Está en la página 1de 50
6 SPREY MILITARY, EL CARRO MEDIO SHERMAN EL CARRO MEDIO SHERMAN TEXTO: STEVEN J. ZALOGA ILUSTRACIONES EN COLOR: STEVEN J. ZALOGA Y PETER SARSON Ts) | 3 MILITARY| 43% Carros de combate n° 6 El carro medio Sherman Edita RBA Coleccionables, SA Redaccién y administracién: Pérez Galdés 36, 08012 - Barcelona ‘Tol:93 415 73 74 Tel. nuevos suscriptores: 902 392 390 Tel. atencién al cliente: 902 392 395, Realizacién RBA Realizaciones Editoriales, SL Pérez Galdés 34, 08012 - Barcelona Edicion: Ignasi Borbonet ‘técnica: juan Antonio Guerrero ‘Traduccién: Pere Rubiés Maquetacién: Liuis Sanosa Edicién Original Titulo original: Sherman Medium Tank (1942-1945) by Osprey Publishing Led. 1978 Elms Court, Chapel Way, Botley, Oxford OX2 9LP, UK Fotografias: © Osprey Publishing Ltd. 1999 © de la edicion espafiola, RBA Coleccionables, SA, 1999 © Copyright 1978 Osprey Publishing Led ISBN: 84-473-1469-3 Depésito legal: B-35486-1999 El editor se reserva el derecho de modificar el precio de venta de los componentes de la coleccién en el transcurso de ta misma, si las eircunstancias del mercado as! lo exigieran Impresion y encuadernacién NOVOPRINT, SA, Distribuye para Espafia Marco Ibérica Distribucin de Ediciones, SA (MIDESA) ‘Ci Aragoneses, 18 Pol. Ind. de Alcobendas 28108 Alcobendas ~ Madrid Tel:91 484 39.00 ‘Argentina RBA Argentina, SA. Esmeralda 740, oficina 1209, codigo postal 1007. Tel: 14-393-1433/1443, Capital Federal Distribuye: ita: Huesca-Sanabria, SA. Baigorri 103, ‘cédigo postal 1282. Tel: |4-304-3510/3463. Capital Federal Incerior: DGP.Alvarado 2118/56, cOdigo postal 1290 Tel: 14301-9970. Capital Federal México Editores RBA México,SA de CV. San Luis Potosi 211, despacho 100, Col, Roma, C.P.06700 México DF Tel: 264.08.84/41 Diseribuye: Distribuidora Intermex, SA de CY. Lucio Blanco n.* 435, Azcapotzalco, C.P:04200 México DF Tel: 230,95.00 Colombia RBA Colombia, SA. Calle 100, 1.° 8A - S5,Torre C, ofcina 407. Tel: 621.03.20. Sancafé de Bogota Distribuye: Distribuidoras Unidas, SA. Transversal 93, n.° 52-03. Tel: 413.93.00. Santafé de Bogota Pida a su proveedor habitual que le reserve un ejemplar de CARROS DE COMBATE.Al comprar la obra cada semana en el mismo kiosco © librerta nos permite la distribuci6n a los puntos de venta con ‘mayor precision, y usted conseguird un servicio més ripido y eficaz. Impreso en Espafia ~ Printed in Spain ~ Abril 2000 Agradecimientos El autor quiere mostrar su agradecimiento al personal del US Army Institute for Miltary History, en Carlisle Barracks; al Pacton Museum, en Fore Knox;a los National Archives, Washington DC;al Federal Record Center, Suitland MD; y a a Marine Historical Division; asi como su especial gratitud al coronel James Leach, que sirvié en el 372 Batall6n de Carros de la 4 Divisi6n Acorazada;a «Sliver» LaPine, del 8° Batalln de Carros:y a Frank Clay, Alvin Parham, John Biot y al coronel Henry Gardiner, todos ellos del 13: Regimiento Acorazado (13. Batallon de Carros) de la I" Divisién Acorazada, por su paciencia al responder a mis numerosas preguntas. Nota del autor El autor recomienda a las personas que estén interesadas en profundizar en el estudio técnico de! Sherman la lectura de ‘Sherman —A History of the US Medium Tank, de R. Hunnicuct. Las evaluaciones de los Sherman contenidas en el presente volumen ‘estan basadas en entrevistas realizadas a antiguos tripulantes del ‘mismo, en entrevistas levadas a cabo durante la guerra por el Servicio de Informacién y otros servicios del US Army 2 ‘ripulaciones de Sherman, yen las evaluaciones del Departamento de Armamento y Materia El texto correspondiente a la tripulaciones de la 2" Divisién ‘Acorazada se ha tomado de un informe especial preparado para el {general Eitenhower en 1945 sobre los problemas que presentaba el Sherman en combate. “Todas ls fotograflas son del US Army, excepto cuando se indica otra procedencia, EL CARRO MEDIO SHERMAN DISENO Y DESARROLLO El desarrollo de los carros de combate norteameri- canos, en el aspecto mecanico, correspondia al Departamento de Armamento y Material. Sin embargo, dicho departamento se limitaba a iniciar estudios de disefio, a menos que se produjera una solicitud formal por parte del usuario, en este caso la Fuerza Acorazada, ademas, las decisiones de pro- duccién requerian la aprobacién de las Fuerzas Terrestres del Ejército (AGE), bajo el mando del general de division Lesley McNair. La AGF tenia la responsabilidad de formular la doctrina tactica del Fjército, la cual acabé por reflejar fuertemente las opiniones y rasgos de McNair, un artillero de pro- digioso talento administrativo, pero sin experiencia de combate. McNair pensaba que no era asunto de los carros enfrentarse a otros carros, y que esta tarea debia dejarse a su arma preferida, los cazaca- ros. Los carros de combate se consideraban armas de apoyo de la infanteria (en el caso de los que per- tenecfan a batallones de carros independientes), 0 como herramientas para una répida explotacién «ade caballeria» de las rupturas, en el caso de las di- visiones acorazadas. La ruptura la efectuarian las divisiones de infanteria, con el apoyo local de los batallones independientes de carros para debilitar las posiciones defensivas especialmente fuertes, y cualquier salida de los carros enemigos serfa recibi- da por destructores de carros remolcados 0 auto- propulsados. Una vez asegurada una brecha, las divisiones acorazadas se derramarian por ella para causar estragos en la retaguardia enemiga, destru- yendo los refuerzos, desorganizando la estructura de mando y obligando a la infanteria enemiga a huir o ser diezmada. Este enfoque norteamericano contrastaba claramente con la doctrina alemana, que veia las divisiones Panzer como una masa vital de potencia de fuego mévil, decisiva para conseguir la ruptura, tanto contra una oposicién acorazada como desprotegida, asi como para la rapida explo- tacién del éxito. El error basico de la doctrina norteamericana radicaba en la incapacidad de los cazacarros para La tripulacién de un M3 Lee de la Cia. «E» del 2.° Batallén de Carros Medios, 13."" Regimiento Acorazado, I.* Division Acorazada de EEUU, posa junto a su carro en Souk-el-Arba, Tiinez, el 26 de noviembre de 1942. EI M3 fue el precursor del Sherman y, aunque obsoleto, fue ampliamente utilizado ‘en los combates del norte de Africa. encargarse completamente del arma acorazada enemiga. La doctrina McNair presuponia un cier- to grado de concentracién de las fuerzas acoraza- das alemanas, ya que un solo batallén contracarro dificilmente podia esperarse que cubriese adecua- damente todo un frente divisionario. Pero con la superioridad aérea aliada, la concentracién de fuerzas acorazadas por parte de los alemanes se torné muy arriesgada, salvo a pequefia escala para contraataques locales. Los carros, inevitablemen- te, se veian obligados a vérselas con carros alema- nes, generalmente sin apoyo contracarro. Ademas, los cazacarros no eran vehiculos blindados espe- cialmente ttiles. Eran esencialmente carros poco protegidos, con cafiones ligeramente mayores y no podian enfrentarse en condiciones de igualdad con, sus fuertemente protegidos adversarios alemanes. Al estar descubiertos por arriba, eran muy vulne- rables a las explosiones aéreas, al fuego de morte- ro e incluso a los ataques premeditados de la infanteria. Eran armas adecuadas para emboscar- se o dar apoyo de fuego; pero dado que la cam- pafia de 1944-45 fue un rosario de ofensivas desenfrenadas, no respondian a las necesidades AAMT HEM El tte. col. Henry Gardiner delante de su M4AI Sherman, Henry Ill. Los dos carros anteriores de Gardiner fueron, inutilizados en sendos combates en Tunez, y este mismo vehiculo fue destruido por un cafién contracarro aleman, cerca de Mateur, con la pérdida de dos tripulantes. El distintivo geométrico lo identifica como perteneciente ‘ala Cia. de Plana Mayor, 2.” Batallén de Carros Medios, 13." Regimiento Acorazade, |.” Divisién Acorazada. El col. Gardiner acabé mandando el 13.*T Batallén de Carros en Italia, pero a su siguiente carro le puso el nombre de Bollykinler. (Foto: Henry E. Gardiner) del US Army. Como relataba amargamente un informe del Primer Ejército, lo que hacfa falta no eran cazacarros, sino carros cazadores. La consecucién del carro cazador por parte de Armamento y Material fue obstaculizada por la complacencia autosuficiente de la AGF y por un grave fallo del Ejército en su conjunto, al no apre- iar la tendencia creciente de la Wehrmacht hacia carros cada vez mas pesados y mejor armados. El Sherman habia demostrado poder enfrentarse a los PzKpfw Ill y IV en condiciones de igualdad, pero debido a su lastimosa exhibicién contra el Tiger lo desestimaron (culpando injustamente de las fuertes pérdidas en el paso de Faid a la inexpe- riencia de las tropas), y supusieron que los Tiger solo serian encontrados en pequefias cantidades, por lo que la artilleria y las armas contracarro podrian encargarse de ellos. Estos puntos de vista fueron resumidos en un informe de la AGF al Jefe de Estado Mayor, en noviembre de 1943, opo- niéndose a la produccién del excelente nuevo carro pesado T26 (M26 Pershing): «La recomendacion de una proporcién limita- da de carros con un cafién de 90 mm no es com- partida por las razones siguientes: el carro M4 ha sido ampliamente aclamado como el mejor carro del campo de batalla en la actualidad. Hay indicios de que incluso el enemigo comparte esta opinién. Al parecer, el M4 constituye una combinacién ide- al de movilidad, fiabilidad, velocidad, proteccién y potencia de fuego. Aparte de esta peticién concre- ta, que representa el punto de vista britanico, no se ha producido ninguna otra solicitud por parte de un teatro de operaciones de un cafién de carro de 90 mm. Nuestras futerzas no parecen temer al carro aleman Mark VI (Tiger). No puede haber otra razon para el carro T26 que la concepcién de un duelo carro contra carro, lo cual se considera err6- neo e innecesario. La experiencia de combate tan- to britanica como norteamericana ha demostrado que el cafién contracarro, en mimero suficiente y utilizado correctamente, domina al carro... No hay indicios de que el cafién contracarro de 76 mm sea inapropiado contra el carro alemaén Mark VI» Esta opinion despectiva sobre el punto de vi ta briténico en este tema era ampliamente com- partida en EE UU, y procedia de la pésima cali- dad del disefio britdnico de carros en los primeros afios de guerra. Pero los oficiales de enlace briténicos comprendieron mediante el combate lo que sus homdlogos norteamericanos no habian entendido por su propia inexperienci que el disefio de carros aleman no estaba estan- cado. Empujados por la necesidad de superar los excelentes disefios soviéticos, como el T-34, se produjo una escalada constante en el blindaje y potencia de fuego de los alemanes. Los briténicos habian sido testigos del gran salto, de los caito- nes de 20 mm y 37 mm de 1940, a los de 50 mm y 75 mm corto de 1941 y, finalmente, al de 75 mm largo del PzKpfw IV Especial (Ausf. F) y al de 88 mm del Tiger en Tiinez, en 1943, Las mis- mas mejoras se habian producido en el blindaje de los carros. Los britanicos estaban seguros de encontrarse con un adversario atin més peligroso en Francia, en 1944, y vieron sus temores confir- mados cuando los equipos de enlace en Mosc informaron, en julio de 1943, de que los soviéti- cos habian capturado un nuevo carro medio de 45 toneladas, denominado Panther, con un exce- lente blindaje inclinado y un nuevo y potente cafién largo de 75 mm. Para enfrentarse a esta amenaza, los briténicos habian desarrollado una base especial para el excelente cafién contracarro de 17 libras, que podia embutirse incluso en la pequefia torre del cafién de 75 mm del Sherman. Esta magnifica arma fue ofrecida al Departa- mento de Armamento y Material en otofio de 1943, pero la ignoré. Para oponerse con mayor eficacia a los nuevos carros alemanes, se entreg6 a las tropas blindadas britanicas y de la Commonwealth el Sherman con el cafién de 17 libras, Hamado Firefly, inicialmente a razén de tun vehiculo por escuadrén. Los carristas nortea- mericanos no tendrian tanta suerte. En parte, la resistencia del US Army ante un carro pesado como el T26 para complementar al Sherman estaba justificada por la logistica. Los carros norteamericanos tenfan que enviarse por barco a miles de kilémetros, hasta los lejanos cam- pos de batalla de Europa y del Pacifico, y cada ronelada adicional de carro era una tonelada menos de otros suministros vitales. El T26 pesaba casi un 50 % més que el Sherman y requeria un complicado entrenamiento, nuevos recambios y nueva municién. De todos modos, el Ejército no estaba convencido de la necesidad de este carro. Hasta cierto punto, esta preocupacién por la logis- tica era exagerada. La Union Soviética, cuya industria pesada estaba mucho més al limite que la norteamericana, logr6 proporcionar al Ejército soviético excelentes carros pesados durante toda la guerra, sin problemas logisticos insuperables. Como solucién de compromiso, la AGF accedié a armar mejor el cazacarros M10, con el caiién de 90 mm del T26, dando como resultado el M36; y accedié a autorizar la produccién limitada del Sherman rearmado con el cafién de 76 mm, sobre el que Armamento y Material habia estado insis- El Condor, un M4A2 de Ia Cia. «C»,2." Bon. de Carros de los Marines, fue uno del pufiado de Sherman desembarcados con éxito en Tarawa el «dia D»,20 de noviembre de 1943, sefialando el estreno operativo del M4 en el Pacifico. La carrera bélica del Condor fue corta, ya que fue bombardeado por error por un avién de la US Navy que no habia sido informado de que habia carros de los Marines en tierra y supuso que era japonés. El emblema del elefante era identificativo del 2.° Batallén de Carros de los Marines. (Foto: USMC.) Al Hurricane, un M4 de la Cia. «Ho, 66.° Reg. Acor, 2" Div. ‘Acor, le extraen su motor Whirlwind con ayuda de un MI Wrecker. Como la mayor parte de carros de la 2.* Div. Acor., este M4 recibié la pintura de mimetizado poco después de desembarcar en Normandia, con un dibujo marrén tierra sobre el habitual verde oliva apagado. Esta reparacién se efectué cerca de Le Teilleul, en Francia, el 17 de agosto de 1944, tiendo desde 1942. Se eligié el cafién de 76 mm en lugar de un arma distinta y mas potente porque disparaba la misma municién que los cazacarros M10 y MI8, ya en uso. Fue una decisi6n corta de miras, ya que este cafién apenas era capaz de batir a los carros alemanes existentes, como el Tiger I, y no dejaba ningtin margen para nuevos carros con mejor blindaje. Este desarrollo fue recibido de manera ambivalente por la Fuerza Acorazada. Aunque se deseaba un mejor cafién de carro, el M1A1 de 76 mm escogido era s6lo ligeramente superior que el de 75 mm en funciones contraca- rro, al tiempo que carecfa del excelente proyectil HE (de alto explosivo) para uso general. Sobre este tema, la Fuerza Acorazada resumié su punto de vista en septiembre de 1943: «El cafién M1 de 76 mm, como arma de carro, s6lo tiene una caracteristica que lo hace superior al cafién M3 de 75 mm. Dicha caracteristica supe- rior es el poder de penetracién de blindaje. El cafién de 76 mm penetra por término medio 2,5 cm més en el blindaje que el M3 de 75 mm, a la misma distancia. La potencia de fuego de alto explosivo del cafién de 76 mm es inferior a la del cafién de 75 mm. El proyectil HE de 76 mm pesa 5,60 kg y tiene una carga de 390 g de explosivo, mientras que el de 75 mm pesa 6,62 kg y tiene una carga de 666 g de explosivo. La balistica externa del caiién de 76 mm es en general menos satisfac- toria que la del cafién de 75 mm, como arma para carro medio de cometidos generales. El cafién de 76 mm tiene un rebufo de boca extremadamente fuerte, hasta el punto que en terreno seco la caden- cia de fuego viene determinada por la nube de pol- vo causada por la explosién. En muchos casos, esta nube de polvo no sp aclara hasta pasados entre unos 8 y 30 segundos. La existencia de este fuerte rebufo hace que la apreciacién del disparo sea muy dificil para el jefe de carro y el tirador... Las caracteristicas del proyectil completo del caiién de 76 mm hacen que sdlo se pueda almace- nar en el carro medio M4 aproximadamente un 70 % de estos proyectiles con respecto a los del cafién M3 de 75 mm. La gran longitud del pro- yectil de 76 mm retarda al cargador y también_ ligeramente la cadencia de tiro... Si se adopta el Carros de la Cia. «En, del 66.° 0 67.° Reg.Acor, 2” Div.Acor, avanzan junto a un seto cerca de Champ du Bouet, Francia, durante la lucha en el bocaje, en Normandia, el 10 de agosto de 1944, El carro que abre la marcha, un M4A1 (76 mm)W, formaba parte del lote original de nuevos carros con cafién de 76 me que llegaron a Francia. Aunque inicialmente desdefiados, los carros con cafién de 76 mm fueron muy solicitados tras los primeros encuentros con los Panther. cafién de 76 mm para todos los carros medios de una division, entonces, por lo que respecta al ata- que a todos los blancos salvo el arma acorazada enemiga, se le impondré una desventaja al carro medio... Se cree que deberia incluirse un buen por- centaje de cafiones de 76 mm en una unidad de carros medios, con el propésito de darle una par- te suficiente del poder de penetracién adicional gue se puede conseguir con el cafién de 76 mm». La Fuerza Acorazada recomendé que alrede- dor de un tercio de los Sherman fuesen armados con el cafin de 76 mm, pero no liegaron a las divisiones acorazadas hasta después del desembar- co en Normandia. Que el Sherman tuviese tanto éxito es todavia més sorprendente contando con tan malas raice En 1940, el desarrollo de los carros de combate en EE UU languidecia bajo las restricciones de un parsimonioso Congreso y de una doctrina tactica anticuada, que no se superarian hasta la asombro- sa derrota francesa de aquel mismo afio. Las ins- talaciones de producci6én y de disefio en EE UU estaban apenas mas elaboradas que las de un pequefio estado curopeo, como Suecia o Polonia, en tanto que los compromisos adquiridos por Roosevelt con Gran Bretafia en 1940 precisaban de una rpida expansién hasta unos niveles de producci6n superiores a los de las mayores poten- cias europeas. En verano de 1940, el US Army estaba a punto de adoptar el carro medio M2A1, un ejemplo patético de los abismos en que se ha- bian hundido los disefios del Departamento de Ar- mamento y Material, armado con un surtido de ametralladoras de juguete y un solo ¢ insignifican- te cafién principal de 37 mm. Las reconsideracio- nes impuestas al Ejército por la derrota francesa dejaron terriblemente claro que la produccién pla- neada de 1.000 M2A1 seria una enorme estupidez. Afortunadamente, el Ejército podia apoyars en una madura industria del acero y en algunas de las mejores fabricas de automéviles y locomotoras del mundo. Mientras se emprendfa el rediseiio del M2A1, se hicieron los planes para una produccién masiva de carros de combate. Era evidente que pasaria como minimo un afio antes de que las fun- diciones estuviesen preparadas para manejar torres capaces de montar un cafién de 75 mm, por lo que se realiz6 un disefio provisional con un caiién de 75 mm instalado en barbeta y otro de 37 mm en una pequefia torre, en una configuracién muy similar ‘Como ayuda para romper los espesos setos, los Sherman fueron equipados con los dispositivos Cullin, mas conocidos ‘como «Rinos», que consistian en antiguos obstaculos de playa, denominados wesparragos de Rommel, cortados para hacer largos pinchos. Esto permitia al Sherman meterse en el seto y aplastarlo, sin subir y bajar exponiendo el delgado blindaje ventral. Es bastante notable que este MAA\ del 741.” Bén. de Carros aiin esté equipado con el ‘«Rino» el 9 de marzo de 1945, La mayoria de estos dispositivos fueron eliminados inmediatamente después de la operacién «Cobra». TO a la del carro francés Char B1. Las primeras uni- dades empezaron a salir de las cadenas de monta- je en junio de 1941, recibiendo el nombre de carro medio M3. Constituyeron la columna vertebral de las recientemente formadas divisiones acorazadas y fueron suministrados a las unidades acorazadas briénicas que combatian en el Desierto Occi dental, de acuerdo con la Ley de Préstamos y Arriendos. Aunque goz6 de buena aceptacién en- tre las tripulaciones briténicas, la peculiar disposi- cién del armamento y la excesiva altura del vehi- culo condenaron al M3 a un corto periodo de produccién, de s6lo 15 meses; se fabricaron unos 4.924, entrando en combate al servicio de los ejér- sug anenueoaeeueecvaaseuzaeeaeenseceeat citos norteamericano, britanico, soviético y de al- gunos paises de la Commonwealth. Utilizando practicamente el mismo chasis y tren de rodaje que el carro medio M3, el nuevo M4 fue disefiado a partir de una gran torre de fun- dicién capaz de montar un cafin principal M3 de 75 mm. El modelo de la serie inicial, el M4A1, tenia un casco con blindaje de fundicién y empez6 a salir de las cadenas de montaje en febrero de 1942. Dado que no habia suficientes fundiciones para proporcionar cascos en las cantidades previs- tas, se desarrollé la versién del M4 con casco de soldadura, la cual estuvo disponible en julio de 1942. Para 1942, los planes iniciales del US Amy preveian 60 divisiones acorazadas; sin em- bargo, Roosevelt anuncié un conveniente y ambi- cioso programa de produccién de 45.000 carros de combate sélo para aquel afio, jlo que suponia fabricar cada cuatro dias tantos carros como los fabricados en EE UU en los diez afios anteriores! Evidentemente, el gran obstaculo iba a ser la pro- duccién de motores. Tanto el M4 como el M4A1 estaban propulsados por el motor radial de avia- cién Wright-Continental R-975 Whirlwind, el cual también era suministrado a la Armada y a la Fuerza Aérea. Para complementarlo, Armamento y Material decidié adoptar el motor diesel GM Twin 6-71, que consistia en un par de motores de autobtis unidos en el extremo del volante motor por una unidad de embrague y transmisién. Aunque la nueva Fuerza Acorazada considerd la idea de emplear exclusivamente motores diesel en todos sus carros, ésta fue abandonada en 1942, cuando el Cuerpo de Suministros denuncié las di- cultades logisticas de proveer de gasdleo a las unidades acorazadas y de gasolina al transporte motorizado. E] M4 con motor diesel, designado como M4A2, estuvo disponible en abril de 1942 y se destind a Préstamos y Arriendos. El Gnico empleo significativo en combate del M4A2 por parte de las fuerzas norteamericanas fue en batallones de carros de los Marines; la Armada preferia los carros con motores diesel, ya que utilizaban el mismo combustible que las embarcaciones peque- fias. En 1942 se adopt también el motor Ford GAA, fabricdndose el primero de estos carros M4A3 en junio de ese afi. Aunque no se produjo en las cantidades del M4 o del M4A\, fue la de Carros apoyando a las tropas del 1I.°" Reg. In playa Alfa Amarillo (Pampelonne) el 15 de agosto de 1944, durante la invasion del sur de Francia. El carro DD era un Sherman normal, dotado con un elevable, disefiado para que pudiese llegar a las lanchas de desembarco. Fueron empleados con resultados diversos por tres batallones de carros de EE UU en el desembarco de Normandia, siende también usados por las fuerzas norteamericanas en los cruces del Rin, variante preferida del US Army. El iltimo tipo de motor desarrollado para el M4 fue el Chrysler A-S7 multibancada, que consistfa en cuatro moto- res de automévil acoplados; era tan largo que requerfa un casco alargado y fue fabricado, como M4A4, casi exclusivamente para las fuerzas brita- nicas, aunque en EE UU se us6 para entrenamien- to. A pesar de la enorme capacidad productiva de la industria pesada norteamericana, las necesida- des de produccién de acero para la industria naval redujo poco a poco el ambicioso programa de carros de combate del Presidente a niveles mas razonables. VARIANTES Los principales tipos de Sherman en servicio en el US Army, en 1944, eran el M4 y el M4A1. Eran idénticos por dentro, y ambos estaban pro- pulsados por el motor radial Continental Whirlwind, pero el M4 tenia el casco soldado y el M4A1 de fundicién. Algunas unidades prefe- rian el M4A1, por creer que las superficies ivwOWN MAM RM QB redondeadas desviaban mejor los proyectiles enemigos, pero como minimo en un batallén de carros, el 73°, las tropas estaban convencidas de que el blindaje de fundicién era inferior al del M4 y evitaban utilizar los M4A1 en combate. La mayoria de unidades no notaban diferencia alguna entre ambos tipos, aunque la versién de casco de soldadura tenia un poco més de espa- cio interior. En agosto de 1944 empez6 a haber més M4A3 disponibles y pronto se ganaron el aprecio de las tropas por su mayor potencia, mejor par motor a poca velocidad y fiabilidad del motor. Aparte de esto, el M4A3 era muy similar en apariencia al M4, salvo por la rejilla Un par de M4 esperan érdenes en Ia maltrecha poblacién de Coutances, el 31 de julio de 1944. El carro delantero esta armado con un cafién de 75 mm, mientras que el segundo ‘monta un obts de 105 mm. Estos carros de asalto de 105 mm fueron empleacos por las compafias de Plana Mayor de los batallones de carros. Las estrellas blaneas han sido repintadas, ya que ofrecian un blanco perfecto a los artilleros contracarro alemanes. del motor y una distinta configuracién del filtro de aire en la parte posterior. La disposicién del Sherman era la convencio- nal. El motor estaba instalado en la parte trasera, detras de un mamparo cortafuegos, y el tren de impulsién pasaba bajo la cesta de la torre hasta el embrague y transmision en la parte delantera del carro. Debido al uso del motor radial en los Sherman iniciales, el tren de impulsin estaba montado a bastante altura en el casco, dando como resultado que el carro tuviese una silueta alta. Esto hacia del Sherman un blanco més cons- picuo, pero en el lado positivo proporcionaba mas espacio interior, permitiéndole llevar més muni- ciones que la mayorfa de carros de su tiempo. La tripulacién era de cinco hombres: el conductor, en el frente izquierdo del casco, el ayudante del con- ductor/ametrallador de casco, a su lado, en el fren- te derecho del casco, y tres tripulantes en la torre: el jefe de carro en la parte posterior derecha, el tirador inmediatamente delante suyo y el carga- dor, en el lado izquierdo. a yunesarancaeeneneeni TT Potencia de fuego E] Sherman estaba armado con un caiién M3 de 75 mm, provisto de un giroestabilizador para esta~ bilizacién en un eje (elevacién). El proyectil con- tracarro estandar era el M61 APC, que podia penetrar 68 mm de blindaje a 500 m, y 60 mm a 1,000 m. Al completo pesaba 9 kg, de los que 6,8 correspondian al proyectil. Los otros proyectiles estindar eran el M89 de f6sforo blanco fumigeno (WP, o «Willy Peter») y el M48 rompedor (HE). La cadencia de tiro tedrica maxima era de 20 dis- paros por minuto, aunque ésta raramente se inten- 16 0 consiguié en combate. La torre se hacia girar desde el puesto del tira- dor o del jefe de carro por medio de una unidad hidrdulica y eléctrica, y el tirador tenia también un volante de giro manual. El Sherman podia girar su torre con gran rapidez para su tiempo, lo cual era una de las pocas ventajas que poseia sobre el Panther. En los primeros Sherman, el tirador tenia una mira periscépica para apuntar el cafién prin- cipal, pero ésta era fuente de problemas ya que el acoplamiento articulado se desalineaba facilmen- Unos M4A4 Sherman se alinean en los campos de las afueras de Caen,a primeros de agosto de 1944, prepardndose para la operacién «Totalizen. Pertenecientes a la 1.