Está en la página 1de 11
Asociación Española para el Desarrollo de la Ingeniería Eléctrica Universidad de Sevilla XVII REUNIÓN DE GRUPOS

Asociación Española para el Desarrollo de la Ingeniería Eléctrica

Asociación Española para el Desarrollo de la Ingeniería Eléctrica Universidad de Sevilla XVII REUNIÓN DE GRUPOS

Universidad de Sevilla

XVII REUNIÓN DE GRUPOS DE INVESTIGACIÓN DE INGENIERÍA ELÉCTRICA

Sevilla, marzo de 2007

DISCUSIÓN SOBRE LA POTENCIA REACTIVA Y LA POTENCIA APARENTE EN SISTEMAS CON DESEQUILIBRIOS Y DISTORSIÓN

J. R. VÁZQUEZ, P. SALMERÓN, R. S. HERRERA Y S. P. LITRÁN Departamento de Ingeniería Eléctrica y Térmica Universidad de Huelva

RESUMEN

Para asegurar la continuidad y calidad en el suministro eléctrico, además de unas adecuadas instalaciones, es necesario conocer de forma precisa los flujos de potencia eléctrica que circulan por las redes, ya que afectan, entre otros aspectos, al diseño de los equipos de medida, a la definición de tarifas eléctricas, o a una correcta elección de las técnicas de compensación a emplear. En sistemas sinusoidales y monofásicos (o trifásicos equilibrados), conceptos como la potencia útil o activa, la potencia reactiva, la potencia aparente o el factor de potencia son bien conocidos y tienen definiciones aceptadas universalmente. Sin embargo, en sistemas distorsionados o desequilibrados, el análisis del flujo de potencias se hace más complejo, no existiendo unas definiciones únicas para algunos de esos términos.

El trabajo desarrollado realiza

una introducción al análisis del

flujo de

potencias en redes desequilibradas y con distorsión, haciendo especial

hincapié en la limitada validez de algunas de las definiciones clásicas de potencias usadas en sistemas sinusoidales y equilibrados, cuando se aplican a estos sistemas. Así, se tomará como referencia el Standard IEEE 100-1988, justificando a lo largo del trabajo la necesidad de introducir uno nuevo: el Standard IEEE 1459-2000. Para ilustrar la afirmación anterior, por un lado se presentan los resultados de simulación de distintos casos prácticos, desarrollados en el entorno Matlab-Simulink, y por otro se realizan mediciones reales sobre una plataforma experimental. Los resultados obtenidos confirman la necesidad de adoptar una formulación común para los términos de potencia en sistemas distorsionados y con desequilibrio. El análisis de los términos de potencia incluidos en el Standard IEEE 1459-2000 se presenta en un segundo artículo de la presente reunión.

1. Introducción

El estudio del flujo de la potencia eléctrica en sistemas eléctricos sinusoidales y monofásicos (o trifásicos equilibrados) es hoy día bien conocido. En estos sistemas, conceptos como la potencia útil o activa, las potencias reactiva y aparente, o el factor de potencia como medida del rendimiento eléctrico de la instalación, son conocidos y aceptados por todos, [1,2].

Sin embargo, la aparición de cargas no lineales, en especial las cargas electrónicas de potencia, que por un lado han permitido desarrollar nuevas e interesantes aplicaciones (control de iluminación, variación de velocidad de motores, conversión avanzada de potencia, etc.), por otro lado han provocado alteraciones de la calidad del sistema eléctrico, además de complicar el análisis del flujo de potencias que tiene lugar en esos sistemas. Las intensidades que consumen las cargas, y como consecuencia de su circulación por el sistema, las tensiones que alimentan las cargas no son ya sinusoidales, es decir, están distorsionadas, siendo necesario para su estudio su formulación a través de las correspondientes componentes armónicas. En la figura 1 se muestra un esquema de la situación planteada.

i(t) + Sala de PCs Deformación de la onda de tensión ... -
i(t)
+
Sala de PCs
Deformación de la
onda de tensión
...
-

Figura 1. Esquema de un sistema eléctrico con cargas no lineales

El desarrollo en serie de Fourier permite expresar la intensidad, i(t), como suma de armónicos, o sea, de señales sinusoidales de frecuencia múltiple de la fundamental, ecuación (1). El armónico de orden n tiene un valor eficaz In, un ángulo ϕn, y una frecuencia nω, siendo ω la frecuencia fundamental de la señal en cuestión. Las ecuaciones (2) y (3) muestran las expresiones del valor eficaz de la señal, I, y de un índice que indica el grado de distorsión

de la señal, el factor de distorsión total, THD, referido en este caso a la componente

fundamental de la señal, I 1 . Idéntico desarrollo se tendría para la tensión, v(t).

  • i ( )

t

=

I

∑ 2 I cos nωt − ϕ ( n n n =1 2 2 2 2
2 I cos nωt − ϕ
(
n
n
n =1
2
2
2
2
= I
+ I
+ I
+
...
1
2
N
2
I
n
n = 2
THD
=
1
I
1

)

(1)

(2)

(3)

Además de los efectos no deseados que implican los armónicos al circular por el sistema

(pérdida de rendimiento eléctrico de la instalación, sobrecalentamiento de equipos,

vibraciones y pérdidas de potencia en motores, salto intempestivo de protecciones eléctricas,

etc.), obligan a una redefinición, no cerrada aún hoy día, de los distintos términos de potencia.

Una muestra de la complejidad e importancia que ha ido cobrando en las dos últimas

décadas el estudio de la calidad de la potencia eléctrica, y en particular lo referente a los

armónicos, son los trabajos de organizaciones internacionales como CENELEC, IEC, CIGRE

e IEEE, que mantienen comités dedicados al desarrollo de normativas en ese campo.

El presente trabajo pretende realizar una introducción al análisis del flujo de potencias en

redes desequilibradas y con distorsión, haciendo especial hincapié en la limitada validez de

algunas de las definiciones clásicas de potencias usadas en sistemas sinusoidales y

equilibrados, según el Standard IEEE 100-1988, [3], cuando se aplican a estos sistemas.

Para ilustrar las afirmaciones realizadas a lo largo del trabajo, en el sentido indicado, se

incluyen los resultados de simulación de distintos casos prácticos, realizados en el entorno

Matlab-Simulink. Concluye el trabajo con la realización de un montaje de laboratorio, una

carga trifásica distorsionada y desequilibrada, en la que se han medido los flujos de potencia

mediante un equipo analizador de la calidad de la potencia eléctrica. Los resultados obtenidos

permitirán contrastar las afirmaciones formuladas a lo largo del trabajo.

2. Flujo de potencias en sistemas monofásicos

En las definiciones incluidas en este trabajo, se ha adoptado la notación del diccionario de

la organización IEEE (Institution of Electrical and Electronic Engineering). Así, la potencia

aparente, U, se define como el producto de los valores eficaces de la tensión, E, y la tensión, I.

Se trata de una cantidad que no tiene definida una dirección de flujo.

U = E I

(4)

El factor de potencia, FP, se define como la relación entre la potencia media o activa, P,

y la potencia aparente.

F P =

P

U

(5)

Si tensión e intensidad son sinusoidales, la potencia aparente es numéricamente igual a la

potencia activa máxima, y el factor de potencia es igual al coseno del ángulo que la tensión

adelanta a la intensidad.

F

P

=

cosθ

(6)

En sistemas sinusoidales, las pérdidas se determinan por el producto de los valores

eficaces de tensión e intensidad, por lo que la potencia aparente es la utilizada, por ejemplo,

en la caracterización de generadores, transformadores o cables. Sin embargo, en sistemas no

sinusoidales, el producto indicado no es suficiente para considerar las pérdidas que aparecen.

En un transformador, por ejemplo, las pérdidas por histéresis son proporcionales a la

frecuencia, mientras que las de vacío son proporcionales al cuadrado de la frecuencia. La

circulación de armónicos implica unas pérdidas adicionales, que llevan a una disminución de

la capacidad efectiva de transformación en un factor K.

El concepto de potencia reactiva es muy usado en circuitos lineales alimentados por

tensiones sinusoidales. Esta potencia reactiva, Q, se define como la amplitud de la oscilación

de la potencia instantánea, y no transfiere energía neta. Está causada por la energía

almacenada en las bobinas y condensadores del sistema, y aunque no contribuye a la

transferencia neta de energía, implica la circulación de intensidades por los distintos equipos,

que hay que considerar para su correcto dimensionado.

Q = E I cosθ

(7)

Se adopta el criterio de que los condensadores generan potencia reactiva y las bobinas la

consumen, representando la potencia reactiva la energía media intercambiada entre estos

elementos almacenadores de energía.

Con señales no sinusoidales, Q se define en el diccionario IEEE como la suma de las

potencias reactivas de cada uno de las componentes armónicas, según la descomposición de

Budeanu, [4]. Dado que las potencias reactivas de cada armónico pueden presentar distintos

signos, contribuirán en igual o en sentido contrario a la potencia reactiva total.

Q =

E

n

I

n

n

senθ

(8)

Es importante destacar que seguir una u otra formulación para el flujo de potencias, en

concreto para la potencia reactiva y/o la potencia aparente, tiene consecuencias en aspectos

tales como la elección de los métodos de medida y compensación, la existencia de

incongruencias en la lectura de la potencia reactiva de una instalación, o la determinación del

factor de potencia, con claras implicaciones legislativas y económicas, [5,6].

Para ilustrar las afirmaciones realizadas a lo largo del trabajo, en el sentido anteriormente

indicado, se incluyen los resultados de simulación de distintos casos prácticos, realizados en

el entorno Matlab-Simulink. Concluye el trabajo con la realización de un montaje de

laboratorio, una carga trifásica distorsionada y desequilibrada, en la que se han medido los

flujos de potencia mediante un equipo analizador de la calidad de la potencia eléctrica. Los

resultados obtenidos permitirán contrastar las afirmaciones formuladas a lo largo del trabajo.

En el caso práctico 1, se muestra que en cargas sin elementos almacenadores de energía,

como el regulador ac/ac de la figura 2, la potencia reactiva resulta distinta de cero.

i = 2 ∑ I sen nωt ( + θ ) n n = 1, 2
i
=
2
I sen nωt
(
+
θ
)
n
n = 1, 2 , 3...
+
e = 2 E senθ
-

Figura 2. Regulador ac/ac

A partir de la ecuación (8), y dado que la tensión sólo incluye el armónico de orden 1 o

fundamental, la potencia reactiva consumida por la carga es:

Q

=

E

n

I

n

senθ

=

E I senθ

1

1

n

(9)

Para calcular la potencia reactiva, se ha realizado la simulación del circuito en el

entorno Matlab-Simulink, considerando una frecuencia de 50 Hz, una tensión de alimentación

E=100 V, y una resistencia R=10 . En la figura 3 se muestran las formas de onda de tensión

e intensidad para un ángulo de disparo de 60º.

a)

b)

c)

0 0.01 0.05 0.03 0.06 0.04 0.02 0 100 200 -200 -100
0 0.01
0.05
0.03
0.06
0.04
0.02
0
100
200
-200
-100
0 0.01 0.05 0.03 0.06 0.04 0.02 0 -10 -20 20 10
0 0.01
0.05
0.03
0.06
0.04
0.02
0
-10
-20
20
10

2500

0 0.01 0.05 0.03 0.06 0.04 0.02 0
0 0.01
0.05
0.03
0.06
0.04
0.02
0

2000

1500

1000

500

-500

Figura 3. Formas de onda en un regulador monofásico, con un ángulo de disparo de 60º; a)

tensión de alimentación, b) intensidad consumida, c) potencia instantánea.

Como se observa en la figura 3c, en ningún momento se tiene una potencia instantánea

negativa, es decir, la dirección de la potencia es siempre de fuente a carga. Sin embargo, la

potencia reactiva resulta Q = 234,6 VAr. En definitiva, para valores de α≠0, la potencia

reactiva es distinta de cero, aún sin existir elementos almacenadores de energía. Para explicar

esto, en la figura 4 se presentan los espectros de tensión e intensidad, y en la figura 5 los

correspondientes armónicos fundamentales.

Figura 4. Espectros armónicos de tensión e intensidad en un regulador monofásico

20 ϕ V -ϕ I = 16,34º 10 0 150 -10 100 0.009 0.0095 0.01 0.0105
20
ϕ V -ϕ I = 16,34º
10
0
150
-10
100
0.009
0.0095
0.01
0.0105
0.011
0.0115
50
0
-50
-100
-150
0
0.01
0.02
0.03
0.04
0.05
0.06

Figura 5. Tensión de un regulador monofásico y componente fundamental de la intensidad

Como se observa en la figura 5, el armónico fundamental de la intensidad está retrasado

respecto a la tensión de alimentación, lo que implica una potencia reactiva positiva. Para otros

ángulos de disparo se tiene una situación idéntica.

En el caso práctico 2, un circuito RLC alimentado por una tensión distorsionada, figura 6,

se muestra que puede haber intercambio energético entre fuente y carga, es decir, un factor de

potencia menor que la unidad, y ser nula la potencia reactiva calculada.

i

+ e = 100 2 sen ( ω t ) R=10Ω L=0,825 mH C=11,97 mF +
+
e
= 100
2
sen
(
ω
t
)
R=10Ω
L=0,825 mH
C=11,97 mF
+ 10
2
sen
(3
ω
t
)
-
Figura 6. Carga lineal RLC

Con la tensión de alimentación y los valores de R, L y C señalados en la figura, las

formas de onda resultantes se muestran en la figura 7.

a)

b)

c)

0 0.01 0 100 -100 0.05 0.03 0.06 0.04 0.02 200 -200 -100 100 0 0
0 0.01
0
100
-100
0.05
0.03
0.06
0.04
0.02
200
-200
-100
100
0
0 0.01
0.05
0.03
0.06
0.04
0.02

x 10 4

0 0.01 0.05 0.03 0.06 0.04 0.02 -2 -1 2 0 1
0 0.01
0.05
0.03
0.06
0.04
0.02
-2
-1
2
0
1

Figura 7. Formas de onda en circuito RLC alimentado con tensión no sinusoidal;

a) tensión de alimentación, b) intensidad del circuito, c) potencia instantánea.

En la figura 8 se muestra el espectro armónico de las señales de tensión e intensidad. Al

tratarse de una carga lineal, la intensidad sólo incluye los armónicos presentes en la tensión,

es decir, los de orden 1 y 3.

% del arm. fundamental

100 80 Fundamental (50Hz) = 141.4 THD= 0.00% 60 40 20 0 0 5 10 15
100
80
Fundamental (50Hz) = 141.4
THD= 0.00%
60
40
20
0
0
5
10
15
20
25

Orden del armónico

% del arm. fundamental

100 Fundamental (50Hz) = 11.76 80 THD = 36 80% 60 40 20 0 0 5
100
Fundamental (50Hz) = 11.76
80
THD = 36 80%
60
40
20
0
0
5
10
15
20
25

Orden del armónico

Figura 8. Espectros armónicos de tensión e intensidad.

Las

componentes

de orden

1

y

3

de

la intensidad

están retrasadas y adelantadas,

respectivamente, de las componentes de orden 1 y 3 de la tensión, por lo que la potencia

reactiva a la frecuencia fundamental es positiva y a la frecuencia triple es negativa. Así, las

potencias activa y reactiva resultan:

P

1

=

1000 W

P

3 =

10 W

Q

1

=

1000 VAr

Q

3

= −

1000 VAr

(10)

Según (10), las potencias reactivas transportadas por los armónicos de orden 1 y 3 se

cancelan. En definitiva, se tiene:

P = 1010 W

Q = 0 VAr

F P
F
P

= 0.1

(11)

Este resultado permite constatar que la potencia reactiva definida en (8) no tiene el

mismo significado físico que en sistemas sinusoidales, ya que resulta nula en un caso en el

que existe un intercambio energético entre fuente y carga (la potencia instantánea presenta

valores negativos). Para elevar el factor de potencia hasta la unidad, se puede realizar la

compensación de la potencia reactiva de cada armónico.

Se considera ahora la definición de potencia de distorsión, D, del diccionario IEEE. Es

una cantidad escalar, en cuadratura con las potencias activa y reactiva, y se calcula a partir de

la potencia aparente, U, según la ecuación 13.

S =

2      ∑ P  +  ∑ Q  n n
2
P
+ 
Q
n
n
n
n
(
)
2
()
2
D =
U
− S

2

(12)

(13)

La descomposición de la potencia aparente, U, en potencia activa, P, reactiva, D, y de

distorsión, D, fue introducida por Budeanu. La potencia de distorsión puede ser cero incluso

aunque tensión e intensidad no tengan igual forma o fase (ver caso 1), y no tiene porqué ser

cero cuando tensión e intensidad tienen idéntica forma y fase (ver caso 2). No existe una regla

aceptada para su signo. Realmente, esta potencia no refleja ningún fenómeno físico o

energético concreto, y sólo se introduce cuando se constata que el cuadrado de la potencia

reactiva, Q 2 , es menor que la diferencia U 2 -P 2 .

3. Definiciones de los términos de potencia en circuitos polifásicos

En circuitos trifásicos, se extienden las definiciones anteriormente expuestas de los

flujos de potencias. Así, siguen sin un sentido físico la potencia aparente, reactiva, y de

distorsión en circuitos trifásicos no sinusoidales. Además, aparecen más ambigüedades

cuando se describen circuitos incluso lineales, en el caso de que existan desequilibrios.

En el diccionario de IEEE, existen dos tipos de potencia aparente para circuitos

trifásicos, la potencia aparente aritmética, U a , y potencia aparente “vector”, U. En las

ecuaciones 18 y 19 se muestran sus expresiones. El índice x representa cada una de las fases.

U

a

=

U

2 2 ∑ U = ∑ E I = ∑ P + Q x x x
2
2
U
=
E
I
=
P
+
Q
x
x
x
x
x
x
x
x
2
2
=
P
+ 
Q
+ 
D
x
x
x
x
x
x

+ D

2

x

2

(14)

(15)

La potencia aparente U, dada por la ecuación (19), coincide con el módulo del vector

de potencia U. Si la descomposición de la potencia aparente en sus componentes ortogonales

P, Q y D es igual para todas las fases, ambas definiciones coinciden. Si no, la potencia

aritmética U a es mayor que U.

En circuitos trifásicos, se extienden las definiciones de los flujos de potencias. Así, sigue

sin un sentido físico la potencia reactiva en sistemas distorsionados, y aparecen más

ambigüedades cuando se describen circuitos desequilibrios. En el caso práctico 3, se muestra

cómo en una carga reactiva desequilibrada, figura 9, la potencia aparente U puede ser nula. El

caso práctico 4, figura 10, ilustra que en sistemas desequilibrados, términos como la potencia

aparente o el factor de potencia, dependen de la forma de medida de las tensiones, respecto a

qué punto neutro.

i 1 e 1 i 2 X L j e 2 X C j i 3
i
1
e
1
i
2
X L j
e
2
X C j
i
3
e
3

Figura 9. Carga desequilibrada.

FUENTE MEDIDA CARGA S S l E a Z Z a + + + m l
FUENTE
MEDIDA
CARGA
S
S
l
E a
Z
Z
a
+
+
+
m
l
V
E a
a
S
S
l
Z
Z
E b
b
+
+
+
m
l
E b
V
b
S
S
l
E c
Z
Z c
+
+
+
m
l
E c
V
c
Z m
Z m
Z m

Figura 10. Circuito equilibrado con neutro aislado

En el circuito de la figura 9, un sistema de tensiones equilibradas de secuencia directa

alimenta dos reactancias que cumplen X L = X C . Las intensidades resultan equilibradas, aunque

de secuencia inversa, existiendo pérdidas en la transmisión de potencia de fuente a carga. Las

potencias trifásicas activa, reactiva y de distorsión, así como la potencia aparente U, resultan

cero. Tras la simulación del circuito, con E=100 V y Z C =Z L =1 , los valores de la potencia

activa y reactiva de cada fase son:

P

1

= −

8660 W

P

2

= −

8660 W

P

3 =

17320 W

Q

1

=

15000 VAr

Q

2 = −

15000 W

Q

3 =

0 VAr

(16)

(17)

En efecto, la suma

de

las potencias de las tres fases resulta nula, aunque existe una

circulación de corriente de fuente a carga.

El circuito de la figura 10 muestra otra ambigüedad de los sistemas desequilibrados, la

dependencia de la forma de medida. Para el análisis de esta situación, hay que considerar que

existen dos posibles factores de potencia, F pa ó F p , según se considere, respectivamente, la

potencia aparente aritmética o la de tipo vector. Cuando las tensiones son sinusoidales y

equilibradas, el factor de potencia de tipo vector no varía si se consideran las tensiones de

fuente, E s , del punto de medida, E m , o de la carga, E l , es decir, F p s =F p m = F p l . Sin embargo, se

tienen dos valores distintos del factor de potencia aritmético, uno si se usan tensiones de

fuente o de medida, y otro si se usan las tensiones de la carga, F p s =F p m F p l . El motivo es la

existencia de una tensión entre los distintos puntos neutros. Las diferencias aumentan si las

tensiones no son sinusoidales. Para contrastar esta afirmación, se ha simulado el circuito con

los parámetros indicados en las ecuaciones 18 y 19. Los resultados, en cuanto a valores del

factor de potencia, se indican en la ecuación 20.

e

a =

E (sin ()

ωt 0,05 sin

+

(

3

ωt

))

E = 100 V

Z

l

a

= 10

l

Z = − j

b

10

R

S

= m

1

Z

l

c

=

10

j

m

R = 1 k

S

F

p

=

m

F

p

=

l

F

p

= 1

S

F

p a

,

=

m

F

p a

,

=

0,356

l

F

p a

,

=

0,118

(18)

(19)

(20)

Resultados similares se tienen con un desequilibrio en las tensiones de alimentación. En

definitiva, hay que tener precaución al usar el factor de potencia de un circuito trifásico

desequilibrado, especialmente si se considera el de tipo aritmético.

  • 4. Desarrollo de un montaje experimental

Para contrastar de forma experimental los resultados indicados en el trabajo, se ha

desarrollado en el laboratorio el montaje de una carga trifásica distorsionada y desequilibrada,

un regulador trifásico con ramas resistivas, figura 11. Se registraron las lecturas de tensión e

intensidad con un equipo analizador de red trifásico, marca Circutor AR5. En la tabla I se

muestran los resultados obtenidos. El analizador calcula la potencia reactiva y el factor de

potencia por fase, según las expresiones manejadas en el presente trabajo, ecuaciones (8) y (5)

respectivamente. Las potencias trifásicas (indicadas con el subíndice III) son la suma de las

tres monofásicas, mientras que el factor de potencia trifásico es el cociente P III /S III , es decir, el

factor de potencia aritmético. Los valores de la mitad inferior de la tabla han sido calculados a

partir de las lecturas del equipo.

L1

L2

L3

N

muestran los resultados obtenidos. El analizador calcula la potencia reactiva y el factor de potencia por
Regulador trifásico desequilibrado
Regulador
trifásico
desequilibrado
a) c)
a)
c)
36º 50 Ω 72º 50 Ω 108º 50 Ω K
36º
50
72º
50
108º
50
K

b)

muestran los resultados obtenidos. El analizador calcula la potencia reactiva y el factor de potencia por

d)

Figura 11. Montaje de laboratorio; a) esquema de conexión, b) parámetros del regulador

trifásico ensayado, c) foto del ensayo con analizador conectado, d) detalle de la carga

Tabla I. Flujos de potencia en un regulador trifásico conectado en estrella, con punto medio conectado al neutro de la instalación

 

Términos de potencia

Lecturas del equipo Circutor AR5

 

E 1 , E 2 , E 3 (V)

218,7

223

224,1

I 1 , I 2 , I 3 (A)

3,910

3,425

2,145

 

833,9

656,4

272,0

Lecturas

P 1 , P 2 , P 3 (W) Q 1 , Q 2 , Q 3 (VAr)

152,6

293,4

289,4

registradas

F p1 , F p2 , F p3

0,9700

0,8509

0,5601

P III (W)

 

1762,4

Q III (VAr)

 

735,4

F p,III =F pa

 

0,84

 

S 1 , S 2 , S 3 (VA)

847,7

719,0

397,2

U 1 , U 2 , U 3 (VA)

855,3

763,9

480,7

D 1 , D 2 , D 3 (VAd)

113,7

258,1

270,8

P 1 /S 1 , P 2 /S 2 P 3 /S 3

0,98

0,91

0,69

Valores

P (W)

 

1762,4

Q (VAr)

 

735,4

 

calculados

D (VAd)

 

642,6

 

U vector (VA)

 

2014,8

U a (VA)

 

2100,0

F p

 

0,87

F pa

 

0,84

Como se observa en la tabla, los resultados experimentales confirman los obtenidos en

simulación. Una carga distorsionada, aún sin presencia de elementos almacenadores de

energía, presenta una potencia reactiva distinta de cero. Otro hecho a destacar es la diferencia

entre el factor de potencia real (F p =P/U) y el que se mediría, por ejemplo, en una instalación

con contadores de energía activa y reactiva analógicos (P/S), con las correspondientes

implicaciones económicas. Si se repite el ensayo con el interruptor K abierto, las diferencias

son mayores. Así, el factor de potencia resulta 0,82 al medir con las tensiones de

alimentación, y 0,77 con las tensiones reales de la carga.

  • 5. Conclusiones

Para realizar una introducción al estudio del flujo de potencia en sistemas distorsionados

y desequilibrados, se ha partido de las definiciones del estándar IEEE 100-1988.

Los ejemplos monofásicos presentados permiten concluir que una red distorsionada, sin

elementos almacenadores de energía, puede presentar una potencia reactiva distinta de cero.

Además, en una red lineal, alimentada con tensiones distorsionada, puede haber circulación

de intensidad reactiva de distintas frecuencias, aunque la potencia reactiva total puede resultar

nula, por lo que esta cantidad no resulta de interés para la compensación del sistema, que sí

podría realizarse frecuencia a frecuencia. Los ejemplos trifásicos permiten concluir que cargas

desequilibradas pueden presentar una potencia reactiva total nula, aunque exista una

intensidad reactiva circulando entre la fuente y la carga, y que algunos de los términos de

potencia dependen del punto de medida. En particular, se mostró que la potencia aparente

aritmética (y el factor de potencia obtenido a partir de ella) era una cantidad muy variable, y

por tanto no era una buena referencia. Las conclusiones anteriores se contrastaron de forma

experimental con las mediciones realizadas en el laboratorio sobre un regulador trifásico.

Las paradojas presentadas en los distintos casos prácticos, muestran la necesidad de

revisar las definiciones de los términos de potencia, tal y como aparecían en el diccionario de

IEEE de 1988. En esta línea se ha desarrollado el Standard IEEE 1459-2000, que aunque

avanza en esta dirección, aún no cierra la discusión de los términos de potencia en sistemas

distorsionados y/o desequilibrados.

  • 6. Referencias

[1] IEEE Tutorial Course, “Power System Harmonics”. Ed. IEEE Power Engineering

Society, 1984.

[2] A. E. Emanuel, “Harmonics in the Early Years of Electrical Engineering: a Brief Review

of Events, People and Documents”. Proceedings of 9th International Conference on

Harmonics and Quality of Power, October 2000, Vol. 1, pp. 1-7.

[3] “ANSI/IEEE Standard 100-1988, IEEE Standard Dictionary of Electrical and

Electronics Terms” (Fourth Edition). The Institute of Electrical and Electronics

Engineers, Inc., New York, NY, 1988.

[4] C. I. Budeanu, “Reactive and Fictive Powers”. Nacional Romanian Institute, Bucarest,

Romania, 1927.

[5]

P. S. Filipski, “Polyphase Apparent Power and Power Factor under Distorted

Waveforms Conditions”. IEEE Transactions on Power Delivery, Vol. 6, No. 3, July

1991.

[6]

L. S. Czarnecki, T. Swietlicki, “Power in Non-Sinusoidal Networks: their

Interpretation, Analysis and Measurement”. IEEE Trans. on Instrumentation and

Measurement, IM-39, 1990, no. 2, pp. 340-345.