esfera Político-
Histórica, y la Esfera Filosófico-Conceptual.
Finalmente, ésta investigación enuncia la constitucionalización del
derecho de policía, en dos vías la primera, como límite a la restricción de
derechos individuales, y la segunda, como promoción de derechos
colectivos. Por tal motivo, da soporte teórico al estudio del uso de la fuerza
policial como garante de los derechos humanos en el marco constitucional.
Asimismo, se analizó la investigación de Fernández (2010) quien efectuó
un estudio apoyado en una investigación documental, fundamentada en la
recopilación y estudio de criterios doctrinales, en el cual, se retoma el
pensamiento crítico de los autores nacionales y extranjeros en temas de
interés como políticas criminales, derecho penal y la seguridad ciudadana.
Sobre la base de lo antes expuesto, el objetivo general de esta investigación
es analizar la seguridad ciudadana a partir del reconocimiento de derechos y
garantías que se le brinda a la víctima en el proceso penal.
En síntesis, este estudio busca resguardar los derechos de las víctimas e
intervinientes del proceso penal, otorgando un papel protagónico a la víctima
que le permite participar de manera activa en el proceso, y acceder a
medidas que resguarden sus derechos, garantías e integridad física. Del
análisis precedente se desprende, que el derecho a la seguridad ciudadana es
un pilar fundamental para el desarrollo pleno de la Democracia, y es el Estado,
el garante de brindar a sus habitantes un libre ejercicio de todos sus derechos
consagrados en la constitución.

14
En consecuencia, la seguridad ciudadana es el derecho de cada persona,
que se traduce en la protección ante actos que atentan contra sus derechos
individuales y colectivos. De lo cual se desprende, la investigación citada
tiene notabilidad con el estudio propuesto por el investigador, por
consiguiente tiene congruencia con el objeto de estudio.
El siguiente punto trata de dar soporte a la investigación objeto de
artículo, mediante la selección tres (03) estudios de investigación descritos
como trabajo especial de grado en maestría. De acuerdo a sus temáticas, se
enmarcan en las áreas de protección personal de las víctimas y derechos de
las víctimas en el proceso penal venezolano.
Con respecto a los antecedentes de investigación nacional, se trae a
colación el trabajo realizado por Olivo y Rojas (2009), con el propósito
fundamental de analizar la victimización de la víctima en el proceso penal,
donde centró su estudio en la victima desde un punto de vista amplio, el
tratamiento legal que se le da a esta figura en el proceso penal y la forma como
es victimizada la víctima en la actuación. En este sentido, el investigador
enmarca su objetivo principal, en analizar la victimización en el proceso penal.
Es de resaltar que en la investigación se plantea, la victimización de la
víctima en el proceso penal y se enmarca en un estudio tipo documental con
diseño bibliográfico, y luego describirlos, sometido a análisis seleccionando
una serie de cuestionarios, permitiendo brindar una aproximación a la
realidad para la comprensión.
Se concluye, que el problema viene dado por la falta de sensibilización en
el Ministerio Publico como en los órganos de investigación penal, al momento
que por un hecho delictivo se requiera la atención de la víctima. Así mismo,
la falta de personal capacitado único y exclusivamente para la recepción de
denuncias en los distintos órganos receptores conlleva a una victimización. Por
lo cual, la investigación se vincula con el estudio del Uso Progresivo de

15
la Fuerza de los Funcionarios Adscritos al Cuerpo de Policía del Estado Lara
y la victimización del ciudadano en el Municipio Iribarren.
En el ámbito nacional, se muestra el trabajo realizado por García (2009),
siendo el objetivo general de esta investigación, el analizar de manera
descriptiva las formas de protección personal de las víctimas de delitos de
acción pública, dentro del proceso penal venezolano con la finalidad de
establecer la participación del Estado en el cumplimiento del derecho de
asistencia. El propósito del estudio, es señalar los aspectos básicos de los
derechos de las víctimas establecidas en la Constitución y demás leyes, así
como la importancia que tienen los derechos humanos de las víctimas.
A manera de colofón, el diseño de la investigación presentado es
precisamente de tipo no experimental transaccional descriptiva, puesto que
se pueden analizar los derechos de las víctimas de delitos de acción pública
en el proceso penal venezolano, particularmente lo referente a su protección
personal.
En conclusión, los resultados revelan los aspectos básicos del derecho de
la víctima establecida en la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela y demás leyes. Por consiguiente, la investigación tiene pertinencia
con el uso progresivo de la fuerza de los funcionarios adscritos al Cuerpo de
Policía del Estado Lara y la victimización del Ciudadano.
Finalmente en el marco referencial, se presenta el estudio realizado por
Villanueva, A (2007), quien realizó una investigación dirigida al análisis a los
derechos de víctimas e imputados durante la fase preparatoria del proceso
penal venezolano. Enmarcado en una investigación documental mediante la
técnicas de interpretación jurídica.
En relación al objetivo general de la investigación, se analizó los derechos
de las víctimas y de los imputados durante la fase preparatoria del proceso
penal venezolano con especial énfasis en las atribuciones conferidas al
Ministerio Público y el Cuerpo de Investigación, Científica Penales y
Criminalísticas para la protección de los mismos.

16
Además, la investigación esgrimida se circunscribe en un estudio de tipo
descriptivo, donde elaboro caracterizaciones y conceptualizaciones
importantes sobre eventos de la realidad observable. Así mismo, se sustentó
el estudio en una investigación de tipo documental apoyado en el método de
observación documental y las técnicas de interpretación jurídica.
Del análisis se desprende, que aun cuando existe una normativa que regula
los derechos de las partes en nuestro proceso penal, también existen
violaciones a los derechos humanos durante la fase preparatoria, siendo
necesario un control efectivo en esa etapa del proceso penal, y la
implementación de mecanismos de apoyo y protección a las víctimas.

Bases Teóricas

A los fines de complementar los antecedentes investigativos, es necesario
puntualizar algunos aspectos y elementos relacionados directamente con la
investigación objeto de estudio, donde se analizaran según el siguiente
esquema: servicio de policía venezolano, policial venezolana en materia de
derechos humanos, cultura policial, función del cuerpos de policía, normas
general de la actuación policial, uso progresivo y diferenciado de la fuerza
policial, escala del uso de la fuerza policial, desempeño policial, control de
gestión y participación ciudadana, sistema virtual polilara, y el funcionario
policial.
Además se aborda los derechos humanos, los derechos fundamentales
de los ciudadanos, la vulnerabilidad, la violación de los derechos humanos,
el abuso de poder público, la desviaciones del poder, lesiones personales,
homicidio, privación ilegítima de la libertad, la víctima, los tipos de víctimas,
la victimización, la protección a la víctima del delito en la legislación penal
venezolana y el ciudadano. Finalmente, se analiza la sustentación legal.

Servicio de Policía Venezolano

17
El servicio de policía, se enmarca en el nuevo modelo policial que se originó
a través de un estudio realizado por la Comisión Nacional para la Reforma
Policial CONAREPOL, (2006) a través de la consulta nacional sobre la reforma
policial venezolana, la cual fue instalada mediante resolución ministerial.
En este contexto, los cuerpos de policía en Venezuela se encuadran bajo
la modalidad de un servicio público policial orientado en la construcción de la
cultura de seguridad ciudadana y la convivencia pacífica, mediante la
integración con la comunidad como beneficiario del servicio prestado bajo
una concepción humanista en torno a sus actuaciones.
Al respecto Díaz, Mariño y Zamora (2010), en su tesis de maestría titulada
“Policía Nacional”, definen a la policía como:

…a disposición de una fuerza organizada para el mantenimiento del
orden público mediante la vigilancia y la aprehensión de infractores a
fines de imposición de una sanción (aspecto represivo), sanción a
cargo de la propia instancia policial, de otras dependencias
administrativas o de una instancia jurisdiccional.

En este sentido, se puede establecer que la policía es una institución
pública que ejerce su función envestido de la autoridad por mandato del
Estado, con el fin de prevenir la inseguridad ciudadana, velar por el
cumplimiento del ordenamiento jurídico y el mantenimiento del orden público.
Así mismo, ejerce el poder coercitivo del Estado para cumplir la ley.
Ahora bien, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,
(2009) encuadra el servicio de policía en los órganos de seguridad ciudadana
y consagra que la actividad policial es concurrente de los municipios, estados
y nacionalmente, además, el ejecutivo nacional faculta adicional a otras
instituciones para que cumplan función policial como: el Cuerpo de
Investigaciones Científica Penales y Criminalística, la Guardia Nacional
Bolivariana, es decir, la coexistencia en el país.

18
Asimismo, La Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía
Nacional (ob. cit.) en su artículo 03, define el servicio de policía como:

El conjunto de acciones ejercidas en forma exclusiva por el Estado a
través de los cuerpos de policía en todos los niveles, conforme a los
lineamientos y directrices contenidos en la legislación nacional y los
que sean dictados por el Órgano Rector, con el propósito de proteger y
garantizar los derechos de las personas frente a situaciones que
constituyan amenaza, vulnerabilidad, riesgo o daños para integridad
física, sus propiedades, el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento
de la ley.

Al respecto, se puede decir, que es un servicio público a cargo del
Estado, encaminado a mantener y garantizar el libre ejercicio de las
libertades públicas y la convivencia pacífica de todos los habitantes del
territorio nacional. Así mismo, se constituye en la base donde se asientan el
servicio de policía del Estado, entorno de respeto a la ley y el orden para
funcionar adecuadamente.
En este respecto, la Ley Orgánica del Servicio de Policía y Cuerpo de
Policía Nacional Bolivariana (ob. cit.), en su artículo 05 y 06 consagra la
naturaleza del servicio de policía, instituyendo que es predominantemente
preventivo, interviniendo sobre los factores que favorecen o promueven el
delito y se prestará de manera ininterrumpida y de carácter civil y profesional.
Desde esta óptica, describe la policía como un organismo civil depositario de
función tutelar del Estado enmarcada en el resguardo del ordenamiento
jurídico, la protección, el mantenimiento del orden público y la paz ciudadana.
De igual manera, subsumido en lo previsto en el artículo 04 (ejusdem),
vislumbra que los fines del servicio de policía es la protección de los
derechos humanos enmarcado en prevención del delito, apoyando la autoridad
competente, de igual manera controlar y vigilar las vías de circulación, y
finalmente, facilitar la resolución de conflictos mediante el diálogo, la
mediación y la conciliación.

19
Para concluir, los Cuerpos de Policías son órganos o entes de seguridad
ciudadana encargados de ejercer el servicio de policía en su espacio
territorial y ámbito de competencia, primordialmente orientados hacia
actividades preventivas y control del delito, con estricta sujeción a los principios
y lineamientos establecidos en la ley, reglamentos y directrices del Órgano
Rector.

Policía Venezolana en Materia de Derechos Humanos

La policía venezolana en materia de derechos humanos, se sustenta en
revertir el viejo modelo policial caracterizado, esencialmente, por altos niveles
de corrupción, negligencia, bajo nivel profesional, distante del pueblo y
contrario a sus intereses, vinculado con las redes delictivas, violador de
derechos humanos y esencialmente represivo.
Hay que hacer notar, que el Consejo General de Policía (CGP. 2011),
describe la policía venezolana, como: “una institución encargada de velar por
la seguridad y la tranquilidad de nuestro pueblo, sin discriminaciones”, es decir,
el Estado confiere a los cuerpos de policías, la potestad de proteger la
seguridad ciudadana sin diferencia alguna entre los conciudadanos
beneficiarios del servicio policial.
Asimismo, considera la policía como un órgano auxiliar al sistema de justicia
penal. En ese sentido, es una institución que coopera, de forma profesional
y proactiva con los órganos de la administración de justicia aportando los
elementos necesarios para que no haya impunidad. Otro lado enmarca la
función policial, en la cual “observa en toda actuación, un trato correcto,
solidario y esmerado en sus relaciones con los ciudadanos y las ciudadanas,
a quienes procurarán proteger y auxiliar en las circunstancias que fuese
requerido” (p. 10).
Desde esta perspectiva, encuadra la policía en la lucha contra el delito
apegada al estado de derecho, el respeto a los derechos humanos y

20
haciendo uso progresivo y diferenciado de la fuerza policial cuando sea
necesario, según los niveles de resistencia del ciudadano o ciudadana y
ajustados a los principios de legalidad. Además, los funcionarios utilizarán el
arma de fuego sólo en circunstancias extremas, como reacción al ejercicio de
una fuerza letal para la defensa de su persona o de los terceros, atendiendo
los principios de necesidad, oportunidad y proporcionalidad.
Por último, contempla que la institución policial, es esencialmente
dialogante capaz de resolver los conflictos, utilizando mecanismos de
mediación y conciliación; generando una cultura de paz y de resolución de
los conflictos. Al utilizar la fuerza, es de manera gradual según los niveles de
resistencia orientado en el respeto de los derechos humanos.

Cultura Policial

En cuanto a la cultura, las organizaciones formales e informales se rigen
por valores, normas, convenciones y tradiciones, que cambian con el tiempo
pero condicionan la actuación de los individuos. Desde este punto de vista, la
cultura de los Cuerpos Policiales, tiene como fin la optimización del servicio.
Por lo tanto, el Estado promueve un nuevo paradigma policial, con el fin de
homogenizar los diversos Cuerpos de Policía en aspectos claves para su
funcionamiento. Así como la creación, organización y competencia de los
Cuerpos de Policías, con fundamentos en las normas.
De manera general, según lo expresado por Truskie (1999), define
cultura como: “los elementos positivos que operan en una organización que
originan una cultura integrada y compartida tienen sus raíces en cuatro
agrupamientos institucionales básicos: la familia, las instituciones sociales, la
comunidad científica y las instancias militares y legales” (P. 9-13). De lo
anterior se desprende, que los factores exógenos y endógenos inmerso en el
entorno social, influyen significativamente en la cultura de las instituciones.

21
Por lo cual, estos elementos se adhieren en los procesos de
transculturización.
Al respecto Yñiguez, (2007), establece que “la cultura profesional es una
construcción social forjada a partir de las experiencias, valores, creencias y
actitudes de sus miembros” (p.59). Por lo cual, la Policía no escapa a esta
realidad, donde el mundo se explica y se comprende bajo estos parámetros,
siendo esta visión propia de la realidad. Se presta especial atención a la
solidaridad entre sus miembros, al ejercicio de la potestad discrecional, a la
contingencialidad del trabajo policial, con repercusión en el proceso de toma
de decisiones y el empleo de la fuerza.
Ahora bien, la legitimidad y autoridad de las acciones de la policía es
abordada como pilar fundamental de la confianza que la población deposita
en ella. Al respecto Yñiguez, (ob. cit.), “se plantea la práctica policial y el
ejercicio interno de la Policía desde el punto de vista de sus miembros”
(p.59). Dado que, los policías tienen internalizado un precepto colectivo de
solidaridad e identidad hacia el compañero de labores, demarcando modelo de
desempeño grupal similar por ser un constructo forjada a partir de
experiencias, valores, creencias y actitudes de sus miembros.
Entretanto en la cultura policial, los valores morales, el ambiente
organizacional, el contexto de la situación, las circunstancias presentes y el
poder discrecional o los intereses propios o del grupo, son algunas de las
variables en las que se basan las diversas alternativas de elección en la
toma de decisiones e influyen a lo interno de las instituciones.
En síntesis, el Estado ha generado un cambio en la cultura institucional de
los Cuerpos de Policías, en procura de la optimización del servicio. En tal
sentido, se promueve un nuevo paradigma humanista con el fin de
homogenizar los cuerpos policiales en aspectos claves de su funcionamiento,
con el objeto de regular el servicio de policía en los diferentes ámbitos
políticos territoriales y su rectoría. Así como la creación, organización y

22
competencia sustentado en las normas, principios y valores establecidos en
la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Función del Cuerpo de Policía

A propósito, en cuanto al tema de la función de los cuerpos de policía.
Principalmente hay que hacer notar, en Venezuela se está transformando
radical y sustancialmente la concepción estructural de la forma de ejercer la
función policial, circunscrita en una concepción humanista para proteger y
garantizar los derechos de las personas frente a situaciones que constituyan
amenaza, vulnerabilidad, riesgo o daño para su integridad física, sus
propiedades, el ejercicio de sus derechos, el respeto de sus garantías, la paz
social, la convivencia y el cumplimiento de la ley.
Según Osse(2007), desde la perspectiva de los recursos para activistas
de derechos humanos de Amnistía Internacional, expresa:

La policía es una institución del Estado, que actúa bajo la autoridad
nacional y dentro de la soberanía nacional. Para muchas personas es
la representante más visible del Estado. Puede actuar en un sistema
centralizado o descentralizado, organizada en el ámbito federal, estatal
o provincial, dividida en un organismo judicial o uniformado. De hecho,
hay tantos organismos policiales diferentes como países. La policía está
siempre supeditada al Estado y sus habitantes: siempre será un reflejo
del país (o región o localidad) en su cultura política, historia, población
y economía. (p.43)

Desde esta óptica, se concibe los cuerpos de policías como instituciones
del Estado, que ejecutan sus funciones bajo la rectoría de este y en tal
sentido, las actuaciones de los funcionarios policiales repercuten en la
percepción que tenga del mismo Estado, partiendo de la premisa que, es el
Estado quien viola los derechos humanos.
En este orden de ideas Frühling (1998), expresa que “la policía ha sido
definida como una organización publica especializada y profesional,

23
autorizada para usar coerción con el fin de establecer el derecho infringido”
(p.42). En efecto, la policía es una institución profesional que actúa por la
autoridad delegada por el estado para preservar la seguridad ciudadana en
el marco de la ley.
Por último, la Ley Orgánica del Servicio de Policía y Cuerpo de Policía
Nacional Bolivariana LOSPCPNB (ob. cit.) expresa que los cuerpos de policía
actuarán con estricto apego y respeto a los derechos humanos consagrados
en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en concordancia
con los tratados y convenios sobre los derechos humanos suscritos y
ratificados por la República. Por tanto, se pretende crear la nueva policía
humanista, el cual, contará con funcionarios respetuosos de los derechos
humanos.

Normas Generales de Actuación para Todos los Funcionarios Policiales

En cuanto a las normas de actuación policial, están consagradas en la
Ley Orgánica del Servicio de Policía y Cuerpo de Policía Nacional
Bolivariana (ob. cit.), la cual, contempla las siguientes regulaciones en las
actuaciones policiales: ante todo, consagra el respeto de los derechos
humanos, sin discriminación, al servicio de la comunidad, protegiendo a toda
persona contra actos ilegales. Así mismo, los numerales cuatro al siete,
contemplan la honestidad, el correcto uso del uniforme con sus equipos
reglamentarios y mostrar en todo acto de servicio su identificación.
De igual manera, prevé el informar a la colectividad de las actuaciones a
realizar y velar por el disfrute de los derechos fundamentales de las personas
consagrando el respetar de las libertades y respeto de los derechos
humanos garantizado en la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela.
En este sentido, describe la regulación del arma de fuego enmarcada en
las circunstancias extremas, como reacción al ejercicio de una fuerza letal,

24
donde, los funcionarios utilizaran el armas de fuego bajo los siguientes
parámetros: (a) ejercer moderación y actuar en proporción a la gravedad del
delito y al objetivo legítimo que se persiga; (b) reducir al mínimo los daños,
lesiones, respetar y proteger la vida humana; (c) proceder de modo que se
preste, lo antes posible, asistencia y servicios médicos a las personas
afectadas; y (d) notificar lo sucedido a la mayor brevedad posible, a los
parientes de las personas afectadas.
Además, expresa que los funcionarios policiales deben abstenerse de
ejecutar órdenes que toleren la práctica de acciones u omisiones ilícitas o
que sean lesivas o menoscaben los derechos humanos garantizados en la
Constitución y obliga a informar a sus superiores y si fuese necesario a
cualquier autoridad u organismo que tenga atribuciones de control o
correctivas. Cuando tengan motivaciones para creer que se ha producido o
va a producirse un acto de tortura, se está en el deber de tomar o imponer
las medidas u acciones a que hubiere lugar para impedirlas.
Por consiguiente, se promulga el respeto de la libertad personal y por tal
motivo, practicar sólo las detenciones autorizadas por la ley. En caso de
detención, explicar suficientemente las razones, facilitar la comunicación con
familiares, amigos y abogados, así como observar estrictamente los trámites,
exigidos por el ordenamiento jurídico
Finalmente, la actuación policial instaura extremar las precauciones,
cuando la actuación policial esté dirigida hacia los niños, las niñas o los
adolescentes, así como el adulto mayor y las personas discapacitadas, para
garantizar su seguridad e integridad física, psíquica y moral, considerando en
todo momento el principio de preeminencia de sus derechos.

Uso Progresivo de la Fuerza Policial Venezolana

25
En referencia al uso de la fuerza física policial, es una atribución inherente
al desempeño de la función policial, como lo establece el segundo aparte del
artículo 03, de la Ley del Estatuto de la Función Policial LEFP (2009) en
concordancia con el artículo 04 de la Ley Orgánica del Servicio de Policía y
Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana LOSPCPNB (2008) la cual, establece
los fines del servicio de policía.
Ahora bien, la LOSPCPNB (ob. cit.) estable:

…el uso de la fuerza por parte de los cuerpos de policía estará orientado
por el principio de afirmación de la vida como valor supremo
constitucional y legal, la adopción de escalas progresivas para el uso
de la fuerza en función del nivel de resistencia y oposición de la
ciudadana o ciudadano, los procedimientos de seguimiento y
supervisión de su uso, entrenamiento policial permanente y difusión de
instructivos entre la comunidad, a fin de facilitar la contraloría social en
esta materia. El traspaso en el uso de la fuerza mortal sólo estará
justificado para la defensa de la vida de la funcionaria o funcionario
policial o de un tercero.

Por lo cual, el uso de la fuerza legítima que ejecuta la policía en el
cumplimiento de sus funciones, es una facultad que otorga el Estado como
garante del cumplimiento de la ley. Se circunscribe, en el uso gradual de la
fuerza en función de los niveles de resistencia y oposición del ciudadano. Así
mismo, se justifica el uso de la fuerza mortal para defender su propia viva o
de un tercero.
En otras palabras, el potencial despliegue de la fuerza policial debe estar
orientado por el principio de afirmación de la vida como valor supremo. A tal
respecto, la fuerza policial se aplicará para neutralizar, contener y,
preferentemente, hacer descender el nivel de confrontación y resistencia del
ciudadano, evitando la escalada o incremento de dicha confrontación.
En este sentido, González (ob. cit.) define el uso de la fuerza policial
como:
…el uso de la fuerza física es el rasgo más destacado de la actividad
policial y ha sido definida como la función de la que aparecen

26
investidos ciertos miembros de un grupo para, en nombre de la
colectividad, prevenir y reprimir la violación de ciertas reglas que rigen
el grupo, si es necesario mediante intervenciones coercitivas que aluden
al uso de la fuerza (p, 17).

Ahora bien, considerando que una acción de fuerza por lo general
significa, a lo menos, la restricción temporal o suspensión del ejercicio de algún
derecho ciudadano, puede apreciarse en toda su dimensión su carácter
extraordinario, toda vez que la policía puede recurrir a ella sin que haya
mediado la intervención previa de un órgano de carácter jurisdiccional o
administrativo.
En efecto, la LOSPCPNB (ob. cit.), consagra los criterios del uso de la
fuerza policial, de la siguiente manera: Primero, enmarca la proporcionalidad
a la resistencia que ejerce el ciudadano. Por lo cual, los funcionarios policiales,
deberán mantener, un uso equilibrado de la fuerza que se adecua con la
actitud o conducta desplegada por la persona sujeta a un procedimiento
policial. A tal respecto, el principio de proporcionalidad regula el nivel de
intensidad de la fuerza desplegada por el funcionario policial debe ser
equilibrada en concordancia con la acción desplegada por el ciudadano.
Por tanto, el segundo criterio consagra la progresividad donde el nivel de
fuerza empleado por la policía, se incrementa a medida que aumenta la
resistencia de la persona sujeta a un procedimiento policial. De tal modo, el
uso de la fuerza potencialmente mortal, solo está autorizado en una situación
que constituya una amenaza cierta y efectiva a la vida de cualquier persona.
Entretanto, esgrime el criterio de la minimización del daño. Donde, los
funcionarios policiales al aplicar la escala del uso progresivo y diferenciado
de la fuerza policial, buscarán en todo momento utilizar las técnicas menos
lesivas posibles, de acuerdo al nivel de resistencia, procurando siempre
disminuir la situación de confrontación. Por lo cual, la intensidad de fuerza
desplegada por el funcionario policial se circunscribe en mitigar la intensidad

27
de la respuesta policial en procura de la misma ocasione menos daño al
ciudadano transgresor.
Finalmente determina el criterio de la instrumentalidad, corresponde a la
utilización de la fuerza física por parte de los funcionarios policiales en el
ejercicio de sus funciones, pretende exclusivamente vencer la resistencia,
controlar la situación y reducir el riesgo de muerte o daño implicado en cada
situación de intervención.

Gráfico 1: Uso Progresivo y Diferenciado de Fuerza Policial (Resistencia y
Control)
Fuente: González, A (2015).

28
Escala del Uso Progresivo y Diferenciado de la Fuerza Policial

A los efectos de los términos indicados en el anterior diagrama de la
escala de uso progresivo y diferenciado de la fuerza policial. El Consejo
General de Policía (2010), en el Manual de Uso progresivo y diferenciado de
la fuerza (p. 22), describe el nivel de resistencia del ciudadano, contra los
funcionarios policiales, de la siguiente manera:
Para iniciar se describe la intimidación psicológica, en esta situación de
desafío efectivo mediante gestos y modales, que implica un riesgo latente de
confrontación física y frente al cual el funcionario policial. En esta situación,
el funcionario policial responde tan solo con su con su presencia, sin caer en
el terreno del careo personal.
Posteriormente, representa el indeciso como un nivel de fuerza blando,
producto del no acatamiento visible de la instrucción policial por parte del
ciudadano sin llegar a la confrontación, frente a esta situación el funcionario
o funcionaria policial, realiza el despliegue táctico de sus recursos disuasivos
para la resolución de conflictos.
Entretanto, considera la violencia verbal desplegada por el ciudadano o
ciudadana como un nivel suave de confrontación policial descrita como un
lenguaje rudo, obsceno o insultante, frente al cual el funcionario o funcionaria
policial, utiliza el diálogo disuasivo. A partir de este nivel se mantendrá el
contacto verbal con la persona, adecuado al nivel de resistencia que asuma,
pero manteniéndose hasta el último peldaño en orden ascendente, dado que
el contacto, verbal procura siempre disminuir la resistencia y hacer
descender el nivel de confrontación.
Más adelante, denota la violencia pasiva caracterizada por inmovilidad,
peso muerto o resistencia sin activación muscular, frente a la cual el
funcionario o funcionaria policial, en respuesta a esta situación aplicará técnica
suave de control, consistente en inducción física sin producción de dolor al
ciudadano transgresor de la norma.

29
Por otra parte, se refiere la violencia Defensiva como nivel medio de
confrontación policial, identificada como oposición mediante activación
muscular, frente a la cual el funcionario o funcionaria policial, aplicará técnica
dura de control, consistente en inducción física con producción de molestias
físicas tendentes a hacer ceder la resistencia u oposición.
Mientras tanto, considera la violencia activa como una confrontación directa
en contra del funcionario policial, puntualizada en la activación para atacar o
agredir, frente a la cual el funcionario o funcionaria policial, puede utilizar
armas intermedias o no letales para neutralizar la conducta respetando
en todo momento la integridad personal.
Por último, resalta la violencia mortal, caracterizada por la creación de
una situación de riesgo mortal, frente al cual el funcionario o funcionaria
policial, aplicará el método del uso de la fuerza potencialmente mortal, bien
con el arma de fuego o con otra arma potencialmente mortal. Así mismo, se
justifica el uso de la fuerza mortal para defender su propia viva o de un tercero.

Desempeño Policial

El estudio del desempeño policial, es el análisis conjunto de eficacia y
eficiencia donde implica reconocer que el establecimiento de filología tiene el
potencial de redefinir las formas por las cuales se percibe y entiende la praxis
policial. Es oportuno porque las métricas policiales se aplican a un campo en
que preexisten prácticas establecidas para la descripción, medición y
evaluación.
Desde esta perspectiva, el Estado venezolano regula y coordina la
actuación de los cuerpos de policía, a fin de garantizar la seguridad de las
personas y sus bienes, en todos los ámbitos político territorial; dicta
las normas con el objeto de reglamentar un régimen de evaluación único
sobre el desempeño.

30
En tal sentido, la imagen de la Policía está relacionada directamente con
el tema del desempeño, asociando la brecha que se produce entre el
aumento de la delincuencia, la capacidad policial para enfrentarla y destreza
en sus actuaciones. Entre más grande es esta brecha, en términos de
resultados, mayor es la aprehensión y reserva ciudadana hacia la Policía y
su capacidad institucional.
A su vez, Spohr y Spohr (2003), establecen que desempeño “es un sistema
que proporciona la revisión y evaluación periódica del desempeño de un
puesto individual o grupos de puestos, cuyo propósito dominante es mejorar la
efectividad de la organización y la identificación de objetivos específicos
proporciona el punto de partido para el proceso de evaluación del desempeño”
(p.350). De lo cual se desprende, que el desempaño busca valorar de forma
periódica la eficacia y eficiencia, del evaluado, sus integrantes y a la misma
organización, bajo la premisa de su misión y visión institucional.
Por otro lado, Chiavenato (2004), establece que es una apreciación
sistemática del desempeño de cada persona, en función de la actividad que
cumple, de las metas y resultados que debe alcanzar, y de su potencial de
desarrollo. Es un proceso para estimar el valor, la excelencia y las cualidades
de una persona y sobre todo, su contribución a la organización (p. 189).
En otras palabras, la evaluación del desempeño es un sistema de
apreciación del desenvolvimiento individual en el cargo y el potencial de
desarrollo, por ello, toda evaluación es un proceso para estimar o juzgar el
valor, la excelencia, las cualidades o el estatus personal en un periodo
determinado.
Según lo previsto por Osse, (ob. cit.) se considera:

Toda estrategia de derechos humanos que pretenda ser eficaz debe
comenzar siempre con una evaluación del sistema de seguridad y
justicia más amplio como tal, y a renglón seguido, por analizar el papel
que la policía desempeña en su seno. Esto debe incluir siempre un
análisis del marco legal y de políticas sobre el cual actúan la policía y

31
los demás organismos de seguridad y justicia y del grado de claridad
con que define y limita los diversos objetivos y los límites operativos de
estos organismos. Debe incluir asimismo una evaluación de sus
autoridades administrativas y políticas. Cualquier reforma de la policía
requiere compromiso de las autoridades policiales.

Dicho de otra manera, la evaluación del desempeño policial se
enmarca en el respeto de los derechos humanos. A su vez, correlaciona
el sistema de seguridad y justicia con la labor policial. Por tal motivo, se
debe valorar las políticas policiales y la ejecución de esta, en sus diferentes
niveles de la organización y contrastarlo con su misión y visión.

Control de Gestión y la Participación Ciudadana

En lo que respecta a los controles de gestión en materia policial, la norma
consagra mecanismos de controles del desempeño policial en dos ámbitos
de competencia, el control interno ejercidos por la oficina de respuestas a las
desviaciones policiales y la oficina de control de actuación policial, y por otro
lado, el control externo conformado que los Comités Ciudadanos de Control
Policial.
Tal como establece la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo
de Policía Nacional LOSPCBN (2008), corresponde a la comunidad, a través
de cualquier forma de participación popular, ejercer las funciones de
contraloría social sobre el servicio de policía, pudiendo solicitar informes
respecto al desempeño operativo de dichos cuerpos de conformidad con la
ley que rige la materia.
Asimismo, los cuerpos de policía contaran con una instancia interna,
independiente e imparcial, para la detención, sustanciación e identificación
de responsabilidades en el caso de infracciones, con el fin de disminuirlas y
fomentar buenas prácticas policiales. La autoridad que aplique la sanción
disciplinaria será independiente de la instancia que realice la investigación.

32
En tal sentido Soraya y Riveros (2007), señalan que: “los cuerpos policiales
tendrán dos instancias de control policial para el mejoramiento de su
actuación para contribuir con la transformación de la cultura policial y dignificar
su carrera”. Por lo ante expresado, se puede referirse que en el marco del
nuevo modelo policial, se crean los órganos de control en dos niveles: uno de
control interno y el otro, de control externo, es decir, el país es vanguardia
en la participación, con el fin de corregir las conductas desviadas de los
policías del país.
Por lo cual, Osse (ob. cit.), señala la importancia de la rendición de
cuentas y los mecanismos de supervisión externos, en algunos casos a costa
de entender que la eficacia de esos mecanismos externos depende del
compromiso interno de la policía, y muy especialmente de la dirección
policial.
En este orden de ideas, en muchos casos, las violaciones de derechos
humanos pueden persistir porque no existe un mecanismo de corrección
interno eficaz y por la existencia de una cultura policial caracterizada por un
muro de silencio que impide que se reconozcan e investiguen los abusos
contra los derechos humanos.
Para culminar, una de las funciones fundamentales que se desprende de
esta normativa es que los comités ciudadanos de control policial son instancias
para la rendición de cuentas de los cuerpos de policía frente a la comunidad,
ya que esa es una vía de inclusión y apertura para evidenciar la transparencia
en la ejecución del servicio de policía. Permitiendo contrastar cómo fueron
utilizados los recursos asignados a la institución policial, cómo se fortaleció
el servicio de policía, y en definitiva, qué aportes se tradujo eso a la
comunidad.

Sistema Polilara Virtual

33
La Oficina de Sistemas, Tecnología e Informática del Cuerpo de policía
del estado Lara (2015), define el Sistema Polilara Virtual como un software
de aplicación diseñado para dar solución a la automatización de diferentes
áreas del Cuerpo Policía del Estado Lara, que manejan gran cantidad de datos,
mediante su ordenamiento en Bases de Datos. El sistema está realizado en un
software propiedad es de la institución policial, cuyo manejo de bases de datos
se denominado Filemaker.
Siendo este, fácil de usar que le permite entre otras cosas gestionar
contactos, proyectos, activos y más. Además, es fácil de instalar y de
configurar, mediante el manejo de bases de datos, además permite realizar
búsquedas en instantes, ordenar los datos, emitir informes, impresiones entre
otros. La cual, es operada por técnicos acreditados para su acceso.
En este orden de ideas, la funciones del Filemaker: es gestionar
contactos, clientes y distribuidores; realizar el seguimiento de inventario de
productos y activos; organizar fotos, vídeos y otros archivos multimedia;
acceder a detalles de proyectos y tareas asociadas; crear formularios
electrónicos personalizados; realizar informes en formatos PDF o Excel, enviar
por correo electrónico los contenidos virtuales de cualquier campo; y visualizar
información web en tiempo real relacionada con su información dentro del
FileMaker.
Siendo las aplicaciones del Sistema Polilara Virtual, en el módulo de la
Oficina de Control de las Actuaciones Policiales OCAP la siguiente: registro
digitalizado y control de las denuncias como ente receptor, también, se realizan
consultas del área de personal policial, novedades diarias, antecedentes
policiales y penales, y evaluaciones del desempeño policial.

Funcionario Policial

El Estatuto de la Función Policial (ob. cit.) establecerá el régimen de
ingreso, jerarquías, ascenso, traslado, disciplina, suspensión, retiro, sistema

34
de remuneraciones y demás situaciones laborales y administrativas de las
funcionarias y funcionarios de los cuerpos de policía en los distintos ámbitos
político territoriales. Los fundamentos para asignación de cargos,
transferencias y otras situaciones administrativas de las funcionarias y
funcionarios serán el resultado de un proceso de evaluación y calificación de
servicio, considerando las condiciones éticas, profesionales, técnicas, físicas
y psicológicas.
En este sentido, los funcionarios policiales están obligados, durante el
ejercicio de sus funciones, a utilizar los uniformes, insignias policiales y
equipos autorizados, así como portar los documentos de identificación que
los acrediten como funcionarias y funcionarios. El uniforme, insignia policial y
equipo autorizado deberá encontrarse debidamente identificado de modo
visible, con mención expresa al funcionario y cuerpo de policía al cual
pertenece, estando obligados a identificarse a solicitud de las personas.
Asimismo, la Organización Jerárquica será única y aplicable a todos los
cuerpos de policía y comprenderá una escala de tres niveles dividida en pasos
conforme lo prevea el Estatuto de la Función Policial. El tercer nivel tendrá
responsabilidades de alta dirección, planificación y evaluación, a nivel
estratégico del cuerpo de policía. El segundo nivel tendrá responsabilidades
de dirección media, diseño de operaciones, supervisión y evaluación, a nivel
táctico del cuerpo de policía. El primer nivel tendrá responsabilidades en la
ejecución de las actividades de contacto inmediato con la ciudadanía, a nivel
operacional del cuerpo de policía.
Finalmente, el régimen disciplinario aplicable a las funcionarias y
funcionarios policiales favorecerá la adhesión normativa y promoverá la
corrección temprana de faltas policiales con oportunidad y eficacia. Se
promoverá, dentro del Sistema de Defensa Pública del Tribunal Supremo de
Justicia, una unidad especializada para las funcionarias y funcionarios
policiales que en el cumplimiento del deber incurran en la comisión de
hechos punibles, con el fin de brindar orientación y asistencia judicial.

35
Derechos Humanos

Acerca del estudio de los derechos humanos, se puede convenir que los
mismos son de aplicación universal, con autonomía de los recursos y los
contextos culturales. Así mismo, los cuerpos de policía del país están
obligados por las normas internacionales de Derechos Humanos en
concordancia con los postulados previstos en la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela y la Ley Orgánica del Servicio de
Policía y Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana en esta materia, ya que, en
el pacto social venezolano, se vislumbran los valores humanistas.
Ahora bien, Trujillo y Yánez (2007) señalan que “cuando hablamos de
derechos humanos, nos referimos a los principios, facultades y condiciones
inherentes al ser humano y que permiten alcanzar sus proyectos de vida con
dignidad, es decir, se constituyen en una prerrogativa, poder o facultad de
actuar o exigir” (p.11).
En este sentido, los derechos humanos son todo el conjunto de principios
y derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales, y colectivos
y/o difusos que buscan configurar una existencia digna para todas las personas
y su ejercicio o reconocimiento no dependen de las particularidades
de cada una de ellas como por ejemplo su etnia, religión, nacionalidad,
identidad sexual, cultura, discapacidad o cualquier otra característica o
condición humana, pues su principio más importante es la Universalidad.
Desde esta perspectiva, se concibe los derechos humanos como el
compendio de valores fundamentales inherente al ser humano en pro de la
protección individual de los sujetos vulnerables en la sociedad, quienes están
al amparo y protegidos por el Estado, de conformidad con los preceptos legales
y convenios internacionales.

36
Al respecto la Universidad Nacional de la Seguridad UNES (2011) elabora
un concepto de derechos humanos desde el Concepto construido en curso de
DDHH con policías venezolanos, Red de Apoyo por la Justicia y la Paz, de la
forma siguiente:

Son obligaciones que tiene el Estado para con sus ciudadanos y
ciudadanas, contemplados y establecidos o no en la Constitución
Nacional y sus leyes, sin distingos de edad, raza, sexo, religión y
condición social, cuyo objetivo y fin común es la protección social de
los ciudadanos y ciudadanas de manera integral. Son inherentes a los
seres humanos y además son progresivos

De lo cual se desprende, que los Derechos Humanos son la lucha por la
igualdad del ser humano para tener una mejor calidad de vida, sin importar la
raza, el sexo, el credo, la clase social, la edad, la nacionalidad; que se han
ganado a través del tiempo, para dar un alto al abuso del poder y lograr una
sociedad más participativa y democrática.
Asimismo, Casal (2006), consagra que los derechos humanos son:
“derechos inherentes a la persona que se derivan de la dignidad humana y
resultan fundamentales en un determinado estado de evolución de la
humanidad” (p. 12). Por lo que reclaman una protección jurídica. En este orden
de ideas, este autor expresa que “en sentido estricto la obligación de
garantizar recae sobre el Estado y, en esesentido, éste es el responsable por
las violaciones que los afecten.” (Casal, ob. cit.). A tal respecto, se deduce que
los derechos humanos consagran derechos fundamentales inherentes a la
persona protegidos por el Estado.
No obstante, esto no debe llevar a inferir que las actuaciones de particulares
contrarias a los bienes jurídicos protegidos por los derechos humanos como la
vida, la libertad, la integridad personal, entre otros, son irrelevantes desde el
matiz del Derecho Internacional de los Derechos Humanos (Casal, ob. cit., p.
13). En síntesis, los derechos fundamentas tiene preminencia en el
ordenamiento jurídico.

