Está en la página 1de 8

Introducción

El Concilio Vaticano II es un hecho de gracia y bendición que Dios ofrece a la Iglesia para
seguir transformándola. Juan XXIII afirmaba que el hecho conciliar es acción del Espíritu,
“un nuevo Pentecostes”;1 Pablo VI habla de “una nueva reforma” (ES 39, 46). Este
acontecimiento plantea la imagen de una Iglesia siempre en reforma, en permanente
replanteo; una “Iglesia de salida” 2 que sale al encuentro de los demás, de la cultura, de la
sociedad.

La lectura que hacemos del Concilio parte del espíritu de renovación que tiene como base
la “tradición viva” (DV 12) que incluye la obediencia al magisterio católico y su constante
renovación histórica, es decir, el aggiornamento coloca a la Iglesia en un proceso de
adaptación de la Iglesia al mundo de hoy, recobrando su impronta comunitaria y misionera,
y redescubriendo dimensiones como la liturgia, la patrística, el trabajo pastoral, el
ecumenismo, el laicado, etc.

Uno de los que ha sabido intuir la presencia de una Gracia renovadora para la Iglesia ha
sido el cardenal Joseph Suenens. Su aporte ha sido importante al Concilio Vaticano II y su
posterior recepción en la Iglesia, en el diálogo ecuménico y, en especial, su colaboración
con el Movimiento de la Renovación Carismática Católica.

Afirma el cardenal que “el anuncio del Concilio había traído grandes esperanzas.” 3 Durante
el inicio del Vaticano II, Suenens recoge el eje fundamental a partir del Radiomensaje de
Papa en setiembre de 1962: “Id, llevad el Evangelio a toda criatura y he aquí que estoy con
ustedes todos los días hasta el fin de los tiempos”. Este pasaje (Mt 28, 19-20) era la síntesis
de su pensamiento. Su mensaje central fue sobre la Iglesia y, donde estableció también su
plan bisagra: “La Iglesia por dentro y la Iglesia por fuera.”4

La renovación del Concilio Vaticano II

Durante el siglo XX se fueron llevando a cabo diferentes movimientos de renovación
(bíblica, litúrgica, patrística), que se fueron acrecentando después de la segunda Guerra
Mundial por motivos de una intensa crisis de sentido que fue conduciendo la época.

1
JUAN XXIII, “Discurso en la clausura de la primera etapa conciliar”, 8 de diciembre de 1962, 22.
2
FRANCISCO, Evangelii Gaudium, 24.
3
J. SUENENS, ¿Un nuevo Pentecostés?, Descleé de Brouwer, Bilbao, 1976, 8.
4
SUENENS, Joseph, “Recuerdos y Esperanzas”, en: MADRIGAL, S., Memoria del Concilio: Diez evocaciones
del Vaticano II, Madrid, Descleé de Brouwer, 2005, 72.

el 7 de diciembre de 1965. un mensaje final. En la parte introductoria afirma el interés de responder a los cuestionamientos suscitados y colocar el Concilio en el centro de la Iglesia y del mundo. se rescata lo contenido en los Padres y en la Edad Media. que “la Iglesia ha tratado de reflexionar sobre sí misma para conocerse mejor. El proyecto contaba con una segura afirmación de dar al Concilio un “carácter pastoral”. por ser guiada por el Espíritu. 6. Tenía tres partes: Introducción. No obstante. para escrutar más profundamente el misterio. Ya anteriormente. fue pronunciado por autorización de Juan XXIII el 4 de diciembre de 1962. ya desde los inicios del siglo XX se empezó a utilizar el concepto “pueblo de Dios”. como miembro de la Comisión Preparartoria. por medio del Espíritu. El plan propuesto por Suenens (Iglesia ad intra e Iglesia ad extra). o sea. el cardenal había anunciado la incomodidad que los esquemas preparados habían desatado en algunos obispos. . si bien tenía algunos repararos por parte de un sector más conservador. cuatro grandes títulos. EL cardenal participó activamente en el Concilio mediante un plan que abrió camino entre dos tendencias que se chocan tempranamente.” Esta valoración del Papa sobre la Iglesia es mucho más que una introspección meramente humana. En cuanto a la noción de Sacramento aplicada a la Iglesia. han sobresalido ideas referentes a la Iglesia como Pueblo de Dios en su historicidad y como Sacramento. procura tomar los esquemas ya elaborados. cardenal. una imagen de la Iglesia como Cuerpo Místico y de Societas Perfecta. Al separar cuatro temas específicos. durante este periodo. para definirse mejor y adecuar consiguientemente sus preceptos y su pensamiento. Pablo VI lo puso como uno de los cuatro moderadores.. otorgándoles un espíritu que los haga salir de 5 Cf. que intentaba retomar el aspecto histórico de la Iglesia. la presencia y el plan de Dios junto a sí y en su interior. sino “para comprender mejor la Palabra de Cristo. Pablo VI afirmaba en la clausura del Concilio. junto al Concilio. Discurso de Pablo VI en la clausura del Concilio Vaticano II.En cuanto a la Eclesiología. Pío XII daba en Mystici Corporis Christi en 1943.” 5 Aportes del cardenal Suenens al Concilio Vaticano II León Joseph Suenens (1904-1996) fue nombrado arzobispo de Malinas-Bruselas y. Los Cardenales Montini y Lercado. poco después. se adhirieron a su plan central. Juan XXIII lo escogió para la Comisión Preparatoria Central del Concilio.

S. De esta manera. represiva. Madrigal. jurídica y en momentos. el esquema presentado se analiza como un examen de conciencia general en torno a la misión de la Iglesia. Id al mundo entero (Euntes ergo). 2002. la Iglesia que ora. Memoria del Concilio. S. partiendo de las palabras de Mateo7. que se articula en cuatro instancias (Euntes ergo. bautizándolos (baptizantes eos) en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (In nomine Patrii et Filli et Spiritu Sancti). En segundo lugar. comunicado y difundido”. partiendo del concepto de Iglesia en Bossuet. el estudio sobre el misterio de la Iglesia valdría de prefacio para un posterior trabajo sobre la Iglesia en acción. Cristo que permanece hoy en su cuerpo místico. como decíamos más arriba. Por consiguiente. en donde se defina su ser. . Santander. Por ende.su veta fragmentaria. Iglesia santificadora . se podrá analizar el sentido integral que el cardenal daba a los títulos en una primera sección: a.6 Alegaba el estudio. Por consiguiente. 26. con el estudio del esquema “De Ecclesiae Christi mysterio”. se propone la pregunta de si seguimos fieles a la tarea que nos encargó el Señor. Suenens delineaba su plan tratando de hacer un vínculo entre el Vaticano II y el Vaticano I. es decir. 82. Suenens afirma que es importante una afirmación sobre el colegio 6 Cf. en pocas palabras: Iglesia. 19-20 de donde parte su pregunta: «¿Cómo responde la Iglesia del siglo XX a la última orden del Maestro. 7 El cardenal se basa en el capítulo 28. MADRIGAL. la Iglesia que enseña. In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti. La otra Ecclesia Ad extra. Baptizantes eos. la Iglesia evangelizadora. “Jesucristo. o sea. intenta responder a la pregunta sobre los problemas y las inquietudes de los seres humanos en el mundo contemporáneo (docentes eos servare omnia quaecumque mandavi vobis). En tercer lugar.Iglesia evangelizadora (o salvífica): Aquí se integra la pastoral misionera. quedaba por ver en el misterio de la Iglesia el episcopado y el laicado. que partía de la definición del primado y la infalibilidad pontificias. Remembranzas y actualización: Esquemas para una eclesiología. Cf. tanto en la Iglesia como en el mundo y evitar todo tipo de anatemas. pero. ¿qué dices de ti misma? En cuarto lugar. Docete omnes gentes. de donde se obtiene el plan que abarca dos amplias secciones: La primera corresponde a la Ecclesia ad intra.. por razones de seguimiento y mesura doctrinal: El Vaticano I había fijado un esquema sobre la Iglesia. el episcopado. primeramente. este esquema podría entablar un mayor diálogo con los hermanos separados en cuanto el estudio del estado del laico. Sal Terrae. enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado (docentes eos servare omnia quaecumque mandavi vobis)?». estos asuntos planteados ayudarían a salir al encuentro de los principales problemas actuales de manera positiva. La reflexión y renovación pastoral ha de empezar por los sucesores de los apóstoles. enseñad a todas las gentes (docete omnes gentes).

este plan presentado por Suenens. partiendo de una series de esquemas (De ecclesiae Sacramentis. dos documentos fundamentales del Concilio. la sociedad internacional.apostólico y sobre su rol en la Iglesia y de los obispos en sus diócesis. la sociedad económica. Remembranzas y actualización. Por otra parte. Por último. En segundo lugar. después de recorrer un avanzado camino. el cardenal intuía una declaración referente al papel de los laicos en la Iglesia. la guerra y la paz internacional. actualización de los estudios eclesiásticos y la reforma de los seminarios. en el comienzo de la segunda sesión. . integrar la reflexión sobre la predicación de Palabra de Dios y. las relaciones Iglesia-Estado y la libertad religiosa. la sociedad civil. Suenens proponía al Concilio que analizara cuatro campos de la sociedad: la sociedad familiar. el comunismo ateo y la tragedia de los países subdesarrollados. 27. La otra sección sobre la Iglesia ad extra. De sacramento ordinis). en Gaudium et spes (Iglesia ad extra). en homenaje al Papa que había convocado el Concilio. por último. como el De sacra liturgia. De sacramento poenintentiae. b. la renovación de la misión implicaba la revalorización de las religiosas y de los hermanos. De officio divino. se convertirá primeramente en la Lumen Gentium (Iglesia ad intra) y.Iglesia que ora: Aquí se integra la pastoral litúrgica que permitía tomar varios esquemas. veía el Cardenal. MADRIGAL. la importancia de los medios masivos de comunicación para esta tarea. Esto correspondería a analizar la enseñanza religiosa en los distintos centros de estudios.”8 En resumen. problemas profundos: “la moral conyugal y el control de la natalidad. la misión ha de ser sondeada desde el plano del clero secular y regular. incluir la propuesta de un catecismo o directorio. Aquí también tocaba cuestiones concretas sobre las vocaciones y la formación sacerdotal. ya con Pablo VI al mando del Concilio. el nuevo Papa encargó al cardenal de Malinas que dictara un discurso. c. después de la muerte de Juan XXIII (3 de junio de 1963). d. En tercer lugar. En cada uno de estas realidades. el cardenal Suenens fue electo moderador junto con otros tres 8 S. De usu linguarum vernacularum in liturgias. Después.Iglesia santificadora: Aquí se intenta ver las grandes cuestiones de la pastoral sacramental. en respuestas a los reproches de clericalismo que hacían los hermanos separados partiendo de la convicción acerca del “sacerdocio común de los fieles”.Iglesia que enseña: Se habla de dar a conocer a todos el Evangelio.

e) La instauración del diaconado permanente como grado dentro del misterio. c) El colegio o cuerpo de los obispos sucede al colegio apostólico en la tarea de evangelizar. santificar y gobernar. El primer esquema preparado por la Curia fue rechazado en la primera sesión. Suenens propone la inversión en el orden de los capítulos segundo y tercero. 33. antes de hacer alguna distinción con respecto a las funciones y vocaciones.. Se puede decir que el Espíritu ayudó y sigue ayudando a descubrir la “verdad del Evangelio” en la figura del cardenal y que nos ayuda a tener una visión de una Iglesia abierta en el seno de la historia. Él percibía que “el Santo Oficio había elaborado un esquema impregnado de una eclesiología marcada por el aspecto canónico y estructural de la Iglesia. 31. los moderadores tenían la labor de coordinar los trabajos conciliares. se afirma lo que es común a todo cristiano como bautizado. se encuentra la revolución copernicana. De esta manera. serán tres las intervenciones que indican las convicciones de Suenens y que muestran la continuidad con su plan: La elaboración de la Lumen Gentium. d) Este poder corresponde por derecho divino al mismo colegio de los obispos.”9 El cardenal piensa el paso de una eclesiología jurídica a una eclesiología de comunión centrada en el misterio trinitario. La elaboración de la Lumen Gentium había pasado por varios procesos de redacción. goza de poder pleno y supremo sobre la Iglesia universal. se proponía un capítulo inicial sobre el misterio de la Iglesia. 9 Ibíd. el aporte del cardenal ha sido de suma importancia para el Concilio Vaticano II. sin destacar sus aspectos espirituales y evangélicos. 10 Ibíd. en las cinco cuestiones cruciales10. siguiendo la elaboración de la Lumen Gentium.cardenales: Agagianian. Así.. y las cinco cuestiones cruciales. la revolución copernicana. b) Todo obispo legítimamente consagrado en comunión con los demás obispos y el Papa es miembro del cuerpo de los obispos. . Suenens comentaba que en los debates se distinguían dos concepciones de Iglesia. durante la segunda sesión. En resumen. se debatía sobre la colegialidad episcopal: a) La consagración episcopal constituye el grado supremo del Orden. sobre la jerarquía y sobre el pueblo de Dios. En un primer bosquejo del documento. en unidad con su cabeza. unido a su cabeza. La Iglesia ha descubierto en su figura una inspiración nueva. Por otra parte. Döpfner y Lercado. Por último. y este cuerpo. Por consiguiente.

en comunidad. . Espíritu Santo. 12. Barcelona. Para Congar. parecía ser que el resplandor de la modernidad y la “desmitologización bultmaniana”13 habían quitado del cristianismo toda posibilidad de milagros físicos. En este sentido.”11 Este cuerpo que posee muchos miembros.12 El Movimiento de la Renovación Carismática Católica es fruto del Concilio Vaticano II. la interpela. le propone un camino de rejuvenecimiento y de vitalidad. como “Cuerpo místico de Cristo. ha permitido rescatar lo mejor de de su propio ser. 1 Cor 12. Creemos que el espíritu de renovación gestado durante y después del Concilio. Además.. Se ha llegado a mirarse a sí misma y a involucrarse abiertamente frente al mundo a la luz del Misterio de Cristo. La oración sugiere un dinamismo más espontáneo. Nace el Movimiento dentro de la Iglesia Católica en el año 1967. CONGAR. de este “un nuevo Pentecostés”. y como “sociedad completa”. En la sociedad actual el plano de la fe. 18-23).. jerárquica.” que hacía una separación entre clérigos y laicos. 355. 349. LG 7 12 Ibíd. Ef 1. no obstante. se mantiene unida a su cabeza que es Cristo (Cf. la Iglesia es presentada dentro de tantas imágenes. en un ámbito de estudiantes de la Universidad de Duquesna en Pittisburgo (USA). íntimo. que tiene todos los recursos necesarios para su existencia.1-11). Si bien ha habido tensiones entre conservadores y progresistas dentro de la misma Iglesia. 14 Ibíd. se convierte en un ámbito puramente privado y personal. 1991. 11 Cf. como decía Juan XXIII. La Renovación afirma esta presencia de Dios y su manifestación sensible.”14 porque anteriormente se concebía a una Iglesia “sociedad desigual. la presencia de Dios en la vida cotidiana. Se los plantea a la Iglesia. de un tono más libre y sin intervenciones de ningún jefe. ha podido transformar la concepción eclesiológica actual. el acontecimiento de la Renovación “plantea una serie de interrogantes. 13 Y.. Herder.La recepción del Concilio Vaticano II en el movimiento de la Renovación Carismática En el Vaticano II. dentro de esta pluralidad podemos reconocer distintos carismas con los que el Espíritu va suscitando en la Iglesia para su edificación (Cf.

El aporte del cardenal Suenens a la Renovación Carismática El papel del cardenal Suenens ha sido esencial en el momento de expansión de la Renovación Carismática en la Iglesia Católica. la manifestación corporal. Después de contactar con algunos miembros presentes en Norte América. ha permitido resaltar la labor y misión del laico en la Iglesia.En este sentido. cuando el cardenal estaba preparando un libro titulado “el Espíritu Santo. dijo que el Espíritu sigue 15 LG 10. y de instaurar nuevamente dentro de la Iglesia el carisma profético. No obstante. 16 Ibíd. La Renovación Carismática según el cardenal Suenens. También. a partir de esta corriente de renovación eclesial. a la vez que instaura una forma de vida que pueda consagrarse al servicio del Reino de Dios y al prójimo. http://www. dejó la redacción para dedicarle tiempo a este emergente movimiento porque podría ser una moción del Espíritu. el estilo experiencial de la Renovación. decía. 5b.”17 Por otra parte. Por último. el cardenal afirmaba en el debate acerca de los carismas en la Lumen Gentium16: “El reconocer los carismas en el texto provisional de la Lumen Gentium provocó una reacción del cardenal Ruffini. Calisi. 17 M.info [consulta: 23 de julio 2015]. . le comentaron acerca del nacimiento de un “movimiento católico pentecostal”. Permite comprender “el sacerdocio universal de los fieles”15 desde la participación en la Eucaristía. Fue uno de los padres conciliares que tuvo la sensibilidad y la valentía para proponer nuevos paradigmas en la eclesiología. la oración y la predicación. la sencillez de lo que se encomienda.frayescoba. puede traer problemas. lo que la Renovación Carismática intenta. es afirmar el carácter sobrenatural del Pueblo de Dios. pienso que los carismas forman una parte integrante de la vida cristiana y de la evangelización. nuestra esperanza” en el año 1973. [En línea]. y sostenía que los carismas eran quizás prerrogativas de la Iglesia primitiva y considerarlas posibles hoy. el único entre cien redactores que pedía que se quitara. puede traer a la Iglesia nuevas propuestas para la evangelización de aquellas personas que no se acercan de modo habitual a la Iglesia regular. es otorgar un rostro más concreto a los carismas sin apropiárselos. y en este sentido. la comunicación sencilla del mensaje de salvación.

19 Este documento fue escrito por un grupo de teólogos a cargo del cardenal Suenens en Malinas (Bélgica) en 1974 para dar algunas orientaciones teológicas y pastorales con respecto a algunas dudas acerca del espíritu de la Renovación y los movimientos eclesiales emergentes. en el diálogo ecuménico. FRANCISCO. porque ha permitido descubrir que la acción del Espíritu no se agota en la Institución. Hoy se nos pide seguir actualizar este espíritu que inspiró el Concilio Vaticano II y el Movimiento de la Renovación. podemos decir que el aporte del cardenal ha sido decisivo por dos motivos: Primeramente. 20 Cf. CALISI. . posterior a la asamblea internacional carismática de Gottaferrata (Roma). un jubileo que la Iglesia ya no conocía porque el cielo sobre la Iglesia se había nublado. porque es el Espíritu de Dios que nos afirma y “renueva nuestro ardor misionero. 2.”18 Por otra parte. por ejemplo.”20 18 M. se generó una Comisión Teológica y Pastoral que llevó a la edición de los famosos documentos de Malinas. sino que la trasciende las fronteras que parecen cerrarse cuando no se perciben “los signos de los tiempos”.manifestándose de forma real. fuera de ella. es una “nueva manifestación del Espíritu de Pentecostés. EL movimiento Ad Intra solo se entiende con su par Ad extra dentro porque nos coloca en estado de misión permanente. EG 280.. y lo segundo porque permite ver la diversidad de la Iglesia en sus miembros e incluso. entre los principios que llevaron a la aprobación del Movimiento por parte de la Iglesia Católica se encontraban el encuentro de los primeros dirigentes de la Renovación con Pablo VI en 1973. gracias a la propuesta del cardenal.19 En resumen. Además. La Renovación Carismática. El aporte del cardenal Suenens ha sido revitalizante para la renovación de la Iglesia.