Está en la página 1de 29

HÉCTOR JOSÉ CEPPI

Los misterios
de nuestra vida terrenal
A la memoria de mis padres.
A mi Señora Esposa Angela Serafina Oliver.
A mis hijas Renata, Valeria, Natalia, Lorena y
al recuerdo permanente de Gabriela que me guía para
actuar con cariño y devoción.

2
IMPRESO EN LA ARGENTINA - PRINTED IN ARGENTINA.
(C) 2005 - BSG BASAGO LIBROS.
by BSG Basago Producciones Communication & Management.

Prof. Dr. Héctor José Ceppi.


Temístocles Castellano 2084. Bº Altos de Villa Cabrera.
Tel. (0351) 482-0955. Córdoba (5009) República Argentina.

Todos los derechos reservados.


Queda hecho el depósito que previene la Ley 11.723.

BSG Basago Producciones -Div. Córdoba-


basagocordoba@admail.com.ar
basagoproducciones@admail.com.ar

3
LOS MISTERIOS DE NUESTRA VIDA TERRENAL
___________________________________________________________

Se hace excepcionalmente difícil y misterioso tratar de desentrañar lo


intrincado del más allá, lo extra terrenal, pero con el propósito y pretendiendo
imaginarnos el misterio que encierra una de las etapas de la vida que todos en este
mundo inexorablemente tenemos que pasar, la muerte, y lo inimaginado que ésta
entraña. Pero en circunstancias especiales y en oportunidades particulares en
especial cuando nos encontramos puestos en lo que denominamos “Valor” por
haber evolucionado y no como privilegio de un iluminado sino simplemente por
vivencias acumuladas, vaya a saber dónde y porqué, nos posibilitan tener contacto
con otras almas a través del accionar de nuestro espíritu con seres que pasaron las
barreras terrenales o con los seres vivos quizás por afecto personal esgrimiendo
argumentos irrefutables, valederos y suficientes para llegar al convencimiento de
que la muerte es sólo una etapa más de nuestra vida, marcándonos claramente la
existencia de una integración de los seres humanos con alma y cuerpo, que en
estados y circunstancias especiales, las percibimos como puede ser cuando estamos
descansando a través del sueño reparador cotidiano o en casos de apariciones
espontáneas y misteriosas de los cuales existen pruebas suficientes, o aquellos
otros que relatan los que volvieron de la muerte, como si en esas circunstancias y
por instantes por lo general fugaces, nuestras almas comienzan a deambular por el
más allá como liberándose de nuestros cuerpos, y es justamente en estos momentos
de trance cuando nos quedan acumulados en nuestros “engramas” cerebrales y
grabado en los genes las vivencias de acciones de nuestro espíritu, logrando
percepciones de otros mundos que sólo cuando se entra en estado de raciocinio
después de haber transitado las misteriosas incógnitas que encierran nuestras
mentes y que quedaron grabadas en los genes y “engramas” dejando en el cerebro
las constancias como prueba de lo vivido, como guardan sus datos las
computadoras, para luego poderlo euforizar con la claridad y detalles nítidos y
mínimos a través de nuestro consciente, como un verdadero claro vivido como lo
asevera Einsden para que en ciertas ocasiones transmitamos a los demás como un
verdadero mensaje esperanzador que al meditarlo nos dejan experiencias que
servirán para corregir nuestras actitudes en el transcurso de la vida.

Estamos convencidos que son verdaderos llamados de atención o


premoniciones enviadas por otros espíritus, con los cuales tuvimos esos encuentros
espirituales y así poder conocer la realidad de nuestro futuro, motivando y
4
moviendo nuestras inquietudes para que alertemos las reflexiones y así podamos
valorar un determinado juicio como esperanza, de esta realidad, de su existencia
para la meditación de nuestros seres queridos o aquellos otros que murieron hace
tiempo, en especial nuestros progenitores, aún sin haberlos conocido.

No fueron pocas las oportunidades que a través de los sueños nuestras


almas pasaron a recorrer el camino del futuro infinito, similar tal vez, a lo que
hacen los corredores automovilísticos antes de la carrera final, tener conocimiento
previamente del terreno, son experiencias extracorpóreas en el transcurso de los
sueños. Éstos entre otros son datos valederos indiscutibles que me obligan a
rememorarles vivencias en especial aquellas que vivimos a través de algunos
sueños como el trabajo titulado “Misceláneas y Gratitud al amigo Carlos
Ermeregildo Bertolotti”, que hoy me exige relatar en parte sobre todo en lo
referido al tema que estamos abordando, lo que me hace decir:

“Fuiste colaborador permanente y parte de mis actitudes y orientación, balanza de


justicia de mis acciones, porque creciste en Santa María, lugar de sanación de una
de las enfermedades más crueles, la Tuberculosis, que tiene bendición y aromas de
paz y amor, que se hacen imposible poder borrar, porque emergen de las
estribaciones montañosas y hermoso Valle de Punilla, como legado impuesto por
Dios, testimonios de leyendas, misterios y hospitales como sentido de estímulos,
esperanza y paz, tierra fértil de hombres curtidos por el tiempo y clima especial,
que por solidaridad enseñaban el camino más limpio para los demás, siempre con
ansias siempre de trabajar, porque llegaste a comprender que es el único remedio
para dignificar. Así es como hasta hoy desinteresadamente en la cooperativa del
agua, seguro estoy parte de tus mejores horas del día pasás, con la gratitud de todo
un pueblo que no termina de agradecerte y recordar.

Hay sueños que no se recuerdan o fenómenos interestelares difíciles de interpretar,


como los ruegos míos ofrendar, para tu vida lo mejor, porque seguro estoy están
grabados silenciosos en los muros, galerías y en las calles, de aquellas casas del
llamado barrio Tillar, transformado hoy en otra parte de aquella bella ciudad los
recuerdos de tus padres y de aquel entorno especial. Son vivencias de amigos que
ni los tiempos podrán borrar.

Pusiste en cada uno de tus actos el afecto y sentido de solidaridad, porque nada
hacías sin pensar en los demás, que se exteriorizaban a cada paso, y en especial, en
los eventos particulares de los dos. Así fue que el último 23 de enero, al no poder
5
venir a verme me hablaste por teléfono, tal vez fue el motivo, que me sentí
congratulado, que mi espíritu me llevó a soñar, quizás un claro vivido, para la
reflexión y paz, tal vez haciéndome sentir en sueño lo que padecen los enfermos
con el Mal de Alzheimer, o para que no olvidar los padecimientos de Jesús como
tantos otros en la cruz, dejando tinto en sangre y sudor el Manto Sagrado, que la
humanidad debe saber leer, descifrar y nunca olvidar, para así lograr el encuentro
de las almas después de muertos, allá en el universo de las almas, con los que
cumplieron en la tierra. En aquella noche de sueños y pesadillas, y como mi
subconsciente fue siempre para mí el mejor entrenador para los trabajos y
actividades que tenía que realizar al día siguiente, trayéndome recuerdos y
posibilidades de euforizaciones de mis “engramas” más profundos, alojados en lo
recóndito de mi mente, y así fue como me llevaron en el sueño, a encontrarme con
el amigo Ermeregildo, quien me invitó para que asistiéramos a una fiesta junto a
otros conocidos.

De más está contar, cómo estábamos preparados para aquel evento con una
vestimenta inimaginable, nunca visto en la tierra, que nos permitía conjugar la
ecuación de predisposición y euforia, a tal punto que sin exagerar trasuntaba lo
terrenal. La fiesta se realizaba en una majestuosa casona que respondía a un
verdadero glamour, más que suntuoso, colmado de todo lo imaginable, bello,
sublime y placentero, que el ser humano puede imaginar, dándonos la sensación en
el sueño de estar en el verdadero paraíso de otros mundos. Este sueño fue en la
noche del día dos, del mes dos, del dos mil, como un día dos como aquel donde
naciste Ermeregildo, coincidencias de fechas, conjunción y armonía, como la
amistad verdadera conquistada con el transcurrir del tiempo, como queriendo hacer
armonizar la coincidencia de los números con nuestra amistad.

Aquella mansión donde se realizaba la fiesta, por su suntuosidad de maravillas


inimaginables, nos hacía vivir lo mejor, lo sublime, quedaba retirado de Santa
María de Punilla, por lo que nos obligó a transportarnos en un vehículo especial,
majestuosamente ornamentado, conduciéndonos en caballos blancos impecables
con atuendos especiales y palomas mensajeras que se veían volar por un sendero,
donde solamente se permiten las almas puras, con paisajes deslumbrantes, propios
de otros mundos y vidas por su belleza, con estribaciones montañosas, casas,
vegetación, con floración especial y luces de colores movedizas que ayudaban a
soñar, con el revolotear de palomas de todas las razas, como mensajeras de
orientación y paz, abriéndonos el camino para llegar al lugar elegido por
Ermeregildo para disfrutar como pretendiendo agasajarme con lo mejor.
6
Transitábamos en un claro día primaveral, con animales mansos y vistosos, ninguno
con intenciones de hacer el mal, que nos hacían estar viviendo en el paraíso
terrenal, fue un comienzo de sueño maravilloso, y así es como llegamos al lugar,
casona deslumbrante, con muebles y artefactos eléctricos refringentes de todos los
colores, al igual que las pinturas de sus paredes, y pisos que al reflejarnos en ellos,
daban la sensación que los concurrentes éramos más, todos vestidos
suntuosamente, que por los reflejos de las luces, y el sonar de una música celestial
elevaba nuestros espíritus a lo más alto, al más allá, a lo sublime, majestuoso,
misterioso e inenarrable, el ambiente descomunalmente ornamentado. De repente
nos encontrábamos como en un lujoso trasatlántico, igual que el infortunado
Titanic antes de su hundimiento, todo era algarabía desbordante, con luces de
colores refringentes que nos permitían observar a sirenas de mar, con variedades de
peces que las custodiaban como queriendo con sus aletas mantener despiertas a
aquellas mezclas de peces y humanos, como sirenas de mar, que hacían emerger de
sus cuerpos colores más variados que los del arco iris por sus combinaciones
caprichosas que nuestros sentidos nunca podrán imaginar, las aguas bulliciosas
cristalinas de un azul celestial que me traen a la memoria las mañanas estivales del
Caribe claras y profundas como las existentes en Santa María de Punilla, para
ayudar a la sanación de los enfermos pulmonares.

Si no estuviera seguro de que todo fue durante el sueño, en mi casa y acompañado


en la cama por mi esposa, comprobándolo al despertar, me daría lugar a pensar en
un rapto, en pleno sueño, por extraterrestres de mi alma, transportada en un plato
volador por la majestuosidad de lo vivido y visto en ese trayecto, todo como si
fuera sobrenatural, donde me comunicaba con otros seres, sin cuerpo pero con una
presencia espiritual que aún aquellos que me equivocaban en el camino para el
regreso a Santa María de Punilla, eran de presencia agradable, jovial, alegre y
perenne.

¿No habrá sido una transmutación de mi espíritu por seres superiores, como
marcando el camino del futuro infinito de las almas que pasaron la prueba
terrenal?. ¿O simplemente el rapto del alma en el tiempo y no en el espacio como
en otros casos, que ni Fabio Zerpa, Barracci y Anabel juntos podrán desentrañar,
como expertos en objetos voladores no identificados?.

Después de estar en aquel verdadero paraíso Ermeregildo, vaya a saber por qué y
con quién, decidió regresar a su casa, haciéndolo sin avisarme, por lo que quedé sin
la compañía del amigo que me había invitado a esa fiesta. Es en ese preciso
7
momento, que comienza mi calvario, cuyas peripecias, obstáculos, desencuentros,
sufrimientos y dolores del alma, sumado al agotamiento corporal, me trajeron a la
mente algo similar quizás a los padecimientos que deben sufrir las personas con
Mal de Alzheimer, trasuntados en distorsiones de los pensamientos,
desorganización de las ideas, dolores del alma, que sólo la mente guarda su
intensidad, en los lugares más recónditos del cerebro, en lo profundo de los
“engramas” que perdieron sus coordinaciones, carriles y compensaciones que traen
como consecuencias, euforizaciones de los sufrimientos de estos enfermos, que
para nuestro conocimiento se divide en dos etapas, con evolución por el momento
irreversible; una fugaz, que se manifiesta con un profundo claro vivido que Eyden
lo explicó como el Eydetismo, es decir acordarse hasta de los más pequeños
detalles de los momentos vividos en la niñez, para luego pasar a una segunda
etapa, la realmente cruel, de la que por el momento tiene salida sin retorno
conduciéndolo al sendero del cruel padecimiento mental, como si las personas que
lo sufren estuvieran viviendo en otro mundo. La posible curación hoy se está
haciendo trabajar científicos serios con vitaminas E y C combinándolas en grandes
dosis para proteger las neuronas, debido a sus propiedades antioxidantes, pero
totalmente distinto a aquel majestuoso, soñado de la fiesta que me invitara el amigo
Ermeregildo, éste cargado de angustias, desesperación, descoordinación,
desconociendo con crueles dolores espirituales y corporales que hasta a los mismos
familiares y seres queridos, quedan aterrorizados por causa de la enfermedad, la
memoria se vuelve blanca, hueca, donde desaparecen todos los recuerdos del
pasado, viéndose derrumbar sus vidas, que a cada instante se desmorona sin darse
cuenta.

Los primeros síntomas de esta segunda etapa, comienzan con desorientación, aún
desconociendo los lugares familiares, las habilidades motoras se pierden,
haciéndoseles imposible exponer los pensamientos con claridad, transformándose
en un permanente castigo. Se pierde el contacto con el medio ambiente, no se
puede compartir, el fantasma de la angustia y desesperación se acrecienta, los
pensamientos se transforman en lapsus calamis, se desvirtúan las distancias,
comenzando la desconexión con el exterior. Las imágenes se transforman en
patéticas, como anunciando lo que vendrá, el oscuro infierno, con zozobras y
angustias, como una eterna pesadilla, dolores del alma que me traen al recuerdo
algunas de mis estrofas sobre los dolores del alma expresando:

Algunos dicen que los dolores del alma no se sienten.


Cuando la vida te demuestre que estamos formados
8
por cuerpo y algo abstracto que es el alma,
diferenciarás así el dolor material del espiritual.
Cuando la vida te enseñe a cultivar afectos,
y por causas inexorables que es la muerte,
de todos los seres que vivan en este mundo,
pierdas a uno de los seres más queridos,
entre ellos los que fueron y son tus verdaderos amigos,
recién podrás sentir el dolor profundo,
que emergen de tus verdaderos sentimientos,
dándote cuenta si en realidad duele o no,
en lo más profundo de tu alma evolucionada,
a través de tus sentimientos y espíritu nobles.

Continuando con el relato del sueño, diré que al pretender regresar de aquel lugar
maravilloso para encontrarme con Ermeregildo en su casa de Santa María de
Punilla, era como haber entrado en un callejón sin salida, como una nebulosa
profunda, en trance espantoso, a tal punto que cuando me encontraba con alguna
persona para preguntarle cómo salir de ahí, para llegar a la casa del amigo, me
orientaban a propósito por caminos equivocados, haciéndome perdurar y crecer
más aquel dolor del espíritu, del alma, pesadilla cargada de dolor, por haber
perdido en el sueño a tu verdadero amigo. Pero lo más espantoso era de que no
existían tramos o momentos lúcidos o de paz en el sueño, semejante quizás como
acontece con ciertas enfermedades mentales, todo era igual, sin interrupciones, por
haberme desencontrado con Ermeregildo, que en la vida me brindó amistad con
ejemplos sinceros, y yo con el problema de tener que regresar de aquella fiesta para
llegar a Santa María de Punilla, y de ahí viajar a la ciudad de Córdoba, pero aquel
palacio de regocijo y bienestar deslumbrante, donde habíamos estado, se
transformó al pretender regresar en angustia y desesperación, de una situación
irreversible, de profundo dolor y descontrol, que seguro estoy mi corazón viajaría a
millones de kilómetros por segundo, ¡qué espanto inenarrable!. No conozco y creo
que no deben existir en ningún idioma del mundo, palabras propias para tipificar
tales padecimientos, en ese vertiginoso trance, y cuando encontrabas a alguna
persona como te dije, en el camino, aprovechabas para preguntarle en donde vivía
Ermeregildo, y cómo hacer para llegar a Santa María de Punilla, las respuestas
siempre eran mal intencionadas, equivocadas. Tomaba ese camino inadecuado y de
repente después de un angustioso andar, te encontrabas allá en lo alto de un
edificio, de tanta altura que llegabas extenuado, como si hubiera entrado en
acrofobia por la altura, y al pretender descansar, por no aguantar más, por los
9
estados de espanto que había soportado. Estabas a una altura que al mirar hacia
abajo, aquel estado de desesperación aumentaba, padecimientos que me traen a la
mente, aquellos del Mal de Alzheimer, donde quizás si sus mentes regresaran a la
normalidad podrían contarlo, como aquellos que regresaron de la muerte como
Jesús. Era algo así como si te persiguiera un criminal monstruoso con un cuchillo
en sus manos, filoso, con la intención de degollarte, y de repente te encontrabas
con otro precipicio profundo, encontrándote entre la espada y la pared, verdaderos
momentos de desesperación y espanto, como si los “engramas” del cerebro
hubieran perdido su cauce y coordinación, en el camino sinuoso y tortuoso de las
circunvalaciones cerebrales. Aquellas eran euforizaciones en sueños, se
transformaban en desencuentros fatales e irreversibles. Todo era adverso, para una
convivencia en aquel mundo, como si tuvieras que rendir cuenta ante el Supremo
por el paso en este valle de lágrimas, que es el mundo terrenal y así poder entrar al
depurativo túnel oscuro, infinito y estridente de la muerte de tu cuerpo, que te
transporta el alma al descanso final, como verdadero depurado del cielo.

Bajaba de aquel edificio, no sé cómo, y seguía con la misma pesadilla, turbulenta,


cruel entre senderos interminables, con obstáculos a cada paso y cargado cada vez
más con una tensión insoportable de angustia y desesperación. Por momentos veías
una lucecita clara, que te permitía encontrarte con alguien, quizás otra persona,
que sonreía; pienso que era igual a la llegada de las visitas de sus familiares de los
que padecen el Mal de Alzheimer, pero cuando recurrías a ellos, también te
equivocaban el camino, para llegar a encontrarte con Ermeregildo, y de ahí de
nuevo volver a transitar otro camino equivocado, sendero de espanto, angustia y
dolores espirituales del alma sumado al cansancio físico, quizás la posición en la
cama en aquella noche de premoniciones, de un claro vivido, o tal vez un reflejo
somero de lo que padece un enfermo mental, por el temor de perderlo al amigo
como lo relatado en el sueño, conjunción de dolores espirituales y corporales, que
al sumarse se hacen más intensos, insoportables, y que indefectiblemente te
conducirán al desenlace final. Aquello fue un trajinar ininterrumpido de desazón,
angustia verdadera, padecimientos espirituales que se exteriorizan con la fuerza del
alma.

De repente sentí el despertar del reloj de mi mesita de luz, cuyos decibeles, por su
intensidad, nada tenían que ver con aquel estridente ruido del túnel de la muerte, ni
la música celestial del glamour, que te conduce al más allá, donde quizás el
deambular por aquellos siderales infinitos y recónditos lugares durante el sueño,
sea el premio por haber conquistado en este mundo méritos personales, el
10
merecido para que las almas ocupen un lugar de privilegio allá en otros mundos, el
de la eternidad infinita.

Habrá sido solamente el recuerdo del amigo Ermeregildo a través del sueño, que
por circunstancias de la vida, nos fuimos cada día alejándonos corporalmente, no
así en el recuerdo que son virtudes del alma reversible en el tiempo y espacio, que
es permanente, o tal vez será una premonición marcando el camino del futuro,
viajando nuestras almas acompañadas por nuestros espíritus juntos, marchándonos
hacia el descanso final, para juntarnos en el lugar conquistado de paz y eternidad.
Después de aquel sueño agrio, dulce al despertar, lo importante fue haberme
encontrado nuevamente en esta vida con Ermeregildo, aquel auténtico compañero
y verdadero amigo, en la cabal acepción de la palabra y así hacer perdurar los
sentimientos profundos que se acrecientan permanentemente con mayor afecto,
estima, respeto, admiración y gratitud para el amigo verdadero. Tal vez sea cierto
aquello que dijo Calderón de la Barca, en su magistral obra "La vida es sueño", los
sueños sueños son, pero seguro estoy, son verdaderas reminiscencias de lo
irreversible en el tiempo, pero si en el recuerdo por ser actos reversibles, dones del
espíritu, exteriorizados durante los sueños que a través de la memoria lo revivimos
y rememoramos permanentemente, como verdadero afecto que hace hasta
sorprender a nuestro raciocinio por los detalles de aquel pasado, que nos ayudan y
permiten sobrellevar el presente con esperanzas, alegría y fe, sirviéndonos como
trampolín para actuar con proyección al prójimo en el futuro, hasta el ocaso de
nuestras vidas que nos permiten mentalizarnos para incorporar a la muerte como
otro acontecimiento natural de la vida que es irrenunciable e igual para todos los
vivientes, y así al final de nuestras existencias unir los sentimientos de amistad en el
tiempo y espacio, en el viaje al infinito sideral, acompañado por qué no con
nuestros seres queridos.

