Está en la página 1de 10
Sobre el Acuerdo de Libre Comercio Canadá – UE (CETA) 1. ¿POR QUÉ UN ACUERDO

Sobre el Acuerdo de Libre Comercio Canadá – UE (CETA)

1. ¿POR QUÉ UN ACUERDO DE LIBRE COMERCIO CON CANADÁ?

1.

¿POR QUÉ UN ACUERDO DE LIBRE COMERCIO CON CANADÁ?

Porque frente al proteccionismo de Trump y Le Pen, apostamos por una globalización regulada y progresista para preservar nuestra posición en el mundo.

Porque Canadá es un modelo de país democrático y abierto, con estándares similares, y en ocasiones superiores a los de Europa en su defensa del Estado del bienestar, la sostenibilidad y los derechos humanos.

Porque el acuerdo preserva inequívocamente los estándares de la Unión Europea en protección social, laboral, medioambiental y de derechos de los consumidores. Reconoce explícitamente el derecho a no rebajar los estándares laborales ni la protección medioambiental para promover el comercio o la inversión.

Porque la historia ha demostrado que las economías abiertas crecen más rápidamente y disfrutan de mayor riqueza y prosperidad. Las sociedades modernas no deben renunciar al comercio.

Porque el acuerdo beneficia a las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES), que tienen mayores dificultades que las grandes corporaciones para superar las barreras al comercio.

Porque por primera vez Canadá reconoce y protege 145 Indicaciones Geográficas europeas (IG), que distinguen los productos agroalimentarios, por su lugar de origen y calidad. De ellas, 27 son españolas 1 .

Porque, por primera vez, las empresas europeas podrán acceder a los mercados de contratación pública canadienses a todos los niveles de la administración.

1. Aceites: Baena, Sierra Mágina, Aceite del Baix Ebre-Montsía, Oli del Bais Ebre-Montsía, Aceite del Bajo Aragón, Antequera, Priego de Córdoba, Sierra de Cádiz, Sierra de Segura, Sierra de Cazorla, Siurana, Aceite de Terra Alta, Oli de Terra Alta, Les Garrigues y Estepa. Carnes procesadas: Guijuelo, Jamón de Huelva, Jamón de Teruel, Salchichón de Vic y Llonganissa de Vic. Quesos: Mahón-Menorca y Queso Manchego. Cítricos: Citricos Valencianos, Citrics Valencians. Turrones: Jijona y Turrón de Alicante. Azafrán de la Mancha.

2. ¿QUÉ HEMOS HECHO LOS SOCIALDEMÓCRATAS PARA MEJORAR EL ACUERDO?

2.

¿QUÉ HEMOS HECHO LOS SOCIALDEMÓCRATAS PARA MEJORAR EL ACUERDO?

Hemos conseguido avanzar notablemente en transparencia durante la negociación, mejorando el contenido y acceso a los documentos y exigiendo a la Comisión que informe regularmente del proceso en el Parlamento. Hoy en día todos los documentos sobre el acuerdo están disponibles en internet, pero seguiremos exigiendo mejoras.

Hemos logrado que quede perfectamente recogido en el Acuerdo la exclusión de los servicios públicos, como el agua, la sanidad, la vivienda, los servicios sociales o la educación. Se establece explícitamente:

I. El pleno derecho de los Gobiernos a prestar los servicios que consideren públicos II. La no exigencia de privatizar ningún servicio III. El derecho de los Estados para devolver al ámbito público servicios privatizados

Hemos conseguido que se incluya un ambicioso capítulo de desarrollo sostenible que incorpora los mayores niveles de protección laboral y medioambiental y normas sobre Responsabilidad Social Corporativa de las empresas. Canadá se ha comprometido a firmar las principales convenciones de la OIT. Aunque no hemos conseguido un mecanismo sancionador en el texto, estamos trabajando para que se incluya y tener una propuesta a corto plazo.

Hemos conseguido el fin del sistema de arbitraje privado. Ahora se implantará un Sistema de Tribunales de Inversiones público, similar al Tribunal de Justicia de la UE con carácter permanente, con jueces públicos, independientes sujetos a un estricto régimen de incompatibilidades y código de conducta para la resolución de conflictos entre inversores y estados.

CETA es un buen acuerdo, moderno y progresista que tiene en cuenta las preocupaciones tanto de la UE como de los socialistas europeos.

Demuestra el compromiso de la UE y Canadá de trabajar juntos para diseñar una agenda comercial basada en nuestros valores comunes.

Es un importante paso adelante para los futuros acuerdos comerciales de la UE.

En su forma actual, reúne las condiciones para ser respaldado.

SE DICE QUE

LOS HECHOS SON

El CETA abre la puerta a la carne con hormonas

La Unión Europea no permite importar carne hormonada. Toda la que se importa de Canadá, ahora y en el futuro, tendrá que ser libre de hormonas y cumplir los requisitos de calidad impuestos por las normas europeas.

El CETA se negoció en secreto

Es cierto que en un primer momento las negociaciones fueron confidenciales, pero ahora todos los textos están disponibles en internet para quien quiera consultarlos. El grupo socialista siempre exigió que las negociaciones se llevaran con la máxima transparencia.

El CETA trae más ingeniería genética a Europa

El CETA no cambia la legislación europea so- bre Organismos Modificados Genéticamente.

El CETA socava el principio de precaución europeo

El principio de precaución está en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, y el CETA no lo modifica.

POSICIONAMIENTO SOBRE EL ACUERDO TRANSATLÁNTICO PARA EL COMERCIO Y LA INVERSIÓN (TTIP) Contenido Resumen de

POSICIONAMIENTO SOBRE EL ACUERDO TRANSATLÁNTICO PARA EL COMERCIO Y LA INVERSIÓN (TTIP)

Contenido

Resumen de principales ideas

1

Posición del PSOE

2

¿Por qué un buen acuerdo es importante para Europa?

3

Nuestras principales reclamaciones

4

Algunas aclaraciones importantes sobre la negociación

5

Filtraciones de Greenpeace

6

Podemos e IU ante el comercio internacional

7

ENLACES DE INTERES

8

Resumen de principales ideas

Los socialistas creemos en los acuerdos comerciales. Pensamos -siempre lo hemos hecho- que pueden ser un instrumento útil para regular las transacciones económicas, para favorecer la igualdad de oportunidades entre grandes y pequeñas empresas y con ello, también, para favorecer el crecimiento económico y la creación de empleo.

Los socialistas estamos a favor de un buen acuerdo. Un buen acuerdo es aquel que respete o supere los estándares medioambientales, laborales y sociales europeos.

La posición de los socialistas en Europa ha sido vital para plantear las líneas rojas en la negociación, tanto en los estándares europeos, en la transparencia de las posiciones de la Comisión y en cambiar el sistema actual de resolución de conflictos (ISDS) por un nuevo modelo “El Tribunal Público de Inversiones”

A día de hoy no hay un acuerdo, por lo que las posturas que dicen NO a cualquier TTIP se inscriben en una ideología de proteccionismo económico

y antiamericanismo que no es compartida por un partido socialdemócrata como el PSOE.

La globalización es un fenómeno en el que llevamos inmersos décadas. Frente a los que proclaman el nacionalismos económico, nosotros queremos regular la globalización, para tener un comercio justo que de oportunidades a todos habitantes del planeta.

Un buen TTIP podría ser una referencia para fijar estándares en otros acuerdos comerciales en el mundo. Preferimos que sean zonas desarrolladas las que marquen las reglas del comercio internacional, que países con menos protección laboral y medioambiental.

A día de hoy, sin TTIP, los flujos comerciales y de inversión entre EE.UU. y la UE son los más importantes del mundo, representan un tercio de los flujos comerciales globales con más de 650.000 miles de millones de euros anuales, que comercian con unos aranceles relativamente bajos. Son fundamentalmente las grandes empresas las que se benefician actualmente del comercio entre ambos bloques.

Un buen acuerdo de TTIP beneficiaría fundamentalmente a nuestras PYMES, muchas de ellas muy competitivas pero que no pueden acceder al mercado norteamericano debido a todo tipo de barreras no arancelarias.

Los tribunales de arbitraje internacional para dirimir conflictos entre estados e inversores existen desde hace muchos años en todo el mundo, no es algo que se vaya a crear con el TTIP. Lo que la UE pretende introducir en el TTIP es una mejora sustancial del funcionamiento y naturaleza de dichos tribunales, para que sean públicos y transparentes.

Según un estudio encargado a investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Harvard, un buen acuerdo podría aumentar el crecimiento en un 0,74% anual adicional. Según dicho estudio el acuerdo podría crear más de 40.000 empleos a corto plazo y unos 335.000 empleos netos adicionales.

Posición del PSOE

El PSOE defiende la política comercial de la UE como un instrumento para establecer una adecuada regulación global del comercio, para que sea justo y proteja los estándares europeos sociales, laborales y medioambientales defendiéndolos del dumping de terceros países. Y como un instrumento para promover el desarrollo, los derechos humanos y

estimular el crecimiento sostenible y la creación de empleos de calidad, potenciando el desarrollo de nuestra industria y servicios. Para ello, hay que desarrollar una adecuada política de Acuerdos Comerciales que suprima barreras arancelarias y no arancelarias y que contribuya al desarrollo sostenible y a abrir nuevos mercados, especialmente a las PYMEs y en aquellos países que crecen más y de manera más sostenida.

El PSOE apoya las negociaciones entre la UE y los EEUU para lograr el Acuerdo Trasatlántico para el comercio y la inversión (TTIP), pero NO apoyará cualquier acuerdo:

Defendemos la máxima transparencia de todo el proceso y que la información disponible sea clara y suficiente para dar respuesta a las legítimas preocupaciones ciudadanas, muchas veces basadas en informaciones tergiversadas o infundadas.

Gracias a las propuestas de los Socialistas y Demócratas y a la presión de la sociedad civil, la información de carácter reservada está ahora disponible para todos los eurodiputados y diputados de los Parlamentos Nacionales que lo soliciten en las salas habilitadas al efecto por los gobiernos de todos los Estados Miembros.

Exigimos también que la información sea asequible para que pueda ser entendida por todos los interesados, aunque no sean expertos en la materia. Gracias a nuestro trabajo, también hemos conseguido que la Comisión haga resúmenes y fichas sectoriales de todos los capítulos que se negocian.

En ningún caso aceptaremos un acuerdo con los Estados Unidos que suponga un perjuicio para los intereses de la ciudadanía europea.

Los socialistas no aceptaremos ni un paso atrás en los estándares europeos de protección medioambiental, social y laboral. El elevado nivel de protección del que disfrutamos en Europa es innegociable.

Nuestra posición definitiva se definirá a la vista del resultado general de las negociaciones, de la satisfacción o no de nuestras reclamaciones y de la evaluación de conjunto de un futuro Acuerdo

¿Por qué un buen acuerdo es importante para Europa?

El objetivo de las negociaciones del TTIP es estimular el comercio y la inversión entre la UE y los EEUU para generar crecimiento y creación de empleo de calidad eliminando barreras arancelarias y no arancelarias, así como mejorar la regulación de la globalización mediante el establecimiento de unos adecuados estándares que sirvan de referencia en el comercio mundial.

Un buen TTIP podría ser una referencia para fijar estándares en otros acuerdos comerciales en el mundo. Es preferible que estos estándares los marquen zonas del planeta con regulación económica, social y medioambiental avanzada como Europa o EEU, que lo fijen otras potencias emergentes con regulaciones laborales y medioambientales mucho más laxas.

El TTIP tiene una importancia geopolítica que va más allá de cuestiones puramente económicas. La reciente cumbre de Asia-Pacífico ha demostrado el liderazgo global de China que ha logrado un espaldarazo a su Plan para liberalizar el comercio en Asia. Occidente no puede quedarse atrás. Europa necesita recuperar el liderazgo en el nuevo escenario mundial que cada vez está más desplazado hacia China y el Pacífico, sobre todo teniendo en cuenta el reciente Acuerdo firmado entre EEUU y 12 países del Pacífico (pendiente de ratificación)

El TTIP es un proyecto también de enorme trascendencia económica, porque daría lugar a la mayor área de libre comercio del mundo: con una población de 820 millones de personas, un PIB equivalente al 60% del PIB mundial y un volumen de transacciones comerciales valorado en la actualidad en 960 mil millones de euros al año.

Los efectos económicos del TTIP, tanto para la UE en su conjunto como para España, serían especialmente positivos:

o

El TTIP aumentaría anualmente el PIB de la UE en torno a 120 mil millones de euros y se espera que se creen alrededor de 1,3 millones de empleos.

o

España sería el cuarto país más beneficiado del Acuerdo, detrás de Reino Unido, Suecia e Irlanda, con un PIB per cápita que crecería un

6,55%.

Nuestras principales reclamaciones

Preservación absoluta de los estándares de protección de la UE social, medioambiental, de derechos laborales (libertad de asociación, derechos sindicales) y de derechos de los consumidores (protección sanitaria y fitosanitaria)

Cambiar el sistema actual de resolución de conflictos (ISDS) por un nuevo modelo “El Tribunal Público de Inversiones”

Una adecuada transparencia en el proceso de negociaciones.

Que el Gobierno de España realice un estudio de impacto del TTIP para nuestro país, como han hecho otros países europeos

La protección y la privacidad de datos (el acuerdo deberá respetar la nueva legislación europea sobre protección de datos para que los ciudadanos europeos recibamos las mismas garantías de protección contra el espionaje que los ciudadanos estadounidenses),

El reconocimiento mutuo de cualificaciones profesionales

La regulación de los mercados y servicios financieros

Algunas aclaraciones importantes sobre la negociación

Están excluidas de la negociación la liberalización de los servicios públicos en todos los niveles de la Administración, incluyendo la local y el régimen de concesiones. Las autoridades nacionales mantendrán el derecho a decidir el modo en que se financian, se organizan y prestan los servicios públicos, lo cual es una competencia de los Estados Miembros que ningún tratado puede cambiar. Asimismo, queda garantizada la exclusión de los servicios audiovisuales para proteger la diversidad cultural de la UE.

En relación con la transparencia, es necesario recordar que a lo largo del último año y gracias en buena medida a las presiones por parte del Grupo S&D, la Comisión Europea ha hecho pública los papeles de posición en TODOS los asuntos que se negocian. Después de cada ronda, se publican informes sobre las conclusiones de las mismas y los papeles de posición y propuestas de textos. Es decir, la transparencia por el lado europeo es muy elevada.

Los socialistas estamos totalmente en contra del ISDS actual y defendemos sustituirlo por un nuevo modelo “El Tribunal Público de Inversiones” basado en:

o

jueces imparciales e independientes que garanticen la ausencia de conflictos de interés y sujetos a incompatibilidades.

o

donde se blinde el derecho de la UE y los Estados Miembros a regular en favor del interés público impidiendo la admisión de reclamaciones infundadas:

o

donde los inversores extranjeros no se beneficien de un trato diferente al de los inversores locales;

o

dotado de procesos transparentes y con un sistema de apelación del que se carece hasta ahora.

Como respuesta a nuestras reivindicaciones, la de otros grupos y a la presión social, la Comisión presentó una nueva propuesta basada en un Sistema Judicial de Inversiones que recoge gran parte de nuestras reclamaciones.

El pasado 8 de julio se aprobó una Resolución del Parlamento Europeo en la que se expone claramente a la Comisión y al Consejo Europeo su posición respecto a las principales áreas de negociación del TTIP. El Parlamento no negocia los Acuerdos Comerciales, pero tiene la competencia de ratificar o rechazar los textos negociados. Por eso, si se quiere aprobar el TTIP, la Comisión y el Consejo tienen que escuchar la voz del Parlamento expresada en la citada Resolución. Una Resolución que incorpora la mayoría de las reclamaciones socialistas, ya que los Conservadores quieren un Acuerdo sin imponer prácticamente condiciones, y los Verdes y La Izquierda Unitaria Europea, donde se encuentran IU y Podemo,s están en contra de cualquier tratado. Defender el "no" sin proponer alternativas, es renunciar a la oportunidad de avanzar.

Filtraciones de Greenpeace

Los textos que se han filtrado, llamados Textos Consolidados, no son resultados o acuerdos de la negociación, sino que simplemente reflejan las posiciones de cada parte en los diferentes temas, ni más, ni menos. Es decir la filtración de Greenpeace NO es el acuerdo del TTIP, porque aún no hay acuerdo.

En dichos Textos Consolidados, queda reflejado que EE.UU. y la UE tienen diferencias sustanciales en muchos aspectos.

En ninguna filtración se muestra que la UE haya cedido a ninguna de las demandas americanas, más bien al contrario. Los negociadores europeos se muestran firmes en las líneas rojas que ha impuesto el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo.

No es cierto que las multinacionales europeas, o americanas, tienen mayor acceso a los negociadores o a los documentos de negociación que otros actores. Todas las partes son consultadas y sus visiones tenidas en cuenta, y esto aplica a las posiciones de las empresas, pero también de los sindicatos, consumidores, organizaciones medioambientales, ONGs, etc. Todas ellas están representadas en el Grupo Consultivo que se reúne regularmente con el equipo negociador europeo.

En definitiva, y así lo ha dejado claro la Comisión Europea. En ningún caso el TTIP rebajará los estándares de protección al consumidor, o de salud alimentaria o de protección al medioambiente. El TTIP tampoco

cambiará las leyes europeas en relación a los productos transgénicos, ni debilitará el principio de precaución que es la base sobre la que se aprueban regulaciones que afectan a la salud o al medioambiente.

La Comisión Europea no puede negociar como quiera, si no que se tiene que atener al estricto mandato de negociación otorgado por el Consejo Europeo, con claras líneas rojas, así como tener en cuenta la Resolución del Parlamento Europeo. Por tanto, cualquier acuerdo de TTIP que se negocie tendrá que ser ratificado por el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo para que pueda entrar en vigor.

Podemos e IU ante el comercio internacional

El 10 de mayo de 2016 tuvo lugar la sesión plenaria en Estrasburgo, un intenso debate acerca de la posible Concesión de Economía de Mercado a China.

Finalmente, tras presentar cada uno de los grupos políticos su correspondiente Propuesta de Resolución sobre el asunto, el Parlamento Europeo ha publicado la Propuesta de Resolución Común.

La Resolución final por la que el Parlamento se opone a la Concesión del Estatuto de Economía de Mercado a China, fue adoptada por una amplísima mayoría (546 votos a favor, 28 en contra y 77 abstenciones) con el voto a favor de representantes de todos los grupos políticos que conforman el Parlamento a excepción de los euroescépticos y la extrema derecha.

IU, Podemos y Bildu se desmarcaron de la Izquierda Unitaria Europea y fueron los únicos partidos españoles que no apoyaron la resolución. IU votó en contra y Podemos y Bildu se abstuvieron.

Esto es relevante porque lo que denota es que IU y Podemos está a favor de que se le conceda el Estatuto de Economía de Mercado a China, algo que afectará en gran parte al comercio y a la industria, puesto que no podrían aplicarse ya contra China las medidas anti subvenciones y antidumping que la Unión Europea ha venido aplicando hasta el día de hoy.

Es decir IU y Podemos quieren poner trabas a EEUU que es un país con estándares laborales y medioambientales relativamente altos, pero se muestran favorables a dar facilidades a China, que es un país con normas laborales y medioambientales mucho más laxas.

ENLACES DE INTERES

Documentos publicados por la Comisión Europea sobre el TTIP

Artículo “El TTIP feroz”

tml