Sergey Kovalev y Andre Ward a

ajustar cuentas en la revancha de
este sábado 17, en Las Vegas
Por Simón Piña

En lo que debería constituir, una de las peleas más
importantes en la historia moderna de los pesos
Semicompletos, el estadounidense André Ward y el
ruso Sergey Kovalev, se enfrentarán, en pelea de
revancha, este sábado 17 de Junio en el Hotel
Mandalay Bay de Las Vegas. En este combate,
estarán en juego las fajas de la AMB, OMB y FIB
ya que el CMB, reconoce como Campeón de la
división al haitiano-canadiense Adonis Stevenson.
La pelea viene a ser una revancha directa, en vista
de que el pasado 19 de noviembre de 2016, Ward
destronó a Kovalev mediante una controversial
decisión de los jueces.
En el pasado enfrentamiento, ambos peleadores estaban invictos y se pensaba que el
combate sería un gran espectáculo. Era el poder de Kovalev contra el oficio y la habilidad de
Ward. Peleadores contrapuestos, y se consideraba que este choque de estilos entre hombres
de tanta calidad, daría un espectáculo boxístico inolvidable. Eso parecía en los primeros
cuatro asaltos, cuando Kovalev golpeó contundentemente a Ward, e incluso, lo envió a la
lona y lo tuvo al borde del nocaut.
Sin embargo, Kovalev bajó el ritmo ofensivo, en tanto que Ward se recuperó y comenzó a
emplear tácticas defensivas, no todas permitidas, y la pelea se fue extendiendo, menguando
en acción y emociones. Ya el Krusher no atinaba en sus ataques, ni lanzaba golpes con tanta
fuerza. Ward, entonces, empezó a trabar y a ensuciar la pelea anulando la acción de parte de
Kovalev. El referee Robert Byrd comenzó a tener problemas sin poder evitar que la pelea se
tornara enredada, con muchos amarres, con trance enredado y confuso.
Kovalev, además de confundido, lucía un poco cansado y ya sin potencia. No obstante esto,
el ruso siguió llevando la ofensiva el resto del
combate. Algo falló con Kovalev. O no administró
bien sus energías, o tuvo problemas con el peso y eso
lo debilitó, pero dio la impresión de que, después del
4to asalto, perdió fuerzas y esto permitió que
Ward tomara confianza y enredara el combate.
No obstante, Kovalev no debió perder esa pelea.
Al final, los jueces votaron así: Glenn
Trowbridges, Burt Clement y John McKaie,
todos dieron 114-113 por André Ward.,
La decisión despertó reclamos y protestas del
equipo de Kovalev , de la prensa deportiva y de
la afición en general que, en su mayoría,
consideró que el ruso había ganado y también
protestaba porque una pelea tan importante, no se podía ganar con un estilo tan poco vistoso
y enredado. Incluso, un sector de la afición opina que Kovalev debía buscar un campeonato
de otra organización en vista de que una nueva pelea con Ward no tendría interés porque
nadie querría volver a ver al californiano. Ward, decepcionado, amenazó con retirarse y ni
así captó el interés de los empresarios.
Pero Kovalev pareció estar muy interesado en la revancha y a Ward, no le quedó más
remedio que aceptarla para poder seguir cobrando alguna buena bolsa en el boxeo. La pelea
será ahora en el majestuoso Hotel Mandalay Bay de Las Vegas, donde no se celebra una
cartelera grande desde el 21 de noviembre de 2015, cuando se enfrentaron en la pelea estelar,
el Canelo Álvarez y Miguel Cotto y en la semifinal vimos la épica batalla entre el mexicano
Francisco “Bandido” Vargas y el japonés Takashi Miura.

El árbitro y los jueces
El tema del árbitro y los jueces, sigue siendo muy importante porque, como ya sabemos, en
la primera pelea se dijo que el árbitro, Robert Byrd debió haber impedido las marramucias
de Ward y que los jueces, parecieron no sancionar adecuadamente todos los asaltos. Pues
bien; ahora el referee será el norteamericano Tony Week, de gran experiencia, pero de varias
actuaciones dudosas. Los jueces: Glenn Feldman, Dave Moretti y Steve Mansfield, también
hombres experimentados, aunque, igualmente con alguna que otra actuación que deja dudas
como la votación de Feldman en la última pelea del gran Campeón nicaragüense
“Chocolatico González en la cual votó en contra del nica y en favor del tailandés Srisanket
Rungvisai
El
árbitro
Tony
Week es
recordado
–sobre
todo-, por
aquella
actuación,
en la pelea
del mexicano José Luis Castillo y el malogrado ex
campeón Diego Corrales cuando, en el 10mo round, Castillo tiró dos veces a Corrales y en
las dos ocasiones el protector bucal le saltó de la boca, provocando que Week utilizara
cierto tiempo recogiéndolo y llevándolo a la esquina para que lo limpiaran. Esto, como
dijimos, sucedió dos veces, pero lo peor fue que en la segunda, Corrales lo escupió
descaradamente. Como se sabe, después de esto, Corrales se recuperó y castigó a Castillo
hasta vencerlo por Kot en el mismo round.
Asimismo, se le cuestiona a Week, un conteo aplicado al argentino Lucas Matthysse, aquel
14 de octubre de 2012, cuando Danny García le pegó por la espalda en el round 11. Los
jueces Robert Hoyle y Jurgen Larson votaron 114-112 por García, dejando en evidencia, que
la diferencia fue la caída, de conteo dudoso. Claro, no se puede juzgar a los oficiales por estos
momentos, que fueron excepcionales, pero son actuaciones que siempre se recordarán. Dave
Moretti es otro veterano que se destaca por haber sido juez en muchísimas peleas de Floyd
Mayweather y en otras muchas importantes. Por ejemplo, en la pelea de Manny Pacquiao y
Jesse Vargas, los jueces Feldman y Trownbridge vieron ganar al Pacman 119-108, en tanto
que Moretti sólo vio un punto a favor de Pacquiao (114-113). Son detalles, aparentemente
insignificantes que, en una pelea grande, pueden resultar determinantes.

¿Que puede pasar?
Pelea de difícil pronóstico. Debería ganar Sergey Kovalev por su pegada y fuerza. Si ahora
es más consistente en su ataque, aunque Ward enrede, se agarre y entorpezca su accionar,
debería prevalecer la mayor determinación del ruso. Luego de este triunfo, si es que
finalmente lo consigue, Kova tendría por delante rivales interesantes como el otro Campeón
(quien siempre le ha huido), el haitiano-canadiense Adonis Stevenson. Hay otros rivales con
mucho futuro como sus compatriotas e invictos, Artur Beterviev y Dmitry Bivol, además del
cubano Sullivan Barrera y el terrible inglés Joe Smith Jr.
De ganar Ward, su futuro sigue siendo incierto
en vista de que su estilo es rechazado por el
público, por transmitir muy poca emoción. Ya
antes amenazó con retirarse si no conseguía
peleas que le interesaran. Tendría que vencer
este sábado en forma contundente de manera
que esto le volviera a abrir las puertas a las
grandes peleas millonarias. Ya falta poco.
Veremos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful