Está en la página 1de 3

PODEMOS EN LA LUPA DE LA IZQUIERDA RADICAL ANTIFRANQUISTA

Veteranos líderes del PTE, ORT y MC escrutan a fondo al nuevo fenómeno político

LUIS R. AIZPEOLEA
MADRID 8 JUL 2015 - 22:03 CEST

De izquierda a derecha, José Sanroma, Eladio García Castro, Francisca Sauquillo y Eugenio del Río. / Samuel Sánchez

Fueron líderes de la izquierda radical durante la dictadura, sufrieron de modo especial la
represión en los últimos coletazos del franquismo contra el que protagonizaron importantes
movilizaciones, pero tras las primeras elecciones democráticas, el PSOE y el PCE
monopolizaron la representación parlamentaria de una izquierda que pretendían renovar.
Hoy, Eugenio del Río (San Sebastián, 1943); Eladio García Castro (Sevilla, 1944),
José Sanromá (Daimiel, 1947) y Francisca Sauquillo (Madrid, 1944), líderes respectivos del
Movimiento Comunista (MC); Partido del Trabajo de España (PTE) y Organización
Revolucionaria de Trabajadores (ORT), retirados de la primera línea política, trabajan en
movimientos sociales, si bien Sanroma, que admite simpatizar con Podemos, y Sauquillo
militan en el PSOE, mientras García Castro confiesa haber votado a Podemos en las
autonómicas andaluzas. Todos se sitúan en la izquierda y siguen de cerca el fenómeno
Podemos. Del Río escribió en enero, en Pensamiento Crítico, el texto ¿Es populista Podemos?,
muy comentado en las redes sociales y en toda la izquierda.
Comparten que las circunstancias en que se desenvuelve Podemos nada tienen que ver con las
suyas, condicionadas por su clandestinidad en una dictadura y cuya prioridad era lograr la
democracia, tratando de desplazar a los poderes oligárquicos con una ruptura. Dicho esto, Del
Río admite que “Podemos es un empeño más realista que el nuestro y en sintonía con capas
más amplias de la sociedad” mientras García Castro añade que “nuestras energías estaban
dedicadas a acabar con la dictadura. Ojalá hubiéramos podido dedicarnos, como ellos, sólo a
preparar unas elecciones”.
Sanroma destaca cómo “teníamos un referente teórico revolucionario (Octubre de 1917, Cuba,
Vietnam, etc.) mientras Podemos carece de marco teórico, es reformista”. Del Río precisa que
su referencia de toma de poder es Ecuador y Bolivia, dónde “mayorías de composición diversa
desplazaron del Gobierno, por las urnas, a fuerzas tradicionales”. Sauquillo destaca cómo

uniendo sectores sociales diversos e intereses diferentes”. Según Sanromá. tras el 15-M. haber dinamizado el debate político en la sociedad y en la izquierda y mostrar gran capacidad de adaptación a circunstancias muy cambiantes desde su comienzo. Sauquillo destaca la labor de Podemos en los barriadas de las grandes ciudades.. similar a la de la izquierda radical al final de la dictadura. de Podemos por rehuir definirse de izquierdas: “Es verdad que hay gente de izquierda corrupta. incluido el PSOE. para Podemos “PSOE y PP ya no son lo mismo. pocas y muy precisas. Del Río entiende a Podemos porque “la identificación de la izquierda ha sufrido un desgaste insuperable debido a importantes coincidencias entre los grandes partidos socialdemócratas y la derecha. según Del Río que “Podemos no puede gobernar en solitario y tendrá que establecer una política de alianzas que afectará a su proyecto”. Sanromá y Sauquillo les reprochan su visión de la Transición: “No han estudiado nuestra experiencia y no la valoran. fueron decisivas para ese logro histórico. Pero también le plantean reservas. Otra cosa es que luego se haya deteriorado el Estado de Derecho”.. como ellos. que “la voluntad participativa de las bases plurales de Podemos aporta elementos de republicanismo cívico al discurso socialdemócrata de la izquierda” y valora su capacidad para “construir un partido tan fuerte con las dificultades que eso tiene”. saber comunicar sus ideas. que los principales aciertos de Podemos son haber logrado la proyección institucional de un amplio sector social que no se sentía representado políticamente.son “muy parecidas a las nuestras. Actúa transversalmente. Sin embargo. Es verdad que Suárez tomó la iniciativa de la reforma ante una izquierda dividida. precisa que “sería el resultado de la conjunción de la crisis económica y política. Ojalá hubiéramos podido dedicarnos. Garcia Castro cree que “es una respuesta muy hábil a la demanda de mucha gente que ha identificado al PSOE y al PP en su abordaje de la crisis económica”. Pero la reclamación de la igualdad es un patrimonio distintivo de la izquierda”. Discrepamos de la versión rosa de la Transición.muchas propuestas de Podemos -vivienda. también. Nada de lo que se ha hecho en democracia hubiera sido posible sin ella. Y subraya cómo “Podemos puede condicionar al PSOE para que no sea un gestor eficaz del liberalismo conservador y defienda la socialdemocracia”. Del Río. a sectores muy variados de la sociedad. También jugamos un papel en la denuncia del golpismo”. aunque luego no ha ido más allá de lo que podía. En 1974 y 1975 crecíamos más rápido que el PCE. parados. Lo ve un “refuerzo de la democracia” porque “ha recogido a sectores que no se sienten representados.. animadas por nosotros. que en otros países han ido a la extrema derecha”. “dónde han logrado aglutinar el malestar social”. Comparten. Sanromá cree. Las grandes movilizaciones. Sauquillo destaca cómo aquella izquierda “se jugó la vida en una etapa muy difícil e impulsó el cambio. incluyendo el lastre de la corrupción. el PSOE necesita a Podemos más de lo que quisiera y Podemos al PSOE más de lo que pretende y . Nosotros respetamos el sufrimiento de la generación de nuestros padres”. Tuvo que compartirla. que no descarta un papel crucial de Podemos en un futuro Gobierno. pero la Constitución fue más lejos de lo que la derecha pretendía. pero en la que sigue habiendo mucha desigualdad. Garcia Castro señala que “la Constitución fue fruto de la relación de fuerzas del momento y rechazarla era volver al franquismo. hasta las elecciones del 24-M con sus pactos con otras fuerzas. sobre todo jóvenes. también. adaptadas a una España muy cambiada. a su vez. solo a preparar elecciones García Castro discrepa de quienes consideran “peligroso” a Podemos. un gran malestar social y su disposición a canalizar ese malestar hacia la conquista del Gobierno”. No inventan nada”. No se puede hacer tabla rasa. Sanromá y Sauquillo discrepan. Hablan mucho de llegar al Gobierno pero no está claro para qué Tras los pactos resultantes de las elecciones del 24-M se pone de relieve.

