Está en la página 1de 25
ir : ; MASDNINSING Teorias humanistas y existenciales Lasteorias humanistas de Carl Rogers y Abraham Maslow surgieron en la década i de 1950 en un esfuerzo por corregir los conceptos limitados de la naturaleza humana tanto del psicoanilisis clasico como del conductismo radical. Rogers y Maslow estaban en desacuerdo con el panorama oscuro, pesimista y en gran me- dida negativo de la personalidad presentado por el psicoandlisis freudiano. Tam- bign cuestionaban con la perspectiva acerca de la persona como una maquina 0 robot que caracterizaba a los primeros enfoques de la conducta y del aprendizaje. Rogers y Maslow enfatizaron un punto de vista acerca del individuo como un ser humano activo, creativo y con capacidad de experimentaci6n, que vive en el presente y responde en forma subjetiva a las percepciones, relaciones y encuen- ttos actuales. La perspectiva humanista de la personalidad es positiva y optimista, enfatiza la tendencia de la personalidad humana hacia la maduracién y la autorrealizacion. La teoria existencial de Rollo May también comenzé a surgir en la década de 1950, Representa un esfuerzo singular por unir la tradicién psicoanalitica en la Psicologia y el movimiento existencial en la filosofia. May se percata en forma profunda de que la tecnologia que hemos desarrollado todavia tiene que propor- Gonar respuestas satisfactorias a las interrogantes mas fundamentales de la exis- tencia humana. En la sociedad posmoderna actual algunos elementos que nos identifican, como el ntimero de seguro social, se han vuelto mas importantes que nuestros propios nombres. En medio del gran avance tecnol6gico, la persona ia) parece haberse perdido. Al combinar los conocimientos del psicoanilisis y el | ‘existencialismo, May ha desarrollado una teoria que expresa en forma clara las preocupaciones de la década final del siglo xx. | i CAPITULO 12 PSAP NSA Carl Rogers 1. Explicar los siguientes conceptos en la teoria de Rogers: campo fenonéria, autorrealizacién, organismo, ya. Explicar cOmo afectan las emociones al proceso de autorrealizaci6n. 2 Explicar qué quiere decir Rogers con congruencia e incongruencia e identifica lane- gacidn y la distorsién como dos procesos que pueden conducir a la incongruencia 3. Discutir qué significa consideracién positiva condicional e incondicional y reconocer su influencia en el desarrollo de la personalidad. 4. Describir el concepto de Rogers de una persona de funcionamiento completa. 5. Describir tres actitudes del terapeuta que conducen al cambio. 6. Distinguir entre cinco respuestas diferentes a las comunicaciones emocionales. 7. Discutir la psicoterapia centrada en la persona, con una descripcién de su caricter de apoyo, los cambios en la concepcién de Rogers respecto a ésta y los esfuerzos paras validacién empirica. 8. Evaluar la teoria de Rogers en términos de su funcién como filosofia, ciencia yar 9. Discutir las criticas a la perspectiva de Rogers. ca Carl Rogers, la conducta de una persona depende por completo de la manera en que él ella percibe el mundo y sus acontecimientos. Su teoria de la personalidad jgasbeal yo como un elemento importante de la experiencia; se debe en gran medida a tesuerzos de Rogers que el yo haya resurgido como un constructo itil para entender la alidad, En gran parte del pensamiento conductista, el concepto del yo ha sido igno- Poconsiderdndosele un vestigio de perspectivas religiosas filoséficas anteriores. Rogers 6a yo como un constructo cientifico que ayuda a explicar lo que se observa. El yo {sh denominacion de Rogers para aquellos procesos psicol6gicos que gobiernan la con- {uca.Al mismo tiempo, su teoria enfatiza al organismo 0 a la persona total. en 1902 en Oak Park, Illinois, un suburbio de Chicago. Fue el cuarto de seis hijos. Los padres de Rogers, protestantes de clase media educados y conservadores, instilaron en sus hijos normas de conducta ética elevadas y enfatizaron la importancia del trabajo duro. Rogers socializé poco fuera de su gran familia, pero esto no le molest6. Era un lector avido y desarroll6 un cierto nivel de independencia desde muy pequefio. Cuando tenia doce amos de edad, la familia se mud6 a una granja. La vida ‘campirana estimulé su interés en la ciencia y aument6 su capacidad para trabajar en forma independiente. Estaba muy interesado con la literatura sobre agricultu- ra Gentifica que su padre llevaba a casa, Rogers trabajaba duro en sus quehaceres en la granja; criaba corderos, cerdos y becerros. También Ilevaba a cabo la reco- leccién, estudio y cria de polillas. Revelandose como un estudiante superior, Rogers ingres6 a la Universidad de Wisconsin, el alma materde la familia, con la intencién plena de estudiar agricultura. Sin embargo, en su segundo afio, decidié encami- narse hacia el sacerdocio. Después de su graduacién en 1924, se cas6 con Helen Elliot y se mudé a la ciudad de Nueva York para comenzar su preparacién como nninistro en el Seminario Teolégico Unién. Sin embargo, el destino de Rogers no era convertirse en ministro. Durante sus aiios finales en el colegio, Rogers se apart6 de las formas de pensar fundamen- talstas de sus padres (véase Thorne, 1990). El enfoque filosofico liberal hacia la n fomentado en el Seminario Teol6gico Unién, y los conocimientos adqui- ridos por su participacién en varias conferencias de la YMCA lo llevaron a creer que no podia trabajar en un campo que requiriera el profesor un conjunto espe- Gifico de creencias. Este fue un periodo dificil tanto para Rogers como para sus padres, sin embarago, fomenté la conviccién creciente de Rogers acerca de que lo importante es basarse en las propias experiencias personales para desarrollar una filosofia de la vida. Sus intereses se dirigian cada vez mas hacia la psicologia; por consiguiente, se cambié al Colegio de Profesores de la Universidad de Co- lumbia, donde tuvo contacto con Ia filosofia de John Dewey y comenz6 su entre- namiento en psicologia clinica. En 1931, Rogers recibié su doctorado y se unié al personal del Centro de Asesoria Rochester, donde ayudé a desarrollar un centro de estudios infantiles . 327 328 12/Car Roger bastante exitoso. Alli, Rogers tuvo contacto por primera vez con lo que habriay | de ser muchos afios de oposici6n de los integrantes de la profesi6n psiquiitrc respecto a permitir a los psicdlogos y consejeros practicar y tener responsiilidat administrativa sobre la psicoterapia. En 1939, cuando Rogers fue nombradod- | rector del centro, se desat6 una campajia vigorosa para destituirlo. Nadie critica ba su trabajo, pero la opinién general era que un psic6logo simplemente no potia hacer esta clase de trabajo. Por fortuna, el consejo de administracién decidié a favor de Rogers. En 1940, Rogers acept6 un nombramiento como profesor de psicologia enla Universidad Estatal de Ohio. Trabajé con estudiantes graduados expertos, desde el punto de vista intelectual, y comenzé6 a articular con claridad sus opiniones sobre la psicoterapia usando a estudiantes universitarios como su base de datos primaria. En 1945, se cambié a la Universidad de Chicago donde, como profesor de psicologia y secretario ejecutivo del centro de asesoria, de nuevo defendié sx opinion de que los psicélogos y consejeros podian realizar terapias de manera efectiva. Los esfuerzos de Rogers, junto con los de otros, condujeron a la unién de la psiquiatria y la psicologia como dos profesiones en busca de un objeto comin, A lo largo de su vida, Rogers se refirié a si mismo como un consejero.Su labor de conciliaci6n y desafio se reflejaron en el nombramiento de Rogerscomo profesor de psicologia y psiquiatria en la Universidad de Wisconsin en 1957. En 1963, Rogers se convirtié en miembro del Centro para Estudios de la Persona,en La Jolla, California. En sus afios finales, Rogers buscé reunir en grupos de encuentro a personas de facciones politicas en conflicto, tales como protestantes y cat6licos romans, en Belfast, Irlanda. Como expres6 su hijo David: “A lo largo de su carrera, pas6de Ja psicoterapia personal a grupos pequefios y a naciones” (Goleman, 1987). Es: ba planeando regresar a Sudafrica a dirigir una segunda sesion de encuentrocon negros y blancos cuando murié en 1987 de un ataque cardiaco después de sufi una cirugia por fractura de cadera. Carl Rogers yo oe seindela personalidad de Rogers 329 foria de la personalidad de Rogers | Rogers (1959) sostenia que cada individuo existe en el centro de un campo { fenoménico. Fue influido por un movimiento filos6fico llamado fenomenologia. ke Lapalabra fendmeno proviene del griego phainomenon, que significa “lo que apare- ce ose muestra a si mismo”. En la filosofia, la fenomenologia busca describir los datos, o lo especifico, de la experiencia inmediata. En la psicologia, la fenome- nologia ha llegado a significar el estudio de la conciencia y la percepcién huma- zas. Los especialistas en fenomenologia enfatizan que lo que es importante no es elabjeto o el evento por si mismo, sino la forma en que lo percibe y entiende el individuo. El campo fenoménico se refiere a la suma total de experiencias. Con- iste de todo lo que esta disponible en forma potencial para la conciencia en cualquier momento especifico. Por ejemplo, cuando un individuo esté leyendo es | posible que no se percate de la presién de la silla en sus ghiteos, pero cuando atrae la atenci6n a este hecho se hace consciente. El organismo, o la persona en su conjunto, responde al campo fenoménico. Aquiel énfasis de Rogers es en la percepci6n de la realidad por parte el individuo. Eneste sentido era consistente con el énfasis reciente puesto en la cognicién en la | psicologia. Con propésitos sociales, estamos de acuerdo en que las percepciones compartidas en forma comin por los demas en nuestra cultura son las correctas. j Sin embargo, la realidad en esencia es una cuestién muy personal. Dos individuos | que caminan juntosen la noche pueden ver un objeto en el caminoy responder en forma muy diferente. “Uno... ve una gran piedra y reacciona con temor. El otro, un | nativo del pafs, ve hierba enredadera y reacciona con indiferencia” (1951, p. 484). LapercepciGn del individuo, mas quela realidad en si,esmasimportante. Supéngase que un nifio se queja de que su padre es dogmatico, autoritario y dictatorial. De hecho, un observador imparcial podrfa concluir que el padre esabierto y democ tico. Rogers sefialaria que lo que el padre sea en realidad carece de significado; lo que esimportante es cémo el nifio percibe a su padre. De esto se deriva que el mejor punto de vista para entender a un individuo es eldel propio sujeto. Rogers expres6 que el individuo es el tinico que puede cono- cet por completo su campo de experiencia. Reconoci6 que no siempre es facil entender la conducta desde el marco de referencia interno de otra persona. Se ¢sti limitado a la percepcién consciente y comunicacién de experiencias del indi- viduo. No obstante, un entendimiento empatico de las experiencias de una per- sona es dtil para entender por consiguiente para comprender los procesos de 'a personalidad. Realizacién La tendencia primaria del organismo es mantenerse, realizarse y mejorarse a si mismo, Esta tendencia a la realizacin sigue lineas trazadas por la genética y pue- | deter infuida también por el temperament (Fon, 1991) Par ejenipleisse planta una flor el tipo particular de semilla determina si sera un crisantemoo una bugambilia, pero el ambiente puede influir mucho en el florecimiento. El proce- 12/Cat Rage so de realizacién no es ni automatico ni facil; implica lucha € incluso dolor 2 niifo pequeiio puede luchar para dar el primer paso pero esto es natura Re tanto, cada organismo, o ser vivo, se dirige en direccin de la maduracin a ‘como esti definida para cada especie. La conducta es el “intento dirigido hacia el objetivo” por el organismo satsfcer nin necendadesconforme las peribe (1951). Lt defini 6a ae Rags s muy diferente a lade los teGricos del aprendizaje, quienes consideran 3 conductaen gran parte como una respuesta alos estimulos, 0 la dels pscoan. lists, quienes enfatizan los determinantes inconscientes de Ia conduct. Esais- ima, es{a respuesta la percepcidn que tiene el individuo de sus necesdades. ‘Esta conducta drigida hacia el objetivo es acompafiada por emgciones ge por lo general facilitan el proceso de realizacion. Las emociones agradablesacon- patian al logro del objetivo. Incluso emociones que por lo general son conse das desagradables tales como temor o enojo, puleden tener un efecto pos de integracion y concentraci6n dela conducta hacia un objetivo. La intensdad det ‘emocién varia de acuerdo con el significado percibido de la conducta hacia consecucin del objetivo. Las emociones ayudan al organismo a evaluarsusege Fienciasvitaes en terminos de qué tan bien sirven a la tendencia sealadon. Sala para quitare del camino de un cami6n que se aproxima es acompaiado por emociones muy intensas,en particulars esta conducta es considerada crx parala vida ola muerte. A menos que sean excesivas o inapropiadas,lasemas- hes facitan la conducta orientada hacia el objetivo. 1Laopinién de Rogers acerca de las emociones es muy posiiva. Experimensr ‘por completo las emociones props facilita la maduracin, mientras que ap én o la dstorsion de éstas puede permitirles hacer estragos en nuestas vid Deade el punto de vst psicoanalitico, los impulsos del ello son salvaes,ilesyea necesidal de cvlizaién. Rogers vo una perspectiva més optimista de las it € impulsos motivacionales bascos. Sugiié que la realizacidn ocurre con may libertad cuando la persona es abierta y se percata de todas sus experiencia at tas sensoriales, vscerales 0 emocionales. Elyo De ia nteraccin del organismo y el ambiente en particular de la que see Go otros que 30 sigifcativos, emerge en forma gradual una estructura ‘oun concepio de “quien sy" (1951). Conforme los niios pequetios ineratia con a1 ambiente en el proceso de realizacion, adquieren ideas acerca des tos de sumundo y desu relacin con éste, Experimentan cosas que es gustan? disgustany stuaciones que pueden o no pueden controlar. quelli experenas {ue parece aumentar eyo son valuadase incorporadas en a imagen de 4 ai* to; aquellas experiencias que parecen amenazar alo son nogadas son cona= radasajnas a ext Elautoconcepto es una porcién del campo fenoménico que se ha diferend= deo én forma gradual. Esti compuesto de aquellaspercepciones tala ca* Gientesde "mi oYo% algunas delas cles son un resultado de la propiavaoraie por parte del organiamo de sus experiencias,y en alums casos ha 3 era de a personalidad de Rogers 331 introyectadas 0 tomadas de otros individuos que son importantes para la persona, Debido a que el autoconcepto surge en parte a través de Tos demas, existe el potencial para la disociaci6n o el alejamiento (y por lo general ocurre en algin grado). Como resultado, la tendencia realizadora puede ser alterada en conduc- tas que no conducen ala realizaci6n. El autoconcepto, entonces, es un objeto de percepcién. Es la imagen que el individtio percibe de sf mismo. Por tanto, s distingue entre el organismo 0 el yo real en el proceso de realizaci6n y el yo como ¢s percibido 0 conceptualizado. El *yo” que forma el individuo puede ser una variacion de la experiencia real de su organismo debido a que incluye valores que son tomados de otras personas en lugar de las experiencias reales del organismo. Por ejemplo, un nirio pequefio aprende con rapidez que sus padres le retiran suafecto cuando golpea a su hermanito. Aun cuando golpear a su hermano es un acto satisfactorio, el nifio pierde su satisfaccién con el propésito de concebirse a si mismo como amable para sus padres. Niega que desea golpear a su hermano. Cuando los nitios niegan o distorsionan sus experiencias ya no son conscientes de ésas. Comienzan a experimentar las actitudes de otros, tales como sus padres, ‘como si éstas fueran las experiencias directas de sus propios organismos. A través de esta distorsi6n, un individuo puede llegar a experimentar cualquier expresion de enojo como mala y por consiguiente puede dejar de percibir con precision quea veces su expresin es satisfactoria. En tales casos las experiencias del yo y las del organismo no coinciden. Rogers no cree que la estructura del yo deba estar formada con base en la negacién o la distorsi6n. EI nifio valora la experiencia como positiva o negativa. Si un padre es capaz de aceptar el sentimiento de satisfaccion del nifio y tam! propios sentimientos de que ciertas acciones son inapropiadas, puede ayudar a su hijo a contener acciones sin amenazar la integridad del autoconcepto del nitio. Elpadre puede dejar claro que la accion de golpear al bebé esta mal. No obstan- te, los sentimientos de satisfaccién por la agresién y el deseo del nifio son recono- cidos y aceptados. Este reconocimiento proporciona al nifio una simbolizacin precisa de la experiencia. El infante puede ponderar la satisfaccién obtenida por golpear al bebé con la ganada por complacer al padre y luego actuar en conse- cuencia. El niio no necesitaria negar la satisfaccién personal que habria obteni- doal expresar agresi6n ni introyectar lasactitudes paternas o identificar su propia reacci6n con la del padre. Las experiencias que ocurren en la vida son simbolizadas, ignoradas, negadas © distorsionadas. Si una de éstas es simbolizada, es aceptada en la conciencia, percibida y organizada en una relaci6n con el yo. Por lo general, tales experien- ias estn relacionadas con las necesidades del yo. Por tanto, se seleccionan de entre las muchas experiencias personales aquellas que se adaptan con nuestro concepto del yo. Se les permite un reconocimiento y simbolizacién conscientes. Sino se puede percibir ninguna relaci6n entre una experiencia y el yo, simple- mente no se pone atencién a experiencias irrelevantes. Las experiencias son negadas o distorsionadas si parecen ser inconsistentes con la estructura del yo. Las mujeres jovenes a las que se hace creer que la agre- sién no es femenina pueden negar o distorsionar sus sentimientos naturales de enojoy encontrar dificil ser asertivas debido a que buscan comportarse en formas a 332 a) 12/Car Rogen que son femeninas. Del mismo modo, los hombres niegan o distorsionan cm frecuencia los sentimientos naturales de ser tiernos debido a que los considera, inconsistentes con ser masculinos. En resumen, la conciencia del individuo de pende en gran medida del autoconcepto. Se tiende a considerar esas percepcn. nes COiiiO ajenas. Las experiendias ocurren en la realidad y el organismo reacciong ante éstas pero no son simbolizadas 0 reconocidas por el yo consciente. Congruencia e incongruencia Hay una necesidad de ser congruente para el yo como es percibido y el yo real e organismo. Existe un estado de congruencia cuando las experiencias simbolze das de una persona reflejan todas las experiencias reales del organismo. Cuandy estas vivencias simbolizadas no representan todas las reales, o si s6n negadas 0 distorsionadas, hay una falta de correspondencia entre el yo como es percibidoy el yo real. En tal situacién hay incongruencia y una posible desadaptacién. En forma de diagrama, se puede mostrar esto con circulos superpuestos, parecidosa la descripcién de Horney de la distincién entre el yo real y el yo ideal (figura 12.1). Cuando un individuo niega o distorsiona experiencias sensoriales y viscerales significativas surgen ciertas tensiones basicas. El yo como es percibido, el cual gobierna en forma primaria a la conducta, no es un representante adecuado de las experiencias verdaderas del organismo. Se vuelve cada vez ms dificil parael yo satisfacer las necesidades del organismo. Se desarrolla la tensi6n y se presenta una sensaci6n de ansiedad o incertidumbre. Rogers (1951) ofrecié el siguiente ejemplo. Una joven madre se concebiaasi misma como una “madre buena y amorosa”. No puede reconocer sus actitudes rechazantes negativas hacia su hijo debido a que no coinciden con su imagen de Figura 12.1 La personalidad total El diagrama a) describe una personalidad en un estado de tensi6n psiquica. El diagrama}) muestra una personalidad en un estado de congruencia relativa, en el cual han sido ite grados mas elementos de la experiencia en el yo. b Estructura del yo Experiencia Estructura del yo Experi eat Experiencias a distorsionadas Experiencias congruentes Fo | jornde la personalidad de Rogers 333 si misma. No obstante, estas actitudes negativas existen, y su organismo busca actos agresivos que puedan expresarlas, Se limita a manifestarse s6lo a través de canales que son consistentes con su imagen de si misma de ser una buena madre. En vista de que es apropiado para una buena madre comportarse en forma agre- 1 siva hacia su hijo cuando la conducta del nifio es mala, ella percibe una gran cantidad de conducta del nifio como mala y en consecuencia lo castiga. De esta manera, ella puede expresar sus actitudes negativas pero conserva su imagen de si misma de ser una buena madre. Cuando el autoconcepto es congruente con las experiencias del organismo, la persona esti libre de la tensi6n interna y adaptada desde el punto de vista psicol6- gico. Rogers dejé claro que no proponia la expresi6n libre e irrestricta de todos los impulsosy emociones. Parte de la realidad de la experiencia del organismo es que certosvaloressocialesy culturalesrequieren lasupresin de ciertasactividades. No obstante, el autoconcepto de una persona puede incluir tanto el deseo de compor- | tarse de una forma como de conducirse en otras formas mas aceptadas por la socie- dad. Silospadres pueden aceptar sussentimientos de rechazoasi comolosdeafecto por sus hijos, pueden relacionarse con ellos en forma mas honesta. Cuando las personas se dan cuenta de sus impulsos y percepciones y las acep- tan, incrementan la posibilidad de control consciente sobre su expresién. El con- ductor que es experto en caminos helados conoce la importancia de maniobrar “con la patinada” a fin de controlar el automévil. De la misma manera, al aceptar todas las experiencias, una persona obtiene un mejor autocontrol. Desarrollo de la personalidad | Rogers no plantea ninguna etapa especifica del desarrollo de la personalidad de | la infancia a la edad adulta. Se concenté en la forma en la que las percepciones de otros impiden o facilitan la autorrealizacion. Aunque la tendencia a realizarse | sigue determinantes genéticos, Rogers sefialé que est4 sujeta a influencias am- bientales intensas. a i El niio pequefio tiene dos necesidades basicas: la de consideracién positiva | ! de los demas y la de autoconsideraci6n positiva. La consideracién positiva se re- fiere a ser amada y aceptada como es la persona. Los niiios pequeiios se compor- tan de tal manera que muestran su necesidad intensa de la aceptaci6n y amor de aquellos que los cuidan. Experimentarén cambios significativos en su conducta con el propésito de alcanzar la consideracin positiva. Enna situaci6n ideal, la consideraci6n positiva es incondicional. Es dada en forma libre a los niiios por lo que representan sin importar lo que hagan. La in positiva incondicional no es contingente con ninguna conducta specifica, Un padre puede limitar o reprimir ciertas conductas indeseables de su hijoobjétando s6lo las acciones y no desaprobando al nifio 0 a sus sentimientos. | Unpadre que descubre a su hijo rayando la pared puede decir: “Escribir en la | pated la destruye. Usa este pizarr6n en su lugar.” Aqui, el padre limita los comen- | laos ala sola conducta. Pero el padre que dice: “Eres un nitio (nitia) malo por | _exribiren la pared”, ha pasado de la desaprobacién de la conducta a la desapro- | bacién del nifio. Esta consideraci6n ya no es incondicional. 334 12/Carl Rogers El nirio pequetio tiene dos necesidades bdsicas: la de consideracién positiva de los demés y la de autoconsideracién positiva La consideraci6n positiva condicional es dada s6lo bajo ciertas circunstancias, A los nitios se Jes hace entender que sus padres no los amaran a menos que pten- sen, sientan y actiien.como-ellos lo desean. En tales casos, el nitio percibe al padre como una persona. que impone condiciones de valor, especificando con esto las circunstancias bajo las cuales el nirio sera aceptado. Tales condiciones de valor pueden conducir al nifio a introyectar valores de otros sujetos en lugar de los del yo y provocan una discrepancia entre el autoconcepto y las experiencias del organismo, La autoconsideracion positiva se da en forma automitica si_se ha recibido. consideraci6n positiva incondicional. Los nitios que son aceptados por lo que son legan a percibirse a si mismos en forma favorable y con aceptacion. Sin embargo, ¢s muy dificil verse a uno mismo en forma positiva si es blanco continuo de critica y desprecio. Los autoconceptos inadecuados tales como los sentimientos de infe- rioridad o de estupidez con frecuencia surgen debido a que una persona no ha recibido una consideracién positiva adecuada de los demas. En el curso del desarrollo, a cualquier experiencia que sea una variaci6n del autoconcepto emergente se le niega la entrada al yo debido a que es amenazado- ra y produce ansiedad. Si a los nitios se les ensefia que es malo experimentar enojo, pueden comenzar a percibir como peligrosa o incorrecta la emocién del enojo en si en vez de s6lo ciertas expresiones de enojo. Ladistincion primaria hecha por Rogers es entre sentimientos y acciones. Los sentimientos simplemente son. Tienen un valor importante ya que ayudan a.cp- peoona de fancionamiento completo 335 tender la experiencia. Las acciones pueden ser apropiadas.o no. Algunas de éstas tienen que ser reprimidas ¢ ° impedidas para poder funcionar juntos en so- ciedad. Cuando a. una experiencia se le niega la entrada en el yo, no.sdlo es ignorada, sino que es falsificada ya sea con la pretensi6n de que no existe o con distorsion. En términos psicoanaliticos, la experiencia es reprimida. Como lo explicé Rogers (1951), un objeto o acontecimiento pueden ser registrados o percibidos en for- mainconsciente como una amenaza. Aunque produce reacciones viscerales en el smo, no es identificado en forma consciente; en vez de esto, el mecanismo te negaci6n o distorsién impide que la experiencia amenazadora se vuelva cons cignte. Rogers senialé que algunas personas insistiran en forma inflexible en un autoconcepto que se contrapone de modo claro con la realidad de su expe- riencia. Una mujer joven que piensa que es inferior y recibe un aumento puede creer que el jefe sinti lastima de ella, en vez de aceptarlo por haberlo ganado por merito propio. La persona que ha logrado un objetivo significativo puede comenzar a presentar una depresion profunda creyendo que el objetivo era in- merecido. La investigacion sobre cognicién social coincide con la creencia de Rogers acerca de que la autopercepcién es importante en el desarrollo de la personali- dad y que es necesaria la congruencia para la salud psicolégica. Ms atin, la inves- tigacién ha mostrado que las personas tratan de verificar su autoconcepto aunque éste sea negativo. Por tanto, los individuos que tienen un autoconcepto negativo amenudo eligen parejas que piensan en forma desfavorable de ellos. Quiza los juicios desaprobatorios incrementan su percepcin de que su mundo es predecible. Desde este punto de vista, las personas “pueden hacer un gran esfuerzo para mantener la percepcion de que estén en contacto con la realidad social, sin im- portar cuan dura pueda ser ésta” (Swann, Stein-Seroussi y Giesler, 1992). Es evidente que para Rogers la adaptacion psicologica es una funcién de la congruencia del yo con la realidad. El individuo que tiene una percepci6n preci- sade si y del ambiente es libre de estar abierto a experiencias nuevas y de realizar su potencial. Rogers creia que los padres apoyadores y un ambiente creativo pueden facili- tar la adaptacién psicolégica (1951). Estudios longitudinales han sugerido una correlacién positiva entre las practicas de crianza de los nifios prescritas por Rogers y un indice compuesto de potencial creativo en el inicio de la adolescencia (Harrington, Block y Block, 1987). Los individuos que han experimentado un desarrollo positivo tienen mayor probabilidad de convertirse en personas de fun- cionamiento completo. la persona de funcionamiento completo El individuo que funciona en un nivel 6ptimo, ya sea como resultado del desarro- lo personal o de tratamiento psicologico, es una persona de funcionamiento com- pleto, Rogers describié cinco caracteristicas de este ipo de individuo (1959). 336 12/Carl Rogers 1. eames opal Las personas de funcionamiento completo se perca- tan de todas sus experiencias: no estan a la defensiva y no necesitan negar 0 distorsionar las experiencias. Pueden reconocer un sentimiento aunque sea inapropiado actuar de acuerdo con éste. Durante una conferencia, un joven puede experimentar el deseo de tener relaciones sexuales con la joven que esta sentada junto a él. Se reprime de actuar en el momento porque recono- ce que tal acci6n seria imprudente, pero el sentimiento no lo amenaza. 2. Vida existencial Las personas de funcionamiento completo son capaces de_ vivir con plenitud y riqueza cada momento de la existencia. Cada experien- cia es fresca y nueva en potencia. No necesitan estructuras preconcebidas para interpretar cada suceso. Son flexibles y espontaneas. 8. Confianza organismica Las personas de funcionamiento completo confian en Tas experiencias de.su propio organismo. Pueden tomar en cuenta las opiniones de otros individuos y el consenso de su sociedad, pero no estan atados por ellos. 4. Libertad de expenencia Las personas de funcionamiento completo operan. como agentes de opcion libre. Asumen la responsabilidad por sus decisio- nes y conducta. Es obvio que estan sujetas a las leyes de Ja causalidad. Saben que su conducta esta determinada en gran medida por la estructura genética, las experiencias pasadas y las fuerzas sociales. No obstante, las personas de funcionamiento completo se sienten libres en forma subjetiva para perca- tarse de sus necesidades y responder de manera apropiada. 5. Creatividad. Las personas de funcionamiento completo viven de manera cons- tructivayefectiva en suambiente. La espontaneidad y flexibilidad caracteris- tica de estos individuos les permiten adaptarse en forma adecuada a los cambiosen susalrededores y buscar experiencias y desafios nueyos. Libres de restricciones, avanzan con seguridad e! en el proceso de autorrealizacién. a Rogers enfatiz6 que esto no es una “poliana” u opinion optimista en forma ingenua. Los términos como “feliz”, “dichoso” o “contento” no necesariamente describen a las personas de funcionamiento completo; en vez de esto, los indivi- duos son desafiados y encuentran significativa la vida. Sus experiencias son emo- cionantes, enriquecedoras y recompensantes. La autorrealizacion requiere el “valor de ser” y la disposicién de lanzarse uno mismo al proceso de la vida. oo Psicoterapia Carl Rogers es mejor conocido por el métode-de psicoterapia que desarroll6, éste es identificado originalmente como terapia centrada en el cliente o no directiva y en forma mas reciente como centrada en la persona. Rogers no s6lo creé este tipo de terapia sino que también lo estudié con esmero para determinar qué lo hace funcionar. Como cientifico, intent6 definir de manera operacional las con- diciones que subyacen a la terapia exitosa para generar hip6tesis que puedan ser probadas en forma empirica. El liderazgo de Rogers en demandar la validacion empirica de la psicoterapia fue una contribuci6n significativa, en particular si se considera su orientacion fenomenolégica e idiografica. ppcoterapia 387 Condiciones para el cambio terapéutico Los estudios de Rogers sugieren que hay tres actitudes terapéuticas necesarias y suficientes para el cambio. Por necesarias, Rogers quiere decir que estas tres actitu- des del terapeuta son esenciales y deben estar presentes. Por suficientes, se refiere aque si él cliente est4 incémodo con su yo presente y percibe estas actitudes, el cambio ocurrira. No se requieren otras condiciones. Rogers no sélo sostiene que estas tres actitudes subyacen a su método de terapia, también sugirié que subyacen acualquier relacion buena y técnica terapéutica exitosa, y conducen al desarrollo de actitudes positivas en el cliente (1961). La primera actitud es empatia, la capacidad de experimentar los sentimientos de otra persona como si fueran propios, pero sin olvidar que es un supuesto. Por medio de la empatia, el terapeuta es capaz de “ponerse en los zapatos” del cliente sin watar de adoptar sus actitudes o perder las propias. El terapeuta entiende el marco de referencia interno del cliente y lo comunica, en gran medida a través de declaraciones que reflejan los sentimientos del cliente. La segunda actitud es la aceptacién, en la que el terapeuta no plantea ningu- na condicin de valor. La aceptacién significa en esencia un reconocimiento sin juicios de sf mismo y de la otra persona. Por medio de la aceptaci6n el terapeuta le permite actuar de modo libre a la otra persona. La actitud final es la autenticidad. El terapeuta efectivo es auténtico, integra- do, libre y profundamente consciente de las experiencias dentro de la relacién. El terapeuta no necesita ser un modelo de salud mental perfecta en todos los aspectos de su propia vida, puede tener errores y dificultades en otras situaciones. Pero dentro de la relacién de terapia, necesita ser congruente. Dadas estas condiciones, Rogers crefa que podian ocurtir cambios constructi- vos y positivos en Ia personalidad. En un clima de aceptacién o consideracion positiva incondicional, el cliente sera capaz de explorar aquellos sentimientos y experiencias que han sido negadas o distorsionadas antes, y puede abandonar las condiciones de valor y defensas anteriores para volverse receptivo a la experien- cia organismica. Al hacerlo, el autoconcepto del cliente se volver en forma gra- dual mas congruente con las experiencias reales del organismo. Respuestas a las comunicaciones emocionales Rogers no us6 ninguna técnica especial, tal como la asociacién libre o el andlisis de los suefios, en su terapia. La direccién de la terapia es determinada por el dlente. Si hubiera algtin tipo de instrucci6n en la terapia rogeriana, serfa: “Hable de cualquier cosa de la que quiera hablar”. El cliente determina qué se discutira, cuando y en qué medida. Es por esto que la forma de terapia de Rogers ha sido denominada “centrada en el cliente”. El cliente que no desea hablar sobre un tema en particular no es presionado a hacerlo. De hecho, puede no hablar en absoluto. Rogers estaba en realidad convencido que sus clientes tenfan la capaci- dad de entender y explorar sus problemas y que dada la relacién terapéutica apropiada, es decir, una actitud de aceptaci6n, avanzarian ms hacia una mayor autorrealizaci6n. 12/Carl Rogers En laterapia rogeriana, el terapeuta comunica la actitud de aceptac gran medida a través de declaraciones que reflejan los sentimientos del cl Se puede entender esto mejor si se distingue entre diferentes clases de respuesta uMicaciOnes emocionales. Rogers desarroll6 varios estudios en los que orma ea qué-se_comunican las personas en situaciones frente a frente cotidiana aNgual que é tcrapia (Rogers y Roethlisberger, 1952). frese la siguiente comunicacion hipotética: “El doctor me dice que no me ero. tes en las que mayér parte de | se sta-operacion.” May muchas formas diferen- sta-declaracion. Rogers descubrié que la nan dentro de una de cinco categor usadas’en el siguiente orden di fencia en la vida cotidiana: 1) evaluativa, 2) interpretativa, 3)-tranqutfiza: ‘exploradora y 5) reflexiva. Cada una de es- ~tas respycstas tiende a comducir hacia una comsecuencia Una respuesta tiva cotoca wnjuicio de valor mientos, descos 0 conductade la persona. Se podria decir: “Usted no debe temér ala operacién.” Las respuestas evaluaiivas pueden ser utilizadas cuandaal oyente se le pide de manera especifica que dé una opini6n o que revele valores o actitudes. Sin embargo, debido a que las respuestas evaluativas hacen juicios, tienden a quitar una actitud de aceptacion basica del otro individuo. Nuestra tendencia natural a aprobar, desaprobar, juzgar 0 evaluar los comentarios de otra persona es una barre- ra primaria para el entendimiento en la comunicaci6n, lo cual conduce a menudo a.una reaccién defensiva en el hablante y a una situaci6n en la que cada parte sim- plemente observa el problema desde su propio punto de vista. Una persona que es defensiva ya no se abrira a una exploraci6én mas profunda de la ansiedad. Una respuesta interpretativa es un esfuerzo de parte del oyente para.comuni- car al hablante original cual es el problema en realidad 0 como cree que se siente en realidad el hablante respecto a la situaci6n. Se podria decir: “Eso se debe aque usted tiene miedo de estar inconsciente durante la operaci6n.” La interpretacion es una técnica que se emplea con frecuencia en terapia intensiva. Bajo la supervi- sién de un especialista entrenado y experto, puede ser un complemento valioso para ayudar a desarrollar un insight. Pero en manos de un aficionado, la interpre- tacion puede ser una herramienta peligrosa. En primer lugar, puede estar equivo- cada. Segundo, si es correcta, debe ser presentada en el momento apropiado. Si una interpretaci6n es presentada en mal momento, puede ser rechazada debido a que el hablante no estaba listo para ésta y puede provocar que se sienta malinterpretado y reacio a discutir mas el asunto. Por estas razones cualquier interpretacién debe ser presentada s6lo de forma tentativa y dejarse abierta a una confirmacién posterior. Ademés, una interpretacién debe ser regulada de tal manera que no sea presentada hasta justo antes de que el hablante esté a punto de hacer la misma observacion. Cuando se usa en forma apropiada, con habi dad, empatia ¢ integridad, las interpretaciones pueden ser catalizadores potentes para la maduracion. Una respuesta tranquilizadora intenta calmar los sentimientos originales del hablante. Implica que el individuo necesita no sentir de esa forma. Se podria dedr: “Muchos otros han salido bien de esa operacion.” Las respuestas tranquilizadoras pueden ser ttiles para transmitir aceptaci6n al hablante o para alentar a una per picoterapia 339 sona para que intente conductas nuevas que podrian ayudar a resolver un proble- ma. Sin embargo, un individuo percibe con frecuencia la tranquilizacién como un intento por minimizar el problema. El individuo esté preocupado por su propio dilema, no por el de otras personas. Introducir los problemas de otras personas 0 los propios en un esfuerzo por apaciguar puede sugerir que el oyente no esta to- mando en serio el problema del hablante o desea descartarlo. Una respuesta exploratoria busca mas informaci6n. Se podria preguntar: “Qué es lo que le asusta de la operaci6n?” La informacion adicional puede ser muy itil para ayudar al oyente a entender el problema. Con demasiada frecuencia, sin embargo, una respuesta exploratoria es considerada como una intromision a la privacia. El individuo puede reaccionar para sus“adentros “Eso no le importa”. Rogers recomendaria que se evite una respuesta exploratoria o que sea presenta- da de tal forma que el hablante sea libre de abandonar el tema. Se podria pregun- tar tan solo: “zLe gustaria hablar al respecto?”, en cuyo caso el hablante es libre de decir: “No, no quiero”, si el tema es demasiado doloroso. La respuesta reflexiva busca captar los sensimientos subyacentes que son ex- presados cn Ia comynicaci6n original. Se podria decir: “Usted estd muy asusta- do.” Una declaraci6n reflexiva eficaz no tan s6lo repite las palabras o pensamientos originales del hablante, intenta dirigerse hacia la emocién subyacente que fue expresada. Fs mas efectiva si el oyente usa sus propias palabras y responde de una manera que iguale la profundidad de la comunicacién original. Debe hacerse una distincién entre una respuesta reflexiva y una simple repe- lici6n. Una repeticién reitera el pensamiento del comentario original, mientras que un comentario reflexivo busca expresar la emocién subyacente. Las respuestas re- flexivas son titiles porque le sugieren al hablante que el oyente esta interesado y entiende lo que él 0 ella estan tratando de decir. Una respuesta reflexiva tiene mayor probabilidad de animar al hablante a explicar y explorar mas a fondo el problema. Ademés, ayuda al oyente a entender el marco de referencia interno de a otra persona. Por estas razones, es probable que sea la respuesta mas fructifera que se pueda emplear, en particular para una persona lega e incluso para un terapeuta experto en las fases iniciales de una relacion. Rogers creia que la terapia significativa no esta confinada a la oficina del te- rapeuta o consejero profesionales. Cualquier relacién puede ser terapéutica cuando tiene las condiciones necesarias y suficientes. La mayoria de las personas podrfan poner en practica el ejercicio del uso de la respuesta reflexiva en vista de que es la ms fructifera pero la menos usada. La teoria de Rogers se relaciona de manera intensa con el desarrollo de habilidades interpersonales y de comunica- Gién efectivas. Psicoterapia de apoyo en contraposicién con psicoterapia reconstructiva Los diferentes métodos de psicoterapia varian en sus propésitos. Algunas terapias se dirigen al fortalecimiento de conductas adaptativas y otras buscan reorganizar la estructura basica de la personalidad. En un extremo del espectro, el psicoan- lisis es un ejemplo de psicoterapia reconstructiva. Por medio del andlisis de las 12/Carl Rogers resistencias y la transferencia el analista busca eliminar las defensas de modo que el analizado pueda comunicar sentimientos verdaderos e integrar su propia per- sonalidad. Por otra parte, muchas técnicas psicoterapéuticas se caracterizan me- jor como de apoyo, en vista de que buscan fortalecer los instintos y defensas adaptativos sin intentar forzar de manera necesaria la estructura subyacente de la personalidad. Es claro que la psicoterapia reconstructiva es una labor mucho mas intensa, lo cual explica la duracién prolongada del psicoandlisis. Aunque no esta en contra de proporcionar insight cuando Ia ocasién lo amerita, el enfoque de Rogers tiende a ser de apoyo en lugar de reconstructivo. Una técnica no es mejor que la otra; en vez de esto, se necesita reconocer que para personas diferentes, en circunstancias distintas, y quizas incluso en épocas diferentes de sus vidas, un enfoque puede ser ms adecuado que otro. Esta varia- cién puede ayudar también a explicar por qué la técnica terapéutica de Rogers ha sido exitosaen particular con estudiantesen edad universitaria, muchos de los cuales po tienen trastornos graves, sino que estan pasando por un periodo dificil de iden- tidad durante el cual la terapia de apoyo puede ser muy util. Rogers sefialé que todos pueden beneficiarse de la asesoria. Aunque no presenten problemas mani- fiestos que afecten en forma grave sus vidas, pueden no estar funcionando tan bien como les gustaria. Rogers reconocié que en un periodo tensionante en particular de su vida fue tratado por un colega. Se sentia satisfecho de haber sido capaz de desarrollar un método de terapia y de entrenar a terapeutas y consejeros que no s6lo eran independientes sino que ademis eran capaces de ofrecerle la clase de ayuda que él necesitaba. Después de que él mismo recibié terapia, Rogers sint que su propio trabajo con los clientes era cada vez mas libre y mas espontaneo. Cambios en la perspectiva de Rogers sobre la terapia Los primeros escritos de Rogers sobre técnicas terapéuticas enfatizaron la idea de que el potencial para una salud mejor estaba en el cliente. El papel del consejero era en esencia desarrollar el tipo de respuestas reflexivas que permitirian florecer al potencial del cliente. Mas tarde, Rogers cambié de su énfasis en la técnica a la autenticidad del terapeuta y al uso del yo en la terapia (Bozarth, 1990) En afios posteriores, Rogers estuvo menos interesado en la asesoria individual y mas en la de grupo, al igual que tuvo preocupaciones sociales mas amplias. Fue un elemento importante en el campo de los grupos de encuentro y patrociné algunos grupos interraciales ¢ interculturales. Desafié algunos de los conceptos en los que se basa la sociedad occidental, tales como que el poder es el poder sobre otras personas o que la fuerza es la fuerza del control. En su lugar sugirié que la influencia es obtenida s6lo cuando el poder es compartido y que el control €s constructive cuando es autocontrol. Escribié sobre educacién, en particular respecto a la superior, describiendo un plan para el cambio radical en Ia educa- ci6n de profesores y la investigaci6n de los efectos de las actitudes de ellos sobre elaprendizaje de los estudiantes. Enfatiz6 la importancia de combinar el aprendi- zaje a través de la experiencia con el aprendizaje cognoscitivo. Ademas explor6 varias formas de uniones de pareja o alternativas al matrimonio asi como otras relaciones interpersonales en la sociedad Fyaluacidn ¢ investigaci6n en la teoria de Rogers S41 Evaluacion e investigaci6n en la teoria de Rogers Rogers tuvo una disposicién excepcional a la prueba empirica de sus teorias. El caracter privado y confidencial del tratamiento clinico ha hecho muy dificil estu- diarlo en su ambito natural. Sin embargo, con la autorizacién de sus clientes, Rogers introdujo la grabadora y la cimara filmica al cuarto de tratamiento. No creia que éstas lo distraerian de Ia terapia. En un corto tiempo, tanto el cliente como el consejero se olvidaban del equipo de grabacién y actuaban en forma natural y espontinea. Las grabaciones de Rogers han proporcionado un grupo de transcripciones reales de sesiones terapéuticas que pueden ser observadas y estudiadas. Las sesio- nes han sido analizadas en varias formas. Un sistema de clasificacién permite notar las clases de declaraciones hechas tanto por el cliente como por el conseje- ro, Las escalas de estimacién supervisan el progreso y el cambio que ocurren durante la terapia desde los puntos de vista tanto del cliente como del consejero. Un método que us6 Rogers para estudiar los cambios en el autoconcepto de una personaesla técnica de la clasificacién Q, desarrollada por William Stephenson. Esta prueba usa uit paquete de cien tarjetas que contienen declaraciones 0 pala- REFLEXION CRITICA Evaluacién con la Prueba de Clasificacion Q Usted puede explorar la técnica de clasificacién Q si hace y clasifica una serie de tarjetas. Copice la lista de veinticinco formas diferentes en las que podria percibirse a si mismo del cuadro 12.1 anotando una descripcién para cada tarjeta. Primero, cla- sifique las tarjetas en siete grupos diferentes, que vayan de “menos como yo" a “mas fin de hacer que los grupos sigan una curva de distribucién normal, necesitard colocar la mayor parte de las tarjetas en los grupos de en medio, esto con el propésito de indicar que la caracteristica es algo parecido a como ustedes, pero no lo mas o lo menos. Su distribucién final seria como ésta: (menos como yo) (mais como yo) grupo # 1 2 3 4 5 nim, de tarjetas 12 5 9 5 2 1 o 342 12/Carl Rogers bras descriptivas que pueden ser usadas para describir al yo. A la persona se le dan las tarjetas y se le pide que las clasifique de acuerdo con su autopercepcion én uA orden preestablecido, el cual recuerdaa una curvade distibuci6n normal. La técnita de clasificaci6n Q ha sido usada para medir los cambios que ocurren a lo largo de la terapia. En resumen, Rogers le dio un impetu al desarrollo de medios para la investigacién empirica en curso en los procesos de terapia y del yo. A partir de sus estudios, Rogers concluy6 que hay una predecibilidad clara para el proceso terapéutico. Dadas ciertas condiciones, tales como las tres actitu- des del terapeuta bosquejadas antes, pueden esperarse ciertos resultados predecibles. El cliente expresara actitudes motivacionales profundas y comenza- réa explorary avolyerse mas consciente de las actitudes y reacciones. Comenzara aaceptarse a simismo en forma mds completa y descubrira y elegira objetivos mas satisfactorios. Por tiltimo, el cliente comenzara a comportarse en una manera que indique un mayor crecimiento y maduracién psicol6gicos. Los estudios realizados por otros investigadores con individuos con proble- mas y en Ia educacién ha apoyado la opinion de que cuando estan presentes condiciones facilitadoras ocurriran cambios en la personalidad y en la conducta (véase Aspy, 1972; Aspy y Roebuck, 1976; Tausch, 1978). I ‘Cuadro 12.1 Formas sugeridas de percibir al yo 7 Me hago demandas fuertes a mi mismo. A menudo me siento humillado. Gon frecuencia me desanimo por las cosas que hago. Dudo de mis capacidades sexuales. ‘Tengo una relacién emocional afectuosa con los demas. Es dificil controlar mi agresion. Soy responsable de mis problemas. ‘Tiendo a ponerme en guardia con las personas amistosas. Soy una persona responsable. Por lo general me siento impulsado a trabajar duro. El autocontrol no representa mayor problema para mi. Soy desorganizado. Expreso mis emociones con libertad. Me siento apatico. Soy optimista. ‘Trato de no pensar en mis problemas. Soy atractivo desde el punto de vista sexual. Soy timido. Le agrado a la mayoria de las personas que me conocen. Temo a un desacuerdo hecho y derecho con una persona. Por lo general puedo decidirme y sostenerme. Parece que no puedo decidirme de una manera o de otra. Soy impulsive. Temo al sexo. Soy ambicioso. ender: Blosota, clenciay arte 343 joria de Rogers: filosofia, ciencia y arte Rogers realizé una labor intensa para volver a hacer al ser humano el foco prima- fio del estudio psicol6gico. Al hacerlo, reafirmé con claridad el caricter filosofico de la teorizacién de la personalidad. Al mismo tiempo, fue muy cuidadoso de istinguir entre sus supuestos filosoficos y sus hipétesis cientificas. Por ejemplo, enlateoria de Rogers el yo no es un concepto filos6fico, sino un nombre para un grupo de procesos, el cual puede ser estudiado en forma cientifica. La cuestion de a utilidad de los conceptos del yo y la autorrealizacion continéian atrayendo la discusion y el debate (véase Geller, 1984; Ginsburg, 1984). ‘Aun asi, el énfasis de Rogers en la subjetividad y en el marco de referencia interno del individuo dificult6 la investigacién cientifica. Los investigadores han dado mayor importancia por tradicién al papel del observador externo debido a que, como se ha visto, los reportes introspectivos son mucho mas dificiles de vali dar que los extrospectivos. Rogers fue criticado por usar autorreportes en su in- restigacién y muchos psic6logos cientificos han rechazado la idea de Rogers respecto al yo debido a sus métodos. Sin embargo, Rogers alent6 a los especialistas a invitar a la persona como un coinvestigador en la indagaci6n de la personalidad. El concepto del yo, el cual revitaliz6, es descrito en forma creciente como un constructo psicologico com- plejo que se deriva de interpretaciones de facetas cognoscitivas, afectivas- motivadoras y de actitud. Dentro de los individuos, hay un yo con variados aspectos imerrelacionados en comparaci6n con una multiplicidad de yos. La existencia de una armonia entre el patrén, la tipologia de la personalidad y el yo proporciona un marco de referencia para explicar ambas realidades (Zlate, 1989). En el reporte subjetivo existen tendencias a suprimir informacién oa propor- cionar datos aceptables desde el punto de vista social en lugar de la verdad. Sin embargo, si se tienen en cuenta estas tendencias hacia el error, se pueden poner en practica medidas para evitarlas. En este sentido, la introspeccién no es diferen- tede cualquier otro método cientifico. La extrospeccién esta también expuesta a una gran cantidad de error: los érganos sensoriales pueden presentar alguna de- ficiencia 0 ser engafiados. Los psicélogos han sabido desde hace mucho que es dificil que haya una correspondencia perfecta entre el estimulo, o la evidencia del entorno que alcanza a nuestros sentidos, y nuestra percepci6n del mundo. La introspeccién no implica a los Srganos sensoriales en la misma medida que la ‘extrospeccin y, por tanto, en algunos aspectos puede ser més confiable. De este ‘modo, el énfasis de Rogers en la introspeccién fue una correccién stil al énfasis en la extrospeccin que caracteriz6 a la psicologia estadounidense. Los autorreportes introspectivos han ganado una aceptacidn amplia con los teéricos de a conducta social y cognoscitiva y el énfasis presente en la cognicién, No obstante, una critica importante a la perspectiva de Rogers es que esta baada en un concepto simplista de la fenomenologia y no refleja un entendi- mniento intrincado de la complejidad de los procesos que subyacen a la concien- ca humana, Tampoco toma en cuenta las estructuras cognoscitivas inmaduras el niio y su incapacidad para hacer distinciones claras entre sentimientos y ac- 344 12/Carl Rogers ciones. Decir que el mejor punto de vista para entender a un individuo es el del propio sujeto minimiza la frecuencia con la que los seres humanos no aceptan 0 distorsionan la verdad sobre si mismos. Muchos de nosotros tendemos a elegir el autoengaiio en lugar del autoentendimiento. Aunque Rogers reconocié que hay experiencias de las cuales una persona puede no percatarse debido a los proce- sos de negacion y distorsién, no crefa que la represin fuera inevitable y sostenia que una atmésfera de aceptacién es suficiente para cancelar la represion. Los criticos sugieren que esta creencia es ingenua y que Rogers no reconocié el poder ¢ intensidad de las fuerzas inconscientes. SUPUESTOS FILOSOFICOS Revision de Rogers 2Gémo estimaria a Rogers en cada uno de los supuestos filos6ficos basicos descritos en el capitulo 1? Cada cuestién basica fue presentada como una dimensién bipolar a lo largo de la cual puede ser colocada la opinién de una persona segiin el grado de acuerdo con uno wotro extremo. Valore las opiniones de Rogers en estos asuntos. Cuando haya determinado donde piensa que se encuentra Rogers, compare sus res- puestas con las de sus compaiieros de clases y las de su instructor. Debe estar dispuesto a defender susestimaciones, pero también debe estar preparado para cambiarlas bajo la pers pectiva de los argumentos irresistibles de los demas. Después, compare su apreciacion de Rogers con su propia perspectiva en cada cuestin y con aquéllas de otros teéricos. 2Esta comparacién le ayuda a entender por qué su teorfa le atrae 0 no? enen poco control, "si es que tienen alguno. EEE lt—t— de Rogers: filosofia, ciencia y arte 345 El propio ejemplo de Rogers de los dos hombres, uno de los cuales vio una piedray el otro una planta enredadera, describe las limitaciones de su enfoque. A pesar de la forma en que se percibe un objeto, o incluso si no es visto, su realidad tiene un impacto. Después de todo, “el contacto con una piedra causaré una las timadura sin importar cémo sea percibido”. “La realidad no est4 determinada por completo en forma interna” (Lerman, 1992). La investigacién en psicologia feminista muestra que las personalidades de los individuos estan relacionadas en forma intima con el mundo en que viven y las condiciones de valor que les son impuestas. La realidad de la subyugaci6n de las mujeres (y se podria agregar la de hereditario ambiental Las caracteristicas beredadas € Los factores en el ambiente innatas tienen la influencia mas tienen la influencia mas importante sobre la conducta de importante sobre la conducta una persona. de una persona. unicidad universalidad Cada individuo es tinico y no Las personas son de manera puede ser comparado con los basica de naturaleza muy demas. similar. ea : reactivo proactivo Los seres humanos actiian de manera principal por su propia iniciativa. Los seres humanos reaccionan de manera principal ante los estimulos del mundo exterior. i pesimista La personalidad y conducta de una persona son de manera esencial estables ¢ inmutables. Pueden ocurrir cambios significativos en la personalidad y la conducta a lo largo del curso de una vida. 346 12/Carl Rogen otros grupos oprimidos) influye en lo que pueden ser, en cOmo se conciben ay mismas y en el desarrollo de su personalidad (Miller, 1976). Por tanto, Rogersy otros humanistas “fallaron en reconocer que ninguna persona construye su pro pia realidad sin influencias externas”, El hecho es que “las instituciones patriarcaes limitan y restringen en forma grave las posibilidades para las mujeres, sin impor. tar si las que estan involucradas se consideran oprimidas 0 no... Implicar que. todo lo que una mujer tiene que hacer es cambiar su percepcién de si misma. [y] dicho... cambio eliminarfa todos los obstaculos culturales, econémicos, les ¢ interpersonales... es absurdo... Creer que se tiene el derecho legal de dejar una relaci6n de maltrato no garantiza, en si y por sf mismo, que cualquier mujer implicada pueda tener éxito en dejarla, que estara segura después de dejarla o que tiene los recursos econémicos para mantenerse a si misma y a sus hijos slo hace” (Lerman, 1992). ‘Sin embargo, la perspectiva de Rogers acerca del desarrollo y realizacién del yo puede estar muy ligada a la cultura. Ha sido acusado de fomentar el egoismo (Marin, 1975; Wallach y Wallach, 1983) y de hacer las relaciones interpersonales “instrumentales” y “competitivas” (Geller, 1982). Su descripcién del yo saludable como un ser realizado, distinguido de los demas y dependiente del logro, puede no ser relevante para culturas no occidentales donde el yo es delineado en térmi- nos de la relacién con los demas, en particular dentro de la familia (Markus y Kitayama, 1991), Esto puede ser extrafio, debido a que Rogers (1963) indicé que uno de los resultados de la autorrealizaci6n son las relaciones sociales arménicas y profundas. Das (1989) afirma que la perspectiva de Rogers puede ser considers da como complementaria del concepto de autorrealizaci6n en el hinduismo védico y en las dos escuelas principales de budismo: Thervada y Mahayana. Al mismo tiempo, una perspectiva fenomenolégica da equilibrio a la psicolo giaal proporcionar una voz humana en un mundo electronico en crecimiento de computarizacién y nos recuerda que la psicologia es de manera principal una ciencia humana (Mruk, 1989). REFLEXION CRITICA a Influencias externas en la construccién de la realidad propia 2Puede pensar en otros ejemplos de cémo las realidades y condiciones de valor e«- ternas influyen en la forma en que los individuos construyen su realidad? Una mujer puede ser violada aun cuando creia que estaba segura en su hogar o tenia confianza en su novio o cényuge. Qué otros ejemplos puede proponer para las mujeres ¥ minorias oprimidas en varias culturas? ;Puede dar ejemplos de personas que llegan a los extremos para mantener la creencia de que estén en contacto con la realidad aun cuando ésta pueda ser muy cruel? , era de Rogers filosofia,ciencia y arte HT El esmerado estudio empirico de Rogers sobre el proceso terapéutico ha es dlarecido de modo considerable el fenémeno y practica de la terapia, La investi- gacién cientifica ha ayudado a dilucidar los tipos de situaciones y relaciones que conducen al cambio. La discusin de Rogers respecto a la actitud terapéutica de aceptacion es una correcci6n util del énfasis excesivo de Freud en la transferen- cia. Es la relaci6n personal real entre el terapeuta y el cliente la que fomenta el cambio en la personalidad. La contribucién mas duradera de Rogers puede ser el impacto terapéutico de la capacidad de saber escuchar (Cain, 1990): una actitud de apertura y buena disposicién para escuchar, que por lo general se da por he- cho y suena muy facil, pero en realidad es dificil en extremo de llevar a cabo. Rogers, a alentar la validacién empirica de sus teorias, ha facilitado el desarrollo de técnicas terapéuticas centradas en la persona. Rogers (1961) criticé las implicaciones sociales y filos6ficas de una ciencia conductual rigida, como la propuesta por B. F. Skinner, quien defendia el desa- rrollo de una tecnologia para controlar la conducta humana (véase capitulo 8). Rogers crefa que esa clase de sociedad destruirfa nuestra persona. Recono- ci6 que la ciencia trajo consigo el poder de manipular; si se valora la capacidad de con-trolar a otras personas, la tecnologia cientifica puede decir cémo lograr este objetivo. Por otra parte, si se valora la libertad y la creatividad individuales, la tecnologia cientifica puede facilitar estos fines también. En cualquier caso, l objetivo que dirige a la labor cientifica se encuentra afuera de ésta. La dife- rencia basica entre un enfoque conductista y un humanistico es una eleccién filos6fica (1980). Cada una de éstas conduce a diferentes temas de investigacin ya distintos métodos de validacién (véase también Harari, 1989; DeCarvalho, 1989). Rogers sugiri6 que se necesita ser explicito respecto a los objetivos a los que se desea sirva el esfuerzo cientifico. Rogers, en su papel de cientifico, estudié la predecibilidad del proceso terapéutico, no para controlar la conducta de sus clien- tes sino para ayudarlos a ser menos predecibles y mas libres, responsables y espon- téneos. Los psicélogos han acogido bien la reintroduccién que hizo Rogers de la im- portancia de la subjetividad y la percepcién en la determinacién de la conducta, un tema consistente con el énfasis cognoscitivo actual. Sus técnicas terapéuticas han sido reconocidas en forma amplia y adoptadas en la educacién, la industria y én programas sociales. Mas atin, la teoria de Rogers impuls6 una gran cantidad de estudios e investigaciones, en particular respecto a su concepto del yo y al proceso de la psicoterapia. Su énfasis en la potencialidad humana yen la libertad proporciona una alternativa atrayente a las teorias que dan mayor importancia a laidea de que estamos controlados en gran medida por fuerzas externas o incons- centes. Su teorfa caus6 un gran interés para aquellos que comparten su filosofia humanista y optimista del ser humano. Tena (1993) afirma que la teoria de Rogers respecto a una “persona nueva ‘emergente” puede ser concebida mejor en el marco de referencia de un “proceso olutvo-revolucioy En América Latina, Picologia transper 348 smith (1999) rmiento social 12/Carl Rogers la psicologia humanista se€ origin6 como un m,.- spectiva sobre la naturaleza humana, uerda que reel mo una per al igual que © eS Resumen x - jsta de Rogers esta influida por la fenomenologia, ta cas La ter ae importante no es el objeto 0 acontecimiento po, que lo que = ii ido, En psicologia esto significa un énfasveny 10, iN sana “7 conviccion de que el mejor punto de vista para en, conciencia hun jduo es el de la propia persona. El campo fenoménico ten ns jencias que ha tenido un organismo, ef | de experien' realasuma total * ~ 7" nefien “ee eV individuo como un proceso y el yo es el concepto de quiénes oa cién.es la dindmica dentro de la que el organismo se os, La autorrealiza 7" iales. ark Ta realizacion, satislacciOn.y aumento de sus potenciales. Yas ome. linge tan el proceso de autorrealizacion. Las emoGones ciones rm i6 So ee experimentadas a plenitud facilitan la maduracion y la represiOn es innece. saria. =. st ee . cia existe cuando las experiencias simbolizadas de le congruencia ™ 7 ee ieee reflejan_a las reales. Cuando - negacisn ° la distorsiGn ex presente en la simbolizacion, hay un estado le incongruencia, El nifio pequend tiene una necésidad intensa de consideracién positiva. En forma ideal, ésta ¢s incondicional. Si es contingente con conductas e%, cif cas se convierte en consideracion positiva condicional y plantea condiciones de valor que pueden llevar al nino a introyectar valores de otras personasya volverse incongruente. De acuerdo con Rogers, una persona de funcionamiento completo se carac- teriza por apertura a la experiencia, vida existencial, confianza organisiiier, libertad de experiencia y creatividad. — Rogers es conocido mejor por su mé todo de terapia centrada en la persona. Crefa que hay tres actitudes terapéuticas necesarias y suficientes para el taii- bio: empatia, aceptaci6n y autenticidad, Rogers distinguia entre cinco respuestas diferentes a las comunicaciones emocionales: evaluativa, interpretativa, tranquilizadora, ex, loratoria y re flexiva. Cada una de éstas tiene efectos diferentes. Rogers eas Tau de la respuesta reflexiva. La terapia centrada en la persona ticnde.a.ser-de-apoyo en lugar de reconstructiva. En sus tiltimos escritos, Rogers destaco la necesidad de que el terapeuta estuviera presente como una persona mas en la relaci6n y mor tr6 mayor interés en la terapia de grupo y el cambio social. Ha fomentadolt prueba empirica de sus teorias y desarrollé métodos de evaluacién y predic cién del cambio terapéutico. qakivhouaen ado en ditnguir entre ss supuesos files ciaysnobjetivo de can sic la perspectiva que tenia Skinner de la om lalibertad responsabilidad lar la naturaleza humana en lugar de increme! . : y espontaneidad humanas. Sefialé que Tatecm > 6 12/020 Rogen, ta se originé como un moy, bre la naturaleza humana, por la fenomenologia, la cual pjto 0 acontecimiento por a Pesto significa un énfasis oh mejor punto de vista paraen ona. El campo fenoménico sc tenido un organism, eT yo cs cl concepto de quienes mio de la que el organs de sus potenciales. Lav SRE. torrealizacion. Las emociones: acion ylarepresion esinnece. Lexperiencias simbolizadas de Pnegacion o la distorsign et te incongruencia dc consideracion positive. En ngente con conductas cif dicional y plantea condiciones ar valores de otras personasya jonamiento completo se carsc- tencial, confianza organfsTMeR, terapia centrada en Ia persona. saris y suficientes para TCi- ferentes a las comunicaciones quilizadora, exploratoria y tes. Rogers alent a.ser-de-apoyo en lugar de rs destacé la necesidad de que ona mas en la relacién y mor cambio social. Ha formentadola nétodos de evaluacién y predic ire sus supuestos filoséficos¥ va que tenia Skinner de la ie umana en lugar de increment! | humanas. Seiial6 que la tee" corns aoa 9 Jogia puede ser usada para fomentar muchos objetivos diferentes. Su propia perspectiva ha sido criticada por basarse en una fenomenologia simplista y por estar muy ligada a la cultura, y elogiada por incrementar el entendi- miento de las relaciones interpersonales. El estudio empirico euidadoso que reali Rogers sobre el proceso terapéutico ha esclarecido de forma consi derable el fendmeno de la terapia y la asesoria. Ke ‘para lecturas adicionales | Sugerenctas: Carl Rogers fue un eseritor brillante cuyas obras son relativamente ficiles de en- tender paratina persona lega. En Counseling and Prychotherapy (Houghton Mifflin 1942), Rogers introdujo por primera vez su téenica de terapia, cio ejemplos y la compar con otros métodos terapéuticos. Client-Centered Therapy (Houghton Miflin, 1951) refleja el cambio de nombre que le dio Rogers a su técnica con el jto de enfocar la atencién en el cliente como el centro del proceso tera petico. Este libro dliscute la practica e implicaciones de la terapia centrada en el ‘lente y también describe la teoria le Rogers acerca de la personalidad y conduc- ta.Con Rosalind Dymond, Carl Rogers edité Prychotherapy and Personality Change (University of Chicago Press, 1954), el cual presenta trece estudios empiricos que invesgan hip6tesis que surgieron del enfoque centrado en el cliente. En un gru- po de articulos significativos organizados en el libro On Becoming a Person (Houghton Mittin, 1961), Rogers describi6 sus propias experiencias como con- sejero, su perspectiva de la persona de funcionamiento completo, el lugar de la imvesgacion en la psicoterapia y sus implicaciones para la educacion, la via far nilary las funciones de grupo. También incluye la critica de Rogers B.F-Skinner. Fradom to Learn (Charles E. Mertill, 1969) discute formas para lograr que en el ‘al de clases el aprendizaje sea mas relevante y significativo para los estudian- tes Rogers explicd el modo en que el ambiente que hace efectvo el aprendizaje cessimilar a aquellas actitudes que conducen al cambio de la personalidad en la ‘erapia. A Wig of Being (Houghton Miffin, 1980) describe los catabios que ocur rion en la vida y pensamiento de Rogers durante la década de 1970, Rogers ‘eabaconvencido que la mejor y mas rigurosa exposicién de su teoria se encon- ‘nba en su articulo en Koch, Psychology: A Study ofa Science (McGraw-Hill, 1959), Resimenes de la propia investigacién de Rogers ptieden encontrarse en un ltr editado por él, The Therapeutic Relationship and Its Impact (University of Wisconsin Press, 1967) y en el libro de Rogers y Dymond mencionadlo antes. Para una discusin de la investigacién generada por la teoria del yo, el lector puede ‘emiiseal capitulo de R. Wylie sobre “The Present Status of Self Theory” en E. F. Borgoua y W. W. Lambert, Handbook of Personality and Research (Rand McNally, 1968) y su libro. The Self Concept (University of Nebraska Press, 1974, 1978), asi ‘om el librode D.N. Aspy, Toward a Technology for Humanizing Education (Research Press 1972), yel articulo de R. Tausch, “Facilitating dimensions in interpersonal ‘elations: Verifying the theoretical assumptions of Carl Rogers", Callege Student Journal, nim. 12(1), 1978.