Está en la página 1de 4

c 

Meditar es estar a solas con uno mismo, el encontrarse con tu yo interno,


comunicarse con las energÃas del universo mediante la concentración, el no
pensar.

La conciencia se eleva a un plano espiritual superior, permitiendo asà el paso de


imágenes que nos armonizan y dan paz a nuestra alma.

La meditación es una práctica milenaria, cuyos orÃgenes en la India se


remontan al 1.500 A.C. y que, con el paso de los siglos se fue expandiendo a
través de Asia y del medio Oriente. Se supone que fue extraÃda de los Vedas
(libros sagrados de la tradición hindú), en los cuales se hacÃa referencia a ellos,
como prácticas medicinales y que más tarde se conocerÃan por medio del Yoga.
La meditación se dio a conocer en occidente por medio del Budismo y la doctrina
zen.

Beneficios que trae el meditar:


¬ Nuestra mente se volverá lúcida y espaciosa
 Se reduce el estr̩s
¬ Pensamientos más positivos
¬ Se mejora la concentración
¬ Desarrollo de fortaleza interior
¬ Con meditación profunda se puede hasta sanar el cuerpo, entre otras.

£     
    

1. La respiración practicada de manera rÃtmica y pausada observando


sus cuatro pasos: inhalación, retención, exhalación y pausa, para
luego reiniciar nuevamente el ciclo.

Siempre hay que respirar por las fosas nasales, con la boca
cerrada y expandiendo el pecho permitiendo que el aire y el
prana vital, contenido en el mismo penetren nutriendo todo
nuestro cuerpo.

2. La relajación• la cual la podemos adquirir mediante pensamientos y


sentimientos alegres y positivos.
3. La concentración, ya que sin ella es imposible la meditación, pues
para que esta sea exitosa debemos alcanzar un equilibrio perfecto en
nuestros planos fÃsico, mental, emocional, y espiritual.
4. Crear un templo interior, donde no podamos ser desviados hacia los
niveles de la cuarta dimensión, sino que nos permita elevarnos a
planos superiores en el mundo de la inspiración y la supra
conciencia.

Es conveniente destinar un lugar apropiado para nuestra meditación. Este lugar


puede ser un rincón de nuestro cuarto, el cual se mantendrá limpio.

A         


    
À Escoger un lugar tranquilo donde no seamos interrumpidos.
 Adoptar una posición cómoda, es recomendable sentarse en una
silla con la espalda recta, las palmas de las manos descansando
sobre nuestros músculos sin tensiones. También las manos se
pueden poner en posiciones llamadas mudras.

 Las mejores horas para realizar la meditación es en la mañana o


antes del descanso nocturno.
 Tener el estómago sin recargo de comida y bebida.
 No haber tenido actividad sexual durante las últimas 9 horas.
 El periodo inicial de la meditación puede ser de 15 minutos y con la
práctica se irá aumentando.
 Evitar ruidos molestos como el celular, el reloj despertador, entre
otros.

Cómo realizar la meditación:

Nos ubicaremos en nuestro lugar de meditación, y lo podemos armonizar con


incienso, escuchar música que nos inspire.

Buscar una posición que sea cómoda, y respirar de manera pausada, dejando
de lado todos aquellos pensamientos que nos perturben.

Lo principal es la visualización. El vernos a nosotros mismos y el corazón


latiendo, para luego ver que surge una pequeña llama violeta (la llama de la
trasmutación, o cualquier color de las llamas dependiendo del motivo de la
meditación) y ver que ésta va creciendo y creciendo hasta que nos envuelve
por completo. Y de aquà nos dirigimos a cubrir todo lo que está a nuestro
alrededor y la tierra por completo, deseando paz y amor sobre todas las cosas.

Y al final regresar de nuevo a nuestra casa relajados y en paz.