Está en la página 1de 50
Pee CARROS DE COMBATE EL CARRO MEDIO PANTHER BRYAN PERRETT DAVID E. SMITH cane rer acm, EL CARRO MEDIO PANTHER Lge a TEXTO: BRYAN PERRETT ILUSTRACIONES EN COLOR: DAVID E. SMITH MILITARY, Carros de combate n.* 21 Elcarro medio Panther Edita RBA Colecdonabs, SA Redaccin y admission: Pérez Galdos 36, 08012 - Barcelona Yal-93 415 73 74 ‘Tel. nuevos suscriptores: 902 392 380 ‘el. atoncion al lente: 902392 395, Realizacion RBA Realzacones Editorials, SL Pérez Gals 34, 08012 - Barcelona Edel as Borbonet ‘Aseroria técnica jan Arconio Guerero ‘Traduccion: Pere Rubies Maquetaclon: Ls Sansa Edicion Original ‘Titulo original: The Pep Poher by Ospeey Publishing ea. 1981 Eins Court, Chapel Way, Bode, Oxford CX2 9LR UK Editor Martin Windrow Fotografias: © Osprey Publishing Led. 1999 (© dea icon expaiol, RBA Coleccionables, SA, 1999 © 1981 Osprey Publishing Lc IsBN04473.1484.7 Deposicolgak B-45422-1999 i edeor se resera el derecho de modifiar el precio de venta de los componente dla coleccin enol ranseurso de a misma, sila creurstancas del mereado aslo exgeran Impresion NOVOPRINT, SA Distribuye para Espana Marco Iberia Durbucien de Ediciones, SA (MIDESA) ClAragoneses, 18 Pol Ind de Alcobendas 28108 Alsbendes~ Macha et91 4043900 ‘Argentina RBA Argentina, SA emaralés 740 fies 1209, codigo posal 1007. Tol 14. 393-1439/49. Copal Federal Disp: plea: Huesca Sanabria A. Bigot 103, igo pore 1282 Tel: [4-304351003463. Copal Federal interior OGP.Atarado 2118/56, cdo posta 1290, Tal: 14301-9970, Capel Feder México Edtores ABA México, SA de CY. San Lule Foto! 211, despacho 100, (Col Roms, CP.06700 México DETel: 264.08 84/41 Diserbuye Distbudors Inarme SA de CV. Lucio Blancs 438, Axcapotzalco, £P04200 México DF Tel: 23095 00 Colombia REA Colombia SA. Calle 100," 8A -55.Trre C.oicna 47. Tel: 6210320 Sonal de Bogoes Djarbuye: Distr buidoras Unica, SA Traneersl 93.1" $2.03 Ta: 413.9500.Sanafe de Bogor Pda 2 proveedor habeas! quel reserve un ejemplar de CARROS [DE COMBATE Al comprar x obra caca semana en el mismo Rosco 0 liberia nos permite ditrbucin 3 lox puntos de vena con Irayor preci, uted conseguir un servicio mas pido yea. Imprezo en Espa ~ Printed in Spain — ula 2000 Nota dl editor x racomendablesmulanear Ia lacura del presente libro con otros ttulos de eta cleceién Clear medio T3485 came Tiger caro pesado Kenigiciger carro medio Panzer 'V Sturarilerey Pannerager EL CARRO MEDIO PANTHER HISTORIA DEL DESARROLLO ‘Cuando uno forma parte de una fuerza de élite que actia con el mejor equipo disponible, el descubri miento siibito de que un adversario desdefiado has mas técnicamente superior es, naturalmente, un duro golpe para el orgullo y moral propios. Beta era la situacién en la que se encontraba la Panzer- waffe alemana en 1941, a raiz de la aparicién del T-34 soviético, un carro que el mariscal de campo Ewald von Kleist calificé como el mejor del mun- do, y del que el gral. de div. E.W. von Mellenthin es- cribié mas tarde: «no teniamos nada comparable» En noviembre de 1941, un equipo de disefiado- res, fabricantes y oficiales del Heereswaffenamt (De partamento de Armamento y Material del Ejército visit6 el 2.° Bjército Panzer de Guderian para eva Iuar el T-34 y decidir qué medidas eran necesarias para restablecer la ventaja técnica en favor de Ale mania, «Los oficiales del frente eran de la opinion de que simplemente habia que copiar el T-34, pues to que era la manera mAs répida de solucionar la desgraciadisima situacién de las tropas acorazadas alemanas; pero los disefiadores no podian acceder a esto. No era s6lo a causa del orgullo natural de los disefiadores sobre sus propias invenciones, sino porque no seria posible fabricar en masa clemen- tos esenciales del T-34, en particular los motores diesel de aluminio, con la rapidez necesaria. Asi- mismo, con respecto a las aleaciones de acero, tabamos en desv 60s debido a nuestra escaser en materias primas.»! Se encontraron soluciones para salir del paso, se reconvirtié el PzKpfw IV de su cometido de apoyo ereano, mediante la sustitucién del obiis 1/24 de 75 mm por un cafién de alta velocidad, se reequi: p6 de la misma forma la Artilleria de Asalto y se aceleré ¢l desarrollo de la primera generacion de azacarros. El carro pesado de ruptura Tiger se en contraba también en desarrollo, pero habia sido eoncebido para un cometido especifico, sélo esta ja en relacién con los sovi 1 Gderian, Panzer Frker, ria disponible en pequeiio niimero y no era apro. piado como equipamiento general de las divisiones Panzer. La respuesta a largo plazo, por lo tanto, tin ‘camente podia ser la fabricacién de un nuevo carro medio que llevase un arma mas potente que el T-34 y que nuviese una disposicién de blindaje y presta- cones de velocidad campo a través comparables. La especificacién del Heereswaffenamt para el vehiculo, de ntimero VK 3002, prevefa un arma- mento principal L/48 de 75 mm, un peso compren- dido en el intervalo de 30-35 toneladas y un cidad maxima de 55 km/h, firmandose contratos para disefios concurrentes con Daimler-Benz y MAN (Maschinenfabrik Augsburg-Nurnburg). La urgen- cia con que se veia todo el proyecto puede medirse Linea de montaje de carros de combate Panther, en 1943. La torre estdsiendo conducida a su posicion de encale. (Foto: Martin Windrow.) El glacis det Panther Ausf D inco conductor y una tapa con bisagra ‘asco. Cuando amibas extaban cer liso. (Foto: Martin Windrow) aba una mira para et la ametraladors ‘tenia un aspecto por el hecho de que los contratos tenian fecha del 25 de noviembre de 1941, s6lo unos dias después del regreso de la comisién de investigacién del Fren te Oriental, Los disefiadores de ambas organizaciones se vie ron obligados a incorporar un flujo constante de modificaciones en sus trabajos, de los que el mas significativo fue la sustituci6n del cafién L/48 de 75 mm por el mas largo L/70 que habia sido desarro- lado por Rheinmetall-Borsig y normalizado como KwK 42. Sin embargo, los planos de ambos rivales estaban listos en Ia primavera de 1942 y ofrecian tun sorprendente contraste en su enfoque. El vehiculo propuesto por Daimler-Benz, VK 3002(DB), estaba propulsado por un motor diese! de traccién trasera e iba sobre una suspensién im- bricada de ocho bogies con ballestas laminares ex- ternas. A pesar del aspecto caracteristico del tren de rodadura y del largo cafién, la configuracién del mum blindaje del casco y del mantelete externo le daban tun extraiio parecido con el T-34. Por otra parte, no habia dudas sobre el origen alemén del candidato de MAN, el VK 3002(MAN), que del T-34 copiaba s6lo el glacis inclinado, si- guiendo un angulo mas abrupto, de 35°. El vehicu- lo estaba propulsado por un motor de gasolina May- bach HL210, con la transmisién siguiendo el camino convencional bajo la cémara de combate hasta la caja de cambios, desde donde se accionaban los ejes motores de las ruedas delanteras por medio de un complejo mecanismo. La suspensién imbricada de ‘ocho bogies utilizaba un sistema de barras de tor sién internas de disefio poco habitual, que incre- mentaba la altura del carro, pero proporcionaba un mejor comportamiento campo a través que otros vehiculos alemanes de orugas. La parte que sobre- salia del armamento principal se habia reducido al minimo colocando la torre muy atris. El armamento secundario consistia en una ametralladora coaxial y una de casco, que podia dispararse levantando tuna tapa con bisagras en la plancha del glacis. La configuracién interna respondia también al mode- lo tradicional aleman, con el jefe de carro en la par- eM te posterior i delante suyo} que el conduc de cambios ¥¢ radio a la der ‘Comprensi Daimler-Benz de dibujo. sade al poraban elem utilizado exte los proyectos en los mas rea ciendo asi del Panther, un pr Hitler preferia realidad much mayor potenci bargo, se daba 3002(DB) eras no surgiesen § poco le gustat te posterior izquierda de la torre, el tirador justo delante suyo y el cargador a la derecha, mientras que el conductor se sentaba a la izquierda de la caja de cambios y el ametrallador de casco/operador de radio a la derecha. Comprensiblemente, no todos los conceptos de Daimler-Benz ni de MAN que fueron a la mesa de dibujo salian directamente de la mente de su di- seiiador. Los dos, en mayor o menor grado, incor. poraban elementos del T-34, pero ambos habian utilizado extensamente la experiencia obrenida en los proyectos Durchbruchswagen de preguerra y en los ms recientes contratos para el VK 3001, ha- ciendo asi del VK 3002, al que ya se aludia como Panther, un primo segundo del Tiger. De los dos, Hitler preferia el candidato de Daimler-Benz, y en realidad muchos pensaban que este vehiculo tenia mayor potencial de desarrollo. El Ejército, sin em- bargo, se daba perfectamente cuenta de que el VK 3002(DB) era demasiado parecido al T-34 para que no surgiesen problemas de identificacion, y ta poco le gustaba que el armamento principal sobre- saliese tanto, como resultado de colocar la torre tan hacia adelante. Tras las pruebas, en otofio de 1942, se acepté oficialmente el disefio de MAN y el carro centré en produccién en noviembre como PeKpfw V Panther (SdKfz 171), Los 20 primeros vehiculos que iban a construir- se se designaron Ausf. A, aunque actualmente se hace referencia a ellos como Ausf. D1, su nombre oficial desde principios de 1943. En los vehiculos siguientes, la base del blindaje se increment a 80 aumentar el peso del carro, ya bastante por encima del objetivo de 35 toneladas, a 45 toneladass para compensarlo, s¢ instalé el més potente motor May bach HI.230 P30, junto con una caja de cambios ‘AK7-200 de siete marchas sineronizadas. Otras me- acis y 120 mm en el mantelete. Esto hizo Personal del arma acorazada asate a una demostracién de los construidos. Los detalles del o ocultados deliberadamente a ls fotgrafos ra tine de to cain ha [por medio de una volurdinces cubjerta arn mantelete erté envuelto con una lona (Foto: Martin Windrow.) Uno de los primeros Aust D dotado de Ia rudimentaria cipula ade tambor».La foto muestra también uno de los ‘aros ejemplos de lanzafumigenos externos montades en un Panther. (Foto: RAC Tank Museum.) joras consistieron en el desplazamiento de la cap la del jefe de carro algo hacia dentro, a sustitucién del freno de boca de deflector simple por uno do: ble en el KwK 42 y la adicidn de faldones laterales cortos en mayo de 1943. La modificacién comple- ta se designé Ausf. D2. El precio inevitable a pagar, cuando se hace pa sar a toda prisa las etapas de disefio y pruebas de un vehiculo de combate antes de entrar en produc- ci6n, es la poca fiabilidad mecénica. Esto ya lo ha- bian descubierto los briténicos con el carro de in- fanteria Churchill y ahora el Panther daria lugar a los mismos problemas. La mayor parte de las di cultades estaban en la transmisién y conexiones de Ia direccién, donde partes diseftadas para ser usa~ das en un vehiculo mas ligero estaban sujetas a ten: siones mayores que las previstas, impuestas por el aumento de peso y potencia, y en consecuencia fa. aban; pero el motor mismo tenia también ten. dencia a recalentarse, y los incendios de la gasoli- na eran eorrientes, Se nevesitaba tiempo para eliminar los problemas, y en marzo de 1943 Guderian le co- municé a Hitler que el Panther no podria entrar en servicio antes de julio. Como veremos, este cileu- lo no slo results marcadamente optimista, sino {que tuvo su influencia en el desenlace posterior de la guerra. El segundo tipo principal de serie fue designa: do, sin raz6n aparente, Ausf. A, y empez6 a entrar cen servicio poco después de la desafortunada ofen- siva de Kursk. Las modificaciones principales in- corporadas en este modelo eran una ciipula muy mejorada, un montaje de bola para la ametralla- dora de asco y un aumento en el mimero de per nos del borde de las ruedas de rodadura El dltimo modelo de serie fue el Ausf. G, que aparecié en la primavera de 1944. En esta version se habia simplificado la construccién y ganado es- pacio interno, colocando las planchas laterales de la parte superior del casco con un angulo menos oblicuo, aunque el vehiculo se identificaba mas fa cilmente por la ausencia de la escotilla de vision del conductor en el mantelete, habiendo sido sustitui da por un episcopio roratorio en el techo de la cé mara de conduccién. Ademés las escotillas de ac eso de pivote giratorio del conductor y del operador de radio fueron sustituidas por otras con bisagras, cuya abertura estaba facilitada por resortes inter- 1nos. Los ultimos modelos fueron equipados con rue- das de rodadura elésticas de acero y con un nuevo mantelete, que evitaba el peligro de desviar los pro: yectiles hacia abajo que tenia el tipo anterior re dondeado, haciéndolo mas grueso en la base. En conjunto, se construyeron 5.508 Panther, de los que 3.740 eran Ausfihrung G. Esto exigié un gran esfuerzo por parte de la industria de arma mento alemana y supuso la participacién no s6lo de MAN, sino también de Daimler-Benz. y Hens- chel. En febrero de 1943, como parte del progra- ma de racionalizacién que estaba imponiéndose a la industria, se dio instrucciones a MAN y Hens- chel para que colaborasen, hasta donde fuese posi- ble, en Ia estandarizacion de componentes de dos proyectos: el Tiger Il y el Panther Il. De éstos, s6lo el Tiger Il, o Kénigstiger, alcanz6 la produccién, aunque se completaron varios prototipos de casco de Panther Il y como minimo uno fue dotado de una torre Ausf, G. Tal como estaba planeado, el Panther IL habria podido estar armado con un ca fi6n de 88 mm, instalado en una torre agrandada y con un mantelete de campana similar al del K6- nigstiger. De haberse completado el disefio, el ve- hiculo se habria llamado Panther I Ausf. F, ya que Hitler habia decidido abandonar completamente la denominacién «P2Kpfw V» en febrero de 1944. Durante gran parte de su vida activa, el Panther supers en alcance a todos los carros medios con los {que se enfrent6, aunque en los iitimos tiempos el n de 17 libras briténico alcanz6 la paridad, lo mismo que algunos cazacarros estadounidenses y el 'T-34/85 soviético; frente a los carros pesados y SU soviéticos se encontraba en desventaja a los alcan ‘ces mayores. No obstante, la cuestidn la porencia de fuego no se consideré nunca con la ncn eM lizar el based de Carros Pes misma urgencia frenética que se habfa dado en los PrKpfw Ill y TV a finales de 1941. Algunas discu siones tuvieron lugar en 1944 en relacién con alar- gar el cafion de 75 mm hasta L/100, pero existia el consenso general de que ya se habian alcanzado los limites metalirgicos del cafi6n; de todas maneras, su instalacién habria exigido un rediseno drastico de la torre, en !a que s6lo se le podia dar cabida con grandes dificultades. Los Aliados se enteraron de la idea durante el interrogatorio a un oficial hecho pri- sionero en Normandia, cuyo grado evidentemente debia ser bastante elevado, puesto que habia estado presente en las discusiones. También ¢s posible que el prisionero estuviese proporcionando deliberada- mente a su captor el tipo de informaci6n inatil que, de ser creida, sabia que causaria una honda preo- ccupaci6n; sin embargo, aunque se hizo llegar una copia del interrogatorio al servicio téenico corres: pondiente, provocé pocos comentarios, ya que los britdnicos eran también conscientes de las limi siones en la construccién de caftones. VEHICULOS ESPECIALES La variante mas famosa del Panther fue el Jagdpan- ther, o Panther Cazador, un fino cazacarros armado con un caiién 1/71 de 88 mm que equipaba los ba- tallones de Cazacarrros Pesados el iltimo ao de la guerra, Se levaron a cabo otros varios intentos de uti- lizar el bastidor del Panther como base de un sistema de armas autopropulsado, pero étos no fueron mas allé de la etapa de proyecto 0 de prototipo. Lo inadecuado de los recursos de los batallones de Carros Pesados, en cuanto a vehiculos de recu- peracién, se evidenciaba por el hecho de que se ne- cesitaban tres tractores semiorugas estandar de re- cuperacién Famo de 18 toneladas para remolcar un Tiger. Incluso en los batallones medios, el Panther, con sus 45 toneladas, era una especie de peso pe- sado en su clase, necesitandose dos tractores para fa tarea. Habia numerosos casos en que los Famo simplemente no podian solucionar el problema, por muchos que hubiera, y a causa de ello se perdian ‘numerosos carros que hubiesen podido recuperar se con un equipo mas potente. Para combatir esta situaci6n completamente in: satisfactoria se desarroll6 en 1944 el Bergepanzer Panther (Vehiculo de Recuperacién Panther). El ve Interior dela torre del Panther Aust, mirando hacia atris. ‘Ala derecha puede verse el volante que controla la posicion ‘del mantelete del bloque de visién,y ms allo volance ‘levador de Ia escotila de fa cipula con la palanea de pposiclén encima.A la izquierda de los anteriores est ol ele ‘de transmisién, que conecta la eseala contrarrotatoria de reloj de ls copula con In cremallora de la torre y la trampill ‘reular de eseape trasera. (Foto: RAC Tank Museum.) hiculo consistfa en un casco sin torre en el que la cdmara de combate quedaba cerrada por una es tructura en forma de caja. En el interior de la cé mara habia un cabrestante que extraia su potencia del motor principal. El cabrestante podia ejercer una traccién directa de 40 toneladas, que con la polea apropiada podia aumentarse a 80 toneladas; mien. tras tiraba, el vehiculo se fijaba en el suelo por me. dio de una pala de 2,44 por 2,59 m, que podia le se cuando no se utilizaba. Disponia también de una gria movil de 1,5 toneladas para la sustitu ci6n de motores y componentes de la transmision. FI Bergepanzer Panther tenfa una tripulacién de cin co hombres, y estaba armado con una ametralla- dora de autodefensa durante las operaciones de re- cuperacién. Se construyeron 297 en total; algunos, sin la pala de sostén y el cabrestante, actuaron de transportes de municién y pertrechos, en cuyo co- metido se denominaban Munitionspanzer Panther. Externamente, las versiones Panzerbefchlswagen (Vehiculo Acorazado de Mando) del Panther dife- rian poco del carro con cafién, pero podian identi- ficarse por las antenas adicionales montadas en el techo de la torre y detrés de la cubierta del motor, siendo estas tiltimas de tipo multipolar. Una versién (SdKfz 267) estaba dotada de equipos de radio Fu 5 y Fu 7, mientras que la otra (SdKfz 268) llevaba ELAust. A tenia un montaje de bola para la ametr de casco. En este ejemplo, el arma parece haber sido suprimida. (Foto: RAC Tank Museum.) equipos Fu 5 y Fu 8. En ambos casos, el cargador hacia de segundo operador de radio. Unos cuantos vehiculos Ausf. D fueron conver- tidos en Panzerbeobachstungswagen (Vehiculos Aco- razados de Observacién de Artilleria); sin embar- 0, e121." Grupo de Ejércitos no encontré ninguno durante su avance a través de Normandia y Euro pa noroccidental, De hecho, no fue hasta julio de 1945, tras descubrirse el borrador de un manual en Rheinmetall-Borsig y del interrogatorio de un tal Herr Seligman de la firma Anschiitz de Kiel, cuan- do empez6 a tenerse una idea clara; era evidente, més alld de toda duda razonable, que Alemania ha bia fabricado el mejor vehiculo de observacién avan- zada de artilleria de la guerra. Los siguientes ‘mentos estan sacados de la evaluacién de los servicios de Informacién sobre el vehiculo: «EI falso caiion principal y el mantelete estan hechos de limina metilica soldada. El caiién est empernado al mantelete, el cual esta a su vez em pernado al frente de la torre, El mantelete se ex- tiende solo a lo largo de un tercio del frente de la torre. La ametralladora MG 34 esta instalada en un montaje de bola en la plancha frontal de la to- rte, a la derecha del falso armamento principal. Se apunta por medio del visor telesc6pico estandar de ametralladora KEZ 2 (de 1,8 aumentos). La ame- tralladora puede girarse 5° a la derecha y a la iz- quierda, tiene una depresién maxima de-10° y una elevacion de +15°, »El vehiculo esta equipado con los siguientes trumentos épticos: @ crecsse coe a vu em (a) El telémetro Em 1.25m esta situado en el fren- te de la torre y hay mirillas a ambos lados de las planchas frontales de la misma para este instru. mento. Dichas mirillas se pueden cerrar con tapas blindadas de bisagra desde dentro de la torre. El te- lémetro esta atornillado a unas planchas soldadas ala plancha del techo de la torre. Los reticulos del telémetro pueden iluminarse para su uso nocturno. Este telémetro esta fabricado por Zeiss. (b) El periscopio de observacién TBF 2 de la to: rre esta situado en el centro de la misma, en un mon taje de bola en la plancha del techo. Puede elevar- se.o bajarse en un recorrido de 36,8 cm. Cuando esti bajado, la abertura del techo encima del peris: copio puede cerrarse con una tapa blindada de bi- sagra, Puede girar 360°. Dos tornillos de ajuste de- lante y a la izquierda del periscopio permiten ladearlo 10°, El periscopio puede fijarse en cualquier posi- cidn que se dese. {c) Un TSR 1, 0 telescopio de tijera, esta mon- tado en un soporte ajustable, en el frente de la cai- pula del jefe de carro. »Tanto el jefe de carro como el observador dis- ponen de indicadores de acimut que dan el grado de inclinacién de la torre con respecto a la vertical. En la torre, justo delante de la ctipula del jefe de carro, std instalada una complicada mesa de direcci6n de tiro automatica, fabricada por la firma Anschiitz. Se trata principalmente de un instrumento de artlle: ria, pero puede emplearse en VAC (vehiculos aco- razados de combate) y esta ideado para ser usado en regiones donde no se dispone de mapas o éstos son inadecuados para propdsitos artilleros [por i. en el Frente Oriental]. El Blockstelle se utiliza para dar el alcance y direccién iniciales al cafién central ¢ introducir las correcciones obtenidas por la ob- servacion de la caida de los proyectiles» Otro desarrollo derivado del Panther era la To- rre Terrestre,! encontrada en Italia tanto en la Li- nea Hitler como en la Gética. Consistia en la torre normal del Panther y su armamento, pero sin el me canismo de giro asistido ni la cdpula, montada en lo alto de una caja de acero rectangular enterrada en el suelo. La caja estaba dividida en dos partes, Ia superior, de 3,33 m de largo, 2,83 m de ancho y 1A vec lade orci Seacorn, o vwwe pega, La Sehmalrrm ers ana tore cota experimental eguipad con un tee coincidence eeraron press com cla em a hawidor de AG f situado en el fren: imbos lados de las t para este instru m cerrar con tapas de la torre. El te planchas soldadas = Los reticulos del 2 su uso nocturno. Zeiss. 6n TBE 2 de la to- misma, en un mon- cho. Puede elevar 36,8 em. Cuando yencima del peris- pa blindada de bi- illos de ajuste de »permiten ladearlo en cualquier posi- = ijera, est mon- el frente de la ci sl observador dis uedanl grado de pala vertical. En t del jefe de carro, sade direccién de ima Anschiitz, Se umento de artlle E {vehiculos aco- lo para ser usado de mapas o éstos artilleros [por Hle se utiliza para gal cafion central snidas por la ob- stiles» anther era la To- i tanto en la Li- ssistia en la torre ©, pero sin el me- wala, montada en ngular enterrada fa en dos partes, $3 m de ancho y Bo ror pequets. La ppads con on eketo Reed de Aut gun 0,98 m de alto, que albergaba el engranaje y suelo dela torre, y el hueco de una escalera de hierro que conducia a la parte inferior; ésta tenia las mismas dimensiones que la estructura de encima, pero con 2,01 m de altura, y estaba dividida en tres cdma ras. Una, forrada con tablas, contenfa tres literas para los servidores y un pozo de escape; la segun- da, la trampilla principal de acceso y la escalera; la fercera era un almacén para alimentos y municion, y tenia también baterias eléctricas y una caja de in- terruptores. Disponia de luz eléctrica y unos venti- Iadores en el techo dispersaban los humos. Todo el fortin estaba enterrado en el suelo hasta unos 30 ‘em de la parte superior del techo, y los escombros se amontonaban hasta la base de la torre del Pan ther y se alisaban en una larga rampa inclinada. El acceso principal empezaba a unos 12 m de distan ia en una angosta trinchera con una inclinacién Bastante fuerte hacia abajo y cubierta en su extre ‘mo mas profundo con ramas y tierra. Gracias al tremendo empuje de la 1.* Divisién canadiense y de la 25." Brigada de Carros, la Linea Hitler fue asaltada en un solo dia, pero la Torre Te- srestre habia supuesto una sorpresa extremadamente desagradable y en otras partes de Italia se cobré su peaje. En comparacidn, combatir contra carros de combate era sencillo: con experiencia se podia in- ‘eluso prever dénde podian acechar emboscados los mortiferos y achaparrados cafiones de asalto y Pa de Ia mitila del conductor en le los costados del easco menos lindros laterales contienen Ia baqueta del tubo del canon, que podia plegarse varias veces para su alrmacenaje:(Fotox Bundesarchiv) zerjiger; pero esto era distinto, Sobresalia s6lo unos, centimetros del suelo, estaba magnificamente mi- metizada y abria fuego slo en el dltimo momento y-con la seguridad de cobrarse una presa DESCRIPCION DEL PANTHER Blindaje El blindaje del Panther estaba hecho de planchas la- minadas homogéneas, trabadas con uniones en es calén y soldadas. A causa del bloqueo aliado, el con tenido en cromo y niquel del metal era bajo, siendo el carbono el principal agente endurecedor emplea: do. Esto provocé dificultades en las soldaduras, cuya calidad dio lugar a muchos comentarios adversos por parte de los especialistas britanicos en este cam- po. El sistema de soldadura de unién era tal que re sistia la presién externa, pero las junturas se abri an sise sometian a presi6n interna, como la causada por explosiones de municién, El glacis inclinado y el grueso mantelete hacfan del nther un vehiculo muy dificil de poner fuera de com eee nome EL Ausf.G podia reconocerse también por el borde inferior recto de la plancha laceral dela superestructura. (Foto: RAC Tank Museum.) bate en un encuentro frontal, salvo a muy corto al- cance. Andrew Wilson sirvié como comandante de seccién en el 141.° Regimiento del RAC (Real Cuer- po Acorazado),y recuerda una conversacién que tuvo lugar poco después de su llegada a Normandia: ‘6mo lo hace un Churchill para destruir un Panther? Se le acerca sigilosamente. Cuando llega a muy corta distancia, el tirador trata de hacer rebotar un proyectil en la parte inferior del mantelete del ca- jién del Panther. i tiene suerte, atraviesa una pie za de blindaje delgado encima de la cabeza del con- ductor =zLo ha hecho alguien alguna ver? Si. Davis, del Escuadron «Ce. ;Ahora est en ‘el cuartel general, tratando de recuperarse de los nervios!»! Existia una alternativa que requeria la misma sangre fria, y se sabe que fue adoptada por la tri- pulacién de un M36 norteamericano pertenecien- te al 899.° Batallén de Cazacarros. Dandose cuen- tade que no tenia nada que hacer en un duelo directo entre caiion y blindaje, el jefe de carro ordené al ti- rador que apuntase el suelo inmediatamente en- frente del Panther; afortunadamente para él era duro y, como pretendia, el proyectil AP de 90 mm rebo t6y atravesé las delgadas planchas ventrales. Estos métodos se podian considerar como mit mo poco ortodoxos y € punteria. Comprensiblemente, no hay registros del ‘nvimero de ocasiones en que se intentaron sin éxito. 1 Andrew Win, Flamethrower, Cori 1973. © ove ce nH Fl defecto del mantelete que desviaba los pro- yectiles hacia abajo fue, no obstante, verificado en el curso de ensayos realizados por la 2." Division ‘Acorazada de EE UU empleando Sherman de 75 mm y cazacarros M10, lograndose dos penetracio- nes del techo de la camara de conduccién a 730m con municion APC. El proyectil APC no consigui6 penetrar el glacis a este alcance, y tampoco el HE T105, que habia sido ideado para ser utilizado con- tra hormigén, aunque silo logré el proyectil HEAT. El empleo de municién AP estndar contra el cos- tado del casco solo produjo penetracién al reducir elalcance a 180 m, pero con la APC el Sherman pe- nett6 el blindaje lateral de 45 mm de la torre des de 730 m y el M10 la atraves6 de lado a lado. El proyectil HEAT era igualmente eficaz contra la to- tre y el HE T105 hizo un agujero en la plancha. La 33." Brigada Acorazada hizo también prue- bas de tiro con los eafiones briténicos de 17 libras y de 75 mm, utilizando municién APC, pero cen- trandose en el blindaje frontal. A $50 m el 17 libras penetré el glacis sin dificultad, e incluso perfor6 el rmantelete hasta estrellarse contra la trampilla de es- cape posterior. El de 75 mm, en cambio, no consi- guid penetrar el glacis a 140 m, aunque s{ horadé el blindaje en una profundidad de 25 mm y rompié la plancha, antes de salir volando hacia arriba y re- banar 9,5 mm del cafién. Simultaneamente, la 22.