se separe de la sociedad. “Los dirigentes de Podemos hablan mucho de llegar al Gobierno.caminan hacia una coalición competitiva en la que unos aportan la tradición socialdemócrata y los otros renovación frente a una derecha poderosa. Cree que Podemos corre el riesgo de defraudar a su electorado porque “una vez en el Gobierno haga cosas que no gustan a sectores tan diversos que le han apoyado o porque no haga”. a Aznar. unido a los grandes obstáculos que va a tener que sortear . Sanromá confía “en que el pragmatismo de Podemos” le haga percibir que “el caballo de la indignación no se se puede cabalgar sin rumbo ni brida”. por querer correr mucho. muy heterogéneo. del hiperliderazgo de Iglesias así como de la dificultad de elaborar un programa realizable pues el de las elecciones europeas fue un “depósito de ideas”. pero no está muy claro para qué”. la acción de los poderes económicos y financieros. o de quedar detrás del PSOE” en caso de un triunfo de Sánchez. etcétera”. cuya fuerza está constatando Podemos”. se olvide de que las políticas reformistas requieren mucha tenacidad”. en alusión a algunas de sus respuestas elusivas ante denuncias contra algunos de sus dirigentes. Sauquillo subraya que Podemos “tiene muy poco trabajado el discurso político sobre la mujer y la reivindicación de la Europa de los valores sociales y democráticos”. los condicionantes impuestos por su propio electorado. Lamenta. También cree que “no pueden actuar como los demás pues su nivel de exigencia en los comportamientos políticos es muy alto”. pero “no la hecho o. Su principal temor es que Podemos “quiera reproducir la teoría de las dos orillas de Julio Anguita”. Del Río precisa que Podemos “ha trabajado la hipótesis de una victoria electoral como fuerza hegemónica”. que dependa del mundo empresarial y financiero. García Castro opina que el “gran riesgo” de Podemos es que “si se deja llevar por la soberbia o no pone los pies en el suelo. en este sentido. “Podemos debería apoyarle. que rechazó los pactos con el PSOE y facilitó la tarea a la derecha. a sabiendas de que los resultados electorales tienen influencia en la evolución de los partidos”. Sería desastroso para la gente que no hubiera entendimiento en la izquierda”. los acuerdos con otros partidos que limitarán su margen de maniobra. Ante un reto “tan difícil”. No se puede hacer tabla rasa de la Transición. García Castro advierte a Podemos del “riesgo de la prepotencia” y de “prometer lo que no puedan cumplir”. Del Río cree conveniente que los movimientos sociales deben espolear desde fuera al Gobierno “para evitar que se burocratice. acabe desilusionando a su electorado”. Sauquillo apuesta porque Podemos “sea flexible y contribuya a resolver los problemas de la gente. Sanromá opina que si el PSOE es primera fuerza de la izquierda. apunta Del Río. con amenaza incluida de huida de capitales. . No valoran nuestra experiencia Sanromá teme que Podemos “al plantearse el asalto al poder de una tacada. Del Río ha analizado los límites de Podemos si accede al Gobierno: el marcaje de las instituciones europeas. Del Río apunta algunos de los problemas inmediatos que se le plantearán a Podemos: Tensiones derivadas de un funcionamiento que al priorizar la llegada al poder puede sacrificar la participación democrática en su interior. con el respaldo de Ciudadanos. al menos no es conocida su respuesta en caso de ser oposición por una victoria del PP. “la desaparición de Izquierda Unida”.