Está en la página 1de 2

“Teología pluralista y la Declaración Dominus Iesus”.

Profesor Fernando Berríos

“La crisis de identidad cristiana en la época del pluralismo”
Claude Geffré
Pascale Larré
23 de mayo del 2017

Ante todo Geffré se plantea la complejidad de la terminología de “crisis del cristianismo”
en una sociedad con una revitalización de la religión en ciertas partes del mundo. En este
contexto, pareciera ser más una crisis de la credibilidad del mensaje cristiano expresado por
las iglesias oficiales. Con ello, la pregunta es si lo extraño del mensaje cristiano se debe a la
paradoja del evangelio de salvación a al fracaso de su traducción a los lenguajes
contemporáneos, con lo cual, el autor habla más de “desencanto” ¿Cómo hablar de
identidad cristiana en este tiempo?
De este modo, el autor plantea tres factores que pueden entorpecer la credibilidad
del cristianismo:
(1) Contraste entre la frescura del evangelio y la pesadez de la institución eclesial (en
especial por la expectativa del CV II).
(2) Ante las urgencias del mundo contemporáneo, el mensaje cristiano parece verificar
la ruptura entre el decir y el hacer (destino común a toda ideología).
(3) El reto del pluralismo religioso pone en tela de juicio nuestra comprensión de
identidad cristiana en su pretensión de unicidad y universalidad.

La nueva escena de lo religioso

Geffré distingue entre la pluralidad de los nuevos movimientos religiosos y el pluralismo de
las grandes religiones históricas:

(I) Nuevas religiosidades: sobre todo en occidente se asiste a estas nuevas
religiosidades ligadas a la mudialización y que tienen como rasgo común el
sincretismo. Todo ello coincide con el descrédito de las ideologías y utopías y
con la incultura religiosa que favorece la desconexión entre creencias y sus
lugares de origen. Por cierto, su éxito coincide con la pérdida de credibilidad no
tanto del mensaje evangélico como de las iglesias oficiales. Se percibe una
aspiración confusa a encontrar más allá de las fragmentaciones una unidad
primordial entre el hombre, el universo y Dios. Por ello, para el autor es preciso
reconocer que el cristianismo más extendido responde mal a las aspiraciones
contemporáneas de reencantamiento del hombre, del mundo y de Dios. Con
todo el autor sugiere que “(…) es lícito preguntarse si el cristianismo, por una
especie de rivalidad mimética cada vez más triunfante no ha contribuido a una
cierta domesticación de la dimensión mistérica del cosmos, del hombre y de
Dios” (p.300).

1

Profesor Fernando Berríos (II) La vitalidad de las religiones no cristianas: El cristianismo sigue siendo la religión con más adeptos en el mundo y en el islam presenta un alto número con crecientes adeptos. Lo absoluto de la verdad cristiana La Iglesia recomienda un diálogo interreligioso que respete la singularidad de cada tradición religiosa. la distinción entre el carácter cualitativo 2 . Retoma.). un relativismo generalizado trae como contrapunto un fundamentalismo de la mano del fanatismo. de manera que es el Verbo en su contingencia histórica al que da testimonio el NT. De este modo. si bien la Dominus Iesus buscaba reafirmar la unicidad y universalidad de Cristo y la Iglesia la duda persiste a tal punto que ya no basta con alentar al diálogo interreligioso sino que también hay que fundamentarlo teológicamente y comprender ciertos temas como la absolutez de la verdad cristiana. el pueblo cristiano ha comenzado a preguntarse por su identidad cristiana. y el hinduismo y budismo mantienen su influencia en Asia. se produjo una revolución tal que provocó el rechazo de algunos sectores. también puede darse la pertenencia sin creencia y acumular sin conflicto más de una creencia. Con ello se provoca una fragmentación interna dentro de las iglesias históricas cristianas para lo cual el autor se plantea la siguiente pregunta: ¿cómo seguir hablando de una identidad cristiana inmediatamente reconocible? Por otro lado. Geffré advierte que así como puede haber una creencia sin pertenencia. hay que reconocer que vivimos un momento teológico decisivo que está bajo el signo de un nuevo paradigma del pluralismo religioso. Todas ellas coexisten con la modernidad y reclutan adeptos en Europa y América del Norte. Luego del CV II y del valor que NE otorga a las religiones no cristianas. Con la mundialización se ha adquirido una conciencia de la relatividad histórica del cristianismo. donde la pluralidad externa va acompañada de una pluralidad interna en el seno de cada una de ellas (Ibíd. las religiones reclutan nuevos adeptos en el territorio de otras religiones. El pluralismo religioso como nuevo paradigma para el pensamiento cristiano Si bien paradigma es un término mayor. el autor confiesa el carácter completo y definitivo de la revelación en Cristo pero subrayando su la dimensión escatológica del mensaje. por otro lado.“Teología pluralista y la Declaración Dominus Iesus”. por la falta de profundización teológica. distingue entre la revelación como acontecimiento y como mensaje o contenido de verdad. Con todo. ¿Cómo seguir afirmando el cristianismo como la única religión verdadera? Por otro lado. Pero a veces resulta sospechosa de imperialismo en cuanto sigue valiéndose de una concepción absolutista de verdad. Haciendo contraste de las afirmaciones de la Declaración Dominus Iesus. con ello. la pretensión de universalidad y la urgencia de la misión como condición de salvación.