Está en la página 1de 96

£,a cortesía gramática en español/£G de la

CataCína Tuentes ‘Rodríguez

CUADERNOS DE DIDÁCTICA DEL ESPAÑOL/LE

https://vk.com/espanol_con_amigos

A

ARCO/LIBROS,S.L.

Catalina Fuentes Rodríguez

La gramática de la cortesía en español/LE

ARCO/LIBROS, A S.L

https://vk.com/espanol_con_amigos

) by Arco j'

libros, S.L., 2010

íy

¿

^8. 28002 Madrid

jsBN 97V^®^5-814-6

n

m

45.595-2010

Deposito

_

S. A.

TMadrid)

https://vk.com/espanol_con_amigos

INDICE

Pág-

Prólogo

7

1. Cortesía-D escortesía

9

1.1. Introducción

9

1.2. La teoría de la cortesía verbal

10

1.3. Cortesía y operaciones de au toim ag en

1.4. La variación: factores contextúales, socioculturales. Tipos de tex to

11

17

1.5. El continuum

22

2. Medios de expresión

27

2.1. La atenuación

27

2.2. La enfatización y los intensificadores

2.3. Las fórm ulas indirectas

;

38

51

2.4. Las formas de tratam ien to

56

3. Estrategias

65

3.1. Cortesía Ritual: Establecer relaciones sociales

65

3.1.1. Saludos, despedidas y presentaciones 65
3.1.2.

3.1.3. Relaciones sociales o afectivas

Cumplidos, elotes y piropos

67

68

3.2. Cortesía estratégica

3.2.1.

Pedir información: preguntar

3.2.2. Dar información/responder

3.2.2.1.

Proporcionar información

3.2.2.2. Acuerdo/desacuerdo

3.2.3. La aserción: la expresión de la opinión y la valoración

3.2.4. La invasión del campo del otro

3.2.4.1. Las peticiones y los mandatos
3.2.4.2.

3.2.4.3.

La invitación

El consejo

3.2.5. La interrupción

70

70

72

72

73

75

77

77

82

84

85

https://vk.com/espanol_con_amigos

6

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

Ejercicios para la reflexión

88

S o lu cio n es a lo s ejer cicio s

90

Bibliografía

94

https://vk.com/espanol_con_amigos

PROLOGO

El estudio sobre la cortesía verbal ha crecido considerable­ mente en los últimos años. No sólo es terreno específico de muchos grupos y programas de investigación como el que susten­ ta este trabajo (“Descortesía y medios de comunicación: estudio pragmático”, FFI 2009-10515), sino que aparece constantemente en los análisis que se acercan al discurso desde una perspectiva pragmática. Este cambio en la orientación lingüística, que se acer­ ca, como no podía ser de otra manera, al uso real, ha provocado el interés por las relaciones creadas entre los miembros de la comunicación y el contrato conversacional que establecen. La bús­ queda del acuerdo o el mantenimiento de la interacción se consi­ guen gracias a unas estrategias que revelan una norm a tácita: el respeto al receptor. Son muchos los acercamientos, la mayoría desde una perspectiva sociopragmática, etnopragmática o intercultural, que presuponen siempre el aspecto lingüístico sin detenerse en él. En nuestro país estos estudios están extendiéndose con una gran rapidez, aunque aún tienen menos peso que en otras comunidades científicas. La enseñanza del español a otros hablantes tiene que enfren­ tarse con estas rutinas, ya que son las primeras que necesita cono­ cer el estudiante. Son básicas para poder relacionarse e integrarse en la sociedad. Su desconocimiento puede traernos consecuencias importantes y cerrarnos muchas puertas. Por esta razón, consideramos que sería más oportuno acercar­ nos al tema no desde el punto de vista teórico, de describir posturas, criterios y metodologías, sino práctico. Este cuaderno pretende ser una ayuda al estudiante de español para que conozca cómo usar la lengua según el objetivo que quiera conseguir en su comunica­ ción. Al profesor de español le presenta las claves lingüísticas de las expresiones que se usan en estos casos. Intenta facilitar la tarea a unos y a otros, repito, con un objetivo didáctico. Por eso se orga­ niza en dos direcciones: medios de expresión y estrategias (visión onomasiológica y semasiológica). Al mismo tiempo, integra las

https://vk.com/espanol_con_amigos

8

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

dos caras de este fenómeno: la función lingüística y la relación

social. Esta “gramática de la cortesía” se ofrece como un muestrario de opciones expresivas para la relación social, describiendo sus cla­ ves de empleo y las variaciones que el contexto comunicativo en sentido general (participantes, sociedad, historia, cultura, etc.) opera sobre ellas. Es un ejemplo de una gramática del uso, de una gramática pragmática. La discusión teórica queda para otro ámbi­ to, y siempre puede completarla el alumno con la bibliografía bási­ ca recomendada. Agradezco a Arco/Libros, a su director. Lidio Nieto, y a Fran­ cisco Moreno, encargado de esta colección, la acogida recibida y su labor constante y meritoria en la difusión de los estudios del espa­ ñol como lengua viva.

y

https://vk.com/espanol_con_amigos

1

CORTESÍA-DESCORTESÍA

1.1. In t r o d u c c ió n

Cuando hablamos de cortesía aquí no nos referimos a nuestro comportamiento social, a nuestras “buenas maneras” o la deferen­ cia para con el otro en nuestros actos, sino a un principio que con­ trola la comunicación humana. Se trata del respeto a tma serie de convenciones establecidas en la relación comunicativa, tendentes a conseguir el equilibrio y el mantenimiento de la conversación. Afectan, pues, al propio principio de cooperación del que hablaba Grice (1975). En este juego hay que conjugar los deseos del propio hablan­ te: queremos que los demás nos valoren positivamente, que nos acepten (imagen positiva) y que no invadan nuestro territorio (cortesía negativa), pero también nos preocupamos de la imagen de nuestro interlocutor (queremos que se sienta apreciado y no tratado m al). Así, cuando queremos pedir algo a alguien, atenua­ mos la petición para poder conseguir lo que deseamos, sin que el otro se sienta demasiado forzado. Este es un equilibrio bastante sutil y exige un conocimiento profundo de las instrucciones de empleo de los mecanismos lingüísticos. Cada lengua tiene sus ruti­ nas, que dependen también de las rutinas de cada sociedad; por ello, necesitamos conocer tanto unas como otras. Algunas de ellas están fijadas socialmente, de manera que la realización del acto de habla impone la emisión de las mismas: los saludos, los agradecimientos, las felicitaciones, los cumplidos, etc. Es la cortesía ritual. Otras dependen de la propia voluntad del hablante, que las coloca en su conversación para conseguir un fin argumentativo claro: antes que nada, la colaboración del interlo­ cutor, su buena disposición a escucharle, a atenderle, y a admitir manifestaciones subjetivas o ataques a su imagen: es la cortesía estra­

tégica.

https://vk.com/espanol_con_amigos

10

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/I.E

Hablar supone actuar, y ello conlleva entrar en el territorio del otro, quien va a defenderlo, sin duda, o incluso nos va a impedir el acceso. La cortesía sirve para anular o combatir estas defensas. La descortesía, por su parte, crea un muro mayor, o ataca direc­ tamente al cuerpo del enemigo (a veces como forma de autode­ fensa) . Conocer los medios que cada sociedad y cada lengua tienen para dom inar estas relaciones sociales es fundam ental si quere­ mos entrar en esa comunidad y relacionarnos con sus indivi­ duos. Esto es hablar una lengua: no solo emitir unos sonidos, sino servirse de ellos para poder actuar, vivir en un universo compartido.

1.2. L a TEORÍA DE LA CORTESÍA VERBAI.

La cortesía verbal nace en el campo de los estudios sobre la conversación como una máxima que gobierna la interacción. Pertenece a un ámbito de la pragmática que enfatiza más lo social que lo puramente lingüístico. Lakoff (1973) concreta la regla de la adecuación pragmática en dos: sea claro y sea cortés. Leech (1983: 132) elabora un principio de cortesía que se refleja en varias máximas: tacto, generosidad, aprobación, modestia, armo­ nía, simpatía. Pero surge fundamentalmente de los estudios de Brown-Levinson (1987) sobre el concepto de imagen, básico en la relación social, que toman de Goffman (1967: 5): “The term face may be defined as the positive social valué a person effectively claims for himself by the line others assume he has taken during a particular contact. Face is an image of self delineated in terms of approved social attributes”. Es la imagen que nos hacemos de nosotros mismos, una imagen que cumple lo que la sociedad con­ sidera positivo. Brown y Levinson analizan esta imagen en dos aspectos o dos caras: una imagen positiva o necesidad de ser aprobado y aceptado por los otros, y una imagen negativa o deseo de no suf^rir imposi­ ciones. Si le decimos a una persona “Hola, guapa” (en un contexto neutro, con sinceridad), estamos alabando su imagen positiva. Y si para pedir usamos una pregunta, más un cumplido: “¿Puedes de­ jarm e el coche, encanto?” suavizamos la petición, no agredimos la imagen negativa del otro (no nos imponemos a él, ni invadimos su territorio). Por tanto, en preguntas, mandatos o expresiones de una

https://vk.com/espanol_con_amigos

CORTESÍA Y DESCORTESÍA

11

valoración negativa del interlocutor tenemos que ser cautos, porque atacan su imagen. Son descorteses (Haverkate, 1994). Pueden em­ pañar las relaciones sociales. Por ello, para mantener la interacción, para que el otro no abandone la comunicación, aparecen las expre­ siones o estrategias de cortesía. Estas, según Bravo (2004: 32), se definen como “ima acción que consiste en hacer pasar un acto A por im acto B con la finalidad de ‘quedar bien con el otro’, ya sea que esto íiltimo constituya el objetivo principal o el subordinado”. Hay que tener en cuenta que si el otro abandona, ya no hay comu­ nicación, y nos deja solos. Hemos perdido el poder. No consegui­ mos lo que queríamos: una información, ima ayuda, o simplemen­ te relacionarnos socialmente, compartir el espacio físico. Brown y Levinson (1987: xv) definen la cortesía como “rational behaviour aimed at the strategic softening (or mitigation) of face- threatening acts”. Posteriormente, se anulará esa igualación aten­ uación = cortesía. Así, Bravo (2005) separa estrategia de cortesía y estrategia atenuadora. Pero en este juego social importan tanto la imagen del yo como la del otro. Para Bravo (2004: 34) el efecto de la cortesía “en la interacción es interpersonalmente positivo”'. También Locher- Watts (2005) indicarán este beneficio mutuo, el equilibrio entre las dos imágenes. Además, el contexto, la sociedad, la cultura en la que estemos, también tienen algo que decir, ya que van a imponer una serie de restricciones, de obligaciones que en esa comunidad de habla hay

que respetar,

no, pasaremos al campo de lo marcado, positiva o negativamente. Yesto puede tener consecuencias en la interacción.

si querem os tener una comunicación “estándar”. Si

1.3. C o r t e sía Y OPERACIONES d e

a u t o im a g e n

La imagen es fundamental en la teoría de la cortesía. Tenemos que entender como tal la proyección social que hacemos de nosotros mismos, que es lo que se pone enjuego en la interacción verbal.

' Hernández Flores (2004) define la cortesía com o “una actividad comunica­

tiva cuya finalidad propia es quedar bien con el otro y que responde a normas y a códigos sociales que se suponen en conocim iento de los hablantes. Este tipo de

actividad en todos los contextos considera el beneficio del interlocutor.” Vid. asimismo las Actas de los cuatro coloquios celebrados en el Programa Edice en:

https://vk.com/espanol_con_amigos

12

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

La comunicación es el encuentro de dos seres sociales que pro­ yectan una imagen de sí mismos, y que deben respetar para man­ tener el acuerdo. Pero esta imagen tiene varias caras:

- la imagen que cada uno tiene de sí mismo;

- la imagen personal que proyecta a los demás: positiva o nega­ tiva, que puede coincidir con la anterior o no, y que puede variar según sus intereses concretos en cada momento;

- la imagen o rol que desempeña: como profesional, amigo dependiendo de las relaciones sociales;

- la imagen del yo integrado en un grupo: cuando nos senti­ mos atacados en cuanto profesores, o españoles, si se afirma algo en contra de ese colectivo.

Por ejemplo, si alguien me dice:

Las m ujeres son todas un desastre al volante,

me siento aludida, en tanto mujer, y puedo reaccionar a la defen­ siva. Igual si alguien ataca a la educación en España, porque me siento miembro de ese grupo. En un congreso nos pueden criticar el trabajo, pero eso afecta al

rol como investigador, no a nuestra persona en concreto. Lo malo es la generalización: cuando reducimos a una persona a su rol. Por ejemplo, cuando hablamos de “cuarenta sin papeles en una patera”

o

tiva. Una de las relaciones que se producen en la interacción verbal

tiene que ver con la proyección de imagen social, las “operaciones de imagen” (“face work”). Entre ellas podemos distinguir las acti­ vidades de autoimagen y las de cortesía. Cuando el hablante reali­ za una actividad para proteger o realzar su propia imagen, habla­ mos de operaciones de autoimagen. Por ejemplo, cuando en una entrevista de trabajo o en unas oposiciones presentamos todo nuestro currículum enfatizando nuestras virtudes y logros. El hablante antepone la imagen propia a la del otro interlocutor. En

la

actividad de cortesía, por su parte, el hablante tiene en cuenta oyente, y la imagen que proyecta tiene un fin para con él: ase­

gurar o deshacer la interacción. Hablamos, entonces, de cortesía (si protegemos la del otro) o descortesía (si la atacamos). Por otra parte, el oyente puede descodificar o interpretar el

“cuarenta irregulares”, limitando su ser a su situación administra­

al

https://vk.com/espanol_con_amigos

CORTESÍA Y DESCORTESÍA

13

discurso con un valor cortés/descortés o neutro. Así, la actividad de cortesía puede ser positiva: cortés/negativa; descortés. O bien seguir la norma, y quedarnos en algo no cortés no descortés. Cuando hablamos de la proyección de sí mismo, la operación de autoimagen en sí es descortés, porque supone una imposición del yo sobre el otro. Aquí el oyente puede interpretarlo de distinto modo.

Hablante

Proyección de una imagen hacia el otro, cortés o descortés Operación de autoimagen

Oyente

Efecto: cortés, descortés o neutro

Efecto descortés (codificado), cortés o neutro, depende del contexto

Por ejemplo, cuando llegamos a una tienda y pedimos:

¿Por favor, tendrían ustedes una talla 38 de este vestido? ¿Puedo probarme este vestido?

proyectamos una imagen amable de nosotros mismos con un fin cortés: atenuar la petición y conseguir el objetivo. Cuando nos enfadamos y decimos:

Estás muy equivocado. De mí no te vuelves a reír más

emitimos una recriminación y una amenaza, que ataca la imagen del otro, pero cumple el fin que el hablante quería transmitir: no quiere halagar al otro, sino hacerle daño, bien para satisfacer su enfado, o bien para conseguir que corrija su conducta. Es descor­ tés y lo sabe. Cuando en una conversación ocurre lo siguiente:

A: Hombre, hay gente que tiene una cara por delante y otra por detrás, y al final se queda sin amigos, porque no sabe guardar ni un secreto. B: Es verdad. Yo siempre lo digo: lo que alguien te diga, te lo tie­ nes que guardar y ser una tumba.

B intenta proteger su imagen, proyectar una imagen positiva ante lo que ha interpretado como una amenaza del otro, una afir­ mación en la que se evalúa su comportamiento como negativo. Realiza una operación de autoimagen. Pero tiene un fin: mante­

https://vk.com/espanol_con_amigos

1 4

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

ner el equilibrio, la buena relación con el otro y continuar la con­ versación. Pero cuando un político ataca:

¿No se da cuenta, señoría, de que ya no inspira confianza ni den­ tro ni fiiera de España, ni a los consumidores, ni a los inversores, ni a los ciudadanos en general? Y esto es lo más grave que nos está pasando en estos momentos, esto, la pérdida de confianza en su forma de actuar, eso es lo más grave que nos está pasando en este

momento. (Aplausos.)

No inspira confianza, en primer lugar, porque no dice la verdad, y no lo hace porque esté ciego o porque vea las cosas de otra mane­ ra, no; no inspira confianza porque niega la realidad con afán de

engañar (Rumores-Una señora diputada: ¡Qué mal!) Ahora dice que

estamos a pimto de abandonar la crisis, ¿y de dónde lo saca? Porque, dejando aparte previsiones de otras instituciones, es su Gobierno, el suyo, el que acaba de decir a Europa que la econo­

mía española se contraerá también este año. ¿O es que no lo dice?

Y no inspira confianza porque no hace nada de lo que debe hacer.

No inspira confianza porque no ha tomado las medidas adecua­ das que le han aconsejado todas las instituciones nacionales e internacionales a las que ha menospreciado. Señoría, usted solo

hace anuncios, ha venido en un sinfin de ocasiones a esta Cámara

a presentar planes y más planes, anuncios y más anuncios, y cada

vez que viene las cosas están peor ¿Para qué valen sus planes y para qué sus anuncios, señor presidente, para qué? (Aplausos.) Para colmo, señor Rodríguez Zapatero, sus últimas actuaciones -solo me voy a referir a las últimas-, sus palabras y sus promesas no se corresponden con los hechos. (Sr Rajoy, Diario de Sesiones

y Comisiones del Parlamento Español, 140, 17-2-2010, pág. 10)

no lo hace con el fin de hacer daño al receptor, o no sólo eso. Su fin es realizar una operación de autoimagen, y de denigración de la del otro, algo que entra dentro de las reglas del juego, de lo esperado en ese contexto: un político en un debate electoral tiene que atacar el trabajo del otro, sobre todo si es el jefe de la oposi­ ción (Fuentes, 2010a y b). Igual ocurre cuando expone los logros propios:

España se ha convertido en la octava potencia del mundo, hemos superado a Italia en renta per cápita, es un país que atiende a los jóvenes y ha creado tres millones de empleos, más de la mitad para las mujeres. Hemos subido las pensiones; un país que defien­ de a las mujeres con la histórica ley de igualdad, un país que se preocupa por atender a las personas que no pueden valerse por

https://vk.com/espanol_con_amigos

CORTESÍA Y DESCORTESÍA

15

mismas, un país que ha tenido e l periodo con

de la democracia, que apuesta por la sanidad y la seguridad píiblica. Hemos trabajado con firmeza, convicción y humildad. (Zapatero, en el primer debate Zapatero/Rajoy, 25-2-2008, <www. elpaisdigital.com>).

menos huelgas

Intenta mostrar una imagen brillante y victoriosa de sí mismo, papel que se espera del gobernante en el poder. En estos discursos políticos se da la operación de autoimagen de forma codificada o estándar. En otros casos, pertenece al estilo idiomático personal. Así ocurre, por ejemplo, con Risto Mejide (personaje mediático) o el presidente Hugo Chávez.

Váyanse al carino, yan(]uis de mierda, que aquí hay un pueblo digno (('hávez, lUtp;//www.youtube.com/watch?v=iy4bF4qxIbg& f'eature=related).

Pero en ambos es un instrumento empleado con un fin argu­ mentativo; conseguir llaiTiar la atención, ser importante, que los demás lo escuchen. En el caso de Chávez, también que lo voten. Pero a esto hay que añadir un aspecto puramente expresivo, con­ natural a las características individuales de esta persona. Las claves que surgen de todos los acercamientos a este tema, unos más globales que otros, son:

a) la cortesía es una actividad de relación interpersonal;
b) está orientada hacia el receptor. Se evalúa en la interacción, en el efecto que provoca en el otro;

c) hay que separar entre cortesía pretendida (hablante) y cor­ tesía interpretada (oyente). También entre cortesía codifi­ cada y cortesía interpretada.

Por ejemplo, un hablante A dice:

Es que no he leído tu trabajo, porque como el libro no ha salido, ^

no sé por qué,

Es una información sin más. Pero su interlocutor, el hablan­ te B, lo interpreta de form a estratégica, argumentativa: me está

^En un congreso de Español coloquial en Valencia, para justificarse ante la pregunta que le hacía un miembro de la sala, y refiriéndose a un artículo de un Homenaje.

https://vk.com/espanol_con_amigos

16

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

queriendo decir algo, me está acusando, aunque cortésmente, de forma indirecta, sin atreverse, y responde:

Yo sí lo sé, he sido yo el que he tardado en entregar mi artículo y por eso se ha retrasado todo.

Lo ha interpretado como atenuación de una descortesía, una acusación velada. Aquí la posible acusación está en la interpreta­ ción. El hablante A aclara, a continuación, que no lo ha dicho con esa intención. Pero B ha seguido lo codificado en una situación comunicativa que él ha interpretado de confrontación. Por eso encontramos muchos desacuerdos en la conversación, porque nos hacen elidir, reponer información, y no siempre la tenemos disponible.

d) Se ha distinguido entre lo convencionalizado y lo estratégi­ co, partiendo de que hay unas reglas establecidas por la sociedad y /o la cultura, y otras que el hablante utiliza libre­ mente, con un fin estratégico. Pero, ¿no hay siempre un fin argumentativo en toda actividad cortés?

Veamos: en los actos rituales la cortesía es obligada para que exista la comunicación y pertenece a reglas sociales, ya fijadas. Son los casos de abrir o cerrar una relación social: saludar o despedirse, entablar contacto y para ello alabar, hacer un cumplido, etc

Buenos días, ¿cómo está usted?

A los buenos días, que

¿Qué tal? ¡Qué buen aspecto tienes, por ti no pasa la edad! Estimado sr. Ministro, señoría

fórmulas rituales de determinados encuentros. O agradecer un

obsequio, una ayuda

Puede que no siempre, pero sí crean imagen y podemos emple­ arlo con un fin argumentativo: el otro se hace la idea de que somos amables, educados, y está más abierto a la relación con nosotros. Si vamos a pedir trabajo no podemos comenzar la entrevista sin dar los buenos días, ni dejar de saludar al jefe en el pasillo si queremos mantener nuestro puesto. Yclaro, debemos hablarle de forma correcta, no coloquialmente. Es decir:

¿Pero esto no tiene fin argumentativo?

https://vk.com/espanol_con_amigos

CORTESÍA Y DESCORTESÍA

17

“Buenos días, ¿cómo está usted?”: Implica poca relación y mucha distancia. “¿Qué tal?, ¿cómo van las cosas?”: se utiliza en una relación de respeto, más cercana, con un lenguaje más coloquial. “¿Qué pasa, tío, qué tal la parienta?”: claramente coloquial, no hay distancia ni jerarquía. “Oye, tú, qué mala cara tienes hoy”. O “qué careto me gastas hoy”: realmente descortés e inadecuado con un desconocido, aun­ que en relación familiar, de cariño, desinhibida, puede aceptarse como muestra de interés y no como una crítica. ¿('.ómo reaccionar ante la cortesía?

- con

otro

acto

cortés de

agradecimiento:

la interacción

intercambio;

- con

descortesía: se rompe

enfrentamiento.

mantenemos el

o se la lleva al

En el caso de la descortesía, hay un ataque a la imagen del receptor. Este puede reaccionar, según CXilpeper (2003), de los siguientes modos:

- Contrariar: ofensivamente (atacar la imagen ajena). Defensivamente (defender la imagen propia, por ejemplo apelar a terceros como responsables, ignorar la ofensa).

- Aceptar: asumir su responsabilidad, pedir disculpas con el consiguiente aumento del daño a la propia imagen.

- Ausencia de respuesta (silencio).

1.4.

L

T

a

ipo s

v a r ia c ió n :

de tp:x t o

fa c to r es

c o n t e x t ú a l e s ,

s o c io c u l t u r a l e s .

La cortesía es un factor pragmático que afecta a la conversa­ ción, al intercambio comunicativo en tanto que relación social entre individuos. Todos los participantes en el acto comunicativo intervienen:

- El hablante y sus deseos de proteger la imagen propia.

- El oyente, cuya imagen se desea preservar (o no) con un fin estratégico o argumentativo. El primer fin es quedar bien con él para mantener la conversación, y posteriormente alabar su imagen para conseguir un fin argumentativo determinado.

https://vk.com/espanol_con_amigos

18

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

-

-

-

El contexto sociocultural en que estamos, que determina

cuál es la norma, lo adecuado en cada caso. A partir de ahí juzgaremos si una manifestación discursiva es cortés o des­ cortés. En este sentido se incluyen las investigaciones sobre la universalidad de tal concepto o bien sobre las posibles constantes que cada grupo social pueda tener. Aquí entran las afirmaciones de que la imagen española se centra en el concepto de estima propia, a la que añade Fant (1989, 2007)

la

Para Bravo (1996, 2004) los rasgos que la configuran son la autoestima, la competencia y la autoafirmación, mientras que en la alemana o anglosajona es importante la inviolabi­ lidad del territorio personal.

contexto lingüístico en sentido amplio: los elementos que

aparecen en el discurso actúan sintagmáticamente los unos sobre los otros, atenuando o enfatizando los valores corteses

descorteses de un segmento. Al mismo tiempo, pueden

cambiar su orientación y convertir un procedimiento cortés en descortés o viceversa.

Asimismo, el tipo de texto elegido tiene sus propias rutinas. Esto hace que podamos permitir como adecuado o habitual un comportamiento en un texto que en otro está vetado (vid. Fuentes Rodríguez, 2010a). Por ejemplo, el enfrentamiento en el texto político es habitual, no así en el coloquial. El grado de familiaridad de un texto coloquial quita fuerza a determi­ nadas expresiones. El uso de usted es obligado en el texto par­ lamentario en España, no así en la conversación familiar.

El

de semejanza, cooperatividad, excelencia, rol yjerarquía.

o

Todo esto crea un entramado de interrelaciones que, como vamos a ver en el siguiente punto, es el que determina el efecto cortés o descortés. Por ejemplo, si en la frutería yo digo:

Yo quiero un kilo de uvas moradas

el frutero no se siente agredido por mi expresión directa, porque me conoce y estoy respondiendo a su pregunta: “¿Qué vas a lle­ varte hoy?” o “¿Qué te pongo?”. Si viene tras la petición de otra persona anterior, sejustifica por el contraste: ella/yo. Pero si entro directamente y digo:

https://vk.com/espanol_con_amigos

CORTESÍA Y DESCORTESÍA

19

Hola. Yo quiero un kilo de uvas moradas,

el yo suena impositivo. Si Zapatero o Rajoy dicen:

Yo quiero una España fuerte económicamente,

no suena impositivo, sino una afirmación segura, tajante, como se espera de un líder. Por ejemplo:

¿Por qué no dejas a tu novia?

puede ser ima pregunta, o bien una sugerencia, un consejo tras la manifestación por parte del otro de los problemas que tiene con su pareja. Todo esto con luia pronunciación normal, sin subir el tono de voz. Si lo pronunciamos de forma tensa y con un tono ele­ vado, es la expresión de enfado, de una emoción negativa. La entonación, pues, es otro factor que tenemos que añadir.

¿Me podría hacer una foto?

Cuando escuchamos esto en boca de un turista al pasar por la Catedral, lo admitimos como una petición cortés. Sin embargo, si me lo dice mi pareja, el tratamiento de usted y el giro indirecto en vez del uso del imperativo (“Hazme una foto, venga”) sería inter­ pretado como im rasgo de distancia o irónico, como una broma

(acercamiento). La cortesía es una norma de la interacción social entre individuos. Afecta, pues, al comportamiento, guía la relación social entre huma­ nos, y como consecuencia, también afecta al intercambio comunica­ tivo. Es más propio de la lengua oral. Menos propia del monólogo. Así, en un texto científico, expositivo, en que se pretende tras­ ladar una información, no aparecen formas interactivas; por lo tanto, la cortesía no interviene en ellos. Un artículo de periódico, un informe técnico, las instrucciones de empleo de un ordenador, de uso de un medicamento, o una receta de cocina no suelen lle­ var estas formas. Excepto, claro está, si hay referencia al receptor. Así, en un prospecto aparece:

Coloque los medicamentos fuera del alcance de los niños.

Y

no “coloca”. Sí aparecen en textos argumentativos, aunque si

son textos públicos, dirigidos a un receptor colectivo, se juega con la imagen del grupo, la que socialmente se considera predomi­

https://vk.com/espanol_con_amigos

20

LA GRAMATICA DE LA CORTESIA EN ESPANOL/LE

nante. Por ejemplo, en publicidad variaremos nuestras formas expresivas dependiendo de si el público es toda la comunidad en

general, o si pertenece a algún grupo social concreto: inmigrantes,

mujeres, niños,

,

o a un sector socioeconómico determinado.

No LEAS ESTE ANUNCIO SÍ te gusta tirar el dinero con tii actual ope­ rador móvil. Más móvil.es. Tu operador low-cost (20 minutos, 2-3-

2010).

En el siguiente ejemplo, la receptora es una mujer madura. Se impone el trato de usted como deferencia. Hay que tener en cuen­ ta que el producto va dirigido a un grupo con cierta solvencia eco­ nómica:

Esta noche, ralentice el envejecimiento visible. Descubra la hidratante anti-arrugas de noche Youth Surge-Night. (Clinique, <http://www.sinprisaporenvejecer.es>)

Igual el anuncio de Audi siguiente. Es un coche que no está al alcance de cualquiera y es lo que quiere resaltar la marca con ese “condúzcalo”.

Audi A3

TDI

“Genuine

Edition”. Condúzcalo

por

21.100

Para determinar, pues, si una expresión lingüística es o no cor­ tés debemos tener en cuenta varios factores:

Lingüístico

Elemento

lingüístico

Cotexto

Contexto

Tipo de

discurso

Contexto

social

??

■Norma ■

Cortés

Efecto

Descortés

Por ejemplo, por favor es un término usado para atenuar un mandato o una petición.

Tráete mañana el portátil, por favor.

En este contexto, provocaría un efecto cortés. Pero puede ser claramente descortés si aparece pronunciado de forma tensa, enfa­ tizado:

https://vk.com/espanol_con_amigos

CORTESIA Y DESCORTESIA

21

Tráete mañana el portátil, p o r favor.

O

si el contexto que lo acompaña es una aserción:

¡Esto no hay quien se lo coma. Por favor! Eso es ima barbaridad, p o r favcír.

El

tipo de discurso y el contexto social también influyen, por­

que establecen la norm a de lo considerado apropiado, a partir de lo cual se fija el graduatum de cortesía. Así, el último enimciado (“Esto es una barbaridad, p o r fa v o r ”) dicho en una Junta de Facultad, por un miembro de la misma hacia el decano, es claramente descortés. En una conversación entre jóvenes, entre amigos, en el bar, en medio de una discusión

es normal. Cuando se lo dice un miembro de un partido político a la oposición, también es normal. Es menos descortés. Y si es un personaje público de la televisión, de los que intervienen en pro­ gramas rosa y que usan im lenguaje fuerte y a veces claramente insultante, tipo Kiko Matamoros, Belén Esteban o Lidia Lozano, pertenece a su estilo de habla y pierde efecto la descortesía. Entra dentro de lo considerado habitual.

('.ARMELK M a r c h a n t e : pero si es que la Jugada le

Isabel Pantqja// [ella quería/ se encontraba en un país con un caldo de cultivo=] L id ia L o z a n o : [¡homlm!/ ¡por favor!/ es vergonzoso cómo trata a los periodistas] ( “T N T ”, 23-08-07, extraído de E. Brenes, 2009)

ha salido mal a

Elemento

Cotexto

Tipo discurso Situación

Contexto

Intención

Lingüístico

interactiva

social

del Hablante- Efecto en el receptor

Aserción:

Porfavor:

Discurso

Enfrenta­

Conflicto

Atenúa la

expresión de

intensifica

político

miento entre

descortesía.

una opinión

partidos

 

Entonación:

Discurso

Programa

Conflicto

Atenúa la

intensifica

televisivo

televisivo y

como

descortesía

 

de crítica

característi­

espectáculo

 

cas del

tertuliano:

Risto, Kiko

Matamoros

https://vk.com/espanol_con_amigos

22

LA g r a m a t k :a

d e

l a

c o r t e s ía

e n

e s p a ñ o l / l e

Discurso

Contexto Relación Intensifica

académico

académico; de inferior la

de un miem­ bro de la Junta de Facultad al Decano

a superior;

deferencia

descortesía

Todos estos factores juegan entre ellos para provocar la inter­ pretación cortés o descortés que va a descodificar el oyente (Cfr. Fuentes, 2010a; Fuentes-Alcaide, 2008, 2009). Así en la siguiente intervención parlamentaria, aunque apa­ rezcan evaluaciones negativas, el hablante no las considera del mismo modo que en una conversación directa. Llamar a alguien “fanático enferm izo” es un insulto. Pero el contexto político y el tipo de discurso parlamentario hacen frecuente y normal el enfrentamiento y se rebaja la descortesía:

El señor G a i,l e g o B u r (;o s : Señor ministro, estos papeles que le enseño son multas lingüísticas que han recibido cientos de comerciantes y empresas en Cataluña por no tener rotulado el comercio en catalán o emitir documentación comercial solo en castellano, lengua oficial del Estado y lengua propia también de Cataluña. Por lo tanto, no le voy a hablar de un problema irreal, estas multas avalan que no me invento absolutamente nada, aquí están las multas. En Cataluña, como bien conoce usted, algunos fanáticos enfermizos piensan que es muy positivo multar a los comercios por estar rotulados vínicamente en castellano. Por eso, señor ministro de hidustria. Turismo y ( ’omercio, le pregunto cuál es su opinión respecto a ese tipo de multas. Me remito a la pregunta que figura en el orden del día; ¿considera que las impo­ siciones lingüísticas y las multas a las pymes catalanas ayudan a superar la complicada situación económica que están atravesan­ do en la actualidad? (Diario de Sesiones y Comisiones del Parlamento Español, 141, 18 -2-2010, pág. 8).

T 5 .

E l c o n t in u u m

La cortesía actúa como un proceso gradual, con una zona de inflexión en la que situaríamos lo considerado normal, estándar;

DESCORTES

c o r t e s

https://vk.com/espanol_con_amigos

CORTESIA Y DESCORTESIA

23

Ambas zonas, la de cortesía y la de descortesía, son graduales:

van del menos al más. Por ejemplo, en un mandato, podríamos tener las siguientes expresiones, ordenadas de más descortés a más cortés.

2. 1. Termina ¿Por qué de no una terminas vez el el trabajo, trabajo? jolín (joder). 4. 5. 3. Termina Va ¿Podrías siendo terminar el hora trabajo, de el terminar. por trabajo, favor. por favor?

1 sería más descortés. 2 atetiúa la descortesía, aunque si la pro­ nunciación es tensa puede ser descortés. 3 se acerca, con la imper­ sonalidad, a un plano neutro. Dentro de la cortesía, “Termina el trabajo, por favor” es menos cortés que “¿Podrías terminar el tra­ bajo, por favor?”, donde además del operador porfavor, incluimos la interrogación y la perífrasis con poder en forma de futuro hipo­ tético. En esquema:

+

Descortés

-

Cortés

+

+ Termina (le

¿Par qué no

Va siendo

Termina el trabajo,

¿Podrías terminar el

una va el

terminas el

hora de

porfavor

trabajo, + porfavor?

trabajn, joder

trabajo?

terminar

Elemento

atenuador

atenuador

atenuador cortés:

atenuador cortés:

potenciador

descortesía:

descortesía:

porfavor

porfavor,

de la

descortesía:

interrogación

impersona­

lidad

interrogación

- de una vez

- imperativo

- interjección

Todo esto en una situación de interacción estándar y en tono neutro. Con entonación marcada, cambiarían las cosas. Y, como hemos dicho, en cada situación interactiva la norm a varía. Por ejemplo, la descortés:

Termina de una vez el trabajo, joder.

no lo es tanto si la relación hablante-oyente es distendida y de con­ fianza. Podemos incluso usarla bromeando, y tendría un efecto de empatia, de afiliación con el otro. Pero entonces el tono distendí-

https://vk.com/espanol_con_amigos

24

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

do, los gestos, la sonrisa, pueden atenuar el acto. Si le decimos a una persona:

Estás gordísima.

es un insulto en sí, y, por tanto, muy descortés. Pero bromeando, con relación de confianza, puede ser irónico, y tener el valor con­ trario: unión entre personas, empatia, cortesía en suma (aquí hay otro elemento del contexto y la situación, que influyen). Es decir, no hay enunciado cortés o descortés per se, sino que es una evaluación que aplicamos a la conducta, según si es social­ mente apropiada o no. Y depende de los factores anteriormente marcados. Véamoslo con otro ejemplo. Pedir a alguien dinero es un acto realmente amenazante para el otro. Por tanto, intrínseca­ mente descortés. Ahora bien, si es un hijo el que se lo pide al padre pertenece a lo socialmente aceptado:

Dame algo. No tengo un duro. Necesito .SOO euros.

En un banco:

Necesito 300 euros. Quiero sacar 300 euros.

Pero no a un desconocido:

Dame 300 euros. Los necesito.

Con otro acto más universal: decirle a alguien que está equivo­ cado:

1. Eso no es así.

2. No tienes ni idea, tío.

3. Que no, tío, que no.

4. Está usted faltando a la verdad.

5. Mentira.

6. Eres un maldito embustero.

7. No sé, pero yo creo que las cosas no son así. A lo mejor estoy equivocado, pero

En un primer momento, podríamos decir que el acto de habla en sí es descortés, pero en 7 se atenúa. Sería una forma de reducir

la descortesía. Exigiría una situación formal, de distancia entre los individuos. El hablante se coloca por debajo del receptor.

1 y 4 aparecerían en

situación formal, con distancia. Sin embargo, en un texto parla­

¿Pero las otras son todas descorteses?

https://vk.com/espanol_con_amigos

CORTESÍA Y DESCORTESÍA

25

mentario, por ejemplo, serían norma. Ni corteses ni descorteses, aserciones puras, de información.

2

y 3 serían descorteses entre personas que no se conocen,

pero habituales entre amigos. En ambos casos exigimos una rela­ ción de cercanía. Pero imaginemos una tertulia televisiva, en que se enfrentan dos “tertulianos”: 5 (“Mentira”) sería una expresión descortés, pero más atenuada que 6 (“Eres un maldito embuste­ ro”), en que pasamos al insulto. De todas formas, en un plato de televisión, en este tipo de programas, como lo habitual es el escán­ dalo, tienen menos fuerza que cuando lo decimos en la calle a un amigo (Brenes, 2009 lo llama “descortesía mediático-lúdica”). Una expresión como: “C^állate, gorda”, es descortés en princi­ pio: lleva un imperativo, es im mandato directo al otro, y un ape­

lativo en que se insulta a la receptora. Ahora bien, la podemos escuchar entre parejas, entre los que el apelativo gorda se ha con­ vertido en vocativo habitual e incluso cariñoso. Y, al revés, en una situación de tertulia televisiva, A tu lado, en que se enfrentan Kiko Hernández y Encarni Manfredi, este la salu­ da diciendo:

Buenas tardes, ¿cómo estás, hija? (A tu lado, 11-07-06)

Ese hija, coloquial, de acercamiento, tiene un valor irónico, y se interpreta no como forma de inmediatez, sino como una críti­ ca, dicho con actitud falsa. Esto lo apoya el resto del contexto y las circunstancias externas: los asiduos al programa saben que ambos se han enfrentado de forma violenta. Por tanto, debemos ver cuál es el valor de los elementos lin­ güísticos, y luego situarlos en cada situación comunicativa, ya que según la relación entre hablante y oyente (familiaridad, distan­

cia

quial, académico), el típo de contexto social (determinaciones cul­

turales, profesionales, históricas,

nas

, También debemos entender que los elementos lingüísticos se potencian entre sí, y por tanto, si usamos un tono de acercamien­ to o de agresividad cambia la valoración de los procedimientos.

Por ejemplo, el enunciado 5, cuando lo emitimos gritando

t ir a ) , se hace más descortés. El 1 (“Eso no es así”) o el 3 (“Que no,

tío, que no ”) con tono condescendiente, pueden ser interpretados como más corteses, si hay confianza, o como lo contrario: muy des­

),

el tipo de discurso (político, parlamentario, televisivo, colo­

),

el lugar, el tipo de perso­

tendremos que usar unas estrategias u otras.

( m e n ­

https://vk.com/espanol_con_amigos

26

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

corteses, por el trato que se le da al otro, que lo rebaja, como si fuera tonto. En la descortesía, como en la cortesía, hay efectos de inversión:

la acumulación de elementos corteses puede provocar descortesía, porque va contra lo aceptable, contra la norm a y esto llevaría al oyente a pensar que es insincera. Sería la hipercortesía, que ya es descortés. E igualmente un exceso de elementos descorteses puede darnos la pista de que:

a) El hablante intenta desahogarse, está en un estado muy irri­ table. Es, pues, un aspecto psicológico que nada tiene que ver con el receptor, una función modal (Fuentes Rodríguez,

2009a).

b) Es propio de una situación desenfadada o el habla de im grupo social. De este modo sus componentes expresan la pertenencia al grupo. Es la función que tiene el uso de tacos e insultos entre jóvenes o colegas, lo que Zimmer- mann (2003) llamó anticortesía.
c)

O es una característica personal del rol que el hablante está interpretando: así estos personajes televisivos, Risto, Kiko Matamoros, que tienen su trabajo por cultivar la descortesía como característica del personaje que representan.

Hay otros medios de descortesía, que ocurren por omisión'’; cuando se espera una reacción cortés y no se produce. Por ejem­ plo, cuando hacemos un regalo a una persona y esta no lo agra­ dece, lo interpretamos como descortesía y nos sentimos dañados. El silencio del otro, que siempre constituye una anulación de la comunicación, una anulación del papel del receptor, también es descortés. Va contra la propia norm a de cooperación fijada por Grice.

(explicadas por

- descortesía descarnada

- descortesía positiva: dañar la imagen positiva del otro

- descortesía negativa: atacar su imagen negativa

o ironía, donde se usan estrategias de

- ausencia de descortesía: situaciones en la que es esperable una reacción cortés y no se produce, com o agradecer un regalo

- descortesía encubierta o sarcasmo,

* Culpeper

(1996)

plantea superestrategias de

descortesía

Blas Arroyo, 2001):

cortesía insinceras

- descortesía burlesca o fingida. Es la anticortesía. Vid. asimismo Kaul

(2008).

https://vk.com/espanol_con_amigos

M EDIOS DE EXPRESION

Estudiamos ahora los mecanismos expresivos que en español se marcan como corteses o descorteses para poder entender su com[iortamiento y los valores cjue aportan, porque, aunque al final el contexto invierta su valor, (¡ueda siempre en el receptor el eco de su contenido básico. Estos se organizan fundamentalmente en dos categorías, según los acercamientos al tema: atenuativos e intensificadores. Los pri­ meros se consideran generalmente mecanismos corteses y los segim- dos descorteses, aunque en este último caso no siempre es así. Aparte, evidentemente, del uso (]ue puedan tener en el contexto.

Albelda (2007:

199) reconoce dos escalas; de cortesía y des­

cortesía, en la que actúan del siguiente modo los intensificadores

y atenuaüvos.

Escala de la cortesía

Escala de la descortesía

+ cortesía = intensificación de la imagen del tú - cortesía = atenuación de las amenazas o ausencia de intensifi­ cación de la imagen

+ descortesía = intensificación de las amenazas

- descortesía = atenuación de las amenazas

De nuevo recordamos que esto es lo codificado para una situa­ ción estándar. Además, para algunos, la atenuación de las amena­ zas entra en la cortesía.

2.1. La ATENUACIÓN

Uno de los mecanismos fiindamentales para la cortesía es la atenuación del acto que se considera invasivo del campo del oyen­ te. Esto se aplica a preguntas, órdenes, peticiones, consejos, valo­ raciones o incluso la expresión de la opinión, que puede conside­ rarse impositiva para el interlocutor. Para ello se recurre fiinda-

https://vk.com/espanol_con_amigos

28

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/I.E

mentalmente a una minimización, efecto que se consigue a través de los siguientes mecanismos lingüísticos:

A) Minimización de la cantidad:

-

el uso del diminutivo o de otros operadores que indican

cantidad baja: como un poco, poco, algo, sólo, simplemente:

¿Tienes un poco de sal? ¿Tienes un momentito? Es sólo un momento. Es algo tímido. La habitación está un poco desordenada.

O cantidades:

Vuelvo en un minuto. No tardo nada. Volvemos en nada. No se muevan de ahí. Moderadora: Jesús, Jesús, un momentito, esto es un diálogo, un segundito, Jesús, a ver si ñiparnos todos un poco, que estamos, porque aquí hay un vídeo, me falta Gabi, me falta conocer a Gabi creo (“A Tu Lado”, 14-11-07, extraído de E. Brenes, 2009).

-

, decirlo así, de alguna manera, más o menos, aproximadamente

elementos aproximativos: una especie de, algo así como

por

(Fuentes, 2008).

Se comporta como un capo de la mafia, por decirlo así. Ella actúa con una especie de envidia. Este chico no está muy bien que digamos.

O

oyente infiere que su contenido quiere ser atenuado:

el uso de retardatarios, que hace esperar una expresión. El

Es que

esa

gustos.

, pero ¿me podrías atender un momento?

Quería

digamos, no sé, estaría bien que no te relacionases con

bueno, no, esa persona, porque te va a traer muchos dis­

bueno, no es por molestarte, no sé si tienes tiempo

¿Podrías

?

Que, bueno, hombre, que si puedes

firmarme esta

petición.

procedimiento

empleado consiste en atenuar el significado de los términos, empleando eufemismos que disminuyan la carga tabuizada u

ofensiva que conllevan:

B)

Minimización

del

contenido

semántico:

el

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

29

Es un chico difícil. Su mujer es muy especial (en sentido negativo). Es un servicio para los discapacitados psíquicos. Su marido es bipolar, por eso se han separado. Su mujer sufre una disminución de movilidad, por eso necesita una ayuda (en vez de “está inválida”) .

C)

Distanciamiento de las circunstancias de enunciación: del yo,

aquí y ahora.

1.

Distanciamiento del yo hablante. El yo se oculta:

- Aparece otro enunciador:

¿No es tu hermano el que dice que es im tío muy mal encarado?

(íom o

Si por im' fuera, señor, lo dejaría pasar, pero las reglas no me lo

permiten.

- El hablante se octilta en la comunidad: Nosotros, la gente Así, por una parte se aleja de la responsabilidad de la aserción y, por otra, no se impone al receptor. Tanto la imagen del uno como la del otro están a salvo.

dicen en mi pueblo, hay que .ser mejor persona.

Todos cometemos errores en la vida.

- Se oculta al agente, no se presenta de forma ostensible. Así, la impersonalización:

Alguien debe decirle que no es oportuno interrumpir.

A nadie le gusta que le pregunten de ese modo.

Alguien podría pensar que estás mintiendo. Hay quien dice que lo has insultado varias veces.

O la comunidad:

La gente puede pensar que estás mintiendo. Todo el mundo quiere que le den luia palmadita en la espalda de vez en cuando.

A veces se la presenta como garante de lo dicho: como general­

mente se dice, como todo el mundo sabe

2. Distanciamiento temporal: en el caso de los verbos, el hablante intenta alejar la aserción del momento presente, y para ello acude a un distanciamiento temporal (el futuro como expre­ sión de probabilidad) o espacio-temporal (el imperfecto o el con­ dicional) .También puede recurrir a un distanciamiento modal

https://vk.com/espanol_con_amigos

30

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

con el subjuntivo. Consiste en un mecanismo indirecto, en el que no asertamos con fuerza, sino que lo alejamos de nuestras cir­ cunstancias enunciativas, de nuestro propio mundo,

-

-

poniéndolo en otro momento del tiempo (futuro):

Será María la que ha llamado.

suspendiendo la aserción (subjuntivo):

Quizás fuera Germán el que robó las joyas. Quisiera que me explicara con detenimiento los términos del contrato.

3.

O trasladándolo a otro plano, creando una polifonía (imper­

fecto o condicional):

Yo, que tú, me lo pensaba,

como consejo explícito, pero con la intención de recriminar y obli­ gar al oyente a hacer algo.

Quería que me enseñara esos móviles.

Utiliza el verbo ilocutivo de deseo, pero lo lleva a otro univer­ so de discurso. Lo aleja del yo y del espacio-tiempo actual. Se des­ dobla el hablante, con eso no se presenta su imagen directamen­ te, sino que se esconde en otra. Es el cambio que operan las for­ mas de imperfecto o condicional. Podrías preguntar: ¿ahora ya no quieres?, si esto fuera literal.

¿Podría enseñarme esos móviles? Quería un cambio de aula. Quería solicitar el puesto de camarero. Querría ver el apartamento, antes de decidirme.

4.

Usar el yo como forma de empatia con el tú, desplazando el

centro focalizador de actos como los consejos o los mandatos de la

persona del oyente:

Yo, que tú, iría a hablar con ella. Si yo fuera tú, aceptaría el trabajo.

5.

El receptor: utilizar los elementos de contacto, que actúan

como empatizadores: ¿wo?, ¿verdad'?, ¿vale?, ¿entiendes? psLra impli­

car al receptor y hacerlo partícipe de la aserción.

https://vk.com/espanol_con_amigos

EDIOS DE EXPRESIÓN

31

El profesor de Matemáticas es un chalado, ¿verdad? Siempre está dando problemas.

O ponerlo como garante de lo dicho: como tú sabes, tú sabes

Como tú sabes, esta persona es una irresponsable. Lleva faltando al trabajo dos meses de forma intermitente, lo que impide que podamos pedir un sustituto.

D) Atenuar la aserción modalmente.

a) suspenden la aserción: quizás, tal vez, seguramente, posiblemen­ te, probablemente, lo mismo, igual. El hablante no impone su

opinión, sino que reduce la fuerza de lo dicho. De esta manera no invade el campo del otro.

con marcadores de posibilidad, duda o probabilidad, que

Quizás debamos ir antes a recoger a Marina. Puede que nos esté esperando. No sé, pero este cuadro no está muy bien.

b) con verbos del tipo creer, pensar, opinar

:

Crt'o que es una idea que hay que plantearla con tacto. Pienso que la propuesta de Mario es más ajustada a la realidad. Me parece que no deberías presionarla más. Creo que tienes que tener im poco de paciencia. Creo que te equivocas.

c) Con otras expresiones de opinión:

En mi opinión, su trabajo no merece mucho la pena. Para mí, que deberíamos suspenderlo.

d) Con marcadores enunciativos:

Que yo sepa, él falta continuamente, y hoy tampoco ha venido. Así que hay que tomar medidas. La verdad, Luisa debería volver con él. El señor JORQUERA C a sel a s: Gracias, señor presidente. Señor presidente del Gobierno, ¿piensa el Gobierno que el tras­ lado a Madrid de los centros rectores de las cajas de ahorro es la solución a la situación de crisis económica y a su repercusión en el sector financiero?

El señor

dente del Gobierno. El señor p r e s id e n t e d e l G o b ie r n o (Rodríguez Zapatero): Muchas gracias, señor presidente.

PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Jorquera. Señor presi­

https://vk.com/espanol_con_amigos

32

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

La verdad es que el Gobierno no decide absolutamente nada sobre los centros de decisión de las cajas. El Gobierno procura ser escrupulosamente respetuoso con los procesos que las cajas deci­ dan. (Diario de Sesiones y Comisiones del Parlamento Español, 140, 17-2-2010, págs.45-46).

Otras construcciones oracionales, condicionales o temporales, actúan como desrealizantes (Fuentes-Alcaide, 2002): quitan fuerza al acto, porque establecen condiciones: Si se me permite, si no es

molestia, si no le importa, si leparece bien, cuando pueda

para la imposición (mandato) o petición:

, empleados

Si no es molestia, ¿podría avisarme cuando estén los docixmentos?

(si me lo permite(s)), el comportamiento de esta

muchacha ha sido correcto (forma de atenuar una opinión, que va en contra de lo que piensa el interlocutor). Cuando pueda, mándeme el informe, por favor. Cuando puedas, mira este proyecto, anda.

Si se me permite,

Puede incluso usarse sola, cuando es evidente el mandato:

Cuando puedas, Emilio (al camarero habitual, para pedirle el café). Cuando tengas un momento, ¿eh? (implica “ven a hablar conmi­ go”, o “haz esto”).

Estos elementos crean un marco hipotético, indicando la cir­ cunstancia o momento futuro en que se va a realizar la acción. e) Con operadores que actúan en el plano apelativo. Atenúan con expresiones modales el acto de petición o pregunta. El elemento básico aquí es por favor, que atenúa ambos, en entonación neutra"*. Pero también hay otros elementos más coloquiales: anda, venga:

Anda, dámelo, no seas desagradecido. Andaaa, llévame al cine, ¿vale?,

este último

con entonación

melosa, lastimera, imitando a un

niño:

Venga, vamos a decírselo. Venga, no te enfades. Venga, hombre, ¿cómo crees tú que debemos hacerlo?

' Hay otro p

o

r

exclamativo de enfado. Cfr. Fuentes (2009b).

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

33

g) Cambio de modalidad o fuerza ilocutiva del acto. En este caso utilizamos el medio de expresión de una modalidad no impositiva para un acto que lo es:

g.l. Usar la forma interrogativa para el mandato o la petición, acompañada de verbos como poder, importar.

¿Podrías traerme a mí también una cerveza? ¿Podría ver el piso? ¿Te importaría decirle a Pedro que no puedo venir a la reunión?

Otra forma puede ser precediéndolo de ¿Por qué no?

¿Por qué no intentas hablar con él? (equivale a un consejo: “habla con él”).

g.2. Usar la negación, como una forma indirecta para la afir­ mación de algo:

No es una barbaridad decir que lo eligieron a dedo.

Negamos un exceso, una valoración negativa y justificamos la segunda aserción: lo eligieron a dedo, es segiuo, está legitimado decirlo. O para ima petición:

¿No tendrías en casa una botella de ese vino que me diste a pro­ bar el sábado?

g.3. Usar la obligación para el mandato:

Deberías hablar con él y pedirle perdón.

Compárese con:

El gobierno debería reconsiderar su plan económico y dar mar­ cha atrás,

en que el hablante no tiene autoridad sobre el gobierno, y por tanto lo que emite es una información, una opinión, en la que expresa la obligación que en su opinión tiene el gobierno. En el primer caso, hay una relación directa con el interlocutor, y la obli­ gación cumple la función de un mandato o petición.

g.4. Usar la afirmación para el mandato:

La gente debería callarse. Hay que levantar la persiana.

https://vk.com/espanol_con_amigos

34

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

En este caso la afirmación va acompañada de una impersona­ lización. El oyente, el tú al que se refiere el mandato, se diluye en ese colectivo genérico “la gente^’, con lo que alejamos lo dicho.

Este trabajo mejoraría mucho si le introdujeras más bibliografía.

El sentido es: “introduce más bibliografía. Está mal”. Pueden usarse formas más indirectas:

La persiana está levantada (para pedirle que la baje).

g.5. Usar la aserción para la pregunta:

Deberíamos saber ya si vas a hacer el trabajo o no. Estaría bien saber si vas a participar en el concurso.

Pero recordemos lo anteriormente dicho, todo esto es lo codi­ ficado, y fiinciona en una relación de distancia comunicativa: el hablante quiere ser cortés con el otro, para conseguir algo, o por­ que no tiene confianza con él. Entre amigos, el consejo sería:

Habla con él, tío, no seas imbécil.

En este contexto, el insulto no actúa como tal, sino que con­ tribuye a confirmar la empatia y estrechar los lazos con el recep­ tor. Incluso puede ir acompañado de palabras malsonantes:

Habla con él, tío, no seas cabrón.

Valoraciones como:

Eres un gilipollas. Eres un hijoputa. Eres un cabrón.

se usan como un comentario, ante una actuación del otro, que no se rechaza, sino que se acepta y se comenta. Serían casos de anti­ cortesía, pero para ello la relación entre hablante y oyente tiene que ser de total confianza, o bien, pertenecer a una jerga identifi- cadora del grupo. Encontramos un caso concreto en el programa de Televisión (Cuatro) El Hormiguero del día 9.12.2009. El presentador entre­ vista a Arturo Valls, un compañero, que va a estrenar un programa nuevo el domingo. La promoción se ha realizado en la calle, en Madrid, con los miembros del equipo desnudos. El programa se

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

35

llama “Vaya Tropa”. Aparecen incluso en el plato dos cámaras sin ropa. El tono del programa es desenfadado. Yen un determinado momento el presentador le pide a Arturo Valls que toque la flauta travesera. Este responde:

No seas cabrón, no me hagas esto.

Pero lo hace sonriendo, en un ambiente de camaradería. Hablan coloquialmente, como colegas. Si, por el contrario, en una relación de confianza usamos fór­ mulas de cortesía indirecta como el imperfecto, provocamos un distanciamiento, que puede ser descortés, o bien puede usarse con un fin líidico, para estrechar las relaciones entre los miembros de la interacción. Por ejemplo, en esa misma circunstancia, podría haber respondido el entrevistado:

-Señor Pablo Motos, ¿sería usted tan amable de no pedirme eso?

O también:

Personalmente, si no es mucha molestia, preferiría no hacerlo.

Así, si tm amigo nos dice:

¿Podrías traerme a mí también una cerveza?

en vez de “Tráeme a mí otra”, o “Yo también quiero”, “Otra cerve­ za, tío”, podría ser respondido con un “Sí, podría, pero no te la traigo”. El exceso de cortesía no es lo adecuado en esta situación interactiva. La norma dicta no formalidad, acercamiento.

E)

Procedimientos

discursivos,

actúan como atenuación del acto.

estrategias

argumentativas

que

a)

La fundamental es la justificación: ofrecer argumentos que presentan lo dicho como la conclusión, a veces no querida, de algo. Así, expresamos una opinión de forma no imposi­ tiva frente al otro:

Vete rápido a casa. Probablemente ya haya llegado Marta, y vas a causar mala impresión si no estás

Si

respondemos a una invitación con Es que en vez del rechazo,

justificamos nuestra postura. El hablante atenúa la fuerza del acto descortés. Actúa como un desrealizante de este valor de descortesía:

- El día 18 celebramos la Primera Comunión de Clara. Vamos a co-

https://vk.com/espanol_con_amigos

36

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

mer en el restaurante La Cabaña. Os esperamos a ti y a tu marido. - Gracias. Pero no sé si vamos a poder ir. Es que tenemos que salir para Granada a las 3, y no nos va a dar tiempo. Lo siento de veras. Me hubiera encantado estar con vosotros.

b) La utilización de preámbulos, estructuras de inicio, prepa­ ratorias de actos que se retrasan.

Hola, Anca, buenos días. Mira, te llamaba porque, bueno, no

Era porque Inés ha

hecho la prueba y ha tenido un mal día, y la profesora que la

quiero molestar, no sé si es buena hora

ha examinado te conocía y le ha dado una tarjeta para ti

No sé,

si puedes mandarle un correo, no sé, para preguntarle

cuando

puedas

Quizás a ti te diga algo y le puedes explicar

Es que

está muy preocupada y con tanto trabajo y tanta presión

No se lo va a creer, pero no me queda ningún otro ejemplar.

Hay otros casos en que el acto invasivo de la imagen del otro es el rechazo o la negativa: respuesta a una petición o mandato. En estos casos el hablante puede usar, aparte de elementos modales o enunciativos, como en cualquier otra aserción, la expresión de sus propias emociones, empalizando con el receptor: el hablante muestra su pesar por no complacerlo.

Lo siento, me encantaría complacerlo. Si estuviera en mi mano lo haría, pero no puedo dárselo.

Lo planteo, entonces, como un acto no voluntario, que pierde fuerza y responsabilidad del oyente. En una invitación:

-Vente este fin de semana a Aracena con nosotros. -¿Por qué no os venís a pasar el fin de semana?

las respuestas pueden ser:

-Lo siento de veras, pero no puedo. Tengo ixn compromiso con compañeros de trabajo y no puedo faltar. -M e encantaría, y te agradezco que nos invites, pero otro día será. -Muchas gracias. Iremos un día de estos. Este fin de semana es imposible.

No responder es claramente descortés. Sería como rechazar

tajantemente:

sería expresar una imposibilidad que, aunque sin justificación ni preámbulos, sería admitida en el ambiente de confianza. En un entorno de distancia es obligatorio el preámbulo o lajustificación.

“No puedo” ya

“No, no vamos a ir”. Pero decir:

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

37

c) En general atenuamos el acto de habla cuando empezamos nuestra intervención con marcadores de inicio que retrasan

la expresión: bueno, pues, mira, no sé

Moderadora: seguimos en directo A Tu Lado// Jesús/ me dicen que quieres hablar con nosotros'’. Jesús González: si/ bueno/ en principioooo?/ Emma/ me gustaría por favor/ os pido/ por favor/ os lo suplico/ de que me deis/ eeeeh?/ un minuto de gloria mañana/ o cualquier día de esta semana/ pero con este señor delante mía/ cara a cara/ [lo reto a que dé esa versión] (“A Tu Lado”, 14-11-07, extraído de E.Brenes 2009).

Moderadora: [dejad terminar a Consuelo/ dejad terminar a

Consuelo]. Consuelo Font: no/ entonces/ a lo que yo me refiero/ es que/ qui­ zás últimamente/ sobre todo/ eh/ había/ eh/ yo creo que la Princesa Letizia se ha convertido/ de alguna manera/ en blanco

de muchas críticas/ de muchos rumores/ de muchos [ « ( “T N T ”, 25-09-06, extraído de E. Brenes, 2009).

H: ¿(jómo le parece? A: Bueno/ la verdad quee? normal?/ una cosa?/ dentro de lo que cabe/ un mundo bastante normal?/ y no hay nadaa?/ yo qué sé?// hombre/ hay alguna diferencia comparando España por ejemplo con mi país/ pero bueno?/ en fin? (Encuesta 34, <www.argumentacionypersuasion.us.es>).

» ]

d) Una forma de atenuar la descortesía de un acto es ofrecer al receptor opciones, algo que queda dentro del principio de cortesía reformulado por Fraser (1990):

Lamentamos comunicarle que su artículo no ha sido aceptado. Esperamos contar con usted en futuros trabajos.

Así no puede quedar redactado este capítulo. Puedes mantener la primera parte pero tienes que reelaborar el resto.

e) El uso de enunciados suspendidos podría usarse como forma de atenuación, cuando sugerimos:

¿Podrías

?

El contexto hace innecesario exponer el contenido de la peti- :ión. Sólo muestra la marca de cortesía.

^Jesús González no se encuentra en el plato sino en Málaga. La conexión en iirecto con él se produce a través de una cámara de televisión.

https://vk.com/espanol_con_amigos

38

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

2 .2 . La enfatización y l o s in tensifica do res

Generalmente la intensificación actúa como un potenciador del valor del acto, ya sea de la cortesía o de la descortesía;

Estás superguapa. La actuación de hoy ha sido magnífica. El concierto ha sido lo más.

En ambos ensalzamos la alabanza y aumentamos la cortesía. Pero también puede aparecer intensificada una valoración negativa:

Julián, me has hecho una superfaena. Se ha portado tela de mal. Esto es mazo de chungo, tío.

Este efecto dependerá de si la utilizamos:

a) b) para enfatizar actos que denigran la imagen del oyente.

para enfatizar actos que alaban la imagen del oyente

Los procedimientos lingüísticos son los mismos, y por ello vamos a estudiarlos juntos.

A)

En primer lugar, podemos usar recursosfónicos: alargamien­

la amplitud global, exclamación

I>a

tos fonéticos, relajación articulatoria, tono o pronunciación mar­

cados, intensificación en

entonación y el acento actúan como procedimientos de énfasis. Sólo con ellos podemos consegtdr este efecto. “Eres un imbécil” es un insulto, un acto en principio invasivo del receptor. Si lo deci­ mos gritando (“Eres un im b é c il ”) o silabeando (“Eres un im-bé- cil”) es aún más descortés. O el uso de exclamativas:

G e m a : [siempre eres tú] ¡ ¿Dónde te enteras tú de que la marca

“Azúcar Moreno” la tenían ellos?? ToÑi: pues? después de tres años?

G em a : D espu és de t r es a ñ o s ? (Dónde estás corazón, 26-12-2008,

Antena 3, transcrito porj. Cardo).

B)

Maximizaáón de la cantidad y cualidad: Algunos intensifica-

dores apuntan a lo dicho, al contenido significativo o la referencia, y así, paralelamente a los diminutivos y otros minimizadores de la cantidad, aquí tenemos:

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

39

- cuantifícadores que lo llevan al máximo grado: miles de

muchísimos

rar algo:

,

,

habitual en textos en que se pretende exage­

Miles de clientes satisfechos avalan nuestro trabajo día a día (Corporación Dermoestética. <http://www.corporaciondermoes- tetica.coni/testimonios.html>, 11-3-2010).

Puede llegar a la exageración:

He visto esa película cientos de veces.

- sunjos aumeiUativos como -azo, -ada, -ón:

Ks una buena/.a (cortés). Mira, a nu' no nie rc|)li(|ues más, simplón (negrata, sudaca de mierda) (descortés).

- prefijos como super-, mega-, hiper-, requete-:

Está superbueno, requeteliierte (cortés). Es hiporimbécii, megatonU) (descortés).

- El morfema de superlativo actúa como intensificación de la cualidad:

Se ha comportado con su madre de una forma feísima. Es una imagen bellísima la que has recogido en esta foto. Tiene un chalet preciosísimo (monísimo).

Hay quien actualmente lo intensifica más, alargando el sufi­

jo: preüosísisimo, estupendísisimo, buenistsimo, bastantísimas.

- La repetición:

Estoy harto harto harto de tanto tener que disculpar a unos y a otros. Se ha construido una casa casa. A ver, este trabajo está mal, mal, pero mal.

- Los adverbios cuantifícadores: muy, altamente, sumamente, extre­

madamente, extraordinariamente, sí que tira de, de cine, de maravilla, de primera

,

o expresiones como la cuya función es pre­

cisamente operar esa intensificación de la cualidad.

-¿Cómo está el jamón? -D e maravilla, de escándalo.

https://vk.com/espanol_con_amigos

40

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

‘Si el virus H5N1 (de la gripe de las aves) se asocia al común de la gripe en el hombre y pasa a ser transmisible, como el virus de la gripe común, podría ser sumamente dañino’, dijo el portavoz de la oficina asiática de la OMS, Peter Cordingley {La Voz de Calida, 15-1-2004).

- Intensificadores de la negación: no dijo ni pío, no veo ni torta,

no entendía ni papa, no tiene ni idea, no hablaba ni Dios.

- Otras estructuras sintácticas que expresan intensificación, en la que se une la exclamación y el uso de morfemas inten- sificadores:

1. Qué/vaya/menudo (a) + nombre o adjetivo (+ {que) + verbo +

(sujeto)):

¡Menudo coche que se ha comprado el mozo! ¡Menudo imbécil está hecho! ¡Qué guapo que estás hoy!

2. ¡Cómo/cuánto + verbo

ministra esta mañana!

+

(sujeto) 1: ¡Cómo

ha

hablado

la

3. ¡Verbo + áe un + (adjetivo)/ (adverbio)!: ¡Está de un simpá­ tico estos días Yolanda!

4. Usos del artículo como intensifícador en estructuras relativas:

¡Lo tarde que llega esta niña a casa! ¡Las cosas que le ha dicho su hermano a Lucía! ¡La de insultos que he tenido que escuchar!

Una variante es: ¡Con lo+ adjetivo/¡Con el, la, los, las+ nom­ bre/Con la cantidad de+ nombre + que+ verbo (3)) frase:

Con lo trabajador que es y no consigvie que nadie lo contrate.

5. ¡Anda que no + verbo -l- nom bre/adjetivo + (sujeto) + {ni nada) (M. D. Chamorro et al., 2006, 45):

¡Anda que no provoca problemas esta chica!

Todas ellas pueden acentuar la cortesía o la descortesía:

¡Con lo estúpido que es!/¡Con lo guapo que es! ¡Menuda casa!/¡Menuda cabeza que tiene!

El primero constituye una alabanza a su imagen. El segundo es ambiguo. Si se refiere m etonímicamente a su inteligencia es una

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

41

alabanza, es cortés, pero si se refiere físicamente a las dimensiones de su cráneo, es altamente descortés.

elementos

cuyo significado se ve sobrepotenciado, o es más evaluativo. Así los casos de intensificación léxica:

C)

Maximización del contenido semántico, eligiendo

Me han encantado tos postres que has preparado.

{encantarcomo agradecimiento o cumplido).

-

-

Has hecho un trabajo magnífico/íías hecho un buen trabajo o Tu trabajo está bien.

Eres una joya

,

en la cvahjación.

También recurre el hablante a metáforas:

Está hecha una cerda.

O a la hipérbole:

Está que se sale. La miras y te derrites.

La

misma ñm dón ejercen las comparaciones: está como un tren,

, miedo, que le mueres, que le cagas, que no veas, de la hostia, que echa para atrás, para parar un tren, de maravilla, para chuparse los dedos.

está de

como una moto, es más pesado que una vaca en l/razos

D) Apoyo de la propia aserción, dándole más fiterza o reafirmán­ dola. Ejercen esta fimción:

I.

Los elementos de la emmciación que le dan más seguridad a la aserción:

Verdaderamente se está equivocando. La verdad, esto no es lo que yo pedía. Francamente, no puedo aprobarte el examen.

- Hay otros recursos enunciativos que también utiliza el hablante para reforzar su aserción. Por ejemplo, las ocu­ rrencias con el verbo decir en primera persona:

Te digo que no voy a ir,

verbalizando el acto enunciativo y presentándolo como una aserción que no admite réplica:

Digo que tengo hambre.

https://vk.com/espanol_con_amigos

42

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

Digo que no sabes lo que dices. Te digo yo que esa chica no se iba con cualquiera {ABC, 3.4.2010).

- O el que enunciativo:

Que no, tío, que no/Que ya está bien/Que se está equivocando, Marisa. Que ya iremos. No seas pesado.

- Otros segmentos, cercanos a expresiones de apoyo de la opi­ nión: digo confirmativo, ya te digo:

-Es que tu amigo no deja de molestarme. Es im sobón. -Ya te digo. -Pero ella no deja títere con cabeza. -Digo.

- O decirte (le) como infinitivo de inicio de ima exposición, fre­ cuente en textos argumentativos, sobre todo discursos polí­ ticos, en los que actiia como forma de réplica unas veces, y otras para apoyar la aserción:

Le ha dado el dato de Palenciana; le podría dar el de Lebrija, le podría dar otros muchos. No, simplemente deárle que su estrategia del “no” no ha calado en la opinión piiblica: ni en sus electora­ dos, ni en parte de sus militantes. Ya está, me callo ahí porque no quiero, ni mucho menos, que se sienta usted ofendida en ningún momento (Consejero Presidencia, DSPA 117, pág. 7.S00).

También aparece en textos periodísticos, pero con menos fuerza. Así en la siguiente declaración de Canales del día 3.3.2010.

Más que nada, pedir disculpas, no? eeeh. Fue un error que, como

Y bueno, pues sobre

ya hemos dicho, eeeh

todo pues a los racinguistas que se hayan sentido ofendidos o

y bueno

y yo decir nada más que estoy muy centrado en el Racing, ¿no?

cometimos y,

molestos pues

pues nada, pedirles disculpas y nada

y que

que

yo creo que

que siempre he demostrado que

que

que vivoo por el Racing y que siempre, de pequeño, he

- No me diga(s) introduce un rechazo a la intervención del oyente al que no se le permite el uso de la palabra:

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

43

No me digas que esta comida también está mala. No me digas que hoy también tienes reunión.

En ambos casos son muestras de enfado. No me digas es tam­ bién una expresión modal que indica sorpresa intensificada:

-

-María Luisa ha tenido un bebé. -N o me digas.

Adverbiales de la enunciación: las afirmaciones pueden ate­ nuarse acompañándolas de una oración condicional de la

enunciación: Si no recuerdo mal, si no me falla la memoña,

Actúan como formas de acusación velada. El hablante se pone por debajo del oyente, hace creer que no está seguro de su opinión, que admite la duda, pero esto a su vez actúa como un refuerzo, le da más efectividad, ya que no podemos acusarlo de imponerse y no reflexionar. Se ha mostrado ple­ namente colaborativo.

S¿ no recuerdo mal, tú fuiste el que la llamaste estúpida delante de todos sus amigos. Si no mefalla la memoria, este mismo director era el que prometió que iban a cambiar las cosas para mejor (como una crítica).

2.

En el plano modal hay muchas formas que indican emo­

ción intensificada: \Por Dios!, ¡Par Favor!, Ni lo sueñes. Ni por

esas, Nanay. Estas últimas intensifican el rechazo.

-La casa es para mí.

-N i lo sueñes.

- Seguro, fijo son formas puramente intensificadoras de la modalidad. Puede intensificar actos corteses o descorteses.

¡Seguro que lo consigues! ¡Ánimo! (cortés). Seguro que llegas tarde (descortés).

Incluso en interrogaciones:

¿Seguro que te has enterado?

Muestra duda y, por tanto, desconfianza.

-

Los

elementos

modales

reafirmativos:

desde luego, evidentemente, hombre

Claro que estoy enfadada.

claro,

por supuesto,

https://vk.com/espanol_con_amigos

44

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

Por supuesto que tienes que venir. Desde luego es un imbécil.

- Oye es otro operador que actúa como intensificador cuando apoya una aserción, fuera, por tanto, del contexto apelativo que le es frecuente:

-N o creo que Julia esté enamorada de él. -Pues están siempre juntos, oye.

Intensifica el desacuerdo. O la valoración positiva;

Te queda muy bien esta chaqueta, oye.

E)

Los apelativos al receptor pueden usarse también como for­

mas de imposición: fíjate tú, imagínate tú, más fuertes cuando se usan como comentarios, o comprobativos con articulación tensa:

¿entiendes"?, ¿lo ves?, que pueden usarse no como operadores en sí, sino como unidades con pleno valor léxico:

N o QUIERO HACER ESE TRABAJO CONTKX)'', ¿ e n tie n d e s ?

¿Eh?, ¿umm?, al final como apoyo de lo dicho, y como apoyo de una obligación:

Tienes que ir, ¿eh?

Otros comprobativos, cuyo verdadero valor léxico es descortés, cuando actúan como meros elementos de contacto, son corteses, porque intentan crear una comunidad con el receptor:

El no quiere venir, ¿vale? No voy a salir contigo, ¿de acuerdo? ¿entiendes? ¿me oyes? ¿sabes?

Como apelativo exige un contexto de familiaridad y confianza. Si no se da, suena descortés:

Oye, ¿está cerca de aquí la Catedral?

Si es emitida por un chico joven dirigido a otro, es adecuado. No lo es si el receptor es una persona mayor. Es frecuente también su uso entre conocidos. A un compañero yo le pregunto:

Oye, ¿han llegado ya los libros?

^Dicho con un tono de voz alto y con articulación tensa.

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

4 5

Pero no al bibliotecario (a no ser que fuera mi amigo) porque supondría un trato vejatorio.

Otro

cf^e de

respuesta exclamativa es claramente

Puede expresar una recriminación;

descortés.

-N o

-Oyeee

voy a ir.

/

Ooye/oooye

F)

Otros operadores argumentativos actúan como potenciadores o

realizantes (MR) de la argumentación. Para colmo, sobre todo, sensi­

blemente, qué séyo, nada más y nada menos, ni más ni menos, no sabes profundamente, ni

,

Tú no tienes bastante con boicotear la reiinión, sino que, para colmo, les mandas iin correo a todos cridcando a tu directora. Ni más ni menos, hija. Esto es inaudito.

Intensifica la recriminación, aunque en sí para colmo sittia uno de los argumentos, el mandar un correo criticando, en el límite superior de la escala, como algo que excede las expectativas del hablante y lo considerado aceptable o previsible. Acentúa, pues, el grado de crítica emitido. Actúa, por un lado, como operador de la argumentación, y, por otro, tiene un efecto en el plano de la cor­ tesía interactiva.

Estoy harta de decírselo y ni si entera. El café ni olerlo.

En ambos casos intensifica la imposición. Hay operadores que intensifican una cualidad positiva o negativa y provienen de moda­ les y enunciativos:

Está francamente bueno este

Es claramente deshonesta su actuación.

pudin.

G)

Utilizar operadores informativos que ponen de relevancia lo

dicho: ante todo, auténticamente, auténtico, perfecto, precisamente, justa­ mente, lo que se dice, lo que yo llamo, solo, verdadero.

Somos demasiado maduros para que nos llamen ‘chicos’. Y malos, lo que se dice malos, no somos (CREA, El País. Babelia, 24.4.2004).

Ciertos conectores actúan con un valor de intensificación de

la cortesía o descortesía. Por ejemplo, bien y bueno son formas que se usan como:

H)

https://vk.com/espanol_con_amigos

46

l A GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/I.E

a) inicio de una intervención o de un nuevo tema. Bien es una forma de habla más tajante, bueno es más colaborativa. Por tanto, esta implica más cortesía que aquella. Bien aporta una mayor intensificación.

-¿Qué necesidad tiene de una muestra joven? -Bien, existe una gran diferencia entre las realizaciones de quie­ nes se han abierto un nicho y cuentan con el respaldo de pro­ ductoras y la aprobación del público, y la realización casi sin pre­ supuesto de quienes realizan impulsados por la inquietud (C;REA, Art Studio Magazine 6, 2-3/2004).

-¿Y qué tal se lleva usted con el sacrificio?

-Bueno, ahora estoy acostum brado

(CREA, Im Voz de Calida,

l.')-l-

2004).

Pero también son modales de aceptación. Bueno diente, bien es más impositivo.

condescen­

Entonces le hice la deseada pregunta. ¿Y si tú y yo, formamos un grupo? J.: En eso he pensado mucho. Tengo tiempo con esa in(]uietud dentro.

¿cómo se llamaría? ((ÍREA,

Efímero, 04206013, weblog 2004). -Entonces es mejor que le diga de una vez toda la verdad -dijo

R.: Bien. Creo que podríamos. Pero

,

ella. Así no parecerá un engaño. -B u en o -le dije aliviado-. Dígasela (CREA,

Vivir para contarla, Barcelona, Mondadori, 2002).

G. García Márcjuez:

Encimaes un conector aditivo que añade algo que se considera excesivo. Suele usarse en contextos descorteses.

Bastante tienen con padecer la miseria, la barbarie y la falta de libertad y de comida a la que están sometidos por sus teocracias como para encima cargar con el muerto de Bin Laden y sus maria­ chis (CREA, Faro de Vigo, 26-10-2002) (Fuentes Rodríguez, 2009b, 150, s.v).

Ahora es una variante coloquial de ahora bien, que introduce en un contexto de contraposición una información más relevante para el hablante. Puede emplearse en ocasiones en contextos de oposición fuerte marcando de forma inequívoca la posición per­ sonal del que habla, que de esta manera se impone al otro.

Las réplicas generalmente son más leves que la sacudida principal pero pueden ocasionar daños adicionales. No propague rumores.

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

47

Aléjese de los edificios dañados. Verifique los roperos, estantes y alacenas. Abralos cuidadosamente ya que pueden tener objetos y se le pueden caer encima. En caso de quedar atrapado, conserve la calma y trate de comunicarse al exterior golpeando algún objeto. Bueno, eso es lo que nos comentan las gentes de de del de unam. Ahora, algo muy importante, y esto si valiera la pena que lo apun­ ten, los números de emergencia. C^enapres cincuenta y cinco-cin- cuenta-veinticuatro-noventa y cinco. Protección civil, dos teléfonos, cincuenta y seis-ochenta y uno-setenta y ,siete-.setenta y cinco y cin­ cuenta (C;REA, Bolftín24, 18 de Junio de 1999, México). Yo creo que hay sitio para todos, lo único que ocurre es que como como decía una vez José Luis Alonso de Santos: ‘Teatro lo puede hacer todo el mundo”, efectivamente, como tú decías: “Ahora, hacerlo bien ya es distinto” (CRKA, Por fin Madrid, 02/11/96, (Cadena SER).

los

conectores de cierre de ennmeración, como y punto, y ya está, qtxe aportan iin grado de fuerza al habla, de aserción tajante:

Otras formas que

se

emplean

con

valor

descortés son

Tienes que aguantarte con e.slo y punto (('.RFA, Entrevista ( ’.S(X)()3, hombre, 22 años).

I) Construcciones oracionales.

- el uso de pero como intensificador.

Estás pero que muy guapo (cortés). Pero que vengas, hombre (descortés). Es imbécil, pero imbécil (descortés).

- O sino: “No es bueno, sino magnífico”, entre dos elementos en posición diferente de la escala.

- Las estructuras consecutivas se utilizan en ocasiones para reforzar una intensificación estableciendo el punto de com­ paración de dicha cuantificación. Si lo que se presenta como consecuencia es excesivo o poco esperado, la intensificación cobra fuerza.

Estás realmente preciosa, tanto que vas a dejar a todos sin habla cuando entres. Este informe está que se cae a pedazos.

- Enunciados suspendidos:

Me has hecho pasar una vergüenzaa

https://vk.com/espanol_con_amigos

48

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

Incluso podemos omitir la evaluación y dejar al receptor que la reponga. Este siempre inferirá una intensificación.

, Tu trabajo de doctorado. Veamos. La redacción

Y lo haces

vamos, cómo lo haces.

Se deja inferir lo negativo. Igualmente, podemos dejar una enumeración inconclusa para que el receptor infiera el resto.

-

La enumeración: utilizar una enumeración de datos o con­ tenido suele proporcionar claridad al discurso.

Puntos para el acuerdo. El Gobierno considera muy conveniente alcanzarlo en relación con cuatro temas: primero, medidas para mejorar la competitividad de la economía española y fomentar la creación de empleo; segundo, política industrial para impulsar la renovación del modelo productivo; tercero, cumplimiento del plan de consolidación fiscal para asegurar la reducción del déficit públi­ co; cuarto, sistema financiero, estabilidad, acceso al crédito de las empresas y morosidad (Sr Rodríguez Zapatero, Diario de Sesiones y Comisiones del Parlamento de España 140, 17-2-2010, pág. 9).

Es propio de la exposición y se usa también en la argumenta­ ción. En este último caso puede llegar a utilizarse como una forma de imposición, ya que la claridad expositiva va unida a una emm- ciación tajante.

Hay dos temas que no ha citado nunca en su intervención: pri­ mero, la crisis internacional mundial y segundo, la vivienda y el sector inmobiliario (Aplausos.): ausencia absoluta. (Sr. Rajoy, Diario de Sesiones y Comisiones del Parlamento de España 140, 17-2-2010, pág. 31).

El hablante quiere que el oyente reciba toda la información y la acompaña de marcadores de enumeración que presenta los datos de manera impositiva. Actúan como mecanismos de descortesía.

Este trabajo hay que tenerlo terminado antes de junio. Primero,

porque

porque ya lo hemos aplazado bastante. Tercero, porque estamos dando una impresión nefasta. Cuarto, porque estoy cansada de tirar del carro, y quinto, porque si no, yo no pido más proyectos.

se nos acaba el plazo para justificar las facturas. Segundo,

Aunque aparezca en impersonal y con un plural inclusivo, se ve claramente que va dirigido al receptor y receptores. Está justifi­ cando lo que hay que hacer: terminar el trabajo antes de junio.

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

49

Ligado a la enumeración aparece otro procedimiento de enfa-

que implica inminencia y

tización; preceder algo de Lo primero obligación.

Por lo tanto, lo primero y fundamental es acometer una reforma del sistema productivo (Sr Barkos Berruezo, Diario de Sesiones y Comisiones del Parlamento de España 140, 17-2-2010, pág. 25). Lo primero que hay que evitar es que este debate quede secuestra­ do por intereses electoralistas, máxime si finalmente hay algún retoque y existe un ámbito adecuado como es el Pacto de Toledo. No se puede empezar la casa por el tejado (idem, pág. 20, sr Ridao i Martín).

primer lugar, pero va

acompañada de evaluaciones, como en el prim er caso: lo primero y fundamental, que supone colocarlo en el nivel superior de la esca­ la, y por tanto se presenta como lo más importante para el oyente,

o bien va seguido de una obligación: lo primero que hay que evitar, que

Actúa, por tanto, como una

forma de imposición hacia el otro. Si la relación entre los interlo­ cutores no es de confianza o el contexto no la admite, como el caso de arriba, de texto parlamentario, se acompaña de una impersonalización. En situaciones interactivas de conñanza es muy frecuente, y en este caso la enunciación es más directa:

hay que hacer, que tienes que hacer

Es una estructiua de íbcalización, en

Lo primero que tienes que hacer es llamarla por teléfono e invi­ tarla a salir

Incluso, con elipsis:

Lo primero, tío, hablar con ella.

Aparece en los consejos, pero el hablante presenta una seguri­ dad que llega a la imposición, al mandato. Es una expresión a medio camino entre estos dos actos de habla. O, por decirlo de algún modo, una marca que muestra el punto en el que se tocan dos grados de la imposición: el consejo implica cierto respeto hacia la libertad del interlocutor, el hablante no actúa directa­ m ente sobre él. Si esto se acompaña de formas más directas o fuer­ tes, llega al acto de habla superior, que es el mandato, donde la actuación sobre el interlocutor es completa.

J) Procedimientos discursivos: otro medio de intensificación es la realización de actos que refuerzan la imagen del receptor: halagos,

agradecimientos, cumplidos

:

https://vk.com/espanol_con_amigos

50

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

Felicidades. Enhorabuena. Buen trabajo. Eres un portento. Esto es fantástico, estupendo

(cfr. 3.1.).

O en una conversación, expresar marcas de acuerdo enfáticas:

Exacto, claro, es así.

Tienen la misma función las intervenciones que introdixcimos para reforzar lo dicho por el otro retomándolo, o para colaborar con él en la propia emisión de la frase. Esto, sin embargo, se con­ sidera descortés fuera de España (así los holandeses segi'm Haverkate, 1994, los suecos o mexicanos para Fant, 1989 y 1996), y en situaciones más formales puede serlo en español. Aveces el hablante recurre a comentarios evaluativos que inte­ rrum pen la conversación, o se superponen a ella. Esto es clara­ mente descortés por anticolaborativo.

-Pienso que soy la persona más adecuada para impartir ese más- ter porque me encargo de organizar la docencia en secimdaria. -¡P or Dios!

-Quería informaros, compañeros, de que dada la situación del Departamento, con poco personal administrativo, a la vuelta de la esquina toda una remodelación en la docencia y nuevos planes que poner en marcha, he decidido sacrificarme [y]. -[Por favor/Vaya por Dios/Qué bien], -= y presentarme a directora del Departamento. Creo que con­ migo podréis todos entenderos de maravilla y se cumplirán todos nuestros deseos. Espero que me votéis.

comentario evaluativo en sí siempre es una imposición del

sobre el otro. Si la evaluación es halagadora intensificará la cor­

El

yo

tesía. Si no lo es, acentúa la descortesía;

-¿Sabes que Juan tiene coche nuevo? Un Volvo, tío. -¡Q ué barbaridad!/¡Qué guay!

O el

uso

de

generalizaciones

u

operadores

que

refuerzan

enunciativamente lo dicho. Usar a la comunidad como argumen­

to

de autoridad de una evaluación o una imposición.

Todo el mundo sabe que eso no se hace.

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

51

2 .3 .

L as fó r m u l a s

in d ir e c t a s

Llamamos fórmulas indirectas a aquellos elementos cuyo sig­ nificado no coincide con el acto de habla que realizan. Fueron propuestas como fórmulas de cortesía por Brown-Levinson (1 9 8 7 :

6 9 ) y anteriormente por Green (1 9 7 5 ), Heringer (1 9 7 2 ) y Lakoff (1 9 7 4 ). Muchas de ellas se han visto como mecanismos atenuati­ vos. Así las referidas a la modalidad:

- interrogación para el mandato

- aserción para el mandato

- aserción para la pregunta

que le quitan fuerza al acto:

¿Por qué iio intentamos obedecer un ratito?

Sin embargo, la interrogación tiene más valores y no sólo los atenuativos. Estas formas pueden usarse no para preguntar u orde­ nar, sino para expresar desagrado, enfado, emoción negativa. El choque con las circunstancias comunicativas (no se respetan las condiciones del acto, el hablante no se dirige a un oyente, ni pre­ tende que le responda) da énfasis a este acto:

¿Hasta cuándo voy a tener que soportarte? ¿No podrías callarte?

Pero hay otras formas indirectas. Entre ellas, utilizar un enun­ ciado que no tiene tura relación directa con lo que se pretende decir, sino que provoca una inferencia:

-¿Quieres tarta? -Tiene buena pinta (nos lleva a pensar que sí).

O en el siguiente anuncio de leche Lactel, en que un padre regaña a su hija:

Situación: ambos en el desayuno. El padre, enfadado, imposi­

tivo:

-Anaa. ¿Hablando en clase? ¿Hablando otra vez? Ante esta riña del padre, la niña emite un mensaje que nada tiene que ver con la pregunta:

La niña, con cara de circunstancias:

-Pues

do) . Es la nueva leche fresca de Lactel, que viene de granjas cer­

(mira hacia un lado y ve el brik de leche que estaba usan­

https://vk.com/espanol_con_amigos

52

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

tificadas. Al ser leche fresca y natural, está riquísima, es muy buena para la salud y (mirando al padre) seguro que también para el buen humor. -Voz en off: Nueva leche fresca Lactel. Redescubre la leche (<http://www.lactel.es/galeria.asp>, 11-3-2010).

Esta falta de coherencia lleva al oyente a pensar que el significa­ do es otro, que la niña ha querido eludir la respuesta, y por tanto huir de la responsabilidad y admitir tácitamente culpabilidad. Ella intenta rebajar la tensión. No es una disculpa, sino una forma de pedir al padre que la perdone, y que tenga mejor humor. Es lo que llamamos “hacerse el sueco”, hacerse el loco, irse por las ramas o salir por la tangente. Tenemos que saltar desde el contenido desig- nativo o referencial hasta la intención comunicativa del hablante. Esto puede ser descortés, porque exige im esfuerzo por parte del receptor, que tiene que reponer lo dicho. Pero es la forma ade­ cuada de expresión en situaciones comprometidas, en las que el acto que debemos realizar es una crítica, o un rechazo, y por tanto la forma menos descortés es usar un procedimiento que oculte el verdadero significado. Igual podemos encontrarlo en una entrevista entre trabajador yjefe:

-Venía a pedir trabajo, a ver si tenían algún puesto libre. -Hombre, la situación ahora está complicada.

Usamos una justificación y no emitimos el acto directo de la negativa: “No tengo trabajo”. Observemos la forma complicada. Es un eufemismo, otra de las formas de expresión indirecta; reem­ plazamos el término más fuerte, “imposible”, por otro más suave, que atenúa la fuerza del rechazo. Cuando rechazamos a varios candidatos en una prueba para un trabajo decimos:

Agradecemos su trabajo, que ha sido estupendo, pero estamos buscando otro perfil.

Ante una evaluación negativa que debemos dar de una persona, no diremos que está muy gorda, sino “hermosa”. O ante una perso­ na que no se lava, diremos que “es muy ecológica”, o “gasta poco en champú, o en desodorante”. Utilizamos la metonimia, la expresión de la causa por el efecto o viceversa. Todas estas expresiones, ade­ más de ser indirectas, suponen cierta reelaboración, cierta creación.

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

53

sobre todo si usamos metáforas. Ese ingenio añadido a la emisión

actúa también como un desrealizante, rebaja la tensión, quita fuer­

a la negación, y atenúa la crítica. En el fondo, que el hablante se

moleste en reelaborar su expresión se agradece y se interpreta como un gesto de consideración hacia la imagen del otro. Estos procedimientos, pues, tienen ima característica añadida:

que al esconder el acto y establecer un camino sinuoso para llegar hasta él, lleno de inferencias, provocan un efecto mayor. Es, como vemos, lo ideal en la expresión de opiniones. Es una forma de ocultación del referente, a través de la ocultación del tér­ mino, sustituyéndolo por otro que apunta a ixna realidad más agra­ dable, o más suave.

za

l.os aproxiniativos también se utilizan para no emitir directa­ mente el término adecuado. Son manifestadores de habla impre­ cisa, de expresiones pretendidamente borrosas, para más que decir, retardar, atenuar o sugerir:

¿Qué cómo está la película? Pues, por decirlo así, más o menos como todas las películas americanas (en vez de decir mala).

Otra de las fórmulas indirectas es ocultar al verdadero respon­

sable de lo dicho, es decir, al hablante, bajo otro anunciador: este puede ser una generalidad, la impersonalidad. Es ese caso del que

ya

hemos hablado en la atenuación.

l,a gente comenta por ahí que ese tío es im auténtico demonio. Se podrían hacer algunos cambios.

O con nosotros:

Todos hemos pasado alguna vez por una situación difícil. ¿Empezamos el trabajo? ¿Levantamos esta caja?

O

nos ocultamos con alguna fórmula de reserva enunciativa:

Que yo sepa, él nunca llega a tiempo. Al parecer, las becas sólo se las dan a los enchufados.

También podemos recurrir al oyente

(“Tú sabes que esto es

así”), y lo implicamos en el acto de habla. O bien ocultamos al ver­ dadero receptor bajo la generalización:

La gente debería callarse (generalización + perífrasis obligación en futuro hipotético).

https://vk.com/espanol_con_amigos

54

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

En el fondo son fórmulas de ocultación:

Como estrategias

Ocultar el yo, el sujeto enuncia- dor responsable,

Medios de expresión

Impersonalidad. Generalización. Marcadores de Polifonía. Marcadores de reserva enunciativa. Marcadores de la fuente de información: según dicen,

comentan

,

por lo visto, al parecer.

Ocultar la fuerza ilocutiva del acto, 0 el propio tipo de acto.

Ocultar el referente.

Atenuativos. Marcadores de posibilidad o duda. Modalidad: Interrogación para el mandato o la eva­ luación negativa, o el rechazo: interrogativas retóricas. Aserción para pregunta o mandato. Usar giros, circunloquios, perífrasis o eufemismos para ocultar el término tabú. Aproximativos (sobreentendidos, ambigüedad).

Ocultar el término lingüístico. Retardatarios. Eufemismo, ironía, ambigüedad.

Ocultar al receptor.

Dirigirse a otro alocutario que no es el destinatario directo.

(Fuentes, e.p.)

Como podemos comprobar, muchos de estos procesos se han visto como mecanismos atenuativos. Hay uno del que hasta ahora

no hemos hablado: la ironía. Es un mecanismo por el que ocultamos el sentido exacto de nuestra comunicación bajo otras formas que generalmente apun­ tan en una dirección inversa, ya sea en el significado concreto, en la fuerza ilocutiva, o en un desplazamiento de campo semántico o de tenor: pasamos de lo serio a lo cómico, de lo formal a lo ridí­

culo

La inadecuación con el contexto y la situación provocan la

inferencia y llevan a la ironía. Esta puede ir acompañada de cier­ tos toques de humor o crítica y llegar al sarcasmo. Un caso sencillo sería cuando eludimos expresar la negativa o

el rechazo a una invitación con la frase

¡Ay, qué ilusión!, no me digas que me has invitado.

O cuando replicamos al anuncio que hace alguien de la publi­ cación de un libro con un:

Eso no me lo pierdo yo por nada.

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

55

Todas estas expresiones resultan irónicas cuando la relación hablante-oyente es tensa, y se sabe que la simpatía del receptor hacia el hablante es escasa o inexistente. En el anuncio de V&T de Nestea que se emitía en televisión en 2008, la chica comienza exponiendo que las mujeres mienten generalmente y expone claramente estas formas indirectas con ironía.

A ver, las mujeres tenemos una curiosa percepción de la realidad.

Nunca diremos “te sobran unos kilos”. Diríamos: “Uuy, si es que estabas demasiado flaca”. -¿Tú crees? -¡(llaro!

Mentimos sobre el aspecto de otras personas, pero sobre el nues­

tro

Vas al gimnasio .sólo para romper con la rutina, ¿eh?

La mentira es directamente proporcional a la belleza: cuanto más guapas, menos reconocemos lo que nos cuesta serlo. Una mujer guapa NUNCA, NUNCA se cuida.

(la persona va

por un paso de cebra y se cruza un coche). I’oi' eso V & T de Nestea con antioxidantes naturales proce-

aah,

¡menlimos mil veces más!

“Eh, pero bueno, que estoy cru/,

"(cruzando)

deiUes del té verde es un refresco que yo no necesito. Porque yoo no me cuido.

V & T de Nestea, nuestro secreto.

Todo el spot está montado sobre la ironía y las formas indirec­ tas. La entonación y la imagen real son fimdamentales para poder decodificarla, y, por supue.sto, nuestro conocimiento del mundo. El uso de retardatarios es un fenómeno frecuente en el habla coloquial y omnipresente cuando se trata de hablar de algo com­ prometido, intentando no asumir demasiada responsabilidad. En el texto de Canales, que citamos anteriorm ente y que pone­ mos aquí completo, se ve perfectamente. Él quiere explicar y pedir disculpas por una actuación inadecuada que ha tenido: fir­ mar por otro equipo, y lo hace mostrando duda, inseguridad, y culpa a todos.

Más que nada, pedir disculpas, ¿no? Eeeh. Fue un error que, como

ya hemos dicho, eeeh

Y bueno, pues sobre todo

cometimos y,

pues a los radnguistas que se hayan sentido ofendidos o

moles­

tos pues

pues nada, pedirles disculpas y nada

y bueno

y yo

decir nada más que estoy muy centrado en el Racing, ¿no? y

que

vivoo por el Racing y que siempre, de pequeño, he sido del Racing.

que yo creo que

que

que siempre he demostrado que

que

https://vk.com/espanol_con_amigos

56

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

Todo el mundo comete errores. Nosotros lo cometimos y, bueno,

un poco eso.(

)

eh

bueno

yo creo que es un mundo nuevo

para nosotros y, bueno,

eh

es bastante complicado. Eh

Lleva

ya bastante pues pidiéndome esa entrevista, no, eh, la exclusiva

¿no?

y bueno y nosotros al final pues más o menos ya

ya había­

mos decidido que

y todo eso, y, bueno eh se decidió dar ¿no? Y bueno yo creo que

bueno lo hecho, hecho está, ¿no? Yo creo que estamos dando la cara, ¿no? no nos estamos escondiendo y estamos diciendo que

eh

abrir un poco pues

el tema de las entrevistas

estamos afirmando que tuvimos un error, ¿no? Yo creo que de

Canales utiliza formas de expresión dubitativa, Eeeh

,y fre­

cuentemente acude a y bueno, con el que enlaza con lo anterior (y) y marca un cambio de tema {bueno). Con este conector el hablan­ te muestra el acuerdo con lo previo, pero también su deseo de abandonar esa línea temática y continuar. Otros elementos son: y nada, ¿no? Con este último pide ayuda y colaboración al interlo­ cutor. Abundan también las fórmulas de expresión de la opinión:

yo creo y los elementos de cierre y todo eso, pues

2 .4 . La s fo r m a s de tr a t a m ie n to

En español no son muy complejas, en relación con otras lenguas como el japonés. Dependen de los siguientes factores: los roles de los participantes, su estatus social y la relación que los une. En español tenemos distintos sistemas distribuidos geográfica­ mente:

Singular

Plural

L tú-usted

ustedes

2. tú-usted

vosotros-ustedes

3. (tú)-vos-usted

(vosotros)-ustedes

4. tú-vos-usted

(vosotros)-ustedes. (Reyes et al. 2000: 126)

Los

que

aparecen

en

paréntesis

son

reconocidos

por

los

hablantes, pero no usados. L El primer sistema es el que se utiliza en Andalucía occiden­ tal (Gramática de la Real Academia, 2 0 0 9 ) . Se caracteriza por tener, en la segunda persona del singular, una forma, tú, para la con­ fianza y otra, usted, para el respeto. Recuérdese que usted concuer­

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

57

da con el verbo en tercera persona, a pesar de referirse a nuestro interlocutor.

¿Tienes los documentos que te pedí? Quisiera hablar un momento con usted. Siéntese un momento. No tardará en llegar la persona encargada de su cuenta. Acompáñeme, por favor. El director llegará enseguida.

La forma

vosotros ha

desaparecido

en

la lengua

coloquial,

como también lo ha hecho en Canarias y en toda América Latina, y sólo se usa ustedes-, “¿Ustedes viven aquí?”, en lugar de “¿Vosotros vivís aqin?”.

En Andalucía esta es la forma de respeto, con verbo en terce­ ra {jersona del plural. Es, además, culta. Pero también se usa para el acercamiento, con ima diferencia verbal; ustedes + segunda per­ sona, con valor de familiaridad.

Para mañana tenéis que traer todos ustedes el comentario com­ pleto del capítulo.

Por tanto, la diferencia radica en el empleo de las formas ver­ bales:

¿Han traído ustedes sus pasaportes? (distancia). Ustedes aceptasteis el trato sin decirnos nada (acercamiento). Ya ustedes sabéis, me conocéis, me conocéis (Jesús González, en TNT, 25-9-2006, apud E. Brenes, 2009).

2.

El más conocido es este segundo sistema, que corresponde

al que se considera estándar, pero corresponde a una minoría:

centro y norte de España. Se caracteriza por tener formas para la

cercanía: tú, vosotros, y para la distancia: usted-ustedes, en singular y

en plural.

Peninsular;

Número

Informalidad/Solidaridad/Familiaridad/

Acercamiento

Formalidad/Cortesía/Poder/

Distanciamiento

Singular

Tú

Usted

Plural

Vosotros/as

Ustedes

(Carricaburo, 1997: 10)

Para su uso, la cercanía puede variar según la edad, el grado de confianza o conocimiento mutuo, o incluso tener valor profesional.

https://vk.com/espanol_con_amigos

58

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

Emilia, prepárame, por favor, el informe de gastos (entre compa­ ñeros de un banco)

La distancia se aplica a personas mayores:

Pase usted, señor. Yo no tengo prisa.

Para alguien a quien no conocemos:

¿Me dice usted su nombre, por favor?

O en el trato jerárquico:

Señor presidente, le comunico que la reunión se celebrará el vier­ nes próximo.

En el lenguaje parlamentario es norma, aunque los interlocu­ tores se conozcan:

Mire usted, señora Martínez, nosotros estamos trabajando por el futuro de Marbella con propuestas y soluciones, y ustedes sólo plantean asegurar las culpas a los demás, olvidando que los cul­ pables están ya en los tribunales de justicia. ¿Quiere usted saber lo que ha hecho el Partido Popular en Marbella? Yo se lo voy a decir. Mire usted, ustedes han pactado con el Gil.; ya se lo he

dicho antes. Le voy a dar un dato: de los 90 (x)ncejales que tenía

el GIL en 2003, antes de 2003

de los 90 Concejales, 38 están

, militando ahora en las filas del Partido Popular. Mire usted, tranquila. Mire usted, votaron a favor de los planes urbanísticos del GIL en la Comisión Provincial de Urbanismo (Sr. Presidente de la Junta de Andalucía, Diario de Sesiones Parlamento Andalucía 118, 12-4-2007 pág. 7373).

3.

En cuanto a extensión de hablantes, 3 y 4 son los más

empleados, característicos de Hispanoamérica. En ellos aparece una nueva forma en el singular: vos, que se utiliza en lugar de tú, como tratamiento familiar.

¿Vos hablás español?

El

voseo va unido a formas verbales del plural con valor de sin­

gular, que sufren algunas modificaciones:

Hablái(s)- hablás

Sois- sos

Queréis- querés

Se elimina la vocal débil. En otras ocasiones es querís, elimi­ nando la más abierta.

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESION

59

En ambos sistemas, 3 y 4, la forma vosotros desaparece. El plu­ ral queda con ustedes para el respeto, la distancia y la cercanía. En el singular, en 3 es pasivo, perfectamente comprendido pero no empleado: Argentina, Uruguay y Paraguay. En 4 se usa y se desplaza vos a situaciones más restringidas:

en Guatemala y El Salvador se usa entre hombres si se dan ciertas condiciones, pero no entre mujeres. Las restricciones de vos son complejas. Según los países el puede alternar o reemplazar el vos. N. Carricaburo lo divide en 3 sistemas:

Número

A

m ér ic a

t u t e a n te

Inforvmlidad/Solidaridad/Familiaridad/

Acercamiento

Formalidad/Cortesía/Poder/

Distanciamiento

Singular

Tú

Usted

Plural

Ustedes

Número

Singular

Plural

Número

Singular

Plural

A m ér ic a

v o s ia n t e

Infmndidad/Solidaridad/Familiaridad/

Acercamiento

Vos

Ustedes

Formalidad/Cortesía/Poder/

Distanciamiento

Usted

A m é r k :a

t u t e a n t e -v o si-a n t e

Informalidad/Solidaridad/Familiaridad/

Acercamiento

VÜS

Ustedes

Formalidad/Cortesía/Poder/

Distanáamiento

usted

(Carricaburo, 1997: 12-13)

En este último sistema toma parte del valor del vos y parte del valor de usted. Además, cuando hay voseo, este a) puede formar parte de una norma culta y general, b) puede tratarse de una norma rural o subestándar, o c) de una norm a regional. El paradigma pronominal voseante es, según Carricaburo (1997):

- sujeto: vos

- objeto y reflexivos: te

https://vk.com/espanol_con_amigos

60

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

posesivo: tu(s), tuyo/a(s)

-

- término de preposición: vos.

Yhan desaparecido: tú, os, vuestro/a(s), ti (contigo).

La América tuteante ocupa Cuba, México, Puerto Rico, Santo Domingo, la región central del Perú. La extensión del voseo es mayor: Estados del Sur de México, Centroamérica, en la zona andi­ na de Colombia y Venezuela, en la zona costera y serrana del Ecuador, en algunas provincias del norte y del sur de Perú, en Bolivia, Paraguay, Uruguay, Argendna y Chile. En Argentina, Uruguay, (]hile, en casi todos los países centroa­ mericanos, y algunas partes de Colombia, representa un grado intermedio de tratamiento entre vos, forma no marcada para el trato de confianza, y usted, forma de respeto. Como vemos en los cuadros, el uso va condicionado por las relaciones sociales y el registro del texto;

- familiaridad, que implica un conocimiento previo y una situación comunicativa relajada;

- poder o solidaridad, que supone un eje de relaciones .socia­ les de dominio presente o ausente;

- acercamiento o distancia social, motivada por aspectos psicológicos, por la intención del hablante, pero puede estar también ligado, junto al poder, a la profesión, al sexo, etc.;

- formalidad o informalidad: alude al tipo de discurso, que impone un registro determinado.

Pero todo esto varía según las zonas y las sociedades, que son las que establecen los cánones para las relaciones sociales. Así, en la América tuteante se usa usted de respeto por mayor edad o desconocimiento. En Puerto Rico se rige por la edad y el sexo: la autoridad del varón implica tutear más a los seres femeni­ nos. En México se tiene en cuenta la edad, la falta de conoci­ miento y la clase social. En la América voseante va ganando el eje de la solidaridad sobre el poder. En Argentina no se diferencia por el sexo, y se diluye el de edad y la diferencia social, a no ser dentro de una relación de dependencia. Es normal que los jóvenes voseen a los adultos no sólo en situación familiar. Hay que tener en cuenta, según W einerman (1976), que se puede marginar al establecer una distancia mayor de la adecuada. El usted no sólo puede mar­

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

61

ginar socialmente, sino también segregar como mayor o anciano. Se vosean en América los políticos entre sí y con la audiencia en los programas de Televisión. En España el ritual es el uso de usted tanto en la cámara como con un ciudadano’. En América la situa­ ción de mayor acercamiento se explica, según algunos, por la extensión de políticas de izquierdas. En enhile existen dos tipos de voseo: a) voseo auténtico, fre­ cuente en las zonas rurales y entre hablantes incultos de las áreas urbanas, y b) voseo mixto verbal, entre hablantes cultos y semicul- tos jóvenes. Consiste en tuteo pronominal y voseo verbal:

¿Te hablas con Luis?

¡Jsled y su rmrced se usan entre personas mayores, para el respeto. es la forma solidaria entre gente culta de una determinada edad.

4.

Las formas de tratamiento se pueden alterar en determ ina­

dos estados emocionales, como el encijo o extremo afecto, y pasar un padre a un traU) de usted con su hijo. En cuanto a las relaciones interpersonales, en Cíhile, por ejem­ plo, encuentra Torrejón en las clases con menor educación un esquema de dominación familiar más rígido: el marido vosea a la mujer, y esta responde con usted respetuoso. Y los padres usan el vos para los hijos y estos contestan con usted. En las clases altas, más tradicionales, se conserva el sistema de dominio: hacia el hijo, Mvterfhacia el padre. En las másjóvenes hay un intercambio ya recí­ proco de tuteo o voseo verbal. En el tratam iento familiar, los niños, adolescentes y adultos jóvenes usan el voseo mixto verbal entre ellos o para personas de la misma edad. Entre el voseo y el trato de usted, el tuteo (llamar de tú al interlocutor) puede utilizarse como una forma de con­

fianza o formalidad interm edia. Voseo para el trato de adultos hacia los más jóvenes. El voseo culto lo utilizan los niños para con los padres o amigos mayores. A los abuelos se les habla de

usted.

En las relaciones de poder el sistema es rígido: la escala supe­ rior usa el hacia el inferior, y este el usted hacia el superior.

En el program a “T en go u n a p regunta para u sted ”, q u e es el ú n ico en el que en televisión ha habido una relación directa ciudadanos-políticos, todas las inter­ pelaciones eran con la form a usted.

https://vk.com/espanol_con_amigos

62

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

En Perú predomina el tuteo, pero se usa el voseo en algunas zonas aisladas o limítrofes.

En

España, el tuteo

se ha

extendido

mucho

últimamente,

incluso entre personas que no se conocen (vendedor y cliente, por ejemplo), sobre todo si no hay gran diferencia de edad: si el clien­

te

es joven, o lo es el camarero.

Hola

Por favor, ¿me pones un café?

¿qué te pongo?

O en una tienda:

Hola, dime,

(cuando se acerca la cliente). Generalmente suele ser gente joven.

Si

por el contrario, llega una persona mayor, el trato salta a usted:

Buenos días, dígame, ¿qué desea?

Siempre implica acercamiento. Es una forma de indicar que la situación lo permite, los iguala. Sin embargo, el uso de usted sigue considerándose más ade­ cuado en la vida profesional, puesto que sirve como distancia-
dor:

¿Tiene usted un momento, por favor? En la segunda planta tienen ustedes grandes ofertas en zapatería (Corte Inglés).

En España el tuteo es el trato casi exclusivo en el grupo fami­ liar, entre jóvenes o colegas.

-Hola, María. Te presento a mi amigo Lucas. -¿Qué tal estás?/Ya tenía ganas de conocerte.

Usted aparece en el trato de joven a persona mayor, por falta de conocimiento previo o por la clase social.

-Hola, María. Esta es mi madre. -¿Qué tal está?

O incluso:

¿Qué tal estás?

Cuando hay conflicto, diferencias sociales, se espera que el interlocutor dicte la pauta. O se llega a situaciones menos forma­ les, en que se usa la forma de tercera persona en el verbo, pero sin marcar el pronombre usted:

https://vk.com/espanol_con_amigos

MEDIOS DE EXPRESIÓN

63

¿Quería verme? He traído los documentos / Le he traído los documentos

Se recurre a la ocultación, la no expresión de la forma compro­ metida, o claramente marcada por la distancia que es usted (frente a “¿Quería usted verme?”) . Casos como “¿Traes, trae ordenador?”apa­ recen, por ejemplo, cuando hablamos con un profesor de otra uni­ versidad que no conocemos o que es mayor. Titubeamos, nos corre­ gimos en el tratamiento, pero sin expresar la forma usted. Las formas de tratamiento, como vemos, siguen una distinción básica, que afecta a la relación interpersonal y, por tanto, al siste­ ma de cortesía: acercamiento/distancia. El primero es el reco­ mendado en relaciones de igualdad social, generalmente entre jóvenes o para crear una cercanía. El tuteo y voseo, pues, se utilizan para la familiaridad, la infor­ malidad, la solidaridad (igualación, pertenencia al mismo grupo:

sea por ser jóvenes, de la misma profesión, de la misma ideología,

por igualación política

Esta cercanía puede indicar una relación de igualdad social o una relación de este tipo que se pretende crear en el discurso:

)

y el acercamiento psicológico o afectivo.

a) entre amigos o conocidos; en la relación comercial si es joven el cliente;

b) c) entre profesor y alumno.

En ello influyen circunstancias sociales, históricas, culturales o el fin argiunentativo del discurso. El valor de distancia social, de clases, se está perdiendo. En un

trato no recíproco, indica menor edad o menor autoridad del que recibe el tratamiento. Usted implica distancia, ya sea en sentido negativo (diferencia social, relación vertical, socialmente en cuanto a la edad, al poder, a la relación psicológica), pero también en cuan­ to al tipo discursivo en el que estamos. Es ritual en el lenguaje polí- tico-parlamentario y en la relación formal. Por ejemplo, en el dis­ curso académico se emplea entre colegas, aunque se conozcan y sean amigos. En una conferencia, comienzo saludando: “Dr ,

para luego, al terminar, decirle: “Te

agradezco su invitación

estoy muy agradecida”. O “Gracias, Antonio, por tus observaciones”. También se usa la distancia de forma positiva, estratégicamen­ te, argumentativamente, para conseguir algo del receptor. Es una forma cortés que alaba la imagen del otro, al que sitúa por encima del hablante. Expresa la formalidad o el poder.

”,

https://vk.com/espanol_con_amigos

64

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

es la forma de acercamiento: implica igualdad, relación horizontal ya sea desde el punto de vista del estatus social, de la edad, del poder o de la relación psicológica. Esta es la norma. Si el hablante utiliza esta forma cuando las circunstancias contextúales no lo imponen, está “acercándose” al interlocutor. Si el que lo uti­ liza está por debajo del receptor, supone una descortesía. Si está por encima, es una forma de solidaridad. Cuando la norma lo impone, es el uso formal, de distancia, pero correcto o cortés. Cuando se usa en situaciones que aconse­ jan la familiaridad, supone un distanciamiento, y por tanto un uso descortés. Esta verticalidad va a depender de las diferentes sociedades en que se emplea. Por ejemplo, las personas mayores en España siguen abogando por el uso del usted en relaciones sociales de poder: profesor-alumno, por la edad, o por la falta de familiaridad; en un establecimiento comercial consideran exigido el usted, y ofensivo el tú. Igualmente, la marca ideológica puede ir igualando el usted al poder o distancia social. En Hispanoamérica, sin embargo, hemos visto que fimcionan otras variables según la zona. Puede ser la variable sexo, que en Puerto Rico, según Carricaburo (1997), marca el uso más fre­ cuente del de hombres hacia mujeres y no de hombres hacia hombres. Entre mujeres es norma el tuteo. O, por ejemplo, la corriente ideológica en Cuba o en Argentina también impone las formas de acercamiento como marca de igualación social. En el caso de las interacciones comerciales, el acercamiento o la distancia pueden ir unidos al fin argumentativo. Tenemos que tener en cuenta que el tuteo supone una solidaridad, una con­ fianza, una igualación social. Nos vemos, así, al mismo nivel que el camarero o el dependiente. Sin embargo, el usted supone una de­ ferencia, el subir de nivel al receptor, alabar su imagen, por tanto cortesía que busca conseguir una mayor aceptación por parte del cliente. Incluso puede usarse según el nivel socioeconómico del establecimiento. Hay algunos que usan usted como marca de esta­ tus social y nivel alto. Puede ser usado entre amigos si se quiere dis­ tanciar, por tanto con valor descortés:

Don Antonio Ruiz, haga el favor de no seguir con los comentarios insidiosos. Usted es el causante de todo esto.

https://vk.com/espanol_con_amigos

3

ESTRATEGIAS

Hay que diferenciar entre cortesía normativa o ritual y cortesía estratégica. En la primera el hablante signe lo impuesto, lo esta­ blecido por la sociedad, en la segunda elige el procedimiento ade­ cuado para conseguir un fin argumentativo en la interacción.

3.1 .

C o r t e sía

R it u a l : esta b lec er

r eí a c io n e s

s o c ia l e s

Hay ixna serie de actos de cortesía que están sociocultural- mente establecidos, estandarizados. Son connaturales a la relación social, sólo varían los parámetros según el tipo de sociedad en que estemos. Son necesarios para asegurar la armonía en la relación social. Cabe preguntarse si en estos hay verdadera cortesía o sim­ ple ritual comunicativo.

3 .1 .1 . Saludos, despedidas y presentaciones

El saludo es im acto de habla fundamental en el inicio de una conversación y el exigido para entablar una relación social. Su grado de ritualización depende del conocimiento que tengan entre sí los interlocutores, el tipo de encuentro (si es la primera vez que lo establecen) o la casualidad del mismo. También influye la prisa de alguno de los interlocutores. Entre personas que no se conocen demasiado, en situación formal, encontramos intercam­ bio de expresiones como:

-Buenos días/tardes/noches.

-Buenos días

-¿Qué tal está? -Bien, ¿y usted?/Bien, gracias.

En situaciones más directas o familiares, o entre personas jó­ venes:

https://vk.com/espanol_con_amigos

ESTRATEGIAS

67

3.1.2. Cumplidos, ebgios y piropos

La diferencia entre ellos depende del grado de compromiso para la imagen social y personal del interlocutor como individuo que forma parte de una sociedad. Los dos primeros dependen de cada cultura, que impone sus restricciones. Los cumplidos y elogios son, en principio, corteses, ya que ala­ ban la imagen del otro, aunque habrá que tener en cuenta la rela­ ción entre los dos hablantes, y la cantidad de elogio. Un exceso de alabanza provoca una hipercortesía, se percibe como inadecuado, y, por ende, descortés. Estos cumplidos pueden utilizarse como parte del ritual social y las buenas costumbres, pero también de forma estratégica: para dar una imagen de personas educadas y para conseguir algo del otro. Derribamos sus defensas con el halago. Así, si queremos ser amables con alguien o, en situaciones formales, conseguir algo de él, está bien alabar su aspecto en los saludos, o su atuendo;

¿Qué tal estás? Te queda muy bien ese traje. Me gusta tu corbata, Estás hoy muy guapa (confianza). ¡Qué bolso tan bonito! ¿Dónde te lo has comprado? (expresa interés en algo de su pertenencia).

Estas formas exigen cierta confianza. No se usan entre desco­ nocidos. En este último caso recurriríamos a expresiones como:

Tenía muchas ganas de conocerle. Es un placer conocerle al fin.

En situaciones sociales;

Estás guapísima (en una boda).

O cuando nos dirigimos al anfitrión de una recepción;

Está todo perfecto. Qué lugar tan agradable. Ha sido todo estupendo. Todo, la comida y la compañía.

Si te invitan a cenar en casa; qué casa tan bonita, qué bien he comi­

y decirle que ha estado muy bien su conferencia, que te ha inte­

do. Tras una conferencia, lo adecuado es saludar al conferencian­

te,

resado mucho, que te ha gustado mucho. El piropo es más complejo, ya que está más ligado a lo sociocul- tural. En España puede ser habitual en algunas zonas, pero general­ mente la percepción ha ido cambiando y no se considera muy acep

https://vk.com/espanol_con_amigos

6 6

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

A: -Hola, qué tal?

B: -Hola qué tal. (respuesta eco)

A: -Q ué tal?

B: -Bueeeno. Vamos tirando (coloquial)/ Así, así/ Pues ya ves

Incluso más sencillos:

A: -Hola

B: -Hola.

Cuanto más se conozcan los interlocutores, más tendencia a los saludos de tipo literal:

-¿Cómo estás hoy, tío? ¿Estás mejor? -Hombre, ¡qué buena cara tienes hoy!

Esto supone entrar en la intimidad y para ello es necesaria una familiaridad entre los interlocutores. Los rituales son necesarios para crear distancia y salvar la relación social cuando las personas no se conocen. En la mesa también operan otros rituales: Buen provecho, que

aproveche, Y la respuesta: Gracias.

sr. mío, Estimado sr

Los rituales de inicio o cierre en las cartas o discursos son: Muy

Apreciado Antonio,

Querido,

Queridísimo Paco,

Hola, Paco. Hola + formas afectivas. En las presentaciones la estructura es: saludo + fórmula trata­

miento + le, te presento

,

este es

,

soy

:

-Buenos días, don Francisco. Le presento a Juan Martínez, el director de nuestro departamento. -Buenos días, señor González. Soy Juan Martínez, el director del Departamento.

La respuesta: Encantado, es un placer, mucho gusto, el gusto es mío. Encantado de conocerle, hola, qué tal, este último informal.

Para dar la bienvenida usamos bienvenido. Estás en tu casa. Adelante, porfavor. Los rituales son más breves cuanto más se cono­ cen los interlocutores. En estos contextos las formas de dirigirse a alguien también varían según el grado de conocimiento entre los interlocutores. A un conocido o familiar lo llamamos por el nombre de pila: Oye, Juan. A un desconocido o en un contexto formal, como en la rela­ ción profesional, la norm a es; tratamiento profesional/apellido/

sr.-sra./don-doña + nombre: Doctor Pérez

*Don Gómez.

https://vk.com/espanol_con_amigos

ESTRATEGIAS

67

3.1.2. Cumplidos, elogios y piropos

La diferencia entre ellos depende del grado de compromiso para la imagen social y personal del interlocutor como individuo que forma parte de una sociedad. Los dos primeros dependen de cada cultura, que impone sus restricciones. Los cumplidos y elogios son, en principio, corteses, ya que ala­

ban la imagen del otro, aunque habrá que tener en cuenta la rela­ ción entre los dos hablantes, y la cantidad de elogio. Un exceso de alabanza provoca una hipercortesía, se percibe como inadecuado,

por ende, descortés. Estos cumplidos pueden utilizarse como parte del ritual social las buenas costumbres, pero también de forma estratégica: para

y

y,

dar una imagen de personas educadas y para conseguir algo del otro. Derribamos sus defensas con el halago. Así, si queremos ser amables con alguien o, en situaciones formales, conseguir algo de

él, está bien alabar su aspecto en los saludos, o su atuendo:

¿Qué tal estás? Te queda muy bien ese traje. Me gusta tu corbata, Estás hoy muy guapa (confianza). ¡Qué bolso tan bonito! ¿Dónde te lo has comprado? (expresa interés en algo de su pertenencia).

Estas formas exigen cierta confianza. No se usan entre desco­ nocidos. En este último caso recurriríamos a expresiones como:

Tenía muchas ganas de conocerle. Es un placer conocerle al fin.

En situaciones sociales:

Estás guapísima (en una boda).

O cuando nos dirigimos al anfitrión de una recepción:

Está todo perfecto. Qué lugar tan agradable. Ha sido todo estupendo. Todo, la comida y la compañía.

Si te invitan a cenar en casa: qué casa tan bonita, qué bien he comi­

do. Tras una conferencia, lo adecuado es saludar al conferencian­

te,

resado mucho, que te ha gustado mucho. El piropo es más complejo, ya que está más ligado a lo sociocul- tural. En España puede ser habitual en algunas zonas, pero general­ mente la percepción ha ido cambiando y no se considera muy acep­

y decirle que ha estado muy bien su conferencia, que te ha inte­

https://vk.com/espanol_con_amigos

6 8

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

tado socialmente. Sería, pues, un acto algo descortés. Yaumentará su descortesía si se utilizan expresiones poco elegantes o soeces. Un dependiente a una chica joven:

-Aquí tienes, morena. -Aquí tienes, guapa.

O una camarera a un chico:

¿Está todo bien, guapo?

Más reelaborados:

Tienes unos ojos que deslumbran. Ahí va lo más bonito del barrio.

se

Para algunos constituyen un acto grosero. Para otros, cuando

dirigen a mujeres, suponen un trato sexista.

3.1.3. Relaciones sociales o afectivas

La cortesía es fundamental para establecer relaciones sociales y para mantenerlas o estrecharlas, de manera que en diferentes situaciones las conductas apropiadas son las esperadas de las “bue­ nas maneras”. Si no las realizamos, entramos en lo descortés, por omisión. Enumeremos algunas:

- Expresar buenos deseos en situaciones especiales: “Felicida­ des, que os divirtáis, que tengas suerte, feliz viaje, te deseo lo mejor, cuídate, a pasarlo bien, estamos en contacto ”

- Preguntar por la satisfacción o el descontento ante una situa­ ción: “¿Cómo te sientes?” O por las causas: “¿Qué te pasa?”.

- Dar ánimos: ‘Venga, ánimo. Adelante, tú puedes”.

- Expresar empatia: “Te comprendo”.

- Compartir sentimientos y expresar condolencia: “vaya por Dios, lo siento, lamento, siento m ucho ”

- Expresar esperanza: “Espero que nos podamos ver este vera­ no en Chipiona”.

- Expresar interés: “¿de verdad? ¿en serio? ¡qué interesante! ¿qué me dices? No me digas” (sorpresa).

“Muy

- Expresar

estado

? ¿Qué te

- Preguntar sobre gustos o disgustos: “¿Te gusta

aprobación;

¿No te gusta

bien,

bravo.

Has

estupenda”.

parece

?

?”.

https://vk.com/espanol_con_amigos

ESTRATEGIAS

69

- Disculparse por el enfado o enojo: “Lo siento (mucho) — Expresar agradecimiento ante un ofrecimiento:

-Muchas gracias. Muy amable -No hay por qué darlas. No hay de qué. De nada -Te estoy muy agradecido -No es nada, hombre.

- Disculparse y pedir perdón:

Lo siento, le ruego que me disculpe. Oiga, perdone

petición Puede o una usarse pregunta, incluso como como un estrategia ritual de de acercamiento: inicio antes de una

Perdone que le moleste pero ¿podría indicarme dónde entregar la solicitud?

- Aceptar las disculpas:

No se preocupe, no pa.sa nada. Olvífleio, lo pasado, pasado está. Tranquilo, no tiene importancia.

Todas estas son colaborativas, corteses. Las descorteses serían:

- Expresar rechazo o desagrado:

-H e invitado a Marisa a acompañarnos a la fiesta. -¡L a que faltaba!

- Indiferencia:

-M e han concedido la beca. -¿Y a mí, qué? Me importa un pito, un bledo. No me importa lo

más mínimo. Por mí, como si

Me da igual, me trae al fresco.

Entre ellas me da igual, no me importa son más neutras. Son más

descorteses las más coloquiales: me trae alfresco, o me importa un pito, por mí, como si

- Pedir disculpas es descortés.

Espero que se disculpe. Discúlpese, discúlpese. Debe usted pedir perdón. Yo tengo la convicción moral de que debería pedirle disculpas a los españoles, señor Rajoy (71, Segundo Debate, sr Rodríguez Zapatero).

https://vk.com/espanol_con_amigos

70

LA GRAMÁTICA DE LA CORTESÍA EN ESPAÑOL/LE

- Expresar desaprobación ante una actuación también:

Esto está fatal. Deberías avergonzarte, no deberías haber dicho, hecho eso.

En una relación de poder, es menos descortés o está admitido que la persona que ejerce la posición jerárquicamente superior se lo dirija a la inferior, pero no al revés. Entre iguales es claramente descortés. Puede llegar a la acusación o la recriminación.

3.2. C o rtesía estratégica

3.2.1. Pedir informadón: preguntar

En sí se considera un acto invasivo del territorio del otro. Esto exige usar atenuantes si la relación social no es de confianza, o si hay una diferencia de poder entre los hablantes.

¿Podría decirme dónde está el Archivo de Indias? Perdone un momento, señor, ¿es esta la calle San José? Es que me he perdido. Buenos días. Tengo una duda sobre los datos que se me solicitan. ¿Sabe usted si debo incluir también un certificado de mi centro de trabajo?

Otras serían: Me gustaría saber

La forma más clara es porfavor.

Por favor, ¿hay reunión esta semana? Por favor, ¿la secretaría?

En el caso contrario, si los interlocutores se conocen, la rela­ ción se permite, es neutra. La limitación está en los temas que se pueden tratar:

¿Dónde conseguimos el impreso de solicitud? ¿Hay reunión esta semana? ¿Sabe si hay reunión esta semana?

Pero no

¿Tu mujer tiene un lío con el vecino?

El grado de descortesía varía según la situación comunicativa, lo que condiciona la forma de expresión: la elección de atenuan­ tes o no. Ysuelen utilizarse elementos de inicio del acto de habla:

https://vk.com/espanol_con_amigos

ESTRATEGIAS

71

Oye, ¿sabes si ha venido hoy el director del departamento? Hola, mira, ¿han llegado ya los libros que pedí?

Hay situaciones en las que los interlocutores están en una rela­ ción interactiva en la que la pregunta es un acto de habla exigido. Entre ellos hay una jerarquía de poder social o interactivo, que jus­ tifica la realización de preguntas. Por ejemplo, en una tertulia o entrevista televisiva, lo es para el entrevistador, y en una clase, para el profesor. En una relación médico-paciente es normativa la obli­ gación de responder para el segimdo. Entre ellas podemos encon­ trar preguntas claramente de solicitud de información y otras com- probativas o exploratorias. La limitación en estos casos radica, de nuevo, en los temas j)ermitidos y los prohibidos. En estos casos no hay elementos de inicio (jue atenúen, sólo los vocativos:

juan, ¿cuál es la estructura de ese texto periodístico? Señor Martínez, ¿cjué síntomas ha tenido en esta última semana? Señor López, en su opinión, ¿qué debería hacer el partido en el gobierno ante la siuiación actual? ¿Qué medidas habría que tomar?

El no uso de estas estrategias provocaría descortesía. Aparte, hay otras j)reguntas en español que se usan con otros fines, concretamente para confirmar ima información:

María viene a la reunión, ¿no?

Para ello se exige tma relación de confianza o poder. Si, por el con­ trario, emitimos esa confirmación con entonación enfática, o apo­ yando ima aserción tajante, llegamos a im uso impositivo: