Está en la página 1de 18
en cuenta no sélo los valores det esquema en sf mismo sino también sus implicancias sociales como To evidencian las propues- tas del baréa de Hausmann en su urbanizacién de Parts. Allf, Conjugado con jos ordenes csicos, el esquema tend uma vigew” Go renovada y sb aplieaci6n serd miodelo euyo consumo se extien del planeta, hasta llegar 2 nuestros Ses La generacién del esquera La nueva situacién del sigho XV, beneficié la formacién de una lize de comerclantes y politicos que comprendieron ia importan~ Cia del fol significative que la nueva arquitectura ofrecfa, especial: mente en lo que a poder y progreso se refiere. La tranquilidad y le ‘queza que vive ef imbito florentino, cantribuyeron grandemente Gi desarrollo de una actividad artistica renovada en ta cual 1a fparticipacién de las grandes familias ~los Pazzi, los Rucelli, os Strozzi y especiaimente las Medict- que detentan el poder es También significative. Esta comprension se vio encaminada en 12 generaciGn de un esquema nuevo de vivienda que pone de mank Fiesto la nueva situacion y posicion del grupo. Hauser sefiala cmo Jos encatgos artisticos de la burguesia consistfan al princioio, sobre todo en donaciones para iglesias y conventos; sélo hacia nediados del siglo comienza a encargar en mayor mimero obras de arte de naturaleza profana y para usos privedos. En adelante, también las casas de los burguoses ricos, y no sélo los castillos y palacios de principes y nobles se adornaban con cuadros y es {atuas, También en esta actividad artistica naturalmente, con: Sideraciones de prestigic, el deseo de briflar y de erigirse en fmonumento desempefian un papel tan importante sino mayor, ‘Gui las exigencias de arden estético. Estos intereses no son, desde Juego ajenos tampoco a las fundaciones de obras de arte reliziovo. Pero las circunstancias han cambiado ahora hasta el punto que las familias mas distinguidas, los Strozzi, fos Quarates! y los Rucellei, se acupan mucho mas de sus palacios gue de sus capitlas familia: tes", La actividad artistica se ve incrementada en este tiempo por los encargos de los burgueses. En el siglo anterior era ta Comunidad la gran consumidora, como fo testimonian tas grandes Sumas que los municipios invirtieron en encargos destinados 2 embeliecer iglesias, plazas o palacios comunales, emprendidas ya Sea por el comune 0 por fas gremios. Peco ahora son fos parties: fares ricos fos que Hevan la dolantera y se convierten en colecci 10. nistas o patrones de grandes obras arquitect6nicas, Cosme de Medici se desta po sus obras en sigesas de San Maco, Sama Groce, San Lorenzo y la abadfa de Fiesole- Otras fais Horer- Sas imoriteron 30 nara con conse Secorscibn ae cpt, ee nie conway pon ae fae on fundamentles que combian tutes pastas de ih relacionadas con econo is ernzaion iar con semen di Hci somo eno so 9B Ser tore es docs is ssorlnaron opus fs sot de proper Clie 92s princi de vcs of defenses ys Huntas nuees, El esque puede sncezarse pariendo de su efaneaion alrededor de un pale 0 cole’ perlcao, soe l que 30 Fl ‘eter todos los lea, ordenado esis rls, geese te una planta ba y don piace superiors rn Ia Tachase pueden ers choses, exeirzados a través de moldras gue separen cada uno de elon,con avons: ‘mientos regulares y rematado por un gran carnison, que consti- {oye uno de los probs mis mprtantss qu dead tayo tus enftona La diferent se ess hace patente tabla F2 Mealane a uso de dstints tps de almanandos que suman Tiss combs y moldres que fos separny eonsttuyen la base do fa tquera plistin de ie fechace Enel so pone luego os direc res on or coon ra, Yaad wen Weal papel ex, El conjunto se manifiesta como un volumen cfibico con ciertos 3 acenios on su talento cm los la corns ya corison ab temas, perorado po os nentanarenos ules tata Sspin los princios de set. ET denna de tos owls “ofrece uma paula Ineresante en want's i nletacion son progr Setno de ergenels Los GE tans ele dentnans tergarofinaswncleas con a Sudud comet de roles oe algunos casts son destin Bees cater 1 deel rclananindopedtnternts dl eso de ta construc, rinelindose edie de mane eta co a cise ‘Tanbin Sn tean soe cst, septs 9 ests sess pricco El primer is es acupado por los locales mis iaperantes de i can cede stones) cates desta ele ‘vida social y de retacion, como asimismo los dormitorigs< rsetoe ¥y fos personajes més importantes de la familia. De alll suigirdisz denominzci6n genérica, piano nobile que lo distingy clarasnente ~ de los dems. Et piso superior sed ocupado por miinbras mens. = ihporants dele al: nifesysguns pris aston 71 Exquema de planta deta faciuada diol efe de la familia, Los entrepisos —mezzanine~ y el Stico son abitados por los sirvientes. Esta distribucién no 2s caprichosa; parte de una organizacién jerarquica de fos mlembras 3 familia; el piano nobile rosulta ser ef mis convenientemente emplazado, separado de la calle, alejado del polve y del ruido y ‘esti naturalmente alslado rérmicemente al encontrarse envve otros niveles. El cortile central se comviarte en un espacio ¥ todo el esquema, donde ha desaparecido Iz escalera que ahora aparece incluida en la construccién y protegida convenientamen te. A partir de asie momento la escalera seré un elemento que ‘ocupard paulatinamente Ia atenciGn de los arquitectos hasta con- vertirse en un elemento de gran. importancia en los conjuntos palaciegos, como sucede durante ol sigio XVI, En este momenta, 2 patio merece especial atencién —al igeal que fa fachada~ y en muchos casos aparecié adamado con esculturas, fuentes, plantas, * etcétera, Un efe principal de composiciéa ordena todos jos elementos que componen el cubo del edificio. Sabre este eje se ubica el acceso principal que desemboca en el patio central, El diseno general del edificio se adecua 2 los principios de coordinaciin ‘modular, rescatando ciertas ideas de la antigiedad cldsica a través de fs intespretacion de Vitrubio, es decir partiendo de los princi pios que wliza éte para describir el templo griego, segtin la visibn propia del hombre del sigio XV. Esta interpretacion parte de 2 utilzacién de un que gobierna el trazado de Ia planta del edificlo y que originard problemas, como se verd més adelante, cuando on la materializa- cién del edificio aparazcan espesores de muro u owas considera- clones volumétrieas derivadss de fos elementos constructivos. 