Está en la página 1de 36

TEMA 6

1.- Los sistemas de aplicación de las sanciones penales (el


Procedimiento Penal).
El procedimiento es un conjunto de normas que se siguen para lograr
un determinado fin; y será penal cuando la materia que se va a juzgar es
de carácter penal.
1.1.- Sistema inquisitivo: el juez es el órgano mas importante, es el
que indaga, averigua, resuelve todo lo que ocurre en la investigación,
acusa y dicta sentencia. Se forma un expediente donde todo queda escrito,
con algunas excepciones (el nuevo sistema no es inquisitivo, es acusatorio
y oral).
1.2.- Sistema acusatorio: aparece un nuevo órgano, distinto del
poder judicial e independiente; el Ministerio Público, que es quien, a través
de los fiscales, debe investigar y sostener la acción penal, por lo que tiene
la facultad de acusar; así aparece un nuevo sistema para la acción penal.
Todo se desarrollo en audiencias orales, pero igual se deja constancia por
escrito.

2.- El nuevo sistema procesal penal.


La Reforma contempla la creación de un órgano autónomo e
independiente, como lo es el Ministerio Público, lo que viene a constituirse
en la gran novedad en el nuevo sistema, institución que pasa a asumir la
tarea de investigar, separada e independientemente de los tribunales de
justicia, que era la gran crítica al sistema antiguo inquisitivo.
Otro aspecto cuestionado en el sistema inquisitivo era la presunción
de inocencia; que con plazos de detención de 5 días antes de ser
procesado o simplemente puesto en libertad, como también los plazos que
disponían las policías para tener a su disposición a los detenidos antes de
pasarlos al tribunal, eran considerados excesivos y atentatorios contra los
derechos de las personas.
También resultaba contrario a la tendencia actual el sistema secreto y
escrito; no solo considerado como antiguo y en desuso, sino que además
como atentatorio contra la transparencia de los procesos, lo que
desacredita y deja en cuestionamiento el sistema; había que buscar un
sistema transparente y abierto a la comunidad.
El derecho a una defensa jurídica real y no meramente formal, como
la que en muchas ocasiones se apreciaba en las defensas de los abogados
del turno, es una situación que aparece fortalecida en el nuevo sistema, y
que está entregado a un órgano llamado Defensoría Penal Pública, que si
bien no tiene la misma categoría que el Ministerio Público, con capítulo
propio en la Constitución incluso, ha desempeñado un rol importante y
realmente efectivo en la defensa de los imputados.
Una novedad del nuevo sistema es el de protección de las víctimas;
ahora existe una unidad que atiende a víctimas y testigos, procurando en el
caso de las primeras no solo una asistencia inmediata a la comisión del
delito, sino que una preocupación por esta, y una preparación para el juicio
en caso de tener que comparecer. Se tarta de una asistencia que ayude a
la víctima a tratar de superar lo vivido
Otro principio fortalecido es el de la inmediatez, pues el imputado
conoce de boca del propio juez sus decisiones, las que son emitidas previa
petición formal y en presencia de la contraria en audiencias públicas y son
manifestadas y comunicadas directamente por el juez a los asistentes.
Finalmente se resuelve un tema que era muy criticado en el sistema
antiguo que es el de la demora en las causas; existe un plazo máximo para
investigar que es de 2 años y que fija el juez, normalmente en un plazo
mucho menor (6 meses ha sido un plazo regularmente establecido en
crímenes y 3 meses en simples delitos, aclarando que esta indicación no
es norma ni regla de aplicación, sino que es la práctica) y luego, si no hay
resultados, la causa se archiva. Además el juicio en sí se resuelve en una
audiencia o una audiencia en días continuados, sin perjuicio de las salidas
alternativas.
2.1.- Principios del nuevo proceso penal:
a.- Independencia e imparcialidad del juzgador: la autonomía de cada juez,
interna como externa, deberán quedar de manifiesto en el juicio público,
más todavía si en el nuevo sistema él ya no es acusador.
Al tener que recibir y percibir las pruebas en forma directa y abierta
deberá fallar con aquellos antecedentes recogidos de esa inmediatez.
b.- Principio de la imparcialidad en la instrucción: el Ministerio Público es
un órgano independiente que debe operar de acuerdo con la regla de igual
celo tanto para lo favorable como lo adverso para el imputado. Los
derechos fundamentales quedan resguardados por los Juzgados de
Garantía.
Existen también inhabilidades expresas para los fiscales, de igual
forma que ocurre con los jueces
La etapa de instrucción es preparatoria, los fiscales reúnen
antecedentes para preparar el juicio y así poder acusar, y es en el juicio
oral donde debe hacerse valer los elementos que sustenten la acusación.
Debe optarse por la racionalización de la instrucción.
c.- Principio de la imparcialidad e iniciativa probatoria: el juicio debe
ventilarse ante un tribunal imparcial e independiente que antes no ha
intervenido, que no esté “contaminado” por la investigación. El tribunal no
tendrá idea de que trata el juicio; es decir, no recibe los antecedentes
preparatorios, pero si recibe los antecedentes bases o sustentadores de la
acusación.
Como la etapa de instrucción es desformalizada, sin valor probatorio,
las pruebas deben rendirse en la audiencia del juicio oral (esto es lo que
vale; todo lo que se dicte en la audiencia. Además demuestra la
inmediación del juicio oral).
La inmediación se manifiesta en la recepción y percepción de las
pruebas directamente por el tribunal, la prueba se produce “en” el juicio y
no antes (salvo las excepciones legales).
d.- Principio de la imparcialidad en la defensa: debe existir relación directa
entre defendido y defensor (se asimila a la defensa privada).
La defensa es obligatoria y su presencia permanente no puede
omitirse, bajo sanción de nulidad.
e.- Principio del juez natural: principio constitucional presente también en el
antiguo proceso. Nadie puede ser juzgado por comisiones especiales, sino
por el tribunal que señale la ley y que se hallare establecido por esta con
anterioridad a la perpetración del hecho.
Las resoluciones del juicio oral en lo penal son inapelables, solo
recurribles de nulidad.
Solo algunas resoluciones de los juzgados de garantía son apelables.
Además los procedimientos abreviados y los simplificados (no son
apelable las resoluciones de los simplificados, si las de los abreviados) se
ven ante el juzgado de garantía.
2.2.- Sentido y finalidad de la reforma procesal penal.
a.- Adecuar debidamente el procedimiento a las normas constitucionales y
del derecho internacional:
i.- La igual protección en el ejercicio de los derechos (debido proceso) art.
19 N° 3 de la Constitución, artículos 14 y 15 del Pacto de San José de
Costa Rica, y artículos 8 y 9 de la Convención Americana de Derechos
Humanos
ii.- El derecho a la libertad personal y seguridad individual:
a. Art. 19 N°7 de la Constitución.
b. Artículos 9,10 y 11 del Pacto de Derechos Civiles y Políticos.
c. Art. 7 de la Convención Americana de Derechos Humanos.
b.- Garantizar la dignidad humana:
i.- Los Juzgados de Garantías deben actuar siempre que se afecten los
derechos fundamentales de los imputados y terceros (art. 9 del NCPP);
deben cautelar las garantías (art. 10del N CPP).
ii.- Las medidas cautelares personales (aquellas que privan o restringen la
libertad personal) solo se pueden decretar en los casos señalados en la
constitución y en las leyes, previa resolución judicial fundada (art. 5 inciso
2° del NCPP).
iii.- El principio de inocencia aparece reivindicado (art. 4 del NCPP).
iv.- La protección de la victima es una obligación (artículos 6 y 109 a) del
NCPP). Tiene derecho a ser oída e informada (artículos 109 d) y 110 del
NCPP). Tiene derecho a recurrir y a que le reparen los perjuicios (artículos
352 y 59 del NCPP).
c.- Busca fortalecer la función judicial:
i.- Se establece un verdadero control sobre la investigación, a través de los
Juzgados de Garantías (artículos 9, 10, y 169 del NCPP).
ii.- El principio de oportunidad conlleva a juzgar aquello útil y conveniente,
y a desestimar lo obsoleto o inconducente.
iii.- Forzamiento de la acusación (art. 258 del NCPP).
iv.- El ejercicio del poder jurisdiccional se hace mas transparente al
ejercerse en forma directa y publica la formalización de la investigación
(artículos 231 y 232 del NCPP); la preparación del juicio oral (art. 266 del
NCPP); y la decisión sobre absolución o condena (art. 343 del NCPP).
d.- Se establece un nuevo sistema de investigación: lo que viene a
constituir la gran novedad del proceso penal.
i.- Se debe investigar cuando es necesario y conveniente así se evita el
recargo indebido de trabajo, para lo cual se dan alternativas para no
continuar la investigación en algunos casos.
a. El archivo provisorio (art. 167).
b. La facultad de no investigar (art. 178).
c. El principio de oportunidad (art. 170).
ii.- La etapa de instrucción es meramente preparatoria (art. 296 del
NCPP).
iii.- En el antiguo sistema, el sumario también era preparatorio, pero
siempre se fallaba de acuerdo a los que el decía, destruyendo al plenario
iv.- Se privilegia la imparcialidad de la investigación al situarla en un
órgano autónomo e independiente del que resuelve.
v.- El plazo de 2 años máximo desde la formalización de cargos, obliga a
una mayor celeridad.
vi.- Las salidas alternativas posibilitan soluciones rápidas y eficaces
(suspensión condicional y acuerdos reparatorios).
2.3.- Estructura general del nuevo sistema.
El nuevo procedimiento ordinario puede estructurarse en 3 etapas
claramente definidas:
a.- La Etapa de investigación (artículos 166 al258 del NCPP);
b.- El Procedimiento intermedio: (artículos 259 al 280 del NCPP); y
c.- El Juicio Oral: (artículos 281 al 351 del NCPP).
Este Juicio Oral es público, concentrado y contradictorio; es el eje del
nuevo sistema, y en él podemos distinguir:
c.1 La audiencia con acusación
c.2 La Defensa
c.3 La rendición de la Prueba
c.4 El Fallo

3.- El Ministerio Público.


Se trata de un órgano nuevo y distinto del Ministerio Público
establecido en la Ley de Organización y Atribución de los Tribunales de
1875; es un órgano de rango constitucional, que va a intervenir antes del
proceso penal y durante el mismo. El objetivo es investigar los hechos de
los cuales ha tomado conocimiento y determinar si revisten el carácter de
delictual para, en su caso, ejercer la acción penal pública correspondiente.
Los objetivos planteados con la creación del Ministerio Público son:
a.- Separar la función de investigar del juzgamiento, entregando la de
investigar al Ministerio Público, en forma separada de la de Juzgar, que
corresponde a los tribunales de justicia; así entonces, a los fiscales les
corresponderá conducir y dirigir la investigación penal; dirigir y coordinar la
labor de los organismos policiales; y finalmente, formular y sustentar la
acusación ante los juzgados correspondientes.
b.- Reemplazar el sistema inquisitivo actual por uno nuevo acusatorio y
adversarial; así se supera el sistema inquisitivo por uno en que el juez será
un tercero imparcial ajeno a la investigación, que resolverá con el mérito de
las pruebas aportadas en la respectiva audiencia, sin los prejuicios que
podría provocarle el ser un investigador de la misma. En cambio aparece
un sistema en que el juez es un tercero ajeno a la investigación; la
comunidad y la víctima son representadas por el Fiscal que es quien dirigió
la investigación y hará valer los derechos que la ley le otorga para el
cumplimiento de su objetivo; y por la contraria aparece el Imputado y su
Defensor que podrán hacer una defensa jurídica de los intereses del
imputado.
3.1.- Rol del Ministerio Público en el nuevo sistema.
a.- Le corresponde ejercer la acción penal pública; lo que implica investigar
los hechos que importe la comisión de un delito; la participación del o los
imputados en el mismo, como las circunstancias modificatorias de la
responsabilidad penal; procurará dar protección y apoyo a las víctimas y
testigos, dirigirá la investigación e impartirá las órdenes a las policías
investigadoras, todo ello manteniendo claro que sus facultades en ningún
caso alcanzan las de carácter jurisdiccional.
b.- Ejercer la acción penal por el ofendido. Este puede actuar
conjuntamente con el Ministerio Público y este debe hacerlo, sin embargo,
y como corresponde al rango de su autonomía, el Ministerio Público no
siempre actuará con la plena conformidad de la víctima, la que puede
discrepar de decisiones concretas, línea de acción en la investigación, en
la calificación jurídica de los hechos y el carácter de la participación del
imputado, para lo cual la ley le permite al ofendido a entablar su propia
acción particular si lo estima pertinente.
c.- Dirige la Investigación. La función de investigar es privativa del
Ministerio Público y la va a ejercer impartiendo las órdenes a la policía.
Es importante aclarar que los fiscales dirigen la investigación, pero no
investigan materialmente hablando, pues su labor es jurídica y no policial.
En cuanto a las policías, a ellos les pesa la prohibición de calificar las
órdenes y sus fundamentos, debiendo cumplirlas de inmediato.
d.- Da protección a las víctimas y testigos. Esta función no venía en el
mensaje presidencial, y fue agregada en la discusión parlamentaria.
3.2.- Organización del Ministerio Público.
La estructura es piramidal, entregándose la máxima autoridad al
Fiscal Nacional;
a.- El Fiscal Nacional: Debe ser abogado, cumplir con los requisitos para
ser ciudadano con derecho a sufragio, 40 años de edad, 10 años con el
título de abogado y no estar afecto a ninguna inhabilidad legal. Lo nombre
el Presidente de la República a propuesta en quina de la Corte Suprema y
debe contar con el acuerdo de los dos tercios del Senado. Si el Senado
rechazare al propuesto, la Corte Suprema deberá completar la quina con
otro nombre de los que concursaron. Dura 10 años en el cago y no puede
ser reelegido. Lo subroga el Fiscal Regional que designe, y si no nombra
subrogante, asume por el solo ministerio de la ley, el Fiscal Regional más
antiguo.
b.- Los Fiscales Regionales: Deben ser abogados, cumplir con los
requisitos para ser ciudadano con derecho a sufragio, 30 años de edad, 5
años con el título de abogado y no estar afecto a ninguna inhabilidad legal.
Lo nombre el Fiscal Nacional, lo que reafirma su autonomía y autoridad
sobre este órgano constitucional y lo hace a propuesta en terna de la
Respectiva Corte de Apelaciones.
Existe un Fiscal Regional por cada Región en que se divide el país,
con excepción de Santiago, que por su densidad poblacional se divide en 4
Fiscalías Regionales. En aquellas regiones en que existe más de una Corte
de Apelaciones (Primera, Octava, y Décima Región), se realiza un Pleno
conjunto de ambas Cortes para la formación de la Terna. Dura 10 años en
el cargo y no puede ser reelegido para el mismo. Lo subroga el Fiscal
Adjunto que designe, y si no nombra subrogante, asume por el solo
ministerio de la ley, el Fiscal Adjunto más antiguo de la Región o de la
extensión territorial a su cargo cuando en ella hay más de un Fiscal
Regional (solo ocurre en Santiago).
c.- Los Fiscales Adjuntos: Deben ser abogados, cumplir con los requisitos
para ser ciudadano con derecho a sufragio, reunir requisitos, experiencia y
formación adecuadas para el cargo y no estar afecto a ninguna inhabilidad
legal. Lo nombre el Fiscal Nacional a propuesta en Terna del Fiscal
Regional respectivo.
3.3.- Principios que orientan la actuación del Ministerio Público.
a.- Unidad: Los Fiscales ejercen la acción penal pública independencia,
autonomía y responsabilidad (artículos 2 y 40 de Ley 19.640), no tienen
radicación de causas, pueden pasar de un fiscal a otro por que es una
entidad unitaria;
b.- Objetividad: Su actuar debe estar regido por un criterio objetivo que solo
mire la correcta aplicación de la ley (art. 3 de Ley 19.640);
c.- Responsabilidad: El Estado responde por las conductas
injustificadamente erróneas o arbitrarias del Ministerio Público (artículos 4
11 de Ley 19.640), el plazo para perseguir la responsabilidad patrimonial
prescribe en 4 años y si se debe a una actuación dolosa del fiscal, el
Estado tiene derecho a repetir contra él;
d.- Eficiencia e idoneidad en la administración de los recursos (art. 6 de
Ley 19.640);
e.- Control jerárquico de las autoridades sobre los funcionarios
dependientes (art. 7 de Ley 19.640);
f.- Probidad (art. 8 de Ley 19.640); se ejerce la función con transparencia y
publicidad ante la comunidad, con plena respeto de los derechos y de la
dignidad de persona, hay acceso a los fiscales por parte de los
interesados;
g.- Legalidad: Su actuar es con pleno respeto de la ley (art. 166 NCPP)
h.- Discrecionalidad: En la investigación de las causas puede:
i.- Usar criterios de selección que le permiten archivar
provisionalmente una causa (art. 167 inciso 1° NCPP), no iniciar la
investigación (art. 168 NCPP), utilizar el principio de oportunidad para
abandonar la investigación (art. 170 NCPP); y
ii.- Usar las salidas alternativas que le permiten suspender
condicionalmente el procedimiento (art. 237 NCPP), y llegar a acuerdos
reparatorios (art. 242 NCPP)
3.4.- Relaciones con la Policía.
Al ministerio Público le corresponde dirigir la investigación, por lo
tanto, es él quien puede dar órdenes directas a la Policía Uniformada y
Civil, sin necesidad de otra magistratura que lo autorice, y estas órdenes
no pueden ser cuestionadas en sí ni en su fundamento, debiendo las
policías acatarlas de inmediato.
Sin embargo cuando una orden prive al imputado o a un tercero de
derechos protegidos por la Constitución, los restrinjan o perturben,
requerirán siempre de aprobación judicial previa (art. 4 de Ley 19.640)
4.- Los Nuevos Tribunales.
Se trata de tribunales preestablecidos; que tienen facultades que
obligan a las partes; con una competencia definida; con normes procesales
debidamente establecidas y que resuelven los conflictos jurídicos conforma
a derecho.
Son tribunales independientes, que actúan libres de toda presión, e
imparciales, pues no se encuentran involucrados en la investigación
4.1.- Los Jueces de Garantía.
Se trata de un Juez, designado en el cargo según las reglas comunes
para el sistema de nombramiento de los magistrados, el único requisito es
haber aprobado el curso habilitante, que hoy en día, todos los egresados
de la Academia Judicial tienen acreditado.
El juez de garantía es el llamado por la ley a conocer las cuestiones a
que de lugar un procedimiento de investigación de un hecho punible. En
estos se pronunciará acerca de las peticiones que afecten (privando,
restringiendo o perturbando) derechos constitucionales y que soliciten los
fiscales.
Sus atribuciones (art. 70) son conocer de las gestiones de la
investigación, autorizan las peticiones de la fiscalía cuando corresponde;
dirigen las audiencias (art. 71); mantienen sus facultades aún en las
contiendas de competencia, hasta que se resuelvan (art. 72) y los casos de
las inhabilitaciones sigue conociendo el subrogante legal (art. 75).
En relación a los Juzgados de Garantía, estos están integrados por
uno o más jueces, los cuales actúan en forma unipersonal e
independientemente en la resolución de los casos. En los casos donde hay
más de un juez de garantía, se utiliza un sistema de distribución de causas
que debe ser objetivo y general, procedimiento que debe ser aprobado
anualmente por el Comité de jueces del juzgado, a propuesta del Juez
Presidente, o solo por este último según corresponda, es decir, cuando hay
más de 3 jueces (art. 15 COT).
En el caso de nuestra jurisdicción existen juzgados con asiento en las
siguientes comunas; Curicó (con 4 jueces), Molina (1), Constitución (2),
Talca (4), San Javier (1), Linares (3), Cauquenes, (1) y Parral (1) (art. 16
COT). Además los tribunales letrados de Licantén, Curepto y Chanco,
pasan a ser juzgados mixtos.
4.2.- Los Juzgados Orales en lo Penal.
Son tribunales colegiados, integrados por 3 jueces designados en el
cargo según las reglas comunes para el sistema de nombramiento de los
magistrados, el único requisito es haber aprobado el curso habilitante.
Son los llamados a resolver, en juicios orales y públicos, las
acusaciones que se planteen en contra de determinadas personas a
quienes se les atribuye la comisión de un delito.
Estos tribunales funcionan en una o más salas de 3 jueces cada una,
la cual será presidida por un Juez Presidente que se sortea. También
pueden integrar la sala los jueces alternos, en aquellos casos en que
deban ser subrogados por ausencia o inhabilidad (art. 281 NCPP).
La subrogación opera de la siguiente forma (art. 210 COT):
i.- Juez de una sala, por otro del mismo tribunal
ii.- Por otro juez de otro tribunal oral de la misma jurisdicción de la Corte a
que pertenece (art. 207 COT)
iii.- Por un juez de garantía de la misma comuna
iv.- Por un juez oral en lo penal que dependa de la Corte más cercana
v.- Por un juez d garantía de otra jurisdicción
vi.- Se aplican las normas del art. 213 del COT, si no hay secretario que
pueda subrogar al juez de letras, por el Defensor Público.
vii.- Si con todas las reglas anteriores aún no pudiera completarse la sala,
se posterga la audiencia.
Las decisiones se toman de la misma forma que en las cortes

5.- El imputado.
Se puede definir como aquella persona a quien se le atribuye
participación en un hecho punible. En el artículo 7 del NCPP se garantiza
que, desde las primeras actuaciones en contra del imputado, éste puede
hacer valer todos y cada uno de los derechos y garantías constitucionales
(inciso 1°) y hasta la completa ejecución de la sentencia.
En este sentido, resulta procedente aclarar desde cuando,
materialmente hablando, puede hacer valer sus derechos, esto es, desde
que se realiza cualquier diligencias o gestión, sea investigativa, cautelar o
de cualquier índole, y que se realice ante el Tribunal, el Ministerio Público o
las policías y por la cual se le esté atribuyendo algún grado de
responsabilidad en un hecho punible (inciso 2° del art. 7)
5.1.- Derechos y Garantías del imputado.
En relación a las declaraciones policiales o prejudiciales (art. 186 en
un control policial anterior a la formalización de la investigación el afectado
puedo puede pedir al juez de garantía que se le informe acerca de los
hechos por los cuales se le investiga), como se denominaban en el antiguo
sistema, ellas solo pueden prestar en presencia de su defensor, si éste no
se encuentra se limitan sólo a constatar la identidad del imputado (art. 91).
Se requiere autorización judicial previa (art. 9) para afectar derechos
constitucionales.
En todo caso el imputado tiene derechos y garantías establecidas por
un lado genéricamente (artículo 93, inciso 1°) y también de modo
específico. Así el inciso 2°° del aludido artículo 93 señala que tendrán
especialmente derecho a:
a.- Ser informado del hecho que se le imputa y cuales son sus derechos
constitucionales y legales;
b.- Ser asistido por su abogado desde el inicio de la investigación;
c.- Pedir a los fiscales las diligencias destinadas a desvirtuar las
imputaciones que se le hacen;
d.- Pedir directamente al juez una audiencia para que le escuche su
declaración sobre los hechos que se le imputan (puede ir con o sin su
abogado, art. 98);
e.- Solicitar que se active la investigación y conocer del contenido, salvo
que esté bajo secreto (art. 182);
f. Pedir el sobreseimiento definitivo de la causa y recurrir de la resolución
que la rechace;
g.- Guardar silencia y no declarar bajo juramento (artículos 98 y 326 inciso
3°);
h.- No ser torturado ni sometido a tratos crueles ni inhumanos;
i.- No ser juzgado en ausencia.
Además si el imputado está privado de libertad tiene otros derechos
(art. 94)
a.- Que se le exprese la causa de ello, y que se le exhiba la orden, salvo en
el caso de delito flagrante;
b.- Que se le informe acerca de sus derechos (art. 135; específicamente
los del artículo 93 letras a, b, y g y los del 94 letras f y g);
c.- Ser llevado de inmediato al tribunal que dispuso su detención;
d.- A solicitar que el tribunal le conceda la libertad;
e.- A que, en su presencia un funcionario policial informa al familiar o
persona que indique el detenido su situación, el motivo de ello y el recinto
en que se encuentra;
f.- A entrevistarse privadamente con su abogado (cumpliendo las normas
internas);
g.- Tener las comodidades y expensas compatibles con el recinto y la
seguridad necesaria;
h.- A recibir visitas y comunicarse por cualquier medio, salvo el caso del
artículo 151 (incomunicación, hasta por 10 días).
También está el derecho a recurrir de amparo ante el juez de
garantía (art. 95). Toda persona privada de libertad tiene derecho a que el
juez examine la legalidad de la privación de libertad y las condiciones del
detenido, pudiendo el juez constituirse en el lugar en que se encuentra
privado de libertad (art. 93 d y 94 c).
5.2.- Defensa Técnica del imputado:
El imputado tiene derecho a ser defendido por un letrado desde la
primera actuación del procedimiento que se dirige en su contra (art. 8)
además puede formular sus alegaciones y defensas e intervenir en las
actuaciones judiciales que no les estuvieren prohibidas.
El abogado tiene derecho a requerir del funcionario encargado de un
lugar de detención o prisión la confirmación de encontrarse privada de
libertad una persona en ese u oro establecimiento de la misma comuna
(art. 96);
El imputado tiene derecho a designar libremente a su defensor (art.
102) y este defensor tiene todos los derechos y facultades que otorgue la
ley al imputado para su defensa (art. 104);
La ausencia del Defensor trae como consecuencia la nulidad de las
actuaciones, salvo en los casos del art. 286 (art. 103)
Si el Defensor renuncia, no queda inmediatamente liberado de sus
obligaciones, pues debe realizar todos los actos inmediatos y urgentes que
impidan la indefensión del imputado (art. 106). En todo caso el imputado
puede designar siempre un defensor particular distinto del Defensor
Público, y el nuevo defensor podrá representarlo válidamente desde que
acepte el mandato y fije domicilio (art. 107).
La autodefensa se encuentra consagrada en los artículos 102 inciso
4° y artículo 8.
6.- La Defensa.
Se encuentra entregada primero al letrado de su confianza, y luego, a
falta del anterior, a la Defensoría Penal Pública (Ley 19.718 y art.8, 93,102-
107 del NCPP). Es uno de los derechos fundamentales de los imputados y
que es un refuerzo a la situación que en el antiguo sistema penal tenían los
inculpados y procesados, toda vez que en ese sistema, la aludida defensa
no se realizaba de la forma en que debía efectuarse, pues se limitaba casi
exclusivamente a las peticiones de libertad y la contestación de la
acusación en los casos que el acusado no se designaba su abogado
particular y se recurría al de turno.
Sin embargo, este derecho no se encuentra solo regulado
legalmente, sino que tiene un reconocimiento constitucional; así vemos que
la Constitución de 1980, artículo 19 N° 3 inciso 2°, reconoce el derecho a la
defensa jurídica, la que en el caso del NCPP la amplía a la autodefensa,
inclusive.
Además se establece la Defensoría Penal Pública; la que se
encuentra a cargo del Defensor Penal Nacional; para ser designado en
este cargo se requiere ser ciudadano con derecho a sufragio, con a lo
menos 10 años en posesión del título de abogado y no estar incapacitado
ni inhabilitado para ejercer cualquier cargo en la administración pública. A
este lo subroga el Defensor Regional que designe, y si no, al más antiguo.
La Defensoría Penal Pública actúa por sí, es decir ejerciendo ella
misma la defensa de los imputados a través de sus defensores locales, en
un símil de lo que es la Corporación de Asistencia Judicial Gratuita, o bien,
y esta es la mayor novedad del sistema de Defensa, a través de privados,
quienes licitan la “cartera” de defensas a la Defensoría, o bien actúan a
través de convenios directos. Para la licitación de estas carteras de
defensas penales existe un Consejo de Licitaciones de la Defensa Penal
Pública, que va a proponer al Defensor Nacional los montos para las
licitaciones nacionales y regionales, va a aprobar las bases de las
propuestas, y va a hacer los llamados a licitación, entre otras facultades.
Además existirá un jurado regional, integrado, por un representante del
Ministerio de Justicia (cualquiera menos el SEREMI), un representante
académico de la región; y un representante de los Colegios profesionales
de la Región.
El NCPP señalaba que el imputado, desde la primera actuación tiene
derecho a ser defendido por un letrado (art. 8 inc. 1º). Por otro lado, y
como ya se señaló, en el artículo 93 letra b) se garantiza este mismo
derecho dentro los derechos y garantías del imputado.
El derecho parte por reconocer la facultad de designar un Defensor
de su exclusiva confianza, y si no lo hiciere o no lo tuviere, el ministerio
público deberá solicitar que se le designe un defensor pernal público.
6.1.- Derechos y facultades del Defensor:
a.- Su presencia es un trámite esencial, así si no se encuentra presente
cuando la ley lo exige, se sanciona con la nulidad de la actuación (art. 103),
salvo en los casos del art. 286 (en el juicio oral, en que es un requisito de
validez, y su ausencia constituye un abandono de la defensa y se deberá
nombrar un Defensor Penal Público);
b.- Ejercer todos los derechos y facultades del imputado, salvo que
expresamente se reservare algunos al imputado personalmente (art. 104);
c.- Se puede ejercer la defensa de varios imputados en un mismo proceso
por un defensor común, siendo requisito indispensable que las defensas no
sean incompatibles entre sí (art. 105);
d.- Si el imputado tiene un Defensor Penal Público, puede designar otro en
cualquier momento, pero esta sustitución no produce efectos hasta que el
nuevo defensor acepte el mandato y fije domicilio (art. 106).
6.2.- La Defensa Técnica. La defensa puede intervenir:
a.- Desde que se inicia el procedimiento, pudiendo efectuar las objeciones
y planteamientos que estime pertinentes;
b.- Cuando se encuentra el imputado privado de libertad;
c.- Si no pide su intervención el imputado, lo debe hacer el Ministerio
Público y si éste no lo hiciere, corresponderá al Juez de Garantía.
d.- Puede intervenir, incluso antes de la primera audiencia;
e.- La ley permite también la autodefensa (art. 8 inc. 2º).
Situaciones en que se exige la intervención del letrado:
a.- Es requisito de validez para la audiencia en que se resuelve la prisión
preventiva (art. 142 inc. 3º);
b.- En la audiencia en que se formaliza la investigación (art. 231);
c.- En la audiencia en que se ventile la solicitud de suspensión condicional
del procedimiento (art. 237 inc. 3º);
d.- En la audiencia de preparación del juicio oral (art. 269);
e.- Durante el juicio oral (art. 286).

7.- La Víctima.
¿Quién se considera como la víctima?, El NCPP es claro en señalar
que es el ofendido por el delito. Ahora, como en el caso del homicidio, por
ejemplo el ofendido no puede ejercer el derecho, el mismo código se
encarga de precisar a quien más engloba este concepto (art. 108),
señalando que quedan comprendidos dentro del concepto de víctima,
además del ofendido personalmente, las siguientes personas:
a.- El cónyuge y sus hijos;
b.- Los ascendientes;
c.- El conviviente;
d.- Los hermanos; y
e.- El adoptado o adoptante.
También el código aclara que este orden es un orden de prelación
excluyente, por lo que si actúa alguno de los pertenecientes a una
categoría, se excluye a los de las categorías siguientes.
En cuanto a los derechos de la víctima, estos son los siguientes (art.
109):
a.- Solicitar medidas de protección ante eventuales amenazadas y
hostigamientos. El art. 6 de este código señala además que el Ministerio
Público está obligado a dar protección a la víctima y además señala que la
policía y demás auxiliares deberán darle un trato acorde a tal condición.
b.- Presentar querella. Solo la víctima, su representante legal o heredero
testamentario pueden interponer la querella (art. 111);
c.- Ejercer contra el imputado las eventuales acciones civiles. El art. 189 de
este código se refiere a las tercerías o reclamaciones, las que se tramitan
ante el juez de garantía y que persiguen la restitución de los objetos
incautados al imputado (se debe dejar constancia mediante fotografías u
otros medios de estos objetos devueltos);
d.- Ser oída por el fiscal antes de que este pida o se resuelva la suspensión
temporal o definitiva u otra resolución que ponga término a la causa. El art.
237 se refiere a la suspensión condicional del procedimiento, del que
ahondaremos después en forma específica;
e.- Ser oída por el tribunal antes de que se resuelva el sobreseimiento
temporal o definitivo u otra resolución que ponga término a la causa.
Cuando el fiscal de la causa decida solicitar el sobreseimiento o se vaya a
comunicar la decisión sobre este tema, debe comunicarlo al Juez de
Garantía, quien citará a una audiencia a todos los intervinientes para este
efecto (art. 249);
f.- Impugnar el sobreseimiento temporal o definitivo o la sentencia
absolutoria, incluso si no intervino en la causa. Es una decisión apelable
(art. 253).
Una norma importante es la obligación que se establece para el
Ministerio Público de informar los resultados al cónyuge o a los hijos o a
cualquiera de los señalados en el artículo 108, cuando ninguno ha
intervenido en la investigación (art. 110).

8.- El Actor Civil.


La víctima, y quienes entiende la ley por tal, pueden interponer, e
conformidad al NCPP dos formas de acciones civiles; por un lado las
correspondientes al artículo 189, destinadas a obtener solo la restitución de
la cosa objeto del delito; y las que persiguen las otras responsabilidades
civiles del imputado.
a.- Acción civil conforme al art. 189: son las llamadas Tercerías o
Reclamaciones; las pueden interponer los intervinientes de un proceso,
como los terceros del mismo. Se entablan durante el curso de la
investigación, las resuelven el juez de garantía competente, y su objeto es
obtener las restitución de las especies recuperadas o incautadas.
La resolución del tribunal se limita solo a declarar el derecho del
reclamante o tercero, pero no procede la devolución sino hasta que
concluye el procedimiento. En este caso hay dos excepciones:
i.- Que el juez considere innecesaria la mantención de las especies; y
ii.- Que se trate de las especies robadas, hurtadas o estafadas, las que
serán devueltas a quienes acrediten su dominio en cualquier momento del
proceso, sin perjuicio de que, si se estima necesario, se dejen fotografías u
otros medios de las mismas.
b.- Las demás acciones civiles: son aquellas que persiguen la
responsabilidad civil del imputado; se tramitan ante los tribunales civiles, de
conformidad a los procedimientos ordinarios establecidos en estos (art. 59).
La oportunidad para deducir la demanda civil es hasta 15 días antes
de la audiencia de preparación del juicio oral (art. 261 letra d). La demanda
debe cumplir con lo dispuesto en el art. 254 del CPC y con lo dispuesto en
el art. 259 del NCPP en relación a señalar los medios de prueba (art. 60).
La preparación de la demanda civil puede hacerse desde la
formalización de la investigación (art. 61) y es importante para efectos de
ejercer los derechos de los artículos 183 (pedir diligencias) y 184 (asistir a
las diligencias). Otros efectos importantes de la preparación de la
demanda civil son que interrumpe la prescripción y se pueden solicitar
medidas cautelares reales (art. 157). Se refiere a las medidas precautorias,
las que se tramitarán como prejudiciales.
Las precautorias se encuentran en el artículo 290 del CPC y son:
i.- El secuestro de la cosa que es objeto de la demanda;
ii.- El nombramiento de uno o más interventores;
iii.- La retención de bienes determinados; y
iv.- La prohibición de celebrar actos o contratos sobre bienes
determinados.
La tramitación se hará como las medidas prejudiciales; es decir,
pueden concederse las medidas sin necesidad de audiencia de la afectada,
salvo los casos en que expresamente se requiere su intervención (art. 289
del CPC). Pero el plazo para presentar la demanda, concedida la medida,
se remite interponerla conjuntamente con la adhesión o acusación
particular (y no de 10 días, ampliable a 30 por motivos fundados como
ocurre en materia civil, art. 280 del CPC)
Las actuaciones del demandante civil se regulan en los artículos 59 al
68 del NCPP.

9.- El Tercero civilmente responsable.


Es aquel sujeto que, no obstante no ser imputado en un proceso
penal, responde por los perjuicios ocasionados por la comisión de un delito,
por ejemplo el dueño de un vehículo que causa un delito o cuasidelito por
colisión, o el representante legal de una persona que comete un delito.
TEMA 7
1.- El nuevo procedimiento penal ordinario por crimen o simple delito.
Antes de iniciar el estudio del procedimiento en sí, es necesario
recordar algunos principios que resultan esenciales para comprender y
entender las dificultades y soluciones que tiene el procedimiento a cada
caso y a la vez conocer cual es el sentido y finalidad que persigue la
reforma, así como la estructura general del nuevo proceso:
a.- Estructura general del nuevo proceso penal.
Se desarrolla en 3 etapas:
a.1.- La etapa de instrucción; viene a ser una especie de sustituto de la
actual etapa de sumario. Esta etapa tiene el carácter estrictamente de
preparatoria del juicio oral. Esta etapa la dirigen los fiscales del Ministerio
Público, quienes con el apoyo de las policías y organismos auxiliares,
deben investigar los hechos denunciados y reunir los medios probatorios
que servirán de sustento a la acusación que pudieran presentar. En esta
etapa el Juez de Garantía tiene limitada su competencia al resguardo de
los derechos del o de los imputados y de los demás intervinientes del
proceso. La otra novedad del nuevo sistema es que el Ministerio Público no
está obligado a investigar todas las denuncias que reciba, pues está
facultado para priorizar y seleccionar casos, dar salidas alternativas, y
mecanismos simplificados.
b.2.- Etapa Intermedia o de Preparación del Juicio Oral; Es aquella que se
inicia cuando se concluye la investigación y el fiscal debe decidir si solicita
el sobreseimiento temporal o definitivo o bien acusa al imputado.
En los casos en que la Fiscalía decide acusar, debe hacerlo por
escrito, proponiendo las pruebas que pretenderá producir en el juicio oral.
Una vez deducida la acusación, el Juez de Garantías dispondrá la
audiencia de preparación del juicio oral, dando un plazo a la defensa para
que haga valer sus descargos, sea en forma escrita u oral en dicha
audiencia.
Esta audiencia es oral, y en ella intervienen el fiscal, el acusado y la
defensa, pudiendo intervenir (si los hay) el querellante y los actores civiles.
El objetivo, como su nombre lo dice, es preparar el juicio oral; delimitando
su contenido y las pruebas que van a producirse en él.
La audiencia de preparación del juicio oral termina con la dictación,
por parte del Juez de Garantías, del auto de apertura del juicio oral; esta
resolución determina el tribunal ante el cual se desarrollará el juicio oral, la
materia objeto del debate y las pruebas que se presentarán.
c.3.- El juicio oral; constituye, junto con el traslado de la facultad de
investigar al Ministerio Público, la mayor innovación del nuevo proceso,
además es la etapa central de este proceso penal. Está formado por una o
más audiencias continuas y públicas en los cuales se ventila la acusación y
la defensa del imputado, oralmente, y se producen las pruebas para
acreditar unas y otras, las cuales van a ser valoradas por el tribunal que las
ha percibido directa e inmediatamente de sus fuentes.
Los principios del juicio oral son:
i.- La Publicidad;
ii.- La Contradicción;
iii.- La Inmediación;
iv.- La Continuidad y Concentración.

2.- La Instrucción.
Como ya señalábamos es la etapa de investigación del nuevo
proceso penal, análoga a lo que es la etapa del sumario en el
procedimiento penal antiguo y que tiene el carácter estrictamente
preparatoria para el juicio oral.
2.1.- La persecución penal pública.
Los delitos de acción pública se investigan de conformidad con las
normas del Título I del Libro Segundo del Nuevo Código Procesal Penal
(artículos 166 al 258).
Cada vez que el Ministerio Público tome conocimiento de un hecho
que revista los caracteres de delito de acción pública deberá iniciar la
investigación, salvo en los casos previstos en la ley. Si se trata de delitos
de acción pública que requieren previamente de denuncia a instancia
particular, no podrá actuar, salvo para realizar aquellos actos urgentes y
necesarios para impedir o interrumpir la comisión del delito (art. 166).
Los delitos de acción pública instancia particular se encuentran en el
artículo 54 y son los siguientes:
i.- Lesiones del art. 399 y 494 N° 5 del Código Penal;
ii.- Violación de domicilio;
iii.- Violación de secretos del artículo 231 y 247 inciso 2° del CP;
iv.- Amenazas (art. 296 y 297 del CP)
v.- Los previstos en la Ley N° 19.039 sobre privilegios industriales y
protección de derecho de propiedad industrial;
vi.- Comunicación fraudulenta de secretos de la fábrica en que el imputado
hubiere estado o estuviere empleado; y
vi.- Los que otras leyes señalen en forma expresa.
En estos casos se entiende que si no está o no puede ejercer sus
derechos el ofendido, puede actuar cualquiera de los señalados en el
artículo 108. Además si éstos pudieran estar implicados en el hechos,
podrá actuar el Ministerio Público de oficio.
Casos en que no se investiga. Existen situaciones que constituyen la
excepción a la regla general señalada precedentemente, es decir, que
permiten no investigar un hecho denunciado, no obstante tener éste las
características de un delito de acción pública; ello puede ser por vía del
archivo provisional y del ejercicio del a facultad de no iniciar la
investigación:
i.- Archivo Provisional (art. 167); se puede cuando se cumplen los
siguientes requisitos;
- No ha intervenido el Juez de Garantía;
- No hay antecedentes suficientes que permitan desarrollar actividades
conducentes a esclarecer el hecho;
- Si el delito merece pena aflictiva, se requiere además la aprobación del
Fiscal Regional.
Sin perjuicio de ello, la víctima tiene derecho a solicitar al Ministerio
Público la reapertura de la investigación y a reclamar ante las autoridades
de éste la denegación de dicha solicitud.
ii.- Facultad de no iniciar investigación (art. 168); también se aplica en
cuanto no tuviere intervención el Juez de Garantía, en ese caso el
Ministerio Público puede abstenerse de investigar si; los hechos
denunciados no fueren constitutivos de delito o cuando de los
antecedentes que se tengan se pueda establecer que se encuentra
extinguida la responsabilidad penal del imputado. Debe ser por decisión
fundada y aprobada por el Juez de Garantía.
En estos dos casos la víctima puede provocar la intervención del
Juez de Garantía deduciendo la respectiva querella y si el juez las admite a
tramitación, el Ministerio Público debe seguir con la investigación (art. 169).
Otra situación que puede producirse y afectar el inicio de la
investigación, es que existan cuestiones prejudiciales civiles, esto es, que
para la investigación penal sea necesario previamente la resolución de una
cuestión civil. En este caso se debe suspender el procedimiento hasta que
se resuelva el tema civil por sentencia firme. Ello no impide, en todo caso
que se resuelvan los temas urgentes y necesarios, además si se trata de
un delito de acción pública, el Ministerio Público deberá promover la
iniciación de la causa civil e instar a su pronta conclusión (art. 171).
La investigación. Se inicia de oficio por el Ministerio Público, por
denuncia o por querella (art. 172).
La denuncia la puede realizar cualquier persona que tenga
conocimiento de la comisión de un ilícito penal ante el Ministerio Público.
También puede ser ante Carabineros, Policía de Investigaciones, cualquier
tribunal con competencia criminal y Gendarmería respecto de los delitos
cometidos dentro de los recintos carcelarios (art. 173).
La denuncia puede formularse por cualquier medio y en ella debe
señalarse la identificación del denunciante y su domicilio, un relato de los
hechos indicando, en lo posible, datos de quienes lo cometieron y de
quienes lo presenciaron. Si la denuncia es verbal se levantará un registro
que lo firmará el denunciante junto al funcionario que la recibe (art. 174). El
que denuncia no tiene más responsabilidades que las que tenga por el
hecho de denunciar, ni tampoco tiene derechos en la investigación, salvo el
caso de que sea la víctima (art. 178).
Están obligados a denunciar (art. 175):
a.- Los miembros de Carabineros, Investigaciones y Gendarmería.
También los de las Fuerzas Armadas por hechos que conozcan en el
ejercicio de sus funciones;
b.- Los fiscales y demás empleados públicos por los que conozcan en el
ejercicio de sus funciones y los que notaren en la conducta ministerial de
sus subalternos;
c.- Los jefes de puertos, aeropuertos, estaciones de trenes o buses u otros
medios de transporte de pasajeros o carga y los conductores de los
mismos por los que se cometieren en el transporte o en los recintos;
d.- Los Jefes de recintos hospitalarios, clínicas particulares y en general los
profesionales de medicina, odontología, química farmacia y relacionadas y
los auxiliares de ellas; y
e.- Los directores, inspectores y profesores de establecimientos
educacionales por los delitos ocurridos en ellos o que afecten a sus
alumnos.
Esta denuncia deben realizarla dentro del plazo de 24 horas dese
que tomaron conocimiento de ella o desde que arriben a puerto o
aeropuerto (art. 176). Se incurrirá en la sanción penal del art. 494 del
Código Punitivo (o de la ley especial si es el caso) si no se hace la
denuncia (art. 177).
Otro aspecto regulado por el NCPP es el de la autodenuncia (art.
179) por la cual el que es imputado por otro de haber cometido un delito,
puede concurrir al Ministerio Público para que se investigue dicha
imputación, y si se negare, se puede recurrir a los superiores.

iii.- Formalización de la Investigación (artículos 229, 230, 231, 232, 233,


234, 235 y 236);
Concepto: Es la comunicación que el fiscal efectúa al imputado, en
presencia del juez de garantía, de que desarrolla actualmente una
investigación en su contra respecto de uno o más delitos determinados (art.
229).
El momento para efectuarla es cuando el fiscal lo estime oportuno,
pero si el fiscal requiere la intervención del juez para practicar
determinadas diligencias, anticipar prueba o se resuelvan medidas
cautelares, está obligado a formalizar la investigación, si no se ha hecho y
salvo casos expresamente señalados por la ley (art. 230). Para realizarla
requiere que el Juez de Garantía cite a una audiencia a la que asistirá el
imputado con su defensor y los demás intervinientes (art. 231), salvo el
caso del art. 132 (cuando llega detenido). En esta petición debe indicar la
individualización del imputado, el delito que se le atribuye, su grado de
participación y la fecha y lugar de comisión del mismo.
En la audiencia interviene el fiscal que expone verbalmente los
cargos y las peticiones al tribunal, luego el imputado dirá lo que estime
pertinente y se da la palabra a los demás intervinientes para que hagan sus
peticiones (art. 232).
Efectos de la formalización de la investigación (art. 233):
i.- Suspende el curso de la prescripción de la acción penal (art. 96
Código Penal);
ii.- Comienza a correr el plazo para el cierre de la investigación
(artículos 234 y 247);
iii.- El Ministerio Público pierde la facultad de archivar
provisionalmente el procedimiento.
Si el juez, el oficio o a petición de los interesados lo piden, podrá, si lo
estima pertinente para cautelar las garantías de los intervinientes, fijas un
plazo para el cierre de la investigación (art. 234), al cabo del cual deberá
cerrar la investigación (art. 247).
La autorización para efectuar diligencias sin conocimiento del
afectado la puede pedir el fiscal aún antes de la formalización de la
investigación, y se concederán cuando sena necesarias atendida la
naturaleza de la diligencia o la gravedad de los hechos (art.236).
En la misma audiencia de formalización de la investigación el fiscal
puede solicitar ir a juicio oral de inmediato, pudiendo acusar verbalmente y
ofrecer prueba, luego es el turno de los querellantes y después del
imputado. Al término de la audiencia el juez dictará el auto de apertura del
juicio oral, pero podrá suspender la audiencia y otorgar al imputado un
plazo de no menos de 15 ni más de 30 días para ofrecer sus pruebas.
Respecto de estas resoluciones que el juez dicte en estos casos, no
procede recurso alguno (art. 235).
iv.- Las salidas alternativas.
a.- El principio de oportunidad (art. 170);
Es la facultad que tiene el Ministerio Público para no iniciar la
persecución penal o abandonar la iniciada en ciertos casos:
i.- Que no se trate de un hecho que comprometiere gravemente el interés
público, a menos que la pena no supere la de presidio o reclusión menores
en su grado mínimo;
ii.- Que no se trate de un delito cometido por funcionario público en el
ejercicio de sus funciones.
En estos casos el fiscal emite una decisión motivada que se envía al
Juez de Garantía que la notificará a los intervinientes, si los hubiere. Tiene
un plazo de 10 días para dejarla sin ef4ecto, de oficio o a petición de los
intervinientes. Hay 10 días de plazo para reclamar al Ministerio Público de
la decisión del fiscal y no afecta en lo absoluto la acción civil.
b.- Suspensión condicional del procedimiento (art. 237 al 240);
El fiscal, con el acuerdo del imputado podrá pedir al Juez de Garantía
la suspensión condicional del procedimiento en los siguientes casos:
i.- Si la pena que pudiere imponerse al imputado no supera los 3 años de
privación de libertad;
ii.- Si el imputado no hubiere sido condenado anteriormente por crimen o
simple delito;
Todo esto se desarrolla en una audiencia con la asistencia del
imputado y del querellante que puede ser oído por el tribunal. El juez fijará
las condiciones a las que deberá quedar sujeto el imputado, las que
durarán no menos de un año ni más de 3 y quedará suspendido el plazo
para el cierre de la investigación -art. 247-. Esta resolución que se
pronuncia sobre la suspensión condicional del procedimiento es apelable
por cualquier interviniente y no afecta las acciones civiles (art. 237).
El juez podrá imponer uno o más de estas condiciones (art. 238):
i.- Residir o no residir en un lugar determinado;
ii.- Abstenerse de frecuentar determinados lugares o personas;
iii.- Someterse a un tratamiento médico, psicológico o de otra naturaleza;
iv.- Tener o ejercer un trabajo, oficio, profesión o empleo o asistir a un
programa educacional o de capacitación;
v.- Pagar una determina suma de dinero a favor de la víctima o garantizar
su pago, pudiendo autorizarse el pago en cuotas, en plazo no superior al
plazo de la suspensión condicional del procedimiento;
vi.- Acudir periódicamente al Ministerio Público, o, según sea el caso,
acreditar que se están cumpliendo las medidas impuestas;
vii.- Fijar domicilio y avisar cualquier cambio al Ministerio Público.
El Juez de Garantía puede modificar en cualquier momento estas
medidas oyendo a los intervinientes,
Si no se cumplen las medidas, y no hay justificación suficiente, o bien
se le formaliza investigación por hechos distintos, el Juez puede revocar la
suspensión condicional (art. 239).
Efectos de la suspensión (art. 240)
i.- No extingue la acción civil ni de la víctima ni de terceros;
ii.- Transcurrido el plazo establecido por el tribunal sin que se hubiere
revocado la suspensión, se extinguirá la acción penal, debiendo el tribunal,
de oficio o a petición de parte, dictar el sobreseimiento definitivo.
c.- Acuerdos Reparatorios (art. 241 al 244); Son aquellos acuerdos
logrados libremente por la víctima y el imputado, aprobados por el Juez de
Garantía, que permiten el sobreseimiento definitivo de una causa, sea total
o parcial. Estos acuerdos proceden sólo cuando e refieren a hechos
investigados que afectaren bienes jurídicos disponibles de carácter
patrimonial, lesiones menos graves, o delitos culposos (art. 241).
Los efectos civiles son el sobreseimiento definitivo, extinguiendo la
responsabilidad penal del imputado, que será total, si es uno solo o se llega
a acuerdo con todos (art. 242) o parcial, cuando habiendo pluralidad de
sujetos, no todos llegan a acuerdo. Si no llegan todos a acuerdo, prosigue
la causa con los que no llegaron al acuerdo (art. 244). En cuanto a los
efectos civiles, una vez ejecutoriada la resolución que aprueba el acuerdo,
se puede pedir ante el Juez de Garantía su cumplimiento (art. 243).
d.- Disposiciones comunes a la suspensión condicional del procedimiento
y al acuerdo reparatorio (art. 245 y 246);
i.- Se pueden decretar en cualquier momento desde la formalización de la
investigación y hasta la audiencia de preparación de juicio oral (art. 245);
ii.- El Ministerio Público llevará un registro de estos, que tiene el carácter
de reservado, sin perjuicio de la víctima de conocer la información relativa
al imputado (art. 246).
v.- Conclusión de la Instrucción.
Transcurrido el plazo de dos años desde que se formalizó la
investigación, el fiscal debe cerrarla, si no lo hace se puede pedir al Juez
de Garantía que lo aperciba para que lo haga; y una vez cerrada, la
Fiscalía dispone de 10 días para acusar. Si transcurre el plazo de 10 días y
el fiscal no acusa, el Juez de Garantía citará a una audiencia (la misma a
la que se cita cuando se comunica la decisión de no perseverar en la
investigación) a todos los intervinientes para determinar el sobreseimiento
de la causa (artículos 247 y 249).
El Fiscal, al cerrar la investigación podrá realizar las siguientes
actuaciones (art. 248):
i.- Solicitar el sobreseimiento temporal o definitivo de la causa;
ii.- Acusar;
iii.- Comunicar la decisión del Ministerio Público de no perseverar en la
investigación por no tener antecedentes suficientes para acusar;
El sobreseimiento definitivo tiene el efecto de poner término al
procedimiento con autoridad de cosa juzgada (art. 251) y procede en los
siguientes casos (art. 250):
i.- Cuando el hecho investigado no fuere constitutivo de delito;
ii.- Cuando apareciere establecida claramente la inocencia del imputado;
iii.- Cuando el imputado estuviere exento de responsabilidad penal en
virtud del artículo 10 del código punitivo u otra norma legal;
iv.- Cuando se extingue la responsabilidad penal de imputado por algún
motivo legal;
v.- Cuando sobreviene un hecho que, con arreglo a la ley, pone fin a la
responsabilidad penal;
vi.- Cuando el hecho de que se trate hubiere sido materia de un
procedimiento en el que se hubiere dictado sentencia firme respecto del
imputado.
El juez no podrá dictar sobreseimiento definitivo respecto de aquellos
delitos que, conforme a los tratados internacionales ratificados por Chile, y
que se encuentren vigentes, sean imprescriptibles o no puedan ser
amnistiados, salvo los casos de los números 1 (muerte del reo) y 2
(cumplimiento de la condena) del artículo 93 del Código Penal.
El sobreseimiento temporal procede en los siguientes casos (art.
252):
i.- Cuando se requiere la resolución de una cuestión civil previa para
resolver el tema penal;
ii.- Cuando el imputado fuere declarado rebelde por no comparecer al
procedimiento; y
iii.- Cuando después de cometido el delito, el imputado cayere en
enajenación mental, conforme a las normas del título VII del Libro Cuarto
del NCPP.
El sobreseimiento solo es impugnable vía recurso de apelación.
La rebeldía (artículos 99 al 101) procede cuando, decretada
judicialmente la detención o prisión preventiva, el imputado no es habido; y
cuando, habiéndose formalizado la investigación en contra e un imputado
que reencuentra en el extranjero, no se obtiene la extradición (art. 99).
Corresponde pronunciar la rebeldía al tribunal ante el cual debe
comparecer el imputado (art.100); y los efectos son los siguientes (art.101):
i.- Las resoluciones se entienden notificadas personalmente en la misma
fecha en que se pronuncien;
ii.- La investigación continúa hasta la audiencia de preparación del juicio
oral en la que se podrá sobreseer la causa;
iii.- Si la rebeldía se decreta en el juicio oral, se sobreseerá temporalmente
hasta que comparezca o fuere habido el imputado rebelde;
iv.- El sobreseimiento afecta solo al rebelde, y no suspende el
procedimiento respecto de los otros imputados;
v.- El imputado habido pagará las costas, salvo que justificare debidamente
su ausencia.
Reapertura de la investigación; hasta la audiencia del artículo 249
(que resuelve el sobreseimiento o la decisión de no perseverar) y durante
ella se pueden pedir o reiterar diligencias, lo resolverá el Juez de Garantía
art. 257).
Forzamiento de la Acusación; si el querellante no está de acuerdo
con el sobreseimiento pedido por el fiscal, el Juez de Garantía dispondrá
que se envíen los antecedentes al Fiscal Regional para que en el plazo de
3 días se pronuncie; si estima que se debe acusar, ordenará al fiscal a
cargo que lo haga o designará otro distinto; si decide no acusar, el Juez de
Garantía podrá ordenar que el Querellante plantee su acusación y actuará
en los mismos términos que lo haría la Fiscalía (art. 258).

3.- La Acusación.
La acusación deberá contener en forma clara y precisa (art. 259):
i.- La individualización de él o los acusados y su defensor;
ii.- Relación circunstanciada de él o los hechos atribuidos y de su
calificación jurídica;
iii.- Relación circunstanciada de las modificatorias de responsabilidad penal
que concurrieren, aún subsidiariamente de la petición principal;
iv.- Participación que se le atribuye al acusado;
v.- Expresión de los preceptos legales aplicables;
vi.- Señalamiento de los medios de prueba que el Ministerio Público hará
valer en juicio;
vii.- Pena solicitada; y
viii.- Cuando corresponda, la solicitud de que se proceda en procedimiento
abreviado.
a.- Audiencia de Preparación del Juicio Oral (artículos 260 al 280).
Una vez presentada la acusación, el Juez de Garantía, dentro del
plazo de 24 horas citará a la audiencia de preparación del juicio oral, la que
tendrá lugar no antes de 25 ni después de 35 días, entregándole al
acusado una copia de la acusación (art. 260).
Hasta 15 días antes de la audiencia de preparación del juicio oral el
querellante puede (art. 261):
i.- Adherirse a la acusación o plantear acusación particular;
ii.- Señalar vicios formales del escrito de acusación, requiriendo su
corrección;
iii.- Ofrecer prueba; y
iv.- Deducir demanda civil, cuando proceda.
Estas actuaciones del querellante deberán ser notificadas al acusado
antes de 10 fijados para la audiencia de preparación del juicio oral (art.
262).
El acusado, a su vez, por escrito en la víspera de la audiencia o
verbalmente en la misma, puede (art. 263):
i.- Señalar vicios formales del escrito de acusación, requiriendo su
corrección;
ii.- Deducir excepciones de previo y especial pronunciamiento (- Art. 264 -:
Incompetencia del Tribunal; Litis Pendencia; Cosa Juzgada, Falta de
autorización para proceder criminalmente cuando la Ley o la Constitución
lo exijan; y extinción de la responsabilidad penal. En todo caso, si la Cosa
Juzgada y la Extinción de la Responsabilidad Penal no se alegan aquí,
pueden ser planteadas en el juicio oral – art. 265- ); y
iii.- Exponer sus argumentos de defensa y señalar sus medios probatorios.
b.- Desarrollo de la audiencia de preparación del juicio oral:
i.- Es Oral y la dirige el Juez de Garantía (Oralidad e inmediación, art. 266);
ii.- Al Inicio el Juez hace una exposición resumida de las presentaciones de
los intervinientes (art. 267);
iii.- Si el imputado no ha ejercido sus facultades (art. 263), puede hacerlo
en ese momento oralmente (art. 268);
iv.- Es requisito de validez de la audiencia la presencia del Defensor y del
Fiscal, y su ausencia debe ser subsanada de inmediato, sin perjuicio de las
sanciones que puedan proceder de conformidad al artículo 287 (art. 269);
v.- Es la oportunidad para corregir los vicios formales del procedimiento; y
si no pueden ser subsanados en el momento, se suspenderá la audiencia
hasta por 5 días. Si transcurrido este plazo no se han subsanado, el Juez
de Garantía sobreseerá definitivamente la causa, salvo que hubiere
querellante particular, el que podrá continuar con la causa (en todo caso el
no subsanar estos vicios constituye una grave infracción de los deberes del
fiscal) (art. 270);
vi.- Se resuelven las excepciones de previo y especial pronunciamiento; se
abre debate, se aportan antecedentes y se resuelve. Esta resolución es
apelable, pero si retrata de la Cosa Juzgada o la Extinción de la
Responsabilidad Penal, podrá dejarla para el Juicio Oral, siendo esta
resolución inapelable (art. 271);
vii.- Se debate acerca de las pruebas ofrecidas (art. 272);
viii.- Se llama conciliación respecto de las acciones civiles (art. 273);
ix.- Se pueden unir o separar acusaciones, pudiendo decretarse autos de
apertura separados, si se estima más conveniente (art. 274);
x.- Los intervinientes pueden acordar no probar ciertos hechos y darlos por
acreditados (art. 275);
xi.- El Juez de Garantía examinará las pruebas y su procedencia en el
juicio oral, pudiendo excluir las que estime impertinentes (art. 276);
xii.- Auto de Apertura del Juicio Oral (art.277): La Audiencia de preparación
del Juicio Oral concluye con esta resolución, la que debe indicar:
- El tribunal competente para conocer el juicio oral;
- La o las acusaciones que serán objeto del juicio y las correcciones
formales que se hubieren realizado en ellas;
- La demanda civil;
- Los hechos que se dieron por acreditados de conformidad al art. 275;
- Las pruebas que se rendirán en el juicio oral;
- Individualización de quienes deben ser citados al juicio oral.
Este es el momento para solicitar prueba testimonial anticipada,
conforma al art. 191 (art. 280).
Frente a esta resolución, solo procede el recurso de Apelación, en
ambos efectos, por parte de Ministerio Público, cuando se excluyen
pruebas (inciso 2° del art. 277).
Si al término de la audiencia el Juez de Garantía comprobare que el
imputado no ofreció oportunamente pruebas por causas que no le son
imputables, podrá suspender la audiencia hasta por 10 días (art. 278).

4.- El Juicio Oral (artículos 281 al 351).


4.1.- Desarrollo del Juicio Oral.
La fecha, el tribunal y las citaciones quedan determinadas en la
audiencia de preparación del juicio oral (art. 281).
Le va a corresponder al Juez Presidente dirigir el debate, ordenar la
rendición de pruebas, velar por el cumplimiento de las formalidades,
moderar la discusión, limitar el tiempo para el uso de la palabra, ejercer las
facultades disciplinarias y todas las otras facultades que le señala la ley
(art. 292).
En cuanto a los asistentes deben hacerlo con respeto y silencio, y no
pueden asistir a las audiencias con armas ni adoptar comportamientos
intimidatorios (art. 293). Quienes infrinjan estas disposiciones o las de
publicidad del artículo 289, podrán ser sujetos de las sanciones del artículo
530 (Amonestación verbal inmediata, multa hasta 4 UTM, o Arresto hasta
4 días) ó 532 (Amonestación privada, censura por escrito, multa de 1 a 15
días de sueldo o una cantidad que no exceda las 8 y media UTM, o
suspensión de funciones hasta por un mes con medio goce de sueldo) del
COT, según corresponda (art. 294).
Principios del juicio oral.
a.- Continuidad del juicio oral (art. 282, 283 y 290); La audiencia del juicio
oral es continua, pudiendo prolongarse por más de una sesión hasta su
conclusión. Se puede suspender hasta en 2 ocasiones por razones
estrictamente necesarias y por el tiempo mínimo requerido, siendo las
causales para ello las del artículo 252 (las causales de sobreseimiento:
i.- Cuando se requiere la resolución de una cuestión civil previa para
resolver el tema penal;
ii.- Cuando el imputado fuere declarado rebelde por no comparecer al
procedimiento; y
iii.- Cuando después de cometido el delito, el imputado cayere en
enajenación mental, conforme a las normas del título VII del Libro Cuarto
del NCPP).
Los incidentes que se promuevan en la audiencia se rerseulven de
inmediato (art. 290).
b.- Inmediatez (art. 284, 285, 286, 287 y 288); El juicio oral se desarrolla
en presencia ininterrumpida de los jueces y del Ministerio Público (art. 284),
sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 258 (forzamiento de la acusación
cuando el Ministerio no quiere acusar y si lo hace el querellante) y lo
señalado en el artículo 76 (las solicitudes de inhabilitaciones de un juez
hacen dentro de tercero día de notificada la fecha y el tribunal del juicio
oral, si no se advirtiere a tiempo, podrán alegarse como incidente antes del
juicio oral, pero una vez iniciado no pueden alegar. En todo caso si durante
el juicio oral un juez advierte una causal, podrá inhabilitarse y, se
reemplaza de inmediato por otro, si lo hay o bien se continúa con los 2
restantes, pero su decisión debe ser unánime, sino se anula el juicio).
Además debe estar presente el acusado durante todo el juicio,
excepcionalmente el tribunal puede autorizar que abandone la sala si lo
pide o bien decretar su salida si ha perturbado el orden de la misma (art.
285). Lo mismo ocurre con el Defensor, debe estar todo el juicio en la Sala
(art. 286), pues su presencia es requisito de validez (art. 103), y si no
compareciere se le asignará a otro de acuerdo al artículo 106.
La ausencia injustificada del fiscal o el defensor dará lugar a las
sanciones del artículo 287 suspensión del ejercicio de la profesión hasta
por 2 meses.
Respecto de la ausencia o abandono del querellante o su apoderado,
no afecta el fondo del juicio y solo dará lugar a la declaración de abandono
del artículo 120 letra c) (art. 288).
c.- Publicidad (art. 289); Las audiencias de juicio oral son públicas,
excepcionalmente, por resolución fundada y a petición de parte, podrán
disponerse una o más medidas destinadas a proteger la intimidad, honor y
seguridad de cualquier persona que tome parte en el juicio o evitar que se
divulgue un secreto protegido por la ley;
- Impedir el acceso o pedir la salida de determinadas personas;
- Impedir el acceso del público pedir su salida para la práctica de
determinadas prueba;
- Prohibir al fiscal y demás intervinientes que entreguen información a los
medios durante el juicio.
Los medios de comunicación social pueden transmitir, fotografiar o
filmar solo una parte de la audiencia, salvo que las parte se opusieren, si
se opone una sola parte, resuelve el tribunal.
d.- Oralidad (art. 291); La audiencia del juicio oral se realiza en forma
verbal; tanto en las intervenciones y alegaciones como en las pruebas. Las
resoluciones serán dictadas verbalmente por tribunal y se entenderán
notificadas desde que se pronunciaren. Excepción; los que no pudieren
hablar y los que hablan otro idioma, intervendrán por escrito o a través de
intérprete.
4.2.- El Sistema Probatorio del Nuevo Proceso.
Todos los hechos y circunstancias pertinentes pueden ser probados
por cualquier medio incorporado de conformidad a la ley, es lo que se
denomina libertad de prueba (art. 295). La prueba a ser incorporada en la
sentencia se produce toda en la audiencia del juicio oral, salvo los casos
excepcionales que permite la ley (art. 296). La valoración de la prueba es
libre pero no pueden contradecir los principios de la lógica, máximas de
experiencia y los conocimientos científicos afianzados. El tribunal deberá
hacerse cargo de cada prueba, incluso de la desestimada y en la sentencia
deberá señalar con medio se acredita cada hecho dado por establecido
(art. 297).
i.- Testimonial (artículos 298, 299, 300, 301, 302, 303, 304, 305, 306, 307,
308, 309, 310, 311, 312 y 313); Salvo los exceptuados legalmente, deben
comparecer y declarar (art. 298), sino compareciere y no hay causa justa
para ello, se les puede sancionar de conformidad al artículo 33 (arresto
hasta por 24 horas y multa hasta 15 UTM) y si no declara, se le puede
sancionar de conformidad al art. 240 del CPC (reclusión menor en su grado
medio a máximo) (art. 299); no están obligados a comparecer las
autoridades políticas, militares, diplomáticas y los enfermos, salvo que
renuncien a este derecho o la Sala, por motivos fundados, requiriera su
presencia (art. 300). Ellos declaran en su domicilio, con excepción de los
diplomáticos que declaran por informe (art. 301).
No declaran por motivos personales el cónyuge, los ascendientes y
descendientes y los colaterales hasta el segundo grado por
consanguinidad o afinidad, los pupilos, guardadores, adoptante o adoptado
del imputado, a éstos se les informa de su derecho a no declarar y si
aceptan declarar, de igual forma podrán retractarse (art. 302). Tampoco
declaran los que tienen obligación de secreto, como abogados, sacerdotes,
periodistas, médicos (art. 303). En todo caso en ambas situaciones deben
comparecer a la audiencia (art. 304).
Los testigos declaran bajo juramento o promesa, salvo los menores
de 18 años y aquellos respecto de los cuales se sospeche pueda tener
alguna implicancia en el hecho investigado, dejando constancia de esta
situación (art. 306). Además el testigo tiene derecho a negarse a responder
preguntas que pudieran incriminarlo (art. 305).
La declaración del testigo comienza con su individualización
completa, pudiendo autorizarse para que no indique su domicilio por
razones de seguridad (art. 307), además tiene derecho a medidas de
protección (art. 308), así como también a que se le paguen los gastos de
traslados e indemnicen los perjuicios que cause su comparecencia al juicio
(art. 312).
En materia penal no hay testigos inhábiles, sin perjuicio de que se le
dirijan al testigo preguntas destinadas a demostrar su credibilidad o la falta
de la misma o vínculos que afectaren su imparcialidad (art. 309). Los
menores de edad son interrogados pro el Presidente de la Sala (art. 310) y
si se trata de sordomudo se harán las preguntas por escrito o por señas
(art. 311).
ii.- Pericial (artículos 314, 315, 316, 317, 318, 319, 320, 321, 322); El
Ministerio público y los demás intervinientes pueden solicitar informes de
peritos de su confianza y pedir que concurran a la audiencia a declarar (art.
314). Dicho informe debe contener (art. 315):
- Descripción de la persona o cosa que fue objeto de él y el estado en
que se hallare;
- Relación circunstanciada de las operaciones realizadas en estos y los
resultados obtenidos;
- Las conclusiones a que llegan.
No pueden ser peritos aquellos a quienes la ley señala que no
pueden declarar en un juicio como testigos (art. 317); sin embargo, la regla
general es que ellos no pueden ser inhabilitados (art. 318).
Los peritos declaran de conformidad al artículo 329; es decir, el juez
les presta juramento o promesa y luego exponen brevemente su pericia y
las conclusiones, luego son interrogados (art. 319).

Los gastos de la pericia son de la parte que los presenta, y solo


excepcionalmente, cuando el tribunal estima que la parte carece de medios
para solventarlo o bien se trata del imputado que, si no los practica
quedará en notoria desventaja, serán e cargo del fisco, fijándolos el
tribunal.
iii.- Otros medios de prueba (artículos 323, 324 y 331); se admiten todo
tipo de medios que sean aptas para producir fe sobre algo.
También se podrán leer registros anteriores cuando el testigo, perito
o imputado está fallecido, ausente, incapacitado física o mentalmente, se
ignores su paradero y siempre que hayan sido recepcionadas por un Juez
de Garantía en audiencia formal, cuando así acordaran las partes, cuando
la no comparencia se imputable al acusado y cuando se trate de
declaraciones de coimputados rebeldes (art. 331).
En cuanto a las acciones civiles; en cuanto a la forma, procedencia
oportunidad y valoración, se hará de acuerdo al NCPP; en cuanto a quien
debe probar, según el CPC (art. 324).
4.3.- Desarrollo de la Audiencia del Juicio Oral (artículos 325, 326,
327, 328, 329, 330, 332, 333, 334, 335, 336, 337 y 338).
El día y a la hora fijadas se constituye el tribunal con la presencia del
fiscal, imputado, defensor y los demás intervinientes, del mismo modo se
verifica la asistencia de los testigos, peritos, intérpretes y demás que vayan
a participar de la audiencia. El Presidente de la Sala indicará la o las
acusaciones objeto del juicio y dará la palabra al Fiscal, querellante y
demandante civil si los hubiere (art. 325).
Después se ofrecerá la palabra al acusado, debiendo actuar de
conformidad al artículo 8 (defensa por letrado, pero también puede
intervenir él); la defensa la realiza el Defensor y si el acusado desea
intervenir, puede referirse primero a la o las acusaciones para luego ser
interrogado por el Fiscal, querellante Defensor y responder las preguntas
de él o los jueces destinadas a aclarar sus dichos (art. 326). En todo
momento podrá comunicarse con su Defensor el acusado (sin perturbar la
audiencia), salvo cuando presta declaración (art. 327).
El orden de presentación de las pruebas las determina cada parte;
correspondiendo presentar primero las de la Acusación y Demanda Civil y
luego las de la Defensa (art. 328).
Las preguntas que se formulen por las partes que presentan un
testigo o perito no pueden ser formuladas de forma que sugieran la
respuesta, ni se admiten preguntas engañosas, ni las destinadas a
coaccionar al testigo ni las poco claras (esto mismo se aplica cuando
declara el imputado); además podrán ser contrainterrogados respecto de
sus propios dichos y otros antecedentes (art. 330). En todo caso después
de declarar se les pueden leer sus declaraciones anteriores para demostrar
o aclarar contradicciones (art. 332). Salvo éste, y las del caso del artículo
331, no se pueden leer registros (art. 334), como tampoco invocar
antecedentes relativos a proposición, discusión aceptación, o rechazo de
una suspensión condicional del procedimiento, acuerdo reparatorio o
procedimiento abreviado (art. 335).
En cuanto a los otros medios de prueba; los documentos serán leídos
y exhibidos; los objetos exhibidos y examinados; y los medios
audiovisuales serán reproducidos. Además se podrán exhibir ante los
testigos, peritos y acusados durante sus declaraciones (art. 333).
También se podría presentar prueba no solicitada oportunamente
cuando se acreditare que no se sabía ce su existencia con anterioridad
(decide el tribunal). Si durante esta rendición se presentaren incidentes, se
podrá rendir prueba sobre ella (art. 336).
También se podrá constituir el tribunal en lugar distinto para recibir
una prueba, si ello es relevante, y guardando todas las formalidades (art.
337).
Concluida la presentación de las pruebas, el Juez Presidente de la
Sala otorgará la palabra al Fiscal, Acusador particular y a la Defensa para
su Alegato Final (o de Clausura); el tiempo lo asigna el tribunal y depende
de lo que haya durado el juicio; después se dará derecho a réplica, solo
respecto de estos alegatos y para finalizar, se le da la palabra al acusado,
si desea decir algo. Concluido los alegatos, se cierra el debate (art. 338).
4.4.- La Sentencia (artículos 339 al 351).
Después de cerrado el debate el tribunal se retira a deliberar (art.
339). Los jueces deben dictar condena sólo cuando hayan alcanzado
convicción fundada en las pruebas producidas, no pudiendo condenar con
el solo mérito de la confesión (art. 340). Si la sentencia es condenatoria, no
puede extenderse a acusaciones no contenidas en ella, aunque se puede
dar una calificación jurídica distinta a los mismos hechos o apreciar
modificatorias no contenidas en la acusación, siempre que hubieran
advertido, en el debate, sobre este punto. Y si desean los jueces dar una
calificación jurídica distinta y no advirtieron sobre ello en el debate; deben
reabrirlo para que se pronuncien las partes sobre ello (art. 341).
Contenido de la Sentencia (art. 342):
- Fecha y tribunal que la dicta; individualización del acusado y de los
acusadores;
- Enunciación breve de los hechos y circunstancias objeto de la
acusación; los daños cuya reparación se solicita, la pretensión
reparatoria y la defensa;
- Exposición clara, completa y lógica de cada uno de los hechos que
se dieren por probados, y la valoración de los medios de prueba que
sirven de fundamento para esas conclusiones;
- Razones legales o doctrinales que sirven para calificar jurídicamente
cada uno de los hechos y sus circunstancias y para fundar el fallo;
- Resolución condenatoria o absolutoria para cada acusado y por cada
uno de los delitos objeto de la acusación; pronunciamiento sobre la
parte civil y los montos de las indemnizaciones;
- Pronunciamiento sobre las costas; y
- Firma de los jueces.
Terminada la deliberación, deberá comunicarse a la audiencia la
resolución condenatoria o absolutoria, indicando los principales
fundamentos de la decisión. Extraordinariamente, cuando el juicio dure
más de 2 días, se podrá prolongar la deliberación hasta por 24 horas,
dándose a conocer la oportunidad en que se dará a conocer dicha
resolución a la audiencia. La omisión del pronunciamiento de la decisión es
causal de nulidad del juicio (art. 343).
El plazo para redactar el fallo es de 5 días máximo, sino lo hacen, se
sanciona a los jueces y se da un nuevo plazo de 2 días, si no lo hacen, se
acarrea la nulidad del juicio (excepción; que sea absolutoria, y si son varios
los acusados, se repite el juicio solo respecto de los condenados) y nueva
sanción a los jueces (art. 344).
Una vez redactada la sentencia, se fijará una audiencia de lectura del
fallo, oportunidad en al que se entenderá notificada a las parte, aún cuando
no asistan.

5.- Procedimientos Especiales.


5.1.- Procedimiento Simplificado (artículos 388 al 399).
Este procedimiento se aplica a las faltas y a los simples delitos en
que el Ministerio Público pidiere una pena no superior a presidio o reclusión
menores en su grado mínimo, salvo que corresponda a un procedimiento
abreviado (art. 388). Se le aplican supletoriamente las normas del juicio
ordinario (art. 389).
Cuando el fiscal recibe la denuncia por estos delitos debe pedir al
Juez de Garantía que se cite de inmediato a juicio, salvo; que tuviere
antecedentes insuficientes, o esté extinguida la responsabilidad penal del
imputado o aplique el principio de oportunidad (art. 390). En este
procedimiento no procede las demandas civiles, salvo las que procuran la
restitución de la cosa o su valor (inciso 2° art. 393). Este requerimiento del
Fiscal debe contener las siguientes indicaciones (art. 391):
- Individualización del imputado;
- Relación sucinta del hecho que se le imputa, lugar y fecha en que
ocurrió y demás circunstancias relevantes;
- Cita de la disposición legal infringida;
- Exposición de los antecedentes en que se funda la imputación;
- Individualización y firma del requirente.
Recibido el requerimiento el tribunal citará al imputado a la audiencia
no antes de 20 ni después de 40 días contados desde la fecha de la
resolución. En esta audiencia concurrirán las partes con sus medios de
prueba y si alguna requiriere la citación de testigos o peritos, deberá
solicitarlo con a lo menos 5 días antes de la audiencia (art. 393).
Al inicio de la audiencia el juez hará una breve relación del
requerimiento y de la querella, si hay. Si está presente la víctima, el juez la
instruirá junto al imputado a poner término al juicio conforme a un acuerdo
reparatorio, si fuere procedente (art. 394).
Después el juez preguntará al imputado si reconoce la imputación o
no; si la reconoce y no se necesitan más diligencias, se dicta sentencia de
inmediato si la pena es de multa, también se dicta sentencia de inmediato
si la pena puede ser de prisión, pero requiere haber advertido previamente
al imputado de esta posibilidad (art. 395). Si no reconoce, se dará lugar al
juicio de inmediato; se lee el requerimiento y la querella (si hay), luego se
oirá a los comparecientes y se recibirán las pruebas, luego se le pregunta
al imputado si desea agregar algo más y después se dicta sentencia,
fijando una nueva audiencia para dar a conocer el texto del fallo la
audiencia no se suspende, ni aún por la ausencia de alguna de las partes.
Excepción si falta algún testigo o perito, citado de conformidad al artículo
393 y que el Juez considere relevante para la resolución, podrá
suspenderse la audiencia por un plazo no superior a 5 días, después de
ese plazo, continua la audiencia (art. 396).
En estos casos procede la suspensión de la imposición de la
condena (art. 398); cuando los antecedentes llevaren al juez a la
conclusión de que no es aconsejable la imposición de la pena, se podrá
suspender la pena y sus efectos por un plazo no superior a 6 meses. Si en
dicho plazo no fuere objeto de otro requerimiento ni se le formalizare otra
investigación, se sobreseerá definitivamente la causa. En todo caso no
afecta la responsabilidad civil derivada del delito. Procede el Recurso de
Nulidad (art.399).
Procedimiento Monitorio (art. 392); es otro procedimiento distinto y
que se ocupa solo respecto de las faltas que tienen pena de multa; dentro
de los 5 días siguientes ala denuncia, el Fiscal debe presentar el
requerimiento al Juez de Garantía con la proposición del monto de la multa
que debiera pagar. Si el Juez considera apropiado el requerimiento y la
multa propuesta, dictará de inmediato la resolución que así lo declare, y
que indicará además:
- Instrucción acerca del derecho del imputado a reclamar, dentro de los
15 días siguientes a su notificación, así como de los efectos del
reclamo;
- Instrucción acerca de la posibilidad del imputado de aceptar el
requerimiento y sus efectos;
- Señalamiento del monto de la multa y la forma en que se enterará en
arcas fiscales, con la indicación de que si pagaré dentro de los 15
días siguientes a su notificación en un 25%.
Si el imputado paga la multa o deja pasar los 15 días sin reclamar, se
entenderá que acepta su imposición y dicha resolución se entenderá
sentencia ejecutoriada;
Si el imputado de cualquier forma manifiesta su disconformidad o el
Juez considera insuficiente el requerimiento o la multa propuesta, continua
el proceso como simplificado.
5.2.- Procedimiento por delitos de acción privada (artículos 400
al 405).
Comienza con la interposición de la querella, por persona habilitada
para ello, ante el Juez de Garantía competente, se acompaña con copia al
querellado y se piden diligencias tendientes a precisar los hechos que
configuren el delito, y el tribunal citará a las partes a una audiencia (art.
400). En esta audiencia comparecerán personalmente o representados,
pero deberán comparecer personalmente cuando el tribunal lo ordenare
(art. 403). Al inicio de la audiencia el Juez instará a una conciliación,
pudiendo, en el caso de los delitos de injuria o calumnia, darse las
explicaciones en esa oportunidad (art. 404).
Si se desiste el querellante, se sobreseerá definitivamente la causa y
será condenado al pago de las costas, salvo que el desistimiento sea por
acuerdo con la querellada, pero si se ha iniciado el juicio, no procederá el
desistimiento si el querellado se opone (art. 401). Si el querellante no asiste
a la audiencia o es inactivo en el proceso por más de 30 días, se producirá
el abandono de la acción privada y el tribunal, de oficio o a petición de
parte decretará el sobreseimiento definitivo. Lo mismo si el querellante cae
en incapacidad, o muere y sus herederos o representante legal no hacen
nada dentro de 90 días (art. 402).
En todo lo demás se aplicarán supletoriamente las normas del
procedimiento simplificado, salvo la suspensión de la imposición de la pena
(art. 405).
5.3.- Procedimiento Abreviado (artículos 406 al 415).
Tiene lugar cuando, en la audiencia de preparación del juicio oral, el
fiscal requiere una pena privativa de libertad no superior a 5 años de
presidio o reclusión menores en su grado máximo o bien cualquiera ora de
distinta naturaleza, con excepción de la de muerte. Es necesario que el
imputado, en conocimiento de los hechos y los antecedentes, acepte este
procedimiento. Si hay varios delitos o varios acusados, no es impedimento
para que se aplique este procedimiento en los casos que proceda (art.
406). La oportunidad para plantearlo es en el cierre de la investigación, por
escrito, o en la audiencia de preparación del juicio oral, verbalmente,
pudiendo en este caso modificar la pena solicitada para que resulte
procedente (art. 407). El querellante sólo se podrá oponer a esta petición si
en su acusación particular hubiere hecho una calificación jurídica distinta
de los hechos y como consecuencia de ello, pena solicitada sea superior a
los 5 años (art. 408). Antes de dar su aprobación para este procedimiento,
el Juez de Garantía consultará al acusado si esta de acuerdo, si conoce los
efectos, si sabe de su derecho al juicio oral y si ha sido objeto de presiones
o coacciones indebidas (art. 409). Si los antecedentes lo ameritan y el
imputado está de acuerdo, el Juez de Garantía dará lugar al procedimiento
abreviado, si no lo estimaré así, no dará lugar a éste y todos los
antecedentes y discusión sobre este procedimiento abreviado se
eliminarán del registro (art. 410).
Acordado el procedimiento abreviado, el juez dará la palabra al Fiscal
que abrirá el debate y luego a los demás intervinientes, siendo el acusado
a quien le corresponde siempre la última palabra (art. 411). Terminado el
debate, el juez dictará la sentencia, que si es condenatoria no podrá ser
más gravosa que lo pedido por el fiscal o querellante y además no podrá
basarse únicamente sobre la aceptación de los hechos por parte del
acusado y no se pronunciará sobre la demanda civil (art. 412). El contenido
de la sentencia está en el artículo 413.
Procede el recurso de apelación en ambos efectos (art. 414). Se
aplican subsidiariamente las normas del procedimiento ordinario (art. 415).
TEMA 8
Los Recursos (art. 352 al 387).
1.- Régimen de recursos (art. 352 al 361).
Pueden recurrir el Ministerio Público y todos los intervinientes de un
proceso agraviados por una resolución judicial (art. 352). En los casos en
que el tribunal del juicio oral se constituyó fuera de la localidad asiento de
él, e ampliarán los plazos conforme a la tabla de emplazamiento (art. 353).
Los recursos pueden renunciarse desde que se notifica la resolución
y pueden desistirse antes de que se resuelvan, pero no afectan a los otros
recurrentes, además el defensor no puede renunciar o desistirse de un
recurso sin mandato expreso del imputado (art. 354).
La regla general es que la interposición de un recurso no suspende
los efectos del mismo, salvo, que se trate de sentencia definitiva
condenatoria o que la ley diga lo contrario (art. 355).
Además no se suspenderá la vista de la causa por falta de jueces
para integrar la Sala, en ese caso se interrumpirá la vista de recursos
civiles para llamarlos a integrar, y solo en caso de que con todo esto no
alcanzare a formarse sala, se suspenderá la audiencia (art. 356). En las
causas con reo preso solo se suspenderá la vista por muerte del abogado
del recurrente, del cónyuge, sus ascendientes o descendientes ocurridas
dentro de los 8 días anteriores al designado para la vista del recurso. En
los demás casos sólo procede si lo pide el recurrente de común acuerdo
con los otros intervinientes por una sola vez (art. 357).
Vista de la Causa: Se hará en audiencia pública y la ausencia de
alguno de los recurrentes dará lugar al abandonó del recurso respecto de
él. Tras el anuncio y sin mediar relación se da la palabra a los recurrentes y
luego a los recurridos. Se admiten luego aclaraciones respecto a los
hechos o argumentos vertidos. Durante el debate, cualquier miembro del
tribunal podrá formular preguntas o solicitar profundizaciones sobre temas
específicos. Concluido el debate se dictará sentencia de inmediato o, si no
fuere posible, en un día y hora que se comunicará a las partes en la misma
audiencia (art. 358). En el recurso de nulidad puede rendirse prueba, de la
misma forma que en el juicio oral (art. 359). El Fallo de los recursos sólo
puede referirse a las solicitudes formuladas por los recurrentes, salvo el
caso de la "Nulidad de Oficio" del artículo 379 inciso 2°. Si uno solo de los
imputados recurre y gana, la decisión favorable aprovecha a los demás,
salvo que los fundamentos fueren exclusivamente personales del
recurrente, debiendo el tribunal declararlo así. Del mismo modo, si uno
sólo de los intervinientes deduce recurso, la resolución no podrá ser
reformada en perjuicio del recurrente (art. 360). En todo lo no previsto en
estas normas, se aplicarán las normas del Recurso de Apelación de éste
código.

2.- Recurso de Apelación.


Se regula por las disposiciones de los artículos 364 a 371; son
inapelables las resoluciones de los tribunales orales (art. 364). Son
apelables las dictadas por el Juez de Garantía en los siguientes casos (art.
370):
- Cuando ponen término al procedimiento, hacen imposible su
prosecución o lo suspenden por más de 30 días; y
- Cuando la Ley expresamente lo señale.
En los casos en que procede el recurso, se interpone ante el tribunal
que dictó la resolución (art. 365), quien lo concederá o denegará. El plazo
es de 5 días (art. 366) y se concede en el solo efecto devolutivo, a menos
que la ley diga lo contrario (art. 367). En el caso que se conceda un
recurso de apelación, debe remitirse copia fiel de la resolución y todos los
antecedentes que sean necesarios para un acabado pronunciamiento
sobre él (art. 371).
También procede el Recurso de Hecho (art. 369).

3.- Recurso de Nulidad.


Según lo dispone el artículo 372, es un recurso extraordinario cuyo
objeto es invalidar el juicio oral y la sentencia definitiva, o solamente ésta,
en caso de verificarse alguna de las causales previstas en la ley. El recurso
no sólo persigue la impugnación de una resolución, sino que de todo el
procedimiento que llevó a la dictación de dicha sentencia.
Características:
a.- Tribunal Competente: El recurso de nulidad se deduce ante el tribunal
que dictó la sentencia definitiva del juicio oral. Sin embargo, para
determinar a quien corresponde su conocimiento y fallo, hay que estarse a
las siguientes reglas:
i. Causal del artículo 373 letra a): Corte Suprema
ii. Demás Causales: la Corte de Apelaciones competente.
iii. Si la causal fuere la del artículo 373 letra b) y hubiere jurisprudencia
diversa, el recurso será de competencia de la Corte Suprema.
iv. Si se funda en diversas causales y al menos una de ellas corresponde a
la Corte Suprema, esta se pronunciará sobre todas.
b.- Plazo: Es un plazo de 10 días desde la notificación de la sentencia
definitiva.
c.- Es un Recurso Extraordinario y de Nulidad.
d.- Facultades Oficiosas: Una vez interpuesto el recurso no pueden
invocarse nuevas causales, pero el tribunal de oficio puede acoger el
recurso por un motivo distinto al invocado, siempre que fuere alguno de los
señalados en el artículo 374.
Requisitos Formales:
a.- Preparación del Recurso: Cuando el vicio sea la infracción de las leyes
de procedimiento, el recurso sólo será admitido si el recurrente hubiere
previamente reclamado oportunamente de dicho vicio o defecto, salvo en
los casos que se tratare de la causal del artículo 374, que la ley no
admitiere recurso alguno contra la resolución viciada, que el vicio se
hubiere originado en el juicio oral o en la sentencia o si hubiere llegado a
conocimiento del recurrente con posterioridad a la dictación del fallo (art.
377).
b.- Requisitos del Escrito: Debe interponerse por escrito, ante el tribunal
que dictó la resolución y para ante aquel que debe conocer del mismo.
Debe ser fundado y contener peticiones concretas. Puede fundarse en una
o varias causales, indicando si se invocan conjunta o subsidiariamente y
cada causal debe fundarse en forma separada.
Causales (artículos 373 y 374):
a.- Cuando en la tramitación del juicio o en el pronunciamiento de la
sentencia, se hubieren infringido sustancialmente derechos o garantías
constitucionales;
b.- Cuando en el pronunciamiento de la sentencia se hubiere hecho una
errónea aplicación del derecho que influyere sustancialmente en lo
dispositivo del fallo.
c.- Cuando la sentencia hubiere sido pronunciada por tribunal
incompetente o no integrado por los jueces establecidos en la ley;
d.- Cuando la sentencia hubiere sido pronunciada por un juez de
garantía o con la concurrencia de un juez del tribunal oral legalmente
implicado o cuya recusación estuviera pendiente o hubiere sido declarada;
e.- Cuando la sentencia hubiere sido acordada por menor número de
votos o menor número de jueces que el exigido en la ley o por jueces que
no asistieron al juicio;
f.- Cuando la audiencia del juicio oral hubiere sido realizada con
ausencia de alguna de las personas cuya presencia continuada exigen los
artículos 284 y 286;
g.- Cuando al defensor se le hubiere impedido ejercer las facultades que
la ley le otorga;
h.- Cuando en el juicio oral se hubieren violado las normas sobre
publicidad y continuidad del juicio;
i.- Cuando en la sentencia se hubiere omitido alguno de los requisitos
de las letras c), d) o e) del artículo 341; y,
j.- Cuando la sentencia hubiere sido dictada contra otra sentencia
criminal pasada en autoridad de cosa juzgada.
Constituyen defectos no esenciales que no causan nulidad, los
errores de la sentencia que no influyeron en su parte dispositivo, sin
perjuicio de la facultad de la Corte para corregir aquellos que advierta
durante el conocimiento del recurso.
Efectos; La interposición del recurso suspende los efectos de la
sentencia condenatoria recurrida.
Tramitación del Recurso.
a.- Ante el Tribunal que dictó la Resolución Impugnada: Presentado el
recurso, el tribunal debe analizar si se interpuso en tiempo y forma y si la
resolución fuere impugnable por esta vía. En caso afirmativo, se ordena la
confección de compulsas que deben incluir la sentencia definitiva, el
registro de la audiencia del juicio oral o de las actuaciones específicas
impugnadas y el escrito del recurso. En caso negativo, se declarará la
inadmisibilidad del recurso, resolución que será susceptible de reposición
dentro de 3ro día (artículos 380 y 381).
b.- Ante el Tribunal que conoce del Recurso:
i. Trámites Preliminares: Ingresado el recurso hay 5 días para solicitar la
inadmisibilidad, adherir al recurso o formular observaciones por escrito.
ii. Admisibilidad: Transcurrido el plazo antes indicado, la Corte de
Apelaciones debe pronunciarse de oficio y en cuenta sobre la
admisibilidad, pudiendo declararlo inadmisible:
- Si la sentencia no es impugnable por esta vía;
- Si el recurso fue deducido fuera de plazo;
- Si el recurso carece de fundamentos de hecho y de derecho o de
peticiones concretas;
- Si el recurso no se hubiere preparado debiendo hacerlo.
iii. Caso Especial de la Corte Suprema: En el caso de la Corte Suprema,
no hay examen de admisibilidad sino que esta podrá remitir los
antecedentes a la Corte de Apelaciones cuando:
- El recurso se funda en la causal del artículo 373 letra a) y estimare que de
ser efectivos los hechos se configura una causal del artículo 374;
- El recurso se funda en la causal del artículo 373 letra b) y estima que no
existe jurisprudencia contradictoria; o,
- El recurso se funda en causales de conocimiento de diversos tribunales y
la Corte Suprema estima que concurren algunas de las situaciones
previamente indicadas.
iv. Vista de la Causa: Se aplican las reglas generales, con la particularidad
que se admite prueba sobre los hechos que configuran la causal invocada,
si se hubiere ofrecido en el escrito de interposición. Si se admite se
recibirá igual que en juicio oral y sin que pueda dar lugar a la suspensión
de la audiencia.
v. Fallo del Recurso: La Corte debe fallar dentro de los 20 días desde
que hubiere terminado de conocer de él. La sentencia debe ser fundada y
debe pronunciarse sobre las cuestiones controvertidas, salvo que acogiere
el recurso, caso en el cual podrá limitarse a la causal o causales que
hubieren sido suficientes y declarar la nulidad de la sentencia y del juicio o
solo de la sentencia. Sólo podrá invalidarse la sentencia y dictar una de
reemplazo sin nueva audiencia, cuando la causal fuere que el fallo
recurrido hubiere calificado de delito un hecho que la ley no considera
como tal, aplicado una pena cuando no procediera pena alguna o aplicado
una pena mayor a la legal (artículo 385). En todos los demás casos en que
se acogiere el recurso, deberá anularse tanto la sentencia como el juicio
oral y debe reponerse la causa al estado que el tribunal determine,
remitiendo los autos a un tribunal no inhabilitado que correspondiera.

4.- Recurso de Reposición.


Se encuentra regula en los artículos 362 y 363; se deben distinguir de
las resoluciones que se dictan en audiencias y las que se dictan fuera de
ellas;
a.- Fuera de audiencias (art. 362); procede respecto de sentencias
interlocutorias, de los autos y decretos; dentro de tercero día y fundado. El
tribunal se pronuncia de plano, pero si la complejidad del tema lo aconseje,
puede oír a los otros intervinientes. Si la reposición se interpone en
aquellos casos en que también procede apelación y esta no se deduce a la
vez, se entiende que renuncia a la apelación. La reposición tiene efecto
suspensivo, salvo que también proceda la apelación.
b.- En las audiencias orales (art. 363); se deben interponer de inmediato y
antes de que haya debate, se resuelven de la misma forma.
5.- Recurso de Revisión.
En cuanto a la Revisión de las sentencias firmes debe estarse a lo
que disponen las normas de los artículos 473 a 480; La Corte Suprema
puede rever extraordinariamente sentencias firmes en los siguientes casos
(art. 473):
- Cuando se trata de sentencias condenatorias en que hay 2 o más
personas condenadas pro un mismo delito que no podría haber sido
cometido por más de una;
- Cuando alguien esté condenado como autor, cómplice o encubridor
de un homicidio de una persona cuya existencia se comprobare
después de condenado;
- Cuando alguien haya sido condenado en mérito de documento o
testigo que después se declararon falso por sentencia firme;
- Cuando después de condenado, apareciere documento u ocurriere
un hecho que acrediten la inocencia del condenado;
- Cuando la sentencia hubiere ocurrido con prevaricación o cohecho de
uno o más de los jueces que la dictaron.
Puede ser pedida en cualquier tiempo pro el Ministerio Público,
condenado, su cónyuge, sus ascendientes, descendientes o hermanos.
Incluso se puede pedir por sus herederos para rehabilitar su memoria (art.
474). La solicitud se presenta en la Secretaría del a Corte Suprema;
indicando su fundamento legal y acompañar copia fiel de la sentencia cuya
anulación se solicitare y los documentos que comprobaren los hechos en
que se sustenta. Si la petición carece de fundamento o no se conforma a
estas prescripciones se rechazará de plano por la unanimidad del tribunal
(art. 475). En estos casos no procede la prueba testimonial (art. 476) y
tampoco suspende la ejecución del fallo, salvo que se trate de la pena de
muerte (art. 477). Si la Corte Suprema acoge la solicitud, declarará nulo el
fallo y dictará de inmediato el de reemplazo (art. 478).