COMO PROTEGER LA NATURALEZA

Proteger la naturaleza comienza por uno mismo. Cada gesto cuenta para preservar
el planeta. Por ejemplo, si pasáis por la calle o por el campo, no tiréis las botellas
de agua, los papeles, las latas de cerveza, o los embalajes del sándwich, o cualquier
otra cosa. Imaginad que si cada uno de nosotros tira su basura al suelo y que éstas
comienzan a acumularse, la tierra no será bonita de ver. No hay que tirar
la basura más que en las papeleras previstas para esto. Además, conviene hacer
una selección entre aquello que es recuperable y aquello que es reciclable.

El reciclaje

Conservar los objetos que pueden ser reciclados y servir para otra cosa, nos
referimos a las latas, las cajas de cartón, el agua de lluvia, etc. De esta forma se
evita hacer un gasto inútil. Hablando de reciclaje, utilizar únicamente objetos
reutilizables y desechar aquellos que son de plástico y muy contaminantes. Por
ejemplo, para hacer la compra, optar por bolsas reutilizables y no por bolsas de
plástico.

Reducir la emisión de CO2

También debemos reducir la emisión de gas carbónico en la atmósfera. Hoy en
día, se pueden usar coches verdes que funcionan con energía solar o coches
eléctricos. También se puede recurrir a otros modos de transporte como la bicicleta,
el coche compartido o los transportes públicos, se trata de la mejor alternativa para
reducir la emisión de gas carbónico en el aire. El uso de la energía sostenible en los
sistemas de climatización o de aislamiento también es esencial para alcanzar este
objetivo.

Reforzar la ley y sus reglamentos

En cuanto a la protección de la fauna y de la flora, habría que reforzar los
reglamentos que prohíben la deforestación y la caza furtiva, y ponerlos en práctica.
Al mismo tiempo, la noción de responsabilidad social y medioambiental debe ser
aplicada en todas las empresas. Éstas deben, por ejemplo, utilizar menos papel y
aprender a reciclarlo. En cuanto a las fábricas que vierten expresamente
sus residuos en el mar, deben ser llamadas al orden.
EDUCACION AMBIENTAL
La educación ambiental, no es un área del saber como tal, pues no hay definiciones
específicas que se le acrediten, sólo conceptos relacionados al área de la naturaleza
y el ambiente. Se podría definir pues, como el proceso de enseñanza de valores
para la concienciación de protección al medio ambiente.
Por lo que, los valores ambientales, deben aportar herramientas que hagan énfasis
en la obtención de nuevas maneras de reubicación del saber de todos los actores
sociales, en la que la acción que ablande la conciencia de los seres humanos
abarque no solo su cotidianidad a lo más próximo en su entorno de vida, sino hasta
lo más lejano, que se contemple y se acepte al mundo en una escala global y que
la participación e intervención del hombre sobre la naturaleza y el ambiente se
entienda y reflexione de forma global.
La comprensión del ser humano desde los aspectos de conservación,
mantenimiento y protección para con cada acto que afecte al medio ambiente es
determinante por consiguiente dentro de estos valores. Acciones comunes y
simples como no botar desperdicios en la calle, aliviaría de forma considerable el
impacto que de hacer lo contrario causa al ambiente, pues supondría un ahorro a
diferentes escalas, se invertiría menos en el mantenimiento y limpieza por
desperdicios, se gastaría menos energía humana y de maquinaria operada
destinada para dicha limpieza, cabe destacar que muchas de estas maquinarias
empleadas para limpiar desperdicios aparte de consumir energía, suelen emanar
contaminación colateral mientras son operadas para cumplir con una función que
podría ser menor si todos conocieran más acerca de los valores ambientales.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful