Está en la página 1de 3

Conceptos fundamentales y labor de la Hermenéutica analógica1

Jesús M. Herrera A.

Escuela de Filosofía del Seminario Diocesano, Tijuana.

Resumen: Aquí exponemos qué es la hermenéutica en la filosofía y la cultura actual, en su


vertiente posmoderna; e inmediatamente presentamos cuáles son los conceptos fundamentales que
están vertebrando una hermenéutica para que ésta sea analógica, según la ha ideado el líder de ella,
Mauricio Beuchot, hasta que ésta alcanza a ser una hermenéutica icónica/simbólica. Y, finalmente,
intentamos justificar la hermenéutica analógica-icónica como la teoría y el método de la
interpretación propiamente latinoamericano.

Abstract: In this work, at first, we consider what hermeneutics is to philosophy and contemporary
culture in its postmodern perspective, secondly, we provide the fundamental concepts that support
the kind of hermeneutics we call analogic as conceived and leaded by philosopher Mauricio
Beuchot into an “analogic-iconic hermeneutics”, and finally, we prove analogic-iconic
hermeneutics as our very own Latin American method and philosophical theory.

1 Conferencia presentada en el XXVII Encuentro Nacional de Estudiantes y Pasantes de Filosofía, El Ser


humano como evento, Universidad Autónoma de Baja California, Tijuana, Facultad de Humanidades, 12 de
mayo de 2010.

Hermes Analógica. Nº 1.

Introducción

En esta oportunidad expondré los principales conceptos de la hermenéutica


analógica, a la vez que se van presentando algo de las ideas de Mauricio Beuchot, quien es
el líder e iniciador de esta propuesta teórico-metodológica que nace en la UNAM, en el
Instituto de Investigaciones Filológicas.

Y ahora se trata de una propuesta filosófica que ha tomado la forma de un


Movimiento intelectual, de una escuela, no sólo filosófica, pero sí que va atendiendo a la
filosofía como una brújula cuando se trata de aplicar esta hermenéutica a áreas o disciplinas
distintas de la filosofía.

Después pasaré a mencionar la presencia del Movimiento de la hermenéutica


analógica en en Iberoamérica, toda vez que esta labor rinde como un trabajo
latinoamericano que nace en México, atento a los retos que América tiene, buscándose su
propia identidad, y con todo ello comenzando a escucharse en España y otras latitudes
europeas.

Al final enlistaré las áreas en donde se está aplicando una hermenéutica analógica y
las ramificaciones que, precisamente por virtud de estas aplicaciones, van dándose.

Hermenéutica

Hermes Analógica. Nº 1.

La hermenéutica ha sido para la posmodernidad su instrumento filosófico; ya nos ha


dicho Gianni Vattimo que la hermenéutica es la koiné de la posmodernidad, i. e., “el idioma
común dentro de la filosofía y de la cultura2”.

La hermenéutica es un nuevo instrumento para hacer filosofía y ciencia. Es curioso


ver que si hay quien se resista a la hermenéutica, su discurso de resistencia no es otra cosa
que una interpretación, tal vez muy apologética como llegaron a serlo los metarrelatos
ilustrados, pero en este tiempo, los fines de esta apologética son hermenéuticos, ya que
serán en pos de defender tal o cual tradición.

La hermenéutica, como bien suponemos, es la disciplina: una ciencia a la vez que


arte asegura Mauricio Beuchot3, para la interpretación de textos; la hermenéutica es ciencia
en tanto que tiene unos cuantos principios “que le sirven para estructurar lo que va
aprendiendo acerca de la interpretación de los textos4”, y también es arte en tanto que la
hermenéutica ofrece reglas para regir la interpretación5.

Con todo, la hermenéutica es un saber de la comprensión6, lo cual viene a iniciar un


nuevo camino, como superador de la explicación. Es que a la modernidad se le acusa de
ser excesivamente explicativa; acusación que me atrevo a leer en la necesaria denuncia e
implicaciones heideggerianas del olvido del ser a través de la confusión entre ser y ente.

Fue Wilhelm Dilthey quien nos dejó una síntesis que ahora se sigue retomando en el
cultivo de la hermenéutica, él decía que las ciencias de la naturaleza son explicativas
mientras que las del espíritu son comprensivas, por eso es que para las del espíritu, para

2 VATTIMO Gianni, Ética de la interpretación, Barcelona, Paidós: 1991, p. 55.


3 BEUCHOT Mauricio, Tratado de hermenéutica analógica. Hacia un nuevo modelo de interpretación,
México, UNAM/ÍTACA3: 2005, pp. 19-20.
4 Ibid, p. 19.
5 Idem.
6 Cfr. GADAMER Hans-Georg, Verdad y Método I, Salamanca, Sígueme6: 2001, p. 230.

Hermes Analógica. Nº 1.

obtener comprensión, se requiere del trabajo hermenéutico. Ya en su Historia de la


hermenéutica el italiano Maurizio Ferraris trabaja en la posible relación7 entre explicación
y comprensión que, según Beuchot –y el mismo Ferraris, por supuesto–8, había quedado
escindida desde Dilthey9.

Lo que se interpreta a través de la hermenéutica son textos: y estos no se restringen


sólo a los que son escritos; dice Beuchot que “Entendemos aquí por textos aquellos que van
más allá de la palabra y el enunciado. Son, por ello, textos hiperfrásticos. Es donde más se
requiere el ejercicio de la interpretación10”. Texto es, pues, todo lo que sea interpretable, y
entre más polisemia haya en lo interpretable11, más susceptible de una hermenéutica se hace
el texto. Y Beuchot acentúa más la importancia del texto al decir que en él es en donde se
dan cita el autor y el lector12 .

Razón unívoca

Una hermenéutica analógica observa que el cultivo de la hermenéutica, en tanto que


se le ha adjudicado una vocación nihilista, gracias a la presencia de Nietzsche en la
hermenéutica según Vattimo, renuncia, precisamente por esa vocación nihilista, a todo lo
que tenga el mínimo vestigio modernista. De manera que hay una inercia por la cual la

7 FERRARIS Maurizio, Historia de la hermenéutica, Madrid, Akal: 2000, pp. 296ss


8 Idem.
9 Tratado de hermenéutica analógica, ed. cit., p 61.
10 BEUCHOT Mauricio, Exposición sucinta de la Hermenéutica Analógica, en Solar. Revista
hispanoamericana de Filosofía, n.º 3, año 3, Lima, 2007, p. 69. Disponible en línea:
http://www.revistasolar.org.pe/3/06_beuchot.pdf
11 Cfr. Idem.
12 BEUCHOT Mauricio, Perfiles esenciales de la hermenéutica, México, primera coedición UNAM/CFE:
2008, p. 43.

Hermes Analógica. Nº 1.

hermenéutica es una forma de derrocamiento de la metafísica, en el sentido de que la


hermenéutica pareciera resistirse a una posible conciliación entre ese comprender y ese
explicar diltheinianos.

Ahora bien, desde que se está ideando por el líder de esta empresa interpretativa, lo
que va siendo este cultivo hermenéutico de contenido analógico, comienza un primer
trabajo dialéctico, muy hegeliano en principio, aunque la idea exige distanciarnos de Hegel
sin dejar la dialéctica; en principio, pues, es una dialéctica hegeliana pero con terminología
aristotélica al modo que se la apropió Tomás de Vío, mejor conocido como Cardenal
Cayetano entre el Siglo XV y el XVI; lo que sucede es que Beuchot observa esta dialéctica
cuando mira atorado el diálogo filosófico entre dos tradiciones: una es la tradición
hermenéutica de carácter fenomenológico y existencialista, que es comprensiva, y otra es la
praxis filosófica de carácter logicista y epistemológico que es de índole explicativo.

Hay, pues, una tesis, que es la de la razón unívoca: que corresponde a lo más
tradicional de una modernidad ilustrada, epistémica, que siempre aspiró al ideal cartesiano
de lo claro y distinto y que terminó siendo pura egología; a este respecto dice Beuchot que
ésta, la razón unívoca ya es más bien una hermenéutica unívoca, puesto que una razón de
tipo científico ineludiblemente se construye una cosmovisión, la cual ha detentado la
interpretación del mundo. La ha detentado en el sentido de que lo claro y distinto se opone
a lo polisémico y, aún así, paradójicamente el mundo se interpreta cuantitativamente.

Razón Equívoca

Hermes Analógica. Nº 1.

Luego a la razón unívoca se le opone dialécticamente una razón equívoca, una


hermenéutica equivocista en términos de Mauricio Beuchot; es la racionalidad a la que más
tiende la hermenéutica en la posmodernidad, precisamente para responder a su vocación
nihilista, lo cual se da sobre la advertencia de que la razón moderna falló y sólo produjo
campos de exterminio13 .

El riesgo de una hermenéutica equivocista es que termine en lo completamente


inconmensurable y obscuro; en un relativismo absoluto que se autorrefute14 . Más bien se
trata de cultivar un relativismo moderado o analógico15, evitando que haya una regresión a
esa modernidad solipsista, esencialista y referencialista. Y también impidiendo una
cerrazón con el mundo de la ciencia y su lenguaje propio.

Ya la misma bioética, que aquí para describir me resulta paradigmática esta


disciplina, es una ciencia que exige de este diálogo de la comprensión, el cual sólo es
posible por una filosofía hermenéutica, para hacerse presente en el mundo de la
explicación, que ante el sentido y lo ineludiblemente trágico de la vida se hace insuficiente.
Se espera lo que se pueda esperar del lenguaje de la ciencia y sus recursos para vivir bien,
pero la vida dependiente de la ciencia exige más de la comprensión, pues asegura Beuchot,
somos más simbólicos que biológicos16 . Se requiere, por eso, para este diálogo, de una
hermenéutica analógica.

Razón Analógica

13 Palabras de Beuchot en: SICILIA Javier, Entrevista con Mauricio Beuchot. Dios Posmoderno, Revista
Letras Libres, Diciembre: 1999, pp. 46-49.
14 Perfiles esenciales de la hermenéutica, ed. cit., pp. 53-54.
15 Idem.
16 BEUCHOT Mauricio, Antropología Filosófica: Hacia un personalismo analógico icónico, Madrid/México,
Fundación Emmanuel Mounier/IMDOSOC: 2004, p. 57.

Hermes Analógica. Nº 1.

En esa dialéctica con terminología cayetiana, resulta que la analogía se coloca entre
la univocidad y la equivocidad, no sólo las tensiona, sino que vive de la misma tensión17
que la analogía realiza.

Pero al hablar de analogía estamos superando la actitud hegeliana de la dialéctica.


La metáfora esclavo-amo supone la exclusión del esclavo, sin aniquilarlo, sólo hay que
mantenerlo excluido para que el amo viva. Mientras que en la analogía queremos una
dialéctica de la inclusión, que ya ha se ha encontrado de diversas maneras, pero es Enrique
Dussel el que en este orden de ideas nos ayuda con su noción de analéctica, para
comprender a la analogía como dialéctica incluyente, de hecho Beuchot dice que Dussel es
un antecesor de la hermenéutica analógica con su “pensamiento de la analogía entendida
como analéctica”18 .

La universalización de la hermenéutica en la contemporaneidad la viene asegurando


Gadamer en su obra Verdad y Método19, y ya desde él mismo la hermenéutica se comienza
a perfilar como una labor auxiliar en la investigación20; Beuchot, pues, quiere a través de la
analogía que esa función sea particularmente dialógica21 .

Una hermenéutica analógica lo que hace es explicitar y continuar un trabajo que ya


viene intentándose, dialógico, de moderación; es un trabajo que de pronto se ha detenido y
luego ineludiblemente quiere recuperarse. Pues lo que más ha prevalecido es una toma de
posiciones radicalmente antagónicas, entre dos mundos con sus respectivos lenguajes: unos
unívocos y otros equívocos, cada uno con sus luces y sus sombras, con sus virtudes y vicios

17 Exposición sucinta de la Hermenéutica Analógica, ed. cit., p. 72.


18 BEUCHOT Mauricio, Lineamientos de hermenéutica analógica, México, Ideas Mexicanas: 2006, p. 101.
19 GADAMER Hans-Georg, Verdad y Método I, op. cit. Verdad y Método II, Salamanca, Sígueme2: 1994.
20 Verdad y Método I, op. cit., p. 239.
21 Perfiles esenciales de la hermenéutica, ed. cit., pp. 111ss.

Hermes Analógica. Nº 1.

o fracturas; y en la medida en que no se toquen analógicamente, más que lucir sus virtudes,
lo que sigue viéndose es la prevalencia de sus sombras, radicalizando sus excesos o
defectos: lejos de tocarse analógicamente los extremos, lo que sucede es que estos se
confunden, donde uno critica al otro, casi siempre al margen de una actitud hermenéutica,
en el sentido de cerrarse a la escucha, lo cual termina en descontextualizar al otro, y el
poner un texto en su contexto es la primera actividad hermenéutica.
El cultivo de la analogía es viejo, en medio de la controversia del surgimiento del
pensar y el término analogía, Beuchot toma partido por el sentido pitagórico del término, ya
que los pitagóricos veían a la analogía “como [dice Beuchot] proporción matemática. Estos
la aplicaron a la filosofía, como buscando un ideal de proporción, armonía y orden22”,
Beuchot ve la analogía pitagórica como el prototipo de analogía; ésta era para los
pitagóricos un modo de evitar lo que luego en Aristóteles será el exceso y el defecto, es la
búsqueda del equilibrio que por definición es difícil, ya que no se trata del equilibrio como
un punto medio equidistante, que ha sido una lectura univocista de la primogénita de la
analogía, que es la virtud.

Lo que resulta y basta es el tocamiento analógico de los extremos23, y no de la


confusión entre ellos, es una analéctica, una dialéctica inclusiva, que Beuchot la refiere
precisamente en la descendencia analógica; es que la analogía, como lo acabo de advertir,
es progenitora, primero de la virtud, empezando por la de la frónesis; luego también
engendra mestizaje e hibridez; la condición fronteriza y limítrofe son hijas también de la
analogía.

22 CONDE Gaxiola Napoleón, Conversación en México con Mauricio Beuchot, en Anuario de Historia de la
Iglesia, año/Vol. XVI, Pamplona, Universidad de Navarra: 2007, p. 378. Disponible en línea en:
http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/355/35516026.pdf
23 Exposición sucinta de la Hermenéutica Analógica, ed. cit., p. 75.

Hermes Analógica. Nº 1.

La virtud, el mestizaje, la hibridez, la condición fronteriza y limítrofe, nos advierten


que la analogía no se queda siendo un eclecticismo simple, el cual sería univocismo, y
tampoco la analogía es un sincretismo al gusto de cada subjetividad, lo cual sería
equivocismo. Lo que engendra la analogía, como la virtud, el mestizaje, la hibridez, las
condiciones limítrofes y fronterizas son modos de diferir en una hermenéutica analógica, de
alcanzar la diferencia que, con justa razón, tanto se nos ha exigido desde Heidegger.

Y es que la diferencia no ha de ser la total obscuridad que no sólo cierra el diálogo y


niega el sentido, y por supuesto que no ha de seguir siendo ese retorno nostálgico a la
identidad e igualdad, más bien lo analógico sería la equidad.

La analogía salvaguarda la diferencia, tiende más a la equivocidad precisamente


para salvaguardarla, pero cuida de no renunciar aunque sea mínimamente a la semejanza,
de manera que se evita la inconmensurabilidad y el caos; se hace que los extremos se
toquen, a la vez que se evita esa dialéctica en que no queda nada nuevo pues más que
tocarse los extremos se han confundido.

La hibridez es algo nuevo, el mestizaje es algo nuevo: diferente, se pueden ver


como vástagos y como modos de la analogía que aun tendiendo más a la diferencia, no
obstante la predilección de la diferencia y la equivocidad hay un mínimo suficiente de
semejanza, con lo cual no se pierde el piso de la realidad; la analogía es un modo de estar
más allá del ente como quería Heidegger; o más allá del ser como fue lo que trabajó Zubiri
buscando la realidad; y de otro modo es algo también buscado por Levinas. La analogía es
diferencia pobre, no miserable o mezquina, y alcanza a dar, dice Beuchot, lo suficiente24 ,
puesto que ella es referente de moderación.

24 BEUCHOT Mauricio, En el camino de la hermenéutica analógica, Salamanca, San Esteban: 2005, pp. 41,
45, 51.

Hermes Analógica. Nº 1.

Símbolo/Icono

En el mapa del trabajo filosófico posmoderno la hermenéutica analógica encuentra


eco en la razón simbólica, en el recurso del símbolo y del mito para continuar con el trabajo
filosófico. Y en virtud de esto es que se recupera ese puente que ya tendió Kant, cuando
decía que lo más analógico es el símbolo.

El símbolo es lo más analógico, ya que no se les puede interpretar unívocamente,


eso es enmudecerlo, pero tampoco se puede dejar a los símbolos en la equivocidad, eso
también sería acallarlos y no dejar a los símbolo cumplir su vocación más sublime, que por
definición etimológica es la de reunir, hacer comunidad.

El símbolo de Beuchot, y para la hermenéutica analógica, es el icono de Peirce, éste,


el icono “coincide con la noción de símbolo de la escuela europea continental, como en
Eliade, Cassirer y Ricoeur. Es claro, por ejemplo, que el icono peirceano es el símbolo
ricoeuriano. Podemos hablar, pues, del símbolo-icono”25 .

Este icono es “el signo que con un fragmento nos remite al todo, nos hace conocer
la totalidad de la que forma parte. Por eso el símbolo tiene una función metonímica: hace
pasar de la parte al todo, esto es, sirve para universalizar. Pero la metonimia es también
pasar de los efectos a las causas, es encontrar explicaciones. Y al explicar se universaliza,
se encuentra una ley, un logos. Pero no sólo es metonimia; Peirce coloca entre los tipos de
icono a la metáfora. Además de metonimizar, el símbolo metaforiza, cambia los
significados. De hecho la metáfora apoya a la metonimia…26”. Ya la hermenéutica
metafórica es una empresa iniciada por Paul Ricoeur, la cual quiere continuarse a través de

25 Tratado de hermenéutica analógica, ed. cit., p. 190.


26 Perfiles esenciales de la hermenéutica, ed. cit., p. 142.

Hermes Analógica. Nº 1.

una hermenéutica analógica; más aún, la hermenéutica analógica le debe mucho a la


hermenéutica metafórica de Ricoeur.

Metáfora y metonimia son los polos a los que tiende el discurso humano, según
Beuchot siguiendo a Roman Jakobson; y siguiendo a Octavio Paz, Beuchot dice que lo
propio de la analogía es conjuntar metáfora y metonimia27 .

La metáfora y la metonimia, en tensión dialéctica, son las que logran la


analogicidad; cada una son analogías de por sí, y más aún se requieren dialécticamente para
evitar que se pierda lo analógico de ese texto, de ese símbolo, que por su polisemia se hace
de difícil acceso. Ante el texto la metáfora y la metonimia son como analogías imperfectas
cada una, y es el texto o el símbolo la que las reúne para hacer analogía.

Y bien, decíamos que para Beuchot, en una hermenéutica analógica, el símbolo


corresponde al icono de Peirce. Quiero entonces subrayar el hecho de que éste, el icono, es,
decíamos citando a Beuchot, aquello que nos hace pasar del fragmento al todo. Esto
corresponde con el símbolo porque éste se compone etimológicamente de “Syn y ballo”, lo
cual indica “arrojar conjuntamente dos cosas. Y se arrojaba de manera conjunta
precisamente porque la una era el complemento de la otra, ambas eran partes de una tercera
cosa, y juntándolas pegaban perfectamente28”. Y de esto se trata la dialéctica analógica o
analéctica aludida, en hacer que las partes, los extremos, los fragmentos se alcancen,
precisamente, en sus límites, lo cual dará algo nuevo, diferente, i. e., un mestizo, un híbrido,
algo limítrofe o fronterizo.

27 En el camino de la hermenéutica analógica, ed. cit., p. 120.


28 Perfiles esenciales de la hermenéutica, ed. cit., p. 141.

Hermes Analógica. Nº 1.

Del icono también me gusta subrayar otra expresión que me parece muy descriptiva
de los alcances que tiene, pues éste, el símbolo/icono, nos permite clonar la realidad29 .

Hermenética analógica y filosofía latinoamericana

David Sobrevilla, filósofo latinoamericanista, en su ponencia La filosofía


latinoamericana: de una filosofía heterogénea a una filosofía homogénea30, nos expone
sinópticamente las principales líneas de investigación, los filósofos y el cultivo de la
filosofía que están dándose en Latinoamérica, a saber: Filosofía de la ciencia y Analítica,
Filosofía Intercultural, Filosofía de la liberación y Filosofía inculturada, Fenomenología y
Hermenéutica en donde, precisamente, nos sugiere a Beuchot como un líder del cultivo de
la hermenéutica.

Una de las tesis de Sobrevilla es que Latinoamérica le está dando un sello al cultivo
de la filosofía, de manera que esto es una muestra de cómo se va cumpliendo, difícilmente,
pero creo que a pasos seguros, ese ideal de Leopoldo Zea, de que la Filosofía
latinoamericana era filosofía sin mas.

Una mirada analógica fue la que se opuso al status quo31 en el tiempo de la


colonización de América Latina; se daba la univocidad que incluso pretendía negar la

29 Tratado de hermenéutica analógica, ed. cit., p. 191.


30 SOBREVILLA David, La filosofía latinoamericana: de una filosofía heterogénea a una filosofía
homogénea, disponible en:
http://www.comisionunesco.cl/Unesco/filosofia/dia_mundial/ponencias/david_sobrevilla.doc. Recuperado por
última vez el 8-01-08.
31 BEUCHOT Mauricio, La querella de la conquista, México, Siglo XXI: 1992.

Hermes Analógica. Nº 1.

humanidad de los nativos y se les veía como puros salvajes, y esto terminaba en esa
equivocidad violenta, que tanto se justificó filosófica y, en muchos, incluso teológicamente.

Ya Beuchot ve una presencia de la hermenéutica analógica en Latinoamérica, la


cual consigue el mestizaje; dice él que un tiempo muy analógico fue el barroco del S. XVII,
“Es una época en la que ya las razas no se dedican a destruirse, sino que se consolida esa
fusión de las mismas que es el mestizaje”32 .

De manera que en esta ocasión, quisiera seguir en la línea de la analogía en su modo


de mestizaje. Es que en lo concerniente al trabajo filosófico latinoamericanista, Beuchot
centra su atención en el mestizaje, y como ya adelanté esto es algo nada menos que
genéticamente analógico.

En donde cabe releer la crítica liberacionista, que no deja su rigor necesariamente


marxista, de denuncia y de acción; pero también la enseñanza de Leopoldo Zea, que
Beuchot retoma en los siguientes términos: “¿qué es lo que hace latinoamericana una
propuesta filosófica? [y se responde Beuchot] [Que] No [es] porque se haya realizado en
Latinoamérica, eso no basta. Tal parece que es Leopoldo Zea el más indicado para dar
respuesta a esto, y él dice que es una filosofía en función de la situación concreta, esto es,
surgida de la problemática latinoamericana y elaborada para responder a ella. Esto
involucra a mi parecer [dice Beuchot] dos cosas: la atención a la historia y la atención a los
problemas más acuciantes del momento presente con la intención de ofrecer una respuesta
para ellos33”.

Me parece, pues, que la atención de Beuchot al asunto de por sí difícil de si hay una
filosofía latinoamericana, no se queda en las ramas de los que juran unívocamente una

32 Lineamientos de hermenéutica analógica, ed, cit., p. 47.


33 Ibid, p. 41

Hermes Analógica. Nº 1.
autenticidad, y de los que también se pierden justificando equivocistamente una
inautenticidad.

Ya el poner la atención en el mestizaje es comenzar a respetar la diferencia,


recordemos que aún hay quienes no comprenden la diferencia del mestizo, del mestizo
como diferente y no como extraño, y mucho menos como inferior. De ese barroco
latinoamericano, Beuchot refiere la obra de Sor Juana Inés de la Cruz como paradigma de
texto barroco y mestizo, específicamente nos recomienda el Primero Sueño de la poetisa
mexicana.

Otro rubro que se va cabeceando de lo unívoco a lo equívoco en el asunto del


trabajo latinoamericanista, es, siguiendo a Napoleón Conde Gaxiola, llevar al diálogo
analógico a los indigenistas y a los hispanistas34, de manera que se eviten los radicalismos
que terminan, los dos, de forma violenta.

Me parece que el lenguaje y el sentido de mestizaje ha hecho que se estén


consolidando los círculos que hacen crecer el Movimiento de la hermenéutica analógica en
Latinoamérica, está dando resultados como una teoría y metodología filosófica para las
necesidades latinoamericanas, de manera que círculos de este Movimiento y/o módulos de
hermenéutica analógica están en Argentina, Chile, Colombia, República Dominicana35, y
va tomando alcances iberoamericanos porque se le ha recibido aceptablemente en España36 .

34 CONDE G. Napoleón, Hermenéutica analógica, aspectos filosóficos actuales, en Revista Analogía


Filosófica, Número especial 17, México: 2005, pp. 35ss.
35 CONDE G. Napoleón, El Movimiento de la hermenéutica analógica, México, Primero Editores: 2006, pp.
50-65.
36 Idem. Además, ORTEGA Joaquín Esteban (ed.), Hermenéutica Analógica en España, Universidad Europea
Miguel de Cervantes (Colección Seminarium): 2008.

Hermes Analógica. Nº 1.

Fuera de Iberoamérica hay interés por la hermenéutica analógica en Rumania e


Italia; además de que se cuenta con la traducción en inglés del Tratado de hermenéutica
analógica, que es la obra fundamental.

Aplicaciones y Ramificaciones

Finalmente, las aplicaciones que se están haciendo de la hermenéutica analógica.


Definitivamente que se comienzan a ver primeramente en el terreno de las humanidades:
primero hay que mencionar a la filosofía en sus diversas asignaturas; se le aplica al
derecho; a la psicología, a la Antropología científica; a la literatura; a la pedagogía y
Educación (que es el rubro en donde más me he detenido con mi texto “Persona,
Educación y Valores”, y en mi trabajo columnístico).

Y ya en terrenos no tan humanísticos, se está aplicando a la arquitectura; al


urbanismo; al turismo; a la “Evaluación de la calidad” desde una perspectiva hermenéutica,
donde la analógica resulta la vertebral de la hipótesis en ese trabajo37 . También comienzan
a hacerse aplicaciones a la Ingeniería en sistemas, por obra de Ramón Marín desde la
UNAM.

Y por último, se habla de ramificaciones de la hermenéutica analógica, ya que ella


“ha suscitado nuevas corrientes38”, que de hecho son las que van dedicándose a cultivar las
aplicaciones que ya tienen un terreno en proceso de maduración, pues algunas aplicaciones
apenas son intentos y otras ya tienen líderes muy representativos; pues bien, las
ramificaciones son: la hermenéutica analógico-barroca; la hermenéutica simbólico

37 SALGUERO Moya Karla, La evaluación de la calidad desde la perspectiva hermenéutica, disponible en:
http://www.gc21.de/ibt/site/csuca/ibt/cat08/web/Ejes/Ejes%20Cultura/ponenciacsucaKarlaSalguero.pdf.
38 El Movimiento de la hermenéutica analógica, op. Cit., p. 41.

Hermes Analógica. Nº 1.

analógica; la hermenéutica del equilibrio pulsional; el Iusnaturalismo histórico analógico; la


Hermenéutica analógico-crítica; y la Referencia analógica39 .

39 El Movimiento de la hermenéutica analógica, op. Cit. Pp. 41-49.


Hermes Analógica. Nº 1.