Estas vivencias que tuve en aquella noche durante el sueño, nos van
facilitando elementos que nos permiten en estado de conciencia, lo podemos revivir
para luego en el transcurso de nuestras vidas tratar de imitarlos, para ganarlos así
el maravilloso espacio de los infinitos y eternos cielos para adentrarnos en el más
allá después de la muerte, teniendo vivencias de aquellos lugares. Son estos sin
lugar a dudas estados especiales personales y evolucionamos de nuestras almas que
nos servirán de correctores de actitudes como verdaderos peldaños cotidianos que
nos permitirán escalar alturas que sólo alcanzan las almas puestas en valor.

11
Para explicar estos fenómenos del espíritu humano, debemos hacer un
parangón con el acto fisiológico de la respiración, que así como éste nos permite
mantener la vida después de transitar el oxígeno puro por el interior del cuerpo a
través de los pulmones y la sangre, por el fenómeno de en el caso de Osmosis que
nos ocupa, son acciones de las almas dejando grabado en lo más profundo los
recuerdos de estos actos espirituales, para luego pasarlo del inconsciente por el
subconsciente hasta el consciente, permitiéndonos la euforización de lo vivido en
estos estados, como una verdadera precognición de las vivencias del espíritu,
siendo ésta la fuente natural espiritual, de donde emergen el nacimiento y muerte
del ser humano, como animal racional, de donde almacenamos experiencias,
marcándonos las diferencias con los seres inferiores que en su evolución nacen
cada día.

En el transcurso de nuestras vidas y a través de las ciencias, tenemos


oportunidades de abrirnos el camino y lugar, para que a través de su
profundización y debido a su vertiginosa evolución, podamos manejar
científicamente el misterio de esta era “La Geronómica”, por haber logrado el
desciframiento de los genes humanos, demostrándonos que éstos guardan en su
interior los secretos propios de la vida y porque no de la muerte, y así como
podemos a través del estudio genético, se detectan enfermedades posibles de
padecer durante la vida, es justamente este nuevo y maravilloso mundo, nos
permiten preguntarnos ¿por qué no en permanente evolución lograr el
desciframiento del futuro espiritual de las almas humanas?, algo así como si se nos
entregara en vida el destino definitivo que nos espera después de la muerte, y en su
permanente evolución llegar a reproducir el aspecto fisonómico de las personas,
como verdadero método que revolucionaría la identificación humana, ya que
también es hereditario y comprensible, ejemplo, el hijo igual que el padre, que se
manifestó en su aspecto fisonómico hasta en el tono de la voz. Quizás nos parezca
imposible pero si observamos los adelantos en estos quehaceres porque no será
posible presagiar en un futuro no lejano la reproducción de los rostros humanos a
través de los estudios genéticos y por este camino poder descifrar el misterio que
encierra el Manto Sagrado o sábanas tintas de sudor y sangre de Jesús por
consecuencia de su crucifixión. Estamos aportando sugerencias con respecto a los
fenómenos que se nos pueden presentar durante los sueños narrados por diferentes
personas o aquellos otros que nos hablan de los que tuvieron a un paso de la
muerte, o las apariciones de quienes guiaron el accionar de algunos en este mundo,
que nos demuestran la existencia de seres superiores, que suelen presentar más
frecuentes durante las apneas del sueño, que sobreviene después del ronquido, por
12
instantes fugaces hasta cuando reacciona el cerebro donde aparecen “claros
vividos”, transformados en recuerdos de toda naturaleza y orden, como si el alma
se hubiera liberado del cuerpo por instantes, para dar un paseo por el más allá, los
estados de apneas suelen ser frecuentes en los humanos y también en los animales
pudiendo observar en los perros durante sus sueños, cuando reaccionan ladrando o
llorando y luego siguen durmiendo porque el estado de apnea no interrumpe el
sueño, como si uno se alejara del ruido, para envión del alma, para entrar en el
camino que los conducirán al verdadero y único paraíso terrenal, trayéndonos
aquellas vivencias de los espacios estelares.

Los fundamentos aportados me permiten dar la oportunidad para


contarles otro de los sueños, el de aquel 18 de abril de 2003, coincidente con un
viernes Santo donde mi alma a través de mi espíritu, tuvo el privilegio de
acompañar como retrotrayéndose en el tiempo, durante mi sueño reparador
cotidiano acompañando a Jesús, como reminiscencias del pasado, como acto
sublime y misterioso hasta el momento de su resurrección, elevándome
espiritualmente como actos atemporarios como lo es el accionar de las almas, para
el reencuentro con otros seres, entre ellos la de mis allegados que los observaba
entremezclados con las almas de animales y vegetales, sin diferenciación que me
dejaron en claro sentido de universalización de los seres en este mundo, animales
vegetales, etc., los feroces con los más inferiores, los peces grandes con los más
pequeños que en la tierra le sirvieron de sustento como si el sufrimiento padecido
del más débil, le hubiera permitido ocupar el lugar placentero como las almas que
lograron la evolución definitiva y el privilegio de tener que transitar en
oportunidades las vivencias en otros mundos aleccionadores, como intentando
hacer futurología para explicarnos las imágenes más bellas del espacio de lo eterno.

Estaba acompañado durante aquel sueño con la presencia de los


espíritus vivientes de las más variadas especies animales, vegetales y sustancias
como las rocas inertes que tomaban vida, haciéndonos reflejar luces de colores a
intensidades majestuosas, con una música sublime y celestial que alimentaban a mi
espíritu permanentemente todo lo inimaginado en este mundo, que hacían de esos
momentos del viaje la elevación espiritual, para grabar en nuestras mentes, las
maravillas de otros mundos, todo lo narrado con una nitidez inimaginada como
transitando en un verdadero Edén, por lo evolucionado donde las almas a través de
sus espíritus, se entremezclaban dejándonos atrás las perversidades que emergen de
la necesidad de una lógica supervivencia en este paraíso terrenal o valle de lágrimas
pero siempre ajustado a una estricta medida, que nos trae a la memoria, el recuerdo
13
de los psicópatas que matan por perversidad, igual al ratón que mata todos los
pollitos sin límites, aún sin tener hambre, o aquel otro que arranca el árbol para
comer su fruto, sin pensar que sólo destruía la posibilidad de supervivencia en el
futuro.

En el campo de lo espiritual las almas sin excepción estuvieron durante


el transcurso de aquel sueño, como queriéndonos demostrar el sufrimiento del
calvario de Jesús, privilegio que nos reforzarán la certeza de que la vida continúa
después de la muerte, con premios y castigos, para que los seres terrenales lo
tomen como escalones o eslabones para que las almas alcancen las alturas que nos
marcarán el camino del reencuentro que nos llevan al definitivo convencimiento de
que todo no se acaba con la muerte, por eso es que existen y existieron hechos que
nos llevan a tener creencias de la existencia de las almas en el más allá, reafirmando
aquello de que la muerte es solo otra etapa de la vida.

Retomando aquellas reminiscencias del sueño el entorno de aquel vuelo


espiritual, todo era majestuoso, inimaginado por la mente humana, por ser
acciones, esencias y virtudes propias de las almas. Ejemplos de la verdadera muerte
clínica del ser humano, los encontramos cuando se terminan las manifestaciones
clínicas del paciente, sino cuando el alma abandonó definitivamente al cuerpo,
quizás al entrar éste en estado de descomposición. Bástenos algunos ejemplos en el
desenlace fatal de mi hermano Alberto, dado por los médicos como muerto
clínicamente, estábamos los hermanos Nélida, Armando, Irma y yo, al llegar la
hora de la despedida después de horas sin ninguna reacción clínica le dije “chau
Alberto” y él me respondió, con su propio tono de voz “Chau”. Otro caso fue el de
mi tío Silvio, que había sido dado por los facultativos en el Hospital de Urgencias
como con muerte clínica, yo me empeñé en acompañarlo hasta el regreso de su hijo
de Río Negro, cuando éste llegó después de más de cinco días de su muerte clínica,
al llegar tomó a su padre de la mano y el padre se la apretó fuertemente, como un
verdadero reflejo de su alma, como desprendimiento de su cuerpo, como tomando
un fuerte envión para ascender a los infinitos cielos, para mí al observar el
verdadero cuadro recién encontré el límite verdadero de la muerte clínica, por ser
acciones de esta vida que si lográramos incorporar en esos estados las células
nerviosas perdidas por la evolución genética, prolongaríamos la vida y
descubriríamos otros estados de la muerte clínica, por la reacción, y por último
citaremos el caso de los tres golpes del ataúd que no solo fueron escuchados por
testigos presenciales sino que fueron grabados por el periodismo en San Lorenzo,
localidad de Villa Dolores, Provincia de Córdoba, Argentina, como caso
14
comprobado por el periodismo, la justicia, familiares, fuerzas policiales, etc. que se
habían concentrado para averiguar este caso que lo denominaremos paranormal, y
al abrir el cajón se comprobó la muerte desde hacía 36 horas.

Las premoniciones son manifestaciones del alma que nos anuncian los
misterios que nos encierra la vida, sólo un ejemplo nos bastará para ubicarnos en
este estado especial de las manifestaciones de nuestras almas. Momentos antes del
fatal accidente del cantor Julio Sosa como última canción cantó “La Gayola” que
en su letra deja trasuntar lo que luego pasaría cuando dice:

No te asustes ni me huyas,
no he venido pa’ vengarme;
si mañana, justamente,
ya me voy pa’ no volver...
He venido a despedirme
y el gustazo quiero darme
de mirarte frente a frente
y en tus ojos campanearme,
silencioso, largamente,
como me miraba ayer.

He venido pa’ que juntos


recordemos el pasado
como dos buenos amigos
que hace rato no se ven,
acordarme de aquel tiempo
en que yo era un hombre honrado,
y el cariño de mi vieja
era un poncho que había echado
sobre mi alma noble y buena
contra el frío del desdén.

Una noche, la huesuda


me vistió el alma de duelo:
a mi buena madrecita
la llamó a su lado Dios;
y en mis sueños parecía
que la pobre, desde el cielo,
15
me decía que eras buena,
que confiara siempre en vos.

Pero me jugaste sucio


y, sediento de venganza,
mi cuchillo aquella noche
se escurrió en mi corazón,
y más tarde, ya sereno,
muerta mi única esperanza,
unas lágrimas rebeldes
las sequé en un bodegón.

Me encerraron muchos años


en la sórdida gayola
y una tarde me largaron
pa’ mi bien o pa’ mi mal...
fui vagando por las calles
y rodé como una bola,
de mirarte frente a frente,
y en tus hojas campanearme
silencioso largamente
como me mirabas ayer.

Las almas que se manifestaban a través de sus espíritus todo era


extraterrenal con la presencia personalizada de sus almas, mejor dicho
individualizada de forma y manera inconfundible con una identidad difícil o
imposible de confundir con las imágenes de su espíritu, de nuestros seres queridos
y demás seres vivientes de este mundo terrenal, pero con otro entorno,
sorprendente y maravilloso que nos permitían que se nos presentaran en el sueño
hasta la figura fisonómica de nuestros antecesores hasta los más remotos, que en el
transcurso de nuestra vida terrenal, no lo conocimos, por lo extemporáneo sólo
traídos a la mente o reconocido por los hechos históricos que son recuerdos del
pasado para permitirnos transitar el presente con mayor sensatez, presagiándonos
un futuro más próspero y feliz por encontrarlo grabado en nuestros “engramas”
que son como los genes que nos ratifican la interrelación de la vida con el más allá
como puerta de entrada que nos conduce a otras vidas.

16
Aquel sueño fue euforizado gracias a las acciones espirituales de las
almas liberadas temporariamente durante el descanso del sueño, para luego al
despertar, hacer de transmisor de las maravillas de las vivencias de las almas al
sobrevivir después de la muerte corporal.

Quisiera que estos sueños sean motivos de las ansias rebosantes de


acompañar otros seres queridos y entre ellos el espíritu sublime, inmensurable de
Jesús durante el padecimiento de su muerte hasta su resurrección. Todo fue un
verdadero claro vivido allá en el infinito estelar, en aquel lugar maravilloso del
reencuentro cargados en nuestros genes del alma, de los contenidos psíquicos, para
que las ciencias en plena evolución puedan descifrar para la purificación de las
almas de los que habitamos este mundo transformando lo material en lo inmaterial
o espiritual, y así poder lograr después la paz eterna.

Qué dudas nos podrán quedar después de tantas pruebas para


anticiparnos asegurándonos de que los seres humanos estamos formados por alma
y cuerpo, evidencias que en el transcurso de la vida se nos pueden manifestar en
ocasiones especiales como lo dijimos, durante los sueños, en oportunidad de
vivencias por la presencia de apariciones milagrosas de seres superiores como los
fenómenos misteriosos representados con las figuras de santas vírgenes,
premoniciones, ángeles, etc., y por último mediante el fenómeno de aquellos que
regresaron de la muerte como lo explica Víctor Sueiro. Como vemos todos son
coincidentes con el acto de la liberación de las almas de los cuerpos, que siempre
son fugaces y motorizadas por nuestras psiquis, como expresiones de las almas a
través del espíritu produciéndonos un verdadero claro vivido, reproduciéndonos
los percibido con una claridad y transparencia maravillosa y deslumbrante.

Así fue como tuve el privilegio como otros que durante el transcurso
de mis sueños reparadores, fueran sólo del cuerpo y no de mi alma, y así poder
transitar el misterioso camino después de la muerte. Todo fue vivido especialmente
en un entorno inimaginado que hacían de aquel encuentro un verdadero glamour.
Al leer lo narrado de aquellas vivencias con expectativas se podrá observar en el
contexto general de lo narrado, la magia de lo original y misterioso que lleva un
sello personal, con un guiño de realidad donde podemos descubrir las
particularidades propias del bien informado, poniendo el acento basado en las
cualidades propias del mejor informado, ser tentado por los conocimientos de los
problemas biológicos, psicológicos, sociológicos y teológicos por narrar lo vivido
con entusiasmo quizás contagioso, al adentrarme en los problemas de la metafísica
17
y parapsicología, que nos hacen transitar con emoción produciéndonos una
trepidación de lo majestuoso como un sacudón, que nos llevan a la meditación,
frente a los misterios del hombre en este mundo, al tratar lo que encierra la vida y
su estadía final que es la muerte para comenzar a transitar el sendero infinito de la
vida espiritual, redactado con humor intelectual que garantizan los grandes logros
alcanzados.

Después de los increíbles pero reales sueños, entre ellos la noche de


aquel Viernes Santo, donde logré recobrar mi dominio mental, como moviéndose
mi humanidad por haber tenido el privilegio de acompañar durante el sueño junto a
otras almas, la de Jesús, algo de su martirio quizás con el propósito para que al
rememorarlo lo transmitiera, dando así sostén y garantías de quienes tuvimos el
privilegio que me exigen preguntarme ¿por qué yo tengo estas vivencias?.

La Era Geronómica

Las vivencias que logramos en este mundo


son sensaciones espirituales del alma,
que permiten conjugar lo bello con lo misterioso
son sutiles sentimientos premonitorios
que perduran en el tiempo y espacio.
Recuerdos de vivencias que traemos grabado en los genes,
que ni las vicisitudes de la vida los pueden borrar,
como imágenes invisibles que perduran
cargados de encuentros misteriosos
que nos alegran nuestro espíritu,
transmisores de las almas evolucionadas,
que sin percibirlo nos hacen vibrar los corazones,
son resortes de las ciencias genéticas en su avance
las que nos permitirán desentrañar los misterios
de lo que sucedió allá en el majestuoso sudario
la verdad de las sábanas tintas en sudor y sangre
de Jesús crucificado y el mensaje que encierra.

Después de lo sucintamente narrado no queda más que convencernos


que existen dos mundos, uno material y el otro espiritual, uno visible y el otro
invisible, pero que se hace sentir fuertemente, que por el momento las ciencias no
lo ha podido desentrañar, porque ni la evolución de las ciencias tributarias del
18
enriquecimiento del espíritu han progresado de tal manera que podamos llegar a la
verdad.

Ni la parapsicología, la levitación que se opone a la gravedad terrestre


entre otros, como los fenómenos extrasensoriales, tendrán que seguir
evolucionando mucho, para permitirnos descubrir el misterio que encierra el
espacio después de la muerte.

Es evidente y comprobable que la mente guarda secretos que por el


momento los seres humanos no han podido desentrañar, sólo podemos predecir.

Se nos plantean interrogantes cuando pensamos que los fenómenos


paranormales y los ovnis pueden estar relacionados, unos los ven, otros no y por si
todo fuera poco se escapan a la detección de los radares, son evidentemente
fenómenos paranormales como un verdadero potencial oculto de la mente humana.
Se ha llegado a fotografiar las visiones de las mentes, debido a que son radiaciones
que salen transformadas en energías del cerebro que al pasar por los ojos dejan
esos pensamientos sus imágenes, fenómeno similar como aquel amputado de la
pierna que siente dolores en sus dedos, etc. como si los tuviera, justificado como
un fenómeno parapsicológico. También son frecuentes los dolores de muelas sin
tenerlas, como un verdadero automatismo de las ranas, lagartos, son
transmutaciones que nos acercan a los muertos que si llegamos a evolucionar lo
suficiente, podremos contactarnos con ellos, como tenemos constancias en todos
escritos, etc. sobre los que volvieron de la muerte verdaderas crisis de apariciones
como los fantasmas, es decir el mundo de lo espiritual, de éstos existen
innumerables casos, como el de aquella pareja, que se suicidaron y luego
aparecieron marcándole el destino de un tercero, exhortándolo que se fuera del
país, pusieron sus manos en el hombro de éste y al darse vuelta desaparecieron, son
fenómenos sobrenaturales como los fantasmas.

Los poltergeists son debido a fenómenos paranormales que fueron


estudiados en Finlandia que pueden llegar hasta el exorcismo donde el alma se hace
sentir con ruidos, imágenes, etc. a tal punto que la misma Biblia lo cita (ver la cita
del caso de San Lorenzo, Villa Dolores), son espíritus que deambulan en los
infinitos cielos cuya terapia se hacen con incienso y rezos, es decir llegan a curar
los exorcistas.

19
Cuando lo sagrado se une a lo místico y paranormal, se puede llegar a
ser vidente, cuyas primeras etapas están marcadas por sueños durante ellos que van
adiestrando la clarividencia, haciéndonos predecir acontecimientos futuros,
ejemplo, Ratin Kraule es una vidente de Filadelfia que es consultada por la policía
en casos de colaboración. Bástenos un caso, a este señor se le presentó una
persona y le dijo que le habían matado a su abuela, que fuera a su casa y tocara el
timbre, salió su abuela y le contó que la había matado un vecino de otro piso.
Existen imitadores de cantantes, músicos y médicos como Marquesine, etc. que
asombran y se debe a que traen en sus almas el espíritu de aquellos, como la
famosa Ikim Planomiun; son fenómenos paranormales en este caso a raíz de haber
sufrido un accidente cerebral, son después de trances, que superan la comprensión
humana, como fenómeno sólo de la parapsicología.

Los que hemos transitado la vida terrenal, tenemos el pleno


convencimiento que algo existe más allá de la muerte, planteándosenos otros
interrogantes: Durante el encuentro en los infinitos cielos como ser aquello de que
si todas las almas se encontrarán sin excepción ni distinciones, o los que pasaron el
examen de esta vida con éxito con las buenas y las no merecedoras como
criminales, violadores, etc. entre ellas solamente y con otras formas y maneras de
actuar, es decir nos reencontraremos en el lugar de nuestros propios merecimientos
deambulando por el paraíso terrenal. Otro caso sin dudarlo fue el de la Virgen de
Guadalupe, la única entendida por los indígenas, por sus milagros, por sus
sanaciones de los traumatizados sin curas aparentes, pasando a ser la embajadora
de los aztecas.

Todo fue una impronta donde desfilaron fugazmente imágenes,


percepciones, recuerdos y sentimientos durante aquellos sueños, que me hacen la
plena convicción y reflexión de que la muerte corporal que no es el exilio absoluto
y permanente de la vida terrenal, que en definitiva no la queremos ni buscamos,
pero que inexorablemente nos llega. Son misterios del eterno que el investigador lo
narra permanentemente como espectador, siempre observando los inquietantes
fenómenos de las almas, es decir tratando de elevar el pensamiento hacia el infinito,
relatándonos lo vivido que llevan a los lectores a pensar en la existencia de las
almas en otros mundos.

Pareciera que cuando a los seres vivientes en estas circunstancias


apuntadas se separan momentáneamente del cuerpo, no todos los espíritus a través
de las almas encuentran el sendero que los conducirán al lugar indicado el más
20
bello, quizás el conquistado, que es el paraíso terrenal, sino se puede entrar en una
turbulencia como la explicada al regresar de aquella fiesta por haber perdido algo
de lo más preciado el amigo, como un mensaje aleccionador donde todo se hace
trágico, dramático, que roza lo incomprensible que recién al despertar nos damos
cuenta, porque nuestra psiquis también nos produce taquicardia, falta de aire, que
nos conducen a un estado anoréxico, con los músculos doloridos que en muchos
casos nos bloquean el raciocinio impidiéndonos rememorar lo soñado, como
advirtiéndonos lo lejos que estamos para lograr aquel estado de estar “Puesto en
Valor” para recién ganarnos el derecho de alcanzar el lugar predestinado por el
Creador, son sin dudarlo los llamados de atención que a la vez hacen de cedazo
para la purificación del accionar de las conductas de los seres vivientes en su paso
por este verdadero valle de lágrimas, como dijo el poeta. Todo fue como una
verdadera comunicación con el misterio.

Tal vez sea cierto aquello que nos dijo Calderón de la Barca en su obra
majestuosa “La Vida es Sueño”, “los sueños, sueños son”, pero seguro estoy, son
reminiscencias de lo irreversible en el tiempo y espacio, pero sí en el recuerdo, que
son reversibles, por ser dones espirituales que se exteriorizan en oportunidades con
los sueños que los podemos rememorar o revivir, que hasta nos hacen sorprender
hasta nuestros propios raciocinios para permitirnos sobrevivir en el presente con
mayor fe, esperanza y honradez.

Es verdad, pues reprimamos


esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos;
y si haremos, pues estamos
en mundo tan singular
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña
que el hombre que vive sueña
lo que es hasta dispertar.
Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado en el viento escribe;
y en cenizas le convierte
21
la muerte (¡desdicha fuerte!):
¿qué hay quien intente reinar
viendo que ha dispertar
en el sueño de la muerte?
Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

22
Reflexiones

Con el propósito de elevar permanentemente nuestros conocimientos


con la finalidad de aportar en lo posible elementos positivos, despertando
inquietudes tratando de movilizar vuestras reflexiones, siempre enmarcado con lo
que podemos interpretar teniendo y poniendo una dosis de sentido común en
nuestras manifestaciones, sin dejar de lado el espíritu crítico si fuera necesario
pensando en el beneficio de nuestros semejantes.

No olvidemos que para triunfar en la vida recién lo aprendemos en las


postrimerías de nuestras vidas, cuando por lo general recién descubrimos las
razones de nuestras propias existencias y siempre rememorando las actitudes
positivas y negativas que inciden indefectiblemente en el movimiento de las fibras
más sensibles y profundas de nuestros sentimientos que aceleran vertiginosamente
el normal ritmo de nuestros corazones, que por el momento tornan la piel como
espeluznada, como carne de gallina, por transformar tus claras vivencias o vivido
en presente con la nitidez inusitada que nos hacen eternizar los sueños que son
manifestaciones del espíritu humano por haberle despertado el consciente
llevándole a ver la realidad despertando sentimientos positivos desechando los
negativos.

Quisiera tener los atributos del pintor, para con la paleta intentar
grabar en los profundos surcos de lo eterno mis vivencias, para hacer florecer las
acciones de lo racional, sin olvidar que el paso fugaz por este mundo te da la
oportunidad del retorno a este paraíso terrenal, como alguien lo caratuló con tus
trabajos y actitudes que perduran después de la muerte infinitamente
permitiéndonos a los vivientes rememorar el pasado, eternizándolo en el futuro por
haber quedado grabado en lo más profundo de nuestras almas, quizás no fácil de
interpretar, por ser vivencias de las almas que podemos rememorar de manera
diferentes a través de actitudes, constancias y acciones humanas diversas.

Debemos acordarnos que la nave con la cual uno navega en este


mundo, puede perder el mando de los prójimos, tendrá entonces que poner sus
experiencias con sus nobles sentimientos, endureciéndose para ganarle a la vida, sin
olvidar que sus actitudes son similares a las raíces de los árboles, que se extienden
bajo la tierra, no pudiéndose ver pero que en la realidad existen y con su trabajo, y
a través de su sabia alimentar el tronco y follaje para luego purificar el aire, con el
objeto de ayudar para la vida, tratemos entonces por semejanzas con nuestras
23
actitudes de imitarlo para algún día también poder florecer entre sus pares, pero
para lograr estos objetivos tiene que casarse jurídicamente, como lo determina la
sociedad organizada, tener hijos, nietos, dejando constancias del haber cumplido
con el mandato sugerido por el Supremo Hacedor.

La soledad, destino propio de todos después de la muerte, se puede


hacer más llevadera en este mundo, sólo cuando llegue a comprender y cumplir
con la naturaleza, porque ésta es como la manta tejida, que hecha con lana
retorcida, produciendo hebras, termina en el telar, gracias a las sabias manos en
mantas, que servirán para proteger a sus semejantes, haciendo de la nada un nuevo
vivir en permanente evolución, y cuando tenga obras realizadas, recién se dará
cuenta que todo evoluciona para servir a los demás, aunque muchos no logren
interpretarlo.

Es esta otra quizás una de las maravillas realidades que todos desde
este viaje por el mundo, podremos realizar y una vez con su labor cumplida, poder
esperar tranquilo, el paso para la otra vida, aquella de lo eterno, y en ocasiones
incomprensibles, que se trasuntan a través de los sueños que me dan la oportunidad
para transcribirles algunas de las reflexiones entre otras las mencionadas en el libro
de mi autoría sobre Ficha Odontológica que menciono en la bibliografía.

Nuestros cerebros son portadores de lo vivido y tenemos grabados en los


“engramas” y en los genes, que con el tiempo podremos descifrar.

Los cerebros jóvenes son como una esponja, absorben las experiencias
fácilmente.

La conciencia y sentido común nos sirven para hacernos un mejor modo de vida.

El ver lo que otros no ven proviene de la evolución de las vivencias.

El verdadero inteligente es aquel que cambia las estructuras y modelos de vidas


del pasado.

El paso genético de padres a hijos es parte de la constante evolución humana.

Al pensar que somos similares genéticamente al mono en un 98 % sólo un 2 %


nos hace diferentes uno de otros.
24
Las ciencias son por el momento patrimonio exclusivo de los seres humanos
porque las podemos transmitir y comprobar.

Es muy difícil que los científicos conozcan las cosas por sí mismos, en cambio los
teólogos lo explican de acuerdo a sus creencias y necesidades personales.

Allá en lo más remoto del infinito, es el lugar donde recién podremos


encontrarnos.

No sólo después de muertos podremos descubrir la verdad sobre el principio y fin


de este mundo.

Los seres humanos hemos nacido como tal, y no somos descendientes de otros
animales en evolución, como algunos piensan.

El futuro incierto de los seres humanos es el néctar que alimenta nuestras vidas.

Las terapias del futuro serán la medicina autogestionada genéticamente.

El ser humano está formado por una existencia, una interior que son las
expresiones del alma y otra exterior, nuestro cuerpo, es decir por cuerpo y alma.

Los seres vivientes no son autosuficientes, para sobrevivir necesitamos y nos


debemos a la vida de otros seres.

Sólo las mentes y su misterioso accionar, nos llevarán al conocimiento del


universo.

No existen negocios más florecientes que ser efector de prestaciones


odontológicas que el Sistema de Prepago cuando éste no está regulado y
supervisado por el Estado.

El día que los auditores odontólogos destinen sus conocimientos en beneficio de


los afiliados al Sistema, y no a las exigencias de los intermediarios, que se
enriquecen a expensas de no brindar prestaciones a los que aportan un 3 % y 6 %
entre obreros y patrón en relación de dependencia.

25
El Estado no debería permitir ser efector de servicios odontológicos si con los
montos que se aporta, no se cubren las prestaciones mínimas establecidas por el
Estado Nacional por sobre las autonomías provinciales.

Los períodos de carencia en prestaciones médicas como el co-seguro, el aporte


solidario y el inmoral plus debería ser penado criminalmente, similar al
abandono de pacientes.

26
Epílogo

Cuando los seres humanos perdemos la capacidad mental de ordenar y


expresar los pensamientos generando acciones congruentes con el raciocinio, que
emergen como acciones del espíritu influjos del alma, después de haber pasado por
los centros nerviosos, y lo exteriorizamos con nuestros actos dando origen al
comportamiento humano; si estos elementos por razones variadas endógenas y
exógenas se modifican y descoordinan trastocando el sentido común de los
principios, ideales y valores, esas euforizaciones de los recuerdos que emergen de
los “engramas” ya desvirtuados y enfermos, se transforman en acciones que pueden
variar de acuerdo a los estadios del consciente, subconsciente o inconsciente,
cometiéndose actos deseados y no deseados, voluntarios e involuntarios, hasta
poder llegar a lo inimaginable, que llevan a las personas a cometer hechos que en
la jerga común se los denomina rituales, debido a que se originan por almas
enfermas que hasta los seres más queridos se trasmutan transformándose en
satánicos personajes que impiden a aquellas almas actuar dentro de parámetros
racionales y normales.

Es así como se puede llegar a cometer filicidios, parricidios, matricidios


y suicidios de las formas y maneras más aberrantes. Desgraciados de aquellos que
fueron formados desvirtuando principios, ideales y valores que bloquearon los
dones maravillosos de solidaridad, compasión, amistad, respeto, afecto, vergüenza
propia y amor para manejarse en este mundo racionalmente. Quizás sean éstas las
causas y motivaciones que conducen a los seres humanos a cometer acciones y
actitudes que llegan hasta el desprecio sin excepción de sus semejantes y familiares
más queridos, como aquellos que cometen atrocidades, torturas, sufrimientos, etc.
que llegan inclusive hasta quitarse su propia vida, trastornos mentales que han
logrado separar a mi criterio el alma del cuerpo.

Numerosas son las causas concurrentes para llegar a estos estados


calamitosos antisociales y humanos, como la deformación familiar, la falta de
normas de convivencia racionales, congruentes con la evolución social, luego el
ámbito educativo, el entorno social, los medios de comunicación, etc. llego a
pensar que por más iluminados sean los seres humanos con las estructuras
normativas políticas y sociales actuales, seguro que todos son llamados a fracasar.
¿No tendremos que pensar en formas legislativas para la sociedad y su gente y no
para satisfacer las apetencias políticas partidarias para perdurar en los cargos y

27
saciar sus objetivos pecuniarios?. No siempre los legisladores pensando en el
bienestar de la gente salen de sus comités.-

28
Otros títulos y publicaciones del Autor

* “Clases Magistrales”, Cátedra de Odontología Legal, Historia de la Odontología


y Economía Odontológica, 1982 a 1988.
* “Ejercicio Profesional y Realidad Actual”, Revista del Círculo Odontológico de
Córdoba, T XXXVII, Nº 0-3, 1973.
* “El Sistema Asistencial Argentino y sus posibilidades de cambio”, El
Observador, Año I Nº 18, Alta Gracia, Diciembre-Enero 1993.
* “El Sistema de Salud Autogestionado y la Formación Integral del Auditor
Odontólogo”, BSG Basago Libros, Córdoba, 2002.
* “Enseñanza Universitaria y su Función Social”, Primeras Jornadas de la Sociedad
Argentina de Odontología Legal, Rosario, 1976.
* “Finalidad científica, jurídica, económica y social de la Ficha Odontológica”,
BSG Basago Libros, Córdoba, 2003.
* “Guía Práctica sobre Recetas Magistrales para Odontología y otras
consideraciones concomitantes”, BSG Basago Libros, Córdoba, 2003.
* “La Crisis Argentina. Su salida en algunos estamentos sociales. Sobre Sociología
y Criminología”, BSG Basago Libros, Córdoba, 2002.
* “Tesis de Doctorado sobre la Formación Integral Universitaria y la Evolución de
las Instituciones Profesionales”, presentada el 16 de diciembre de 1980.
* “La Odontología Forense al servicio de la Defensa y Protección de las personas”,
BSG Basago Libros, Córdoba, 2004.

Cuentos:
* “Deambulando por el más allá”, BSG Basago Libros, Córdoba, 2003.
* “El Desarraigo”, BSG Basago Libros, Córdoba, 2001.
* “Los Misterios de nuestra vida terrenal”, BSG Basago Libros, Córdoba, 2004.
* “Misceláneas, Recuerdos y Gratitud al amigo Carlos Ermeregildo Bertolotti”,
BSG Basago Libros, Córdoba, 2002.

Poesías:
* “Mis primeras cincuenta poesías. Entre familiares y amigos”, BSG Basago
Libros, Córdoba.
* “Otra visión poética”, BSG Basago Libros, Córdoba, 2004.

29