Está en la página 1de 22
MIN410 – MECÁNICA DE ROCAS TAREA N° 10: “ANÁLISIS DE DAÑOS POR VIBRACIONES” Nombre Alumnos:
MIN410 – MECÁNICA DE ROCAS TAREA N° 10: “ANÁLISIS DE DAÑOS POR VIBRACIONES” Nombre Alumnos:

MIN410 MECÁNICA DE ROCAS TAREA N° 10:

“ANÁLISIS DE DAÑOS POR VIBRACIONES”

Nombre Alumnos: Alejandro Abuid Y. Lucas Álvarez M.

Profesor Guía:

Dr. Guillermo Krstulovic L.

Valparaíso, 8 de Junio de 2016.

TABLA DE CONTENIDOS

1. Resumen Ejecutivo……………………………………………………………………………………………………………………….3

2. Introducción………………………………………………………………………………………………………………………………….4

3. Input………………………………………………………………………………………………………………………………………………5

15

5. Output………………………………………………………………………………………………………………………………………….19

6. Conclusiones……………………………………………………………………………………………………………………………….21

7. Bibliografía………………………………………………………………………………………………………………………………….22

4. Presentación y Desarrollo del Problema…………………………………………………………………………………

1. RESUMEN EJECUTIVO

Los explosivos usados en la minería generan ondas, tanto internas como superficiales, que se transmiten en todas las direcciones desde la fuente. Las ondas internas se propagan en el interior de los cuerpos y las de superficie lo hacen en los contornos, aunque también se pueden propagar por las discontinuidades. Estas vibraciones superficiales son causadas principalmente por el paso de las ondas de Rayleigh, y pueden ser registradas en dos componentes, una horizontal y una vertical, en forma de registros contra el tiempo de aceleración, velocidad (con ella se obtiene una mejor relación con el daño causado) o desplazamiento. Estas vibraciones pueden producir que un talud se desestabilice y también pueden afectar las edificaciones cercanas a la zona de operación de la mina.

Por esta razón, en el presente informe se describen diferentes criterios de daños encontrados en la bibliografía. La velocidad peak de partícula (VPP) a distintas frecuencias es el parámetro utilizado internacionalmente para predecir los efectos causados sobre estructuras cercanas. Las normas de la U.S. Bureau of Mines (USBM) recomiendan que la VPP no supere las 2 pulgadas por segundo, de manera de no causar daños.

Por último, se desarrolla un ejercicio propuesto en el que se debe calcular la distancia mínima a la cual debe ubicarse el techo de un túnel de los bancos que se encuentran sobre él, para que no sea afectado por la acción de las vibraciones producidas por la tronadura en los bancos. El cálculo se realiza utilizando datos input obtenidos empíricamente en Chuquicamata en años anteriores, se calcula la velocidad de partícula , y con ello la distancia mínima a la cual el túnel no sufre desmoronamiento. Según los cálculos realizados, la distancia mínima a la cual se debe ubicar el techo del túnel de la fuente emisora de vibraciones en el ejercicio es de 50.05 metros. Por lo tanto, puede concluirse que las vibraciones no causarán daño alguno a estructuras que se encuentren a una mayor distancia que esta.

2. INTRODUCCIÓN

Cuando se habla de minería a rajo abierto, o también llamada de superficie, no cabe duda que los procesos de tronadura consisten en una de las operaciones más importantes para el éxito de una faena minera. En efecto, para rajo, la tronadura es la herramienta principal por la cual la obtención del mineral quebrado se lleva a cabo, siendo esta última la base del negocio minero.

Sin embargo, si bien la tronadura es la herramienta principal del negocio, la gran cantidad de energía liberada al detonar un explosivo puede provocar efectos secundarios preocupantes en la roca que integra la infraestructura de nuestra mina en explotación. Considerando los grandes volúmenes de producción en minería a rajo abierto, la cantidad de explosivos utilizados para la fragmentación de la roca es ciertamente alta. La detonación de esta gran cantidad de explosivos, además de fragmentar la roca, genera un pulso una onda sísmica- que se propaga a través del macizo rocoso. Esta onda, dada su gran cantidad de energía, puede provocar importantes daños en las labores mineras cercanas al punto de detonación de la carga explosiva, como puede ser un túnel excavado para facilitar el transporte de mineral; al igual que también puede dañar a las obras civiles en la vecindad de la faena, como casas y otros edificios.

Debido a esto, la cuantificación anticipada del daño producido por la tronadura a la roca en una labor cercana resulta de suma importancia en cuanto a consideraciones de sostenimiento para la misma labor se refiere, como para las consideraciones de seguridad pertinentes para el personal- mina.

Así, el presente informe tarea se encargará de analizar y resolver un caso problema práctico relacionado con la temática anteriormente descrita, por medio del ejercicio de un criterio establecido, aceptado y utilizado para la cuantificación del daño producido por vibraciones.

3. INPUT

De manera de poseer un entendimiento cabal de la situación que compete al tema central del presente informe tarea, se hace necesario mencionar y caracterizar ciertos conceptos e ideas claves inherentes al desarrollo del mismo.

Así, dado que el foco de este estudio recae en las vibraciones generadas por pulsos sísmicos por efecto de tronaduras y los daños que pueden provocar en distintas obras de carácter civil o minero, es menester ahondar en las materias relacionadas a las ondas generadas por dichos pulsos de tronadura.

En las operaciones de tronadura, la energía contenida dentro de un explosivo es súbitamente liberada con el objetivo primordial de fragmentar la roca. Un indeseable efecto secundario de la detonación de estos explosivos es el desplazamiento de la superficie del suelo en el área circundante a la explosión, lo que depende de la distancia al punto de detonación, la potencia del explosivo, y las condiciones geológicas del sitio.

Cuando un explosivo es detonado, la roca en la vecindad inmediata a él es triturada y una onda oscilatoria se propaga por el macizo rocoso causando el movimiento de las partículas en su camino. Este movimiento es longitudinal, hacia adelante y atrás, por la línea de avance de esta onda primaria, la cual se designa onda P. Cuando esta onda P alcanza una superficie libre o cambia de material con cualquier ángulo diferente a 90°, ocurren desplazamientos complejos, los cuales dan origen a ondas secundarias de cizalle, llamadas ondas S.

Las ondas P y S son llamadas ondas de cuerpo, debido a que ellas viajan por medio del cuerpo de los materiales que las transmiten. En la superficie libre entre roca y aire, las ondas de cuerpo generan un número de ondas superficiales, cada una caracterizada por el movimiento que generan sobre una partícula en su camino. Estas ondas elásticas (ondas superficiales y de cuerpo) generadas por los pulsos de tronadura se ilustran en la figura 1.

Fig. 1. Tipos comunes de ondas elásticas generadas por tronadura. De las ondas superficiales, la

Fig. 1. Tipos comunes de ondas elásticas generadas por tronadura.

De las ondas superficiales, la onda Rayleigh (u onda R) corresponde a una onda longitudinal y causa mayoritariamente un movimiento de partícula vertical y retrógrado. Esta onda es la onda superficial más comúnmente observada, lleva la mayoría de la energía de las ondas superficiales y, subsecuentemente es la onda que causa mayor daño. Por otro lado, la onda Love (u onda Q) causa vibración transversal en el plano horizontal, sin desplazamiento vertical.

Así, la dirección de propagación y el movimiento generado en una partícula para las diferentes ondas elásticas pueden ser observados en las figuras 2, 3, 4 y 5.

elásticas pueden ser observados en las figuras 2, 3, 4 y 5. Fig.2. Dirección de propagación

Fig.2. Dirección de propagación y movimiento de partícula de la onda de cuerpo P.

Fig.3. Dirección de propagación y movimiento de partícula de la onda de cuerpo S. Fig.4.

Fig.3. Dirección de propagación y movimiento de partícula de la onda de cuerpo S.

y movimiento de partícula de la onda de cuerpo S. Fig.4. Dirección de propagación y movimiento

Fig.4. Dirección de propagación y movimiento de partícula de la onda superficial Rayleigh.

y movimiento de partícula de la onda superficial Rayleigh. Fig.5. Dirección de propagación y movimiento de

Fig.5. Dirección de propagación y movimiento de partícula de la onda superficial Love.

La tabla 1 entrega una síntesis comparativa entre las distintas ondas elásticas, de acuerdo a su movimiento, sus velocidades típicas, y características varias.

de acuerdo a su movimiento, sus velocidades típicas, y características varias. Tabla 1. Tipos de ondas

Tabla 1. Tipos de ondas sísmicas.

Ya conocidas las diferentes ondas generadas por un pulso sísmico producido por una tronadura, resulta necesario conocer los daños que pueden provocar dichas ondas sobre edificaciones en roca, además de los distintos criterios de daño existentes para esta situación.

Cuando se define el daño a obras civiles, actualmente, las siguientes clasificaciones son utilizadas:

- Daño Cosmético o Daño Límite: Dado por la formación de grietas finas o por el crecimiento de grietas finas existentes en yeso o mortero.

- Daño Menor: Dado por la formación de grietas o por el desplome de paneles de yeso, o por grietas en ladrillos o bloques de concreto.

- Daño Mayor o Estructural: Dado por daño a elementos estructurales de la edificación.

Las normativas vigentes entregan información guía con respecto a valores de frecuencias de onda y valores límite de velocidades de partícula peak para las tres categorías de daño. Estos valores están basados en los niveles más bajos de vibración para los cuales el tipo de daño correspondiente ha sido fiablemente demostrado.

Por ejemplo, para daño cosmético, a una frecuencia de onda de

dado por la velocidad de partícula peak, es de

, el valor guía para el daño,

. Asimismo, para una frecuencia de onda de

e incrementa a

, el valor límite de daño de velocidad de partícula peak es de

;

para una frecuencia de onda de

; y así hacia arriba.

Daño menor es posible para magnitudes de vibración iguales al doble del valor límite para daño cosmético; mientras que daño estructural es posible para magnitudes cuatro veces el valor límite para daño cosmético. Estos valores se mantienen incluso cuando una edificación ha sufrido repetidos eventos de vibración.

Aunque el daño, o el miedo a este, es la mayor preocupación para edificaciones cercanas a faenas mineras, la realidad es que los niveles de vibración en dichas obras civiles rara vez de acerca siquiera al límite de de daño cosmético. Estructuras ingenieriles como edificaciones industriales, comerciales y construcciones subterráneas son capaces de soportar mayores niveles de vibración, dado su diseño robusto, en comparación con obras civiles de carácter residencial, por ejemplo.

En el tiempo, muchos criterios de daño han sido establecidos y evaluados con distintos grados de éxito. Estos criterios se extienden desde la fórmula de energía vibratoria de Rockwell, propuesta en 1934; hasta los criterios perfeccionados y utilizados hoy en día.

Una breve reseña de los criterios más importantes a destacar sigue a continuación:

Criterio de Rockwell (1934)

Uno de los primeros intentos para el establecimiento de un criterio de daño por vibraciones fue propuesto por Rockwell, en 1934. Rockwell afirmaba que el nivel de vibración debía ser medido en función de la carga explosiva y la distancia al punto de detonación. Su criterio puede ser considerado semi-cuantitativo en el aspecto que simplemente designó una distancia de 70 a 100 metros de la explosión como un límite de seguridad.

Criterio de Aceleración del USBM (1935-1942)

Luego de la propuesta de Rockwell, el US Bureau of Mines condujo una serie de investigaciones utilizando geófonos para la medición de velocidades de ondas generadas por tronaduras experimentales, midiendo el daño generado en el yeso de edificaciones residenciales. Estas investigaciones permitieron al USBM especificar un índice de daño basado en aceleración y expresado de la forma:

Donde:

- Frecuencia de onda.

- Desplazamiento máximo.

- Aceleración de gravedad.

- Índice de daño.

De estas investigaciones, se concluyó que vibraciones con aceleraciones peak menores a se consideraban seguras; aceleraciones peak entre y implicaban daños menores; y aceleraciones sobre implicaban daños mayores sobre las estructuras de yeso.

Criterio de Razón Energética de Crandell (1949)

Crandell introdujo el concepto de razón energética peak, la cual era definida como la razón entre el cuadrado de la aceleración de vibración sobre el cuadrado de su frecuencia. Su criterio se basó en investigaciones antes y después del efecto de tronaduras en más de 1000 estructuras residenciales. La expresión para la razón energética se expresa de la forma:

Donde:

- Aceleración peak.

- Frecuencia de vibración peak.

- Razón energética.

Como regla general, razones energéticas bajo 3 se consideraban seguras, razones entre 3 y 6 implicaban daños menores, mientras que razones sobre 6 ya implicaban daños mayores.

Criterio de Amplitud de Morris (1950)

Luego de la proposición de Crandell, estudios referentes a la propagación de ondas fueron concluidos por Morris. Él propuso que la amplitud del desplazamiento de partícula era directamente proporcional a la raíz cuadrada del peso de la carga explosiva e inversamente proporcional a la distancia del sitio de explosión. De esta manera:

Donde:

- Constante geológica del sitio. Varía desde 0.05 para roca competente, hasta 0.5 para material diseminado.

- Peso de la carga explosiva por retardo.

- Distancia al sitio de explosión.

- Amplitud máxima de desplazamiento.

Morris, utilizando su experiencia, relacionó la amplitud del desplazamien to máximo obtenido con el nivel de daño en diferentes estructuras luego de una tronadura, como se muestra en la tabla 2, a continuación:

tronadura, como se muestra en la tabla 2, a continuación: Tabla 2. Relación tipo de estructura

Tabla 2. Relación tipo de estructura - amplitud para daño, propuesta por Morris.

Criterio de Velocidad de Partícula de Langefors, et al. (1958)

Langefors, Kilhstrom y Westerberg, por medio de un reporte, describieron la relación entre las vibraciones producidas por tronaduras y el daño estructural durante un proyecto de reconstrucción de una edificación en Estocolmo. Las frecuencias medidas oscilaban entre los

. Los autores

concluyeron, finalmente, que el mejor indicador de daño para estructuras recaía en la velocidad de particula, y condensaron los resultados de su investigación, como se presentan en la tabla 3.

, y las amplitudes de desplazamiento entre

en la tabla 3. , y las amplitudes de desplazamiento entre Tabla 3. Criterio de velocidad

Tabla 3. Criterio de velocidad de partícula propuesto por Langefors, et al.

Criterio de Velocidad de Partícula de Edwards & Northwood (1959)

Edwards y Northwood describieron una serie de investigaciones utilizando tronaduras controladas, acelerómetros y medidores de velocidad montados dentro de variados edificios, junto con un geófono en un lugar cercano. Las cargas explosivas, ubicadas entre de profundidad, eran detonadas a distancias progresivamente más cortas a los edificios de estudio, hasta que el daño era registrable.

Este criterio, al igual que el de Langefors, et al., indica que el parámetro confiable a seguir para la medición de daño recae en la velocidad de partícula. En efecto, la experiencia de Edwards y Northwood se resume por medio de la tabla 4, representando los valores límite para diferentes tipos de daño.

los valores límite para diferentes tipos de daño. Tabla 4. Criterio de velocidad de partícula propuesto

Tabla 4. Criterio de velocidad de partícula propuesto por Edwards y Northwood.

Criterio de Velocidad de Partícula UBSM (1971)

Luego de analizar detenidamente las investigaciones relacionadas a la proposición del factor velocidad de partícula como medición de intensidad de daños para estructuras, el US Bureau of Mines corroboró y adoptó dicha proposición. En efecto, el USBM señaló que el valor límite de velocidad de partícula para daños en obras civiles corresponde a .

Además, dadas las investigaciones pertinentes, se propuso la siguiente expresión general que dicta la propagación de vibraciones en roca:

pertinentes, se propuso la siguiente expresión general que dicta la propagación de vibraciones en roca: 13

Donde:

- Constante geológica del sitio.

- Distancia escalar al sitio de explosión.

- Constante explosivo-roca.

- Distancia efectiva a la fuente de vibraciones en [ft].

- Carga explosiva por retardo en [lb].

- Velocidad de partícula en [in/s].

En efecto, los postulados de límites de velocidad de partícula propuestos por el USBM pueden ser observados de mejor manera en la tabla 5, adjunta a continuación.

de mejor manera en la tabla 5, adjunta a continuación. Tabla 5. Criterio de velocidad de

Tabla 5. Criterio de velocidad de partícula propuesto por el USBM.

Destacados los criterios de daño más importantes, cabe precisar que todos ellos hacen referencia sólo al daño provocado en obras civiles, y no mineras. Entiéndase obra civil como obras construidas para la contención de población, ejecutadas sobre roca o suelo, y no a partir de este, como son las excavaciones mineras.

Es por ello que, comprendida ya la información necesaria para el entendimiento del tema del presente informe tarea, se procederá con el planteamiento y resolución pertinente del caso problema asignado para este.

4. PRESENTACIÓN Y DESARROLLO DEL PROBLEMA

En una mina problema, en este caso particular, la mina a rajo abierto Chuquicamata, se plantea la posibilidad de construcción de un túnel en uno de los niveles inferiores del rajo para el transporte del material extraído por medio de una cinta transportadora. Esta cinta o correa transportadora se encontraría dentro del túnel a construir, comunicando efectivamente los niveles inferiores con superficie, para un transporte eficaz.

Sin embargo, el diseño del túnel se ve amenazado por el ensanchamiento y profundización natural de la mina producto de la explotación del rajo. Es necesario determinar, dadas las características de la roca del sitio y las características de las operaciones de tronadura, la distancia mínima a la cual el techo del túnel en cuestión debe encontrarse del futuro banco suprayacente para no derrumbarse por acción de las vibraciones producidas por las tronaduras en este. La situación problema a resolver puede ser ilustrada por la figura 6.

situación problema a resolver puede ser ilustrada por la figura 6. Fig. 6. Representación de la

Fig. 6. Representación de la situación problema.

Como es sabido, al propagarse una onda sísmica por un medio rocoso y alcanzar una cara libre, esta se manifiesta en la cara libre como un esfuerzo de tracción, dada la teoría de Kumao Hino. Por lo cual, para este particular caso de estudio, la potencial rotura del techo de roca correspondería por una superación de la resistencia a la tracción de esta, provocada por la acción de los pulsos de tronadura.

Es por ello que, en este caso, y haciendo unión con el parámetro de velocidad de partícula estudiado anteriormente, es posible determinar una expresión para la resolución de este problema. En efecto, es posible asociar la velocidad de partícula a ciertos parámetros inherentes a la roca para determinar los esfuerzos de tracción provocados en esta última, a causa de la primera.

Bien así, dada la ecuación general de movimiento:

Donde el impulso (fuerza aplicada por tiempo) es igual a la velocidad de partícula para la masa particular. Así, expresando la anterior formula de manera diferencial, se obtiene:

, la

fuerza pasará a ser un tensor, un esfuerzo dinámico . Además, si consideramos la masa como

Considerando está ecuación para un área unitaria a través de un pulso de longitud de onda

el producto de la densidad por el volumen de este pulso, se obtiene:

Finalmente, descomponiendo el volumen de este pulso como su área por su largo, y considerando

nuevamente que este pulso es considerado de área unitaria y longitud de onda convierte en:

, la expresión se

Finalmente, operando removiendo términos del operador derivada, obtenemos la expresión final:

Donde:

- Esfuerzo dinámico en la roca.

- Densidad de la roca.

- Velocidad de partícula.

- Velocidad sísmica en la roca.

:

:

Para este caso particular, como es de interés calcular la distancia mínima, en relación a un posible

desmoronamiento del techo, tomaremos el esfuerzo dinámico de la roca techo problema.

igual a la resistencia a la tracción

Ahora bien, considerando las ecuaciones

los siguientes datos específicos de la roca de la mina problema a modo de input:

entregadas anteriormente, y otorgados

-

-

-

-

-

-

Así, para la obtención de la distancia mínima , es necesario resolver la ecuación

seguido, reemplazar el valor mínima en la ecuación .

en la ecuación

. Acto

, para posteriormente despejar la distancia

para

Cabe notar que, antes de operar, es necesario hacer las conversiones pertinentes para la

coherencia de unidades entre las ecuaciones

y

.

Así, utilizando un convertidor de unidades, obtenemos, para los parámetros densidad, velocidad sísmica y resistencia a la tracción de la roca:

-

-

-

Luego, utilizando los datos input pertinentes en la ecuación partícula para el caso particular:

, obtenemos el valor velocidad de

Para coherencia dimensional con la ecuación , entonces:

, es necesario ajustar las unidades del valor

a

Ahora, sólo resta operar las ecuaciones y con el valor obtenido para velocidad de partícula. En efecto, luego de despejar y operar, la distancia mínima (desde el techo del túnel al banco) obtenida es igual a:

Aplicando un simple cambio de unidades desde sistema Inglés a sistema métrico, obtenemos la distancia mínima al banco, en metros:

Ejecutado

imperativo analizar el resultado obtenido, lo que será efectuado a continuación.

el

procedimiento

pertinente

para

la

resolución

numérica

del

caso problema,

es

5. OUTPUT

Una vez realizado el cálculo, se procede a la interpretación de este. Se obtuvo una distancia mínima entre la fuente de vibraciones y el techo del túnel de 50.05 metros, la cual corresponde a la distancia teórica a la que el túnel del techo no sufre desmoronamientos ni se ve afectado por el efecto de las tronaduras realizadas en el banco.

Por temas de seguridad, en la práctica es conveniente regirse por un valor mayor al calculado teóricamente, debido a que existen otros factores que pueden influir en la propagación de las vibraciones, y por ende reducir esta distancia.

Cabe destacar que la velocidad de partícula obtenida en el ejercicio (4,79 pulgadas por segundo) es mayor a la velocidad limite a la cual la vibración no produce daños encontrada en la bibliografía, por lo que se generarían microfracturas asociadas a la propagación de las ondas. Según el criterio de velocidad de partícula propuesto por el USBM, la velocidad obtenida se encuentra dentro del rango de “daños menores”.

Ahora bien, en la literatura existe una gran cantidad de recomendaciones para la reducción de los niveles de vibraciones producidas por voladuras. En general, la reducción de los niveles de vibración se realiza adaptando, o ajustando los métodos, patrones de barrenos, esquemas de carga y de ignición, y teniendo en cuenta que las vibraciones dependen de:

La cooperación entre cargas, es decir la adición constructiva y destructiva de las ondas producidas por las cargas.

Las condiciones de confinamiento.

Las características de la roca.

La distancia desde el sitio de la voladura hasta el sitio de interés.

Las características geológicas y geotécnicas.

La reducción de la cantidad de explosivo por unidad de tiempo y la adición destructiva de las ondas son métodos comúnmente usados para reducir las vibraciones, estas se logran por medio de:

La adaptación de los patrones de ignición con el fin de que las cargas estén repartidas en un intervalo mayor de tiempo.

La reducción del número de barrenos y su diámetro.

El uso de secuencias en cada barreno, con lo cual se divide la carga en más intervalos de ignición.

El desacople de las cargas, esto es utilizar diámetros menores de explosivos que el diámetro del barreno.

La división de un banco grande en varios pequeños.

Otra recomendación encontrada consiste en que, en el momento de la detonación, debería haber el menor confinamiento posible, esto se logra incrementando la inclinación del barreno o disminuyendo la distancia entre la cara libre y el barreno más cercano.

Un adecuado monitoreo de las vibraciones puede permitir maximizar la eficiencia de la tronadura, resguardando no superar el límite máximo admisible de velocidad de partícula para no generar daños. Mediante una correcta interpretación del registro es posible determinar mejores secuencias de disparo, cargas óptimas de barrenos, cantidad de barrenos y sus diámetros, entre otras.

Por su parte, el uso del “precorte” tiene implicancias dentro del análisis de las vibraciones. La tronadura de precorte tiene por finalidad generar una línea de debilidad tras la tronadura. Esta técnica permitir fracturar un plano para atenuar vibraciones en la tronadura principal, lo cual depende mucho de la calidad de las fracturas que se formen. En general, las vibraciones serán menores mientras estas fracturas sean lo más abiertas y limpias posibles.

6. CONCLUSIONES

Al momento de ejecutar una tronadura se generan un conjunto de vibraciones que se propagan como ondas de diferentes tipos y frecuencias. Las aceleraciones vertical y horizontal asociadas a esas ondas originan una fluctuación de las tensiones y deformación en el terreno, lo que afecta al equilibrio de los taludes y estructuras.

Altos niveles de vibración pueden dañar la roca, produciendo fracturas nuevas o expandiendo y dilatando fracturas existentes. Es por esto que la vibración puede ser considerada como un esfuerzo o deformación del macizo rocoso.

Para evaluar los posibles efectos de las vibraciones producidas por voladuras sobre las estructuras se suele recurrir a criterios de daño, los cuales están basados en cientos de observaciones de deterioros causados a estructuras con diferentes características como respuesta a este tipo de solicitaciones. Estos criterios permiten, mediante diversos parámetros como la aceleración peak, amplitud de desplazamiento, razón energética o velocidad de partícula, obtener límites máximos admisibles a diferentes niveles de vibraciones generados, ya sea en la minería como en la industria de la construcción.

Es en este punto en el que radica la importancia del conocimiento de la distancia mínima a la cual una estructura se ve afectada por una fuente emisora de vib raciones. Una correcta noción de esta distancia permite evitar desmoronamientos de material, derrumbes, e inclusive accidentes humanos. A su vez, es importante considerar que los valores obtenidos son en base a estudios empíricos cuyo rango de variabilidad es alto, por lo que es conveniente utilizar una distancia mayor a la calculada, con el fin de salvaguardar la seguridad de estructuras y personal trabajando.

Recurrir al monitoreo de las vibraciones producidas por la tronadura es una técnica ventajosa en términos de poder examinar en detalle el proceso y así optimizar las tronaduras sin superar los valores aceptables dados por los criterios de daño.

Por otro lado, existen variadas técnicas para la reducción de las vibraciones, de forma tal de minimizar los efectos causados sobre otras estructuras o personas. En particular, es necesario dimensionar adecuadamente la carga, utilizar detonadores secuenciadores apropiados, ajustar la secuenciación a las frecuencias naturales del terreno en particular, entre otros.

7. BIBLIOGRAFÍA

Documento 1:

Título: Applied Geotechnology: A Text for Students and Engineers on Rock Excavation and Related Topics.Autor: Roberts, A.

Documento 2:

Título: “Vibration Control.” Autor: Tantawy, M. Mining and Metallurgical Department, Assiut University, Egypt. Link: http://cdn.intechopen.com/pdfs/11902/intech-vibration_control.pdf

Documento 3:

Título: “Vibraciones Causadas por Voladuras.”

Autor: Cahill, D.

Documento 4:

Título: “Efecto de las Vibraciones Generadas por Voladuras en Minas Sobre Edificaciones Residenciales de Mampostería Simple en Colombia.” Autor: Ruiz, D.; Otárola, C. & Rodríguez, J.