* Dywizja Pancerna, estos Sherman polacos combatirian més tarde en las batallas alrededor de Mont Orme! que cerraron la bolsa de Falaise, atrapando a gran parte de las fuerzas de la Wehrmacht en Francia occidental. (Foto: Instituto Sikors! te. En 1943, se desarrollé y presenté una nueva mira telesc6pica. Los carros equipados con la mira telesc6pica M70 se reconocian por el mantelete M34A1, més ancho, del cafién. Era una mira de tres aumentos sin filtros especiales, Gtil hasta 1.000 m, aunque no tenfa ni la calidad éptica ni el aumento de las miras alemanas y podia resultar dificil de utilizar con el sol de cara. El alcance lo calculaba el jefe de carro o el tirador por estima- cién, mediante reticulas balisticas en las miras. El Sherman de 75 mm fue uno de los primeros carros equipado con un cafién giroestabilizado. Las opi- niones sobre el valor de este dispositivo varian, la mayoria de veteranos afirman que no tenfa ningu- na utilidad y que se dejaba generalmente desco- LZ! AOA AMTOOMMMOMNMNOMOMOMANNNNONANNNNN se Una imagen demasiado frecuente en el avance a través ‘de Francia: en la distancia, un Sherman arde mientras un sanitario corre a ayudar a los tripulantes heridos. En primer plano, un sanitario aguarda junto a un tripulante herido al ser alcanzado su carro. Bayon, Francia, |2 de septiembre de 1944. nectado. No se instalé en algunos carros de 76 mm. Algunos carristas que tuvieron més suerte con él insisten en que se usaba raramente porque habia que tener cuidado en mantenerlo ajustado y requeria un entrenamiento concienzudo para emplearlo apropiadamente, no queriendo moles- tarse la mayor parte de tropas en ninguna de las dos cosas. En consecuencia, la mayoria de los dis- paros se hacfan cuando no estaba en movimiento. El cafién M3 de 75 mm estaba acompaiiado de una ametralladora Browning de 7,62 mm. Fl caiién principal se disparaba con un pedal, o con un boton en la palanca de giro de la torre. Detras del tirador estaba el jefe de carro. En la mayoria de Sherman de 75 mm, el jefe de carro tenia justo encima suyo una escotilla, dividida en dos piezas, equipada con un periscopio giratorio. Delante de este periscopio habia una pequefia ale- ta de mira y otra situada delante del periscopio del tirador; estas dos aletas podfan ser alineadas por el jefe de carro para «apuntar aproximadamente» el cafion, Posteriormente fueron sustituidas por una sola mira en forma de «U», més facil de utilizar. El jefe de carro tenia una visién muy limitada des de este periscopio, y cuando se introdujo el caién de 76 mm en la nueva torre T23, se afiadié una cipula mejorada que tenia dispositivos de visién todo alrededor, con los que se conseguia una pers- pectiva mucho més satisfactoria. Algunos de los {iltimos carros con el cafién de 75 mm fueron tam- bién equipados de ese modo. El jefe de carro hablaba a la tripulacién a través de un pequefio micr6fono de mano. El receptor de radio del carro se encontraba detrds del jefe, en el saliente trasero de la torre, y los carros de mando tenfan un trans- misor adicional. Inicialmefite, tres de cada cinco cartos sélo tenian receptor, pero a finales de 1944 generalmente todas las secciones disponian de re- ceptores y transmisores. El cargador se sentaba, o permanecia de pie, en el lado izquierdo de la torre. Esta podia albergar 12 proyectiles, alrededor de la pared inferior de la cesta, y 8 proyectiles mas en un estante bajo el cafién. Originalmente, la cesta de la torre estaba fuertemente blindada con pantallas protectoras en @ onosoccoee HMMM la mayorfa de sus partes inferiores, pero el blinda- je se redujo gradualmente porque interferia con el paso de municiones desde los arcones del casco. Habia un estante para 15 proyectiles en la barbe- ta izquierda, a la altura de la rodilla del cargador, estantes para 15 y 17 proyectiles en la barbeta derecha, accesibles para el jefe de carro. La santa barbara, con 30 proyectiles, estaba situada bajo la cesta de la torre, detrés del ametrallador de casco. A éste le resultaba dificil alcanzarla, por lo que lo habitual en algunas urfidades era que el ametralla- dor de casco retrasase su asiento y lo girase hacia atrés, pasando las municiones a través de brechas en la pared de la cesta de la torre. El arcén princ pal era una fuente constante de quejas, ya que des- trozaba las manos a menos que se utilizase un sacamuniciones». Como éste a menudo no esta- ba a mano, el destornillador se convirtié en la herramienta corriente para extraer los proyectiles. Algunas tripulaciones enojadas arrancaron el inte- rior del arcén, apilando simplemente los proyecti- les como un montén de troncos en los tubos de embalaje de cart6n en los que venian. La trampilla de escape estaba situada enfrente de este arc6n. Curiosamente, en algunos casos, esta trampilla de escape se convirtié en un objeto valioso para las, unidades locales de infanteria, que las robaban ipara colocar una cubierta blindada encima de sus hoyos de tirador! Esto hizo que se emitieran érde- nes de modificacién, afiadiéndose cadenas para impedir dichos robos, después de que algunos La tripulacién de un M4 del 37.° Bén. de Carros, 4." Di cor, al mando del sgto.T. Dunn, se prepara para pasar la noche durante un intervalo de calma en los combates cerca de Chateau Salinas, el 26 de septiembre de 1944, Este carro concreto tiene el mantelete més anche M34A\, que permitia utilizar una nueva mira telescépica para apuntar el cafién principal. Una columna de M4A2 Sherman del 4.° Pulk Pancerny, 12* Brygada Pancerna, entrenindose antes de su entrada en ‘combate en Monte Cassino. Esta unidad polaca se formé cen Palestina, de ahi el dibujo de su pintura lodo claro y azul- negro. Lieva el emblema regimental polaco, un escorpién, comandantes de division se quejaran de tener carros fuera de servicio por faltarles esa pieza. Nunca parecia haber sufiente espacio para las municiones en el Sherman. Era prdctica comin en la mayoria de unidades almacenar proyectiles adi cionales en todos los rincones. En algunos casos, como consecuencia de la ansiedad de las tripula- ciones por si serfan adecuadamente reaprovisiona- dos, pero en algunas divisiones del Tercer Ejército de Patton era incluso una norma. La téctica nor- teamericana para carros de combate en Francia insistia en el «reconocimiento por el fuego» (esto es, disparar sobre blancos donde fuese probable que estuviesen acechando cafiones contracarro 0 equipos de Panzerfaust), prevaleciendo la opinin de que era mas econémico en hombres y carros derrochar municiones que arriesgarse a ataques por sorpresa. Mas de un campanario de iglesia francesa cayé victima de ese «fuego profilactico». El peor aspecto del puesto del cargador era que no tenia trampilla de escape, y éste tenia que arrastrarse bajo el cafién para salir por la esco- tilla principal de la torre. Esto produjo mayor cantidad de bajas entre los cargadores de lo necesario. Eventualmente, se afiadié una peque- iia escotilla oval sobre el puesto del cargador, aunque mientras tanto algunas unidades modifi- caron las guardas protectoras alrededor de la parte posterior del caiién con bisagras, de forma que pudiesen quitarse para facilitar la salida al cargador. Una secuencia de disparo tipica discurria como sigui Jefe a conductor: «Conductor... ALTO». Jefe a titador: «Tirador... CARRO>. Jefe a cargador: «AP». Jefe a tirador: «Gira a la izquierda... Quieto... Mil». Tirador a jefe: «jListo!». Jefe a tirador: «{FUEGO!>. Junto al cafién principal, el Sherman tenia una ametralladora coaxial Browning de 7,62 mm, uti- lizada sobre vehiculos o infanteria enemigos, y otra en el frente derecho del casco, en un montaje esférico, accionada por el ametrallador de casco. Era un arma fiable, aunque resultaba algo dificil cambiarle el cafién. En la cdpula del jefe de carro habia una Browning de 12,7 mm, tedricamente colocada ahi como defensa antiaérea, pero utiliza- da més a menudo para disparar sobre blancos fue- ra del alcance de las Browning de 7,62 mm. Estaba en una posicién bastante incémoda, que obligaba al jefe de carro a exponerse para apun- tarla adecuadamente, pero era un arma muy des- tructiva contra blancos tales como camiones 0 edi- ficios de madera, Cuando no se usaba, se sujetaba con abrazaderas detras de la torre, con el cafién extraido. Los carros de 75 mm empezaron a comple- mentarse con los nuevos carros con cafién de 76 mm en julio de 1944. Constitufan hasta un tercio de algunos batallones, y en 1945 algunos batallo- nes tenfan ya casi la mitad de su dotacién armada con cafiones de 76 mm. Los nuevos vehiculos, pri- mero el M4A1(76 mm)W y con posterioridad el M4A3 (76 mm)W, eran facilmente identificables por la nueva y mayor torre T23 y por el largo tubo del cafién. Habia otros cambios menos conspi- cuos, como las escotillas mas grandes del conduc- tor y del ametrallador de casco y el frente del cas- co de 47°, de una pieza, del M4A3. Internamente, estos vehiculos tenian «santabérbara hiimeda» (véase més adelante). El cafién M1A1C, de 76 mm, disparaba la misma municién que los cazacarros M10 y M18. Habitualmente, disponia de dos tipos de dispa- ros: el M42A1 HE, que pesaba 10,2 kg, y el M62 APC-T, con un peso de 11,3 kg y un proyec- vnacncucecnveaveeeaveaecoveareveuvaveceeesneveacertoccceaceeatcanceniaaeraet til de 7 kg. Menos comtin, pero muy solicitado, era el T4 HVAP-T, de 8,6 kg de peso y un proyec- til de 4,3 kg. Llamado «AP cebado» o «hiperpro- yectil», este proyectil con nticleo de tungsteno escaseaba siempre en los batallones de carros, ya que se reservaba para los cazacarros, Raramente haba mds de dos o tres disponibles para cada carro con cafién de 76 mm antes de 1945, y una tripulacién afortunada podia tener hasta cinco. Se reservaba para enfrentarse a los Panther y Tiger. 500 m, el proyectil APC esténdar podia atrave- sar 98 mm de blindaje, por unos 150 mm del Los nuevos carres M4A3(76 mm)W de la 2.* Secci6n, Cia. ‘=As, 13.” Bn. de Carros, |.” Div. Acor, disparan sus cafiones cerca de Lorenzana, Italia, el 19 de agosto de 1944. El color rojo de las bandas de los tubos indican la Cia. «An, mientras que la presencia de dos barras en el tubo del cafién y el aiimero «2» detris de los costados de la torre indica la 2." Seccién. El segundo carro, con su media banda en el cafién, el vehiculo del comandante de la compafiia. HVAP; mientras que, a 1.000 m, eran 90 mm en el primero por 132 mm en el segundo. Algunos Sherman disponian de un tinico y pequefio mortero lanzafumigenos instalado en la torre. Las opiniones sobre este ingenio varfan; algunas unidades no lo utilizaban, porque descu- brieron que cuando era disparado para proporcio- nar protecci6n, los alemanes tendian a rociar la nube de humo con fuego de ametralladora, para gran consternacién de la infanteria que acompa- fiaba al carro. Pero el proyectil fumigeno WP era un medio preferido de ocultacién en muchas uni- dades, si bien se consideraba demasiado pequeio, y lento. Proteccién El blindaje del casco del Sherman tenfa un espesor de 51 mm en la parte frontal y de 38 mm en los costados. El escudo del cafién de la torre tenfa un blindaje de 89 mm, y el de la misma torre variaba ui Mn Las minas son siempre una amenaza para los carros, y este peligro condujo a extrafias contramedidas. En la foto, un TIES del 738.° Bén. de Carros (Especial) se dispone a limpiar un tramo de carretera cerca de Beggendorf, Alemania, el I de diciembre de 1944. Se construyeron unos 200 de estos rodillos contraminas «Tia Jemima; aunque eran eficaces en carreteras, eran menos apreciados por las tropas que los detonadores de minas tipo mayal, ya que se atascaban ficilmente en terreno blando. de 76 mm, delante, a 51 mm en los costados. En los ltimos modelos de casco de soldadura, el blindaje se aumenté a 63 mm en el frente del casco. El blin- daje del Sherman podia ser penetrado a distancias corrientes de combate por cualquiera de los carros y cafiones autopropulsados cominmente en servi- cio en la Wehrmacht en 1944, con la excepci6n de los mas antiguos, como el PzKpfw III, raramente encontrados. Por ejemplo, el PzKpfw TV Ausf. H, que era uno de los tipos mas comunes en servicio, podfa penetrar el blindaje frontal con proyectiles AP desde distancias de hasta 2.000 m, o el de los costados desde unos 4.500 m. El Sherman fue dise- fiado para resistir el viejo PAK 36, de 37 mm, que los alemanes habfan empezado a sustituir en 1940, tras la caida de Francia. El chasis no podfa acep- tar mucho mis blindaje sin sacrificar la fiabilidad mecnica, por lo que dicha solucién nunca se con- sideré seriamente. La situacion cra muy desmora- lizadora para las tripulaciones norteamericanas de carros en Europa, ya que sus carros eran puestos regularmente fuera de combate por cualquier cosa, desde los Panzerfaust de mano hasta los cafiones antiaéreos de 88 mm, mientras veian con gran disgusto cémo los proyectiles de sus propios cafiones rebotaban, inofensivamente, sobre los Panther y Tiger. EI Sherman, ademds de estar poco blindado, tenia fama de ser una trampa de fuego. Muchos componentes del US Army lo atribufan a la deci- sién de emplear motores de gasolina en lugar de motores diesel. Esta opinién fue provocada por la propaganda del mando de Cazacarros a sus tro- pas, acerca de las supuestas ventajas de los moto- res diesel (utilizados en algunos M10) sobre los de gasolina empleados en la mayoria de Sherman del Us Army. Una novatada popular en estas unidades de cazacarros era mandar a los recién llegados a la cubierta del motor de un M10 diesel y decirles que mirasen lo lleno que estaba el depésito. Cuando respondian que no podian ver nada en el oscuro interior del depésito de combustible, el veterano encendia una cerilla y la arrojaba por la boca abierta. No estando familiarizado con el gaséleo, el novato suponia que la cerilla iba a provocar una gran conflagracion y se arrojaba al suelo de la manera mas indecorosa, para delicia de los vetera- nos presentes. Sin embargo, la experiencia en el campo de batalla y las pruebas de Armamento y Material ee ee establecieron que la causa principal de los incen- dios en el Sherman era la ignicién del propelente de la munici6n, Culpables en menor grado eran la ignicion ocasional del aceite hidraulico de la torre, de efectos personales 0, en ocasiones, del combus- tible. Se estimé que el 60-80 % de Sherman pene- trados por proyectiles AP de los Panzerfaust se incendiaban. No es de extrafiar, en vista del hecho de que una penetracién por cualquier punto del arco frontal pondria ef proyectil en contacto con la municién y, una vez roto el embalaje, la carga de HE que llevaban muchos proyectiles AP alema- nes la encenderia. La practica corriente de alma- cenar 30 0 40 disparos adicionales fuera de la san- tabarbara_no hacfa mas que acentuar este problema. Una vez iniciado el incendio de un pro- pelente, la tripulacién no tenia otra eleccién que abandonar el vehiculo lo antes posible. Armamento y Material desarrollé dos soluciones para este problema, Como solucién a corto plazo, se afiadieron planchas de blindaje de 25-35 mm de espesor, aplicadas a los costados del casco, sobre los, dos arcones de municiones de la derecha y de la izquierda, para reducir las posibilidades de penetra- cién hasta estos puntos vulnerables. Resultaron razonablemente eficaces con las armas contracarro de menor calibre que todavia se encontraban en Italia en 1943 y principios de 1944, pero no contra los.impactos de los Panther, Tiger 0 Panzerfaust. En febrero de 1944, a algunos de los uiltimos M4A3 se les afiadieron arcones de almacenaje «hiimedo», que consistian en estantes rodeados de EI Annabelle, un M4AI de la Cia. «A, 48.° Bén. de Carros, 14." Div. Acor.,se coloca en posicién de disparo para lanzar una salva de cohetes de 114mm con su lanzador «Calliope. Estos lanzacohetes T34 Calliope eran eficaces armas de saturacién de zona, pero en general no gustaban a ‘sus tripulaciones, jque a menudo se preguntaban qué cestaban haciendo en el negocio de la artilleria! En la ve el cafién principal no podia dispararse sin quitar el brazo de punteria del lanzacohetes, pero en este vehiculo el brazo elevador se habia soldado al mantelete para poder usar el cafién de 75 mm. Primer plano de un PzKpfwV Ausf, G Panther alcanzado por ‘ocho proyectiles APC de 76 mm cerca de Saverne, Francia. ‘Son evidentes los hoyos de seis de esos impactos, de los que s6lo el de la esquina inferior izquierda del glacis ha causado ‘una pequefia penetracién. El cafién de 76 mm s6lo podia conseguir penetraciones en el frontal del Panther con la ‘escasa municién HVAP,o disparando desde distancias peligrosamente cortas. agua. Si los arcones eran alcanzados por un proyec- til AP, se derramaba agua sobre el propelente verti- do, evitando el fuego, 0 conteniéndolo el tiempo suficiente para que la tripulaci6n pudiese escapar. La propensién de las tripulaciones norteamericanas a amontonar municién adicional hizo que tampoco esta mejora fuese totalmente eficaz, pero un estudio realizado por el Ejército en 1945 comprobé que s6lo un 10-15 % de los Sherman con santabérbara «hiimeda» se incendiaban, frente al 60-80 % de los de santabarbara «seca». La santabarbara himeda se empled en los M4A1 y M4A3 equipados con el cafién de 76 mm, y en una pequefta cantidad de los tiltimos M4A3 con cafién de 75 mm. En la lucha en el bocaje*, donde todos los des- plazamientos se canalizan a través de pistas estte~ chas, los Sherman eran presa facil de los cafiones contracarro camuflados. Esto llevé a algunas uni- dades a emplear Sherman equipados con palas de bulldozer, como vehiculos para abrir camino, Las palas se llevaban en alto y, a veces, se les aftadfan sacos de arena como proteccién adicional. Esta prictica fue finalmente desautorizada porque el * Nota del traductor: el bocaje (del francés bocage) es un paisajerural, tipico de Normandia y Bretafia, formado por campos y prados de tamafo irregular, delimitado por setos vivos y dominado por arboles altos que bordean los caminos. peso suplementario estropeaba las ballestas de suspensién frontales y, generalmente, producia una temperatura abrasadora en las ruedas fronta- les, haciendo que el neumatico de caucho macizo se separase del cubo metilico tras 30 0 40 km de marcha en un dia caluroso de verano. Entre tanto, Armamento y Material habia desa- rrollado una solucién mas practica, en forma del carro de asalto M4A3E2 Jumbo. El Jumbo era un. M4A3 superblindado, con planchas adicionales de 38 mm de espesor en el frente y costados del casco, un nuevo alojamiento de 140 mm de espesor para el diferencial y una nueva torre, de aspecto similar a la T23 del cafién de 76 mm, pero con un blinda- je de 152 mm en lugar de los 63 mm del modelo de serie estandar, Sélo se construyeron 254, pero tuvieron una gran aceptaci6n entre las tropas cuan- do entraron en servicio en otofio de 1944. Fl peso afiadido repercutié en una disminucién de la velo- cidad en carretera, pero la proteccién adicional compensaba con creces este inconveniente. Estos cartos se emplearon para ir delante de las colum- nas, en carreteras que probablemente estuviesen defendidas por cafiones contracarro ocultos. Inicialmente iban armados con el cafién de 75 mm, pero fueron reequipados con el de 76 mm y a algu- nos se les afiadieron también lanzallamas de casco. La produccién se interrumpié cuando se tomé la decisién de emprender la fabricacién del carro pesado M26 Pershing. Desgraciadamente, a causa de la anterior reticencia de la AGE, s6lo un pufiado de M26 lIlegaron a Europa antes del fin de la gue- rra, por lo que el Sherman siguié llevando el peso del combate de carros durante mucho mds tiempo de lo debido. Después de las batallas culminantes de la rup- tura desde Normandia y la aniquilacién resultan- te de gran parte de las fuerzas Panzer en la bolsa de Falaise, los blindados alemanes ya no se volvie- ron a juntar en grandes concentraciones hasta la contraofensiva de las Ardenas. No obstante, los carros de combate alemanes se encontraban toda- via con frecuencia en pequefias cantidades, y los cohetes contracarto como el Panzerfaust y el Panzerschreck se convirtieron en una amenaza creciente para el Sherman, Era dificil que estas armas resultasen eficaces, a menos que se dispara- sen a distancias muy cortas, pero sus cabezas de carga hueca podian penetrar fécilmente el blinda- © coco HHMMATIOTATONANANHONMHNNANTONHHNHOMNNNNNNNNNGHNNNONHNHNHE ede un Sherman, y casi invariablemente provoca an un incendio. Para proporcionar cierta protec- i6n adicional contra estos ataques, los carristas orteamericanos empezaron a ajiadir diversos pos de blindajes improvisados a sus vehiculos. nalgunas unidades, colgaban eslabones de oruga recambio en el frente del casco para darle una erta protecci6n «afiadida». Pero el método mas orriente era poner una hilera de sacos terreros en frente y, a veces, inclyso en los costados del cas- y en [a torre. Esto se consegufa soldando una ga a lo largo del costado del casco, para aguan- ar cl peso de los sacos terreros, afiadiendo luego in marco de varillas metdlicas o de viguetas para ontenerlos. La carga era generalmente de unos 50 sacos, lo cual afiadia de dos a tres toneladas Esta vista interior de un M4A3(76 mm)W se tomé desde 4 puesto del jefe de carro, mirando adelante, hacia el puesto del tirador. El asiento del tirador esta plegado hacia abajo, revelando las complejas conducciones del mecanismo ‘eleodinamico e hidraulico de giro de la torre. A este ehiculo se le han quitado las miras telescépica y periscopica del tirador. juvnincnninnst TE al peso del vehiculo. Su eficacia en detener los Panzerfaust era bastante discutible, segtin se des- prende del siguiente relato de un tirador de Sherman de la 2.* Divisién Acorazada: «Estabamos atacando con un Sherman con caiién de 75 mm y la visibilidad era muy buena. Habia «jerries» atrincherados a unos 40 m delan- te de nuestro carro, en una linea de pozos de tira- dor. Algunos estaban siendo desalojados y se reti- raban, cuando un lanzagranadas «jerry» alcanz6 la oruga izquierda y la rompié. No podiamos retroceder, cuando un segundo disparo alcanz6 el frente de la torre sin perforarla. El tercero dio en, el frente del carro, haciendo caer todos los sacos terreros, unos 40 en total, y quebrando la plancha frontal. El cuarto alcanzé el mismo punto y amplié la brecha atin mas, incendiando el carro. El quinto disparo dio en la plancha de blindaje adi- cional, de unos 4 cm de espesor y soldada a la plancha frontal del ametrallador de casco, elimi- nandola, y rompiendo la plancha frontal». Aunque sélo tuviese una eficacia ocasional, la proteccién con sacos terreros era positiva sobre todo para la moral de las tropas, que de otro modo se mostraban preocupadas ante la mediocre cali- dad de su equipo. Algunas unidades, como la 4.* Division Acorazada, desaprobaban el uso de los sacos por su discutible valor balistico y el efecto adverso que tenian en el peso y, por tanto, en las, prestaciones del carro, prefiriendo otros métodos.. Ademis de utilizar las zapatas de recambio de las cadenas, la 4." Acorazada cortaba el blindaje de carros Panther inutilizados y lo soldaba en el fron- tal de los Sherman para improvisar carros de asal- to adicionales, como los E2 Jumbo. El uso de blindaje improvisado estaba muy difundido en el Pacifico durante el iltimo afio de la guerra, especialmente en los carros de los Marines. La amenaza principal para los Sherman de los Marines eran los equipos contracarro suicidas, que atacaban con cargas en bolsas, cargas huecas en palos y minas magnéticas contracarro de carga hue- ca. El 4° y 5° Tank Battalions (batallones de carros) de los Marines construyeron costados falsos en sus Sherman con madera y laminas de metal, a unos 10 em por fuera de los verdaderos costados del casco. Esto proporcionaba el «alejamiento» suficiente para disminuir el efecto de las armas de carga hue- ca; ademés, los costados de léminas de metal esta- aeieaaes anna Un M4A2 de la 2.* Division Blindée francesa atraviesa Estrasburgo el 25 de noviembre de 1944, camino del Rin. La 2.* DB era considerada por los norteamericanos como la mejor division acorazada francesa. Los distintivos, bastante Mamativos, que adornaban los carros de la Divisién Leclere ‘cuando desembarcaron en Normandia fueron rrestringiéndose gradualmente en el curso de los combates en Francia septentrional, ban generalmente pintados con una mezcla de are- na para dificultar la colocacién de minas magnéti- cas. Los japoneses tenjan la costumbre de colocar cargas en bolsas encima de las escotillas, que eran més vulnerables a los explosivos que el blindaje en si, por lo que los Marines soldaban clavos 0 un enrejado de acero sobre las mismas para ganar algunos centimetros de separaci6n y disipar mejor la explosion. En otros lugares, se afiadian sacos terreros, especialmente en la cubierta trascra del motor, para evitar la colocacién de minas magnéti- cas. Todo este peso afiadido obligé a los Marines a emplear expansiones «de ornitorrinco» (ver mas adelante) en las orugas, para evitar hundirse dema- siado en la ceniza volcdnica de Iwo Jima. Movilidad El Sherman era comparable a sus contempordneos en cuanto a movilidad. Podfa ira 40 km/h en una carretera Ilana, y hasta cerca de 50 km/h si no estaba sobrecargado con sacos terreros. Algunas tripulaciones trataban de convencer a los mecdni- cos encargados de los motores de que les sacasen un poco més de velocidad, pero esto no se con- sentia porque a menudo forzaba demasiado el motor. El Sherman se comportaba mejor en terre- no seco, debido a su pequefia area de contacto con el suelo. Sobre barro o nieve no podia resistir la comparacién con los iiltimos carros alemanes, como el Panther o el Tiger, disefiados con una pre- sién menor sobre el suelo como consecuencia de la experiencia en el Frente Oriental. Un conductor de Sherman de la 2. Divisién Acorazada recordaba: «Vi como unos carros Mk V (Panther) cruza- ban un campo embarrado sin hundir las orugas més de 12 cm, mientras que nosotros habiamos entrado con el M4 en el mismo lugar aquel mismo dia y quedamos atascados». Algunas quejas de Sherman atascados en la are- na en el norte de Africa lggaron a Armamento y Material en 1943, pero habia dos factores que obs- taculizaban una solucién satisfactoria. Las normas de los. ingenieros del Ejército prohibian vehiculos de anchura superior a 315 cm, a causa de proble- mas de embarque. Ademés, un ancho de via supe rior habria resultado dificil sin redisefiar completa- mente la suspensién. Como recurso, en primavera de 1944 aparecieron zapatas mas anchas —conoci- das entre las tropas como «omnitorrincos»~ para ser colocadas en las partes externas de las orugas. Una columna de M4A3W de la 14." Div.Acor. pasa junto ‘ tres Sherman inutilizados por minas cerca de Barr, Francia, el 29 de noviembre de 1944, Estos vehicules, unos de los dltimos carros de serie con el cafién de 75 mm, Jevaban cipulas de visién circulares y bodega himeda. Lo que parece una sabana blanca en el carro inutilizado de la derecha es en realidad el panel de identificacion aérea color cereza, que corrientemente Ilevaban los carros norteamericanos y britadnicos para que los ‘cazabombarderos aliados no les atacaran. Reducian la presién sobre el suelo de 0,98 kg/cm? 20,84 kg/cm’, pero eran algo fragiles y se podian desprender con facilidad. No obstante, eran im- prescindibles en vehiculos con sobrepeso, como los M4A3E2 Jumbo, o en condiciones de mucho ba- rro, como las que se dieron en Francia ¢ Italia en otofio de 1944, Finalmente, la solucién fue el desa- rrollo de la nueva suspensién de ballestas horizon- tales espirales (HVSS), introducida en el nuevo M4A3E8 que entré en servicio en diciembre de 1944. Su gran ancho de rodadura rebajé la presion sobre el suelo a 0,77 kg/cm’, lo cual puso a los carros norteamericanos en pie de igualdad con sus adversarios alemane: De los tres tipos principales de Sherman utili zados por el US Army, el M4A3 era el preferido, debido a la calidad de su motor, Tanto el M4 como el M4A1 estaban bastante faltos de poten- cia, y no proporcionaban el par motor que hubie- ra sido de desear a bajo régimen del motor. Un problema frecuente del motor Whirlwind era que TM las bujias se engrasaban excesivamente durante los periodos prolongados al ralenti, y los clectrodos se quemaban en las marchas largas por carretera. Era dificil de reparar, ya que el acceso al grupo inferior de cilindros con frecuencia sélo era posible sacan- do el motor. Los criticos mas estent6reos del Whirlwind eran las desventuradas tripulaciones que recibian motores reacondicionados, con los, cilindros cromados en sustitucién de las superficies desgastadas. Estos eran poco fiables, tenfan poca vida util y gastaban mucho aceite. El M4 y el M4A1 estaban mas expuestos a incendios del motor que los demas Sherman, debido a la pro pension del Whirlwind a impregnar con aceite y gasolina las cercanias del bastidor del motor y de los montajes accesorios, y a escupir aceite por el respiradero del carter del cigiiefial, cubriendo los cilindros y colectores de escape calientes, cuando los aros de los cilindros empezaban a desgastarse. ‘A pesar de estos problemas, hay que tener presen- te que, en comparacién con los motores de los carros alemanes 0 soviéticos, el Whirlwind tenia una duracién notable y s6lo salia perjudicado en la comparacién con otros motores de carro nortea- mericanos. ‘Aunque los carristas norteamericanos decian bromeando que el motor Ford GAA del M4A3 «seria un verdadero motor si tuviese un par mas de indros», era mds potente que el Whirlwind y ofrecfa un buen par motor a baja velocidad, aun- _ZMIIICCUgCECOMMMM SEN