Está en la página 1de 4

CARTA A

TITO
Saludo Dios infalible 3 y manifiesta ahora de pala-
1 Jesucristosiervo
1 Pablo, de Dios y apóstol de bra con la proclamación que me han enco-
para conducir a los elegi- mendado, por disposición de nuestro Dios
dos de Dios a la fe y al conocimiento de la y salvador, 4 a Tito, mi hijo legítimo en la fe
verdad religiosa, 2 con la esperanza de una común: Gracia y paz de parte de Dios Pa-
vida eterna, que prometió desde antiguo el dre y de Cristo Jesús nuestro salvador.

1,1-4 Saludo. En contraste con la brevedad del es- nocimiento de la verdad» (1) cuya manifestación y
crito, el saludo de introducción es solemne y largo, anuncio «me han encomendado, por disposición de
apuntando ya al contexto en que se va a mover toda nuestro Dios y salvador» (3).
la carta. Pablo, personificado por el autor anónimo de La preocupación constante de las cartas pastorales
la misma, se presenta con todas sus credenciales de se centra en la Iglesia entendida como la casa-familia
apóstol para impregnar de autoridad a las exhortacio- de Dios que debe ser bien administrada y protegida
nes que va a dar a su discípulo Tito. Su responsabili- contra las falsas doctrinas que perturban y ponen en
dad apostólica que contempla prologándose en la de peligro la memoria de Jesús, transmitida por el testi-
«mi hijo legítimo en la fe común» (4), es de servicio a monio de los apóstoles –el de Pablo en este caso– y
«los elegidos de Dios» que forman la «casa grande» (2 donde la figura del obispo responsable y de sus ase-
Tim 2,20), la Iglesia, y que está cimentada «en el co- sores, los presbíteros, es de capital importancia. Al ím-
1935 TITO 2
Misión en Creta glotones ociosos. 13 Semejante descripción
5 Si te dejé en Creta fue para que resol- es correcta. Por eso, repréndelos severa-
vieras los asuntos pendientes y para que mente, a ver si recobran la salud de la fe
14 y se dejan de fábulas judías y de precep-
nombraras ancianos en cada ciudad, según
mis instrucciones. tos de hombres apartados de la verdad.
6 Que sean irreprochables, fieles a su 15 Para los puros todo es puro; para los

mujer, con hijos creyentes, no indisciplina- incrédulos contaminados nada es puro,


dos ni de mala fama. 7 Porque el que presi- porque tienen contaminada la mente y la
de la comunidad, como administrador de conciencia. 16 Afirman conocer a Dios y lo
Dios, ha de ser irreprochable: no egoísta ni niegan con las acciones; son odiosos y re-
colérico ni bebedor, no pendenciero ni beldes, incapaces de cualquier obra buena.
metido en negocios sucios; 8 antes bien, Praxis cristiana de la comunidad
hospitalario, amante del bien, moderado, 1 Tú, en cambio, explica lo que
justo, devoto, controlado; 9 que se atenga a 2 corresponde a la sana doctrina: 2 que
la doctrina auténtica, de modo que pueda los ancianos sean sobrios, dignos, modera-
exhortar con una doctrina sana y refutar a dos, sanos en la fe, el amor y la paciencia.
los que le contradicen. 3 Asimismo las ancianas tengan una
10 Hay muchos insumisos, charlatanes y
compostura digna de la religiosidad; no
embaucadores, sobre todo entre los judíos sean esclavas de la murmuración ni de la
convertidos. 11 A ésos hay que taparles la bebida; sean buenas maestras, 4 capaces
boca porque destruyen familias enteras, de enseñar a las jóvenes a amar a los ma-
enseñando lo que no deben por una vil ga- ridos y los hijos, 5 a ser juiciosas, castas,
nancia. hacendosas, bondadosas, sumisas al mari-
12 Uno de sus profetas dijo de ellos: Cre- do; de modo que la Palabra de Dios no se
tenses, siempre embusteros, malas bestias, desprestigie.

petu por evangelizar de la primera generación cristia- gridad personal el que le dé la autoridad moral para
na, sucede el esfuerzo por mantener viva y limpia la dirigir a la comunidad. Pero sobre todo, debe ser un
tradición recibida. Estamos en los comienzos de una hombre «que se atenga a la doctrina auténtica» (9), la
necesaria institucionalización de la comunidad cre- gran preocupación de las cartas pastorales. Por los
yente. epítetos que usa a continuación contra los falsos
1,5-16 Misión en Creta. La primera tarea de Tito maestros, el peligro debía haber sido grave.
en Creta será nombrar responsables para organizar la La descripción que hace del grupo de aquellos «in-
comunidad, la gran preocupación de la segunda y ter- sumisos, charlatanes, embaucadores» (10), está agra-
cera generación cristiana. Se trata de una especie de vada por la cita mordaz de un poeta pagano –quizás
senado o consejo de «ancianos» –presbíteros–, que ya Epiménides, s. VI a.C.–. En cuanto al contenido de
conocemos por Hch 14,23 y 1 Tim 5,17. El encarga- esas doctrinas falsas, el autor de la carta no se moles-
do o responsable supremo es el obispo, título espe- ta en entrar en detalles, aludiendo a ellas con un des-
cífico que se daba a los líderes de las comunidades pectivo: «fábulas judías y… preceptos de hombres
locales, a diferencia de los ministerios de otros líderes apartados de la verdad» (14).
más itinerantes, llamados apóstoles, profetas y maes- Lo que verdaderamente estaba en juego era la pra-
tros. xis cristiana de la comunidad. Si a Pablo le preocu-
Aunque los títulos de obispo y presbíteros resulten paba, ante todo, la salvación por la fe, independien-
familiares a los lectores de hoy, no hay que deducir, temente de las obras de la ley, a la nueva generación
sin embargo, que se trate ya de la misma organización cristiana le preocupan las obras que brotan de la fe
eclesial que existe actualmente en la Iglesia. (cfr. Sant 2,14-26). En cambio, esos tales «afirman co-
La fluidez de títulos y funciones de los responsables nocer a Dios y lo niegan con las acciones» (16), pues
de las comunidades cristianas es una constante de los una mente y conciencia contaminadas no pueden
primeros siglos. De todas formas nunca ha existido ni producir el comportamiento auténtico de un seguidor
existirá la Iglesia sin el carisma de la autoridad como de Jesús.
servicio a la comunidad. 2,1-10 Praxis cristiana de la comunidad. La sana
Es interesante el retrato ideal de un responsable de doctrina es inseparable de una sana praxis cristiana.
la Iglesia local que hace el autor de la carta. Como si Un responsable eclesial «modelo de buena conducta»
de un padre de familia se tratara, debe tener una vida (7), deberá exigir de su comunidad el mismo compor-
privada intachable, pues será el testimonio de su inte- tamiento. Esto es lo que recomienda el autor de la
TITO 2 1936
6 Anima también a los jóvenes a ser mo- nosotros, para rescatarnos de toda iniqui-
derados. 7 En todo preséntate como mode- dad, para adquirir un pueblo purificado, de-
lo de buena conducta: íntegro y serio en la dicado a las buenas obras. 15 Habla de esto,
enseñanza, 8 proponiendo un mensaje sano exhorta, y reprende con plena autoridad.
e intachable, de modo que el adversario Que nadie te desprecie.
quede confundido al no encontrar nada de Conducta ciudadana ejemplar
qué acusarnos. 1 Encárgales
a todos que se sometan
9 Los esclavos sean sumisos a sus amos
3 y obedezcan a gobernantes y autori-
en todo, amables, no respondones, 10 no la- dades, estando dispuestos a cualquier tarea
drones, sino dignos de toda confianza; para honrada.
que cobre prestigio ante todos la enseñan- 2 Que no hablen mal de nadie ni sean
za de nuestro Dios y salvador. pendencieros, antes bien amables, y que se
La gracia de la salvación muestren bondadosos con todos.
11 Porque la gracia de Dios que salva a Bondad y ternura de Dios
todos los hombres se ha manifestado, 12 en- 3 También nosotros éramos antes ne-
señándonos a renunciar a la impiedad y los cios, desobedientes, extraviados, esclavos
deseos mundanos y a vivir en esta vida con de pasiones y placeres diversos, malicio-
templanza, justicia y piedad, 13 esperando sos, envidiosos, odiosos y odiándonos mu-
la promesa dichosa y la manifestación de la tuamente. 4 Pero cuando se manifestó la
gloria de nuestro gran Dios y de nuestro bondad de nuestro Dios y salvador y su
salvador Jesucristo. 14 Él se entregó por amor al hombre, 5 no por méritos que hu-

carta a Timoteo por boca de Pablo. Son virtudes sen- toridad de sus líderes responsables: «habla de esto,
cillas, domésticas, que hacen posible y armoniosa la exhorta, y reprende con plena autoridad» (15). Sólo
convivencia de la comunidad como familia de Dios. así, la Iglesia será servidora de la Palabra de Dios y sa-
Hay consejos específicos para todos y para todas, se- cramento de la salvación universal.
gún su edad y condición. Es curioso que el responsa- 3,1s Conducta ciudadana ejemplar. La conducta
ble trate con los jóvenes y con las jóvenes sólo a través virtuosa que ha recomendado anteriormente (2,1-10)
de las ancianas, que tienen que ser «buenas maestras» la proyecta ahora el autor a la sociedad civil de la que
(3). ¿Ejercían algunas de ellas la función de catequis- forma parte la Iglesia.
tas? (cfr. 1,9). Una virtud, sin embargo, se exige a to- Un buen cristiano debe ser un buen ciudadano. El
dos los grupos: la moderación –incluso a las primer consejo, pues, dirigido a los levantiscos creten-
ancianas–, lo que nos lleva a pensar que la bebida era ses es la sumisión a la autoridad civil (cfr. Rom 13,1-
un peligro para todos. 10) y a que colaboren al bien común con tal de que
El cristianismo, en definitiva, no ofrece una moral la tarea sea honrada. Las primeras generaciones cris-
nueva, pero sí la revelación del poder que hace posi- tianas que vivían a menudo en un ambiente hostil,
ble y del horizonte final que da sentido a «vivir en esta eran especialmente sensibles a proyectar la imagen de
vida, con templanza, justicia y piedad» (12). Esto lo buenos y honestos ciudadanos, sobre todo testimo-
hace el autor, ofreciéndonos, por boca de Pablo, la niando el comportamiento cívico fundamental que
primera síntesis doctrinal de la carta, como funda- hace posible la convivencia humana: la bondad y la
mento de todas sus exhortaciones. amabilidad para con todos.
2,11-15 La gracia de la salvación. Este poder es la 3,3-11 Bondad y ternura de Dios. En su segunda
gracia o favor de Dios que se ha manifestado en la en- síntesis doctrinal, el autor de la carta nos habla de la
carnación de su Hijo Jesús para la salvación de todos fuente de la que procede este amor universal que
(cfr. 1 Tim 2,4) y en su muerte para «rescatarnos de to- debe caracterizar a todo creyente: la aparición de la
da iniquidad» (14; cfr. Sal 130,8; 1 Pe 1,18s). Y el ho- «bondad de nuestro Dios y Salvador y su amor al
rizonte final es la «manifestación de la gloria de nuestro hombre» (4).
gran Dios y de nuestro salvador Jesucristo» (13). Toda la tradición bíblica habla de la bondad de
Estas dos epifanías o manifestaciones de Dios deli- Dios: a Moisés (cfr. Éx 33,19); a un pueblo entre mu-
mitan el arco entero de salvación, que la comunidad chos (cfr. Dt 7,7s); a todas las criaturas (cfr. Sab 11,24).
cristiana vive en la fe y en esperanza como pueblo es- De la bondad de Dios hablan los salmos (cfr. 25,7;
cogido por Dios. Sin embargo, esta manifestación de 27,13; 31,20; 145,7). Ahora Cristo ha revelado el
la gracia de Dios no es para poseerla en exclusividad, amor universal, definitivo, gratuito y sin condiciones
sino para proclamarla y testimoniarla a todos, siendo de Dios. Sin méritos nuestros, según la doctrina bási-
éste el deber y la razón de ser de la Iglesia y de la au- ca de Pablo.
1937 TITO 3
biéramos adquirido, sino por su sola mise- evítalo; 11 sabes que semejante individuo
ricordia, nos salvó con el baño del nuevo está pervertido y sigue pecando y él mismo
nacimiento y la renovación por el Espíritu se condena.
Santo, 6 que nos infundió con abundancia Saludos finales
por medio de Jesucristo nuestro salvador; 12 Cuando te mande a Artemas o a
7 de modo que, absueltos por su favor, fué-
ramos en esperanza herederos de la vida Tíquico, haz lo posible por ir a Nicópolis,
eterna. donde he decidido pasar el invierno.
8 Ésta es una doctrina digna de fe, en la 13 A Zenas el abogado y a Apolo envía-