37
Derechos Fundamentales de los Ciudadanos

A propósito del estudio del derecho fundamental de los ciudadanos, se
desprende de la misma génesis de la sociedad venezolana, es decir, se
subsume en la genialidad del padre de la patria, nuestro Libertador Simón
Bolívar quien en su agudeza y reflexión visionaria plasmo estos enunciados en
el Discurso de Angostura, el cual es fuente que acoge los principios
fundamentales de nuestra Carta Magna y se vincula con el objeto de estudio
de la presente investigación.
En tal sentido Fernández (2011) expresa que: “Venezuela profesa su fe
en la doctrina Jusnaturalista de los derechos y, a la vez, aplica al gobierno de
la República la doctrina utilitarista”. Este criterio toma en consideración que
los hombres nacen todos con igual derecho a los bienes de la sociedad, está
sancionado por la pluralidad de los sabios (Jusnaturalista); como también, la
naturaleza hace a los hombres desiguales en genio, temperamento, fuerza y
carácter; razón por la cual hace falta leyes que corrijan estas diferencias y un
sistema de gobierno lo más perfecto posible (utilitarista).
Por lo tanto, los derechos son fundamentales, porque tienen su fundamento
ético en la dignidad de las personas ya que son exigibles por los ciudadanos
de conformidad a la normativa para limitar y obligar al Estado, cuando hay un
derecho positivo que se traduce en los valores de dignidad, justicia y equidad
protegido por el Estado de conformidad con la ley.
Para concluir, solo es posible conservar lo conquistado en materia de
derecho humanos que durante largas luchas de la humanidad ha librado por
vivir con dignidad, y avanzar hacia nuevas conquistas, con una fuerte
ciudadanía autónomamente constituida que con consecuencia,
protagonismo, participación, en condiciones de auténtica democracia.
Cuando se haga exigible que los estados mantengan en su constituciones,

38
en sus leyes y políticas de estado los postulados que consagre las garantías,
de protección, promoción y satisfacción de los derechos humanos.

Vulnerabilidad

La policía tiene un papel clave en la protección y el respeto de los derechos
individuales, especialmente en lo que respecta a las personas que se
encuentran en situación de vulnerabilidad a causa de la interacción entre su
estatus en una determinada sociedad y el contexto social en el que se
encuentran. Cuando estas personas son arrestadas y detenidas por la
policía, requieren de una atención especial, siendo preciso tomar en cuenta
las medidas necesarias para hacer frente a sus necesidades particulares.
En este contexto, la vulnerabilidad es la capacidad restringida de una
persona o un grupo de ellas para prever, hacer frente y resistir los efectos de
un peligro causado por la actividad humana, y para recuperarse de los mismos.
Por lo tanto, son vulnerables las personas que conviven en reclusión,
inseguridad o desamparo ante riesgos, traumas o presiones.
A tal respecto, Pérez (1999), define vulnerabilidad como “Nivel de riesgo
que afronta una familia o individuos a perder la vida, sus bienes y propiedades,
y su sistema de sustento (esto es, su medio de vida) ante una posible
catástrofe”. Este nivel se vincula con el grado de conflictividad para
recuperarse al instante de tal adversidad.
Así pues, desde el criterio criminológico expuesto por González, M (2005)
concibe la vulnerabilidad como: “la predisposición que ostenta una persona o
determinado grupo de personas para convertirse en víctimas de un crimen,
constituyendo una especial fuerza de atracción para la acción delictiva a
partir de una peculiar proclividad situacional o propensión a ser víctimas”
(p. 5). En este sentido, se percibe la vulnerabilidad como el riesgo y presión a
la cual está sujeto un individuo e internamente que es la indefensión, esto es
una falta de medios para afrontar la situación sin pérdidas perjudiciales.

39
Violación de los Derechos Humanos del Ciudadano

El propósito de la investigación es determinar la victimización del
ciudadano, derechos humanos y uso progresivo de la fuerza por parte de los
funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del Estado Lara, en el Municipio
Iribarren, en este sentido, el Estado está en el deber jurídico de prevenir
razonablemente las violaciones de los derechos humanos de los ciudadanos
e investigar los transgresores en el ámbito de su jurisdicción con el fin de
asegurar a la víctima y establecer una adecuada reparación.
Por consiguiente, se considera como violencia, la amenaza o uso
intencional de la fuerza, la coerción o el poder, bien sea físico, psicológico o
sexual, contra otra persona, grupo o comunidad, o contra sí mismo, y
produce, o tiene alta probabilidad de producir, daño en la integridad física,
psíquica, sexual, a los ciudadanos considerados víctima.
A tal respecto, las víctimas y familiares de abuso policial consultados por
la Comisión Nacional para la Reforma Policial (CONAREPOL, 2006)
señalaban en este sentido que “por no tener influencias no se les da
credibilidad ni respuesta a las víctimas. Además, las víctimas de abuso
policial son objeto de persecución, acoso y hostigamiento por parte de los
funcionarios policiales” (CONAREPOL, ob. cit.). Por ello se observa, cierto
grado de impunidad que se presenta como la principal característica a favor
del abuso de poder policial.
Entonces, se considera como violencia la amenaza o uso intencional de la
fuerza, la coerción o el poder, bien sea físico, psicológico o sexual, contra
otra persona, grupo o comunidad, o contra sí mismo, y produce, o tiene alta
probabilidad de producir, daño en la integridad física, psíquica, sexual, en la
personalidad y aún en la libertad de movimientos de la víctima.

40
El Abuso del Poder Público

El Estado venezolano garantiza la seguridad ciudadana, mediante la
aplicación de políticas y planes para tal fin, eso sin menoscabar los derechos
humanos; en contra posición los funcionarios que están envestido de autoridad
por parte del Estado, pudieran estar involucrados en la ejecución de
prácticas desviadas de abuso de poder en contra del ordenamiento
jurídico nacional.
En tal sentido, Diez (1996) describe el abuso de poder “junto con la
corrupción, los delitos que violan derechos fundamentales constituyen la
modalidad más grave denominada criminalidad de los gobernantes” (p.14).
De lo dicho anteriormente, se conciben los funcionarios policiales investidos
de autoridad otorgada por el Estado, son los ejecutores de esta modalidad, por
medio de abuso del poder conferido.
Ahora bien, el abuso de poder o abuso de autoridad está claramente
conceptualizado por el Consejo General de Policía (2010), citando la
Reforma de la Ley Contra la Corrupción (2014), en su artículo 69, que
consagra: “todo funcionario público que estando en funciones ordene o
ejecuten en perjuicio de alguna persona un acto arbitrario que no esté
especialmente previsto como disposición de la ley”. (p 50). Desde esta
perspectiva, se materializa el abuso de poder, cuando el funcionario policial
sobrepasa las facultades inherente a su cargo mediante por la mala praxis de
su desempeño, lo que se traduce en una mala praxis policial.
En este contexto, las víctimas de delitos y del abuso de poder constituyen
una población vulnerable que presenta múltiples secuelas físicas, psicológicas,
sociales y de otra índole que afectan de manera radical su vida cotidiana y
dificultan sus expectativas de desarrollo personal integral. Los efectos
producidos por los hechos de delito o de abuso de poder hacen que las
víctimas requieran de apoyo, seguridad, asistencia y trato digno y justo

41
Entonces, desde esta perspectiva se requieren algún nivel de atención o
intervención policial, parece existir consenso en que el recurso a la fuerza para
el cumplimiento de sus objetivos legítimos, para hacer cumplir algún propósito
legítimo de otro organismo público- no constituye la regla general Sin
embargo, la alternativa de coacción está siempre presente y,
ciertamente, puede presentarse en una variedad de situaciones, más o
menos frecuentes, entre las cuales, consagra el arresto, el cual puede
resultar de diversas alternativas.
En definitiva, los objetivos legítimos de la policía están intrínsecamente
vinculados con la protección de los ciudadanos y de los escenarios en los
cuales se desenvuelve la vida en comunidad. La traducción de estos
postulados en estrategias y acciones concretas suele concretarse en la
formulación de políticas de seguridad pública y/o de orden público, las cuales
deberían tener su correlato en políticas específicas para el uso de la fuerza.´

Desviación del Poder

Desde la perspectiva de la desviación del poder en el ámbito policial, se
materializa cuando se emplea la potestad con fin y motivación distinta de
aquellas, de las cuales le fue conferido tal poder. A tal respecto, se considera
una falta grave, que comete quien lo detenta, al infringe el ordenamiento
jurídico afectando un interés público concreto.
Al respecto, Chinchilla (1999) conceptualiza la desviación de poder, al
señalar que es el ejercicio de potestades administrativas para fines distintos
de los fijados por el ordenamiento jurídico”, es decir, es cuando el funcionario
público usa y ejercita la competencia administrativa y la desvirtúa con un fin
distinto al conferido por la ley. Ahora bien, resulta difícil controlar la
desviación que se realiza en beneficio colectivo, dado que tiende a
justificarse como una conducta solidaria, colaborativa y que preserva la “ley del
silencio” dentro de la policía.

42
Finalmente, se establece que un funcionario público usa y ejercita la
competencia administrativa de que goza con un fin distinto con un fin distinto
del que le otorga la ley al funcionario. Por tal motivo, la Ley del Estatuto de la
Función Policial ha desarrollado instancias de control Policial para regular
estas prácticas. Las de control interno: las Oficinas de Control de la
Actuación Policial y de Control de la Desviación Policial y la de control
externo, los Comités Ciudadanos de Supervisión Policial, los consejos
comunales y las organizaciones sociales para regular esta práctica.

Derechos Fundamentales
Según Montaner (2015), los derechos fundamentales “son derechos
humanos positivizados en un ordenamiento jurídico concreto” (p.16). Es
decir, son los derechos humanos concretados espacial y temporalmente en
un Estado concreto. Son derechos ligados a la dignidad de la persona dentro
del Estado y de la sociedad. Cabe destacar que a los derechos
fundamentales no los crea el poder político, se impone al Estado la
obligación de respetarlos.
Según la autora, el derecho fundamental jurídicamente tiene la estructura
normativa basada en la capacidad que le permite a la persona efectuar
determinados actos, es decir, que los derechos fundamentales son
instituciones jurídicas que tienen la forma del derecho subjetivo. Y la estructura
del derecho subjetivo tiene tres elementos: titular del derecho subjetivo,
el contenido del derecho subjetivo en el que se distingue las facultades, por
otra parte el objeto del derecho, y un tercer elemento es el destinatario o sujeto
pasivo, aquel que está obligado a hacer o no hacer.
Entre los derechos humanos que podrían ser violados o que están
referidos en el uso progresivo de la fuerza y victimización del ciudadano, que
es el tema de investigación, se podría mencionar el derecho a la vida y a la
integridad personal, física, psíquica y moral de las personas, los cuales

43
podrían ser violentados en situaciones específicas como lesiones
personales, homicidio y privación ilegítima de libertad causadas por
funcionarios policiales. A continuación el desglose de este tipo de
situaciones:

Lesiones Personales

Por mandato del Código Penal Venezolano (2006), se concibe lesiones
personales el lastimado o victima que ha sufrido un daño por parte del agresor,
con lesiones contra la salud, física, psicológica y social del afectado. Ahora
bien, el Código Penal venezolano (ob. cit.), en su artículo 413 consagra
las lesiones personales como: “el que sin intención de matar, pero sí de
causarle daño, haya causado a alguna persona un sufrimiento físico, un
perjuicio a la salud o una perturbación en las facultades intelectuales, será
castigada con prisión de tres a doce meses”, es decir, este artículo define las
lesión continuada por un sufrimiento físico o psicológico que ocasione perjuicio
a la salud o una perturbación mental.
Por último, el sujeto pasivo es cualquier persona que reciba la lesión.
Mientras que el sujeto activo, será cualquier persona que infrinja el daño
físico o psicológico. Por lo cual, el objeto jurídico será la integridad física que
se encuentra tutelada en la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela (ob. cit.)

Homicidio

En la legislación venezolana, el bien jurídico se personaliza en: la vida, la
integridad personal, la libertad personal, la intimidad, la autodeterminación
sexual y el honor, y bienes jurídicos patrimoniales como la propiedad y el
patrimonio. Por lo tanto, el bien jurídico protegido en el delito de homicidio es
la vida humana, y socialmente es el bien más preciado de la persona, pues

44
en base a este bien pueden desarrollarse los demás derechos del que es
todo individuo titular. En consecuencia, el delito contra la vida es por
excelencia el homicidio en sentido estricto, es decir, en la protección frente a
ataques dirigidos a provocar la muerte de otra persona.
En este sentido, se refiere Ossorio (ob. cit.) al homicidio como” muerte
causada a una persona por otra, por lo común causada ilegítimamente y con
violencia” (p. 480), es decir, la pérdida del hombre ilícitamente ejecutado por
otro hombre. Mas sin embargo, existen casos de muerte sin que se configure
delito alguno, como en los casos de legítima defensa. El homicidio es
susceptible de varias denominaciones, originadas por los medios empleados
o por la condición del homicida y de la víctima Así cuando se ejecuta con
premeditación, alevosía, ensañamiento, impulso de perversidad brutal,
mediante precio o promesa de recompensa, valiéndose de medios
catastróficos, se estará frente a un homicidio calificado por su mayor
gravedad .
Para culminar, el Código Penal Venezolano (2006) en su artículo 405,
describe el homicidio como” el que intencionalmente haya dado muerte a
alguien”. En este sentido, el bien jurídico protegido por la legislación
venezolana, es la vida. Por lo cual, se conceptualiza el homicidio como la
destrucción de una vida humana intencionalmente. La muerte del sujeto, es
el resultado exclusivo de la acción u omisión del agente activo, y la relación
de causalidad entre la conducta positiva o negativa del agente con el resultado
típicamente antijurídico, qué debe ser la muerte del sujeto pasivo.

Privación Ilegítima de la Libertad

Con esta figura trata de ampliar y adaptar a nuevas situaciones el tipo
clásico desarrollado en la legislación penal ordinaria. Apunta especialmente a
la privación ilegítima ejecutada por funcionarios públicos sobre quienes no

45
siendo reos de delito alguno ni procesado por autoridad legítima son, por
abuso de los funcionarios, privados de su libertad.
En este sentido, La Ley contra el Secuestro y la Extorsión (2009) define la
privativa ilegitima de la libertad en su art. 03 de la siguiente manera:
Quien ilegítimamente prive de su libertad, retenga, oculte, arrebate, o
traslade a una o más persona, por cualquier medio, a un lugar distinto
al que se hallaba, para obtener de ellas o de terceras personas,
dinero, bienes, títulos, documentos, beneficios, acciones u omisiones
que produzcan efectos jurídicos o que alteren de cualquier manera sus
derechos a cambio de su libertad, será sancionado o sancionada con
prisión.
Incurrirá en la misma pena cuando las circunstancias del hecho
evidencien la existencia de los supuestos previstos en este artículo,
aun cuando el perpetrador o perpetradora no haya solicitado a la víctima
o terceras personas u obtenido de ellas dinero, bienes, títulos,
documentos, beneficios, acciones u omisiones que produzcan efectos
jurídicos o que alteren de cualquier manera sus derechos a cambio de
la libertad del secuestrado o de la secuestrada.

En tal sentido, la privativa de libertad se sustenta en el ejercicio ilegitimo
desplegado por el sujeto activo en detrimento al derecho a la libertad
personal del sujeto pasivo protegido por el Estado, producida por acción u
omisión del sujeto activo aun cuando el perpetrador haya solicitado dinero o
no y que este acto contrario a la norma produzca consecuencia jurídica en el
derecho tutelado por el sujeto pasivo.
Por último, el Código Penal Venezolano (2006) conceptualiza la privativa
de libertad como: “cualquier persona que ilegalmente haya privado de su
libertad personal será castigado con prisión”. Por lo cual se desprende, el
derecho a la libertad personal es un derecho irrestricto tutelado por el
Estado, considerado un derecho fundamental del ser humano y con ello
evitar que los ciudadanos puedan ser víctima.

46
Víctimas

A propósito del tema en estudio, etimológicamente, la palabra víctima
proviene del latín y alude a una persona sacrificada o destinada al sacrificio,
lo que designaría un rol y no una experiencia. Por lo tanto, se considera víctima
al sujeto pasivo de la vulneración de los derechos fundamentales consagrado
en nuestro ordenamiento jurídico.
Así mismo Ossorio, (ob. Cit) describe la víctimas como: “persona que
sufre violencia injusta en sí o en sus derechos” (p. 1018). Etimológicamente,
la palabra víctima proviene del latín y alude a una persona sacrificada o
destinada al sacrificio, lo que designaría un rol y no una experiencia. En este
sentido, se considera víctima al sujeto pasivo en la vulneración de los derechos
fundamentales.
Según el Código Orgánico Procesal Penal, (2012) son considerados como
víctimas:

La persona directamente ofendida por un delito, el cónyuge o la persona
con quien haga vida marital por más de dos años, hijo o padre adoptivo,
parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de
afinidad y el heredero, en los delitos cuyo resultado sea la muerte del
ofendido. Los socios, accionistas o miembros, respecto de los delitos
que afectan a una persona jurídica, cometidos por quienes la dirigen,
administran o controlan y las asociaciones, fundaciones y otros entes,
en los delitos que afecten intereses colectivos o difusos, siempre que el
objeto de la agrupación se vincule directamente con esos intereses y
se hayan constituido con anterioridad a la perpetración del delito.

Desde esta perspectiva, se concibe la víctima en forma general al sujeto
efectivamente ofendida por el delito y como consecuencia, se ha
transgrediendo derechos colectivos o difuso, es decir, quien sea objeto de la
violación de sus derechos humanos mediante la vulneración de sus derechos
fundamentales protegidos por el Estado producto de la comisión de un
delito.

47
Para Hikal (2009), en el nuevo enfoque de la Victimología define víctima
como “el ser humano que padece daño en los bienes jurídicamente
protegidos por la normativa penal (vida, salud, propiedad, honor, honestidad,
etc.) a consecuencia de las acciones de un tercero, o por accidentes debidos
a factores humanos, mecánicos o naturales” (p. 74) . Desde esta perspectiva,
se concibe como víctima al sujeto que percibe la consecuencia de una acción
u omisión dolosa o culposa, produciendo un daño en contra de su integridad
física, de su vida o de su propiedad
La Organización de las Naciones Unidas (1985), en el VII Congreso de
las Naciones Unidas sobre Prevención del delito y Tratamiento al
Delincuente definió víctimas como:

Se entenderá por víctimas a las personas que individual o
colectivamente hayan sufrido daños, inclusive lesiones físicas o
mentales, sufrimiento emocional, pérdida financiera o menoscabo
sustancial de sus derechos fundamentales, como consecuencia de
acciones u omisiones que violen la legislación penal vigente en los
Estados miembros, incluida la que proscribe el abuso de poder

En tal sentido, se considerarse víctima a una persona con arreglo a la
presente declaración, independientemente de que se identifique, aprehenda,
enjuicie o condene al perpetrador e independientemente de la relación
familiar entre el perpetrador y la víctima. En la expresión “Víctima” se incluye
además en su caso, a los familiares o personas a cargo que tengan relación
inmediata con la víctima directa y a las personas que hayan sufrido daños, al
intervenir para asistir a la víctima en peligro o para prevenir la victimización.
Asimismo, Fernández (ob. cit.), al referirse a la concepción de victima desde
la percepción victimología, expresa que:

La victimología es fundamentalmente el estudio de la víctima, de la
persona que padece un sufrimiento físico, psicológico y social, a
consecuencia de la violencia o de una conducta antisocial, que puede
estar tipificada ante la ley como un daño al bien jurídico; o, no, en el
caso de la valoración de las secuelas y las formas terapéuticas de
reparación o reintegración social.

48
Dicho de otra manera, el análisis de la víctima desde la percepción
victimológica, consagra la percepción del individuo que padece un
desconsuelo corporal, conductual y social, producto de la criminalidad o
conducta antisocial consagrada en el marco normativo como deducción del
quebrantamiento al bien jurídico tutelado.
Para concluir, se trae a colación lo ilustrado en el material didáctico de la
unidad curricular de victimología y función policial de la Universidad Nacional
Experimental de la Seguridad, donde se cita al Consejo General de Policía,
(2010) para referirse a la desvictimización, la cual “proyecta la comprensión
de los procedimientos que deben conocerse para evitar la revictimización, en
la operaciones policiales” (p.29). Así que, en la desvictimización trata las
tácticas de prevención, de respuestas sociales, legales y asistenciales
dirigidas a la reversión social de la víctima.
Tipos de Víctimas

En el presente estudio, se analizara los tipos de víctimas desde dos
perspectivas: la primera bajo un enfoque del ciudadano o grupos de
personas que hayan sufrido victimización por la vulneración de los derechos
humanos por el uso progresivo o diferenciado de la fuerza policial y el otro,
enmarcada en la capacidad procesal de la víctima.
En tal sentido, Aguilar (2010), manifiesta que existe dos tipos de víctimas.
En primer lugar, las víctimas del delito: aquella persona que haya sufrido daños
materiales, físicos o morales, incluidas las lesiones corporales, mentales,
sufrimientos emocionales, violaciones de sus derechos fundamentales que
infrinjan la legislación penal vigente.
Por último, las víctimas del abuso de poder: considerada como aquellas
que sufren, al igual que las anteriores, daños como consecuencia de
acciones y omisiones que no constituyen violaciones del derecho Penal
nacional, pero violan normas internacionales reconocidas y relativas a los
derechos fundamentales protegido por el Estado.

49
Desde otro enfoque, el Código Orgánico Procesal Penal (ob. cit.), realiza
unas consideraciones en relación a los tipos de víctima. En primer lugar,
encuadra la victima directa como la víctima que sufre los efectos del delito en
persona, patrimonio u honor y se refiere por igual a personas naturales y
jurídicas, enmarcadas en la capacidad procesal, es decir, ser parte y de la
legitimación Ad causam de la presunta víctima directa del delito. Por último,
hacen alusión a la víctima indirecta como los deudos más cercanos de la
víctima directa, cuando esta resultare muerta.

Victimización

La victimización se reconoce por las secuelas que deja en la víctima, pues
afecta profundamente no sólo al afectado, sino a su familia y a su
comunidad. Se han observado en las víctimas del delito los siguientes
rasgos: Daño en su persona o en sus pertenencias, sufrimiento a causa de la
acción delictiva, sensación de humillación social, temor por su vida y por la
de su familia, sentimiento de vulnerabilidad que provoca estados psicológicos
de angustia, desconfianza, inseguridad individual y social. Estos estados
característicos en las víctimas del delito se intensifican aún más con la
impunidad del delincuente (Consejo General de Policía, 2010).
Por su parte, Fattah (1980), afirma que la victimización “es el resultado de
una conducta antisocial contra un grupo o persona; por el cual se deviene en
víctima” (p. 5). Así mismo Nieves, (2006) con un sentido parecido expresa que
“es el mecanismo por el cual una persona llega a convertirse en sujeto pasivo
de un hecho punible”, (p. 73).
En este orden de ideas, Aguilar (ob.cit) señala según la doctrina clasifica de
la victimización cuatro categorías, de la siguiente forma: en primer lugar, se
encuentra la victimización primaria, refiriéndose a la propia experiencia
personal del hecho por parte de la víctima, es la acción y la consecuencia
que provoca la actuación del victimario sobre la víctima donde resulta
lesionada la persona.

50
Por lo cual se puede decir, es aquella que se pone de manifiesto en el
momento que la persona recibe las consecuencias perjudiciales producidas
por el delito y la acción del delincuente; es el momento más traumatizante
donde se producen afectaciones que pueden derivar en secuelas
permanentes, en algunos casos de por vida y de las que nunca podrá
desprenderse la persona afectada.
Seguida por la victimización secundaria, corresponde a la relación que
establece la víctima con el sistema jurídico penal, con los órganos del
aparato represivo del Estado. En este sentido, se alusiva a la respuesta del
sistema legal a las expectativas de la víctima y la actitud de esta ante el mismo,
lo que se convierte en un indicador importante de la eficacia de la Justicia.
Además Gómez, (2004) “le denomina revictimización por referirse a los nuevos
sufrimientos a la víctima que afronta durante el proceso penal” (p. 311).
Por último, García (1993) concibe en sentido estricto la victimización
terciaria “se interpreta como la acción o resultado dañoso que sufre el
delincuente, o para ser más preciso a la victimización por parte del sistema
legal del victimario mismo, es decir, la fase instructiva, jurisdiccional y la
ejecutoria de la sentencia” (p. 89).
Por lo antes expuesto, la doctrina ha identificado al menos cuatro momentos
en que pudiera resultar victimizado un imputado: en primera instancia, describe
un momento legislativo, siendo registrado en el ámbito político criminal cuando
se violentan los límites de la dogmática jurídica y el derecho penal a partir de
una inflación de las tipologías penales con ignorancia del principio de mínima
intervención penal en virtud de otro principio no menos importante que es
el de la relevancia de los bienes jurídicos protegidos.
También puede el legislador victimizar cuando quebranta los límites del
principio de proporcionalidad, precisamente por la falta de correspondencia
entre el bien jurídico protegido y la reacción excesiva de la respuesta, es

51
decir sanciones severas en relación con los resultados de la acción típica y
antijurídica.
Desde esta perspectiva, se analiza un momento policial que es inherente
a prácticas ilícitas por parte de los operadores del sistema durante el proceso
investigativo que pueden violentar derechos del imputado tales como su vida
o integridad corporal, su libertad, entre otros. Así mismo, se encuentra un
momento judicial, el cual, se asocia a los errores judiciales vinculados al
grado de profesionalidad de los Jueces, a los vaivenes de la Política Penal y
a la subjetividad de estos funcionarios.
Por último, nos encontramos con el momento de la ejecución que está
referida a la victimización carcelaria fundamentalmente, debido al
cuestionamiento que en nuestros tiempos marca a la pena privativa de
libertad por sus efectos estigmatizadores y poco resocializadores. Esta
reflexión alcanza los errores o violaciones del régimen penitenciario que se
registran en la actividad intrainstitucional y que afectan al recluso a partir de
la situación de desventaja en que se encuentra una persona privada de su
libertad, cuyos derechos públicos han sido desmontados.

La Protección a la Víctima del Delito en la Legislación
Penal Venezolana

Al respecto, el preámbulo de la Constitución de la Republica de
Bolivariana de Venezuela, consagra los valores supremo de la sociedad
venezolana, que debe el Estado asegurar y considerados derechos
fundamentales: el derecho a la vida y a la justicia, consagrados como derechos
humanos indistintamente importancia, existiendo entre ellos una
interdependencia que los concibe bajo una misma preminencia, dentro del
contexto de la víctima del delito.
En este contexto, la Carta Magna es humanista e instituye el principio de
derechos humanos como pilar fundamental, estableciendo la protección del

52
ciudadano contra la delincuencia, institucionalizando como una obligación
primordial del Estado, siendo que el auge de la acción delictiva es un flagelo
que cada día se profundiza e inclusive se instituye en el país por diversas
causas, es así como el Estado venezolano en visión de este problema lo
incorpora dentro de sus preceptos fundamentales.
Además, el Código Orgánico Procesal Penal (ob. cit.), subsume dentro de
su normativa la materia de protección a la víctima en el proceso penal, donde
prevé la posibilidad de la creación de un sistema correccional penitenciario,
conectada a un proceso de resarcimiento, mediante la cual se puede hacer
efectiva la responsabilidad civil de delitos, como actividad administrativa.
Para concluir, la normativa sub legal subsume el principio constitucional de
la protección a la víctima del delito en Venezuela, es decir, toda persona que
sea tocado por la delincuencia, el Estado está obligada por intermedio de sus
órganos de seguridad ciudadana a ejecutar y ejercer esta protección, en
armonía con ellos.

Ciudadano

Se conceptualiza el término ciudadano para lograr una apropiada
comprensión de la investigación, es importante citar a Ossorio, (ob.cit) quien
define ciudadano como” natural de una ciudad o quien disfruta de los
derechos de ciudadanía” (p.179). Es decir, es el sujeto, parte de la colectividad
social, que actúa en la formación del gobierno, que participa en la sanción de
la Constitución y las leyes por medio de sus representantes, está facultado
para controlar el desempeño de las funciones públicas y asume una parte de
la responsabilidad que incumbe al pueblo como titular de la soberanía, y que
no sea víctima del poder del Estado.
En tal sentido, de conformidad con lo previsto en el artículo 39 de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2009), consagra que
los venezolanos y venezolanas que no estén sujetos o sujetas a

53
inhabilitación política ni a interdicción civil, y en las condiciones de edad
previstas en esta Constitución, ejercen la ciudadanía y, en consecuencia, son
titulares de derechos y deberes políticos de acuerdo con esta Constitución.
Ahora bien, el ordenamiento jurídico venezolano promulgado a partir del
precepto constitucional que el estado venezolano es eminentemente
humanista, sustentado en el reconocimiento y respeto de los derechos
humanos e incorpora los principios rectores sobre esta materia en nuestra
Carta Magna, los cuales, nuestra Nación a suscrito y ratificados en convenios
y pactos internacionales.

Sustentación Legal
En principio, la naturaleza de la función policial es compleja y variada
porque la necesidad de su intervención no solo se produce de manera reactiva
después de un hecho, sino incluso antes de este, para lo cual resulta necesaria
la adopción de medidas preventivas. Estas tareas demandan una efectiva labor
policial en el marco de la ley, constituyéndose en un referente para la sociedad
en el cumplimiento de los derechos ciudadanos. Por tal motivo, estudio se
sustenta en el análisis del marco normativo nacional e internacional suscritos
y ratificados por la República Bolivariana de Venezuela.

Marco Legal Internacional

En cuanto a la Carta de las Naciones Unidas y Estatuto de la Corte
Internacional de Justicia del año 1945, esta destaca el desarrollo y estímulo
al respeto a los derechos humanos y libertades esenciales en igualdad de
derechos. Estableciendo condiciones para proteger la justicia y el respeto a las
obligaciones surgidas de los tratados y de otras fuentes del derecho
internacional.

54
Asimismo, la Asamblea General de Organización de las Naciones Unidas
en la Declaración Universal de los Derechos Humanos del año 1948,
enmarca el soporte para todo el sistema de naciones unidas en materia de
derechos humanos donde se consagra el patrón para medir el grado de
respeto y aplicación de las normas internacionales en asuntos de derechos
humanos.
En este orden de ideas, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos de 1966, el cual, es el primer Protocolo Facultativo del Pacto
Internacional de derechos Civiles y Políticos donde faculta al Comité de
Derechos Humanos para recibir y considerar comunicaciones de individuos
que invoquen ser víctima de violaciones de los derechos expresados en el
pacto.
Es necesario recalcar en este estudio, El Código de Conducta para los
Funcionarios Policiales Encargados de hacer Cumplir la Ley, adoptado por la
Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas de 1979,
donde contiene las directrices éticas y legales para el ejercicio de su cargo.
Además, establece que los funcionarios encargados de hacer cumplir la
ley podrán usar la fuerza sólo cuando sea rigurosamente necesario y en la
medida que lo requiera el desempeño de sus tareas. Donde, por la
naturaleza de sus funciones, el derecho nacional restringe ordinariamente el
uso de la fuerza por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, de
conformidad con un principio de proporcionalidad. En ningún caso debe
interpretarse que esta disposición autoriza el uso de un grado de fuerza
desproporcionado al objeto legítimo que se ha de lograr.
Por otro lado, Asamblea General de la Organización de las Naciones
Unidas adopta en la Convención contra la tortura y otros tratos o penas
crueles, inhumanas o degradantes, el 10 de diciembre de 1984, esta
convención establecer que no existen circunstancias, por excepcional que
esta sea, que pueda justificar la tortura, y que ninguna orden proveniente de
autoridades oficiales puede ser invocada para justificarla.

55
A su vez, en el Octavo Congreso de la Asamblea General de las Naciones
Unidas se establecen los Principios Básicos sobre el Uso de la Fuerza y de
Armas de Fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley,
adoptados por sobre prevención del delito y tratamiento del delincuente,
celebrado en 1990. Donde, se consagra que la amenaza a la vida y la
seguridad debe considerarse como una amenaza a la estabilidad de toda la
sociedad.
Por tal razón, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, en el
desempeño de sus funciones, utilizarán en la medida de lo posible medios no
violentos antes de recurrir al empleo de la fuerza y de armas de fuego.
Podrán utilizar la fuerza y armas de fuego solamente cuando otros medios
resulten ineficaces o no garanticen de ninguna manera el logro del resultado
previsto.
De la misma manera, se evalúa en esta investigación la Declaración de la
Asamblea General de la Organización las Naciones Unidas, contra las
Desapariciones Forzadas, adoptadas en 1992, la cual está orientada a impedir
los actos que sustraen personas sin dejar rastro alguno de su paradero y
considera la adopción de medidas para garantizar la ejecución de un debido
proceso.
Dado que, todo acto de desaparición forzada sustrae a la víctima de la
protección de la ley y le causa graves sufrimientos, lo mismo que a su familia.
Constituye una violación de las normas del derecho internacional que
garantizan a todo ser humano, entre otras cosas, el derecho al
reconocimiento de su personalidad jurídica, el derecho a la libertad y a la
seguridad de su persona y el derecho a no ser sometido a torturas ni a otras
penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Viola, además, el derecho
a la vida, o lo pone gravemente en peligro.
En relación con la Declaración sobre los principios fundamentales de
Justicia para las víctimas de delitos de abuso de poder, adoptado por la
Asamblea General de la Organización las Naciones Unidas, en su resolución

56
40/34 del 29 de noviembre de 1985, en la cual, señala el acceso a la justicia,
donde diferencia las víctimas del delito por el abuso de poder, señalando el
acceso a la justicia, al trato justo y al respeto de sus derechos.
Por último, se presenta la Ley aprobatoria de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos. Caracas, gaceta oficial Nº 31.256, el 14 de junio
de 1977, reafirman el propósito de consolidar un régimen de libertad personal
y de justicia social, fundado en el respeto de los derechos esenciales del
hombre; reconociendo los derechos esenciales.

Marco Legal Nacional

La presente investigación tiene su fundamentación legal en el ordenamiento
jurídico venezolano, constituido fundamentalmente por los siguientes órganos
jurídicos: La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2009) en
cuyo texto se encuentran las normas de contenido de la cual se desprende el
ordenamiento jurídico venezolano y consagran los principios fundamentales
inherentes al respeto de los derechos humanos. En este sentido, se procede
a analizar los siguientes preceptos enmarcados en la Carta magna;
Ahora bien, de conformidad con lo previsto en el artículo 2 establece:

Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de
Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su
ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia,
la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y
en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el
pluralismo político.

De hecho, la norma consagra los postulados de la sociedad venezolana,
la cual se enmarca intrínsecamente en el contrato social, encuadrado en un
sistema democrático adoptando el respeto del Estado de Derecho bajo la

57
premisa del respeto a la garantía de los derechos fundamentales bajo la
preminencia del acatamiento de los derechos humanos.
De tal manera se puede mencionar, lo consagrado en el artículo 3:

El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la
persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la
voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la
paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la
garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes
reconocidos y consagrados en esta Constitución.

Del análisis de este artículo, se desprende que los principios fundamentales
de un Estado de Derecho, garantizando la defensa y desarrollo de los
ciudadanos y ciudadanas y el respeto a su dignidad. Así mismo, consagra que
La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos
fines.
En este sentido, se debe observar lo que se desprende del artículo 19:

El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de
progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio
irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos.
Su respeto y garantía son obligatorios para los órganos del Poder
Público de conformidad con esta Constitución, con los tratados sobre
derechos humanos suscritos y ratificados por la República y con las
leyes que los desarrollen

En la misma, contempla la obligación del Estado de respetar y garantizar
los derechos humanos a todas las personas. Así mismo, confiere esta
obligación a los órganos del poder público con competencia en esta materia
para su acatamiento acorde con los preceptos de progresividad, sin
discriminación alguna. De lo expresado, se infiere que los Cuerpos de Policías
son garantes del cumplimiento de las normas y los derechos ciudadanos y
tiene la responsabilidad de ejecutar sus funciones en apego al respeto de los
derechos humanos y utilizar la fuerza legítima sobre la base de la
progresividad de la fuerza.

58
En este orden de idea, la constitución nacional en el artículo 23 consagra:

Los tratados, pactos y convenciones relativos a derechos humanos,
suscritos y ratificados por Venezuela, tienen jerarquía constitucional y
prevalecen en el orden interno, en la medida en que contengan
normas sobre su goce y ejercicio más favorables a las establecidas por
esta Constitución y en las leyes de la República, y son de aplicación
inmediata y directa por los tribunales y demás órganos del Poder
Público.
Por lo cual, se puede señalar que la Carta Magna subsume dentro del
precepto constitucional los postulados garantistas en materia de derechos
humanos consagrados en los pactos y convenios internacionales suscritos y
ratificados por la república . A tal respecto, le confiere rango constitucional
los cuales tienen preminencia en el orden interno con el fin de proteger estos
derechos.
Además, la constitución nacional en el artículo 25 instituye que:

Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que viole o
menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es
nulo, y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordenen
o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa,
según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores.

En este sentido, determina que los funcionarios públicos que en uso de
sus atribuciones ejecuten acciones que vulneren los derechos protegidos por
la constitución y las leyes, se consideran nulo, y funcionarios transgresores o
quien orden de ejecutarla tienen responsabilidad penal, civil y
administrativamente, sin argumentar como pretexto, que la haya realizado
cumpliendo orden superior.
Asimismo, el artículo 26 prevé que:

Toda persona tiene derecho de acceso a los órganos de
administración de justicia para hacer valer sus derechos e intereses,
incluso los colectivos o difusos, a la tutela efectiva de los mismos y a
obtener con prontitud la decisión correspondiente.
El Estado garantizará una justicia gratuita, accesible, imparcial, idónea,
transparente, autónoma, independiente, responsable, equitativa y

59
expedita, sin dilaciones indebidas, sin formalismos o reposiciones
inútiles.

En resumen, esta norma garantiza a todo los ciudadano el acceso a los
órganos de administración de justicia para hacer valer sus derechos y la
obtención con apremio del fallo adecuado, es decir, consagra la tutela
judicial efectiva, concebida ésta en sus tres fases: debido proceso, tutela
cautelar y ejecución del fallo, a fin de lograr la justicia.
Por su parte, el artículo 2, consagra que:

El Estado tendrá la obligación de indemnizar integralmente a las
víctimas de violaciones de los derechos humanos que le sean
imputables, o a su derecho habiente, incluido el pago de daños y
perjuicios. El Estado adoptará las medidas legislativas y de otra
naturaleza, para hacer efectivas las indemnizaciones establecidas en
este artículo. El Estado protegerá a las víctimas de delitos comunes y
procurará que los culpables reparen los daños causados.

A partir de tales consideraciones, la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela del 2009 consagra la obligación para el Estado de
proteger “… a las víctimas de delitos comunes…”según lo previsto en el
artículo 30. Además, el Código Orgánico Procesal Penal, en su artículo 118,
establece que la protección de la víctima constituye uno de los objetivos del
proceso penal. Este principio constitucional y procesal fue desarrollado
ampliamente por la Asamblea Nacional, al dictar la Ley de Protección de
Víctimas, Testigos y demás Sujetos Procesales.
Aunado a ello, el artículo 31 establece:

Toda persona tiene derecho, en los términos establecidos por los
tratados, pactos y convenciones sobre derechos humanos ratificados
por la República, a dirigir peticiones o quejas ante los órganos
internacionales creados para tales fines, con el objeto de solicitar el
amparo a sus derechos humanos.

60
A este respecto, el Estado adoptará, conforme a procedimientos
establecidos en la Constitución y la ley, las medidas que sean necesarias para
dar cumplimiento a las decisiones emanadas de los órganos internacionales
previstos en este artículo. Referidos a los derechos y deberes
constitucionales que tienen todas y todos los venezolanos y no
venezolanos en el país.

En este sentido, es necesario analizar el artículo 43 establece:

El derecho a la vida es inviolable. Ninguna ley podrá establecer la
pena de muerte, ni autoridad alguna aplicarla. El Estado protegerá la
vida de las personas que se encuentren privadas de su libertad,
prestando el servicio militar o civil, o sometidas a su autoridad en
cualquier otra forma.

A este respecto, la Carta Magna encuadrarlo el derecho a la vida como el
bien jurídico tutelado por el Estado. Por consiguiente, enuncia la prohibición en
el marco normativo la pena de muerte y su aplicabilidad. En tal sentido, denota
la obligación del Estado a garantizar el derecho a la vida de todos los
ciudadanos.
Por otro lado el artículo 44 establece:

La libertad personal es inviolable, en consecuencia: 1. Ninguna
persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una orden
judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti. (…),2. La
constitución de caución exigida por la ley para conceder la libertad de
la persona detenida no causará impuesto alguno.3.Toda persona
detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con sus familiares,
abogado o abogada o persona de su confianza, (…). 4. La autoridad
competente llevará un registro público de toda detención realizada
(…),5. La pena no puede trascender de la persona condenada. (…),6.
Toda autoridad que ejecute medidas privativas de la libertad estará
obligada a identificarse, 7. Ninguna persona continuará en detención
después de dictada orden de excarcelación por la autoridad
competente o una vez cumplida la pena impuesta.

61
A tal respecto, contempla la inviolabilidad de la libertad y determina que
ninguna persona puede ser detenida sino en virtud de una orden judicial, a
menos de ser apresado in fraganti. Siendo llevado ante una autoridad judicial
respetándosele sus derechos y ser juzgada en libertad, excepto por las
razones determinadas por la ley.
Por lo cual, se analiza el artículo 46, establece: “Toda persona tiene
derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral”. De hecho,
este artículo, protege a todos los ciudadanos sus derechos en cuanto a la
garantía de la integridad física, psíquica y moral, inutilizando toda
probabilidad de que las personas puedan ser víctimas de penas, torturas,
tratos crueles, inhumanos o degradantes.
De lo antes expuesto, se desprende la necesidad de estudiar el artículo
55, establece en su tercer aparte:

Los cuerpos de seguridad del Estado respetarán la dignidad y los
derechos humanos de todas las personas. El uso de armas o sustancias
tóxicas por parte del funcionariado policial y de seguridad estará limitado
por principios de necesidad, conveniencia, oportunidad y
proporcionalidad, conforme a la ley.

Brevemente, del análisis precedente se puede inferir que el consagra el
marco normativo para el uso de las armas en los órganos de seguridad del
Estado, determinando la utilización de las armas y equipo de control de
manifestaciones en el marco de su función y orientada al respeto a los
derechos humanos.
Por último, la norma constitucional en su artículo 332, crea mandato:
“Orientado a los Órganos de Seguridad Ciudadana, con el fin de mantener y
restablecer el orden público, proteger al ciudadano o ciudadana asegurando
el pacífico disfrute de las garantías y derechos constitucionales”.
La Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional
Bolivariana (ob. cit.) establece los fines y carácter del servicio de policía, las
normas básicas de la actuación policial, bajo los principios de cooperación,

62
respeto a los derechos humanos, actuación proporcional y participación
ciudadana, instaurando los criterios para graduar el uso de la fuerza.
En tal sentido, se procede a analizar el uso de la fuerza consagrado en el
artículo 68, que establece:

El uso de la fuerza por parte de los cuerpos de policía estará orientada
por el principio de afirmación de la vida como valor supremo
constitucional y legal, la adopción de escalas progresivas para el uso
de la fuerza en función del nivel de resistencia y oposición de la
ciudadana o ciudadano, los procedimientos de seguimiento y
supervisión de su uso, entrenamiento policial permanente y difusión de
instructivo entre la comunidad, a fin de facilitar la contraloría social en
esta materia. El traspaso en el uso de la fuerza mortal solo estará
justificado para la defensa de la vida de la funcionaria o funcionario
policial o de tercero

Asimismo, el artículo 69 prevé los medios para el uso de la fuerza y al
respecto establece: “Los cuerpos de policía dispondrán de medios que
permitan a las funcionarias y funcionarios policiales un uso diferenciado de la
fuerza, debiendo ser capacitados permanentemente en su uso” En otras
palabras, esta normas regulan los niveles de fuerza desplegados por los
funcionarios policiales en el ejercicio de sus funciones, las cuales se deben
ponderar bajo el principio de proporcionalidad de la resistencia desplegada por
un ciudadano. A su vez, deben velar en mitigar el daño causado por la fuerza
desplegada.
En relación al estudio de las normas sub legales, se trae a colación en
esta investigación, las normas básicas de actuación de las funcionarias y
funcionarios de los cuerpos Policía y demás órganos y entes que
excepcionalmente ejerzan funciones del servicio de policía:

Son normas básicas de actuación de las funcionarias y funcionarios de
los cuerpos de policía y demás órganos y entes que excepcionalmente
ejerzan funciones del servicio de policía: 1. Respetar y proteger la
dignidad humana (…), 2.Servir a la comunidad y proteger a todas las
personas contra actos ilegales, con respeto y cumplimiento de los
deberes (…), 3.Ejercer el servicio de policía con ética, imparcialidad,

63
legalidad, transparencia, proporcionalidad y humanidad, .4. Valorar e
incentivar la honestidad (…), 5.Observar en toda actuación un trato
correcto y esmerado en sus relaciones con las personas (…),.6.Velar
por el disfrute del derecho a reunión y del derecho a manifestar pública
y pacíficamente(…), 7.Respetar la integridad física de todas las
personas y bajo ninguna circunstancia infligir. Instigar o tolerar ningún
acto arbitrario, ilegal, discriminatorio o de tortura u otros tratos o penas
crueles, inhumanas o degradantes, que entrañen violencia física,
psicológica y moral garantizado constitucionalmente.8.Ejercer el servicio
utilizando los mecanismos y medios pertinentes (…), 9. Extremar las
precauciones, cuando la actuación policial este dirigida hacia las niñas,
niños o adolescentes (…),10.Abstenerse de ejecutar órdenes que
contemplen la práctica de acciones u omisiones ilícitas (…),
11.Denunciar violaciones a los derechos humanos (…) y
12.Asegurar plena protección de la salud e integridad de las personas
bajo custodia(…)

Dado que esta norma consagra los criterios que delimitan la actuación
policial circunscribiéndola en un servicio a la comunidad enmarcado en la
protección al ciudadano, respetando los derechos fundamentales mediante
la utilización de medios pertinentes con precaución. Además, abstenerse en
realizar malas praxis policiales y fundamentalmente respetar los derechos
humanos.
Ahora bien, el artículo 70 consagra los criterios para graduar el uso de la
fuerza y al respecto establece.

Las funcionarias y funcionarios policiales emplearan la fuerza física
con apego a los siguientes criterios: 1. El nivel del uso de la fuerza a
aplicar está determinada por la conducta de la persona y no por la
predisposición de la funcionaria o funcionario.2 El uso diferenciado de
la fuerza implica que entre la intimidación psíquica y la fuerza
potencialmente mortal, la funcionaria o funcionario graduara su
utilización considerando la progresión desde la resistencia pasiva
hasta la agresión que amenace la vida, por parte de la persona.3 La
funcionaria o funcionario policial debe mantener el menor nivel del uso
de la fuerza posible para el logro del objetivo propuesto.4 En ningún
momento debe haber daño físico innecesario, ni maltratos morales a
las personas objeto de la acción policial, ni emplearse la fuerza como
forma de castigo directo.

64
Dado que, esta normas regulan los niveles de fuerzas policiales
autorizados para el cumplimiento de su función. Desde esta óptica, se
describen cuatro niveles de fuerza que inicia determinando la conducta del
ciudadano y funcionario, pasando por la intimidación, seguido, por minimizar
el uso de la fuerza, y el fin, es ocasionar el menor daño posible.
Asimismo, se analiza en este contexto el Código Orgánico Procesal Penal
(2012), dicta las medidas de protección a la víctima y las reglas para la
actuación policial en el marco del respeto a la dignidad humana.
En relación, con el análisis de la Ley del Estatuto de la Función Policial.
(ob. cit.), consagra los postulados de la función policial y el mandato de policía,
estableciendo sus deberes, derechos y responsabilidades, es decir, los
funcionarios policiales deben respetar y proteger la dignidad humana, y
defender y promover los derechos humanos de todas los ciudadanos sin
discriminación.
En materia de la Resolución sobre normas de la actuación de los cuerpos
de policía en sus diversos ámbitos político territoriales para garantizar el orden
público, la paz social y la convivencia ciudadana en reuniones públicas
y manifestaciones, (2011) donde la norma busca regular la actuación de
los Cuerpos de Policía en sus diversos ámbitos políticos territoriales para
garantizar el orden público, la paz social y la convivencia ciudadana dentro del
desarrollo del Estado democrático, social de derecho y de Justicia para la
protección de los derechos humanos.
Para concluir el estudio del marco normativo nacional, se muestra a
continuación la ley de coordinación de seguridad ciudadana, (2001). Desde
esta óptica, se consagra esta norma, las actuaciones de los órganos de
seguridad ciudadana, se desenvolverán con justo apego a los derechos y
garantías consagradas por la Carta magna, las leyes y los Tratados
Internacionales suscritos por la República. Sus principios de actuación son la
probidad, eficacia, eficiencia y subordinación.

65
Jurisprudenciales

Conviene destacar que la jurisprudencia se desprende de las sentencias de
los jueces, especialmente de las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia,
cuando este alto tribunal, establece soluciones iguales para casos
equivalentes, se dice que existe doctrina legal sobre la materia en cuestión.
Así mismo, Ossorio (ob. cit.) hace mención que la jurisprudencia es el conjunto
de sentencias dictadas por los miembros del poder judicial sobre una materia
determinada (p. 552). Por lo cual, estas interpretaciones de la norma jurídica
en su resoluciones puede construir una de las fuentes del derecho.
En este sentido, en el presente trabajo de investigación se hace
referencia a jurisprudencia de la Corte Europea de Derechos Humanos, el
Tribunal coincidió en que “la seguridad también debe entenderse como la
protección contra toda interferencia ilegal o arbitraria de la libertad física” y se
cita la sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en
el caso: Declaratoria la Constitucionalidad del carácter Orgánico del
Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley orgánica del Servicio de Policía y
del Cuerpo de Policía Nacional por ser vinculante el objeto de estudio de la
presente investigación.
En efecto, del preámbulo de la Convención Americana se desprende el
propósito de los Estados Americanos de consolidar “un régimen de libertad
personal y de justicia social, fundado en el respeto de los derechos
esenciales del hombre”, y el reconocimiento de que “sólo puede realizarse
el ideal del ser humano libre, exento de temor y de la mi seria, si se crean
condiciones que permitan a cada persona gozar de sus derechos
económicos, sociales y culturales, tanto como de sus derechos civiles y
políticos”.
De esta forma, cada uno de los derechos humanos protege un aspecto de
la libertad del individuo. Concretando lo anterior, el Tribunal ha establecido

66
en la sentencia del mismo caso, que el artículo 07, de la Convención
“protege exclusivamente el derecho a la libertad física y cubre los
comportamientos corporales que presuponen la presencia física del titular del
derecho y que se expresan normalmente en el movimiento físico”.
Asimismo, la jurisprudencia de la Corte Europea de Derechos Humanos
coincidió en que “la seguridad también debe entenderse como la protección
contra toda interferencia ilegal o arbitraria de la libertad física”. En
consecuencia, el numeral primero del artículo 07 protege de manera general
el derecho a la libertad y la seguridad personales, mientras que “los demás
numerales se encargan de las diversas garantías que deben darse a la hora
de privar a alguien de su libertad”. Más aún, lo que en definitiva regula son
los límites o restricciones que el Estado puede realizar.
Ahora bien, la legislación interna afecta al derecho a la libertad siendo
esta característicamente negativa, cuando permite que se prive o restrinja la
libertad. Siendo, por ello, la libertad siempre la regla y la limitación o restricción
siempre la excepción” a este derecho. En términos generales, cualquier
privación de libertad, sea por la supuesta comisión de un delito o por
cualquier otro motivo, debe ser realizada con estricto cumplimiento de una
serie de garantías que aseguren la protección de este derecho fundamental de
las personas.
Cabe destacar en dichas sentencias la Corte Interamericana regula la
actuación de los órganos de seguridad del Estado al circunscribir sus
actuaciones en el marco del estricto cumplimiento de los derechos
fundamentales y sirve de sustento a la investigación planteada.
Por otra parte, de conformidad con lo establecido en el artículo 29 de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, garantiza la
investigación y sanción de delitos contra los derechos humanos cometidos
por sus autoridades, así como, el artículo 2 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, uno de los deberes primarios de los Estados es el de
asegurar el ejercicio efectivo de los derechos humanos, allí contemplados

67
mediante la adopción de las medidas legislativas o de cualquier otro carácter
que fueran necesarias para ello.
Por lo cual, este deber incluye la expedición de normas y el desarrollo de
prácticas conducentes a la observancia efectiva de los derechos y libertades
consagrados en la misma, así como la adopción de medidas para suprimir
las normas y prácticas de cualquier naturaleza que entrañen una violación a
las garantías allí previstas. En este mismo orden de ideas, se hace necesario
enfatizar la gran relevancia que tienen el Estado en cuanto a la obligación del
cumplimiento de los derechos humanos.
En este orden de ideas, de conformidad con lo establecido por la
jurisprudencia venezolana, se cita la sentencia de la Sala Constitucional del
Tribunal Supremo de Justicia, signada al N° 08-0233 del 3 de marzo de
2008, siendo la Magistrada Ponente: Luisa Estella Morales Lamuño, en el
caso: Declaratoria la Constitucionalidad del carácter Orgánico del Decreto
con Rango, Valor y Fuerza de Ley orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo
de Policía Nacional, la máxima magistrada de la Republica Manifestó: El
Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Servicio de
Policía y del Cuerpo de Policía Nacional

(…) desarrolla de manera directa los preceptos contenidos con los
artículos 55, 164 numeral 6, 178 numeral 7 y 332 de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, con el fin de
garantizar a través de la regulación del servicio de policía y la creación
del Cuerpo de Policía Nacional, la integridad física de las personas,
sus propiedades, el disfrute de los derechos humanos y la paz social.
En ese sentido, destacó que:
(…) el citado Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica está
orientado a regular la interrelación del servicio de policía prestado por
los diferentes órganos y entes en todos los niveles político-territoriales,
así como la normativa marco del uso de armas o sustancias tóxicas
por parte de los funcionarios policiales que prestan sus servicios en los
distintos cuerpos de policía en atención a los principios de necesidad,
conveniencia, oportunidad y proporcionalidad

68
Esto quiere decir, que el Máximo Tribunal de la Republica otorga el carácter
orgánico al Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Servicio
de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional, norma macro que regula el servicio
de policía y el uso de las armas por parte de los funcionarios policiales. Esta
norma, busca estandarizar los cuerpos de policía.

Sistema de Variables

La variable utilizada para este estudio, se enmarca en el uso progresivo
de la fuerza de los funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del Estado
Lara y la victimización del ciudadano en el Municipio Iribarren durante el
lapso 2013 al 2014. En tal sentido, Hueso y Cascan (2012) definen variable
como: “la característica que se pretende estudiar, es decir, lo que queremos
conocer y vamos a observar a cada sujeto”

69
Cuadro 1
Operacionalización de Variables
Variable Dimensión Indicadores Fuente Técnica Ítem
Servicio de policía
LOSPCPNB (2009), El conjunto de acciones ejercidas en - Servicio de Policía
1–2
forma exclusiva por el Estado a través de los cuerpos de
policía en todos los niveles, conforme a los lineamientos - Cultura policial
3-4
y directrices contenidos en la legislación nacional y los
que sean dictados por el Órgano Rector, con el propósito - Función de los Cuerpos 5–6
Uso progresivo de Policiales
de proteger y garantizar los derechos de las personas
frente a situaciones que constituyan amenaza, la fuerza
- Normas generales de la

vulnerabilidad, riesgo o daños para integridad física, sus 7–8
actuación policial
propiedades, el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento
de la ley - Escala del uso progresivo y
diferenciado de la fuerza 9 – 10

Funcionarios
- Desempeño policial 11-12
policiales de
Victimización
- Vulnerabilidad la
Es una condición de la salud mental de una persona a 13- 14
Oficina de Cuestionario
partir de la cual esa persona se observa a sí misma como
- Violación de los derechos Control de
centro de todos los ataques y agresiones que pueden 15 – 16
humanos Actuaciones
existir en una relación humana
Derechos Policiales
- Abuso del poder público 17 – 18
Humanos OCAP
- Desviación del Poder 19 – 20

- Derechos fundamentales 21-22-23
Derechos humanos
Todos aquellos principios que van a favor de la humanidad, - Víctimas 24 – 25
tales como, el respeto a la vida, la libertad, la seguridad de
- Tipos de víctimas 26 – 27
la persona, los principios para la protección de las Victimización Del
víctimas de delitos o del abuso de poder, así como las ciudadano - Protección a la víctima 29 – 29 - 30
disposiciones especiales para la protección de los grupos
socialmente vulnerables. Estos derechos son inherentes a
la persona humana, así como también son inalienables e
imprescriptibles.
Fuente: González (2015)

68 70
CAPÍTULO III MARCO

METODOLÓGICO Naturaleza

de la Investigación

La presente investigación se enmarca en un estudio de naturaleza
cuantitativa, según Palella y Martins (2004) “presupone la aplicación de un
instrumento para la recolección de datos que posteriormente se codifican,
tabulan y analizan para concretar conclusiones” (p.30).
Lo expuesto anteriormente, reafirma que la investigación se encuentra
inmersa bajo un paradigma positivista que Padrón (1982) lo define como la
“orientación objetiva hacia las cosas, por un lenguaje numérico aritmético,
por una vía inductiva y un lenguaje de la realidad objetiva” (p. 15). Por lo
cual, el investigador observa el problema desde el análisis de los resultados

Diseño de la Investigación

El estudio concuerda con un diseño no experimental, que según la
Universidad Yacambú (UNY) (2007) comenta que, es el “trabajo de
investigación cuyo propósito es la indagación de la incidencia y los valores
en los que se manifiesta una o más variables, en un momento determinado
en el tiempo”.
Por consiguiente, las variables en estudio se encaminan a analizar el uso
progresivo de la fuerza desplegada por los funcionarios adscritos al Cuerpo
de Policía del Estado Lara y la victimización del ciudadano en el Municipio
Iribarren durante el lapso 2013 al 2014.

71
Tipo de Investigación

El presente estudio se enmarca en una investigación de carácter descriptivo
definido por Balestrini (1998), como: “los estudios que se ocupan con mayor
precisión de las singularidades acerca de una realidad estudiada y sus
características, pudiendo estar referida a una comunidad, organización, tipo de
gestión, conductas de un individuo o grupales” (p.9). En este caso la
investigación se centra en el Uso Progresivo de la Fuerza de los
Funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del estado Lara y la Victimización
del Ciudadano en el Municipio Iribarren.

Población y Muestra

Población

En lo que respecta a Hueso y Cascant, (ob. cit.) describe la población como
“un conjunto de los sujetos, sobre los que queremos conocer cierta información
relacionada con el fenómeno que se estudia” (p.10). Así mismo Parra, (2003)
concibe la población como, “el conjunto integrado por todas las mediciones u
observaciones del universo de interés en la investigación” (p.
15).
Ahora bien, en la presente investigación se considera al subgrupo o
segmento de la población conformado por noventa y tres (93) funcionarios
policiales adscritos a la Oficina de Control de las Actuación Policial del
Cuerpo de Policía del Estado Lara.

72
Muestra

Arias (2006), señala que la muestra es un subconjunto representativo y
finito que se extrae de la población accesible. Por lo cual, López (2011), citando
a Salkind señala que la muestra “si no es posible someter a prueba todos los
miembros de la población, la única opción es seleccionar una muestra,
un sub conjunto seleccionado de entre la población…” (p.160).
Siendo la técnica de muestreo aleatorio estratificado. Según, Hueso y
Cascant (ob. cit.) este tipo de técnica “consiste en dividir la población de
estudio o clase (estratos), que se supone homogeneidad con respecto a las
características a estudiar. Esta homogeneidad debe existir dentro del estrato,
pero no entre estratos.” (p.12).
Para ello es necesario elegir cuál de las unidades de estudio fue utilizada
para realizar el análisis, este procedimiento se conoce como muestreo. En este
orden de ideas, el tamaño de la muestra es de cuarenta (40) sujetos, producto
del cálculo del tamaño de la muestra, donde se utiliza el muestreo
probabilístico, utilizando la siguiente fórmula:
Z2 * p * q * N
n 
e 2 ( N 1)  Z 2 * p * q
Dónde:

n: Representa el tamaño de muestra
Z: Representa el nivel de confianza (tabla de distribución normal)
e: Constituye el error de muestreo. Normalmente este valor oscila entre ± 5%
y ± 10%. En este caso se utilizó un valor de 10%.
p: Es la probabilidad a favor
q: es la probabilidad en contra
N: Es el tamaño total de la población.
Sustituyendo los valores se tiene lo siguiente:

73
n=?
N =94
p = 50% = 0,50
q = 50% = 0,50
e = 10% =0,10
Z = 1,65
n = 40
De igual manera, cabe destacar que la población objeto a estudio se
puede considerar como una población finita, a tal respecto, según Hurtado
(2000), la conceptualiza como: “una población finita es aquella que todos sus
integrantes son conocidos y pueden ser identificados y listados por el
investigador en su totalidad”. (p. 153).

Técnicas e Instrumentos de Recolección de Datos

Después de haber definido el diseño de la investigación y su respectiva
población, se procede a la recolección de datos sobre las variables objeto de
estudio, mediante el instrumento bajo la modalidad de cuestionario a escala
de Likert, que es aplicado a los funcionarios de la Oficina de Control de
Actuación Policía del Cuerpo de Policía del estado Lara.
En este sentido, Chávez (2001) argumenta que los instrumentos de
investigación son los medios que utiliza el investigador para medir el
comportamiento o atributos de las variables, entre los cuales se destacan los
cuestionarios, entrevistas y escalas de clasificación, entre otros.
A tal respecto, Behar (2008) considera la escala de Likert como: “una
escala ordinaria y como tal mide en cuanto es más favorable o desfavorable
una actitud” (p. 78). Por lo cual, se considera la suma del total de las
puntuaciones en cada uno de los ítem como el índice de satisfacción total o
satisfacción general, la cual comprende las valoraciones en cada una de los
ítem del cuestionario. Asimismo, el instrumento es previamente validado por

74
cinco (5) expertos, para posteriormente, ser aplicado y del cual se obtuvo las
respuestas a las interrogantes planteadas en los instrumentos.

Validez del Instrumento

Según Hurtado (ob. cit.), la validez se refiere al grado en que un instrumento
realmente mide lo que pretende medir, mide todo lo que el investigador
quiere medir y si mide solo lo que se quiere medir. En tal sentido para
garantizar que el instrumento cumpla su cometido, se sometió con
antelación al juicio o criterio de expertos, quienes estimarán criterios como:
relación, redacción, coherencia y claridad de los Ítem con los objetivos que
se persiguen y variable de estudio. Los expertos decidirán si la versión final
del instrumento cumple con los criterios antes señalados.

Confiabilidad del Instrumento

La confiabilidad se refiere a la capacidad del instrumento para arrojar
mediciones o datos que corresponde a la estabilidad de medición en diferentes
momentos, está dada por la aplicación del coeficiente Alfa de Cronbach el cual
estima el grado de confiabilidad total, puede oscilar entre cero y uno (0 y 1)
Donde un coeficiente de cero (0) significa nula confiabilidad y uno (1)
representa un máximo de confiabilidad. Mientras más se acerque el coeficiente
a cero (0), hay mayor error en la medición según Hernández, Fernández y
Baptista (2006) (p. 249). Aplicando la siguiente
fórmula: (p. 417).
K  Si 2 
 1  2 
K  1  St 

Dónde:
= Coeficiente de Alpha de Cronbach
K = Número de ítem utilizado para el cálculo

75
Si2 = Sumatoria de la varianza de los ítem
St2= Total varianza de instrumento.
La confiabilidad dio como resultado 0,89.

Técnicas de Análisis e Interpretación de Datos

Los datos obtenidos serán correlacionado y procesados mediante el
análisis de la información por distribuciones estadística de frecuencias
absolutas y relativas con sus respectivos gráficos de barra. A este respecto,
Méndez (2007) expresa, que el análisis de los resultados como proceso implica
el manejo de los datos que se han obtenido de la aplicación del instrumento,
reflejándolos en cuadros y gráficos, una vez dispuestos, se inicia su
análisis tomando en cuenta las bases teóricas, cumpliendo así los objetivos
propuestos por el investigador.
Asimismo, Hernández, Fernández y Batista (ob. cit.) describen el análisis
de datos como “un conjunto de puntuaciones ordenadas en sus respectivas
categorías”. (p. 419). Por otra parte, Bavaresco (2006) señala que es en esta
etapa cuando los cuadros elaborados deberán ser interpretados para obtener
los resultados, donde se converge el sentido crítico objetivo – subjetivo que
le impartirá el investigador a esos números recogidos en las tablas.
En cuanto al análisis cuantitativo, Sabino (2001) plantea que en este caso
se efectuará naturalmente, con toda la información numérica resultante de la
investigación. Mostrando la información recolectada en cuadros y medidas,
calculando sus porcentajes. En la presente investigación tal análisis se
realizara mediante la interpretación de respuestas emitidas por los funcionarios
la Oficina de Control de las Actuaciones Policial del Cuerpo de Policía del
estado Lara, a los cuales se les aplicó el cuestionario.

76
CAPÍUTLO IV

ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

La información presentada en este capítulo corresponde al análisis e
interpretación de los resultados, derivados de las respuestas suministradas por
los cuarenta (40) funcionarios policiales adscritos a la Oficina de Control de
las Actuaciones Policiales del Cuerpo de Policía del Estado Lara, participantes
de la investigación, con el propósito de analizar el uso progresivo de la
fuerza desplegada Por los funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del
estado Lara y la victimización del ciudadano en el Municipio Iribarren.
El análisis e interpretación de la información, se realizó mediante la
estimación de frecuencias absolutas, porcentuales y promedio aritmético por
opiniones de respuestas, explicando el comportamiento de los resultados en
cuadros representativos, expresados en gráficos que visualizan con mayor
objetividad los datos obtenidos.
Cabe mencionar que el análisis e interpretación se fundamenta en la
confrontación de la realidad estudiada contrastando Los elementos teóricos
que fundamentan la variable investigada.
A continuación en concordancia con el procedimiento estadístico
Propuesto, atendiendo a la escala Siempre (S), Casi Siempre (CS), Algunas
Veces (AV), Casi Nunca (CN) y Nunca (N), se presenta el análisis de los datos,
considerando las dimensiones e indicadores establecidos en la
operacionalización de la variable y en función de ellos, se elaboran las
respectivas conclusiones y recomendaciones del estudio.

77
Cuadro 2:
Opinión de los funcionarios policiales en relación con la dimensión: Uso
progresivo de la Fuerza del Cuerpo de Policía del estado Lara. Indicadores:
Servicio de policía, cultura policial, función de los cuerpos policiales, normas
generales de la actuación policial, escala del uso progresivo y diferenciado de la
fuerza y desempeño policial.

S CS AV CN N
Ítem Usted como funcionario policial
Fa % Fa % Fa % Fa % Fa %
1. Cumple con el protocolo que rige el uso
- - 6 15 24 60 8 20 2 5
progresivo y diferenciado de la fuerza
2. Ejerce su función investido de la
autoridad Por mandado del estado, con el
28 70 12 30 - - - - - -
fin de velar por el cumplimiento del
ordenamiento jurídico
3. Toma en cuenta la cultura institucional en
- - 8 20 20 50 12 30 - -
procura de la optimización del servicio
4. Incorpora elementos positivos que
- - - - 28 70 8 20 4 10
originan una cultura integrada
5. Ejecuta funciones bajo la rectoría del
estado para proteger los derechos de las 26 65 12 30 2 5 - - - -
personas.
6. Ejerce la función circunscrita en una
concepción humanista para preservar la - - 10 25 26 65 4 10 - -
seguridad ciudadana
7. Practica normas generales para la
actuación en el disfrute de los derechos - - 6 15 22 55 12 30 - -
humanos del ciudadano
8. Cumple con las normas en cuento al uso
12 30 6 15 18 45 4 10 - -
progresivo y diferenciado de la fuerza
9. Toma en cuenta la escala del uso
progresivo y diferenciado de la fuerza
- - - - 24 60 10 25 6 15
respetando la integración personal del
ciudadano
10. Mantiene un uso equilibrado de la fuerza
adecuada con la actitud desplegada por - - - - 30 75 6 15 4 10
la persona sujeta a un procedimiento
11. Considera que la evaluación del
desempeño busca la apreciación del 28 70 8 20 4 10 - - - -
desenvolvimiento individual en el cargo
12. Propicia la evaluación periódica del
desempeño mejora la efectividad del uso - - - - 6 15 34 85 - -
progresivo y diferenciado de la fuerza
Promedio 20 14 43 20 3
Fuente: González (2015) n = 40

78
3
20
20

14

43

Siempre Casi Siempre Algunas Veces Casi Nunca Nunca

Gráfico 2: Representación porcentual gráfica respecto a los indicadores de la dimensión uso
progresivo de la fuerza desplegada por los funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía

Los resultados visualizados en el Cuadro 2, Gráfico 2, correspondiente
a la opinión expresada por los sujetos investigados en la dimensión uso
progresivo de la fuerza desplegada por los funcionarios adscritos al Cuerpo
de Policía, fue medida a través de doce (12) ítems.
Los promedios aritméticos calculados se expresan en el orden
siguiente: el mayor porcentaje representado por un 43%, se posicionó en la
alternativa algunas veces, seguido de 20% Casi Nunca, y un 3% Nunca.
Estos resultados son expresados en un 66% que corresponden a una
tendencia negativa, mientras que un 20% seleccionó Siempre y solo un 14%
respondió Casi siempre se observa que un 34% de las opiniones emitidas
por los sujetos de estudio se inclinan a una tendencia positiva.
Los resultados son una demostración desfavorable lo que permite al
investigador constatar que existen en la institución policial en estudio ciertas
debilidades por parte de las funciones policiales en el uso progresivo de la
fuerza y victimización del ciudadano. Con relación al análisis de los ítem que
miden la dimensión son especificados a continuación:
En el ítem 1, orientado a si el funcionario policial cumple con el
protocoloque rige el uso progresivo y diferenciado de la fuerza, 60% de las

79
opiniones emitidas por los sujetos de estudio respondieron algunas veces,
mientras que un 20% se posicionó en Casi Nunca, seguido de un 5% que
respondió Nunca. Es de señalar que el 85% se distribuyó en Algunas Veces
(60%), Casi Nunca (20% y Nunca (20%), indicativo de una tendencia
Negativa lo que permite constatar que existen debilidades en la institución en
cuanto al uso progresivo de la fuerza y victimización del ciudadano. El resto de
los encuestados seleccionaron un 15% Casi Siempre como alternativa positiva.
Respecto al ítem 2, la mayoría de las opiniones se posicionaron en la
opción Siempre con un 70% y en menor proporción un 30% en Casi Siempre.
Se puede observar que el 100% se distribuyó en Siempre (70%)y Casi Siempre
(30%), indicativo que los funcionarios policiales en cierto modo ejercen su
función investidos de la autoridad por mandato del Estado, con el fin de velar
por el cumplimiento del ordenamiento jurídico.
En relación al ítem 3, los encuestados respondieron al referirse a tomar
en cuenta la cultura institucional en procura de la optimización del servicio, el
mayor porcentaje correspondió a un 50% que se posicionó en Algunas Veces
y 30% Casi Nunca. Se visualiza que el 805 se distribuyó en Algunas Veces
(50%) y A Veces (30%), indicativo de una preferencia Negativa. Solo un 205
se inclinó por responder Casi Siempre.
Los resultados obtenidos para el ítem 4, señalan que los sujetos de
estudio consideraron que un 70% Algunas veces incorpora elementos positivos
que originan una cultura integrada, seguido de 20% Casi Nunca y
10% considera que Nunca. Se puede observar que el 100% se distribuyó en
Algunas (70%), Casi Nunca (20%) y Nunca (10%) la inclinación de las
respuestas son desfavorables demostrando este valor que los funcionarios
policiales no están asumiendo su rol en la praxis diaria.
En las respuestas correspondientes al ítem 5, se evidencia que un
65% de las opiniones expresadas por los participantes del estudio se ubicó
en la alternativa Siempre respecto a ejecutar funciones bajo la rectoría del

80
estado para proteger los derechos de las personas, seguido de un 30% que se
posicionó en Casi Siempre. Se visualiza que el 95% se distribuyó en Siempre
(65%), Casi Siempre (30%), para las tendencias positivas y solo un
5% se inclinó a responder Algunas Veces como tendencia negativa.
Los resultados obtenidos permiten inferir que en la institución policial se
ejecutan funciones por parte del funcionario bajo la rectoría del Estado,
logrando de esta manera la protección del ciudadano.
En el ítem 6, los encuestados respondieron respecto a si el funcionario
policial ejerce la función circunscrita en una concepción humanista para
preservar la seguridad ciudadana un 65% se posicionó en la alternativa
Algunas Veces, mientras que en menor proporción Casi Nunca con un 10%,
inclinándose las respuestas hacia un indicativo negativo con un 75% distribuido
Algunas Veces (65%) y Casi Nunca (10%). Se visualiza que solo un 25% se
posicionó en la alternativa Casi Siempre, como indicativo positivo, siendo
estos resultados desfavorables para el estudio sobre el uso progresivo de
la fuerza y la victimización del ciudadano.
Respecto al ítem 7, la mayoría de las opiniones de los encuestados se
ubicaron en un 55% Algunas Veces los funcionarios policiales practican
normas generales para la actuación en el disfrute de los derechos humanos
del ciudadano, seguido de un 30% que considera que Casi Nunca como
tendencia negativa. Es de señalar que el 85% se distribuyó en Algunas
Veces (55%) y Casi Nunca (30%). Para la alternativa Casi Siempre se
posicionaron solo un 15%. Los resultados encauzan a admitir que en la
institucional la funcionarios no tienen una visión clara sobre las normas de
actuación.
Al evaluar los datos presentados en el ítem 8, se aprecia que las
opiniones expresadas por los sujetos de estudio se posicionaron en un 45%
Algunas Veces respecto a si cumple con las normas en cuento al uso
progresivo y diferenciado de la fuerza, un 10% respondió Casi Nunca, se
visualizan las alternativas negativas concentradas en un 55% distribuidas en

81
Algunas Veces (45%) y Casi Nunca (10%). Mientras que un 30% se inclinó por
responder Siempre y un 15% Casi Siempre por las tendencias positivas
concentrándose en un 45%. Los resultados muestran que escasamente los
funcionarios policiales cumplen con las normas ante el uso progresivo y
diferenciado de la fuerza.
En el ítem 9, respecto a toma en cuenta la escala del uso progresivo y
diferenciado de la fuerza respetando la integración personal del ciudadano, los
sujetos encuestados orientaron sus respuestas hacia la alternativa Algunas
Veces un 60%, seguida de un 25% que respondió Casi Nunca y 155
Nunca. Los resultados son una demostración de tendencias negativas,
donde se puede observar que el 100% se distribuyó en Algunas Veces
(60%), Casi Nunca (25%) y Nunca (15%), puede decirse que los datos
expresados guían al investigados a reflexionar que en la institución policial el
funcionario poco se preocupa por desempeñarse con eficiencia y eficacia
demostrando interés en la práctica de la escala del uso progresivo y
diferenciado de la fuerza.
Al darle respuesta al ítem 10, se evidencia que un 75% de los sujetos
investigados se inclinaron por la alternativa Algunas Veces se mantiene un uso
equilibrado de la fuerza adecuada con la actitud desplegada por la
persona sujeta a un procedimiento, por la alternativa Casi Nunca un 15% y
Nunca un 10%. Cabe destacar que el 100% se distribuyó en Algunas Veces
(75%), Casi Nunca 15% y Nunca (10%). Dentro de este contexto, se demuestra
que los funcionarios policiales predomina el desconocimiento en cuanto a su
praxis diaria mantener un uso equilibrado de la fuerza por defender la vida del
ciudadano.
Respecto al ítem 11, los encuestados respondieron que un 70%
Siempre considera que la evaluación del desempeño busca la apreciación
del desenvolvimiento individual en el cargo, mientras que un 20% se
posicionó en la alternativa Casi Siempre. Estas tendencias se consideran

82
positivas donde el 90% se distribuyó Siempre (70%) y Casi Siempre (20%).
Por otro lado solo un 10% se inclinó por Algunas Veces.
Al darle respuestas al ítem 12, el mayor porcentaje de las respuestas
se ubicaron en un 85% Casi Nunca se propicia la evaluación periódica del
desempeño una mejora de la efectividad del uso progresivo y diferenciado de
la fuerza, un 15% se inclinó por responder Algunas Veces para la tendencia
negativa donde el 100% se distribuyó en Algunas Veces (15%), Casi Nunca
(85%).
Es importante acotar que en la institución policial la evaluación
periódica del desempeño conduce a los funcionarios policiales a la apreciación
individual en el cargo. Además se enmarca en el respeto a los derechos
humanos. Por ello los sujetos de estudio consideran que el Cuerpo de Policía
del Estado Lara ante el uso progresivo de la fuerza estará orientado por
el principio de afirmación a la vida y el respeto de los derechos humanos.
De acuerdo con los resultados expuestos, se contrapone con lo reseñado
por González (ob. cit.), donde argumenta que el uso de la fuerza policial debe
ser equilibrada en concordancia con la acción desplegada por el ciudadano,
de acuerdo con su actitud o conducta.

83
Cuadro 3:
Opinión de los funcionarios policiales en relación con la dimensión: Derechos
Humanos. Indicadores: Vulnerabilidad, violación de los derechos humanos, abuso
del poder público, desviación del poder, derechos fundamentales

S CS AV CN N
Ítem Usted como funcionario policial
Fa % Fa % Fa % Fa % Fa %
13. Reconoce la vulnerabilidad como la
capacidad restringida de una persona
28 70 8 20 4 10 - - - -
para resistir los efectos de un peligro
causado por la actividad humana
14. Reconoce que la vulnerabilidad es el nivel
de riesgo que afronta un ciudadano ante 26 65 12 30 2 5 -- - - -
una conflictividad
15. Previene la violación de los derechos
humanos de los ciudadanos ante el uso - - 10 25 26 65 4 10 - -
progresivo de la fuerza
16. Reconoce que en el uso progresivo de la
fuerza se violan los derechos de los 22 55 6 15 12 30 - - - -
ciudadanos
17. Considera que el abuso de poder público
es cuando el funcionario sobrepasa las 26 65 10 25 4 10 - - - -
facultades inherentes a su cargo
18. Registra a través del sistema virtual en el
módulo de la Oficina de Control de
denuncias de Ciudadanos Víctimas de 28 70 8 20 4 10 - - - -
Abuso de poder público ante el uso
progresivo de la fuerza
19. Emprende acciones ante las denuncias
de desviación del poder de los
ciudadanos víctimas del uso progresivo y - - 6 15 22 55 12 30 - -
diferenciado de la fuerza en el marco de
la protección de los derechos humanos
20. Considera que la desviación del poder se
materializa cuando se emplea la potestad
26 65 12 30 2 5 -- - - -
con el fin distinto de aquellos de las
cuales les fue conferido
21. Adopta nuevas situaciones ante la
privación ilegítima de libertad sobre
- - 6 15 24 60 10 25 - -
quienes no siendo reos de delitos se les
alteren sus derechos
22. Considera la línea personal como
sufrimiento físico o psicológico que - - 8 20 28 70 4 10 - -
ocasione perjuicio a la salud
23. Reconoce que el homicidio es un delito
en contra de la vida del individuo causado 26 65 - - 12 30 2 5 - -
con violencia
Promedio 41 20 32 7 0
Fuente: González (2015) n = 40

84
7 0

41
32

20

Siempre Casi Siempre Algunas Veces Casi Nunca Nunca

Gráfico 3: Representación porcentual gráfica respecto a los indicadores de la dimensión
derechos humanos

En atención a los datos presentados en el Cuadro 3, Gráfico 3, se plasma
en ellos las respuestas de los encuestados para la dimensión derechos
humanos, medida a través de once (11) ítems del trece (13) al veintitrés (23).
En cuanto a los promedios aritméticos calculados se expresan en el orden
siguiente: el mayor porcentaje representado por un 41% que seleccionó
la alternativa Siempre, seguido de un 20% Casi Siempre, estos resultados
expresados corresponden a un 61% para la tendencia positiva. Mientras que
un 32% se posicionó en la alternativa Algunas veces y solo un
7% consideró Nunca se visualiza que un 39% de las opiniones emitidas por
los sujetos de estudio se inclinan a una tendencia negativa.
Los resultados son una argumentación desfavorable, pues se constata
que los funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del estado Lara no están
tomando en cuenta los derechos humanos para los casos del uso progresivo
de la fuerza y la victimización del ciudadano. Con relación al análisis de los
ítem que miden la dimensión son especificados a continuación:
En el ítem 13, la mayoría de las opiniones se posicionaron en la opción
Siempre con un 70% seguido de un 20% que se inclinó por la alternativa
Casi Siempre. Se puede observar que el 80% se distribuyó en Siempre

85
(70%), Casi Siempre (20%) al referirse a si el funcionario policial reconoce la
vulnerabilidad como la capacidad restringida de una persona para resistir los
efectos de un peligro causado por la actividad humana, considerándose un
indicador positivo para el estudio. Debe señalarse que un 10% se ubicó en
Algunas Veces.
Al referirse al ítem 14, los encuestados respondieron que un 65%
Siempre reconoce que la vulnerabilidad es el nivel de riesgo que afronta un
ciudadano ante una conflictividad, mientras que un 30% consideró que Casi
Siempre. Como puede observarse el 95% de los resultados se distribuyeron
en Siempre (65%) y Casi Siempre (30%) correspondiente a una tendencia
positiva. El resto de los encuestados seleccionó Algunas Veces en un 5%,
cabe agregar que los funcionarios policiales están claros respecto a la
vulnerabilidad del ciudadano ante un peligro.
Respecto al ítem 15, orientad a si el funcionario policial previene la
violación de los derechos humanos de los ciudadanos ante el uso progresivo
de la fuerza, un 65% se posicionó en la alternativa Algunas Veces y un 25%
Casi Nunca por las tendencias negativas. Se puede observar que un 75% se
distribuyó en Algunas Veces (65%) y Casi Nunca (25%), indicativo que en la
organización policial los funcionarios no se prevé la violación de los derechos
humanos de los ciudadanos cuando se hace uso progresivo de la fuerza.
Solo un 10% consideró Casi Nunca. Los resultados obtenidos permiten inferir
que no previene las violaciones de los derechos humanos al ciudadano.
En las respuestas correspondientes al ítem 16, se evidencia que un
53% de las opiniones expresadas por los sujetos de estudio se ubicaron en
la alternativa Siempre y un 15% seleccionó Casi Siempre para las opciones
negativas. Respecto a reconocer que en el uso progresivo de la fuerza se
violan los derechos de los ciudadanos. Cabe destacar que un 70% se
distribuyó en Siempre (55%) y Casi Siempre (15%). Mientras que un 30% se
inclinó por la alternativa Algunas Veces como tendencia negativa. Respecto
a este ítem los encuestados consideran que en ciertas ocasiones se violan

86
los derechos de los ciudadanos al emplear el uso progresivo de la fuerza en
casos de situaciones conflictivas.
En el ítem 17, se evidencia que un 65% seleccionó la alternativa Siempre,
al considerar que el abuso de poder público es cuando el funcionario
sobrepasa las facultades inherentes a su cargo. Para la alternativa Casi
Siempre un 25% y un 10% que se inclinó por responder Algunas Veces. Los
resultados permiten al investigador argumentar que en la institución policial
de cierto modo se abusa de poder cuando el funcionario sobre pasa las
dificultades.
Los resultados obtenidos en el ítem 18, los sujetos de estudio
consideraron que un 70% Siempre registra a través del sistema virtual en el
módulo de la Oficina de Control de denuncias de Ciudadanos Víctimas de
Abuso de poder público ante el uso progresivo de la fuerza, y un 20% se inclinó
por responder Casi Siempre para las tendencias positivas. En este sentido, los
resultados se distribuyen para un 90% en Siempre (70%) y Casi Siempre
(25%), mientras que solo un 10% se posicionó de la alternativa Algunas Veces,
considerándose negativa esta respuesta.
Respecto al ítem 19, se visualiza que el mayor porcentaje se ubicó en
la alternativa Algunas Veces con un 55% al referirse si los funcionarios
policiales emprenden acciones ante las denuncias de desviación del poder
de los ciudadanos víctimas del uso progresivo y diferenciado de la fuerza en
el marco de la protección de los derechos humanos y para la alternativa Casi
nunca solo un 30% se ubicó en esta tendencia negativa. Mientras que un
15% se inclinó por seleccionar Casi Siempre. Los resultados corresponden a
un 85% distribuidos en Algunas Veces (55%), y Casi Nunca (30%),
considerándose para la investigación desfavorable, pues se constata que los
funcionarios policiales no contribuyen a genera nuevas alternativas en cuanto
a la desviación del poder.
Como puede observarse en el ítem 20, los sujetos encuestados
inclinaron sus respuestas en un 65% a considerar que Siempre la desviación

87
del poder se materializa cuando se emplea la potestad con el fin distinto de
aquellos de los cuales le fue conferido y un 30% se posicionó en la
alternativa de respuesta Casi Siempre. Como puede observarse el 95% de
los resultados se distribuyeron en Siempre (65%), y Casi Siempre (30%), estas
respuestas se inclinaron hacia las tendencias positivas en el estudio y un 5%
se posicionó de Nunca como tendencia Negativa.
Es importante mencionar que los resultados expuestos muestran que
en la organización policial un alto porcentaje considera que no se regula esta
práctica en beneficio del colectivo..
En el ítem 21, los resultados se ubicaron en un mayor porcentaje en la
alternativa Algunas Veces con un 60%, al adoptar nuevas situaciones ante la
privación ilegítima de libertad sobre quienes no siendo reos de delitos se les
alteren sus derechos. Respecto a la alternativa Casi Nunca se obtuvo que un
15% sumado a una tendencia negativa. Para ello se considera que un 75%
de los resultados obtenidos se distribuyó en Algunas Veces (60%) y Casi
Nunca (15%). Mientras que solo un 15% se posicionó de la alternativa Casi
Siempre para la tendencia positiva. Siendo estos resultados desfavorable al
estudio, pues en la institución los funcionarios no propician nuevas
alternativas ante las situaciones del ciudadano en cuanto a la privación
ilegítima de libertad.
Respecto al ítem 22, al considerar la línea personal como sufrimiento
físico o psicológico que ocasione perjuicio a la salud, un 70% de la población
objeto de estudio respondió Algunas Veces, un 20% se posicionó de la
Alternativa Casi Siempre y solo un 10% se inclinó por considerar Casi Nunca.
Como puede observarse el 80% de los resultados se distribuyó en Algunas
Veces (70%) y Casi Nunca (10% para las tendencias negativas.
Por otra parte se visualiza que solo la alternativa Casi Siempre (20%)
fue seleccionada como tendencia positiva. Esto demuestra que los
funcionarios no están del todo informados sobre las lesiones personales en
perjuicio de los ciudadanos.

88
Al darle respuesta al ítem 23, los resultados son halagadores porque un
65% de la población objeto de estudio se posicionó en Siempre,
demostrando que reconocen que el homicidio es un delito en contra de la
vida del individuo causada con violencia. Mientras que un 30% se inclinó por
la alternativa Algunas Veces y 5% consideró Casi Nunca.
Si bien es cierto, solo un 35% de los resultados se posicionaron hacia la
tendencia negativa distribuida en Algunas Veces (30%) u Casi Nunca (5%). De
acuerdo con los datos aportados por los funcionarios adscritos al Cuerpo de
Policía del estado Lara y la victimización del ciudadano, se evidencia que en
su mayoría en la actuación policial se vulneran los derechos humanos de los
ciudadanos en el uso progresivo de la fuerza desplegada por dichos
funcionarios.
En otro orden de ideas, los resultados son una demostración de las
diversas formas de violaciones de los derechos humanos generados en el
contexto social, por lo que en el Cuerpo de Policía del Estado Lara, los
funcionarios no están realizando su trabajo enmarcado en principios, valores
éticos y morales, es decir profesionales con conocimientos del respeto de los
derechos humanos, condición ésta que les permita desenvolverse con
dignidad personal e igualdad social. En la búsqueda del bienestar del
ciudadano. Tal como lo reseña Álvarez (ob. cit.), que los derechos humanos
son un conjunto de principios y garantías básicas para el ser humano,
representadas por afirmaciones o ratificaciones del valor dignidad y el
respeto de la persona frente al Estado.
Por otro lado, se hizo notorio que los funcionarios policiales ejecuten
hechos violentos amparándose en su función policial, desvirtuando su
función y dejando a un lado las regulaciones normativas de la institución que
representan principios respecto a los derechos humanos. Por ello, la necesidad
de analizar el uso progresivo de la fuerza de los funcionarios adscritos al
Cuerpo de Policía del estado Lara y la victimización del ciudadano en el
Municipio Iribarren.

89
Cuadro 4:
Opinión de los funcionarios policiales en relación con la dimensión: Victimización
del ciudadano. Indicadores: Víctimas, tipos de víctimas y protección a la víctima

S CS AV CN N
Ítem Usted como funcionario policial
Fa % Fa % Fa % Fa % Fa %
24. Concibe como víctima al sujeto que
percibe la consecuencia de una acción
18 45 12 30 10 25 - - - -
dolosa produciendo un daño en contra de
su integridad física
25. Reconoce que víctima es quien es objeto
de la violación de los derechos humanos 22 65 8 20 123 - - - - -
mediante la vulneración de sus derechos
26. Registra la Oficina de Control por medio
del sistema virtual ciudadanos víctimas
- - 12 30 24 60 5 10 - -
del delito ante el uso progresivo o
diferenciado de la fuerza
27. Considera que la Oficina de Control de
Acción Policial genera respuestas ante
los ciudadanos que hayan sufrido
- - 10 25 26 65 4 10 - -
victimización o vulneración de los
derechos humanos por el uso Progresivo
o diferenciado de la fuerza
28. Proporciona protección a la víctima del
delito haciendo uso progresivo de la
- - 6 15 22 55 12 30 - -
fuerza sustentado en el respeto de los
derechos humanos del ciudadano
29. Desarrolla técnicas ante el uso
progresivo y diferenciado de la fuerza en
situación de amenaza estableciendo la - - 22 55 12 30 6 15 - -
protección del ciudadano contra la
delincuencia
30. Considera la protección al ciudadano
contra la delincuencia, como una 10 25 - - 26 65 4 10 - -
obligación primordial del Estado
Promedio 18 25 46 11 0
Fuente: González (2015) n = 40

90
11 0
18

25
46

Siempre Casi Siempre Algunas Veces Casi Nunca Nunca

Gráfico 4: Representación porcentual gráfica respecto a los indicadores de la dimensión
victimización del ciudadano

En el Cuadro 4, Gráfico 4, se muestran los resultados obtenidos luego
de las opiniones de los sujetos encuestados en cuanto a la dimensión
victimización, medidos a través de siete (7) ítems del veinticuatro (24) al treinta
(30).
En cuanto a los promedios aritméticos calculados se expresan en el orden
siguiente: el mayor porcentaje representado por un 46% que seleccionó
la alternativa Algunas Veces, seguido de un 25% Casi Siempre,
18% se inclinó por Siempre y un 11% Nunca. Como puede visualizarse un
57% corresponde a las tendencias negativas distribuidas en Algunas Veces
(46%), Casi Nunca (10%), mientras que para las tendencias negativas e
consideró un 43% correspondiente a Casi Siempre (25%) y Siempre (18%),
demostrando esto resultados que en cierto modo se genera la victimización del
ciudadano.
En relación al ítem 24, referido a concebir como víctima al sujeto que
percibe la consecuencia de una acción dolosa produciendo un daño en
contra de su integridad física los resultados se ubicaron en un 45% Siempre;

91
un 30% Casi Siempre y un 25% seleccionó Algunas Veces. Como pude
observarse el mayor porcentaje corresponde a un 75% para las tendencias
positivas distribuidas en Siempre (45%), Casi siempre (30%), solo un 25%
seleccionó Algunas Veces. Los resultados expuestos por los sujetos de estudio
se consideran favorables para el estudio, pues los funcionarios Policiales
toman en cuenta la concepción de víctima.
En el ítem 25, los sujetos encuestados al reconocer que víctima es
quien sea objeto de la violación de los derechos humanos mediante la
vulneración de sus derechos. Un 55% se posicionó en la alternativa siempre,
un 20% respondió Casi Siempre y un 23% seleccionó Algunas Veces. Los
resultados expuestos demuestran que un 75% corresponde a Siempre con
un 55%, Casi Siempre (20%) para las tendencias positivas y un 23% que se
ubicó en Algunas Veces como tendencia negativa. Es de señalar que los
sujetos encuestados tienen conocimiento respecto a que cuando una
persona sufre violencia injusta es víctima y por ende se le violan sus
derechos humanos, quiere decir esto que hay vulneración de sus derechos por
parte del funcionario policial.
Al referirse al ítem 26, los resultados se ubicaron en un mayor porcentaje
en la alternativa Algunas Veces con un 60% al indicar que sí se registra en la
oficina de control por medio del sistema virtual ciudadano, víctimas del delito
ante el uso progresivo o diferenciado de la fuerza. El resto de los resultados
fueron 30% Casi Siempre y un 10% Casi Nunca. Como puede observarse un
70% se distribuyó en Algunas Veces (60%) y Casi Nunca (10%) como
tendencia negativa. Mientras que solo un 30% se posicionó de Casi Siempre
como tendencia positiva. Cabe señalar que los sujetos encuestados en su
praxis diaria no están llevando un buen registro de los ciudadanos que
acuden a la oficina de control, cuando son víctimas del delito del uso
progresivo de la fuerza.
Como se visualizó en el ítem 27, la población objeto de estudio se ubicó
en un 65% Algunas Veces al considerar que la oficina de control de acción

92
policial genera respuestas ante los ciudadanos que hayan sufrido victimización
por la vulneración de los derechos por el uso progresivo o diferenciado de la
fuerza, un 25% respondió Casi Siempre y un 10% se posicionó de la alternativa
Casi Nunca. Se percibe que los resultados correspondientes a un 75% se
distribuyó en Algunas Veces (65%) y Casi Nunca (10%) considerándose como
tendencia negativa al estudio. Mientras que la alternativa Caso Siempre obtuvo
un 25% como tendencia positiva.
Cabe destacar que los resultados expuestas son una demostración que
los resultados son una demostración que en el Cuerpo de Policía del estado
Lara en ocasiones Lara no se generan respuestas al ciudadano que haya
sufrido victimización por la vulneración de sus derechos.
Respecto al ítem 28, referido a desarrollar técnicas ante el uso
progresivo y diferenciado de la fuerza en situaciones de amenaza,
estableciendo la protección del ciudadano contra la delincuencia un 55% de
los sujetos encuestados se posicionó en la alternativa Algunas Veces, un
30% Casi Nunca y un 15% respondió Casi Siempre.
Como puede observarse un 85% delos resultados se distribuyó en
Algunas Veces (55%) y Casi Nunca (30%) como tendencia negativa.
Mientras que sólo un 15% se inclinó por responder Casi Siempre. A este
respecto las respuestas son merecedoras de reflexión por parte del
investigador, ya que el Cuerpo de Policía del estado Lara No le está
proporcionando al ciudadano víctima del delito, la protección que merece
cuando hace uso progresivo de la fuerza.
En el ítem 29, al desarrollar técnicas ante el uso progresivo y diferenciado
de la fuerza en situaciones de amenazas estableciendo la protección del
ciudadano contra la delincuencia un 55% de los sujetos encuestados se
posicionó en la alternativa Casi Siempre, seguido de un 30% Algunas Veces y
15% que consideró Casi Nunca. Es de señalar que el 45% de los resultados
corresponde a Algunas Veces (30%) y Casi Nunca (15%) como tendencia
negativa. Solo un 55% seleccionó Casi Siempre

93
considerándose que regularmente en la institución policial el funcionario lleva
a cabo técnicas ante el uso progresivo y diferenciado de la fuerza para la
protección del ciudadano.
Al referirse al ítem 30, los sujetos encuestados consideran que un 655
Algunas Veces establecen protección al ciudadano contra la delincuencia,
institucionalizando como una obligación primordial del Estado. El resto de los
encuestados se ubicaron en un 25% Siempre y un 10% que seleccionó Casi
nunca. El 75% de los resultados se distribuyó en Algunas Veces (65%) y
Casi Nunca (10% para la tendencia negativa y solo un 25% se posicionó de
la alternativa positiva Siempre.
Como puede observarse los resultados son elocuentes para admitir que
los resultados son elocuentes para admitir que los encuestados consideraron
que los funcionarios del Cuerpo de Policía del estado Lara no están
cumpliendo con las respectivas normativas legales en cuanto a la protección
del ciudadano al encontrarse en situaciones de riesgo.
Por otro lado, prevalece en los resultados que se vulneran los derechos
de los ciudadanos al hacer uso progresivo de la fuerza desplegada por los
funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía cuando no se protege a la víctima
del delito como obligación primordial. Además escasamente se desarrollan
las acciones correspondientes a la función policial para brindar un mejor
desempeño en la institución y por ende la seguridad del ciudadano.
Toda esta realidad es contraria al planteamiento formulado por Ossorio
(ob cit.), donde expone que víctima es la persona que sufre violencia y se le
violan sus derechos. Por lo que en la institución policial imperan numerosas
víctimas por violaciones de los derechos humanos, caracterizada por el uso
indebido o excesivo de la fuerza, al aplicar las técnicas y procedimientos sin
diferenciar los casos en los que produzcan daños y perjuicios a la
ciudadanía. De allí es necesario orientar las actuaciones como servidores
públicos para el resguardo y la seguridad en beneficio de las comunidades,

94
tomando en cuenta el fortalecimiento de los valores humanos para la
convivencia pacífica entre todos los ciudadanos erradicando la violencia.
En este orden de ideas, Álvarez (ob. cit.), hace referencia que los
derechos humanos son considerados como un conjunto de principios y
garantías básicas para el ser humano. Por lo que se conciben los mismos como
el compendio de valores fundamentales inherentes al ser humano en pro de la
protección individual de los sujetos vulnerables en la sociedad.

95
CAPÍTULO V CONCLUSIONES Y

RECOMENDACIONES Conclusiones

En correspondencia con los resultados que se han venido interpretando
de la aplicabilidad del instrumento a los sujetos de estudio se describen las
siguientes conclusiones:
Al referirse al primer objetivo conocer los casos con mayor incidencia de
victimización del ciudadano en el uso progresivo de la fuerza por parte de los
funcionarios adscrito al Cuerpo de Policía del estado Lara, Municipio
Iribarren durante el lapso 2013 al 2014, puede decirse que los funcionarios
en ciertas ocasiones en sus actuaciones predomina la victimización del
ciudadano ante el uso progresivo de la fuerza. Además impera en la institución
policial un uso desproporcional de la fuerza desplegada por parte de los
funcionarios policiales, considerándose que existen manifestaciones de
conductas negativas traducidas en hechos, ignorando algunas veces las
consecuencias que puedan acarrear.
Dentro de este contexto, también se hace notorio que los funcionarios
adscritos al Cuerpo de Policía del estado Lara en sus actuaciones en cierto
modo no están orientados como servidores públicos la construcción de la
cultura de seguridad ciudadana y la convivencia pacífica, mediante la
integración social bajo una concepción humanista en torno a su desempeño
laboral.
Es necesario destacar que en el segundo objetivo respecto a describir
la vulneración de los derechos humanos a consecuencia de la aplicación del
uso progresivo de la fuerza por parte de los funcionarios adscrito al Cuerpo

96
de Policía del estado Lara, Municipio Iribarren durante el lapso 2013 al 2014,
se visualizó en los resultados que existe un alto porcentaje de los encuestados
que no prevé la seguridad necesaria para la protección de la integridad física
de la persona en caso de uso progresivo de la fuerza desplegada Por los
funcionarios policiales.
Sobre la base de las ideas expuestas, al explicar las causas de
victimización por implementación en el uso progresivo de la fuerza por parte
de los funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del estado Lara, para la
concienciación del servidor público, los encuestado exponen que en la
institución policial los funcionarios violan ciertas reglas en el uso progresivo y
diferenciado de la fuerza en el desempeño de sus funciones. Por otra parte,
dejan a un lado las regulaciones normativas de la organización que contiene
los principios de respeto a los derechos humanos.
En el marco de las ideas expuestas, los encuestados Indican que los
funcionarios policiales pudieran estar involucrados en la ejecución de prácticas
desviadas del abuso de poder que facetan de manera radical la vida del
ciudadano y dificultan el desarrollo integral de la persona.
Cabe considerar también, que a través del estudio se pudo constatar la
importancia sobre el uso progresivo de la fuerza desplegada por los
funcionarios en el marco de las nuevas normas de actuación consagradas en
la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional
Bolivariano (ob. cit. ).
En referencia a explicar las causas de victimización por mala
implementación en el uso progresivo de la fuerza por parte de los
funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del estado Lara, Municipio
Iribarren para la concientización del servidor público, se tiene que es
relevante resaltar que los encuestados en cuanto a la vulnerabilidad,
violación de los derechos humanos, abuso de poder público, desviación del
poder y privación ilegítima de libertad los resultados se inclinaron en un
mayor porcentaje que los funcionarios policiales a pesar de conocer los

97
derechos humanos del ciudadano, regularmente se vulneran y se violan los
derechos. Igualmente existe abuso de poder público y desviación del poder a
los ciudadanos, pues el funcionario no prevé consecuencias cuando hace
uso progresivo de la fuerza.
Por otro lado, se constató que en cierto modo existe abuso de poder público
al no registrar a través del sistema virtual en el módulo de la Oficina de
Control de Denuncia del ciudadano víctima de abuso de poder ante el uso
progresivo de la fuerza.

Recomendaciones

Una vez enunciadas las conclusiones, es indispensable para culminar
satisfactoriamente con las recomendaciones que pueden servir de guía en la
profesión de gerente educativo, las cuales son las siguientes:
- Generar acciones que conduzcan al Cuerpo de Policía del estado Lara
a ejecutar sus funciones bajo la rectoría en pro de la protección del
ciudadano.
- A los funcionarios policiales desempeñarse con eficiencia y eficacia en
la práctica del uso progresivo de la fuerza y la victimización del
ciudadano.
- A la organización de los cuerpos de seguridad propiciar la evaluación
periódica del desempeño para una mejor efectividad del uso progresivo
de la fuerza en casos de ciudadanos víctimas del delito.
- Tomar en cuenta las normas generales de la actuación policial
orientado por el principio de la vida y el respeto de los derechos humanos
del ciudadano.
- Registrar a través del sistema virtual en el módulo de la Oficina de
Control de Denuncias del Ciudadano víctima de abuso de poder ante el
uso progresivo de la fuerza.

98
- Emprender nuevas ideas para el registro de denunciar por desviación
del poder de los ciudadanos víctimas del uso progresivo y diferenciado
de la fuerza en el marco de la protección de los derechos humanos.
- Fomentar ante el Cuerpo de Policía del estado Lata una nueva cultura
de actuación ante la vulneración de los derechos humanos por el uso
progresivo y diferenciado de la fuerza en el ciudadano.
- Desarrollar técnicas ante el uso progresivo y diferenciado de la fuerza
en situaciones de amenaza estableciendo la protección del ciudadano
contra la delincuencia
- Cumplir con las normativas legales en cuanto a la protección del
ciudadano al encontrarse en situaciones de riesgo, donde sean
vulnerados sus derechos humanos por abuso de poder ante el uso
progresivo y diferenciado de la fuerza.
- Dar a conocer los resultados obtenidos a la población objeto de estudio
del Cuerpo de Policía del estado Lara para dirigir nuevas técnicas ante
el uso progresivo de la fuerza desplegada por los funcionarios adscritos
al Cuerpo de Policía del estado Lara y la victimización del ciudadano.
- Fortalecer los valores humanos para la convivencia pacífica entre todos
los ciudadanos, erradicando la violencia para mejorar la calidad de vida
del colectivo y logra un óptimo desempeño del funcionario policial.

99
REFERENCIAS

Aguilar, D. (2010). Estudios cubanos sobre Victimología. (Compilación),
Edición electrónica gratuita. [Texto completo]. Disponible en:
www.eumed.net/libros/2010c/749/. [Consulta: 2014, febrero 10].

Asamblea General de las Organización de las Naciones Unidas (1972).
Convención sobre la Eliminación de toda la Forma de Discriminación
contra la Mujer.

Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.(1977)
Convención Americana sobre Derechos Humanos. Gaceta Oficial Nº
31.256. (1977).

Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (1984).
Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o
degradantes (1984).

Asamblea General de las Naciones Unidas (1985). Declaración de los
principios fundamentales de justicia para las víctimas del delito y del
abuso del poder. Nueva York.

Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (1990).
Octavo Congreso Asamblea General de las Naciones Unidas. Sobre
prevención del delito y tratamiento del delincuente (1990).

Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (1992).
Declaración de la contra las Desapariciones Forzadas.

Álvarez, A. (2005). Jurisprudencia Sala Constitucional. Caracas. Homero.
Tomo II.

Arias, F. (2006) El proyecto de investigación. Introducción a la metodología
Científica. Caracas: Episteme

Balestrini, M. (1998). Cómo se elabora el Proyecto de Investigación. Caracas:
B.L Consultores Asociados.

Bavaresco, A. (2006). Proceso metodológico en la investigación (Cómo hacer
un Diseño de Investigación). Maracaibo, Venezuela: Universidad del Zulia.

100
Behar, D. (2008). Metodología de la Investigación. Valencia: Shalom 2008.

Casal H., J.M. (2006). Los Derechos Fundamentales y sus Restricciones.
Caracas – Bogotá – Buenos Aires.: Legis.

Carta: Carta de las Naciones Unidas. San Francisco, 1945, Quito. Casa de la
Cultura Ecuatorial, 1962.

Chambers, R. (1989). Vulnerability, Coping and Policy. en IDS Bulletin, vol.
20, nº 2 (monográfico: Vulnerability: How the Poor Cope), Institute of
Development Studies, University of Sussex, Brighton (Inglaterra).

Chávez, A., N. (2001). Introducción a la investigación educativa. Maracaibo:
sin editorial.

Chiavenato, A. (2004). Introducción a la teoría general de la administración.
México: Mc Graw Hill.

Chinchilla, M. (1999). La desviación de poder. 2ª edición actualizada y
ampliada, Madrid: Civitas.

Código Orgánico Procesal Penal (2012). Gaceta Oficial Nº 6078
(Extraordinaria), Junio 15, 2012.

Comisión Nacional para la Reforma Policial (2006). Estudio Caracterización
de las Policías en Venezuela. Editado por el Ministerio del Poder Popular
para la Cultura. Caracas.

Comisión Nacional para la Reforma Policial (2006). Estudio El diagnóstico
sobre la policía venezolana en materia de desempeño. Editado por el
Ministerio del Poder Popular para la Cultura. Caracas.

Comisión del Sistema Policial (2008). Manual de normas y procedimientos
del servicio de policía comunal. [Documento en línea]. Disponible en:
http://wwwconsejopolicia.gob.ve/documents/Manueles%20y%20Guías1/M
anual_de_normasprocedimientos_del_Servicio_de_Policía_Comunal.
[Consulta: 2014, febrero 10].

Consejo General de Policía (2010). Opción por la Dignidad. Practiguía para
el ingreso a la academia policial. En colección: Baquía. Reglas mínimas de
estandarización para los Cuerpos de Policía. Caracas: Cadena Capriles.

Consejo General de Policía. (2010). El espejo nos habla. En: Colección
BAQUÍA. Reglas mínimas de estandarización para los cuerpos de policía.
Guía para las comunidades. (No. 8, p.p.85-91). Caracas: Venezuela.

101
Consejo General de Policía (2010). Tu fuerza es mi medida. Manual para el
uso progresivo y diferenciado de la fuerza policial. En Colección: Baquía.
Reglas mínimas de estandarización para los Cuerpos de Policía. Editorial
Cadena Capriles. Caracas.

Consejo General de Policía (2011). Doctrina Básica de la Policía Nacional
Bolivariana. Colección UNES. [Documento en línea]. Disponible en:
http://www.unes.edu.ve/images/pdf/bibloteca/doctrina%20basicaweb.pdf.
[Consulta: 2014, octubre 20].

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2009). Gaceta Oficial
Nº 5.453. (Extraordinario). Caracas.

Cruz, J. (1999). La victimización por violencia urbana: niveles y factores
asociados en Ciudades de América Latina y España. Revista
Panamericana de Salud Pública. v.5n.5, Abril- Mayo, Washington.

Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (2006). Metodología de la
Investigación. México: Mc Graw Hill

Hikal, W. (2009). Introducción al estudio de la criminología y a su
metodología, México: Porrúa.

Hueso, A. y Cascant, J. (2012). Metodología y Técnicas Cuantitativas de
Investigación. Cuaderno docente en proceso de desarrollo N· 01. Editorial
Universidad Politécnica de Valencia, primera edición. [Documento en línea].
Disponible en: www.Lalibreria.upv.es/ref:6060_01_01_02. [Consulta:
2014, noviembre, 15].

Hurtado, J. (2000). Metodología de la Investigación Holística. Caracas: SYPAL.

Díaz H, Mariño, J. y Zamora, J. (2010). Policía Nacional. Instituto
Universitario de la Policía Científica. Extensión Anzoátegui. [Documento
en línea]. Disponible en:
file:///C:/Documents%20and%20Settings/Administrador/Escritorio/tesis%2
0cuantitativa/Maestria%20IUPOLC%20%20policia%20nacional.htm.
[Consulta: 2014, julio 07].

Diez, Picazo, L. M.ª (1996). La criminalidad de los gobernantes. Barcelona:
Critica.

División de Desarrollo Laboral del Cuerpo de Policía del Estado Lara (2005),
Dossier “I Congreso Internacional de Policía”. Barquisimeto, Abril, 2005.

102
División de Desarrollo Laboral del Cuerpo de Policía del Estado Lara. (2006),
Dossier “II Congreso Internacional de Policía”. Barquisimeto, Abril .2006

División de Desarrollo Laboral del Cuerpo de Policía del Estado Lara (2007),
Dossier “III Congreso Internacional de Policía”. Barquisimeto, Abril .2007

Fattah Ezzat, A. (1980). Regards sur; a victimologie, criminologie. Les
presses se I´ Université de Montreal, Canadá.

Fernández, E. (2012). Victimologia. (Ciencia autónoma) Documento en línea:
http://eduardofernandezg.blogspot.com/.

Fernández, E. (2010). Análisis de la seguridad ciudadana en la ley de
protección de víctimas, testigos y demás sujetos intervinientes en el
proceso penal. Universidad para la Cooperación Internacional. Costa
Rica. [Documento en línea]. Disponible en: http://www.uci.ac.cr/.
[Consulta: 2015, enero 10].

Fernández, J. (2011). Doctrina Fundamental. Escuela de Ciudadano.
[Documento en línea]. Disponible en: http://es.slideshare.net/incide/ddhh-
doctrina-fundamental. [Consulta: 2014, mayo 19].

Finer, H. (1941). Administrative Responsibility in Democratic Government.
Public Administration Review, 1, Summer, 1941.

Frühling, H. (1998). Modernización de la Policía. Documento presentado en
el Foro Convivencia y Seguridad Ciudadana en el Istmo Centroamericano
y las Islas Haiti y Republica Dominicana, organizado por el BID.

García, E. (2009). Las medidas de protección personal de las víctimas en el
proceso penal venezolano. Universidad del Zulia.

García–Pablos de Molina, A. (1993). El redescubrimiento de la víctima:
victimización secundaria y programas de reparación del daño. La
denominada victimización terciaria (el penado como víctima del sistema
legal), Cuadernos de Derecho Judicial, Volumen XV, la Victimología,
Editado por el Consejo General del Poder Judicial, Madrid.

González Calleja, E. (2006). Sobre el concepto de represión. Hispania Nova.
Revista de Historia Contemporánea Nº 6, España. [Documento en línea].
Disponible en: http://hispanianova.rediris.es/6/dossier/6d022.pdf.
[Consulta: 2015, enero 19].

Jiménez, W (2011). “Elementos para la Constitucionalización del Derecho de
Policía”. Universidad Nacional de Colombia. [Documento en línea].
Disponible en: http://www.bdigital.unal.edu.co/. [Consulta: 2014, agosto, 10].

103
Ley Contra el Secuestro y la Extorsión (2009). Gaceta Oficial Nº 5.940.
(Extraordinaria), Diciembre 07, 2009. [Documento en línea]. Disponible
en: http://tussolucioneslegales.webnode.com.ve/news/robo-extorision-y-
secuestro-privacion-ilegitima-diferencias-y-ley-aplicable/. [Consulta: 2014,
octubre, 20].

Ley del Estatuto de la Función Policial (2009). Gaceta Oficial Nº 5.940.
(Extraordinaria), Diciembre 07, 2009

Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional,
Gaceta Oficial Nº 5.880. (Extraordinaria), 2008

López, E. (2011). Metodología de la Investigación. Guía instrumental.
Caracas: UNA.

Méndez, L. (2007). El Departamento de Practicas Docentes. UPEL.IPC. En el
anclaje de una praxologia profesional socieducativa. Caracas.
FEDEUPEL.

Sabino, C. (2001). El proceso de investigación: una introducción teórico-
práctica. Caracas: Panapo.

Olivo, L. y Rojas, J. (2009). Victimización de la Victima en el proceso penal
Trabajo de grado presentado como requisito parcial para optar al Grado
de Magíster en Ciencias Penales y criminológica. Universidad Yacambú,
Barquisimeto.

Oficina de Tecnología Informática del Cuerpo de Policía del Estado Lara
(2015). Sistema Polilara Virtual. Módulo de la Oficina de Control a las
Actuaciones policiales. 2015

Organización de las Naciones Unidas (1985). VII Congreso de las Naciones
Unidas sobre Prevención del delito y Tratamiento al Delincuente.
[Documento en línea]. Disponible en:
http://www.gloobal.net/iepala/gloobal/fichas/ficha. [Consulta: 2014, julio 8].

Ossorio (2002). Diccionario de Ciencias Jurídicas Políticas y Sociales.
Buenos Aires: Heliasta.

Organización de Naciones Unidas (1985). Declaración sobre los principios
fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder.
[Documento en línea]. Disponible en:
http//wwwunvic.org/paginas/legislacion/legi2.htm. [Consulta: 2015,
Febrero 08].

104
Organización de Naciones Unidas (1948). Resolución 217 A (III). Asamblea
General Organización de las Naciones Unidas. Declaración Universal de
Derechos Humanos.

Organización de Naciones Unidas (1966). Resolución 2200 A (XXI).
Asamblea General Organización de las Naciones Unidas. Pacto
internacional de derechos Civiles y políticos

Organización de Naciones Unidas (1979). Resolución 34/169. Asamblea
General de la Organización de las Naciones Unidas. Código de Conducta
para los Funcionarios Policiales Encargados de hacer Cumplir la Ley.

Organización de Naciones Unidas (1985). Resolución 40/34. Asamblea
General de la Organización de las Naciones Unidas. Declaración sobre
los principios fundamentales de Justicia para las víctimas de delitos de
abuso de poder.

Osse, A. (2007). Entender la labor policial, recursos para activistas de
derechos humanos. Amnistía Internacional (EDAI) España. [Documento
en línea]. Disponible en: http: http://www.amnesty.org. [Consulta: 2015,
enero 25].

Padron, J. (1981). Paradigma de Investigación en Ciencias Sociales.
[Documento en línea]. Disponible en: http://padron.entretemas.com/.
[Consulta: 2015, enero 10].

Palella, S. y Martins, F. (2004). Metodología de la Investigación Cuantitativa.
Caracas: Fedupel.

Parra, J. (2003). Guía de Muestreo. Maracaibo: LUZ.

Pérez de Armiño, K. (1999). Vulnerabilidad y desastres. Causas estructurales
y procesos de la crisis de África. Cuadernos de Trabajo, nº 24, HEGOA,
Universidad del País Vasco, Bilbao.

Polit, D. y Hungler, B. (1998). Investigación Científica en Ciencias de la
Salud. México: Trillas.

Real Academia Española (2014). Diccionario de la Lengua Española. DREA.
Ed. 23. España.

Resolución N° 158. (2011). Gaceta Oficial N° 39.710. Julio de 2011. Normas
sobre la promoción de los Comités Ciudadanos de Control Policial.
Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz.

105
Sentencia N° 08-0233 (2008), Tribunal Supremo de Justicia. Ponente: Luisa
Estella Morales Lamuño, en el caso: Declaratoria la Constitucionalidad del
carácter Orgánico del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley orgánica
del Servicio de Policíay del Cuerpo de Policía Nacional. [Documento en
línea]. Disponible en: http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/marzo/385-
140308-08-0233.htm. [Consulta: 2014, Septiembre 10].

Soraya, A y Riveros, A (2007). Consulta con Comunidades. En la Consulta
Nacional sobre la Reforma Policial en Venezuela: una propuesta para el
diálogo y el consenso. Comisión Nacional para la Reforma Policial.
Caracas, p. 261-296.

Sphor, R. W. y Sphor, R.M. (2003). Administración de Recursos Humanos.
Sexta Ed. México: Prentice Hall Hispanoamericana.

Trujillo, O. y Yánez (2007). Manual de Derechos Humanos para Servidoras y
Servidores Públicos del Ministerio del Interior. Dirección de Protección de
Derechos Ministerio del Interior.

Truskie, S. D. (1999). The L strategy: forming a performance-enhancing
culture. En Leadership in high-performance organizational cultures.
Wesport: Greenwood

Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (2011). Derechos
Humanos y Función Policial. Material para el discente. Misión Alma Mater.
Caracas.

Universidad Yacambu, Vice Rectorado de Investigación y Posgrado (2007).
Normas para la Elaboración y Presentación de los Trabajos Especiales de
Grado, Trabajos de Grados y Tesis Doctorales de la UNY. Barquisimeto:
Autor.

Vaitsman, J. (2000). Cultura de organizaciones públicas: notas sobre a
construcción de un objeto. En Cuadernos de Saúde Pública, Vol. 16, No.
3. Brasil.

Villanueva, M. (2007). Derechos de las víctimas y de los imputados durante
la fase preparatoria del proceso penal venezolano. Universidad del Zulia.

VII Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del delito y
Tratamiento al Delincuente. [Documento en línea]. Disponible en:
http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/marzo/385-140308-08-33.htm
[Consulta: 2014. Febrero 07].

106
Yñiguez, A (2007). Reglas básicas de la práctica policial y funcionamiento
interno de la Policía. Cuaderno de trabajo social. Vol 20. [Documento en
línea]. Disponible en:
http://revistas.ucm.es/index.php/CUTS/article/viewFile/CUTS0707110057A/754
3. [Consulta: 2015, enero 19].

107
ANEXOS

108
ANEXO A
INSTRUMENTO DE RECOLECCIÓN DE DATOS

109
UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE
INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE
INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

Distinguido encuestado:

Ha sido seleccionado para responder el presente instrumento de una
investigación que persigue analizar el Uso Progresivo de la Fuerza de los
Funcionarios Adscritos al Cuerpo de Policía del estado Lara y la victimización
del ciudadano en el Municipio Iribarren.
No hay respuestas correctas o incorrectas, lo importante es su sinceridad
al responder, la información que proporcione será de uso exclusivamente
académicamente, lo cual garantizara estricta confidencialidad.

Gracias por su colaboración

El investigador

110
INSTRUCCIONES GENERALES
Lea detenidamente cada ítem antes de responder.
Marque con una equis (X) la opción que a su juicio se ajusta a su consideración.
Para cada pregunta se dan cuatro (5) alternativas posibles:
Siempre (S) Casi Siempre (CS)
Algunas Veces (AV) Nunca (N)
Nº Enunciado
Ítem Ante sus funciones policiales mencione usted: S CS AV CN N
1. Cumple con el protocolo que rige el uso progresivo y
diferenciado de la fuerza
2. Ejerce su función investido de la autoridad Por
mandado del estado, con el fin de velar por el
cumplimiento del ordenamiento jurídico
3. Toma en cuenta la cultura institucional en procura de
la optimización del servicio
4. Incorpora elementos positivos que originan una cultura
integrada
5. Ejecuta funciones bajo la rectoría del estado para
proteger los derechos de las personas.
6. Ejerce la función circunscrita en una concepción
humanista para preservar la seguridad ciudadana
7. Practica normas generales para la actuación en el
disfrute de los derechos humanos del ciudadano
8. Cumple con las normas en cuento al uso progresivo y
diferenciado de la fuerza
9. Toma en cuenta la escala del uso progresivo y
diferenciado de la fuerza respetando la integración
personal del ciudadano
10. Mantiene un uso equilibrado de la fuerza adecuada
con la actitud desplegada por la persona sujeta a un
procedimiento
11. Considera que la evaluación del desempeño busca la
apreciación del desenvolvimiento individual en el cargo
12. Propicia la evaluación periódica del desempeño
mejora la efectividad del uso progresivo y diferenciado
de la fuerza
13. Reconoce la vulnerabilidad como la capacidad
restringida de una persona para resistir los efectos de
un peligro causado por la actividad humana
14. Reconoce que la vulnerabilidad es el nivel de riesgo
que afronta un ciudadano ante una conflictividad
15. Previene la violación de los derechos humanos de los
ciudadanos ante el uso progresivo de la fuerza
16. Reconoce que en el uso progresivo de la fuerza se
violan los derechos de los ciudadanos
17. Considera que el abuso de poder público es cuando el
funcionario sobrepasa las facultades inherentes a su
cargo

111
Nº Enunciado
Ítem Ante sus funciones policiales mencione usted: S CS AV CN N
18. Registra a través del sistema virtual en el módulo de la
Oficina de Control de denuncias de Ciudadanos
Víctimas de Abuso de poder público ante el uso
progresivo de la fuerza
19. Emprende acciones ante las denuncias de desviación
del poder de los ciudadanos víctimas del uso
progresivo y diferenciado de la fuerza en el marco de
la protección de los derechos humanos
20. Considera que la desviación del poder se materializa
cuando se emplea la potestad con el fin distinto de
aquellos de las cuales les fue conferido
21. Adopta nuevas situaciones ante la privación ilegítima
de libertad sobre quienes no siendo reos de delitos se
les alteren sus derechos
22. Considera la línea personal como sufrimiento físico o
psicológico que ocasione perjuicio a la salud
23. Reconoce que el homicidio es un delito en contra de la
vida del individuo causado con violencia
24. Concibe como víctima al sujeto que percibe la
consecuencia de una acción dolosa produciendo un
daño en contra de su integridad física
25. Reconoce que víctima es quien es objeto de la
violación de los derechos humanos mediante la
vulneración de sus derechos
26. Registra la Oficina de Control por medio del sistema
virtual ciudadanos víctimas del delito ante el uso
progresivo o diferenciado de la fuerza
27. Considera que la Oficina de Control de Acción Policial
genera respuestas ante los ciudadanos que hayan
sufrido victimización o vulneración de los derechos
humanos por el uso Progresivo o diferenciado de la
fuerza
28. Proporciona protección a la víctima del delito haciendo
uso progresivo de la fuerza sustentado en el respeto
de los derechos humanos del ciudadano
29. Desarrolla técnicas ante el uso progresivo y
diferenciado de la fuerza en situación de amenaza
estableciendo la protección del ciudadano contra la
delincuencia
30. Considera la protección al ciudadano contra la
delincuencia, como una obligación primordial del
Estado

112
ANEXO B
VALIDACIÓN POR JUICIO DE EXPERTOS

113
UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE
INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE
INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

Nos dirigimos a usted con la finalidad de realizar por medio de este
formato la validación del instrumento de recolección de datos, la cual será un
cuestionario aplicado a los funcionarios adscritos al Cuerpo de Policía del
estado Lara. Esperamos su evaluación en cuento a los siguientes aspectos:

Cuestionario

ASPECTOS A EVALUAR SI NO OBSERVACIÓN
1.- Redacción y Coherencia
2.- Pertinencia del Instrumento
3.- Cumplimiento de los Objetivos
4.- Vinculación con los Indicadores

Esta información será presentada en el Proyecto Trabajo de grado presentado
como requisito parcial para optar al Grado de Magíster en Ciencias Penales y
criminológica, dirigido al personal de funcionarios Adscritos al Cuerpo de Policía del
Estado Lara.
Sin otro particular a que hacer referencia, esperando de su colaboración me
despido de usted.

Firma y Fecha de Validación

114
Cuadro de la Validación
Ítem Validar Eliminar Modificar Observación
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23

Yo, C.I._ ,
valido este instrumento de diseño de encuesta.
Firma
Fecha:

115

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.