Por la presente dejo constancia de que no voy a seguir con la didáctica II este año.

En lo
que sigue paso revista de los principales motivos por los que tomo dicha decisión. No
podría establecer un orden de importancia para éstos. El orden de la presentación no
reproduce ningún tipo de jerarquía. Ni es cronológico siquiera, estos factores se
entremezclan en el tiempo, y aunque algunos tengan un momento claro de aparición, en
este instante están todos presentes llevándome a esta determinación.
Primero, ayer fue la primera visita y hoy comprendo que con las profesoras no
compartimos el mismo criterio de evaluación. Básicamente no creo que mi clase haya sido
para un seis. Y si era para esa nota realmente no estoy haciendo bien las cosas. Me
cuesta aceptar que mi esfuerzo y mis horas de estudio y de investigación sólo alcancen a
eso. Cualquiera podría decir que es simplemente un número. Un número que apenas roza
la suficiencia, y cuando es seis para abajo, no sé si llega a rozarla; tal vez apenas pueda
bizquear hacia la suficiencia. Un elemento que ellas consideraron como fundamental y
estuvo ausente fue el elemento problematizador. Yo aún no estoy seguro de que esa sea
la única dimensión que necesariamente deba estar en una clase de filosofía, no sé si
adscribo a la idea de que si en una clase de filosofía no se problematiza, entonces esa
clase no puede ser una clase filosófica. Tal vez no haya sido precisamente eso lo que me
hayan querido decir. Pero fue un elemento en el que se insistió mucho. La clase no estaba
pensada para problematizar, la planificación no lo decía, no era ese mi objetivo. Era una
aplicación de un concepto, no la problematización de algo. Tampoco estoy seguro que en
la aplicación de una idea, en el ponerse unos lentes por un momento, este vedada la
problematización. Pero en definitiva ese no era mi objetivo. Entonces yo supongo que no
debería ser necesariamente así. La clase era un intento de evaluación. Evaluar lo ya dado
proponiendo una lectura de unos sucesos que podían o no ser entendido como
manifestaciones de la muerte de Dios.
Sucede que cuando alguien da una clase hay mil cosas que no se dan. Entonces me
resulta raro que se señale todo lo que no paso. Problematizar la noción de hito histórico
me resulta que no viene a cuento porque de lo que se trataba era de verlos como siendo
manifestaciones de la muerte de Dios a esos hitos. Y me resulta un ejercicio vano, “no hay
hechos, hay interpretaciones”, muy bien, yo también estoy de acuerdo con eso, pero me
resulta extraño poner en tensión que las guerras mundiales sean hitos en la historia del
siglo xx. No sé, tal vez mi inmadurez mental me las hace seguir viendo como algo
importante. Pero ¿cómo voy a problematizar la noción de hito si ellos eran la base de mi
clase? -”Bueno, muy bien ahora que hemos destruido la idea de hito histórico sigamos
haciendo como que hay hitos, que todo ese proceso por el que acabamos de pasar no

Las clases que dictaba yo me parecían una isla en una formato diferente. sino por su extensión. Y esto me pareció una interferencia que no sumaba a la clase. Y esto no intenta ser una afirmación que afirma todo lo contrario a lo que afirma. el desarrollo se ve un poco estancado conmigo ahí. Voy a ser padre. en donde yo me encuentre en las antípodas de las profesoras y me este defendiendo de embates hostiles. no se siente cómoda interviniendo. Este me parece el más complejo. aunque resulte naif. . No hay nada que este mal. el cual. y por lo tanto voy a tener que conseguir un laburo. Ni mi forma de hacer. Me parece que lo que tengo para dar no funciona en este lugar. no me va a dar. y me parece que tendría que ser diferente. ni el curso que se esta haciendo. No soy y me parece que no puedo plegarme a la forma de la clase. Y no tengo ganas de fracasar como ayer. sin subsumir ningún modelo a otro. Como que no se integraban.tiene ningún sentido porque de lo que hoy se trata es de analizarlos desde el supuesto de que son realmente hitos”. más allá de su invalorable belleza. No me resulta fácil presentar este punto. Tampoco es una cosa de locos. y mi mayor preocupación es el entender la heterogeneidad. No. no me va a dejar hacer más cosas para la práctica. No me adapto y eso es perjudicial para mi y para la clase. pero es difícil entender las palabras y más aún retener el mensaje unas cuantas horas después. No es en plan de víctima que lo digo. Sólo que en esto me parece que no estamos de acuerdo. Aunque no compartamos criterios de evaluación. Siento que atraso el proceso creativo. Por lo tanto tendría que redoblar esfuerzos para llegar a mejores notas con estos criterios. trae consigo muchas responsabilidades. Y lo dejo por acá porque no quiero que se convierta en una monografía. Y hay que tener guita y hay que tener trabajo. Estas son las razones. la diferencia. mi manera de entender un curso de filosofía. Son todos supuestos en algún sentido. Siguiente. Nada de eso. no por su profundidad (no sé si alcanza a tocar la superficie siquiera). tal vez más clásica. que la tendría que disfrutar. por alguna razón debe ser que ellas me están evaluando a mi. Y claramente tengo que hacer mucho más. No me resulta agradable tener un seis. no estoy disfrutando de la práctica. Tercer elemento. viendo mi tiempo en este momento. es casi una observación exterior. y eran intervenciones más parecidas a un happening que a una continuidad armónica en un curso. Y. y esto. Me falta mucho para comprender algunas cosas me parece. El curso esta articulado en un formato que mi manera. y hoy no tengo ninguna de las dos. Las conversaciones son muy lindas.