Está en la página 1de 16

c 


 
Aunque la industrialización va a producir enormes transformaciones en la sociedad británica
como el crecimiento de la llamada clase burguesa, o el éxodo rural producto de
la revoluciónagraria, sin embargo quizá los dos fenómenos sociales más dignos de estudio sean
el espectacular crecimiento demográfico y el nacimiento de una nueva y masiva clase
trabajadora formada por los obreros de las nuevas industrias.
La industrialización va a provocar un crecimiento de la población sin precedentes en
la historiade la humanidad conocido como la Revolución Demográfica. Los cambios en
la industria, laagricultura y los transportes produjeron un aumento espectacular de la riqueza
(que se traduce fundamentalmente en una mejor alimentación) que se reflejó en un
crecimiento notable de la población que servirá para multiplicar los habitantes de Europa en
muy pocos años e incluso para poblar con emigrantes otros continentes.
La disminución de algunas de las más temibles epidemias que habían azotado Europa durante
siglos, ciertas mejoras sanitarias e higiénicas ( como el descubrimiento de la primera vacuna
por el doctor Edward Jenner en 1796 que protegía contra la viruela) y, sobre todo, una mejor
alimentación con el fin de las crisis de subsistencia, están entre las causas de ese crecimiento
demográfico. Este aumento de la población fuerte y sostenido explica el enorme crecimiento de
las ciudades británicas a lo largo de los siglos XVIII y XIX.
Las transformaciones sociales: la sociedad en clases
Hasta el siglo XVIII, la sociedad estaba dividida en estamentos, grupos prácticamente cerrados
a los que se accedía por nacimiento. A cada uno le correspondía desempeñar un papel distinto
en la sociedad: la defensa militar correspondía a la aristocracia, la función espiritual, que
incluía la cultura y la enseñanza, era desempeñada por el clero, y la función de proporcionar la
manutención, derivada del trabajo, era atribuida al denominado tercerestado.
Las sucesivas oleadas revolucionarias y los cambios económicos provocarán intensas
transformaciones. Las leyes particulares de cada estamento desaparecerán y, con ellas, los
estamentos, pues todos los individuos serán considerados iguales ante la ley. Incluso ante la
muerte: la Revolución Francesa difundió el sistema de decapitación mediante la guillotina, que
igualaba en el cadalso a reyes y miserables, a aristócratas y plebeyos. Sin embargo, las
diferencias de riqueza se hicieron cada vez más acusadas. La sociedad quedó dividida en clases,
y mientras los grupos superiores se enriquecían considerablemente y llevaban una vida de lujo,
la mayoría de la población vivía en condiciones deplorables, en el límite de la subsistencia.
Entre ambos, un grupo, la clase media, atendía negocios familiares en las ciudades o
explotaciones propias en los campos. Así, la nueva sociedad quedaba dividida en tres grandes
grupos: clases superiores, medias y bajas.
*Clases superiores. Estaban formadas por dos grupos de distinto origen: la aristocracia y la alta
burguesía. La nobleza, aun perdiendo privilegios yderechos señoriales, se había visto
beneficiada por la consolidación y ampliación de sus propiedades tras las desamortizaciones v
cercamientos.
El término burguesía aludía en esta época a los grupos dedicados a los negocios
(finanzas, comercio o industria), de los que eran propietarios total o parcialmente. A la alta
burguesía pertenecían los grandes banqueros, los constructores del ferrocarril, los empresarios
del sector textil, la minería o la siderurgia, los propietarios de compañías navales y de astilleros,
los especuladores enriquecidos con la construcción inmobiliaria, etc. Entre aristócratas y
burgueses enriquecidos se fue produciendo un acercamiento, cada vez mayor, intensificado por
lazos familiares por vía matrimonial y la identificación económica e ideológica: eran partidarios
de la defensa de la propiedad, el orden social, una moral conservadora de fundamento católico
e, incluso, llegaron a tener gustos y costumbres afines.
Aristocracia y alta burguesía eran los únicos grupos que ejercían sus derechos de
participación política, exceptuando los cuadros militares superiores y las profesiones liberales
(catedráticos, médicos, abogados). Todos ellos componían el bloque con el que se formaban los
gobiernos y los restringidos parlamentos del liberalismo moderado.
*Clases medias. En ellas se incluyen los grupos de la llamada pequeña burguesía, formada por
tenderos y comerciantes, de telas y ultramarinos principalmente. Estos últimos se sustituyeron
al comercio artesanal de los talleres y la venta ambulante. En las décadas finales de siglo
aparecieron, en algunas grandes ciudades como París, los primeros grandes almacenes, que
pondrán en peligro la continuidad de los pequeños tenderos. También se incluían en este grupo
los propietarios de negocios de tipo familiar, con un reducido número de trabajadores,
dedicados sobre todo a objetos deconsumo, como pequeñas empresas textiles, de calzado,
confección, mueble o alimentarias.
Por su nivel de renta, también deberían incluirse aquí las profesiones liberales y los cargos
militares de alto rango, salvo por la peculiaridad ya señalada: gozan de derechos políticos en un
sistema de sufragio restringido. En las zonas rurales, corresponderían también a las clases
medias los trabajadores que labran sus propias tierras y que, ocasionalmente, emplean
trabajadores agrícolas. A menudo se trata de herederos que se hacen cargo de las tierras
familiares mientras que el resto de los hermanos busca trabajo en las ciudades.
*Clases bajas. Los trabajadores constituían la mayor parte de la población, como había
sucedido siempre. La novedad fue, sin embargo, la aparición del proletariado, constituido por
los emigrantes rurales convertidos en obreros de las fábricas, las minas o la construcción, y
cuyo único sustento proviene de su fuerza de trabajo, alquilada a cambio de un salario. La
única seguridad para su futuro es su prole, es decir, el número de hijos, muchos de los cuales
trabajaban desde cortas edades. Ante la precaria situación laboral, un accidente, un despido, el
cierre de la fábrica o la vejez, podían significar la ruina de las familias.
Las condiciones de vida de los obreros
Precisamente en algunas de estas ciudades el crecimiento rápido, desordenado y sin criterios
surgirán enormes suburbios superpoblados, sucios y conflictivos donde las epidemias de tifus
o cólera se convierten en algo habitual. Estos suburbios surgían muchas veces en torno a una
fábrica: estaban formados por los barracones donde vivían los operarios de esa fábrica.
Sin entrar en el conocido debate de si la industrialización mejoró o empeoró las condiciones de
vida de los trabajadores, si que puede intentarse describir las situación en la que vivían estos
obreros, que puede calificarse en general como muy mala, así como sus condiciones laborales
habría que describirlas como espantosas: fábricas sucias, húmedas, oscuras, poco ventiladas y
ruidosashttp://www.cnice.mecd.es/recursos/bachillerato/historia/rev_industrial/textos.htm -
Salud
(condiciones causadas por la presencia en ellas de las máquinas de vapor y por la nula
preocupación de los patrones por las condiciones laborales de sus empleados). En estas
fábricas poco sanas y peligrosas era habitual que sus obreros pasasen de doce a catorce horas
diarias, trabajándose incluso sábados en jornada completa, y domingos hasta mediodía. La
concentración de obreros en las fábricas es la que hace posible que estos trabajadores
tomen conciencia de su situación y vean que mediante acciones colectivas podrían tratar de
mejorar sus condiciones de vida. El sistema de fábricas se encuentra por tanto en el origen
del movimiento obrero.
La industrialización impulsó también el trabajo de mujeres y niños de muy corta edad, pues si
antes en muchos oficios la fuerza del trabajador era un factor clave, ahora la fuerza la realizan
las máquinas. Los empresarios fomentaron el trabajo infantil y femenino porque mujeres y
niños recibíansalarios dos y tres veces inferiores a los de los hombres. Los niños fueron
empleados en la industria textil, en las minas, en la industria siderúrgica: durante el siglo XVIII
no hubo normas que regulasen el empleo infantil. Para hacerse una idea de las dimensiones
alcanzadas por esta explotación basta con citar la existencia de una ley del parlamente británico
que en 1833 ("The Factory Act", 1833) dejaba la jornada laboral de los niños de nueve a trece
años en "sólo" nueve horas diarias, y de trece a dieciocho años el trabajo estaba fijado en diez
horas y media (la jornada duraba para ellos doce horas, pero con hora y media reservada para
las comidas). Todavía en 1.891, una ley que pretendía luchar contra abusos en la explotación
infantil se limitó a elevar la edad mínima de trabajo de los diez a los once años.
De hecho, apenas se detectan preocupaciones sociales durante la segunda mitad del siglo XVIII
pues estas condiciones se aceptan como normales. Ya en el siglo
XIX investigaciones parlamentarias, protestas sindicales o conocidos relatos como los de
Dickens en "Tiempos Difíciles", pusieron de manifiesto la dureza de la vida de los obreros
industriales.
Protestas obreras
Ludismo
Aunque desde los inicios de la industrialización se registra una notable oposición de los obreros
artesanos a la introducción de máquinas, las primeras formas de protesta obrera se detectan en
Gran Bretaña en la segunda década del siglo XIX cuando surge el conocido Movimiento Ludita
(o Ludismo), nombre que deriva de un personaje real o inventado, un obrero, Ned Ludd,
cabecilla de este movimiento de protesta que se canalizaba hacia la destrucción de la
maquinaria, y que pronto se extenderá por varios condados de Inglaterra donde la industria
textil se había convertido en la principalmanufactura. Las Guerras Napoleónicas de años
posteriores hicieron saltar en varias ocasiones nuevas protestas luditas.
Cartismo
El llamado Movimiento Cartista supone una versión más organizada del Movimiento Obrero y
que se desarrolla entre 1837 y mediados del siglo XIX. Debe su nombre a la
denominada Carta del Pueblo, documento que llegó a conseguir la firma de cientos de miles de
obreros y que era una petición elevada al Parlamento en la que se pedía el Sufragio Universal,
el voto secreto, la igualdad en el valor de los votos... En definitiva, revelaba el deseo de
democratización del sistema político británico: el movimiento obrero desea participar en
el juego político y desde ahí mediante la presentación de leyes en el Parlamento, mejorar las
condiciones de vidas de los obreros industriales. Desde mediados de siglo el movimiento irá
perdiendo fuerza progresivamente, aunque paradójicamente, en años posteriores, el
Parlamento Británico adoptará la mayor parte de las peticiones recogidas en la Cartadel
Pueblo.
Hay que recordar que la legislación británica (leyes aprobadas en 1799 y 1800) prohibía de una
forma terminante la formación de asociaciones obreras, pues se consideraba que estas
asociaciones chocaban con el espíritu del liberalismo económico: debía ser el mercado quien
fijase los salarios y no lapresión de los sindicatos.
Pero a pesar de estos obstáculos legales surgieron diversas formas de asociacionismo obrero
sostenidas por las cuotas que pagaban los trabajadores y que pretendían, ante todo, ofrecer
protección para los asociados en caso de accidente o enfermedad. A partir de 1.824 las leyes
británicas autorizan el asociacionismo obrero que darán origen a lo que podemos considerar
los primeros sindicatos de obreros, las llamadas Trade Unions en las que, en principio se unían
los trabajadores con un mismo oficio en una localidad. En los años treinta esas asociaciones
profesionales y locales se irán uniendo entre sí hasta formar enormes asociaciones que a
mediados de siglo agrupaban a cientos de miles de obreros británicos de todos los oficios.
La huelga, lanegociación colectiva pacífica y, cuando lo permitan las leyes electorales, la
participación en política, serán los instrumentos de los que se valdrá elsindicalismo británico
para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.
Marxismo
Este temprano desarrollo del sindicalismo en Gran Bretaña es el causante probablemente del
escaso éxito que tendrán las nuevas ideologías obreras revolucionarias (el marxismo y el
anarquismo) que están naciendo a mediados del siglo XIX. Cuando Marx (líder del socialismo)
y Bakunin (líder anarquista) funden la Asociación Internacional de Trabajadores (A.I.T.) en
Londres, ésta tendrá un éxito importante en países como Francia yAlemania, mientras que en
Gran Bretaña (país donde se fundó) nunca pudo competir con las Trade Unions.
Leyes fabriles y obreras
Durante mucho tiempo, mientras el capitalismo estuvo en su mayor auge, las leyes fueron
opuestas a toda sindicalización y a toda protección efectiva de la clase trabajadora. Se pensaba
que cualquiera intervención gubernamental o legal era opuesta a la libre empresa y a la libre
contratación, que eran las bases socioeconómicas que entonces admitían los Estados
capitalistas.
En Francia, durante la época de la Revolución, la "Ley de Chapelier" disolvió los antiguos
gremios de artesanos y prohibió las asociaciones profesionales.
En Inglaterra, las asociaciones de dicho tipo también fueron disueltas en el siglo XVIII, y aún
más, los excesos ocurridos durante la Revolución Francesa hicieron que en Inglaterra se
dictaran, en 1799 y 1800, las "Combination Laws" (Leyes sobre Asociaciones) que
prácticamente consideraban criminal todo sindicalismo. A cualquier trabajador que participara
en una huelga o que ingresara a un sindicato, se le juzgaba por dos magistrados, y de
encontrársele culpable, se le sentenciaba a tres meses de prisión. Las leyes contra
conspiradores, por otra parte, podían ser esgrimidas contra las agrupaciones de trabajadores, y
en tal caso las penas a los que se considera como violadores del orden, eran mayores.
Pese a todo, la relativa impopularidad de tales leyes y la falta de un sistema policiaco adecuado,
permitieron que algunos sindicatos continuaron existiendo dentro de un ambiente más o
menos secreto. En 1824 se logro que el Parlamento dictara una ley según la cual no era criminal
ser miembro de un sindicato, aunque este último todavía no era reconocido legalmente. La ola
de huelgas que se produjo más tarde hizo, sin embargo, que los grandes intereses económicos,
especialmente a los de los armadores de barcos, provocaran una reacción, que dio por
resultado el debilitamiento del sindicalismo, aunque no su extinción. En 1834 se estableció el
"Gran Sindicato Nacional Consolidado" que pretendió abarcar a trabajadores industriales y
agrícolas, teniendo a Roberto Owen por principal sostenedor. Con ciertas ideas socialistas,
pretendía que los sindicatos tomaran posesión de las grandes industria, bajo amenazas de
huelga; pero el "Gran Sindicato" desapareció poco tiempo después, sin alcanzar sus metas. El
sindicalismo británico progresó lentamente, y entre 1871 y 1875 las leyes inglesas concedieron
reconocimiento a los sindicatos, con plena personalidad jurídica. En 1906 se dictó la "Ley
sobre Conflictos Industriales", en virtud de la cual los sindicatos no podían ser sujetados
a proceso judicial.
Las huelgas de tipo general en Inglaterra ocurrieron en algunas ocasiones, y tuvieron variada
suerte; algunas de ellas alcanzaron, no obstante, efectos considerables, y quizá por ello en 1927
se dictó la "Ley Sindical" que declaró ilícitas las huelgas generales.
En la historia económico-social de la Gran Bretaña, las leyes de protección a los trabajadores
no siempre tuvieron la misma amplitud. Al principiar el siglo IX, en 1802, apareció una de las
primeras dichas leyes. Su objeto era limitar la jornada de trabajo e los niños a 12 horas, quienes
debían contar además con medios educativos, y con dormitorios cómodos y limpios. Esto se
refería sobre todo a los niños de los hospicios ingleses del sur, que eran enviados a trabajar a
las fábricas del norte, casi dentro d una situación práctica de esclavitud. La ley de hecho no
rigió, y al final resultó inoperante, ya que los empresarios de las fábricas, posteriormente, no
tuvieron que recurrir a los niños de los hospicios, sino que pudieron contratar "niños libres".
Poco más tarde se dictó otra "Ley sobre Fábricas", que prohibía emplear en labores textiles a
niños menores de 9 años, mientras para los menores de 16, su jornada no podía exceder de 12
horas. Pero los efectos que el texto de la ley tenía impidieron que pudiera aplicarse realmente.
Después de 1830, Inglaterra fue escenario de una gran agitación. Se proclamó públicamente
que los trabajadores explotados en forma inicua, y elgobierno decidió investigar. Frutos de
tal investigación fueron varios documentos que corroboraban la situación de miseria y de
sujeción en que se tenía a todos los obreros ingleses. Con tal base, el Parlamento aprobó en
1833 una ley que prohibía a los niños de 9 años el trabajo en las fábricas detejidos; los menores
de 13 años tendrían una jornada no mayor de 12 horas; y se prohibía en general el trabajo
nocturno. La ley no provocó entusiasmo entre los obreros, que siguieron insistiendo en que el
trabajo no debía ser demasiado prolongado. Un paso más se dio en 1844, al prescribirse que las
mujeres y los jóvenes no podían trabajar jornadas mayores de 12 horas, y al señalarse medidas
de protección para el uso de maquinaria peligrosa. Posteriormente, el 8 de junio de 1847
aprobó el Parlamento una nueva norma en virtud de la cual la jornada máxima de trabajo, para
mujeres y niños, no podría ir más allá de 10 horas diarias. Sin embargo, muchos dueños de
fábricas frustraron los términos de la ley, de modo que los niños y las mujeres de hecho
siguieron trabajando 12 horas. Poco más tarde, la jornada de 10 horas se hizo efectiva para todo
mundo, incluso hombres.


Entre los cambios sociales y culturales son destacables el crecimiento de la


población urbana, el desarrollo de la llamada clase obrera y sus movimientos de
protesta (el movimiento obrero), el espectacular crecimiento de los
conocimientos científicos y
técnicos...

La industrialización ha
supuesto el mayor cambio para
la humanidad desde la llamada
"Revolución Neolítica". En
esta página no se pretende un enfoque exhaustivo del proceso industrializador,
pero sí una visión general que sirva para quienes por primera vez se ocupan o se
interesan por este tema capital de nuestro mundo contemporáneo.

Se ha procurado dar una visión general del Antiguo Régimen, ante todo para que
pueda entenderse la magnitud de los cambios que supone la industrialización.
Las causas de la industrialización, aspecto muy polémico entre los estudiosos
actuales y pasados del fenómeno, están tratadas de un modo sintético e
integrador. La revolución agrícola y la de los transportes pretende ser un breve
catálogo de las principales innovaciones técnicas en estos sectores sin exponer un
calendario demasiado preciso ni evaluar el impacto económico y social de estas
nuevas tecnologías. En la página dedicada a los sectores industriales se sigue un
enfoque muy clásico tratando primero el sector textil y luego el siderúrgico. El
apartado dedicado a los cambios sociales se presta especial atención al
nacimiento de un nuevo grupo social de trabajadores industriales, a sus
problemas y al inicio del movimiento obrero. En la secciónglosario se ha
procurado ampliar información sobre conceptos sociales y económicos, así como
sobre alguna de las innovaciones técnicas más influyentes en esta Primera
Revolución Industrial. En la página Textos se han colocado pequeños fragmentos
textuales que sirven para ampliar información o aportar referencias contextuales
por medio de documentos, algunos de los cuales vienen acompañados de una
pequeña actividad de refuerzo. En la página autoevaluación se recogen en una
tabla todas las actividades (un total de 17) propuestas en esta web.
En crucigrama hay un enlace a un crucigrama que permitirá comprobar los
conocimientos adquiridos sobre la revolución industrial.

La organización del trabajo y los problemas sociales

Las transformaciones económicas que originó la Revolución Industrial alteraron las estructuras sociales
vigentes desde la Edad Media. En las zonas rurales, el campesino se desvinculó del señorío feudal y se
convirtió en un jornalero cuyo trabajo se retribuyó con un salario. En las ciudades, el artesano que trabajaba
su propio taller se trasladó a las fábricas en calidad de obrero asalariado y pasó a depender del propietario de
las máquinas. Esta nueva situación constituyó el germen de las alteraciones campesinas y de las revoluciones
obreras que acontecieron durante la segunda mitad del s. XIX en Europa.

Las trasformaciones sociales

La revolución industrial tuvo hondas repercusiones en la sociedad. La burguesía desplazó definitivamente a la


nobleza como clase rectora en los países occidentales. Los Lores ingleses, sin abandonar su carácter y
conservando algunos de sus privilegios, se mezclaron con los burgueses y compartieron con éstos las
ventajas del auge económico. En Francia y los Países Bajos la nobleza desapareció como grupo privilegiado.
En Alemania, los nobles tuvieron que conformarse con hacer carrera en el ejército y en la diplomacia.
molamente en Rusia, escasamente industrializada, mantuvieron sus privilegios hasta el s. XX. En cambio, la
burguesía ²integrada por los empresarios industriales y los banqueros (alta burguesía), por profesionales
como médicos, ingenieros o abogados, y por los comerciantes y pequeños empresarios (mediana y pequeña
burguesía)² impuso su concepción de la vida, sus costumbres y valores. Estos giraron en torno a la riqueza y
exaltaron las virtudes del ahorro metódico, de la constancia en el trabajo y del respeto del orden establecido.

El campesinado, arrojado del campo por la creciente mecanización de las actividades agrícolas, emigró a las
ciudades y, junto al artesano empobrecido por el nuevo sistema fabril, dio origen a la nueva clase social:
el proletariado obrero.

El proletariado y la cuestión social

La concentración fabril agrupó a los trabajadores, les hizo sentirse solidarios de sus problemas y tomar
conciencia de los mismos para buscarles solución. El proletariado se encontró sometido a duras condiciones
que empezaron a conocerse gracias a los informes de médicos y sociólogos a partir de 1830. El trabajo se
realizaba en jornadas superiores a las 15 horas diarias en fábricas inhóspitas. Algunos empresarios preferían,
por razones de economía, contratar a mujeres y niños. El salario se regía por la ley de la oferta y la demanda,
era bajo e inseguro. Tampoco existían leyes de previsión social ni sobre accidentes del trabajo. En ciertos
casos, las condiciones de las viviendas obreras eran insalubres y favorecían las enfermedades.

El estado burgués, imbuido de la ideología liberal, consideraba que toda intervención para solucionar los
problemas surgidos entre el capital y el trabajo era inútil, perjudicial e injusta, porque en toda actividad debían
respetarse las leyes naturales y no limitar la libertad de los individuos. Aunque en Inglaterra, en 1802, se
prohibieron los horarios que excedieran las 12 horas, y en 1819 el trabajo de niños menores de 10 años,
solamente a mediados del siglo los gobiernos publicaron las primeras leyes sociales favorables a los obreros.
Estas disposiciones fueron resultado de la presión de algunos intelectuales cuyos escritos despertaron un
sentimiento humanitario, y de los movimientos organizados de los trabajadores. Las primeras fueron las
diversas corrientes del "socialismo utópico". Entre sus exponentes se destacaron : Saint-Simon, Fourier,
Proudhon, Owen.

La ideología marxista

En cambio, el socialismo "científico", como lo denominó Karl Marx (1818-1883), se decidió abiertamente
por la acción política. En 1848, este ideólogo alemán de origen israelita publicó, con la colaboración
de Federico Engels, el m  
    . En él aparecen los principios de la ideología
marxista y los fundamentos de su acción: materialismo histórico, lucha de clases, organización internacional
de los obreros y opción deliberada por la revolución como instrumento para conquistar el poder e implantar el
régimen comunista. En obras posteriores, Marx completó la exposición de su programa socio-político, pero
el m , por su estilo apasionado y su vibrante espíritu revolucionario, es el escrito que mayor
repercusión ha tenido entre los sectores obreros de la época.

En 1864, se organizó la "Primera Internacional Obrera" para impulsar la lucha revolucionaria en todos los
países. Esta asociación no pudo mantener su unidad por la escisión que se produjo en 1872 debido a la
corriente anarquista que dirigía el ruso Bakunin. El   deseaba suprimir el estado burgués liberal y
capitalista; pero se oponía también a la instalación de un estado socialista. Propiciaba la máxima libertad de
acción, por lo cual propugnaba la abstención política y la huelga para combatir al capitalismo. La Segunda
Internacional, creada en 1889, no pudo superar el nacionalismo de los partidos socialistas que la integraban
e hizo crisis al estallar la guerra de 1914.

La respuesta de la Iglesia

La Iglesia, conforme al mandato de Cristo, siempre ha mantenido obras asistenciales para ayudar a los pobres
y menesterosos. Desde su fundación ha contado con numerosas congregaciones destinadas a la ayuda
caritativa del prójimo más necesitado. Por esta tendencia tradicional, en el seno del cristianismo, no faltaron
desde comienzos del s. XIX las denuncias de algunos católicos contra las injusticias del sistema capitalista y
la condena al escándalo de los salarios ínfimos y a la duración excesiva de las jornadas de trabajo. Entre
1835 y 1848 varios obispos franceses e italianos invocaron la intervención legislativa en defensa del bien
común y en favor de los más débiles. Incluso en 1831, y posteriormente en 1848, algunos pensadores
como Lacordaire y Ozanam trazaron un programa de legislación en defensa de los niños, de los enfermos y
de los ancianos, propusieron la formación de comités mixtos para dirimir los pleitos entre el capital y el trabajo
y, finalmente, exigieron el reconocimiento del derecho al trabajo.

En el plano práctico, el mismo Federico Ozanam organizó en 1833        

para socorrer a los pobres y a los enfermos. En 1840 surgió la        que
creó escuelas para los obreros y una oficina de colocación para los cesantes. =on Bosco, entre 1841 y 1854,
echó las bases de los oratorios y de las escuelas profesionales y, pocos años más tarde, el beato Luis
Orione creó la heroica fundación de 
.

Monseñor Emmanuel von Ketteler, obispo de Maguncia, dio un paso adelante con sus sermones en la
catedral durante el año 1848, y con la publicación en 1864 sobre "La cuestión social y el cristianismo". En
ambas ocasiones planteó la acción social como una exigencia de justicia y no solamente como caridad
asistencial.

No todos los sectores católicos coincidieron con estos planteamientos, se realizaron numerosos estudios
sobre el tema y se suscitaron acaloradas polémicas. min embargo, unos 40 años después, las corrientes del
catolicismo social representadas por Ketteler fueron confirmadas oficialmente en 1891 por el Papa León
XIII en su encíclica Rerum Novarum. Este documento pontificio ratificó: el derecho a la propiedad privada y la
función social de ella, la obligación aunque limitada que le incumbe al Estado de promover la prosperidad
pública y privada, los deberes de los obreros para con sus patrones y sus derechos a un salario suficiente
para vivir con dignidad. Consagró así el aspecto humano y personalista del trabajo y la condenación de la
lucha de clases, aunque invitó a los obreros a organizarse en asociaciones para defender sus derechos e
intereses.

Surgimiento y situación del proletariado


Al desaparecer las tierras comunales, muchos campesinos se trasladaron a la ciudad. De esta
manera, en las ciudades industriales se fue acumulando una masa de personas en busca
detrabajo. Esta abundancia de mano de obra fue aprovechada por los dueños de las fábricas
(los capitalistas industriales), que contrataron a los obreros por salarios miserables. Así, la
situación de estos trabajadores de fábricas era realmente espantosa. El sueldo que recibían
apenas les alcanzaba para comer, vestían con andrajos y habitaban en inmundas chabolas
(viviendas precarias, construidas con material de desecho) a las afueras de las ciudades;
estabann sometidos, además, a una jornada laboral agotadora que no baja de las 14 horas
diarias. Para colmo, muchas veces los industriales, a fin de pagar todavía menos, lo que hacían
era contratar a mujeres y niños. De esta forma la masa trabajadora se hallaba siempre
hambrienta, y su vida media no solía superar los 40 años. Muchos matrimonios obreros no
podían alimentar a sus hijos y se vieron obligados a abandonarlos en los orfelinatos.
Estas instituciones se vieron tan sobrecargadas de niños, que comenzaron a venderlos a las
fábricas, convirtiéndolos así en verdaderos esclavos que trabajaban sólo a cambio de
la alimentación. Es todo ese mundo de miseria y de dolor que nos describe Dickens en
su novela «Oliver Twist».
La sociedad de clases
Con la industrialización aparecen nuevos grupos sociales; empresarios y banqueros como
elementos innovadores, obreros industriales como mano de obra. Es una sociedad más
compleja. Pero sobre todo es una sociedad de estructura nueva, más dinámica.
La sociedad preindustrial está constituida por estamentos, grupos cerrados, determinados en
gran medida por el nacimiento. Dos de estos grupos, la nobleza y el clero,
poseían derechos superiores a los otros estamentos: exención de impuestos, monopolio de
ciertas funciones ²gobierno,administración de justicia²; disfrutan de su propio estatuto
jurídico, no se les pueden aplicar las leyes generales. Se concibe a la sociedad como un
organismo en el que cada miembro o cada estamento tiene una función reservada: gobernar o
trabajar.
La sociedad industrial es la denominada de clases. La forman grupos abiertos, determinados
fundamentalmente por la fortuna. Ninguna función es monopolio de grupo; el hombre con
capacidad puede acceder a cualquier cargo de responsabilidad. En la realidad la igualdad de los
hombres se redujo al ámbito de los principios teóricos, a la igualdad ante la ley. De hecho
subsistieron grandes diferencias de fortuna y cultura entre las clases altas y medias y las clases
bajas, formadas por el campesinado, restos de un artesanado en retroceso, y proletariado
o clase obrera.
Algunos autores han considerado que era inevitable una fase de miseria de las masas en los
primeros momentos de la industrialización. La construcciónde fabricas y máquinas requiere
acumulación de capital, y ésta no es posible sin una reducción drástica del consumo. En ese
período la capacidad deahorro no se orientaría hacia el consumo sino hacia la inversión. Otros
investigadores niegan que la industrialización deba apoyarse inevitablemente enla
pobreza popular, y citan el caso de los Estados Unidos, donde escaseaba la mano de obra y fue
posible la industrialización con salarios altos.
Con la industrialización se produjo una separación creciente entre capital y trabajo. El dueño
disponía del dinero y era propietario de las máquinas, el proletario proporcionaba la fuerza de
trabajo. En realidad a cambio del salario lo que hacía era vender su fuerza de trabajo. Y ante
la competencia entreempresas y la necesidad de renovar continuamente la maquinaria, los
propietarios reducían al mínimo el coste de la mano de obra, especulando con elparo que las
máquinas habían engendrado. Eden, discípulo de Adam Smith, escribía a finales del siglo
XVIII: "EI hombre que no puede ofrecer más que su trabajo... está condenado por
la naturaleza a encontrarse casi completamente a merced del que lo emplea".
Los salarios además de ser bajos tenían el inconveniente de no ser fijos; podían reducirse por
multas dictadas por la escasa calidad o cantidad del trabajo hecho, a juicio del patrono, o por
circunstancias totalmente ajenas a la vida de la empresa, como ocurrió en Manchester en la
década de 1820, donde al bajar los precios de los artículos artesanos los empresarios
aprovecharon para reducir los ingresos de sus obreros, sobre el supuesto de que podían vivir
con un salario inferior.
Problema más agobiante que el de los salarios bajos fue el de los horarios excesivos. El manejo
de una maquina resultaba menos extenuante que el de una herramienta preindustrial pero el
alargamiento de la jornada anuló todas las ventajas.
Aunque en las ciudades mejoró el material con el que se construían las viviendas, en general
empeoró el hábitat social. Engels denunció las condiciones de suciedad y hacinamiento en que
vivía el proletariado inglés.
La búsqueda de mano de obra barata provocó el trabajo de mujeres y niños, que percibían
salarios más bajos. En los hospicios y parroquias se alquilaba a los niños
para poder atender gastos. La falta de horas de sueño, los trabajos inapropiados -niños y
mujeres en las minas-, la falta de condiciones higiénicas de los pabellones fabriles hicieron
estragos, y los gobiernos, ante la presión de las asociaciones obreras, hubieron de legislar para
proteger a mujeres y niños y reducir los horarios.
Si la revolución tecnológica produjo un aumento impresionante de la productividad, provocó
también un empobrecimiento notable en el nivel de vida de la clase trabajadora. Por otra parte,
los salarios disminuían constantemente mientras aumentaba indiscriminadamente el precio de
los artículos de primera necesidad, de modo que el poder adquisitivo de la familia obrera se vio
notablemente reducido.
El trabajo de los niños
A causa de la desesperación de las familias por conseguir trabajo, al menos para ganar lo
indispensable para solventar un plato de comida, fue necesario que las mujeres, y más notable
aún los niños, comenzaran a trabajar para obtenerlo. Los trabajos que estaban al alcance de
este grupo de personas eran arduos, se necesitaban fuerzas necesarias para aguantar jornales
de aproximadamente doce horas, algunos llegando a las catorce horas diarias inclusive y con la
poca alimentación que recibían, en proporción a las fuertes tareas que realizaban, se debían
debilitados al poco tiempo, y el promedio de vida era muy bajo.
El trabajo más común realizado por los niños era generalmente el de trappers; éste consistía en
que los niños debían sentarse detrás de las puertas o trampas de las galerías por las cuales
tenían que pasar los vagones cargados de carbón, que tenían como destino caminos
secundarios que desembocaban en el principal, lugar donde se acomodaba el mineral y luego
era llevado a la superficie. Éstos lugares eran muy oscuros, y se necesitaba que la persona que
ejecutara el trabajo sea muy pequeña, porque el espacio para que queda allí era muy escueto.
Los niños se sentaba en un hueco del muro y al oír que se aproximaba la vagoneta, debían abrir
la trampa con una cuerda, para cerrarla después que había pasado.
Era común ver que los niños conciliaran fácilmente el sueño en esos lugares, pues eran
húmedos y el trabajo era demasiado monótono. Si el capataz los encontraba en tal situación, los
golpeaba para que no perjudicaran el trabajo. No sólo eran maltratados y poseían un trabajo en
el cuál no se veía la luzdel sol, sino que tenían solamente los domingo para aprovechar
del aire puro, desarrollar sus capacidades físicas y mentales con naturalidad.
Debido a estos factores, la mayoría de los niños poseían cierto grado de deficiencia mental, por
no poder desarrollar sus capacidades en el debido momento, los años de su infancia.
Problemas sociales de la industrialización
Hay un período de construcción de fábricas y de máquinas, que requiere acumulación de
capital, y ésta no es posible sin una reducción drástica del consumo, de tal manera que la
capacidad de ahorro se orientaría hacia la inversión, otros investigadores niegan que
inevitablemente la industrialización deba apoyarse sobre la pobreza popular. La
industrialización generó problemas nuevos.
Entre las empresas industriales se suscitó la competencia por los mercados; para conquistarlos
era necesario abaratar la producción, renovar la maquinaria, ampliar el volumen de las
fábricas. La acumulación de capital es imprescindible para conseguir estos objetivos.
En tal circunstancia en una empresa era una supuesta ventaja pagar bajos salarios, no era
difícil conseguir esto, porque las máquinas habían sustituido el trabajo del hombre, por lo tanto
sobraba mano de obra.
A fines del siglo XVIII, Eden -un discípulo de Adam Smith- escribió : "El hombre no puede
ofrecer más que su trabajo... está condenado por la naturaleza a encontrarse casi
completamente a merced del que lo emplea". A raíz de este tipo de pensamiento se abusó del
ser humano en diversas formas. Por ejemplo, "en las fábricas de hilados de Manchester se
multaba el ir sucio, el silbar durante el trabajo; el obrero enfermo que no podía encontrar
sustituto debía pagar seis chelines al día por "pérdida de energía mecánica". Los salariaos eran
insuficientes, debido a factores como el recientemente nombrado, no eran fijos, se podían
elevar o reducir, lo más común era que se reduzca el suelo, encontrando cualquier tipo de
pretexto para hacerlo.
Otro problema que surgió fue el de exceso de horas de trabajo, si bien el trabajo con la ayuda de
máquinas se hacía más llevadero, los jornales laborales eran abusivos, ya que constaban de más
de 16 horas de trabajo diario. Estos horarios no eran exclusivos para hombres fuertes, las
muchachas jóvenes también debían cumplirlo, a causa de esto en un corto plazo de tiempo,
la salud y la belleza de las personas se destruía.
Las mujeres y los niños comenzaron a formar parte del proletariado, esto sucedió debido a la
necesidad de mano de obra barata. El estilo de vidacambió, la salud se deterioró, se provocaron
desastres debido al tipo de trabajos inapropiados (niños y mujeres en las minas, pabellones
fabriles llenos de gente), a las falta de horas de sueño, falta de higiene en pabellones fabriles.
Frente a la presión de las asociaciones obreras, los gobiernos crearon legislaciones para
proteger a esta parte de la sociedad(mujeres y niños) y reducir los horarios.
Burguesía industrial
La burguesía deja de ser considerada una clase inferior a los nobles gracias a la posición
alcanzada. El crecimiento de poder económico de la burguesía favoreció para que esta llegara a
esa posición socioeconómica.
Para estudiar la burguesía debemos internarnos en sus orígenes:
En plena revolución manufacturera nos encontramos con productos mercantiles que eran
dueños de sus talleres, donde trabajaban junto a su familia, oficiales y aprendices. Al crecer
la demanda de mercadería, no todos estuvieron en condiciones de adaptarse a través de
la tecnología y aquí, podríamos decir que este grupo se dividió en dos: los que pasaron a ser
parte del proletariado y, los mas afortunados, que lograron tecnificarse. Este ultimo grupo
junto a labradores acomodados y comerciantes-empresarios son la base sobre la que se
construyo la burguesía industrial.
˜ Los Yeoman (este termino, según Marc Baldó Lacomba significa "dueño de tendencias o
propietario independiente, relativamente acomodado"): se enriquecieron combinando
actividades agrarias, alquilando tierras que explotaban racionalmente junto a las suyas, y
montanto jennies y talares que con frecuencia distribuían entre los campesinos pobres.
Una parte de este sector de campesinos ricos fue prosperando: añadieron con el correr de los
años mas y más lotes. Para trabajar las tierras solían invertir en nuevas técnicas y la mano de
obra era de los vecinos más pobres. Sólo unos pocos, dueños de tierras propias o arrendatarios
lograron terminar siendo ricos granjeros.
˜ Los comerciantes-empresarios: fueron los que a través de créditos o con socios capitalistas o
con ahorros propios montaron pequeños negocios.

Estas pequeñas empresas aprovecharon el momento y usando o creando la tecnología e


invirtiendo el capital que tenían o pedían prestado, y usaron la mano de obra disponible,
fueron creciendo, en algunos casos, y en otros casos fueron "tragados" por el sistema y sus
competidores. La lucha entre los competidores era tan salvaje que el que no se actualizaba
estaba condenado al fracaso, ya no podía cubrir sus costos.
A estos grupos dentro de la burguesía debemos agregar a algunos "inventores" que
promovieron la tecnificación de las industrias.
La burguesía industrial se formo con el capital de trabajo suyo y el de empleados. Los
comerciantes-empresarios, aunque hubiesen dominado una parte del desarrollo capitalista,
casi no contribuyeron en la fase industrial. Esta era cosa de la burguesía en ascenso, de esos
artesanos y proletariados con plata y suerte.
Guillermo Pitt decía que "todo ciudadano que posea una entrada anual de 10.000 libras tiene
derecho a la dignidad de par, por humilde que sea su origen".
Dentro de este sistema se desarrollo la división técnica y social del trabajo característica
del capitalismo industrial, en la cual los fabricantes se diferenciaban socialmente de sus
trabajadores. Los fabricantes contrataban a trabajadores y los hacían trabajar en sus máquinas.
Además privatizaban las ganancias derivadas de la venta de las mercancías, reinvirtiéndolas,
con frecuencia en ampliar el negocio.
La introducción de las máquinas y la centralización productiva en las fábricas "aceleraron"
el proceso de proletarización de millares de menestrales que aún eran relativamente
independiente. En este proceso la nueva generación de obreros desplazo a los menestrales, a
los trabajadores manuales de las manufacturas, a los trabajadores a domicilio. Este proceso no
fue automático. Para los artesanos y trabajadores manuales el maquinismo fue una catástrofe,
pero muchos trabajadores compitieron desde sus talleres contra la industria fabril.
La formación de la nueva clase obrera
Debemos empezar viendo como se formo la clase obrera. Ésta se formo a lo largo de un proceso
histórico. Hubo dos clases sociales que terminaron en la clase obrera:
˜ los campesinos que fueron echados de las tierras que cultivaban o de sus pequeñas
propiedades, y
˜ trabajadores domésticos y artesanos mas o menos independientes,

La clase obrera no surgió de la nada, sino que se formo a partir de algo que no era una clase
social.
Una clase social se forma por la posición objetiva que ocupa cada persona. En el capitalismo,
aquella persona que, por no ser propietaria de medios de producción, venda su capacidad o
fuerza de trabajo a cambio de salario, ocupa, una posición definida en la estructura
socioeconómica. Por eso, grupos sociales tan distintos pronto se fueron integrando en la clase
obrera.
Probablemente, el primer factor en la formación de la clase obrera fue la disminución de
la población agrícola, y el aumento paralelo de la población urbana.
Una vez que habían abandonado las tierras la población rural, en Inglaterra, fue perseguida y
obligada a trabajar.
Los campesinos se conviertan de un día para el otro, y en pocos años, en menesterosos,
mendigos, pobres, ladrones, bandidos y criminales. Según los jueces "la clase peligrosa". En
Londres uno de cada ocho de ellos era de la "clase peligrosa". Ellos merodeaban por ahí, los
pueblos, campos, caminos y ciudades.
Las leyes para reducir esta población son bien ilustrativas: solo los viejos e incapacitados
podían tener derecho a mendigar. Los demás debían trabajar. El que no trabajaba podía llegar
a la horca. Las leyes que van imponiendo la disciplina del trabajo asalariado, son en todas
partes truculentas. Una serie de medidas producen este cambio. Se trata de cambios en las
relaciones sociales de trabajo; modificación de los derechos de uso de los campesinos. Los
campesinos perdieron sus antiguos derecho de uso, mientras tanto los campesinos acomodados
pudieron "rescatarse" con facilidad, pero a medida que se disminuye en riqueza, la dificultad
aumenta.
Los campesinos antes de ser asalariados fueron:
˜ "pobres" que deambulaban por el país,
˜ asalariados temporales que convivían la explotación agraria, trabajando pequeñas
propiedades o trabajando a domicilio, o
˜ Asalariados permanentes de los talleres manufactureros. Luego con la industria se
"mudaron" a las fábricas.

Los artesanos mientras fueron:


˜ "orgullosos" artesanos independientes, y
˜ menestrales independientes de un comerciante ± empresario y
˜ Obreros asalariados en las fábricas.

La introducción de la maqui factura fue un aspecto decisivo en la formación de la clase obrera.


Antes, en la época manufactura, en muchos oficios la producción dependía directamente del
trabajador.
El telar de Crompton, fue un golpe mortal en la época de la manufactura. Muchos trabajadores
hasta entonces estaban parcialmente proletarizados, desde entonces, lo estuvieron por
completo.
Durante este período la clase obrera pasó por distintas etapas, primero fue la experiencia:
trabajar como asalariado; Y luego reconocerse y tomarconciencia. Este proceso fue gradual y
complejo. Hubo resistencias, solían hacerse en el siglo XVIII usando sistemas "tradicionales"
de protesta social.
Las asociaciones protegían a sus socios, resistían la disminución salarial (reclamando salarios
justos); garantizaban la defensa del trabajo "tradicional"; y en ocasiones recurrían a las
huelgas. Pero en estas asociaciones eran ilegalizadas pero funcionan de igual modo, e incluso
invitaban a la violencia. Eso fue, en buena parte. Lo que condujo a legalizarlas en 1824 ± 1825,
siempre y cuando terminen con la violencia.
Las experiencias empezaron a ser mucho más inmediatas y directas. Lo que a lo largo del siglo
XVIII pudo ser un conjunto de acciones y visiones próximas a un "sentimiento de clase
latente", dio paso, desde finales de siglo los trabajadores se extendieron y en ocasiones unieron
sus huelgas a clubes de reforma política y a movimientos democráticos.
Los trabajadores al darse cuenta de su desfavorable situación al ser explotados: ya que
trabajaban quince horas, había insalubridad en el ambiente, en las fábricas y en las viviendas,
el trabajo era compartido con las mujeres y los niños, sumado a que con el transcurso del
tiempo, la reducción del salario fue cada vez mayor, los llevo a despertar a conciencia de clase.
La clase obrera no obtuvo beneficios en la industrial sino...
"Mas patatas, pocas prendas de vestir de algodón para su familia, jabón, un poco de té
y azúcar" [...]. (E.P.Tompson)
El ludismo fue el primer movimiento social contra de la maquinofactura. Este fenómeno se
produjo durante el siglo XVIII y parte del siglo XIX. No solo debemos verlo como un
movimiento de destrucción de máquinas, sino como un movimiento de resistencia a
la propiedad burguesa y a las relaciones sociales que nacían. Con frecuencia los ludistas
destruían a las máquinas que los dejaban sin trabajo. Pero también organizaron acciones
constitucionales, reclamando al parlamento protección para la pequeña propiedad mercantil
simple, amenazada por la fábrica. Hubo iniciativas judiciales, costeadas por millares de
artesanos. Lo que querían era " que no le robaran mas pan a los obreros honrados".
Los ludistas realizaron motines en Inglaterra. Los más importantes fueron:
˜ Nottingham ± Leicester ± Derby.
˜ Los distintos laneros de West Riding.
˜ Los distintos algodoneros de Lancashire.

Estas situaciones provocaron estallidos sociales y finalmente llevaron, a que los estados
incluyeran dentro de los derechos, al trabajador.
Las primeras leyes laborales estuvieron destinadas a la protección del descanso de los
trabajadores y del trabajo de los niños y mujeres. A lo largo del siglo XX, el derecho laboral se
fue ampliando hasta acabar todos los aspectos de las relaciones laborales.
El Socialismo
Era evidente que para entonces los artesanos vivían la mejor situación entre los obreros,
tampoco podían quejarse los campesinos, y los realmente desgraciados fueron los trabajadores
de las fábricas, que se habían nutrido de campesinos que huían a la ciudad, o de artesanos
arruinados. La situación provocó la preocupación de quienes consideraban que
la libertad económica y el libre cambio solo servían para enriquecer desorbitadamente a unos
pocos, manteniendo en la miseria a los demás, provocando la anarquía y la desigualdad social,
era necesario renunciar al liberalismo económico y levantar a la sociedad sobre otras bases
nuevas. A esos filántropos se les denominó desde 1840 socialistas, y se les clasificaron en
utópicos, destacan: Claude Henri Saint ± Simon; Robert Owen; Charles Fourier; Louis Blanc y
Pedro José Proudhon. Los socialistas científicos más reconocidos son Carlos Marx y Federico
Engels.
Movimientos sociales
Ludismo 
Eran huelgas que ocurrieron a fines del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX acompañadas
de incendios del fábricas y la destrucción de máquinas.
Se le llamo Ludismo por el obrero llamado Ned Ludd.
El parlamento intervino, promulgada una ley que castigaba con pena de muerte a quienes
destruyeran las máquinas industriales. A pesar del castigo se extendió por toda Inglaterra.
Trade Unions: Son las primeras luchas de obreros surgieron las primeras organizaciones de
trabajadores llamadas Trade Unions o sea sindicatos, estos sufrieron serios descalabros y
persecuciones por parte del gobierno.
Cartísmo: En 1836 fue fundada la Asociación Obrera de Londres, fue dirigida por el carpintero
Lovett elaboró una petición ante el Parlamento, que fue suscrita por más de un millón de
firmas que se le llamó carta de ahí proviene el nombre de cartísmo fue un fracasó.
Cooperativismo: las cooperativas son asociaciones que tienen por objeto realizar actividades
económicas. El cooperativismo surgió en Inglaterra.
Legislación Obrera: el Parlamento empezó a dictar diversas leyes que van a constituir la
iniciación del Derecho Obrero.
En 1802 se expidió un decreto que reglamentaba el trabajo de los aprendices.
En 1822 se consideró legal la formación del sindicato
En 1833 se prohibió la jornada de 10 horas para mujeres y los adolescentes.
En 1834 promulgó la Casa para Obreros destinada a los trabajadores sin empleo, enfermos o
inválidos.
Socialismo Utópico: las ideas socialistas de Owen fracasaron porque pretendían por medio del
convencimiento, obtener al apoyo de todos los capitalistas Roberto Owen inició la historia del
socialismo en Inglaterra.
Las ideas socialistas que pretenden obtener un régimen de vida humanitaria, a base de
convencimiento, buena voluntad etc.
Se llama utópicas en recuerdo de la obra literaria de Tomas Moro, Utopía (isla donde imperaba
la bondad y la ayuda mutua).
Socialismo Científico: la historia económica y social de la humanidad ha sido una permanente
lucha de clases entre explotadores y explotados.
El sistema económico actual, capitalista, se basa en la explotación del trabajo asalariado, por
medio de la Plusvalía 
La clase trabajadora debe tomas el poder político por la fuerza y establecer la dictadura y
proletariado.
La dictadura del proletariado debe ser el primer paso para crear un sistema económico y social
tanto la producción como la distribución de la riqueza.
En que el utópico fracaso debido a que se trataba de obtener un nuevo régimen a base de
convencimiento y buena voluntad.
Y que el científico querían los mismos derechos en forma violenta para poder establecer la
Dictadura de Proletariado y lo lograron.
Conclusión:
¿Cómo se vieron afectadas las clases sociales de la revolución industrial?
Entre 1400 y 1700 la civilización moderna sufrió el primer cambio económico importante de
esta era. Fue llamada la revolución comercial que termino con la economía estática de la edad
media y la sustituyo un capitalismo dinámico. Éste, fue tan solo el primer cambio rápido
relacionado con los bienesde este mundo. Pronto lo siguió la revolución industrial.
La revolución no fue un fenómeno que se produjera solo en las fabricas. La revolución nació de
una multiplicidad de causas. Algunas mas desarrolladas que otras. La agricultura, los sistemas
de comunicación, la población (en el sentido de crecimiento y distribución), el comercio,
las finanzas, laestructura social y la educación también estuvieron presentes.
Básicamente, pienso que la revolución industrial fue, la transformación de las fuerzas
productivas y de las relaciones de producción, a través del desarrollo del capitalismo industrial.
Este cambio se produjo por primera vez en Inglaterra entre la segunda mitad de siglo XVIII y
las primeras décadas del siglo XIX.
Las características principales fueron:
Una nueva organización social:
˜ Se desarrollaron las nuevas relaciones para producir a través del salario.
˜ El trabajo se hizo más productivo: se profundizo la división del trabajo, aparecieron las
fábricas, se desarrolló y creció la mecanización, se aprovecharon nuevas formas de energía.
˜ La producción creció a ritmo constante
˜ La mano de obra dedicada a la industria termino superando a las dedicadas a las actividades
agrarias.

Crecimiento de la producción:
˜ Se produce en el capitalismo (medio que permitió que se desarrollara la revolución
industrial)
˜ Se crearon mercados interiores y exteriores internacionalizando el sistema económico.

Nueva estructura social


˜ Se desarrollaron nuevas clases sociales (burguesía propietaria de los medios de producción
y el proletariado que trabajaba para la burguesía; desarrollado y subdesarrollado; mercado y
producción de mercancías la lucha entre ambos será constante en
las sociedades industrializadas)
˜ Los países más desarrollados dominan el mundo