Está en la página 1de 6

Todo practica

¿Debe escriturarse contrato de trabajo a los alumnos en práctica profesional?

De acuerdo a lo prevenido en el inciso 3° del artículo 8° del Código del Trabajo, no da origen a un contrato de trabajo los servicios que preste un alumno o egresado de una institución de educación superior o de la enseñanza media técnico-profesional, durante un tiempo determinado, a fin de dar cumplimiento a los requisitos de práctica profesional. Para acreditar la necesidad de la práctica profesional debe exigirse al alumno que presente un certificado del establecimiento educacional que acredite la necesidad de tal práctica y su duración. Finalmente, cabe agregar que el empleador debe proporcionar al alumno en práctica el beneficio de la colación y movilización o pagar una asignación compensatoria por tales beneficios, lo que no constituye remuneración para ningún efecto.

Todo practica ¿Debe escriturarse contrato de trabajo a los alumnos en práctica profesional? De acuerdo ap ara titularse, mientras el empleador obtiene los servicios de un trabajador temporal sin contrato y bastante económico . Las implicancias de este “provecho” bilateral son decisivas, por la dependencia que generan. (Ver punto #5 de este mismo artículo) 2) ¿Se debe escriturar un contrato por hacer la práctica? ¿Qué debe garantizar el empleador al estudiante? Según el inciso 3° del artículo 8° del Código del Trabajo : " id="pdf-obj-0-8" src="pdf-obj-0-8.jpg">

Últimamente he visto tantas solicitudes de estudiante en práctica que he llegado a pensar que son ellos los que realmente mueven la economía del país, o por lo menos a la industria creativa. Sin embargo, en este artículo quiero contrastar impresiones con evidencias, para precisar el objetivo de la instancia y diluir conceptos equivocados que puedan tener quienes buscan personal o se ofrecen para llenar la vacante.

1) ¿Por qué llamar a un practicante? Todos conocemos la definición de buena crianza sobre el objetivo de la práctica: vincular al estudiante con el mundo laboral, el mercado. Pero no debe desestimarse un hecho: el estudiante persigue reunir experiencia y cumplir con los requisitos académicos necesarios para titularse, mientras el empleador obtiene los servicios de un trabajador temporal sin contrato y bastante económico. Las implicancias de este “provecho” bilateral son decisivas, por la dependencia que generan. (Ver punto #5 de este mismo artículo)

2) ¿Se debe escriturar un contrato por hacer la práctica? ¿Qué debe garantizar el empleador al estudiante? Según el inciso 3° del artículo 8° del Código del Trabajo:

no da origen a un contrato de trabajo los servicios que preste un alumno o egresado de una institución de educación superior o de la enseñanza media técnico-profesional, durante un tiempo determinado, a fin de dar cumplimiento a los requisitos de práctica profesional. Para acreditar la necesidad de la práctica profesional debe exigirse al alumno que presente un certificado del establecimiento educacional que acredite la necesidad de tal práctica y su duración.”

En cuanto a beneficios, agrega:

“el empleador debe proporcionar al alumno en práctica el beneficio de la colación y movilización o pagar una asignación compensatoria por tales beneficios, lo que no constituye remuneración para ningún efecto.”

3) ¿Hay más ofertas laborales para practicantes que profesionales?

En 2011, un tercio de las ofertas laborales de sitios como Diseño Emergente correspondían a prácticas profesionales. Notamos la misma proporción en nuestra bolsa de empleo (sobre un total de 77 ofertas, 26 corresponden a practicantes [Dic.2013]). En Zapping LatAm la cifra es menor: de un total de 160 ofertas del área Arte & Diseño, 35 corresponden a prácticas, es decir 21%. Con todo, ninguna de aquellas puede estimarse representativa de la realidad global sobre oferta laboral

para practicantes en comparación con profesionales.

4) ¿Fomentan el trabajo especulativo?

