Está en la página 1de 1
oR Ae ne) yee eb (e= . iy 4 {oL, DUPEDCIUC PAUPKACIV El primer sefiorio de los Fajardo fue una modesta villa murciana: Librilla. Yanez Fajardo | compré Librilla al ‘marqués de Villena en 1381 por 95.000 maravedis. En 1387, seis afios después, Juan I le otorgé Alhama por su apoyo 2 la causa de la dinastie Trastémara, Aunque, en principio, esta villa pasé a Juan Alfonso Fajarda, hijo del adelantada y su primera esposa, en 1430 acabé en poder de Yaiiez Fajardo Il, habido con la segunda y sucesor de su padre en el adelantamiento, quien, a diferencia de sus parientes, habia elegido el bando vencedor en el enfrentamiente entre Juan ily los Infantes de Aragén, ‘Algo similar ocurrié con Ms En 1395 Enrique til ‘otorgé Molina Seca a Yanez Fajardo |, villa de la que ne legé a tomar posesién, pues fallecié en 1396. El sefioria de Molina fue ejercido por su primagénite Juan Alfonsa Fajardo, sin embargo, pasades algunos afios, en 1413, sin que estén claras las causas, Juan Alfonso vendié Molina, valorada en 4.000 florines, 2 su hermano Alfonso Yanez Fajardo I En 1373 Yafiez Fajardo | habia comprado al concejo de ‘Mula las tierras y aguas de La Puebla, £] 12 de septiembre de 1430 Yéiez Fajardo ll completé su dominio al recibir la propia Mula de manos de Juan Il, concedida come ‘compensa por su ocupacién del marquesade de Villena contra el infante Enrique de Aragén (1422). El sefiorio de ‘Mula inclufa también el lugar de Campos. Durante la rebelidn del infante don Alfonso contra Enrique IV, el adelantade de Murcia, Pedro Fajardo Que- sada, recibio el senorio de Cartagena sucesivamente de ambos bandos, como una forma de atraérselo a la propia causa. Terminade el conflicto y gobernanda Isabel la ‘Catdlica, el 15 de abril de 1477 la Reina confirmd su seforio sobre la ciudad, fortaleza y puerto, premiando su lealtad frente al marqués de Villena. La entrega de Cartagena, declarada para siempre en ¢] documento concesionario, duré el tiempo que Isabel la Catdlica necesité para encon- trar una oportunidad de retrotraerla al dominio real.