cual quiero que insistas, de modo que los los de viaje y que no les falte nada. 14 Nues-
que han creído en Dios se dediquen a culti- tra gente debe aprender a dedicarse a las
var una buena conducta. buenas obras, según las necesidades, para
9 Evita, en cambio, discusiones necias, no quedar estériles.
genealogías, contiendas, controversias so- 15 Te saludan todos los que están conmi-
bre la ley: son inútiles y vanas. go. Saluda a nuestros amigos en la fe. La
10 Al sectario, después de dos avisos, gracia esté con ustedes.

Es esta bondad y misericordia de Dios la que ha charlatanerías y sectarismo, Pablo da tres consejos a
transformado a los creyentes de la vida –muerte– que Tito: evita entrar en discusión con ellos, amonéstalos
llevaban antes, a merced de las pasiones y dominada y si persisten en su actitud, expúlsalos de la comuni-
por la envidia y por el odio a «un nuevo nacimiento dad.
y… renovación por el Espíritu Santo» (5). El autor con- 3,12-15 Saludos finales. Como en otras cartas se
densa en dos palabras las dos virtualidades del bautis- dan instrucciones y saludos nombrando personas co-
mo: baño de purificación (cfr. Ef 5,26) que nos nocidas por el destinatario (cfr. Rom 16; 2 Tim 4,19-
perdona el pecado, y el nuevo nacimiento (cfr. Jn 3,5; 21). Al final, de nuevo aparece la preocupación
1 Pe 1,3) del que es equivalente la renovación por el fundamental del autor: las buenas obras. Los cristia-
Espíritu. Así el creyente se convierte en heredero por nos no pueden eludir el compromiso con las tareas de
la esperanza (cfr. Mt 19,29) de la vida eterna. Esta gra- este mundo. Al contrario, deben destacarse en la so-
cia transformadora del bautismo hay que vivirla y ciedad y de esta manera dar testimonio con su estilo
testimoniarla con una buena conducta. Y así, exhorta de vida de la salvación recibida.
a Tito a que insista y enseñe esta «doctrina digna de El plural del saludo final («la gracia esté con uste-
fe» (8). des») demuestra que la carta va dirigida a toda la co-
En cuanto a aquellos que rechacen esta enseñanza munidad y no solamente a Tito (cfr. 1 Tim 6,21; 2 Tim
y que rompan la unidad de la comunidad con sus 4,22).