5, El trazado segin una grilla lineal tema tineal §5 13 Fe “4 E{ nuevo tipe palaciego, como ha abservado Ackerman, ddestacndose en las ¢allos medievales florentinas y sus bajas sas, cofonade por una enorme coraisa antigua anuncié una jusbva era en {a evoluciGn de la ciudad”, pero también “marcé el fin de un sistema ordenado de pianeamiento urbano. Las ordensn- as medievales habian restringido severamente las alturas, los ‘emplazamientos, los yoladizos y el disefio genera! de las cases particulares y palacios, a fin de ganar uniformidad ‘al como aiin puede verse en las calles de Siena. El nuevo dpe palaciego rompio Jas controles comunales, sustituyendo fa estética de la uniformi- ‘dad por Ja de un individualisena més marcada”®, factor &s Fig La fachada se compone de tres niveles de diferentes auras marcades por cornisés con dentfculos y rematada pot una gran cornisa clisica que carece de friso y arquitrabe. La division de nivelos no coincide con el mite suelo-techo de cada planta sino que las comisas corren a fa altura de los antepedhos de las ventanas que perfaran Ia fachada en los dos pisos superiores. La gran comisa Jempiaza el alero hasta entonces habitual en fa arquitectura civil florentina como puede verse en el palacio Da- 78 vanzatt, La diferencia de nivel se acentia aderds mediante el u 2 io Medici (atribuida aM, Angel) Ventana det Palacio do Luigi Sturzo 2, Roma (Saver tor) 13, Planta del Palacio Med Me i i eaensemnctiin puaareesneerr etre 2 14, Fachada del Palacio Medici uso de almohadillado sistinto en cada uno de ellos, Les sllares sc0s y de gran efecto de solidaz en ia planta baja seavianan paulatinamenie hacia el piso superior, donde falta por completo y muestra las caras planas de ios bloques del aparejo. Estas texturas diferenciadas estan expresando ademés los pesos que estan en Jago en el edificio y junto a las disminuciones de altura de cada nivel, establecen una relacién Logica y sintotizada. F La planta baje presenta tres aberturas! con arcos de medio, unto cuyas dovelas aparecen bien marcadas, emplazadas en for- rma simétrica en el plano de la fachada. La abertura central es ‘ccupada par el acceso al palacio. Los dos pisos superiores tienen diez ventanas cada uno, ubicadas sin guardar relacién con las aberturas del piso inferior rompiendo con el principio de simetria ya gue no s carresponden con ellas, si bien son totalmente regulares en su disefio y ubicacién en el nivel. Con dovelas igualmente reatzadas, con un tipo caracterfstice forentino que habla sido muy usado durante épocas medievales; en arco de medio punto, ef vano presenta dos aberturas divididas por una pequefia cotumna “reproduciendo an formas mucho més clésicas fl tipo de bifora dei Barghello 9 del palazz0 Vecchio”. Si bien 2] afguitecto ha compuesto las tres fajas horizontales correspon lentes a cada planta teniendo en cusnia clertos principios de je mode diferente: af resulta do es entonces un conjunto en el cual se acumulan elementos diferentes sin tenar un principio regulador ai cuai se subordine ia fachada como una toislidad. La areada central de Ia fachada conduce al patlo del edificio, alrededor del cual se organizan los locales. Se ordena Sste en tres niveles, relaborando el tipo wadicional toscano, sometiendo los clementos componentes 2 [2 regularizacion "y normalizacion Lipica del pensamiento arquitecténico del momento. Ea ta planta ‘baja aparece una galerfa porticada compuesta de arcos de medio punto que apoyan sobre columnas. Por encima de la arcada corten un friso y una cornisa que —come en la fachada— forma ls antepechos de jas ventanas del piso superior. Michelazzo org. niza las fachadas de! patio usando un médulo que recuerda al que Brunelleschi us6 en su Hospital de los Inocentes, un areo de medio punto por encima dal eval y sobre su vértice —separada por lun entablamento— parece la ventana del nivel superior. Este es elements principal de su concepcién perspéctica y lz pauta que aclara 12 lectura del corti, Sin- embargo, 2] materializar este sistema, que como dijimos, se base en una grillafineal, aparecen tuna serie de problemas provosados por los espesores del muro que no son tenidas en cuenta en ei esquems bisico, produciendo une alteracién en al sistema regular que deberfa generar el empleo de tun médulo. Las columnas no son otra cosa que Ja materializaci6n de Jos puntos de intersaccién de la grilla. €1 problema aparece en Jos angulos donde a! unirse dos muros se ha reducido ia dimension del pafic médulo. De ello resulta que las ventanas y medallones de £15 las patios que hacen Sngulo se acercan notablemente rompiéndase la regularidad que se plantea cn ef resto de las fachadas del patio. Esto sucece también con los arcos de fa planta baja que se unen 2 tua nivel superior que el resto de los que componen la arcada y en su vinculacién con la columna sobre la cual descargan pravocan una inconfortable sensacién de inestabilidad pues parecen apoyar ‘en un punto. Asimismo ei friso con medaliones y la « recorren libremente los cuatro lados caregen de apoyo, is dible en el sistema de la arquitectura clisica. Esta soluciei se ale} asi del sistema que Brunelleschi ab fa planteado en Ia spi@ién de su Hospital, ya que allf e} entablamento se apoya enSis pilastas 8 16 15, Angulo del patio central del palacio Medici 16, Esquema del palacio Rucelai verse claraments la influencia de Brunelesch, al mismo tem hace aiff evidente la menor ineentiva y sensbilidad arquitectOnica de Micheiozze ys que resuelvé tas difcaltades inherentes al pro- jolema con escass imaginacién™*. La séluciOn de este inconve- niente compositivo no serfa logiada en Florencia, sino como veromos mis ad fundamentalmente en fo que concierne at tratamiento dela fac: a del edificio, os la provista por Leone Battista Alberti (1402-72) con si disefio pata el palacio Rucellai (1446-51)7. En este di sefio se superan las tradiciones mediavaies mediante al uso de modelos cuya inspiraciSn es lz arquitectu Alberti cuenta por supessto con la experienc antorios, prineigaimente fa de Bruneeschi, con el conocieionto de Jz Teoria (Vitrubio) y con fe especulacién’ que surge de su tentrentamiento con las obras romanas de Ia antigtedad. “Con ét fo dlésico deja de cumplir una timitads funcién de cite para ‘convertirse en la base que sustenta (as posibitidades de un muevo modelo”, que surgirs de la reflexion critica de lo observado, para elaborer une solucién nueva que compromete las soluciones antiguas para responder 2 exigencias que su propio tiempo y medio le plantzan. Asimismo recordemos que Alberti, poseedor de una formacién totalmente diferente 2 la de os maestros anteriores a &y fuertemerte vinculado a fa vanguardia florentina, esto os [2 cultura humanists, propoae una concepcién de Iz arquitectura en fa cual se impone un rivevo concepto de belieza Esta es concebida como un valor 2bsoluto y.puede ser lograda mediante la interrelacion de las partes que componen el organis- imo arquitectinico ©. La herramienta fundamental para acceder 2 la belleza lz consiituys, segin Alberti, a matemética. Me- diante ella cf creador puede organizar sistemas precisos en los {gue los elementos se encadenan y ordenan. “Existe un plat expecifica, ! del cdieulo arquitectonico cuyo valor no fue Alberti ef nico en apreciar. Pero es muy notable que Hegare a colocarlo tan alto, hasta et extremo de convertir este interés en algo tan fntimo, como para situarlo indistintaments entre la misica y fz matemitica. Data al pensmiento arquitectinico de una dimen- sin espiritual auténtica y grandiosa. He aqui una posiciéa tipica- mente humanist y Alberti supo demostras, excribiendo para elle of nuevo Viteubio, st tratado De Re Aedificatara”, que la podia justficar"?®, Asimismo “Alberti tiunfé en elevar ia arquitectura al rango de las artes libereies, separando francemente la concep- cién, 0 tarea mental, de ia reatizacion, abriendo una brecha entre el artista y el artesano 0 director do ur taller. Le esencial reside en fa idea y en ios plans que ia hacen comprensible"=?, Este dlesajuste entre fa concepcién y fa ejecucién de la obra, que como i i i 2 ya vveremos aplica en la obra que nos interesa, no impide que Ia arquitecturs sea concebida coma sistema. "Hasta aqui se ha retenido principalmente Ia definisién de tes tres grandes princi pilos: aritmética {las proporeiones), geoméirico (la agrupacion de slamentas) y arménico (la compasicion justa y ‘musica, casi paralelos alo que é habfa enunciado en pintura. Pero la origina lidad ha consistide sobre todo en haber concebiée, y en gran medida impuesto, la idea de que el arte de ia arquitectura tende a is creacion de objetas absolutos con valor propio, es deci, gracias ala perfecta erganizacin de los vollmenes y f2arteulacion de Jas formas en el espacio, coma que ha sabido decir: l-arquitstura perfecta trslada a1 hombre 2 un segundo estado, su percepci6n fextooma y origina una emocién que parece poner al hombre af tunisono con ef universo™?. Giovanni Ruceliat compré tas propiedades aledafas a! sitio donde se construird su palacio quo fueron patcalmente derribadas, para dar lugar 2 las exigencias de este nuevo partido arquitectoni- 0, Este palacio, junto 3 las alianzas par matrimonio con los Pit ¥y fos Medici, que ia Familia habfa realizado, la colocarfan ene las Gestacadas de Florencia. Eliseo del palaco es un habil compromiso entre los deseos del comitente, las premisas del arquitecis y las técnicas construc- firas del momento, ademds de Implicar en su coneepta de concep ciér-realizacion: una idea nueve en la arquitectura renacertsta, 25, el arqultecta diseRador y el constructor que materaliza fa obra. Alberti coneibié el diseno y encargé su construccion a Bernardo Rosellina quien posteriormente tabajarfa en Fienzaé fuertemente influido por 1s coneepcién albertiana. Se repite en este caso la actitud que también habia observado Alberti en el caso del Templo Matatestizno de Rimini (circa 1447} donde Matteo de Pasti actué como director de obra? Levantado sobre un terreno irregular, no existe aqui la posibi- ‘iad de un planteo similar al que hemos visto en el Palacio Medici. De allf resulta que ol patio del palacio no ofrezca rasgos destacados, mientras que, por el contratio, la fachada consimye tun paso fundamental en Ia evolucion del esquema palaciego flo- renting, ‘Ea fachada presenta tres niveles claramente marcados, por el uso de almohadillado de disefio diferente en cada uno de ellos, perforade por ventanas rogulares en los pisos superiores. En la plante baja, aparecen dos aceesos, hecho éste que lo alcia del disefo del palacio Medici. Los diferentes niveles que componen e' edificio se expresan también mediante una serie de pilastrs que se superponen y son rematados por un gran cornisha, construido probablemente con anterioridad al dol palacio Medici de Miche Jozzo?* El disefio de Alberti emplea elementos en cierto grado jtuales en la arquitectura florentina, como son fa pledra labrads, el atmohadiltade, fas vantanas offoras, fos arcos de medio punto, pero introduce tambign la novedad de ia grilla que resulta de la’ superposicién de Srdenes que modula fa fachada y la inspiraci6n on Is antigiedad, Su planteo consiste entances adoptar ciertas soluciones antiguas 2 las respusstas a necesicad ‘contemporiness. De esta inspiracién debemos rescatar el uso de logro de una estruc disefio murario de a antigiedad, vue in fachada fue ura proporcionada asf como el uso de ci {gran raigambre en fa aequitectura romana de P. Sampacles?> ha propvesto |e hipotasis inicfalmente disefiada con cinco médulos, a dos a siete en el curso de la contruccién, quedando inconcluso al ‘ltimo médulo para adecuarse tanto a las necesidades de! comi+ ente como al sitio de emplazamionto, Esta hipbtesis parece plausible y se ajustarfa a Ia idea de regularidad que persigue la squitectura de este momento. Con las modificaciones que men- ionamos [a fachada se canvierte entonces en una esiructu “bifocal” rompiéndose la idea de monoaxialidad que se obs en el primer disefio'y también en ta concepei6n det palacio Medic Quiebra entonees fa idea do verticalidad que domina el primer Giseio y se estzblece un acento horizontal, al mismo tempo que festa idea de elementos modulares que componen ia fachads establecen una grilla que como vemos, permite futuros crecimien- tos, sin caer en algo “inconciuso”, sino “indefinido” que pued> sor reproducido en escala urbana? La reticuia de la fachada origina una sere de ritmos que pueden ser leidos como AABAABAA incluyendo el médulo a9 terminado, El médulo B corresponde a los focos mencionados, donde se ubican los ingresos y es ligeramente més ancha que fos restantes. L2 superposicin de érdenes establece ol arden Toscano en la pista bala, corintio an ol pfano aobile y un corintio mas simple en el piso superior. En vertical se producen leves variacic res en as dimensiones de ias pilastras, siendo las interiores mis altas que las del plano nobile y