Domingo IV de Pascua

7 mayo 2017

Evangelio de Juan 10, 1-10

En aquel tiempo dijo Jesús a los fariseos:
— Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las
ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que
entra por la puerta es pastor de las ovejas. A este le abre el guarda y las
ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las
saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y las
ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que
huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les
hablaba. Por eso añadió Jesús:
— Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han
venido antes de mí son ladrones y bandidos, pero las ovejas no los
escucharon.
Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir,
y encontrará pastos.
El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he
venido para que tengan vida y la tengan abundante.

******

LA VOZ DE LA VIDA

Solo hay una “tarea” que realizar: favorecer la vida. Sin
embargo, tal tarea no es algo “añadido” a lo que somos.
El ego piensa que tiene que hacer porque se ve como un
“alguien” separado que se define, entre otras cosas, por su capacidad
hacedora. Y ve la acción, como todo lo demás, desde una perspectiva
dual: yo, delimitado o encerrado en mí mismo, hago algo que, en
cierto modo, me enriquece o enriquece a otros.
El ego, consciente o inconscientemente, se define como
carencia: de ahí que busque fuera aquello que le permitiría
“completarse” y experimentarse más pleno.
Sin embargo, “dar vida” no es algo que el ego pueda hacer. La
Vida se da a sí misma. Necesitamos únicamente reconocernos en ella,
de un modo cada vez más consciente y, por tanto, desapropiado para,
de ese modo, permitir que fluya y se exprese a través de nosotros, en
modos concretos.

1
En este sentido se puede entender la imagen de la “puerta”, en
cuanto espacio abierto que permite que la Vida fluya.
Porque la Vida es, antes que nada, espaciosidad, amplitud
ilimitada que todo lo contiene y que se expresa en infinidad de
formas, todas ellas habitadas por la misma y única Vida.
Por eso, quien se percibe así, no puede sino vivir el cuidado con
todos y con todo. Un cuidado que Jesús expresa en la imagen del
“pastor”, imagen que resulta anacrónica para la mayoría de nuestros
contemporáneos, pero que encerraba una extraordinaria riqueza,
histórica y metafórica, en el contexto en que Jesús la utilizaba.
Todos nosotros “conocemos la voz” de la Vida. Por eso, cada vez
que vemos, oímos o leemos algo preñado de vida, se produce una
resonancia en nuestro interior. Es una voz que nos “suena”, aunque
haya podido estar muy apagada durante mucho tiempo.
En nuestro mundo hay muchas voces de todo tipo. Tantas, que
corremos el riesgo de terminar aturdidos. Algunas de ellas pueden
resultarnos especialmente atractivas porque parecen encajar
perfectamente con lo que son las necesidades del ego. Hay voces que
prometen, voces que compensan, voces que entretienen, voces que
distraen, voces que seducen, voces que inflan, voces que asustan,
voces que amenazan, voces que nos dan la razón, voces que nos
rechazan… Tantas voces que no es extraño que, en algún momento,
las sigamos. Sin embargo, si no son la genuina voz de la Vida, no nos
alimentarán; su encanto habrá resultado pasajero y, con frecuencia,
frustrante.

Jesús habla desde la Vida, o mejor aún, como la Vida: porque es
esta la que habla a través de él.
Solo puede hablar desde la Vida quien se reconoce en ella,
quien ha descubierto que la Vida es su verdadera identidad. Se
comprende que quien dijo: “yo soy la puerta”, “yo soy el pastor”, “yo
he venido para que tengan vida”…, dijera también: “Yo soy la Vida”.
No puede ser de otro modo.
Lo admirable es que esta afirmación del maestro de Nazaret es
válida para todos nosotros: la Vida es nuestra identidad. Únicamente
necesitamos reconocerla y vivirnos en la consciencia de ser ella.

www.enriquemartinezlozano.com

2

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful