Está en la página 1de 5

LA POSESIÓN

En materia de posesión cabe distinguir dos figuras:

1º El Ius Possidendi
2º El Ius Possesionis

Estas dos expresiones distinguen entre el derecho a la posesión y la posesión misma.

En efecto, el dominio o propiedad comprende el derecho a poseer la cosa que se llama


ius possidendi, en virtud del cual el dueño queda en situación de gozar de la cosa que
le pertenece mediante la posesión, siendo este derecho a poseer una consecuencia del
derecho de dominio.

Lo que se dice del dueño se aplica también a quienes tienen derechos reales sobre la
cosa.

El ius possesionis, en cambio, es una figura distinta que dice relación con la posesión
autónomamente considerada, organizada como una institución independiente, distinta y
separada de la propiedad.

Por consiguiente, el ius possidendi es el derecho a poseer la cosa y el ius possesionis es


el conjunto de ventajas que la posesión trae aparejada.

En efecto, el dueño o propietario tiene derecho a poseer la cosa auque de hecho no la


posea. El poseedor, en cambio, goza de ciertas facultades o ventajas por el sólo hecho
de poseer la cosa, aunque no tenga derecho para ello.

I. CONCEPTO

La posesión está definida en el Art. 700 del C.C. como la tenencia de una cosa
determinada con ánimo de señor o dueño, sea que el dueño o el que se da por tal tenga
la cosa por el mismo o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él.

El inc. 2 agrega que el poseedor es reputado dueño, mientras otra persona no justifique
serlo.

II.NATURALEZA JURÍDICA DE LA POSESIÓN

Mucho se ha discutido en doctrina si la posesión es un hecho o un derecho.

En nuestro derecho la posesión es un hecho y no un derecho, sin perjuicio del ius


possidendi o derecho a poseer, en atención a las siguientes consideraciones:
1º La posesión no aparece enumerada en el Art. 577 del C.C. como un derecho real, y
si la posesión fuera un derecho sería un derecho real, esto es aquel derecho que se
ejerce sobre una cosa sin respecto a determinadas personas.

Sin embargo, este no es un argumento concluyente, según algunos autores porque hay
quienes estiman que la posesión sería un derecho personal y no un derecho real.

2º El Art. 700 define la posesión como la tenencia de una cosa determinada y no como
una facultad o derecho que se tiene sobre una cosa, expresión que la ley utiliza cuando
se quiere referir a los derechos reales.

No obstante lo dicho, es decir, pese a que la posesión es un hecho, ella está protegida
por acciones posesorias cuando se trata de inmuebles, circunstancia que resulta
contradictoria, toda vez que, según la concepción civilista de la acción, las acciones
emanan de derechos y no de hechos.

Esta circunstancia se justifica señalando que la ley concede estas acciones posesorias
tratándose de inmuebles, toda vez que la ley protege la posesión por la “apariencia de
dominio” que ella envuelve, de modo tal que, como ha sostenido SAVIGNY, puede
concluirse que la posesión es un hecho protegido por el derecho.

Para otros, como IHERING, la posesión es un derecho, pues se trata de un interés


jurídicamente protegido.

3º Los dos elementos de la posesión, a saber, el corpus y el animus, se refieren a una


situación de hecho.(Véase el punto siguiente relativo a los Elementos de la Posesión)

4º La posesión no se transfiere ni se transmite, porque es un hecho que principia en el


sucesor. Así se desprende del Art. 717 del C.C., a diferencia de los derechos que se
transfieren y se transmiten.

Pero, siendo un hecho está protegido por acciones posesorias definidas en el Art. 916,
cuando reace sobre inmuebles, dado la apariencia de dominio que ella envuelve.

III.ELEMENTOS DE LA POSESIÓN

De acuerdo a la concepción clásica que sigue nuestro C.C, los elementos de la posesión
son 2:

1º El Corpus
2º El Animus

El corpus es la tenencia material o física de una cosa o, como dice Savigny, la


posibilidad de obrar libremente sobre la cosa.
En este sentido cabe advertir que la misma definición de posesión dada por el Art. 700
contempla la posibilidad de que el poseedor ejerza la posesión mediante otra persona
que tenga la cosa en lugar y a nombre de él.

Ej. El arrendador es poseedor y el arrendatario tiene la cosa en su poder como mero


tenedor. Lo mismo ocurre con el comodante y comodatario y el depositante y
depositario, respectivamente.

El animus, en cambio, es la intención de comportarse como señor o dueño de la cosa.


Este es el elemento de carácter subjetivo, intelectual o sicológico de la posesión y que se
denomina animus dominis o animus rem civi habendo (ánimo de tener la cosa para si).

Como se ha señalado con anterioridad, tanto el animus como el corpus son, dentro de
esta concepción clásica, elementos que se refieren a una situación de hecho. El corpus
lo es claramente y el animus también, toda vez que significa que el poseedor tiene la
intención de comportarse como dueño pero no que lo sea legítimamente.

IV. PROPIEDAD, POSESIÓN Y MERA TENENCIA

Estas son las tres calidades que una persona puede tener respecto de una cosa.

La propiedad o dominio es una situación de derecho, constitutiva de un derecho real en


que el sujeto se comporta como señor o dueño de la cosa porque lo es.

En cuanto situación de derecho se encuentra protegida por la acción reivindicatoria


definida en el Art, 889.

La posesión, en cambio, es una situación de hecho que puede o no estar acompañada


de dominio, dado que puede existir un poseedor dueño y un poseedor no dueño.

No obstante ello, la posesión está protegida por las acciones posesorias cuando recae
sobre inmuebles como lo establece el Art. 916, atendida la apariencia o presunción de
dominio que la posesión envuelve, y excepcionalmente, la posesión regular está
protegida por la acción publiciana del Art. 894.

Finalmente, la mera tenencia, definida en el Art. 714 es la que se ejerce sobre una cosa
no como dueño, sino en lugar y a nombre del dueño. Por consiguiente, el merotenedor
reconoce dominio ajeno. Es el caso del arrendatario, comodatario, depositario, usuario y
habitador.

La mera tenencia puede tener su origen en un contrato o en la constitución de un


derecho real, como se estudiará cunado analicemos esa materia.
V. VENTAJAS DE LA POSESIÓN

Las ventajas de la posesión son las siguientes.

1º Existe una presunción de dominio a favor del poseedor. Así lo establece el Art. 700
inc 2 que señala que el poseedor es reputado dueño, mientras otra persona no justifique
serlo.

Como se advierte, se trata de una presunción simplemente legal, de modo que admite
prueba en contrario, precisando que debe probar el dominio quien lo alega, esto es,
quien ejerce la acción reivindicatoria.

2º Es un elemento de la prescripción adquisitiva, es decir, permite ganar el dominio por


prescripción.

3º El poseedor hace suyos los frutos de la cosa siempre que esté de buena fe al
momento de percepción de los frutos, entendiendo por buena fe la que define el C.C. en
el Art. 706, esto es, la conciencia de haber adquirido el dominio de la cosa, exento de
fraude, y, de todo otro vicio.

4º La posesión regular e irregular están protegidas por acciones posesorias siempre


que ella recaiga sobre inmuebles, dado que la acciones posesorias, según este artículo,
son aquellas que tienen por objeto conservar o recuperar la posesión sobre bienes
inmuebles o derechos reales constituidos sobre ellos.

VI. FUNDAMENTO DE LA PROTECCIÓN DE LA POSESIÓN

El fundamento de la posesión también ha sido discutido en doctrina, elaborándose tres


teorías que intentan explicar por qué razón se protege jurídicamente al poseedor. Estas
teorías son las siguientes:

1º La teoría de la Inviolabilidad de la voluntad, según la cual se protege al poseedor


porque éste tiene comprometida su voluntad con la cosa que posee, voluntad que no se
puede desconocer.

2º Teoría de la necesidad de impedir la violencia, que postula que se protege al


poseedor porque la agresión a la persona del poseedor es una situación de hecho no
amparada por el derecho.

3º Teoría de la apariencia de Propiedad, que justifica la protección del poseedor en el


hecho que la posesión envuelve una presunción de dominio. Presunción contenida en
nuestro derecho en el Art. 700 inc 2 del C.C.
VII.CLASIFICACIÓN DE LA POSESIÓN

La posesión puede clasificarse de acuerdo a los siguientes criterios:

1º Atendiendo al objeto de la posesión se distingue entre posesión propiamente tal y


cuasiposesión.

2º Atendiendo a si la posesión cumple con los requisitos del Art. 702 del C.C. la
posesión puede ser regular o irregular.

3º Atendiendo a si la posesión es violenta o clandestina, la posesión puede ser viciosa


o no viciosa.

4º Atendiendo a si la posesión es o no útil para prescribir, las posesiones pueden ser


útiles o inútiles.

APUNTE Nº 5 OBJETOS DEL DERECHO (CLASE DE MARTES 26 DE AGOSTO)