las del segundo piso ms pequetias. Esta idea de superposicién de ordenes fue tomada sin ninguna duda de! Coliseo romanc, sf bien Alberti realiza varlaciones for rales en cuanto 2 los drdenes. Las variaciones en fa altura de las, pllastras son surnamente leves y seguramente fueron provocadas’ por ja necesidad de adecuar la fachada a Jas estructuras de edificios prexistentes en el sitio que Giovanni Rucellai compré para levantar su patacto, La retfeula que forman los érdenes superpuestos se asienta sobre una base sumamente ingeniosa: fa sugestion de un podio ated “a la antigua’” mediante fa introduccién de un reticu lado que sitve de respaldo al banco de la Fachada y cuyo di safio responds al opus reticulotum que los antiguos romanos lograban mediante [2 insercién de bloques piramidales de piedra 1 hormigén ain blando, Si bien toda la fachada est4 watada con el mismo material, ‘Alpert logra en olla una calidad de toxtura singular mediante el uso de juntas pronunciadas que junto ala gla que forman las Diastre superpuestas, con su leve salient le confleren tna calle Gad de fachada dibujada, Ale lbertad de organizacion det aparejo {el muro con sus ventana regulars se opone la rigida organ cin de tas pastas y sus entablamentos, La dbil proyeccin de ‘62s impide e! uso de un almonadilladovigoroso e buts el uso de ritmos marcados en ta fechada que posteriormente sean ade- ‘suxios alos principfos matemticos de composicida Las ventanas de los pisos primero —piano nobile~ y segundo, 4 bien utllizan una serie de elementos que ls vinewian a & tradicion florentina, presentan también novedades respecto a si, seo: 2h arco de medio punto. que encierra el doble vano es ‘quebrado mediante un arguitrabe que se apoya sobre el parteluz de fa bifora, on un diseo. que prevd la ventana quo fuego s: ‘orrienteen as Fachadas pataciegas El cornisén que romata ol edficio se inspira también en mode- los romanos ¥ su disco oftecié inconverientes. Los érdenes ssperpuestos que regulan fa fachada tienen entablamentos que proporcionan 2 ellos y tienen en cuenta por lo tanto faaltura de {ada nivel. En ef caso del po superior, el entablamento debe proporcionarse teniendo en cuenta las dimensiones de este piso, lo cual se oponta a su finaldad préctia, es decir produc sombra, Sin doar de considerr las proporciones del piso, Mert dseiao fetablamento correspondiente y luego a través de una serie de tnénsulas que corren en el sitio destnado al fiso apoya sl corni- que asume entonces el caricter de un aero. Las ménsulas sean ufa Ifnea de sombra que permite considerar et cornisén ‘oma al remate del edifcioo bien “desde la calle podemos leer fa ‘cornisa como parte del piso superior o como parte del edificio en ‘st totlidad en forma simulténea"?? En relacién al desarrollo del esquema palaciego debemos decir que este tipo de solucién de fachada no two, a pesar de [a ‘Bitoridad de Alberti como teorico, mayeres soguldores, ya que si 3 oftece grandes posbilidades desde el punto de vista compo- sitivo, genera también no menos dificltades si pensamos en ef trabajo con fos érdenes clsicos. Los arquitectos posteriores del ‘siglo, especialmente en Florencia, prefirieron esquemas mucho mis simples y que evitaran complicaciones en cuanto ata ordena sin del plano de fachada, como to demuestran fos palaios Pitt, Panai.Quaratesi o el Strazzi construido hacia fines del siglo. Estos, ecifcis, especialmente el Strozzi o ef Pits, refirman a vigoncia, el esq ‘que se materializé en ef palacio Medici, tanto en su ~ cocganizacién general como en el trazado de fa fachada. El palacio Strozzi fue comenzedo en 1489 por Benedetto da Nalano (1442-1497) y continuado por Simone del Pollaiolo, tiamado Cronaca (1457-1508), quien s+ ecupé del dltimo piso y al comisén en los que trabajé hasta aproximadamente 1504 Como ya hemos dicho “los modelos 4 fa page del palacio Pitti y ‘Medici son interpretados exaltando ef contraste entre ei rigor ‘do Ja compasicién (de la fachada} y fa dense materia dei almoha- dillado"?® , Exteriormente el palacio presenta una fachada similar ‘del palacio Medici pera eb uso de un almohadillado bien marcado cuyo diseFio se mantiens en los tres niveles contribu acentuar fa expresividad de la raisma, Dos cornisas con dentfeulos ividen los tres niveles. En la planta bala, sobre et je de composicin se abte ef portal de acceso,remareado por dovelas del arco de medio punto y pequefias ventanas rectengulares, mientras que los dos niveles superiores presentan Ja bffora tradicional lorentina. El cornis6n de Cronaca se inspira en composiciones de | antigiledad y soluciona airosamente ef problema compositive que en disefios de este tipo hemos sefalado mis arriba, va que centre el comnisén y el resto dela fachads ol arquitecto hace corer tuna fascia.de modo que lo independiza del nivel inferior integrén- dolo a la composicién goneral deta fachads. En of patio’ interfor tambign aparecen formas ya conocidas en Florencia, pero su estructuracion es sin embargo novedosa. Le planta baja presenta una arquerfa similar a la del palacio de Mickelozzo, mientras los niveles superiores se organizan con una arcada cerrada por ventanas en el plano nobile mientras que el piso supetior presenta una /ogyia compuesta por columnas que sostienen un dintel recto. Es aspectalmente este citimo nivel el {que fe confiere al patio una originalidad muy particelar, ya que se aliviana notablemente la composicién del niicleo central de fa casa. En relacion a este edificio ¢s interesante citer un documento {que conficma las Ideas vinculadas 21 significado de la intraducion de este esquema nuevo en tz Florencia del siglo XV y que evidencia 12 Importancia social que su consumo tuvo en ese momento como fo sehala el profesor Ackerman’ "La significacién det disefo palaciego en tas contiendas soci les y polfticas det renacimiento os enfatizado en una descripcién contemporsnez sobre ef disefio del palacio Strozzi en Florencia durante Jos afios 1480, que explica como ‘Filippo (Strozzi) he- biendo dispuesta generosamente para sus heredercs y eslando arsioso mas por fama que por riqueza y siendo éte el mejor medio pare conmer p su persona, siendo ademés naturalmente inado a la conszruccién y poseyendo no poco entendimiento 2 sllo, decidié haver una estructure que brindarfa renombre 2 & ¥ 3 toda su familia tanto en lala como en el extranjero” El gran mor de Filiopo sin embargo, era la posibilided de despertar lz envigia de sus conciudadanos incitindolos a Ia competencia, Por {o tanta “astutamente, a fin de fograr mejor su deseo, fing ante todos su deseo y objetivo, diciendo sempre que todo lo que necesitaba era una casa confortable y nada extracitfinaria, Pero {os constructores y arquitectos, como 10 hacen habitualmente, 2grandaron todos sus disefos, fo cual compiaci6 a Filippo a peser de sus protestas’. Pero el palacio jugarfa ademés otra vo} que el ftivado debido a que ‘aquel que gobemaba (Lorenzo de Medici} ‘deseabe que la ciudad fuera exaltada por todo tipo de omemer, arecfa que tanto Jo bueno como lo malo dependia de de modo que lo bello y lo feo dea ete auibuige, Conca fando que una empresa de tal grandeza y costo no podte set ni controlads ni exactamente imaginada y que deberia (si no super: visaria) no sélo darle crédito, como 2 menudo sucede a tos com sollcit6, ademés de otros gastos, lor del slmohadillado exterior. En cuanto a Filippo, cuanto més apremiado era, més fingia adoptando ciertos elementos novedosos en su disposicion al mis. Spina Econ es eee na Prenze Ei ejemplo de Plenza es bastante singuk ienza es bastante singular. El palacio sur debido al programa de renovacién urbana de su cludad natal que | | emprendio el humanista Aeneas Siivius Piccoien clegido Papa como Pio Il, Esta renovacion camenzo cam nombre del pequefio aiicleo urbano, Cossignano, por el de P segiin el nombre de! Papa y elevéndolo a ia ca Comprende ta sistematizacion de fa _pequei particular [a Zona central con sus edificios mas importantes: 1s atedrai, 61 palacio arzcbispal, el palacio municipal y un destinado a albergzr fa familia papat. El disefo, de 1459, se debe al florentin Bernardo Rossellino, quien habie esredo ‘Alberti actuanéo como director de abca conté por supuesto con {a supervistn y particip: través de una serie de instrucciones bastantes procises, sus Corn- -mentoril que no sélo conciernen al adificta destinado a su familia sino también a toda la ciudad. El paiacio Piccolomini se levanta sobre uno de los lados de ta plaza principal de Pienza, cuyo wazado esta p a sidide por el edificio de fa catedral, Dabido @ la forma de la plaza “se contem- pla siempre angularmente desde a calle principal, entrando por fa puerta del Este, debido 2 que los dos brazos de la calle desemo- fan oblicuamente en la plaza; es ésta una de las ventalas que Ssefala Alberti, cuande aconseja ls ondulacidn de las calles en las Guudales pequefias” sefala L Benevolo®? Es un biogue citbico de tres plantas cuyo locales se organizan alrededor de un patio interior, en una estructura que tos principios ya vistos en Florencia. La influencia de Alberti se percibe claramente en o tratamiento de la fachada. El anteceden- te del palacio Rucellai es indiscutible. Como éste, ests compuesta mediante una serie de Ordenes superpuestos cor arquitrabes ma cando cada uno de 1os niveles, apoyados sobre un basarnento, Organizan una reticula que ordena 2 composicion, detrés de la cual corre ef muro almohadillado con suis paflos aventanados. Las vventanas tambin presentan un disefo similar al usado por Alberti en su palacio Florentino, Novedad en este disefio son por un lado, ol cardctor independiente del volumen en al plano de la ciudad y_ por oto sz fachada posterior, ocupada totalmente por una loggla mirador. Sobre ella y 2 nivel del piano nobile, se desarrolia una gran sala que se abre también sobre el patio canta. La loggia ace no slo sobre el jardin posterior del palacio sino que ademss se conecta en forma directa con el paisaje circundante, la hermosa vista det monte Amiata. Esta vinculacién entre arquitectura ¥ paisaje es totalmente nueva en su época y se constituye en =! primer ejemplo en ef cual éte es considerado también como una remiss imporvanie en el disco. Peter Murray sefiala que se considera que", .Pettarca fue el primer hombre de tiempos modernos que escalé una montafia slo por el placer de ta vista ‘que desde ella podia gozar; también parece que Pio il fue el 28 FI9 F20 Primero en gastar dinero en un edi ‘gozar det paisaie" 3? io desde el cual se pudiese Urbino 3 palacio ducal de Urbino es otra de los ejemplos importantes sonstrsides fuera de Florencia, Esto se debe a Federicorde Store fefeliro, Duque de Urbino, cuya corte constitute, luego de ta floreatina de los Medici uno de fos centros culturales mis impor. fantes de la Europa de ese momento. Reunid e Dugue un importante niimero de personalidades como Landino y Ficino, Alberti y Piero delia Francesca, entre otros. No resulta extrariy ccntonces que surga allf la idea de transformar el viejo nalscto tweniendo en cuenta las premisas de la nuava arquitectura. Aparen. temenie fos trabajos de renovacién eomenzaron alrededor de 1447°° 0 quiza 1455, partiendo de las ruinas de fa vieja construc. cide y con una impostacién arquitecténica simple y casi elemen {al-que cambiaré entre 1456-1468 cuando se imponga el esquems uuniforme que se caracterize por un diseito regular y normalizado gue 52 bass en fos modelos y principias florentinos ya examina dos. Et palacio. se levanta sobre un gran promontorio que se conti nda suavemeate hacia la ciudad, quedando uno de sis ledos sobre an gran barranco que sefiaa las Gltimas estribaciones de los Apeninos. El autor de las trabajos, cuya planimetria presents ciertos elementos irregutares resultantes de la intencion de sacar el mayer partido al terreno, permanece atin en el campo de tas onieturas, si bien se menciona ef nombre del arguitecto déimata Luciano Laurana. De él no se sabe précticamente mada, salvo mencién en documentos relatives a la obra del palacior donee aparece como Arquitecio Jefe (1458)°* y ia fecha de sus muerte gn Pesaro en 1479. La disyuntiva se hace diffcil puesto oue por est época aparecen trabajando en Urbino una serie de artistas, entre tos cuales debemas citar a Francesco Di Giorgio Martini, arauitecto militar de quien saberos que trabajé en el palacio y cuya presencia complica la slivacién en relacion a la patemidant ela obra o al rol que cada uno de ellos jug6 en la mismne ‘Det conjunto nos interesa especialmente el cuerpo central dol palacio organizado alrededor de un patio. Es casualmente ailf donde encontramos una nueva mentalidad en telacion a! proble- ina del disefio que parte de la utilizacién de un médulo y ademas uctOn al problema compositive que surgta en los diguos de {os patios palaciegas florentinos, Mediante la urilizacion de un w 