* Brigada Acorazada es taba evaluando el efecto de la municién APDS de 6 libras y de las bombas PLAT. A 270 m, «se consi- uieron cinco impactos en la plancha frontal sin ob- tenerse ninguna penetracin del 100 %. El proyectil penetraba unos 50 mm y era desviado hacia arriba, haciendo una corta muesca en la plancha de blinda- je. Parecia que el proyectil era demasiado ligero para abrirse camino». A 60 m las PIAT no lograban pe- netrar el glacis, pero conseguian atravesar el blinda- je de la parte superior del casco. En general, los registros alemanes confirman es- tos descubrimientos, pero revelan también una apren sion con respecto al blindaje lateral del Panther que, como se vera se reflej6 en las tacticas del momento. Automocién «Los primeros modelos tenfan una gran cantidad de problemas de motor, embrague y caja de cam- bios que fueron ripidamente solucionados, pero queda el defecto de la debilidad de los ejes reduc~ tores hasta las ruedas tractoras. Estos dan proble- mas constantes, ya que tienen poca tensién para el par que tienen que transmitir. El Panther se con- vvierte en una fuente potencial de dificultades a par- tir de los 900 km. A los 1.000 km necesitara pro- bablemente un repaso del 100 %, como minimo de la tracci6n. La Secci6n de Talleres estaba muy preo- cupada por el problema de los repuestos.» Esta era la opinién de un prisionero capturado en 1944. Que estaba diciendo la verdad lo confir- ma un Resumen de Informacién Técnica emitido por el 21.° Grupo de Bjércitos en junio del mismo fio, relacionado con las prestaciones operativas del Panther y del Tiger:! «Se ha escrito mucho durante los iltimos meses en alabanza de estas dos bestias pesadas alemanas. 1 Emitido por el GSI (Tech.] dl 21.° Grupo de Fjércitos con la ref. Ml 1OA/BM/4049, Panthers and Tigers - A German View. uuuvuuuuiiaocesvaacvaensieaant eta tn Los siguientes extractos de documentos oficiales ale- ‘manes arrojan una luz diferente sobre el tema y pue- den suscitar interés, pero no optimismo». Se citan aqui los pasajes pertinentes de estos extractos, pero vale la pena mencionar de entrada un fragmento en el que el autor aleman destaca que, a pesar de las modificaciones del motor, un batallén de Panther habia recorrido de media s6lo 725 km por carro, y queen el mismo periodo tuvieron que sustituirse 11 motores completos. El fragmento termina con la re-~ comendacién de que «los Panther no deben efec- tuar recorridos de mas de 100 km, ya que esto dafia mucho la suspensién, especialmente en invierno». Dificilmente se trataba del sello de aprobacién a un sistema de armas concebido para uso estratégico. EI motor Maybach HL230 P30 tenia una cilin- drada de 23,88 litros, con un rendimiento potencial de 700 hp a 3.000 rpm, aunque en servicio no se so- brepasaban oficialmente las 2.500 rpm. Era un mo- La version Bergepanzer (vehiculo acorazado de recuperacién) del Panther haciendo su labor. Sector del Grupo de Ejércitos Sur, 1943-44. (Foto: Bundesarchiv.) tor de 12 cilindros en «V» con bloque de cilindros, carter y cabezas de los pistones de aluminio, aunque las bielas eran de acero; la secuencia de encendido de los cilindros era: 12-1-8-5-10-3-7-6-11-2-9-4. El motor estaba refrigerado por agua, con dos radiadores a cada lado de la camara del motor co- nectados por un depésito de compensacién. El aire era impulsado a través de ellos por dos ventilado- res movidos por un engranaje de dos velocidades, con embrague en seco de dos platos, rueda denta- da y Arbol de transmision desde el motor, y expul- sado a través de unas rejillas en la cubierta del mo- tors parte del exceso de calor podia ser conducido a la camara de combate a través de un conducto de aire, proporcionando un cierto grado de confort durante los severos inviernos del Frente Oriental. Como todos los motores de carros alemanes, el HL230 P30 habia sido concebido para su uso en climas templados. Estaba, sin embargo, instalado en un espacio muy estrecho y en verano el sistema TO @© ees conse TM de refrigeraci6n era al principio insuficiente. El re- sultado era recalentamiento, vaporizacién del com- bustible e incendios en el motor, lo que llevé a ins- talar un sistema de extintor automético en la camara del motor. Cuando la temperatura sobrepasaba los 120 °C, unos pulverizadores rociaban las bombas de combustible y carburadores con una réfaga de siete segundos de liquido extintor. Simultaneamen- te, una luz en el panel de instrumentos del conduc- tor le advertia a éste de la situaci6n, el cual dejaba inmediatamente el motor en punto muerto hasta que se enfriaba. La temperatura normal de funcio- namiento era de 80 °C, que se podia regular con- trolando el flujo de aire a través de los radiadores por medio de obturadores accionados desde la cé- ‘mara de combate. Se llevaban 727 litros de combustible (1.073 en la versién Bergepanzer), contenidos en cinco depé- sitos interconectados, uno en la pared posterior de Ja cémara del motor y dos a cada lado. Se llenaban por un conducto comin situado en el tanque tra- sero. El consumo variaba entre 4,0 litros por km en carretera y 7,5 litros por km campo a través. Se re- queria cambiar el aceite cada 250 km en rodaje y yuvntarentiritn mi Tr en 6 de an ra en re después cada 2.000 km, salvo en condiciones de polvo, en que era preciso cambiarlo cada 1.000 km. La transmisién pasaba del motor al embrague en seco de tres platos y de alli a la caja de cambios por medio de dos arboles cardan, entre los cuales se interponfa la toma de potencia del mecanismo de giro de la torre, en el centro de la cémara de com- bate. La caja de cambios proporcionaba acopla- mientos sincronizados para todas las marchas, sal- vo la primera y la marcha atras, a 2.000-2.200 rpm, pero se requeria un doble desembrague por encima de 2.500 rpm, o al reducir de marcha a menos de 1.500 rpm. Todos los vehiculos con orugas estan sujetos a tun factor llamado resistencia de rodadura. Asi, mien- tras un vehiculo con ruedas sigue rodando con una pérdida despreciable de velocidad durante un cam- Bio de marcha, la de un vehiculo con orugas cae bruscamente debido a la elevada resistencia ofreci- dda por las propias orugas. En tales circunstancias, cambiar de marcha manualmente exige hacerlo en el momento preciso, basndose en la interrelacién tentre las velocidades del motor y del vehiculo, y por consiguiente depende mucho de la pericia del con- ductor del carro. Desgraciadamente, la caja de cam- bios del Panther, aunque técnicamente robusta, no Dos vistas de tres cuartos posterior y desde arriba~ de un Bergepanther, mostrando la pala de sostén en posicién bajada y levantada, la trayectoria del cable del cabrestante. (Foto: RAC Tank Museum.) SS TE toleraba la introduccién forzada de marchas, espe- ‘cialmente en el vital intervalo inferior-medio, de for- ‘ma que las averias alcanzaron tales proporciones en los primeros dias que se tuvo que distribuir una circular que decfa: «La tercera marcha del cambio de! Panther es la {que se usa con més frecuencia. Al cambiar de mar- cha, por consiguiente, debe ser tratada cuidadosa- mente. En cinco de cada siete casos hubo que reem- plazar el cambio de marchas porque ya no se podia poner la tercera. Como las ruedas dentadas de la ter- Cera marcha quedan constantemente engranadas, ¢s imposible meter una marcha superior. »»Viajando en segunda y queriendo pasar a ter- cera, debe acelerarse cl vehiculo de manera que durante el proceso de cambiar de marcha (espe- cialmente en terreno desigual o muy inclinado) no se detenga. Si no hay bastante tiempo para came biar de marcha, es decir, siel carro a pesar de todo se frena, el conductor no debe cometer el error de tratar de compensar la falta de tiempo cambian- do de marcha con rapidez. Cambiar de marcha ‘con demasiada rapidez deforma los dientes de los engranajes y el mecanismo de sincronizacién, ¢ in- cidentalmente sobrecarga la transmisién princi- pal. Por lo tanto, cuando el terreno es malo o hay que negociar tna pendiente abrupta, es preferible permanecer en segunda.» El conjunto de ejes motores recorria el frente del vehiculo e incorporaba el mismo tipo de direccion di- ferencial controlada empleada en el Churchill y en los Tiger, estableciéndose en este caso la direccion por medio de palancas. En marcha corta, el radio de giro del carro era cerrado, amplidndose progresivamente al aumentar de marcha, de la siguiente forma: En 1.'el radio de giro era aproximadamente de 5 m. Fn2*el radio de giro era aproximadamente de 11 m. En 3” el radio de giro era aproximadamente de 18 m. En 42 el radio de giro era aproximadamente de 30 m. En 5 el radio de giro era aproximadamente de 43 m. En 67 el radio de giro era aproximadamente de 61 m. En 72 el radio de giro era aproximadamente de 80 m. Cuando el vehiculo estaba en punto muerto con el motor en marcha, una instruccién muy estricta prohibia aplicar una de las palancas de direcci6n, ya que esto produciria el célebre «giro en punto muerto», que hacia girar al carro sobre su eje, con @ 1150 cone nN MM resultados potencialmente fatales en un estaciona~ miento de carros muy juntos. Los conductores eran entrenados para evitar en lo posible cambiar de di- reccin cuando el vehiculo subfa o cruzaba una pen- dente, y se les aconsejaba acelerar al hacerlo cues ta abajo. En situaciones de emergencia, los frenos, de las orugas podian emplearse para cambiar de di- recciOn. ‘Como ya se ha mencionado, el sistema de sus~ pension del Panther era del tipo de barras de tor- ‘i6n, con la diferencia de que las barras estaban do- bladas sobre si mismas a modo de horquilla y fijadas ‘al mismo lado del casco que el bogie que sostent an. Los ocho bogies de cada lado comprendfan un total de 16 ruedas de rodadura de gran didmetro, imbricadas como sigué Exterior 1 1 1 Delante|Centro 2 2 2 2” \Dewas [interior 1 1 1 1) En el disefio de carros, las soluciones aplicadas son de forma tal que dificilmente se puede satisfacer una’ necesidad sin crear un problema en otra area. En este caso, los sistemas de suspension y bogies da- ban juntos unas buenas prestaciones campo 2 tra- vés y una presién sobre el suelo aceptable, a cam= bio de afiadir centimetros de altura al vehiculo y del inevitable actimulo de barro, grava y hielo entre las ruedas de rodadura, asi como un cierto grado de inaccesibilidad. Se suministraba un gato especial para levantar los brazos de giro de la barra de tor~ sion y poder extraer las ruedas de rodadura mas fa- cilmente. El centro de la rueda tractora estaba si- tuado ligeramente mas alto que en el Tiger E, lo que Je proporcionaba una capacidad para salvar obsticu- Jos verticales de 0,91 m frente a 0,79 m en el vehi culo mayor. La oruga de 65 cm, con un mimero ma- ximo de 86 eslabones, se tensaba regulando la posicin de la rueda tensora posterior por medio de un eje de ajuste al que se accedia a través de una tapa de la plancha trasera del carro. Todo el con- junto parecia robusto y a prueba de soldados, pero. evidentemente no lo era: ‘La oruga del Panther esta correctamente tensa- da cuando ésta toca justo la segunda rueda de bogie, vista desde el frente, es decir, cuando si se continua se tensando, se separaria de dicha rueda. En conse- cuencia, cuando la fase final del proceso de tensado usunveaeacagegunacaciaatena se convierte en una tarea pesada, los conductores ne- sligentes dejan que la oruga quede demasiado floja. En ese caso, los aros de ajuste y pernos de retencién se caen ficilmente, por lo que es esencial que el con- ductor inspeccione las orugas con frecuencia. »A veces, la oruga de un Panther o Tiger resba- Ie 0 queda desencajada de los dientes de la rueda ractora y se atasca, a causa de la acumulaci6n de material indeseable. Como consecuencia, la oruga Sgueda tensada con tanta fuerza, que en general no ‘se puede liberar ni quitando un perno.» El documento alemén menciona también que un Betallon de Tiger habia solucionado el problema de Bs orugas demasiado tensas, cortandolas con gra- “Sadas de mano colocadas debajo, y sin duda las tri- dio) palaciones de Panther estaban familiarizadas con na método. Para su empleo en terreno dificil se su- an Snistraba un kit de 40 zapatas anchas («grousers»), ero. ccolocar una cada cinco o siete eslabones. Cuan- sestaban colocadas, la velocidad del vehiculo que- os oficialmente limitada a 14 km/h para evitar a en la suspensi6n. nua Los mandos de conduccién consistian en las pa- mse- ss de direccién, acelerador, embrague, frenos, sado jo de marchas (a la derecha del conductor) y wit Et Panzerbefehiswagen Panther (vehiculo acorazado de mando) se distinguia por sus antenas multipolares, aunque ‘este ejemplar lleva también (izquierda) una banderola de ‘mando de hojalata en la torre. El vehiculo pertenece al ‘comandante de! Regimiento Panzer Grossdeutschland, en aquel periodo el Oberst Langkeit, que puede verse en su copula recibiendo nuevas érdenes del entonces comandante Manteuffel. (Foto: Bundesarchiv.) freno de mano (a su izquierda). Los instrumentos comprendian cuentarrevoluciones, velocimetro, in- dicador de presi6n de aceite y amperimetro. El mo- tor podia arrancarse eléctricamente por medio de un bot6n en el panel de instrumentos, pero si la tem- peratura era demasiado baja, o las baterias estaban agotadas, podia utilizarse un motor de arranque Bosch de inercia, insertandose la manivela de arran- que a través de la plancha trasera y haciéndola gi- rar entre dos hombres. Este ltimo dispositivo ra- ramente fallaba, y los modelos de serie posteriores estaban. equipados con una versién mejorada lla- mada Durchdrebenanlasser. Se disponia asimismo de un carburador de arranque que podia utilizarse con ambos sistemas, siempre que el conductor no apretase el acelerador al mismo tiempo. ee, | Armamento y éptica El caiion KwK 42 1/70 de 75 mm media 5,85 m de longitud, tenia 32 estrias con giro a la derecha y ¢s- taba dotado de un freno de boca con doble deflec~ tor. Empleaba un cierre semiautomético con blo- que de caida, disparindose eléctricamente el arma con un mando incorporado en el volante de eleva- cién. La elevacién maxima era de +20° y la depre- sin maxima, de -8°. Como la mayorfa de cafiones de carro alemanes, el KwK 42 era pesado de boca, y para compensarlo estaba conectado a un peque- fio cilindro hidraulico situado a la derecha del so- porte. Cuando no se utilizaba, el arma se bloquea- ba en posicién horizontal por medio de una horquilla interna afianzada en el techo de la torre; en algu- nos casos esta horquilla se alargaba para dar un an- gulo de bloqueo de +15° de elevacién. El Panther tenia también una abrazadera abatible externa, mon- tada en el centro del techo de la camara de con- duceién, en la que descansaba el cafion horizon- talmente durante los desplazamientos en ferrocactill o marchas prolongadas por carretera. El cilindro de retroceso estaba lleno de un liquido llamado Bremsflussigkeit Braun (Iiquido amortiguadot ma- rrén), pero en condiciones de frfo intenso se susti- tuia por Bremsflussigkeit Arktisch (Iiquido amor- tiguador artico). Posteriormente se convirtié en costumbre emplear una mezcla de ambos liquidos a partes iguales, lo que se indicaba con la inscrip- cién Braun Ark estarcida en el cilindro. La torre disponia de un sistema de giro asistido hidraulico de dos velocidades, proveyéndose de la energia del arbol de transmisi6n principal a través de un acoplamiento fluido. Para girar la torre hacia Ja derecha se empujaba hacia adelante una palanca situada a la derecha del tirador, y se tiraba hacia atras para hacerlo a la izquierda, controlandose la potencia con un pedal, La velocidad de giro depen- dia de la del motor, y un conductor entrenado res- pondia instintivamente a las demandas del tirador. Los tiempos mas rapidos y més lentos que se obte- nian eran: con marcha répida, a 2.500 rpm, se rea- izaba un giro completo hacia la derecha en 17 se- gundos, y hacia la izquierda en 18 segundos; con marcha lenta, a 1.000 rpm, para un giro completo hacia la derecha se necesitaban 93 segundos, y para el giro hacia la izquierda 92 segundos. Fl ajuste final se hacia a mano, requiriendo que la palanca de giro asistido se dejase de nuevo en po- TT ‘Torre terrestre Panther, cuidadosamente emplazada para cubrir un recodo sin visibilidad en una carretera de montafa. Linea Gotica, Italia, 1944. (Foto: Imperial War Museum.) sicién vertical. El giro manual tenia un gran coe~ ficiente desmultiplicador, de modo que una vuel- ta de la rueda producia un movimiento de s6lo 0,36° en la torre. Se podia disponer de alguna ayu- da por medio de una manivela auxiliar de giro ac- cionada por el cargador, mediante una conexién por debajo del caiién, pero este dispositivo se aban- doné en modelos posteriores. La manivela auxi- liar podia desconectarse y colgarse de una abra- zadera cuando no se usaba. Se utilizaron dos modelos de visores telescopi cos, el binocular TFZ 12 en el Ausf. D y el mo- nocular TFZ 12a en los modelos posteriores. Am- bos inclufan una placa de alcance que giraba sobre su eje, con los alcances de los armamentos princi~ pal y coaxial grabados alrededor de la circunfe~ rencia, y una placa de mira que se movia en un plano vertical y contenia las marcas de mira y pun- teria. Las dos placas se movian simultaneamente, con la placa de mira subiendo o bajando al tiem= po que giraba la placa de alcance. Para atacar a) tun alcance escogido, se hacia girar la rueda de al- cance hasta que la marca deseada coincidia con el indicador de la parte superior del visor y la mar= ca de mira situada sobre el blanco, por medio de los mandos de giro y de elevacion. Ambos teles= copios proporcionaban dos aumentos, o bien x 2,5) Tn ra al- nel ar » de les- 2,5 ut con un campo de visién de 30°, o cinco aumentos con 15° de vision. El tirador disponia también de un indicador de la posicién de la torre de dos diales, movidos por tun pifion desde la cremallera de la torre y situados a su izquierda. El dial de la izquierda estaba divi- dido del 1 al 12 con 64 subdivisiones de 100 milé- simas cada una, mientras que el dial de la derecha estaba dividido en milésimas, con 100 subdivisio- nes, El indicador tenia su utilidad en el tiro se- miindirecto, pero habia sido concebido originalmente para ser usado en combinacién con una escala de re- oj del 1 al 12 grabada alrededor del interior de la ciipula del jefe de carro en un anillo circular den- tado. Dicha escala funcionaba segiin el principio de Ja contrarrotacién. Cuando la torre giraba, un p Gn que también estaba acoplado a los dientes de la cremallera de la torre hacia girar la escala en di- recci6n contraria, pero a la misma velocidad, de forma que el ntimero 12 permanecia en alineacin constante con la linea central del casco, mirando hacia adelante. Esto le permitia al jefe de carro de- terminar la orientacién de su siguiente blanco ¢ in- formar al tirador en consonancia. Este hacia en- tonces girar la torre hasta dicha orientaci6n, empleando su indicador de posici6n de la torre, d jando el cafién aproximadamente apuntado. Tal dispositivo era esencial en los primeros modelos de Panther, en los que el jefe de carro estaba obligado a mirar a través de los bloques de vision directa de fa rudimentaria ciipula. Sin embargo, con la llega- da de las cipulas mejoradas que poseian episcopios, su cabeza ya estaba en situacién mas baja y tenia una visién directa del indicador de posicién de la torre, eliminando la necesidad de la escala de reloj de la ciipula. El cafi6n estaba equipado con un indicador de retroceso que mostraba el maximo retroceso ope- rativo permisible de 430 mm, Se hacia uso de otros varios dispositivos de seguridad, que entraban en accidn si el cierre no estaba totalmente cerrado, el eaiidn no del todo listo, o el cilindro de retroceso 0 del todo Hleno, y habia un escudo de proteccién para el tirador y el jefe de carro. Las vainas vacias eran desviadas hacia abajo, a un contenedor situa- do bajo el ci El Ausf. D yel A llevaban 79 proyectiles para el ‘armamento principal, y 82 el Ausf. G. Se alojaban tanto horizontal como verticalmente en armazones re. SUM Tn Efectividad del cafién KwK 42 L170 de 75 mm Contra carros enemigos, segin estimaciones alemanas del 30 de _ mayo de 1944: } 734 sovitico Frente 800m Lateral 2800 m Deeras 2800 m Serie KV sovidtica Frente 600m Lateral 2.000m Detris 2.000 m [5-1 sonico Frente 600 m Lateral 2.000.m Detris 2.000m Charchil briénico Frente 2.000 m! Lateral 2.000 m Detrés 2.000 m Sherman norteamericano Frente 1.000 Lateral 2800m | Derris 2800 m ' Esto es claramente un error de transcripcién, ya que no puede ser el mismo valor que en el lateral ola parte trasera. 800 m para | el frente y 2.000 m para los fancos y parte posterior son aleances de penetracion mis realistas, TM Resultados de unas pruebas de tiro anglo-americanas efectuadas sobre un Aust. A, Francia, 1944. La penetracién del mantelete, inmediatamente debajo de la abertura del visor del cafién, es de especial interés. (Foto: RAC Tank Museum.) ey) En la plancha trasera del Panther Ausf.A se ven las tapas de ‘acceso; de izquierda a derecha: eje de ajuste de la rueda ‘tensora izquierda, tapa de acceso principal posterior, motor de arranque inercial y eje de ajuste de la rueda tensora derecha. (Foto: RAC Tank Museum.) y cajones convenientemente situados por la mitad in- ferior de la cdmara de combate. Los tipos principa- les de munici6n utilizados por el Panther eran el PzGr 40 (AP), el PzGr 39 (APCBC) y el Sprengrenate 43 (HE), que eran disparados con velocidades iniciales de 1.120, 935 y 700 miseg, respectivamente. Se efectuaron algunos experimentos de tiro noc- turno utilizando un pequefio proyector de infra~ rrojos sujeto a la cupula. El dispositivo era eviden- temente demasiado vulnerable, y se probé una alternativa que empleaba una fuente indirecta de luz llevada por un semioruga SdKfz 251/20. La ametralladora coaxial se disparaba por medio de un pedal accionado por el tirador, estando dora- dade una guia para la cinta de alimentaci6n, La ame- tralladora de casco era pesada de cierre en su mon- taje, corrigiéndose esto parcialmente por medio de un resorte compensador y un extremo ahuecado. Se al- macenaban unos 4.200 disparos de municién de ame- tralladora en bolsas por todo el vehiculo. La primera capula de tambor tenia seis bloques de visién, que podian protegerse con un mantelete circular que se atornillaba con un volante situado bajo el techo de la torre, desliz4ndose el mantelete sobre los bloques de vision con un Angulo de 30°. La cpula mejorada tenia siete episcopios que po- dian bajarse cuando no se usaban. La escotilla de la capula era circular y estaba montada en un eje vertical que podia subirse o bajarse con un volan- te, encima del cual habia una palanca utilizada para unre @ cers ce coveae 000 hacer girar la escotilla a un lado cuando estaba abierta. Uno de los problemas que surgid, como consecuencia de la altura del vehiculo y la situa- cién tan retrasada de la cipula, fue la considera~ ble superficie de terreno muerto visual -circuns- tancia aprovechada por los equipos cazacarros—} mirando hacia la derecha, la zona muerta del jefe! de carro media 14,5 m, hacia la izquierda 12,5 m, hacia adelante 14 m y hacia atrés 11,6 m. El con- ductor tenia también una zona muerta de 5,2 m mirando directamente al frente. El Panther no llevaba lanzafumigenos externos, aunque los Ausf. A y G tenfan un lanzador nico) enel techo de la torre, que podia dar la vuelta com- pleta y se disparaba con un angulo de 60°. TACTICAY ORGANIZACION EL Panther empez6 a entrar en servicio durante el pe~ riodo en que el col. gral. Heinz Guderian fue rein- corporado a la actividad como Inspector General de’ las Tropas Acorazadas. Guderian entendia la forma de pensar de los carristas y fue decisivo en la intro~ ducci6n de un memorandum humoristico para los tri- pulantes de Panther, el Pantherfibel, o Cartilla del Panther. Estaba escrito en el argot cotidiano del sol- dado y especificaba las cosas que habia y las que no habia que hacer en historietas con moraleja, rimas fa- ciles de recordar y dibujos cémicos vagamente luju- riosos, con la intencién de inculear los conocimien- tos esenciales, més facilmente que por medio de los serios manuales oficiales de mantenimiento. Por otra parte, ademas de tratar de la mecénica del propio ca~ ro, los autores respetaban la inteligencia de sus lec~ tores y habia también secciones sobre identificacién de VAC, incluyendo los puntos vulnerables de los ve~ hiculos enemigos, tacticas y los resultados compara- tivos de proyectiles AP alcanzando planchas de blin- daje con diversos angulos. El Pantherfibel posiblemente sea el documento para tripulaciones mas exhaustivo jams escrito, pero no es tan conocido como el Ti- gerfibel y parece haber sido distribuido en menor ni- mero. Los ejemplares que han sobrevivido son ac~ tualmente tesoros preciados. En teoria, un regimiento Panzer de 1943 com- prendia dos batallones, cada uno de ellos con cua- tro compaiifas de carros. Un batallén debia estar equipado con Panther y el otro con PzKpfw IV. La TL Ht un yuan ‘experiencias en combate del Panther En el vehiculo mas cercano, el portillo de pistola de la torre lejos de ser satisfactorias. Como mi de ha sido empujado hacia afuera y esta colgando de su ‘en este cementerio de carros del verano de cadena. (Foto: Novosti.) \Ucrania, abandonades por sus tripulaciones. nnn ot | dotacién de un regimiento Panzer del Ejército se es- tableci6 en $1 Panther y 52 P2Kpfw IV, y la de un regimiento Panzer SS en 62 Panther y 64 P2Kpfw IV. Las divisiones SS y algunas otras mas favorecidas pueden haber alcanzado estas cifras de vez en cuan- do, pero no era la situacién habitual. De hecho, la escasez de equipo seguia siendo tan grave que se su- ministraron cafiones de asalto en lugar de los ca- rr0s faltantes, de modo que en 1944 la mayoria de regimientos Panzer tenia una o dos compaiiias ar- madas de esta forma, si no un batallén completo. A causa de la limitada capacidad de giro de estas armas, no podian sustituir a los carros en ataque, aunque si podian proporcionar fuego de apoyo di- recto. ‘A partir de mediados de 1943 en adelante, Ale~ mania estuvo a la defensiva y el cometido de la Pan- zerwaffe fue cada vez mas el de punta de lanza de contraataques estratégicos. En este contexto se con- sraba «especialmente importante asegurar pro- teccién de flanco para los “sensibles” costados de los carros Panther. El comandante del Regimiento Panzer debe conservar siempre una reserva de ca- rr0s, para poderla utilizar de forma inmediata y blo- quear cualquier amenaza desde el flanco. Dicha re-~ serva debe permanecer normalmente unos 1.000 m por detras. Se ha considerado aconsejable que los PzKpfw IV disponibles del Regimiento Panzer asu- man la tarea de proteccién de los flancos, mientras, los Panther avanzan rapidamente y abren una bre- cha en la posicién enemiga». La experiencia de Kursk llev6 asimismo a la adop- cién de nuevos métodos. Alli, la formacién tradi- cional de ataque de las divisiones Panzer, cl keil 0 cufia, no fue capaz de producir el volumen de fuego necesario para suprimir las espesas barreras de ca- fiones contracarro soviéticas. En su lugar se adopt la Panzerglocke, 0 «campana de carros», con los Panther delante y los PzKpfw IV a derecha e izquierda ‘en un amplio arco, listos para concentrar su poten- cia de fuego sobre cualquier area determinada. «El comandante de Panzer, junto con los observadores de todas las armas pesadas, se situaba en la Glocke inmediatamente detras de los carros medios de van- guardia, Tenia que estar en comunicacién por radio con el comandante de los cazabombarderos y otros aviones de apoyo a las tropas de tierra. Los ingenic- 10s viajaban en vehiculos acorazados justo detras de las filas de vanguardia de la Glocke, preparados para vn Se. TM abrir brechas a través de campos de minas. Un ata que segiin este modelo tenia generalmente éxito, si Jas formaciones atacantes practicaban la estrecha co- laboracién entre todas las armas. »Los ataques nocturnos eran otro medio de pe~ netrar a través de profundos frentes contracarro, aunque un ataque nocturno se contemplaba siem- pre con cierta preocupaci6n, El terreno tenia que ser adecuado para los carros y el tiempo favorable; se preferian las noches con luna. El terreno tenia que ser reconocido a la luz del dia por los oficiales implicados. Dado que no teniamos bréjulas apro- piadas para los carros, se utilizaba una carretera claramente visible de noche o rastros de arena para indicar la direccién. Incluso en los ataques noctur- nos la Panzerglocke demostré su utilidad; el avance se efectuaba en formaciones més cerradas y con me~ nor distancia entre carros. La oscuridad era un serio’ obstaculo para los cafiones de la defensa, y un ata~ que nocturno bien preparado transcurria general- mente sin pérdidas de consideracién.»! EL PANTHER EN ACCION El tiempo de servicio activo del Panther fue algo ms corto que el de otros disefios alemanes, ini- cidndose en julio de 1943 y finalizando 22 meses mis tarde. Durante este periodo sirvio en el Frente Oriental, en Italia y en Europa Occidental. uu primera gran ofensiva fue la operacion «Zi tadelle», el intento para eliminar el enorme salien= te que se habia formado alrededor de la ciudad de Kursk, tras el éxito de la contraofensiva de invier= no de Von Manstein de febrero de 1943; en dicha operaci6n, el Panther ejerci6 una influencia total- mente negativa y decisiva. El plan alemén, urdido por el general Zeitzler, jefe del Estado Mayor Ge= neral del Ejército, y aprobado por Hitler, consistia ‘en ataques convergentes de los Grupos de Ejércitos Centro y Sur contra, respectivamente, los flancos septentrional y meridional, los cuales, de tener éxi t0, coparian tantas divisiones que el Ejército Roj quedaria criticamente debilitado. La ofensiva em- plearia el grueso de la Panzerwaffe, tan laboriosa- mente reconstruida por Guderian y Speer después del desastre de Stalingrado. 1 Gral. de dv. EW. von Mellenthin, Ponser Battles, Futura. La idea encontr6 poco apoyo entre los coman- ta- si dantes superiores. En mayo, von Manstein, consi- a derado como el mejor cerebro operativo del Ejér- ito y el tinico hombre capaz de logar un resultado favorable en el Frente Oriental, comenté que el plan podia haber funcionado si se ejecutaba inmediata- mente después de la primavera, pero no mas tarde. Guderian, como podia esperarse, era més rotundo en su apreciacion: «Acababamos de completar la reorganizaci6n y reequipamiento de nuestro Frente Oriental; si ata- cabamos segiin el plan del jefe del Estado Mayor General, estabamos seguros de suftir grandes pér- didas en carros, que no podriamos reemplazar en 1943; por el contrario, nuestra nueva produccién de carros debia estar dedicada al Frente Occiden- tal, para tener reservas méviles disponibles y utili- zarlas contra el desembarco aliado que con toda se- guridad podia esperarse que tendria lugar en 1944. Por otra parte, senalé que los Panther, en cuyas pres- taciones confiaba el jefe del Estado Mayor del Ejér- «ito tan intensamente, padecian todavia los pro- blemas de infancia inberentes a todo nuevo equipo ‘yparecia improbable que pudiesen solucionarse to- dos ellos a tiempo para el ataque. Speer apoys mis argumentos desde el punto de vista de la produc- ‘cidn de armas.»! Teniendo en cuenta que los soviéticos conocian Jas intenciones alemanas, las dificultades no podian sino multiplicarse, Cuanto més tardaban los alema- ines esperando que el Panther fuese operativo, tan- ‘to mejores se hacian las defensas soviéticas. Al fi- fal, los flancos del saliente estaban fortificados en ‘una profundidad de varios kilometros con varias as sucesivas de defensa, cada una de ellas eri- ia de cafiones contracarro y protegida por pro- los campos de minas, mientras la mayor parte las fuerzas acorazadas soviéticas se mantenian is para el contraataque. algo , ini jad de nvier- dicha total- ir or Ge- nsistia éxcitos Elcurso de la batalla ha sido ya descrito en otros Jancos res. La mayor parte de la lucha la llevaron a los Tiger, PzKpfw IV y PzKpfw Ill, y Gude- escribié luego que sus «temores en relacin con fntervencién prematura de los Panther estaban icados». De hecho, s6lo un pufiado de Panther 1 disponible para la accién en cada momen- Un largo rosario de averias, principalmente fa- er éxi- 0 Rojo va em- oriosa- lespués gute TM Dos vistas del «521, un Panther Aust. capturado por los soviéticos en Kursk y exhibido piblicamente. La insignia blanca de la cabeza de pantera bajo los lanzafumigenos puede haber sido afadida después de la captura. (Foto: Martin Windrow.) llos de la transmisi6n e incendios del motor, sefia- laba claramente la ruta desde las entregas por fe- rrocarril hasta las éreas de reuni6n operativa; en el sector del IV Ejército Panzer, las averias sumadas a Jas bajas en combate redujeron el primer dia el nd- mero de Panther disponibles de 200 a sélo 40. Esta situacin no mejor6, ya que durante los dias si- guientes aiin mas Panther se averiaron en el mismo campo de batalla, fuera de alcance para su recupe- raci6n, y fueron seguidamente perdidos cuando el Ejército Rojo reconquist6 el terreno ganado a tan alto coste. Kursk fue una de las batallas decisivas de la Segunda Guerra Mundial, quebrando eficaz- mente el poder de la Panzerwaffe como arma de de- cision estratégica. El inicio de la ofensiva de verano del Ejé Rojo coincidié con el fracaso de la operacién «Zi- tadelle». A todo lo largo del frente, los soviéticos se lanzaron pesadamente hacia adelante en una serie de rigidos araques que hacfan uso de sus ilimitados re- cursos humanos, Tras un fuerte bombardeo, se efec- tuaba un ataque encabezado por una oleada de ca- rros pesados que penetraban en la posicién alemana y trataban de dominar los cafiones contracarro, re- fugios y puestos fortificados de las dreas de van- guardia, Una segunda oleada, compuesta de T-34 acompafiados por densas formaciones de infanteria, pasaba a través de la primera, terminando de abrir una brecha en la zona defendida y acabando con los supervivientes. Una tercera oleada, también de T-34,, ahora llevando infanteria de asalto y a veces acom- pafiados por tropas de infanteria motorizada, pasa- ba a través de la brecha hasta un objetivo predeter- minado, mas allé del cual no se permitia generalmente la explotaci6n del éxito. Ataques que fracasaban a un coste terrible, se repetfan en el mismo lugar una y otra vez hasta alcanzar el éxito. De esta forma, los Grupos de Ejércitos Sur y Centro fueron empujados La orilla del rio se ha hundido bajo este Aust.A mientras apuntaba un blanco a la derecha; de no haberse incrustado cl cain, el vehiculo posiblemente habria volcado. (Foto: Novosti con regularidad hacia el oeste durante 1943 y los prt meros meses de 1944, retirandose al otro lado Dnigper, que Hitler habia declarado vanamente la Defensa Oriental de su Festung Europa. Con este tel6n de fondo, los problemas que aqi jaban al Panther se solucionaron rapidamente, den tro de las limitaciones ya descritas, y el carro pez6 pronto a mostrar sus cualidades como vehic artillero de primera que se cobraba un niimero prendente de adversarios. Las divisiones Panzer utilizaban ahora principalmente en el cometido d contraataque, consistiendo el método preferido & cortar por el flanco una ofensiva soviética una ve ésta ya estaba en marcha. Dado que la escasez. cr6 nica de radios impedia a los comandantes soviéti= cos ejercer un control flexible sobre sus carros, nian que confiar en buena parte en ensayo detallados, en los que las unidades estaban prep. radas s6lo para hacer su parte individual dentro esquema general. El contragolpe alemén, por siguiente, raramente encontraba una respuesta ordinada, y los Panther y PzKpfw IV podian int gir pérdidas ms fuertes y causar mayor confusi6 de lo que lograrian contra los ejércitos mas sofis cados de los Aliados occidentale: © 10106 cone nn TT Los alemanes estaban combatiendo ahora bajo la terrible desventaja de las ildgicas 6rdenes de Hitler de «no retirada». Por su causa, miles de hom- bres que de otro modo se habrian salvado se en- contraban copados por las rupturas soviéticas y se veian obligados a rendirse, mientras otros conse- ‘guian abrirse camino escapando de bolsas aisladas, ‘conociéndose este tipo de lucha como Kesselsch- lachten, o batallas de bolsas. En estas circunstan- cias, las divisiones Panzer actuaban como Feuer- webr (brigadas de bomberos) a lo largo del frente, yendo de un drea de crisis a otra, bien para conte- ‘ner penetraciones soviéticas, bien para montar ope- raciones de rescate para socorrer a bolsas aisladas. ‘Una formacién que parece haberse constituido es- ‘pecificamente para esta tarea era el Regimiento Pan- zer Pesado (sPzRegt) Bake, que llevaba el nombre “de su comandante, Obersleutnant Dr. Franz Bake. [El regimiento en si consistia en un batallén de Ti- con 34 carros y otro de Panther con 46 carros, bajo el mismo mando habia también un bata- de infanteria, uno de artilleria autopropulsada ‘otro de pontoneros. En enero de 1944, esta for- icién se distinguié especialmente en una acci6n se prologé durante cinco dias con sus noches el area de Balabanovka, destruyendo no menos 267 carros soviéticos con la pérdida de sélo un ry cuatro Panther. La lucha en Ucrania continué casi sin pausa, Hleg6 a la maxima intensidad durante la ofen- del Ejército Rojo de la primavera de 1944. Ha- lo penetrado el frente al oeste de Kiev, el 1.°° \sion fisti- ut TM Tn TE Carros Ausf.D y Panzergrenadier emprenden una marcha Por carretera con las primeras nieves del invierno de 1943- 44 en el Frente Oriental. (Foto: Bundesarchiv.) Frente de Ucrania de Zhukov obligé al IV Ejército Panzer a retirarse hacia el oeste, y luego giré hacia el sur hasta alcanzar la linea del Dniéster, dandose las manos con el 2.° Frente de Ucrania de Koniev que avanzaba desde el este. La consecuencia de este movimiento fue aislar el I Ejército Panzer en una bolsa, en Kamenets-Podolski, En este periodo, el I Ejército Panzer comprendia nueve divisiones Panzer, una motorizada y diez de infanteria, todas ellas diezmadas, asi como otras va- rias formaciones menores, incluido un batallén de Tiger. Estaba mandado por el gral. Hans Valentin Hube, un antiguo oficial de infanteria que habia sido designado para mandar la 16.* Division Panzer en 1940 y desde entonces siguié una trayectoria inin- terrumpida de éxitos, combatiendo en la Unién So- viética y Sicilia se le habia concedido la Cruz de Ca- ballero con Hojas de Roble y Espadas. Su destino actual databa del 5 de noviembre de 1943. Hube ha- bia previsto lo que podia suceder y solicité al OKW. permiso para retirarse, sacando a sus tropas admi- nistrativas de la bolsa antes de que se cerrase final- mente el lazo el 25 de marzo. Entonces se estableci6 tun sistema de abastecimiento aéreo, y todos los ve- hiculos no esenciales fueron destruidos para ahorrar combustible. Cuando el OKW dio finalmente permiso para romper el cerco, Hube tuvo que considerar dos al- ternativas. Podia dirigirse al sur, utilizando wna ca- beza de puente que todavia tenia sobre el Dniéster en Hotin, o ir al oeste, hacia el nuevo frente que se estaba formando. La ruta meridional era mas fc y permitiria una retirada a Rumania. Por otro lado, esta linea de conducta eliminaria temporalmente el 1 Ejército Panzer del orden de batalla principal, ya que deberia efectuar una larga marcha por carre~ tera antes de poder volver a ocupar su lugar en el frente; ademas, era la direccién evidente para una ruptura, y la que los soviéticos esperarian que to- mase. La ruta occidental era menos atractiva, ya que significaba tener que atravesar terreno acci- dentado y cruzar tres rios que discurrian de norte a sur hacia el Dniéster: el Sbrucz, el Sereth y el Stry- pa; contra esto, era la ruta mas corta al frente ale- man principal, ofrecia la posibilidad de enlazar con una fuerza de socorro y era la direccién menos pro- bable que esperaban los soviéticos. Tras sopesar cuidadosamente ambas alternati- vas, Hube opt6 por una ruptura hacia el oeste. Di vidio su fuerza acorazada en tres grupos, desig- nados Fuerza de Ataque Norte, Fuerza de Ataque Sur y Retaguardia, mientras el Estado Mayor pro- gramaba rutas y movimientos para el resto del ejér- cito, haciendo amplio uso del panje, 0 carreta de campo rusa. Los vehiculos de combate fueron en- calados y se ocultaron entre los pueblos, bosques y huertos, cerca de sus lineas de partida. La mo- ral de las tropas era elevada, en parte porque se les habia instruido sobre la forma de lograr la rup- tura, y en parte porque se habian abierto camino de una forma similar, aunque ligeramente menos, peligrosa, el mes anterior. Se puso en practica un complicado plan de engaio, basado en movimientos de vehiculos y emisiones falsas de radio, para con- veneer a los soviéticos de que la ruptura se reali- zaria hacia el sur: Se dio orden al Il Cuerpo de Ejér- cito Panzer, en Tarnopol, a 200 km de distancia, de que avanzase hacia el este y enlazase con el I Ejército Panzer, mientras la Luftwaffe se prepara- ba para hacer llegar suministros de combustible y municiones al interior de la bolsa mientras ésta se dirigia al oeste. La ruptura tuvo lugar la noche del 27 al 28 de ‘marzo, bajo la proteccién de una ventisca que ocul- taba las dimensiones de la accion. Las dos Fuerzas de Ataque, encabezadas por batallones de Panther, atravesaron sin dificultad las delgadas pantallas so- @.-=- no viéticas, y el dia 28 aseguraron cruces en el Sbruez y avanzaron hacia el Sereth. * los soviéticos les costé cierto tiempo descubrir ‘nabia sucedido, y algunas de sus unidades fue- ron d_ hecho enviadas al sur en una biisqueda ini- til, baj. '> impresién de que los alemanes habian es- capado en aquella direcci6n. Sin embargo, cuando la Fuerza de Ataque Septentrional lleg6 al Sereth el 29 de marzo las intenciones alemanas estaban cla- ras, y se ordené al 4.” Ejército de Carros que cruza- se el Dniéster y avanzase sobre el flanco germano, entre el Sbrucz y el Sereth. La Fuerza de Ataque Me~ ridional fue al encuentro de esta accién, desbara- tandola, mientras proseguia el cruce del Sereth. Los soviéticos empezaron entonces a trasladar fuerzas acorazadas desde el norte y el sur sobre la ruta del I Ejército Panzer, asi como a atacar su re- taguardia, donde estaban la mayor parte de sus get. El 1 de abril el tiempo, que hasta entonces ha- bia favorecido a Hube y sus hombres, empez6 a volverse contra ellos. En primer lugar, una ventis~ ca de tres dias dificult6 los movimientos de amigos y enemigos por igual, y luego un stibito deshielo convirtié el duro suelo helado en la especie de ce- nagal en el que los carros soviéticos se movian me- jor que los alemanes. El avance se hizo més lento, recorriendo cada dia la sitiada bolsa s6lo unos cuan- tos kilometros hacia el oeste. Los vehiculos empe- zaron a averiarse, siendo empujados fuera de la ca~ rretera después de extraerles su precioso combustible. Por su parte, Hube estaba ahora en contacto por radio con el Il Cuerpo de Ejército Panzer SS, que se acercaba desde el oeste, y la Luftwaffe continuaba abasteciendo de suministros y evacuando a los he~ ridos, siendo esto tiltimo una importante ayuda mo- ral, ya que ningin soldado aleman queria conver- tirse en prisionero del Ejército Rojo. Lentamente, la brecha entre ambas formaciones Panzer se fue cerrando hasta alcanzar el Strypa, que fue cruzado por ambas Fuerzas de Ataque el 15 de abril, Al dia siguiente se establecié contacto con las puntas de lanza del II Cuerpo de Ejército Panzer SS cerca de Buczacz. Pasaron unos pocos dias mas de combates inconexos hasta la llegada de la Reta- guardia, pero el I Ejército Panzer estaba en casa € inmediatamente ocupé su lugar en el frente. Incluso inmersos en el colosal panorama del Fren- te Oriental, en el que se movian millones de hom- bres y miles de vehiculos de combate, la hazafia del TM nun i |: P2Kpfw V Panther Ausf.D, Brigada Panther $S; Kursk, julio de 1943, do vel a- Za no, ve- \ra- dar ela i re- Ti ha- 10a ntis- igos rielo e ce me- -nt0, uan- mpe- aca- tible. o por ue se aba »s he- 1 mo- nver- jiones a, que 15 de on las zet SS nis de Reta~ casa € 2: PzKpfw Panther Ausf.A, unidad desconocida; Unién Soviética,invierno de 1943-44 TM = a and; Unién Soviética, enero de 1944 1: Carro de mando P2kpfw¥ Panther Ausf.A, Reg. Pz.«Grossdeutschl 2: PakpfwV Panther Aust.AJG, 3* Div. Pz.S «Totenkopf; Polonia, abil de 1944 untrgttecanaingnneaiimiiecteaoen ce ynunteas Polonia, abril de 1944 une yom encoun @ |:Carro de mando PzKpfwV Panther Ausf.D, probablemente 16.” Div. Pz.;Italia, verano de 1944 2: PeKpfw¥V Panther Ausf.G, 1.” Reg. Pz,,5.* Div. Pz.; Unién Soviética, 1944 @ res en ovo sn TM TM |: P2KpfwV Panther Ausf.G, I." Div. Pz. SS «Leibstandarte Adolf Hitler»; Paris, 1944 vcnvcvcaactsiaa |: PaKpfwV Panther Aust.G, probablemente Il.” Reg, Pz. SS «Hohenstaufen; Francia, 1944 2: Carro de mando PzKpfwV Panther Ausf.G, unidad desconocida; Francia, finales de 1944 @inrnan nn nn | |: PaKpfw¥ Panther Ausf.G, 4.” de Coldstream Guards, 6. Brig. de Carros de Guardias; Paises Bajos, invierno de 1944-45 2: qCazacarros M10», 150.* Brigada Panzer; Ardenas, diciembre de 1945 SHUTTER vunniniainit LMNs ex cove @ |:SS-Rottenfubrer, .° Reg. Pz. SS «Wiking»; Unién Sovistica, 1944 2: Leutnant, 26." Divisién Panzer; Italia, | 4cTripulante de carro, ler Reg. Pz. SS «Lelbstandarte Adolf Hitler; Francia, 1944 TM @ ress ex ctor sn ejéreite de Hube figurd entre las mis espectacula- res de la guerra, ya que ademds de abrizse camino hacia la libertad, habia clestruido no menos de 357 carros sovidticos v 42 SU. Hube fue inmediatamente ascendido a coronel general, ye] 20 de abril se le concedieron ios Diamanzes a su Cruz de Caballe- ro, uno de los inicos 27 a quienes se concedid esta distincidn durante la Segunda Guerra Mundial, Pero resulté nmuezto al dia siguiente, cuando el avién en el gue viajaba para recibir la condecoracién se es- tzell6 en Obersalzburg, Para el Ejército fue una doble tragedia, ye que Hube hubiese podide sustituir al brillante Von Mans- tein como comandante dei Grupo de Fiércitos Sur; de hecho, fue la firme insistencia de Manstein para que se permitiese al I Ejército Panzer romper el cer- co lo que le conduja directamente 4 scr despedide por Hitler. A pesar de tener el mando total de sas fuerzas armadas, Hitler ya no podia controlar ios acontecimientos, cuyo curso estaba siendo dictado ahora por la STAVKA (Listado Mayor General so- viético}. Nuevamente, resultaba obvio para la mae yoria de oficiales superiares que, con la mayor par te de las fuerzas acorazadas atemanas concentradas en elextremo meridional del frente, la siguiente gran ofensiva soviética se cfectuaria contra el peor equi- pado Grupo de Ejéreitos Centro, El comandante de este Grupo de Ejércites propuso una retirada limi- tada, de forma que la furia inicial del asaito se di- pase en el vacio y fucse asi vulnerable a un con- sraataque, peze Hitler ao quiso ni ofr hablar de elo; no habria retiradas de ningiin tipo. El resultado fue que la operacién «Bagration», con la intervencién Ze cuatro Frentes sovieticos, pricticamente destru- 2}-el Grupo de Bjércitos Ceatro on julio de 1944, ssrollando tas defeasas con una leads de carros cee se adentré en Polonia, Su efecto fue el aisla- “lento estratégico del Grupo de Fjérciros Norre en + provincias balticas, tentendo que ser evacuadas suachas unidades por maz. La detrota era ya inevitable a pesar de las técti- zs desesperadas de espada y escudo practicadas -pectivamente por las divisiones Panzer y la Stur-