En su declaración respecto al trabajo especulativo, el American Institute of Graphic Arts (AIGA) señala que no todo trabajo gratis es especulativo, y menciona las pasantías, o prácticas

profesionales (internships). Aunque también señala un aspecto relevante: “Cualquiera sea el caso,

diseñador y cliente serán quienes decidan y deben aceptar los riesgos asociados”. Riesgos que

pasaremos a ver a continuación:

5) Mano de obra económica Algunas empresas -emergentes o consolidadas- ven la práctica como una oportunidad de contar con servicios profesionales a bajo costo (incluso en cargos que por su naturaleza y responsabilidad no deberían ser asignados a un novato, como los pintorescos avisos que buscan Director de Arte en práctica”). Lo que descuidan es que esos servicios no suelen ser profesionales, por el

motivo palmario de que el estudiante es inexperto y busca precisamente aprender. De hecho, uno

de mis primeros trabajos fue “apagar el incendio” que dejaron 3 practicantes en una prestigiosa

agencia, razonablemente incapaces de manejar un proyecto relevante como aquel. La agencia aprendió una lección amarga: por ahorrar dinero perdió valioso tiempo y casi pierde al cliente. Pero no siempre se busca a expertos. A veces la empresa o institución requiere un simple junior o factótum que se ocupe de toda clase de tareas menores, rutinarias o de índole técnica, como advierte la diseñadora mexicana Leonora Varo en un artículo sobre becarios y trainees (equivalente a nuestros practicantes). Y puesto que en Chile las prácticas no configuran contrato, es importante que el estudiante evalúe bien el tipo de tareas que deberá ejecutar, el horario (que podría extenderse más allá del que la Dirección del Trabajo establece para un empleado formal) y si la remuneración será proporcional. Es peligroso transar demasiado por la necesidad de cumplir con un trámite académico o la esperanza -a veces vana- de que la práctica

será garantía de futuro empleo en dicha empresa.

6) Remuneración

Según el artículo “buscando una práctica profesional” (Economía y Negocios online, diario El

Mercurio, 11-oct-2007):

“Al momento de elegir una práctica profesional, es más importante guiarse por criterios como el tipo de empresa y las funciones que se van a desempeñar, antes que la renta que se va a recibir. Según datos de Trabajando.com, las expectativas de renta promedio que solicitan los estudiantes que postulan a las distintas prácticas ofrecidas en sus sitios es de $96 mil. En tanto, la renta ofrecida por las empresas es muy variable

porque depende del tamaño de ésta y del profesional que se está solicitando. Existen empresas que pagan $30 mil mensuales, y en los mejores casos puede llegar a $120 mil.”

Desde luego, conviene reajustar estos precios (por corresponder al 2007). Aquí una propuesta.

(apartado “pretensiones de renta: cómo, cuándo y cuánto”)

7) Grafiscopio y publicación de ofertas laborales para practicantes En un artículo originalmente publicado en Diseño Emergente, Francisco Abarza explica las razones por las que dicho portal decidió filtrar las ofertas: no todos los centros de práctica cumplen con

requisitos básicos para complementar la formación de un profesional. Aunque Grafiscopio suscribe

dicha tesis, el principal motivo que nos hizo optar por suprimir la publicación y/o difusión de ofertas

de práctica profesional es que a menudo se presenten bajo el título “Trabajo”, cuando en realidad

no se trata de un empleo formal. Esto, sumado a lo expuesto en el punto #5 y la abundancia de prácticas en relación a empleos, nos convenció de favorecer ofertas de trabajo en toda regla, sea

full-time, part-time o freelance.

8) Deberes del practicante

El peor error es mirar la práctica como una simple asignatura o pensando en la nota mínima

necesaria para egresar pronto. Según diario El Mercurio, cerca de 60% de los que hacen una buena pasantía se quedan trabajando en la misma empresa. Este dato es importante si consideramos que en varias profesiones creativas existe sobreoferta profesional desde hace años, por lo que un puesto de trabajo es algo que vale la pena proteger y ganarse.

trabajo” (6-ene-2013), el mencionado diario propone 5 pasos para aprovechar la instancia:

  • 1. Elegir una práctica profesional en el área que se pretende trabajar una vez titulado.

  • 2. No ofrecerse para hacer trabajos fuera de los conocimientos adquiridos en la formación educacional.

  • 3. Conocer a sus compañeros y las personas que trabajan en sus áreas. Saber sus nombres, cargos y en qué consiste su trabajo, esto permite generar un mapa mental de cómo funciona la empresa.

  • 4. Participar en todas las actividades de esparcimiento tanto fuera como dentro de la oficina. La posibilidad de compartir con la gente del área permite darse a conocer de mejor manera, incluso en los “happy hours”.

  • 5. Realizar las tareas asignadas como el trabajo más prolijo para la universidad. Con esto podemos ganar nuevas referencias para el currículum.

Otros consejos de utilidad al momento de realizar la práctica pueden encontrarse en este artículo publicado en Universia.cl (6-Ene-2013)

¡Sigamos innovando juntos!Volver al HomeBuscarContáctenosFormulariosAyudaCalendario TributarioCerrar

SesiónIdentificar Nuevo Contribuyente

Mi SII

Registro de

Contribuyentes

Impuestos

Mensuales

Factura

Electrónica

Boleta de

Honorarios

Renta

Declaraciones

Juradas

Bienes

Raíces

Situación

Tributaria

Tasación de

Vehículos

Libros

Contables

Infracciones y

Condonaciones

PREGUNTAS FRECUENTES

En esta página encontrará la respuesta a la pregunta consultada. Además tendrá la opción de enviar nuevas preguntas al Servicio y evaluar esta y otras respuestas ya publicadas.

Menú de preguntas frecuentes

Tema

Documentos tributarios | Boletas | Boletas de honorarios | Boletas de honorarios en papel | Emisión

Pregunta

ID:

001.012.3904.003 Fecha de Creación:

30/01/2006

¿Una empresa que paga a estudiantes en práctica, debe pedirles Boleta de Honorarios o emitirles Boletas de Prestación de Servicios de Terceros?

Respuesta

Fecha de Actualización:

20/05/2015

Las sumas que se les paga a los estudiantes en práctica son rentas clasificadas en el N° 2, del artículo 42, de la Ley sobre Impuesto a la Renta, por lo tanto, se les debe pedir Boletas de Honorarios. En el caso de que los estudiantes no posean aviso de Inicio de Actividades, la empresa debe emitirles Boletas de Prestación de Servicios de Terceros, según lo dispuesto en la Resolución Exenta N° 551, de 1975.

Puede obtener mayor información relativa a este tema en el sitio Web del SII, menú Normativa y Legislación, opción Circular N° 21, de 1991.

Usted puede consultar los siguientes canales de asistencia del SII:

  • 1. Ayuda: menú del sitio web donde encontrará las opciones “¿Cómo se hace para?”, “Aprenda

Sobre”, “Demos Educativos”, “Material Informativo”, además de otras “Preguntas frecuentes”.

  • 2. Mesa de Ayuda Telefónica del SII: En el caso de llamar desde teléfono fijo a Mesa de Ayuda,

desde la Región Metropolitana o desde Regiones, debe discar: 223951115

4. Por último, si las orientaciones disponibles no responden a su consulta, usted puede hacer una presentación, por escrito, al Director Regional del SII de su jurisdicción, con la descripción y antecedentes de su situación particular, según lo dispuesto en el artículo 6 del Código Tributario.

Nota:

Las respuestas han sido desarrolladas de acuerdo con la normativa legal vigente a la fecha de actualización de la respuesta.

Las respuestas son ayudas referenciales que deben ser complementadas con la situación particular de cada contribuyente, la normativa y las instrucciones del SII, y por lo mismo no son vinculantes para los contribuyentes.