18, 19, 20. Riss 55 fete el co Fy Palco Piccolomini en, Panta Pact Peco reat pate _ io Duel de Urine, Panta, Felnc Ducal de Utne sacn dea facade ep Tachada posteric con la (Bits at F21 F22 BB pilar en Len fe esquine y una cuidadosa composicién de ‘achada desaparece ese problema, Cada una de les fachadas del patio es compuesta teniendo en cuenta su propia individualided sin perder ia idea de vincularlas entre sf mediante ciertoselemer- 16s gue contribuyen a iograr ia unidad de este espacio vital del ‘Su autor, quiengtiera que fuese, conscia bien Ios ios florentinos; abendona fa idea que vimos en el palacio ic la de plegar 2 96° una composici6n que recorte fos cuatro lados del patio. De este modo togra una solucién mis fective desde el punto de vista compositive y proporciéna ace sds una lectura més clare. La propuesta consisie en utilizar dos sistemascomposisivos que se superponent un primer sistema con sistonte en grandes pilastras en los bordes de [a fachads del patio que ocupan uno de los lados det pilar en “L” y que dan apoyo a tn entablamento que 2 su vez sive de elemento de sostén a un sistema similar que corre por el piso superior o piano nobile. El segundo sistema corre por deards del mencionado y estd forrmado or una arcada apoyada sobre columnas en ia planta baja y un ure aventanado en la planta alta en correspondencia con tos arcos de medio punto det nivel inferior. La Intancién de trabajar con los dos sistemas que acabamos ée smencionar se nota claramenie en la superposicion que se produce en los angulos donde ls pitastras del primero ocuitan parcialmen- te las medaliones que decoran la arcada y las pilastras que marcan ef médulo en @ plano nobile pertenecientes al segundo sistem. Debido at recurso del pilar en “L”, tanto tos medaliones de ia plants baja como las ventanas del piso superior cuentan cn espacio suficiente para mantener fa relacién modular que se exprese claramente mediante fos intercolumnios de la planta baie y. las pilastras en el piano nobile, Esta solucion es mucho més Fégica que la que velamos en Florencia, pues fos entablamentos tienen puntos cabales de apoyo y no se producen alteraciones en al ritmo moduiar; existe una elara composieiin de fos elements que se corresponde claramente con fa légica que preside la orde- nation de este tipo de trazado. El palacio se vuelca ala ciudad através de ura fachada que di 2 una plaza pequefia y que también presenta caracteristcis especiales que la alejan de las formas traticionales flozentnas. 8 pesar de no haber sido terminada podemos examinar al una serie de rasgos que nos lleven a pensar que también Lauran fue quien concibié su disefo. Presenta tres puerias y cuatro ventanas pie sipales con dintel recto en el plano nobile, diferenciéndose note Biemente de las de la fachada lateral con ventanas en arco de medio punto, algunas de las cuales mantienen fa bifora caract: cistica de las soluciones florentinas. La composicin de la fachada ‘os interesa porque propone una solucién en la cual se alternan | 21, Palacio Ducal de Urbino; vista del énguto. 22, Palacio Ducal de Urbino; fachada principal. 23. La loggia hacia el paisaie. 33 F238 Henos y vactos del piono nobile y el nivel inferior en un juego poco comb hasta ese momento. Et estado actual de la fachada permite suponer Ia existencia de un atico por encima del piono obit a Sachada hacia ef valle, es decir 12 que so ‘evanta sabre el gran basranco, ofrece también una solucién novedosa por su forma y su funcién. Los jocales que dan 2 ella se vinculan a paisaje mediante una foggia con tes niveles, enmarcada por dos tocteones que dan al conjunto una caracteristica especjal que los distinguen del resto de los ejemplares corresponcientes 2 esta tipologia. Las fogyias, cuyos detalis son cuidadosamenss diseha- 0s de acuerdo a fos modelos de la antigledad, presentan una tipologia que responde a fa de jos arcos de triunfo y pueden ‘inculerse con ol arco triunfal construida en Népoles por Alfonso de Aragén, donde es posible que Laurana comenzara su carrera. E{ palacio de Urbino debe ser considerado como la continua cién ¥ superacion del esquema florentino. Como difimas antes, presenta caracteristicas especiales en cuanta 2 su destino ya que 3 asiento de una corte ducal cuya importancia esti también demosirada a través del edificio que junto con la catedral de San Domenico son las obras mas importantes del conjunto. Su plani- metria muestra claramente este hecho, pues aparecen ademés del cuerpo principal conformado alrededor del patio central otras construcciones complementarias do trazade irraguiar, algunas pos- teriores y otras anteriores al cuerpo central que mos interese. Debemos destacar la accién de iaurana y su intencién de piantear ‘este cuerpo de acuerdo a las exigancias del disefo en boga en oso momenta, pues partiendo de fas construcclones del sector sur impondrd las caracterfsticas de un diseto regular y normalizado, Su acwacién en Urbino dura hasta 1472 y marca las caracteristi- cas fundamentales del conjunto, entre ella la solucién at proble tra de los angulos del patio y Ia apertura ai paisa a través de la ‘aggta. Asimismo debe ponerse en evidencia el sentido de adapta- ign al terreno para usirlo de fa manera mis conveniente que lo Nevard a defini ciertos sectores que escapan a la regularidad, como son el del Giardino Pensile con tas habitaciones de ia Duquess o fa fachadix de las dos torres detris de la cual se ubican fas dependencias del Dugue, con el famoso Studiolo con sus perspectivas en marqueterfa cuyos disefas son atribuidos 3 Bott- cell 0 el Templece. de fas muisas, tocaies étos que evidencian Glaramente el sentide vanguardistz de la corte de Urbino. En cuanto a su papel ene organismo urbano, debe decirse que como ‘en el caso de Pienza, el programa que aqui se lieva a cabo, da lugar a ““una transformacién del organismo de la ciudad, que reproduce con Impresionante coherence fos concepts distribur 4i¥0s y simbolicos de fs mansion de los Montefeltro”*. Se tata de una escala diferente & la que nas ocupa, pero que evidentemen: te pone en juego una serie de conceptos que se vincuian a la problemitica palaciegs en cuanto 2 los valores de emplazzmiento Y localizacién camo asf también af papel significativo que este tipo de arquitectura jugs en su tiempo. Rome ‘Ya hacia mediadas de siglo XV se plantean en Roma los primeros intentos tendientes 2 encarar un programa cuyo objetivo ia revalorizacion de fa ciudad para hacer de ella un centro importante tanto poiftico como Feliglso. Bajo el papado de Nicolés V- quien contd con [a intervencién de L.'B. Alberti, se Iniefan fo8 primeras reformas. Durante los primeros aos del siglo XVI con Giulio Il se concreta una nueve etapa cuyo énfasis Fendemental Fue puesto en lo religioso con la idea de reconstruc- ion de fa basilica de San Pedro en el Vaticana, Posteriormente el programa abarca tante lo-potitice como fo social y lo econémico. Las obras que se Hlevan 2 cabo en ta plaza def Capitolio y luego ia ‘enorme tarea que emprende el Paps Sixto V hacta fines del siglo, confirman fa intencién de clovar 2 fa ciudad a un rango interna cional. Odviamente dentro de este programa cultural, la renova cién urbana es un aspecta destacado y dentro de efi et programa jego ocupa un lugar slgnificatvo. La construccién romana habitual en este ticmpo consistia ain “en un tipo de case medieval cuyas caracteristicas eran un. Portico interior en la planta bala y una loggia en el éltimo piso ‘eneralmente sobre arcas volades, Entre estos elementos et port Co Tienda a desaparecer hasta que a fines del siglo XV es exctuido por fas ordenanzas de Sixto 1V; permanece por fo tanto en uso la Foggia superior, 0 30a 8} Belvedere del gltimo piso. Las caracverfs- tieas de los edificios civiles son por lo tanto las loggias, los pérticos, los arcos y las ventanes, elementos dispuestos de modo tal que impiden la repeticién frecvente de esquemas compositives prefijados"®®, Las construcciones, como vemos, preseatan tod via rasgos medievales que son controlados mediante ordenanzas tendientes a superar 1a sicuaci6n casi caética que presenta fa edificacion de la ciudad. E esquema florenting se introducs en ta cludad hacia fines de siglo XY. De este tiempo debamos citar dos edificios significal- 40s, et palacio Venecia y ef della Cancelteria en los cuales Murray cree vor infiuencias de Alberti. El palacio Venecia, comenzado en 1455, es ol primer gran ralacio privado-renacentista construide en Roma. Fue comenzado or el catdenai veneciano Pietro Barbo y ampliado luego de su ‘2sconso ai parade como Pablo il. En su disefio subsisten algunas de as carazteristicas medieveles imperantes en fas construcciones romanas que arriba sefialamos, como af remate zimenado y a F24 torre en el extreme izqulerde de la fachads. Si blen por los 25 sblidos pit 36 cierrentos mencionados e! esquem de! palacio se aleia del traza- que cn ia fachada se marcan mediante cornisas los niveles que componen el adificio, al mismo tiempo nto de Ios vanos es sometido a un trazado regula 24, Ei palacio Venecia, Roma, Pero quiz Ia caracterfstica mis importante aparece en el patio, Tnconcluso, constroido alrededor de 1467-1471. Aqu se han suprimido los apoyos puntuales que vimos en Florencia por ses que se Combinan con a7cos y que ostentan semico- lumnas adosadas, siguiendo ef prototipo clésico del Coliseo 0 dios de Bartolomeo Ammannat! (1511-1592) y comenz® ia crea- ion de fos jerdines Boboll. Ammannati remplazé ei visio remate Florentine por una balaustrada y ademés alteré ef disefio de la planta baja, intraduciendo las ventanes en los arces antes abiertos. También termind el patio y la fachada sobre el jardin ® Las alteraciones del siglo XVI, especialmente el tratamiento del patio y [4 relacién con ef lardin vinculan mds este edificio con las concepciones que dejan do lado fa tipoigts florentina del siglo XV y enreste caso resultan on uns suerte de fusion del programa faiaciego con el tipico y novedoso programa del sigio XVI, [2 villa. 2 por un ramata compuesto por las armas de fos Famese. Ademés ‘5 ventana est® integrada por su tratamiento al portal de acceso, enfatizanco asf el eje compositivo de la facheda y logrande de esta manera un acento vertical que equilibra jas horizontales que racorren el plano muracio 0 el gran azento del cornison de cemate, 30. Palacio Farnese, patio. El tercer piso, cuya altura fue elevada por Miguel Angel para vine el efecto opresivo del diseflo de Sangallo, resulta ahora igual a los inferiores. Dal mismo modo la cornisa de Miguel Angel “proporciona a la fachada una gravedad tanto en ei sentido de seriedad come de peso del que el coronamiento de Sangallo, mas bajo y liviano hubiera carecido. La comisa bosquejada por San- gallo en un proyecto anterior de fa fachada, contiene diversos slementos similares y parecen similares a un ojo no preparado para percibir las stilezas lef disefio renacentista’™*. En su disoRo ‘Miguel Ange! mezcia elemencas que proceden de distintos érdenes « incluye elementos omamentales de manera casi caprichosa. Sin embargo la cambinacion de los elementos y la dimension de la comisa sirven como adecuado remate al enorme bloque del pala- cio, en el cual fz impronta de Sangalfo no puede ser negads. El patio del palacio presents wes nivcles marcados mediante éeéenes superpuestos que respetan lz ley clisca, es decir dérico en fa planta baja, jonico y corintio en los superiores. Parece bastante probable que et ciseao original ce Sangallo presontara ‘wes arcadas que Miguel Angel alteré cenirando las de! segundo nivel con un patio aventanado y el Gitmo nivel fue disefado por jotalmente, asf coma también Frise que carre sabre e! 31. Palacio Famese, volumetsés Dejaremos de lado otros detalles de Ja obra, pues nos alejar(e de nuestro tema fundamental, la tipologia palaciega florentina. En esta obra podemos ver quizi la culminacién deb desarrollo dei ‘esquema. Aparecen aqui los elementos fundamentales de la crea: cién toscana, es decir el edificio ratado como un volumen ebbico de gran presoncia en la estructura urbana, con niveles claramente 3 29) 40 ‘Con esta obra podemos decir que Roma acsptael tipo florenti- no y fo desartolia teniendo en cuenta la innovacioneséitimas que ‘= pone en juego en el esauema, al mismo tiempa que se adecua esta solucin a situaciones particulares. Eszo se evidencia clare mente en el palacio de la Cancillera, anto por el uso del terreno como por af sistema compositive que se aplicn aqui tanto af lisefo general como 2 sus particularidades El polacio Farnese Este palacto constituye otro gran ejemplo de la tipologia florentina en Roma. Fur diefado en 1517 por Antonio de Sangalio, el Joven, segiin comisién del Cardenal Alejandro Fame- se. En 1534, cuando el cardenal results electo Paps como Pablo 4, Sangallo “alter6 todo ef modelo primizivo, pues ereyé que tenia fa obligacién de realizar la obra no para un cardenal, sino para fa cabeza principal de la iglesia universal”™®. All? trabajS précticamente hasta su muerte en 1546, agrandando el patio en todos sus sentidos, asf como el palacie (el edificio) haciendo salas y salones més amplios y en mayor niimero, con palcos entallados muy bellos y otros magnifices adornos. Acabé el segundo venta~ sai en fa fachada exterior, faltando s6lo colocar Ia cornisa alrede- dor para que sostarviese todo ef conjunto”, dice Vasari. _ Estas alteraciones convertirian al palacio Farnese en una mag- nifica versién del tipo florentina que por sus dimensiones y ‘ratamiento entraba en competencia con el de la Caneiller(a 0 con Jos palacios Vaticanos*? sofialando segiin Ackerman el fin de la era de moderation en la arguitectura daméstica romana. 29, Palacio Farnese, planta. Portaghesi ha indicado cémo el esquama que Sangalic plantea fen ef palacio oscila entre las formas cerradas y compactas, que imbolizan programas de tipo defensive y que se acverdan con su caracter de arquitecto militar y las tentativas de aperture hacia el espacio urbano, especialmente con su emiplzzamienta frente 2 la piazza gue surge sobre su. fechada principal. Sin embargo sta obra constlauye el mejor ejemplo de la tipologia corrada fovent ra, que exaita los voldmenes puras y que se inserta con un tatfcter absoluto e insular on el telido urbane romano. El citado relate de Vasari menciona postesformente el famoso “eoncurso"” que el Papa lleva 3 cabo pare el disefio del gran comiséa que corona ef edificio, y cuya veratidad es puesta en jicio por Ackerman, del cusi résult6 [2 intervencién de Miguel ‘Angel, Este reviso en forma exhaustiva el disefio de Sangallo, y propondré cambios en [2 construcein que hacia la muerte de gue en el otofo de 1546 “habia llogado hasta la base del tercer nivel y posiblemente alguna de las ventanas superiores estaban en cconstruccion”*?, De ests revisién resultaron cambios fundamen: tales que alteraron ef cardcter de la obra en el tratamiento final. Puede resumirse Ja actuaciGn de Miguel Angel en sus obras para el cornisn de tomate, la alteracidn de fa altura del tercer piso y ef cambio de Ta ventana central, ademds de otras en el patio del palacio. ‘Como ¢ijimos anteriorment, el palacio responde a Ja tipologia floreniina ya que consiste en un gran bloque que se expresa como tun gran voltimen cdbiea que se organiza alrededor de un patio £30 central. El jado posterior, en direccién al Tiber fue completado a fines del siglo XV} y presenta caracter(sticas que difieren de fos ‘ejemplos tratados hasta este momento, con gran lagg/a que mira 21 rfo y que intenta una conexién con otras propiedades de fa familia Farnese en fa ribere opues En el esquema general dei palacio se respetan tas normas de F31 simetra. Ente fachade principe! os dtints nivel gue compo Sone afc ae expresanclaramente, separados por coisas qu Frugran fos balcones de las vrtaras enna bana horizontal de yan fuerza que unto al coms con el cal Miguel Angel remata fachada als Ia gran masa de digo de Sangli. Cada uno de io nlveles presenta ventanas de edule, de deo diferente: Las, do ia plan baa son rematadas por un argulrabeapoyado sobre tenuis as del plano noble por fronton cutos y 7 tr tern y las cel time piso por "rontones” ob ext fo.queevidencian ia incontundible mano de Miguel Ara Pers carécter de Miguel Angel se hace sentir de mod 8 tvidente en el tatamionto de la gran ventana cette ion robe donde oars ramps ts wcossefados ok Saad “el \ modo que tomé parte, junta a otros hébiles arquitectos, en fa sonstruccién de una gran parte dal palacio de San Jorge y de ta Iglesia de San Lorenzo en Démaso, que Rafael Riario, cardenal de San Jorge, hacfa leventar cerca de Campa de las Flores. Aunque se han constuido después otros edificios mejores, se considera in ahora aquél fgrandeza, como una vivienda cémodz y magnifica, . "24, Esta atribucién os incorrecta, pues sabemes que Bramanie lieg6 2 Roma en ef jnvierno de 1499-1 500, cuando ya la bra tents definidas sus principales caractecfsticas. La gran fach da det palacio, sobre la piazza detla Can ritmada por dos Srdenes de pilastras, recuerda en su organizacién al palacio Ree Hai, Sin embargo fs fectura es aquf mucho mas clara, ya que SUS divisiones horizontales se marcan con comisas que definen un basimenta en la planta baja sobre fa cual descansan dos érdenes de pilastras con entablamentos que se rematan con un cornisén. En el plane nobile y el superior las pilastras oftecen sin embargo tm ritmo variado y diferente al det palacio Ruceliai, compuesta por un médulo ciego seguido por otro aventanade y més ancho +F2g definiendo un ritmo alternado 0 sea ABABA. .. Ala altura de los antepechos corre una banda horizontal por toda la fachada, que sinve ds apoyo a las pilastras y que ademés integr2 las ventanas al mbdula para ellas definida. Se crea asi un acento horizontal que 8 equilibrado por et sistema de compartimentacién vertical y lz presencia de dos pabellones que se prayecian levemente en fos extremos de Ja fachada. "La introduccién de médulos anchos y angostos leva también a un auevo tipo de proporcién ya que en ugar de 125 proporciones simples 1:2 de 10s. palacios anteriores, aquf se hace uso intensiva de a proporcién irracionat conocida como ‘seccitn de aro’. Asi por ejemplo, ef ancho de la vunidad de cuatro pilastras es a su altura como la altura de una de Jas ventanas principales es a su ancho y las mismas reglas de proporcién regulan los anchos de los médiulos mas estrechos y la Ge los mis anchos. Esto es suficiente para demostrar que el arquitecto de la Cancellerfa fue un hombre profundamente versa do tanto en la teorfa de Alberti como en su préctica y capaz de hacer progresar en grado considerable el arte de fa aruitectx En el patio so utiliza el esquera habitual de arcada apoyada sobre cofumnas en Jos dos primeros niveles mientras que ef dl timo presenta ef muro aventanade con particiones marcadas por pilastras, varianda el ritmo de la fachada principal para transfor ‘marlo en un simple ritmo de tipo AAA, Los éngulos del patio son sesueltos mediante at sistema de pilar en “L”, como se “io en el 280 del palacio de Urbino y que fuera ya usado en Roma en la solucién del palacto Venecia, 26, Palacio della Cancetleria, fachada, 27. Palacio della Cancelteria, planta. 28, Palacio della Cancelleria, detalie del médulo de la fachada, 26 28 Bw