Está en la página 1de 10

Diseño y evaluación de una experiencia en el área de Lenguaje.

Por: JHON RICARDO LEÓN

Universidad Icesi Maestría en Educación Cognición y aprendizaje Santiago de Cali, marzo 2017.

Diseño y evaluación de una experiencia en el área de Lenguaje.

  • 1. Planteamiento de la pregunta eje que orienta el trabajo y descripción de la problemática.

¿Cómo fomentar la lectura crítica en los estudiantes de grado 10º?

En el contexto social y escolar actual del adolescente, la lectura es un ejercicio que cada vez genera más resistencia debido a gran cantidad de distractores sociales que logran permear la educación escolar.

En la institución educativa técnico agropecuaria Antonio José de Sucre, ubicada en el corregimiento La Fresneda, municipio de Vijes, tenemos una población escolar en secundaria, que como la generalidad de los educandos en nuestro país son apáticos a la lectura, y más a la lectura de los textos que se proponen en la academia (textos literarios y textos argumentativos entre otros). Después de proponer un proyecto plan lector literario en el año 2016, se observó que los estudiantes no están preparados para desarrollar la lectura crítica de obras literarias y textos académicos.

Es por eso que surge la propuesta de promover en los estudiantes la lectura crítica por medio de estrategias didácticas que atrapen, de ahí surgen las expresiones estéticas como alternativa motivadora y libre, que permita que los jóvenes realicen sus lecturas generando pensamientos críticos y logren proponer una creación alternativa en torno a lo que leen, es buscarle un objetivo que trascienda de la lectura plana a la lectura crítica.

  • 2. Enmarcación conceptual

“Leer —escribe Petit en Leer el mundo—sirve para encontrar fuera de sí palabras a la altura de la propia experiencia, figuraciones que permiten poner en escena, de manera distanciada o indirecta, lo que se ha vivido, en particular, en los capítulos difíciles de cada historia. Para desencadenar súbitas tomas de conciencia de una verdad interior, que se acompañan de una sensación de placer y de la liberación de una energía atascada. Leer sirve para descubrir, no

por razonamiento sino por un desciframiento inconsciente, que lo que nos atormenta, lo que nos asusta, nos pertenece a todos”.

Desde aquí vemos la lectura como un ejercicio cotidiano y necesario para identificar nuestra realidad, nuestras proyecciones. La lectura puede mostrar al joven diferentes perspectivas del mundo y situaciones en las que se ve reflejado.

Partiendo de lo anterior, se propone generar un cambio en la enseñanza del lenguaje en la I.E. consistente en desarrollar pensamiento crítico por medio de un proyecto plan lector que desarrolle los diferentes niveles de lectura en los estudiantes (literal, interpretativo, crítico); se busca como finalidad que el estudiante en grado décimo y once llegue al nivel de lectura crítica en los diferentes textos académicos y literarios que aborde, para que así sea competente para los estudios superiores o para la misma vida.

¿Pero cómo se lograría esto? El proyecto propone que el estudiante sea crítico al proponer experiencias estéticas, que surgen de la lectura que desarrollan en todos sus niveles.

La lectura crítica es una disposición, una inclinación de la persona a tratar de llegar al sentido profundo del texto, a las ideas subyacentes, a los fundamentos y razonamientos y a la ideología implícita, para considerar explicaciones alternativas y a no dar nada por sentado cuando podría ser razonable ponerlo en duda. Smith, (1994); Cassany, (2004; 2006).

El mismo ejercicio de leer literatura es ya una experiencia estética asociada a la vida del lector, su interpretación de lo leído forma en la mente un escenario propio y particular del mismo. Fomentar la lectura literaria como una experiencia estética, cargada de un alto grado de emotividad y subjetividad. Asumir la lectura desde esta condición estética implica su reconocimiento como proceso creativo en el cual las potencialidades del texto se concretan en diversas realizaciones, dependiendo de los sentidos otorgados por el lector. En la lectura de textos literarios tiene lugar un proceso de interacción, en el que de manera simultánea y dinámica el lector recibe y constituye el sentido del texto.

El texto, a través de sus estructuras, prevé la participación del lector en la interpretación, actualización y reelaboración de este.

Se asume la literatura desde su condición estética, es decir atendiendo a su poder creativo, imaginativo y sensitivo. Y, al mismo tiempo, se pone el acento en la fuerza figurativa y trascendental del texto literario para una vivencia emocional altamente enriquecedora y liberadora. Suárez, V. (2014).

La estética de la recepción considera al texto como un objeto abierto y plurisignificativo y al lector como el constructor de sus sentidos e indeterminaciones. El lugar predominante otorgado al lector supera las formas tradicionales de contemplación pasiva y genera que la teoría estética cumpla un papel renovador en el pensamiento crítico contemporáneo, no solo para la transformación de la teoría literaria, sino para la potencialización de fenómenos pedagógicos, que en torno al texto literario, se orienten a promover la actualización y el fortalecimiento del discurso estético literario en los estudiantes, en un proceso de apertura perceptual hacia y desde el texto.

Larrosa (2008) señala que la experiencia es un acontecimiento, es decir algo que le pasa al sujeto a partir de estímulos externos, pero que tiene el poder de transformar, de hacer cambiar la forma de sentir, de pensar, de ser; aunque no depende del sujeto, porque como experiencia no ocurre sin la aparición de un alguien o de un algo que es exterior a él, logra tocarle las más profundas fibras de su ser y lo lleva a ser alguien nuevo.

La experiencia es algo personal que logra proyectar hacia otros horizontes las palabras, sentimientos, emociones, ideas y representaciones del sujeto que la vive; en un proceso impregnado de afecciones y de pasiones múltiples que se movilizan y dinamizan durante su ocurrencia. Respecto a la experiencia de lectura, se trata de un encuentro pasional entre texto y lector, que se nutre de lo intuitivo, de lo sensorial y de lo expresivo. Asimismo, la alimentan factores de la imaginación y sensibilidad humana, que configuran un campo rico de posibilidades. El principio que rige el efecto estético es su poder de liberar al lector de los conceptos generales ordenadores, con la promesa de que siempre todo pueda enlazarse de nuevo. Un nuevo mundo literario que enlaza entre sí

no solo su aspecto productivo y representativo, es decir, artístico, sino su aspecto receptivo y comunicativo.

Para esta experiencia uno de los elementos más importantes fue la elección consciente y correcta de los textos literarios. Al respecto, señala Chambers (2007) que un buen proceso de selección garantiza en gran parte el éxito del proyecto docente con los textos literarios. Es en ese mismo sentido, y acercándose a los planteamientos de Iser (1989) Facilitar que el lector obtenga satisfacción al poner en juego su productividad, lo cual solo ocurre con un texto que le ofrece la posibilidad de ejercitar sus capacidades imaginativas.

  • 3. Generación de la propuesta Descripción de la actividad. Se escogen varias obras literarias para grado décimo en el primer periodo, el punto de encuentro de estas es el tema que propone; los estudiantes escogieron amor y desamor. De ahí surgen los siguientes títulos sugeridos por el profesor y el grupo de estudiantes: Marianela de Benito Perez Galdoz, La Celestina de Fernando de Rojas, Las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes Saavedra y el Libro del Buen Amor de Juan Ruiz. Cada estudiante después de una breve descripción dada por el docente y unos videos observados tiene la posibilidad de escoger uno de los libros para desarrollar un plan de lectura, también existe la posibilidad de proponer otro título que cumpla con el tema y así trabajar con ese libro. Inicia el desarrollo del proyecto plan lector, el estudiante motivado inicia la lectura de la novela escogida identificando personajes y situaciones y generando pensamientos reflexivos frente a lo leído. Surgen de aquí fichas registro de lectura donde el lector consigna aspectos importantes de la semántica, la lingüística y la pragmática del texto (vocabulario desconocido, identificación de figuras literarias y de situaciones esenciales que se asemejan a la cotidianidad del lector.

El docente cada semana hace un seguimiento a la lectura de los libros en pequeños subgrupos

El docente cada semana hace un seguimiento a la lectura de los libros en pequeños subgrupos dentro del grupo de 10º, los subgrupos decantados por la obra literaria que escogieron pueden realizar socialización de sus fichas registros de lectura y conversatorios sobre lo que va ocurriendo en la novela y como eso se puede ver reflejado en su cotidianidad. El plan de lectura tiene como meta leer la obra literaria en seis semanas, así el estudiante-lector podrá escoger la didáctica para ser evaluado mediante una expresión estética que nace de la obra leída.

El lector después de leer la novela, identifica el tema o subtema que más lo atrapó y sobre el cual quiere profundizar para hacer una exposición al grupo o si desea hacer un repaso general por la obra leída rescatando lo importante.

¿Cómo hacer la exposición? o ¿cómo será evaluado?

El mismo estudiante escoge de forma creativa el cómo. El docente sugiere un abanico de posibilidades y el grupo de estudiantes otras más, de ahí cada uno escoge cual y tiene un tiempo de 4 semanas más para preparar su producto creativo final, el cual se expone en el salón en la última semana del periodo escolar. Durante este tiempo el estudiante

tiene la posibilidad de crear, socializar y renovar su proyecto en las clases con el grupo y el docente.

tiene la posibilidad de crear, socializar y renovar su proyecto en las clases con el grupo

En las diferentes clases abordadas hasta el momento se han sugerido los siguientes productos finales que son sendas expresiones estéticas realizadas de forma reflexiva y crítica por los estudiantes:

Pinturas, maquetas, historietas y caricaturas, afiches, diccionarios didácticos, álbum didáctico, rompecabezas, dramatizados con sus respetivo guión, canciones de todo género con su respectiva grabación, entre otras. Son muestras de expresión creativa de los jóvenes.

Se cumple así con las competencias y desempeños propuestos para el área de lenguaje en este grado en Literatura:

Analizo crítica y creativamente diferentes manifestaciones literarias del contexto universal. Para lo cual, • Leo textos literarios de diversa índole, género, temática y origen.

• Identifico en obras de la literatura universal el lenguaje, las características formales, las épocas y escuelas, estilos, tendencias, temáticas, géneros y autores, entre otros aspectos.

• Comprendo en los textos que leo las dimensiones éticas, estéticas, filosóficas, entre otras, que se evidencian en ellos.

• Comparo textos de diversos autores, temas, épocas y culturas, y utilizo recursos de la teoría literaria para enriquecer su interpretación.

• Identifico en obras de la literatura universal el lenguaje, las características formales, las épocas y
• Identifico en obras de la literatura universal el lenguaje, las características formales, las épocas y

Ejemplos de expresiones estéticas desarrolladas por los estudiantes de la IE Antonio José de Sucre. Vereda La Fresneda, Vijes. Año lectivo 2016. Proyecto Plan Lector. Área de Lenguaje. Docente: Ricardo León.

El Gráfico es tomado de la investigación de Suárez, V. (2014). Aplica para la metodología y

El Gráfico es tomado de la investigación de Suárez, V. (2014). Aplica para la metodología y didáctica propuesta en el proyecto plan lector. Eso sí en las didácticas de lectura y potencialización de las experiencias estéticas el proyecto propone mas variables.

4. Conclusiones Es visible

que

cuando el estudiante

o aprendiente consolida su

experiencia literaria y estética en un producto que muestra su pensamiento reflexivo y crítico, abordó las competencias lectoras en

todas sus dimensiones. La didáctica de dar variantes tanto para escoger que leer, qué hacer

con la lectura y cómo hacerlo, permite una libertad que el aprendiente valora, dando resultados con sus productos finales muestra de la lectura crítica realizada.

Las expresiones estéticas abordadas desde la lectura y la literatura

son el reflejo de la cotidianidad y de las habilidades del aprendiente. Por medio de las expresiones estéticas el aprendiente o estudiante

desarrolla y mejora todas sus competencias encontrando fortalezas y creatividad para su futuro. La lectura crítica permite potenciar el pensamiento analítico y reflexivo en los aprendientes por medio de las socializaciones y conversatorios realizados con sus compañeros y con el docente en los diferentes espacios académicos que presenta la escuela.

Bibliografía

Chambers, A. (2007). Dime. Los niños, la lectura y la conversación (Trad. Ana Tamarit). México: Fondo de Cultura Económica.

Iser, W. (1989). El proceso de lectura. Una perspectiva fenomenológica. En R. Warning. Estética de la recepción (149-164). Madrid: Visor.

Larrosa, J. (2008). Sobre la experiencia. Aloma: Revista de Psicologia, Ciències de l’Educació i de l’Esport, 19, 87-112.

Suárez, V. (2014). La lectura como experiencia estético-literaria. Enunciación, 19(2), 215-227.

Cibergrafía Michèle Petit: “La literatura y el arte son componentes del arte de habitar” Publicado: 28 septiembre, 2015 por: Astrid Donoso Henríquez en: Entrevistas. Disponible en: http://www.fundacionlafuente.cl/michele-petit-la-literatura-y-el- arte-son-componentes-del-arte-de-habitar/