�- . : ' . .

�-·

(:1 ...
, . . .,,- ··.. ·

UNIVERSIDAD DE CHILE

Facultad de Derecho

Departamento de Derecho Económico

D E R E C H O DE INVARIABILIDAD TRIBUTARIA EN EL DECRETO

LEY 600 Y EL I M P U E S T O ESPECIAL A LA ACTIVIDAD M I N E RA

Memoria para Optar al Grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales

Autor:

Pablo Cañón Thomas

Profesor Guía:

Ricardo Escobar Calderón

Santiago, Chile

2012
AGRADECIMIENTOS

A mis padres Jenny y Carlos, que con su infinita entrega a nuestra

familia, son parte esencial de todos mis logros; a mis hermanos Carlos y

Nicolás, por facilitarme la realización de este proceso, ayudándome cada vez

que lo necesité, y a mi abuela por su enorme cariño.

A Gloria, por su apoyo incondicional y por siempre creer en mí. Sin duda

que sin ella todo me hubiese sido más difícil. Gracias por estar junto a mí.

A mi profesor guía, Ricardo Escobar Calderón, cuya rigurosidad

académica, constante preocupación y buena disposición me han permitido no

sólo obtener conocimientos jurídicos, sino también crecer intelectualmente.

A los académicos, profesionales y funcionarios del Comité de Inversiones

Extranjeras y de la Universidad de Chile, por la excelente disposición a

proporcionar toda la información que requerí en forma oportuna.

Y en general, quisiera agradecer a la extensa red de amigos y familiares

de la que soy parte. Cada uno de ellos aportó cosas indispensables para llegar

al final del camino, por lo que nombrar sólo a algunos y olvidar a otros sería

injusto. No obstante, ustedes saben quiénes son y espero que estas líneas

sean una demostración de mi enorme gratitud.

2
ÍNDICE

ÍNDICE 3

INTRODUCCIÓN 8

CAPÍTULO 1 12

ESTADO Y MINERÍA 12

1 . Dominio Estatal sobre las Minas 12

1 . 1 . Sistemas de dominio estatal sobre las minas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . . . . . . 1 2

A. Sistema Patrimonialista 13

1 . 2 . Concepto 14

1 . 3 . lmplicancias 14

1 . 4 . Clasificación de las sustancias mineras 15

1 . 4 . 1 . Minerales no concesibles 16

1 . 4 . 2 . Minerales concesibles 16

1 . 4 . 3 . Sistema patrimonial consagrado sólo literalmente 17

B. Sistema del Dominio Eminente o de Libertad de Minas 18

1 . 5 . Concepto 18

1 . 5 . 1 . Clasificación de las sustancias. Caso de las no concesibles 19

1 . 5 . 2 . Sustancias concesibles 19

1 . 5 . 3 . Problemas del sistema de libertad de minas 21

C. Inexistencia de un dominio estatal sobre las minas 21

1 . 6 . Concepto : 22

1 . 6 . 1 . Sistema patrimonialista analizado desde la doctrina de la inexistencia .

....................................................................................................................... n

1 . 6 . 2 . Dominio eminente analizado por la doctrina de la inexistencia 24

D. Conclusiones respecto a las diversas teorías expuestas 25

1 . 7 . Sistema amplio constitucional. 26

2. Las Minas como Bienes Nacionales 26

2 . 1 . Generalidades 26

2.2. Bienes nacionales : 27

2.3. Caso de las minas : 27

2.4. Soberanía del estado sobre los bienes nacionales de uso público 28

3. La "Afectación" de las Sustancias Minerales 29

3 . 1 . Riqueza minera "afectada" a un fin constitucional. 29

3.2. Concepto y efectos 30

4. Concesión Minera en Chile y Derechos que Otorga 31

4 . 1 . Doble significado de concesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

4.2. Derechos que otorga la concesión minera 32

4.3. Consecuencias de la concesión minera 33

5. Régimen Minero en el Derecho Comparado. Referencia 34

5 . 1 . Derecho de propiedad como denominador común 34

5.2. Diferencias con la legislación chilena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . . . . . . . . 35

6. Conclusiones respecto al Régimen Minero Chileno 36

3
6 . 1 . Dominio público del Estado 36

CAPÍTULO 11 38

REGALÍA AD-VALOREM EN CHILE 38

1 . Generalidades 38

1 . 1 . Enunciado 38

1 . 2 . Origen del proyecto de ley 38

2. Regalías 39

2 . 1 . Concepto 39

2.2. Justificación económica de las regalías. Rentas Ricardianas 41

2.3. Rentas de Hotteling 42

3. Análisis del Proyecto de Ley sobre Regalía Minera Ad-Valorem 42

A. Generalidades 42

3. 1 . Dominio del Estado sobre las minas 42

3.2. Regalía como derecho a favor estatal. 43

B. Características del gravamen: , 43

3.3. Obligación del explotador minero 43

3.4. Determinación de la tasa en la regalía ad-valorern 44

3.5. Forma de aplicar la regalía 44

3.6. Gasto necesario para producir renta 45

3.7. Exenciones 45

C. Naturaleza de la obligación: ¿regalía o ímpuesto? 45

3.8. Concepto de "tributo" y diferencia con la regalía 45

3.9. "Royalty 1 " establecía un impuesto y no una verdadera regalía 46

3 . 1 O. Posible solución legislativa 47

D. Constitucionalidad del Proyecto 48

3 . 1 1 . Enunciado 48

3 . 1 2 . Regalía inconstitucional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48

D . 1 . Legalidad de fa Regalía ad-valorem 51

3.13. E nunciado 51

3 . 1 4 . Derecho de propiedad y regalía minera . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52

D . 2. ¿Impuesto discriminatorio? 54

3.15. A n á lisis bajo el Art. 19, Nº 22 de la Constitución Política 54

3.16. Regalía no discriminatoria en materia económica 55

4. C onclusión : Proyecto de Regalía Ad-Valorem: I ncon s tit u cio n a l . 56

4.1. Proyecto de ley defectuoso 56

5. Ra zón de la regalía ad-valorem: I nvariabilidad Tributaria del D. L. 6 00 .

Referencia · 56

5.1. Inversionistas con invariabilidad tributaria del Art 11 bis. del DL 600 56

5. 2 . Idea del proyecto 57

CAPÍTULO 111 , 59

IMPUESTO ESPECÍFICO A LA MINERÍA. LEY Nº 20.026 59

1 . Generalidades 59

1 .1. Origen de l Impuesto Especifico a la Actividad Minera 59

1.2. F undamentos Constitucionales de la Ley 20 . 026 61

4
1 . 3 . Constitucionalidad del Impuesto Específico 62

1 . 4 . Modificaciones legales realizadas por la Ley 20.026. Enunciación 65

2. Análisis al Impuesto Específico a la Actividad Minera. Art. 64 bis. de la Ley

sobre Impuesto a la Renta 66

A. Determinación del Impuesto Específico 66

2 . 1 . Descripción del Impuesto Específico a la Actividad Minera 66

2.2. Elementos del Impuesto 66

2.3. Sujeto Activo 66

2.4. Sujeto Pasivo 67

2.5. Hecho Gravado 67

2 . 5 . 1 . Determinar Base Imponible de acuerdo al Arts. 29 a 33 de Ley de la

Renta 68

2.5.2. Deducción de la Renta Líquida Imponible 68

2.5.3. Agregar a la Renta Líquida 69

2.6. Tasa del Impuesto 72

2.7. Objeto 74

2.8. Gasto necesario para producir renta 74

2 . 1 O. Administración del Impuesto Específico 75

B. Implicancia del Tributo 75

2 . 1 1 . Impuesto Específico a la Actividad Minera y régimen general de renta 75

3. Invariabilidad Tributaria del D.L. 600. Modificaciones realizadas por la Ley ·

20.026 76

3 . 1 . Enunciado 76

3.2. Régimen aplicable a los inversionistas con anterioridad a la Ley 20.026 . . 76

3.3. Régimen introducido por la Ley 20.026 77

3 . 3 . 1 . Plazo de la invariabilidad del Art. 1 1 ter. 79

3.3.2. Incompatibilidad con los derechos del Art. 1 1 bis. del DL 600 79

3.4. Requisitos de Información 80

4. Régimen Transitorio de la Ley 20.026 81

4 . 1 . Enunciado 81

4.2. Regla general 81

4 . 2 . 1 . Crítica 82

4.3. Forma de optar a los derechos contemplados en el Art. 1 1 ter. del DL. 600 .

.....•.••.•••...•........•..•••••••••.•.........•..••••...................•.••••.•..................•..••.•••.............. �

4.4. Consecuencias del cambio de régimen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . . . . 84

4 . 4 . 1 . Plazo de los derechos de invariabilidad 85

4.4.2. Tasa del Impuesto 85

4.4.3. Crédito contra Impuesto de Primera Categoría 85

4.5. Caso de inversionistas con y sin invariabilidad en un mismo proyecto

minero 86

CAPÍTULO IV 88

MODIFICACIÓN DEL IMPUESTO ESPECÍFICO A LA ACTIVIDAD MINERA. LEY

Nº 20.469 88

1 . Generalidades : 88

1 . 1 . Origen de la Ley 20.469 88

2. Elementos y conceptos del Impuesto Específico de la Ley 20.469 89

5
2 . 1 . Enunciado 89

2.2. Sujeto activo 89

2.3. Sujeto pasivo 90

2.4. Hecho Gravado 90

2.4.1 Ingresos Operacionales Mineros 91

2.4.2. Determinación de la Renta Imponible Operacional Minera 92

2.5. Tasa del Impuesto 93

2 . 5 . 1 . Margen Operacional Minero 93

2.6. Objeto 98

2.7. Administración y efectos impositivos del Impuesto Específico 98

3. Régimen Transitorio 98

3 . 1 . Enunciado 98

3.2. Contribuyentes acogidos al Art. 1 1 ter del DL 600 que deciden modificar

sus contratos y acogerse a la nueva modalidad del Impuesto Específico 99

3 . 2 . 1 . Contenido del nuevo régimen 100

3.2.2. Requisito para optar al régimen del Art. 64 bis y 64 ter de la Ley de la

Renta 100

3.2.3. Efectos del régimen 101

3.2.4. A. Régimen transitorio años comerciales 201 O, 2 0 1 1 y 2012 101

3.2.4. B. Régimen de invariabilidad tributaria hasta el vencimiento del plazo

contenido en los contratos de inversión extranjera 103

3.4.2. C. Extensión del plazo de invariabilidad tributaria por 6 años 104

3.2.4. D. Régimen de invariabilidad tributaria aplicable al vencimiento del

plazo ampliado de 6 años 105

3.2.4. E. Ejemplo del régimen transitorio aplicable a inversionistas que

optaron por invariabilidad de la Ley 20.469 105

3.3. Contribuyentes acogidos al régimen de invariabilidad tributaria de los Arts.

7 y 11 bis del DL. 600 y que deseen acogerse al régimen transitorio de la Ley

20.469 105

3.4. Proyectos conexos 106

3.4.1. Concepto de proyecto conexo 107

3.5. Forma de ejercer la opción de cambio de régimen 109

CAPITULO V 111

INVARIABILIDAD TRIBUTARIA Y CONCLUSIONES 111

1 . Invariabilidad Tributaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 1 1

1 . 1 . Generalidades 111

1 . 2 . Invariabilidad tributaria del Art. 7 DL. 600 111

1 . 2 . 1 . Inversionistas acogidos a los Arts. 7 y 1 1 bis. del DL. 600 con

anterioridad a la creación del Impuesto Específico 112

1 . 2 . 2 . Inversionistas acogidos a los Arts. 7 y 1 1 bis. del DL. 600 con

posterioridad a la creación del Impuesto Específico 112

2. Invariabilidad Tributaria y Proyectos Legales. Conclusiones 113

2 . 1 . Invariabilidad tributaria y el proyecto "Royalty 1 " 113

2.2. Caso de la Ley 20.026 113

2.3. Ley 20.469 116

6
BIBLIOGRAFÍA 117

ANEXO Nº 1 : Proyecto de Ley que crea la Regalía Minera Ad-Valorem 121

ANEXO Nº 2: Ley Nº 20.026 Establece Impuesto Específico a la Actividad Minera .. 1 2 7

ANEXO Nº 3: Ley Nº 20.469. Modificaciones a la Tributación de la Actividad Minera136

7
�-·---·-••"''''"' , _

INTRODUCCIÓN

El objetivo de este trabajo es analizar desde una óptica jurídica, los

diversos proyectos de ley que buscaban la aplicación de regalías, tributos o

impuestos a la gran minería, y examinar sus posibles efectos e implicancias

respecto a la invariabilidad tributaria otorgada a los inversionistas foráneos de

dicho sector, que tenían contratos vigentes de inversión extranjera con el

Estado.

Desde siempre, la actividad minera ha sido un fuerte atractivo económico

para la sociedad, en especial para la chilena. Sin ir más lejos, en el año 201 O

representó un 1 9 % del PIB nacional, siendo nuestro país el principal exportador

de cobre a nivel mundial, con· un 33% de participación en dicho mercado.

Durante el "boom" minero en la década de los noventa, la inversión extranjera

autorizada en este rubro alcanzó los 32.000 millones de dólares, cifra que

aumentará considerablemente en los próximos años, por estimarse la inversión

para el quinquenio 2 0 1 0 - 2 0 1 5 en 50.000 millones de dólares, correspondiendo

1
un 80% de esa cifra a la minería del metal rojo.

Por todo esto, el tema de la tributación minera siempre está presente en

la agenda de los principales sectores nacionales, pues todos coinciden en que

es una materia estratégica dentro de cualquier política pública. Sin embargo, la

mayoría de la s veces a
l discusión se circunscribe sólo a los ámbitos

econ óm icos , sociales y políticos, en detrimento de los aspectos le ga les. Las

t ramitaciones de los p royectos de ley conocidos comúnmente como "Royalty 1"

y "Royalty 2'' f ueron claros ejemplos de esto, al soslayar prácticamente

cualq u i er consi d eraci ó n ju rídica en torno a los alcances del dominio

1
Dirección de Estudios y Políticas Públicas de la Comisión Nacional del Cobre "Inversión en la

Minería del Cobre y del Oro, proyección del periodo 2010-2015" Mayo 2010.

8
constitucional sobre las minas, al régimen de concesiones en vigor, y al omitir el

estudio profundizado acerca de la invariabilidad tributaria del D.L Nº 600. Esto

generalizó la idea de que los inversionistas mineros extranjeros gozaban de

privilegios extraordinarios, que les permitían no pagar los impuestos que

correspondían al ejercicio de su actividad.2

Lo anterior presentó serios riesgos. Más allá de condicionar el debate a

una lucha de extremos, el desconocer el marco normativo en el cual se

desenvuelve la actividad, introdujo inseguridad jurídica, elemento que afecta la

estabilidad normativa del país y por consiguiente, su competitividad. Si bien es

cierto que el proyecto que posteriormente se convirtió en la Ley Nº 20.026 que

estableció el Impuesto Específico a la gran minería, "solucionó" en gran parte la

incertidumbre inmediata sobre si era aplicable un impuesto o regalía a los

inversionistas titulares de la invariabilidad tributaria por medio de una fórmula

políticamente consensuada, no resolvió las dudas jurídicas de fondo emanadas

de ellos, esencialmente porque su debate fue accesorio y con fines

marcadamente económicos. En otras palabras, la legislación que finalmente vio

la luz no fue producto del perfeccionamiento de las normas mineras y

tributarias, sino que únicamente constituyó la salida más conveniente de

acuerdo al escenario planteado en las discusiones parlamentarias.

2
Aún cuando algunas de esas aseveraciones provenían de personas distinguidas dentro 'del

quehacer nacional, estaban influidas más por una creencia conceptual no del todo verdadera -

nacida dentro de un contexto en que había cierta plausibilidad en sostenerlas- que por el rigor

en el estudio del negocio minero. En él, descubriremos que se dan particularidades que lo

distinguen notablemente de otras actividades productivas. La aleatoriedad o el alto gasto inicial,

por mencionar sóloalqunas, redundan en que el proceso minero sea de lenta maduración en lo

que dice relación con la percepción de utilidades, lo cual se traduce en menor pago de

impuestos durante largos espacios de tiempo. Pero esto es sólo uno de los muchos aspectos

que debe tener presente quién realice un análisis del rendimiento tributario de la gran minería

privada.

9
En efecto, interrogantes como si era compatible una regalía o royalty con

el sistema de concesiones que observa la L.0.C. Nº 18.097, o si el Impuesto

Específico del Art. 64 bis de la Ley del Impuesto a la Renta quedaba

comprendido dentro de la invariabilidad tributaria de la que eran titulares los

inversionistas; y otras, no se solucionaron a través de una política minera cuyo

fin fuese armonizar las distintas normas en juego, sino que, por el contrario, se

trató de simplificar el intenso debate económico a costa de prescindir del

jurídico, llegando al extremo de intentar cambiar por medio de resquicios

tributarios, la institucionalidad de la minería consagrada en la Constitución y en

la referida Ley Orgánica Constitucional.

Es por eso que la presente obra viene a complementar desde el mundo

del Derecho, la ya profusa literatura económica y política referente a la

tributación de la gran minería. Su propósito será verificar si el derecho de

mantener invariable el régimen tributario que poseían las grandes mineras -

consagrado en el Art. 11 bis del D . L . Nº 600-, se veía afectado si se establecía

una regalía, o un impuesto específico, como finalmente aconteció.

Al respecto las opiniones eran diversas y confusas. En cuanto al primer

caso, se sostenía que la creación de una regalía no afectaba la invariabilidad

tributaria de las mineras, ya que el royalty es un precio y no un tributo. El

Estado, por medio de la Constitución, es dueño absoluto de las minas, lo cual le

permitía cobrar un canon o renta a quienes extraían el mineral. Esta posición se

sustentaba en la literalidad del Art. 19, Nº 24, inc. 6, pero no explicaba de

manera satisfactoria cómo esta regalía minera era compatible con el régimen de

concesión "plena" que rige en nuestro país.

En cuanto al Impuesto Específico, la discusión fue más dudosa. Hay

razones dentro de la legislación que indican que igualmente les era aplicable a

10
los inversionistas que contrataron bajo el D.L. Nº 600, ya que lo invariable de

acuerdo a su Art. 7, es la carga impositiva total a la renta y no la aplicabilidad de

tributos que graven la renta. Otra posición indicaba que la invariabilidad

tributaria comprendía exclusivamente al impuesto a la renta. Este impuesto

específico a la gran minería fue concebido como un "impuesto a la renta

adicional?", o como una "regalía basada sobre las utilidades?", no

entendiéndose así dentro del régimen general.

Sin embargo, ante las críticas de que su aplicación era contraria al

principio de no discriminación del Estatuto de Inversión Extranjera y al Art. 19

Nº 20 de la Constitución de la República (garantía de igualdad en la repartición

de las cargas públicas), el Gobierno optó por no entrar en la reyerta sobre la

juridicidad de su imposición e "incitó" a las compañías a que renunciaran

voluntariamente al derecho contenido en los Arts. 7 y 1 1 bis, extendiendo el

plazo de invariabilidad tributaria por doce años a los inversionistas que se

acogían al nuevo impuesto.

Con la aprobación de la Ley Nº 20.469 -que cambia la forma de calcular

la tasa del impuesto específico a la gran minería y que ha prorrogando una vez

más el plazo de invariabilidad tributaria a los inversionistas que decidieron

modificar sus contratos, entre otras materias- este sistema "consensuado" se

consolida como práctica legislativa, por lo que la s dudas sobre cuáles son los

alcances jurídicos de la franquicia en comento, en relación a la imposición de

gravámenes mineros, vuelven a tener vigor. De eso se ocupará este trabajo

3
LETURIA 1, Francisco J y GARCIA G, José Francisco. "Más allá del royalty: Análisis crítico de

la tributación minera." lus et Praxis [online]. 2007, v o l . 1 3 , n . 1 . p. 393.
4
ROBILLIARD, César Polo. "Las industrias extractivas y la aplicación de regalías a los

productos mineros". P. 38. CEPAL, División de Recursos Naturales e Infraestructura. Santiago

de Chile, Octubre de 2005.

11
CAPÍTULO I

ESTADO Y MINERÍA

1 . Dominio Estatal sobre las Minas.

1.1. Sistemas de dominio estatal sobre las minas. El Estado chileno, en

virtud del Art. 19 Nº 24 inc. 6 de la Constitución Política de la República, se

declara dueño de manera absoluta, exclusiva, inalienable e imprescriptible de

todas las minas que se encuentren dentro del territorio nacional. No obstante lo

anterior, no existe en doctrina un consenso en torno a los alcances de esta

norma: para algunos, el precepto constitucional no quiere significar otra cosa

que lo establecido en su tenor literal, es decir, el Estado es el propietario de

todos los depósitos de mineral existentes en el país, como lo sería cualquier

persona natural o jurídica de su patrimonio. Para otros, por el contrario, la

norma tiene por finalidad entregar al Estado el control de las minas como ente

tutelar, y sólo lo habilitaría para adjudicar la propiedad efectiva a los particulares

que la soliciten.

Esta discusión es de trascendental importancia. Determinar que el

sentido de la normativa constitucional adscribe a una u otra doctrina,. implica la

legitimidad del mecanismo que utilice el Estado para obtener recursos de la

actividad extractiva. Esto es evidente en el caso de la regalía minera, entendida

como el derecho que se paga al propietario de un bien para explotarlo y que

trató de implementarse en Chile sin éxito el año 2004. En consecuencia, es

preciso previamente desentrañar el significado de esta expresión constitucional,

para luego entrar en el análisis de los proyectos de ley que buscaron imponer

un gravamen a la minería.

12
El vínculo jurídico que une al Estado con las riquezas minerales se ha

explicado en nuestro país principalmente por dos sistemas: el "patrimonial" y el

de "libertad de minas". Cada uno de ellos tiene su fundamento en la norma

constitucional señalada, pero disienten en el título legal que le otorgan a quien

extrae las sustancias minerales para aprovecharlas lucrativamente: mientras el

primer sistema otorga la calidad de mero concesionario al particular, lo cual no

lo hace dueño del yacimiento minero, el segundo si cede la propiedad real a

quien la solicite y cumpla con los requisitos para obtenerla. El dominio del

Estado, por consiguiente, es sólo para erigirse como tutor de la riqueza

económica del país, no teniendo un significado de tipo fiscal.

A pesar de que para efectos prácticos, ambos sistemas realizan un

distingo entre el dominio del Estado y los derechos de quien explota los

depósitos, desde un punto de vista concreto lo que hacen es determinar el

derecho de propiedad efectivo sobre las sustancias. En ese sentido, las

prestaciones que puede exigir el Estado en el ejercicio de su "imperium"

dependerán del tipo de propiedad minera radicada por la organización jurídica

de la minería. Por ello, el punto de partida de cualquier legislación que pretenda

imponer un gravamen a los recursos naturales del Estado, es identificar la

relación que tiene este último con ellas, de modo que la carga sea compatible

con el régimen legal aplicado a la actividad.

A continuación, se analizarán ambos sistemas y además, se estudiará

una corriente contemporánea, sostenida principalmente por el profesor

Alejandro Vergara Blanco, la cual niega tajantemente que se pueda ejercer

cualquier clase de dominio sobre la riqueza minera.

A. Sistema Patrimonialista

13
1.2. Concepto. El primero de los sistemas enunciados es el que se

conoce como "patrimonialista" o "regalista" por sus orígenes en el Derecho

Medieval, en donde las minas eran consideradas como una propiedad de la

Corona y por cuya explotación debía pagarse una "regalía" a los monarcas.

Aquí, el Derecho reconoce al Estado el título jurídico de dueño absoluto de las

sustancias minerales. La libertad de disposición del Fisco (Estado en su

expresión patrimonial) sobre la riqueza minera es absoluta, por lo que no le está

vedado celebrar los actos jurídicos que estime pertinente con particulares con el

fin de otorgar el uso, goce y disposición de ella. Este derecho de propiedad

sobre las minas es de tipo "privatista" (en contraposición a los bienes

nacionales de uso público), por cuanto las minas pasan a ser bienes fiscales

(categoría reconocida en el Art. 589 inc.3 del Código Civil) e integran el

patrimonio del Estado como persona jurídica.

Quienes sostienen que es éste el sistema afianzado por la Constitución

Política, se basan en la literalidad de las normas que regulan directamente el

dominio sobre las minas: el Art. 1 9 Nº 24, inc. 6, el cual dispone que: "El Estado

tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todas las

minas . . . " , y el Art 591 del Código Civil, que a su vez reza: "El Estado es dueño

de todas las minas de oro, plata, cobre, azogue, estaño, piedras preciosas, y

demás substancias fósiles . . . ". Con posterioridad, la Ley Nº 17.450 de 1971

modificó el Art. 10 Nº 1 0 de la Constitución Política de 1925 estableciendo (al

menos en la letra de la ley) la naturaleza patrimonial del dominio estatal sobre

las minas al establecerlo como absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible,

es decir, los mismos términos que utiliza la Constitución Política actual.

1.3. lmplicancias. Estas inequívocas expresiones parecieran justamente
'

consagrar un dominio patrimonial. Sin embargo, el análisis sobre estas normas

no debe ser de forma aislada, sino que debe hacerse a la luz de toda la

14
legislación atingente. Así, por ejemplo, no es posible obviar los incisos de la

norma constitucional referidos a la concesibilidad de las diversas sustancias, ni

tampoco apartar del estudio al régimen de amparo y a la garantía de propiedad

que protege al concesionario minero. La interpretación integral de las normas

constitucionales y legales debe determinar quién, en ú l ti m a instancia, es el real

propietario de los depósitos de minerales.

1.4. Clasificación de las sustancias mineras. De esta forma, lo primero

que es posible constatar es que el régimen minero se funda en una

categorización de las sustancias que hace la propia Carta Fundamental con el

fin de conceder distintas facultades a los órganos del Estado y a los

particulares, para el aprovechamiento económico de los minerales.

Actualmente, la Constitución y la L.O.C. Nº 18.097 sobre Concesiones

Mineras, clasifican a los minerales en tres grupos: concesibles, no concesibles y

los excluidos del dominio estatal. El tipo de dominio que ejerce el Estado varía

de acuerdo a la sustancia que se trate y a los instrumentos que la Carta entrega

a los órganos estatales para su regulación, por lo que es erróneo reputar que el

5
Estado sólo sigue el sistema dominical o patrimonialista, asentándose tal

afirmación únicamente en la letra de la /ex.

A mayor abundamiento, se puede señalar que todas las sustancias cuyo

6
dominio se reserva al Estado son concesibles, por lo que esta distinción no

sería exacta. La distinción estaría entregada por el grado de discrecionalidad

con el que cuenta el Estado para autorizar su explotación a los particulares. No

obstante, esta nomenclatura es la que mejor da cuenta del distinto tratamiento

5
OSSA B, Juan Luis. "Derecho de Minería", Editorial Jurídica de Chile. 1998. p. 38.
6
Las sustancias que - de acuerdo a la Constitución y a la L.O.C. N° 18.097 sobre Concesiones

Mineras- no presentan interés para el Derecho de Minería son las arcillas superficiales, arenas,

rocas y demás materiales aplicables directamente a la construcción y las salinas artificiales.

15
jurídico que posee la riqueza minera, por lo que se seguirá utilizando a lo largo

de este trabajo.

1.4.1. Minerales no concesibles. En el caso de las sustancias no

7,
concesibles es indudable que el alto grado de autonomía otorgado al Poder

Ejecutivo para su explotación acerca este "dominio" a las facultades que

confiere el Derecho Civil al derecho de propiedad", adhiriendo de esa manera a

la tesis patrimonial, sin perjuicio de mantener siempre su carácter público. Así,

el Art. 19 Nº 24 inc. 1O señala que su exploración, explotación y beneficio

pueden ejecutarse directamente por el Estado o por sus empresas -un símil de

la facultad de uso o "ius utend!' y goce o "ius frutendt' que existe en Derecho

Privado-, o por medio de concesiones administrativas o contratos de operación,

con los requisitos y condiciones que fije el Presidente de la República por

decreto supremo, constituyendo una aproximación a la facultad de abuso o

disposición -"ius abutend!'- conceptualizada por losclvillstas clásicos.

1.4.2. Minerales concesibles. Por su parte, las sustancias concesibles

son la regla general. 'Todos los depósitos de minerales no excluidos

expresamente por ley pueden ser objeto de concesión. La exploración y la

explotación, por tanto, no son otorgadas discrecionalmente, lo cual limita la

facultad de disposición congénita al aparente dominio patrimonial del Estado.

Éste debe solicitar la concesión judicial y cumplir con los requisitos prescritos

para todos los interesados si desea realizar la actividad minera.

7
Hidrocarburos líquidos y gaseosos, yacimientos que se encuentren en las aguas marítimas

sometidas a jurisdicción nacional o en zonas que se determinen como de importancia para la

seguridad nacional y además todos aquellos cuyas sustancias no sean susceptibles de

concesión minera conforme a la L.O.C. Nº 18.097.
8
Salvo que no se pueden enajenar.

16
A primera vista, este mandato al fisco, en orden a que siga las reglas

generales si desea obtener beneficio económico de la explotación de un

yacimiento parece redundante: ¿por qué debe solicitar concesión para explotar

una riqueza que se encuentra dentro de su patrimonio? Si la concesión otorga

principalmente, el derecho a hacerse dueño de los minerales que el

concesionario extraiga (Art. 1 0 , Ley 1 8 . 0 9 7 L.O.C. sobre Concesiones Mineras),

es un sinsentido que el titular de un derecho deba pedir una autorización que

busca, justamente, constituir al solicitante en titular del mismo derecho. Si bien

es cierto que la obligación de solicitar autorizaciones y requisitos adicionales

para disponer del patrimonio propio no es ajena en el ordenamiento jurídico,

ellas dicen relación más bien con la validez de los actos y la oponibilidad a

terceros, que con cuestionar la existencia del derecho en sí. La respuesta, al

parecer, habría que buscarla en la armonización de las normas mineras: si

respecto de las sustancias concesibles, la Constitución sometió al Estado al

régimen general para la actividad minera, y además le prohibió impedir las

concesiones de exploración y/o explotación constituidas legalmente por

particulares, esto no puede significar otra cosa que su dominio no es tal, a

pesar del tenor literal del Art 1 9 , Nº 24 inc. 6, o al menos, no tiene el dominio

entendido en su forma patrimonial, como bienes fiscales del Art. 589, inc . 3 de l

9
Código C i v i .
l

1 4
. .3. Sistema patrimonial consagrado sólo literalmente. De o
l e x puesto

en el pá rra o f anterior se puede in erir
f que la e x presión " el Es ado
t ti ene el

dominio a b soluto, e x clus vo
i , inalienable e imprescri p tible de todas las minas , "

no es más q ue un resabio que de ó j la L ey Nº 17.4 5 0 de 1 9 7 1 , norma qu e

9
Adelantando algunas conclusiones, se puede decir que esta consideración descarta la

posibilidad de cobrar un royalty o regalía minera si ésta se entiende como el pago por explotar

un bien que le pertenece al Estado. Jurídicamente Jo excluyente es la causa del cobro, Jo cual

no obsta a que se imponga una prestación por otra vía.

17
10
adscribía a un régimen regalista en la orqanización de la minería y que

modificó a la Constitución de 1925. Huelga decir que dicha incorporación a la

Carta Magna jamás logró el cambio buscado por el legislador, ya que dejó

encomendada la tarea de establecer los nuevos derechos del concesionario a

una ley posterior, la cual jamás se dictó, por lo que siguió rigiendo el Código de

11.
Minería de 1932, inspirado en la tradición de libertad de minas

B. Sistema del Dominio Eminente o de Libertad de Minas

1.5. Concepto. Calificada por Alejandro Vergara Blanco como una teoría

12
emanada de la doctrina nacional (aunque según Juan Luis Ossa su origen es

español':'), para este sistema el Estado es titular de un dominio eminente sobre

las minas, una propiedad originaria y virtual más no efectiva, pues ésta

correspondería a quien denuncie los depósitos. Este dominio que ejerce el

Estado no es de carácter patrimonial, sino que tiene por fin legitimar la entrega

de la propiedad que hace el cuerpo político a los particulares para que ellos

dispongan de las sustancias como dueños.

Comparte con el sistema patrimonialista en que considera al Estado

dueño originario de las minas, pero no le asigna una propiedad real como aquel.

10
Dentro del Derecho comparado, existe una nueva tendencia a distinguir entre el "sistema

regalista propiamente tal" y el "sistema dominical" (CATALANO, Edmundo. "Curso de Derecho

Minero". p. 28. Impresora Oeste, Buenos Aires, Argentina.}, división que surge al atribuir al

primero caracteres jurisdiccionales de control sobre las minas, acercándolo a la doctrina del

dominio eminente analizada a continuación. El segundo de los conceptos, por tanto, es el

utilizado para referirse al sistema regalista con las definiciones y características entregadas.

Para no causar confusión en un estudio posterior y pormenorizado de la materia, y porque se

ajusta más a la realidad nacional, se ha denominado a esta doctrina como "patrimonialista", ya

que el término es inequívoco en cuanto al dominio patrimonial que tiene el Estado sobre las

sustancias minerales.
11
OSSA B, Juan Luis. Ob Cit. p 28.
12
VERGARA B, Alejandro. "El Problema de la Naturaleza Jurídica de la Riqueza Minera",

Revista Chilena de Derecho, Vol. 33. Nº 2. p. 2 1 7 .
13
OSSA B, Juan Luis. Ob Cit. p. 23.

18
Ésta pasa a ser de los particulares que las descubran o las soliciten. De esa

manera, el dominio estatal es "transitorio" y es tal sólo en el caso de las minas

no descubiertas, pues una vez ocurrido el hallazgo, la propiedad efectiva del

particular se superpone a la del Estado, el cual se quedará sólo con un dominio

registra!, tutelar.

1.5.1. Clasificación de /as sustancias. Caso de /as no concesibles.

Realizando la misma distinción entre las diversas sustancias del número

anterior, en el caso de las no concesibles es posible señalar que en su

regulación la Constitución no se inspiró esta doctrina de dominio eminente sino

en la patrimonialista, ya que los atributos que le concede al Estado para su

aprovechamiento, son relativamente similares a los que tiene el dueño sometido

al régimen general de dominio respecto de sus bienes. Sin embargo, en las

sustancias concesibles, el alcance del Art 19, N º 24, inc. 6 es distinto, ya que

las normas que las regulan suprimen de tal manera las supuestas facultades

patrimoniales del Estado que no cabe sino concluir que jurídicamente es un

error hablar de una propiedad fiscal sobre dichas sustancias.

1.5.2. Sustancias concesibles. Diversas teorías que explican el dominio

eminente. Los tratadistas sustentan que la Constitución adscribe a un sistema

de libertad de minas en lo que dice relación con las sustancias concesibles. La

tutoría de la riqueza económica correspondiente al Estado, lo habilita para

entregar la propiedad a quienes la soliciten judicialmente y cumplan los

requisitos legales. Para sostener esto se basan en el mismo A rt . 1 9 Nº 24 que

establece el "régimen general de amparo" que no es otra cosa que la obligación

del concesionario de una mina de desarrollar la actividad de acuerdo al interés

público que justificó su otorgamiento -que se explote- y que cumpla con la

normativa para mantener su derecho vigente: el pago de la patente (inc. 7 y Art.

12, inc. 1 L.O.C.) Es decir, el mismo precepto constitucional consagra dos

19
14
derechos que según algunos juristas, se superponen: el dominio originario del

Estado sobre todos los depósitos de mineral y el dominio del concesionario,

siempre y cuando cumpla con la legislación correspondiente al ejercicio de la

actividad.

Pero a esta dualidad de derechos de propiedad que convergen sobre los

yacimientos mineros, la doctrina de la libertad de minas les ha dado una

segunda explicación opuesta a la anterior. Para el profesor Alejandro Silva

Bascuñan, el Estado detenta un dominio inmanente sobre ciertos bienes. En

otras palabras, es propietario de forma especial de ellos, por lo que no debe

entenderse que todo dominio estatal es regido por las normas comunes del

derecho de propiedad. De esta forma, el Estado actúa como propietario común

en lo que dice relación con las sustancias concesibles, lo cual se expresa en

que si desea explorar y/o explotar a través de sus propias empresas o en

aquellas en que tenga algún porcentaje de participación, debe solicitar

judicialmente la concesión, como todo particular. En cambio, el Estado es

propietario especial de las sustancias no concesibles, las cuales sólo él puede

explotar o bien, puede entregar concesiones administrativas autorizadas por el

15
Presidente de la República. En el primer caso, una vez declarada a firme la

concesión a favor de un particular, el Estado se ha desprendido de su dominio

sobre las minas, por lo que los minerales que el concesionario extraiga le

pertenecen en virtud de su concesión, la que a su vez está protegida por la

14
"Royalty a la Minaría: Asarruchando la Viga Maestra" en Temas Públicos nº 671, Instituto

Libertad y Desarrollo.
15
Esta explicación tiene su resabio en la conocida división que realiza el Derecho Administrativo

entre "actos de autoridad" y "actos de gestión". En los primeros, el Estado se comporta en una

posición de superioridad frente a los particulares; por el contrario, en los segundos asume un

papel de igualdad con ellos. La concesión administrativa (sustancias no concesibles) sería un

acto del primer tipo por parte del Ejecutivo, mientras que para obtener la concesión sobre

sustancias concesibles, el Estado debe realizar actos de gestión, entregados a la legislación

general. Huelga decir que esta distinción ha sido abandonada por gran parte de la doctrina

actual, pues para ella en todos los actos el Estado actúa cumpliendo su rol superior frente a los

particulares.

20
Constitución. En el segundo caso en cambio, al quedar bajo la discrecionalidad

estatal el otorgamiento de concesiones en la forma que él mismo fije, el Estado

aún mantiene la propiedad eminente sobre ellas a pesar de ser explotadas por

un particular, no estando reglamentado su dominio por las reglas generales.

Sea cual sea el sentido que le den los autores a la doctrina del dominio

eminente, la formulación de que el Estado no es realmente dueño de los

minerales concesibles una vez adjudicada la explotación queda incólume. Por

ello, aquellos gravámenes que usualmente se contemplan para la actividad

minera pueden ser opuestos al régimen que la regula, verbigracia, una regalía

ad-va!orem.

1.5.3. Problemas del sistema de libertad de minas. A pesar de ser el

sistema de organización de la minería más extendido, presenta serios

problemas de tipo ontológicos: ¿el Estado realmente posee una especie de

16-,
dominio -aunque sea sui generis como lo planteaba Luis Claro Solar o es

sólo un acomodo doctrinal?; ¿cuál es la real necesidad, desde un punto de vista

práctico, de que el Estado sea considerado dueño sólo con el fin de entregar

propiedad efectiva? y finalmente, la primigenia declaración emanada de las

Ordenanzas de Nueva España (1783) y recogida por Andrés Bello en el Código

Civil en su Art. 591 ¿establece un dominio de carácter público sobre los

depósitos de minerales, o más bien reafirma la soberanía nacional sobre estos

bienes?

C. Inexistencia de un dominio estatal sobre les minas

16
En ese mismo sentido, URIBE H, Armando. "Manual de Derecho Minero". Editorial Jurídica de

Chile. 1968. p. 34.

21
1.6. Concepto. Para esta doctrina, de reciente elaboración, el criterio que

explica de forma práctica la relación del Estado con los depósitos de mineral

basado en la concesibilidad de las sustancias y en la institución del derecho de

propiedad, falla en su aspecto dogmático. En otras palabras, los sistemas

estudiados anteriormente son útiles pero falaces. El Estado no poseería ningún

tipo de dominio sobre las riquezas mineras, ni de forma patrimonial, ni tampoco

como un alto dominio que lo habilita para entregar la propiedad real a quienes la

soliciten.

En C h i l e , el principal sostenedor.de esta posición es el profesor Alejandro

Vergara Blanco. En su trabajo titulado "El Problema de la Naturaleza Jurídica de

la Riqueza Minera" expone su teoría basándose en lo insuficiente que resultan

tanto la teoría patrimonialista como la del alto dominio, para explicar el trato

jurídico que otorgan la Constitución y las leyes a la actividad minera.

1.6.1. Sistema patrimonialista analizado desde la doctrina de la

inexistencia. Bajo la óptica de esta doctrina, el sistema patrimonialista no tiene

sustento en el sistema jurídico chileno. Más allá de no ser aplicable a las

sustancias mineras concesibles, yerra al explicar el dominio fiscal sobre

cualquier mineral. La declaración del Art. 19, Nº 24, inc. 6 no tendría por

finalidad atribuir la titularidad de la riqueza minera al Fisco, sino que su razón de

ser es reafirmar la soberanía estatal en los recursos mineros. La intención del

constituyente claramente fue entregar al Estado distintas facultades regulatorias

dependiendo de la sustancia, y no plasmar en la Carta Fundamental una

doctrina u otra. En las Actas Oficiales de la Comisión de Estudios de la Nueva

Constitución Política, existe constancia de que la intención de dicha comisión

fue establecer un sistema de dominio eminente 17, pero al remitirse el proyecto a

17
"Actas Oficiales de la Comisión de Estudios de la Nueva Constitución Política", Sesión Nº

171.

22
la Junta Militar, ésta mantuvo las expresiones de la Ley Nº 17.450. En una tarea

de hermenéutica jurídica, concluye el sostenedor de esta doctrina, la frase

constitucional tiene un fundamento basado en la soberanía, por lo que su

interpretación como un derecho patrimonial sometido al sistema común de

dominio no se condice con el régimen de conces io nes mineras introducido en

los siguientes incisos del mismo precepto constitucional y en la L.O.C. Nº

18.097.

El ejercicio del dominio patrimonial con el que supuestamente cuenta el

Estado -incluso tratándose de las sustancias no concesibles- no se encuentra

acorde con los poderes que otorga el dominio, básicamente porque su objetivo

es otro. Los órganos de la Administración (aquellos que ejercen en la praxis las

funciones que las leyes encargan al Estado) no se encuentran habilitados para

utilizar la cosa de acuerdo al interés que le asigne el dueño, por lo que

difícilmente puede ser aplicable la institución del Derecho de Propiedad. La

fórmula de que las minas entran al acervo estatal no por ánimo de lucro, sino de

sustraerlo del ámbito del dominio privado -que es otra de las ideas que p ueden

justificar el dominio estatal- también sería deficiente, ya que el Estado a través

de su poder sancionatorio, puede "afectar" ciertos bienes a regímenes que él

establezca, sin utilizar la institución de la propiedad. En consecuencia, el

dominio patrimonial estatal en Chile es un dominio sin las características de

todo dominio, por lo que ya no es posible sostener que él existe jurídicamente.

Lo anterior no implicaría una transgresión del p r i n c i pi o de supremacía

constitucional, sino que, por el contrario, sería reafirmarlo. El Tribunal

Constitucional ha señalado que "la Constitución es el estatuto de mayor

jerarquía y su intérprete debe tener presente que ella es un todo armónico, sin

que pueda privarse algún precepto en ella.".

23
1.6.2. Dominio eminente analizado por la doctrina de la inexistencia. En

cuanto a la doctrina de libertad de minas o dominio eminente del Estado sobre

dichos recursos, la teoría de la inexistencia de dominio sobre las minas señala

que este régimen de organización presenta facilidades a la hora de explicar la

supuesta concurrencia de los distintos derechos de propiedad sobre un

yacimiento minero. Sin embargo, conceptualmente esta propiedad eminente

que tiene el Estado con el sólo fin de entregar el dominio a los particulares no

se justifica en su actual acepción. El que exista un "dominio" estatal sui generis

de por sí es controversial. En efecto, algunos tratadistas han considerado que la

propiedad originaria efectiva no corresponde a nadie, estimando a las minas

como "res nulluis", pero que el Estado en virtud de su soberanía, debe ejercer

18
un dominio de tipo radical o eminente sobre ellas.

19
Además y como señalan parte de los autores; el dominio eminente es

un concepto deformado por la doctrina. En un principio no se concebía tal

derecho asociado a una propiedad, sino que -siguiendo a Grocio a quien se

atribuye su construcción- se entendía la existencia de una "facultad" eminente

perteneciente quien ejerce la soberanía. De hecho, don Andrés Bello definió

este dominio eminente no como un derecho de orden privatístico, s i n o · como

una "facultad de disposición que tiene el soberano de cualquier cosa contenida

2
en el Estado". º En ese sentido, el Art. 591 del Código Civil no instituye un

vínculo dominial del Estado con las minas, sino que otorga un poder para

regular estos bienes, que está por sobre los derechos que puedan constituir los

particulares sobre ellos, con el fin de asegurar su soberanía. Lo mismo ocurre

con el Art. 1 9 Nº 24 de la Constitución que reglamenta la "propiedad" minera y

sienta las bases de las concesiones. A pesar de sus términos enfáticos, que

18
CATALANO, Edmundo. Ob. Cit. p. 30.
19
ZÚÑIGA U, Francisco. "Constitución y Dominio Público: Dominio Público de Minas y Aguas

Terrestres". lus et Praxis, Talca, v. 1 1 , n. 2, 2005. VERGARA B, Alejandro. Ob. Cit. p. 2 1 9 .
20
BELLO, Andrés. "Principios de Derecho lntemacionaf', citado por ZÚÑIGA U, Francisco. Ob.

Cit. p . 1 8 .

24
parecieran consolidad un sistema patrimonialista, parte de la doctrina actual

sostiene que sus alcances quedan comprendidos dentro del sistema de libertad

de minas, sin dilucidar si efectivamente existe un dominio originario o más bien

la propiedad es un acomodo para que el Estado pueda regular el

aprovechamiento que hacen los particulares de los depósitos de mineral.

Lo dicho en atención a las limitaciones impuestas a la pretendida

propiedad estatal patrimonial de las minas, aplica para este caso con mayor

fuerza aún, pues para la teoría de la inexistencia d e l d o m i n i o sobre las minas no

se puede hablar de propiedad si no se cumplen los supuestos básicos para que

ésta exista: las facultades del dominio deben existir al menos potencialmente

para hablar de esta institución jurídica, si no simplemente no Jo es. Aplicando

este criterio, se puede corroborar que en el sistema de libertad de minas no hay

facultad de disposición discrecional para el hipotético "dueño" que es el Estado;

no existe la posibilidad de que éste la aproveche sin solicitar la concesión

judicial como cualquier particular; no existe la facultad de reivindicarlo frente a

un concesionario que consiguió su derecho en forma legítima; en fin, no existe

un dominio porque las facultades de la Administración son otras que no tienen

que ver con el derecho de propiedad (reglamentar su utilización económica).

Bajo esta mirada, el Estado no es dueño originario de los depósitos, lo

que implica que la premisa fundamental de esta doctrina no se cumple, puesto

que el Estado no es titular del dominio sobre las minas y no posee ningún tipo

de propiedad sobre ellas, y por ello, jamás podría operar una transferencia de

aquel derecho a los particulares. En consecuencia, el particular tampoco es el

dueño real de la mina.

D. Conclusiones respecto a /as diversas teorías expuestas

25
1.7. Sistema amplio constitucional. Como es posible apreciar, el sistema

de la inexistencia de un dominio estatal sobre las minas se fundamenta

básicamente en las falencias de las doctrinas clásicas que explican el régimen

jurídico de la riqueza mineral, pero prescinde en demasía de la letra de la ley,

so pretexto de consultar su espíritu. Por otra parte, las doctrinas patrimonialista

y de dominio eminente, enfocan el problema únicamente desde la óptica del

Derecho de Propiedad, siendo insuficientes para responder una de las

interrogantes de este trabajo, esto es si ciertos cobros pretendidos por el

Estado a los particulares explotadores de la riqueza mineral, son legítimos o no.

En otras palabras, al momento de estudiar si una regalía o un impuesto

específico a la Gran Minería, atentaba contra la invariabilidad tributaria

contenida en el D . L . Nº 600, la pregunta que sigue a "¿quién es el dueño?" es

"¿para qué es el dueño?", ya que todas las teorías hasta aquí expuestas,

pueden otorgar sólidos fundamentos para apoyar o descartar esas exacciones.

Notorio es el caso del royalty con la teoría patrimonialista, pero también la teoría

del dominio eminente puede dar lugar a este tipo de cobros, pues señala que el

' Estado siempre conserva una especie de propiedad sobre las minas.

En consecuencia, la Constitución no se encarga de consagrar un sistema

en particular, sino que su misión es la de instaurar el marco que regule todas

las relaciones jurídicas que tengan por objeto a la minería. El vínculo que une a

esta riqueza con el Estado es más amplio y complejo que lo señalado por las

teorías referidas hasta aquí.

2. Las Minas como Bienes Nacionales.

2.1. Generalidades. Para resolver el problema de cuál es la naturaleza

jurídica de los depósitos de mineral, hay que atender a la función que cumplen

26
las normas que regulan la actividad minera desde las diversas ramas del

Derecho. Los diferentes diseños en las leyes referentes a la organización de la

minería, a las normas tributarias aplicables o a los procedimientos dirigidos al

aprovechamiento por parte de los p a rt i c u l a r e s de los recursos mineros,

obedecen a los fines que los estados deben conseguir de acuerdo al valor

asignado socialmente a su realización.

2.2. Bienes nacionales. Cuando la ley vincula al Estado ciertos bienes

(llamados "bienes nacionales"), lo hace en razón de los objetivos que éste debe

cumplir. Generalmente se concibe esta sujeción de dos formas: dando el uso de

esos bienes a la Nación toda, caso en que son llamados "bienes de uso

público", en los que la función del Estado es someter la conducta de los

particulares para asegurar que dicho uso alcance a todos; o privando de su uso

a la Nación, siendo acá los órganos del Estado los ú nicos titulares de aquella

facultad (por ello son llamados "bienes fi s c a l e s " ) . En el p rimer caso, más que

una propiedad, lo que existe es un señorío estatal para conseguir el objetivo

buscado. En el segundo caso, en cambio, el Estado en su aspecto p atrimonial -

fisco- tiene un vínculo directo, acá la propiedad es imprescindible para la meta

que se quiere alcanzar.

2.3. Caso de /as minas. El carácter absoluto, exclusivo, inalienable e

imprescriptible que le confiere la Constitución al dominio estatal sobre las

minas, le confiere las mismas características que da la doctrina a los bienes

cuyo uso pertenece a toda la Nación: incomerciables, inembargables e

21
imprescriptibles. Si a esto sumamos que los órganos del Estado tienen la

facultad de detentar el imperio sobre ellas y de otorgar las concesiones

respectivas de acuerdo al mandato constitucional contenido en el Art. 1 9 , Nº 24,

inc. 7 la semejanza es más patente , por lo que el régimen aplicable a las

21
ZÚÑIGA U, Francisco. Ob. Cit. p. 2 1 .

27
minas encuentra más similitud con la descripción que hace el Código Civil de

los bienes nacionales de uso público en su Art. 589 que con el concepto de

22.
bienes fiscales

No obstante, las minas están afectas a un trato distinto: su finalidad no

es el "uso de la Nación" como sería el caso de las calles, plazas, puentes y

caminos, sino la realización de la actividad con fines económicos. El "uso" de

las minas estaría dado por la realización de la actividad minera. El Estado es

soberano de todos los depósitos de mineral que se encuentran en el país, y la

finalidad' de esta soberanía es lograr que los yacimientos se exploten

rentablemente, ya sea por él mismo, como por particulares.

2.4. Soberanía del estado sobre los bienes nacionales de uso público. A

pesar de lo señalado en el punto anterior, no es posible obviar la letra de la ley,

la cual consagra el dominio del Estado sobre las minas. Frente a esto, es

posible concluir que sobre las minas no puede ejercerse el derecho de

propiedad, porque están excluidas del comercio humano. Si no es posible el

dominio, el enunciado "pertenecen a la Nación toda" confirma lo planteado por

Andrés Bello al referirse que sobre esta clase de bienes, el Estado, en su

expresión funcionalista (administrativa, legislativa y jurisdiccional) despliega la

soberanía, lo que envuelve un conjunto de facultades y poderes para regular las

actividades que se desarrollan en torno a ellas, más no apropiarse, por ser éste

un concepto extraño a la naturaleza misma de la expresión "público".

En lo que respecta a la actividad minera, la declaración de dominio

estatal cumple con el fin estratégico de asegurar la ejecución de la minería, y

22
Se podría decir que las minas son bienes nacionales de uso público en el sentido que otorga

el Código Civil. La única diferencia con éstos estriba en la forma de constituir la concesión. En

las minas, este acto es judicial, en cambio en los bienes nacionales de uso público regulados en

el Art. 589 es un acto administrativo. De todas formas, son actos de autoridad y ambos

quedarían comprendidos dentro del Art. 599.

28
por sobre todo, permite al Estado regular sin más limitaciones que las

contempladas en las mismas leyes, a la actividad.

Se puede afirmar entonces, que sobre los yacimientos mineros existe un

23.
dominio que conlleva potestades estatales especiales En consecuencia, lo

importante en lo que respecta a la minería es fijar el alcance de dichas

facultades, lo que conlleva a explicar el concepto de "afectación de las

�ustancias mineras": esta destinación a un fin particular -contenido en el Art. 19

Nº 24- es la que permite comprender cabalmente el conjunto de facultades que

el sistema jurídico asigna al Estado en tanto organizador de la economía de la

nación. De dichos poderes derivan los derechos que la Administración confiere

a los privados.

3. La "Afectación" de las Sustancias Minerales.

3.1. Riqueza minera "afectada" a un fin constitucional. Para la finalidad

que la Constitución le otorga a la riqueza minera en el plano interno del país, es

indiferente si ella pertenece al fisco, o a los particulares. Lo realmente

importante es que está afecta a cumplir el objetivo que el Estado le ha asignado

como fuente de riqueza: su aprovechamiento económico (Art. 1 9 , Nº 24, inc. 7).

En ese sentido, que el Estado sea dueño de ella, es una declaración radical de

soberanía, pero no implica que el constituyente consagró alguno de los

sistemas doctrinarios. El Estado tiene potestades sobre las minas, las cuales

les permiten la regulación de la actividad que se desenvuelve en torno a ellas,

dentro de los límites de la Nación.

23
SILVA CIMMA, Enrique. "Derecho Administrativo Chileno y Comparado". Citado por ZÚÑIGA

U, Francisco. Ob. Cit. p. 22.

29
3.2. Concepto y efectos. La afectación radica en ser una decisión de la

autoridad que determina un destino particular para ciertos bienes, sometiéndolo

a un régimen jurídico especial. En lo que respecta a las minas, dicha afectación

'

consiste en la de obtener beneficios de índole económicos a quién se interese

en ello. Dependiendo de la consideración que realice el ordenamiento jurídico

de las diversas sustancias fósiles, las facultades de la autoridad variarán para

que el destino ideado por el legislador, se materialice.

Al afectar la riqueza minera, ésta se sustrae del régimen común de

bienes, y así la Constitución y las demás normas pueden regulan su

aprovechamiento por medio de los derechos mineros. Este impedimento de

apropiación o incomerciabilidad de los yacimientos se explica por dos razones:

primero, por una razón fenomenológica: la riqueza minera no existe antes de su

descubrimiento y del delineamiento de depósitos minerales que posteriormente

24.
recibirá el nombre de "yacimiento" Y segundo, porque el Estado al declararse

dueño de todas las minas que se encuentren dentro del territorio nacional, lo

hace con la finalidad de "afectar'' los minerales al desarrollo de la actividad

económica, como se estudió supra. En ese sentido, si las minas quedasen

reguladas por el sistema general que establece principalmente el Código Civil,

la amplitud de derechos que ahí se conceden perturbaría la obtención del fin

pretendido por el Estado. Es por ello que el Estado hace una declaración de

dominio sobre la riqueza minera, para excluirla del Derecho Civil y así asegurar

que la actividad minera se ejecute.

En definitiva, la nomenclatura constitucional que señala que el Estado

tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todas las

minas, es el medio que utilizó el constituyente para afectar a las minas a un fin

24
Brian Mackenzie "Economic Guidelines for Mineral Exploration: Seminar Notes". Apuntes

obtenidos de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. 1992.

30
particular y de esa forma restarlas del comercio jurídico; pero además estas

expresiones significan que el Estado chileno ejerce soberanía sobre dicha

riqueza, y que de esa forma ella queda sometida al imperio de las leyes de la

República.

4. Concesión Minera en C h i l e y Derechos que Otorga.

4.1. Doble significado de concesión. El acto en virtud del cual se crean

derechos y se imponen obligaciones a los particulares que deseen explotar la

riqueza minera es la concesión, de acuerdo a lo dispuesto por el Art. 1 9 Nº 24,

inc. 7. La ley encargada de regular qué sustancias son concesibles, de

determinar el alcance de dichos derechos y obligaciones y de instituir el

régimen de amparo al cual estará sometida la concesión, tiene el carácter de

orgánica constitucional y es la ya citada L.O.C. Nº 1 8 . 0 9 7 sobre Concesiones

Mineras, publicada el 21 de Enero de 1982.

El concepto de concesión minera posee dos aspectos: por un lado, se

trata de un acto de la autoridad judicial por el cual se constituye el derecho, a

favor del solicitante, de explorar o explotar sustancias susceptibles de

25
aprovechamiento general. Por el otro, también se denomina concesión minera

al derecho real e inmueble que nace de dicho acto y que otorga la facultad de

investigar y/o extraer los minerales. En realidad, el primer aspecto da cuenta de

lo que es técnicamente la concesión. Ella es un acto jurídico de Derecho

Público que da al particular un poder sobre una actividad o bienes que,

26
ordinariamente, están bajo la tutela de la administración pública. Los efectos

de este acto son los derechos y potestades que concede a quién los solicita. No

25
OSSA B, Juan Luis. Ob Cit. p. 65.
26
VERGARA B, Alejandro. "Principios y Sistema del Derecho Minero". Editorial Jurídica de

Chile. 1992. p. 270.

31
obstante, en el Derecho de Minería se utilizan indistintamente ambos sentidos

27
por estar íntimamente ligados.

Hay un interés público que justifica el otorgamiento de la concesión, que

consiste en que la actividad minera se realice. En ese sentido, no es facultativo

al concesionario explorar o explotar el yacimiento, sino que es su obligación

(Art. 19, N º 24, inc. 7). Para ello, se fija un régimen de amparo que asegura la

observancia de dicho deber jurídico. En orden a evitar la discrecionalidad

característica de los actos administrativos, la concesión se otorga a través de

una resolución judicial que el tribunal emite en razón de su función

jurisdiccional. Por último y en armonía con esto, la competencia para resolver

los conflictos que puedan suscitarse en torno a su caducidad o extinción del

dominio sobre ellas también es de los tribunales (Art. 1 9 , Nº 24, inc. 8).

4.2. Derechos que otorga la concesión minera. La concesión otorga un

derecho real inmueble sobre las sustancias mineras que se encuentren dentro

de su extensión territorial (Art. 2 de la L.O.C.), el cual está protegido por la

garantía constitucional de propiedad (Art. 19, Nº 24, inc. 9). En el caso de la

concesión minera de explotación o pertenencia, el dominio sobre ella es de

duración indefinida y su titular tiene la facultad de hacerse dueño de todos los

minerales concesibles que extraiga (Art. 11, Nº 2 L.O.C.) siempre y cuando

cumpla con la obligación de amparo. Esto configura uno de los aspectos más

relevantes del régimen minero chileno: la llamada "concesión plena".

Esta conceptualización de los derechos mineros que se conceden a los

particulares tiene mucha relevancia para entender los alcances de la garantía

de dominio que gozan los concesionarios. Para el Art. 1 9 , Nº 24, inc. 9 el status

de "dueño" y "concesionario" es el mismo, independiente de que jurídicamente

27
También se hará así a lo largo de este trabajo.

32
el último no pueda ser titular del derecho de propiedad. Pero no hay que

equivocarse: lo que realiza la norma constitucional no es una atribución de

dominio sobre las reservas de mineral, sino que le garantiza al titular de la

pertenencia vigente, el mismo grado de protección que tiene el propietario sobre

sus bienes sometidos al sistema general del derecho privado. Por lo tanto, el

concesionario es dueño de su concesión y de los derechos que ella otorga, y

como tal, puede realizar todos los actos jurídicos que digan relación con las

facultades de uso, goce y disposición.

Por otra parte, la indemnidad del titular de la pertenencia consiste en que

su derecho a realizar la actividad minera no puede ser privado, perturbado o

amenazado. La Constitución garantiza el ejercicio de la industria. Por eso, la

modalidad que establece el Art. 11 Nº 3 para el caso de expropiación de la

concesión (calificada por José Piñera, redactor de la L.O.C. como el "eje

28)
central" del dominio del particular sobre la mina está acorde con el espíritu

del constituyente, al disponer que el daño patrimonial causado por la

expropiación consiste en el Valor Presente de los flujos netos de caja que ella

podría generar (su valor comercial}. El cálculo sobre las reservas de sustancias

concedidas que el expropiado demuestre, del flujo neto de caja a Valor

Presente, es una operación comercial que por la naturaleza jurídica de la

concesión, se aplica como expropiación. El daño a indemnizar es el potencial

flujo de ingresos derivado de la venta de minerales que al ser extraídos

pertenecerían al concesionario minero de no mediar la pérdida de su derecho.

4.3. Consecuencias de la concesión minera. Todas estas

consideraciones constitucionales, más el Art. 11 Nºs 2 y 3 de la L.O.C. dan al

concesionario un derecho sobre las sustancias vigorizado y cualquier intento del

28
PIÑERA E, José. "El Cascabel a la Minería". Conferencia dictada en la V Jornada de Derecho

Minero de la Universidad Católica. Octubre, 2002. Disponible en

http://www.josepinera.com/chile/chile_mineria.htm

33
Estado por participar en los beneficios directos de la explotación, como lo

supone el cobro de un derecho o regalía, es inconstitucional por ser contrario al

dominio que entraña la apropiación de los minerales ya extraídos. Una regalía

ad valorem importa una privación ilegítima del dominio si no está contemplada

como forma de amparo de la concesión, pues desconoce el derecho de

propiedad que adquiere el concesionario al momento de separarlos del

yacimiento y hace, de facto, una expropiación sin seguir los términos del Art. 1 1

N º 3 de la L.O.C .. En virtud de esto, el titular podría invocar el Art. 19, Nº 24,

inc. 9 para dejar dicho pago sin efecto, pero antes de eso, es indudable que el

Tribunal Constitucional, por todas estas razones, declararía a un proyecto de

ley de esas características, como lnconstítuclonal."

5. Régimen Minero en el Derecho Comparado. Referencia.

5.1. Derecho de propiedad como denominador común. En el derecho

comparado las leyes sustantivas mineras tienden a dar al Estado potestades

similares a las que tiene el dueño de un bien, por lo que los cobros de royalties,

cánones, etc. son compatibles con el sistema jurídico en el cual se encuentran.

De ahí la imposibilidad de emular en Chile ciertas normas foráneas que

pretendan el pago de una regalía sin estar considerada dentro del amparo

minero, como se dijo supra.

De partida, el derecho de propiedad del Estado sobre las sustancias es el

supuesto inicial para la mayor parte de los regímenes mineros de América

Latina, disintiendo en el tipo de dominio que los órganos estatales ejercen

sobre ellas. El Artículo 122 de la Constitución Política de la República Argentina

señala: "Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos

29
Ver siguiente capítulo en donde se analiza el Proyecto de Ley del año 2004 que pretendía

aplicar un pago de una regalía ad valorem a la gran minería.

34
naturales existentes en su territorio". Por su parte, el Art. 5 del Código de Minas

de Colombia establece que todos los minerales de cualquier clase y ubicación

yacentes en cualquier estado físico o natural, son de propiedad del Estado. El

Art. 1 del Código de Minas Brasileño dice que los recursos minerales son

bienes de la Unión que los administra. Pero a diferencia de lo que ocurre en

Chile en que esta declaración es más bien con fines soberanos, en estas

legislaciones tienen un marcado contenido patrimonial, lo cual repercute en el

ámbito impositivo que se les aplica. En cambio, en los países de tradición

anglosajona, en los que no se produce la separación entre el dominio del predio

superñcíal" y el dominio sobre las sustancias, el explotador es un mero

31
arrendatario del yacimiento.

5.2. Diferencias con la legislación chilena. En contraste con lo dispuesto

en la legislación nacional, en el Derecho Comparado latinoamericano la

Concesión administrativa y no judicial es la regla común para entregar derechos

de explotación a los particulares sobre las sustancias. En este aspecto y salvo

la legislación argentina, los derechos son temporales y están sujetos a la

aprobación que realice la administración del proyecto minero, lo cual fortalece

las facultades de disposición que posee el Estado. Esto es similar a lo que

ocurre en Chile con los hidrocarburos. Por eso, la imposición de una regalía es

lícita y va en armonía con el estamento minero que se otorgan dichos países,

llegando a ser incluso reconocida constitucionalmente como en Colombia, en

donde el Art. 360 de la Constitución la define como "la contraprestación" que se

causa por la explotación de los recursos naturales no renovables de propiedad

de la Nación. Es un derecho a explotarlos, como lo señala luego el Art. 322 para

diferenciarlos de los impuestos. Por su parte, y siguiendo esta tendencia, el

3

° CANALES, Patricia. "La Legislación que rige las Actividades Mineras, especialmente la

Tributación en Argentina, Bolivia, Colombia y Brasif'. Septiembre 2003. Biblioteca del Congreso

Nacional. Serie Estudios. Nº 2 8 1 . p. 1 .
31
VEGA, Héctor. Ob. Cit. p. 1 7 .

35
Tribunal Constitucional de Perú declaró infundada una acción de

inconstitucionalidad contra la Ley de Regalías Nº 28258 por estimar que la

concesión es un acto administrativo y por tanto, discrecional que permite el

cobro de estos gravámenes. En Canadá, país que no hace una declaración de

apropiación de las riquezas mineras, el mecanismo que utilizan los estados son

diferentes unos de otros, pero la regla general es cobrar una sobretasa de

impuesto a la utilidad no deducible del impuesto general federal. En Brasil el

pago se realiza a la Administración de la Unión o a los municipios dependiendo

de quién tiene el dominio originario, en tasas que van desde un 3% hasta un

0,2% sobre las ventas, lo mismo en Argentina, en donde ciertas regalías son

impuestas por las provincias.

En la mayor parte de los sistemas jurídicos se les impone a los

particulares la obligación de pago de cánones a favor del Estado, por la sencilla

razón de que éstos -ocupando la forma de dominio estatal patrimonial- se han

reservado derechos sobre los minerales una vez extraídos, cuestión que no

ocurre en Chile, lo que imposibilita el cobro de roya/ties bajo el término de que

es una contraprestación o una compensación al país.

6. Conclusiones respecto al Régimen Minero Chileno.

6 . 1 . Dominio público del Estado. En definitiva, el régimen minero chileno

está configurado, principalmente, por el Dominio Público que ejerce el Estado

sobre las minas. Su carácter de absoluto, exclusivo, inalienable e

imprescriptible --o torgado por la afectación que hacen la C onstitución y las leyes

sobre l as sustancias mineras- confirma q ue el cuerpo político chileno es el ú nico

y l e gí ti m o detentador d e esta riqueza dentro del erritorio
t y por consi g uiente , es

el encar g ado de organizar la actividad económica que se produce en torno a

e lla. Por esta razó n, los pa rt iculares no pasan a ser " propietarios de un a mina " ,

36
sino concesionarios, es decir, titulares de un derecho que mediante un acto de

autoridad se radica en ellos y que les permite hacerse dueños de la sustancia

que reporta interés económico una vez separada de la tierra. Este régimen

debe ser respetado no tan sólo por los privados o entes públicos que realizan la

actividad, sino también por el legislador. En consecuencia, ésta es la directriz

que debe considerar cualquier ley que pretenda imponer a la actividad algún

tipo de gravamen, toda vez que no debe transgredir el mencionado Dominio

Público, ni los derechos que legítimamente poseen los explotadores de las

minas.

37
CAPÍTULO II

REGALÍA AD-VALOREM EN CHILE

Análisis al Proyecto de Ley del año 2004 rechazado por el Congreso

1 . Generalidades.

1.1. Enunciado. El 5 de Julio de 2004 a través del mensaje Nº 1 2 6 - 3 5 1 ,

el gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos envió al Congreso Nacional el

proyecto de ley que establecía una regalía minera ad valorem y creaba un

fondo de innovación para la competitividad. Dicho proyecto fue comúnmente

conocido como "Royalty 1", cuya tramitación se detuvo en Agosto del mismo

año por no contar con el quórum necesario para su aprobación.

1.2. Origen del proyecto de ley. Como antecedente de este proyecto, es

preciso señalar que el tópico de la tributación minera siempre fue un punto

conflictivo en el debate social y económico de la Nación. Con la llegada de la

democracia y la consolidación del marco jurídico vigente para la actividad

minera, el estudio pormenorizado acerca de la forma y la cuantía de la

imposición minera revivió las voces críticas de economistas y expertos que

acusaron a las grandes empresas del cobre de asilarse en diversas prácticas

legales para eludir tributos, sin considerar que el recurso que extraían no es

renovable y además, pertenece al Estado. Sus principales dardos iban dirigidos

a la depreciación acelerada, los precios de transferencia, la invariabilidad

tributaria del D.L. 600 y la permisividad de internar al país cuantiosos créditos

como forma de inversión. Estos argumentos y los datos sobre las sumas

realmente enteradas por concepto de Impuesto a la Renta durante la década de

38
32
los noventa alcanzaron tal repercusión, que en la sesión del Senado del 8 de

Mayo de 2003 se acordó formar una Comisión de estudio cuya tarea sería

investigar la tributación de los grandes contribuyentes mineros. Para llevar a

cabo su cometido, dicha Comisión Especial del Senado se propuso escuchar a

los representantes de las mismas empresas mineras, a sus gremios, a los

organismos gubernamentales, expertos y organizaciones civiles. Las opiniones

emitidas -como era posible prever- fueron divergentes y no hubo entre los

sectores un consenso claro en torno a si las empresas pagaban lo que

correspondía, de acuerdo a la legislación tributaria vigente. De cualquier forma,

el acuerdo para conformar una política de Estado para la gran minería del cobre

se constituyó y dentro de ése contexto nace la idea de legislar sobre un royalty

minero. No obstante, el proyecto que m o d i fi c a b a la L.O.C. Nº 18.097 sobre

Concesio nes Mineras fracasa al no contar con los votos requeridos por la

Constitución (Ley de Quórum Calificado).

2. Regalías.

2 . 1 . Concepto. La naturaleza jurídica de la regalía fue motivo de

contienda entre los parlamentarios, quienes discutían si la propuesta del

gobierno correspondía a una retribución por la explotación del patrimonio

estatal, o bien se trataba lisa y llanamente de un impuesto. Nominalm e nte d e cía

s er u n a regalía , pero pose í a caracteres que interpretados en su con jun to , le

33
d aban la fisonomía de un tri b uto. V isto de esa fo m r a, el proyecto d e l
e y c o rría

32
Interesante resulta ver las declaraciones que prestaron durante el año 2003 los señores

Gianni Lambertini y Juan Toro -a la fecha Tesorero General de la República y Director del

Servicio de Impuestos Internos, respectivamente- durante esta investigación que llevó a cabo el

Senado. En ella, el primero señaló que durante el año 2002, las empresas aportaron al Fisco la

escuálida suma de 20 millones de dólares; mientras que el segundo afirmó que en diez años,

sólo 2 de las 1 O grandes mineras privadas del cobre pagaron impuestos (Escondida y Los

Pelambres). Fuente: Biblioteca del Congreso Nacional y El Mercurio 10/10/2003.
33
En proyecto de ley establecía en el Artículo 18 de la L.O.C Nº 18.097 lo siguiente: "El

explotador minero estará o bligado a pa gar al Estado una regalía mi nera ad valorem que se

39
--······-··--· ··-·-·--·------------------------

el riesgo de no pasar el examen de constitucionalidad por ser un impuesto al

patrimonio, algo contrario al Art. 1 9 , Nº 20 de la Constitución Política.

Se suma a lo anterior la poca precisión con que el mundo político

utilizaba el término "royalty", llamando así indistintamente a impuestos y

regalías, inconveniente que se presentó nuevamente con la dictación de la Ley

Nº 20.469. En la teoría económica, la acepción "regalía" está bastante

diferenciada del impuesto, lo cual incide también en el Derecho, porque recoge

sus principales elementos.

A grosso modo, se puede definir a la regalía como una contraprestación

consistente en el pago a favor del dueño de un factor productivo, por la

explotación o utilización que hace de él un tercero. Su importancia es que

permite a quienes detentan la propiedad de los medios requeridos, tomar una

fracción de la ganancia que éstos generan. En ese sentido, la regalía es un

derecho y no un tributo que puede fijarse en base a las ventas brutas ( ad­

valorem), a la producción o puede calcularse sobre las utilidades.

aplicará a la primera venta que recaiga sobre productos mineros, de conformidad a lo

establecido en los artículos siguientes.

La regalía minera será de un 3% sobre la venta neta anual de productos mineros cuando la

sustancia mineral sea metálica y de 1 % cuando dicha sustancia sea no metálica.

Para el cálculo de la regalía minera, se considerará como precio mínimo de la primera venta del

producto minero, el más alto entre:

a. el valor total de la contraprestación recibida o que tenga derecho a recibir el explotador

minero por la venta de los productos mineros;

b. aquel precio que se ajuste a los valores que para operaciones similares en el mercado

doméstico o internacional relevante, se acuerden entre empresas no relacionadas;

Para los efectos de lo dispuesto en este artículo, valor total de la contraprestación recibida o

que tenga derecho a recibir el explotador minero se entenderá que incluye:

a. el precio; y

b.el valor de mercado de cualquier otro beneficio, bien o prestación.

Para los efectos del cálculo de la regalía minera, en caso de existir ventas a empresas

relacionadas, se deberá adicionar a la venta neta del explotador minero, la venta neta de

productos mineros provistos por el mismo, realizadas por dichas empresas, cuando residan en

Chile"

40
2.2. Justificación económica de las regalías. Rentas Rícardianas. Para

justificar económicamente la aplicación de una regalía a la minería, se señala

que como no todos los yacimientos mineros poseen la misma ley de corte, se

tiende a explotar primero los de más alta capacidad productiva. A medida que

existe un aumento en la demanda, los de más baja ley comienzan a explotarse

pero tienen mayores costos, lo cual incide en un alza en el precio del mineral.

La diferencia que se genera entre la renta del yacimiento de mejor ley (que

como consecuencia del aumento del precio, obtiene más beneficios) con la

renta del que tiene ley inferior, es una renta extraordinaria, una sobre-renta

llamada también renta Ricardiana (desarrollada por el economista inglés David

Ricardo durante el Siglo XIX) que no corresponde al explotador, sino al

propietario de la mina.

Este tipo de renta es extraordinaria porque las rentas normales de la

industria minera están incluidas en los costos". Por esta razón, de no existir

renta Ricardiana, el comportamiento de explotación de la empresa (o el

concesionario) no se altera, lo cual facilita económicamente la introducción de

un gravamen que obtenga estas sobre-rentas a favor del erario público, puesto

que no causa distorsiones.

Una de las desventajas de la aplicación de regalías para captar la renta

Ricardiana es que parte de la base de que los precios siempre van en alza. La

experiencia minera y especialmente la que dice relación con el cobre, ha

demostrado que ello no ocurre así, que los valores del mineral fluctúan con

34
GREENE, Álvaro. "Análisis de /a Tributación en la Minería Chilena". Seminario para optar al

Título Profesional de Ingeniero Comercial. Santiago. Marzo, 2004. Facultad de Economía y

Negocios, Universidad de Chile. Disponible en

http://www.cybertesis.cl/tesis/uchile/2004/greene_a/html/index-frames.html

41
frecuencia, por lo que la imposición de ellas podría afectar a las minas

35
marginales, sacándolas del negocio.

2.3. Rentas de Hotteling. También se ha tratado de justificar el cobro de

regalías a través de lo que en economía se llama renta de escasez o Renta de

Hotteling: como los recursos mineros son limitados, el inversionista no contará

con reservas disponibles en el futuro, generándose un costo de oportunidad por

explotar el recurso hoy y no "mañana", produciéndose una sobre-renta en el

corto plazo (la escasez futura acrecentará el valor del mineral). Es justo,

entonces, que sea el Estado, como detentador de la riqueza nacional, quien se

apropie de dicha renta y realice las inversiones pertinentes para cuando el

recurso se agote. No obstante, se ha demostrado que la carestía global de los

productos mineros se ha revertido producto de mayor eficiencia en la etapa

explorativa. El caso chileno es un buen ejemplo de ello: en 1985 habían 77

millones de toneladas de cobre fino de reservas y al año 2000 se tenían

36
aproximadamente 160 millones de toneladas. En consecuencia y como lo

reafirma el economista y profesor John Tilton, las Rentas de Hotteling en el país

37
deberían ser muy pequeñas, dada esta abundancia de recursos.

3. Análisis del Proyecto de ley sobre Regalía Minera Ad-Valorem.

A. Generalidades.

3. 1. Dominio del Estado sobre /as minas. Como se adelantó en el

capítulo anterior, el proyecto de ley estaba fundado en el dominio estatal sobre

35
ROBILLIARD, César Polo. Ob Cit. p. 34.
36
Datos entregados por el ex Presidente de SONAMI, Hernán Hochschild, a las Comisiones

Unidas de Hacienda y Minería que estudiaron el proyecto de ley del Ejecutivo que establecía la

regalía ad-va/orem. Boletín Nº 3.588-08. Biblioteca del Congreso Nacional. 2004.
37
GREENE, Álvaro. Ob. Cit.

42
las minas. El Art. 19, Nº 24, inc. 6 fue entendido como atribución de la

propiedad patrimonial al Estado sin decirlo expresamente. Sus antecedentes e

ideas fundantes daban cuenta de que el Estado, al ser "dueño" de los

minerales, contribuía con un factor escaso, por lo que debía ser remunerado; de

lo contrario se producía un subsidio a la actividad minera y además, provocaba

una disminución artificial en los costos de extracción, lo cual incentivaba a

sobre-explotar los minerales. El concesionario minero aprovechaba los recursos

no renovables de la minería de forma gratuita, como si no tuviesen valor

económico. Esto -según el proyecto- era contrario a la tendencia mundial, ya

que las naciones que explotan sus recursos mineros aplican fórmulas de

reposición económica para capitalizar los fondos recaudados y así crear nuevos

activos capaces de reemplazar permanentemente la capacidad generadora de

38
ingresos de estos recursos naturales.

3.2. Regalía como derecho a favor estatal. El royalty entonces, era

entendido como un derecho y no un tributo, que surgía a favor del Estado por el

hecho de la explotación rentable que hac í a el concesi o nar io minero. Si no se

cobraba , el fisco sufría un perjuicio por no ver s o l u c i o na d a la compensaci ó n por

la explotación de su patrimonio. Cuando el Estado permitía a los p a rt iculares

comercializar los recursos que le pertenecen a la N ación , está real iz ando un

acto jurídico avaluable en dinero. Si no recibía un pag o como contraprestación,

en realidad donaba los minera l es , lo que representaba un per ju icio enorme a los

intereses g enerales.

B. Características del gravamen

3.3. Obligación del explotador minero. El mecanismo que se pretendía

utilizar era la creación de una obligación que se imponía al e x plotador de una

38
Mensaje Nº 126-351. Santiago, 5 de Julio, 2004.

43
pertenencia minera -fuese éste el concesionario directo o simplemente quien

extraiga minerales en virtud de un acto jurídico celebrado con el primero- de

pagar una regalía ad-va/orem al Estado por la explotación de las mismas. En

ese sentido, el sujeto pasivo de la obligación no era el concesionario directo,

sino el explotador minero, a quién el proyecto de ley definía como "aquella

persona que extrae y vende sustancias minerales en cualquier estado

productivo, que formen parte de la concesión, sea ésta el concesionario mismo

u otra persona".

3.4. Determinación de fa tasa en fa regalía ad-valorem. Para determinar

el cobro de la regalía ad-va/orem, se tomaba en cuenta la primera venta del

mineral y recaía sobre un porcentaje anual sobre ellas, siendo de un 3% sobre

sustancias minerales metálicas y de un 1 % sobre las sustancias minerales no

39
metálicas.

3.5. Forma de aplicar fa regalía. En el cálculo de la regalía, el proyecto de

ley se encargaba de definir qué se entendía por ventas brutas anuales y por

ventas netas anuales. Las primeras estaban constituidas por el monto de las

ventas totales del explotador minero, excluido el Impuesto al Valor Agregado.

Las segundas, por su parte, estaban constituidas por la venta bruta, deducidos

los gastos y costos que permitía el mismo proyecto. Sobre éstas últimas recaía

la regalía: para su determinación el proyecto de ley establecía que el explotador

minero podía descontar de la venta bruta los costos y gastos que tuviese en

insumos y mano de obra que utilizase directamente en la generación de las

rentas mineras.

39
En el Anexo Nº 1 de esta tesis se inserta el proyecto de ley sobre royalty minero para su

consulta. (Art. 18).

44
3.6. Gasto necesario para producir renta. El monto efectivamente

enterado por concepto de royalty se consideraba como un gasto necesario para

producir la renta al determinar el impuesto de Primera Categoría. Pero además,

el proyecto instauraba un periodo de "transición" de tres años, en el cual la

regalía operaría como crédito contra el mismo impuesto corporativo.

3.7. Exenciones. En cuanto a los explotadores mineros que quedaban

exentos del pago de la regalía, el proyecto de ley regulaba dos situaciones: en

primer lugar, exceptuaba a quienes no se encuentran obligados a declarar su

renta efectiva según contabilidad completa y a aquellos cuya venta bruta anual

de productos mineros, no excediese las 2.000 unidades tributarias anuales. Es

decir, dejaba exentos del pago a quienes tributaban bajo el sistema de la renta

presunta o el impuesto único sustitutivo: la pequeña y m e d ia n a minería.

En segundo lugar, el proyecto buscaba no afectar a los explotadores

mineros marginales, a los cuales un gravamen de estas características los

podía dejar fuera de la actividad. Para ello exceptuó del pago de la regalía a

aquellos cuya venta neta anual de productos mineros fuese igual o inferior a un

1 5 % d e su venta bruta anual.

C. Naturaleza de la obligación: ¿regalía o impuesto?

3.8. Concepto de "tributo" y diferencia con la regalía. Lo que concierne

ahora es esclarecer si la obligación contemplada en el proyecto de ley era

efectivamente una regalía, o más bien se trataba de un impuesto.

Habitualmente, se define al Impuesto como una especie del género

"Tributo". Éste a su vez, consiste en prestaciones en dinero que el Estado exige

45
en el ejercicio de su función de imperio y para el cumplimiento de sus ñnes."?

Son los ingresos ordinarios de Derecho Público que percibe el Estado actuando

en cuanto tal, ejerciendo su soberanía, creando relaciones entre él y los

41
particulares a los cuales exige prestaciones coercitivas.

El impuesto es el tributo que puede exigir el Estado a quien cumple el

supuesto fáctico contemplado en la ley denominado "hecho imponible", sin que

exista una contraprestación estatal a favor del obligado. El aspecto más

importante de los impuestos es el hecho de que en ellos se prescinde

absolutamente de la voluntad del contribuyente. En la relación que se da entre

el sujeto obligado y el fisco no existe un acto volitivo que induzca al primero a

cumplir con la obligación tributaria, como sí ocurre con las obligaciones

contractuales. En el impuesto es la sola voluntad de la ley la fuente del deber a

favor estatal. En la teorí.a está basta nte diferenciado de lo que es una regalía,

pero en el proyecto de ley la diferencia no era tal.

3.9. "Royalty 1" establecía un impuesto y no 'una verdadera regalía.

Como se ha señalado, ni la ley ni la Constitución entregaron potestades a la

Administración o al fisco sobre las sustancias concesibles que el explotador

minero ha adquirido, por lo que la titularidad de su derecho a apropiarse de

ellas lo tiene desde que ampara su concesión. Una compensación por extraer

minerales que pertenecen al Estado no existe, porque éste último no tuvo más

señorío sobre la riqueza minera concesible que la de entregar su

aprovechamiento económico a quién lo solicite (incluso a sí mismo). Desde el

momento que el concesionario minero extrae el mineral, en virtud del Art. 11 Nº

2 de la LOC. 18.097, los minerales ingresaban a su patrimonio, constituyendo

dominio sobre ellos.

40
Art. 13 Código Tributario Modelo para America Latina.
41
VERDUGO, Mario. PFEFFER, Emilio. NAUDÓN, Alberto. Ob. Cit. p. 67.

46
En base a lo anterior, la única vía que le restaba al royalty para seguir

siendo algo distinto de un impuesto era convertirse en una forma de amparo de

la pertenencia, más su no pago no conllevaba la caducidad de la concesión,

sino que otras sanciones de corte pecuniario y penales. En realidad, el proyecto

de ley establecía un híbrido, que pretendía ser un derecho que se le debe al

Estado por la utilización de su patrimonio, pero que compartía todos los

caracteres de un impuesto: era establecido por la ley, determinaba un hecho

gravado -la venta del mineral-, y lo más importante: no existía contraprestación

estatal alguna, como sí ocurre con las tasas, las contribuciones o el mismo

royalty que cobran ciertas mineras por la explotación que hacen de sus

concesiones, terceros.

Para que hubiese tenido la calidad de regalía, habría sido menester que

el proyecto dilucidase primero la función del Estado en la minería: ¿era dueño

de los minerales ya extraídos?, o bien y en virtud de su potestad organizacional

de la actividad económica, ¿podía imponer un cobro que le asegurase

fehacientemente que el particular estaba explotando la mina?

3 . 1 O. Posible solución legislativa. El proyecto de ley podría haber

funcionado en Chile como una verdadera regalía si se modificaba la

Constitución Política y la L.O.C. Nº 18.097. Para ello, primero debió modificar

las obligaciones que establece el constituyente al concesionar i o en el Art 19, N º

24 , inciso 7, q ue hoy las restringe al amparo, ampliarlas a un p ago por mineral

extraído y en seguida, m odificar la L ey Orgánica Constituc iona l en el sentido de

establecer q ue a ú n cuando el particular extraía el mineral, é ste no le pertenecía

ipso facto, sino q ue adem á s , su dominio quedaba supeditado a la realización

del pago establecido en la Constitución. Esta nueva obligación entonces,

hu b iese tenido tanto sustento constitucional como legal.

47
Más allá de que en los hechos el Gobierno no contó con los votos en el

Parlamento para cambiar la norma, jurídicamente lo que correspondía hacer era

modificar el Art. 11 Nº 2 de la Ley sobre Concesiones Mineras y supeditar el

dominio del particular sobre la sustancia, al pago del royalty. Huelga decir que

esto hubiese aplicado únicamente a las nuevas concesiones, dado que las

constituidas con anterioridad al proyecto no les era aplicable esta regalía por

estar protegidas por la garantía del derecho de propiedad del Art. 1 9 , Nº 24.

D. Constitucionalidad del Proyecto.

3.11. Enunciado. Al revisar el proyecto de ley, uno de los aspectos que

más llama la atención es que mientras las reflexiones económicas abundan, las

jurídicas escasean. Las normas consideradas en los fundamentos de la

iniciativa son el Art. 19, Nº 24 inc. 6 y una modificación a la LO.e. Nº 18.097

que agregaba un "Título IV", denominado "Otros Derechos y Obligaciones

Emanados de las Concesiones Mineras", estableciendo el pago de la regalía en

42
el Art. 18.

3.12. Regalía inconstitucional. El primer aspecto que el proyecto de ley

debió dilucidar fue si la Constitución daba margen para establecer una

obligación de este tipo. Al respecto hay que considerar los derechos que otorga

y los deberes que asigna directa o indirectamente. El Art. 19, Nº 24, inc.7

señala que una ley de carácter Orgánica Constitucional será la encargada de

fijar los derechos y obligaciones del concesionario minero. En este primer

punto, el proyecto de ley cumplía con este mandato formal, ya que modificaba a

la L . O . C . respectiva.

42
Ver Anexo Nº 1

48
No obstante, inmediatamente después, el precepto dispone que "la

concesión minera obliga al dueño a desarrollar la actividad necesaria para

satisfacer el interés público que justifica su otorgamiento. Su régimen de

amparo será establecido por dicha ley, tenderá directa o indirectamente a

obtener el cumplimiento de esa obligación". Es decir, la misma Constitución

impone el marco de los derechos y obligaciones que la ley de rango inferior

establezca, el cual es la realización de la actividad, razón del Régimen de

Amparo. La L.O.C por su parte y en cumplimiento de esto, somete al

concesionario minero a pagar una patente anual como forma de cumplir su

obligación de amparo de la pertenencia, presumiendo de esa forma, que la está

explotando y por tanto, se verifica lo deseado por el constituyente. Como ni la

Constitución ni la L.O.C. Nº 1 8 . 0 9 7 otorgaron facultad alguna al Estado sobre

los minerales extraídos que fuesen concesibles, se podría sostener que el

proyecto de ley adolecía de inconstitucionalidad al imponer una obligación de

pagar una regalía ad-valorem que no estuviese contemplada dentro del régimen

de amparo, única fuente de la que puede emanar deberes que afecten

directamente los productos de la explotación minera, por expreso mandato

constitucional.

Parte de la doctrina que apoyaba la introducción del royalty estaba en lo

cierto al sostener que la ley puede agregar otras obligaciones al concesionario

minero por vía legislativa o que la autoridad puede hacerlo también por la vía

43
reglamentaria, pero en el caso actualmente en revisión, el cuerpo político no

poseía ningún tipo de potestad sobre las sustancias que ya ingresaron al

patrimonio del explotador que amparaba su pertenencia: los minerales ya

separados de la tierra eran de su propiedad y no del Estado, en virtud del Art.

11 Nº 2 de la L . O . C . de Concesiones Mineras.

43
VERDUGO, Mario. PFEFFER, Emilio. NAUDÓN, Alberto. "Análisis Constitucional del

Proyecto de Ley que establece una Regalía Ad-Valorem y crea un Fondo de Innovación para la

Competitividad'. Informe en Derecho. Ministerio de Minería. Julio 2004. p. 39.

49
La facultad exclusiva sobre la actividad minera a favor del Estado

consagrada por la Constitución es únicamente el régimen de amparo, que no es

otra cosa que la función social que cumple la pertenencia minera. El sistema de

amparo en Chile es el pago de una patente. Si ella se paga, se asume que el

concesionario está explotando rentablemente la mina, que es lo mismo que

indirectamente buscaba la reqalía.?" Las otras obligaciones que puedan

establecer los órganos del Estado en virtud de sus diversas funciones

(condiciones de trabajo, de seguridad, de transporte, etc.) no tienen relación

con la explotación rentable de la riqueza minera, que es el fin que la

Constitución persigue, por lo que no cabría equipararlas con un deber de

compensación de dudosa raigambre constitucional.

Lo que el proyecto de ley debió hacer en este punto, fue una

modificación del sistema de amparo, incluyendo a la regalía dentro de él. Esto

era posible porque la reglamentación del amparo, de acuerdo a la Constitución,

no tiene más límites que tender directa o indirectamente a obtener el

cumplimiento de la actividad. Es importante señalar que esto hacía compatible

el régimen constitucional minero con la regalía, pero hubiese afectado

únicamente a las inversiones cuyo objeto fuese una nueva propiedad minera y

no a las pertenencias ya constituidas. La única vía para aplicar la regalía

concebida de esta forma a la propiedad minera existente al momento de entrar

en vigencia, hubiese sido la expropiación en los términos del Art. 11 Nº 3 de la

L.OC. Nº 1 8 . 0 9 7 .

Por el principio de supremacía constitucional, las leyes de rango inferior

no pueden imponer obligaciones que menoscaben, priven de efecto o supriman

44
La misma conclusión en Boletín 3469-08. Instituto Libertad y Desarrollo. Santiago, Marzo

2004.

50
a las de rango superior. En base a esto, se sostiene en este trabajo'que el

"royalty 1" no supo respetar este axioma jurídico y contravenía el Art. 1 9 , Nº 24,

inc. 9 que garantiza al explotador la facultad de apropiarse de los minerales que

extraiga si ampara su pertenencia.

Por todo lo hasta acá expuesto, se precisa que la regalía ad-valorem que

pretendía imponer el proyecto de ley, era inconstitucional.

0 . 1 . Legalidad de la Regalía ad-valorem

3.13. Enunciado. En virtud de lo que hasta acá se ha señalado, en el

sentido de que esta regalía ad valorem compartía más los atributos de un

impuesto que de un royalty propiamente tal, es menester esclarecer si la forma

en que fue pensado cumplía con el requisito contemplado en el Art. 19, Nº 20,

inciso 1 ° de la Constitución Política de la República el cual garantiza "la igual

repartición de los tributos en proporción a las rentas o en la progresión o forma

que fije la ley, y la igual repartición de las demás cargas públicas", señalando

también en su inciso 2° que "en ningún caso la ley podrá establecer tributos

manifiestamente desproporcionados o injustos".

Acertadamente, se ha entendido esta norma como una limitante al Poder

Estatal en la creación de Tributos. En efecto, la potestad tributaria es

inherentemente violenta, por lo que, como bien señala el profesor Teodoro

Ribera, si es que dicho poder fuese ilimitado, implicaría reconocerle al Estado

una injerencia en el sistema social y económico que puede afectar diversos

45
principios y derechos, tornándolos inciertos y socavando su existencia.

Además, este límite impuesto por el constituyente está en plena concordancia

45
RIBERA, Teodoro "Tributos Manifiestamente Desproporcionados o Injustos: Aspectos

relevantes de la Jurisprudencia Constitucionaf' Revista Chilena del Derecho. P. 237. 1998

51
con el Artículo 5, inc. 2° de la propia Constitución, el cual señala que "el

ejercicio de la soberanía -fuente de la potestad en comento- reconoce como

limitación el respeto a los derechos esenciales que emanan de la naturaleza

humana. Es deber de los órganos del Estado respetar y promover tales

derechos, garantizados por esta Constitución, así como por los tratados

internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes".

3.14. Derecho de propiedad y regalía minera. Justamente uno de los

derechos garantizados por la Carta Fundamental es el derecho de propiedad. El

inversionista minero que ampara su pertenencia, es dueño de los minerales que

extrae, por lo que forman parte de su patrimonio. En un principio no habría

problema en que se estableciera este impuesto "a boca de mina"; sin embargo,

la nomenclatura "en proporción a /as rentas o forma que fije la ley" utilizada por

la Constitución, se debe interpretar armónicamente con el rol subsidiario del

Estado en materia económica. En otras palabras, el Estado no debe impedir el

derecho a desarrollar cualquiera actividad económica siempre y cuando ella no

sea contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional, como

establece el Art. 1 9 , Nº 2 1 . Se reconoce que los tributos al ser manifiestamente

desproporcionados o injustos, pueden tener carácter confiscatorios, atentando

ilegítimamente contra dicha libertad. En consecuencia, lo que desea el

constituyente mediante el Art. 19, Nº 20 es que se graven, en lo posible, los

flujos que reporten beneficios económicos ciertos a las personas que

desarrollan la actividad económica y no el hecho de ser dueño de un factor

46
productivo o el patrimonio. En armonía con esto, el Servicio de Impuestos

Internos en la Circular Nº 132 de 15. 11.1976, al referirse a lo que debe

entenderse por "renta" para los efectos de interpretar el Art. 2 de la Ley de

47
Impuesto a la Renta, señala que "para que un ingreso se repute como renta,

46
Boletín 3469-08. Instituto Libertad y Desarrollo. Santiago, Marzo 2004
47
Artículo 2 D.L. 824/1974: "Para los efectos de la presente ley se aplicarán, en lo que no sean

contrarias a ella, las definiciones establecidas en el Código Tributario y, además, salvo que la

52
basta que él represente una utilidad o beneficio proveniente de una cosa o

actividad, sin que sea determinante en dicha calificación el ánimo o finalidad

perseguida en las operaciones generadoras del ingreso, como tampoco el

destino que voluntaria, contractual, reglamentaria o legalmente deba darse a las

48
citadas utilidades, beneficios o incrementos de patrimonio".

El proyecto de ley de regalía ad-va/orem establecía jurídicamente un

tributo cuyo hecho gravado era la venta de los minerales, cuya tasa era de 3%

para los minerales metálicos y de un 1% para los minerales no metálicos,

independiente del resultado del explotador minero. Al ser un impuesto que se

establecía en razón de que el explotador minero poseía un derecho a hacerse

dueño de los minerales, Jo gravado no era un flujo que reportase un beneficio,

sino que lisa y llanamente el hecho de tener dentro del patrimonio dicho

derecho. En caso de que el explotador hubiese tenido sólo pérdidas, este

impuesto forzosamente hubiese recaído sobre su patrimonio y no sobre el flujo

que representase una utilidad o beneficio y, en consecuencia, esto importaría

una expropiación del patrimonio, quebrantando la garantía constitucional del

derecho de propiedad y su libertad económica.

En esta parte, es lícito sostener que desde un punto de vista netamente

económico, el quántum de la regalía para la Gran Minería era relativamente

49
menor, considerando las utilidades financieras que presentan. No obstante,

jurídicamente -y utilizando el término del Art. 19, Nº 20, inc. 2°- era injusto, ya

que la autoridad, mediante la potestad tributaria, privaba al explotador de una

naturaleza del texto implique otro significado, se entenderá: 1. por "renta" los ingresos que

constituyen utilidades o beneficios que rinda una cosa o actividad y todos los beneficios,

utilidades o incrementos de patrimonio que se perciban o se devenguen, cualquiera sea su

naturaleza, origen o denominación".
48
S . 1 . 1 . Circular NO 132 de 1 5 de Noviembre de 1976.
49
Referente a esto, véase CESCO "Informe Financiero de la Minería" Nº 4. 2009. Disponible en

http://www.mch.cl/documentos/pdf/informesllnforme Financiero CESCO 4.pdf (Consultado el

01/06/2011).

53
parte de su patrimonio, algo que sólo debe hacerse por medio de la

expropiación, siguiendo el procedimiento que la propia Constitución y la L . O . C .

Nº 1 8 . 0 9 7 han fijado para tales efectos.

De esta forma, la Constitución establece dos requisitos íntimamente

unidos para determinar la legalidad de los tributos en relación con el derecho de

propiedad: la no confiscatoriedad y que el hecho gravado represente una

utilidad para el contrlbuyente.P'' En cuanto al primero, el proyecto de ley "Royalty

1" era confiscatorio por partida doble: junto con ser contrario al precepto

constitucional señalado, desconocía además, el derecho adquirido por el titular

de la pertenencia, consagrado en el Art. 11 Nº 2 de la L.O.C. Nº 18.097. En

cuanto al segundo aspecto de legalidad señalado, si el impuesto que recaía

sobre el patrimonio del explotador, adolecía de inconstitucionalidad, ya que

empobrecía al contribuyente, acto vedado por la Constitución, al no tener una

51
causa legítima para ello. Así lo ha señalado la Corte S upre m a.

0 . 2 . ¿Impuesto discriminatorio?

3.15. Análisis bajo el Art. 19, Nº 22 de la Constitución Política. Pero por

otra parte, es erróneo también declarar que este proyecto de ley vulnera b a el

52.
Art. 19 Nº 22, como s ugirieron alg u nos sectores políticos y "think tanks" A

saber: este precepto asegura a todas las personas " la no discriminación

arbitraria en el trato q ue deben dar el Estado y sus or g anism o s en materia

e c o nó mica ". Luego el inciso 2 dispone que "sólo en virtud de u na ley, y siem p re

50
Sin perjuicio de ello, en nuestra legislación existen casos en que en los hechos se termina

gravando el patrimonio, como el Impuesto a la Herencia y el Impuesto Territorial, cuya

legitimidad constitucional es altamente discutible.
51
Sentencia de la Corte Suprema Rol Nº 19.584 de 1 1 de Mayo de 1994 publicada en Fallos del

Mes, Nº 426. P. 2 1 4 y ss. Citada por RIBERA, Teodoro. Ob. Cit. P. 242, quien llega a misma

conclusión.
52
"Royalty a la Minería: Aserruchando la Viga Maestra" en Temas Públicos Nº 6 7 1 , Instituto

Libertad y Desarrollo.

54
que no signifique tal discriminación, se podrán autorizar determinados

beneficios directos o indirectos en favor de algún sector, actividad o zona

geográfica, o establecer gravámenes especiales que afecten a uno u otras". De

acuerdo a lo planteado por la Corte Suprema, la Constitución "no prohíbe

· establecer diferencias, sino que impide que ellas sean arbitrarias y tendrían esta

53
característica aquellas que no se ajustan a la razón o a la justicia". Si bien es

cierto que estaba fundado en su calidad de recursos no renovables, la

justificación para imponer este gravamen radica en que la minería, por lo que

representa para la economía chilena, posee una importancia estratégica, por lo

que era de justicia que si las minas están afectas a un uso público de carácter

económico, el Estado/fisco participase de sus beneficios. Lo que ocurría es que

la modalidad escogida fue la equivocada.

3.16. Regalía no discriminatoria en materia económica. En concordancia

con lo anterior, en doctrina se ha señalado que es la ley quien debe respetar la

igualdad de las cargas tributarias, estableciendo tributos del mismo monto ante

condiciones iguales de capacidad contributiva, la cual será evaluada de acuerdo

54
a las exteriorizaciones de riqueza que el legislador observa en las personas.

A mayor abundamiento, el Tribunal Constitucional ha señalado que la

injusticia tributaria se debe analizar en concordancia con la carga total y que

ésta puede expresarse, a manera de ejemplo, si no existe una correspondencia

entre la base y el precio real del producto y los impuestos que la afectan, en

términos tales que los tributos sean una parte sustancial del precio final,

55
contraviniendo claramente a la equidad.

53
Revista General de Jurisprudencia. Nº 166. p. 6 1 .
54
JARACH, Dino. "Finanzas Públicas y Derecho Tributario". Buenos Aires, 1999.
55
RIBERA, Teodoro. Ob. Cit. P. 2 4 1.

55
4. Conclusión: Proyecto de Regalía Ad-Valorem: Inconstitucional.

4.1. Proyecto de ley defectuoso. Atendido lo analizado en este capítulo,

se llega a la conclusión de que el proyecto de ley contenido en el mensaje

presidencial Nº 126-351 que establecía la obligación al explotador de una

pertenencia minera de pagar una regalía ad-valorem al Fisco, era defectuoso

tanto en la forma como en el fondo.

En la forma porque nominalmente se señaló por el Ejecutivo que se

trataba de un royalty, un derecho que cobraba el Estado, una contraprestación

que debía pagar el privado por explotar rentablemente la m i n a . Sin embargo, el

régimen que regula la actividad minera, no permite la creación de esta figura,

por lo que sus fundamentos jurídicos, junto con ser escasos, eran débiles. La

única forma de que la regalía fuese válida era modificando el Régimen de

Amparo, cosa que no ocurrió.

Y en el fondo porque estableciendo en realidad un tributo y no una

regalía propiamente tal, afectaba al capital, algo prohibido por el constituyente

en el Art. 19, Nº 20, el cual permite que solamente se graven las rentas que la

inversión devengue. Como consecuencia de esto, era confiscatorio, infringiendo

de esa forma el derecho de propiedad que tenían los explotadores de las

pertenencias, ya sea que fuesen los concesionarios directos o quien celebró un

acto jurídico con quien constituyó una concesión de forma legítima.

5. Razón de la regalía ad-valorem: Invariabilidad Tributaria del D.L. 600.

Referencia.

5.1. Inversionistas con invariabilidad tributaria del Art 1 1 bis. del DL 600.

El hecho de que el cobro pretendido por el Estado tuviese mayor relación con

56
su Potestad Tributaria que con la facultad de explotación sobre su patrimonio

propio, alteró ciertamente el panorama político y jurídico. A la presión ejercida

por los grupos afectados por la norma y al intenso debate que se dio en las

comisiones de Hacienda y Minería del Congreso Nacional entre parlamentarios

oficialistas y de oposición, se sumó la crítica de juristas que no vieron en este

proyecto de ley más que un subterfugio utilizado por el Ejecutivo para elevar la

carga impositiva de las mineras, acto vedado para el Estado de Chile en virtud

de los contratos de inversión extranjera celebrados bajo el D.L. 600 con las

grandes empresas mineras. En ellos, existía la facultad del inversionista

56
extranjero minero de acogerse a los Arts. 7 y 1 1 bis de dicho cuerpo legal y de

esa forma pagar como carga efectiva total a la renta (considerando para ello los

impuestos establecidos en la Ley de la Renta) una tasa invariable ascendente a

un 42% hasta por 20 años, sin que le afectasen los cambios en el régimen

tributario general. Los inversionistas que contrataban con el Estado por medio

del D.L. 600 están resguardados por el Art. 19 N º 24 de la Constitución, por lo

que la creación de un nuevo tributo o la ampliación de los existentes, que

elevase su carga tributaria importaba una violación al contrato. La regalía -

siguiendo la teleología del proyecto de ley- no quedaba comprendida dentro de

la invariabilidad, ya que concebida como lo hacía el proyecto de ley, era una

obligación emanada de su calidad de concesionario y no como inversionista, sin

perjuicio de que en los tres primeros años fuese un crédito contra el Impuesto

de Primera Categoría y luego un gasto necesario para producir renta en la

determinación de ése mismo impuesto.

5.2. Idea del proyecto. La idea central del proyecto, mencionada

tácitamente en el Mensaje del Ejecutivo al Parlamento era que el particular es

56
Luego de la entrada en vigencia de la Ley 20.026, publicada en el Diario Oficial el 1 6 de Junio

de 2005, que establece el Impuesto Específico a la Minería, todos los proyectos mineros que

comiencen después de ella o cuyos contratos de inversión extranjera venzan en dicho periodo y

sean renovados, se les aplica el Impuesto Específico del Art. 64 bis. de la Ley de la Renta, en

virtud del Art. 2 transitorio del cuerpo legal en comento.

57
-- - --- -- -----------

dueño de su concesión, no del mineral adherido al subsuelo. Al momento de

percibirlo, adquiere el dominio de manera derivativa. La concesión de

explotación o pertenencia minera es independiente del dominio del suelo y

otorga el derecho a extraer el mineral, pero nada dice sobre una transferencia

del derecho de propiedad sobre él, por lo que el Estado estaba facultado para

imponer una regalía o precio.

En los hechos, se creó un tributo, pero al estar contemplado como

obligación del concesionario y "gravar" un ingreso no constitutivo de renta, su

hipotética aprobación no habría afectado la invariabilidad, pero sí el derecho de

propiedad de los inversionistas mineros.

58
CAPÍTULO III

IMPUESTO ESPECÍFICO A LA MINERÍA. LEY Nº 20.026

1 . Generalidades.

1.1. Origen del Impuesto Específico a la Actividad Minera. El Royalty

como pago compensatorio por la extracción de una riqueza no renovable, no

logró el consenso necesario en el Parlamento para que el proyecto que lo

instauraba se convirtiese en ley de la República. Éste -como se apreció en el

capítulo anterior- trató de crear jurídicamente un impuesto por la vía de

modificar la Ley 1 8 . 0 9 7 sobre Concesiones Mineras, generando de esa forma

una distorsión en dicha norma, pues su finalidad es regular los derechos y

obligaciones del concesionario minero y no ser una herramienta de la política

tributaria.

Por lo anterior, el proyecto de ley fue criticado desde tres aristas: en

primer lugar fue visto como un subterfugio legal del gobierno para cobrar un

impuesto a los inversionistas foráneos mineros que mantenían contratos de

inversión extranjera con el Estado de Chile y que estaban acogidos a la

invariabilidad tributaria que otorgaban los artículos 7 y 1 1 bis. del Decreto Ley

600; en segundo lugar según sus detractores, la creación de una regalía ad

valorem o de un impuesto específico a la actividad minera, atentaba contra el

modelo de desarrollo que había adoptado el país desde hace décadas,

aumentando los costos de la actividad y sembrando incertidumbre respecto a la

57
estabilidad de los proyectos mineros. Frente a esto, es preciso recodar que

57
HAYES, William. Intervención ante la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados que

estudió el Proyecto de Ley contenido en el Mensaje N° 230-352 que establecía el Impuesto

Específico a la Actividad Minera. Disponible en la Biblioteca del Congreso Nacional.

http://www.bcn.cl

59
con anterioridad a la entrada en vigencia de la ley 20.026 que creó el Impuesto

Específico, la totalidad de las mineras extranjeras que operaban en Chile

estaban acogidas al régimen de invariabilidad del D.L. 600, con excepción de

58,
Escondida y Mantos Blancos por lo que los legisladores consideraron

plausible una desestabilización en la Inversión Extranjera y en el crecimiento

económico. Finalmente, el proyecto fue técnicamente criticado por ser contrario

al marco institucional minero, tal como se concluyó en el capítulo anterior.

Todos estos factores decidieron la suerte del proyecto de ley "Royalty 1",

el cual fue rechazado en Agosto de 2004 al no contar con el quórum necesario

para modificar la Ley Orgánica Constitucional de Concesiones Mineras (4/7 de

los parlamentarios en ejercicio).

Sin embargo, esta situación no importó la clausura del debate sobre la

tributación de la gran minería. Diversos sectores nacionales y parlamentarios

de todas las bancadas políticas continuaron insistiendo en el escaso aporte de

la Gran Minería al erario público, a la vez que el Ejecutivo estudiaba otras

fórmulas para obtener más ingresos desde la actividad minera.

En ese contexto, el Gobierno, basado en los mismos argumentos

jurídicos utilizados para justificar el cobro de Royalty, envía el 1 4 de diciembre

de 2004, el Mensaje Nº 230-352 que establecía el Impuesto Específico a la

Actividad Minera. Como se trataba de un proyecto de ley distinto, no debió

esperar el plazo de un año que establece el Art. 65 de la Constitución Política

de la República para someterlo a la aprobación del Parlamento.

58
ÁLVAREZ, Gilberto. "Quién controla el cobre, controla Chile". Artículo publicado en el sitio

web http://www.defensadelcobre.info/modules.php?name=news&file=article&sid=9503

(Consultado en Septiembre 2 0 1 1 ).

60
Finalmente, en el mes de junio del año 2005, el ex-Presidente Ricardo

Lagos promulgó la Ley 20.026 que estableció el Impuesto Específico a la

Actividad Minera.

1.2. Fundamentos Constitucionales de la Ley 20.026. Los fundamentos

59
del Ejecutivo para legislar sobre un tributo específico a la actividad minera se

pueden desglosar en dos categorías: aquellos que apuntaban al dominio del

Estado sobre las minas y aquellos argumentos que defendían la

implementación de un impuesto sectorial.

En cuanto a la primera categoría, se señaló que la Constitución Política

de la República consagra el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e

imprescriptible de todas las minas para el Estado. Sin embargo, el

concesionario minero aprovecha los recursos mineros de forma gratuita, lo cual

provoca una disminución artificial en los costos de extracción. Por otra parte, al

ser recursos no renovables, el país perdería una fuente de ingresos en el caso

de que éstos se agotasen. En consecuencia, -continuaba el proyecto de ley- el

Impuesto Específico corregía ambas situaciones.f" reproduciendo de esa forma,

casi íntegramente los argumentos del primer proyecto de ley que establecía la

regalía ad-valorem.

En cuanto a la segunda categoría, el Gobierno de la época enfatizó que

la creación del impuesto al sector minero no era discriminatorio, ya que "no

puede gravarse con impuestos distintos a agentes económicos que se

encuentran en igualdad de condiciones " . Se recalcó adem á s el hecho de que

"no todos los agentes de la actividad minera se encuentran en ig u aldad de

59
En esta parte no sólo se estudian los fundamentos del Mensaje Nº 230-352, sino que

además, los argumentos esgrimidos durante la tramitación del proyecto en el Parlamento.
60
Mensaje Nº 230-352 de 14 de Diciembre de 2004 de S.E. el Presidente de la República con el

que se inició un proyecto de ley que establece un impuesto específico a la actividad minera.

Disponible en Biblioteca del Congreso Nacional.

61
condiciones, pues por aplicación del D.L 600 algunos de ellos han suscrito un

contrato-ley con el Estado que les otorga invariabilidad tributaria, fijando un

61
máximo de Impuesto de Primera Categoría (sic) de un 42%" y que por ello se

creó un sistema de incentivos y disuasivos que condujeran a los explotadores

mineros a renunciar a su invariabilidad y aplicarles este nuevo impuesto

concediéndoles un nuevo plazo.

Sin embargo, los empresarios mineros consideraban que no existía

ninguna razón para establecer un impuesto especial a la minería. El proyecto de

ley no justificaba, desde el punto de vista constitucional, establecer un impuesto

de esa naturaleza, ya que alteraba los principios de neutralidad tributaria,

62
esenciales para el desenvolvimiento de la actividad económica.

A continuación se realizará un breve análisis acerca de la

constitucionalidad de la norma para verificar si este Impuesto pugnaba con la

Carta Fundamental, tal como señalaron sus detractores.

1.3. Constitucionalidad del Impuesto Específico. El Art 1 9 , Nº 20 señala

que la Constitución asegura "la igual repartición de los tributos en proporción a

las rentas o en la progresión o forma que fije la ley, y la igual repartición de las

demás cargas públicas", agregando en su inciso 2° que "en n i n g ú n caso la ley

podrá establecer tributos manifiestamente desproporcionados o injustos". El

primer mandato del constituyente es la igualdad y proporcionalidad en la

repartición de los tributos, lo cual es una repetición de la garantía de igualdad

ante la ley en su expresión tributaria. Esto se traduce en que el impuesto debe

61
Primer Informe Comisión Minera del proyecto de ley que establece impuesto específico a la

actividad minera. Exposición de don Nicolás Eyzaguirre, Ministro de Hacienda durante el

r,eríodo 2000-2006. Disponible en Biblioteca del Congreso Nacional.
2
Exposición del Presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, don Hernán

Somerville en la Comisión de Minería de la Cámara Baja Mensaje 230-352. Disponible en la

Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. http://www.bcn.cl

62
afectar de igual forma a todos los sujetos que se encuentren bajo el supuesto

63
fáctico que contempla la norma para que nazca la obligación tributaria. En

base a esto, el argumento de las empresas mineras en orden a que lo que

64
impide la Constitución es la creación de impuestos sectoriales, parece

erróneo. El Tribunal Constitucional ha señalado que lo prohibido es aplicar una

carga distinta a un grupo que se encuentra dentro de una misma especie, o

colocar en una situación de igualdad a quienes se encuentran en situaciones

65
diversas. En consecuencia, es posible afirmar que no existe impedimento para

crear tributos que afecten a un grupo de contribuyentes que se encuentran en

una misma situación jurídica, como lo son aquellos que quedan comprendidos

dentro del Impuesto Específico. La igualdad y proporcionalidad tributaria

significa, en definitiva, que la repartición de la carga guarde relación con la

66
capacidad tributaria del contribuyente, cuestión que como se puede apreciar,

es subjetiva.

Se puede sostener que el constituyente prohibió la manifiesta

desproporcionalidad por una razón: un tributo .desproporcionado es un tributo

confiscatorio, ya que priva ilegítimamente al contribuyente de parte de su

67
propiedad. En este aspecto, la norma en comento cumple la función de ser la

consagración indirecta del principio de no confiscatoriedad en el ordenamiento

constitucional chileno, el cual se traduce en que la autoridad debe respetar el

derecho de propiedad en el ejercicio de la Potestad Tributaria. De ocurrir lo

contrario, incurre en inconstitucionalidad.

63
ZAVALA, José Luis. Ob. Cit. P. 17.
64
La Tercera, Edición de 1 7 . 0 1 . 0 5
65
Tribunal Constitucional 201/11 citado por RIBERA, Teodoro. Ob Cit. P. 2 4 1 .
66
AHUMADA, Marcela. "El Orden Público Económico" Universidad Católica de Chile.
67
NUÑEZ, Ignacio: "La Responsabilidad Patrimonial del Estado Legislador: Un Análisis a

propósito de /as Garantías del Contribuyente en el Sistema Chileno". Estudios Constitucionales.

Universidad de Talca. 201 O. P. 175.

63
No existen requisitos taxativos para definir la desproporcionalidad o

desigualdad de un gravamen. El Tribunal Constitucional ha estimado que se

68
trata de una cuestión de hecho que a los ojos del sentenciador depende de

dos grandes factores, los cuales se utilizarán a continuación para definir si un

impuesto especifico a la actividad minera es acorde a lo prescrito por el

precepto constitucional:

A.- Capacidad de Pago del contribuyente: Una persona posee capacidad

de pago cuando el tributo no le es lesivo en su patrimonio, de manera tal que

puede cumplir con su obligación sin que ésta le resulte perjudicial. Las grandes

empresas mineras que operan en Chile - sujetos pasivos del Impuesto

Específico introducido por la Ley 20.026- tuvieron en promedio entre los años

69
2005 y 2010, utilidades netas por US$10.095 millones.- esto debido

principalmente por el alto precio que alcanzó el cobre durante los años 2006,

2007 y 2008 en los mercados internacionales. Hay que tener presente que este

requisito que establece el sentenciador es subjetivo, por lo que en este caso en

particular es viable sostener que los contribuyentes de este impuesto poseen

capacidad de pago y que las tasas de tributo están lejos de ser confiscatorias,

entendiendo que un impuesto lo es cuando su tasa es irrazonable, por lo cual

destruye el derecho de propiedad en su esencia, al equivaler a una parte

70
sustancial del valor del capital, renta o utilidad.

B.- Imposición del Impuesto impide el desarrollo de una actividad

económica: Se puede decir que es una reiteración del derecho a la libertad

económica (Art. 1 9 Nº 21 ), el cual garantiza a las personas el poder desarrollar

68
Tribunal Constitucional. Sentencia causa Rol 280.
69
MICCO, Alejandro. Ob. Cit. P. 3.
70
RADOVIC, Ángela: "Obligación Tributaria". Editorial Jurídica Cono Sur, Santiago. 1998.

Citada por RIBERA, Teodoro. Ob. Cit. P. 242.

64
cualquier actividad económica que no sea contraria a la moral, al orden público

o a la seguridad nacional, respetando las normas legales que la regulen.

En el caso concreto de la actividad minera, con posterioridad a la entrada

en vigencia del Impuesto Específico, la inversión en el área no decayó, por el

contrario, se estima que dentro de los próximos 4 años, se inicien proyectos por

US$50.000 rnillones.v" lo cual da cuenta de que para los sujetos que se

encuentran en la misma posición jurídica desde el ámbito de aplicación del

gravamen, éste no constituye una desproporcionalidad que signifique su

inconstitucionalidad, ni muchos menos impide el ejercicio de la actividad.

1.4. Modificaciones legales realizadas por la Ley 20.026. Enunciación.

Esta norma modificó de manera importante dos cuerpos legales: la Ley sobre

Impuesto a la Renta y el D.L. 600 Estatuto sobre Inversión Extranjera. En el

primero de ellos, introdujo el Capítulo IV Bis, denominado "Impuesto Específico

a la Actividad Minera", estableciendo el tributo en el Art. 64 bis. Además,

modificó los Arts. 3 1 , 65, 84, 90, 93 y 94 de la misma norma.

En el D . L . 600, la modificación más importante fue la introducción del Art.

11 ter. que otorgó invariabilidad tributaria de hasta por 1 5 años a los proyectos

mineros iguales o superiores a US$50 millones.- en lo que respecta al Impuesto

Específico. Además, este mismo artículo, en su numeral 2, decretó incompatible

el cobro de este impuesto con cualquier otra regalía, canon, o carga similar que

sea específico para la actividad minera.

71
COCHILCO: "Inversión en la Minería del Cobre y del Oro, proyección del período 2010-2015'

Mayo 2010.

65
Por último, la Ley 20.026 contiene disposiciones transitorias que fijan un

régimen tributario para aquellas inversiones que ya estaban en operación al

momento de su promulgación.

2. Análisis al Impuesto Específico a la Actividad Minera. Art. 64 bis. de la

Ley sobre Impuesto a la Renta.

A. Determinación del Impuesto Específico.

2.1. Descripción del Impuesto Específico a la Actividad Minera. Ya

enunciado el contexto en el cual se legisló sobre el Impuesto Específico y

determinada su concordancia con el sistema constitucional chileno, es menester

ahora entrar al análisis metódico de su concepto y de sus elementos.

Se puede describir al Impuesto Específico como aquel impuesto a la

renta cuyo sujeto pasivo es el explotador minero que extrae y vende sustancias

minerales concesibles, estableciendo como hecho gravado la Renta

Operacional de la Actividad Minera, no considerando los ingresos y gastos no

operaclonales.Pl,a tasa de este gravamen se determina por las ventas de esos

mismos productos, expresada en Toneladas Métricas de Cobre Fino (TMC).

2.2. Elementos del Impuesto. El Impuesto Específico, -en cuanto

obligación tributaria- está compuesto por un sujeto activo, sujeto pasivo, hecho

gravado, tasa y objeto, los cuales se pasan a analizar.

2.3. Sujeto Activo. Es el acreedor del objeto del impuesto, el cual es el

Fisco. A él corresponde su determinación, recaudación y fiscalización.

72
INFANTE, Guillermo. "Tributación Minera: situación actual en Chile" Archivo Phillipi, Nº

1123062. Vol.3. P.12.

66
2.4. Sujeto Pasivo. El sujeto pasivo fue definido por la propia ley como

"toda persona natural o jurídica que extraiga sustancias minerales de carácter

concesible y las venda en cualquier estado productivo en que se encuentren",

es decir, no necesariamente es aplicable al dueño de la pertenencia minera,

sino que a quién explota rentablemente una mina. El S . 1 . 1 . , a propósito de la Ley

20.469 de 2010 que modificó el Impuesto Específico actualmente objeto de

revisión, ha entendido que el contribuyente del impuesto es aquel que

73
copulativamente extraiga y venda el material, entendiéndose por venta no sólo

la celebración del contrato de compraventa, sino también cualquier título que

sirva de antecedente jurídico para transferir la propiedad del mineral concesible.

Como la venta de los recursos mineros proviene, por regla general, de la

explotación de un capital consignado a una actividad, este sujeto pasivo de la

obligación tributaria generada, será el contribuyente comprendido en el Art. 20

74
Nº 3 de la Ley de la Renta, con la excepción de aquellos que hayan

contratado con el Estado y se hayan acogido al régimen de invariabilidad

tributaria del D.L. 600 antes del 1 de Diciembre de 2004. A ellos no se les

75
aplica, excepto si renuncian a él.

2.5. Hecho Gravado. El supuesto fáctico que da nacimiento a esta

obligación tributaria es la Renta Operacional de la Actividad Minera, que en

concreto es el valor que resulta luego de deducir de las ventas anuales de los

minerales concesibles, los costos y gastos asociados a dichas ventas que se

aceptan en el ejercicio correspondiente para los efectos de determinar el

73
Servicio de Impuestos Internos, Circular Nº 74 de 3 de Diciembre de 2010.
74
Art. 20, Nº 3, Ley de la Renta señala que: "Establécese un impuesto de 20% que podrá ser

imputado a los impuestos Global Complementario y Adicional de acuerdo con las normas de los

artículos 56 Nº 3, y 63. Este impuesto se determinará recaudará y pagará sobre: Nº 3 Las

rentas de la industria, del comercio, de la minería y de la explotación de riquezas del mar y

demás actividades extractivas ( . . . )"
75
Para lo cual tenían plazo hasta el 30 de Noviembre de 2005, ampliado por la Ley 20.097

hasta el 30 de junio de 2006.

67
Impuesto de Primera Categoría de la Ley de la Renta y de realizar los ajustes

que la misma Ley 20.026 ordena. Como se grava la renta "operacional", los

ajustes que establece la ley apuntan a independizar la Base Imponible de la

forma en cómo fue fi n a n c i a d o el proyecto, aceptando únicamente aquellos

costos y gastos que inciden directamente en la generación de la u ti l i d a d

operacional.

Para determinar la renta operacional se deben realizar las siguientes

operaciones.

2.5.1. Determinar Base Imponible de acuerdo al Arts. 29 a 33 de Ley de

la Renta. El primer paso para obtener esta renta operacional es determinar la

base imponible del Impuesto de Primera Categoría, que es aquel que grava las

rentas obtenidas por la explotación de un capital. Se obtiene de acuerdo a lo

que prescriben los Arts. 29 a 33 de la Ley de la Renta .Sus etapas son a

grandes rasgos: ingresos brutos (aquellos ingresos que provienen de la

explotación del capital); renta bruta (se obtiene luego de deducir de los ingresos

brutos, los costos directos de los bienes y los servicios necesarios para producir

la renta); renta líquida (aquella obtenida luego de deducir de la renta bruta, los

gastos necesarios para producirla); renta líquida imponible (renta líquida más

las agregaciones o dedu cc i on es que ordena el Art. 33).

2.5.2. Deducción de la Renta Líquida Imponible. A continuación, el Art 64

76
bis. ordenaba realizar una serie de deducciones a la renta líquida determinada

en conformidad a lo señalado en el número anterior. Por consiguiente, se debe

deducir:

76
Hoy este artículo establece el impuesto, pero no establece cómo obtener la Renta

Operacional Minera. La Ley 20.469 que se analizará en el siguiente capítulo, introdujo un nuevo

artículo, el 64 ter. que señala la forma de determinarla. Sin embargo, el procedimiento es

prácticamente el mismo.

68
1) ingresos que no provengan directamente de la venta de productos

77
mineros, para que en la especie se verificara - en lo posible- lo deseado por

el legislador en el sentido de gravar las ganancias obtenidas únicamente por las

ventas de productos mineros, y

2) cuota anual de depreciación por los bienes físicos de activo

inmovilizado que hubiere correspondido de no aplicarse el régimen de

depreciación acelerada, permitiendo sólo el cargo por depreciación normal,

determinada por el S. l. l . según el activo fijo que se trate.

El Art. 31 Nº 5, señala que los activos fijos deben llevarse a gastos, pero

en cuotas. Sin embargo, el inc. 2 establece que el contribuyente tiene el

derecho a depreciar su inversión en activos fijos (o inmovilizados como señala

la Ley), en un periodo igual a un tercio de la vida útil que determinada por el

organismo fiscalizador. Es una aceleración del gasto que no es posible realizar

para calcular la Base Imponible del Impuesto Específico a la actividad minera.

2 . 5 . 3 . Agregar a la Renta Líquida: A su vez, el Art. 64 bis. señalaba que

se debe agregar a la Renta Líquida:

1) los gastos y costos necesarios para producir los ingresos que no

provienen directamente de la venta de productos mineros. Esto es concordante

con la idea de que el legislador buscó gravar la ganancia que se origina

directamente de la venta de las sustancias mineras. Estos gastos y costos no

influyeron en la generación de dicha utilidad, por lo que se deben agregar a la

Renta Líquida.

77
Con la excepción de los contemplados en la letra e) del numeral 3 del Art. 64 bis. de la Ley de

la Renta.

69
2) los gastos de imputación común del explotador minero que no sean

asignables exclusivamente a un determinado tipo de ingresos, pero sólo en la

proporción que representen los ingresos que no sean por la venta de productos

78
mineros, respecto del total de los ingresos brutos del contribuyente. Esto es

una presunción por parte del legislador, estimando que este tipo de gastos son

directamente proporcionales a los ingresos que se generaron.

Estos ajustes se deben realizar siempre para determinar la Renta Líquida

Operacional sobre la que recaerá la tasa del Impuesto.

3) Además, el antiguo Art. 64 bis. ordena agregar las siguientes partidas

contenidas en el Artículo 31 de la Ley de la Renta pero sólo si se han deducido

de la Renta Líquida. En ese sentido, no siempre se deben agregar, ya sea

porque el gasto no se produjo o porque produciéndose, no se agregó a la Renta

Líquida Operacional. Son los siguientes:

A) los gastos por intereses ya sea pagados o adeudados dentro del año

a que se refiere el impuesto (no siendo aplicable el Art. 3 1 , Nº 1 de la Ley de la

Renta). Este es un gasto financiero que no es intrínsecamente necesario para

que la Renta Operacional se produzca. Además, como se trata de un resultado

operacional, la ley deja al margen este tipo de gastos, ya que independiza la

base imponible de la manera de financiamiento utilizada por el contribuyente de

79
este impuesto;

78
Si los ingresos totales del explotador minero son $100, correspondiendo $75 a la venta de

productos mineros, y los gastos no imputables son $40, para los efectos de determinar la Renta

Operacional Minera, se debe agregar $1 O, ya que es la proporción que corresponde a los

ingresos que no provienen de productos mineros.
79
COCHILCO. "Impuesto Específico a la Actividad Minera". P. 353. 2006. Disponible en

http://www.cochilco.cl. (Consultado el 25/05/2011 ).

70
B) las pérdidas acumuladas (Art. 31 Nº 3). Acá la razón estriba en que

estas pérdidas no corresponden al ejercicio, por lo tanto no son operacionales;

C) el cargo por depreciación acelerada (Art. 31 Nº 5 inc. 2). Es lógico que

así fuese, ya que en con anterioridad la ley ordenó deducir de la Renta Líquida

el cargo por depreciación normal, logrando así una mayor correlación entre

ingresos y gastos del ejercícío'";

O) la diferencia, en caso de existir, que se produzca entre la deducción

de gastos de organización y puesta en marcha, amortizados en un plazo inferior

a seis años y la proporción que hubiese correspondido deducir por la

amortización de dichos gastos, en partes iguales, en el plazo de seis años (el

Art. 31 Nº 9 permite la amortización hasta seis ejercicios comerciales

consecutivos). Este ítem es otra aceleración del gasto prohibida; y por último,

E) los pagos por contrato de avío, compraventa de minerales, la renta o

canon pagado por el arrendamiento, usufructo o venta de una pertenencia

minera, y en general los que se originen a causa del traspaso de la explotación

a un tercero. También se debe agregar aquella parte del precio de la

compraventa de una pertenencia minera que haya sido pactado como un

porcentaje de las ventas de productos mineros o de las utilidades del

81
comprador.

Esta última partida no son gastos, sino ingresos que tiene el explotador

minero. Esto constituye una excepción a la regla general contemplada en el Nº

1 del punto iii del Art 64 bis. A juicio del redactor, la razón que tuvo el legislador

para agregarlos a la Renta Líquida, en caso que se haya deducido, es que trató

so ldem.
81
Hoy el Art 64 bis, punto iii), Nº3 de la Ley de la Renta.

71
����---------

de impedir una deducción artificial de la Base Imponible del impuesto. Con esto

evita que el contribuyente "disfrace" ingresos provenientes de la venta de

minerales, utilizando estos actos jurídicos, comunes en la actividad minera.

2.6. Tasa del Impuesto. La Ley 20.026 eximió del pago de este Impuesto

a los explotadores mineros cuyas ventas, durante el ejercicio respectivo, hayan

sido iguales o inferiores al equivalente a 12.000 toneladas métricas de cobre

fino, buscando con esto no afectar a las minas marginales y a la pequeña y

mediana minería. A aquellos explotadores mineros cuyas ventas anuales

excedían el valor equivalente a 50.000 TMC, dispuso que se les aplicara una

tasa única de impuesto de 5%. A los explotadores mineros cuyas ventas

anuales fuesen iguales o inferiores al valor equivalente a 50.000 TMC y

superiores a 1 2 . 0 0 0 , se les aplicaba una tasa en base a la siguiente tabla:

- Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 1 2 . 0 0 0 TMC a 1 5 . 0 0 0 ,

0,5%;

- Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 1 5 . 0 0 0 T M C a 20.000,

1%;

- Sobre la parte que exceda al valor-equivalente a 20.000 TMC a 25.000,

1,5%;

- Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 25.000 TMC a 30.000,

2%;

- Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 30.000 TMC a 35.000,

2,5%;

72
- Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 35.000 TMC a 40.000,

3%;

- Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 40.000 TMC a 50.000,

4,5%

En lo que respecta a las personas relacionadas, la ley señaló que la tasa

del impuesto se determinará de acuerdo a las ventas que realicen en conjunto,

de conformidad a lo que dispone el Artículo 34, Nº 2 de la Ley de la Renta, el

82.
cual se remite al Artículo 20 Nº 1 letra b ) Por ello y con el fin de determinar la

cuantía del impuesto a pagar, los explotadores mineros deben consolidar sus

ventas en dos casos: A) cuando el explotador sea una persona natural y se

encuentra relacionado con comunidades o sociedades que también se

dediquen al mismo giro, deben sumar las ventas y así se determinará la tasa a

aplicar; y B) cuando el explotador minero se encuentre relacionado con

comunidades o sociedades que realicen actividades con explotadores mineros.

En el caso de que la comunidad o sociedad se dedique a otro giro además de la

explotación minera, sólo debe considerar las ventas que ejecute en cuanto tal.

Por último, es importante no confundir la función que cumple la tasa del

impuesto: ella se fija en razón de las ventas anuales, pero recae sobre la renta

operacional, que es el hecho gravado.

82
Se entiende que una persona está relacionada con una sociedad en 4 casos: a) si la sociedad

es de personas y la persona, como socio, tiene facultades de administración o participa en más

del 10% de las utilidades o es dueña, usufructuaria o mediante cualquier otro título posee más

del 10% del capital social o de las acciones. Lo mismo se aplica para los comuneros en las

comunidades en que tengan participación; b) si la sociedad es anónima y la persona es dueña,

usufructuaria o por cualquier otro título tiene derecho a más del 1 0 % de las acciones, utilidades

o de los votos en la junta de accionistas; c)Si la persona es partícipe en más de un 10% en un

contrato de asociación, y d)Si la persona, de acuerdo a los tres puntos precedentes, está

relacionada con una sociedad, y ésta a su vez, está relacionada con otra, se entiende que la

persona está relacionada con ésta última. (Art. 20 Nº 1 , letra b Ley de la Renta).

73
-- ---------- ---------------�-

2.7. Objeto. Al igual que las obligaciones reguladas por el Derecho Civil,

el vínculo que se produce entre el sujeto activo de la obligación tributaria (Fisco)

y el sujeto pasivo (explotador minero) tiene un objeto. Las obligaciones

tributarias pueden consistir en dar o hacer. En el caso del Impuesto Específico,

la primera y principal, está constituida por la suma de dinero que se debe pagar

a las arcas fiscales, mientras que la segunda consiste en que el sujeto pasivo

afecto al impuesto debe realizar su declaración jurada anualmente de estas

83
rentas. (Art. 65 Nº2 Ley de Impuesto a la Renta.)

2.8. Gasto necesario para producir renta. El Impuesto Específico

efectivamente enterado a las arcas fiscales es considerado como gasto

necesario para producir renta en la determinación de la renta líquida imponible

del Impuesto de Primera Categoría, de conformidad a lo establecido en el Art.

84
31 de la Ley de la Renta, modificado por el Art. 2 de la Ley 20.026. Esto

constituye una excepción, puesto que el Art. 31 Nº 2 prohíbe la utilización como

gasto de los impuestos contemplados en la propia Ley de la Renta y el

Impuesto Específico fue introducido en el Título IV bis de dicho cuerpo legal. La

razón de esto es que el Gobierno deseaba que los inversionistas explotadores

del mineral se acogieran a su pago y uno de los incentivos fue el modificar esta

prohibición únicamente en lo que dice relación con el Impuesto Específico.

Cabe señalar que el Art 7 transitorio de la Ley 20.026 dispuso que los

proyectos mineros ya iniciados al momento de promulgación de la normativa y

que se acogieran al pago de este impuesto de conformidad a sus normas

transitorias, se les otorgaría un crédito equivalente al 50% del mismo por los

83
IGOR, Juan. RAMIREZ, Carolina. "La Minería y su Tributación". Universidad Austral de Chile.

Valdivia. Chile. 2005. P. 42.

84
Art. 31, inc. 3°: "Especialmente procederá la deducción de los siguientes gastos, en cuanto se

relacionen con el giro del negocio: Nº2 Los impuestos establecidos por leyes chilenas, en

cuanto se relacionen con el giro de la empresa y siempre que no sean los de esta ley, con

excepción del impuesto establecido en el artículo 64 bis en el ejercicio en que se devengue

74
años comerciales 2006 y 2007, el cual fue imputable al Impuesto de Primera

Categoría que el contribuyente se encontrase obligado a pagar por las rentas

de esos ejercicios.

2 . 1 O. Administración del Impuesto Específico. Los contribuyentes afectos

a este impuesto deben efectuar Pagos Provisionales Mensuales (PPM) a

cuenta del impuesto anual que deben pagar. Además, este gravamen debe

declararse ante el Servicio de Impuesto Internos en el mes de Abril de cada

año.

B. Implicancia del Tributo.

2.11. Impuesto Específico a la Actividad Minera y régimen general de

renta. A través del Impuesto Específico, lo buscado por el legislador fue gravar

el beneficio o utilidad que provenga directamente de la venta de sustancias

minerales únicamente dentro del ejercicio (por algo es renta imponible

operacional), es decir, el valor económico de la utilidad que genera la venta de

ellas. Por ello excluyó todos aquellos gastos en que incurre el contribuyente que

85
no están directamente relacionados con la generación de esa ganancia, o que

signifiquen una aceleración del gasto.

Debido a lo anterior, se señala en doctrina que en realidad lo que

estableció la Ley 20.026 no fue un "impuesto", sino más bien una regalía sobre

86
las utilidades, concepto que no parece errado del todo, ya que da cuenta del

85
En la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados, el ex-Ministro de Hacienda Nicolás

Eyzaguirre señaló: "(El Impuesto Específico) é s un porcentaje de la utilidad del explotador, con

deducción de todos o la generalidad de los costos, con la sola excepción de aquellos que no

son costos económicos, sino costos que se imputan por convención contable. En términos

resumidos, se trata de un cobro sobre el valor de las ventas, deducidos los costos y gastos

directos asociados a dichas ventas".
86
ROBILLIARD, César Polo.Ob Cit. P. 38

75
espíritu de la norma. Empero, se analizó en el capítulo anterior las principales

características de las regalías y el porqué el sistema minero chileno impide su

existencia, lo cual es plenamente aplicable para desestimar esta aseveración.

3. Invariabilidad Tributaria del D.L. 600. Modificaciones realizadas por la

ley 20.026.

3 . 1 . Enunciado. Tal como se señaló en el punto 1.4. de este capítulo, la

, Ley 20.026 introdujo algunas modificaciones al Decreto Ley 600, con el fin de

compatibilizar las garantías de invariabilidad tributaria para los nuevos

87
proyectos mineros. Pero además, estableció un régimen tributario transitorio

para las empresas mineras ya acogidas a la invariabilidad que otorgan los Arts.

7 y 11 bis. del Estatuto de Inversión Extranjera.

3.2. Régimen aplicable a los inversionistas con anterioridad a la Ley

20.026. Desde la óptica de la invariabilidad tributaria, los inversionistas mineros

que habían suscrito contratos con el Estado de Chile, estaban divididos en dos

clases en la época de entrada en vigencia de la ley (1 de enero de 2006):

aquellos que se habían acogido a la invariabilidad tributaria otorgada por el Art

7 del D . L . 6 00 y aquellos que no. Quienes gozaban de invariabilidad mantenían

una carga impositiva total a la renta de 42% por un plazo de 1 O años, ampliable

88
hasta 20 años si la inversiones superaba los US$50 millones.- (Art. 11 bis).

87
COCHILCO. Ob. Cit. P. 355.
88
Ar!. 7. Los titulares de inversiones extranjeras acogidas al presente decreto ley tendrán

derecho a que en sus respectivos contratos se establezca que se les mantendrá invariable, por

un plazo de 1 O años, contado desde la puesta en marcha de la respectiva empresa, una tasa

del 42% como carga impositiva efectiva total a la renta a que estarán sujetos, considerando

para estos efectos los impuestos de la Ley de la Renta que corresponde aplicar conforme a las

normas legales vigentes a la fecha de celebración del contrato. Aun cuando el inversionista

extranjero haya optado por solicitar esa invariabilidad, tendrá el derecho, por una sola vez a

renunciar a ella e integrarse al régimen impositivo común, caso en el cual quedará sometido a

las alternativas de la legislación impositiva general, con los mismos derechos, opciones y

76
Quienes no gozaban de invariabilidad, en tanto, estaban integrados al régimen

común, caso en el cual quedaban sometidos a las alternativas de la legislación

impositiva general.

3.3. Régimen introducido por la Ley 20.026. El Art. 2 introdujo en el DL

600, el Art. 11 ter., el cual dispuso que, en el caso de los nuevos proyectos

mineros, es decir, aquellos cuyo contrato de inversión fue suscrito con

posterioridad a la entrada en vigencia de la ley, y que tengan un valor no menor

a US$50 millones, se les puede otorgar a sus inversionistas los siguientes

derechos por el lapso de 1 5 años:

A) Invariabilidad del Impuesto Específico: consiste en el derecho del

inversionista de mantener invariables las normas legales vigentes a la fecha del

contrato, en lo relativo al Impuesto Especifico a la Actividad Minera establecido

en el Art. 64 bis. de la Ley de la Renta. Esto en cuanto a una futura alza de la

tasa, aumento de la base y cualquier otra modificación que haga al Impuesto

Específico más gravoso para el contribuyente.

B) Invariabilidad de las normas tributarias para la minería: los

contribuyentes del impuesto específico no estarán afectos por cualquier nuevo

tributo, incluidas las regalías, cánones o cargas similares, específicos para la

actividad minera, establecidos con posterioridad a la celebración del contrato de

inversión extranjera, que tengan como base o considere en la determinación de

obligaciones que rijan para los inversionistas nacionales, perdiendo, por tanto, en forma

definitiva la invariabilidad convenida.

Art. 1 1 bis. Cuando se trate de inversiones de monto igual o superior a US$ 50.000.000,

moneda de los Estados Unidos de América o su equivalente en otras monedas extranjeras que

tengan por objeto el desarrollo de proyectos industriales o extractivos, incluyendo los mineros y

que se internen en conformidad el artículo 2, podrán concederse los plazos y otorgarse los

derechos que se enumeran a continuación: 1 . El plazo de 1 O años a que se refiere el artículo 7

podrá ser aumentado en términos compatibles con la duración estimada del proyecto, pero en

caso alguno podrá exceder de un total de 20 años.

77
su base o monto, los ingresos por actividades mineras, inversiones o los bienes

o derechos utilizados en actividades mineras.

C) Invariabilidad de las patentes mineras: finalmente, los contribuyentes

no podrán ser afectados por modificaciones al monto o forma de cálculo de las

· patentes de exploración o explotación minera que se encuentren vigentes a la

fecha de suscripción del contrato de inversión extranjera y que las hagan más

gravosas.

En consecuencia, y en sus aspectos sustantivos, el régimen que creó el

Art. 11 ter. establece que a los inversionistas mineros que celebraron contratos

de inversión extranjera con el Estado de Chile con posterioridad a la entrada en

vigencia de la ley, les será imposible aplicar nuevos gravámenes específicos a

la actividad minera, o establecer condiciones más desfavorables en lo que

respecta a tasa y cálculo del Impuesto Específico, por el plazo estipulado en el

contrato. Por último, tampoco una eventual alza de patentes les afectaría, en los

mismos términos.

En otras palabras, cualquier cambio que haga más gravosa la actividad

económica del inversionista minero y que tenga como fuente la actividad

legislativa del Estado, infringe la ley del contrato de inversión extranjera,

excepto si opera un cambio en el régimen común de renta, ya que esta

invariabilidad no asegura una carga efectiva total, como lo hace el Art. 7 del DL.

600. De paso, esta modificación al Estatuto de Inversión Extranjera hizo

imposible la aplicación de un royalty a la minería a los proyectos ya iniciados

que contasen con el régimen del Art 11 ter., cuestión que como se vio en el

capítulo anterior, de igual forma era irrealizable en base a la garantía del

Derecho de Propiedad y de las normas de la L.O.C sobre Concesiones Mineras.

78
3 . 3 . 1 . Plazo de la invariabilidad del Art. 1 1 ter. El Nº 4 del Art. 11 ter. del

DL 600 establece que el plazo de invariabilidad de 1 5 años se contará por años

calendarios, desde aquél que ocurra la puesta en marcha de la empresa. La

invariabilidad otorgada comprenderá a los diferentes elementos del impuesto

vigentes a la época de suscripción del contrato, es decir, la tasa y la forma de

cálculo se mantendrán inalterables desde que se celebra dicho acto jurídico con

el Estado.

3.3.2. Incompatibilidad con los derechos del Art. 11 bis. del OL 600. El

Art. 11 ter. Nº 4, inc. 2 señala que los derechos de invariabilidad establecidos

en él son incompatibles con la invariabilidad contemplada en los Arts. 7 y 1 1 bis.

del mismo DL. 600, con excepción del derecho a llevar la contabilidad en

moneda extranjera. Por tanto, el inversionista que solicite la invariabilidad de

aquellas normas, no puede solicitar la otorgada por el Art. 1 1 ter. del DL. 600.

Además, la norma en comento estableció que la invariabilidad del Art. 11

ter. de la empresa y de todos los inversionistas, se extinguirá si cualquiera de

los propietarios de la empresa que desarrolla el proyecto minero se acoge o se

encuentre acogido a los beneficios del Art. 7 y Art. 11 bis. (Art. 11 ter. Nº 4, inc

5).

Para un eficaz cumplimiento de lo establecido precedentemente, el Art.

11 ter Nº 4 inc. 6 prohibió que se le conceda la invariabilidad del Impuesto

Específico a un inversionista que la solicite para el desarrollo de un proyecto

minero que, por sí mismo o mediante sus propietarios, ha sido objeto de los

derechos de invariabilidad tributaria del Art 7 u 1 1 bis del DL 600. Sin perjuicio

de ello, esta regla contiene una excepción: aquel inversionista que solicita los

derechos del Art. 11 ter. para adquirir la propiedad de un proyecto minero que

goza de la invariabilidad del Art. 7 u 1 1 bis. En este caso, dichos derechos se le

79
otorgará por el plazo que le restare a la invariabilidad del inversionista inicial. La

redacción de la norma no es la más adecuada, ya que utiliza las expresión

"derechos y acciones en empresas que gocen de dichos derechos", lo cual

puede dar a entender que en la práctica se pudo dar la situación de que en un

mismo proyecto minero, hayan participado dos inversionistas con distinta clase

de invariabilidad tributaria. En un ejercicio interpretativo, en esta tesis se

sostiene que aquello pugna con el espíritu de la norma, por lo que la excepción

está constituida por aquel inversionista extranjero que compra la totalidad o

adquiere el control del proyecto con la invariabilidad tributaria del Art. 11 bis. del

DL. 600. Es justamente en este caso en que no existen dos propietarios

acogidos a invariabilidades disitintas, verificándose lo deseado por el legislador.

3.4. Requisitos de Información. Para acogerse a esta invariabilidad, las

empresas, además de los requisitos en materia sustantiva, deberán cumplir con

requisitos de información que consisten básicamente en lo siguiente:

A) Someter sus estados financieros a auditoría externa;

B) Presentación de dichos estados financieros, individuales y

consolidados de forma trimestral y anual, ante la Superintendencia de Valores y

Seguros, y

C) Elaborar una memoria anual con información sobre la propiedad de la

empresa.

La sanción prevista por el Art. 11 ter. del DL. 600 para el caso de que

una empresa no da cumplimiento a la presentación de la información

señalada, en los plazos que prescriba la Superintendencia para ello, consistirá

en que caducarán automáticamente los derechos a que se refiere el artículo,

80
tanto respecto de la empresa misma, como respecto de todos los inversionistas

extranjeros que en ella participen.

4. Régimen Transitorio de la Ley 20.026

4 . 1 . Enunciado. Tal como se señaló supra y en virtud del Art. 1 transitorio

de la Ley 20.026, el Impuesto Específico comenzó a regir a partir del 1 de enero

de 2006. Como una de las finalidades del Gobierno era que los proyectos

mineros en operación pagasen el gravamen, se estableció un régimen "de

transición" para que, a todos aquellos inversionistas que hubieran suscrito un

contrato de inversión extranjera de acuerdo al DL. 600 con anterioridad al 1 de

diciembre, se les aplicase las normas contenidas en el Art. 1 1 ter. de ese mismo

cuerpo legal, quedando, de esa forma, obligados al pago del nuevo impuesto.

4.2. Regla general. En esta materia, la ley estableció una regla general

contenida en la primera parte del Art. 2 transitorio: aquellos inversionistas

extranjeros y empresas receptoras de sus aportes que mantengan vigente un

contrato de inversión extranjera suscrito con el Estado de Chile conforme a lo

dispuesto en el DL. 600, con anterioridad al día 1 de diciembre de 2004, no se

les aplicará el impuesto específico establecido en el artículo 64 bis de la Ley

sobre Impuesto a la Renta, mientras gocen de los derechos contenidos en los

89
artículos 7° y/u 1 1 bis numerales 1 y 2. del DL. 600.

Una vez que el contrato de inversión extranjera expire o que el

inversionista renuncie a su invariabilidad, el Art. 2 transitorio de la Ley 20.026

89
Sin perjuicio de que el antiguo Art. 7 del DL. 600, establecía que para los efectos de

determinar la carga efectiva total a la renta, se considerarían únicamente los impuestos vigentes

a la época del contrato.

La Ley 20.026 modificó esta norma, en el sentido que para determinar esta tasa efectiva, no se

considerará el Impuesto Específico.

81
dispone que las empresas receptoras quedarán en todo sujetas al Impuesto

Específico a la actividad minera vigente a la fecha de extinción de estos

derechos.

Es decir, quienes suscribieron el contrato con anterioridad a la fecha

señalada, no estaban afectos al Impuesto Específico, siempre y cuando se

hayan acogido a la invariabilidad tributaria cuya carga efectiva es de 42%. Por

lo tanto, existían dos formas de acogerse al nuevo régimen: una por la voluntad

de la ley, que operaba al momento de la extinción de los derechos de

invariabilidad otorgados mediante el contrato con el Estado, y otra por expresa

voluntad del inversionista, que renunciaba a ellos, de conformidad a lo que

establecen las disposiciones transitorias de la misma ley.

4.2.1. Crítica. Más allá de los criterios políticos que fundamentaron esta

regla, la decisión del legislador de establecer esta exención es criticable desde

un punto de vista jurídico: la invariabilidad tributaria del primitivo Art. 7 del DL.

600 no "protegía" al inversionista de nuevos tributos sectoriales o específicos,

sino que le aseguraba una carga efectiva total a la renta de 42%, considerando

para ello los impuestos de la Ley de la Renta que correspondía aplicar

conforme a las normas legales vigentes a la época del contrate." Sobre la base

de esta conclusión, a los inversionistas con invariabilidad tributaria no se les

debía aplicar el nuevo Impuesto para determinar la carga efectiva total de la

renta, porque no estaba vigente al momento de celebrar sus contratos; mientras

que a quienes optaran por ella con posterioridad a la entrada en vigencia de la

ley, de todas formas la tasa del Art. 7 del DL. 600 consideraría al Impuesto

90
Art. 7 D.L. 600 antes de la modificación realizada por la Ley 20.026: "Los titulares de

inversiones extrajeras acogidas al presente decreto ley tendrán derecho a que en sus

respectivos contratos se establezcan que se les mantendrá invariable, por un plazo de 1 O años,

contado desde la puesta en marcha de la respectiva empresa, una tasa del 42% como carga

impositiva efectiva total a la renta a que estarán sujetos, considerando para estos efectos los

impuestos de la Ley de la Renta que corresponde aplicar conforme a las normas legales

vigentes a la fecha de celebración del contrato".

82
Específico a la hora de determinar la carga efectiva total, por expreso mandato

91
de la norma en comento.

Este nuevo impuesto no se les aplicaría a los inversionistas en tanto sus

contratos se mantuvieran vigentes, ya que el gravamen no existía cuando su

inversión fue autorizada mediante el DL. 600. Una vez expirado el plazo

contenido en ellos, se les aplicaba de cualquier forma, con o sin invariabilidad

tributaria, ya que lo invariable era la carga efectiva total a la renta. La aplicación

del impuesto no constituía una violación de la ley del contrato, en caso de que

92
suscribiesen uno nuevo al término de los vigentes en aquella época.

4.3. Forma de optar a /os derechos contemplados en el Art. 11 ter. del

DL. 600. Como los proyectos mineros iniciados con anterioridad al 1 de

diciembre de 2004 no se les aplicaba el Impuesto Específico, la Ley en su Art. 3

transitorio contempló la posibilidad de que los inversionistas acogidos a la

invariabilidad del Art. 7 u 1 1 bis, pudiesen acogerse a los derechos establecidos

en el Art. 1 1 ter. del DL. 600. Para ello, estableció los siguientes requisitos:

A) Renuncia expresa a los derechos de invariabilidad tributaria de los

Arts. 7 y 11 bis. del DL 600: Si alguno de los inversionistas extranjeros o las

empresas receptoras respectivas, fueran titulares de derechos de invariabilidad

tributaria deberán renunciar a tales derechos.·.

91
Luego, el Art. 2 Nº 1 de la Ley 20.026 estableció que el Impuesto Específico no se

considerará para la determinación de la carga impositiva efectiva total a la renta.
92
En contra de esta posición, INSTITUTO LIBERTAD Y DESARROLLO "Boletín 4095-05"

Santiago. P. 52. Disponible en http:/lwww.lyd.cl (Consultado el 0 8 . 0 8 . 1 1 ). En el texto se señala

lo siguiente: "Dado que el mentado royalty (Impuesto Específico a la actividad minera) tiene

claramente el carácter de impuesto a la renta, si se cobrara a la empresa minera y además se

gravaran las utilidades que corresponden al inversionista con un 42%, se excedería el límite

pactado y el fisco estaría incumpliendo el contrato de inversión extranjera. Por ello, el artículo

segundo transitorio de la Ley Nº 20.026, dispuso que a aquellos inversionistas y las empresas

receptoras de sus aportes que mantengan un contrato de inversión extranjera con anterioridad

al 1 º de diciembre de 2.004, "no se les aplicará" el impuesto especifico a la minería, mientras

gocen de la invariabilidad tributaria de 42% a la renta

83
Como este derecho de invariabilidad del Impuesto Específico es de

carácter excepcional, la ley lo hace incompatible con los Arts. 7 y 1 1 bis., por lo

que los inversionistas no podrán gozar de ningún otro derecho que les confiera

invariabilidad de normas tributarias en Chile.

B) Presentar la solicitud en el Comité de Inversiones Extranjera: la

solicitud para acogerse al Art. 1 1 ter. del DL 600 debió presentarse a más tardar

el 30 de noviembre de 2005 ante la Vicepresidencia de dicho Comité. Además,

en ella, debe describirse el proyecto minero. Para que el contrato de inversión

extranjera se entendiese modificado, se debía esperar una resolución del

organismo, según establece el Nº 6 del Art. 3 transitorio.

4.4. Consecuencias del cambio de régimen. Aquellos proyectos mineros

que se acogieron al régimen del Art. 11 ter. del DL. 600, en los términos recién

vistos, tienen un tratamiento distinto en relación con el marco impositivo

establecido en el Art. 64 bis. de la Ley de la Renta. Las diferencias

respondieron a la lógica de los incentivos que estableció el Gobierno de turno

para que las empresas renunciaran voluntariamente a la invariabilidad de carga

efectiva 42%, y se acogieran al pago del Impuesto Específico, lo cual en vista

del análisis realizado, fue una política innecesaria, porque el Art. 7 no impide al

Estado la aplicación de nuevos impuestos, sino que se aumentara la carga de lo

que el contribuyente paga en virtud de la Ley de la Renta.

Estas modificaciones dicen relación en cuanto a la duración del plazo de

invariabilidad, la tasa del impuesto y la utilización del mismo como crédito

contra el Impuesto de Primera Categoría.

84
4.4.1. Plazo de los derechos de invariabilidad. El plazo de la

invariabilidad será de doce años y se contará por años calendario, a partir de la

solicitud de modificación de contrato que otorga la invariabilidad del Impuesto

Específico o a partir de la puesta en marcha del proyecto, según corresponda.

(Nº 3, Art. 3 transitorio) El incentivo de este plazo era el hecho de que al

momento de legislar sobre el impuesto, había transcurrido un periodo de tiempo

93
considerable desde que los proyectos mineros comenzaron a operar en Chile,

por lo que para las empresas era atractivo extender la invariabilidad por 1 2 años

más.

4.4.2. Tasa del Impuesto. La Ley 20.026 estableció que aquellas que se

acogieran al nuevo régimen de invariabilidad con anterioridad a su entrada en

vigencia, gozarían de una tasa del impuesto de 4% y no de 5% como era la

establecida en el Art. 64 bis. de la Ley de la Renta. Esto fue otra forma de

incentivar a las empresas mineras a que renunciasen a la invariabilidad

tributaria del Art. 11 bis. De no hacerlo, quedarían afectas a la tasa general de

5%.

4.4.3. Crédito contra Impuesto de Primera Categoría. Las normas

transitorias contemplaron un periodo de transición de dos años (2006 y 2007)

en los cuales la mitad del monto pagado por Impuesto Específico, operó como

crédito contra el Impuesto de Primera Categoría. La otra mitad se consideró

como gasto necesario para producir la renta gravada con el mismo Impuesto

cedular, por lo que se pudo agregar como tal en la base imponible al determinar

dicho tributo durante el periodo señalado.

93
Escondida comenzó a operar en 1 9 9 1 , Candelaria en 1995, Zaldivar en 1996, Collahuasi-El

Abra en 1998, Los Pelambres en 1999. Datos extraídos de MICCO, Alejandro. Ob Cit. P. 3.

85
4.5. Caso de inversionistas con y sin invariabilidad en un mismo proyecto

minero. Al tiempo de promulgarse la ley, el Art. 2 transitorio, establecía que las

empresas mineras con más de un socio extranjero acogido a la invariabilidad

tributaria del 11 bis. del D.L. 600, quedaban exentas del pagar el lmpúesto

Específico, a pesar de que los restantes socios no estuviesen dentro de dicho

régimen, dándose así una discriminación en la aplicación del impuesto, ya que

se daba el caso de que inversionistas no acogidos a la invariabilidad, no

pagaban el impuesto debido a que uno de sus socios en el proyecto sí lo

estaba, mientras que otros inversionistas en un proyecto diverso, que tampoco

se habían acogido al derecho de invariabilidad sí lo pagaban, de acuerdo a la

94
regla general.

Para solucionar esta anomalía, el 08.04.06 se promulgó la Ley 20.097, la

cual modificó el Art. 2 transitorio de la Ley 20.026, estableciendo que el

Impuesto Específico fuese un crédito contra el Impuesto Adicional del socio que

no renunció al Art t1 bis. Este crédito es equivalente a la proporción de la

participación que el inversionista extranjero tenga en las utilidades de la

empresa minera. En otras palabras, esta ley compensa al inversionista,

otorgándole un crédito contra su impuesto personal por el Impuesto Específico

pagado por la empresa, en proporción a lo que corresponda de sus utilidades.

94
Al momento de promulgarse la ley, Escondida anunció que decidió eximirse del pago del

Impuesto Específico de acuerdo a lo que prescribía el Art. 2 transitorio. En su caso, BHP Billiton

y RTZ poseían el 87,5% del capital y no habían optado por la invariabilidad, pero el inversionista

japonés Jeco tenía el 12,5% del capital y estaba acogido a ella. Por esta razón, Escondida se

eximía del pago de este Impuesto Específico. Consciente de que otras mineras, como Mantos

Blancos o La Candelaria, estaban en la misma situación que Minera Escondida y podían preferir

no renunciar a la invariabilidad del Art. 11 bis., dándose así una discriminación en la aplicación

del impuesto y una merma en su recaudación, el Gobierno promulgó la Ley 20.097, la cual

modificó el Art. 2 transitorio de la Ley 20.026

86
87
CAPÍTULO IV

MODIFICACIÓN DEL IMPUESTO ESPECÍFICO A LA ACTIVIDAD MINERA.

LEY Nº 20.469

1 . Generalidades.

1.1. Origen de la Ley 20.469. En términos recaudatorios, al año 201 O el

Impuesto Específico a la actividad minera había sobrepasado las estimaciones

realizadas por los impulsores del proyecto, esto debido principalmente al

aumento en el precio del cobre durante el período comprendido entre el 2006

hasta esa fecha, lo cual se tradujo en que el promedio de impuestos enterados

95
a las arcas fiscales ascendiera a la suma de US$ 4 . 1 3 8 millones.- tomando en

consideración tanto lo pagado por concepto de régimen general de renta, como

por Impuesto Específico. Al ser razonada como una política de largo plazo, las

autoridades políticas no creyeron necesario establecer cambios en ella.

Sin embargo, el terremoto que sacudió al centro-sur del país el día 27 de

Febrero de 2 0 1 0 , cambió las prioridades económicas y legislativas. En efecto, el

96,
desastre dejó pérdidas estimadas en US$30.000 millones por lo que el

97,
Gobierno, dentro de otras medidas para obtener financiamiento decidió elevar

la tasa del Impuesto Específico, utilizando para ello el mismo sistema de

incentivos ocupado en la implementación de la Ley 20.026, esto es, que los

95
MICCO, Alejandro. Ob. Cit. P.4.
96
Ministerio de Hacienda http://www.minhda.ci/sala-de-prensa/noticias/historico/ministro-de­

hacienda-felipe-larrain-165.html (Consultado el 0 7 . 1 1 . 1 1 )
97
Para enfrentar los daños que dejó el terremoto, se adoptaron una serie de medidas con el fin

de financiar de la reconstrucción, siendo las principa_les en materia legislativa, junto con la Ley

del Impuesto Específico a la Minería (Royalty 111), la Ley de Financiamiento de Reconstrucción

(20.455) y la Ley del Fondo Nacional de Reconstrucción (20.444, o nueva Ley de Donaciones).

La primera contempló un aumento transitorio del Impuesto de Primera Categoría; un alza

permanente del Impuesto al Tabaco; una sobretasa transitoria de 0,275% al Impuesto Territorial

en los años 2 0 1 1 y 2 0 1 2 al 2% de los bienes raíces de mayor avalúo fiscal, y el traspaso de

fondos de la Ley Reservada del Cobre por US$ 600 millones en 201 O y 2 0 1 1 .

88
contribuyentes mineros se acogieran voluntariamente al nuevo régimen, a

cambio de aumentar el plazo de invariabilidad tributaria.

Lo anterior semateriallzó por medio de la dictación de la Ley Nº 20.469,

publicada en el Diario Oficial el 21 de Octubre de 2 0 1 0 , normativa que introdujo

modificaciones a la tributación específica de la actividad minera, cambiando

algunos de los elementos contemplados en el sistema implementado por la Ley

Nº 20.026 estudiada en el capítulo anterior, y que a grandes rasgos fueron:

a. Modificación del Art. 64 bis. que estableció el Impuesto Específico,

sustrayendo de él lo relativo a la forma de calcular la Renta Operacional de la

actividad minera, incorporando el Art. 64 ter. el cual señala cómo se debe

calcular dicha renta;

b. Modificación del Art 1 1 ter. del D . L . 600 de 1974, y

c. Incorporación de normas de carácter transitorio y opcional para

aquellos inversionistas sujetos tanto al régimen del Art 7 y 1 1 bis. como al Art.

1 1 ter.

2. Elementos y conceptos del Impuesto Específico de la Ley 20.469

2.1. Enunciado. La Ley 20.469 introdujo modificaciones al Impuesto

Específico establecido por la Ley 20.026, por lo que se analizarán cada uno de

los elementos del tributo de la misma forma como se realizó en el capítulo

anterior.

2 . 2 . Sujeto activo. Es el Fisco. Esta ley no presenta ninguna modificación

al respecto.

89
2.3. Sujeto pasivo. El sujeto pasivo del Impuesto Específico es el

explotador minero, el cual es definido por el Art. 64 bis. como toda persona

natural o jurídica que extraiga sustancias minerales de carácter concesible y las

venda en cualquier estado productivo en que se encuentren. El S . 1 . 1 . señala que

98
el contribuyente debe extraer y vender el mineral de manera copulativa.

En cuanto a lo que se debe entender por "venta", el Nº 1 del Art. 64. bis

dispone que ella es todo acto jurídico celebrado por el explotador minero que

tenga por finalidad o pueda producir el efecto de transferir la propiedad de un

producto minero. En otras palabras, la Ley no se remite únicamente al contrato

de compraventa, sino que expresamente señala que otros actos pueden

conllevar la transferencia de la propiedad y en definitiva, quién los realice puede

quedar bajo el concepto de "explotador minero" sin celebrar compraventa, pero

ha transferido la propiedad de ellos a través de otro negocio jurídico.

2.4. Hecho Gravado. Esta normativa dejó incólumes en el Art. 64 bis, los

conceptos que estableció la Ley 20.026 para los efectos de establecer los

elementos del impuesto, como se verá a continuación.

El hecho gravado es la Renta Imponible Operacional de la Actividad

99
Minera. Es decir, aquella renta que se genera dentro del ejercicio y que

corresponde a la Renta Líquida Imponible del contribuyente de Primera

Categoría, más los ajustes que contempla el nuevo Art. 64 ter. A grandes

rasgos, se puede sostener que el deseo del legislador es nuevamente gravar la

renta obtenida directamente por la venta de productos mineros. Por esta razón

las partidas que se deben agregar y deducir de la Renta Líquida Imponible

98
S . 1 . 1 . Circular Nº 74. 0 3 . 1 2 . 1 1
99
S . 1 . 1 . Circular Nº 74. 0 3 . 1 2 . 1 1

90
determinada de acuerdo a los Arts. 29 a 33 de la Ley de la Renta han quedado

100
prácticamente sin modificación alguna, conforme a la Ley 20.026.

2.4.1 Ingresos Operacionales Mineros. El modificado Art. 64 bis. de la

Ley de la Renta establece lo que se debe entender por Ingresos Operacionales

Mineros, los cuales son todos aquellos ingresos determinados de acuerdo a lo

establecido en el Art. 29 de la misma ley, deducidos todos aquellos que no

provengan directamente de la venta de productos mineros, con excepción de

los conceptos que se señalan en la letra e) del Nº 3 del Art. 64 ter. Se puede

pensar que la razón de incluir esta definición es debido a un perfeccionamiento

de la normativa tributaria. En esta tesis se sostiene que en la anterior

legislación, este concepto se estableció pero de una manera tácita, en el

antiguo Art. 64 bis incorporado por la Ley 20.026 en su Nº 1 y siguientes y que

hoy es el Art 64 ter.l'" Lo que ocurrió fue que la norma ordenó agregar, en caso

que se hubiesen deducido, aquellos gastos generalmente aceptados para

determinar la Renta Líquida Imponible de Primera Categoría que no eran

intrínsecamente necesarios para producir la renta. Sin embargo, su letra e)

adicionó a la Renta Operacional Minera ingresos que no provenían

directamente de la venta, lo cual, viéndolo desde una óptica de la técnica

legislativa, no resultó apropiado, toda vez que en e l Nº 1 y a h ab a í ordenado

deducir todos aquellos in g resos que no provenían directamente de la venta de

productos mineros. A h ora, esta definición h ace m á s evidente la intención del

legislador de crear una suerte de " regalía a l as utilidades " cu y a f uente es a
l

actividad e
x tractiva del e x plotador minero, lo cual f acilita la interpretación de la

normativa.

100
En apoyo a esta posición, se puede mencionar el hecho de que el primer ajuste que

mandata la norma es deducir todos aquellos ingresos que no provengan directamente de la

venta de productos mineros. (Ar! 64 ter. Nº 1 ).
101
Ver Nº 2.5 del capítulo anterior.

91
2.4.2. Determinación de la Renta Imponible Operacional Minera. En esta

materia, la ley 20.469 no varió en la forma en la cual se debe llegar a la Base

Imponible del Impuesto que se analizó en el número 2.5 del capítulo anterior de

esta tesis, por lo cual todo lo señalado en aquél acápite se da por reproducido,

y que grandes rasgos comprende:

A) Se debe determinar la base de acuerdo al Impuesto de Primera

Categoría;

B) Deducir ingresos que no provengan directamente de la venta de

productos mineros de acuerdo a la definición que otorga la propia ley de

Ingresos Operacionales Mineros;

C) Deducir el cargo por depreciación normal;

D) Agregar los gastos y costos necesarios para producir los ingresos que

no provienen directamente de la venta de productos mineros;

E) Agregar los gastos de imputación común del explotador minero que no

sean asignables exclusivamente a un determinado tipo de ingresos, pero sólo

en la proporción que representen los ingresos que no sean por la venta de

productos mineros, respecto del total de los ingresos brutos, y

F) Agregar, sólo en caso que se hayan deducido de la Renta Líquida:

i) Gastos por intereses ya sea pagados o adeudados dentro del año a

que se refiere el impuesto;

ii) las pérdidas acumuladas;

92
iii) cargo por depreciación acelerada;

iv) cargos por amortizaciones de gastos de organización y puesta en

marcha, para amortizarlos durante el plazo de 6 años

v) ingresos contemplados en la letra e) del Nº 3 del Art. 64 ter. de la Ley

102
de la Renta.

2.5. Tasa del Impuesto. La tasa del Impuesto Específico es progresiva.

En este caso, la Ley Nº 20.469 actualmente en revisión, dejó sin modificaciones

las tasas que afectan a los explotadores mineros cuyas ventas anuales de

sustancias minerales concesibles sean iguales o inferiores al equ iva lente a

50.000 Toneladas Métricas de Cobre Fino (TMC) y superiores al valor

equivalente a 12.000 TMC, es decir, se les a pl ica la misma escala diseñada por

la Ley Nº 20.026 cuyo factor de progresión son las ventas anuales, aplicable

sobre la Renta Operacional y que se encuentra en el Capítulo 111, Nº 3 de esta

tesis. No obstante, esta vez s e . ha modificado radicalmente las tasas que se

deben aplicar al explotador cuyos ingresos operacionales superen las 50.000

TMC, las cuales dependerán del Margen Ope ra ciona l Minero del explota d or .

2 . 5 . 1 . Margen Operacional Minero. A los concesionarios mn i eros cuyas

ventas su p e r en al valor equivalente a 5 0. 00 0 TMC y
a no se les a pl ica la ta sa

ú ni c a de impuesto de 5% como o c urr í a i
anter ormente, s i no que ésta se

determina e n base a u n nuevo concepto incorporado por esta legislaci ó n, el

102
Art. 64 ter. Nº 3, letra e): "La contraprestación que se pague en virtud de un contrato de

avío, compraventa de minerales, arrendamiento o usufructo de una pertenencia minera, o

cualquier otro que tenga su origen en la entrega de la explotación de un yacimiento minero a un

tercero. También deberá agregarse aquella parte del precio de la compraventa de una

pertenencia minera que haya sido pactado como un porcentaje de las ventas de productos

mineros o de las utilidades del comprador".

93
cual es el "Margen Operacional Minero". La misma norma señala cómo

obtenerlo: es el cociente, multiplicado por cien, que resulte de dividir la Renta

Imponible Operacional Minera por los Ingresos Operacionales del contribuyente.

Este Margen Operacional puede ser caracterizado como el porcentaje que

representa la Renta Operacional Minera respecto de los Ingresos

103
Operacionales del explotador minero. En términos resumidos, la nueva

norma fija la progresión de la tasa del Impuesto en base a la rentabilidad que

significa la actividad minera para aquel contribuyente cuyas ventas superen las

50.000 TMC {letra e) del nuevo Art. 64 bis):

- Si el margen operacional minero es igual o inferior a 35, la tasa

aplicable ascenderá a 5%;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 35 y no

sobrepase de 40 la tasa aplicable ascenderá a 8%;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 40 y no

sobrepase de 45 la tasa aplicable ascenderá a 1 0 , 5 % ;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 45 y no

sobrepase de 50 la tasa aplicable ascenderá a 1 3 % ;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 50 y no

sobrepase de 55 la tasa aplicable ascenderá a 1 5 , 5 % ;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 55 y no

sobrepase de 60 la tasa aplicable ascenderá a 1 8 % ;

103
INFANTE, Guillermo. Ob. Cit. P. 12.

94
- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 60 y no

sobrepase de 65 la tasa aplicable ascenderá a 21 %;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 65 y no

sobrepase de 70 la tasa aplicable ascenderá a 24%;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 70 y no

sobrepase de 75 la tasa aplicable ascenderá a 27,5%;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 75 y no

sobrepase de 80 la tasa aplicable ascenderá a 31 %;

- Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 80 y no

sobrepase de 85 la tasa aplicable ascenderá a 34,5%, y

- Si el margen operacional minero excede de 85 la tasa aplicable será de

14%.

La Ley Nº 20.469 trata de indexar la tasa del impuesto a la rentabilidad

que reporta la actividad al explotador minero. Ello condice con el principio de

"equidad vertical" que debe observar el sistema tributario, según el cual

mientras mayor sea la capacidad contributiva, mayor el impuesto que se deba

paqar.'?' Esta tasa progresiva en base al Margen Operacional asegura la

proporcionalidad del impuesto, ya que el monto del mismo dependerá de la

rentabilidad operativa del explotador. En un mercado de precios marcadamente

fluctuantes, las tasas aseguran la progresividad del gravamen. La fórmula

anterior producía un impuesto "ciego", ya que no se adaptaba a los vaivenes

104
JOR�TT, Michael. "Diagnóstico del Sistema Tributario Chileno". Departamento de Estudios

del Servicio de Impuestos Internos. Marzo 2000. P.4.

95
económicos, estableciendo tan sólo un 5%, independiente de la rentabilidad del

proyecto.

Lo anterior se puede ejemplificar de la siguiente forma: un proyecto

minero con ingresos por ventas de dichos productos de $100, cuyos costos

asciendan a $30 y gastos a $20, su Renta Operacional será de $50. Con la

normativa anterior, se le aplicaba una tasa del 5%, sin considerar el grado de

rentabilidad que representa dicha Renta Operacional para el contribuyente. En

cambio, la Ley Nº 20.469 se hace cargo de esto, instaurando un sistema

dinámico en el cual se establece el nivel de rentabilidad de acuerdo al resultado

logrado y así captar la renta diferencial que se produce entre los proyectos.'?"

Utilizando el ejemplo anterior, esos $50 se dividen por los ingresos que fueron

$ 1 0 0 , por lo que el cuociente es de 0.5. Este se multiplica por 1 0 0 , obteniendo

el Margen Operacional de 50%, lo que significa que la tasa aplicable será de

1 3 % sobre el mismo, es decir, una tasa efectiva del Impuesto de un 6 , 8 % .

Se puede observar que la parte más baja del impuesto queda afecta a

una tasa de un 5% sobre la Renta Operacional Minera. Luego, la progresión

fluctúa en base al Margen Operacional Minero correspondiente, hasta concluir

en una tasa de 14% sobre la Renta Operacional Minera si el Margen es superior

al 85%.

Finalmente, la letra d) del inciso 3° del Art. 64 bis. dispone que para los

efectos de determinar la tasa aplicable, se debe considerar el valor total de

productos mineros (sustancia mineral de carácter concesible ya extraída) del

conjunto de personas relacionadas con el explotador minero, que puedan ser

considerados en esa misma categoría de acuerdo al Nº 1 del mismo Art. y que

105
CADEMARTORI, Juán José. "Evaluación Económica del Impuesto a la Minería en Chile".

Centro de Estudios Económicos Universidad Católica del Norte. Marzo 2 0 1 1 . P 12.

96
realicen dichas ventas. La norma dispone que se entenderá por personas

relacionadas lo señalado en el Art. 34, Nº 2 de la Ley de la Renta.l'" que a su

107
vez se remite al Art. 20 Nº 1 letra b) del mismo cuerpo legal. El explotador

minero deberá consolidar sus ventas en los mismos términos que en este

trabajo se señaló al estudiar el Impuesto Específico en los términos instituidos

108
en la Ley 20.026. Sin embargo, es importante destacar que, de acuerdo a lo

señalado por el S . 1 . 1 . , se debe considerar las ventas de productos mineros del

conjunto de personas relacionadas con el contribuyente únicamente para

determinar si se aplica el impuesto. Para establecer el Margen Operacional

Minero no se deben considerar las ventas de dichos productos del conjunto de

109
personas relacionadas A juicio del redactor, esto es acorde con la justicia

tributaria, toda vez que con la legislación anterior, era indiferente si existían dos

proyectos mineros relacionados con rentabilidad distinta. Se sumaban las

ventas y les aplicaba la tasa resultante de la suma, a los proyectos

106
Artículo 34, Nº 2 de la Ley de la Renta: Las rentas derivadas de la actividad minera tributarán

de acuerdo con las siguientes normas:

/ne. 3°: Para establecer si el contribuyente cumple cualquiera de los límites contenidos

en el inciso primero de este número (ventas anuales superiores a 36.000 toneladas o superiores

a 2. 000 UTM) se deberá sumar al total de las ventas del contribuyente el total de ventas de las

sociedades con las que el contribuyente esté relacionado y que realicen actividades mineras.

Del mismo modo, el contribuyente deberá considerar las ventas de las comunidades de las que

sea comunero. Si al efectuar las operaciones descritas el resultado obtenido excede

cualesquiera de los límites referidos, tanto el contribuyente como las sociedades o comunidades

con las que esté relacionado deberán determinar el impuesto de esta categoría sobre la base

de renta efectiva según contabllldad completa.

!ne. 4°: Si una persona natural está relacionada con una o más comunidades o

sociedades que desarrollen actividades mineras, para establecer si dichas comunidades o

sociedades exceden los límites mencionados en el inciso primero de este número, deberá

sumarse el total de las ventas de las comunidades y sociedades con las que la persona esté

relacionada. Si al efectuar la operación descrita el resultado obtenido excede los límites citados,

todas las sociedades o comunidades con las que la persona esté relacionada deberán

determinar el impuesto de esta categoría sobre la base de renta efectiva según contabilidad

completa.

/ne. 5°: Las personas que tomen en arrendamiento, o que a otro título de mera tenencia

exploten, el todo o parte de pertenencias de contribuyentes que deban tributar en conformidad

con lo dispuesto en este número, quedarán sujetas a ese mismo régimen.

!ne: 7°: Para los efectos de este número el concepto de persona relacionada con una

sociedad se entenderá en los términos señalados en el artículo 20, número 1°, letra b).
10'
Ver Capítulo 1 1 1 , Nº 3.
108
Ídem.
109
S . 1 . 1 . Circular Nº 74. 0 3 . 1 2 . 1 O

97
individualmente considerados. Por ejemplo, si existían dos proyectos mineros

relacionados -proyecto "A", cuyo Margen Operacional es de 40% y proyecto "B",

de Margen Operacional 20%- el contribuyente debía pagar una tasa

correspondiente al 5%. Hoy, eso no ocurre, ya que se consolida únicamente

para determinar si el contribuyente debe pagar o no, pero la tasa de cada

proyecto dependerá de la rentabilidad obtenida de forma individual.

2.6. Objeto. El objeto de esta obligación tributaria es la suma de dinero

que se debe enterar a las arcas fiscales, de acuerdo a las reglas precedentes.

2.7. Administración y efectos impositivos del Impuesto Específico. En

estos aspectos, la Ley 20.469 dejó incólume lo establecido por la anterior, y

este gravamen continúa s i endo un gasto aceptado en la determinación de la

Renta Líquida Imponible de Primera Categoría, la cual, a su vez, es base de

cálculo de la Renta Imponible Operacional Minera.

3. Régimen Transitorio.

3 . 1 . Enunciado. Al momento de entrada en vigencia de la ley,

hipotéticamente no todos los inversionistas mineros se encontraban en la

misma posición jurídica frente al Impuesto Específico: En primer l ugar, estaban

aquellos contribuyentes amparados por el Art. 1 1 ter. del DL. 600; en segundo

lugar, aquellos inversionistas y empresas receptoras que gozaban de los

derechos de invariabilidad contemplados en los Arts. 7 y 1 1 bis del mismo

cuerpo legal, y finalmente aquellos inversionistas nacionales que solicitaron

contratar con el Estado de acuerdo al Art. 5 transitorio de la Ley 20.026. Es por

ello que la nueva norma contempló un sistema de sujeción vo luntaria, al igual

que lo hiciera la anterior. De esta forma, no se discutió sobre la procedencia de

la invariabilidad trib u ta ria, pero ahora -al contrario de lo que ocurrió c u ando se

98
introdujo el Impuesto Específico- sí existía una razón jurídica detrás: el Art 1 1

ter del DL. 600 impedía cualquier modificación al tributo que lo hiciese más

gravoso, además de invariabilidad en lo que respecta a cualquier nuevo

impuesto, canon, regalía que hiciere más gravosa la actividad, incluyendo las

patentes mineras, por lo cual la ley delimitó de maner a clara los alcances de la

i n v a r i a b ili d a d tributaria que gozaban los explotadores mineros, no dándose así

el problema de aplicabilidad del Impuesto.

A continuación, se analizarán los casos de ambos tipos de

contribuyentes, y el caso de los proyectos mineros conexos.

3.2. Contribuyentes acogidos al Art. 11 ter del OL 600 que deciden

modificar sus contratos y acogerse a la nueva modalidad del Impuesto

Específico. De conformidad al Art. 1 transitorio de la Ley 20.469, aquellos

inversionistas extranjeros y empresas receptoras de sus aportes que mantenían

un contrato de inversión extranjera con el Estado de Chile, de acuerdo al Art. 1 1

ter del DL. 600 a la entrada en vigencia de la Ley 20.469 y aquellas empresas

nacionales que no siendo receptoras de aporte de inversionistas extranjero,

hayan suscrito un contrato con el Estado, de acuerdo al Art. 5 transitorio de la

110
Ley 20.026, que les haya otorgado invariabilidad, pueden optar por acogerse

11
º Artículo 5º transitorio: "Podrán también solicitar se les concedan los derechos contenidos en

el artículo 1 1 ter del decreto ley 600, de 1974, en las condiciones establecidas en dicho artículo,

las empresas afectas al impuesto específico a la actividad minera establecido en el artículo 64

bis de la ley sobre Impuesto a la Renta, que no sean empresas receptoras del aporte de

inversionistas extranjeros que hayan suscrito con el Estado de Chile un contrato de inversión

extranjera conforme con lo dispuesto en el decreto ley N° 600, de 1974 sujeto además a los

siguientes requisitos y condiciones y con los derechos adicionales que se indica:

1 ) La empresa cuyas ventas, durante el ejercicio correspondiente al año 2004, hayan

sido superiores al valor equivalente a 12.000 toneladas métricas de cobre fino;

2) El plazo a que se refiere el inciso primero de dicho artículo, será de doce años y se

contará, por años calendario, a partir de la solicitud del contrato que otorga la invariabilidad a

que se refiere este artículo;

3) La tasa de impuesto a que se refiere la letra i) del inciso tercero del artículo 64 bis de

la ley sobre Impuesto a la Renta será 4%, mientras mantenga el derecho a invariabilidad

tributaria establecido en el artículo 1 1 ter del decreto ley N° 600, de 197 4;

99
a las normas establecidas en el Art. 64 bis y 64 ter. de la Ley de Impuesto a la

Renta y por el régimen de los Arts. 1 y 2 transitorio de la Ley 20.469.

Este tipo de contribuyentes estaban afectos al Impuesto Específico de la

Ley 20.026, pero consintieron en modificar sus contratos. Eventualmente,

pudieron oponerse y en tal caso, seguir bajo el régimen original. Sin embargo,

según informó el Gobierno, la totalidad de las grandes empresas mineras

decidieron pactar el nuevo gravamen al momento de la promulgación de la ley,

correspondiendo a un 81 % del total de las mineras que tenían contrato de

111
invariabilidad tributaria con el Estado.

3.2.1. Contenido del nuevo régimen. Esta modificación se refiere a la

sustitución del régimen tributario del Impuesto Específico que gozaban con

anterioridad (Art. 11 ter Nº 1 ). En consecuencia, no implica una renuncia del

contribuyente a los otros derechos de invariabilidad que se establecieron en los

Nºs 2 y 3 del Art 11 ter. del DL. 600 (invariabilidad de las normas tributarias

para la minería y patentes), excepto si también lo renuncia en el contrato

112
respectivo. Así lo ha interpretado el S . 1 . 1 .

3 . 2 . 2 . Requisito para optar al régimen del Art. 64 bis y 64 ter de la Ley de

la Renta. El Art. 2 transitorio de la Ley establece un requisito para optar a este

cambio, el cual es que tanto el inversionista extranjero y empresas receptoras

de aportes con contrato vigente con el Estado de Chile o la empresa nacional

que celebró el contrato de conformidad al Art 5 transitorio de la Ley 20.026,

deben encontrarse afectos al pago del Impuesto a la fecha de vigencia de la

4) La solicitud para acogerse a los beneficios del artículo 1 1 ter del decreto ley Nº 600,

de 197 4, deberá ser presentada por la empresa y sólo podrá referirse a uno o más proyectos

mineros específicos que hayan sido de propiedad de la empresa con anterioridad al 1 de

diciembre de 2004 y que se hubieren encontrado en explotación a dicha fecha."
111
MINISTERIO DE MINERÍA http://www.minmineria.gob.ci/574/w3-article-15937.html

¡consultado el 2 8 . 1 1 . 1 1 )
12
S . 1 . 1 . Circular Nº 78 1 7 . 1 2 . 1 0 .

100
nueva ley, o bien, eventualmente puedan estarlo en un futuro. Esto significa que

deben ser explotadores mineros cuyas ventas anuales sobrepasen el

equivalente a 1 2 . 0 0 0 TMC, o que se espera que lo hagan.

3.2.3. Efectos del régimen. Las consecuencias jurídicas de acogerse al

· nuevo régimen para estos inversionistas residen en que varían las normas a

aplicar en lo que respecta al sistema normal del Impuesto Específico en tres

aspectos:

A) Régimen transitorio en los ejercicios correspondientes a los años

comerciales 2 0 1 0 , 2 0 1 1 y 2012;

B) Régimen de invariabilidad tributaria hasta el vencimiento del plazo

contenido en los contratos respectivos,

C) Régimen aplicable una vez vencido el plazo de invariabilidad

tributaria.

Estos tres sistemas se analizan a continuación:

3.2.4. A. Régimen transitorio años comerciales 2010, 2011 y 2012. El

Impuesto Específico se aplicará conforme a las reglas establecidas en los Arts.

64 bis y 64 ter. de la Ley de la Renta. La variación durante este período estará

en la tasa del Impuesto, la cual se determinará en base al Margen Operacional

Minero, de acuerdo a la siguiente tabla que establece el Art. 2 transitorio de la

Ley 20.469:

1) Si el margen operacional minero es igual o inferior a 40, la tasa

aplicable ascenderá a 4,0%;

101
2) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 40 y no

sobrepase de 45 la tasa aplicable ascenderá a 8,5%;

3) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 45 y no

sobrepase de 50 la tasa aplicable ascenderá a 1 2 , 0 % ;

4) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 50 y no

sobrepase de 55 la tasa aplicable ascenderá a 1 3 , 5 % ;

5) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 55 y no

sobrepase de 60 la tasa aplicable ascenderá a 1 5 , 0 % ;

6) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 60 y no

sobrepase de 65 la tasa aplicable ascenderá a 1 6 , 5 % ;

7) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 65 y no

sobrepase de 70 la tasa aplicable ascenderá a 1 8 , 0 % ;

8) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 70 y no

sobrepase de 75 la tasa aplicable ascenderá a 1 9 , 5 % , y

9) Si el margen operacional minero excede de 75 la tasa aplicable será

de 9,0%

Una vez vencido este período, el contribuyente vuelve al régimen

otorgado por el contrato de inversión extranjera.

102
3.2.4. B. Régimen de invariabilidad tributaría hasta el vencimiento del

plazo contenido en /os contratos de inversión extranjera. En esta materia se

establece una regla general: a contar del año comercial 2013 (incluyéndolo) y

hasta el vencimiento del plazo de invariabilidad contenido en el contrato, el

régimen tributario aplicable a estos contribuyentes será el que poseían con

anterioridad a la entrada en vigencia de esta nueva ley. En otras palabras, se

les aplicará el Impuesto Específico de conformidad al antiguo Art. 64 bis de la

Ley de la Renta, o los regímenes de los Arts. 3, 4 y 5 transitorios de la Ley

20.026, según sea el caso, desde el año 2013, hasta el vencimiento de los

113
plazos de invariabilidad establecidos en los respectivos contratos. Esto

significa que con posterioridad al año 2013, la tasa se vuelve a aplicar en

función del volumen de ventas del explotador y no sobre el Margen Operacional

Minero, hasta la expiración del plazo de invariabilidad del acto jurídico en

cuestión.

En virtud de ello, estos contribuyentes se pueden clasificar en las

siguientes categorías:

i. Contribuyentes sujetos al régimen del antiguo Art. 64.bis de la Ley de la

Renta. Son aquellos que suscribieron un contrato de inversión extranjera con

posterioridad al 1 de Diciembre de 2004, por lo que quedaron afectos al pago

del Impuesto Específico en los términos establecidos en el antiguo Art 64 bis.

de la Ley de la Renta. (Tasa del 5%).

ii. Contribuyentes sujetos al régimen transitorio de la Ley 20.026.

Aquellos inversionistas extranjeros que mantenían un contrato de inversión

extranjera con el Estado con anterioridad al 1 de Diciembre de 2004 y que en su

113
QUINZIO: "Informe Ley 20.469 que introduce modificaciones al Impuesto Especifico a la

Minería y al DL 600. Las Condes, Santiago de Chile. P. 6. Disponible en http://www.quinzio.cl/

(Consultado el 2 0 . 1 1 . 1 1 )

103
momento optaron por acogerse al régimen del Art. 11 ter del DL. 600 porque

consideraron que les era menos gravoso. A ellos, como se apreció en el

capítulo anterior, se les aplica el Impuesto Específico en los términos del

antiguo Art. 64 bi s de la Ley de la Renta, pero la tasa del tributo alcanza un 4%,

tal como se establece en el Art. 3 transitorio de la Ley 20.026. Estas

condiciones regirán hasta el vencimiento del contrato.

En el caso de las empresas nacionales que no siendo receptoras de

aportes de inversionistas extranjeros y que hayan suscrito un contrato de

invariabilidad con el Estado, a contar del término del régimen establecido en el

Art.2 transitorio de la Ley 20.469, se les vuelven a aplicar el Impuesto

Específico de acuerdo al antiguo Art. 64 bis de la Ley de la Renta, hasta el

114
vencimiento del contrato.

3.4.2. C. Extensión del plazo de invariabilidad tributaria por 6 años. El Art.

2 transitorio, inc. 4° dispone que: "el plazo de invariabilidad pactado en los

contratos vigentes, imputado que fuere el plazo de tres años señalado en el

inciso segundo (años 2010, 2011 y 2012), se ampliará por seis años

calendarios contados a continuación de aquél en que venza el actualmente en

curso".

La imputación de los años calendarios 2010, 2011 y 2 0 1 2 se hace, por

consiguiente, al plazo de invariabilidad original que le restaba al contribuyente al

115
ejercer su opción de acogerse al nuevo régimen transitorio de la Ley 2 0 . 4 6 9 .

A contar de esa fecha y hasta el vencimiento del plazo estipulado, volverá a

114
S . 1 . 1 . Circular Nº 74. 03.12.1 O
115
S.1.1. Circular Nº 74. 0 3 . 1 2 . 1 0 . Por ejemplo, si los 12 afias de invariabilidad del antiguo Art.

64 bis de la Ley de la Renta comenzaron el año 2006, al año 2010 al contribuyente le quedaban

8 años. De acogerse al nuevo régimen, la imputación de dichos años se hace sobre esos 8

años que le restaban, por lo cual le quedarán 5 años de invariabilidad, expirando su contrato en

el año 2017. A continuación, tendrá 6 años más de invariabilidad, pero sobre el Impuesto

determinado de conformidad al Art. 64 bis y 64 ter.

104
quedar sujeto al régimen contractual. Conforme expira éste último, opera esta

extensión de invariabilidad por 6 años, pero ya no conforme al régimen del

antiguo contrato, sino de acuerdo a lo dispuesto en los Arts. 64 bis y 64 ter de la

Ley de la Renta.

3.2.4. D. Régimen de invariabilidad tributaria aplicable al vencimiento del

plazo ampliado de 6 años. Vencido el plazo ampliado de 6 años, los

explotadores mineros quedarán en todo sujetos al régimen tributario aplicable a

la fecha de expiración de sus contratos, de acuerdo a las normas generales.

3.2.4. E. Ejemplo del régimen transitorio aplicable a inversionistas que

optaron por invariabilidad de la Ley 20.469. El inversionista que aceptó

modificar su contrato de inversión extranjera el año 2005, tenía derecho a 12

años de invariabilidad del Impuesto Especifico, en los términos de la Ley

20.026. Por consiguiente, su invariabilidad comenzó el año 2006. Al año 201 O,

le restaban 8 años de invariabilidad. Si se acogió al nuevo régimen, la

imputación de los años 201 O, 2 0 1 1 y 2 0 1 2 , cuyas tasas son diferentes a las del

Art. 64 bis. de la Ley de la Renta (de 4% a 9%), se hace sobre esos 8 años que

le restaban, por lo cual, desde el año 2013 inclusive, le quedarán 5 años de

invariabilidad, expirando su contrato en el año 2 0 1 7 . A continuación, tendrá 6

años más de invariabilidad, pero sobre el Impuesto determinado de conformidad

al Art. 64 bis y 64 ter. (tasa de 5%a 14%), es decir, la invariabilidad llega hasta

el año 2023 inclusive. Luego de esa fecha, queda sujeto al régimen general que

exista, sin invariabilidad.

3.3. Contribuyentes acogidos al régimen de invariabilidad tributaria de /os

Arts. 7 y 1 1 bis del DL. 600 y que deseen acogerse al régimen transitorio de la

Ley 20.469. Teóricamente, pueden existir contribuyentes que al momento de

dictación de la Ley 20.026 que instauró el Impuesto Especifico a la Actividad

105
Minera, no hayan renunciado a la invariabilidad de los Arts. 7 y 11 bis del DL

116
600. En este caso, la ley les entrega la posibilidad de sustituir el régimen de

invariabilidad al cual están acogidos, por el régimen de los Arts. 64 bis y 64 ter

de la Ley de la Renta, aplicándoseles en consecuencia, Jo establecido en los

Arts. 1 y 2 transitorios de la Ley 20.469, bajo la condición de que celebren la

modificación del contrato y sustituir el régimen del cual gozan por el Art. 11 ter

del DL. 600. En consecuencia, una vez expirado el plazo de invariabilidad del

117
contrato, se les aplican los Art. 64 bis y 64 ter de la Ley de la Renta. Esto era

necesario estipularlo, ya que como se analizó en el capítulo anterior, los

derechos otorgados por el Art 1 1 ter son incompatibles con los otorgados en los

Arts 7 y 1 1 bis del DL. 600.

3.4. Proyectos conexos. Como incentivo para que los contribuyentes se

acogieran al pago del Impuesto, el Art. 3 transitorio, inc. 6, otorgó la posibilidad

de que los inversionistas extranjeras que optaran por el pago del Impuesto

Específico de acuerdo a Jo establecido por el régimen transitorio de la misma

ley, pudiesen amparar bajo la invariabilidad tributaria, a otros proyectos mineros

conexos, distintos a los actualmente individualizados en sus contratos

respectivos. El inc. 6 establece el mismo derecho para las empresas nacionales

no receptoras de capital exterior que hayan suscrito un contrato con el Estado

de conformidad al Art. 5 transitorio de la Ley 20.026.

Esto significa que todos aquellos proyectos mineros que no están

individualizados en el contrato celebrado con el Estado, en los que participe el

contribuyente y queden bajo el concepto de "proyecto conexo" que señala el

mismo Art. 3 transitorio, inc. 8 de la Ley 20.469, pueden ampararse en la

116
Al año 2012, sólo dos proyectos mineros se encuentran acogidos a la invariabilidad de los

Arts. 7 y 11 bis. del DL 600, los cuales son: Compañía Minera Cerro Bayo Limitada, 1994 y

Compañía Minera Dayton, ambos contratos fueron celebrados el año 1994.
117
Como efecto directo de ello, al contribuyente no se le aplicará el Impuesto Específico a la

actividad, sino el Impuesto a la Renta cuya tasa es de 42%.

106
invariabilidad tributaria, a pesar de que respecto a ellos no se haya celebrado

contrato al respecto.

3 . 4 . 1 . Concepto de proyecto conexo. La ley señala que se debe

considerar un proyecto conexo aquel que sea parte de una misma unidad

económica de explotación minera, por su proximidad física, por la utilización

común de caminos, recursos hídricos, plantas de b e n e fi c i o , infraestructura

eléctrica o de transporte u otros similares. Se considerarán como parte del

proyecto minero conexo las pertenencias mineras i d e n t i fi c a d a s en la solicitud

respectiva, aun cuando, a la fecha de la misma, no pertenezcan a la empresa

receptora de la inversión, siempre que a la época de comenzar la explotación

del proyecto minero, hayan sido adquiridas por ésta en su totalidad. (Art 3

transitorio, inc. 8).

Como se puede apreciar, la ley no está redactada en términos taxativos,

sino que por el contrario, mencionó sólo algunos elementos que permiten al

intérprete considerar un proyecto minero conexo, pero no resolvió las dudas

sobre si se podría considerar como tal, aquél cuyo fi n a n c i a m i e n t o es

compartido, o posee la misma estructura administrativa, por mencionar algunos

ejemplos. Lo anterior acarreó dudas sobre los alcances d el término entre los

118
contribuyentes mineros. El Servicio de Impuesto Internos señaló que por

disposición del mismo Art. 3 transitorio de la Ley 20.469, carecía de

compet enci a para pronunciarse acerca de la extensión de la i n v a ri a b i l i d a d

tributaria, por lo que la precisión sobre qué debe entenderse por "Proyecto

Conexo" quedó entregada al Servicio Nacional de Geología y Minería y a la

Comisión Chilena del Cobre, quienes, mediante R esol u ción con j
unta dictada el

118
Portal Minero: "Dudas sobre Proyectos Conexos dificulta decisión de mineras sobre el

Royalty". 21.12.10. Disponible en

http://www.oortalminero.com/noti/noticias ver ch.php?codigo=11297&fecha=12 (Consultado el

12.12.11).

107
1 7 de Diciembre de 2 0 1 0 , establecieron en la parte resolutiva de la misma, los

elementos interpretativos de la normativa.

En consecuencia, un proyecto minero poseerá la calidad de conexo para

gozar de invariabilidad tributaria de acuerdo a lo siguiente:

A) Debe existir un "proyecto original", acogido al Régimen de

invariabilidad transitorio de la Ley 20.469. Este proyecto es el contemplado en

el contrato de inversión extranjera suscrito con el Estado;

B) Tanto el proyecto original como el proyecto nuevo (aquel que no goza

de la invariabilidad) deben constituir una misma "unidad económica de

explotación minera", la cual es definida como el "conjunto de factores físicos y

materiales del proyecto original y el proyecto nuevo, destinados a la extracción

y venta de productos mineros". Esto excluye a las ampliaciones, desarrollos o

extensiones de proyectos que ya han sido objeto de contrato de inversión

extranjera de acuerdo a la Ley 20.026.

C) Finalmente, no constituyen proyectos conexos aquellos cuya unidad

económica está compuesta únicamente por factores jurídicos, administrativos,

119
financieros o comerciales.

Es posible sostener que esta resolución trató de no desprenderse del

elemento "físico" que consideró la ley como punto clave para entender cuándo

se está en presencia de un proyecto conexo.

119
Resolución Exenta Nº 1493 del SERNAGEOMIN y R.E. Nº 165 de COCHILCO. Disponible

en http://www.cochilco.cl (Consultado el 1 2 . 1 2 . 1 1 ).

108
3 . 5 . Forma de ejercer la opción de cambio de régimen. Para acogerse al

nuevo trato tributario, la totalidad de los inversionistas extranjeros y la empresa

receptora de su aporte, debían presentar una solicitud, de forma conjunta ante

el Comité de Inversiones Extranjeras. En el caso de las empresas nacionales

con invariabilidad de acuerdo al Art 5 transitorio de la Ley 20.016 esta

presentación se hace ante el Ministerio de Economía, , dentro del plazo de 60

días hábiles contados desde el 21 de Octubre de 2 0 1 0 . A juicio del redactor,

esta exigencia se hizo necesaria para evitar que se produjesen los problemas

de inversionistas con y otros sin invariabilidad en un mismo proyecto minero y

120
que ocasionaron la dictación de la Ley 2 0 . 0 9 7 .

Finalmente, los inversionistas deberán dar íntegro cumplimiento a los

121
requisitos que señala el Art. 1 1 ter inc. 2 y siguientes del DL. 600.

120
Ver Capítulo anterior. Punto 4.5.
121
Art. 11 ter DL. lnc. 2: "Los derechos establecidos en este artículo, son incompatibles con el

otorgamiento de los beneficios a que dan derecho los artículos 7° u 1 1 bis del presente decreto

ley. Respecto de este último, sólo en lo que dice relación con los derechos que pueden

otorgarse en virtud de los numerales 1 ó 2, exceptuado aquel que se refiere a la contabilidad en

moneda extranjera. En consecuencia, el inversionista extranjero que solicite se le otorguen los

derechos señalados en esos artículos no podrá solicitar la concesión de los beneficios de que

tratan las disposiciones precedentes.

Para solicitar que se les otorguen los derechos establecidos en este artículo, los

inversionistas extranjeros deberán comprometer a las respectivas empresas a someter sus

estados financieros anuales a auditoría externa, debiendo presentar ante la Superintendencia

de Valores y Seguros sus estados financieros, individuales y consolidados, trimestrales y

anuales, y una memoria anual con información sobre la propiedad de la entidad. Dicha

Superintendencia, previa consulta al Comité de Inversiones Extranjeras, mediante resolución

que deberá publicarse en el Diario Oficial, establecerá los plazos y las demás normas

pertinentes para la implementación de esta norma. Si una empresa no da cumplimiento a la

presentación de la infonmación señalada, en los plazos que prescriba la Superintendencia,

caducarán automáticamente los derechos a que se refiere este artículo, tanto respecto de dicha

empresa como de todos los inversionistas extranjeros que en ella participen.

En la respectiva solicitud de inversión extranjera deberá describirse detalladamente el

proyecto minero que ésta tenga por objeto. Para estos efectos, se podrá utilizar la descripción

contenida en el estudio de impacto ambiental a que se refiere la ley N° 19.300, sobre Bases

Generales del Medio Ambiente. La empresa que desarrollará dicho proyecto minero, en caso

que se haya constituido, deberá ser parte de la solicitud.

La empresa mantendrá el derecho a la invariabilidad tributaria establecida en el

respectivo contrato únicamente si alguno de los propietarios de la misma se encuentra acogido

a lo dispuesto en el presente artículo y da estricto y permanente cumplimiento a los requisitos

establecidos para su mantención. Sin embargo, los derechos de · la empresa y de los

109
inversionistas se extinguirán si cualquiera de los propietarios de la empresa que desarrolle el

proyecto minero goza de alguno de los derechos a los que se refiere el artículo 7 u 1 1 bis del

presente decreto ley".

110
CAPITULO V

INVARIABILIDAD TRIBUTARIA Y C O N C L U S I O N E S

1 . Invariabilidad Tributaria

1.1. Generalidades. En el presente acápite se expondrán las

conclusiones de esta tesis, teniendo en consideración que en los capítulos

anteriores se analizó en qué consistía la invariabilidad tributaria que gozan los

grandes contribuyentes mineros que suscribieron un contrato de inversión

extranjera con el Estado, en relación al gravamen que se examinaba.

1.2. Invariabilidad tributaria del Art. 7 DL. 600. El ordenamiento jurídico

chileno no da una definición de lo que debe entenderse por invariabilidad

tributaria. En la actualidad, en el DL. 600 existen dos regímenes de

invariabilidad: el Art. 7, que se aplica a los inversionistas foráneos en general, y

el Art. 1 1 ter. que como se observó, se aplica a los inversionistas mineros.

El Art. 7 señala que el derecho del inversionista consiste en mantener

invariable, por un plazo de 1 O años, contado desde la puesta en marcha de la

respectiva empresa, una tasa del 42% como carga impositiva efectiva total a la

renta, considerando para estos efectos los impuestos de la Ley de la Renta que

corresponde aplicar conforme a las normas legales vigentes a la fecha de

celebración del contrato. Este plazo se puede ampliar hasta por 20 años si se

trata de inversiones iguales o superiores a US$50 rnillones-. (Art. 11 bis. DL.

600).

De acuerdo a lo señalado por el texto, lo invariable es "la carga efectiva

total a la renta", es decir, la suma de los impuestos contenidos en la Ley de la

111
Renta que debe soportar el contribuyente, la cual no debe sobrepasar la tasa

marginal establecida en el mismo Artículo y que asciende a un 42%.

1.2.1. Inversionistas acogidos a los Arts. 7 y 11 bis. del OL. 600 con

anterioridad a la creación del Impuesto Específico. Aquel inversionista que

celebró un contrato de inversión extranjera de acuerdo a la invariabilidad

tributaria del Art. 7, antes de la creación del Impuesto Específico, tenía el

derecho a que su carga efectiva total a la renta fuese de 42%. Además, y para

los efectos de determinar dicha carga, se debían considerar únicamente

aquellos gravámenes vigentes al tiempo de la celebración del contrato y que se

encontraban dentro de la Ley de la Renta.

En este caso, la creación de un impuesto a la renta minera no le hubiese

. sido aplicable, puesto que era un tributo que no existía al momento que su

inversión fue autorizada.

1.2.2. Inversionistas acogidos a los Arts. 7 y 11 bis. del OL. 600 con

posterioridad a la creación del Impuesto Específico. Si el inversionista con la

invariabilidad tributaria de los Arts. 7 y 11 bis. no optó por el nuevo régimen

establecido por el Art. 11 ter. que introdujo la Ley 20.026 en el Estatuto de

Inversión Extranjera, el Impuesto Específico a la actividad minera no le era

aplicable, por cuanto se trataba de un gravamen no contemplado el la Ley de la

Renta al momento en que se celebró el contrato de inversión extranjera. Una

vez que su período de invariabilidad expirase o bien, renunciara a él, se le

aplicaría.

112
2. Invariabilidad Tributaria y Proyectos Legales. Conclusiones.

2.1. Invariabilidad tributaria y el proyecto "Royalty 1 ". El primer proyecto

sobre la materia -regalía ad-valorem- contenía deficiencias en su concepción

que pugnaban con la protección constitucional a la propiedad y con el régimen

de concesión plena que instituyó la Ley 18.097 sobre Concesiones Mineras,

todo lo cual fue expuesto en el capítulo respectivo, concluyendo que se

estimaba inconstitucional.

En lo que dice relación con el derecho de mantener invariable la carga

efectiva total a la renta que poseían los inversionistas acogidos al régimen de

los Arts. 7 y 11 bis del DL. 600, la regalía estaba contenida en un nuevo título

de la Ley Orgánica Constitucional, creando una obligación · para los

inversionistas pero en su calidad de concesionarios, por lo que su pago no se

consideraría para los efectos de determinar la tasa marg na i l de l 42% a p esa r de

122
ser t é cn camente un tributo
i , e tos p or q ue no estaba i nc lu ido den ro t d e la L ey

d e la R enta . P or esta ra zón , su a p licaci ó n no revest a í m ayores imp l ca
i n c as en
i

los cont atos de inve si
r r ó n e x tran er j a.

2.2. Caso de la Ley 20.026. E l I mpuesto Espec ico presen ó du
íf t d a s sobre

su compatibilidad con el r ég i m en de i nva ia r b ilidad .

En p rimer lugar , la Le y 2 0 .02 6 incluy ó al g ravamen den tr o d e la Ley d e la

R enta. N o obstante , no les era a p licable a los inversi o nista s cuyo pla z o de

invariabilidad a ú n no v encía , puesto q ue e l I mp u esto no e st aba vigente a a
l

ép oca de celebrac ió n del contrato . P or el c ontrario , el nue v o Im p u esto sí se

122
Ver Capitulo 11 de esta tesis.

113
consideraría para determinar la carga efectiva total a la renta de aquellos

contribuyentes que contrataron con el Estado con posterioridad a la

promulgación legal. De todas formas, la carga no podría recaer más allá del

42%, por expresa disposición del DL. 600.

En base a esto, se puede sostener que no había necesidad jurídica

alguna de establecer una nueva invariabilidad, porque la existente antes de la

Ley 20.026 era compatible con la creación del Impuesto Específico sectorial a la

minería. Sin embargo, los alcances de la invariabilidad no estaban del todo

claros en el debate doctrinario, estimando algunos autores que la invariabilidad

no era frente a cualquier tributo, sino que únicamente frente al régimen general

123
de renta, pasando por alto que lo invariable no es la actividad legislativa del

Estado, sino el derecho del inversionista a mantener una carga efectiva a la

renta.

Un segundo aspecto discutible es el hecho de que el impuesto específico

124-
-en su historia y en su ánimo es un tributo a la renta pero de carácter sui

generis: su objetivo era realizar un cobro a favor fiscal por la extracción de los

125
productos mineros. Se trata de un impuesto a las utilidades operacionales

cuya base imponible y la forma de calcularla es diferente a la de los impuestos

123
LETURIA, J. Francisco; GARCÍA, G. José. Ob Cit. P. 393.
124
Ídem.
125
Nicolás Eyzaguirre Ministro de Hacienda entre los años 2000 y 2006 señaló en la Comisión

de Minería: "los recursos minerales no renovables poseen un valor intrínseco, debido a la

posibilidad de explotarlos rentablemente. No obstante, en la actualidad, el concesionario minero

aprovecha los recursos no renovables de la minería en forma gratuita, como si se tratase de un

bien que no tiene valor económico. Se plantea, que el no cobrar por el uso de un insumo,

provocaría una disminución artificial en los costos de extracción y procesamiento de productos

mineros. Dicha disminución artificial en el costo de explotación generaría incentivos a

sobreexplotar los minerales, ya que los oferentes toman decisiones de producción sobre la base

de los costos enfrentados por ellos. Dada la naturaleza no renovable de los minerales, ante un

eventual agotamiento de estos recursos, el país perdería una importante fuente de ingresos.

Por lo tanto, se propone establecer un impuesto específico, para corregir situaciones descritas."

Historia de la Ley 20.026. Disponible en http://www.bcn.cl

114
126
que se contemplan en la Ley de la Renta. La normativa excluye del cálculo

los intereses, las pérdidas de ejercicios anteriores y el diferencial que se

generaría de amortizar los gastos de organización y puesta en marcha en

menos de 6 años. Esto puede llevar a que eventualmente contribuyentes

presenten pérdidas tributarias de acuerdo al régimen general, pero de todas

127
formas queden afectos al impuesto específico.

Frente a lo anterior, es posible señalar que, independiente de las

particularidades de este impuesto, su ubicación en la Ley de la Renta es

determinante para definir si debe considerarse a la hora de determinar la carga

impositiva del inversionista titular del derecho contenido en el Art. 7 del DL 600.

Una vez vencidos los contratos de inversión extranjera de las empresas

mineras, al tiempo de su promulgación, les era plenamente aplicable, por

cuanto ya no eran titulares de la franquicia. Y en caso de que hipotéticamente

hubiesen optado por firmar un nuevo contrato bajo el DL. 600, también les

hubiese sido aplicable, pero bajo la condición de respetar el 42% como límite de

carga tributaria, considerando todos los impuestos contenidos en la Ley de la

Renta. Jurídicamente no existía traba alguna para el Estado en aplicación del

Impuesto, por lo que las modificaciones que se hicieron al Estatuto de Inversión

Extranjera fueron, en lo que a Derecho concierne, innecesarias, sin perjuicio de

las implicancias económicas y políticas, en tanto el deseo del gobierno de

obtener recursos de la actividad extractiva, por una parte y la seguridad

buscada por las mineras, en el sentido de que en virtud del Art. 11 ter. no les

128
sería aplicable más impuestos sectoriales por un nuevo período.

126
Ver Punto 4 . 2 . 1 . del Capítulo 111 de esta tesis.
127
BOUCHESTER, Alex. Comisión de Hacienda Congreso de Chile. Discusión sobre proyecto

de ley que creó el Impuesto Específico a la Actividad Minera (Ley 20.026). Disponible en

http://www.bcn.cl (Consultado el 2 3 . 0 1 . 1 2 ) .
128
Es posible observar que habían transcurrido, en promedio, 12 años desde que el conjunto de

grandes inversiones en el sector comenzaron a operar en el país al momento de discutirse los

115
2.3. Ley 20.469. Esta ley es la que se estima más acorde con el

ordenamiento jurídico tributario de la minería, puesto que estableció el mismo

sistema de incentivar a las empresas a renunciar a la invariabilidad del Art. 11

ter., pero ahora por una razón técnica detrás: dicho artículo impide la aplicación

de nuevos impuestos, cargas, regalías y cánones específicos a la minería a los

proyectos ya iniciados.

Además, esta normativa generó un sistema que busca gravar con mayor

exactitud las rentas ricardianas, al tomar en consideración los costos de la

actividad a través del Margen Operacional Minero de cada explotador, el que

finalmente determinará la tasa a aplicar. La modalidad anterior, contenida en la

Ley 20.026, aplicaba una tasa plana de 5% de las ventas de productos mineros,

si se verificaba el hecho gravado (Renta Operacional Minera), sin reparar en la

rentabilidad de cada contribuyente. En la actualidad, se aplica una tasa máxima

de 14% sobre la Renta Operacional Minera, cuando el Margen del contribuyente

es igual o superior a 65%.

Finalmente, en cuanto al nuevo sistema transitorio de renuncia de la

invariabilidad tributaria del Art. 11 ter., se estima que era necesario, debido a

que esta norma prohibía cualquier modificación al tributo que lo hiciese más

gravoso, tal como se señaló en el Capítulo 111 de este trabajo.

gravámenes especiales a la minería (el boom minero de la década de los 90), por lo que los

plazos de invariabilidad tributaria de las empresas comenzarían a caducar entre 5 y 8 años. En

consecuencia, lo buscado por los inversionistas era evitar un alza en su carga tributaria

después de dicha caducidad. Datos obtenidos en base a MOGUILLANSKY, Graciela. Ob Cit. P.

19.

116
BIBLIOGRAFÍA

ABELIUK, René "Las Obligaciones" Editorial Jurídica de Chile. Santiago 1998.

AMAYO, Osear. "El Derecho Económico". Compilación de lecturas sobre Origen y

Concepto del Derecho Económico elaborada por Don Jorge Streeter. Universidad de

Chile, Facultad de Derecho, 1986

BASSEELES, Martín. "Constitución y Sistema Económico". Segunda Edición, Editorial

Tecnos, 1 9 8 8

C A N A L E S , Patricia. "La Legislación que rige las Actividades Mineras, especialmente la

Tributación en Argentina, Bolivia, Colombia y Brasif'. Septiembre 2003. Biblioteca del

Congreso Nacional. Serie Estudios. Nº 281

CANTOLLA, Enrique. "Evolución del Pensamiento Económico". 1994, Santiago.

Emérida Ediciones.

CATALANO, Edmundo. "Curso de Derecho Minero". Impresora Oeste, Buenos Aires,

Argentina.

CEA EGAÑA, José Luis. "Derecho Constitucional Chileno. Derechos, Deberes y

Garantías". Santiago, Universidad Católica de Chile, 2004.

CENTRO DE ESTUDIOS NACIONALES DE DESARROLLO ALTERNATIVO (CENDA)

"Tributación y Ganancias de la Gran Minería en Chile: 2005-2009". Santiago. Junio

2010

COCHILCO Dirección de Estudios y Políticas Públicas, "Inversión en la Minería del

Cobre y del Oro, proyección del período 2010-2015' Mayo 201 O

117
COCHILCO Dirección de Estudios y Políticas Públicas, "Impuesto Específico a la

Actividad Minera: Características y Principales lmp!icancias" Año 2005.

CRUZ, Rafael, "Inversión Extranjera" Apuntes Cátedra Política Económica, Universidad

de Chile, año 2003.

FERNÁNDEZ, Juan Eduardo "Derecho Económico f' Apuntes de Clases de la Pontificia

Universidad Católica de Chile, Primer Semestre, 2008.

GREEN E, Álvaro. "Análisis de la Tributación en la Minería Chilena". Seminario para

optar al Título Profesional de Ingeniero Comercial. Santiago. Marzo, 2004. Facultad de

Economía y Negocios, Universidad de Chile.

INSTITUTO LIBERTAD Y DESARROLLO "Royalty a la Minería: Aserruchando la Viga

Maestra" en Temas Públicos nº 6 7 1 .

JORRATT, Michael, "Diagnóstico del Sistema Tributario Chileno" Estudios Económicos

y Tributarios del Servicio de Impuestos Internos (disponible en

http ://www.sii.cl/ aprenda_sobre_impuestos/ estudios/Diagnostico.doc ) 2000.

JORRATT, Michael "La Tributación Directa en Chile: equidad y desafíos" CEPAL,

División de Desarrollo Económico. Santiago, Septiembre 2009.

LEGIS CHILE "Erudito Práctico Ley de Impuesto a la Renta", Ediciones Legis S.A.

Santiago 2007.

LETURIA 1, Francisco J y GARCIA G, José Francisco. "Más allá del royalty: Análisis

crítico de la tributación minera." lus et Praxis [online]. 2007, vol.13, n.t ,

LETURIA 1, Francisco J y MERINO, Álvaro "Tributación y Minería en Chile:

Antecedentes para un Debate Informado" Centro de Estudios Públicos, Documento de

118
Trabajo Nº 354, (disponible en http://www.cepchile.cl/dms/lang_l/doc_3304.html ) Mayo

2004.

MACKENZIE, BRIAN "Economic Guidelines for Mineral Exploration: Seminar Notes".

Apuntes obtenidos de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad

de Chile. 1992

MICCO, Alejandro. 'Tributación Minera" Exposición realizada en Congreso Derecho y

Economía, Universidad de Chile. Octubre 2 0 1 0 .

OCDE, "Estudio Económico de Chile Año 2010" Disponible en

http://www.oecd.org/dataoecd/7/38/44493040.pdf (Consultado el 1 2 . 0 9 . 1 1 )

OSSA B, Juan Luis. "Derecho de Minería", Editorial Jurídica de Chile. 1998

PEREZ, Claudio "Chile, un ejemplo de /nequidad Tributaria" disponible en

http://www.academia.el/biblioteca/publicaciones/ aspectos_O 1/3 5- 77. pdf (consultado el

12.09.11)

P I Ñ E RA E, José. "El Cascabel a la Minería". Conferencia dictada en la V Jornada de

Derecho Minero de la Universidad Católica. Octubre, 2002. Disponible en

http ://www.josepinera.com/chile/ chile_mineria.htm

RIOSECO, José Manuel y YAÑEZ, Carmen Gloria, "Análisis y efectos del Royalty en

Minera Escondida", Memoria para optar a título de Ingeniero Comercial, Universidad

del Bío-Bió. Concepción 2005.

ROBlLLIARD, César Polo. "Las industrias extractivas y la aplicación de regalías a /os

productos mineros". CEPAL, División de Recursos Naturales e Infraestructura.

Santiago de Chile, Octubre de 2005.

URIBE H, Armando. "Manual de Derecho Minero". Editorial Jurídica de Chile. 1968

119
"Actas Oficiales de la Comisión de Estudios de la Nueva Constitución Política", Sesión

Nº 1 7 1

VERGARA B, Alejandro. "El Problema de la Naturaleza Jurídica de la Riqueza Minera",

Revista Chilena de Derecho, Vol. 33. Nº 2

VERDUGO, Mario. PFEFFER, Emilio. NAUDÓN, Alberto "Análisis Constitucional del

Proyecto de Ley que establece una Regalía Ad-Valorem y crea un Fondo de

Innovación para la Competitividad'. Informe en Derecho. Ministerio de Minería. Julio

2004

VERGARA B, Alejandro. "Principios y Sistema del Derecho Minero". Editorial Jurídica

de Chile. 1992

ZAPATA LARRAÍN, Patricio. Justicia Constitucional, Teoría y Práctica en el Derecho

Chileno y Comparado. Santiago, Editorial Jurídica de Chile, 2008

ZAVALA O, José Luis "Manual de Derecho Tributario". Editorial Jurídica Conosur

Limitada, 2ª Edición, Santiago. 1 9 9 8

ZÚÑIGA U, Francisco. "Constitución y Dominio Público: Dominio Público de Minas y

Aguas Terrestres". lus et Praxis, Talca, v. 1 1 , n. 2, 2005

120
ANEXO Nº 1 : Proyecto de Ley que crea la Regalía Minera Ad-Valorem.

Mensaje Nº 126-351

Proyecto de Ley:

"Artículo 1°.- lntrodúcense las siguientes modificaciones en la ley Nº 18.097,

Orgánica Constitucional sobre Concesiones Mineras:

1) Agréguese, a continuación del artículo 1 6 de dicha Ley, el

siguiente Título, nuevo, modificándose la numeración de los artículos 1 7 , 18 y 1 9 por 28,

29 y 30 respectivamente:

''TÍTULO IV

OTROS DERECHOS Y OBLIGACIONES EMANADOS DE LAS CONCESIONES

MINERAS

Artículo 17.- Para los efectos de lo dispuesto en este título se entenderá por:

a) Explotador minero: toda persona que extraiga sustancias minerales de

carácter concesible y las venda en cualquier estado productivo en que se encuentren, ya

sea que dicha extracción y venta se haga a título de concesionario, o a cualquier otro

título derivado directa o indirectamente de algún acto jurídico celebrado con el titular de

una concesión minera de explotación.

b) Producto minero: la sustancia mineral metálica o no metálica de carácter

concesible ya extraída, haya o no sido objeto de beneficio, en cualquier estado productivo

en que se encuentre.

e) Venta: todo acto jurídico celebrado por el explotador minero que tenga por

finalidad o pueda producir el efecto de transferir la propiedad de un producto minero.

d) Venta bruta anual de productos mineros: el valor total obtenido por el

explotador minero por las ventas de productos mineros realizadas durante el año

calendario respectivo, excluido el Impuesto al Valor Agregado que las hubiere gravado.

e) Venta neta anual de productos mineros: el valor que resulte de deducir de

la venta bruta anual de productos mineros, las deducciones señaladas en el artículo 1 9 de

la presente ley.

Artículo 18.- El explotador minero estará obligado a pagar al Estado una regalía

minera ad valorem que se aplicará a la primera venta que recaiga sobre productos

mineros, de conformidad a lo establecido en los artículos siguientes.

121
La regalía minera será de un 3% sobre la venta neta anual de productos mineros

cuando la sustancia mineral sea metálica y de 1% cuando dicha sustancia sea no

metálica.

Para el cálculo de la regalía minera, se considerará como precio mínimo de la

primera venta del producto minero, el más alto entre:

a. el valor total de la contraprestación recibida o que tenga derecho a recibir

el explotador minero por la venta de los productos mineros;

b. aquel precio que se ajuste a los valores que para operaciones similares en

el mercado doméstico o internacional relevante, se acuerden entre empresas no

relacionadas;

Para los efectos de lo dispuesto en este artículo, valor total de la contraprestación

recibida o que tenga derecho a recibir el explotador minero se entenderá que incluye:

a. el precio; y

b. el valor de mercado de cualquier otro beneficio, bien o prestación.

Para los efectos del cálculo de la regalía minera, en caso de existir ventas a

empresas relacionadas, se deberá adicionar a la venta neta del explotador minero, la

venta neta de productos mineros provistos por el mismo, realizadas por dichas empresas,

cuando residan en Chile . .

Artículo 19.- Para la determinación de la venta neta anual de productos mineros, el

explotador minero sólo podrá deducir de la venta bruta anual de dichos productos, los

siguientes costos y gastos en que efectivamente haya incurrido y que hayan sido

necesarios para realizar dichas ventas:

a) El costo de adquisición de bienes relacionados directamente con la

extracción, procesamiento y venta de productos mineros incluyendo dentro de éstos el

costo de fletes y seguros hasta el establecimiento del explotador minero, y excluyendo el

costo de los bienes físicos del activo inmovilizado afectos a depreciación;

b) El costo de los fletes y seguros en que deba incurrir el explotador minero

para transportar los productos mineros vendidos hasta el punto de destino que

corresponda según el respectivo acto o contrato que dé cuenta de dicha venta, siempre

que dichos costos hayan sido de cargo del explotador minero; y

e) Los gastos en que el explotador minero haya incurrido por concepto de

remuneraciones de su personal asociado directamente a la extracción, procesamiento o

venta de productos mineros y honorarios por servicios profesionales asociados

directamente también a dichas actividades.

El explotador minero deberá acreditar fehacientemente estos costos y gastos por

medio de facturas, pólizas u otros documentos que correspondan. En ningún caso podrán

122
deducirse los costos y gastos a que se refiere el inciso anterior, en aquella parte cuya

rebaja no se hubiere permitido conforme a las reglas de determinación de la base

imponible del Impuesto de Primera Categoría de la Ley sobre Impuesto a la Renta.

Artículo 20.- Estarán exceptuados del pago de la regalía minera los explotadores

mineros que no estén oblígados a declarar su renta efectiva según contabilidad completa

para efectos de la Ley sobre Impuesto a la Renta y aquellos cuya venta bruta anual de

productos mineros, sea que contengan sustancias minerales metálicas o no metálicas, no

excedan de 2.000 unidades tributarias anuales. Para estos efectos se deberá considerar

la venta bruta anual del conjunto de empresas relacionadas.

Asimismo, estarán exceptuados del pago de la regalía minera los explotadores

mineros cuya venta neta anual de productos mineros, sea igual o inferior a un 15% de la

venta bruta anual de dichos productos.

Artículo 2 1 . - Para los efectos del presente Título se entenderá que una persona se

encuentra relacionada con el explotador minero en los siguientes casos:

a) Si el explotador minero está constituido como una sociedad de personas y

la persona, como socio, tiene facultades de administración o si participa en más del 1 0 %

de las utilidades, o si es dueña, usufructuaria o a cualquier otro título posee más del 1 0 %

del capital social o de las acciones. Lo dicho se aplica también a los comuneros respecto

de las comunidades en las que participen;

b) Si el explotador minero está constituido como una sociedad anónima y la

persona es dueña, usufructuaria o a cualquier otro título tiene derecho a más del 1 0 % de

las acciones, de las utilidades o de los votos en la junta de accionistas, y

c) Si la persona es partícipe en más de un 1 0 % en un contrato u otro negocio

de carácter fiduciario, en que el explotador minero es gestor.

Si el explotador minero, e acuerdo con estas
d reglas, está relacionado c on una

sociedad y ésta a su vez lo está con otra, se entenderá que la persona t ambién está

relacionada con esta última y así sucesivamente.

Artículo 22.- El explotador minero deberá declarar y pagar la regalía minera ante el

Servicio de Tesorerías durante el transcurso del mes e marzo de cada año, respecto
d de

la venta neta anual de productos mineros realizada en el ejercicio comercial

inmediatamente anterior.

Artículo 23.- El explotador minero deberá presentar ante la autoridad q ue in d iq ue

el reglamento, en el mes de marzo de cada año, una declaración jurada con os siguientes
l

antecedentes:

a) Todos los actos urídicos celebrados por el explotador minero
j qu e tengan

por f inalidad o puedan producir el efecto de transferir la propiedad de un producto minero;

123
b) Los costos y gastos que se permiten deducir de conformidad a lo

establecido en el artículo 1 9 de esta ley;

c) Un listado actualizado de todas las personas que estén o hayan estado

relacionadas con el explotador minero;

d) Un balance general con el detalle que se establezca en el reglamento y

que corresponda al ejercicio comercial inmediatamente anterior; y

e) Los demás antecedentes que se determinen en el reglamento.

En los casos en que se aplique lo dispuesto en el inciso 3º del artículo 1 8 de la

presente ley, las empresas relacionadas residentes en Chile también deberán presentar

una declaración jurada con los antecedentes señalados en el inciso precedente.

Artículo 24.- En caso de retardo del pago de la regalía minera, el monto adeudado

se reajustará en el mismo porcentaje de aumento que haya experimentado el índice de

precios al consumidor en el período comprendido entre el último día del segundo mes de

su vencimiento y el último día del segundo mes que precede al de su pago.

El obligado al pago de la regalía minera estará afecto, además, a un interés penal

del dos por ciento mensual por cada mes o fracción de mes en caso de mora en el pago

del todo o de la parte que adeudare de la regalía. Este interés se calculará sobre los

valores reajustados de acuerdo a lo establecido en el presente artículo.

Artículo 25.- El retardo u omisión de la declaración jurada señalada en el artículo

23, o su presentación incompleta o errónea, será sancionada con multa del tres al

veinticinco por ciento del monto de la regalía minera o de las diferencias que resultaren,

según corresponda, a menos que el explotador minero pruebe haber empleado la debida

diligencia.

La orrusron maliciosa de la declaración jurada exigida en el artículo 23, o su

presentación maliciosamente incompleta o falsa que pueda inducir al pago de una regalía

minera inferior a a
l que corresponda por aplicación de los artículos anteriores, co mo

asimismo la adulteración de balances o la presentación de éstos dolosamente falseados,

o el empleo de otros procedimientos dolosos encaminados a aumentar artificialmente los

g astos, u ocultar o alterar el verdadero monto de las operaciones realizadas o a evitar el

pago de todo o parte de la regalía minera, será sancionada con multa del treinta al

doscientos cincuenta por ciento del alor de
v la regalía minera q ue hubiera correspondido

pagar y con presidio menor en sus grados medio a máximo.

Artículo 26.- L a determinación, aplicación y condonación de las multas

establecidas en el artículo 24 y en el inciso 1e del artículo 25 y el conocimiento y

resolución de las reclamaciones, así como de todo aquello que resulte pertinente a n de
fi

ga rantizar una adecuada scalización
fi del pago de la regalía minera y resguardar los

de rechos del explotador minero, corresponderá al Servicio de mpuestos
I Internos, p ara lo

cual tendrá y podrá hacer uso de todas las facultades que el Código T ributario y las

demá s leyes especiales le otorgan como si se tratare de la aplicación y scalización de un
fi

124
impuesto. En aquello que le sea aplicable conforme a su naturaleza, la imposición de

sanciones se regirá por los procedimientos especiales establecidos en el articulo 165 del

Código Tributario y los respectivos reclamos se regirán por el procedimiento general de

las reclamaciones de los artículos 123 y siguientes de dicho Código.

Articulo 27.- Un reglamento, contenido en un decreto conjunto de los Ministerios

de Hacienda y Minería, definirá la forma, modalidad y condiciones de la aplicación y

cálculo de la regalía minera; la forma y órgano de la Administración ante el cual se deberá

presentar la declaración jurada que ordena el articulo 23 de esta ley; el detalle que deberá

contener el balance general y demás antecedentes que sea necesario acompañar a la

referida declaración; y, en general, las demás normas pertinentes que sean necesarias

para su adecuada implementación, ejecución y fiscalización . .

2) Reemplázase el actual epígrafe "TÍTULO IV DE LA D U RA C I Ó N DE LAS

CONCESIONES MINERAS", por el siguiente: "TÍTULO V DE LA DURACIÓN DE LAS

CONCESIONES M I N E RA S " .

Artículo 2°.- Agrégase al articulo 1 e del DFL N°7 Ley Orgánica del Servicio de

Impuestos Internos el siguiente inciso segundo:

"Adicionalmente corresponderá al Servicio de Impuestos Internos fiscalizar la

correcta determinación y pago de la regalía minera, para Jo ·cual podrá hacer uso de todas

las facultades legales que le otorga esta ley, el Código Tributario y la Ley sobre Impuesto

a la Renta, en lo que sea pertinente, aplicándose los procedimientos que sobre el

particular establecen dichas leyes. Para el ejercicio de esta fiscalización el Servicio de

Impuestos Internos podrá solicitar al Servicio Nacional de Aduanas y a la Comisión

Chilena del Cobre información sobre los asuntos de su competencia. Dichas instituciones

deberán proporcionar la información requerida para el cumplimiento de esta función.".

Articulo 3°.- Agrégase en el articulo 31 de la Ley sobre Impuesto a la Renta,

contenida en el articulo 1°, del Decreto Ley N° 824, de 1974, el siguiente numeral 13º,

nuevo:

" 1 3 º .- El monto efectivamente pagado por concepto de regalía minera establecida

en el Título I
V de la Ley Orgánica Constitucional sobre Concesiones Mineras."

Artículo 4º.- Agrégase en el Decreto con Fuerza de Ley Nº1 de 1987 del

Ministerio de Minería, que fija el texto refundido del Decreto Ley N°1.349, que crea la

Comisión Chilena del Cobre, en el articulo 2º, en su letra n), a continuación de la

expresión "productoras", la siguiente frase final:

"o para la determinación de la regalía minera establecida en el Título IV de la Ley

Orgánica Constitucional sobre Concesiones Mineras".

Artículo 5°.- Créase un Fondo de la Innovación para la Competitividad, el que

tendrá por objeto financiar iniciativas de innovación destinadas a incrementar la

competitividad del país. Estos recursos se aplicarán a ciencia y tecnología, y a apoyar la

innovación.

125
Al menos un ochenta por ciento de los recursos a asignarse, deberán tener un

impacto regional identificable, especialmente en las regiones mineras.

Al menos un 50% de los recursos serán canalizados a través de instituciones o

empresas con sede en regiones, las que podrán asociarse para la aplicación de estos

recursos con instituciones públicas o privadas, nacionales o extranjeras;

Las iniciativas financiadas con estos recursos destinados a promover la

participación del sector empresarial en innovación, e investigación y desarrollo, se

concentrarán en actividades productivas regionales.

Todos los recursos serán asignados a través de un proceso competitivo y sujeto a

evaluación permanente.

Artículo 6°.- El Fondo a que se refiere el artículo precedente estará constituido

por:

a) Los recursos que, para este objeto, contemple anualmente la Ley de

Presupuestos de la Nación; y

b) Los recursos aportados por personas naturales o jurídicas, u organismos

internacionales que sean recibidos, a cualquier título, para este propósito.

Artículo 7°.- Facúltase al Presidente de la República para que, mediante uno o

más decretos con fuerza de ley, expedidos por el Ministerio de Hacienda, los que deberán

ser suscritos también por los Ministerios del Interior y de Educación, determine la forma,

condiciones y el organismo responsable de la administración del Fondo, y para que fije las

condiciones para la asignación de los recursos y los requisitos de evaluación.

En el ejercicio de esta facultad, el Presidente de la República deberá dictar

todas las normas necesarias para la adecuada administración y asignación de los

recursos del Fondo.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artículo 1 º Transitorio.- La presente ley entrará en vigencia el día 1 º de enero del

año 2005. En consecuencia, se aplicará a todas las ventas que realice cualquier

explotador minero a contar de dicha fecha.

Articulo 2º Transitorio.- La norma contenida en el artículo 3º de esta ley, que

agrega un nuevo numeral 13º, al articulo 31 de la Ley sobre Impuesto a la Renta,

contenida en el D.L. Nº 824, entrará en vigencia el 1° de enero del año 2008.

Durante el período que medie entre la entrada en vigencia de la presente ley y el

día 1 ° de enero del 2008, la regalía minera que por medio de la presente ley se establece,

operará como crédito contra el Impuesto de Primera Categoría establecido en la Ley del

Impuesto a la Renta, sin derecho a devolución o imputación por el exceso.".

126
ANEXO Nº 2: ley Nº 20.026 Establece Impuesto Específico a la Actividad

Minera

Teniendo presente que el H. Congreso Nacional ha dado su aprobación al siguiente

Proyecto de ley:

"Artículo 1 e .- lntrodúcense las siguientes modificaciones en la ley sobre Impuesto a

la Renta, contenida en el artículo 1º del decreto ley N° 824, de 1 9 7 4:

1 ) Agrégase, a continuación del actual Título IV, el siguiente Título IV Bis, nuevo:

TITULO IV BIS

Impuesto específico a la actividad minera

Artículo 64 bis.- Establécese un impuesto especifico a la renta operacional de la

actividad minera obtenida por un explotador minero.

Para los efectos de lo dispuesto en el presente artículo se entenderá por:

1) Explotador minero, toda persona natural o jurídica que extraiga sustancias

minerales de carácter concesible y las venda en cualquier estado productivo en que se

encuentren.

2) Producto minero, la sustancia mineral de carácter concesible ya extraída, haya o

no sido objeto de beneficio, en cualquier estado productivo en que se encuentre.

3) Venta, todo acto jurídico celebrado por el explotador minero que tenga por

finalidad o pueda producir el efecto de transferir la propiedad de un producto minero.

El impuesto a que se refiere este artículo se aplicará a la renta imponible

operacional del explotador minero de acuerdo a lo siguiente:

i) A aquellos explotadores mineros cuyas ventas anuales excedan al valor

equivalente a 50.000 toneladas métricas de cobre fino se les aplicará una tasa única de

impuesto de 5%;

ii) A aquellos explotadores mineros cuyas ventas. anuales sean iguales o inferiores

al valor equivalente a 50.000 toneladas métricas de cobre fino y superiores al valor

equivalente a 12.000 toneladas métricas de cobre fino, se les aplicará una tasa

equivalente al promedio por tonelada de lo que resulte de aplicar lo siguiente:

Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 12.000 toneladas métricas de cobre

fino y no sobrepase el equivalente a 1 5 . 0 0 0 toneladas métricas de cobre fino, 0,5%;

Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 15.000 toneladas métricas de

cobre fino y no sobrepase el equivalente a 20.000 toneladas métricas de cobre fino,

1%;

Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 20:000 toneladas métricas de cobre

fino y no sobrepase el equivalente a 25.000 toneladas métricas de cobre fino, 1,5%;

Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 25.000 toneladas métricas de

cobre fino y no sobrepase el equivalente a 30.000 toneladas métricas de cobre fino,
2%; .

127
Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 30.000 toneladas métricas de

cobre fino y no sobrepase el equivalente a 35.000 toneladas métricas de cobre fino,

2,5%;

Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 35.000 toneladas métricas de

cobre fino y no sobrepase el equivalente a 40.000 toneladas métricas de cobre fino,

3%;

Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 40.000 toneladas métricas de

cobre fino, 4,5%;

iii) No estarán afectos al impuesto los explotadores mineros cuyas ventas, durante

el ejercicio respectivo, hayan sido iguales o inferiores al equivalente a 12.000 toneladas

métricas de cobre fino.

El valor de una tonelada métrica de cobre fino se determinará de acuerdo al valor

promedio que el cobre Grado A contado haya presentado durante el ejercicio

respectivo en la Bolsa de Metales de Londres, el cual será publicado, en moneda

nacional, por la Comisión Chilena del Cobre dentro de los primeros 30 días de cada

año.

Para los efectos de determinar la tasa de impuesto a aplicar, se deberá considerar

el valor total de venta de productos mineros del conjunto de personas relacionadas con

el explotador minero, que puedan ser considerados explotadores mineros de acuerdo

al numeral 1 ), del inciso segundo del presente artículo y que realicen dichas ventas.

Se entenderá por personas relacionadas aquéllas a que se refiere el numeral 2º, del

artículo 34 de esta ley ..

Se entenderá por renta imponible operacional para los efectos de este artículo, la que

resulte de efectuar los siguientes ajustes a la renta líquida imponible determinada en

los artículos 29 a 33 de la presente ley:

1 ) Deducir todos aquellos ingresos que no provengan directamente de la venta

de productos mineros;

2) Agregar los gastos y costos necesarios para producir los ingresos a que se

refiere el número 1) precedente. Deberán, asimismo, agregarse los gastos de

imputación común del explotador minero que no sean asignables exclusivamente a un

determinado tipo de ingresos, en la misma proporción que representen los ingresos a

que se refiere el numeral precedente respecto del total de los ingresos brutos del

explotador minero;

3) Agregar, en caso que se hayan deducido, las siguientes partidas contenidas en el

artículo 31 de la presente ley:

a) Los intereses referidos en el número 1 º;

b) Las pérdidas de ejercicios anteriores a que hace referencia el número 3º;

e) El cargo por depreciación acelerada;

d) La diferencia, de existir, que se produzca entre la deducción de gastos de

organización y puesta en marcha, a que se refiere el número 9º, amortizados en un

plazo inferior a seis años y la proporción que hubiese correspondido deducir por la

amortización de dichos gastos en partes iguales, en el plazo de seis años. La

diferencia que resulte de aplicar lo dispuesto en esta letra, se amortizará en el tiempo

que reste para completar, en cada caso, los seis ejercicios, y

e) La contraprestación que se pague en virtud de un contrato de avío,

compraventa de minerales, arrendamiento o usufructo de una pertenencia minera, o

cualquier otro que tenga su origen en la entrega de la explotación de un yacimiento

128
minero a un tercero. También deberá agregarse aquella parte del precio de la

compraventa de una pertenencia minera que haya sido pactado como un porcentaje de

las ventas de productos mineros o de las utilidades del comprador.

4) Deducir la cuota anual de depreciación por los bienes físicos del activo

inmovilizado que hubiere correspondido de no aplicarse el régimen de depreciación

acelerada.

Tal como lo establecen los artículos 64 del Código Tributario y 38 de la presente ley,

en caso de existir ventas de productos mineros del explotador minero a personas

relacionadas residentes o domiciliadas en Chile, para los efectos de determinar la tasa,

exención y la base del impuesto a que se refiere este artículo, el Servicio de Impuestos

Internos, en uso de sus facultades, podrá impugnar los precios utilizados en dichas

ventas. En este caso, el Servicio de Impuestos Internos deberá fundamentar su

decisión considerando los precios de referencia de productos mineros que determine la

Comisión Chilena del Cobre de acuerdo a sus facultades legales.".

2) lntercálase en el numeral 2', del inciso tercero del artículo 3 1 , después de la

coma (,) que sigue a la palabra "ley", lo siguiente:

"con excepción del impuesto establecido en el artículo 64 bis en el ejercicio en que

se devengue,".

3) Agrégase en el artículo 65, el siguiente numeral 2', nuevo:

"2' .- Los contribuyentes gravados con el impuesto específico establecido en el

artículo 64 bis."

4) lncorpórase en el artículo 84, la siguiente letra h), nueva:

"h) Los contribuyentes obligados al pago del impuesto establecido en el artículo 64

bis, deberán efectuar un pago provisional mensual sobre los ingresos brutos que

provengan de las ventas de productos mineros, con la tasa que se determine en los

términos señalados en los incisos segundo y tercero de la letra a), de este artículo,

pero el incremento o disminución de la diferencia porcentual, a que se refiere el inciso

segundo, se determinará considerando el impuesto específico de dicho número que

debió pagarse en el ejercicio anterior, sin el reajuste del artículo 72, en vez del

impuesto de primera categoría.

En los casos en que el porcentaje aludido en el inciso anterior no pueda ser

determinable, por no haberse producido renta imponible operacional en el ejercicio

anterior o por tratarse del primer ejercicio comercial que se afecte al impuesto del

artículo 64 bis, o por otra circunstancia, la tasa de este pago provisional será de 0,3%.".

5) Agrégase en el artículo 90, el siguiente inciso final, nuevo:

"Lo dispuesto en este artículo será también aplicable a los contribuyentes

señalados en la letra h) del artículo 84, pero la suspensión de los pagos provisionales

sólo procederá en el caso que la renta imponible operacional, anual o trimestral según

corresponda, a que se refiere el artículo 64 bis, no exista o resulte negativo el cálculo

que allí se establece.".

129
6) lntercálase en los artículos 93 y 94, el siguiente número 2., nuevo, pasando

en este último artículo el actual número 2. a ser número 3 modificándose la numeración

correlativa subsiguiente:

"2. Impuesto establecido en el artículo 64 bis.".

Artículo 2º.- Modificase el decreto ley N° 600, de 1974, "Estatuto de la Inversión

Extranjera", cuyo texto refundido, coordinado y sistematizado está contenido en el

decreto con fuerza de ley N° 523, de 1993, del Ministerio de Economía, Fomento y

Reconstrucción, de la siguiente manera:

1 ) Agrégase en el artículo 7°, en su inciso primero, a continuación del punto

seguido, la siguiente oración:

"El impuesto a que se refiere el artículo 64 bis de la ley sobre Impuesto a la

Renta no se considerará para la determinación de la carga impositiva efectiva total a la

renta.".

2) Agrégase, a continuación del actual artículo 11 bis, el siguiente artículo 11

ter, nuevo:

"Articulo 11 ter- Cuando se trate de inversiones de monto igual o superior a

US$ 50.000.000, moneda de los Estados Unidos de América o su equivalente en otras

monedas extranjeras, que se internen en conformidad al artículo 2º, y que tengan por

objeto el desarrollo de proyectos mineros, podrán otorgarse a los inversionistas

extranjeros respecto de dichos proyectos, por el plazo de 15 años, los siguientes

derechos:

1) Mantener invariables las normas legales vigentes a la fecha de suscripción

del respectivo contrato en lo relativo al impuesto específico a la actividad miner a de

que trata el artículo 64 bis de la ley sobre Impuesto a la Renta.

En consecuencia, no se verán afectados por el alza de la tasa, la ampliación de

la base de cálculo o cualquier otra modificación que se introduzca y que haga

directamente más gravoso el impuesto específico a la actividad minera establecido en

el articulo 64 bis de la ley sobre Impuesto a la Renta.

2) No estarán afectos a cualquier nuevo tributo, incluidas las regalías, cánones

o cargas similares, específicos para la actividad minera, que se establezcan luego de la

fecha de suscripción del contrato de inversión extranjera respectivo, que tenga como

base o considere en la determinación de su base o monto, los ingresos por actividades

mineras o las inversiones o los bienes o derechos utilizados en actividades mineras.

3) No se verán afectados por modificaciones que se introduzcan al monto o

forma de cálculo de las patentes de explotación y exploración a que se refiere el Titulo

X de la ley Nº 18.248, Código de Minería, vigentes a la fecha de suscripción del

contrato de inversión extranjera respectivo, y que las hagan más gravosas.

4) El plazo de quince años se contará por años calendarios, desde aquél en que

ocurra la puesta en marcha de la respectiva empresa. Los derechos mencionados

considerarán como linea de referencia de la invariabilidad otorgada, la tasa, la base

imponible y demás elementos del impuesto vigente a la fecha del contrato de inversión

extranjera respectivo.

130
Los derechos establecidos en este artículo, son incompatibles con el

otorgamiento de los beneficios a que dan derecho los artículos 7° u 1 1 bis del presente

decreto ley. Respecto de este último, sólo en lo que dice relación con los derechos que

pueden otorgarse en virtud de los numerales 1 ó 2, exceptuado aquél que se refiere a

la contabilidad en moneda extranjera. En consecuencia, el inversionista extranjero que

solicite se le otorguen los derechos señalados en esos artículos no podrá solicitar la

concesión de los beneñcios de que tratan las disposiciones precedentes.

Para solicitar que se les otorguen los derechos establecidos en este articulo, los

inversionistas extranjeros deberán comprometer a las respectivas empresas a someter

sus estados financieros anuales a auditoría externa, debiendo presentar ante la

Superintendencia de Valores y Seguros sus estados financieros, individuales y

consolidados, trimestrales y anuales, y una memoria anual con información sobre la

propiedad de la entidad. Dicha Superintendencia, previa consulta al Comité de

Inversiones Extranjeras, mediante resolución que deberá publicarse en el Diario Oficial,

establecerá los plazos y las demás normas pertinentes para la implementación de esta

norma. Si una empresa no da cumplimiento a la presentación de la información

señalada, en los plazos que prescriba la Superintendencia, caducarán

automáticamente los derechos a que se refiere este articulo, tanto respecto de dicha

empresa como de todos los inversionistas extranjeros que en ella participen.

En la respectiva solicitud de inversión extranjera deberá describirse

detalladamente el proyecto minero que ésta tenga por objeto. Para estos efectos, se

podrá utilizar la descripción contenida en el estudio de impacto ambiental a que se

refiere la ley N° 19.300, sobre Bases Generales del Medio Ambiente. La empresa que

.desarroltará dicho proyecto minero, en caso que se haya constituido, deberá ser parte

de la solicitud.

La empresa mantendrá el derecho a la invariabilidad tributaria establecida en el

respectivo contrato únicamente si alguno de los propietarios de la misma se encuentra

acogido a lo dispuesto en el presente articulo y da estricto y permanente cumplimiento

a los requisitos establecidos para su mantención. Sin embargo, los derechos de la

empresa y de los inversionistas se extinguirán si cualquiera de los propietarios de la

empresa que desarrolle el proyecto minero goza de alguno de los derechos a los que

se refiere el artículo 7 u 1 1 bis del presente decreto ley.

Con todo, no podrán concederse los derechos a que se refiere el presente

artículo a empresas o inversionistas extranjeros que los soliciten para el desarrollo de

un proyecto minero que, por sí mismo o a través de sus propietarios, ha sido objeto de

cualquiera de los derechos a invariabilidad tributaria a que se refiere el presente

decreto ley. Sin perjuicio de lo anterior, un inversionista extranjero podrá solicitar el

otorgamiento de los derechos contemplados en el presente artículo con el objeto de

adquirir los derechos o acciones en empresas que gocen de dichos derechos. En estos

casos, dichos derechos le serán otorgados por el plazo de invariabilidad tributaria que

restare al proyecto desarrollado por el inversionista inicial.".

Artículo 3º.- Sustitúyense en el artículo 2º del decreto ley N° 1 . 3 4 9 , de 1976, Ley

Orgánica de la Comisión Chilena del Cobre, cuyo texto fue refundido, coordinado y

sistematizado por el decreto con fuerza de ley Nº 1 , de 1987, del Ministerio de Minería,

sus letras n) y p), por las siguientes:

"n) Asesorar técnicamente al Servicio de Impuestos Internos en el control de los

costos, del producto de las ventas y utilidades, en el análisis de los antecedentes

131
necesarios para fijar la renta afecta a impuesto de las empresas productoras, y en lo

relativo al impuesto específico a la actividad minera, a que se refiere el artículo 64 bis

de la ley sobre Impuesto a la Renta.

p) Determinar los precios de referencia de las sustancias metálicas y no

metálicas y sus subproductos, con excepción del carbón y de los hidrocarburos. Para

estos efectos, la Comisión podrá solicitar a las respectivas empresas productoras la

información necesaria para la correcta determinación de dichos precios.".

Disposiciones transitorias

Artículo 1 º transitorio.- Las disposiciones del artículo 1 º regirán a contar del día

1 de enero del año 2006. En consecuencia, el impuesto a que se refiere dicho artículo

deberá pagarse por la renta operacional del explotador minero que se determine a

contar de dicha fecha, al igual que el pago provisional mensual, con la tasa de 0,3%,

establecido en el inciso segundo de la nueva letra h), que se incorpora al artículo 84 de

la ley sobre Impuesto a la Renta.

Artículo 2º transitorio.- A aquellos inversionistas extranjeros y empresas

receptoras de sus aportes que mantengan vigente un contrato de inversión extranjera

suscrito con el Estado de Chile conforme a lo dispuesto en el decreto ley Nº 600, de

1 9 7 4, con anterioridad al día 1 de diciembre de 2004, no se les aplicará el impuesto

específico establecido en el artículo 64 bis de la ley sobre Impuesto a la Renta,

mientras gocen de los derechos contenidos en los artículos 7° y/u 1 1 bis numerales 1 .

y 2. del decreto ley N° 600, de 1974. Una vez vencido el plazo de vigencia de dichos

derechos, o una vez que las empresas renuncien a ellos, las empresas receptoras

quedarán en todo sujetas al impuesto específico a la actividad minera establecido en el

artículo 64 bis de la ley sobre Impuesto a la Renta, vigente a la fecha de extinción de

estos derechos.

En los casos en que participen en el capital de una empresa explotadora minera

receptora de inversión extranjera, socios que gocen de los derechos de invariabilidad

contenidos en los artículos 7° u 11 bis, numerales 1 y 2, del decreto ley Nº600, de

1 9 7 4, y otros socios, nacionales o extranjeros, que no gocen de ninguno de dichos

derechos o que, habiendo renunciado a la garantía de invariabilidad tributaria

establecida en el artículo 7° y, en consecuencia, a la garantía establecida en el artículo

11 bis Nº 1 , gocen únicamente de la invariabilidad de normas del número 2 del artículo

11 bis, los socios que gocen del beneficio de invariabilidad tributaria tendrán derecho a

un crédito contra el Impuesto Adicional establecido en el artículo 60 de la Ley sobre

Impuesto a la Renta por el Impuesto específico a la actividad minera pagado por la

empresa receptora de su inversión. Este crédito será equivalente a la proporción que la

participación que el respectivo inversionista extranjero tenga en las utilidades de la

empresa minera represente en el total del impuesto establecido en el artículo 64 bis de

la ley señalada, devengado por dicha empresa en el mismo ejercicio que corresponda

a las rentas afectas al Impuesto Adicional respectivo. Para este efecto, dicho impuesto

deberá reajustarse según la variación del índice de precios al consumidor entre el mes

anterior a aquél en que se hubiera devengado el impuesto específico establecido en el

artículo 64 bis de la misma ley y el mes anterior a aquél en que deba imputarse como

crédito contra el Impuesto Adicional que afecte al inversionista extranjero. La empresa

132
deberá calcular y llevar el registro del crédito que se establece en este artículo en

conformidad con las instrucciones que emitirá el Servicio de Impuestos Internos.

Al crédito establecido en el inciso anterior, se le deducirá la cantidad que resulte

de aplicar la tasa del Impuesto de Primera Categoría que corresponda sobre el monto

del impuesto del artículo 64 bis de la referida Ley sobre Impuesto a la Renta que se

dedujo como gasto en la determinación de la renta líquida imponible del Impuesto de

Primera Categoría, en ·1a proporción de la participación que el respectivo inversionista

extranjero tenga en las utilidades de la empresa minera. Si producto de la imputación

establecida en losincisos anteriores resulta un excedente en favor del inversionista

extranjero, éste se devolverá corno pago provisional en la forma prevista en la Ley

sobre Impuesto a la Renta, en lo que corresponda.

Artículo 3º transitorio.- No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, los

inversionistas extranjeros que mantengan vigente un contrato de inversión extranjera

suscrito con el Estado de Chile conforme con lo dispuesto en el decreto ley N° 600, de

1 9 7 4, con anterioridad al día 1 de diciembre de 2004, y cuyas empresas estén o

pudieren estar afectas al impuesto establecido en el artículo 64 bis de la ley sobre

Impuesto a la Renta, podrán optar por que se les concedan los derechos contenidos en

el artículo 11 ter del decreto ley N° 600, de 1974, en las condiciones establecidas en

dicho artículo. Para acceder a este beneficio, deberán además sujetarse a los

siguientes requisitos y condiciones, con los derechos adicionales que se indican:

1 ) Si al momento de la solicitud al Comité de Inversiones Extranjeras, alguno de

los inversionistas extranjeros o las empresas receptoras respectivas fueran titulares de

derechos de invariabilidad tributaria que les hayan sido concedidos conforme a los

artículos 7° y/u 11 bis del decreto ley N° 600, de 1 9 7 4, deberán acompañar a dicha

solicitud la renuncia a tales derechos, sujeta a la condición del otorgamiento del

derecho que trata este artículo. Lo anterior es sin perjuicio del derecho que se

establece en el número siguiente;

2) Aquellos inversionistas extranjeros y empresas receptoras, que al optar por

acogerse al régimen establecido en el presente artículo sean titulares de los derechos

otorgados por el numeral 2. del artículo 1 1 bis del decreto ley N° 600, de 197 4, en lo

, referente al tratamiento de la depreciación acelerada de activos, podrán seguir

haciendo uso de dicho tratamiento hasta el día 31 de diciembre de 2007;

3) El plazo de la invariabilidad será de doce años y se contará, por años

calendario, a partir de la solicitud de modificación de contrato que otorga la

invariabilidad a qu e se refiere este artículo o a partir de la puesta en marcha del

proyecto, según corresponda;

4) La tasa de impuesto a que se refiere la letra i ), del inciso tercero del artículo

64 bis de la ley sobre Impuesto a la Renta será 4%, mientras mantenga el derecho a

invariabilidad tributaria establecido en el artículo 1 1 ter del decreto ley N° 600, de 1 9 7 4;

5) La solicitud al Comité de Inversiones Extranjeras manifestando la voluntad de

acogerse a las normas de este artículo, deberá presentarse a más tardar el 30 de

noviembre del año 2005, y

6) En la solicitud se deberá describir detalladamente el proyecto minero

respectivo. U n a vez presentada, y previa resolución de la Vicepresidencia Ejecutiva del

Comité de Inversiones Extranjeras, se procederá a suscribir la correspondiente

modificación al contrato de inversión extranjera, la cual se entenderá que produce sus

efectos desde la fecha de la solicitud respectiva.

133
Artículo 4o transitorio.- A los inversionistas extranjeros, que hayan suscrito o

suscriban con el Estado de Chile un contrato de inversión extranjera, conforme a lo

dispuesto en el decreto ley Nº600, de 1 9 7 4, en o con posterioridad al día 1 de

diciembre de 2004 y hasta la entrada en vigencia de esta ley, se les aplicará lo

dispuesto en los artículos 2º y 3º transitorio precedentes, con excepción de lo

establecido en los numerales 3) y 4) del inciso segundo del artículo 3º transitorio,

gozando del derecho a invariabilidad por un plazo de quince años y estando afectos a

una tasa del 5%.

Artículo 5° transitorio.- Podrán también solicitar se les concedan los derechos

contenidos en el artículo 11 ter del decreto ley 600, de 1 9 7 4, en las condiciones

establecidas en dicho artículo, las empresas afectas al impuesto específico a la

actividad minera establecido en el artículo 64 bis de la ley sobre Impuesto a la Renta,

que no sean empresas receptoras del aporte de inversionistas extranjeros que hayan

suscrito con el Estado de Chile un contrato de inversión extranjera conforme con lo

dispuesto en el decreto ley Nº 600, de 197 4, sujeto además a los siguientes requisitos

y condiciones y con los derechos adicionales que se indica:

1 ) La empresa cuyas ventas, durante el ejercicio correspondiente al año 2004,

hayan sido superiores al valor equivalente a 12.000 toneladas métricas de cobre fino;

2 ) E l plazo a que se refiere el inciso primero de dicho artículo , será de doce

afias y se contará, por años calendario, a partir de la solicitud del contrato q ue otorga la

invariabilidad a que se refiere este artículo ;

3 ) La tasa de i m puest o a q ue se refiere la letra i) del inciso tercero del artículo

64 bis de la ley sobre I mpuesto a la Renta será 4 %, mientras mantenga el derecho a

in v ariabi l idad tributaria establecido en el artículo 1 1 ter del decreto ley Nº 6 00, de 1 9 7 4;

4) La solicitud para acogerse a los beneficios del artículo 1 1 ter del decreto ley

Nº 6 00 , de 19 7 4, deberá ser presentada por la empresa y sólo podrá referirse a uno o

má s proyectos mineros específicos que hayan sido de propiedad de la empresa con

anterioridad al 1 de diciembre de 2004 y que se hubieren encontrado en explotación a

dicha fecha;

5 ) L a solicitud de q ue trata este artículo, deberá presentarse ante el M inisterio

de E conomía, F omento y Reconstrucción a m ás tardar el 3 0 de noviembre de 20 05. E l

otorgamiento de los derechos de invariabilidad tributaria constará en contratos q ue se

celebrarán por escritura pública y que suscribirán, por una parte, en representación del

E stado de Chile el M inistro de E conomía, F omento y Reconstrucción y por la otra la

empresa afecta al impuesto específico a la actividad m inera establecido en el artículo

64 bis de la ley sobre I mpuesto a la R enta. U na vez otorgados, se entenderá que los

contratos referidos p roducen sus efectos desde la fecha de la solicitud respectiva. E l

Mi nistro de E conomía, F omento y R econstrucción tendrá la facultad de aceptar o

rechazar as solicitudes
l que se le p resenten y e stablecer los términos del contrato en

que se otorguen los derechos de invariabilidad de q ue trata este artículo, conforme a lo

que aq u í se expresa. Corresponderá asimismo al M inisterio de E conomía, F omento y

R econstrucción la administración de dichos contratos y relacionarse con los

suscriptores de los mismos, y

6 ) En caso que la empresa realice un nuevo proyecto minero , distinto de aquel

definido en el respectivo contrato, é ste no podrá acogerse a la invariab ili dad de que

trata el artículo 1 1 ter del decreto ley N° 600, de 19 74.

13 4
Artículo 6º transitorio.- Las empresas que, encontrándose acogidas con lo

dispuesto en los artículos 3°, 4º ó 5º transitorios de esta ley, hayan iniciado la

explotación de proyectos mineros amparados en contratos de inversión extranjera

suscritos de conformidad a lo dispuesto en el decreto ley N° 600, de 1974, a contar del

1 de diciembre de 2004, o bien inicien la explotación de proyectos a contar de dicha

fecha, deberán llevar contabilidad separada por cada proyecto en la forma que al

efecto determine el Servicio de Impuestos Internos.

Artículo Y" transitorio.- A los contribuyentes del impuesto establecido en el artículo

64 bis de la ley sobre Impuesto a la Renta, que se acojan al régimen establecido en los

artículos 3º, 4e o 5º transitorios, se les otorgará un crédito equivalente a 50% del

impuesto mencionado que deban pagar por los años comerciales 2006 y 2007, el cual

será imputable al impuesto establecido en el artículo 20 de la ley sobre Impuesto a la

Renta, que dicho contribuyente se encuentre obligado a pagar por las rentas de esos

ejercicios. Si el monto de este crédito excediere el impuesto referido, dicho excedente

no podrá imputarse a otro impuesto ni solicitarse su devolución. El impuesto específico

a la minería que no pueda imputarse como crédito del impuesto pagado en dichos

años, podrá ser deducido como gasto necesario para producir la renta de acuerdo a lo

dispuesto en el artículo 64 bis, antes señalado.".

Artículo 8° transitorio.-Aquellos inversionistas extranjeros que se hayan acogido

a lo dispuesto en el artículo 3° transitorio precedente y sean titulares de los derechos

otorgados por el numeral 2 del artículo 11 bis del decreto ley Nº 600, de 1974, en lo

referente al tratamiento de la depreciación acelerada de activos, y aquellos

inversionistas que mantengan vigentes contratos de inversión extranjera en virtud de

los cuales gocen de dicho derecho, podrán acogerse a lo dispuesto en el artículo 3º

transitorio de la presente ley, en las mismas condiciones y por el plazo establecido en

el Nº 3 de dicho artículo, con las siguientes modificaciones:

1 ) Podrán descontar de la renta imponible operacional establecida en el artículo

64 bis de la Ley sobre Impuesto a la Renta, los intereses pagados o devengados sobre

cantidades adeudadas, dentro del año a que se refiere dicho impuesto;

2) No podrán descontarse de la renta imponible operacional los intereses

pagados o adeudados a entidades o personas relacionadas con el explotador minero

en aquella parte que, de conformidad a lo dispuesto en el numeral 1 del artículo 59 de

la Ley sobre Impuesto a la Renta, sean consideradas exceso de endeudamiento;

3) La empresa receptora de la inversión y los inversionistas extranjeros deberán

renunciar expresa e irrevocablemente a los derechos a que se refiere el numeral 2 del

artículo 3° transitorio precedente, y

4) La solicitud al Comité de Inversiones Extranjeras manifestando la voluntad de

acogerse a las normas del presente artículo y la renuncia a que se refiere el número

precedente deberán presentarse a más tardar el día 30 de junio de 2006.

135
ANEXO Nº 3: Ley Nº 20.469. Modificaciones a la Tributación de la Actividad

Minera

Teniendo presente que el H. Congreso Nacional ha dado su aprobación al

siguiente proyecto de ley,

Proyecto de ley:

"Artículo 1 º .- lntrodúcense las siguientes modificaciones en la Ley sobre Impuesto a

la Renta, contenida en el artículo 1 º del decreto ley Nº 824, de 1 9 7 4:

1) Sustitúyese el artículo 64 bis, por el siguiente:

"Artículo 64 bis.- Establécese un impuesto específico a la renta operacional de

la actividad minera obtenida por un explotador minero.

Para los efectos de lo dispuesto en el presente título se entenderá por:

1. Explotador minero, toda persona natural o jurídica que extraiga sustancias

minerales de carácter concesible y las venda en cualquier estado productivo en que se

encuentren.

2. Producto minero, la sustancia mineral de carácter concesible ya extraída,

haya o no sido objeto de beneficio, en cualquier estado productivo en que se

encuentre.

3. Venta, todo acto jurídico celebrado por el explotador minero que tenga por

finalidad o pueda producir el efecto de transferir la propiedad de un producto minero.

4. Ingresos operacionales mineros, todos los ingresos determinados de

conformidad a lo establecido en el artículo 29 de la presente ley, deducidos todos

aquellos ingresos que no provengan directamente de la venta de productos mineros,

con excepción de los conceptos señalados en la letra e) del número 3) del artículo 64

ter, de esta misma ley.

5. Renta imponible operacional minera, corresponde a la renta líquida imponible

del contribuyente con los ajustes contemplados en el artículo 64 ter de la presente ley.

6. Margen operacional minero, el cociente, multiplicado por cien, que resulte de

dividir la renta imponible operacional minera por los ingresos operacionales mineros del

contribuyente.

El impuesto a que se refiere este artículo se aplicará a la renta imponible

operacional minera del explotador minero de acuerdo a lo siguiente:

a) Aquellos explotadores mineros cuyas ventas anuales determinadas de

acuerdo a la letra d) de este artículo, sean iguales o inferiores al valor equivalente a

12.000 toneladas métricas de cobre fino, no estarán afectos al impuesto.

b) A aquellos explotadores mineros cuyas ventas anuales determinadas de

acuerdo con la letra d), sean iguales o inferiores al valor equivalente a 50.000

toneladas métricas de cobre fino y superiores al valor equivalente a 12.000 toneladas

métricas de cobre fino, se les aplicará una tasa equivalente al promedio por tonelada

de lo que resulte de aplicar lo siguiente:

i) Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 12.000 toneladas métricas

de cobre fino y no sobrepase el equivalente a 15.000 toneladas métricas de cobre fino,

0,5%;

136
ii) Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 15.000 toneladas métricas

de cobre fino y no sobrepase el equivalente a 20.000 toneladas métricas de cobre fi n o ,

1 % ;

iii) Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 20. 000 toneladas métricas

de cobre fino y no sobrepase el equivalente a 25.000 toneladas métricas de cobre fi n o ,

1,5%;

iv) Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 25. 000 toneladas métricas

de cobre fino y no sobrepase el equivalente a 30.000 toneladas métricas de cobre fi n o ,

2%;

v) Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 30.000 toneladas métricas

de cobre fino y no sobrepase el equivalente a 35.000 toneladas métricas de cobre fino,

2,5%;

vi) Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 35.000 toneladas métricas

de cobre fino y no sobrepase el equivalente a 40.000 toneladas métricas de cobre fi n o ,

3%, y

vii) Sobre la parte que exceda al valor equivalente a 40.000 toneladas métricas

de cobre fino, 4,5%.

e) A aquellos explotadores mineros cuyas ventas anuales determinadas de

acuerdo con la letra d) de este artículo, excedan al valor equivalente a 50.00 0

toneladas métricas de cobre fino, se les aplicará la tasa correspondiente al margen

operacional minero del respectivo ejercicio, de acuerdo a la siguiente tabla:

i) Si el margen operacional minero es igual o inferior a 35, la tasa aplicable

ascenderá a 5%;

ii) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 35 y no

sobrepase de 40 la tasa aplicable ascenderá a 8%;

iii) Sobre la parte del margen operacional m inero que exceda de 40 y no

sobrepase de 45 la tasa aplicable ascenderá a 10,5%;

iv) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 45 y no

sobrepase de 50 la tasa aplicable ascenderá a 13%;

v) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 50 y no

sobrepase de 55 la tasa aplicable ascenderá a 15,5%;

vi) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 55 y no

sobrepase de 60 la tasa aplicable ascenderá a 18%;

vii) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 60 y no

sobrepase de 65 la tasa aplicable ascenderá a 21 %;

viii) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 65 y no

sobrepase de 70 la tasa aplicable ascenderá a 24%;

ix) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 70 y no

sobrepase de 75 la tasa aplicable ascenderá a 27,5%;

x) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 75 y no

sobrepase de 80 la tasa aplicable ascenderá a 31 %;

xi) Sobre la parte del margen operacional minero que exceda de 80 y no

sobrepase de 85 la tasa aplicable ascenderá a 34,5%, y

xii) Si el margen operacional minero excede de 85 la tasa aplicable será de

14%.

d) Para los efectos de determinar el régimen tributario aplicable, se deberá

considerar el valor total de venta de los productos mineros del conjunto de personas

137
relacionadas con el explotador minero, que puedan ser considerados explotadores

mineros de acuerdo al numeral 1 ). del inciso segundo, del presente artículo y que

realicen dichas ventas.

Se entenderá por personas relacionadas aquéllas a que se refiere el numeral

2), del artículo 34 de esta ley. Para estos efectos, lo dispuesto en el inciso cuarto de

dicha norma se aplicará incluso en el caso que la persona relacionada sea un

establecimiento permanente, un fondo y, en general, cualquier contribuyente.

El valor de una tonelada métrica de cobre fino se determinará de acuerdo al

valor promedio del precio contado que el cobre Grado A. haya presentado durante el

ejercicio respectivo en la Bolsa de Metales de Londres, el cual será publicado, en

moneda nacional, por la Comisión Chilena del Cobre dentro de los primeros 30 días de

cada año.".

2) Agrégase, a continuación del artículo 64 bis, el siguiente artículo 64 ter,

nuevo:

"Artículo 64 ter.- De la renta imponible operacional minera.

Se entenderá por renta imponible operacional minera, para los efectos de este

artículo, la que resulte de efectuar los siguientes ajustes a la renta líquida imponible

determinada en los artículos 29 a 33 de la presente ley:

1. Deducir todos aquellos ingresos que no provengan directamente de la venta

de productos mineros.

2. Agregar los gastos y costos necesarios para producir los ingresos a que se

refiere el número 1 precedente. Deberán, asimismo, agregarse los gastos de

imputación común del explotador minero que no sean asignables exclusivamente a un

determinado tipo de ingresos, en la misma proporción que representen los ingresos a

que se refiere el numeral precedente respecto del total de los ingresos brutos del

explotador minero.

3. Agregar, en caso que se hayan deducido, las siguientes partidas contenidas

en el artículo 31 de la presente ley:

a) Los intereses referidos en el número 1 º. de dicho artículo;

b) Las pérdidas de ejercicios anteriores a que hace referencia el número 3º del

referido artículo; ·

c) El cargo por depreciación acelerada;

d) La diferencia, de existir, que se produzca entre la deducción de gastos de

organización y puesta en marcha, a que se refiere el número 9º del artículo 31,

amortizados en un plazo inferior a seis años y la proporción que hubiese correspondido

deducir por la amortización de dichos gastos en partes iguales, en el plazo de seis

años. La diferencia que resulte de aplicar lo dispuesto en esta letra, se amortizará en el

tiempo que reste para completar, en cada caso, los seis ejercicios, y

e) La contraprestación que se pague en virtud de un contrato de avío,

compraventa de minerales, arrendamiento o usufructo de una pertenencia minera, o

cualquier otro que tenga su origen en la entrega de la explotación de un yacimiento

minero a un tercero. También deberá agregarse aquella parte del precio de la

compraventa de una pertenencia minera que haya sido pactado como un porcentaje de

las ventas de productos mineros o de las utilidades del comprador.

138
4. Deducir la cuota anual de depreciación por los bienes físicos del activo

inmovilizado que hubiere correspondido de no aplicarse el régimen de depreciación

acelerada.

5. En conformidad a lo establecido en los artículos 64 del Código Tributario y 38

de la presente ley, en caso de existir ventas de productos mineros del explotador

minero a personas relacionadas residentes o domiciliadas en Chile, para los efectos de

determinar el régimen tributario, la tasa, exención y la base del impuesto a que se

refiere este artículo, el Servicio de Impuestos Internos, en uso de sus facultades, podrá

impugnar los precios utilizados en dichas ventas. En este caso, el Servicio de

Impuestos Internos deberá fundamentar su decisión considerando los precios de

referencia de productos mineros que determine la Comisión Chilena del Cobre de

acuerdo a sus facultades legales."

Artículo 2º.- Modificase el numeral 1), del inciso primero del artículo 11 ter del

decreto ley N° 600, de 1974, Estatuto de la Inversión Extranjera, cuyo texto refundido,

coordinado y sistematizado fue fijado en el decreto con fuerza de ley N° 523, de 1 9 9 3 ,

del Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción, de la siguiente forma:

1 ) Sustitúyese en su párrafo primero, la expresión "trata el artículo 64 bis", por

la siguiente: "tratan los artículos 64 bis y 64 ter".

2) Sustitúyese en su párrafo segundo, la expresión "el artículo 64 bis", por la

siguiente: "los artículos 64 bis y 64 ter".

Artículo 3º.- Créase el Fondo de Inversión y Reconversión Regional, en

adelante el Fondo, cuyos recursos se aplicarán para el financiamiento de obras de

desarrollo de los gobiernos regionales y municipalidades del país.

Mediante uno o más decretos supremos del Ministerio de Hacienda, suscritos

además por el Ministro del Interior, se regulará la administración, operación,

condiciones, destino y distribución de los recursos del Fondo.

Los proyectos señalados en el inciso anterior deberán cumplir con las normas

sobre evaluación contempladas en el artículo 1 9 bis del decreto ley N º 1 . 2 6 3 , de 1975,

sobre Administración Financiera del Estado, así como con las demás normativas

aplicables al respecto.

El Fondo a que se refiere este artículo, estará constituido por los recursos que

para este objeto contemple anualmente la Ley de Presupuestos.

Artículo 4 e .- Los decretos supremos referidos en el artículo precedente deberán

establecer, los criterios y mecanismos mediante los cuales los gobiernos regionales, en

el marco de sus atribuciones, priorizarán y definirán los proyectos que serán

financiados con los recursos del Fondo. Los gobiernos regionales deberán establecer

los mecanismos de participación a través de los cuales los municipios puedan proponer

proyectos susceptibles de ser financiados con cargo a los recursos del Fondo.

Artículo 5º.- El Servicio Nacional de Aduanas tendrá la obligación de analizar la

composición de las exportaciones de concentrados de cobre y sus subproductos (Ag,

Au, Mb, entre otros). Dicho análisis deberá cubrir entre un 3% y 1 0 % del total de las

exportaciones de concentrado.

Disposiciones transitorias

139
Artículo primero.- Los inversionistas extranjeros y las empresas receptoras de

sus aportes, que con anterioridad a la entrada en vigencia de esta ley, mantengan

vigente un contrato de inversión extranjera suscrito con el Estado de Chile, conforme a

lo dispuesto en el artículo 11 ter del decreto ley N° 600, de 1 9 7 4, podrán optar por la

aplicación de las normas contenidas en los artículos 64 bis y 64 ter de la Ley sobre

Impuesto a la Renta, bajo la modalidad y de acuerdo a lo indicado en el artículo

segundo transitorio de esta ley.

Lo señalado en el inciso anterior será igualmente aplicable a las empresas que,

no siendo receptoras del aporte de inversionistas extranjeros, hayan suscrito un

contrato con el Estado de Chile conviniendo la invariabilidad tributaria del artículo 5º

transitorio de la ley Nº 20.026.

En caso que los inversionistas extranjeros, las empresas receptoras de sus

aportes y las empresas nacionales, que hubieren suscrito un contrato de invariabilidad

tributaria del artículo 5º transitorio de la ley N° 20.026, no optaren por modificar el

régimen de invariabilidad pactado en sus contratos de inversión extranjera, suscritos

con el Estado de Chi e, l se les a p licarán las tasas qu e les correspondieren,

c ontem p l a das en el Nº 1 ) del a rtí culo 1 e de la le y N° 20 026
. , y el r ég ime n de

i n varia b ilidad esta b lecido en e l artículo 2 º, N º 2 , de la misma le
) y.

Art culo í segundo .- Los ex p lotadores mineros qu e re u n endo i la calidad de

i nv ersionistas ext ranjeros d e empresas rece p toras de sus aportes, o de em p resas

naciona es l q ue hu b ieren s u sc ito un contrato de invariab
r ili dad tributaria en conformidad

a o ds l i p uesto e n el a rtí culo 5 º transitorio de la ley N° 2 0.026, q ue a la fecha de entrada

e n v i g en ci a de esta le y se en ontraren c afectos al p a go del impuesto y q ue optaren por

aco g erse a l as normas de los art culos 6 í 4 b is artículos 64 is y 64 ter de la Ley
b sobre

I m puesto a la Rent a, se s u jetarán , p ara efectos de determinar el I mp u esto específico a

la actividad m inera , a as siguientes re
l g la s:

. D urante los ejercicios corres p ondientes a los a ñ os calendarios 2 010 , 2 0 1 1 y

2 0 1 2 , el I mpuesto específico a la renta o p eraciona l de la actividad mi nera se apli ca r á

e n c on ormidad f con las re g las establecidas en los art culos 6 í 4 b s y 64 ter de
i la Ley

sobre I mpuesto a la R enta, p ero de a cuerdo a la siguiente tabla :

1 ) S i el mar g en opera c ional minero es igual o inferio r a 40, la tasa aplica b le

ascender á a 4 0 , %;

2) So b re la parte del mar g en o p eracional minero q ue exceda de 4 0 y no

so brepase de 45 a tasa a
l p licable a sc e n derá a 8 , 5%;

3) Sobre la parte d el mar g en o p era c iona l minero q ue exceda de 4 5 y no

sobrepase de 5 0 la tasa ap li c able ascenderá a 1 2,0 %;

4) S o bre la parte del mar g en o p eracional minero q ue ex ceda de 50 y no

so b repase de 55 la tasa a p licable ascender á a 1 3,5%;

5) S obre la parte del mar g en operacional minero q ue exceda de 55 y no

sobrepase de 60 l a tasa aplicable ascenderá a 1 5, 0 %;

6) S obre la parte del mar g en o p eracional mine o r q ue exceda de 60 y no

sobrepase de 6 5 la tasa aplicable ascender á a 16, 5%;

7) S obre la parte del mar g en o p eracional minero q ue exceda de 65 y n o

so b repase de 70 l a tasa a p licable ascenderá a 1 8 ,0 %;

8) S obre la parte del m a r g en opera c iona l minero qu e exceda de 70 y no

sobrepase de 7 5 la tasa aplicable ascender á a 1 9 , 5% , y

14 0
9) Si el margen operacional minero excede de 75 la tasa aplicable será de

9,0%.

A partir del año calendario 2 0 1 3 , inclusive, y hasta el término del régimen de

invariabilidad señalado en los respectivos contratos vigentes, descontados que fueren

los tres años calendarios a que se refiere el inciso segundo del presente artículo, se

aplicarán las tasas contempladas en el Nº 1 ) del artículo 1 º de la ley Nº 20.026, y en

los artículos 3º, 4e y 5º transitorios de la misma ley, según sea el caso. Éstas se

aplicarán sobre la renta imponible operacional minera determinada en conformidad a

dichas normas.

El plazo de invariabilidad pactado en los contratos vigentes, imputado que fuere

el plazo de tres años señalado en el inciso segundo, se ampliará por seis años

calendarios contados a continuación de aquél en que venza el actualmente en curso.

Durante dicho plazo se aplicará el régimen tributario contemplado en los artículos 64

bis y 64 ter de la Ley sobre Impuesto a la Renta, según el texto de dichos artículos

introducido por esta ley. Una vez vencida la prórroga, los contribuyentes quedarán

sometidos al régimen general de tributación entonces vigente.

Sin perjuicio de lo anterior, los contribuyentes a que se refiere la presente

disposición, deberán cumplir con lo establecido en el artículo 6º transitorio de la ley N°

20.026. Adicionalmente, mantendrán el derecho a aplicar lo establecido en el artículo

8º transitorio artículo 8º transitorio de la referida ley, hasta el término de la prórroga de

invariabilidad señalada en el inciso anterior.

La solicitud que tenga por objeto modificar el régimen de invariabilidad a efectos

de sujetarse a lo señalado en los incisos anteriores, deberá ser presentada,

conjuntamente, por la totalidad de los inversionistas extranjeros y por la empresa

receptora de su aporte ante el Comité de Inversiones Extranjeras. Las empresas que

no sean receptoras del aporte de inversionistas extranjeros, y que hayan suscrito un

contrato con el Estado de Chile ante el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo,

deberán presentar la solicitud ante este mismo organismo. Luego de ello, y previa

resolución de la Vicepresidencia Ejecutiva del Comité de Inversiones Extranjeras; o del

referido Ministerio, según sea el caso, se procederá a suscribir la modificación al

contrato de inversión correspondiente, la cual se entenderá que producirá sus efectos

desde la fecha de la solicitud respectiva. En la resolución y en la modificación al

contrato de inversión extranjera respectivo, se dejará constancia de los derechos y

obligaciones referidos en este artículo.

La solicitud referida en el inciso anterior deberá presentarse, a más tardar,

dentro del plazo de sesenta días hábiles a contar de la fecha de entrada en vigencia de

la presente ley.

Artículo tercero.- A las solicitudes de inversión extranjera presentadas ante la

Vicepresidencia Ejecutiva del Comité de Inversiones Extranjeras con anterioridad al 31

de agosto de 201 O les serán aplicables las tasas contenidas en el N° 1 ) del artículo 1 e

de la ley Nº 20.026, y el régimen de invariabilidad establecido en el artículo 2º, Nº 2),

de la misma ley.

Los inversionistas extranjeros y empresas receptoras que gocen de los

derechos de invariabilidad contemplados en los artículos 7° u 1 1 bis del decreto ley N°

600, de 197 4, podrán acogerse a lo dispuesto en los artículos anteriores, con las

modificaciones que se indican en los incisos tercero, cuarto y quinto siguientes.

141
La solicitud respectiva deberá indicar la voluntad de sustituir el régimen de

invariabilidad de que gozan, por el del artículo 1 1 ter del decreto ley N° 600, de 1 9 7 4,

modificado en los términos señalados en el artículo segundo de esta ley, sujeta a la

condición de celebrarse la modificación del contrato correspondiente.

El plazo de los derechos de invariabilidad será el que resulte de considerar el

remanente del plazo del contrato que se modifica, sin perjuicio de la prórroga de

invariabilidad aplicable, que se regirá de acuerdo a lo dispuesto en el inciso cuarto del

artículo precedente.

Durante los años calendarios 2013 y siguientes hasta el que corresponda al

vencimiento inicial del contrato que se modifica, descontado que fuere el plazo de tres

años a que se refiere el inciso segundo del artículo anterior, será aplicable el régimen

que corresponda según el contrato respectivo.

Los inversionistas extranjeros que optaren por lo señalado en el artículo primero

transitorio de esta ley y en los incisos precedentes de este artículo, tendrán derecho a

que las respectivas empresas receptoras de la inversión puedan explotar otros

proyectos mineros conexos, distintos a los actualmente individualizados en sus

contratos respectivos, amparándolos en el régimen de invariabilidad pactado. Lo

anterior es sin perjuicio del cumplimiento de la legislación aplicable a los mismos. Para

ejercer dicho derecho los inversionistas deberán presentar la solicitud respectiva al

Comité de Inversiones Extranjeras, identificando los proyectos mineros conexos.

El mismo derecho señalado en el inciso anterior, tendrán las empresas con

convenios vigentes acogidos al artículo 5º transitorio de la ley Nº 20.026.

Se entenderá por proyecto minero conexo aquel que sea parte de una misma

unidad económica de explotación minera, por su proximidad física, por la utilización

común de caminos, recursos hídricos, plantas de beneficio, infraestructura eléctrica o

de transporte u otros similares. Se considerarán como parte del proyecto minero

conexo las pertenencias mineras identificadas en la solicitud respectiva, aun cuando, a

la fecha de la misma, no pertenezcan a la empresa receptora de la inversión, siempre

que a la época de comenzar la explotación del proyecto minero, hayan sido adquiridas

por ésta en su totalidad.

Para solicitar el otorgamiento de los derechos establecidos en este artículo, los

inversionistas extranjeros y las empresas que hayan suscrito un contrato de

invariabilidad tributaria de aquellos señalados en el artículo 5º transitorio de la ley Nº

20.026, deberán dar íntegro y oportuno cumplimiento a las condiciones establecidas en

los incisos segundo y siguientes del articulo 1 1 ter del decreto ley Nº 600, de 1 9 7 4.

Para estos efectos, los inversionistas extranjeros y las empresas que hayan

suscrito un contrato de invariabilidad tributaria del artículo 5º transitorio de la ley Nº

20.026, según sea el caso, en la solicitud de extensión de invariabilidad de proyectos

conexos, deberán informar al Comité de Inversiones Extranjeras o al Ministerio de

Economía, Fomento y Turismo, las pertenencias mineras que efectivamente hayan

adquirido con posterioridad a la solicitud referida en los artículos tercero, cuarto y

quinto transitorios de la ley Nº 20.026. La solicitud de extensión de invariabilidad de

proyectos conexos deberá presentarse, dentro de un plazo de treinta días hábiles

desde iniciada la explotación del proyecto minero conexo.

El Comité de Inversiones Extranjeras o el Ministerio de Economía, Fomento y

Turismo, en su caso, deberán solicitar informes técnicos sobre las solicitudes

mencionadas en el inciso anterior, al Servicio Nacional de Geología y Minería o a la

142
Comisión Chilena del Cobre, los que deberán evacuar su informe dentro del plazo de

1 5 días hábiles desde la recepción de la consulta.

Una vez recibida dicha información, el Comité de Inversiones Extranjeras o el

Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, según sea el caso, dictarán las

resoluciones administrativas respectivas, resolviendo las extensiones de invariabilidad

a proyectos conexos solicitadas.

Artículo cuarto.- Las empresas que no siendo receptoras del aporte de

inversionistas extranjeros, hubieren iniciado la explotación de un proyecto minero con

anterioridad a la entrada en vigencia de esta ley y que se encuentren afectas al

Impuesto específico a la actividad minera del artículo 64 bis de la Ley sobre Impuesto a

la Renta, podrán solicitar que se les concedan los derechos contenidos en el artículo

11 ter del decreto ley N° 600, de 1 9 7 4, en las condiciones establecidas en dicho

artículo y sujeto, además, a los siguientes requisitos y con los derechos adicionales

que se indican:

1) Las empresas indicadas deberán presentar la solicitud respectiva al Estado

de Chile, representado por el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, dentro del

plazo de sesenta días corridos a contar de la fecha de entrada en vigencia de esta ley

y suscribir, posteriormente y con el Estado de Chile, representado por dicho Ministerio,

el respectivo contrato de inversión. La solicitud respectiva será formulada en los

mismos términos y dentro del plazo establecido en los incisos sexto y séptimo del

artículo segundo transitorio de esta ley.

2) Durante los ejercicios correspondientes a los años calendarios 201 O, 2 0 1 1 y

2012, el Impuesto específico a la renta operacional de la actividad minera se aplicará

en conformidad con las reglas establecidas en los artículos 64 bis y 64 ter de la Ley

sobre Impuesto a la Renta. Ello, independientemente de la fecha en que el Estado de

Chile y la empresa respectiva suscriban el correspondiente contrato de inversión.

3) A partir del año calendario 2 0 1 3 , éste inclusive y hasta el término del primer

período de régimen de invariabilidad establecido para estas empresas en los contratos

señalados y que ocurrirá, tal término, el 31 de diciembre del año 2 0 1 7 , se aplicará, con

una tasa de 5%, este Impuesto específico sobre la renta imponible operacional minera

determinada en conformidad con los artículos 64 bis y 64 ter de la Ley sobre Impuesto

a la Renta según el nuevo texto de dichos artículos establecidos en esta ley.

4) A partir del año calendario 2018, éste inclusive y hasta el término del

segundo y último período de régimen de invariabilidad establecido para estas

empresas en los contratos señalados y que ocurrirá, tal término, el 31 de diciembre del

año 2025, se aplicará el régimen tributario contemplado en los artículos 64 bis y 64 ter

de la Ley sobre Impuesto a la Renta según el nuevo texto de dichos artículos

establecidos en esta ley.

5) A partir del año calendario 2026, estas empresas quedarán sometidas al

régimen general de tributación vigente en tal momento.

6) Lo expuesto en este artículo se aplicará en favor de las empresas indicadas

que hayan iniciado la explotación de un proyecto minero con anterioridad a la fecha de

entrada en vigencia de esta ley y que no hayan suscrito, a dicha fecha y respecto de tal

proyecto, un contrato de inversión con el Estado de Chile que contemple un régimen de

invariabilidad para dicho proyecto.

143
Artículo quinto.- Lo dispuesto en los artículos 1 ° y 2º regirá respecto de la renta

imponible operacional que se determine a partir del año calendario o comercial 2 0 1 1 .

No obstante, los contribuyentes que optaren por modificar su régimen de

invariabilidad tributaria en los términos señalados en las disposiciones transitorias de la

presente ley, y aquellos que inicien sus actividades desde la fecha de publicación de

esta ley, quedarán sujetos, a partir del año calendario o comercial 201 O, al régimen de

tributación general establecido en los artículos 1 ° y 2° de la misma.

Artículo sexto.- Transcurridos 1 8 0 días corridos Juego de la expiración del plazo

señalado en el inciso final del artículo segundo transitorio, destínase al Fondo

establecido en el articulo 3º, con cargo a la partida presupuestaria Tesoro Público, la

suma de US$ 100.000.000 (cien millones de dólares de los Estados Unidos de

América) o su equivalente en moneda nacional. En la medida que los fondos antes

referidos hayan sido enterados, destinase al mismo Fondo la suma de US$

100.000.000 (cien millones de dólares de los Estados Unidos de América) o su

equivalente en moneda nacional, al 1 de julio del año 2 0 1 2 , la misma suma al 1 de julio

de 2013 y la misma suma al 1 de julio de 2014. En caso de no emplearse estos

recursos dentro de los períodos anuales señalados, podrán utilizarse durante los doce

meses siguientes. A partir del año 2015, el Fondo será suplementado por los recursos

que para estos efectos destine la Ley de Presupuestos.

Anualmente, un tercio del total de los recursos comprometidos para cada año

deberán ser asignados a las regiones mineras, según éstas se definan en los decretos

señalados en el artículo 3º, y los dos tercios restantes serán distribuidos, entre la

totalidad de las regiones del país.".

144