Grabado en el hueso

Grabado
en el
Hueso

2
Grabado en el hueso

Una novela de Anne Bishop
Los Otros - Libro 05
Serie: Los Otros
Título original: Etched in Bone
Autora: Anne Bishop
Año: 2017
Traducción oficial: No publicado en español
Traducción libre: Grupo Dark Wolf

3
Grabado en el hueso

Índice

Nota de las traductoras:........................................................................................... 6

Resumen:.............................................................................................................. 7

Prólogo................................................................................................................. 8

Capítulo 1........................................................................................................... 11

Capítulo 2........................................................................................................... 35

Capítulo 3........................................................................................................... 48

Capítulo 4........................................................................................................... 74

Capítulo 5........................................................................................................... 95

Capítulo 6......................................................................................................... 116

Capítulo 7......................................................................................................... 128

Capítulo 8......................................................................................................... 152

Capítulo 9......................................................................................................... 176

Capítulo 10........................................................................................................ 202

Capítulo 11........................................................................................................ 224

Capítulo 12........................................................................................................ 239

Capítulo 13........................................................................................................ 269

Capítulo 14........................................................................................................ 301

Capítulo 15........................................................................................................ 312

Capítulo 16........................................................................................................ 320

Capítulo 17........................................................................................................ 344

Capítulo 18........................................................................................................ 354

Capítulo 19........................................................................................................ 363

Capítulo 20........................................................................................................ 384

Capítulo 21........................................................................................................ 410

Capítulo 22........................................................................................................ 420

Capítulo 23........................................................................................................ 436

Capítulo 24........................................................................................................ 445

4
Grabado en el hueso

Capítulo 25........................................................................................................ 451

Capítulo 26........................................................................................................ 472

Capítulo 27........................................................................................................ 484

Capítulo 28........................................................................................................ 499

Capítulo 29........................................................................................................ 502

Capítulo 30........................................................................................................ 503

Capítulo 31........................................................................................................ 507

Capítulo 32........................................................................................................ 508

Capítulo 33........................................................................................................ 515

Geografía.......................................................................................................... 525

Sobre la Autora Anne Bishop................................................................................... 530

5
Grabado en el hueso

Nota de las traductoras:

Esta traducción fue realizada por lectoras de la saga, sin ánimo de lucro, con
el único objetivo de compartir una maravillosa historia que no se ha publicado en
español y que además no hay intención por parte de las editoriales de que esta
situación cambie.

Con este libro se cierra un arco argumental de la serie de Los Otros,
Courtyard de Lakeside. Queremos agradecer a todos/as los que nos han
acompañado en estos años con sus comentarios, y que compartieron con nosotras
las ansias dudas y expectativas en cada traducción. Particularmente queremos
agradecer a las lectoras que nos dieron una mano en la corrección de este libro en
especial a MJGF y Marina, nuestras colaboradoras, ya que sin su aporte no
hubiéramos podido terminar esta novela en tiempo y forma.

Sin más les dejamos con esta maravillosa historia deseando que disfruten la
lectura tanto como nosotras disfrutamos la traducción.

Dark Wolf

6
Grabado en el hueso

Resumen:

Después que el levantamiento humano fuera brutalmente aplacado por los
Antiguos, -una forma primitiva y letal de los Otros- las pocas ciudades que quedan
bajo el control humano están muy aisladas. Y la gente dentro de ellas ahora conoce
lo que es temer a lo que está más allá de sus fronteras... y a la oscuridad...

A medida que algunas comunidades luchan por reconstruirse, el Courtyard
de Lakeside ha salido relativamente indemne, aunque Simon Wolfgard, su líder
Lobo, y la profeta de la sangre Meg Corbyn deben trabajar con la manada humana
para mantener la frágil paz. Pero todos sus esfuerzos se ven amenazados cuando
llega el sombrío hermano del Teniente Montgomery en busca de un libre acceso y
fáciles ganancias.

Con los humanos en guardia contra uno de los suyos, las tensiones se
levantan, llamando la atención de los Antiguos, que sienten curiosidad acerca del
efecto que un depredador insignificante puede tener en una manada. Pero Meg
conoce los peligros, porque ha visto en las cartas como todo va a terminar... con ella
de pie junto a una tumba.

7
Grabado en el hueso

Prólogo

Finales de Sumor

Mientras se reunían en la zona del país salvaje entre Tala y Etu, dos de los
Grandes Lagos, sus pasos llenaron la tierra de un terrible silencio.

Eran los Antiguos, unas formas primigenias de Terráneos que custodiaban las
partes salvajes, prístinas del mundo. Entre las formas más pequeñas de nativos de
la tierra, -cambiantes como los Lobos, Osos y Panteras- se los conocía como “ los
dientes y las garras de Namid”.

Los humanos -depredadores invasores de dos piernas- habían iniciado una
guerra contra los Terráneos, matando a los pequeños cambiantes del país salvaje
que bordeaba el Bloque Romano, un lugar que estaba al otro lado del dominio de
Océano. Y ahí, en Thaisia, muchos de los Wolfgard fueron asesinados privando a
esas partes de la tierra de su canción.

Cuando los humanos de Thaisia y el Bloque Romano celebraron su victoria
sobre las formas más pequeñas de Terráneos, los Elementales y los dientes y las
garras de Namid respondieron a la llamada de la guerra. Destruyeron a los
invasores, y luego comenzaron a aislar y a mermar los rebaños humanos en esas
dos partes del mundo.

Pero ahora se enfrentaban a un problema.

«Algunos de nosotros tendremos que vigilar a los humanos» dijo el macho de
mayor edad de los que habían viajado a ese lugar. «Algunos de nosotros serán
envenenados por ese contacto». Un latido de silencio mientras pensaban en asumir
la tarea que los pequeños cambiantes habían realizado durante muchos años.
Entonces la pregunta: «¿Cuánto de lo humano mantendremos?»

«¡Matarlos a todos!» gruñó otro macho. «Eso es lo que harían los humanos.»

8
Grabado en el hueso

—¿Matarías a la sangre dulce no-Lobo? —preguntó una hembra,
sorprendida.

Un silencio pesado mientras ellos consideraban ese interrogante.

La sangre dulce, la aulladora no-Lobo, había cambiado las cosas en el
Courtyard de Lakeside, había cambiado incluso a algunos de los Terráneos que
vivían en ese Courtyard. No era como los enemigos humanos. No era presa. Ella y
su especie eran la creación de Namid, maravillosa y terrible.

No, no podían matar a la sangre dulce, la aulladora no-Lobo, la llamada Chica
Palo de escoba en las historias que se abrían paso en el país salvaje y que divertían
hasta a las más peligrosas formas de Antiguos.

Habiendo acordado que matar a todos los humanos en Thaisia no era la
respuesta, consideraron el problema mientras el sol se puso y la luna se elevó.

«Si permitimos que algunos humanos permanezcan, ¿qué clase de humanos
debemos mantener?», preguntó finalmente el macho mayor.

Una pregunta diferente. Una del tipo de una espinosa enredadera
atrapándote en el lodo. Muchos de los cambiantes más pequeños que
sobrevivieron a los ataques humanos se habían retirado de los lugares ocupados
por el hombre, dejando a los humanos que vivían allí a la filosa merced de los
Antiguos. Algunos regresaron al país salvaje, alejándose de cualquier rastro
humano, mientras que otros decidieron reasentarse en pueblos que habían sido
reclamados, lugares que tenían edificios y cosas humanas, pero que ya no tenían
gente.

Pero los Antiguos que custodiaban el país salvaje por lo general se mantenían
alejados de los lugares humanos a menos que fueran a esos lugares como los
dientes y las garras de Namid. No estudiaban a los humanos de la misma manera
en que los pequeños cambiantes lo hacían. Las historias de aprendizaje les decían
que había diferentes tipos de humanos, pero ¿qué hacía que unos humanos fueran
respetuosos de la tierra y los límites establecidos, mientras que otros mataban y
dejaban la carne, o trataban de desterrar de sus hogares a las plumas y las pieles?
Los humanos de HPU le hicieron la guerra a los Terráneos. ¿Había otros tipos de
humanos que fueran enemigos, tipos que los Antiguos todavía no reconocían?

9
Grabado en el hueso

Si los humanos emigraran a las ciudades recuperadas, ¿pelearían con los
cambiantes que estaban convirtiendo esos lugares en hogares para los Terráneos
que no querían abandonar completamente la forma humana? Pero los nativos de la
tierra no absorbían sólo la forma de otro depredador; también absorbían aspectos
de ese depredador, rasgos que se tejían en la forma. ¿Había rasgos humanos que
los Terráneos no deberían absorber? ¿Dónde podían ir a estudiar a los humanos lo
suficientemente cerca como para saber qué no se podía permitir que echara raíces
en las ciudades recuperadas?

Como uno sólo, los Antiguos se volvieron hacia el norte y hacia el este,
mirando en dirección de Lakeside.

«Ese Courtyard no fue abandonado, y tiene una manada humana», dijo el
mayor.

También tenía al Lobo y a la aulladora no-Lobo que intrigaba a tantos de los
Antiguos. Ser testigo de las historias que fluirían en el país salvaje valía el riesgo de
la contaminación humana.

Todos ellos tenían curiosidad, pero sólo dos Antiguos -un macho y una
hembra- fueron elegidos para pasar tiempo en un pequeño pedazo de tierra
rodeada de seres humanos. Habían estado en Lakeside antes, cuando, como los
dientes y las garras de Namid, vagaron por las calles llenas de niebla, cazando
presas humanas.

Satisfechos con su decisión, la mayoría de los Antiguos regresaron a sus partes
del país salvaje, mientras que los dos seleccionados para la tarea de estudiar la
manada humana comenzaron el viaje rumbo a Lakeside.

10
Grabado en el hueso

Capítulo 1

Windsday, 1 de Messis

Deseoso de unirse a sus amigos para una primera carrera de la mañana,
Simon Wolfgard, líder del Courtyard de Lakeside, se apresuró hacia los Lobos
Terráneos que usaban árboles y arbustos para camuflarse mientras observaban el
camino pavimentado que rodeaba el Courtyard. En realidad, estaban mirando al
hombre que paseaba por el camino a un ritmo suave.

«Es Kowalski», gruñó Blair. Fue un suave gruñido, pero el humano
repentinamente exploró la zona como si sus pequeñas orejas hubieran captado el
sonido.

«En una bicicleta», añadió Nathan.

«Le dimos permiso para montar por los caminos pavimentados», dijo Simon,
un poco preocupado por su atención enfocada en un humano que conocían
bastante bien.

Karl Kowalski era uno de los oficiales de policía humanos que trabajaban
directamente con los Terráneos para minimizar los conflictos entre humanos y
Otros. Debido a eso, él fue etiquetado como un amante de Lobo y obtuvo una cuota
de conflictos con otros humanos. El último incidente ocurrió la semana anterior,
cuando un automóvil "accidentalmente" se desvió y casi golpeó a Kowalski
mientras daba un paseo en bicicleta antes de trabajar. Viendo eso como una
amenaza hacia un miembro de su manada humana, Simon, Vladimir Sanguinati y
Henry Beargard, miembros de la Asociación Empresarial del Courtyard,
decidieron permitir que la manada humana montara en los caminos pavimentados
del Courtyard.

Simon pensaba que todos los Lobos habían sido informados sobre la decisión
de la Asociación Empresarial -especialmente Nathan, que era Lobo guardián de la
Oficina del Enlace y Blair, que era el ejecutor dominante del Courtyard-, pero esta

11
Grabado en el hueso

era la primera vez que alguno de los humanos se había aventurado a manejar en
una carretera que aún tenía carteles de "Los intrusos serán comidos" como
advertencia.

«Bicicleta, Simon». El gruñido de Blair no fue tan suave esta vez.

Debió haber sido lo suficientemente fuerte para los oídos humanos, porque
Kowalski comenzó a pedalear un poco más rápido.

Ah. Bicicleta. Ahora Simon comprendió el verdadero enfoque de la atención
de los Lobos, la razón de su entusiasmo. Los humanos habían montado bicicletas
hasta el Complejo Verde, así como a algunos otros lugares del Courtyard, y los
Lobos se habían sentido intrigados por los vehículos de dos ruedas. Pero esos casos
se centraron en el transporte hacia algún lugar o por alguna tarea. Esto podría ser
otra cosa.

«¿Un juego de persecución? » preguntó Jane, la sanadora Wolfgard.

«Kowalski podría ser una presa de juego», dijo Nathan.

«¿Sabe jugar a la caza?», preguntó Blair.

«Él es un oficial de policía», respondió Nathan. «Él persigue a otros humanos
todo el tiempo».

«No quiere decir que entienda nuestro juego». Simon pensó que la opinión de
Nathan sobre el trabajo del policía se inclinaba más hacia la esperanza que a la
exactitud. Aún así, podrían ofrecerle jugar. Si Kowalski no aceptaba, simplemente
disfrutarían de una carrera. Pero... bicicleta. Simon realmente quería perseguir una.
«Averigüémoslo».

Los Lobos se metieron por el camino, Simon y Blair a la cabeza mientras
cerraban rápidamente la distancia entre la manada y su presa de juego. ¿Pero
tendrían un juego?

Kowalski miró hacia atrás. Sus ojos se abrieron y pedaleó más rápido.

¡Sí!

12
Grabado en el hueso

«No atrapar, sólo perseguir», dijo Simon.

«¡Él es rápido!» Jane se adelantó por delante de los machos, tensándose a lo
largo de la rueda trasera de la bicicleta en cuestión de segundos.

«No agarres las ruedas», dijo Nathan. «Si clavas un diente en los rayos
podrías romper tu mandíbula o peor».

«Yo estaba escuchando cuando el oficial Karl le habló a los cachorros sobre los
peligros de morder las ruedas», respondió Jane, claramente ofendida por la no
deseada advertencia de Nathan. Se levantó un poco más, ahora en posición de
jugar a morder la pantorrilla de Kowalski.

Kowalski miró a Jane y pedaleó más rápido. En lugar de pasar por el puente
que los llevaría a la sección de los Hawkgard, y encerraría al humano en el gran
círculo dentro de los trescientos acres del Courtyard, Kowalski volvió hacia la
carretera que corría junto al lago de los Elementales y se dirigía hacia el Complejo
Verde.

Los Lobos corrieron, manteniendo su distancia incluso cuando Kowalski
desaceleró al tomar un repecho. Se turnaban para mantener el ritmo de la bicicleta
y empujar a su presa a correr y correr. O pedalear y pedalear. Cuando llegaron a la
intersección con la carretera principal del Courtyard, Kowalski se giró hacia el
Complejo Verde en vez de girar a la derecha hacia la Plaza Comercial.

La mayor parte de la manada, habiendo retrasado el paso a medida que su
presa se cansaba, giró hacia el Complejo Wolfgard. Nathan se dirigió a la Plaza
Comercial y a la Oficina del Enlace, donde mantendría un registro de los
repartidores y custodiaría a Meg Corbyn, el Enlace Humano del Courtyard. Simon
y Blair siguieron a Kowalski hasta llegar al Complejo Verde. Luego Blair continuó
hacia el Complejo de Servicios Públicos, mientras que Simon se precipitó hacia el
canal de agua en el área común que formaba el centro abierto del único complejo
multiespecies del Courtyard. Se bañó en el agua, luego cambió a su forma humana
y meneó la cabeza, arrojando agua mientras se levantaba y sacaba su pelo oscuro
de su rostro. Se salpicó los brazos y el pecho, luego sonrió cuando Kowalski aparcó
la bicicleta y se acercó cautelosamente al canal.

13
Grabado en el hueso

—¡Fue un gran juego de persecución! —Dijo Simon alegremente—. Tú sabes
cómo ser presa de juego.

— ¿Lo sé?

—Sí. —Simon meneó la cabeza desconcertado por la cautela del humano.
¿Acaso no habían jugado, no se habían divertido? —¿Quieres agua?

—Gracias. —Kowalski se echó agua en la cara y el cuello, luego en los brazos.
Pero no bebió.

Simon pensó en lo de no beber por un momento. Los humanos eran
depredadores inteligentes e invasores que habían mostrado recientemente a los
Terráneos una vez más por qué nunca podían confiar en ellos plenamente, ni
siquiera entre ellos mismos. Pero físicamente eran mucho más débiles que otros
tipos de depredadores. Esto de no beber, por ejemplo. No había nada malo con el
agua en el abrevadero. Alguien ya había drenado el agua de ayer, la usó en el árbol
en maceta y otras plantas en el área abierta, y volvió a llenar el pozo con agua
fresca para beber y salpicar. Los humanos beberían agua bombeada desde el pozo
si estuviera en un vaso o en un cubo o algún otro recipiente pequeño, ¿pero no
podían beber la misma agua de un recipiente compartido al aire libre?

Le hizo preguntarse cómo habían sobrevivido como especie el tiempo
suficiente para convertirse en un problema.

—¿Y quién no entiende del juego de la presa? —preguntó Kowalski,
pasándose una mano por la cara.

—La manada femenina. Cada vez que las hemos invitado a jugar, dejan de
montar sus bicicletas y preguntan si pueden ayudarnos en algo. —Simon extendió
los brazos en un gesto de "¿de qué va todo esto?”. Luego señaló a Kowalski—. Pero tú
nos invitaste a jugar, y todos tuvimos una buena carrera.

Kowalski soltó una suave risa.
—Bueno, he tenido una buena carrera.

14
Grabado en el hueso

—Puesto que las hembras no pueden pedalear tan lejos o tan rápido como tú,
tal vez podrían jugar a la caza con los cachorros. —Los cachorros aprenderían a
correr como una manada sin el riesgo de ser pateados por presas reales.

Simon estudió a Kowalski, quien lo estudió a su vez.

—Hablaré con Ruthie —dijo Kowalski finalmente.

Ambos oyeron el tintineo de vidrios y miraron hacia la sala de verano ubicada
debajo del apartamento de Meg Corbyn.

—Debe de ser más tarde de lo que pensé —dijo Kowalski—. Será mejor que
vaya a casa y me limpie para trabajar.

Simon observó cómo el hombre caminaba hacia la bicicleta y la sala de
verano. Por un momento, pareció que Kowalski iba a entrar y hablar con Meg, y
Simon sintió que sus dientes se alargaron hasta el tamaño de Lobo mientras sus
labios se retorcieron en un silencioso gruñido. Pero Kowalski levantó una mano
para saludar, y dijo:

—Buenos días, Meg —y se alejó.

Simon caminó alrededor del canal, luego se detuvo de repente cuando se dio
cuenta de que estaba desnudo en su forma humana. Nunca había importado hasta
que Meg vino a vivir al Courtyard. Pero los humanos reaccionaban de varias
maneras al ver a los Otros sin ropa, incluso cuando la ropa no era necesaria para la
protección o el calor. Meg se había ajustado bastante bien a los amigos cambiando a
la forma humana para darle un mensaje o responder a una pregunta antes de
cambiar de nuevo a su forma preferida de pieles o plumas, pero era diferente con
él, tal vez porque su amistad era diferente de cualquier otra que tenía con humanos
o Terráneos.

La mayoría de las noches, dormía con ella en su forma de Lobo. Tenían sus
propios apartamentos, pero esos lugares estaban conectados por la sala de verano y
un descansillo, y cada vez más se estaba convirtiendo en una única guarida en
lugar de dos. Pero no eran pareja de la misma manera en que Kowalski y Ruthie lo
eran. Por otra parte, los Lobos Terráneos se apareaban sólo una vez al año, cuando

15
Grabado en el hueso

las hembras entraban en temporada. Meg tenía el sangrado típico de las hembras
humanas, pero no había mostrado ningún interés físico en tener una pareja. Salvo...

Un par de semanas atrás le pidió que nadara con ella. Ambos desnudos, en
forma humana. Estuvo nerviosa por estar en el agua con él y pareció asustada
después de que le besara la cicatriz en el lado derecho de su mandíbula, una
cicatriz hecha por el corte que salvó a los Wolfgard en Lakeside, así como a muchos
otros Lobos en toda la región noreste e incluso más allá.

La había besado antes... en la frente una o dos veces. Pero cuando besó esa
cicatriz, sintió un revoloteo de cambio dentro de sí, y en los días que siguieron
empezó a entender en algún nivel instintivo que no era exactamente igual que el
resto de Wolfgard de Lakeside. Ya no.

Quizás no fue sólo en beneficio de Meg que, después del beso, la invitara a
jugar un juego de Lobo a pesar de que ambos se veían humanos. Entonces ya no
tuvo miedo. Y desde entonces... Bueno, no se le escapaba que, en un clima de
verano como este, los machos humanos vestían con casi nada en y alrededor de sus
propias guaridas y a nadie le preocupaba mucho eso.

—Hace calor arriba —dijo Meg, sin levantar la voz porque no lo necesitaba.
Sus oídos parecían humanos, pero seguía siendo un Lobo y podía oírla bien—.
Traje algo de comida aquí para desayunar.

—Tomaré una ducha rápida y me reuniré contigo.

Subió corriendo las escaleras hasta el cuarto de baño de su apartamento.
Lavarse el pelo y el cuerpo no le llevó mucho, pero se quedó de pie bajo la ducha,
disfrutando del agua fría que caía sobre él mientras pensaba en la complicación
que era Meg Corbyn.

La había llevado al Courtyard, ofreciéndole el trabajo de Enlace Humano
antes de descubrir que era una profeta de la sangre, una Casandra de sangre, una
raza de hembras humanas que veían visiones del futuro cuando se cortaban la piel.
Se había escapado del hombre que la había mantenido y utilizado, y Simon y el
resto de los Terráneos de Lakeside le habían dado asilo.

16
Grabado en el hueso

Sonaba sencillo pero no lo era. Nada acerca de Meg era simple. Era el guijarro
que caía en un estanque que era el Courtyard de Lakeside, y las ondulaciones de su
presencia habían cambiado tantas cosas, incluyendo a los Terráneos que se hicieron
amigos de ella. Debido a Meg, los residentes del Courtyard interactuaban con
humanos de una forma sin precedentes, o que, al menos, no se había considerado
en siglos. Debido a Meg, los Terráneos en toda Thaisia trataron de salvar al resto de
las profetas de la sangre que fueron arrojadas como cachorros indeseados por los
humanos que las habían mantenido. Debido a Meg, el Courtyard de Lakeside tenía
una manada humana que proporcionaba una experiencia de aprendizaje adicional
a los Terráneos que tenía una educación centrada en el ser humano y necesitaban
practicar sus habilidades con humanos que no tomarían ventaja de los errores.

Debido a Meg, tenía la incómoda sensación de que un poco de lo humano se
había apegado inseparablemente a su forma de Lobo.

Un montón de hembras humanas a lo largo de los años quisieron tomar un
lujurioso paseo por el lado salvaje y tener relaciones sexuales con algún Terráneo. Y
a su vez, un montón de Terráneos sintieron curiosidad acerca de tener sexo en su
forma humana. Pero eso era agradar al cuerpo por una noche y alejarse. O, para los
Sanguinati, se trataba de usar la lujuria como señuelo para alimentarse de la sangre
de su presa preferida.

Tener relaciones sexuales era diferente a convertirse en pareja de alguien. El
apareamiento era un asunto serio. Era sobre la manada y la familia. Algunas
formas Terráneas se apareaban de por vida; otras, no. Incluso entre las formas que
usualmente se emparejaban de por vida, los vínculos no siempre se mantenían. El
padre de Simon, Elliot, nunca habló de por qué su pareja lo había dejado. Y
Daphne, la hermana de Simon, no les contó nada acerca de su pareja o del porqué
apareció en Lakeside solo unos días antes de que naciera su cachorro.

No, el vínculo de apareamiento no siempre duraba, y la mayoría de las veces,
las repercusiones eran pequeñas. Una manada podía romperse si la pareja
dominante se separaba. Algunos podían mudarse a otras manadas, incluso a otras
partes del continente. Pero comúnmente, una especie no se extinguiría si un
vínculo de unión se rompiera, y eso podría suceder si su vínculo de amistad con
Meg se convirtiera en algo más, pero no pudiera sobrevivir al ser algo más, si no
pudiera sobrevivir a un apareamiento físico. Él lo sabía. Tess, Vlad y Henry lo
sabían. Tal vez algunos de los humanos lo sabían. Pero no creía que Meg lo supiera,

17
Grabado en el hueso

no estaba seguro de que fuera lo suficientemente fuerte para llevar ese peso
además de lo que ya se le había pedido que asumiera.

Ella había sido herida por los humanos que la habían enjaulado y usado.
Herida de maneras que le hacían temer a la forma masculina humana. Mientras
que ocasionalmente se preguntaba si tener relaciones sexuales con una humana se
sentiría diferente si la humana fuera Meg, él no estaba dispuesto a arriesgar su
amistad, no estaba dispuesto a romper el vínculo que ya tenían. Así que necesitaba
ser muy cuidadoso ahora por el bien de ella, por él, por el bien de todos. ¿Cuánto
de lo humano mantendrían los Terráneos? Los Antiguos hicieron esa pregunta sin
especificar si se referían a la población humana, a las invenciones humanas o a los
aspectos intangibles de una forma que eran absorbidos junto con la forma física si
uno vivía demasiado tiempo en una piel en particular.

Simon cerró el agua y se secó antes de ponerse unos short de mezclilla.

Cuando los Antiguos lo preguntaron por primera vez, pensó que esperaban
una respuesta en palabras. Pero después de la reciente guerra que había roto la
Alianza de Naciones del Bloque Romano en el otro lado del Atlántik y la decisión
de los Antiguos de mermar y aislar los rebaños humanos en Thaisia, Simon
comprendió que la respuesta sería moldeada por lo que los Antiguos aprendieran
de las cosas que sucedieran en y alrededor del Courtyard de Lakeside.

*****

Meg se agitó con los platos en la pequeña mesa de la sala de verano, pero su
mente seguía repitiendo la imagen de Simon y Karl Kowalski de pie junto al
abrevadero, hablando. Simon se veía feliz. Karl había estado de espaldas a la sala
de verano, por lo que no pudo ver su rostro, pero parecía tenso. Se preguntó por
qué Karl se sentiría tenso por algo que tanto agradaba a Simon. De nuevo, un Lobo
y un humano no veían las cosas de la misma manera.

Pero al mirarlos, sus cuerpos comunicando emociones opuestas, ella notó las
similitudes. A diferencia de Henry Beargard, que era grande y musculoso incluso
en forma humana, Simon y Karl tenían la fuerza y los músculos delgados de los
cazadores que perseguían a sus presas, aunque no creía que Karl tuviera que correr

18
Grabado en el hueso

tras quienes hubiera arrestado. Ambos tenían el cabello oscuro, pero Karl lo tenía
más corto que Simon. La verdadera diferencia, a primera vista de todos modos,
eran los ojos. Los de Karl eran marrones, mientras que los de Simon eran de color
ámbar, ya fuera humano o Lobo.

Y cuando Karl se fue, notó las partes de Simon que estaban ocultas. Lo notó,
pero no estaba segura de cómo se sentía. Asustada, sí, pero también un poco
curiosa. Ella y Simon eran amigos, y ella adoraba a su sobrino Sam. Pero más que
eso, se habían convertido en compañeros comprometidos a mantener intacto el
Courtyard, y la ciudad de Lakeside. Y eran compañeros comprometidos en ayudar
a las Casandras de sangre a sobrevivir en un mundo que estaba demasiado lleno
de sensaciones.

En las historias que había leído, las personas que se atraían el uno al otro
parecían pelear mucho o tener malentendidos o tener relaciones sexuales y luego
rompían antes de eventualmente reunirse. Pero esos eran humanos, no una profeta
de la sangre y un Lobo. Había cosas que le hicieron en el recinto que su cuerpo
recordaba pero que estaban veladas en su mente, cosas que hacían que le fuera
mucho más fácil estar cerca de Simon cuando estaba en forma de Lobo. Sabía en su
corazón que Simon nunca le haría cosas malas como los hombres del recinto, pero
el Lobo peludo todavía se sentía como un compañero más seguro, a pesar de los
dientes y las garras.

Y sin embargo, esta vez, viendo a Simon sin ropa. . . Asustada, sí, pero pensar
en ello hizo que algo flotara dentro de sí, algo que la hizo preguntarse cómo sería si
ellos...

—Estás molesta.

Sorprendida, Meg casi tiró un vaso de agua. No había escuchado a Simon
entrar en la sala de verano.

—No, no lo estoy. —Pero al mirarlo, se distrajo por el cuerpo masculino que
mostraba todo excepto los pedacitos atemorizantes, que estaban ocultos por el
short de mezclilla. Entonces recordó que no llevaba nada más que una bata de
algodón delgado y bragas. Eso no le había parecido importante cuando se la puso
después de su ducha.

19
Grabado en el hueso

Ella lo estaba pidiendo. Meg no podía recordar si había leído esa frase en una
historia o si formaba parte de un remembranza, una imagen de una vieja profecía.
Pero sabía que era la excusa que usaba un hombre para culpar a una chica cuando
la obligaba a tener relaciones sexuales con él.

No había pensado en lo poco que llevaba puesto, pero si tomaba nota del
cuerpo de Simon, ¿él también se daba cuenta del suyo? Y si así fuera...

Ella lo estaba pidiendo.

¡No! Un hombre humano podría pensar de esa manera, pero no Simon, ni
siquiera cuando estaba en forma humana. Su cerebro lo sabía; haría las cosas más
fáciles para todos si pudiera convencer a su cuerpo.

—Sí, lo estás —Simon se acercó y sus ojos ámbar se entrecerraron, pero no
antes de que Meg viera los destellos de color rojo que indicaban ira—. Hueles a
malestar y a un poco de lujuria. Pero mayormente a malestar. —Él gruñó,
mostrando colmillos que definitivamente no eran humanos—. ¿Te ha molestado
Kowalski?

—No. —Las entrañas se sentían temblorosas, pero su respuesta fue firme y
definitiva. Lo último que quería era que Simon se enojara con alguno de sus
amigos humanos—. Estaba pensando en algo que me hizo infeliz.

Dejó de gruñir y ladeó la cabeza, pareciendo más desconcertado que enojado.
— ¿Por qué?

Lo miró fijamente. No quería decirle en qué había estado pensando, que sería
su próxima pregunta, así que se encogió de hombros y cambió de tema por uno
que sabía que le interesaría: la comida.

—No podía decidir qué comer, así que traje un montón de cosas, incluyendo
esto. — Tomó un recipiente y una cuchara, luego dudó.

— ¿Qué es?

20
Grabado en el hueso

—Yogur. —Ella tragó una cucharada y se preguntó por qué Merri Lee y Ruth
dijeron que era delicioso. ¿Sería un gusto adquirido?—. Prueba. —Llenó la cuchara
y se la tendió a Simon, preguntándose qué haría.

Se inclinó hacia la cuchara y olisqueó. Entonces comió la ofrenda.

Meg contuvo el aliento, sin saber si él podría escupir el yogur o tragarlo.

Tragó saliva. Luego miró la otra comida que trajo.
— ¿Por qué comerías eso cuando puedes comer rebanadas de bisonte?

Como no podía decir con sinceridad que le gustaba el sabor del bisonte, no
veía mucha diferencia.
—Merri Lee y Ruth dijeron que el yogur es bueno para las entrañas de una
persona, especialmente las entrañas de una chica.

—Me alegro de no ser una chica —murmuró mientras colocaba un par de
rodajas de bisonte en un plato antes de considerar el resto de la comida disponible.

Meg tomó otra cucharada de yogur antes de cerrar el recipiente. Ya. Se había
ocupado de sus entrañas por el día. Comió la mitad de las bayas, luego empujó el
recipiente hacia Simon. Casi esperaba que rechazara la oferta, diciendo que tenía
mucho bisonte para comer, pero aceptó felizmente su parte de las bayas sin decir
una palabra, dejándola mordisquear una rebanada de queso.

—No estás comiendo —dijo Simon unos minutos después.

—Tuve suficiente por ahora. —Lo cual era cierto, ya que tenía la intención de
ir a Un Pequeño Bocado antes de trabajar y ver lo que Nadine Fallacaro y Tess tenían
disponible en la cafetería del Courtyard.

Llevaron el resto de la comida a su apartamento y lavaron los platos antes de
que Simon fuera a su apartamento a vestirse para el trabajo.

Meg miró fijamente las ropas en su armario y consideró qué podría ser
apropiado para quien era el Enlace Humano y qué sería algo práctico para vestir en
un día caliente y húmedo. Escogió un par de pantalones cortos de color verde

21
Grabado en el hueso

oscuro, una blusa de manga corta de un tono melocotón y rosa, y un par de
sandalias que parecían agradables y se sentían muy bien.

Después de comprobar que el libro que estaba leyendo estaba en su bolsa de
viaje, Meg cerró con llave la puerta principal de su apartamento y bajó la escalera
exterior para esperar a Simon.

*****

El Teniente Crispin James Montgomery volvió la cabeza para mirar al agente
del Grupo de Trabajo de Investigación Greg O'Sullivan, que estaba sentado en el
asiento trasero del patrullero. Cuando O'Sullivan miró fijamente al tercer hombre
en el coche, Monty volvió su atención a su compañero, el Oficial Karl Kowalski,
que los conducía a una reunión con el nuevo Alcalde en funciones y el
Comisionado de policía.

Kowalski era un hombre vigoroso de unos veintitantos años. Un oficial de
policía dedicado, convencido de que la mejor manera de ayudar a los humanos en
Lakeside era teniendo una buena relación de trabajo con los Terráneos, una
creencia que le había causado algunos problemas personales con un casero así
como creó una grieta entre Karl y su padres y hermanos.

Pero después de la masacre de humanos en algunas ciudades del Medio
Oeste y del Noroeste en represalia por la matanza de los Wolfgard en esas mismas
áreas; después de las tormentas que asolaron el continente de Thaisia y se
estrellaron contra Lakeside; después de que los humanos tuvieran un breve vistazo
de los terroríficos Terráneos que viven y custodian el país salvaje, Monty se
preguntó si Kowalski todavía creía que había alguna esperanza de que los
humanos sobrevivieran a la fuerza y furia de los Elementales y de los Terráneos
conocidos como los dientes y las garras de Namid.

Y se preguntó qué haría si Kowalski y Michael Debany, el otro Oficial de su
equipo, quisieran trabajar en otro equipo o incluso trasladarse a otra comisaría en
Lakeside.

22
Grabado en el hueso

—¿Estás bien? —preguntó Monty. ¿Tenía sentido el preguntar con O'Sullivan
en el auto? El agente estaba haciendo todo lo posible para crear un diálogo con
Simon Wolfgard y los otros miembros de la Asociación Empresarial del Courtyard,
pero nadie lo conocía lo suficientemente bien como para considerarlo un amigo
personal.

Kowalski se detuvo detrás de un autobús que estaba tomando pasajeros en
vez de cambiar de carril para dar la vuelta. Si se quedaban detrás del autobús y
esperaban en cada parada, llegarían tarde a la reunión.

Por el rabillo del ojo, Monty vio a O'Sullivan cubrir el reloj de su muñeca
izquierda, un mensaje silencioso: podemos llegar tarde a la reunión.

En apariencia, Monty y O'Sullivan eran opuestos. Greg O'Sullivan tenía
treinta y tantos años. Tenía ojos verdes que siempre estaban llenos de una aguda
inteligencia y su corto pelo oscuro empezaba a escasear en la parte superior. En el
trabajo, tenía una intensidad ardiente y una cara que le sugería a Monty la idea de
un guerrero que había elegido una vida austera.

Monty, por otra parte, era el más viejo de los tres hombres, aunque todavía no
tenía cuarenta. Tenía la piel oscura, los ojos castaños, y el pelo negro corto y rizado
que ya mostraba un poco de gris, y no todas las líneas en su rostro provenían de la
risa. Ya no.

—Di un paseo en bicicleta por el Courtyard esta mañana y terminé jugando
un juego de caza con algunos de los Lobos —dijo Kowalski—. Yo era la presa
designada.

O'Sullivan se inclinó hacia delante.
—¿Estás bien?

Kowalski miró por el espejo retrovisor, luego giró alrededor del autobús
cuando señaló la siguiente parada.
—Más entrenamiento de lo que había pensado tener con tanta humedad. Los
Lobos no me lastimaron, si eso es lo que me está preguntando. Ni siquiera lo
intentaron.

Monty y O'Sullivan esperaron.

23
Grabado en el hueso

—Fue un juego para ellos, y de alguna manera les di mi aceptación de unirme
al juego. Pero, dioses, viéndolos alrededor de la Plaza Comercial... No es que uno
se olvide de lo grandes que son, pero realmente no relacionaba lo que significa su
tamaño cuando están cazando. Cuando los vi correr hacia mí, mis instintos
entraron en acción y traté de superarlos. No podía hacerlo, por supuesto.

— ¿Sabes qué fue lo que hiciste para unirte al juego?—Preguntó Monty en
voz baja.

Kowalski se concentró en el tráfico durante un minuto.
—Simon dijo que las chicas se detienen y preguntan si pueden ayudar en
lugar de aceptar la invitación a jugar, así que podría ser tan simple como acelerar
en lugar de detenerme.

—El instinto del depredador —dijo O'Sullivan—. Si algo corre, un
depredador lo perseguirá.

—Pero nunca nos han perseguido, y montamos en bicicleta hasta el huerto del
Complejo Verde todo el tiempo. —El semáforo se puso amarillo. Kowalski frenó en
lugar de acelerar hasta deslizarse por la intersección antes de que la luz se volviera
roja—. Al principio pensé que los Lobos que me perseguían no habían oído que
nos permitieron montar en los caminos pavimentados. Pero reconocí a Nathan y
creí reconocer a Simon. Los caminos tienen carteles de "Los intrusos serán comidos",
y cuando los vi venir a por mí... —Soltó un suspiro y presionó el acelerador
cuando la luz se volvió verde—. Solo un juego. Simon pensó que nos habíamos
divertido mucho. Apuesto a que los otros Lobos también.

— ¿Y tú? —preguntó Monty.

—Miramos las mismas cosas, pero no vemos las mismas cosas. Me hizo
darme cuenta de lo fácil que puede ser joderla y enviar la señal equivocada.

Monty miró por la ventana y se preguntó qué tipo de señal iban a enviar el
nuevo Alcalde y el Comisionado de policía.

*****

24
Grabado en el hueso

Meg abrió la Oficina del Enlace, luego miró el reloj. Nathan llegaba tarde,
pero Jake Crowgard estaba en su sitio en la pared de ladrillo que separaba el área
de entrega del patio detrás del estudio de Henry.

Muy bien, iba a tener la oficina para sí misma durante un minuto más o
menos.

Sus brazos hormiguearon. No era la sensación de agujas que le advertía de la
necesidad de cortarse y liberar las profecías. Esto era más suave, más como un
memorándum que como una alarma chirriante.

Al abrir un cajón, levantó la tapa de la caja de madera que Henry le había
tallado y miró las cubiertas de varias cartas proféticas que estaba aprendiendo a usar
para revelar profecías en vez de cortar su piel con la navaja de plata. Tal vez hoy
finalmente tomaría todas las cartas de la caja y empezaría a descartar lo que no iba
a ser necesario para crear el mazo Trailblazer de cartas proféticas.

Agitó las cartas en un vago esfuerzo de barajarlas. No importaba. Cuando
hacía una pregunta, sus manos picaban, y las cartas se elegían en función de la
gravedad de ese sentimiento.

Meg cerró los ojos para no influenciar su elección al reconocer la cubierta de
un mazo en particular. Colocando las yemas de los dedos en las cartas, susurró:

— ¿Cómo influirá la designación del nuevo Alcalde para Lakeside?

Nada. Nada. Sus dedos rozaron las cartas aunque incluso el hormigueo se
desvaneció en la nada. Luego un zumbido en la punta de los dedos de su mano
derecha. Retiró las cartas de arriba hasta llegar a la que creó el zumbido. Cogió la
carta y abrió los ojos, y supo la respuesta antes de girar la misma para ver la
imagen. La carta provenía de un juego de niños y fue mezclada con sus cartas
proféticas. Pero las imágenes del juego habían resultado útiles, incluso si las
respuestas que proporcionaban no eran generalmente bienvenidas.

¿Qué implicaría el nuevo Alcalde para Lakeside? Un gran signo de
interrogación. Futuro incierto. El futuro de Lakeside había sido incierto desde que

25
Grabado en el hueso

los Terráneos de ahí comprendieron que la respuesta de los Antiguos a las acciones
de Humanos Primeros y Últimos iba a ser muy, muy mala.

Pero esperaba una respuesta diferente hoy.

Regresó la carta y empezó a cerrar la caja cuando pensó en otra pregunta.
Lakeside era una ciudad controlada por humanos, pero el Courtyard pertenecía a
los Terráneos. Cualquier brote de hostilidad entre humanos y Otros podría tener
consecuencias terribles a raíz de los recientes conflictos.

Meg cerró los ojos y volvió a colocar los dedos en las cartas. Cuando comenzó
a trabajar con los mazos, decidió que una selección al azar de tres cartas
representaría el sujeto, la acción y el resultado. No sabía si esa era la forma en que
otras personas usaban las cartas para leer la fortuna, pero parecía estar
funcionando para ella.

— ¿Qué va a pasar a mis amigos en el Courtyard?—Repitió la pregunta una y
otra vez mientras buscaba las imágenes que darían la respuesta. Cuando seleccionó
las tres que le produjeron el pinchazo más severo, las llevó a la gran mesa de
clasificación de madera y las depositó en el orden en que fueron elegidas.

La primera carta tenía tres imágenes: tren, autobús, coche. La segunda carta
tenía una explosión. La tercera carta... El signo de interrogación. Futuro incierto.

Eso no era bueno.

Sacó una libreta de un cajón, la abrió en una nueva página, luego anotó sus
preguntas y las cartas que había escogido como respuestas.

Se sentía reacia a guardar las cartas antes de llamar a alguien para que las
mirara y se sentía igualmente reacia a decirle a alguien de la Asociación
Empresarial sobre esta respuesta en particular. ¿Tal vez a alguna de sus amigas
humanas? Ruth Stuart vivía al otro lado de la calle en la casa dúo familiar en la
avenida Crowfield, y Merri Lee se estaba mudando a un apartamento en uno de los
edificios de piedra adyacentes que el Courtyard recientemente había adquirido
para proporcionar un lugar para que sus empleados pudieran vivir si eran
rechazados de los alquileres de propiedad humana.

26
Grabado en el hueso

Un golpe en la puerta entre la sala de clasificación y la habitación de atrás la
hizo jadear. Luego se relajó cuando vio a Twyla Montgomery esperando para ser
reconocida. La sala de clasificación estaba generalmente fuera de los límites de los
humanos, a excepción de unos pocos especiales, y con tanta gente nueva que
visitaba la Plaza Comercial, el límite se estaba reforzando con gruñidos y dientes
afilados.

—Buenos días, Señora Twyla —dijo Meg.

Escuchó un alboroto en la sala principal y se dio cuenta de que Nathan debía
haber entrado mientras usaba las cartas.

—Buenos días, señorita Meg. —Twyla cruzó la habitación y puso una taza
para llevar y un recipiente en la mesa de clasificación—. Y buenos días a usted,
señor Nathan. Va a ser un día pegajoso, y no lo envidio por tener que usar un
abrigo de pieles, no importa lo bien que se vea.

Silencio. Entonces Nathan reconoció las palabras con un suave arroo y volvió
a la cama de Lobo bajo una de las grandes ventanas de la habitación de enfrente.

Meg sonrió. Twyla Montgomery era la madre del Teniente Montgomery. Una
mujer delgada, de piel oscura, que empezaba a combarse con la edad, ojos
marrones que parecían generalmente amables y pelo corto y rizado que era más
plateado que negro. Pero Twyla también tenía una actitud de sin complicaciones y
no aguantaba insolencias de nadie, un rasgo que hacía que los Lobos estuvieran
muy interesados en observarla desde una distancia segura.

—El Señor Simon entró en Un pequeño Bocado refunfuñando sobre el yogur y
las entrañas de las chicas y cómo a ti no gusta el bisonte —dijo Twyla—. Pensé que
podría tener algún tipo de fiebre cerebral y estaba hablando tonterías, pero la
señorita Tess dijo que no debías de haber comido lo suficiente en el desayuno, así
que preparó un sándwich de ensalada de huevo y un poco más para ti.— Una
pausa—. ¿Está cicateando la comida, muchacha?

—No, señora. No comí mucho en casa porque planeaba recoger algo cuando
llegara a trabajar. —Cuando Twyla la miró, Meg añadió—. Realmente no me gusta
el sabor del bisonte.

27
Grabado en el hueso

—Probé una porción el otro día y no puedo decir que me atrajera tampoco.
Pero sospecho que si fuera una opción entre comer bisonte y pasar hambre, me
vendría bien, y a ti también.

Meg asintió con la cabeza.
—Si esa fuera la opción, Simon podría aprender a que le gustara el yogur.

Twyla se echó a reír.
— ¿Tú crees?

Meg imaginó que le daban un plato de rodajas de bisonte sumergidas en
yogur. Temblando, se preguntó si podría hacer una ensalada con hierbas.

Twyla posó un dedo justo encima de las tres cartas sobre la mesa.
— ¿De qué se trata esto? ¿O no me lo puedes decir?

—Estas son cartas para leer la fortuna, pero las llamo cartas proféticas. Estoy
tratando de ver si algunas de las Casandras de sangre puede usarlas para revelar
profecías en lugar de cortarse. —Mil cortes. Se decía que era todo lo que una
profeta de la sangre podía soportar antes del corte que la matara o la volviera loca.
Como la mayoría de las profetas no sobrevivían más allá de su trigésimo quinto
cumpleaños, Meg, a los veinticuatro años, se sentía muy motivada para encontrar
una alternativa a la navaja.

— ¿Qué te dicen? —preguntó Twyla.

—No estoy segura. Pregunté qué iba a pasar a mis amigos en el Courtyard.
Estas cartas fueron la respuesta. —Meg esperó hasta que la mujer mayor se acercó a
su lado de la mesa. Señaló cada carta—. Sujeto, acción, resultado.

Twyla frunció el ceño ante la carta de tren / autobús / coche.
— ¿Eso significa viaje o transporte?

—Podría significar ambas. Fue elegida como el sujeto, por lo que debería
significar la cosa en sí, pero podría significar que una de estas formas de transporte
está trayendo a alguien o algo a Lakeside. La explosión, que es la carta de acción,
podría significar algo así como "llamar al escuadrón de bombas" o un conflicto
emocionalmente explosivo entre un grupos de personas. Así que tal vez un grupo

28
Grabado en el hueso

de personas que viajan a Lakeside va a causar algún tipo de problemas para el
Courtyard. Me va bastante bien en lo de encontrar las cartas que responden a la
pregunta, pero Merri Lee y yo seguimos trabajando en la interpretación correcta de
las mismas.

Mientras observaba a Twyla estudiar las cartas, la piel entre sus omoplatos
comenzó a pinchar.

—¿Qué significa el signo de interrogación?— Preguntó Twyla, sonando
preocupada.

—Futuro incierto. Esa fue la misma respuesta que obtuve cuando pregunté
por la ciudad de Lakeside esta mañana. —Meg estudió a la mujer mayor—. Sabe lo
que significan las cartas, ¿no?

—Tengo un pensamiento, pero nada que quiera compartir. Todavía no. —
Twyla caminó hacia la habitación de atrás.

—Gracias por traer la comida. —Dijo Meg.

Twyla se volvió para mirarla.
—De nada. No cicatees la comida. No hay necesidad de eso.

Meg oyó la puerta trasera de la oficina cerrarse. Luego se inclinó sobre su
hombro y se rascó la espalda. Le gustaba Twyla Montgomery, e incluso los Otros le
ofrecían a la mujer mayor una confianza que raramente daban a alguien que habían
conocido por tan poco tiempo. Esa era la razón por la cual Meg se sentía incómoda
ahora.

Sólo esperaba que la señora Twyla decidiera compartir sus pensamientos
sobre las cartas antes de que algo malo pasara.

*****

29
Grabado en el hueso

Twyla pulió los escritorios del consulado, el edificio del Courtyard que era el
dominio de Elliot Wolfgard. Era la cara pública del Courtyard, el Terráneo que
hablaba con el Alcalde y con los concejales, que asistían a eventos políticos y que
hablaba con la prensa. No le había llevado mucho tiempo darse cuenta de que
Elliot podría ser el sofisticado Lobo portavoz del Courtyard, pero Simon era el
verdadero líder.

—Nunca le tomó a los otros humanos tanto tiempo limpiar los escritorios —
dijo Elliot.

Twyla se levantó de un salto y se volvió hacia él. No lo había oído bajar de su
oficina en el segundo piso.

A primera vista, podía pasar por el Presidente Ejecutivo de una empresa
exitosa: trajes caros, pelo fino cortado por alguien que probablemente cobraba más
de lo que normalmente ganaba en una semana, cuerpo delgado que hablaba de
horas en un gimnasio. Sí, podría pasar por uno, y ella apostaría a que un montón
de Presidentes Ejecutivos y políticos habían cometido el error de pensar que el
verse como ellos significaba que él pensaba como ellos. Pero los ojos ámbar
pertenecían a un Lobo, e incluso si los humanos a veces pasaban por alto lo que
era, estaba segura de que Elliot nunca lo había hecho.

—Puedo ver que no tardaron mucho en limpiar aquí, por lo que me está
tomando más tiempo de lo habitual para darle una limpieza adecuada ahora, —
respondió.

Elliot la estudió. Ella se estaba acostumbrando a eso. Los Cuervos que
trabajaban en la Plaza Comercial tenían más preguntas que una casa llena de niños
pequeños, y al menos uno de ellos se reunía con ella cada vez que entraba a una
tienda para comprar cualquier cosa, deseando saber por qué eligió una cosa sobre
otra. Los Lobos la estudiaban, estudiaban a todos los humanos a quienes se les
permitía el acceso a las tiendas del Courtyard, pero notaba que a ella, a Nadine
Fallacaro y a Katherine Debany -la madre del Oficial Debany-, las observaban más
que a las mujeres más jóvenes que eran la manada de Meg Corbyn.

¿Quién enseñaba a los jóvenes en una manada de Lobos?

—Venga acá —dijo Elliot. Cuando no se movió, añadió—. Por favor.

30
Grabado en el hueso

Él la condujo a los archivadores a lo largo de una pared, luego señaló una pila
de carpetas que se tambaleaban sobre una pequeña mesa pegada contra el último
armario.

— ¿Sabe cómo archivar de la forma humana?

Cogió una carpeta, miró la designación en la pestaña y eligió el cajón de
archivos apropiado. Luego escogió otro cajón. Y otro.

Cerró los cajones y se volvió hacia él.
— ¿Qué clase de tontería es esta?

—Esa es la forma humana de archivar documentos.

—Lo que usted diga.

Un parpadeo rojo, como un relámpago, llenó los ojos de Elliot.
— ¿Qué significa eso?

—Significa que quienquiera que hizo esto tenía su propio sistema para
encontrar las cosas pero hizo casi imposible que cualquier persona pusiera su
mano en el archivo apropiado, o el tonto apenas empujó cosas en los cajones y
esperó que nunca le pidieran encontrar nada. —Ella se adelantó para dejar caer la
carpeta en la pila oscilante y Elliot dio un paso atrás, mirándola de una manera que
la hacía pensar que él quería desgarrar la carne de alguien y la suya serviría.

—¿Puede arreglarlo? —preguntó.

Parecía estar teniendo problemas para pronunciar las palabras, y se preguntó
qué le pasaba ahora a la boca que había estado bien un minuto atrás.

— ¿Sabe cómo trabajar en un lugar como este?

Todo el mundo en el Courtyard tenía un trabajo. Todos en una manada de
Lobos tenían una posición. Y aunque no se le habían asignado tareas a todos los
humanos a los que se les permitía compartir las recompensas del Courtyard, había

31
Grabado en el hueso

quedado claro que los Otros esperaban que todos los recién llegados descubrieran
qué habilidades podían ofrecer para justificar su aceptación.

Twyla reflexionó sobre lo que decía Elliot. Sería un cambio a fregar los pisos y
los baños, aunque necesitaban a alguien para hacer eso también. No creía que
muchas personas molestaran a Elliot, por lo que sería más tranquilo que trabajar en
una de las tiendas de la Plaza Comercial, y podría aprovechar un poco de calma en
su día si iba a ayudar a cuidar a los niños en las tardes.

—Nunca aprendí mecanografía, ni computadoras y cosas así —dijo
finalmente—. Contestar el teléfono y archivar es lo que puedo hacer por usted.
Pero sólo en las mañanas cuando los niños están teniendo sus lecciones. Vine a
Lakeside para ayudar a Crispin a cuidar a Lizzy, y eso tiene que ser lo primero.

—Por supuesto —dijo Elliot con calma, su pronunciación una vez más
crujiente—. Nos ocupamos de nuestros jóvenes. —Hizo una pausa antes de aportar
—. Sam es mi nieto.

Twyla sonrió. Había visto a Sam en la Plaza Comercial, a veces pasando
tiempo con los otros niños, pero más a menudo en compañía de Meg Corbyn y un
joven Lobo llamado Saltarín. La primera vez que lo vio y notó sus ojos grises, había
pensado que era un niño humano con el pelo que era una extraña mezcla de oro y
gris. Y había pensado que era el hermano menor de Meg o un primo. Entonces vio
a Meg con un cachorro Lobo que tenía esa misma coloración.

—La Sierra marcó las computadoras y la mecanografía como algunas de sus
habilidades —dijo Elliot—. Tal vez podría...

—No.

La nitidez de su voz la sorprendió más de lo que sorprendió a Elliot. Pero
había tenido tiempo de pensar en las cartas proféticas que Meg había seleccionado
esa mañana. No sabía cómo otro interpretaría esas cartas, pero sabía lo que ella
había deducido de las mismas sobre su familia. Eso la hizo enojar, y le dolió el
corazón, darse cuenta de que Sierra le mintió a Crispin cuando la muchacha
insistió en que no tenía manera de contactar con su hermano, Cyrus. Si hubiera
sido sincera, Crispin aún así no habría pagado la tarifa del tren de Cyrus a
Lakeside como lo había hecho con su madre, hermana y las dos sobrinas, pero

32
Grabado en el hueso

habría llamado a su hermano y le habría advertido que dejara a Toland antes de
que la tormenta llegara.

Twyla miró a Elliot. No era el líder real, pero tenía una posición significativa
en el Courtyard y entre los Lobos. No podía pedir ayuda a Crispin para confirmar
lo que sospechaba. Como oficial de policía, tenía los medios para averiguarlo, pero
crearía problemas entre él y su hermana menor una vez que se diera cuenta de que
Sierra estaba en contacto con Cyrus.

—Mi Sierra es una buena chica. Es inteligente, amable, trabajadora y ama a
sus hijas. Y la mayoría de los días y sobre la mayoría de las cosas, se puede confiar
en ella. Pero todos tenemos nuestras debilidades, señor Elliot, y la debilidad de
Sierra es su hermano Cyrus. La retuerce y la convence de hacer cosas que no debe
hacer, cosas que sabe que están mal. —Twyla miró alrededor del primer piso del
consulado—. Esto es como una oficina del gobierno. Algunas cosas son cotidianas
y no importan, y algunas cosas no son asunto de nadie más que el suyo. Si Sierra
trabajara aquí para usted y Cyrus viniera a presionarla para que le dé información
que valiera la pena vender, ella podría resistir por un tiempo, pero al final se la
daría y luego trataría de justificar por qué debería tenerla. Eso causaría problemas
para ella y para el resto de nosotros.

—Pero el Cyrus no está aquí, —dijo Elliot.

—Creo que podría estar en camino. —Fue a uno de los escritorios y anotó el
número de teléfono de Aullidos, Buena Lectura. Arrancó la hoja y se la entregó a
Elliot. Sierra nos dijo a mí y a Crispin que Cyrus no había dejado un número en el
que pudiéramos contactarlo. Creo que mintió. Creo que lo llamó un par de veces
desde que llegamos. No puedo decir si hizo llamadas a otros teléfonos sin permiso,
pero cuando la vi usar el teléfono cerca de la caja registradora en un día en que el
Sr. Simon y el Sr. Vlad no estaban en la parte delantera de la tienda, se puso
nerviosa y afirmó que estaba pidiendo pizza. Puedo decirle que las niñas no
tuvieron pizza para el almuerzo ese día. —Ella vaciló—. La policía tiene maneras
de verificar llamadas hechas desde un teléfono particular, pero no puedo pedirle a
Crispin que compruebe esto. Incluso si estoy equivocada sobre ella llamando a
Cyrus desde que llegamos a Lakeside, la mentira que dijo antes de que saliéramos
de Toland creará tensión entre ella y Crispin.

33
Grabado en el hueso

Cyrus siempre había logrado crear tensión entre sus hermanos, incluso
cuando Crispin estaba velando por Sierra.

—Muchas llamadas son hechas desde el teléfono de la librería —dijo Elliot.

—Lo más probable es que sea un número de teléfono de Toland. Uno que el
señor Simon y el señor Vlad no reconocerían.

Elliot dobló el papel y lo guardó en el bolsillo.
—Si su cachorra no es adecuada, ¿puede pensar en alguien que lo sea?

—Katherine Debany —respondió Twyla—. Trabajó como asistente personal.
Probablemente sabe cómo dirigir una oficina como esta mejor que el resto de
nosotros combinados. Sé que Pete Denby le estaba preguntando sobre trabajar para
él un par de tardes a la semana.

Elliot no preguntó por qué estaría disponible un trabajador calificado, y Twyla
no ofreció una explicación. Al igual que ella, Katherine había sido despedida por
no unirse al movimiento Humanos Primeros y Últimos con el fin de mantener su
trabajo.

—Dígale a la Katherine que venga a verme. —Elliot se dirigió hacia las
escaleras. Su pie estaba en el primer peldaño cuando sonó el teléfono. Él la miró de
nuevo.

— ¿Quiere que responda? —preguntó Twyla.

—Sí. —Elliot se dirigió arriba—. Gracias.

Sonriendo, tomó el teléfono.
—Consulado del Courtyard, Twyla al habla.

34
Grabado en el hueso

Capítulo 2

Windsday, 1 de Messis

Monty tomó asiento en la mesa de conferencias y se preguntó si alguien más
estaba desconcertado por su presencia en una reunión que incluía al Alcalde de
Lakeside y al Comisionado de policía, un agente de la GTI y el Capitán Douglas
Burke. Era sólo un Teniente a cargo de un equipo de dos hombres.

Intentó, sin éxito, convencerse de que los deberes de ese equipo no tenían
ninguna relevancia para su presencia.

—Gracias por dejar a un lado sus importantes deberes para hablar conmigo.

Walter Chen, el nuevo Alcalde en funciones, sonrió a cada uno por vez. Era
una sonrisa suave, acorde con la pequeña estatura del hombre y su voz era
sosegada. Las profundas líneas se extendían desde las esquinas de sus ojos
castaños, y su cabello negro estaba cuidadosamente peinado hacia atrás
despejando su rostro.

—Agradecemos la oportunidad de reunirnos con ustedes —respondió Greg
O'Sullivan. Luego asintió con la cabeza al otro hombre que Monty no conocía.

—¿Conoce al Comisionado de policía Álvarez? —preguntó Chen, sonando un
poco sorprendido.

—No trabajamos en el mismo recinto en Hubb NE, pero el agente O'Sullivan
está relacionado con el Gobernador Hannigan, y tengo el placer de estar entre los
amigos del Gobernador —respondió Álvarez. Un hombre guapo y robusto, de
unos cincuenta años, tenía ojos oscuros y un cabello oscuro y ondulado.

Monty miró a Burke y se preguntó qué sabría su Capitán sobre el hombre.

35
Grabado en el hueso

—Por favor, tomen asiento —dijo Chen—. ¿Les gustaría café? ¿Té? Tenemos té
negro y verde disponible. El té verde ha llegado desde Tokhar-Chin y se vende en
un pequeño mercado de mi barrio.

Todos rechazaron la oferta de refrescos, tomaron sus asientos y esperaron a
que el Alcalde comenzara.

Pero Chen parecía reacio a comenzar. Él les dio otra sonrisa gentil.

Greg O'Sullivan se inclinó hacia delante.
— ¿Puedo hacer una pregunta?

—Por favor. —Chen pareció aliviado.

— ¿Por qué fueron usted y el Comisionado Álvarez nombrados para esos
cargos?

Álvarez miró a Chen, luego se dirigió a los otros hombres de la mesa.

—Apoyo al Gobernador y soy sangre fresca. Eso va a hacer infeliz a cada jefe
de estación en Lakeside ya que, bajo circunstancias usuales, uno de ellos habría
sido seleccionado para ocupar el cargo después de la renuncia involuntaria de Kurt
Wallace. Pero las circunstancias no son usuales. Esta ciudad es vital para la salud
de toda la Región Nordeste, y el gobierno humano de aquí no puede permitirse
cometer más errores. No apoyé el movimiento Humanos Primeros y Últimos. Eso
está registrado. Espero que pese en nuestro favor en las próximas semanas.

— ¿Que pese con quién? —preguntó Burke.

Álvarez sonrió.
—Con los Terráneos del Courtyard de Lakeside...y más allá.

—Yo tampoco apoyé al movimiento de Humanos Primeros y Últimos — dijo
Chen—. Algunos negocios en mi distrito de consejo fueron dañados por
partidarios de HPU, y hubo algunos altercados físicos que convencieron a los
comerciantes que participaban en los mercados abiertos para dejar de traer sus
carros.

36
Grabado en el hueso

Un nuevo Comisionado de policía que apoyaba al Gobernador y no había
apoyado a HPU, y un nuevo Alcalde en funciones que lidió con que la gente de su
distrito fuera hostigada e incluso herida por el movimiento. Igual que algunos de
los negocios en la Calle Comercial. La panadería y el café de Nadine Fallacaro que
fue consumida por el fuego. Si Meg Corbyn no hubiera sentido una necesidad
desesperada de hacerse un corte y si su advertencia no hubiera sido interpretada
correctamente, Nadine habría muerto en el fuego.

—El Alcalde Chen y yo también traemos un beneficio adicional a nuestros
respectivos puestos de trabajo —dijo Álvarez, mirando a Burke—. Tiene lazos
familiares con gente de Tokhar-Chin y tengo lazos familiares con personas que
viven en las áreas humanas de Felidae. Podemos recibir noticias de esos lugares y,
esperamos, ayudar a continuar con el comercio con esas partes del mundo. Del
mismo modo que usted, Capitán Burke, tiene conexiones familiares en Brittania
que han resultado útiles.

—No he sabido nada de mi primo Shamus desde inicios de Sumor, pero su
ayuda les dio a los Terráneos una buena razón para que a los barcos todavía se les
permita viajar entre Thaisia y Brittania.

Álvarez miró a Burke, Monty y O'Sullivan a su vez.
—Hay un rumor de que ustedes tres conocieron a un Elemental que domina
el Océano Atlántik.

O'Sullivan se estremeció.
—Ella -por lo menos yo tuve la impresión de que era una fémina- permitirá
que los barcos de Thaisia viajen a Brittania, Felidae, las Islas Tormenta, y Afrikah,
pero si intentamos ir a lo que queda de la Alianza de Naciones del Bloque Romano,
destruirá cualquier embarcación de Thaisia que toque su dominio. Eso incluye a los
buques pesqueros.

—¿Tokhar-Chin? —preguntó Chen.

—El Elemental que cuida al Pacifik decide sobre los viajes entre Thaisia y
Tokhar-Chin, pero no tenemos ninguna razón para creer que hay un conflicto entre
la gente allí y los Terráneos.

Chen asintió con la cabeza.

37
Grabado en el hueso

—Así que vivimos en una casa de papel, ¿no? Tenemos una ciudad todavía
gobernada por humanos y tierra todavía bajo control humano incluso si es
arrendada a los Terráneos.

—Quienes pueden negarse a renovar un contrato de arrendamiento y
desalojar a los humanos que viven en esa tierra —dijo Burke—. Los Otros en la
costa oeste lo hicieron cuando hubo problemas en Jerzy; ellos pueden hacerlo aquí.

—Pero no de una sola vez—dijo Chen—. Los límites de la ciudad no fueron
establecidos por un solo acuerdo. Los barrios fueron agregados a medida que la
gente vino instalarse aquí. Cuando empezaron los problemas entre humanos y
Otros, revisé los arrendamientos de tierras para mi distrito. Quedé consternado al
descubrir cómo quedan pocos años en el actual contrato de arrendamiento, y... —Se
detuvo y pareció luchar con lo que iba a decir—. Lakeside es una ciudad
compuesta de barrios, y los barrios a menudo contienen familias que vinieron de
una parte específica del mundo. La mayoría de las familias de mi distrito vinieron
de Tokhar-Chin. Hay vecindarios de personas de Felidae y Afrikah. Creo que los
que vinieron de Brittania se esparcen entre los barrios formados por personas
cuyos antepasados vinieron de la Alianza de Naciones del Bloque Romano.

—Eso suena bastante bien —dijo Burke.

—Cuando miré lo que la ciudad paga por esos arrendamientos de tierras
-información que no estaba oculta pero tampoco de fácil acceso- me tuve que
preguntar si los funcionarios del gobierno optaban por perder el contrato de
arrendamiento de un distrito para asegurar que hubiera suficiente dinero en el
presupuesto de la ciudad para pagar el arriendo de lo que consideraban un
vecindario más digno.

Monty miró fijamente a Chen. Burke juró en voz baja. O'Sullivan se echó hacia
atrás y dijo:
—Dioses encima y por debajo. ¿Fue eso considerado seriamente?

—No lo sé —dijo Chen suavemente—. En ese momento, yo era un hombre en
el consejo de la ciudad y tenía poca influencia. ¿Ahora? —Dejó la pregunta
colgando.

Burke se inclinó hacia delante.

38
Grabado en el hueso

—Hay cuatro lugares situados en este extremo del Lago Etu, a poca distancia
uno del otro: la ciudad de Lakeside, la ciudad de las Cascadas de Talulah, el pueblo
de Isla Grande y una comunidad mixta en River Road. De estos cuatro lugares,
Lakeside es el único bajo control humano. Es la única ciudad en que la población
humana puede hacer lo que le plazca en la tierra que controla, ya sea cultivando o
manejando fábricas o golpeándose mutuamente hasta la muerte en las calles. Al
menos, eso es lo que solía ser. Mientras no interfiriéramos con los Otros que
estaban asignados a vigilar nuestras trampillas, el resto de los Terráneos no
intervendrían. Pero eso ya no es así. Los humanos interfirieron con los Terráneos a
los que les asignaron observarnos. Los Otros fueron atacados y algunos fueron
asesinados, y eso enfureció a los residentes del país salvaje: los Terráneos que cada
policía que alguna vez hizo un turno de servicio en el país salvaje oró para no ver
nunca. Pero ahora están en nuestro umbral, y se asegurarán de que no lo
olvidemos.

—No hay seguridad en la oscuridad —dijo O'Sullivan—. Las acciones de las
personas del movimiento HPU borraron el límite entre la tierra controlada por los
humanos y el país salvaje, y no hay marcha atrás.

Álvarez parecía pensativo.
—No hay seguridad en la oscuridad. ¿Significa eso que está recomendando
un toque de queda que comienza al anochecer?

—Dentro de los límites de la ciudad, creo que la gente que vaya al cine o al
teatro o a cenar no estará más en riesgo de lo que lo habrían estado antes cuando
los únicos depredadores que vagaban por las calles no sólo parecían humanos sino
que eran humanos —dijo Burke—. ¿Pero alguien tan tonto como para abandonar
los límites de la ciudad después de oscurecer? Eso es sólo una forma espantosa de
cometer suicidio.

—Lo que me lleva de nuevo a la pregunta —dijo Álvarez—. ¿Está
recomendando un toque de queda?

Burke vaciló, luego sacudió la cabeza.
—A menos que haya una matanza nocturna, no convencerá a la mayoría de la
gente de que se meta en casa antes de que oscurezca, especialmente en esta época
del año. Una solicitud para que todos los negocios cierren cerca de las diez u once
p.m., sería mejor. De esa manera la mayoría de los empleados que trabajan por las

39
Grabado en el hueso

noches estarían en casa antes de la medianoche. Cuanta menos gente en la calle,
más fácil será para nosotros manejar llamadas de asistencia en lugar de dirigir a
personas que tienen más bravuconería que sentido.

—Muy bien —dijo Álvarez—. Esa petición puede venir de mi oficina ya que
la policía tendrá que manejar cualquier problema entre las personas, así como
cualquier... resultado... de un conflicto con los Terráneos.

Cualquier resultado de un conflicto. Monty miró a Álvarez y pensó que era una
forma diplomática de describir lo que los Antiguos hicieron a los humanos que se
metieron en su camino mientras se paseaban por la ciudad. El examinador médico
todavía estaba intentando emparejar partes del cuerpo con las personas listadas
como desaparecidas.

Con eso resuelto, los hombres pasaron a la siguiente preocupación.

—El viaje entre regiones es errático. Incluso traer carga a través de los
Grandes Lagos no está exento de peligros —dijo Chen—. Lakeside ha utilizado
cupones de racionamiento de hogares durante muchos meses para desalentar la
acumulación de alimentos perecederos permitiendo a los comerciantes cobrar más
por un artículo si no va acompañado de un cupón. En su mayor parte, la gente era
sensata cuando se trataba de comprar cosas como huevos y mantequilla. Luego
tuvimos escasez de cosas, como escasez de harina causada por partidarios de HPU
que estaban dispuestos a dejar a la gente en Thaisia quedarse sin nada para vender
al Bloque Romano por mayores ganancias. Ahora, cuando la gente ve los estantes
vacíos debido a los retrasos en el envío, no son tan sensatos, no son capaces de
creer que la falta de un alimento en particular es temporal. Mi oficina recibe varias
llamadas todos los días, preguntando qué voy a hacer con respecto a la escasez de
alimentos. La gente no me cree cuando les digo que, mientras que algunos
alimentos pueden no estar disponibles en cantidades abundantes, todavía hay una
abundancia de alimentos para comer. Por lo tanto, una distribución equitativa de
los alimentos es vital, pero también creará sentimientos duros. Los Otros en el
Courtyard pueden ser culpados si una tienda se queda sin un determinado
artículo, especialmente si el Courtyard sigue recibiendo suministros.

—Los camiones Nativos de la Tierra traen mercancías de las granjas
administradas por Intuyes u Otros, y los Otros compran sobre todo los productos

40
Grabado en el hueso

hechos en las comunidades Intuye y Vida Simple —dijo Burke—. Ésos no son
artículos que hayan estado en los estantes de las tiendas de la ciudad.

—La rabia y la razón raramente son socios —respondió Chen—. ¿Y los Otros
no compran cosas como la gasolina para sus vehículos?

Monty se mantuvo en silencio, pero le costó hacerlo. Antes de las tormentas y
de los primigenios Terráneos que se abrieron camino a través de la ciudad,
Lakeside tenía una población de aproximadamente doscientas mil personas. Lo
que los humanos no habían considerado, a pesar de los recientes acontecimientos,
era que si la gente intentaba detener las entregas, si impedían a los Otros comprar
combustible para sus vehículos, si interferían en traer alimentos que pertenecían al
Courtyard... Desde el punto de vista de los Otros, había doscientas mil comidas de
fácil acceso. Y la mayoría de esas comidas sería más fácil de atrapar que el ciervo
que los Lobos cazaban ahora.

—He estado revisando los informes presentados por los jefes de las
estaciones, incluyendo las facturas mensuales de suministros y servicios públicos,
—dijo Álvarez—. ¿La estación de la calle Chestnut ya no paga el impuesto sobre el
agua que todos los demás de Lakeside tienen que pagar?

—El impuesto sobre el agua fue levantado en esa estación y en el Hospital de
Lakeside como agradecimiento por nuestra asistencia cuando quien hacía de
Enlace Humano del Courtyard resultó herida, —respondió Burke.

Álvarez y Chen miraron a Burke, luego a Monty, pero ninguno de los dos
preguntó por Meg Corbyn. ¿Sabrían lo que era?

—En ese caso, una cortesía por otra cortesía —dijo Álvarez—. Esperamos que
haya una escasez de gasolina, ya que conseguir algo a través de las fronteras
regionales es un ejercicio de diplomacia en estos días, pero ya he recibido una
directiva del gobernador de que las bombas de gas conectadas a los garajes
municipales tendrán los primeros derechos a cualquier gasolina que llega a la
ciudad ya que es donde los patrulleros, camiones de bomberos y ambulancias se
llenan. Capitán Burke, ¿por qué no se acercan usted y el Teniente Montgomery a
los líderes del Courtyard y les ofrecen que llenen sus vehículos de esa fuente?

—Eso es generoso —dijo Burke.

41
Grabado en el hueso

Álvarez sonrió.
—También es práctico. Nuestra supervivencia depende de la buena voluntad
que podamos generar. —Su sonrisa se desvaneció—. No creo que la gente haya
aceptado realmente cuánto se perdió en las últimas semanas, o cuánto más
podríamos perder si no tenemos mucho cuidado ahora. — Se concentró en Burke
—. Cuando era un joven policía, también pasé algún tiempo en una aldea situada
en el país salvaje. Había otro pueblo a una hora en coche. Una noche hubo
problemas entre humanos y Otros, y nos llamaron para ayudar. Todavía me
despierto algunas noches con mi corazón latiendo y mis manos temblando por lo
que vi en ese pueblo después de que las formas más agresivas de Terráneos
tomaran represalias. Cualquier ayuda que necesiten para evitar que eso ocurra
aquí... —Él se detuvo—. O que suceda de nuevo, ya que entiendo que algunos
oficiales aprendieron las mismas lecciones que usted y yo.

O'Sullivan soltó un suspiro.
—Al Gobernador Hannigan le gustaría que estableciera una oficina oficial
para el Grupo de Trabajo de Investigación aquí en el edificio del gobierno.

—Pero... —comenzó Monty, luego se detuvo. O'Sullivan trabajaba para el
Gobernador, y no era quien para cuestionar la decisión de O'Sullivan, ni la orden
del Gobernador.

O'Sullivan asintió como si hubiera oído el resto de la protesta de Monty.
—Ah, voy a mantener el escritorio en el consulado porque me fue ofrecido y
no quiero perder esa conexión con el Courtyard. Pero sospecho que me ocuparé de
algunas personas que se sienten hostiles hacia los Terráneos, y sería mejor
reunirme en terreno humano.

—Puedo arreglar eso —dijo Chen. Estudió a O'Sullivan—. Un pie en cada
campamento. No es una opción fácil de mantener.

—No, no lo es; pero cuando los Wolfgard fueron atacados en el Medio Oeste y
el Noroeste, el Gobernador respondió a la información que proporcioné lo
suficientemente rápido para prevenir ataques similares en el Nordeste.

— ¿Era un peligro real?

42
Grabado en el hueso

—Nunca lo sabremos —dijo Burke—. Pero teniendo en cuenta la forma en
que respondieron los Lobos del Courtyard, diría que los Wolfgard en el Noreste
estuvieron bajo una amenaza similar, pero los ataques fueron bloqueados con éxito
antes de que pudieran comenzar.

Chen parecía perdido en sus pensamientos.
—Tenemos suerte —dijo finalmente—. Muchos lugares están aislados ahora.
Ni siquiera sabemos cuántos lugares, cuántas personas se perdieron. Como señaló
el Capitán Burke, estamos al alcance de otras tres comunidades y no estamos tan
aislados. Y tenemos líneas telefónicas y telegráficas que conectan muchas ciudades
de la región Noreste, por lo que tenemos acceso a información en vez de
preguntarnos si sólo sobrevivimos. —Miró a Burke y a Monty—. ¿Podrían
concertar una reunión con los líderes del Courtyard? ¿Una visita de buena
voluntad?

—Me gustaría estar incluido, si es posible —dijo Álvarez.

Cuando Burke lo miró, Monty dijo:
—Lo preguntaré.

Eso puso fin a la reunión. Burke le dio a O'Sullivan un aventón a la estación
de la calle Chestnut, mientras que Monty y Kowalski se dirigían de regreso al
Courtyard.

—Vamos a patrullar primero el barrio —dijo Monty cuando el Courtyard
estuvo a la vista.

Kowalski dio vuelta a la izquierda en la Avenida Crowfield y pasó la casa dúo
familiar y los edificios de apartamento que ahora pertenecían al Courtyard.

— ¿Algo que deba saber? —preguntó Kowalski.

—Nuestro nuevo Alcalde quiere reunirse con los líderes del Courtyard.

Kowalski condujo por un minuto, sin decir nada. Luego,
—Mientras no venga en bicicleta a la reunión, debería estar bien con los
Lobos.

43
Grabado en el hueso

—No estaba preocupado por él conociendo a los Lobos. Yo estaba pensando
en Tess. —Y lo que Chen y Álvarez podrían decir cuando se encontraran con Meg
Corbyn y vieran la prueba de lo que ella era.

44
Grabado en el hueso

Oficial Michael Debany
Estación de calle Chestnut
Lakeside

Querido Michael:

¿Recuerdas cómo se ven mamá y papá cuando están teniendo una
discusión muy intensa, lo que realmente significa que están teniendo
una pelea sobre algo? ¿Y cómo se pueden calmar y hablarnos con
normalidad como si nada estuviera sucediendo, y luego, volver a
ponerse intensos en cuanto salimos de la habitación? Bueno, creo que
ayer vi ese tipo de discusión entre Jesse Walker y Tolya Sanguinati.
Estaba pasando por la tienda general de Bennett y los vi por la ventana.
Me vieron también. Jesse se despidió y Tolya sonrió, y eso es lo que me
hizo pensar en mamá y papá.

No estoy chismeando. No realmente. Es sólo que Jesse es la líder de
los Intuye que viven en Pradera de Oro y Tolya está a cargo de Bennett,
y tenerlos enojados el uno con el otro no es bueno, sobre todo porque el
resto de nosotros no sabemos por qué están raros de repente cuando
habían estado trabajando juntos tan bien.

¿Podrías preguntar a los Sanguinati en Lakeside si han oído algo
sobre esto? No estoy tratando de meterme. Bueno, lo estoy, pero me
gusta estar aquí, y una de las casas fue despejada esta semana y está
disponible para nuevos residentes, y me dieron la primera opción, así
que Buddy y yo nos mudaremos a nuestro nuevo lugar la próxima
semana. Se siente extraño elegir muebles que pertenecían a personas
que fueron asesinadas por los Antiguos, pero la gente compra muebles y
otras cosas de las subastas todo el tiempo, y supongo que esto es lo
mismo, excepto que toda la ciudad murió y no de vejez o enfermedad.
Así que estoy tratando de pensar en ello como una subasta en toda la
ciudad, pero me alegro de que limpiaran la casa antes de verla.

Normalmente no me refiero a por qué hay una ciudad entera vacía
de gente. Pero es como un amigo diciéndote que sus padres se están
divorciando y después vuelves a casa y encuentras a tus propios padres
en medio de una discusión caliente. Te dices a ti mismo que no le
sucederá a tu familia, y luego ves que podría ser posible si la gente no
tiene cuidado con lo que dice y hace.

No estoy segura de enviar esta carta, porque estarás preocupado y
vas a querer que vuelva a casa. Pero estoy bien aquí. Realmente lo

45
Grabado en el hueso

estoy. Y no habría dicho nada si no hubiera visto a Jesse y a Tolya en ese
momento.

Esta es mi nueva dirección. Probablemente me mudaré cuando
recibas esta carta, pero incluso si no, Bennett no tiene muchos
residentes aún, así que la pensión tendrá mi correo si lo envías allí.

Hablando de residentes, un Lobo es nuestro nuevo sheriff. Su
nombre es Virgil Wolfgard, y emite una vibración "soy tan peligroso que
no necesito una pistola". En realidad, no es una vibración porque
realmente no necesita una pistola. Sólo muestra sus dientes y gruñe
para alentar la ley y el orden. Me llama Barbara Ellen. También Tolya. No
sé por qué. Todos los demás me llaman Barb.

Y hablando de vibraciones peligrosas, uno de los Panthergard ha
tomado posesión de una pequeña cabaña a las afueras de la ciudad. Hay
un tipo joven, un ser humano, que vive con él. Los he visto caminando
por la plaza del pueblo, pero se han mantenido a distancia. A todos nos
han dicho que les demos espacio: no llevar una bandeja para dar la
bienvenida a los nuevos vecinos. No es que ninguno de nosotros
realmente cocine ya que las comidas en la pensión y el hotel son gratis
para los residentes, pero tienes que comprar comida si quieres cocinar
para ti mismo. Entonces, ¿por qué hacer un bocadillo cuando se puede
obtener una comida equilibrada que mamá aprobaría hecha por otra
persona?

Me tengo que ir. Amor y grandes abrazos a mamá y papá. Y a ti
también.

Barb

46
Grabado en el hueso

Para: Vladimir Sanguinati y Simon Wolfgard,
Urgente

Jesse Walker es infeliz y ha amenazado con retirar su ayuda en el
trato con todas las tiendas y casas en Bennett. Ella quiere saber lo que
pretendemos hacer con la ciudad y los otros lugares humanos que los
Antiguos purificaron y recuperaron. ¿Tenemos la intención de repoblarlos
con Intuyes y Terráneos? ¿Se van a abandonar algunos lugares y se les
permitirá decaer? ¿Son los humanos que han venido a Bennett sólo
ayuda temporal y músculo o serán residentes en el sentido más
completo, tomando un comercio o trabajando en los negocios? Ella
quiere saber si Bennett va a ser una ciudad real o sólo un escenario para
los humanos que bajan del tren.

Como el abuelo Erebus pidió, los Sanguinati se están estableciendo
aquí. Estamos a cargo de la estación de tren, el banco, y la oficina de
correos / telégrafos, y yo soy el líder reconocido de la ciudad. Tenemos
cambiantes de muchos gard que han entrado y están dispuestos a
trabajar aquí, pero la mayoría tienen poca experiencia directa en estar
alrededor de los humanos. La mayoría de los jóvenes Intuye que han
llegado a Bennett tienen poca experiencia directa en estar alrededor de
Terráneos. Puesto que los Antiguos nunca están lejos, eso es un motivo
de preocupación.

Dicho esto, creo que Jesse Walker tiene razón. Originalmente, la
intención era asegurar a Bennett porque tenía la única estación de tren
en muchos kilómetros y no debería permitirse que cayera en manos de
humanos que podrían ser enemigos de los Terráneos. Con ese fin, tomé
nota de los negocios esenciales que tendríamos que mantener. Pero si la
ciudad va a ser más que un puñado de empresas que apoyan a las
personas que trabajan en la estación, entonces tenemos que
comprometer y permitir que los que quieren instalarse en un nuevo
lugar vengan a Bennett, especialmente las personas que, como Barbara
Ellen Debany, tienen una habilidad particular que necesitamos aquí.
Incluso podríamos usar a Bennett como una estación de envío para
enviar equipos a reclamar las otras ciudades vacías. Pero la selección de
los humanos adecuados es vital. Tenemos muchos jóvenes que se
quedarían si tuvieran la oportunidad de aprender un oficio. Lo que
necesitamos ahora son adultos que pueden dirigir los otros negocios.

¿Podría el Courtyard Lakeside actuar como un filtro y enviar a los
solicitantes a Bennett? Se adjunta una lista de profesiones y oficios que
Jesse Walker considera que deben ser llenados, sobre todo porque las
oficinas y negocios ya existen. No creo que todas estas vacantes

47
Grabado en el hueso

profesionales tengan que ser llenadas inmediatamente si no se
encuentra un candidato adecuado, pero creo que se debe hacer un
esfuerzo si queremos construir una comunidad mixta aquí de la misma
manera que ustedes la están creando cerca de Lakeside.

Tolya

PD: Barbara Ellen está bien. La he animado a escribir a su familia, y
me contó un Cuervo que trabajaba en la oficina de correos que envió
una carta sobre Sumor 26, pero no puede escribir tan a menudo como
desean sus familiares porque está ocupada haciendo nuevos amigos. Y
está igualmente ocupada cuidando de todos los animales domésticos
que quedaron atrás. Con tantas mascotas, como las llama, que
necesitan casas nuevas -o al menos nuevos cuidadores-, sugirió dar un
perro, gato o pájaro a cada nuevo residente como regalo de bienvenida.
Estoy tratando de desalentar esta idea sin decirle que los nuevos
residentes Terráneos podrían pensar que ella está dándoles una cena
fácil.

48
Grabado en el hueso

Capítulo 3

Thaisday, 2 de Messis

Fuera de la vista de las mujeres del apartamento, Simon se detuvo en la
puerta abierta y escuchó.

—Este va para este lugar —dijo Eva Denby—. Este color crema no es
interesante, pero es un buen tono neutro, y pintar todos los apartamentos del
mismo color lo hace más fácil.

—Los toques personales añadirán el color —dijo Twyla Montgomery—.
Además, no creo que ninguno de los inquilinos vaya a querer salir y gastar dinero
ahora mismo en comprar pintura diferente y hacer este trabajo de nuevo por su
cuenta.

—Tienes razón. Mis instrucciones eran limpiar y pintar y asegurarme de que
todo esté en orden. La fontanería funciona. Lo mismo ocurre con la electricidad. Y
que los dioses los bendigan, los Otros compraron nuevos electrodomésticos para
todos los apartamentos, incluyendo una lavadora y secadora instalada en cada uno
de los sótanos de los dos edificios de viviendas de piedra, así como para la dúo
familiar.

—¿Una lavadora y secadora compartida por la gente que vive en cuatro
unidades? ¿Planeas asignar días de lavandería para cada unidad?

—Sí, se trata de eso. Estoy pensando más en una hoja de inscripción para
reservar las lavadoras y secadoras si alguien quiere o necesita un tiempo o un día
en particular. Además, hay máquinas que funcionan con monedas en el centro
social del Courtyard, así como una lavandería en la Plaza del Parque Bird. Los
inquilinos pueden disfrutar de la cooperación y conveniencia, o pueden llevar su
ropa a otro lugar.

49
Grabado en el hueso

Simon pensó que sonaba justo. Una jerarquía de orden para el lavado. No era
tan diferente a alimentarse de un ciervo, los miembros dominantes de la manada
tenían la primera opción. Sería interesante ver cómo las mujeres que residían en los
apartamentos resolvían su dominio.

Mientras que esta charla sobre el lavado de ropa era interesante, hasta cierto
punto, tenía una razón para ir al edificio de apartamentos antes de ir a la reunión
para hablar del correo electrónico que él y Vlad habían recibido de Tolya
Sanguinati.

Entró en el apartamento y esperó a que las dos mujeres lo notaran.

—Señor Wolfgard. —Eva se secó las manos manchadas de pintura en un
trapo—. Dele un día para que la pintura se seque y Sierra y sus chicas pueden
mudarse.

—La cocina está limpia, los armarios, el piso, los platos y el resto están
guardados — agregó Twyla—. Pensaron bien en ofrecer lo básico.

Simon se encogió de hombros. La Asociación Empresarial tuvo una larga
discusión sobre cuánto deberían proporcionar a sus inquilinos. Al final, la decisión
se basó en los humanos que estarían viviendo en esas guaridas. Ruthie y Karl
Kowalski ya habían vivido juntos en un lugar diferente antes de ser expulsados,
por lo que no necesitaban mucho más allá de los electrodomésticos cuando se
mudaron al último piso de la casa dúo familiar ubicada entre los dos edificios de
piedra. Pero Merri Lee no tenía nada suyo más que ropa, libros, y artículos
personales, y a Nadine Fallacaro le quemaron su guarida y perdió todo menos un
par de cajas de papeles del negocio. Así que él, Henry y Vlad fueron a la Plaza del
Parque Bird con Ruthie y Eva Denby para comprar lo básico: vasos, cubiertos,
utensilios de cocina, cuatro juegos de platos, ollas y sartenes, ropa de cama y
toallas de baño. Compraron los elementos básicos para cada uno de los ocho
apartamentos, aunque sólo cuatro estaban a punto de ser ocupados.

Tal vez cinco. Por esa razón había ido hasta allí, para obtener una respuesta
sobre el quinto piso.

Miró a Twyla.

50
Grabado en el hueso

— ¿Ha decidido qué guarida quiere? —El teniente Montgomery había
tomado un apartamento de la planta baja en el edificio a la derecha de la casa dúo
familiar. A Sierra Montgomery y a sus cachorros se les había asignado un
apartamento en el segundo piso en el lado opuesto del edificio, a petición de
Montgomery. Nadine Fallacaro y Merri Lee tomaron los apartamentos de la planta
baja del otro edificio de piedra.

Hubo cierta vacilación en aceptar que dos hembras residieran en un edificio
que no tenía ocupantes masculinos, pero estaban al otro lado de la calle del
Courtyard, donde había un montón de machos de dientes afilados que
responderían a una llamada de ayuda y dos de los varones que residían en los
otros edificios -ahora propiedad del Courtyard- eran oficiales de policía. Tres si
contaban a Michael Debany, que todavía no vivía con Merri Lee, pero estaba
alrededor lo suficiente para ser contado como protección masculina.

Eso de no vivir aún con la hembra estaba siendo observado con gran interés
por la mayoría de los residentes del Courtyard. Hasta ahora, los Otros nunca
habían interactuado tan estrechamente con humanos como para poder observar los
rituales de apareamiento.

Y Simon tenía más razón que el resto para observar esos rituales. Le pareció
alentador que su acuerdo de vida con Meg fuera tan similar al arreglo de Debany
con Merri Lee porque significaba que un comportamiento de Lobo no tenía que
cambiar para ser visto como humano.

—Si no me necesita, limpiaré estas brochas —dijo Eva.

Simon se alejó de la puerta y de las paredes recién pintadas. La pintura no era
abrumadoramente apestosa ya que las mujeres habían abierto las ventanas, pero no
quería estar en el apartamento más tiempo del necesario.

—Bueno, ahora —dijo Twyla cuando estuvieron solos—. Quería hablarle
sobre eso. Me preguntaba si alguno de los monoambientes por encima del Taller de
costura y sastrería está disponible.

Estudió a la mujer mayor, confundido.
— ¿No quiere vivir con su manada?

51
Grabado en el hueso

Ella sonrió, mostrándole los dientes de prótesis, algo que aún quería que
alguien le explicara.
—Cuando un adulto Lobo se cansa de tener cachorros masticando su cola,
¿qué hace?

—Se levanta y se va.

—Exactamente. Amo a mis hijos y nietos, pero no quiero estar cerca de ellos
cada minuto del día.

No podía imaginar al Teniente Montgomery molestando a la señora Twyla lo
suficiente como para ser mordido, pero había visto que la Sierra a veces volvía a la
conducta juvenil alrededor de su madre, a pesar de tener dos cachorras propias.

—Estos apartamentos tienen porches y cocinas reales —señaló.

—Y un dormitorio extra que no necesito. —La sonrisa que le dio ahora no
mostró los dientes, pero fue más candente de alguna manera—. Voy a pasar mucho
tiempo en el apartamento de Crispin, cuidando a Lizzy cuando esté trabajando.
Pero necesita tiempo a solas con su hija, y ella necesita tiempo con él. Y Sierra
necesita estar sola sin que yo sea una muleta. Un monoambiente me permite estar
cerca si soy necesaria, pero no justo encima de mis hijos. No hay mucha limpieza
que hacer en un pequeño lugar, y estoy contenta por eso. Y está la Plaza Comercial.
Un montón de lugares para sentarse y disfrutar de una noche. Puedo seleccionar
un libro de la biblioteca, recoger una comida en La Carne no es Verde, y pasar una
hora leyendo fuera.

Podía hacer todas esas cosas si vivía en uno de estos apartamentos, pero se
veía segura de querer una pequeña guarida.

Eso significaba que todos los monoambientes estarían ocupados, ya que uno
iba a ser el aula para los cachorros humanos, Henry todavía quería mantener el que
utilizaba cuando trabajaba hasta tarde en su estudio y no quería volver al Complejo
Verde, y habían aceptado que Chris Fallacaro tuviera uno ya que no quería vivir
con Nadine, a pesar de ser parientes.

Lo que le dejaba con el problema de qué hacer con Emily Faire, la joven mujer
Intuye que contrataron para trabajar a tiempo parcial como enfermera practicante

52
Grabado en el hueso

en la oficina médica de la Plaza Comercial. Ahora que el Dr. Lorenzo pasaba lejos
de Lakeside tanto tiempo, haciendo su trabajo para el grupo de trabajo que estaba
recopilando información sobre las Casandras de sangre, necesitaban a alguien
confiable para cuidar a Meg cuando se cortaba. La Asociación Empresarial tenía la
intención de dejar que la Emily utilizara uno de los monoambientes; ahora
tendrían que encontrarle otro lugar donde vivir. Había habitaciones por encima del
centro social, pero aquellas habían sido utilizadas para relaciones sexuales y no
tenían nada más allá de una cama, una lámpara y una mesa. Los Terráneos habían
limpiado esas habitaciones, usando las estructuras de las camas individuales para
proporcionar camas para los niños humanos, aunque los padres de esos niños
insistieron en comprar nuevos resortes y colchones. Ya que cualquier olor en los
colchones se había desvanecido hasta el punto de que ni siquiera los Lobos podían
recoger nada, era dudoso que las narices humanas pudieran, pero había sido
importante para los humanos adultos, por lo que la Asociación Empresarial hizo
las compras adicionales.

«¿Simón?» Preguntó Vlad, usando la forma Terránea de comunicación. «Te
necesitamos en Aullidos, Buena Lectura».

«¿Problemas?»

«Parece que sí. El oficial Debany está molesto. Algo sobre una carta de su
hermana».

—Tengo que irme —le dijo Simon a Twyla. —Puede usar el monoambiente
que Meg tenía cuando llegó al Courtyard. ¿Sabe cuál es?

— ¿El único desocupado? —Twyla respondió.

—Sí. —Se apresuró a bajar las escaleras y salió por la puerta. Vaciló en la
acera y pensó si debía acercarse al semáforo de la esquina o simplemente cruzar la
calle. La Avenida Crowfield tenía suficiente tráfico a esta hora del día como para
que fuera prudente usar el semáforo, así que lo hizo. Luego se apresuró a Aullidos,
Buena Lectura para encontrar a Blair y Vlad frente a Michael Debany.

Vlad miró a Simon, y luego señaló a Debany.
—Hay una preocupación.

53
Grabado en el hueso

«Que no tiene sentido», añadió Blair.

—¿Cuál es el problema? —Preguntó Simon, centrándose en Debany, que
estaba en uniforme. El que incluía una pistola. Afortunadamente para el humano,
estaba agitando un pedazo de papel y no el arma.

—El problema es mi hermana, Bee.

—Barbara Ellen —Vlad aclaró—. Fue a Bennett como veterinaria en
formación para cuidar de los pequeños animales que se encontraron en las casas.

—Ella ha estado fuera de casa apenas un mes, y dice que se está mudando
con un tipo llamado Buddy —dijo Debany. Normalmente un hombre de
temperamento tranquilo, sonaba ronco.

Simon reflexionó sobre la información, tratando de resolver por qué esto era
un problema.
— ¿No quieres que tu hermana encuentre una pareja y tenga cachorros?

—Algún día. Ahora no. Y no con un tipo al que ella no ha mencionado a
nadie de la familia hasta ahora. ¿Qué sabemos de él? ¿Qué hace para ganarse la
vida? ¿De dónde vino?

— ¿Necesitas saber estas cosas porque no puedes darle un buen olfateo y
decidir si te gusta?

—Necesito saberlo porque es mi hermana pequeña y vive en una ciudad a
cientos de kilómetros de distancia en una región diferente de Thaisia, así que ni
siquiera puedo llamarla para averiguar qué está pasando. Necesito saberlo porque
soy policía y he visto las cosas malas que pueden sucederle a las mujeres jóvenes y
vulnerables. Y porque Bee no debería estar juntándose con un tipo.

—¿No te estás juntando con Merri Lee? —preguntó Vlad.

—Eso es diferente.

—¿Cómo? —Preguntó Simon—. Barbara Ellen y Merri Lee tienen casi la
misma edad.

54
Grabado en el hueso

—Eso no viene al caso. Es diferente.

—¿Por qué? ¿Por qué Merri Lee no tiene un hermano para gruñir y morderte
cuando vas a su guarida a aparearte?

—Podríamos gruñir y morder —dijo Blair, sonando más que dispuesto a
complacer.

Toda la ira se desvaneció de Debany. Les dirigió una mirada suplicante.
—Ella es mi hermana pequeña. ¿No hay alguien en Bennett al que puedan
preguntar acerca de este tipo Buddy? Se está mudando con él y ni siquiera
mencionó su apellido.

—Veremos lo que podemos hacer —dijo Simon.

Debany dobló el papel, lo guardó en el bolsillo del pecho y se fue.

—¿Vamos a ayudarlo? —preguntó Blair.

Simon asintió con la cabeza.
—La manada es importante para él, como lo es para nosotros.

—Tolya mencionó a Barbara Ellen en su correo electrónico, pero no dijo nada
sobre este Buddy —dijo Vlad—. Le enviaré un telegrama y utilizaré la red de
comunicaciones especial que los Intuye establecieron entre regiones. Deberíamos
tener una respuesta para mañana.

Tess atravesó el arco que unía Un pequeño Bocado con Aullidos, Buena Lectura.
Tenía el cabello aún marrón pero empezaba a encresparse, un signo de que aún no
estaba molesta... pero no estaba tranquila.
—Steve Barquero acababa de llegar a la reunión.

—Para un pueblo tan lejano, los ciudadanos de Bennett ciertamente nos dan
mucho que hacer —dijo Vlad.

Tess les dirigió una sonrisa aguda.
—Esperemos que podamos devolver el favor.

55
Grabado en el hueso

*****

— ¿Mamá? ¿Estás aquí?

Al oír la agitación de la voz de Sierra, Twyla respiró hondo y soltó un suspiro.
No esperaba esta charla.

—Acá estoy —Cuando su hija entró en el segundo de los dos dormitorios,
mantuvo su voz tranquila, conversacional—. El otro dormitorio tiene la puerta del
porche. Mejor si te quedas con ese y pones a Bonnie y Carrie aquí.

—Escuché a Ruth y Merri Lee hablando de trabajos que necesitaban ser
llenados en el Courtyard, incluyendo un puesto de secretaria en el consulado, así
que fui a hablar con Elliot Wolfgard. ¿Por qué le dijiste que no me contratara? Es un
buen trabajo, mamá, y estoy calificada para ello.

—Tienes las habilidades de mecanografía y el resto que se necesita para una
oficina —dijo Twyla—. Pero si estás pensando que te pagarían más por ese trabajo
que trabajando en la cafetería o la biblioteca o ayudando a limpiar tiendas y
oficinas, entonces estarías equivocada. Se espera que todos los que vive en el
Courtyard haga un trabajo de acuerdo a sus habilidades, por lo que a todo el
mundo se le paga la misma tarifa por hora, excepto, tal vez, a la gente que
realmente dirige los negocios. Escuché que podrías recibir un bono en efectivo en
tu sobre de pago si la Asociación Empresarial está satisfecha con tu trabajo, pero
esa es la única diferencia en el pago.

Podía ver por la expresión de Sierra que la muchacha no había aceptado esa
diferencia entre trabajar para los Otros y trabajar para una compañía humana.

—Eso no tiene sentido —dijo Sierra, renegando—. ¿Por qué le dijiste que no
me contratara?

—Porque me mentiste —respondió Twyla en voz baja. Viendo la mirada
culpable en el rostro de Sierra, asintió con la cabeza, sintiendo que su corazón se

56
Grabado en el hueso

hacía más pesado de dolor, pero también caldeado por un toque de ira—. Y
engañaste a los Otros que nos protegieron durante la tormenta.

— ¡No lo hice!

—Me dijiste que no sabías cómo contactar con Cyrus, que no dejó un número
de teléfono. Le dijiste a Crispin lo mismo. El Sr. Simon y el Sr. Vlad fueron muy
claros sobre que las llamadas locales se podían hacer en los teléfonos de las
tiendas, pero se esperaba que hiciéramos llamadas de larga distancia en nuestros
teléfonos móviles o que usáramos teléfonos públicos o que recibiéramos permiso
antes de hacer una llamada. Te oí llamar, hija. Escuché cuántos números
presionaste y eras consciente de que no era una llamada local.

—No puedo permitirme el lujo de comprar tiempo en mi teléfono móvil en
este momento —dijo Sierra—. Y fue sólo una llamada telefónica. Los Otros pueden
permitírselo.

—Y ese es el tipo de cosas que Cyrus dice para justificar tomar lo que no es
suyo —replicó Twyla—. Y escucharte decir lo que él diría es exactamente la razón
por la que le dije al señor Elliot que no te contratara. ¿Crees que no sé por qué
perdiste al menos dos buenos trabajos? ¿Crees que no sé que Cyrus fue y te habló
sobre hacer algo que sabías que estaba mal? Quizás dijiste que no la primera vez
que te lo pidió. Tal vez incluso la segunda. Pero siempre le has escuchado más de
lo que nos has escuchado a tu papá y a mí. Es como un veneno para ti,
consiguiendo lo que quiere y dejándote con las consecuencias. Cyrus no sufre
cuando pierdes un buen trabajo. Puede ser incomodado porque una de sus fuentes
se seca temporalmente, pero no sufre. Las que pagan son tú y tus hijas. ¿Alguna
vez piensas en tus chicas cuando él viene llamando, queriendo robar provisiones o
sacarte alguna información confidencial que él puede usar para su beneficio? Está
comprando drogas y bebidas alcohólicas e ignorando a su propia esposa e hijos
mientras luchas para conseguir dinero suficiente para poner una comida delante de
tus chicas.

—Jimmy es mi hermano. Se supone que debemos ayudar a la familia —gritó
Sierra.

Twyla nunca pudo comprender por qué tantas personas, incluidos sus hijos,
no podían estar satisfechos con el nombre que les daban. Pero su marido, James, lo

57
Grabado en el hueso

había iniciado en su propia familia llamando a su primogénito CJ en lugar de
Crispin James. Eso había durado toda la escolaridad del muchacho hasta que fue a
la academia de policía. Luego se convirtió en Monty para sus amigos y colegas.
Cyrus James, por otro lado, decidió optar por Jimmy como su nombre preferido
desde el momento en que pudo hablar. Y Sierra terminó siendo llamada Sissy por
sus hermanos, una palabra que Twyla sospechaba que significaba algo diferente
para cada chico, para uno un término de afecto, para el otro, una burla.

—¿No son tus propias hijas también familia, Sierra? —Preguntó Twyla en voz
baja—. ¿No les debes al menos tanta lealtad como le muestras al hermano que
nunca ha hecho una sola cosa por ti?

—Hizo mucho, renunció a mucho.

Había luchado esa batalla durante todos los años en que Sierra estaba
creciendo, había sentido la frustración de saber que Cyrus caló de alguna manera
tan hondo bajo la piel de Sierra, que ni ella, ni James ni Crispin fueron capaces de
hacer o decir nada que pudiera desalojar la influencia de Cyrus. Lejos de él, la
muchacha era brillante, cariñosa, una buena madre y una empleada estable. Pero
todo lo que Sierra sabía sobre el bien y el mal se derrumbaba cuando Cyrus
aparecía.

—Tú traicionaste a tus empleadores —continuó Twyla—. Me has mentido
más de una vez a mí o a Crispin o a tu papá cuando aún estaba vivo. La mayoría de
las veces no eres una mentirosa o una tramposa. Pero sospecho que le has contado
lo suficiente a Cyrus sobre el Courtyard, para que esté de camino aquí, pensando
en conseguir un apoyo financiero.

Estudió a su hija. Sierra tenía dos años cuando ella y James la adoptaron.
Crispin tenía doce, Cyrus nueve. Un muchacho abrazó la idea de tener una
hermana pequeña; al otro muchacho le había ofendido desde el día en que había
entrado en su casa. Tal vez fue la naturaleza humana el querer agradar a la persona
que te rechazaba, que quería que probara que merecía ser amada. Tal vez. Pero no
importaba lo que hiciera Sierra o cuánto diera, Cyrus nunca amaría a su hermana
pequeña. Era una verdad dura de admitir para una madre, pero Cyrus James
Montgomery nunca había amado a nadie salvo a sí mismo.

58
Grabado en el hueso

—Eres una mujer adulta —dijo Twyla, sintiéndose cansada—. Si esto fuera
sólo otro trabajo, habría dejado la decisión entre tú y el Sr. Elliot acerca de si él
quería que trabajaras para él. Pero esto no es sólo otro trabajo. El Sr. Elliot se ocupa
del Alcalde y del resto del gobierno de la ciudad. Creo que hay mucha información
que podría valer algo de dinero para las personas equivocadas. Cyrus lo sabría, y
nunca le toma mucho tiempo encontrar a la gente equivocada. Y no le tomaría
mucho tiempo aplicar todo lo que tiene sobre ti para que hagas el mal por él. Pero
esta vez, muchacha, no perderías solo un trabajo y un lugar para vivir; no sólo
estarías sacándole la comida a tus hijas. Los Otros tienen su propia manera de
lidiar con la traición, y es más dura que recibir una carta de despido.

—CJ no fue justo —dijo Sierra—. Podría haber enviado a Jimmy la tarifa del
tren si lo hubiera querido, pero Jimmy tuvo que huir de Toland por su cuenta.

Twyla notó que no había ninguna mención de la esposa o los hijos de Cyrus.
— ¿Está de camino aquí?

Sierra vaciló, luego asintió.

— ¿Dónde va a quedarse, especialmente si tiene a su familia con él? —Ella
nunca lo admitiría ante Sierra, o ante Crispin cuando él se enteró de su elección,
pero ésta era una de las razones por las que quería el monoambiente. Podía
rechazar a Cyrus y a su esposa, Sandee, pero si tenía una habitación libre, sería
difícil negarse a dar a los nietos un lugar donde dormir. Y Cyrus no dudaría en
utilizar a sus hijos como la cuña para obtener tanto de ella como pudiera. Lo cual
no era mucho, teniendo en cuenta lo poco que tenía en este momento, pero aún así
le agriaba el día saber que sus hijos pagarían por sus planes, porque ayudarlos
significaba ayudarlo a continuar haciendo mal, y eso no lo iba a hacer.

—No todos los apartamentos están ocupados —dijo Sierra en voz baja—. Y no
tenemos que pagar...

— ¿Eso es lo que le dijiste? ¿Tienes un lugar libre de alquiler? muchacha, ¿qué
estás usando como cerebro en estos días?

—Los Otros dijeron que podíamos vivir aquí. Incluso nos han dado muebles
y cosas.

59
Grabado en el hueso

—No te están dando esas cosas. Están proporcionando algunos muebles que
se quedan con el apartamento. Esas cosas no son para que hagas lo que quieras. Y
vivir en esos edificios no es gratis. Crispin no trabaja en el Courtyard, por lo que
paga el alquiler como lo haría con cualquier otro propietario. Para las personas que
trabajan en el Courtyard, el alquiler se deduce del pago por adelantado, algo en lo
que deberías pensar si vas a vivir aquí.

Sierra la miró con la boca abierta.

—Bueno. —Twyla suspiró—. Será mejor que decidas rápido si quieres
encontrar un trabajo en un negocio local y pagar el alquiler igual que Crispin o si
vas a trabajar en el Courtyard haciendo lo que te asignen hacer.

Sierra salió de la habitación. Unos momentos después, Twyla oyó la puerta
del apartamento cerrarse.

No era de extrañar que la chica no hubiera asimilado todo en cuando los
términos de empleo fueron explicados. A ellos se les había dicho que trabajaban en
el Courtyard poco después de la tormenta que cayó el mes pasado: la tormenta y el
terror que siguió a su paso.

El terror no había desaparecido. No completamente. Nadie decía nada, pero
Twyla lo sabía por la forma en que Eva y Pete Denby mantenían un ojo vigilante en
sus hijos, por la manera en que Crispin llamaba para saber de Lizzy y Sierra un par
de veces al día a pesar de estar con ellas cada noche. Lo sabía por la forma en que
los Cuervos volaban para ver lo que estaba sucediendo en los apartamentos,
curiosos por los humanos, por supuesto, pero también atentos a lo que podría
susurrar más allá de los edificios sin ser visto. Lo sabía por el modo en que los
Lobos aullaban por la noche.

Y no necesitaba oír a Meg Corbyn liberar profecías para saber qué pasaría con
los humanos en esta ciudad si los Lobos dejaban de aullar.

Necesitaba decírselo lo más pronto posible a Crispin. Y necesitaba advertir a
Meg sobre Cyrus. Mucha gente ahora era consciente de lo que significaba que una
chica tuviera cicatrices uniformemente espaciadas. Cyrus miraría a Meg y vería su
billete a la riqueza más allá de toda medida. No consideraría que podría ser
atesorada por otros por razones muy diferentes.

60
Grabado en el hueso

Si encontraba una oportunidad y actuaba sobre ella, podría matarlos a todos.

*****

Steve Barquero devolvió la carta de Tolya a Simon.
— ¿Se está limitando como colonos potenciales a Intuyes y Terráneos?

— ¿Quién más tenías en mente? —preguntó Simon.

—La gente de Vida Simple. —Steve miró a Henry, Tess, Vlad y Elliot antes de
concentrarse en Simon—. No me había dado cuenta de que estaban siguiendo de
cerca lo que estaba sucediendo en el Medio Oeste hasta que James Gardner
preguntó a Roger Czerneda a quién iban a reubicar en las ciudades vacías. Las
familias de Vida Simple tienen los mismos desafíos que cualquier grupo humano,
espacio limitado y oportunidades para sus hijos. Hay gente en Isla Grande que está
interesada en reasentarse. Unos cuantos jóvenes de Vida Simple se van a reasentar
en la comunidad River Road y están felices de tener su propio lugar que además no
está lejos de su hogar y su familia. Pero otros... —Se reclinó hacia atrás—. Tengo la
sensación de que algunos de la gente de Vida Simple no quieren abandonar
completamente su estilo de vida, pero están buscando expandir lo que está
disponible para ellos. La forma de vida Intuye está en algún lugar entre Vida
Simple y lo que la mayoría de la gente que vive en Lakeside consideraría las
necesidades básicas.

—¿Alguno de los jóvenes de Vida Simple sabe sobre ganado vacuno? ¿Acerca
del ganado bovino? —preguntó Henry.

Steve asintió.
—Vacas lecheras. Caballos. Algunas ovejas y cabras. Pollos.

Simon se rascó detrás de una oreja. Ninguno de los humanos de los ranchos
entre Pradera de Oro y Bennett sobrevivieron a la ira de los Antiguos. Pero no todas
las casas y dependencias fueron destruidas, y los animales todavía estaban allí
afuera. Los Intuye que trabajaban en el rancho de Pradera de Oro no podían
manejar todo el ganado, además los humanos de Vida Simple que ocuparan los
ranchos vacíos no podían provocar a los Antiguos a otro ataque.

61
Grabado en el hueso

—Lo consideraremos.

— ¿Cómo quieres hacer esto? —Preguntó Steve—. ¿Llamar a una feria de
trabajo?

Todos lo miraron fijamente.

—¿Te refieres a que un grupo de humanos vengan a nosotros buscando
trabajo? —preguntó Vlad finalmente.

Steve se estremeció.
—No exactamente. Algo por el estilo. Si puedo tener una copia de la lista de
habilidades deseadas, le pediré a Lois Greene, la editora del Periódico de Isla
Grande, que imprima una página especial con la información, y veré que se
distribuya a la gente de Vida Simple así como a los Intuye en Desembarco del
Ferry. —Soltó un suspiro—. Deberías saber que he estado recibiendo algunas
preguntas de los asentamientos Intuye en el Medio Oeste preguntando si los
Terráneos van a permitir que las ciudades vacías sean reasentadas. Obviamente no
pueden venir aquí para una entrevista personal, pero es algo que los líderes
Terráneos deben tener en cuenta.

—Ninguno de esos lugares será humano o controlado por humanos —dijo
Simon—. Ya no.

—Creo que todo el que está preguntando se da cuenta de que "vacío" significa
vacío de humanos, no vacío de otros seres —respondió Steve.

—Quiero saber más sobre esta feria de trabajo —dijo Tess—. Decirle a los
Intuye y a la gente de Vida Simple sobre el trabajo potencial en Bennett es una cosa,
pero la noticia se extenderá a los humanos por ahí, y ¿qué haremos con los
indeseables que piensan que tienen derecho a trabajar sin importarles si están
cualificados o no...? ¿O sin importarles si los Terráneos los quieren?

—No vamos a difundirlo más allá de Isla Grande —dijo Steve.

—Los humanos notarán que muchos humanos se están reuniendo en el
Courtyard —dijo Henry—. Algunos serán curiosos y se unirán a ellos, descubrirán
por qué están allí y aplicarán para el trabajo.

62
Grabado en el hueso

—Las personas que se han acercado a mí han estado pensando en esto por un
tiempo, —dijo Steve—. Tal vez han estado deseando un cambio por mucho más
tiempo, pero no vieron cómo lograrlo. Y tal vez esta es una oportunidad para
alguna de su gente también. ¿Hay alguien aquí que sea capaz de dirigir un negocio
pero seguirá siendo subordinado si él o ella permanece en Lakeside?

Simon se sentó, pensando en la pregunta y en los residentes del Courtyard.
Había al menos uno que se ajusta a esa descripción.

—Voy a especificar que esta feria de trabajo es para tomar un trabajo en
Bennett, y que la entrevista de aquí es preliminar. La decisión final será tomada por
los líderes en Bennett, por lo que existe la posibilidad de que una persona sea
devuelta a Isla Grande si no es adecuada.

—O si se siente incómoda cuando lleguen allí —dijo Vlad.

Jóvenes Intuye ya había viajado a Bennett para ayudar a ordenar los
suministros de alimentos, organizar la ciudad y descartar los alimentos en mal
estado, esas fueron algunas de las primeras cosas que habían hecho. Algunos de
esos jóvenes, en su mayoría varones, se habían quedado en Bennett con la
esperanza de encontrar otro tipo de trabajo. Algunos habían expresado su interés
en ir a la siguiente ciudad que necesitaba limpieza y fueron reasignados. Otros
habían regresado a Isla Grande, desconcertados por la sensación de los Antiguos
vigilando la ciudad.

—Los Sanguinati controlan Bennett en su mayor parte, pero el nuevo sherif
es un Lobo —dijo Simon—. Podría ser útil si pudiéramos encontrar algún tipo de
humano para ser su ayudante.
—Puedo empacar currículos y enviártelos —dijo Steve—. Puedes revisarlos e
invitar a las personas que desees entrevistar.

Simon meneó la cabeza.
—No podremos saber lo suficiente de un papel para decidir si vamos a
enviarlos a Bennett para que Tolya los evalúe.

—Entonces, repartan la feria de trabajo durante varios días, cada día se
dedicará a un tipo específico de trabajo.

63
Grabado en el hueso

Vlad asintió con aprobación.
—Un día para la granja y los trabajadores del rancho y la gente de apoyo
como cocineros y tales. Otro día para las tiendas, y otro para los profesionales con
las habilidades médicas y legales que Jesse Walker sienta que deben ser incluidos.

Simon miró a Steve.
— ¿Cuándo puedes reunir a los humanos?

—Un par de días después de que se distribuya la lista de trabajos. Hablaré
con Lois Greene tan pronto como regrese a Desembarco del Ferry. Y arreglaremos
los autobuses para transportar a la gente de Isla Grande.

—Entonces las entrevistas comenzarán el lunes siguiente —dijo Simon—.
Empezaremos con los humanos que quieren trabajar en las granjas y ranchos.

Steve se apartó de la mesa de conferencias. Luego vaciló y miró a Simon.
—Me gustaría saludar a Meg, hacerle saber cómo lo están llevando las jóvenes
Casandra de sangre y nuestro progreso en la construcción del campus para ellas.
Comenzamos la construcción del edificio residencial.

Simon luchó para mantener sus dientes en forma humana y se recordó a sí
mismo que Steve no era un rival.

Además, Nathan estaría en la Oficina del Enlace vigilando a Meg.

—A Meg le gustaría eso —dijo. Entonces fue su turno de vacilar—. ¿Y Jean?—
Jean y Meg habían sido amigas en el recinto donde fueron retenidas, entrenadas y
utilizadas. Jean estaba física y mentalmente dañada, y sólo marginalmente cuerda.
Pero veía cosas que las otras profetas de la sangre no veían.

—Jean. —Steve pensó por un momento—. Ella tiene algunos problemas con
los animales de la granja -incluso dentro de las rutinas de cuidarlos, puede haber
demasiadas cosas diferentes- pero está logrando ayudar a Lorna Gardner a trabajar
en el huerto de la familia. Las cosas pueden florecer y las verduras pueden crecer
más grandes de la noche a la mañana, pero no se mueven alrededor, así que Jean
puede manejar el cambio. Lorna dice que a veces Jean se sienta y mira una planta

64
Grabado en el hueso

de calabacín por horas. Lorna no sabe por qué hace eso o lo que ve que el resto de
nosotros no, pero le da a Jean un poco de paz.

«Tengo que hablar con todos vosotros, salvo Barquero» dijo Elliot, usando la
forma Terránea de comunicación.

—Yo te acompañaré —dijo Vlad, dejando la sala de conferencias con Steve.
Regresó un minuto más tarde y volvió a sentarse.

Elliot les habló de su conversación con Twyla Montgomery. No habría
hablado en contra de su propia cachorra sin una buena razón.

—El Teniente Montgomery es cuidadoso cuando trata con nosotros —dijo
Henry—. No habría traído a alguien al Courtyard que pudiera causar problemas a
Lizzy o a la policía.

—Hermanita —dijo Simon, pensando en la reacción del agente Debany ante
las noticias de que Barbara Ellen se estaba mudando con el Buddy—. Montgomery
no habría mantenido a la Sierra sin refugio frente a la tormenta que azotó a
Lakeside. Y la Sierra y la señora Twyla vivían en Toland, lo que lo hacía más difícil.

—Pero él no trató de salvar a su hermano —dijo Elliot.

—Puede que no. O tal vez se dio cuenta de que el hermano era un peligro
para el grupo entero.

—¿Y si el hermano aparece aquí y parece ser un peligro para nosotros? —
preguntó Tess. Rojas vetas aparecieron en su cabello cuando empezó a enrollarse.

—Trataremos con él —contestó Vlad.

—¿Y si parece ser un peligro para Meg?

Simon gruñó, revelando colmillos de tamaño Lobo. La piel saltó sobre su
pecho y hombros.

Tess estudió a Simon, luego a Vlad.
—De acuerdo entonces.

65
Grabado en el hueso

—La señora Twyla dijo que los humanos que trabajaron para nosotros en el
consulado no hicieron bien su trabajo, una opinión con la que estoy de acuerdo —
dijo Elliot—. Pero necesitamos personal de apoyo, sobre todo porque el agente
O'Sullivan también está trabajando fuera del consulado, así que me gustaría
acercarme a Katherine Debany, la madre del oficial Debany. La señora Twyla piensa
que sería una buena trabajadora y que tiene las habilidades necesarias.

—Hablaré con el abuelo Erebus y veré si alguno de los Sanguinati quiere
aprender el trabajo de oficina —le ofreció Vlad.

—Y voy a hablar con Nadine y ver si podemos proporcionar productos
horneados y sándwiches durante la feria de trabajo sin perjudicar a nuestros
propios humanos — dijo Tess.

Así decidido, se separaron para ir a su propio trabajo. Pero Tess, Henry, Vlad
y Simon caminaron por el camino de acceso y cada uno de ellos miró la nueva
pantalla que permitía a Meg mantener abierta una de las puertas laterales sin
luchar contra los insectos durante todo el día. No se detuvieron, no miraron
fijamente, pero todos escucharon el tono de la voz de Steve mientras hablaba con
Meg.

Satisfecho de que no hubiera necesidad de interferir, Simon continuó hacia la
puerta trasera de Aullidos, Buena Lectura.

— ¿Vas a hablar con John? —preguntó Vlad.

—Sí. Sería un buen candidato para dirigir la librería en Bennett. Ha trabajado
con humanos y se lleva bien con ellos. Puede enseñar a los jóvenes, tanto humanos
como Terráneos, a dirigir una librería. Y sería bueno tener otro Lobo allí... que no
sea tan rápido a la hora de morder como Virgil.

—Entonces, ¿conoces al nuevo sherif de Bennett?

—Sí. — Y es por eso que la personalidad contaría tanto como la habilidad al
elegir a un potencial lugarteniente para el Lobo.

*****

66
Grabado en el hueso

Teniendo en cuenta el número de Halcones que se habían instalado en la
barandilla del porche del apartamento y los Cuervos que se habían instalado en el
techo o en los árboles cercanos, Monty no estaba seguro de lo privada que fue su
charla con su madre, pero no le importaba. Lo más probable es que Jimmy
estuviera de camino a Lakeside en este momento, pensando que el Courtyard le
proporcionaría alojamiento y comida gratis. Pero a no ser que desperdiciara
recursos policiales para localizar a un hombre que, a los ojos de la ley, no había
cometido un crimen -al menos recientemente-, no había manera de encontrar a
Jimmy antes de que llegara a la ciudad.

Dioses. No sabía si Simon o Vlad tenían alguna experiencia con ese tipo de
personalidad manipuladora, alguien que no hacía nada por nadie a menos que
fuera la única manera de conseguir algo para sí mismo. No sabía si tenían alguna
experiencia con un humano que tenía una astuta inteligencia callejera y una
absoluta convicción de que ninguna acción suya tendría consecuencias para él. Y si
hubiera consecuencias, ese humano las desecharía como insignificantes en el
momento en que se hubiera escapado o el siguiente plan apareciera en su cabeza.

Sólo la idea de que Jimmy estuviera ahí, rodeado de policías, Lobos y
Sanguinati, hizo temblar a Monty. Y Tess. No quería pensar en qué pasaría si Cyrus
James Montgomery intentara alguna estafa contra Tess. O qué pasaría si Jimmy se
acercara mucho a Meg Corbyn.

Pero parecía que iba a tener que tratar con su hermano. Su madre no iba a
soportar tonterías, pero pararse firme contra las adulaciones de Jimmy, los planes y
las mentiras flagrantes le costaría mucho trabajo; siempre fue así, incluso cuando
Jimmy era pequeño y sus mentiras y planes no tenían graves repercusiones. Y a
diferencia de Sierra, su madre comprendía que no podía ser descuidada con los
Otros.

Antes de convertir sus negocios personales en una preocupación profesional,
había una persona a la que Monty quería ver.

Tras haber cruzado la intersección de la Avenida Crowfield y la Calle
principal, Monty notó el letrero de venta en El Ciervo y la Liebre, la taberna al otro
lado de la calle del Courtyard, la taberna que había proporcionado refugio para los
partidarios de HPU y otros intrigantes. ¿Había estado el dueño entre los que

67
Grabado en el hueso

murieron cuando los Antiguos barrieron la ciudad? ¿O era el hombre que vendía el
lugar con la intención de comprar otra taberna en una parte diferente de Lakeside?

Al abrir la puerta principal de la Oficina del Enlace, Monty asintió con la
cabeza a Nathan, que lo observaba pero no con desafío.

—Teniente. — Meg salió de la sala de clasificación y se paró en el mostrador
—. Acaba de atraparme. Estaba a punto de cerrar para el descanso del mediodía.

— ¿Podrías darme un par de minutos antes de irte? —Preguntó.

—Por supuesto. —Meg abrió el paso para que Monty pudiera reunirse con
ella en la sala de clasificación. Cerró la puerta privada parcialmente, la mayor
privacidad que un hombre humano podía tener alrededor de Meg.

—Hay algo que necesito saber —dijo Monty. Levantó una mano como si ella
hubiera buscado su navaja de plata—. No es lo suficientemente crucial como para
pedir un corte. Tenía la esperanza de que las cartas pudieran proporcionar alguna
orientación.

Meg lo estudió y él la estudió. Él vio su deseo de agarrar la excusa para
hacerse un corte, para sentir la euforia que provenía de la profecía hablada. Él la
vio luchar con el conocimiento de cómo Simon Wolfgard y sus amigos, tanto
Terráneos como humanos, reaccionarían ante ella haciéndose un corte cuando
había logrado mantener su adicción a raya durante varias semanas.

—Podría probar las cartas —dijo Meg finalmente. Abrió un cajón y sacó una
caja de madera tallada. Abrió la caja, sacó los mazos de cartas y las extendió sobre
la mesa de clasificación. Luego colocó las manos justo encima de las cartas—. ¿Cuál
es tu pregunta?

— ¿Qué pasará si Cyrus James Montgomery, alias Jimmy, viene a Lakeside?
Habla, profeta, y yo escucharé. —No estaba seguro de si esas palabras eran
necesarias cuando Meg usaba las cartas, pero formaba parte del ritual de la
profecía cuando usaba la navaja, así que dijo las palabras.

Meg cerró los ojos. Monty esperó. Entonces sus manos se movieron como si
estuviera buscando algo por el tacto. Ella eligió una carta, pero frunció el ceño y su

68
Grabado en el hueso

mano derecha siguió moviéndose sobre las cartas esparcidas sobre la mesa.
Finalmente escogió una segunda carta y suspiró, como si se liberara de un
malestar.

Meg giró las cartas para que pudieran ver la respuesta.

La primera carta mostraba una explosión. La segunda carta era una figura con
capucha sosteniendo una guadaña.

—Ayer saqué esa carta. —Meg señaló la explosión—. Hice una pregunta
sobre Lakeside, y esa fue la carta de acción.

Monty había aprendido bastante sobre cómo Meg usaba las cartas proféticas
para saber que usualmente seleccionaba una carta para una respuesta simple a una
pregunta y tres cartas para una respuesta compleja que requería sujeto, acción y
resultado. Sospechó que sacar dos cartas era inusual.

—Cuando seleccionaste las cartas ayer, ¿cuál fue la carta de asunto que
precedió a la explosión?

—Una carta de viaje, tren / autobús / coche. La carta de acción fue la
explosión.

— ¿Y el resultado?

—Futuro incierto. —Ella parecía preocupada.

Monty se sintió igualmente preocupado.
—Gracias, Meg.

—La señora Twyla llegó esta mañana. Ella lo mencionó también. Cyrus James.
Dijo que debía alejarme de él por lo que soy.

—Desafortunadamente, eso es cierto. Jimmy trataría de usar tu... talento...
para su propio beneficio. Si lo ayudas una sola vez, lo siguiente que sabrás es que
estaría trayendo amigos a tu alrededor y presionándote para que leas las cartas
para ellos o para hacerte un corte si las cartas no dieran una respuesta satisfactoria.

69
Grabado en el hueso

Meg pareció alarmada.
—Traer extraños al Courtyard sería peligroso y causaría problemas.

—Sí, así es. —Jimmy tenía un don para comenzar algo, apretando lo que
podía de él, y luego alejándose antes de que las cosas se estropearan y se
convirtieran en un verdadero problema. Empezar algo que implicaba a Meg no
sería un problema; sería letal.

Meg volvió a poner las cartas en la caja, formando pilas que encajaban en el
espacio, pero sin intentar poner las cubiertas juntas.

—Será mejor que cierre. Me reuniré con Simon para almorzar.

Monty esperó a que ella cerrara, y luego caminó con ella a la puerta de atrás
de Un pequeño Bocado. Simon no estaba allí todavía y Monty se sintió aliviado.
Todavía no estaba listo para charlar con Wolfgard.

Primero hablaría con Kowalski y Debany, sería honesto con ellos sobre el
daño potencial que su hermano Jimmy podría hacer si llegara a Lakeside. Luego
hablaría con el Capitán Burke y el Agente O'Sullivan, les hablaría de las cartas que
Meg había sacado como respuesta a su pregunta. Y finalmente hablaría con Simon
sobre el hermano que obedecía la ley sólo cuando le convenía. Por supuesto, la ley
humana no se aplicaba en el Courtyard, y Monty ya sabía la dura elección que
tendría que hacer, si los Lobos perseguían a Jimmy.

70
Grabado en el hueso

Para: Tolya Sanguinati.
Urgente

El Oficial Debany está preocupado porque Barbara Ellen se está
mudando a una casa con un hombre llamado Buddy. ¿Lo conoces? ¿Es él
una pareja adecuada para ella? Por favor, responde lo antes posible.

Vlad

71
Grabado en el hueso

Para: Vladimir Sanguinati.
Urgente

Buddy es un compañero de habitación adecuado para Barbara
Ellen, pero no es una pareja adecuada. Buddy es un perico.

Tolya

72
Grabado en el hueso

Querida Meg,

Estos son bocetos de mi amiga Amy Wolfgard. Siempre que estoy
afuera dibujando, ella intenta robar mis lápices. Pensé que iba a
masticarlos, como los Lobos mastican ramitas para limpiar sus dientes.
Entonces, sólo esta semana, ella cambió a (sobre todo) la forma
humana, y descubrí que había estado tratando de indicar su interés en
lo que estaba haciendo. Ella quiere dibujar también, y tratar de tomar un
lápiz fue su petición para jugar, para compartir. Quiero mostrarle cómo
dibujar, pero no sé cómo. No puedo explicar lo que estoy haciendo o
cómo puede hacer lo mismo. Nadie me enseñó; sólo sostengo un lápiz y
las cosas se dibujan en el papel.

Grace Wolfgard bajó a la aldea Intuye aquí en Aguas Dulces para
ver si su pequeña librería tenía libros sobre cómo dibujar, pero no tenían.
Jackson y algunos hombres Intuye incluso fueron más lejos en el camino
a Resistencia, la ciudad humana. Lo que queda de la ciudad humana.

¿Dónde pueden ir las personas que sobrevivieron a los Antiguos si
quieren dejar el lugar donde viven ahora? Jackson dijo que la gente de
Resistencia era tonta por cargar sus coches y escabullirse en el medio
de la noche. Dijo que debería haber salido al amanecer y viajado
durante las horas de luz del día porque todos los humanos habían sido
advertidos de que no hay seguridad en la oscuridad. Pero algunas
personas no escucharon, y ahora los Grajos y las Águilas están volando
por los caminos y diciendo a los Lobos e Intuyes dónde encontrar los
coches y lo que queda de los cuerpos.

Las personas que se quedaron en la ciudad se van a quedar. Le
dijeron a Jackson y a algunos de los Intuye que ese nunca fue un lugar
amable para los humanos, pero que perdurarían como sus antepasados
aguantaron. Eso es lo que escuché a Jackson decirle a Grace.

Nada se siente diferente en el asentamiento Terráneo. Bueno,
Jackson y Grace han decidido que todos los jóvenes deberían tener algún
aprendizaje de libros. Han contratado a una maestra Intuye para que
asista al asentamiento para enseñar a todos los que quieran aprender a
leer y escribir y a hacer sumas. Así que todas las mañanas, los Lobos
llevan una pizarra a un lugar sombreado, y jóvenes de todos los gard,
Águilas, Grajos, Cuervos, Halcones, Lobos, e incluso uno de las Panteras
se reúnen para escuchar a la maestra. La mayoría no cambia a una
forma humana; no creo que la mayoría de ellos lo hayan intentado. Pero
todos escuchamos. Grace dijo que incluso si esto es simple para mí y
algo que aprendí antes, tengo que prestar atención porque tengo que

73
Grabado en el hueso

dar ejemplo el resto de los jóvenes sobre cómo comportarse durante la
escuela. Creo que estoy haciendo un buen trabajo la mayoría del tiempo,
pero a veces cuando estoy escuchando a la maestra me deslizo a un
lugar diferente donde todavía oigo su voz pero está lejos. Y luego
parpadeo y hay un dibujo llenando una página de mi cuaderno y todo el
mundo me está mirando, incluyendo la maestra. Pero nadie dice nada.
Nadie amenaza con cortarme los dedos como lo hacían cuando vivíamos
en el recinto. Jackson solo va a donde estamos teniendo clase y elimina
el dibujo de mi cuaderno, y la maestra comienza a hablar de nuevo.

Grace dice que las jóvenes Casandras de sangre que están viviendo
con los Intuye están bien. Tienen días estructurados que incluyen la
escuela y tareas apropiadas para su edad. También pueden
experimentar un poco de algo nuevo cada día. La tierra alrededor de
nuestro asentamiento es igual y diferente cada día. Me gusta.

¿Podrías mirar en tu librería y ver si hay algún libro para enseñar a
alguien cómo dibujar? Voy a pagar por ello, una vez que averigüe cómo
hacerlo.

Tu amiga,

Esperanza Wolfsong

74
Grabado en el hueso

Capítulo 4

Moonsday, 6 de Messis

John Wolfgard miró a Vlad, luego se centró en Simon.
— ¿Estás seguro?

—Estamos seguros —respondió Simon—. Sabes cómo manejar una librería y
sabes cómo trabajar con humanos. Y tener otro Lobo en Bennett sería algo bueno.
—Estudió al otro Lobo antes de añadir—. No te estoy diciendo que tienes que irte.
Es tu elección. Sólo hay otros dos Lobos en este momento, así que será una
pequeña manada para cazar presas.

—Pero no tendrás que depender de lo que encuentres como única comida
disponible —dijo Vlad—. Bennett tiene mucho alimento para los próximos meses o
más.

John pensó por un momento.
— ¿Es dominante alguno de los otros Lobos?

—Virgil —dijo Simon. Se había preguntado cómo Virgil y Tolya habían
resuelto cuál de ellos era el depredador dominante. Puesto que Tolya seguía a
cargo de la ciudad y, como sherif, Virgil trabajaba técnicamente para él, el Lobo
debió haber comprendido instintivamente cómo de mortal el Sanguinati podría ser.

— ¿Cuándo me voy? —preguntó John.

—Tan pronto como sea posible. Tienen que volver a poner en marcha las
tiendas. Escribiré la carta de viaje esta noche.

—Quizá John debería esperar a tomar el tren durante un día o dos —dijo Vlad
—. Será más fácil si un grupo viaja todo junto, especialmente si hay gente de Vida
Simple entre los nuevos residentes de Bennett.

75
Grabado en el hueso

Simon asintió con la cabeza. El primer día de la feria de trabajo de la granja y
los trabajadores del rancho comenzaba en un par de horas. Esperaba que hubiera
algunos humanos adecuados para enviar a ayudar a los residentes de Bennett y
Pradera de Oro.

Cuando John se marchó para empacar sus pertenencias y considerar su nueva
tarea, Simon soltó un suspiro. El buen Lobo había sido de gran ayuda durante los
años en que Aullidos, Buena Lectura estuvo abierto al público en general. Pero ahora
las tiendas del Courtyard servirían a un propósito diferente, más cerrado, y el
carácter fácil de John sería más valioso para Tolya en un lugar donde ni humanos
ni Terráneos habían tenido mucho contacto unos con otros.

—Eso arregla lo de John —dijo Simon—. Puedes ocuparte de nuestra próxima
empleada.

Vlad le dirigió una mirada amarga.
— ¿Entonces puedo manejar al peluche explosivo? ¿Por qué?

—Porque lo haces tan bien. Y estaré detrás de ti.

Vlad murmuró un desagradable comentario que Simon fingió no oír.

*****

— ¿Subdirectora? ¿De verdad? —La sonrisa de Merri Lee mostró muchos
dientes. Dado que era humana, eran dientes pequeños y no intimidantes de
ninguna manera.

—Sí, de verdad —respondió Vlad, dándole una cálida sonrisa que no
mostraba sus dientes. De alguna manera, revelar los colmillos se veía como una
imposición.

La sonrisa de Merri Lee se desvaneció.
— ¿Y qué hay de Meg? ¿El trabajo que hago con Meg?

76
Grabado en el hueso

—Simon y yo entendemos que se requiere cierta flexibilidad, ya que no
puedes predecir cuándo Meg necesitará tu ayuda. Sin embargo, por ahora es
necesario trabajar en La Guía de las Profetas de la sangre, tal vez podrías trabajar con
Meg después del descanso del mediodía, ¿antes de que ella haga sus entregas?
Ruthie también estaría disponible entonces dado que los jóvenes humanos tienen la
escuela en las mañanas y son observados por otros adultos en las tardes.

Merri Lee asintió con la cabeza.
—Podríamos arreglarnos.

—De todos modos Simon o yo estaremos en la tienda la mayor parte del
tiempo, así que no estarás completamente sola.

—Ya. —Ella les dio otra sonrisa radiante—. Esto es genial. Realmente
grandioso. ¿Cuándo empiezo? ¿Puedo pedir libros?

Un peluche feliz podría ser tan desconcertante como un peluche enojado.
—Puedes hacer recomendaciones, pero por el momento, Simon o yo
aprobaremos la lista final para enviar a los editores. —Basado en las noticias
tímidamente reportadas sobre el estado de las ciudades controladas por humanos
restantes en toda Thaisia, sacar libros de los editores de Toland podrían ser
problemático. Simon había enviado cartas a todos los editores Intuye y Terráneos
que conocía en el Nordeste, el Sudeste y el Alto Norte. Hasta que no contestaran,
no podían decir qué llenaría las estanterías de la librería.

— ¿Puedo ir a la Oficina del Enlace y contarle a Meg? Supongo que debería
preguntarle a Tess, ya que estoy trabajando en Un pequeño Bocado hoy. —Merri Lee
se lanzó a través del arco, gritando—. ¡Tess! ¡He sido promovida!

—¿Crees que a Tess le importará? —preguntó Vlad. Cuando habían
considerado quién podía convertirse en su empleada de tiempo completo después
de que John se fuera, Merri Lee fue la elección obvia porque ya tenía algunas horas
en la tienda y había podido manejar a los Terráneos que habían llegado, incluso a
los Lobos de las manadas de Addirondak que habían venido a Lakeside por unos
días para esa clase de interacción controlada con humanos.

Pero no habían considerado que a Tess no le agradaría perder a su mejor
empleada humana.

77
Grabado en el hueso

Por otro lado, el color de su cabello y la cantidad de rizo eran claros indicios
del estado de ánimo de Tess. Si era de cualquier color, excepto marrón cuando se
enterara de la promoción de Merri Lee, él y Simon encontrarían trabajo para hacer
en alguna otra parte del Courtyard hasta que se calmara.

—Todavía tendrá Julia Hawkgard trabajando con ella, así como a Nadine
Fallacaro —dijo Simon—. Y tendrá a la Sierra para atender a los clientes y hacer
otros trabajos.

—No es lo mismo.

Simon no quería estar de acuerdo, pero finalmente, a regañadientes, dijo:
—No, no lo es.

Se tensaron cuando Tess apareció de repente en el arco, con el pelo verde y
encrespado.
—No tendrán a Merri Lee hasta que termine la feria de trabajo. Después de
eso, toda la Asociación Empresarial discutirá la reasignación de empleados
humanos. —Se fue tan repentinamente como apareció.

Vlad miró el arco vacío. Durante años habían trabajado con Tess sin saber lo
que era, más allá de que era una forma mortal de Terráneo. Saber que era una de
las formas raras -una Cosechadora, una Jinete de la plaga- no hacía que trabajar con
ella fuese más fácil. Era uno de los depredadores más feroces de Namid, no tan
letal como los Elementales o los Antiguos, pero más que una contendiente para la
mayoría de las formas cambiantes.

—Eso fue bastante bien —dijo Simon. Miró las grandes ventanas delanteras
de ABL—. Venga. Será mejor que nos preparemos para los humanos. Empiezan a
llegar.

—Esto sería más agradable si pudiéramos comernos a algunos de ellos. —
Vlad sacudió la cabeza. Incluso los empleados potenciales tenían que ser
considerados no comestibles—. Olvida que lo dije.

—Recogeré el primer lote de solicitudes y los llevaré arriba para que las
revisemos —dijo Simon.

78
Grabado en el hueso

Vlad subió a la oficina de ABL y se preguntó cómo él y Simon seleccionarían
empleados potenciales cuando su propio conocimiento del trabajo consistía en
ganado de rebaño, montar caballos, no molestar a los Antiguos y tomar comida.

*****

— ¿Tess? ¿Tienes un minuto?

Tess volvió la cabeza hacia Nadine Fallacaro pero no miró a la mujer. Cuando
Un pequeño Bocado servía a cualquier humano que iba a tomar una taza de café y un
sándwich o pastelería, le resultaba fácil tomar pequeños sorbos de su energía vital.
No lo suficiente para dañarlos, ni siquiera lo suficiente para ser notado por los
humanos, sobre todo por la mañana, cuando la cafeína del café enmascaraba el
poco extra de fatiga. Con todos los otros tipos de alimentos disponibles, esos
sorbos habían sido suficientes para sostenerla, más no para satisfacerla.

Pero la cafetería ya no estaba abierta al público en general, y esos sorbos
tenían que ser tomados con mucho más cuidado, ya que conocía a todas las
personas de las que se alimentaba y no quería hacerles daño. Ella no bebía de
Nadine en la mañana por la misma razón por la que no tomaba ninguna energía
vital de los agentes de policía, quienes necesitaban esa energía para permanecer
alerta y seguros mientras trabajaban.

Se preguntó si alguno de los padres humanos se daba cuenta de por qué la
energía de los niños se debilitaba tan convenientemente poco antes de acostarse. Se
preguntó si Simon, Vlad y Henry sabían o se preocupaban, ya que ella no se
alimentaba de ninguno de los jóvenes Terráneos.

— ¿Me voy a molestar? —preguntó Tess.

—Creo que esto podría ser ventajoso para las dos. —Nadine extendió una
carta.

Eso sería bueno si fuera cierto, pensó Tess mientras leía la carta.
—No entiendo. Conseguimos nuestros suministros de las granjas Intuye y
Terráneas.

79
Grabado en el hueso

—Eso hace el Courtyard; es verdad. Pero esos lugares envían una cantidad
acordada para proveer a los Terráneos que están aquí, no para todos los humanos
que ustedes ahora están permitiendo comprar en las tiendas de la Plaza Comercial.
Si usas los suministros para que yo pueda hacer cosas para Un pequeño Bocado, no
tendrás nada para usar en ningún otro lugar.

Eso era cierto. Más restricciones de cantidad estaban entrando en vigor en
toda la Región Nordeste -probablemente en toda Thaisia- debido a retrasos en el
envío de alimentos de una región a otra. Las tiendas recibían una cantidad
garantizada de artículos racionados basados en el número de hogares que estaban
registrados en esas tiendas. Puesto que los residentes del Courtyard no recibían
libretas de racionamiento, no estaba claro si podrían comprar alguna cosa en
almacenes humanos.

—Fui a la sucursal de correos que solía entregar mi correo —dijo Nadine—.
Marqué el Courtyard como la nueva dirección para mi panadería así como mi
dirección personal. Debido a que muchas de las panaderías en Lakeside se
quemaron la noche que fue incendiada la mía, una panadería que existía
anteriormente todavía se considera un negocio comercial viable, incluso si el
propietario lo está ejecutando fuera de su cocina casera. Como parte de las
restricciones de distribución justa, los suministros se están reduciendo en un tercio
del uso previo de una panadería. Para la mayoría de la gente, eso va a significar
que una barra de pan va a costar lo mismo, pero será un pan más pequeño con el
fin de abastecer a todos los clientes registrados. Y eso significa que familias como
los MacDonald y Debany y sus inquilinos de los apartamentos, querrán comprar lo
que puedan en el Courtyard. Los suministros que recibiré manejarán cualquier tipo
de productos horneados que esas familias deseen, así como también poder
suministrar a Un pequeño Bocado.

— ¿Así que vas a usar la cocina aquí, pero compraré los productos horneados
como lo hacía cuando estuviste en un lugar aparte?

—Sí. Me pagarás, así mi negocio continuará funcionando como negocio.
Compraré mis propios suministros, pagaré el alquiler de mi apartamento y
compraré cosas en las tiendas de la Plaza Comercial.

80
Grabado en el hueso

Sonaba como una forma de complicar algo que debía ser un intercambio
directo, pero si Nadine necesitaba hacer eso para seguir reglas humanas y
mantener su negocio, Tess podría trabajar con eso.

—Como individuo, me voy a registrar en las tiendas en la Plaza del Parque
Bird para comprar suministros racionados. Creo que todos los hogares humanos
deben hacer eso, ya que tenemos esa opción. De esa manera, si nos quedamos sin
algo antes de la próxima entrega de Nativos de la tierra, todavía habrá una manera
de comprar cosas.

Tess consideró todo lo que se había dicho. Nadine había pensado en esto.
¿Eva Denby o Twyla Montgomery habían estado pensando en esto también? ¿Qué
pasaba con la manada femenina de Meg?

—Está bien, lo intentaremos. ¿Necesitas poner un cartel o algo así?

—Pensé que podríamos poner un cartel para la panadería cerca de la puerta
trasera de la cafetería. Después de todo, ahí es donde se entregarían los
suministros.

Y la publicidad de la panadería donde el cartel podía ser visto por los
humanos que conducían en la avenida Crowfield era algo práctico, ya que ninguna
de las tiendas del Courtyard estaba abierta al público en general.

Tess sintió que su cabello se relajaba.
— ¿Algo más?

—He oído que Twyla Montgomery quiere usar uno de los monoambientes.
Dado que los otros tres ya han sido tomados, no queda lugar para que Emily Faire
viva cuando comience a trabajar en la oficina médica de aquí. Tendré un
dormitorio extra cuando me mude a mi apartamento. Emily es bienvenida a usarlo.

—Se lo haré saber. —Tess observó a un grupo de jóvenes vestidos con camisas
blancas, pantalones oscuros con tirantes y sombreros de paja, pasando por las
ventanas de la cafetería y entrando en Aullidos, Buena Lectura—. Parece que los
primeros solicitantes de la feria de empleo han aparecido. Se reunirán aquí para
llenar solicitudes y esperar.

81
Grabado en el hueso

— ¿Qué piensas? ¿Deberíamos ofrecerles magdalenas y sándwiches?

Tess asintió con la cabeza. Caras frescas, aquí sólo por un día. Mientras les
servía comida y bebida, podía beber un poco de energía vital de cada uno de ellos.

*****

Preocupados por los humanos que de repente inundaron el conjunto de
edificios del Courtyard, los pequeños cambiantes no notaron el extraño silencio, no
captaron el aroma salvaje en el aire.

Los Elementales que estaban observando el enjambre notaron esas cosas pero
no dijeron nada.

La falta de preocupación por un enjambre desconcertó e intrigó a los dos
Antiguos que se habían metido en el Courtyard con la primera luz y confirmó que
Lakeside era el lugar adecuado para observar cómo diferentes tipos de humanos
actuaban alrededor de los nativos de la tierra. Después de haber observado lo
suficiente, compartirían lo que habían aprendido, y los Antiguos en esta parte del
mundo decidirían a qué tipo de seres humanos se les permitiría sobrevivir en
Thaisia.

*****

Simon se preguntó cómo la gente de Vida Simple en Isla Grande pudo hacer
correr la voz a otras comunidades tan rápido. Quizás las comunidades de Vida
Simple tenían un teléfono para emergencias y alguien había llamado a otras
comunidades en la Región Nordeste para decirles que había trabajo potencial para
cualquiera que quisiera reasentarse en el Medio Oeste. Como fuera que lo hubieran
hecho, los jóvenes que hicieron el viaje a Isla Grande y luego viajaron en un
autobús a Lakeside para estas entrevistas, provenían de varias comunidades de
alrededor de los Lagos Feather y de las montañas de Addirondak. Había incluso
algunos de una comunidad en el Alto Norte en el otro lado del lago Tahki.

Dos docenas de hombres que habían vivido y trabajado alrededor de
animales. Estaban familiarizados con las vacas lecheras, no con el ganado vacuno

82
Grabado en el hueso

criado en la región del Medio Oeste, pero podían cabalgar y sabían cómo reparar
cercas y trabajar en una granja. Todos tenían hermanos mayores que heredarían las
granjas familiares, por lo que esta era una oportunidad para que ellos hicieran un
nuevo comienzo, para establecer algo para ellos mismos.

Nada olía mal en ninguno de estos hombres. Nada le erizaba la piel del lomo.
Nada de ellos tampoco le preocupaba a Vlad. Estaban dispuestos, incluso ansiosos,
a trabajar y a tener una aventura.

No había nada de malo con las cinco mujeres que también se anotaron para
trabajar en ranchos, aunque, a diferencia de los hombres, tenían preguntas. ¿Tenían
las granjas una vaca lechera para suministrar leche? ¿Había pollos para huevos y
carne? ¿Había ovejas para suministrar lana para hilar y tejer? ¿Qué pasaba con las
cabras?

¿Cómo iba a saberlo? Lo que había estado allí que no huyó o fue comido,
estaría allí cuando llegaran. En cuanto a los suministros y cualquier otra cosa que
se requería, tenían que arreglarlo con los residentes de Bennett y Pradera de Oro.

—No está mal para nuestro primer día —dijo Vlad cuando todos los humanos
felices subieron al autobús para regresar a Isla Grande y empacar sus pertenencias
e informar a sus familias que se dirigían al borde occidental del Medio Oeste—.
Veinticuatro hombres trabajarán en los ranchos y se ocuparán de los caballos y el
ganado, y cinco mujeres atenderán las casas del rancho y cocinarán.

—Cuatro mujeres —dijo Simon, cerrando la puerta principal de ABL con un
suspiro de alivio—. No creo que la mujer más joven quiera mantener la casa o
como los humanos lo llamen. Seguía hablando de ser capaz de montar a caballo y
de cómo había aprendido a lazar animales practicando con las vacas lecheras y las
cabras.

—Bueno, Tolya tendrá que resolverlo. —Vlad se echó a reír—. Podría acabar
con su propio peluche explosivo. —Paró de reír—. Nunca consideré que los
humanos de Vida Simple tuvieran peluches explosivos.

Simon pensó en la sonrisa que Merri Lee les había dado antes -el día en que
le contaron acerca de su promoción- y la sonrisa que iluminó el rostro de la mujer
de Vida Simple cuando le dijo que podía viajar a Bennett para la entrevista final. Sí.

83
Grabado en el hueso

Peluche explosivo—. Esa va a arrear algo, ya sea que tenga dos patas o cuatro.
Mejor para Tolya y todos los demás si le dan algunas vacas para mantenerla
ocupada y feliz.

—Me pregunto si su familia estaba pensando lo mismo —dijo Vlad
secamente.

Divertido y contento de que ya no pudieran hacer una llamada telefónica
directa a Bennett, o de recibir una, Simon subió a reunirse con el resto de la
Asociación Empresarial y discutir cómo alimentarían a la manada humana.

*****

Meg mordió su hamburguesa de ternera y masticó lentamente, disfrutando
del sabor junto con la novedad de comer en La Carne no es Verde con Simon y Sam
en sus formas humanas. Comían un montón de comidas juntos, pero por lo general
en su apartamento o en la sala de verano, no en lo más cercano que el Courtyard
tenía a un restaurante de estilo humano. Esto era nuevo, y Simon no era el único
que la observaba por cualquier señal de que esta nueva experiencia -y el número
de humanos que también se aventuraban a comer- no causara angustia.

Había estado angustiada más temprano en el día. Había soportado la
sensación de alfileres y agujas que venían en olas junto con la gente que llegaba a la
feria de trabajo con la esperanza de construir un futuro para sí mismos en otra
parte de Thaisia. Había tenido la tentación de ir al baño y hacerse un pequeño corte
en un dedo del pie, pero Nathan olería incluso esa cantidad de sangre y levantaría
una protesta aullante. Eso traería a Simon, que se sentiría enojado con los extraños
y cerraría la feria.

Se le había dado la oportunidad de una nueva vida. No quería ser la que
impedía que otras personas tuvieran la misma oportunidad. Así que luchó contra
el anhelo de cortarse, diciéndose a sí misma que no ayudaría a nadie, porque no
sería capaz de pedir a nadie que escuchara cuando liberara la profecía.

Al final, Nathan tomó la decisión por ella cambiando su forma humana y
ocupando una posición en la puerta entre la sala delantera y la sala de clasificación.
Los repartidores podían verla trabajando en la sala de clasificación, pero fue

84
Grabado en el hueso

Nathan quien trató con ellos y firmó los paquetes, dándole esa distancia del
contacto real.

Fue suficiente -junto con los ojos de Lobo que observaba cada movimiento
que hacía y cada respiro que tomaba- para aguantar el día. Había salido de la
oficina temprano para hacer sus entregas, volviendo al Complejo Verde mucho
antes de que el resto de los residentes terminaran su jornada laboral. Se había
sentado en la sala de verano, sin hacer nada más que escuchar a los pájaros
gorjeando mientras viajaban por su propio día en una parte del Courtyard que, por
el momento, estaba libre de Halcones.

Cuando Simon llegó a casa, estaba tranquila y dispuesta a recoger a Sam en el
Complejo Wolfgard para que los tres pudieran cenar juntos.

Meg sentía pinchazos ir y venir cuando los amigos entraban, pero la
presencia de nadie le produjo el zumbido doloroso que podría obligarla a hacerse
un corte. Comer en La Carne no es Verde no era una experiencia nueva que pudiera
abrumarla. Había estado ahí con Ruth y Merri Lee. Incluso había entrado sola para
una comida. Era la experiencia de estar ahí con Sam y Simon lo que era nuevo, y
eso la hacía feliz.

—¿Meg? ¿Quieres un bocado de mi hamburguesa de bisonte? —Sam le
ofreció su hamburguesa apenas cocida—. Está muy buena.

Un Lobo que ofrecía compartir comida no era un pequeño gesto, pero...
—No, gracias, Sam. Tengo mi propia hamburguesa.

—Pero la tuya es de carne de vaca —protestó Sam, como si le hubieran dado
carne de mala calidad.

—Me gusta la carne de vaca más que la de bisonte —le aseguró Meg.

Sam pareció aturdido.
— ¿Por qué?

—Basta, cachorro —dijo Simon—. Deja que Meg coma su hamburguesa en
paz.

85
Grabado en el hueso

Pero Sam no terminó de explorar sus opciones de comida.
— ¿Qué hay del ciervo? ¿Te gustan los ciervos más que la vaca?

No, no realmente, pero se estaba acostumbrando, así como se estaba
acostumbrando a las chuletas en el menú procedentes de otros animales, como
cerdos, y a que le sirvieran pato recién capturado o ganso en lugar de pollo cuando
la carne era listada como "aves de corral". No había comido alces, caribú o caballos.
Estaba bastante segura de que el caballo ya no era una carne que se ofreciera en el
Courtyard, lo que le hizo preguntarse quién se comía el caballo ahora.

—¿Meg? —Sólo un toque de preocupación en la voz de Simon.

Meg puso su hamburguesa en su plato y tomó su tenedor para comer algo de
su ensalada.

—Me gusta la carne de ciervo, pero me gusta más la de vaca.

Sam comió un par de bocados de su hamburguesa. Luego se volvió hacia
Simon.
—Quizá a Meg no le guste comer ciervos porque no consigue ninguna de las
mejores partes. Tal vez podrías darle algo del corazón o...

El tenedor de Meg golpeó en el plato. Tragó saliva para evitar que su
estómago repentinamente se revolviera haciendo algo que arruinaría la comida de
todos.

La mano de Simon bajó sobre la cabeza de Sam tan rápido, que el chico no
tuvo tiempo de vacilar, y mucho menos de evitar a su tío. No fue una bofetada o un
agarre, sólo el peso de la mano del líder que daba una advertencia, manteniendo a
un joven lejos de causar problemas.

Meg no oyó nada, pero estaba segura de que se estaba diciendo mucho entre
ellos usando la forma Terránea de comunicación. Entonces Simon quitó la mano, la
disciplina terminada.

Sam estaba sentado con la cabeza inclinada, el labio inferior temblando y las
manos en el regazo.

86
Grabado en el hueso

Meg miró a Simon, que volvió a comer su comida como si nada hubiera
pasado. Quería imitar el movimiento de Simon, poner su propia mano en la cabeza
de Sam, pasar los dedos por el pelo que era una mezcla de oro y gris de Lobo. Si
era piel o pelo, la coloración lo hacía peculiar. Según Jane, la sanadora Wolfgard, la
piel cambiaría a medida que Sam madurara, convirtiéndose más en un disparo gris
con color dorado, mejor para un cazador.

En privado, Meg esperaba que Sam conservara más del color dorado en su
forma humana. Todas las chicas se le abalanzarían, siempre y cuando no hablara de
sus preferencias de carne.

Miradas ansiosas de Sam. Una mirada diferente de Simon. Más una pregunta:
¿Sam había arruinado su disfrute de la comida?

Como ella no quería que ésta fuera la única vez que comían juntos así, recogió
su hamburguesa y tomó otro bocado, esperando que su estómago se hubiera
asentado. Tragó saliva y codeó a Sam.

—Come tu hamburguesa. Y tu ensalada.

La mirada castigada se desvaneció. Sam le dio una feliz sonrisa de cachorro y
atacó su comida con entusiasmo.

Simon se concentró en su propia comida y parecía ignorarlos a los dos. Pero
la vez que miró a Meg, sus ojos ámbar estaban llenos de diversión.

Aliviada de que no estuviera enojado con Sam, y con un poco de curiosidad
por lo que se había dicho que no había oído, Meg vio a un par de Lobos de
Addirondak acercarse al mostrador donde Michael Debany y Merri Lee estaban
estudiando el tablero del menú con los especiales del día. No podía oírlos, pero era
obvio que los humanos estaban explicando cómo hacer una orden, pagar su
comida y recibir un número que pondrían en su mesa cuando se sentaran. Cuando
la comida estuviera lista, quien estuviera sirviendo mesas ese día les llevaría la
comida.

— ¿Pinchazos? —dijo Simon tan suavemente que Meg apenas lo oyó.

87
Grabado en el hueso

Pero vio la forma en que él la observaba, y consideró la pregunta. Lobos y
humanos interactuando. Se frotó el pie contra la pantorrilla. ¿Era un cosquilleo o
simplemente una picazón?

Meg negó con la cabeza y volvió su atención a su comida. No, no había
peligro en el Courtyard. Al menos, no esa noche.

*****

Mientras salían de La Carne no es Verde, Simon cogió la parte de atrás de la
camisa de Sam.
—Meg y yo vamos a pasear por la Plaza Comercial. Si te quedas fuera de
problemas, todos tendremos una bola de helado antes de irnos a casa.

Dejando salir un arroo feliz, Sam corrió lejos de ellos, dirigiéndose
directamente a Nathan y Blair, que parecían menos que felices sobre el número de
humanos que hacían compras en la Plaza Comercial esa tarde.

Viendo el entusiasmo de Sam rebotando, Simon unió sus dedos con los de
Meg y se dirigieron en la otra dirección. Dado que Blair lideraba la cacería cuando
la manada necesitaba carne, Simon no quería oír la opinión del ejecutor dominante
sobre un humano que prefería la carne de vaca sobre el venado. La carne vacuna
debía ser traída de las granjas que abastecían el Courtyard; el venado estaba
disponible al alcance de una pata.

Pero Simon se preguntó si sería el único Lobo que tendría una palabra
tranquila con Boone Hawkgard para asegurarse de que Meg recibía su parte de
cualquier carne de vaca que entrara en la carnicería.

— ¿Comes corazones? —preguntó Meg mientras recorrían la Plaza Comercial
mirando las tiendas.

—Si te lo digo, ¿vas a vomitar?

—No.

La estudió y finalmente decidió que no lo haría.

88
Grabado en el hueso

—Soy el líder del Courtyard y el Lobo dominante de la manada de aquí.
Cuando derribamos la presa, tengo la primera opción del corazón y el hígado.
Cuando he tenido todo lo que quiero de esas carnes, Elliot y Blair toman el resto.

— ¿Y los pulmones?

Ella no lo miraba, pero parecía interesada de una "Acabo de encontrar una gran
araña en mi zapato" manera.

—Somos Lobos, Meg. Comemos casi todo en un ciervo. Incluso los huesos.
Aunque muchas veces no nos comemos los más pequeños, porque podrían
astillarse y quedar atrapados en la garganta de alguno. Así que los trituramos con
una roca antes de comerlos.

— ¿Por qué comer huesos?

—La cuidadora de la manada donde yo crecí siempre decía que comías
huesos fuertes para hacer huesos fuertes.

—Bebemos leche para hacer huesos fuertes.

—Después de que un cachorro es destetado, no hay mucha leche en el país
salvaje.

Meg no dijo nada por un momento.
— ¿Ha comido Sam un corazón?

—Él está mostrando su dominio en la manada de cachorros —respondió
Simon. Le emocionaba que Sam hubiera llegado tan lejos en tan sólo unos meses,
que el cachorro que había tenido que guardar en una jaula después de la muerte de
Daphne no sólo estaba jugando con los otros cachorros, sino que mostraba la
fuerza y la personalidad de un Lobo que podía conducir una manada—. Así que,
sí, le he permitido probar el corazón de venado. —Esperó un golpe—. Los
humanos también comen corazones e hígados de animales.

Meg dejó de caminar. Sus ojos grises se llenaron de alarma.
—No me vas a hacer comer corazón o hígado, ¿verdad?

89
Grabado en el hueso

—No te haría comer nada que no quisieras. —Además, los corazones y los
hígados de sus presas no eran artículos que se ofrecieran en la carnicería. Esos
manjares pertenecían a los Lobos.

Sólo esperaba que le hubiera dejado claro a Sam que Meg no apreciaría el
regalo de un trozo de corazón o hígado de venado. O los pulmones. O sesos. O la
lengua.

Estaba bastante seguro de que no apreciaría ninguna de esas cosas, aunque
vinieran de una vaca.

— ¿Me lo prometes?

—No tienes que comerlos. Y te prometo que no intentaré esconder ninguno
de ellos en tu plato y engañarte para comerlos. —Él la miró y se echó a reír—.
¿Tienes melindros por trozos de carne, pero comerás ese yogur?

—Una cosa no tiene nada que ver con la otra — murmuró Meg.

Pero no parecía segura, lo que le hizo reír de nuevo. Él elegiría comer sesos
sobre yogur cualquier día.

La mayor parte de la manada humana estaba en la Plaza Comercial esa noche.
Ruthie sostenía una bolsa de cuerda, pero no llevaba comida. Parecía que tenía un
par de libros de la biblioteca y tal vez una película de Música y Películas. Kowalski
salió de Chocolates y Crema llevando un pequeño contenedor. Se detuvieron por un
momento para hablar con Merri Lee y Debany antes de salir de la Plaza Comercial.

—¿Quieres unirte a ellos? —preguntó Simon, inclinando la cabeza para
señalar al peluche explosivo y Debany.

—No. Ya que tienen permiso para estar en la Plaza Comercial, los padres de
Michael se unirán a ellos y celebrarán la promoción de Merri Lee. —Meg miró a su
alrededor—. Vamos a tener algunas restricciones de comida, ¿verdad?

—Nada por lo que alguien tenga que aullar. —No tendrás hambre. Tampoco Sam
—. Es posible que no siempre tengamos alimentos que vengan de fuera del

90
Grabado en el hueso

Courtyard, y habrá límites en cuanto a lo que los humanos pueden comprar en las
tiendas aquí, pero estaremos bien.

Sam corrió hacia ellos.
— ¿Podemos tener helado ahora?

—Cuando Meg y yo lleguemos a Chocolates y Crema, tendremos conos de
helado.

—Saltarín está aquí. ¿Puede tener uno también?

Simon estaba a punto de negarse. El Lobato con el cerebro saltante no podría
sostener un cono.

—Podrían poner la bola de helado de Saltarín en un recipiente —dijo Meg.

Eso lo resolvió. Sam se arrodilló, y Saltarín se apresuró a unirse a ellos.

El helado se hacía en una comunidad Intuye que se había ramificado fuera de
la granja lechera original que los Terráneos habían permitido dentro de su tierra.
Otras familias Intuye se unieron a los productores lecheros, trayendo habilidades
que utilizaban el suministro de leche. Algunos de esos humanos hacían quesos. Y
una familia hacía helados. Una vez a la semana, el camión refrigerado hacía el viaje
a Lakeside, seguido por una furgoneta. Una vez a la semana, el Courtyard recibía
helado y una selección de quesos a cambio de artículos manufacturados que los
Intuye querían, o por dinero si el comercio de esa semana no era un intercambio
equivalente.

Después de considerar a los humanos que estaban conectados al Courtyard,
Simon pidió un suministro más grande de helado, lo suficiente para que todos
pudieran tener una cucharada cada semana como un regalo. No estaba seguro de
recibir más. Las vacas producían sólo cierta cantidad leche, y los fabricantes de
helados dependían de los suministros que recibían. Sin embargo, lo había pedido.
También sabía que pedir cualquier alimento adicional podría no considerarse si los
artículos manufacturados que el Courtyard negociaba para los asentamientos
Terráneos y las comunidades Intuye en el país salvaje ya no estaban disponibles.

Esos eran problemas para otro día. Esta noche, tenían helado.

91
Grabado en el hueso

Sam consiguió una bola de chocolate; Simon eligió la de fresa. Meg quería
vainilla, y Saltarín recibió una cucharada de vainilla en un tazón, que Simon llevó
afuera, ya que era el único entre ellos al que el Lobato no se atrevería a tratar de
golpear con el fin de obtener la golosina.

Eligieron un banco donde podían observar las idas y venidas de todos los
demás que se habían aventurado a la Plaza Comercial. Simon puso el plato en el
suelo y observó cómo se escapaba por el camino y eso era en respuesta a la
entusiasta lamida de Saltarín.

Entonces el tazón se dirigió hacia ellos. Meg hizo una V con los pies y el
cuenco se metió en el espacio.

Saltarín miró hacia arriba, gruñendo porque alguien más estaba reclamando
su golosina. Simon mostró sus dientes y notó que Sam hacía lo mismo. Pero
Saltarín no les prestó atención; sus ojos se centraron en Meg.

—Voy a sostener el recipiente por ti —dijo.

El gruñido se detuvo. Saltarín lamió el helado y parecía sorprendido de que
no intentara huir. Se dejó caer delante de Meg, con las patas delanteras cruzando
los pies y felizmente lamió su golosina.

Simon volvió su atención hacia su propio cono, atrapando los goteos. Sam
también se centró en su cono. Entonces Meg aspiró un suspiro y la miraron.

—Lengua de helado —dijo.

Sam miró a Saltarín, quien le dio una lamida al tobillo de Meg antes de
regresar al último trozo de helado. Miró a Simon y sonrió.

Simon le dirigió una sonrisa al cachorro y luego apartó la vista antes de que
Meg se diera cuenta. Ella tenía una relación especial con Sam. Porque era una
Casandra de sangre, no se sentía como presa, no olía a presa. Eso les había
confundido a todos cuando apareció para trabajar en el Courtyard, especialmente a
él. Pero esa diferencia había despertado la curiosidad de Sam, sacando al cachorro

92
Grabado en el hueso

del trauma de la muerte de su madre. Meg era como una hermana mayor que era
sabia y sin cerebro al mismo tiempo.

Era un buen contrapunto para el cerebro de cachorro de Sam, siempre y
cuando hubiera un adulto Lobo cerca para asegurarse de que no se metían en
demasiados problemas.

Cuando terminaron los conos, Simon devolvió el tazón a Chocolates y Crema.
Cuando salió de la tienda, vio al teniente Montgomery ya todos los miembros de
su manada, junto con los Denby.

— ¿Vienen por un helado? —preguntó Simon.

—Si eso está bien —dijo Montgomery.

Simon asintió, complacido de que Montgomery entendiera que hacer espacio
para un tipo diferente de manada requería ajustes para todos los involucrados—.
Hay varios sabores esta semana. —Miró a la hembra mayor en esa manada—.
Señora Twyla.

—Señor Simon. —Twyla asintió con la cabeza—. Es una buena noche.

Habría estado mejor si hubiera estado usando piel en lugar de pantalones
vaqueros y una camisa. Hablando de piel... Simon entrecerró los ojos. Meg se
quedó allí con las manos sobre los ojos. Detrás de ella había un montón de ropa
desechada y un peludo cachorro Lobo.

Sam había tenido suficiente de la forma humana.

El cachorro le dio a Meg una lamida en la rodilla, haciéndole chillar lo
suficientemente fuerte para llamar la atención de todos los Lobos y Sanguinati en
la plaza.

—Tengo que irme, —dijo Simon, viendo a Blair y Nathan dirigiéndose hacia
Meg.

Montgomery lo intentó, pero no pudo mantener una cara recta. La señora
Twyla ni siquiera lo intentó. Los Denby y la Sierra dieron una mirada a Meg y Sam,

93
Grabado en el hueso

y luego reunieron a todos los niños humanos en la tienda, lo suficiente para
distraerlos.

Cuando Simon regresó con Meg, Vlad se había unido a ellos, pero Sam y
Saltarín se habían escapado para olfatear todos los olores nuevos e interesantes.

«No levanten la pierna en la Plaza Comercial». La orden de Simon fue lo
suficientemente rápida para detener a Sam, pero no lo suficientemente rápida para
detener a Saltarín.

—Vamos a regresar al Complejo Wolfgard—dijo Blair—. Podemos llevarnos a
esos dos con nosotros.

—Si quieres deshacerte de tus ropas y pasar a Lobo, puedo dejar toda la ropa
de camino a casa. —le ofreció Vlad.

—Meg y yo caminaremos a casa, así que puedes usar su Bow —dijo Simon.

— ¿Vamos a caminar? —preguntó Meg.

—Es una noche agradable. — Y felizmente, todos habían descubierto que la
dulce sangre de la Casandra de sangre, a la vez que seducía a los Terráneos, repelía
a los insectos picadores. Probablemente algún instinto les decía a los insectos que la
sangre de Meg era letal para ellos.

Nathan y Blair salieron de la Plaza Comercial para pasar discretamente a la
forma de Lobo. Los dos Lobos recogieron a Sam y Saltarín mientras Vlad recogía la
ropa y salía en la caja sobre ruedas de Meg.

Con eso resuelto, Simon sonrió y se volvió a Meg, esperando pasar algún
tiempo a solas con ella después de un día ocupado con tantos extraños humanos.
Entonces su sonrisa se desvaneció y él miró para ver quién había captado su
atención.

El Teniente Montgomery. La Señora Twyla. Y, mayormente, la Sierra, que
acababa de salir de la tienda con un cono de helado, seguido por sus dos hijas y
Lizzy. Simon miró a Meg observar la manada de Montgomery y frotar su brazo
derecho como si hubiera algo zumbando bajo su piel.

94
Grabado en el hueso

—Vamos a casa, Meg. —Él tomó su mano y la llevó fuera de la Plaza
Comercial, sintiendo la tensión en ella. Quería correr, quería alejarla de los
humanos lo más rápido posible. Pero si tropezaba, una raspadura sería tan mala
como un corte con la navaja. Peor aún, porque un raspado podría no dejar una
cicatriz que indicara que la piel ya había sido usada para la profecía.

Eventualmente, Meg se relajó y empezó a notar la pequeña cantidad de ojos
humanos que podía ver a la luz de la luna.

—Algo viene —Meg susurró.

—Ya lo sabíamos. Ya sacaste las cartas proféticas que nos advirtieron.

Y su reacción esta noche confirmaba que la amenaza al Courtyard y a la
ciudad de Lakeside estaba conectada con Montgomery y su manada.

—No —dijo ella—. Algo viene.

Había estado concentrado en ella, en la amenaza que había visto viniendo
hacia Lakeside, y no se percató de la potencial amenaza que venía directamente a
ellos ahora.

No era una amenaza, decidió mientras sus dedos se apretaban en los de Meg,
luego se relajó. Esta era sólo otra residente del Courtyard disfrutando de una noche
de verano.

Aire cabalgaba sobre Niebla, no en el poni con las piernas regordetas, sino en
el elegante y peligroso caballo. La Elemental les sonrió mientras pasaba, y
Niebla...hizo niebla

Meg se rió mientras las gotitas de agua enfriaban su piel caliente.

Simon sonrió, disfrutando de la agradable sensación producida por el agua, y
por la risa de Meg.

95
Grabado en el hueso

Capítulo 5

Windsday 8 de Messis

Simon siguió mirando a Meg mientras conducía el Bow hacia la Plaza
Comercial. Sus manos estaban apretadas en puños cerrados y ella miraba hacia
adelante, sin hablar, ni siquiera prestaba atención a la tierra. Si no se hubiese
convencido ya de que no iba a pasar el día entre una multitud de extraños, tendría
la certeza ahora.

Había soportado el primer día de la feria de trabajo cuando se centró en la
gente de Vida Simple, y pareció recuperarse por completo a la mañana siguiente.
Pero sólo había durado hasta el mediodía del segundo día de la feria de empleo.
Nathan le advirtió acerca de la inquietud que le causaba picor a Meg durante toda
la mañana y mantuvo al Lobo guardián alerta por el menor indicio de sangre. Eso
hizo que Simon, Vlad y Tess observaran más de cerca a los humanos apiñados en
Un pequeño Bocado y se percataran de que los humanos de Lakeside se estaban
mezclando con los Intuye y la gente de Vida Simple. Algunos entraron porque
vieron a otras personas dentro de la cafetería y les pico la curiosidad o
simplemente querían comprar una taza de café. Otros fueron en busca de trabajo,
pero retrocedieron rápidamente cuando supieron a dónde los enviarían, y quién
vigilaría a cada uno de ellos una vez que salieran de Lakeside.

Esos humanos adicionales parecían ser el punto de inflexión para que Meg
sobrecargara su capacidad de soportar el futuro de tanta gente pinchando y
zumbando bajo su piel. Por eso, Simon ya había decidido que no iba a ir a la
Oficina del Enlace hoy, y ya sabía que no podía quedarse sola con la navaja de
plata.

Redujo la velocidad cuando llegaron a la bifurcación en la carretera principal
del Courtyard. Seguir derecho los llevaría a la Plaza Comercial. Ir a la derecha los
llevaría al Establo Poni. Vio a un puñado de ponis cerca del cruce. Jester debió
decirles que Meg iba a pasar la mañana con ellos y la estaban esperando.

96
Grabado en el hueso

—Para. — La voz de Meg fue apenas audible, incluso para la audición aguda
del Lobo.

—Estamos casi...

— ¡Para el Bow! —Su voz se elevó en un gemido—. ¡Para!

Abrió la puerta y trató de saltar del Bow.

Simon agarró su brazo para mantenerla dentro y pisó los frenos.
—Meg, espera.

Ella se lanzó sobre él, gritando y tratando de rascarse. El ataque le sorprendió
tanto, que soltó su brazo. Entonces ella salió del Bow y fue corriendo hacia el
Complejo Verde.

Aparcó el Bow, se lanzó por la puerta y corrió tras ella.

Jenni Crowgard voló sobre él, luego se giró y voló hacia él.
«¿Qué hay de malo con nuestra Meg?»

«Tenemos que detenerla antes de que se lastime». Corriendo cegada por el
pánico, ella podría tropezar y caer.

Tenía ventaja, pero él era lo suficientemente rápido para atraparla, y los ponis
eran aún más rápidos. Trueno se adelantó y se giró, bloqueando su camino. Ella
corrió hacia él y rebotó contra su lado, justo en los brazos de Simon.

—No puedo —jadeó.

—Lo sé —le respondió, sujetándola contra él, el único consuelo que sabía dar
ahora mismo—. Lo sé.

Oyó que Jenni seguía gritando una advertencia, escuchó a Cuervos responder
y oyó a un par de Lobos responder también.

«Estamos bien» le dijo a Jenni. Luego miró a su alrededor y trató de no
tensarse, trató de no demostrar que sabía que estaba en medio de una potencial

97
Grabado en el hueso

peligrosa explosión. Los ponis los rodeaban, algunos de ellos tan cerca que Simon
podían sentir su aliento... y preocuparse de que esas pezuñas de poni estuvieran
tan cerca de los pies de Meg.

—Meg. —Dijo su nombre como advertencia y súplica cuando el humo que
había corrido hacia ellos se desplazó en Nyx y el abuelo Erebus, que era el líder de
los Sanguinati y adoraba a Meg. Tener a los Sanguinati queriendo una explicación
era bastante malo. Pero la mayoría de los Elementales que vivían en el Courtyard
también estaban allí.

— ¿Los humanos molestaron a nuestro Meg? —Preguntó Fuego.

No era una pregunta que quisiera responder.

Como si no estuviera al tanto de todo el mundo a su alrededor, Meg empezó a
peinar con el dedo el lomo de Trueno. Eso pareció calmarla.

—¿Lo hicieron? —preguntó Erebus, su voz rugosa como hojas secas,
produjeron un escalofrío de miedo por la espalda de Simon.

—¿De qué se trata todo esto? —preguntó Jester. Tenía manchas de piel en el
torso y los brazos, indicando su prisa en cambiar a su forma humana después de
correr hacia arriba desde el Establo Poni. Afortunadamente, el Coyote estaba oculto
por el cuerpo de Niebla, por lo que Meg no se daría cuenta de que estaba desnudo
—. ¿Meg, no quieres pasar la mañana con nosotros en el Establo Poni?

Maldito Coyote, pensó Simon cuando todos los ponis trataron de aglomerarse
un poco más como para alentar la respuesta correcta.

—¿Qué? —dijo Meg.

Trueno le lamió la barbilla.

—Tú. Yo. Los ponis. Todos sensatos y alejados del caos de la Plaza Comercial
—dijo Jester—. Simon ya hizo arreglos para que el correo se trajera aquí para que
puedas ordenarlo y los ponis pueden hacer las entregas. —Miró a Simon—. ¿No se
lo dijiste?

98
Grabado en el hueso

Meg se retorció en los brazos de Simon para mirarlo.
—¿Qué?

—Estúpidos libros humanos —gruñó—. Se suponía que sería una agradable
sorpresa. Se supone que a las hembras humanas les gustan las sorpresas
agradables. —Por otro lado, él se había preocupado por la reacción de Meg ante la
feria de trabajo y sólo echó un vistazo a un par de los libros de besos que todavía
tenían en stock, por lo que podría haberse perdido la parte que le habría dicho que
esto era lo que solía suceder cuando un hombre trataba de darle a una mujer una
agradable sorpresa.

—Oh. —Meg acarició la nariz de Rayo—. ¿Vamos al Establo Poni?

—Sí. Iba a dejarte antes de ir a Aullidos, Buena Lectura para tratar con el último
grupo de humanos—. Realmente quería que alguien fuera inapropiado hoy y darle
una excusa para tomar un bocado o dos.

—¿Caw?

«Meg está bien», dijo. Esperaba que Jenni pasara ese mensaje.

—Me gustaría ir al Establo Poni. —dijo Meg.

—Bien —contestó Simon.

«Wolfgard», dijo Erebus, su voz sonaba demasiado cortés.

—¿Puedes caminar de regreso al Bow y recoger tu bolsa? —preguntó Simon a
Meg.

Ella parpadeó. Sus ojos se abrieron de par en par cuando finalmente tomó
conciencia de cómo habían reaccionado a su ataque de pánico. Ella asintió.

Jester cambió a su forma de Coyote y rápidamente se salió del camino de
todos los cascos cuando los ponis se ordenaron en dos líneas.

—Lo siento, —dijo ella en voz baja.

99
Grabado en el hueso

Le dio un ligero apretón en la cintura para decirle que la había oído. Luego la
dejó ir y miró como los Elementales, encabezados por el Fuego y Verano, más los
ponis escoltaban a Meg al Bow y luego al Establo Poni.

Jester miró a Simon.
«Meg estará bien». Corrió, pasando a Meg ya sus acompañantes para llegar
primero al Establo Poni.

Simon se volvió hacia Erebus y notó que Blair estaba al lado de la carretera,
observando a Meg. Entonces el ejecutor dominante cambió a humano y se unió a
Simon y a los Sanguinati.

— ¿Por qué la sangre dulce está tan trastornada hoy? —preguntó Erebus.

Antes de que Simon pudiera decidir la mejor manera de responder, Blair dijo:
—Me preguntaba lo mismo. ¿Por qué Meg está más molesta hoy?

—Sobrecarga —respondió Simon. Pero, ¿eso era todo?—. Había humanos
aparte de los Intuye y Vida Simple que vinieron ayer. Vlad y yo no recomendamos
que ninguno de ellos fuera a Bennett. No los habríamos contratado, así que no los
íbamos a enviar a Tolya para causarle problemas. Pero la noticia acerca de la feria
de empleo se ha extendido más allá de los empleados que preferimos, por lo que
hoy está destinado a humanos en busca de trabajo.

Tener empleados humanos no era necesariamente una mala cosa. Barbara
Ellen Debany era humana, y Tolya estaba contento con ella como empleada y nueva
residente de Bennett.

—Vladimir dijo que encontró humanos desconocidos en la sala de
almacenamiento ayer —dijo Erebus.

Vlad no se lo había dicho. Pero eso explicaba por qué el co-gestor de ABL
quería que la puerta trasera de la tienda estuviera cerrada durante el día. Los
humanos podían ser tan curiosos como los Cuervos, así que una puerta
desbloqueada podría ser la mejor cosa siguiente a una invitación para entrar y
mirar alrededor.

100
Grabado en el hueso

—Nathan fue tras de un humano que se acercó furtivamente a la Plaza
Comercial, pero el hombre escapó por la puerta entre el estacionamiento de
clientes y el estacionamiento de empleados—dijo Blair.

Tampoco se lo habían dicho. Como líder del Courtyard, deberían habérselo
dicho. Por otra parte, estaba manejando las entrevistas de los humanos a los que
Vlad sentía que tenían potencial, o que evidentemente no eran adecuados, así que
Vlad y Blair probablemente sintieron que no necesitaba saber sobre cosas que ya
habían tratado.

—Voy a poner caballetes para que sea más difícil que alguien se escabulla por
el camino de acceso, y Nathan y Jake Crowgard se encargarán de la Oficina del
Enlace —continuó Blair—. Marie Hawkgard va a vigilar la puerta entre los
estacionamientos. Cualquier humano que trate de entrar de esa manera obtendrá lo
que ella quiera dar.

Las garras de Marie seguramente causarían una impresión.

—Y voy a vigilar el consulado —dijo Nyx—. Como una guía turística,
dirigiendo a los humanos hacia donde se supone que deben estar, y lejos de donde
no deben ir.

Y alimentarse de cada uno de ellos.

Por un momento, Simon envidió la habilidad de los Sanguinati de alimentarse
tan sutilmente que la presa no sabía qué había sucedido. Si un Lobo arrancaba un
trozo de carne, era bastante obvio.

Maldita sea. Necesitaba algo de comer antes de que empezara a hablar con
todos esos humanos.

—La pregunta no fue respondida, Wolfgard —dijo Erebus—. ¿Por qué la
sangre dulce está tan molesta hoy?

Simon pensó en Meg y en las cartas proféticas que indicaban que los problemas
venían. Pero ¿y si el problema ya estaba ahí y no tenía ninguna relación con la
manada del Teniente Montgomery, a pesar de las preocupaciones de Montgomery
sobre su hermano?

101
Grabado en el hueso

Theral MacDonald se encargaba de la consulta médica en la Plaza Comercial
y formaba parte de la manada femenina de Meg. Había huido de su pareja abusiva,
pero le habían enviado un par de paquetes inquietantes ahí, en el Courtyard, la
prueba de que el mal hombre sabía dónde encontrarla. Desafortunadamente, los
Terráneos no lo habían encontrado.

Sería tan fácil para un enemigo potencial mezclarse con el resto de los
humanos que tenían una razón legítima para estar en el Courtyard hoy.

«¿Jenni?», Llamó, escudriñando los árboles hasta que vio al Cuervo. «¿Starr y
tú van a estar trabajando en Chucherías y brillantes hoy?»

«Quizás»

«Quiero que vigiles la Plaza Comercial incluso si no abres la tienda».

Ella lo miró fijamente, luego salió volando.

Ahora Simon miró a Blair y a Erebus.
—Me gustaría que hubiera algunos Sanguinati en forma de humo en la Plaza
Comercial y una pareja en forma humana en Un pequeño Bocado y en Aullidos, Buena
Lectura. A menos que se necesite a Jane en el Complejo Wolfgard, haz que pase el
día con Theral en el consultorio médico.

—¿Crees que ese Jack Fillmore podría intentar ir a por Theral? —preguntó
Blair, un parpadeo de rojo en sus ojos ámbar.

—Es posible que él fuera el humano que Nathan acechó ayer —respondió
Simon—. Con tantos humanos desconocidos moviéndose alrededor, sería un buen
momento para ello.

—¿Crees que eso es lo que está sintiendo la sangre dulce? —preguntó Erebus.

Simon se encogió de hombros.
—El problema podría tratar de esconderse entre los humanos en la feria de
trabajo de hoy. Ese podría ser el futuro que está zumbando bajo la piel de Meg.

102
Grabado en el hueso

Ellos se fueron. Erebus y Nyx volvieron a la forma de humo. Se dirigió a la
Plaza Comercial mientras Erebus regresaba a las Cámaras para seleccionar a los
Sanguinati que vigilarían las tiendas y a los residentes del Courtyard. Blair se
dirigió al Complejo de Servicios Públicos para recoger los caballetes. Y Simon se
apresuró a regresar al Bow para llegar a Aullidos, Buena Lectura y seleccionar a los
profesionales que se adaptaban a la vida en una ciudad del Medio Oeste
gobernada por Terráneos y rodeada por los dientes y las garras de Namid.

*****

Meg vio a Jester mientras hacía una almohadilla para cubrir un fardo de heno.
Una vez satisfecho, la invitó a sentarse.

Sintiéndose avergonzada por causar una escena, y preguntándose cuántos
problemas había causado a los humanos que acudían al Courtyard hoy, le dio a
Jester una sonrisa vacilante cuando se agachó frente a ella.

—Esto es lo que me estoy preguntando —dijo.

¿Sabía que sus orejas seguían en forma de Coyote y peludas?

—Has vivido en el Courtyard desde hace varios meses, y has estado
aprendiendo todo tipo de cosas durante ese tiempo. ¿Por qué ahora eres más tonta
de lo que solías ser?

Meg se puso rígida.
— ¡Jester! Eso no es algo bueno para decir, ni siquiera como una broma.

—No estoy bromeando.

Estudió su rostro, sus ojos, y se dio cuenta de que realmente no estaba
bromeando, no estaba diciendo algo para crear un poco de travesura. Un Jester
estando completamente serio la hizo sentir incómoda.

—Los humanos hablan de tener un modelo a seguir, alguien de quien pueden
aprender —prosiguió Jester—. ¿Sabes a quién creo que has estado usando como
modelo últimamente?

103
Grabado en el hueso

— ¿Ruth o Merri Lee?

Sacudió la cabeza.
—Saltarín.

Meg miró fijamente al Coyote.
—Pero Saltarín...

—Tiene un cerebro saltante y tiene problemas para aferrarse a partes de lo
que ha aprendido, por lo que los jóvenes como él no suelen sobrevivir en el país
salvaje. Si Saltarín persigue a un ciervo y es derribado y magullado, debe saber que
el ciervo podría hacerle daño si no tiene cuidado. Pero lo que su cerebro entiende
es que un ciervo en particular podría hacerle daño, así que él sale a la mañana
siguiente y persigue a un ciervo diferente, y es derrumbado de nuevo. Y tal vez
esta vez la lesión es grave porque todavía se está curando de los golpes y
moretones del día anterior.

»—Cuando los Elementales y Antiguos golpearon Lakeside hace unas
semanas, sabías que no podías permanecer cerca de los humanos a los que se les
ofreció refugio alrededor de la Plaza Comercial. Llegaste al Establo Poni, un lugar
donde no tendrías que lidiar con humanos y tampoco estarías sola. Mostraste
sentido, Meg. Entonces Simon y Vlad hacen esta feria de trabajo para ayudar a
Tolya a encontrar a los trabajadores que necesita en Bennett, y ¿qué haces? Pasas el
primer día entero trabajando en la oficina del Enlace, un lugar que sabías que ya no
era seguro para ti cuando hay tantos extranjeros alrededor y lograste salir golpeada
por la presión de estar cerca de tantos futuros potenciales. Y ésos eran gente de
Vida Simple, que debieron haber sido los humanos más fáciles de tratar. Entonces,
¿qué haces en el segundo día de la feria? Vas a la oficina y te golpeas más y más
rápido. Pero aún así ibas a abrir la oficina hoy. ¿Por qué?

Puesto de esa manera, sonaba bastante tonto.

—Todas mis amigas pueden hacer su trabajo, incluso con la feria de trabajo en
marcha —Meg murmuró, sin encontrar sus ojos—. No quería ser diferente.

Jester pareció desconcertado.
—Pero tú eres diferente.

104
Grabado en el hueso

—No quiero ser la que no puede hacer frente a algo que es fácil para todos los
demás.

—¿Cómo sabes que es fácil?

Se inclinó hacia él hasta casi estar nariz con nariz.
—Están en la Plaza Comercial, haciendo su trabajo.

—No se van a cortar para liberar algunos de los nidos de profecías que estén
zumbando bajo la piel. Pueden preguntarse qué les deparar el futuro a esos
humanos, pero no se van a lastimar a sí mismos para averiguarlo. —Jester se echó
hacia atrás un poco—. ¿No quieres ser diferente? Entiendo eso. Soy el único Coyote
aquí en un Courtyard controlado por Lobos. No es peligroso para mí estar aquí
como si fuera un coyote regular enredado con una manada de lobos, pero estoy
solo aquí.

— ¿Querrías que fuera diferente, que hubiera alguien más como tú? ¿O te
gustaría ser como otro grupo de Terráneos, que encajara mejor con ellos?

—Ser único puede tener ventajas. Cuidar de los ponis y tratar con las chicas
del lago no está exento de riesgo, y no podría haber tomado ese riesgo si hubiera
habido otro Coyotegard aquí para trabajar con él como parte de una manada.
Probablemente no habría vivido en el Complejo Verde con Lobos y Sanguinati y un
Oso Pardo, por no hablar de Tess. Pero yo soy el único Coyote en este Courtyard, y
he podido meter la nariz en todo tipo de cosas que mi tipo normalmente no ve.

—Eres aún más curioso que los Crowgard —dijo Meg.

—Dices eso como si fuera algo malo.

Ella rió.

Jester pensó por un momento.
— ¿Qué habría pasado en Lakeside estos últimos meses si no hubieras sido
diferente de los otros humanos que trabajan aquí?

Meg se movió sobre el fardo de heno mientras consideraba la pregunta.
Humanos comunes trabajaban en el recinto donde había vivido. Pero ella no habría

105
Grabado en el hueso

sido uno de ellos, no habría aceptado un trabajo donde otras personas, donde las
chicas, eran tratadas como propiedad. ¿Verdad?

—Probablemente no habría viajado a Lakeside si no hubiera huido del
Controlador y hubiera seguido las visiones que me mostraron cómo escapar. Yo...
no habría conocido a Sam... O a Simon.

—Simon abrió algunas de las tiendas a los humanos y tuvo empleados
humanos durante varios años antes de que llegaras. Fueron considerados no
comestibles, pero todavía los vimos como presa. Si tú, la humana que no era presa,
no hubieras venido en busca de trabajo, Simon, Vlad, Henry y Tess no habrían
cambiado la forma en que pensaban de los empleados humanos, y algunos de esos
humanos podrían haber muerto en la última ventisca de Febros. Si las hembras que
trabajaban aquí no se hubieran convertido en tus amigas, no se hubieran convertido
en una manada humana que los Wolfgard y Sanguinati decidieron proteger, esos
humanos no se habrían refugiado aquí cuando los Antiguos pasaron por la ciudad.
Si no estuvieras aquí, Simon y el Teniente Montgomery no habrían tenido una
razón particular para trabajar juntos, y Montgomery no habría tenido forma de
demostrar que era un humano de confianza. Si no estuvieras aquí, Nathan se
habría quedado con los Wolfgard de Addirondak durante todo el tiempo que se
suponía que estaría fuera del Courtyard, y Lizzy podría no haber llegado a
Lakeside porque Nathan no habría estado en el tren para protegerla. —Jester se
puso de pie—. Todas esas cosas pasaron porque eres diferente, Meg. No seas tan
rápida para querer ser como todos los demás. Los Cuervos, los Halcones y los
Búhos pueden volar. Yo no puedo. No necesito saltar de un acantilado para
probármelo a mí mismo. ¿Por qué tú sí?

Jester se dirigió hacia las puertas. Luego se detuvo.
—¿Qué le habrías dicho a otra Casandra de sangre que se hubiese empujado
como lo hiciste en estos últimos días? Ser la Trailblazer significa ser un modelo para
las otras chicas. Deberías pensar en eso.

Salió fuera. Meg se sentó en el fardo de heno, escuchando a Jester hablar con
los ponis.

¿Qué le habría contado a otra profeta de la sangre, especialmente a una joven
que aún no había sido cortada y que tenía la oportunidad de escapar de la adicción
al corte? Ella le habría dicho a la niña que no fuera a la oficina, que no se

106
Grabado en el hueso

presionara cuando ya se sentía incómoda. Le habría dicho que respetara sus
limitaciones así como sus habilidades.

No había hecho nada de eso por sí misma.

Al principio, no le había importado ser diferente. Estaba viva y libre, y,
pensando que sólo tenía unas pocas semanas de vida, se lanzó a experimentar lo
más que pudo. Pero había malinterpretado la profecía y no murió, o su futuro
cambió porque Simon y varios de los otros Terráneos la salvaron. Al principio, tuvo
sólo una pequeña ventana en las vidas de los humanos que se convirtieron en sus
amigos. Ahora, con algunos de ellos viviendo al otro lado de la calle del Courtyard,
veía más de lo que significaba tener una vida humana con amigos y familiares.
Algunas de las cosas eran malas, pero la mayoría eran buenas. Veía a la gente
haciendo cosas que la abrumaban, y envidiaba su habilidad, y no creía que
ninguno de ellos se sintiera envidioso de sus habilidades.

¿Había estado tratando de probar que podía ser diferente y, sin embargo,
igual que los demás humanos?

Ser diferente no significaba que no pudiera encajar. Había estado
aprendiendo a encajar con los Otros desde la noche en que tropezó en Aullidos,
Buena Lectura buscando un trabajo. Y ahora había tropezado otra vez al buscar algo
que ni siquiera estaba segura de querer, en lugar de mirar lo que ya tenía con
Simon y Sam y el resto de sus amigos en el Courtyard.

Está bien, así que no podía volar. Pero era la que podía decirle a sus amigos
cuándo permanecer en el suelo porque había una tormenta en camino.

*****

Simon leyó el currículum de Jana Paniccia por segunda vez y decidió no
preguntar cómo había oído hablar de la feria de empleo.

Apartó el currículum y estudió a la Jana. Más alta que la mayoría de las
mujeres, pero no tan alta como los hombres de la policía. Cabello castaño, ojos
marrones. Parecía vigorosa y saludable. Olía a limpio.

107
Grabado en el hueso

No fue otra cosa más que educada desde que se sentó frente al escritorio para
la última parte de la entrevista de trabajo, pero le recordó a un pequeño
depredador que creía que era más grande y más feroz que cualquier otra cosa y
lograba que los depredadores más grandes también lo creyeran.

— ¿Quieres trabajar para la policía? —preguntó.

Una de sus manos alisó la falda, el primer signo de nervios que mostraba.
Pero sus ojos mostraban una pizca de ira, no nervios.
—No quiero ser un despachador o una secretaria. No quiero trabajar para la
policía; quiero ser un oficial de policía. Me dejaron asistir a la academia, me
dejaron pagar todas las clases y el entrenamiento, me dejaron creer que podría ser
contratada para el trabajo. Aguanté todos los comentarios crudos sobre querer que
me crezcan un par de bolas. Pasé horas en el campo de tiro para aprender a ser
competente con armas de fuego. Tomé más clases de autodefensa que cualquiera
de mis compañeros de clase. Compré libros adicionales sobre la ley y la aplicación
de la ley y los estudié por mi cuenta. Pasé todos mis cursos y me gradué en el cinco
por ciento más alto de mi clase, pero aún así no puedo ser una oficial de servicio
porque tengo pechos en vez de pelotas.

Simon esperó que recuperara el control de sus emociones. Obviamente había
pisado fuertemente su cola preguntando lo que él pensó era una pregunta de
apertura simple. Y se preguntaba cuánta burla había recibido, y por qué los
hombres humanos entrenaban a una mujer para disparar un arma y luego la
provocaban para que se enfadara lo suficiente como para dispararles.

—Lo siento por hablar tan crudamente —dijo finalmente la Jana.

Pero no por estar enojada, pensó Simon.
—Quieres ser policía.

—Sí. —Señaló los papeles—. Puede ver que estoy cualificada.

—¿Te das cuenta de que el trabajo está en una ciudad en el Medio Oeste, que
está bajo el control de los Terráneos?

La Jana asintió.

108
Grabado en el hueso

—El nuevo sherif es un Lobo. Estarías trabajando como uno de sus
subalternos. —Tal vez la única subalterna de Virgil—. ¿Lo entiendes?

Ella asintió de nuevo.

—Antes de que te envíe a Bennett para hablar con Tolya Sanguinati y Virgil
Wolfgard, quiero que la policía confirme tus habilidades. —Eso no la hizo feliz, así
que añadió—: ¿Sabes montar a caballo?

La ira desapareció de su rostro y sus ojos se iluminaron.
— ¿Podría ser un oficial montado?

¿Qué pasaba con las hembras humanas y los caballos?
—Eso sería algo para discutir con Tolya y Virgil. —Se dio cuenta de que no
había dicho si sabía montar a caballo, pero ese sería el problema de Tolya si él
quisiera que ella se quedara.

Él y Vlad habían acordado que era mejor enviar a todos los candidatos de
trabajo en dos trenes para que nadie viajara solo. Tendría que pellizcar a unas
pocas personas para que la Jana llegara al segundo tren.

—Tus habilidades serán revisadas mañana —dijo Simon—. Si todos están de
acuerdo, puedes coger el tren al día siguiente. ¿Será eso un problema? —Los
humanos siempre parecían necesitar mucho tiempo para salir de una guarida.

—No es un problema. Puedo colocar mi ropa y artículos personales en dos
maletas. Eso y tres cajas de libros son todo lo que tengo.

Se preguntó si eso siempre había sido cierto. Volvió a mirar su currículum.
Nada de su manada familiar. Pero ella estaba ahí en el Courtyard buscando trabajar
en un lugar lejos del noreste. Tal vez su manada familiar había apoyado al
movimiento de Humanos Primero y Último y ella fue expulsada porque no lo hizo.
No había manera de saber, y realmente no importaba. Pero había otra cosa en el
currículum que le llamó la atención porque muy pocos de los humanos habían
mencionado otras habilidades más allá de las profesionales.

— ¿La escritura es tu pasatiempo? —preguntó—. ¿Qué clase de escritura?

109
Grabado en el hueso

—Ficción, sobre todo. He vendido algunos cuentos a revistas, pero
últimamente he estado escribiendo... Observaciones.

Simon trató de mantener sus orejas sin cambiar a Lobo para mostrar interés.
El oficial Debany se quejaba de la falta de noticias de su hermana. Con tantos
humanos migrando a Bennett, otras familias estarían murmurando también. Tal
vez tener a alguien como la Jana escribiendo observaciones, cualesquiera que
fueran, que pudieran publicarse en el boletín del Courtyard o en el periódico de
Isla Grande haría que los humanos que se quedaban se sintieran más tranquilos
por los que se iban. Algo para discutir con Vlad antes de pasar la información a
Tolya.

No aportando nada más acerca de la escritura, acordaron un momento a la
mañana siguiente para que ella viniera al Courtyard.

En el momento en que Vlad confirmó que la Jana había dejado Aullidos, Buena
Lectura, Simon llamó al Capitán Burke, pidiéndole que fuera al Courtyard.

*****

Douglas Burke leyó el currículum vitae y la transcripción una segunda vez
antes de devolverlo a Simon Wolfgard. Estaba en deuda con líder de ese Courtyard,
pero había algunas cosas que no podía hacer.

—Necesitamos saber si la Jana está realmente cualificada para ser un oficial
de policía —dijo Simon.

—En el papel, ella ciertamente está cualificada. —Burke suspiró—. Ya sea
justo o no, las mujeres no son contratadas para puestos como oficiales de servicio.
No están en la calle.

—Esa es su regla, no la nuestra —respondió Simon—. En una manada, los
machos son los ejecutores, porque son más grandes y más fuertes. Pero las hembras
son importantes en una cacería porque son más ligeras y más rápidas. Pueden
hacer correr a la presa hasta que se cansa, y luego los machos la abaten.

—Puede ser, pero aún así no puedo contratarla. —Aunque si los Otros
estaban tan dispuestos a tener a una oficial de policía trabajando con ellos, tal vez

110
Grabado en el hueso

el nuevo Alcalde y el Comisionado de policía estarían dispuestos a flexionar las
reglas, lo que sentaría un precedente para otras mujeres que quisieran entrar en el
trabajo policial activo. La contratación de la Sra. Paniccia también resolvería el
problema de encontrar un socio para el Oficial Debany.

Simon gruñó suavemente, como si advirtiera a un rival.
—Queremos contratar a la Jana para que vaya a Bennett y sea ayudante del
sherif. Queremos que confirme que está debidamente entrenada para luchar y
cazar. —Hizo una pausa y añadió—. Pero no tiene que probar si puede montar a
caballo. Alguien en Bennett hará eso.

Joder.
—Déjeme ver esa transcripción de nuevo. —Si ella fuera un hombre,
definitivamente la querría como uno de sus oficiales de patrulla—. ¿Y el sherif?
¿Tendrá algún problema con una mujer?

—Virgil tendrá más problemas con que sea humana, pero Tolya piensa que
necesitan a un humano para ayudar a mantener la paz.

—¿Virgil tiene algún entrenamiento en la aplicación de la ley?

—Él era un ejecutor dominante. Él sabe cómo matar.

Golpeado por un tono en la voz de Simon, Burke estudió al Lobo. ¿Virgil
había perdido miembros de la familia cuando el movimiento de Humanos
Primeros y Últimos mató a tantos de los Wolfgard? No era una pregunta que
pudiera hacer, pero tenía la sensación de que Virgil Wolfgard nunca había tenido la
tolerancia para los humanos que Simon tenía.

De repente, pudo ver el valor de tener a una oficial de policía humana para
equilibrar la reacción agresiva de un Lobo macho cuando se trataba de humanos
que perturbaban la paz.

—¿Cuándo necesita saberlo? —preguntó Burke.

—¿Puede probarla mañana? Si ella califica, puede ir con los otros que están
saliendo en el tren al día siguiente.

111
Grabado en el hueso

—La veré aquí y la llevaré al campo de tiro. Seguiremos desde allí.

—Barbara Ellen necesitará una compañera de cuarto además de Buddy. La
Jana podría vivir con ella.

—Sobre Buddy. —Michael Debany quedó sacudido después de recibir la
noticia sobre los arreglos de vida de su hermana, y Burke mantenía un ojo cercano
en los oficiales que se vieran sacudidos por alguna razón.

Simon abrió un cajón del escritorio, sacó un pedazo de papel y se lo entregó.
—Vlad preguntó. Tolya respondió. Se lo dijimos a Debany.

Burke leyó el mensaje y se echó a reír. Bueno, eso explicaba por qué Debany
parecía un poco avergonzado estos últimos días cuando alguien le preguntaba por
su hermana.

—Una vez que la Jana llegue a Bennett, Barbara Ellen tendrá una compañera
de habitación con un arma. Ella estará a salvo de los machos no deseados, así que
el oficial Debany ya no necesita preocuparse.

Sonaba como un intento de tranquilizar, y eso le dio curiosidad.
— ¿Quiere que Meg tenga una compañera de cuarto con una pistola?

Simon se quedó perplejo.
—¿Por qué Meg necesitaría una? Ella me tiene cuando está en casa y Nathan
es el Lobo guardián cuando está en la Oficina del Enlace. Y si alguien derrotara a
los Lobos, tendrían que tratar con Vlad, Henry y Tess y las chicas del lago.

El ligero cambio en los ojos de Wolfgard, en su postura, hizo que Burke se
diera cuenta de que Simon había estado usando el personaje de dueño de la librería
para estas entrevistas y que, en su mayor parte, había mantenido ese personaje
mientras hablaba con él sobre Jana Paniccia. Hasta ahora.

—Mantendremos a Meg a salvo —dijo Simon—. Y a Theral.

Burke se puso tenso.
—¿Jack Fillmore ha intentado verla?

112
Grabado en el hueso

—Algunos humanos estaban husmeando por donde no deberían haber
estado. Fueron expulsados antes de que causaran problemas. No tenemos el olor
de ese Jack Fillmore, así que no puedo decir si él era uno de ellos. Pero Theral no
necesita una compañera de cuarto con una pistola. No en el Courtyard.

Mensaje recibido.
—He oído que Katherine Debany trabajará para Elliot Wolfgard.

—Sí. Empieza mañana. La señora Twyla también trabajará allí por las
mañanas, ayudando con los archivos. —Simon sonrió, mostrando un canino que
era un poco demasiado largo para ser de humano—. Ambos miraron los archivos
esta mañana. Elliot dijo que nunca ha oído a un humano decir tanto con sólo hacer
tsk.

—Una habilidad que algunas mujeres perfeccionan. —Burke se apartó de la
silla—. Los veré a usted y a la Sra. Paniccia mañana por la mañana.

Bajó las escaleras y pasó unos minutos mirando los libros de la mesa de
exhibición, finalmente seleccionó un thriller de un escritor Terráneo y una historia
de un autor humano que estaba en una ciudad fronteriza de hace cien años. Tenía
la sensación de que vivir en Bennett iba a estar en algún lugar entre los dos.

Pagó los libros y luego volvió a la estación de la calle Chestnut para informar
al Teniente Montgomery de que él y su equipo estarían ayudando a revisar las
calificaciones de una joven que iba a usar una insignia, llevar una pistola... Y
montar a caballo.

*****

A última hora de la noche, un extraño silencio siguió el camino de los
Antiguos mientras se movían por el Courtyard sin ser vistos.

Ellos rondaban alrededor del lugar donde descansaban el Lobo y el Oso
Pardo y otros Terráneos. Donde vivía la aulladora no-Lobo. Pasaron el tiempo
aprendiendo los olores de los humanos que no dejaban marcas apropiadas
alrededor del terreno, o daban vuelta la tierra, pero su presencia era suficiente
como para que su olor se impregnara en la tierra y en las plantas. Luego se
dirigieron a los edificios frente al Courtyard, identificando las guaridas de los

113
Grabado en el hueso

humanos que los Elementales les habían dicho que pertenecían a la manada de la
no-Lobo. De pie sobre sus patas traseras, miraron por las ventanas de arriba de una
guarida con mezclas de olores masculinos y femeninos. ¿Estaba la mujer en
temporada? Eso era interesante, pero el macho de repente se sentó como si pudiera
sentir su presencia. ¿Un cazador en la manada humana?

Volvieron al Courtyard antes de que el humano se sintiera demasiado
incómodo y sonara una alarma. Aun así, oyeron una puerta abrirse, vieron al
macho salir a la parte abierta de la guarida y mirar alrededor. No los vería. No
podía verlos ya que estaban en su verdadera forma. Pero sabía que había algo en la
oscuridad, observándolo, observando a su compañera. No muchos humanos
percibían su presencia. Eso hacía a este ser humano diferente de otros de su
especie. Diferente, un cazador, pero no visto como una amenaza por los cambiantes
más pequeños. Eso también era interesante.

Rodearon el edificio que era la otra guarida de la no-Lobo, el lugar donde
habían encontrado las delicias escondidas dentro de una cáscara dura. La hembra
empujó la puerta, curiosa acerca de lo que podrían encontrar en la sala esta vez.
Entonces oyeron un agitar humano arriba, capturaron el olor del metal y del aceite
cuando la puerta sobre ellos se abrió, un olor que asociaron con un arma humana.

¿Otro cazador en la manada humana?

Tan fácil de agarrar al macho de su percha y aplastarlo en sus mandíbulas,
abrir el vientre suave con sus garras.

Entonces un Lobo aulló. ¿Acaso el primer cazador humano había hecho sonar
una alarma después de todo?

Era una sola voz, pero sería suficiente para despertar al grupo. A ambas
manadas.

Quedaron decepcionados por no haber encontrado las delicias, pero aún así
satisfechos por la reacción de ambos tipos de cazadores a una amenaza potencial.
Retirándose al lugar del Courtyard que habían elegido para su descanso,
consideraron lo que habían aprendido y decidieron que era hora de que el Lobo y
el Oso Pardo supieran que estaban allí.

114
Grabado en el hueso

115
Grabado en el hueso

Querido Douglas:

Espero que te encuentres bien. Brittania sobrevivió a las recientes
tormentas, que sólo dieron a nuestra isla un vistazo en su camino al
Bloque Romano. La represalia salvaje contra la Alianza de Naciones del
Bloque Romano por la muerte de tantos cambiantes y el intento de
apoderarse de parte del país salvaje y ponerlo bajo control humano, ha
causado muchas noches de insomnio para todos aquí en Britania,
especialmente a los gobernantes y a los que como nosotros están en la
aplicación de la ley. Eso me ha hecho estar agradecido de haber sido
capaz de pasar un poco de tiempo en el Courtyard de Lakeside cuando
te visité en Juin. Tener un conocimiento de cómo trabajar con los Otros
ha sido de una tremenda ayuda.

Todo lo que hemos oído acerca del Bloque Romano son sólo
fragmentos de información procedentes de personas que viven de la
pesca y la agricultura en los asentamientos del país salvaje y han
intercambiado bienes con Brittania por generaciones. Y su información
proviene de rumores de pueblos fronterizos que se salvaron de la fuerza
total de los ataques.

Según los rumores, todas las fábricas que construyeron las armas
que se usaron contra los cambiantes fueron destruidas. En eso, los Otros
fueron despiadados, y en algunos casos, una ciudad entera fue arrasada.
Se rumorea que hay una riqueza para rescatar en esos lugares: metales,
neumáticos, herramientas, incluso dinero; también se rumorea que
pocos de los que van a tomar lo que puedan llevarse sobreviven a los
depredadores que han declarado las ciudades rotas como sus campos de
caza. Rescatistas que entran como hombres sanos salen muriendo de
algún tipo de plaga, si es que salen.

Muchos pueblos y aldeas quedaron intactos. Hay combustible
limitado para los vehículos de motor porque los depósitos de
combustible están ahora rodeados por el país salvaje, y sólo los
humanos que han tratado justamente con los Otros en el pasado tienen
alguna posibilidad de que se les permita el acceso al combustible.

El Bloque Romano solía ser el área más grande de tierra intacta
controlada por el hombre en el mundo, abarcando toda la tierra
alrededor del Mar Mediterráneo así como la tierra alrededor de las orillas
occidentales y meridionales del Mar Negro. Ahora cada nación está
dividida del resto por las venas anchas del país salvaje. Se dice que la
tierra no tiene aspecto diferente, todavía hay caminos y granjas y
pueblos humanos, pero se siente diferente. Peligroso. Las personas que

116
Grabado en el hueso

viven en las granjas y en los pueblos afirman que son lo suficientemente
seguras durante el día, pero los extraños que tratan de cruzar esa tierra
rara vez sobreviven. Y nadie está a salvo en la oscuridad.

La comunicación electrónica en el Bloque Romano es limitada o
inexistente. De hecho, los pueblos más pequeños son más propensos a
tener teléfonos de trabajo que lo que queda de las ciudades industriales.
Pero el servicio es errático ya que muchas de las líneas telefónicas que
pasan por las nuevas venas del país salvaje fueron derribadas y no
pueden ser reparadas.

Esa es la información que nos ha llegado. En base a lo que he
podido recabar la ¿mejor conjetura? Las venas del país salvaje seguirán
extendiéndose a lo largo del Bloque Romano, aislando a la gente en
pedazos más pequeños y más pequeños de tierra. Algunas comunidades
sobrevivirán, incluso podrán prosperar, mientras que otros lugares se
marchitarán hasta que ellos, y las personas que vivieron allí, no sean
más que un recuerdo o un cuento cauteloso.

Ten cuidado, Douglas. Espero que Lakeside sea uno de los lugares
en tu parte del mundo que continúe sobreviviendo y prosperando. Me
mantendré en contacto lo mejor que pueda.

Shady

117
Grabado en el hueso

Capítulo 6

Thaisday, 9 de Messis

Meg puso su bolsa en la parte posterior del Bow, luego dio un paso atrás y
sonrió a Simon.
—Quiero caminar al trabajo.

—Pero tengo que llegar a la oficina temprano hoy.

—Es por eso que necesitas conducir el Bow. —Bueno, eso no era del todo
cierto. Incluso en forma humana, Simon fácilmente podía caminar a la Plaza
Comercial y llegar a Aullidos, Buena Lectura con mucho tiempo para sus reuniones
tempranas. Pero no podría llegar a tiempo si mantenía el paso de ella—. Quiero ver
la huerta y ver qué verduras podemos recoger, y quiero moverme sola esta
mañana.

Suspiró, un sonido que contenía tanta decepción que Meg casi cedió. Le
gustaba ir a trabajar con Simon, le gustaba el compañerismo. Pero no quería llegar
temprano a la Oficina del Enlace y no quería a nadie con ella cuando se acercara a
la Plaza Comercial, por si acaso todo lo que había provocado su angustia ayer
todavía estuviera allí. La feria de trabajo había terminado, por lo que debería estar
bien, pero Simon estaría descontento si tuviera otro ataque de pánico, y no quería
que se distrajera de ayudar a los demás que esperaban una decisión sobre si iban a
ir a Bennett.

—Estaré bien, Simon. —Como él continuaba de pie al lado del Bow, agregó—.
Te haré saber tan pronto como llegue a la oficina.

¿Qué harían Merri Lee o Ruth para convencer a un varón de que siguiera con sus
planes?

118
Grabado en el hueso

Meg se acercó a Simon, se paró de puntillas y le lamió la mejilla. Bueno, Merri
o Ruth le habrían dado un beso humano, pero a juzgar por la mirada sorprendida y
complacida en sus ojos, a él no le importaba eso.

Él le pasó una mano por su cabello corto y negro y le dio una ligera rascadita
detrás de la oreja. Luego se metió en el Bow y se alejó.

Sintiéndose independiente, competente y libre, Meg salió del Complejo Verde
y caminó sobre la hierba para llegar al gran huerto. Junto con los residentes del
Complejo Verde, ella y sus amigos humanos habían estado cosechando verduras
durante las últimas semanas. Habían sacado un poco de esto y aquello durante
Sumor, pero ahora parecía que había todo tipo de verduras que necesitaban ser
recolectadas todos los días. Y si era verdad o no, sentía como si estuviera
recogiendo calabacín todos los días. Los pimientos estaban creciendo y casi listos, y
pronto habría maíz fresco. Era divertido ir allí y ver lo que estaba floreciendo y lo
que estaba madurando y...

¿Qué es eso?

Blanco y rojo. Y un pedazo de marrón por allí. Y...

Un par de días atrás, había asustado a un conejo joven que pastoreaba cerca
del huerto. No quiso hacerlo; no lo había visto. Pero cuando se movió, arrastraba
una pata trasera. ¿Habría sido golpeado por un coche? Los complejos no estaban
construidos cerca de las calles de la ciudad, pero los animales cruzaban las calles
buscando comida. Julia Hawkgard dijo que su presa muerta se encontraba a
menudo en la hierba junto a la Avenida del Parque: animales que se movían del
parque al Courtyard o del Courtyard al parque. Pero la Avenida del Parque estaba
al otro lado del Courtyard. Un conejo lesionado no cruzaría toda esa tierra.

Meg se acercó cautelosamente, su estómago ya estaba dando vueltas.

Hueso blanco desprovisto de músculo, pero todavía conectado con
ligamentos, y aún adherido a una pata peluda. El trozo marrón resultó ser un
pedazo de piel. Y el rojo... ¿Era la espina dorsal del conejo?

Meg retrocedió y gritó cuando golpeó algo.

119
Grabado en el hueso

Unas grandes manos la sostuvieron. La voz de Henry resonó sobre su cabeza.
—Es sólo un conejo, Meg.

—Alguien se comió el conejito.

—Nadie en el Complejo Verde. No todos los cazadores que buscan comida en
el Courtyard son Terráneos.

— ¿Crees que Simon...? — Él comía conejitos. Igual que Sam. Igual que todos
sus vecinos, excepto Tess y Vlad, y no estaba segura de que no lo hubieran hecho.
Hasta ella había comido conejo unas cuantas veces. Pero estaba preparado. Y nada
en su plato se parecía a eso.

—Ninguno de tus amigos se comió el conejo —dijo Henry.

— ¿Cómo lo sabes?

—No habrían dejado huesos y restos en donde tú o la manada femenina
pudieran encontrarlos. —Le pasó el brazo por los hombros y la alejó del huerto.

—Tenía una pata herida —dijo Meg cuando llegaron a la carretera principal
del Courtyard y empezaron a caminar hacia la Plaza Comercial.

—Eso lo convirtió en presa fácil. —Caminaron en silencio durante un minuto
antes de que Henry dijera—¿Por qué Simon te dejó atrás?

—Quería ir caminando al trabajo. Quería tiempo extra para acercarme a la
Plaza Comercial. —Meg suspiró—. Si hubiera ido con Simon, no habría visto el
conejito, su... lomo. —Ver los huesos de la pata no había sido tan malo, pero la
imagen de la columna vertebral se quedaría con ella.

—Toda la carne salta o corre o vuela antes de que se convierta en carne —dijo
Henry—. Esa es la ley de la vida.

Ella asintió. Esa era la ley de la vida. Pero la verdad en bruto era un poco más
difícil de aceptar.

*****

120
Grabado en el hueso

Mierda. Joder. Maldición, pensó Simon cuando Henry le contó del
descubrimiento de Meg.
—Mejor dile a quien esté cocinando en La Carne no es Verde hoy que no ponga
conejo en el tablero del menú.

—Ya lo hice —dijo Henry—. Pero eso parece que fue comido donde fue
atrapado.

Cuando vio a un conejito herido, los sentimientos de Meg se habían vuelto
empalagosos. Un Lobo, al ver lo mismo, habría agarrado la comida rápida y la
habría llevado al Complejo Wolfgard para los cachorros o lo habría comido él
mismo.

—Volveré a deshacerme de los huesos y desechos —dijo Henry—. Deberías
encontrar algo que distraiga a nuestra Meg para que no pase el día pensando en el
conejo.

—No hay... —Simon miró la caja recogida en la estación de tren temprano esa
mañana. Por supuesto, no había hecho más que echar un vistazo a los libros que
Jesse Walker había enviado para su revisión y no tenía ni idea de si eran
emocionantes thrillers de misterio con muchas historias de escalofriantes cacerías.
Bueno, si los libros asustaban a Meg y ella le daba patadas por malos sueños, no
podía gruñir a nadie más que a sí mismo.

Simon tomó la caja y salió de la oficina, deteniéndose lo suficiente para decirle
a Vlad que iba a la Oficina del Enlace.

La puerta trasera de la Oficina del Enlace estaba cerrada con llave. Había
esperado eso. Lo que no esperaba era oír un paso en la escalera por encima de él y
ver a Greg O'Sullivan mirándole, con una mano en el arma de servicio que llevaba
el agente de la GTI.

—Señor Wolfgard. —La mano de O'Sullivan se alejó del arma. Bajó las
escaleras, sus pasos rápidos y ligeros—. No sabía que era usted.

121
Grabado en el hueso

Simon miró al agente. Nadine Fallacaro y Eva Denby dijeron que la segunda
habitación por encima de la oficina era similar a una habitación de hotel, con el
beneficio de una pequeña nevera para guardar bebidas frías o aperitivos.
O'Sullivan se había mostrado feliz de convertirse en inquilino, diciendo que era
más seguro que una habitación de hotel normal, y que podía dejar artículos
personales allí cuando necesitaba viajar de regreso a Hubbney y reportarse al
Gobernador Hannigan.

—¿Estaba esperando a alguien más?

—No, pero escuche decir que durante la feria de trabajo, unas cuantas
personas estuvieron husmeando por donde no debían... y creí escuchar a alguien
maniobrar la puerta trasera anoche. Sólo quería asegurarme de que nadie tratara
de molestar a la Sra. Corbyn.

Un tipo diferente de Lobo guardián, Simon decidió mientras estudiaba a
O'Sullivan. No un macho desapegado husmeando alrededor de su Meg, sino un
miembro de la manada más grande que se había comprometido a proteger el
territorio que los protegía a todos ellos, lo que significaba que O'Sullivan
necesitaba ser advertido de los invitados del Courtyard.

Simon no los había visto, había estado demasiado ocupado tratando con seres
humanos para siquiera sentir su presencia o capturar su olor. Pero Kowalski llamó
a Blair ayer por la noche, y después de que el ejecutor dominante hubiera olfateado
la tierra alrededor de la guarida de Kowalski y de Ruthie esta mañana, Blair le dijo
a Simon que dos Antiguos habían regresado a Lakeside. Ésa era la razón por la que
le pidió a Henry que se demorase en ir a la Plaza Comercial, para que Meg no
estuviera caminando sola. Y era por eso que Henry estaba allí cuando Meg
encontró la columna vertebral del conejo.

No estaba listo para discutir eso con los humanos, así que cambió de tema.
—Katherine Debany está comenzando su nuevo trabajo en el consulado.

—La conocí ayer —dijo O'Sullivan—. Y la señora Twyla —se frotó la nuca—.
Me hizo sentir como si estuviera siendo escudriñado por dos tías estrictas pero
cariñosas. Revisé todos los cajones en el escritorio que estoy usando para
asegurarme de que no había nada que me pudiera meter en problemas. Tengo la

122
Grabado en el hueso

sensación de que esas dos han oído la defensa de "no es mío" muchas veces para
creerlo.

Simon había tachado al agente de la GTI como intenso y lejano, centrado en
su trabajo y más como un lobo solitario. Ahora divisó al joven que el hombre
alguna vez fue.

—Las hembras mayores son buenas para una manada.

O'Sullivan sonrió e hizo un ruido extraño antes de dirigirse a Un Pequeño
Bocado para desayunar.

Simon abrió la puerta trasera de la Oficina del Enlace, entró y oyó que algo
hacía un rítmico sonido de golpe, golpe, golpe en la madera.

— ¿Meg?

«Ella está inquieta» informó Nathan desde su lugar en la sala delantera. «Y
está enojada con el correo».

Meg dio otro golpe en la mesa de clasificación. Simon se acercó a la mesa con
cautela y colocó la caja en una esquina.

—¿Meg?

— ¡No quiero ser un conejito! ¡Los conejos se comen!

—Tarde o temprano, todo se come —replicó.

Ella le gruñó. Parecía tan feroz como un cachorro. Quería darle un par de
lamidas y encontrar un juguete. Si pudieran jugar durante unos minutos, se
olvidaría del conejito.

No, no lo haría. Meg no era un cachorro y no se olvidaba de algo una vez que
lo había visto. Al menos, no se olvidaba de algo que había visto a menos que
estuviera velada por la euforia producida por el corte.

No le gustó ese pensamiento, así que tomó la caja y la puso delante de ella.

123
Grabado en el hueso

—Cuando termines con el correo, necesito un favor.

Meg frunció el ceño ante la caja.
—¿Un favor?

—Jesse Walker me envió algunos libros que no vendemos en Aullidos, Buena
Lectura.

Era una lástima que Meg no pudiera mover sus orejas para mostrar interés.
Sin duda parecía que ella quería hacerlo.

—¿Estilo cozy1 Crowgard? —Preguntó.

—Más bien thrillers, creo. —Simon dio golpecitos en la caja—. Jesse Walker
dice que a los Intuye les gustan estas historias, pero quiero saber si crees que las
historias atraerían a los Terráneos y a la manada humana.

—¿Así que soy como una crítica de libros para la tienda?

Él asintió, observándola. De pronto se le ocurrió que esto era algo nuevo, algo
que no formaba parte de la rutina de Meg. ¿Le molestaría? No, parecía intrigada.

Meg dejó la caja a un lado.
—Tengo que terminar de ordenar el correo primero. —Ella parpadeó hacia él
—. ¿No se supone que deberías estar trabajando?

Miró el reloj. Llegaba tarde a su reunión con el Capitán Burke.

Dándole una rápida lamida a la punta de su nariz, Simon salió de la sala de
clasificación. Miró hacia atrás cuando llegó a la puerta. Meg estaba ordenando el
correo, pero seguía mirando la caja.

1 Estilo cozy Crowgard: En el original “Cozy Crowgard” hace referencia a una
especie de género literario, cozy tiene muchas acepciones (confortable, intimo,
amigable, cálido etc.) no encontramos una definición que nos conformara y
como en español se usa hablar de un “estilo cozy” lo dejamos tal cual
agregando la palabra estilo para que quedara más claro que se refieren a un
genero en particular.

124
Grabado en el hueso

Sintiéndose más ligero, como si hubieran tenido unos minutos de tiempo de
juego, se preguntó cuánto correo tendrían para repartir los ponis debido a que él
había encontrado la distracción adecuada.

*****

Monty sonrió a la joven Jana Paniccia sentada junto a él en Un Pequeño Bocado.
Temprano en la mañana, el Capitán Burke la había llevado al campo de tiro para
revisar su habilidad con las armas comúnmente utilizadas por la policía. Kowalski
y Debany fueron designados para probar sus habilidades de auto-defensa y de
pelea mano a mano. Y Burke y él revisaron su expediente. Ahora, mientras Simon
Wolfgard escuchaba la opinión de Burke sobre la capacidad de la Sra. Paniccia para
servir como ayudante de sherif, Monty estaba ahí para hablar y escuchar.

—Esperar siempre es difícil —dijo. Y lo más difícil para él, para Burke, incluso
para Kowalski y Debany, era preguntarse si enviarían a una oficial joven y mujer
demasiado lejos en lo desconocido, donde su nuevo jefe la aceptaría o se la
comería.

—Es brutal. —Jana miró hacia el arco que conducía a Aullidos, Buena Lectura.

—Ir a Bennett es una gran decisión. No será como cualquier cosa que hayas
conocido. Ciertamente, no será como vivir en Lakeside. —Aunque eso era cierto,
Monty se preguntó si la ciudad sería dirigida como un Courtyard con un distrito
de negocios más grande.

—Lo sé. Pero es un lugar lleno de posibilidades. —Jana se rió un poco—. Me
encantaban las historias sobre pueblos fronterizos y un sherif honesto frente a los
villanos que querían hacerse cargo de un pueblo que era el único lugar humano en
cientos de kilómetros. Mis historias favoritas por lo general tenían una mujer
decidida cautiva y ella golpeaba a uno de los villanos con una sartén y se escapaba
a tiempo para avisar al sherif.

—¿Querías ser la mujer decidida?

—Bueno no. Quería ser el sherif, y en mis versiones de las historias, la mujer
decidida era mi hermana o prima. A veces el cautivo era un hermano que nunca

125
Grabado en el hueso

había hecho otra cosa con una sartén en su vida, y a veces era un hermano que
quería tener un restaurante algún día y realmente sabía cómo recorrer la cocina.

—¿Pero querías llevar la insignia y llevar la pistola?

Jana asintió. Luego respiró hondo mientras Simon Wolfgard y el Capitán
Burke se acercaban a la mesa.

Simon extendió dos sobres.
—Tu carta de viaje y tu pase con la tarifa del tren están en el primer sobre. Es
necesario mostrar el pase y la carta cuando se aborda el tren en Lakeside y de
nuevo cuando el tren se detiene en la estación más cercana a la frontera regional
entre el Noreste y el Medio Oeste. Esa es la única manera de que te permitan cruzar
a otra región. El segundo sobre tiene una carta a Tolya Sanguinati, que incluye el
resumen que me diste. También incluye la dirección de la casa donde vivirás si
Tolya siente que eres conveniente para ser ayudante de sherif en Bennett. Barbara
Ellen, la hermana del oficial Debany, está dispuesta a compartir la casa con otra
mujer. A medida que las casas se limpian y se ponen a disposición, Tolya quiere
que los residentes permanentes se muden del hotel para dar cabida a trabajadores
temporales y viajeros. Si no te gusta la casa o no quieres compartir, puedes
quedarte en el hotel por un tiempo.

—Tener una compañera sería genial —dijo Jana, agarrando ambos sobres.

—El tren sale mañana por la mañana. Te recogeremos en nuestra camioneta
para que haya espacio para todo lo que quieras llevar contigo.

—Gracias. —Jana aspiró—. Estaré lista.

Simon estudió su rostro.
—Tus ojos están regando y tu nariz está goteando. ¿Estás enferma?

Ella sacudió su cabeza.
—Muy feliz.

Él estudió su cara un poco más, luego se alejó.

126
Grabado en el hueso

Monty le entregó las servilletas de papel que estaban sobre la mesa. Se secó
los ojos y se sonó la nariz.

—Felicidades, ayudante de sherif Paniccia. —Burke extendió la mano.

Jana se levantó y le estrechó la mano.
—Gracias, señor, pero todavía no tengo el trabajo.

—Estoy seguro de que lo tendrá. Háganos saber cómo le va yendo.

—Lo haré.

Burke se alejó de la mesa. Monty empujó su silla hacia atrás, listo para volver
a sus deberes. Cuando Jenni Crowgard corrió hacia la mesa, ambos dudaron.

—¿Vas a Bennett? —preguntó Jenni—. ¿Tienes un amigo por
correspondencia? La Ruthie me explicó lo que es. Podría ser tu amiga Crowgard y
enviarte noticias de Lakeside.

Mucha emoción invertida en esto, pensó Monty mientras veía las plumas
aparecer en el pelo largo y negro de Jenni.

Jana miró las plumas, luego, con esfuerzo, se concentró en el rostro de Jenni.
—Sí, voy a Bennett. Prometí escribir a Merri Lee, pero no tengo ninguna
amiga Crowgard, así que me gustaría escribirte.

Jenni puso una tarjeta en la mesa.
—Esta soy yo. Cuando llegues a Bennett, puedes enviarme tu dirección. —
Salió corriendo de la cafetería.

Jana miró por el pasillo que conducía a la puerta trasera, luego miró a Monty
y a Burke.

—Para los Crowgard, la información es una forma de moneda —dijo Monty,
sonriendo—. Tengo la impresión por cosas que he oído últimamente que tener un
amigo por correspondencia y recibir postales de otra región en Thaisia se ha
convertido en un símbolo de estatus.

127
Grabado en el hueso

—¿Tener un humano como amigo por correspondencia te da más o menos
estatus? —Preguntó Jana.

—Más, creo.

—La comunicación con uno de los Crowgard de Lakeside tampoco dañará su
estatus —dijo Burke en voz baja—. Especialmente porque muchas personas en
Bennett y Pradera de Oro ya tienen vínculos con este Courtyard.

Jana les dirigió una brillante sonrisa.
—Será mejor que vuelva a casa y me asegure de que todo esté listo para mi
viaje de mañana.

—Haz que te envíen tu correo a la oficina de correos de Bennett —dijo Monty
—.

—Lo haré.

Tess se unió a ellos, dándole a Monty y a Burke nada más que una mirada
antes de concentrarse en Jana.
—¿Estás lista para ir?

—Lo estoy.

—Nuestra minivan puede llevarte a casa. Está en el camino de acceso. El
nombre del conductor es Harry.

—Gracias —Jana se apresuró a salir por el camino de atrás.

—Bueno —dijo Tess—. Espero que hayamos terminado con toda la
emoción...por... un tiempo. —Mientras miraba hacia el arco, su cabello cambió a
rojo-rayado con verde y comenzó a enrollarse—. La feria de trabajo ha terminado.

—No he venido a buscar trabajo.

La conocida voz masculina, una voz que Monty había esperado no escuchar
en persona, a pesar de lo que Meg había visto en las cartas proféticas y lo que su
madre le contó, fue como un golpe de martillo en el pecho.

128
Grabado en el hueso

—Vinimos a ver a la familia. — Un gesto a la mujer y a dos niños detrás de él
—. Nos dijeron que había lugar donde podríamos quedarnos. —La sonrisa dirigida
a Monty no era sincera, a menos que se tuviera en cuenta el indicio de mezquindad
—. Oye, CJ.

—¿Teniente? —La voz de Burke fue apenas audible pero una advertencia no
obstante—. ¿Lo conoce?

—Mi hermano. Cyrus James Montgomery. Jimmy.

Burke dio un paso hacia el arco.
—Señor, usted tiene que irse. Ahora.

Monty miró a Tess y sintió una oleada de mareo. Algo mal con su rostro.
Algo...

Desvió la vista y esperó a que pasara el mareo. Esperaba que pasara.

Un chillido desde el arco. Entonces la esposa y los niños de Jimmy se
metieron en la cafetería, y Henry Beargard se detuvo en el arco, bloqueando la
salida.

Monty miró a Jimmy, que todavía estaba tratando de aferrarse a su
arrogancia.

—Si se va o no, no es su decisión, Capitán —dijo Tess—. Está en el Courtyard.
El Wolfgard decidirá qué le sucede ahora.

129
Grabado en el hueso

Capítulo 7

Thaisday, 9 de Messis

Observada por los ponis, Meg se paró en la puerta lateral de la sala de
clasificación y empacó los sobres de los Sanguinati. Sonriendo un tanto distraída,
sacó una carta que pertenecía al correo de Hawkgard, y luego puso el resto en las
cestas de Trueno.

Trueno se dio la vuelta hasta llegar al final de la fila, ya que Meg no repartiría
el regalo del día hasta que se ocupara de todo el correo, Rayo se acercó para recibir
las cartas que entregaría.

Complejo Hawkgard. Complejo Wolfgard. Crowgard y Owlgard. Establo
Poni. Complejo de Servicios Públicos. Incluso el Complejo Verde, lo que implicaba
que alguien de la Asociación Empresarial tendría que regresar al complejo, vaciar
las cestas, y poner el correo en las ranuras en la sala de correo. Habría sido más
fácil llevar ese correo con ella cuando volviera a casa, pero la mayoría de los días
todos los ponis que vivían en el Courtyard aparecían para recibir correo, y todos
esperaban poder entregar algo en algún lugar a pesar de que había más ponis que
lugares de entrega de correo. Esa era la razón por la que ahora tenía un poni
entregando el correo a las tiendas de la Plaza Comercial, y por lo que tenía ponis
haciendo otros tipos de entregas si no tenía ningún correo para poner en la canasta.
Las chicas del lago no recibían correo ni catálogos, así que Meg ahora dividió los
libros solicitados de la biblioteca. Un poni tomó un par de libros en la mañana y
ella tomaría el resto cuando hiciera sus entregas de la tarde. Desde que los Antiguos
llegaron a Lakeside y al Courtyard el mes pasado, dispensando su forma primitiva
de justicia, le quedó claro a Meg que las chicas esperaban verla cuando hacía sus
rondas de la tarde, aunque no tuviera nada que entregar. Igual pasaba con el Sr.
Erebus. Si tenía algo para él o no, se detenía en su casa en las Cámaras, se paraba a
un lado de la puerta en la cerca negra de hierro forjado y charlaba con el viejo
Sanguinati por algunos minutos.

130
Grabado en el hueso

Con los Elementales y el Sr. Erebus, su presencia no se trataba de entregas
físicas. Se trataba de hacerles ver que estaba bien, y de compartir noticias que no
estaban escritas.

Cuando le dio al último poni, Remolino, los libros que Verano y Tierra habían
solicitado, y todos recibieron su golosina de trozos de zanahoria, Meg entró en el
baño para lavarse las manos. El correo estaba todo clasificado. No había paquetes
para dejar de lado para las entregas de la tarde. Sólo esa caja de libros de Jesse
Walker. A menos que llegara una entrega, no tenía nada que hacer hasta el
descanso del mediodía. Podía seleccionar uno de los libros y leer un capítulo o dos.

¿Por qué estaba sosteniendo su codo izquierdo hasta el espejo?

Frunciendo el ceño, Meg se frotó la piel con cuidado y luego miró más de
cerca. No había cortes ni lesiones de ningún tipo. No que ella pudiera ver de todos
modos. La piel no le dolía cuando la frotaba. Pero el codo le dolía, débilmente. Y la
piel palpitaba, débilmente.

Dejó el cuarto de baño, pasó por la sala de clasificación, miró la caja y casi se
encogió de hombros ante la extraña sensación en su codo. ¿Si ella decía algo,
cuánto trastorno podría causar? Pero si no decía nada y la extraña sensación era
una advertencia de problemas...

Abrió el cajón que contenía la caja de madera de las cartas proféticas. Puso la
caja en el mostrador, abrió la tapa y colocó las yemas de los dedos en las cartas.
Probablemente no obtendría una respuesta precisa si no extendía las cartas en la
mesa. Si las dejaba en la caja, sería más difícil encontrar la correcta. Era el momento
de mirar todas y empezar a descartar las que tenían imágenes que podrían ser
representadas por una sola carta cuando el mazo Trailblazer fuera creado.

¿Y cuántas veces iba a decir que debía hacerlo antes de que empezara a
hacerlo?

¿No había visto un artículo en una revista recientemente acerca de cómo dejar
de posponer las cosas? Tal vez debería encontrar ese artículo y leerlo de nuevo.

Por ahora, haría una pregunta y seleccionaría una carta como respuesta.

131
Grabado en el hueso

¿Por qué me duele el codo? ¿Por qué me duele el codo? ¿Por qué...?

Su mano izquierda hormigueó. Los dedos zumbaban. No tuvo que buscar
mucho para encontrar la carta. La sostuvo, la volteó.

Explosión. Había sacado esa carta cuando preguntó por sus amigos en el
Courtyard y cuando el Teniente Montgomery preguntó por su hermano Cyrus,
también conocido como Jimmy.

Meg guardó las cartas, luego apretó su mano contra el bolsillo de sus capris,
sintiendo la forma de la navaja de plata. Pero el zumbido, la punzante sensación de
hormigueo se había ido, sin darle indicación de dónde debía cortar para encontrar
esta profecía en particular.

Su codo dolía otra vez, pero no de una manera que indicara profecía.

Perturbada, Meg se acercó al mostrador de la sala.
— ¿Nathan? ¿Podrías mirar algo por mí?

No se estiró ni bostezó tranquilamente. Cruzó la habitación y tuvo las patas
delanteras en el mostrador antes de que tuviera tiempo de parpadear.

Ella levantó el codo.
— ¿Puedes ver si hay algo malo con mi codo? Se siente... raro... Pero no veo
un rasguño.

Él olfateó su brazo de la muñeca al hombro y luego le dio a la parte externa
de su codo un olfateo más profundo. Lamió la piel. Ambos esperaron a ver si
reaccionaría ante un rastro de sangre tan pequeño que no podría encontrarse de
otra manera. Él le dio a la piel un displicente "estás bien" lamido y comenzó a
alejarse. Luego gruñó, sorprendiéndola. ¿Estaba reaccionando a algo en su piel
después de todo?

Ella no sabía qué pensar cuando se apresuró a la puerta principal y cambió
una pata delantera lo suficiente como para tener los dedos que podrían girar la
simple cerradura. Asustada por su inexplicable comportamiento, Meg retrocedió
del mostrador, golpeando su hombro contra el marco de la puerta.

132
Grabado en el hueso

Volviendo al mostrador, Nathan cambió a la forma humana.
—Déjame ver el brazo otra vez.

No era su amigo. No era el Lobo guardián de la oficina. Éste era Nathan un
ejecutor del Courtyard.

—Meg.

La palabra gruñida fue una advertencia. Si Nathan estaba tan enfadado por lo
que había pensado que era una pequeña pregunta, no quería considerar cómo
reaccionaría Blair.

No soy un conejito. No soy un conejito. No soy...

Siguió repitiendo eso mientras se acercaba y alzaba el codo.

Sus manos se cerraron suavemente a ambos lados de su codo. Inclinó la
cabeza y estudió la piel, la olisqueó, le dio otra lamida antes de soltarla.

—Nada. —Sonaba más tranquilo, pero también perplejo.

El mostrador lo ocultaba por debajo de la cintura, por lo que se negó a
considerar lo que alguien trayendo una entrega podía ver a través de la puerta de
cristal.

Meg parpadeó. Un pensamiento. Nada de ella lo había molestado, pero había
algo.
—¿Qué pasó?

—Visitante masculino no invitado. Tess dijo que cerrara la puerta y que me
pusiera en guardia hasta que Simon decidiera qué hacer con ese hombre.

Eso sonaba mal. La imagen de la columna vertebral del conejo apareció en su
cabeza, haciéndola marear.

Nathan se giró y se concentró en una de las ventanas delanteras. Nyx se
volvió hacia ellos, asintió y se deslizó por el área de entrega hasta el consulado.

133
Grabado en el hueso

Jake Crowgard aterrizó en su lugar favorito en la pared de ladrillo y grazno,
haciendo saber a todos que él también estaba observando.

—Estás a salvo, Meg. —Dijo Nathan—. Nada te hará daño.

Su corazón latía tan rápido que se sintió mareada.
—¿Alguien está aquí buscándome?

—No. —Inclinó la cabeza, como si estuviera escuchando algo... o alguien—.
No, no te busca. —Él estudió su codo—. Pero si eso sigue doliéndote, hazle saber a
Simon. O a Henry.

Explosión. ¿Una explosión física o emocional? Teniendo en cuenta cuántas
veces había sacado esa carta últimamente, podría ser cualquiera... o ambas cosas.

No sabía por qué le dolía el codo, pero sabía que sería inútil hacerse un corte
ahora. Los acontecimientos que había visto profetizados en las cartas ya habían
comenzado.

*****

Algo había cambiado en el Courtyard. Aire llevaba el olor de la ira. Tierra
informó que los Lobos estaban en movimiento, moviéndose para proteger a los
vulnerables en su manada. Todo por el hombre que acababa de llegar con su pareja
y sus jóvenes. El Wolfgard y las manadas humanas no habían reaccionado así a los
enjambres humanos que fueron y vinieron, los humanos que emigraron a otras
partes de Thaisia. ¿Por qué este varón era considerado una amenaza para tantos
cuando podía morir tan fácilmente? ¿Qué lo hacía diferente del resto de los
humanos?

Esta era la razón por la que habían llegado a Lakeside. Éste era el tipo de ser
humano que necesitaban observar antes de que los humanos emigrantes volvieran
a los lugares que los dientes y las garras de Namid recuperaron para los Terráneos.
Y necesitaban asegurarse de que el macho permaneciera al alcance del Courtyard.

«Lobo»

*****

134
Grabado en el hueso

Principalmente ocultos detrás de la forma humana grande de Henry, Simon
estudió al rebaño humano reunido en Un Pequeño Bocado. Extraño cómo la adición
de un humano podría cambiar su manera de mirarlos, cambiarlos de una manada a
ser de nuevo un rebaño. De vuelta a ser presa.

Tal vez eso no era tan extraño. La llegada de Meg al Courtyard había
cambiado todo tipo de cosas, incluyendo el cambio de empleadas femeninas,
presas no comibles, a una manada femenina que fue acogida con cierto grado de
precaución. Y con la manada femenina vino la conexión con la manada de la
policía. Así que una sola persona podría crear muchos cambios.

Nicholas Scratch, el portavoz del movimiento Humanos Primeros y Últimos,
era otro ejemplo de un humano que había puesto muchas cosas en movimiento.
Pero las ondulaciones creadas por Scratch terminaron con muchos Lobos y
humanos muertos y Thaisia rota en pedazos para mantener a los humanos más
aislados.

Ahora estaba mirando a otro humano que instintivamente sabía que tenía el
potencial de causar problemas para los Terráneos. ¿Pero cómo? Este hombre estaba
relacionado con la señora Twyla y el Teniente Montgomery, que eran buenos
humanos, pero ambos se habían preocupado por lo que podría suceder si este
miembro de su familia llegara a Lakeside. Y Meg había visto problemas cuando
sacó las cartas proféticas. No sólo problemas; una explosión, que no era una cosa
pequeña.

Y sin embargo, no podía ver la amenaza, no podía explicar por qué quería
alejar a este hombre de Meg, Sam y todos los demás del Courtyard. Así que
observó cómo la señora Twyla y la Sierra entraban en la cafetería, seguidas por
Kowalski y Debany, que estaban en uniforme. La señora Twyla parecía severa, lista
para chasquear a un cachorro con mal comportamiento. La Sierra, por otra parte,
parecía lista para volverse y ofrecer su vientre en sumisión.

¿Era esto una lucha por el dominio de la manada Montgomery entre el
Teniente Montgomery y este recién llegado, Cyrus Jimmy? Dejando a los cachorros
fuera por el momento, Simon consideró los dos lados. Estaba seguro de que la
señora Twyla estaba del lado del Teniente, pero el recién llegado tenía una pareja.

135
Grabado en el hueso

Eso dejaba a la Sierra. El Teniente Montgomery sería el mejor líder, pero Simon
tenía la sensación de que la Sierra quería palmaditas y la aprobación de ese Cyrus.

¿Otros seres humanos querían su aprobación?

Simon miró a Nadine Fallacaro. Ella no. Ella estaba indicando claramente que
quería expulsar a ese Cyrus de su territorio. Bien. Y Kowalski y Debany no fingían
que habían ido a buscar comida o café. Estaban observando, esperando órdenes.
Manada de ejecutores. Eso también era bueno.

«¿Qué quieres hacer con el intruso?», preguntó Henry.

Vlad, en forma de humo, se dirigió al otro lado del Oso Pardo.
«No podemos matarlo en la cafetería. Es familia del Teniente. Podría causar
problemas con la manada policial»

«Quizás. No creo que el Capitán Burke se oponga demasiado si golpeo al
intruso y le rompo el cuello»

Vlad cambió a la forma humana.
« ¿Simon? ¿Qué dices?»

«Lobo»

Había estado esperando esta convocatoria desde que Blair le dijo que habían
regresado, pero aún así Simon se encogió ante el sonido de esa voz.

«¿Simon?» dijo Vlad, estudiándole atentamente.

«Ahora regreso» le dijo a Vlad. «No dejes que ese Cyrus se vaya»

Al ir a la trastienda de ABL, se quitó la ropa y las colgó en los percheros
instalados cerca de la puerta trasera. Luego salió, cambió a Lobo y corrió hacia el
extraño silencio cerca de la Plaza Comercial.

No tardó mucho en encontrar a los dos Antiguos. Su presencia le hizo sentirse
incómodo, pero no le sorprendió que hubieran regresado. Después de todo, su
curiosidad por su relación con Meg era la mayor razón por la que no exterminaron

136
Grabado en el hueso

a todos los humanos que vivían en Thaisia. ¿Era esa curiosidad la que los había
llevado de vuelta al Courtyard tan pronto? ¿O algo más?

«Lobo»

Cambiaron de su verdadera forma y adoptaron las formas de otros
depredadores. El macho estaba erguido, su cuerpo peludo vagamente humano.
Pero él era enorme, con miembros poderosos y grandes garras que podían marcar
vidrio y desgarrar la carne, y tenía una cabeza que pertenecía a algún antiguo
depredador. Tal vez estar en posición vertical no era un intento de parecer humano.
Quizás era simplemente una de las formas antiguas que nadie recordaba. La
hembra era una especie de felino, pero era mucho más grande que Henry en su
forma de Oso Pardo.

¿Eran éstos los Antiguos que habían estado aquí durante la tormenta que
atravesó Lakeside? ¿Eran ellos los que habían consumido las galletas de Lobo que
Meg guardaba en la oficina para Nathan y Saltarín?

«Vimos la migración de los humanos en la feria de trabajo» dijo el macho.

«¿Cómo supieron de la feria de trabajo?» Preguntó Simon. Los Antiguos
preferían tener poco o ningún contacto con cualquier cosa relacionada con la
especie humana. Y cuando tenían contacto, sus intenciones usualmente no eran
benévolas.

Un ligero viento agitó su piel.

«Los Cuervos nos contaron sobre la feria de trabajo y les dijimos a los
Antiguos cuando preguntaron sobre el enjambre humano» respondió Aire.

Simon no podía verla, -no había elegido tomar una forma visible- pero la oía
muy bien. Y se preguntó qué significaba que las chicas del lago conocieran la feria
del trabajo. Bajo las mejores circunstancias, que los humanos llamaran la atención
de los Antiguos o los Elementales era una mala idea. O una buena idea, ya que los
humanos rara vez sobrevivían.

«Otro macho ha llegado» dijo el macho.

137
Grabado en el hueso

Simon desnudó los dientes.
«Ese hombre no permanecerá mucho tiempo en el Courtyard, o en Lakeside»

«Lo hará» dijo la hembra.

Simon se tensó.
«Él es un tipo malo de humano. No lo queremos aquí»

«¿Por qué es malo?»

Había algo mal con el hermano del Teniente Montgomery. Él lo sabía. Vlad lo
sabía. Henry y Tess lo sabían. Pero ¿podría alguno de ellos explicarlo?

«¿Puede hacer la guerra contra los Terráneos?» gruñó el macho.

«No», respondió Simon con reticencia. «No creo que este macho sea un gran
depredador humano, no como Nicholas Scratch y los humanos que lo siguieron.
Pero los humanos que conocen a este macho creen que causará problemas»

«Para ellos» dijo la hembra. «No para nosotros»

«Para nosotros también» argumentó Simon.

«¿Cómo?»

Intentó pensar en algo lo suficientemente grande como para ser considerado
una razón para deshacerse de ese Cyrus, pero lo suficientemente pequeño como
para que los Antiguos no atacaran a todos los humanos del Courtyard.
«No lo sé» Una cosa difícil de admitir.

«Tenemos que saberlo» -dijo el macho. «Debemos entender lo que hace de
este macho un depredador humano, sin relación con la guerra, pero aún así un
problema»

«¿Por qué?» preguntó Simon, curioso por su persistencia.

«Los nativos de la tierra más pequeños han dejado muchos lugares humanos
sin vigilancia» el macho dijo. «Ahora algunos de los dientes y las garras de Namid

138
Grabado en el hueso

deben permanecer lo suficientemente cerca de esos lugares para vigilar. Debemos
reconocer la diferencia entre un humano bueno y un humano malo. Debemos saber
lo que es una amenaza para los Terráneos y no se le puede permitir sobrevivir»

«Si este macho es una amenaza para tu manada, entonces su tipo de humano
será una amenaza para los Terráneos en otros lugares», dijo la hembra. «Los
Antiguos no permitirán que los humanos emigren a través del país salvaje y hagan
guarida en los lugares recuperados si no podemos reconocer los que son
peligrosos. Acá vieron muchos humanos que no son miembros de tu grupo y no
aullaron la Canción de la Batalla. Debemos saber por qué este es malo, por qué
debe ser expulsado»

«¿Y si no está cerca para que lo vean?» preguntó Simon, sintiendo una trampa
cerca de él.

«No hemos disminuido los rebaños humanos» respondió el macho. «Si no
podemos reconocer a los humanos buenos de los malos, mataremos a todos los
humanos que traten de emigrar a través del país salvaje. Lo haremos para proteger
la tierra y a los nativos de la tierra que sobrevivieron a los ataques humanos»

Simon gimió suavemente. El primer grupo de humanos de la feria de trabajo
ya estaba en camino hacia Bennett. Si los Antiguos detuviesen todas las
migraciones, el tren con los humanos de Vida Simple a bordo no sobreviviría hasta
llegar a Bennett. Y los profesionales que se suponía que debían tomar el tren
mañana nunca dejarían Lakeside.

No se suponía que fuera responsable de más que el Courtyard de Lakeside,
pero los Antiguos iban a decidir sobre cada lugar humano en Thaisia basándose en
lo que aprendieran aquí.

¿Cuánto de lo humano mantendrían los Terráneos? Sabía que era arriesgado dejar
que ese Cyrus se quedara tan cerca de su Meg. Pero si Simon le contara lo que
estaba en juego, Meg insistiría en correr el riesgo. No querría ser la que detuviera a
una humana como la Jana Paniccia de tener una elección sobre el trabajo que podía
hacer y dónde podía vivir. No podía pedirle a Meg llevar ese peso, no cuando era
la Trailblazer que estaba buscando maneras de ayudar al resto de las Casandra de
sangre a sobrevivir.

139
Grabado en el hueso

Pero él seguía siendo el líder de este Courtyard. Si iba a hacer esto por los
Antiguos, sería en sus términos. No iba a tomar riesgos innecesarios con Meg o Sam
o el resto de su manada. De su manada entera.

«Podemos dejar que el macho, su pareja y sus jóvenes permanezcan en una de
las guaridas humanas al otro lado de la calle» Simon señaló con una pata delantera
los edificios de apartamentos de piedra. «Y podemos permitirle que compre en la
Plaza Comercial para que puedan ver cómo actúa alrededor de otros humanos y a
nuestro alrededor. Pero a cambio, deben prometer que nos ayudaran a proteger a la
manada humana»

Sintió que los Antiguos se hinchaban de ira. Eran los dientes y las garras de
Namid. No estaban acostumbrados a tener a nadie salvo el mundo diciéndoles qué
hacer.

Entonces Aire dijo:
«Eso es justo. Cualquier problema que este macho cause distraerá a los
ejecutores del Courtyard, así que otros de nosotros debemos ayudar a mantener la
vigilancia»

Tierra se unió a su hermana, tomó forma humana, y sonrió a Simon.
«También te ayudaremos, y eso que nuestra Meg viene a visitarnos casi todos
los días»

«¿Meg?» Dijo la hembra.

«La sangre dulce, la aulladora No-Lobo» respondió Simon.

«Chica palo de escoba» añadió Aire, refiriéndose a la canción que Charlie
Crowgard escribió sobre Meg y Merri Lee protegiendo a Saltarín de un mal
humano llamado Phineas Jones.

«Vamos a ayudar a vigilar» dijo el macho.

¿Estaban un poco interesados en ver a Meg? Tendría que advertir a Nathan de
que buscara el olor de los Antiguos alrededor de la Oficina del Enlace.

140
Grabado en el hueso

«Otra cosa» dijo Simon. «Algunos de los humanos que emigran a Bennett
salieron de Lakeside esta mañana. Algunos se van mañana. Tienen que decirle al
resto de los Antiguos que estos humanos están migrando con nuestro permiso y no
serán dañados. El Courtyard de Lakeside no ayudará a menos que ustedes lo
prometan»

Sintió un terrible silencio alrededor de él, pero se mantuvo firme. Él era el
líder allí; ellos eran invitados. No es que tales cosas importaran a los dientes y las
garras de Namid.

«Eso es justo» dijo Aire otra vez.

«Somos Antiguos» gruñó el macho. «Nosotros decidimos»

Tierra sonrió.
«Podríamos despertar a Invierno y ver lo que opina»

¿Despertar a Invierno durante el último mes del reinado de Verano?
¿Despertar a Invierno y decirle que los Antiguos quieren algo que podría
representar una amenaza para Meg? Incluso la idea de cómo respondería la
Elemental hizo que Simon se estremeciera.

Al parecer la amenaza impresionó a los Antiguos también.

«Permitiremos esta migración a Bennett» dijo la hembra.

Habiendo alcanzado ese gran acuerdo, Simon se apresuró a regresar a
Aullidos, Buena Lectura y a cualquier drama que estuviera teniendo lugar entre
Montgomery y ese Cyrus. No estaba contento con este arreglo con los dientes y las
garras de Namid, pero si la supervivencia de los humanos que emigraban a otras
partes de Thaisia dependiera de lo que los Antiguos aprendieran en los próximos
días, prefería que vigilaran a la manada femenina y de la policía allí, antes que a
los humanos en otros lugares.

*****

141
Grabado en el hueso

—¿Qué haces aquí, Jimmy? —preguntó Monty. Dioses, este era el peor lugar
posible para tener una reunión familiar. Lo suficientemente malo como para que
además sus hombres presenciaran este contratiempo, pero no quería especular
sobre lo que pensaba Burke. Y no quiso considerar lo que los Terráneos pensaban
de Jimmy apareciendo aquí con Sandee y los niños, Clarence y Fanny.

Jimmy nunca tuvo un día honesto en su vida, prefería los negocios turbios y
manipular a la gente, pero había logrado mantenerse fuera de la cárcel en su mayor
parte. La comunicación con Toland era irregular en el mejor de los casos, y no creía
que ningún policía de Lakeside recibiera mucha ayuda de la policía de Toland. A
pesar de eso, Monty no pensaba que le llevaría a Burke más de un día tender
suficientes redes para conseguir una copia del expediente de Jimmy. Y si Burke no
podía tocar esas cuerdas, el agente de la GTI Greg O'Sullivan, sobrino del
Gobernador Hannigan, ciertamente podría.

—Vine a ver a la familia, como dije. —La sonrisa de Jimmy se ensanchó
cuando Twyla se acercó a la mesa—. Mamá. Tan hermosa como siempre. —La
rodeó con sus brazos y le dio un beso en la mejilla—. Levántate, muchacho. Deja
que tu abuela tenga ese asiento.

—Quiero una galleta —dijo Clarence, mirando los productos horneados en la
vitrina.

—Quiero una galleta también —dijo Fanny.

—Todos deberíamos tener algo —dijo Sandee cuando Nadine se acercó a la
mesa—. Tomaré una soda dietética y un pedazo de pastel. ¿Qué clase de pastel
tienes hoy?

—Siéntate, mamá. —Jimmy volvió a sentarse—. CJ es un pez gordo ahora, así
que él puede invitar.

Monty observó cómo Nadine miraba a Jimmy y Sandee. Los miembros del
movimiento HPU habían quemado su negocio y hogar hasta los cimientos y
tuvieron la intención de matarla en ese fuego. Ella debería haber recibido terapia.
En vez de eso, se dedicó a trabajar con Tess, y hubieron tantas crisis para lidiar con
el incendio, así que no se detuvo a pensar en lo bien que venía manejando el
trauma. Viendo la mirada en sus ojos ahora, se preparó para bloquear un ataque.

142
Grabado en el hueso

Y luego estaba Tess. Después de esa ola de mareo, no se atrevió a mirar su
rostro, pero mirando hacia su hombro, pudo ver el pelo rojo enroscándose.

—Claro —dijo Monty a Nadine—. Yo invito.

—Esta vez —dijo Tess, con una voz extrañamente áspera.

—Hoy no hay pastel —dijo Nadine—. Hay tartas de cereza y una tarta de
frambuesa. No hay refrescos de ningún tipo. No hay alimentos dietéticos de
ninguna clase.

—Bueno —susurró Sandee—. ¿Qué clase de lugar es este que no vende nada
dietético?

Tess rió, un sonido terrible.
—¿Te quejas por no tener una bebida dietética pero quieres comer pastel?

—¿Qué tal una galleta y una porción de leche para los niños? —sugirió
Monty.

—Quiero... —empezó a decir Clarence.

—Si no quieres lo que se ofrece, no tienes que comerlo —dijo Twyla—. Pero
no tendrás nada más.

—¿Las reglas de la casa, mamá? —Jimmy no alzó la voz, pero su enojo llegó a
través, alto y claro—. No tienes nada que decir sobre mis hijos.

—Galletas y leche o galletas y agua —dijo Tess, hebras negras apareciendo en
su cabello—. Esta es mi tienda, y esas son las opciones que estoy ofreciendo.

Ella se alejó. Después de un momento, Nadine fue con ella.

—Oye, no tomaste mi orden —protestó Jimmy.

—Si valoras tu vida, no la empujes —murmuró Monty.

143
Grabado en el hueso

Sierra se acercó a la mesa, pero no se unió a ellos.

—¿Por qué estás aquí, Jimmy? —preguntó Monty de nuevo.

—No te importo, así que ¿por qué lo preguntas? Advertiste a mamá y a Sissy
que salieran de Toland, incluso pagaste su pasaje. Pero no hubo ni una maldita
palabra para mí, CJ.

—Me dijeron que no había manera de localizarte —replicó Monty en voz baja,
sin mirar a su hermana—. Nadie tenía un número de teléfono activo.

—Podrías haberme encontrado si hubieras querido.

—¿Querías que te localizara a través de la policía de Toland?

No hubo respuesta.

—Salí de Toland antes de que todo se cerrara —dijo Jimmy en tono de
conversación, volviéndose hacia Twyla—. Pensamos que podíamos quedarnos en
Hubbney, pero mucha gente estaba luchando por un lugar allí. —Ahora miró a
Monty—. Escuché que podrías darnos alojamiento mientras yo descubro qué hacer.

Cuando Monty no dijo nada, Jimmy miró a su hermana, y esa mirada la acusó
de mentirle. ¿Sissy había mentido o simplemente tergiversado los arreglos de
vivienda porque no había entendido la situación?

—Jimmy podría quedarse conmigo —dijo Sissy.

Twyla se volvió para mirarla.
—Hija, tienes dos camas individuales para las chicas y una cama individual
para ti. Tienes una mesa de cocina y cuatro sillas. Así que supongo que Cyrus,
Sandee y los niños podrían dormir en el suelo de tu salón, pero eso es todo lo que
tienes para ofrecer ahora mismo.

La mirada en los ojos de Jimmy fue tan fea, que Monty se preguntó si habría
escalado al abuso físico una vez que Sissy se fue de casa. Elayne no quiso pasar
tiempo con su familia, por lo que su tiempo con Sissy se había limitado a un
almuerzo ocasional o momentos en que Lizzy visitaba a la abuela Twyla y Sissy

144
Grabado en el hueso

estaba allí con sus chicas. Cuando estaba con su madre o con él, Sissy era la chica
fuerte y brillante que recordaba. Pero su respuesta a la presencia de Jimmy no era
saludable.

—¿Qué hay de ti, mamá? —Jimmy se volvió hacia Twyla.

—Tengo un monoambiente. Una habitación con una cama individual.

Ahora Jimmy se volvió hacia Monty, con furia en sus ojos.

Ahora sin pretensiones de querer visitar a la familia. Lo más probable era que
la tormenta que golpeó a Toland no fuera la única razón por la que Jimmy
necesitaba salir de esa ciudad. Pero había venido a Lakeside esperando habitación
y comida gratis. No había pensado en la poca ayuda que Sissy podría darle.

Ninguno de los congregados que escuchaban este pequeño drama dijo algo
hasta que el Capitán Burke rompió el silencio.

—Teniente. Su hermano...

—Se quedará aquí. —Simon Wolfgard entró en Un Pequeño Bocado, flanqueado
por Vlad y Henry.

Al ver que los ojos de Jimmy se ensanchan, Monty volvió a su asiento.
Wolfgard parecía humano pero no podía pasar por humano. Éste era un líder
mirando fijamente a un enemigo, y no había ninguna duda en la mente de Monty
de que un movimiento incorrecto ahora comenzaría una masacre.

—Señor Wolfgard. —Monty mantuvo su voz tranquila y cortés—. Este es mi
hermano, Cyrus James Montgomery. Jimmy.

—Sé quién es él —gruñó Simon.

Dado que Simon continuó mirando fijamente a Jimmy, Monty miró a Burke,
quien lo miró a los ojos. El mensaje en esos fieros ojos azules fue claro: mantenga la
calma, Teniente.

Nunca era fácil tenerla cuando Jimmy estaba enredado en algo.

145
Grabado en el hueso

Simon dejó caer una sola llave sobre la mesa. Le entregó una segunda llave a
Monty, sus ojos ámbar nunca dejaron el rostro de Jimmy.
—Puedes usar el apartamento sobre el del Teniente Montgomery durante tu
visita. Tenemos reglas. Hay consecuencias si las rompes. Los apartamentos
pertenecen al Courtyard. No dejes que otros humanos entren en el edificio sin
nuestro permiso. No permitimos drogas en nuestra tierra. Si las encontramos en tu
guarida o las olemos en tu cuerpo o ropa, tú, tu pareja y tus cachorros serán
expulsados de nuestro territorio, y nuestro territorio en lo que a ti concierne es la
ciudad de Lakeside. El Teniente Montgomery, como policía, tiene la llave de tu
apartamento. Yo también. Comprobaremos el apartamento cuando lo deseemos.

—¿La llave de la puerta exterior? —preguntó Monty en voz baja.

—No es necesario. La puerta estará abierta durante el día. Se cerrará al
atardecer. El guardián tiene una llave y abrirá la puerta exterior para cualquier
persona que tenga permiso para entrar en el edificio. Cualquier otra persona es un
intruso.

Recordando los carteles de "Los intrusos serán comidos" colocados en los
caminos del Courtyard, Monty tembló.

—Se les permitirá comprar comida y mercancía en las tiendas de la Plaza
Comercial, pero no más de lo que se permite a una manada familiar —continuó
Simon.

—Esto es como un jodido arresto domiciliario —dijo Jimmy.

—Sí. Excepto que no estás confinado a la guarida.

—¿Y si no estoy de acuerdo?

—Los llevaremos a la estación de tren ahora y compraremos cuatro boletos a
cualquier ciudad humana que elijan dentro de la región del noreste. Se quedan
donde podamos verlos, o se van.

—¿Y si decido quedarme en otro lugar de Lakeside?

146
Grabado en el hueso

Dioses, Jimmy, deja de discutir con él. No es un ser humano que puedas intimidar.

—Te cazaremos y te mataremos. Y luego dejaremos que tu pareja se vaya con
sus cachorros.

Jimmy parecía enfermo y, por último, realmente asustado. Monty dudaba que
el miedo durara más de un minuto después de que Simon se marchara, con Jimmy
nunca duraba, pero por el momento, Cyrus James Montgomery apreció que se
había puesto en una situación que era peligrosa, incluso potencialmente mortal.

Simon se inclinó, mostró sus dientes para revelar colmillos que ni siquiera
estaban cerca de ser humanos, y dijo:
—Si te acercas a Meg, romperé tus huesos, abriré tu vientre y comerás tu
hígado mientras estés vivo.

Wolfgard salió de la cafetería, seguido por Henry, Vlad y Tess.

Silencio de conmoción. Incluso Burke parecía congelado por la amenaza.

Nadine se acercó a la mesa y dejó vasos de agua.
—¿Todavía quieren la comida?

Monty forzó una sonrisa.
—No ahora. Gracias.

Burke dio un paso adelante.
—Si quiere irse, comprobaré el horario del tren para averiguar si hay un tren
esta tarde y hacia dónde se dirige. Si no desea pasar la noche en un tren después de
que se detenga para el toque de queda de viaje, tendrá que elegir una ciudad que
no esté a más de cuatro o cinco horas de distancia. De lo contrario tendrá que pasar
la noche y salir a primera luz.

Jimmy ignoró a Burke y se concentró en Sissy.
—¿En qué carajo me has metido?

—Sierra no te metió en nada, Cyrus —dijo Twyla—. Quizá ella no entendiera
tan bien como debería el hecho que nos iban a rodear agentes de policía y
Terráneos, pero venir aquí fue tu elección. —Ella respiró hondo y lo dejó salir

147
Grabado en el hueso

lentamente—. Este lugar está bien para mí, y para Sierra y sus chicas. Pero no es un
buen lugar para ti, Cyrus. Elegiste hace mucho el tipo de vida que querías, y nada
de lo que dije pudo cambiar eso. Pero tú eres mi hijo, así que quiero que me
escuches. Este no es un buen lugar para ti. Elige otra ciudad. Haz un nuevo
comienzo para ti y tu familia. Siempre hay lugar para un hombre dispuesto a hacer
un trabajo honesto.

—Trabajo honesto —Jimmy se burló—. Lo único que papá consiguió de un
trabajo honesto fue un ataque al corazón.

—Eso no es cierto.

—Bueno, gracias a Sissy, traje a mi esposa y a mis hijos aquí, dejando pasar
mejores oportunidades. Ahora estoy atascado, así que supongo que tendré que
quedarme hasta que pueda arreglar las cosas.

Como no había ciudades controladas por humanos entre Hubbney y
Lakeside, Jimmy no había dejado pasar nada. Pero Monty estaba seguro de que su
hermano, siendo Jimmy, ahora creía que había dejado pasar algo mejor al venir a
Lakeside.

Monty se levantó.
—En ese caso, vayamos al otro lado de la calle para que se acomoden. ¿Dónde
está tu equipaje?

Jimmy agitó una mano hacia el arco.
—Lo dejé en esa otra tienda.

—Lo llevaremos, Teniente —dijo Kowalski.

Kowalski y Debany se pusieron rígidos en respuesta a la mirada que Jimmy
les dio.
—¿Van a revisar nuestras cosas mientras están ofreciendo ayuda?

—Eso no será necesario —respondió Burke, dándole a Jimmy su más feroz
sonrisa—. Estoy seguro de que los Lobos ya han pasado por su equipaje y han
quitado cualquier cosa que no cumpliera con su aprobación. —Caminó hacia la
puerta principal de Un Pequeño Bocado y la abrió—. ¿Nos vamos?

148
Grabado en el hueso

Monty encabezó el camino, sintiendo la furia de Jimmy como garras
rascándose la espalda. Las cosas salieron mal entre ellos mientras aún eran niños,
mucho antes de que él hubiera elegido una carrera con la policía y Jimmy eligió...
otras actividades. Había más en juego ahora que una grieta familiar. Si Jimmy
arruinaba la relación que los humanos habían estado construyendo con los Otros...

Monty miró a Burke mientras salía de la cafetería y se preguntaba si sería
Simon Wolfgard o su Capitán quien planteara la mayor amenaza para su hermano.

*****

—No estoy segura de lo que está pasando, pero los niños están más seguros
donde están. No, es mejor que mantengas un ojo en lo que pasa allá.

Vlad miró hacia el mostrador de la caja mientras seguía a Simon, Henry y
Tess hacia las escaleras que conducían a la oficina de ABL. Merri Lee se congeló, el
teléfono de la tienda se presionó a una oreja y su teléfono móvil presionó a la otra.
Debía estar hablando con Ruthie y Eva Denby.

—Buen consejo —dijo en voz baja, y luego se apresuró a subir las escaleras.
No se había dado cuenta de lo enfadado que estaba hasta que cerró la puerta.
Luego se acercó a Simon y le dio un empujón al Lobo.

—¿Estás seguro de esto? —preguntó Vlad.

Simon le gruñó.
—No, no estoy seguro. Sé que hay una pelea por el dominio, pero no creo que
Montgomery lo entienda.

—Ese Cyrus lo entiende —dijo Henry.

—Él quiere el control de esa manada, quiere sacar a Montgomery —dijo
Simon—. Su pareja irá con él. Lo mismo la Sierra. Y la señora Twyla podría ir a
intentar proteger a la Sierra y a sus cachorros.

—Las familias se dividen a veces durante una pelea por el dominio —dijo
Vlad—. Pero cuando eso sucede, no permanecen ambos en el mismo territorio.

149
Grabado en el hueso

—Montgomery y la Lizzy serán los que se quedarán —dijo Henry—. Si
Montgomery es expulsado de esa manada familiar, el resto de ellos serán
prohibidos en el Courtyard.

—No la señora Twyla —dijo Simon—. A Elliot casi le gusta.

Vlad estudió a Simon.
—Ese Cyrus traerá problemas aquí. Estará cerca de los más vulnerables entre
nosotros. —¿Qué diría el abuelo Erebus acerca de un hombre hostil que estaba
cerca de Meg?—. ¿Por qué deberíamos dejarlo? ¿Por qué lo dejaste entrar?

Simon gruñó.
—Dos de los Antiguos regresaron al Courtyard cuando estábamos distraídos
por la feria de trabajo. Han decidido que ese Cyrus necesita quedarse donde
puedan verlo.

—Bendita Thaisia —sentenció Henry—. ¿Por qué?

Simon mantuvo los ojos fijos en Vlad.
—A menos que los Antiguos puedan entender por qué un humano como ese
Cyrus puede ser una amenaza para todo un grupo de humanos -o para nosotros-
no permitirán que ningún humano emigre a través del país salvaje para llegar a
otras ciudades.

—¿Así que arriesgamos a los humanos en los que confiamos para el beneficio
de los Antiguos? —dijo Tess.

No hubo respuesta. Finalmente, Simon dijo:
—Ellos acordaron ayudar a proteger la manada femenina. Y acordaron dejar
que los humanos de la feria de trabajo viajaran ilesos por el país salvaje.

Las ciudades humanas eran campos de caza ideales para los Sanguinati, así
que rara vez se acercaban a los Antiguos. Pero comprendió ahora la elección que
había hecho de dejar que ese Cyrus permaneciera; salvar al Courtyard de Lakeside,
de lo que esperanzadamente no sería más que un molesto inconveniente, o que
Tolya y la ciudad de Bennett cayeran junto con Pradera de Oro, la aldea Intuye que

150
Grabado en el hueso

dependía de la estación de tren para sus suministros. ¿Y cuántos otros lugares,
otras personas, podrían haber caído si Simon no hubiera hecho esa elección?

—Bueno —dijo Vlad—. Si ese Cyrus atrae a otros como él, puede ser útil para
nosotros.

Las espirales del pelo de Tess se relajaron un poco.
—¿Cebo? ¿Para quién?

—Para ese Jack Fillmore, el macho que hirió a Theral MacDonald y todavía la
está cazando —contestó Vlad.

Dejaron que las palabras se acomodaran y cobraran fuerza.

—Ese Cyrus vivía en Toland. ¿Stavros sabrá de él? —preguntó Simon.

—Puesto que todavía está vivo, supongo que no fue lo suficientemente
importante como para llamar la atención del solucionador de problemas —contestó
Vlad—. Pero puedo preguntar.

—Pregunta.

—Nyx está dispuesta a trabajar alrededor del consulado, liberando a Elliot
para que trate con el Alcalde y otros funcionarios del gobierno. Ella se asegurará de
que nadie que no deba entre en el consulado. —Y él hablaría con el abuelo Erebus
sobre la asignación de más Sanguinati para que pasaran tiempo alrededor de la
Plaza Comercial.

—Bien —dijo Simon—. Dile que eso incluye a la Sierra y a esa pareja de
Cyrus.

—Me gustaría que las oficinas de arriba también estuvieran fuera de los
límites.

Simon asintió.
—No quiero que ese Cyrus o su pareja trabajen en ninguna de nuestras
tiendas. Y deben ser vigilados cada vez que estén en la Plaza Comercial.

151
Grabado en el hueso

—¿Esperas que ese Cyrus haga algo para que puedas justificar matarlo sin
causar problemas con la policía o los Antiguos? —preguntó Tess.

Vlad miró su hombro, aliviado al ver rayas verdes en su cabello. Su
Cosechadora residente se estaba calmando.

—Haremos nuestro mejor esfuerzo para proteger a nuestros amigos y tratar
con nuestros enemigos —dijo Simon.

—Me gustaría que la Sierra pusiera sus horas de trabajo en Un Pequeño Bocado
—dijo Tess—. Puedo vigilarla allí.

—Que divida el tiempo con el trabajo de la biblioteca —dijo Henry—. Creo
que es un lugar que tiene poco interés para ese Cyrus.

Simon estuvo de acuerdo y Vlad no tuvo ninguna objeción, así que todos
regresaron a su trabajo. Pero el enemigo estaba entre ellos ahora, así como los
Antiguos, por lo que ninguno de ellos bajaría la guardia.

*****
Exhausto por la bomba emocional de la llegada de Jimmy, Monty se detuvo
en la oficina del Capitán Burke antes de salir y regresar a casa. Quería pasar tiempo
con Lizzy, tal vez dar un paseo mientras escuchaba su charla acerca de su día, lo
cual era más entretenido ahora que había menos quejas acerca de tener que pasar
las mañanas en la escuela a pesar de ser verano. Ella y Sarah Denby estaban
enseñando a algunos de los Terráneos cómo jugar juegos humanos tales como la
rayuela, y no sólo los jóvenes querían aprender. Al parecer, Jenni y Starr Crowgard
estaban fascinadas por el juego y jugaban con las niñas siempre que podían.

Los Cuervos eran ágiles y tenían un equilibrio excelente.

Monty golpeó el marco de la puerta de la oficina de Burke y entró.

—Día ocupado —dijo Burke—. ¿Su hermano y su familia se instalaron?

—No estoy seguro de lo que mi hermana le dijo, pero el alojarlo fue un shock.

152
Grabado en el hueso

—Estoy seguro. —Burke cruzó las manos sobre su escritorio—. Sabe que voy
a hacer algunas llamadas sobre él, averiguar si es sólo una molestia o una amenaza
potencial.

—Sí señor. Dadas las restricciones en los arreglos de vivienda, no espero que
Jimmy se quede mucho tiempo. Estaba buscando un paseo gratis y recolecciones
fáciles. No encontrará ninguna de esas cosas aquí.

—Un día va a ir demasiado lejos y le costará más que unos días en la cárcel.

—Lo sé.

—¿Va a llevarse a su hermana con él?

Monty se frotó la nuca, tratando de aliviar los músculos doloridos y tensos.
—Dioses, espero que no. Ella es una persona diferente cuando está lejos de él,
pero creo que hay muchas cosas que mamá no me dijo en lo que respecta a Sissy.

—Las familias son complicadas, y la lealtad familiar puede empujar a una
persona a tomar decisiones difíciles, incluso imprudentes. —Burke hizo una pausa
—. Mis hombres son una especie de familia y haré lo que sea necesario para
protegerlos. Y eso lo incluye. Eres un buen hombre, Monty, y estás haciendo un
buen trabajo aquí, un trabajo importante que tiene un impacto en cada persona que
vive en Lakeside. Me mantendré al margen mientras tu hermano no sea más que
una molestia, pero no dejaré que se convierta en una amenaza.

—¿Señor? —dijo Monty alarmado.

—¿Le preocupa que lleve a Cyrus a dar un largo paseo?

Un largo paseo significaba llevar a alguien a lo profundo del país salvaje y
dejarlo allí sin comida, sin agua, sin zapatos. Técnicamente no era una sentencia de
muerte porque había la más pequeña posibilidad de llegar a un asentamiento
humano y tener la oportunidad de empezar de nuevo. En realidad era una forma
de ejecución.

—No, señor, no estoy preocupado.

153
Grabado en el hueso

Burke le dirigió una sonrisa helada.
—Bueno, debería estarlo.

154
Grabado en el hueso

Capítulo 8

Firesday, 10 de Messis

Jimmy salió al porche del apartamento, queriendo infligir un mundo de dolor
a alguien. Pero había demasiadas personas ya despiertas y algunas de esas
personas eran policías. Y uno de esos policías era su hermano.

¡Caw!

Y si estar cerca de policías no fuera lo suficientemente malo, había
demasiadas cosas de mierda observándolo, manteniendo una vigilancia sobre cada
rascada de culo y pedo.

Un poco de hierba suave habría alisado las cosas, pero los malditos
fenómenos de los Otros encontraron no sólo el paquete de píldoras de Sandee, sino
la hierba que había escondido cuidadosamente en un compartimiento secreto de la
maleta. Nadie debería haber encontrado ese escondite. Pero lo escondido ya no
estaba y el compartimiento fue cortado por una garra o algo.

Todo esto era culpa de Sissy. Perra estúpida. Ya, ella le había contado que se
iba con su madre y sus chicas a visitar a CJ en Lakeside. Pero no insistió lo
suficiente para incluirlo y no pudo sacarle nada, no con su madre guardando los
billetes de tren y el dinero disponible. Y, sí, una vez que llegó a Lakeside, Sissy le
llamó para advertirle de que se fuera de Toland, que algo malo iba a caer. Y tal vez
ella lo había llamado a tiempo para poder conseguir uno de los últimos trenes de
Toland antes de que la tormenta lo cerrara todo. Pero tuvo que pagar sus propios
pasajes, con Sandee aferrada a él tan fuerte que no pudo sacudirla. Cargándole con
sus mocosos mimados. Dios. Por la manera en que ella se abría de piernas cuando
necesitaba algo, no era seguro que esos niños fueran suyos, así que ¿por qué debía
usar la reserva de dinero que necesitaba para comprar ropa y comida en ellos?

155
Grabado en el hueso

Después de salir de Toland, oyó en las noticias que bloques enteros en
algunos vecindarios no eran más que escombros, quedó atascado en Hubbney,
incapaz de encontrar transporte a una ciudad lo suficientemente grande como para
tener el tipo de oportunidades en el negocio que prefería. Al final, Lakeside era la
ciudad más grande que podía alcanzar. Habría preferido Shikago, incluso conocía
a algunas personas allí, pero no podía permitirse el pasaje de tren o, dioses, ni
siquiera el precio del autobús, ya que los precios de los boletos se habían duplicado
después de que se aplicaran las restricciones de viaje. Como estaban las cosas, tuvo
que ahorrar y ahorrar durante semanas antes de poder comprar los boletos de
autobús a Lakeside y luego tuvo que esperar un poco más para llegar a la parte
superior de la lista de viajes. Y durante ese tiempo había tenido que sonreír y fingir
estar agradecido por el trabajo que le permitía comer sopa acuosa y pan duro.

Al principio pensó que podría establecerse en Hubbney, tal vez reunirse con
conocidos y hacer algún pequeño negocio, pero la ayuda financiera terminó
después de la primera semana. Con todo el daño de la tormenta, había un montón
de trabajo de obrero para hacer, y cada adulto físicamente capaz tenía que
demostrar un vale del trabajo para conseguir una comida a precio reducido para
las personas desplazadas. Los vales también podían ser usados para comprar
comida de la tienda de comestibles más cercana, y podían ser cambiados por
dinero. Pero Sandee devoraba tanto alimento como los dos niños juntos y luego se
quejó de que no había nadie para cuidar a los niños cuando le dijo que no la iba a
alimentar más. Si quería comer, también podía trabajar.

Dado que regresaba desplomada con dinero en lugar de vales, tenía una
buena idea de qué tipo de trabajo estaba haciendo. Estaba bien con él. Esos días,
ella era el cuerpo que follaba cuando no podía encontrar algo mejor.

Debería haber vuelto a Toland, donde conocía a los jugadores, conocía los
juegos, sabía qué espalda rascar y quiénes eran lo suficientemente débiles como
para apoyarse en ellos para conseguir algo. Pero estaba en Lakeside porque Sissy lo
llevó ahí, le dejó creer que CJ había engrasado de alguna manera algunas ruedas y
les puso a ella y a su mamá arriba con un lugar para quedarse y comida para
tomar. Pero no había comida para tomar, y aunque él no estaba pagando nada para
quedarse allí, el apartamento no era mejor que el fiasco que tuvo en Hubbney. Los
monstruos encontraron otra cama y la trajeron ayer por la tarde. Camas
individuales para un hombre que tenía una mujer. Y los muelles chirriaban cada

156
Grabado en el hueso

vez que se movía. ¿Cómo se suponía que iba a follar a su mujer, sabiendo que había
policías y, peor aún, escuchando?

Era la culpa de Sissy. Todo. Bueno, ella podría hacer algo para compensárselo.
Seguramente podría.

Jimmy entró, dejando caer la puerta de la pantalla. El sonido despertó a
Sandee, que se levantó de la cama.

— ¿Que está pasando? ¿Jimmy? ¿A dónde vas?

—Fuera.

—¿Fuera? ¿Dónde? Cariño, déjame ponerme algo de ropa y yo iré contigo.

Salió del apartamento mientras ella seguía luchando para encontrar algo que
usar que no apestara ya que había estado "demasiado ocupada" para lavar
cualquier ropa. No estaba preocupado por su propia ropa. Si Sandee no se ocupaba
de él adecuadamente, le arrancaría el culo y dejaría que Sissy cuidara de él.

Tal vez debería hacerlo de todos modos.

Cuando llegó un alto del tráfico en la mañana, Jimmy pasó por la Avenida
Crowfield y entró en Un Pequeño Bocado para dejar que Sissy le proporcionara un
desayuno decente.

*****

Mientras Nadine llenaba la vitrina con productos recién horneados, Tess
escribió los especiales del día en el tablero del menú.

—Recibimos huevos extra ayer, así que hice quiche en abundancia de
desayuno y pensé en usar el resto de los huevos para hacer ensalada de huevo para
bocadillos más tarde en el día —dijo Nadine.

157
Grabado en el hueso

—Los añadiré como especiales —respondió Tess—. Guarda un trozo de
quiche para Meg. Ella salió corriendo esta mañana sin comer un desayuno
adecuado.

—¿Por qué tenía tanta prisa en llegar a la oficina? ¿Algún tipo de entrega
especial?

—Está leyendo un libro, que dejó en la oficina porque fue a la clase de Mente
Serena anoche. Pero se quedó en una parte emocionante y quería leer más antes de
trabajar.

Nadine alzó las cejas.
—¿Y no hubo comentarios en casa?

Tess sonrió.
—Simon no sabe cómo quejarse porque le pidió que revisara el libro.

Nadine rió suavemente.
—Quizás lleve el pedazo de quiche hasta la Oficina del Enlace y vea por mí
misma lo que Meg encuentra tan interesante.

Tess miró a la Sierra, que estaba moviendo una escoba, pero no parecía estar
haciendo mucho trabajo real. Su sonrisa se desvaneció.
—Espera unos minutos. Vuelvo enseguida.

Aullidos, Buena Lectura todavía no estaba abierta, pero la puerta de celosía que
separaba las dos tiendas no estaba cerrada. Al entrar, fue al mostrador de la caja,
tomó el teléfono y llamó al banco de la Plaza Comercial. La Asociación Empresarial
tenía una cuenta con un banco regional humano, pero el banco de la Plaza
Comercial era una institución privada administrada por los Sanguinati. Era el lugar
donde todos los negocios del Courtyard registraban la cantidad de crédito que los
empleados podían usar en las tiendas de allí. El pago siempre se dividía entre el
crédito del Courtyard y el dinero que se podía utilizar en lugares humanos.

Cuando la señora Twyla llegó con la Sierra y las cachorras, Simon y el resto de
la Asociación Empresarial se habían preparado para darles comida y refugio por
unos días simplemente porque eran la familia del Teniente Montgomery, y el
Courtyard ofrecía la mejor protección contra la Tormenta y la ira de los Antiguos.

158
Grabado en el hueso

Pero la señora Twyla insistió en trabajar por su guardia e insistió en que la Sierra
hiciera lo mismo. No se les pagó nada. Pero después de que quedó claro que su
visita era en realidad una mudanza permanente, Simon se ciñó por la regla básica
del Courtyard: cualquier persona que vivía de la recompensa de la tierra, tenía que
hacer un trabajo que apoyara al Courtyard. Los humanos como la manada policial
no trabajaban oficialmente en el Courtyard, no recibían un sobre de pago como un
empleado, pero la interacción que proporcionaban era valorada, por lo que la
policía directamente involucrada con el Courtyard podía comprar cosas en las
tiendas.

—Banco Plaza Comercial —dijo una voz masculina.

—Soy Tess. ¿Cuánto crédito tiene la Sierra Montgomery?

Mientras esperaba la información, miró por la ventana y vio a ese Cyrus
esperando para cruzar la calle. Su cabello se volvió verde con largas franjas rojas y
comenzó a enrollarse.

El banquero regresó al teléfono.
— ¿Cuánto crédito quieres permitir que no haya ganado todavía?

Tess observó que ese Cyrus cruzaba la calle mientras pensaba en la pregunta.
Todos los niños recibían la mitad de su ración diaria de leche como parte de su
merienda de medio día en los días escolares, cortesía del Courtyard. Cuando
decidieron la cantidad de alquiler que debían cobrar por los apartamentos, la
Asociación Empresarial tuvo en cuenta que la Sierra era una mujer sola que tenía
que alimentar a dos cachorras, por lo que aceptaron cobrarle menos que a sus otros
inquilinos. Hicieron esas cosas porque, si bien la Sierra no era una mujer
dominante como la señora Twyla y no se había ganado el mismo respeto, había
empezado como una buena y confiable trabajadora.

Se había enfurruñado un poco sobre su decisión de no dejarla trabajar en el
consulado, y mostró su disgusto al no hacer su trabajo asignado tan bien como lo
había hecho antes. Estaban acostumbrados a ese comportamiento en los humanos,
y ella mejoraría o sería despedida. Pero desde la llegada de ese Cyrus ayer, la Sierra
actuaba como una persona diferente, alguien en quien los Terráneos no habrían
confiado si no hubiera estado conectada a Montgomery y a la Señora Twyla.

159
Grabado en el hueso

—Comidas básicas para ella y sus cachorras en Un Pequeño Bocado y La Carne
no es Verde —dijo Tess en respuesta a la pregunta del banquero—. Ella tiene que
pagar en efectivo por todo lo demás, incluyendo la comida para cualquier otra
persona, hasta que tenga un saldo de crédito de nuevo. —Oyó su vacilación—.
Obtén la aprobación de Simon y Vlad antes de enviar un mensaje a todas las
tiendas, pero hazles saber que voy a mantenerlo en mi tienda.

—Vlad acaba de entrar. Le diré. Si está de acuerdo, se lo diré a todas las
tiendas.

Tess colgó y se quedó a un lado del arco, observando a la Sierra y a ese Cyrus,
que se había sentado.

—Tenemos quiche con fruta estacional esta mañana —dijo la Sierra—. Y
tenemos panecillos frescos y algunos pasteles que sobraron de ayer.

—No voy a comer esa mierda —respondió ese Cyrus—. Tomaré tocino con
huevos revueltos y papas fritas y tostadas con mantequilla. Y café.

—No hacemos ese tipo de desayuno —gimió la Sierra—. Es una cafetería,
Jimmy.

—Tienes los arreglos aquí. Puedes ir a la cocina y hacerlo para mí. — Ese
Cyrus se inclinó hacia la Sierra, que se encorvó, pero no tuvo suficiente sentido
para alejarse—. Me lo debes, Sissy. Me mentiste sobre la situación aquí, así que me
debes. Ahora, pon tu culo en la cocina y me preparas un poco de desayuno.

Nadine entró en la sala principal.
—Mi cocina está prohibida para todos menos para Tess.

Tess miró a Nadine. Luego consideró el cuchillo en la mano de Nadine y la
furia extrañamente calmada en los ojos de la mujer.

Mierda.
«Henry, te necesito aquí ahora»

Su cabello se tornó rojo con hebras negras mientras entraba en la cafetería, un
depredador a tener en cuenta.

160
Grabado en el hueso

—Esta cafetería funciona de la misma manera que cualquier otra en la ciudad.
Ordenas la comida, pagas por la comida, y luego la tomas o comes aquí. —Ella se
concentró en ese Cyrus, luchando por mantenerse en control mientras las hebras
negras en el pelo se convertían en mechones, una advertencia que se estaba
acercando cada vez más a su verdadera naturaleza. Quería ennegrecer sus órganos,
convertirlos en podredumbre derretida. Ella quería hacer llover dentro de su
cráneo, mientras cosechaba su energía de vida. No le importaba si dañaba a la
Sierra, pero no quería herir a Nadine, así que tenía que mantener el control, tenía
que evitar dar ese último paso hacia su verdadera naturaleza.

—Sissy puede pagar —dijo Cyrus.

—Ella está sin fondos —Tess chasqueó—. Así que a menos que tengas dinero
para la comida, sal de aquí.

Ese Cyrus se levantó, golpeando la silla.
— ¿Quién te crees que eres?

No quería decírselo. Quería mostrarle.

—¿Tess? —La voz de Merri Lee desde el arco—. ¿Debo llamar a la policía?

—La ley humana no se aplica aquí—gruñó Henry, desde la puerta de atrás.

Ella sabía por la expresión en la cara de ese Cyrus que Henry no se veía
completamente humano.

Ese Cyrus los miró a todos, luego se dirigió a la puerta principal. Haciendo
una pausa mientras empujaba la puerta abierta, y escupió en el suelo de la
cafetería.

Sintiendo a Henry moverse para bloquear a Nadine, y con la esperanza de
que Merri Lee tuviera el suficiente sentido común para ocultarse, Tess gritó:
— ¡Oye! —En ese momento, cuando ese Cyrus miró hacia ella, su pelo se
volvió negro con unas hebras de color rojo y apartó la vista antes de que viera más
que la más mínima visión de lo que era. Se aferró a su pecho, se tambaleó hacia la
puerta, y casi tropezó frente a un auto que venía antes de enderezarse.

161
Grabado en el hueso

No se sentía como si hubiera cosechado suficiente vida para dañarlo
permanentemente, pero esa breve mirada debería debilitarlo durante un día.

La máscara humana no estaba lo suficientemente en su sitio, así que Tess evitó
mirar a nadie y esperó que ninguno la mirara.

«¿Están bien Nadine y Merri Lee?», preguntó a Henry mientras se dirigía al
pasillo.

«Vlad sacó a Merri Lee hacia ABL para que no viera, y bloqueé a Nadine y a
la Sierra» respondió.

«Terminaremos esto» dijo Simon. «Necesitas un momento tranquilo»

Sorprendida, Tess casi levantó la vista. ¿Cuándo llegó el Wolfgard?

«Nadine necesita un momento tranquilo también» dijo.

«Ella lo conseguirá. Julia Hawkgard está aquí. Se encargará de los clientes.
Merri Lee puede ayudar y sacar las cosas del horno»

«Voy a subir» Ella tenía una oficina allí arriba que se había convertido en un
acogedor nido donde podía descansar y aun mantener un ojo en la tienda durante
el día.

Manteniendo los ojos bajos, Tess subió las escaleras. Una vez que estuvo sola,
se miró en el espejo que colgaba de una pared. El pelo negro rayado de rojo, las
ondas que comenzaban a relajarse. Una cara que, una vez más, parecía humana.

Había logrado contener su verdadera naturaleza...o lo suficiente.

Se preguntó si era la única que lamentaba su autocontrol.

*****

Simon había llegado demasiado tarde para ver el comienzo de la pelea, pero
iba a poner fin a esta parte de la molestia.

162
Grabado en el hueso

Al oír el furioso siseo de Vlad, miró hacia la arcada a tiempo para ver a Merri
Lee dar un codazo al Sanguinati en las costillas y liberarse.

Estupendo. Ahora tenían que lidiar con uno de los peluches explosivos, así
como con...

—Por todos los dioses, ¿qué te pasa? —gruñó Nadine mientras se volvía hacia
la Sierra, apretando la mano en el mango del cuchillo.

…Eso
«Llama al Teniente Montgomery» le dijo a Vlad.

«Ya lo hice» Vlad respondió.

Montgomery y Kowalski entraron a través de la puerta principal, evitaron el
escupitajo en el suelo, y escudriñaron la habitación, captando a la gente y sus
posiciones. Una mujer joven se apresuró detrás de ellos, luego se congeló justo en el
interior de la puerta.

—Señor Wolfgard... —empezó Montgomery.

Nadine se volvió hacia Montgomery.
— ¡Tengo cosas que decir!

—Puedes decirlas todas después de que me des el cuchillo —dijo Henry.

Miró la mano cubierta de piel que rodeaba su muñeca. Ella parpadeó y no
ofreció resistencia cuando Henry tomó el cuchillo.

Simon se preguntó si sabía siquiera que lo había estado sosteniendo.

—Ahora —Henry retumbó cuando él soltó a Nadine y dio un paso atrás—, di
lo que necesita ser dicho.

Nadine se volvió hacia la Sierra.
—¿Cuánto tiempo vas a complacer a ese hombre?

163
Grabado en el hueso

—¡Es mi hermano! —La voz de la Sierra se quebró. Miró a Montgomery—. Se
supone que debemos ayudar a la familia.

—¿Deberías ayudarlo a mentir, engañar, robar? —Preguntó Nadine—. ¿O se
queda arriba mientras te conviertes en la mentirosa, la tramposa, la ladrona?

—¡No! ¡No es así!

—¿Él quiere un desayuno completo, así que vas a usar los suministros aquí?
¿Incluso te ibas a ofrecer a pagar por ellos, o esperabas que nadie se diera cuenta
de los suministros que faltaban cuando seguimos la pista de cada huevo y paquete
de mantequilla? Y después de haber comido aquí, ¿te habría convencido de llenar
una bolsa de comida para llevarla consigo? ¿Lo habrías pagado o pretendido que
no sabías quién tomó los bocadillos y los pasteles del desayuno?

La Sierra empezó a llorar.
—Jimmy no tiene dinero para comprar comida.

—Tenía dinero ayer cuando fue a El Ciervo y la Liebre —replicó Nadine—. A
menos que haga amigos muy rápido, tuvo que pagar por sus tragos y comida allí.
—Se veía disgustada—. Ayer llevaste a casa cena para tres personas. ¿Acabaste
dividiéndola en siete porque él demandó que no tenía dinero? —Su disgusto se
profundizó—. ¿O él recibió la mitad de la comida porque él es el hombre y el resto
de ustedes se repartió lo que quedaba?

Simon frunció el ceño. Eso no estaba bien. La Sierra y sus cachorras deberían
haber comido primero porque ella fue quien hizo el trabajo por la comida. Pero los
depredadores más grandes robaban la comida de los más pequeños. Tal vez eso era
lo que siempre había funcionado en la manada de Montgomery, con ese Cyrus
esperando hasta que la Sierra traía comida a casa y luego se la quitaba.

Estudió a Montgomery y vio una expresión sombría en el rostro del
Teniente... y la tristeza en los ojos oscuros del hombre.

Ira en la cara de Kowalski... y en la de Merri Lee. ¿Quién había causado la ira?
¿Ese Cyrus o la Sierra, o ambos?

—¡Se lo debo! —gritó la Sierra.

164
Grabado en el hueso

—¿Por qué? —gritó Nadine.

—Nunca tuvo suficiente porque mamá y papá me adoptaron. Mi primera
madre no quería mantenerme, me tiró como basura. Y la basura no tiene derecho a
nada.

Simon oyó un suspiro suave y dolorido. Mirando por encima del hombro, vio
a la señora Twyla, vio lágrimas corriendo por su rostro.

—¿Se lo debes porque los recursos para dos niños tuvieron que ser divididos
en tres? —Dijo Nadine—. Bueno, si eso es lo que quieres contar, Jimmy le debe a su
hermano la mitad de todo lo que consiguió porque Monty es el hijo mayor,
¿verdad? Así que cuando Jimmy llegó, Monty sólo consiguió la mitad de lo que
habría tenido si Jimmy no hubiera nacido. Y de alguna manera se las arregló para
sobrevivir muy bien sin tomar y tomar y tomar.

—¿Cyrus te dijo eso? —La señora Twyla dio un paso adelante—. ¿Dijo que
eras basura? ¿Y nunca nos dijiste nada a tu papá o a mí? Niña, te protegimos lo
mejor que pudimos de la mezquindad infantil de Cyrus, pero no pudimos evitar lo
que guardabas en secreto.

—Lo hiciste irse y me culpó —dijo la Sierra, llorando.

—Cuando tenía dieciocho años, le dijimos que tenía que encontrar otro lugar
para vivir.

—Por mí.

La señora Twyla asintió.
—Esa fue una parte. La mezquindad infantil se estaba convirtiendo en una
especie de maldad más dura. Junto con las mentiras y las intrigas, eso no era algo
con lo que tu papá y yo podíamos vivir más. No pudimos cambiar a Cyrus y
estábamos preocupados por ti, por la forma en que algunas veces actuabas como si
hubieras recibido una paliza.

Asombrado, Montgomery se volvió hacia la Sierra.
—¿Te ha golpeado Jimmy?

165
Grabado en el hueso

—¡No! —Ella negó con la cabeza—. No, no lo hizo.

—No, no lo hizo —asintió la señora Twyla—. Busqué magulladuras porque
me pregunté... y te lo habría dicho, Crispin, si hubiera notado algo. —Suspiró—.
Pero las palabras pueden derribar a una persona tan bien como los puños, y yo no
sabía de las cosas que Cyrus estaba diciendo cuando no estaba cerca para oírlo y
ponerle fin.

—Te lastimó el corazón, te intimidó para que hicieras cosas por él como lo
intentó hacer ahora, y sigues volviendo por otra porción de daño en vez de
golpearle con la puerta en la cara —dijo Nadine.

Simon estudió a la Sierra. Había visto esa conducta una vez antes, cuando
asistió a la universidad Terránea para aprender a trabajar y dirigir un Courtyard.
Una hembra Lobo estaba enamorada de uno de los machos. Hizo todo lo que pudo
para obtener su aprobación, le llevó comida, le llevó regalos. El macho le prestaba
atención cuando quería algo, hizo promesas de convertirse en su pareja si podía
hacer sólo una cosa más. Otros machos, incluido Simon, intentaron ser sus amigos,
pero ella los ignoró, justo como la Sierra ignoraba al hermano que no había puesto
precio a su amor.

La joven murió intentando derribar presas que eran demasiado grandes para
que un Lobo solitario pudiera manejarlas porque el macho le había dicho que
demostrara su amor por él. El macho fue expulsado de la universidad pero
permaneció en las orillas de la tierra de la universidad, esperando que le
permitieran volver. Luego desapareció y nunca más se lo volvió a ver.

Simon nunca olió el olor primario de un Antiguo, un olor que recordaba desde
el momento en que había corrido con la manada de jóvenes Lobos en el Noroeste,
pero se preguntó si los instructores habían matado al macho para evitar más
problemas o si algo más grande y menos misericordioso había impartido sentencia.

Ahora comparando a la Sierra con esa joven hembra, Simon tenía una mejor
apreciación de por qué los Antiguos querían ver lo que pasaba cuando un hombre
como ese Cyrus entraba en un próspero grupo de humanos. El hombre no había
estado en Lakeside un día entero y la manada ya estaba peleando entre ellos.

166
Grabado en el hueso

Dio un paso adelante, llamando la atención de todos.

—Hay dos manadas Montgomery —dijo—. Una manada es la del Teniente
Montgomery y Lizzy. La otra manada es la de ese Cyrus, su pareja, y sus dos
cachorros. Aunque vinieron de la misma familia, ahora son manadas separadas,
son adversarios. Eso significa que los otros miembros de la manada pueden ser
leales a uno u otro, pero no a ambos. El resto de la familia ahora debe considerar lo
que cada manada tiene que ofrecer. —Miró a la señora Twyla. Esto le haría daño y
lo lamentaba—. Elijan.

Ella lo miró fijamente, las lágrimas todavía fluían. Luego sacó unos pañuelos
del bolsillo y se enjugó los ojos y la nariz.

—Supongo que siempre supe que llegaría esto, pero no puedo elegir entre
mis hijos. No así. —La señora Twyla enderezó sus hombros—. Crispin me pidió
que viniera aquí y le ayudara con Lizzy y me gustaría seguir haciendo eso. Pero
incluso si tengo que alejarme de uno de mis hijos, no quiero alejarme de ninguno
de mis nietos.

—Tiene que elegir —dijo Simon con pesar.

Ella asintió.
—Elijo a su manada, Sr. Simon.

—¿Qué? —Simon le dio a Montgomery una mirada que decía: ¿Sabe lo que
está haciendo?

—¿Mamá? —La mirada de Montgomery a Simon dijo, ella lo sabe.

—He tenido diferentes tipos de trabajo a lo largo de los años, Crispin —dijo la
señora Twyla en voz baja—. Hay mucho trabajo por hacer, y podría encontrar un
trabajo en esta ciudad. Pero este Courtyard se siente más como los vecindarios en
los que vivíamos tu papá y yo cuando éramos recién casados y cuando tú y Cyrus
eran jóvenes, un lugar donde la gente se miraba la una a la otra. No he vivido en un
lugar como ese en los últimos años, y he perdido eso. He hecho lo que pude por
todos ustedes, pero mis hijos han crecido, así que estoy haciendo una elección para
mí primero.

167
Grabado en el hueso

—Muy bien, mamá. —Montgomery no parecía contento—. Si esto es lo que
quieres.

Simon miró a la Sierra.
—Ahora tú. Elige. —Él levantó una mano y notó las partes de piel en la
espalda. Mierda. ¿Qué otra cosa no parecía completamente humana?—. Entiende la
elección que tienes que hacer.

—Conozco la elección —dijo la Sierra amargamente—. Tengo que elegir entre
Jimmy y CJ.

—No, tienes que elegir entre ese Cyrus y tus cachorras.

Oyó varios jadeos. Sospechaba que habían salido de todas las hembras de la
habitación, incluyendo a la hembra que seguía de pie justo en el interior de la
puerta.

—Si ese Cyrus es tan importante para ti que te arrastrarás por su aprobación,
esa es tu elección. Pero tus cachorras serían los miembros más bajos de ese grupo,
considerados huérfanos si eso es lo que él quiere, y los cachorros en esa posición no
sobreviven a menudo si es difícil encontrar comida. Las probabilidades son que
una o ambas de tus cachorras morirán de hambre. Así que si quieres a ese Cyrus,
puedes vivir como otra hembra en su manada. Pero tus cachorras no irán contigo.
Ellas serán transferidas a otra manada que será capaz de cuidarlas.

—¡No pueden llevarse a mis hijas! —gritó la Sierra.

—Sí podemos. Y lo haremos. O puedes jurar a los miembros del Courtyard
que están aquí y a los testigos humanos que no le darás a ese Cyrus alimento o
dinero que necesitas para tus cachorras. No hay excusas. —Simon mostró los
dientes—. Y entiende esto: si nos roban, tomamos una mano la primera vez. La
segunda vez tomamos mucho más.

—¿CJ? —La Sierra se volvió hacia el hermano que le había dado su amor.

Montgomery sacudió la cabeza.

168
Grabado en el hueso

—Sissy, si quieres encontrar otro trabajo y otro lugar para vivir que no esté
bajo la jurisdicción del señor Wolfgard, puedes hacerlo. Pero supongo que tendrás
que hacerlo pronto.

—Te daríamos una semana —dijo Simon—. Entonces te sacaríamos de
nuestro territorio.

—Incluso si encontraras un lugar que pudieras costearte y trabajaras para
mantenerte a ti ya las chicas, ¿quién se quedaría con ellas? —Continuó
Montgomery, y luego añadió cuando la Sierra miró a la señora Twyla—: Mamá
tiene un trabajo y sus propias cuentas que pagar.

—Eso es cierto —dijo la señora Twyla—. Si tú y las niñas están aquí, te
ayudaré a cuidar de ellas, igual que estoy ayudando a Crispin. Pero si te vas, tal vez
deberías pensar en irte lejos de todos nosotros. Tal vez a uno de esos pueblos en el
oeste que necesitan buenos trabajadores. Y si te marchas y tienes algún sentido, no
le dirás a Cyrus a dónde vas.

Sollozando, la Sierra cayó en una de las sillas.

—Para ti, estar cerca de ese hombre es como beber un vaso de veneno todos
los días —dijo Nadine—. Tal vez sólo te hace enfermar, te hace débil, te hace
olvidar quién eres realmente y lo que realmente quieres. Pero si sigues bebiendo,
tarde o temprano, el veneno te matará.

Simon se preguntó si Nadine había bebido ese tipo de veneno cuando era
joven. Si lo había hecho, también dejó de beberlo. También lo hizo Theral
MacDonald. Se había escapado de una pareja abusiva. Ese Jack Fillmore todavía
estaba husmeando, todavía era una amenaza, pero Theral no se arrastraba hacia él.
Así que había una posibilidad de que la Sierra hiciera una buena elección para ella
y sus cachorras si tuviera un poco de tiempo para pensar.

—Todos nos reuniremos aquí dentro de una hora —dijo Simon—. Entonces
nos darás tu respuesta.

La Sierra salió corriendo de la cafetería, pasando por encima de una hembra,
que los miró con grandes ojos y dijo:
—¿Siempre es tan dramático por aquí?

169
Grabado en el hueso

—¿Quién eres tú? —gruñó Simon. No estaba lo suficientemente cerca para
captar su olor, pero su voz sonaba vagamente familiar.

—Emily Faire. ¿La enfermera practicante que va a trabajar aquí? Tengo una
carta del señor Barquero para el señor Wolfgard.

Simon asintió, recordando dónde la había visto antes. Había estado presente
como curandera cuando Meg se hizo el corte y vio el posible futuro de la
comunidad River Road.

Miró a Vlad.
«No fuiste de mucha ayuda»

«¿Por qué deberíamos ambos pintarnos una diana?» respondió Vlad.
«Además, estaba siguiendo la pista del peluche para asegurarme de que no
agarrara una tetera y golpeara a alguien.»

Para los Terráneos, Merri Lee siempre sería la Mujer Tetera de la canción de
Charlie Crowgard sobre la Mujer Tetera y Chica Palo de escoba.

—Ven a la oficina y hablaremos de tu empleo —dijo Simon a Emily Faire.
Luego señaló a Nadine—. Ella es Nadine Fallacaro. Tendrás una habitación en su
apartamento en los días que estés trabajando aquí.

—¿En serio? —Emily Faire no sonaba entusiasta. Probablemente se
preguntaba cuán a menudo Nadine atacaba a otras mujeres con un cuchillo.

No habían visto este comportamiento en la mujer hasta ahora, pero Simon se
preguntaba lo mismo.

Nadine suspiró.
—Te mostraré el apartamento cuando estés lista. —Sus ojos se abrieron—.
¡Dioses! Me olvidé de los muffins. Ni siquiera escuché el cronómetro.

—Yo me ocupé de ellos —dijo Tess, entrando desde el pasillo. Tenía el pelo
verde y ondulado. No estaba tranquila, pero estaba lo suficientemente segura como
para estar alrededor del resto de ellos.

170
Grabado en el hueso

Simon pasó junto a Montgomery en su camino a la oficina de ABL.

—Simon —dijo Montgomery en voz baja—. ¿Realmente alejarías a Sierra de
sus niñas?

—Sí.

— ¿Lejos de todos nosotros?

Un buen hombre, pensó Simon. Inteligente y cortés. Un hombre que había
estado tratando de trabajar con él desde el primer día que se conocieron. Un
hombre que entendía la lealtad. Un hombre que había estado separado de su
propia cachorra por unos meses y no lo haría de nuevo.

Un hombre que se preocupaba.

—Si llegara a eso, las cachorras estarían lo suficientemente cerca como para
que tú y la señora Twyla pudieran visitarlas —dijo Simon.

—¿Pero Sierra no podrá verlas?

—No. —Esperó, pero Montgomery no dijo nada más—. Una hora, Teniente.

Simon y Vlad subieron a hablar con Emily Faire sobre los términos de su
empleo. Como su idea original era que dividiera su tiempo entre el Courtyard y la
Comunidad de River Road, le ofrecieron uno de los dúplex de la comunidad,
pensando que, siendo una Intuye de Isla Grande, querría vivir tan cerca como le
fuera posible. Pero los sorprendió preguntando si había algún apartamento barato
en Lakeside que pudiera alquilar porque tenía la sensación de que era necesaria ahí
a tiempo completo y que alguien más sería más adecuado para dirigir la pequeña
clínica en la Comunidad River Road.

Sí, tenían un apartamento que podía alquilar, si quería su propia guarida en
lugar de una habitación con Nadine, pero no tenían mucho mobiliario que ofrecer.

171
Grabado en el hueso

Vlad la llevó al otro lado de la calle para mostrarle los apartamentos
disponibles en el edificio donde residían Nadine y Merri Lee. Simon los miró desde
la ventana de la oficina.

Entonces, ¿Emily Faire tenía la sensación de que necesitaba estar aquí a
tiempo completo? ¿Por qué? ¿Tenía ese presentimiento algo que ver con ese Cyrus
o los Antiguos? ¿O sólo quería aprender más sobre los Terráneos y Meg, y vivir a su
alrededor era una manera de hacer eso? Una nueva adición al Courtyard. No se
veía demasiado emocionada mientras presenciaba la escena en la cafetería, así que
tal vez no estaban agregando otro peluche explosivo a la manada femenina.

Ese era un problema para otro día. En este momento, quería sacudirse el
drama y tener una carrera rápida antes de tener que lidiar con cualquier problema
que la decisión de la Sierra causaría.

Tal vez podría molestar a Meg durante unos minutos antes de ir a correr. El
juego de molestar no podría durar más de un par de minutos antes de que dejara
de ser divertido para Meg. Si seguía leyendo ese libro, le gruñiría por
interrumpirla. Le llevaría un bocadillo de Un Pequeño Bocado para distraerla. Ella
debía de tener hambre ahora.

Se quitó la ropa, cambió a Lobo, bajó las escaleras y atravesó el arco hasta la
cafetería. Luego pensó en quién podía acercarse y decidió que Tess, aunque más
peligrosa que Nadine, era la amenaza más conocida.

—Estábamos empacando un pedazo de quiche y un par de otras cosas para
Meg —dijo Tess. Luego miró a Nadine—. Sospecho que no vas a tener la
oportunidad de preguntarle a Meg sobre ese libro.

Nadine le dirigió una mirada que le hizo sentirse muy contento de poder
correr más rápido de lo que ella podía.

Tess le dio una de las bolsas térmicas que se usaba para llevar comida en la
Plaza Comercial y le abrió la puerta trasera. Cuando miró hacia atrás, notó que su
pelo era marrón y ondulado.

Qué agradable que Nadine divirtiera a uno de ellos.

172
Grabado en el hueso

Trotó a la parte trasera de la Oficina del Enlace y se enfrentó a una puerta
cerrada con llave. Por supuesto, él no tenía una llave metida en su piel, por lo que
puso la bolsa en el suelo delante de la puerta y se trasladó a la pequeña ventana de
la habitación trasera, que estaba abierta para dejar entrar el aire fresco.

—¡Arrooooo!

Meg corrió hacia la habitación de atrás y miró a su alrededor hasta que lo vio
en la ventana.
—¿Simon?

Él le sonrió, mostrando muchos dientes sanos.

Volvió a la puerta y tenía la bolsa en sus dientes antes de que ella girara la
cerradura y abriera la puerta. Pasó junto a ella y entró en la sala de clasificación. De
pie sobre las patas traseras, colocó la bolsa en la gran mesa de madera y miró el
libro abierto con una áspera roca púrpura que parecía una cordillera.

Cuando Meg se unió a él, se acercó y le dio una rascadita detrás de una oreja.
Casi le hizo olvidarse de jugar al juego de molestar.

—Mira lo que Jenni me trajo para usar como pisapapeles. —Meg levantó la
roca—. Es una amatista. ¿No es bonita?

Era una roca púrpura áspera.

—Me mostró una geoda partida que también serviría como un buen
pisapapeles. Estoy negociando con ella para comprar la geoda y la amatista.

Los Cuervos tenían esa mirada en sus ojos cuando veían un codiciado
brillante. Para distraer a Meg antes de que terminaran con una guarida llena de
piedras, Simon le dio un codazo a la bolsa con la nariz.

—¿Qué trajiste? —Meg volvió a colocar la roca en el libro y abrió la bolsa—.
¡Oh! Quiche y... Esto es para ti.

173
Grabado en el hueso

Simon captó el olor a carne de vaca antes de sacar la golosina de la bolsa.
¡Galleta del lobo! Había olido la carne, pero pensó que era algo de la comida para
Meg.

—Hay otra galleta aquí. Debe ser para Nathan.

¿Por qué? Pero ya estaba entrando en la sala principal, y Nathan, habiéndola
oído, ya la estaba esperando en el mostrador.

—Estoy disfrutando este libro —dijo Meg, volviendo a la mesa de
clasificación—. Es emocionante. Tuve que leer un par de capítulos así — puso una
mano sobre sus ojos, luego movió sus dedos para ver entre ellos—, pero no me
importó. ¿Está bien si Ruth y Merri Lee lo leen también para que todas podamos
darte una crítica?

Esta no era una Meg feliz. Esta era una frágil alegría. Meg trataba de no
mostrar que estaba asustada.

Simon puso cuidadosamente una pata en su hombro.

No fingió felicidad o alegría ahora.

—Jenni dijo que hubo problemas en Un Pequeño Bocado, pero no sabía qué
pasaba, excepto que eso molestó a Tess. Y Ruth me llamó para decir que debía
quedarme en la oficina hasta que todos se calmaran. ¿Simon? —Ella le tocó la cara
—. ¿Necesitas respuestas?

—Roo —respondió con severidad. Ninguna navaja de plata. Nada de cortes.

Sus dedos peinaron a través de su piel mientras lo estudiaba.
—¿Estás seguro?

Él le lamió la barbilla. Sabía mejor que la galleta, así que la lamió de nuevo.

Todo su cuerpo suspiró, y ella se sentía más como su Meg nuevamente.

Ella le dio un abrazo y dijo:

174
Grabado en el hueso

—Será mejor que vuelvas al trabajo. Te dejaré salir. Gracias por traer el quiche
y los otros alimentos.

Estuvo fuera mirando la puerta cerrada antes de darse cuenta de que Meg no
le había dado la oportunidad de jugar el juego de molestar. Eso fue tan injusto,
pero al menos había conseguido una galleta, una rascadita, un abrazo, y un par de
lamidas.

Podía vivir con ese tipo de injusticias.

*****

—¿Quieres jugo de naranja? —preguntó Pete Denby, yendo a la pequeña
nevera de su oficina.

—Claro —contestó Monty. Probablemente ardería en el agujero de su
estómago, pero apreció la oferta de una bebida que podría no estar en las tiendas
de comestibles del Noreste mucho más tiempo ya que, al igual que las naranjas,
procedía de las regiones de la costa Sureste y Oeste.

Pete sirvió dos vasos y le entregó uno a Monty antes de sentarse detrás del
escritorio.
—¿Sabes lo que está pasando?

Monty le contó a Pete lo que había visto y lo que había reconstruido, y la
elección que su hermana menor tenía que hacer en una hora.

—Dioses, vaya elección —dijo suavemente Pete.

—No debería ser una elección.

—Eres un policía. Sabes que la adicción no viene solamente en la forma de
una píldora o de una jeringuilla. Por cómo suena, tu hermana es adicta a la forma
particular de abuso de tu hermano. —Pete se inclinó hacia delante—. ¿Sabes por

175
Grabado en el hueso

qué Simon Wolfgard deja que tu hermano se quede? ¿O por qué se queda tu
hermano?

—No puedo imaginar los motivos de Simon, pero Jimmy se queda porque el
uso del apartamento es gratis, y vino aquí esperando un beneficio. Pero los
Sanguinati custodian la puerta exterior del edificio y se mantienen al tanto de todo
y de todos.

—Así que Cyrus no puede hostigar a Sierra en el pasillo o tratar de meterse
en su apartamento para discutir cosas sin que alguien vaya en su defensa, incluso si
no estás en casa.

Monty asintió con la cabeza.
—Jimmy no esperaba el tipo de escrutinio en el que se encuentra ahora.
Incluso si lo que Sissy le dijo le dio seguridad, tendría que haber pensado en lo que
podría conseguir estando en una estrecha proximidad de policías y Lobos. —
Suspiró—. Sea lo que sea que Jimmy pensara, mi hermana está en un aprieto.

Pete no dijo nada. Entonces:
—¿Viniste aquí porque necesitabas una caja de resonancia o buscabas una
opinión?

—¿Qué opinas de la decisión de mi madre?

—Movimiento inteligente. No tendrá acusaciones de "se puso de tu lado"
cuando las cosas se pongan agrias, y sabes que lo harán. Hay una parte
desagradable en cualquier ciudad y no creo que le tome a tu hermano mucho
tiempo encontrar el punto débil de Lakeside.

—Aún no lo has conocido.

—Vivo en la casa de al lado, así que vi lo suficiente cuando instalaste a él y su
familia. Sé que Eva les llevó una bolsa de comestibles, por orden de Simon, para
que tengan comida para el primer día o así.

Monty se incorporó.
—No mencionó eso. —Él y Kowalski habían recogido pizzas de Corteza
Caliente, y le llevó una para la familia de Jimmy y otra para Sissy y las chicas,

176
Grabado en el hueso

mientras él, Lizzy y su madre se quedaron con la tercera. Pero si había entendido la
acusación de Nadine, Sissy también había llevado a casa la cena de anoche y
compartió la comida con la familia de Jimmy. ¿Se habría quedado con la pizza, o
también terminó en la despensa de Jimmy?

—Si fueras yo, ¿qué harías? —preguntó Monty.

—¿Tu cuñada tiene alguna habilidad?

Monty miró a Pete.

—¿Alguna habilidad que no termine con que la arresten? —preguntó Pete.

—No lo creo. Desde que la conozco, nunca ha tenido un trabajo.

—Como sea, si fuera tú, empezaría a investigar ciudades que buscan
trabajadores, un lugar donde el alquiler no cueste más que el pago mensual.
Concéntrate en tu cuñada y los niños.

—Tres pasajes para salir de la ciudad. ¿Y qué pasa con Jimmy?

—En la morgue, si tiene suerte. Si no tiene suerte, será uno de esos humanos
que desaparecen sin dejar rastro.

O alguna identificación será dejada en el montículo del Parque Lakeside y la policía
llenará un formulario DUD, pensó Monty. Un formulario de Difunto, Ubicación
Desconocida era una forma de que una familia recibiera un certificado de
defunción. Era la manera que el Departamento de la policía de Lakeside admitía
que una persona fue asesinada, y más probablemente, comida por Terráneos y no
se encontraría ningún cuerpo.

—Tu hermano es un barril de pólvora, Monty —continuó Pete—. No dejes
que te lleve con él. —Vaciló—. ¿Quieres que vaya contigo cuando tu hermana haga
su elección?

—Como abogado, ¿qué le dirías?

177
Grabado en el hueso

—Que haga lo que sea necesario para mantener a sus hijas. Y eso significa
alejarse de Cyrus.

—Cuando llegué por primera vez a Lakeside, Simon mantuvo a su sobrino
Sam en una jaula para mantener al cachorro seguro. Eso molestaba a todos los
Lobos y le dolía a él todos los días, pero lo hizo. —Monty miró a Pete—. Así que sé
que no dudará en llevar a esas chicas lejos de Sissy si cree que ella va a permitir
que sean maltratadas.

—Si se las quita, ¿crees que alguna vez las devolverá?

No mientras Jimmy esté vivo. Pero Monty no dijo eso.
—Gracias por la charla y el zumo de naranja.

—Puede que no tenga zumo de naranja la próxima vez, pero como abogado o
amigo, estoy aquí si necesitas hablar.

Mientras Monty bajaba por las escaleras exteriores, oyó un coche que subía
por el acceso al estacionamiento de empleados. El sedán negro del Capitán Burke.
Debería haber llamado a su Capitán, porque Pete tenía razón: Jimmy era un barril
de pólvora a la espera de un fósforo. Aparentemente alguien más había hecho la
llamada.

Manadas y lealtad. Policía y familia. Y habría consecuencias sin importa qué
elección tomaba él.

Cuando Burke llegó a la esquina, dirigiéndose a la puerta trasera de Aullidos,
Buena Lectura, Monty se apresuró a reunirse con él y dar su informe.

178
Grabado en el hueso

Capítulo 9

Firesday, 10 de Messis

—¿Meg?

Siguiendo la voz de Merri Lee, Meg fue a la habitación de atrás de la Oficina
del Enlace y abrió la puerta para su amiga. Entonces notó a Sierra de pie cerca de
ella.

Merri Lee entró. Habló con tanta calma que Meg apenas pudo oírla.
— ¿Podrías usar las cartas para contestar un par de preguntas?

Meg miró a Sierra.
—¿Qué está pasando?

—Simon dice que Sierra tiene que elegir entre sus hijas y su hermano Cyrus.
Nos ha preguntado a todos, excepto a Ruth, que todavía está en la sala de clase con
los niños, y todos le hemos dicho lo mismo: Simon le sacará a sus chicas, las llevará
fuera del Courtyard si ella decide ser parte de la manada de Cyrus. Pero es como si
hubiera perdido su cerebro y no cree que esto pueda suceder. Finalmente le dije
que te pediríamos que miraras las cartas como el insumo final antes de tomar su
decisión.

Meg asintió con la cabeza. Merri Lee le hizo un gesto a Sierra, y las tres
entraron en la sala de clasificación.

Nathan estaba en el mostrador, tomando nota de quién estaba en la sala de
clasificación con Meg.

—Consulta privada —dijo, y cerró la puerta privada casi por completo. El
Lobo, con su agudo oído, todavía sabría todo lo que se dijera, pero la ilusión de
privacidad era por el bien de Sierra.

179
Grabado en el hueso

Sacó la caja de madera del cajón, la puso sobre la mesa y sacó todas las cartas,
extendiéndolas. Alfileres y agujas llenaron sus pechos, haciendo que sus pezones
ardieran. La hizo sentirse agradecida de no tener que usar la navaja en esa parte de
su cuerpo.

— ¡No! —gruñó cuando Sierra se lanzó a por una de las cartas.

—El que alguien más maneje las cartas interfiere con la capacidad de Meg de
encontrar las respuestas a las preguntas de la gente —explicó Merri Lee, apartando
la mano de Sierra de las cartas.

—Es absurdo —dijo Sierra con enojo—. No tiene derecho a decir que soy
incapaz de cuidar a mis hijas.

Las manos de Meg zumbaban.
—¿Cuál es tu pregunta?

Antes de que Sierra respondiera, Merri Lee dijo:
—Dos preguntas. La primera es: ¿qué pasará con Bonnie y Carrie si están
separadas de su madre?

Meg cerró los ojos y silenciosamente repitió la pregunta. Sus dedos rozaron
las cartas hasta que una produjo un zumbido doloroso en su mano izquierda.
Abrió los ojos y giró la carta para que todas pudieran ver la respuesta.

—Futuro incierto —dijo, sintiéndose preocupada.

—¿Qué significa eso? —preguntó Sierra.

—Significa que podrían estar bien y tener una buena vida, o las cosas podrían
salir mal para ellas —respondió Merri Lee—. Pero ahora mismo, no hay una
respuesta clara.

Meg puso la carta boca abajo y la dejó a un lado.
—Segunda pregunta.

180
Grabado en el hueso

—¿Qué le pasará a Sierra si sigue permitiendo que su hermano la presione
para que haga cosas que sabe que están mal?

Meg respiró hondo. Podría haber jurado que acababa de sentir el beso de la
navaja de plata contra su piel. Ella siguió el zumbido, parcialmente distraída por
las heladas agujas que sentía en su muñeca izquierda, el lugar exacto donde
pensaba que había sentido la navaja.

Encontró la carta que zumbaba con la respuesta a la pregunta, le dio la vuelta
y se apartó de la mesa antes de abrir los ojos.

Merri Lee parecía pálida. ¿Y Sierra? ¿Fascinada? ¿Horrorizada? Meg no
quería gastar su energía tratando de recordar una imagen de entrenamiento que se
ajustara a la expresión de Sierra, especialmente después de mirar la carta elegida
para el futuro de la joven.

Figura encapuchada sosteniendo una guadaña.

—Muerte —susurró Merri Lee—. Cyrus empujará y empujará hasta que
suceda algo que te mate. Sigues diciendo que se lo debes. Me lo dijiste a mí, a
Theral, a Eva, incluso a la señora Debany, tratando de convencer a alguien de que
se lo debes. Todas te dijimos la misma cosa: sólo porque creíste lo que él dijo
cuando eras una niña no lo hace verdadero. Pero no estamos hablando de que él
consiga más que su parte de una galleta porque renuncias a parte de la tuya. Ya no.
Eres una adulta y vas a perder mucho más que una galleta. Es hora de que dejes de
arruinar tu vida mientras todavía tienes una.

Sierra corrió por la puerta trasera, sollozando.

—Ve tras ella —dijo Meg.

—¿Estás bien? —preguntó Merri Lee.

Ella asintió.
—Tengo que pensar en algunas cosas.

Esperó hasta estar segura de que Merri Lee se había ido. Luego pasó los
dedos por las cartas e hizo una pregunta.

181
Grabado en el hueso

¿Por qué Simon permite a Cyrus Montgomery permanecer en el Courtyard?

Porque Cyrus era hermano del Teniente Montgomery, no era suficiente. Tenía
que haber otra razón.

Estrictamente hablando, su pregunta no se prestaba a una profecía, y no
estaba segura de que fuera a ser guiada a una respuesta. Entonces sus dedos
ardieron. Cogió la carta, abrió los ojos y la giró. Dejó caer la carta boca arriba
encima del resto.

Meg miró la carta. Miró fijamente, la miró y miró mientras que pensaba en
niños y madres y lugares seguros para construir una vida.

Tomó el teléfono y llamó a Steve Barquero. Y luego llamó a Simon.

*****

—¿Está comprando El Ciervo y la Liebre? —Simon meneó la cabeza y estudió al
Capitán Burke—. ¿Por qué me lo cuenta? Los Terráneos no bebemos alcohol. —Por
lo menos, no de un vaso. Se sabía que los Sanguinati se emborrachaban cuando se
alimentaban de alguien que había estado consumiendo alcohol. Y los Lobos y otros
cambiantes podrían verse afectados por drogas u otras sustancias en la sangre de
un humano. Pero ir a una taberna no era algo que los Otros hicieran por elección,
porque los humanos que se emborrachaban de valor líquido podían ser peligrosos.

—El Ciervo y la Liebre también sirve comida. Comida de Pub. —Burke sonrió
—. Proporcionará un lugar en el barrio donde todos podrían mezclarse. El lugar
tiene una gran pantalla de televisión. Los clientes vienen a ver eventos deportivos.
Otra clase de experiencia para su gente, y un lugar seguro para la mía.

—Para los amantes de Lobo. —Simon comprendió de repente. Nunca fue
seguro para alguien como él entrar en ese tipo de lugares. Pero no era seguro para
un humano como Kowalski o Debany entrar en una guarida de beber tampoco. Ya
no.

182
Grabado en el hueso

—¿Por qué me lo cuenta? —preguntó Simon de nuevo.

—Los clientes de El Ciervo y la Liebre han causado algunos problemas en el
pasado.

Es cierto, pero los últimos humanos que cruzaron la calle con la intención de
causar problemas fueron asesinados por los Antiguos, y sus intestinos terminaron
adornando los árboles cercanos.

¿Tal vez esa era la razón de que la taberna estuviera a la venta?

—La otra razón es porque quería presentar unas ideas —dijo Burke—. Me
pregunto si un Intuye de Isla Grande estaría interesado en manejar la taberna. Me
pregunto si uno de los Sanguinati estaría interesado en aprender a atender un bar.
Algunos de los camareros se quedan porque quieren los puestos de trabajo. Creo
que el cocinero se quedará por la misma razón. Hay un apartamento, así como una
pequeña oficina en el segundo piso. El apartamento sería parte del sueldo del
gerente si quiere vivir allí.

—Un negocio que sea una comunidad mixta.

Burke asintió con la cabeza.
—Tener un gerente que tenga presentimientos sobre problemas antes de que
comiencen sería beneficioso para todos nosotros.

—Quiere que hable con Vlad y con Steve Barquero.

—Sí.

Simon estudió al Capitán de la policía.
—¿Sabe lo que pasó aquí?

—Me lo contó el Teniente Montgomery. Me gustaría quedarme y escuchar la
decisión, si está bien con usted.

Antes de que Simon pudiera responder, sonó el teléfono.
—Aullidos, Buena Lectura —se puso en pie—. ¿Meg? ¿Qué...? ¿Estás...? Voy
para allá.

183
Grabado en el hueso

Burke también se levantó.
—¿Problemas?

—Todavía no —Simon se apresuró hacia la puerta y se detuvo cuando se dio
cuenta de que casi había dejado a Burke, un humano, solo en el despacho de ABL,
algo que no habría pensado hacer unos meses atrás.

Burke se encontró con él en la puerta, y luego salió delante de él, corriendo
por las escaleras para salir del camino. Simon pasó por delante del hombre y corrió
a la Oficina del Enlace para averiguar por qué Meg necesitaba verlo tan
urgentemente antes de que Sierra hiciera una elección.

*****

—Ya llamé a Steve Barquero —dijo Meg cuando Simon entró corriendo en la
sala de clasificación.

«¿Simon?» Nathan plantó las patas delanteras en el mostrador y miró al líder
Wolfgard por la puerta privada.

«¿Hubo problemas aquí?», preguntó Simon.

«No. Algunos gruñidos cuando Meg usó las cartas proféticas, pero fue sobre
todo Merri Lee quien hizo los gruñido, y no gruñó a Meg»

La caja de madera con la tapa tallada que Henry hizo para guardar las cartas
proféticas estaba sobre la mesa. Tres cartas estaban sobre la mesa, boca abajo.

Meg esperó a que Simon estuviera junto a ella.
—Merri Lee hizo dos preguntas en nombre de Sierra. ¿Qué pasará con Bonnie
y Carrie si eran separadas de su madre? —Ella giró la carta con el gran signo de
interrogación—. ¿Qué le pasará a Sierra si sigue permitiendo que su hermano la
presione para que haga cosas que sabe que están mal? —Ella le entregó la segunda
carta.

Desnudó los dientes.

184
Grabado en el hueso

—Muerte.

—Mi pregunta: ¿por qué estás permitiendo que Cyrus se quede en el
Courtyard? —Ella giró la carta que representaba algo terrible y peligroso, algo que
la mayoría de los humanos pensaban era una criatura fantástica e imaginativa y la
mayor parte de los Terráneos -aunque sabían que existían tales formas-, nunca la
habían visto—. Tu decisión tiene algo que ver con ellos, ¿no? Los Antiguos van a
regresar al Courtyard.

Simon la miró fijamente mientras sus orejas tomaban la forma de Lobo y de
repente la piel le cubrió los hombros y el pecho.
—Ya están aquí.

—¿Qué quieren?

—Observar. Aprender.

—¿No quieren que eches a Cyrus?

—Todavía no. — Vaciló, tratando de pensar en cómo explicarlo—. La manada
humana conectada con el Courtyard es tan grande ahora como en algunos de los
asentamientos humanos en el país salvaje. Los humanos aquí estaban trabajando
bien juntos y trabajando bien con nosotros. Entonces, Cyrus entra y los humanos
de repente se pelean entre sí. Los Antiguos quieren saber por qué un humano
puede agriar una manada completa. Si no pueden aprender la razón observando a
los humanos conectados al Courtyard, no permitirán que los humanos emigren a
ninguno de los lugares recuperados. No permitirán que los humanos emigren en
absoluto.

Simon tocó el hombro de Meg, deseando contacto por un momento.
—Yo también quiero entender, Meg. Los humanos que causan este tipo de
problemas por lo general se alejan de nosotros. Ciertamente no estarían tratando de
trabajar con nosotros. No es que ese Cyrus se ofrezca a hacer ningún tipo de
trabajo. —Hizo una pausa—. Parece que debería ser una lucha por el dominio, pero
Montgomery no parece entender eso.

—¿Una lucha por el dominio decidiría quién es el líder de la manada
humana?— preguntó Meg.

185
Grabado en el hueso

El asintió.

—Entonces no sería el Teniente Montgomery quien pelearía contra Cyrus;
sería el Capitán Burke.

Simon parpadeó. Había estado pensando en una disputa dentro de una
manada familiar, pero Meg tenía razón. Ahora que el conflicto se había derramado
sobre el resto de la manada humana, Cyrus tendría que derrotar a Burke para
demandar dominación sobre el resto de ellos.

De repente, estaba deseando ver su próxima reunión.

Meg levantó la barbilla. Al principio pensó que le estaba invitando a que le
diera una lamida. Entonces recordó que, en los libros con besos, las hembras
levantaban la barbilla como una exigencia o para indicar desafío. Como no sabía lo
que Meg estaba desafiando o exigiendo, sólo se quedó esperando.

—Si tenemos que dejar que Cyrus se quede, quiero que tú y Steve Barquero
encuentren una manera de trasladar a Sierra y a sus hijas a Isla Grande.

—Es humana, Meg. Desembarco del Ferry es un pueblo Intuye.

—Pero Roger Czerneda no es un Intuye, y Steve lo contrató como oficial de
policía a tiempo completo para el pueblo.

—Eso fue diferente.

—Sí. El Oficial Czerneda no necesitaba estar en un lugar que estuviera más
allá del alcance de alguien. —Meg lo miró a los ojos—. Estar en el Courtyard me
puso más allá del alcance del Controlador, más allá del alcance de las leyes
humanas que habría usado para recuperarme y quedar bajo su propiedad. El
Courtyard es un lugar seguro para Theral porque la pone fuera del alcance de Jack
Fillmore. Pero no es un lugar seguro para Sierra porque Cyrus está aquí, porque él
ejerce una especie de propiedad sobre ella, y mientras esté a su alcance, seguirá
siendo débil en lo que a él le concierne. —Ella apoyó su mano en la suya—. Simon,
las hijas de Sierra la necesitan.

186
Grabado en el hueso

Simon giró la mano para sostener la suya.
—No creo que las cachorras de la Sierra sobrevivan si se le permite
mantenerlas.

El que las cachorras de la Sierra sobrevivieran importaría a Meg,
especialmente después del descubrimiento de que los humanos que "poseían" a las
profetas de la sangre habían estado matando a los cachorros indeseados de las
chicas.

—He estado pensando en mi amiga Jean, que fue llevada al recinto cuando
era pequeña —dijo Meg—. Tenía una madre, un padre y un hermano. Nunca
olvidó que tuvo una familia una vez o que la alejaron de ellos. Si empezamos a
dividir a las familias porque decidimos que algo malo podría suceder a los niños,
¿somos mejores que el Controlador o los otros hombres como él? Al principio,
afirmaron que se llevaban a las niñas lejos de sus familias por el bien de las niñas.
—Hizo una pausa y añadió—: Dale a Sierra una segunda oportunidad.

—Llegar a Lakeside fue una segunda oportunidad —argumentó—, ¿y qué
hizo la Sierra? Llamó a Cyrus y le dijo dónde encontrarla.

—Entonces llama a esto una última oportunidad. Una última oportunidad
para liberarse de Cyrus y construir una vida para ella y sus hijas.

—¿Y si no quiere liberarse?

Meg se veía tan triste, se preguntó si estaba pensando en las Casandras de
sangre que eligieron quedarse en los recintos. Eligieron seguir siendo una
mercancía que se consumiría a cambio de que alguien cuidara de ellas para que no
tuvieran que cuidar de sí mismas.

—Entonces esa es su elección. —Suspiró.

—También es la elección de Steve Barquero, así como de los Terráneos en Isla
Grande. Nadie se instala en la isla sin su consentimiento. —Simon pasó una mano
por la cabeza de Meg—. Tu pelo está creciendo. Ya no se parece a la pelusa de
cachorro.

187
Grabado en el hueso

Puede que ya no pareciera una pelusa de cachorro, pero no podía resistirse a
acariciarlo cada vez que pensaba que no le gruñiría.

«Acaba de llegar el patrullero» informó Nathan. «No es un aullido, pero todas
las luces están parpadeando»

Meg y Simon entraron en la sala delantera justo cuando la puerta del pasajero
se abrió y un hombre de pelo oscuro salió.

—¿Qué le dijiste a Steve Barquero? —Preguntó Simon.

—Que necesitábamos hablar con él y que era urgente —Meg respondió—.
Pero es hora de esa reunión, y es mejor que me quede aquí.

Tratando de no parecer demasiado feliz cuando tenían cosas serias que
discutir, Simon saltó sobre el mostrador y salió a saludar al alcalde de Desembarco
del Ferry.

—Has llegado aquí a toda prisa —sonrió mientras caminaba hasta donde el
Intuye esperaba junto al patrullero—. La mirada aguda que recibió de Steve
Barquero le dijo que sus orejas no habían vuelto del todo a humanas todavía.

—Meg dijo que era urgente —respondió Steve—. ¿Qué pasó? No sueles
parecer tan contento de verme.

Meg dijo "nosotros". Estábamos hablando y estábamos decidiendo. Compañeros
sacando adelante un Courtyard. Y eso significa que ya no eres un rival serio.

No es que Steve Barquero se hubiera presentado a Meg como una pareja
potencial. Pero Barquero era humano y no tenía que adaptarse a cosas que no eran
una parte natural de sí mismo.

—¿Te importa si el oficial Czerneda entra en el estacionamiento de los
empleados? —preguntó Steve.

—No, pero si quiere comida, tendrá que ir a La Carne no es Verde. Hay una
discusión en la cafetería. Eso es parte de la razón por la que estás aquí.

188
Grabado en el hueso

Steve le dirigió una larga mirada a Simon.
—¿Estoy aquí como alcalde de Desembarco del Ferry?

—Sí.

Esperaron hasta que Roger Czerneda condujo el coche por el camino de
acceso antes de dirigirse hacia Un Pequeño Bocado. Simon le habló a Steve sobre la
Sierra y la elección que tenía que hacer. Le contó a Steve sobre las dos cartas que
Meg sacó en respuesta a las preguntas sobre la Sierra y sus cachorras, y sobre la
preocupación de Meg por las chicas si la Sierra moría.

No había equiparado a las niñas con su sobrino Sam. ¿Qué le habría pasado a
Sam si Daphne hubiera muerto en cualquier otro sitio que no fuera el Courtyard de
Lakeside? Simon había llegado a su hermana momentos después de su muerte,
había estado allí para llevar al cachorro traumatizado al Complejo Wolfgard, donde
él y Elliot hicieron todo lo posible por cuidar de Sam.

Así como el Teniente Montgomery y la señora Twyla se ocuparían de las
cachorras de la Sierra si quedaban huérfanas. ¿Pero eso sería así en una manada
humana si la Sierra viviera en otra parte?

—Escucharé —dijo Steve—. No puedo prometer hacer más que eso.

—El Capitán Burke también quiere hablar contigo.

—Si Burke quiere que Roger se transfiera a su comisaría, olvídalo —gruñó
Steve.

Simon sonrió, apreciando la posesividad humana de su propia manada.
—Compró El Ciervo y la Liebre y piensa que tener un Intuye como gerente
sería una buena idea.

Steve se detuvo en la puerta de atrás de Un Pequeño Bocado.
—¿Cómo te sentirías acerca de eso?

—Emily Faire reclamó uno de los apartamentos como su guarida, así que los
Intuye ya están superponiéndose en nuestro territorio.

189
Grabado en el hueso

—Una joven no es una invasión.

—La manada femenina fue la invasión —gruñó Simon—. Peluches
explosivos. Conejitos con dientes.

Steve se echó a reír.
—Me gusta hablar contigo, Wolfgard. Ustedes enfrentan desafíos que hacen
que mis deberes de alcaldía parezcan fáciles.

«¿Simon?» preguntó Vlad. «Es hora»

Simon abrió la puerta de la cafetería y entró primero como una cortesía a su
huésped. Si Tess y Nadine todavía estaban en un estado de ánimo peligroso, podría
advertir a Steve, quien tendría la oportunidad de huir.

La cafetería estaba tan llena de testigos, que casi sintió lástima por la Sierra. El
cabello de Tess estaba rojo y verde, pero no vio hebras negras. El cabello de Nadine
no daba ninguna advertencia sobre su estado de ánimo, pero Simon notó que
Henry estaba detrás de la mujer, dispuesto a agarrarla si trataba de saltar sobre la
Sierra. Vlad estaba en el arco, manteniendo un ojo en Merri Lee y el resto de la
manada femenina. La manada policial estaba allí. También Elliot y la señora Twyla,
así como el agente O'Sullivan. De hecho, las únicas humanas que no estaban allí
para presenciar la decisión de la Sierra eran Ruthie, que estaba cuidando a los
cachorros humanos, Meg, y...

«¿Dónde está Eva Denby?» Simon preguntó a Vlad.

«Ese Cyrus se sentía muy mal, Eva lo llevó a él ya su pareja al Hospital
Lakeside. Ella no ha vuelto todavía. Los cachorros de ese Cyrus están con el resto
de los cachorros humanos»

Ya que fue Vlad quien dejó dos cachorros extra con Ruthie en medio del
horario escolar, Simon esperaba que ella no le gruñera a él.

La Sierra estaba en el centro de la habitación, parecía pequeña y débil. Se veía
como una tía ayudando a criar a los cachorros de la pareja dominante. De hecho,
era así como Cyrus parecía tratarla, como alguien que se esperaba que le ayudara a
criar a sus cachorros. Eso habría estado bien si no hubiera tenido sus propias

190
Grabado en el hueso

cachorras. Pero incluso para los estándares de la manada, no era correcto esperar
que ella cazara y proporcionara la comida para todos mientras que los otros dos
adultos no hacían nada comprensiblemente útil.

Simon se paró frente a la Sierra.
—¿Hiciste una elección?

La Sierra se abrazó a sí misma.
—Quiero mantener a mis niñas. Y no quiero morir. —Las palabras eran un
grito de súplica por ayuda.

Preguntándose si podía mencionar un traslado de ella y sus cachorras a Isla
Grande, Simon miró a Steve Barquero y se sorprendió por la mirada dura y
sombría en la cara del hombre. Claramente, la Sierra no iría a Desembarco del
Ferry.

—La última oportunidad, Sierra Montgomery —dijo Simon—. Si quieres
mantener a tus cachorras, te mantendrás alejada de ese Cyrus.

Miedo. Y alivio. Alguien además de ese Cyrus había determinado el lugar de
la Sierra dentro de una manada. Ahora mismo, no le importaba que la decisión
hubiera sido tomada por un Lobo.

La Sierra empezó a llorar. La señorita Twyla puso sus brazos alrededor de la
otra hembra y sacó a su cachorra de Un Pequeño Bocado.

El resto de los humanos se escapó de la cafetería, excepto Burke y Steve
Barquero. Montgomery se habría mantenido firme, pero una mirada de Burke
envió al Teniente a alejarse, prueba de que Burke era el macho dominante de la
manada humana.

—¿Quieres que considere la posibilidad de que Sierra Montgomery se
traslade a Isla Grande? —preguntó Steve.

—Sí.

— ¿Fue tu idea?

191
Grabado en el hueso

Simon sacudió la cabeza, desconcertado por el olor a ira que rodeaba al
hombre.
—Fue de Meg.

—Entonces hablaremos con Meg. —Steve se dirigió a la puerta trasera y miró
a Burke por encima del hombro—. ¿Entiendo que quiere hablar conmigo antes de
que me vaya?

—Si es conveniente —Burke respondió, sin hacer movimiento para irse.

Steve miró a Simon.
—Nos vemos en la Oficina del Enlace.

Preguntándose dónde estaban Tess y Nadine, Simon se centró en el Capitán
de la policía.

Burke le dedicó una sonrisa feroz y amistosa.
—Leí un artículo hace unos años sobre cómo los cazadores en algunas partes
del mundo usan una cabra atada para sacar a los depredadores al aire libre. Sólo
me estoy preguntando qué tipo de depredadores quiere atrapar con un cebo como
Cyrus Montgomery.

A veces Burke era demasiado inteligente. Pero sacar a otros depredadores
como ese Jack Fillmore sería un beneficio adicional. Los Antiguos no estaban
mirando para ver qué otros tipos de depredadores atraería ese Cyrus, sino como
los otros humanos respondían a un depredador que también era una sanguijuela.

—Tener a Cyrus aquí supone una tensión en Monty, por no hablar de la
tensión en Twyla y Sierra —continuó Burke—. ¿Hay alguna razón para hacerlo?

Simon consideró lo que él podría -o debería- decirle al Capitán Douglas
Burke, macho dominante de la manada humana.

—Esta no es mi elección. —Antes de que Burke pudiera responder, Simon dijo
—: ¿Arregló la puerta de la comisaría? ¿Reemplazó el vidrio que fue rasgado por
los dientes y las garras de Namid?

Burke palideció.

192
Grabado en el hueso

—No. Convencí al jefe de la estación de que era un valioso recordatorio de por
qué la policía y el gobierno local necesitan trabajar con el Courtyard de Lakeside.

—¿La cabra atada? No es mi elección.

—¿Están aquí? —preguntó Burke.

Simon asintió.

—¿Monty sabe de sus...Invitados?

—Ninguno de los humanos lo sabe. —Excepto Meg, pero ella lo había
descubierto por sí misma—. Capitán... Lo que los Antiguos prenden al observar a
ese Cyrus y el resto de la manada humana afectará a las decisiones que tomen
sobre cada ser humano en Thaisia.

—Bueno —dijo Burke al tiempo—. Haré lo que pueda para ayudar al Teniente
Montgomery y a sus hombres a mantener las cosas tranquilas —señaló hacia el
arco—. ¿Le importa si miró mientras tiene su reunión con el señor Barquero?

—Adelante. Tenemos algunos nuevos thrillers de autores Terráneos. —Había
también un nuevo libro de La Brigada Lobo, pero Simon no pensó que le interesaría
a Burke. Además, el puñado de ejemplares que había pedido para la tienda ya se
habían vendido y había una larga lista de espera para la copia en la biblioteca de la
Plaza Comercial, y algunos de los nombres de la lista de espera pertenecían a los
humanos.

Dejando a Burke lidiar con Merri Lee, su empuña tetera, peluche explosivo y
Subdirectora, Simon salió por la puerta trasera de Un Pequeño Bocado y se preguntó
qué quería decirle Steve Barquero a Meg.

*****

—No —dijo Steve.

Asustada por la ferocidad en esa palabra, Meg se acercó a Simon, quien
mostró sus dientes y gruñó al Intuye.

193
Grabado en el hueso

—¿Por qué? —preguntó—. Sierra necesita un lugar seguro para vivir.

—No en Desembarco del Ferry. Y no en la isla. La observé, Meg. La escuché. Y
tuve una sensación, una muy mala sensación, de que iba a causar serios problemas
a mi gente si yo le permitía trasladarse a Isla Grande.

No había estado preparada para una discusión, no había considerado que
Steve pondría uno de sus presentimientos por delante de una de sus profecías,
incluso si su predicción del futuro provino del uso de las cartas proféticas.

—Ella necesita un lugar seguro —insistió Meg.

—Entonces, tú y Simon y su hermano policía deberían ayudarla a trasladarse
a algún lugar lejano.

Simon había estrechado los ojos en Steve y gruñó suavemente, pero no añadió
nada a su argumentación, lo que la hizo preguntarse si realmente estaba de
acuerdo con Steve. Lo que la hizo enfurecer.

—Dame una buena razón para no permitir que Sierra viva en Isla Grande —
replicó Meg.

—Puedo darte cinco —replicó Steve—. Seis si cuentas a Jean.

Ella se tambaleó como si le hubiera dado una bofetada.

Steve se pasó los dedos por el pelo.
—No estoy diciendo que Sierra fuera a perseguir a las chicas y tratar de
hacerles un daño deliberado. No tuve esa sensación. Pero todos los que viven en
Desembarco del Ferry saben sobre las muchachas. Casi todos los negocios en el
pueblo están involucrados en la construcción del nuevo campus, y Lois Greene ha
comenzado a imprimir un informe del progreso en el Periódico de Isla Grande. Que
estamos cuidando de las jóvenes profetas de la sangre no es un secreto, dioses, yo
soy el que envía los correos electrónicos de La guía de las profetas de la sangre, pero
no hay mucha gente más allá de Intuyes y Terráneos que sepan sobre las chicas a
nuestro cuidado. —Vaciló, luego miró directamente a Simon—. Stavros Sanguinati
lo sabe. Se acercó para presentarse, siendo el nuevo líder en Cataratas de Talulah.
Dijo que podría llamarle si necesitaba su tipo de ayuda.

194
Grabado en el hueso

Meg miró a Steve, luego a Simon.
—¿Qué tipo de ayuda? —Había conocido a Stavros. Le recordaba a Vlad, sólo
que más intenso.

—Stavros fue el solucionador de problemas del Courtyard de Toland —
respondió Simon, concentrado en Steve—. No ofrece su clase de ayuda a la ligera.

Steve asintió.
—Esa fue mi impresión.

La piel alrededor de la espalda de Meg vibró. La sensación de alfileres y
agujas pinchaba la piel por encima de su clavícula. Quería cortarse, quería sentir el
alivio y la liberación. Quería la euforia que provenía de la profecía hablada. Había
estado bien durante semanas y semanas, usando las cartas en lugar de la navaja.
Cartas que podían proporcionar respuestas pero no el placer.

—¿Meg?

La mano de Simon, cálida en su nuca.

—Sierra y Cyrus —dijo suavemente—. Es como yo y la navaja, ¿no?

No oyó el gruñido; ella sintió el ruido de él a través de su mano.

—No hay necesidad en eso —dijo Steve, sonando triste.

No necesitaba más que querer algo que la dañara y eventualmente la matara.

Sacó la caja de madera del cajón y extendió las cartas proféticas sobre la mesa
de la sala de clasificación.
—Haz la pregunta.

Steve parecía confundido, o tal vez no estaba dispuesto a hacerlo.

—¿Qué pasaría si la Sierra se trasladara a Isla Grande? —dijo Simon—. Habla,
profeta, y te escucharemos.

195
Grabado en el hueso

Meg cerró los ojos y dejó que sus dedos se deslizaran sobre las cartas hasta
que encontró la que hizo que sus dedos ardieran, hizo que su espina dorsal
zumbara y la piel alrededor de su clavícula pinchara. Giró la carta antes de abrir
los ojos.

Figura encapuchada sosteniendo una guadaña.

—Muerte —dijo Simon, sombrío.

—No sabemos quién va a morir —dijo Meg.

—No importa —respondió Steve—. Puede ser Sierra o una de las jóvenes
profetas de la sangre. Puede ser un Intuye o uno de los Terráneos. Si vive entre
nosotros, traerá la muerte.

—Porque no podrá resistir su propia clase de navaja —dijo Meg. ¿No estuvo
recibiendo ese mensaje de una forma u otra de Ruth y Merri Lee o Theral?—. Tarde
o temprano, Sierra llamará a Cyrus o dejará una especie de pista de dónde
encontrarla.

—No soy un consejero, pero eso suena cierto —dijo Steve—. Hasta que elija
no hacer esa llamada, no hay lugar seguro para que ella viva, y no puedo estar de
acuerdo con algo que pondrá en riesgo a nuestros ciudadanos más vulnerables.

Meg asintió con la cabeza. No se podía ayudar a alguien que no quería ayuda.
Era una dura y amarga lección de vida.

—Bueno —dijo Steve después de un incómodo silencio—. Mejor que vaya a
escuchar lo que el Capitán Burke tiene en mente. —Se acercó a la mesa y tocó la
mano de Meg—. Siento no haber podido ayudar. —Dando una inclinación de
cabeza a Simon, él dejó la Oficina del Enlace.

Meg recogió las cartas y las devolvió a la caja.
—Lo que los Antiguos esperan aprender de todo esto, espero que valga la
pena.

196
Grabado en el hueso

Un momento de vacilación. Entonces sintió el calor del cuerpo de Simon
cuando se acercó a ella, sintió que sus labios presionaban ligeramente contra su
sien, dándole la más extraña sensación de placer.

—Yo también lo espero —dijo.

*****

Simon encontró al Teniente Montgomery en La Carne no es Verde, bebiendo
agua helada y fingiendo comer un pequeño tazón con requesón.

—¿Por qué? —Tomando asiento frente a Montgomery, Simon señaló el cuenco
—. ¿Te gusta ese queso?

Montgomery le dedicó una sonrisa cansada.
—En realidad no, pero sentía que debería comprar algo si me iba a quedar
aquí, y el requesón es algo frío para comer en un día caluroso. —Jugueteó con la
cuchara—. Traje este problema a tu puerta. Lo siento.

—Querías proteger a tu madre y a tu hermana, llevarlos a un lugar más
seguro —replicó Simon—. Te animé a hacerlo.

—No esperaba a Jimmy. Su estancia aquí cambia las cosas.

Simon esperó. No podía obligar a ese Cyrus a alejarse del Courtyard, pero los
Antiguos no dijeron nada acerca de que Montgomery enviara al otro humano lejos.

—Eva Denby me llamó desde el Hospital Lakeside. Parece que Jimmy tuvo
algún tipo de ataque: dificultad para respirar, sensación de debilidad del corazón.
—Monty miró fijamente el plato de requesón—. Alguien aquí ha expresado...
¿disgusto?

—Sí. —No había punto en negarlo, incluso si no confirmara que Tess, una
Cosechadora, Jinete de la plaga, fue quien había tomado parte de la energía vital de
ese Cyrus.

197
Grabado en el hueso

—¿Alguien más ha resultado herido? —preguntó Monty.

—No. —Él sabía lo que querría como Lobo, pero no estaba seguro de lo que
un humano querría. —Podríamos trasladar a la Sierra y sus cachorras al otro
edificio de apartamentos. No moveré a ese Cyrus allí, no con tres mujeres viviendo
allí solas. —Bueno, el oficial Debany estaba casi viviendo con Merri Lee en su
guarida, pero él no estaba allí todo el tiempo para desalentar cualquier cosa que
ese Cyrus pudiera decidir hacer.

—Preferiría tener a mi hermana en el mismo edificio que yo —dijo Monty.
Empujó el plato de requesón a un lado, luego bebió un poco de agua—. ¿Por qué
pusiste a Jimmy y a su familia en el segundo piso?

—No puede volar. No creemos que él esté inclinado a usar el porche para
escaparse o meterse si tiene que subir al segundo piso. Y aunque lo intentara, lo
veríamos antes de que llegara al suelo.

La sonrisa de Monty fue efímera pero genuina.
—Tienes razón. Pero tendría menos contacto con Sissy... con Sierra, si no
tuviera motivos para estar en el segundo piso.

Mientras Simon pensaba en eso, tiró del tazón de requesón a su lado de la
mesa y comió una cucharada. Le gustaba el queso y felizmente compraba su parte
cuando una entrega provenía de una granja lechera Nativos de la tierra. Pero no
importaba como lo llamaran ellos, esto no era su idea de queso. Pensó que no le
gustaba porque era un Lobo. Tal vez era porque él era un macho, ya que Meg y la
manada femenina elegían comerlo.

—Ese Cyrus y su pareja todavía están en el hospital, y sus cachorros están en
la sala de clases con Ruthie —dijo Simon—. Podríamos trasladar todas sus
posesiones al otro apartamento de abajo en tu edificio y hacer que Chris Fallacaro
cambie las cerraduras de modo que la llave que le dimos a Cyrus funcionara en el
otro apartamento. —Cuando Montgomery vaciló, añadió—: Quiero ver sus cosas,
podría pedirle a Jenni y Starr que empacaran sus pertenencias.

—Sin ofender a las Crowgard, pero creo que sería mejor si yo empaco las
cosas —dijo Monty.

198
Grabado en el hueso

—Bueno, no es probable que pierdas ningún brillo mientras llevas las
pertenencias por las escaleras. —Simon sonrió—. Te ayudaré. —Los Lobos habían
mirado en las maletas cuando llegó ese Cyrus, pero no le dañaría ver si el humano
había traído algo que no estaba permitido.

—Gracias. Voy a hablar con el Capitán Burke acerca de tomar algún tiempo
personal para esto.

Steve Barquero y Roger Czerneda habían dejado el Courtyard, pero Burke
seguía en Aullidos, Buena Lectura. Parecía divertido mientras sostenía los dos libros
que había elegido: un thriller de Alan Wolfgard y un libro de los que Merri Lee
había denominado como Estilo cozy Crowgard, con un detective aficionado que tenía
el hábito de recoger más que pistas mientras investigaba un asesinato.

—Este es el otro —dijo Merri Lee al regresar al frente de la librería. Le entregó
a Burke un libro que, por lo visto, ya había sido leído varias veces—. Jesse Walker
de Pradera de Oro nos lo envió. Puede tomarlo como un préstamo. Es una serie de
misterio-thriller con un investigador humano que recibe asistencia de un par de
conocidos Terráneos. Me parece que el autor es bastante popular entre las
comunidades Intuye, pero es desconocido en cualquier otro lugar.

—¿Estaba en la caja de libros que Jesse Walker envió a ABL? —El pecho y los
hombros de Simon se encogieron con un poco de molestia. Hasta que él y Vlad
decidieran si ordenar copias para la tienda, se suponía que esos libros eran una
distracción para Meg, que no se entregarían a otros humanos.

—Jesse envió dos copias de ese —respondió Merri Lee, mostrando sus
dientes.

Simon fingió que los dientes se mostraban en una sonrisa. La manada
femenina estaba molesta debido a la Sierra, y realmente no quería enredarse con
ninguna de ellas. Al menos, no sobre un libro.

—Tengo toda la información que tú o Vlad necesitan para pedir nuevas copias
de la serie —dijo Merri Lee.

—Ya. Bien. El Teniente Montgomery y yo cruzaremos la calle. Vlad debería
estar cerca si necesitas ayuda con cualquier cosa.

199
Grabado en el hueso

—¿Problemas al otro lado de la calle? —preguntó Burke.

Simon fue a la mesa de exhibición para darle a Montgomery la ilusión de
privacidad mientras hablaba con el Capitán y darse un momento para digerir los
cambios que habían ocurrido desde que los Elementales y los Antiguos tomaron
represalias contra el movimiento Humanos Primeros y Últimos, alterando muchas
cosas en Thaisia, sin mencionar la salvaje destrucción de la Alianza de Naciones del
Bloque Romano al otro lado del Atlántik.

En una pata, se sintió aliviado de que el Courtyard no estuviera vacilando
mientras que su atención se tiraba en tantas direcciones. En la otra pata, se sentía
raro no saber qué pasaba en su propia tienda. ¿El resto de los miembros de la
Asociación Empresarial se sentían de la misma manera? Tal vez no Henry, que
pasaba su tiempo en forma humana tallando tótems y esculturas de madera. Pero
Tess estaba más volátil últimamente.

Miró los libros de la mesa. Quería arreglar algunas cosas como sustituto a
levantar una pierna y marcar un territorio. Él y Vlad hicieron de Merri Lee su
Subdirectora para liberar su tiempo para ocuparse de mayores preocupaciones y
hacerse cargo de los deberes de John Wolfgard, ahora que John se había ido a
dirigir la librería en Bennett, pero no esperaba que ella marcara la tienda como su
territorio tan rápidamente.

Estamos compartiendo, se recordó a sí mismo mientras subía a buscar la llave de
repuesto del apartamento de Cyrus y llamaba a Chris Fallacaro para que los
encontrara en el apartamento y cambiara las cerraduras.

Montgomery lo esperaba al final de la escalera.
—Debemos terminar esto. Eva Denby me llamó de nuevo. Ella está en la Plaza
del Parque Bird ahora mismo, está haciendo un poco de exploración para Meg,
pero estará de vuelta en el hospital en una hora para recoger a Jimmy y Sandee ya
que los médicos querían mantener un ojo en él un poco más. Han decidido que
esta es una variación de esa misteriosa enfermedad que ha surgido unas cuantas
veces en los últimos meses. Siendo así, una vez que es liberado, la única cura es el
descanso.

200
Grabado en el hueso

Entraron en el apartamento que ese Cyrus y su familia estaban usando y
encontraron las maletas.

Simon miró alrededor de la habitación de los adultos y se cubrió la nariz con
la mano. ¿Qué había hecho esa Sandee para oler tan mal?

—Dioses encima y por debajo —murmuró Montgomery—. Jimmy se crió
mejor que esto.

—¿También lo hueles?

—Sí, lo huelo. Me sorprende que la estación no haya recibido quejas de casas
cercanas por un mal olor. —Montgomery miró a Simon—. Esto debe ser mucho
peor para ti.

—Rodamos con peces muertos. —Simon bajó la mano y dio una rápida
palmada al aire—. Esto es mucho más picante. Más como la rociada de un zorrillo.

Montgomery se echó a reír, con un rápido sonido amordazado hasta una
risita.
—Vamos a tirar todo en las maletas y dejarlas en el porche. Hablaré con Eva y
mi madre sobre cómo fumigar este apartamento.

—Voy a empacar las cosas de los cachorros —dijo Simon, dirigiéndose hacia
el otro dormitorio. La ropa de los cachorros no olía tan mal, pero tampoco olía a
limpio.

¿Por qué los padres convertirían a sus hijos en marcadores de olor para los
depredadores? ¿O apestar era suficiente como para desalentar a la especie de
depredadores humanos?

No quería que Montgomery pensara que estaba sugiriendo que el hombre
apestara a Lizzy, así que le preguntaría a Kowalski o a Debany. Parecía una manera
tonta de proteger a los jóvenes, que era exactamente la razón por la que los
humanos bien podían hacerlo.

Las cerraduras se intercambiaron, las maletas fueron empacadas y dejadas en
el porche del apartamento de abajo, frente a Montgomery, y los Sanguinati que

201
Grabado en el hueso

vigilaban habían sido informados de quién podía y no podía subir a la guarida de
la Sierra.

No se dijo, pero se entendió que si ese Cyrus o su pareja intentaban ver a la
Sierra, necesitarían otro viaje al hospital por una repentina pérdida de sangre.

*****

Meg movió la rodilla y luego reanudó la quita de maleza de la siguiente
sección de la huerta. Quería hacer algo sencillo: una tarea que tuviera una
recompensa instantánea y visible, que no tuviera áreas grises, ni disturbios
emocionales. Al menos, no para ella. Si las malezas tuvieran sentimientos, podrían
tener una visión diferente de ella hundiendo su herramienta de jardinería en el
suelo alrededor de ellas y arrancándoles raíces y todo. Pero no estaban expresando
opiniones ni discutiendo con ella, por lo que cavó y rasgó con alegría homicida.

Nadie creía en las excusas solícitas que Simon y Monty habían dado para
trasladar a Cyrus y a su familia al apartamento frente de Monty, especialmente
después de que a Cyrus se le impidiera subir a hablar con Sierra. Cuando Simon le
dijo a Sandee que no podía entrar en el Courtyard hasta que se lavara la ropa y
dejara de oler a jabalí, gritó tan alto como para ser escuchada por la gente al final
de la siguiente cuadra. Combinado con el drama de Sierra y la oposición de Steve
Barquero a que Sierra viva en Isla Grande, la reacción de Sandee se convirtió en la
cosa que fue demasiado, agotando la capacidad de Meg para hacer frente a los
sentimientos y futuros de la gente que la rodeaba.

Ella haría un poco más de quita de maleza, luego tomaría una ducha fría.
Simon y Sam estarían en casa para entonces, y harían una ensalada y calentarían el
pan de carne ya cocinado que habían recogido en La Carne no es Verde como
bocadillos. Entonces intentaría no hacer nada más que sentarse en la sala de verano
y leer. Tal vez incluso dormir allí esa noche.

—¡Arroo!

Meg saludó mientras Sam corría hacia ella, luciendo caliente y polvoriento
pero feliz. Por supuesto que estaba feliz. No había sido tocado por todos los
problemas causados por los molestos humanos, y tenía una copia del nuevo libro
de La Brigada Lobo para él.

202
Grabado en el hueso

—¡Hola, Sam! —Ella dejó caer su herramienta de deshierbe y lo abrazó—.
¿Tuviste un buen día?

El largó un arroo y la lamió y la hizo reír. Sonrió a Simon cuando él trotó para
unirse a ellos.

—Dame unos minutos más para terminar esta sección; luego nos iremos a
casa y cenaremos —dijo.

Tomó su herramienta y cavó alrededor de una de las plantas de calabacín y
sacó un palo gris. Pero cuando dio vuelta el palo, se dio cuenta de que había
agarrado una nube blanca de cola.

*****

Simon oyó el grito de Meg y vio a Sam arrebatar algo del extremo de su
herramienta de deshierbe. El cachorro saltó hacia adelante, luego se lanzó hacia
atrás, claramente invitándola a jugar. Meg no parecía que quisiera jugar, pero Sam
no estaba captando la pista.

«Vamos, cachorro, voy a jugar contigo» dijo.

«Pero Meg encontró el juguete. Ella debería jugar también» Sam protestó, el
pedacito de piel blanca colgando de su boca.

«Ella no va a querer jugar con una cola de conejito»

«¿Por qué no?»

Simon se abalanzó sobre el cachorro, haciéndolo rodar y fingiendo agarrar el
juguete. Sam se apresuró a alejarse, y los dos corrieron mientras Meg
cuidadosamente levantó las hojas de calabacín para asegurarse de que no había
ninguna otra sorpresa. En algún punto del camino, Sam dejó caer la cola del
conejito y Simon no la recogió, pensando que podía encontrarla y enterrarla más
tarde. Corrieron y jugaron unos minutos más antes de que Simon trotase a la
bomba de agua, cambió las patas delanteras en manos peludas y bombeó un poco
de agua para los dos.

203
Grabado en el hueso

Más interesado en jugar con el agua que en beberla, Sam estaba
completamente húmedo cuando corrió hacia Meg y saltó sobre su espalda, la piel
de su vientre remojando su camisa de algodón. Ella gritó y gritó, y Sam se deslizó
de su espalda mientras se ponía en pie.

—Voy a casa ahora —se acercó a sus apartamentos.

«¿Meg está enojada conmigo?» preguntó, Sam.

«En realidad, no. Actuar enojada por mojarse es parte del juego de la danza
chillona» respondió Simon.

Largó un poco más de agua, que parecía mucho más fría que el aire caliente y
húmedo. Asegurándose de que sus patas delanteras volvieran adecuadamente a la
forma de Lobo, en caso de que tuviera que correr, atrapó a Meg, calculando su
movimiento y pasó la lengua por la parte posterior de su rodilla.

Otro gruñido satisfactorio acompañó a los pasos de saltitos de la danza
chillona antes de que Meg volviera a un paso que pondría cierta distancia entre ella
y los Lobos húmedos.

«¿Ves, cachorro?» dijo Simon mientras Sam y él observaban cómo Meg se
apresuraba hacia su guarida. «No necesitas otro juguete para jugar con un amigo
humano»

204
Grabado en el hueso

Capítulo 10

Watersday, 11 de Messis

—Lo sé, lo sé. — Eva sacó más suministros de arte de las bolsas que había
traído a la sala de clasificación—. Me dejé llevar. Pero no estaba segura de lo que
querías, y puedo devolver todo lo que no se haya abierto ni usado.

Meg miró todos los objetos apilados sobre la mesa. Le había pedido a Eva que
buscara un libro de cómo dibujar y un juego de lápices para la amiga de Esperanza,
Amy Wolfgard. Parecía que Eva hizo eso, pero ¿qué se suponía que debía hacer con
el resto de los suministros?

Eva estudió a Meg, luego devolvió un par de artículos a las bolsas.
—¿Demasiado?

—¿Cómo pagaste todo esto? —preguntó Meg.

Eva se estremeció.
—Usé el dinero de mi casa. No se me ocurrió que no me reembolsaran los
suministros que querías mantener.

—¿Tienes el recibo? —Meg estudió la lista detallada proporcionada por Eva.
¿Los Otros ya sabrían sobre dibujo y pintura? Ellos sabían contar historias y hacer
música. Tal vez al igual que la amiga de Esperanza -que estaba interesada en
dibujar-, habría residentes del Courtyard interesados en los suministros de arte.
Algo que preguntar a Henry.

Meg seleccionó un libro de instrucciones básicas de dibujo y un libro sobre
dibujo del mundo natural: animales y paisajes. Añadió dos cuadernos de dibujo,
una caja de lápices de colores, lápices de grafito, un sacapuntas y un borrador.

Eva puso una caja de madera sobre la mesa. Tenía una cerradura simple de
gancho y una manija.

205
Grabado en el hueso

—Pensé que querrías algo para guardar los lápices y otros suministros. Esta
fue la caja de artista menos costosa disponible.

Meg lo puso con el resto de sus artículos seleccionados y lo añadió a la
cuenta.
—Voy a ir al banco de la Plaza Comercial durante mi descanso del mediodía y
conseguiré el dinero para pagar estos artículos. Y hablaré con Simon sobre cómo
pagarte por el resto.

—¿Estás pagando por esto? —Eva sonó sorprendida y un poco infeliz—. Si lo
hubiera sabido, te habría preguntado cuánto querías gastar antes de empezar a
comprar cosas.

—No había pensado en establecer un límite de compra —respondió Meg—.
Estoy haciendo esto por Esperanza, así que debo pagar por ello. —Hizo una pausa
para saborear la sensación de comprar algo para una amiga, la emoción de gastar
dinero de esta manera, la anticipación del placer de Esperanza cuando llegara la
caja de suministros.

Eva devolvió todo lo demás a las bolsas y las puso a un lado.
—¿Está bien dejarlas aquí?

Meg se tensó, anticipando la ansiedad que provenía de un cambio en la
habitación. Entonces se dio cuenta de que esto era sólo otro tipo de entrega, y ella
lidiaba con las entregas todo el tiempo.
—Está bien.

Eva rebuscó en las bolsas y puso un último artículo sobre la mesa.
—Catálogo de la tienda de arte de la Plaza del Parque Bird. No tengo
problemas en ir a la tienda cuando estoy de compras, pero de esta manera podrás
pedir suministros y pedirle a Harry que los recoja cuando haga sus entregas.

Harry solía trabajar para Entregas en cualquier parte, hasta que la compañía
cambió su nombre a Entregas en cualquier parte humana. Ahora trabajaba para el
Courtyard, recogiendo todo lo que los Terráneos ordenaban a los negocios de
Lakeside. No había un montón de cosas para ser recogidas, y no había un montón
de otras entregas que hacer. Algunas de ellas eran simplemente porque la
Asociación Empresarial había ordenado y almacenado todo lo que pudo antes de

206
Grabado en el hueso

que los Elementales y Antiguos sacudieran el continente. Y algo de eso era porque
todo el mundo, humanos y Otros, estaban tratando de averiguar qué empresas
todavía existían y tenían mercancía para vender. No se podía llamar a una empresa
fuera de la región donde se vivía, y no recibir respuesta a una carta podría
significar que un saco de correo estaba varado en alguna estación de ferrocarril en
alguna parte y una respuesta llegaría eventualmente, o podría significar que no
había nadie en esa ciudad para enviar una respuesta.

—Voy a averiguar qué hacer con el resto de los suministros —prometió Meg,
metiendo el recibo bajo el nuevo pisapapeles, la geoda, que le compró a Jenni
Crowgard.

Eva sonrió.
—Entonces los dejaré y me voy trabajar.

*****

Meg llamaría a Henry, calculando que, como escultor, sería el miembro más
interesado de la Asociación Empresarial en lo que a suministros de arte se refería.
Y estaba interesado. Simplemente no esperaba que él saliera de la Oficina del
Enlace con palos de carbón, lápices de grafito, el otro sacapuntas y un borrador, un
cuaderno de dibujo, y un trozo de papel que decía lo que le debía a Eva Denby.

Antes de que tuviera la oportunidad de llamar, no sólo había llegado la
noticia a Simon y Vlad de que tenía algo nuevo e interesante, sino que Jake
Crowgard había difundido la noticia al resto de Terráneos en el Courtyard, y un
flujo constante de Cuervos, Halcones, Búhos y Lobos se presentaron para ver lo
que estaba disponible.

Cuando Meg cerró la oficina para su descanso del mediodía, todos los
suministros de arte habían desaparecido y se sentía agotada y abrumada, en parte
porque tuvo que terminar advirtiendo a todos que se alejaran de los suministros
que había elegido para Esperanza. Incluso se inclinó sobre ellos y gruñó un par de
veces, lo que divirtió a Vlad más que a Simon.

No podría decir cuánto tiempo duraría el interés por este tipo de arte, pero
por el momento, los Otros estaban entusiasmados por explorar algo nuevo.

207
Grabado en el hueso

*****

Monty no rompió el silencio que llenaba el auto desde que él y Kowalski
habían salido a patrullar algunas de las calles en el distrito de la estación de la calle
Chestnut. Jimmy se había recuperado lo suficiente de su inexplicable debilidad y
ya había salido esa mañana "para explorar sus opciones".

Monty sabía todo sobre las opciones de su hermano. Lo que necesitaba saber
era si la presencia de Jimmy estaba destrozando su relación con sus hombres, con
su Capitán... Y con Simon Wolfgard.

Sólo había una forma de averiguarlo.

—¿Algo que me quieras decir? —Preguntó.

—No quiero —respondió Kowalski después de un momento—. Pero tengo
que hacerlo, supongo. Y es mejor si es usted el que hable con el Comandante
Gresh.

Monty se enderezó.
—¿Por qué necesito hablar con el comandante del escuadrón de explosivos?

—Él y su familia están entre los humanos que Simon Wolfgard está
permitiendo ir a la Plaza Comercial y comprar alimentos, así como otros bienes.

—El Capitán Burke también está incluido entre esos humanos. ¿Eso un
problema?

Kowalski exhaló, un sonido audible.
—Con todo el mundo poniendo horas extras desde esa tormenta a inicios de
Sumor, ir de compras a la Plaza Comercial ha sido útil, ¿sabe? Uno llega a casa del
trabajo, hace algunas tareas, compra un poco de carne molida de la carnicería del
Courtyard y un par de rollos en Un Pequeño Bocado, y tiene hamburguesas con una
ensalada o algunas de las verduras de su parte del huerto del Complejo Verde. Uno
compra huevos allí porque es más fácil que estar de pie en línea en la tienda de
comestibles o la carnicería en la Plaza del Parque Bird y descubrir que la persona
delante de uno compró la última docena y luego tener que disolver una pelea entre
la mujer que compró la última docena y una mujer tratando de sacársela para

208
Grabado en el hueso

poder hornear a su hijo un pastel de cumpleaños. Y los huevos terminan rotos en el
piso, junto con las mujeres, y uno, siendo oficial de la ley, tiene que resolverlo y
arrestar a una o ambas.

—¿Tuviste que hacer eso?

—Disolví una pelea como esa hace un par de días, -después de que los huevos
golpearon el suelo, las cosas realmente se pusieron desagradables- pero yo estaba
fuera de servicio en ese momento, por lo que el oficial Hilborn hizo el arresto.

—Dioses —murmuró Monty. ¿Su preocupación por su propia familia le había
distraído tanto que no se había dado cuenta de lo que estaba pasando?—. ¿Vamos a
tener que sofocar disturbios?

—Si lo hacemos, es porque la gente no está usando el mismo sentido y
bondad de vecindad que se mostraban unos a otros hace unos meses —respondió
Kowalski—. Antes de que el movimiento Humanos Primeros y Últimos hiciera
creer a todos que cada vez que en una tienda se agota algo, es una escasez y la
gente se va a morir de hambre si no acumula lo que pueda sacar de los estantes,
esas mujeres no podrían haber peleado por una docena de huevos. La gente hace
cosas estúpidas todo el tiempo. Pero lo más probable es que esté pasando entre
conocidos, mujeres que no se conocían aparte de charlar en las tiendas mientras
esperaban su turno, pero todavía eran personas que sabían un poco sobre ellos. En
lugar de pelear por los huevos, habrían dividido la docena para que la mujer
pudiera hornear un pastel de cumpleaños para su hijo. Eso es lo que la gente
hubiera hecho. Eso es lo que la mayoría sigue haciendo.

—Varias personas han corrido a las restantes ciudades controladas por
humanos, buscando trabajo y un lugar para vivir. Estarán tratando de comprar
productos racionados en las tiendas también, por lo que es lógico que los
suministros no siempre coincidan con la demanda por un tiempo.

—Esta preocupación por la oferta y la demanda no se limita a las tiendas
humanas.

Monty consideró el lenguaje corporal de su compañero. Kowalski estaba
dando vueltas alrededor de algo.
—Solo dilo, Karl.

209
Grabado en el hueso

—Si no tenemos cuidado, es posible que no seamos bienvenidos en las tiendas
de la Plaza Comercial mucho más tiempo, y eso va a hacer todo más difícil para
todos nosotros.

Monty suspiró.
—¿Esto es por Jimmy?

—Es por todos nosotros. En cuanto a la familia... —Kowalski soltó una risa
amarga—. La madre de Ruthie, la mujer que en voz alta declaró que su hija estaba
muerta y llamó a mi Ruthie basura, la llamó esta mañana y quiso que Ruthie le
comprara un jamón -cinco o seis libras le bastaban-. Después de todo, los
monstruos tienen un montón de carne y siempre pueden cazar más si se les acaba.
Cuando Ruthie dijo que no podía comprar esa carne, incluso si el jamón estuviera
disponible... —Él condujo un minuto en silencio—. Pude oírla gritar a Ruthie desde
la habitación, así que tomé el teléfono y le colgué a la perra.

—Lo siento, Karl. Por ti y por Ruth.

—Sí, bueno. Personalmente, espero que el puente se queme para siempre. No
estoy seguro de lo que dice sobre mí, pero espero que así sea.

—Amas a tu esposa y no quieres verla herida. —Monty estudió a su
compañero, con una sensación incómoda apretando en sus costillas. Incluso antes
de la tormenta y la dificultad de transportar alimentos y otros bienes entre las
regiones, era menos costoso comprar comida en el Courtyard que en otras tiendas
de la ciudad. Con los precios subiendo aún más, y con algunos alimentos en
escasez, ¿habría presión de amigos y familiares sobre aquellos que tenían acceso al
Courtyard para suministrarles también comida?

¿Vender comida por debajo de la mesa sería una de esas opciones que Jimmy
estaba explorando? Dioses.

—Estoy juntando esto con cosas que las chicas escucharon o fueron contadas
por Nadine, que tiene más información sobre los suministros de alimentos crudos
que el resto de nosotros, ya que su panadería está operando en Un Pequeño Bocado
—continuó Kowalski—. Cuando Simon Wolfgard hizo que los residentes de los
apartamentos fueran parte del Courtyard y, por lo tanto, que estuvieran entre los

210
Grabado en el hueso

seres que pueden comer los alimentos producidos dentro del Courtyard o traídos
de las granjas que abastecen al Courtyard, los Otros pensaron que necesitarían un
extra de cincuenta libras de carne por semana para proporcionar a sus inquilinos.
Alguien se dio cuenta de que ascendía a veinticuatro onzas de carne para cada
humano, aproximadamente cuatro hamburguesas de buen tamaño o un pequeño
asado o carne para un estofado. Y eso significa que los Lobos ahora tienen que
derribar dos ciervos cada semana en lugar de uno, porque la cantidad de carne
vacuna y de cerdo que se envía al Courtyard de las granjas Nativos de la tierra no ha
cambiado.

Y una manada no tiene éxito en cada cacería.

—El rebaño de ciervos ha sido auto sostenido porque los Lobos no matarán a
un cervatillo a menos que ya esté herido. Pero ¿cuánto tiempo seguirá así si son
más los venados que mueren que los que se reproducen?

Ahora Monty comprendió por qué tendría que hablar con Louis Gresh. Cada
compra de carne de la carnicería de la Plaza Comercial ejercía presión sobre los
Wolfgard. Independientemente de si los Lobos preferían comer ciervos o alces a la
carne vacuna, algunos miembros de su grupo, principalmente Meg Corbyn,
preferían la carne de vaca y el cerdo. El día en que Meg pasara hambre porque
algún otro humano hubiera comprado la última libra de carne o la última docena
de huevos sería el día en que habría un cambio significativo en la relación entre los
humanos en Lakeside y los Terráneos y ese cambio no sería bueno.

—¿Tienes alguna idea sobre esto? — Preguntó.

—Ahora que el Alcalde ha implementado la ley de distribución justa para que
cada carnicero reciba un porcentaje de la carne que viene de otra región,
veinticuatro onzas es el límite por persona y por semana que un cliente registrado
puede reservar en un Carnicería —respondió Kowalski—. El tipo de carne no
importa. Ese es el total.

—Un cambio significativo para la mayoría de los hogares, excepto para los
pocos de nosotros que podemos comprar esa cantidad de dos fuentes.

Kowalski asintió con la cabeza.

211
Grabado en el hueso

—Las chicas hablaron sobre eso, y van a comprar lo que puedan de las
tiendas humanas porque podemos comprar bienes racionados y los Otros no
pueden. Los Terráneos pueden comprar pizzas en Corteza Caliente o comer en Un
pícaro plato, pero no pueden ir a una carnicería y comprar un asado. Así que las
chicas están pensando que si vendemos la mitad de la ración de carne al Courtyard
cada semana, y por "vender" quiero decir recibir un crédito igual a la cantidad que
pagamos por la carne- podemos comprar un sándwich en Un Pequeño Bocado o
tener una comida en La Carne no es Verde sin poner en apuros a los Otros. Nadine
va a llevar la idea a Tess.

—Hablaré con mi madre. Ella puede tener algunas ideas. Incluso durante los
momentos de escasez, se aseguró de que comiéramos bastante bien. —Monty
pensó un momento, luego miró a Kowalski, luchando por no sonreír—. ¿O es mi
madre una de las chicas?

Kowalski se ruborizó y se concentró en su conducción.

—Hay un arroyo corriendo por el Courtyard. Tal vez algunos de nosotros
deberíamos tratar de pescar un poco. —¿Había lugares a lo largo de la orilla del
lago Etu donde la gente fuera a pescar? Nunca se había interesado en la actividad,
pero era otra fuente de alimento.

Un silencio pesado. Finalmente, Kowalski dijo:
—No vamos lo suficientemente lejos en el Courtyard como para llegar al
arroyo. No pasará por un tiempo.

Sorprendido, Monty se volvió hacia su compañero.
—¿Por qué? Pensé que tú y Michael montaban sus bicicletas a lo largo de los
caminos del Courtyard. ¿Tienes algún problema con los Wolfgard que son
invitados aquí?

—No con ellos, no. No soy un Intuye, pero soy un policía. Michael y yo
tenemos la sensación de que hay otros invitados en el Courtyard ahora mismo, a
los que nadie menciona, al menos no a ninguno de nosotros.

Antiguos. Incluso la palabra hizo temblar a Monty. Dioses encima y por
debajo, ¿habían regresado al Courtyard?

212
Grabado en el hueso

El teléfono móvil de Monty sonó.
—Montgomery. —Escuchó durante un minuto, luego colgó—. Era el Capitán.
Se nos espera a él y a mí en la oficina del Alcalde en treinta minutos.

—¿Problemas? —Preguntó Kowalski.

—Sólo el tipo y el grado están en cuestión. —Después de un momento, Monty
agregó en voz baja—. Tu idea de agregar lo que podamos a la olla comunitaria es
buena. Es mejor para todos si no parece que esperamos que los Wolfgard cacen
para nosotros. Mejor aún si traemos lo que podamos a la mesa.

Detenido en una luz roja, Kowalski miró a Monty y asintió.

No necesitaban las palabras. No había habido necesidad de llenar un
formulario de DUD últimamente, o comprobar el montículo donde las llaves y
carteras podrían quedar cuando no quedaba nada más de una persona
desaparecida. Pero si los Terráneos fueran exprimidos dejándolos sin su presa
habitual, irían a cazar fuera del Courtyard por una clase diferente de carne.

*****

Jimmy se sentó en una mesa en El Ciervo y la Liebre, comiendo un puñado de
alas de pollo y sirviéndose una cerveza mientras escuchaba a los hombres en una
mesa cercana.

—El precio de todo sube —se quejó un hombre—. Lo único que se mantiene
igual es el cheque de pago.

—El precio sube y la cantidad está bajando —dijo su compañero. Levantó la
mitad de su sándwich y luego lo dejó caer en el plato, con aspecto de disgusto—.
Compré este mismo almuerzo especial la semana pasada, y el sándwich tenía el
doble de carne que éste.

—Sé a lo que te refieres. Fui a Un pícaro plato ayer. La porción de lasaña era
más pequeña que mi mano, unas verduras y una rebanada de tomate como
ensalada, un rollo y una puta porción de mantequilla. Una. Me cobraron diez
dólares. Y un segundo rollo con mantequilla es ahora un elemento extra.

213
Grabado en el hueso

—El Alcalde dice que está trabajando con el Gobernador para mantener las
líneas de transporte abiertas en el Noreste.

—Necesitamos las líneas abiertas para el resto de las regiones. Eso es lo que
necesitamos.

—Están abiertas para aquellos que tienen el dinero para engrasar las palmas
correctas. Apuesto a que el Alcalde y el Gobernador no están alimentando a sus
hijos con una sopa acuosa hecha de cortes de carne baratos.

—Apuesto a que los malditos Otros no tienen hambre tampoco.

Un momento de inquieto silencio. Entonces los hombres se concentraron en
sus comidas.

Jimmy miró los huesos de pollo en su plato. Ni siquiera comenzó a llenar el
agujero en su vientre. Y una cerveza no lo relajaba como lo hacía la hierba -si
pudiera encontrar una fuente ahí en Lakeside-. Los monstruos podían gruñir sobre
cualquier persona que disfrutara de un poco de hierba en su propiedad, pero CJ no
dejaría que los monstruos lo arrojaran por un poco de hierba, no cuando
significaba lanzar a Sandee ya los niños también. Con su madre mirando, el
Teniente Crispin James Montgomery suavizaría las cosas, y los mocosos sabían
embaucar a los imbéciles sentimentales como su madre y el tío CJ.

Encontrar una fuente de hierba tendría que esperar. En este momento,
necesitaba explorar el Courtyard un poco y ver si podía convertir a los hombres
que se quejaban de la comida en una oportunidad de negocio. Dejando caer
suficiente dinero en la mesa para cubrir la factura, Jimmy se dirigió a la puerta.

Al salir del El Ciervo y la Liebre, se dio cuenta de que el hombre de cabello
rubio que estaba sentado en el bar, también alimentándose de una cerveza, lo había
estado observando por el espejo detrás del bar todo el tiempo.

*****

La reunión en la oficina del Alcalde incluyó al Alcalde interino Walter Chen,
al Comisionado de la policía Raymond Álvarez, y al agente de la GTI Greg
O'Sullivan, así como a Monty y al Capitán Burke.

214
Grabado en el hueso

—Recibí una llamada telefónica del Gobernador Hannigan esta mañana —
dijo Chen—. Basándonos en los informes de prensa, parece que tenemos una grave
escasez de ciertos alimentos, y el Comisionado Álvarez me dice que el aumento de
las incursiones dirigidas a las carnicerías y a los pequeños supermercados de
barrio parecen reflejar eso. Pero es mi opinión, y el Gobernador está de acuerdo,
que los Terráneos no han reducido el transporte de alimentos a tal grado que la
comida no se pueda comprar. ¿Podrían las tiendas intentar crear "artículos de lujo"
como una forma de aumentar los precios? ¿Sus impresiones?

Todo el mundo miró a O'Sullivan, luego a Burke, pero fue Álvarez quien
respondió.
—Envié hombres a cada granja humana que suministra comida a Lakeside
para averiguar la situación de la familia y la granja. El salvajismo de las tormentas
que azotaron la ciudad no llegó mucho más allá de los límites de la ciudad, por lo
que las granjas trataron con daños menores en los cultivos y edificios, pero no
hubo pérdidas ni de vida ni de ganado. El grupo de tiendas que abastece a las
granjas informó de que están escasos de cosas como el azúcar y el café, y esperan
obtener reabastecimiento antes de que se agoten, pero es casi lo normal para ellos.
Lo mismo ocurre con los agricultores. Siguen trayendo carne, productos lácteos,
huevos y productos al mercado.

—Mi impresión es que los animales de la Región del Medio Oeste son los que
más demoran en llegar a ciudades como Shikago, cuyas plantas de procesamiento
de carne suministran gran parte de la carne para la Región Nordeste —dijo Burke
—. El grano también está llegando en cantidades menores, pero esas cosas están
cruzando los límites regionales. Lo mismo ocurre con los alimentos cultivados en
la Región Sudeste. Los agricultores pueden no exportar tanto fuera de su región
porque se les anima a vender primero en su región.

—Una diferencia en la oferta y la demanda puede deberse al número de
personas que han aumentado temporalmente la población de Lakeside y otras
ciudades controladas por humanos en el Noreste —dijo O'Sullivan—. Mucha gente
huyó de Toland antes y después de la tormenta. Algunos regresaron a sus hogares,
permanentemente o para salvar lo que podían. Muchos buscan encontrar trabajo y
establecerse en otro lugar. El problema es que hay un número significativamente
menor de lugares controlados por humanos que hace un mes. Hay dos ciudades
universitarias en la zona del Lagos Finger. Alrededor de ellos hay pequeñas

215
Grabado en el hueso

ciudades, granjas, viñedos y bodegas, y el país salvaje. Todos esos lugares,
incluyendo las ciudades universitarias, están semi aislados ahora, incluso más de lo
que solían estar. La gente puede ir y venir, y las mercancías son entregadas a las
tiendas. Los teléfonos no siempre funcionan más allá del área local y las líneas
telefónicas que conectan el área del Lagos Finger con Toland se derrumban con
mucha regularidad, la compañía telefónica ha dejado de intentar repararlos. Pero
las personas que tienen habilidades que podrían beneficiar a una de esas pequeñas
ciudades, o pueden trabajar en las universidades, podrían trasladarse allí. —Sonrió
con fuerza—. No creo que haya mucha gente que haya intentado reasentarse en un
área controlada por Terráneos, especialmente gente que no está acostumbrada a un
escrutinio tan agudo.

—¿Y los Otros en el Courtyard? —Preguntó Chen—. ¿Están experimentando
escasez?

Monty se mantuvo quieto, pero nadie más habló, porque lo estaban
esperando.
—No todo es tan abundante como lo era —dijo con cuidado—. Pero eso es
porque el Courtyard de Lakeside ha permitido que algunos Oficiales de policía
compren mercancías, incluyendo comida, en sus tiendas. Y a los inquilinos en los
edificios de apartamentos -que la Asociación Empresarial compró- también se les
permite comprar alimentos en el Courtyard.

—¿Están tratando de alimentar a más personas del mismo plato de arroz? —
Dijo Chen.

—Sí señor. Hace un momento me llamaron la atención al respecto. —La falta
de críticas por su fracaso en detectar este potencial problema fue su propia forma
de censura—. Se ha sugerido que si los humanos quieren seguir comiendo en el
Courtyard para interactuar con los Terráneos, todos los inquilinos de los
apartamentos deben ofrecer parte de su ración semanal de carne para ser usada en
la cafetería o Restaurante en la Plaza Comercial. De esa manera los humanos están
ayudando a los Lobos a alimentar a todos los residentes.

—¿Cree que estarán de acuerdo con eso?

Monty sonrió.
—No creo que la Asociación Empresarial discuta con la manada femenina.

216
Grabado en el hueso

—Lo que trae a colación un punto que Elliot Wolfgard pidió que le
respondieran. —O'Sullivan sacó un papel doblado de su bolsillo interior y se lo
entregó a Walter Chen—. Para inscribirse como usuario de libretas de
racionamiento, una persona tiene que ir a la oficina del gobierno que está
manejando la distribución y mostrar un lugar de residencia y empleo, así como
proporcionar una lista de las personas que se incluirán si es una libreta de
racionamiento familiar... y demostrar pruebas para que alguien no pueda decir que
tiene cuatro hijos cuando realmente tiene dos.

—O pueden recibir las libretas en su lugar de empleo —dijo Chen—. Por
ejemplo, todos los oficiales de policía y el personal que trabaja en la estación de la
calle Chestnut recibirán sus libretas de racionamiento en la estación.

—El departamento de contabilidad de cada estación será responsable de la
distribución —dijo Álvarez, mirando a Burke y a Monty.

O'Sullivan señaló el papel que le había dado a Chen.
—Estas personas son empleadas por el Courtyard. Siendo humanos, tienen
derecho a recibir una libreta de racionamiento. El señor Wolfgard no quería que
fueran castigados por no trabajar para un empleador humano.

—El cónsul es muy minucioso —dijo Chen con aprobación—. Yo
personalmente me aseguraré de que estos nombres estén correctamente
registrados. ¿Recibirán sus libretas en el Courtyard?

—Sí. El consulado distribuirá las libretas de racionamiento.

Chen se quedó mirando un nombre antes de mirar a O'Sullivan.

—Ella es humana —dijo O'Sullivan en voz baja—. Tiene derecho a los bienes
racionados, igual que cualquier otra persona.

Monty se puso tenso. ¿Elliot había agregado el nombre de Meg a una lista que
se convertiría en un registro en la oficina del Alcalde?

—Saber dónde está no implica ser capaz de alcanzarla —dijo Burke tan
suavemente que su voz apenas se escuchó—. Su inclusión establece un precedente

217
Grabado en el hueso

para las otras chicas. Todas ellas enfrentan suficientes desafíos sin verse obligadas a
depender de otra persona para obtener alimentos.

Monty no estaba seguro de cómo Steve Barquero registraba a las cinco jóvenes
Casandra de sangre que vivían en el pueblo Intuye, o a Jean, que vivía con una
familia de Vida Simple. ¿Se incluirían Intuye y Vida Simple en los registros para
recibir libretas de racionamiento? ¿Las necesitaban? Algo que preguntar, pero no
ahí y no ahora.

—Hablaré con todos los jefes de las estaciones y me aseguraré de que sean
conscientes de que se debe reportar el aumento abusivo de precios —dijo Álvarez
—. Dado que la gente tiene que registrarse en las tiendas, no se debe permitir que
los propietarios se aprovechen de ello, esperemos que sea una situación temporal.

—Una última cosa, Teniente. —Chen cogió una bolsa con asas del suelo junto
a su silla y la puso delante de Monty con una suave sonrisa—. Arroz. Es un
alimento básico en mi vecindario. Lo ofrezco como una pequeña muestra de buena
voluntad a nuestros vecinos en el Courtyard de Lakeside.

—Me aseguraré de que lo reciban —dijo Monty.

Él, Burke y O'Sullivan salieron juntos. O'Sullivan los detuvo antes de llegar a
sus coches.

—Teniente, debes saber que Elliot Wolfgard incluyó a tu madre y a tu
hermana como empleados e inquilinos del Courtyard. Él fue contundente en decir
que tu hermano no era un empleado ni un inquilino, que su posición en Lakeside
era la de un visitante temporal y que no podía reclamar el apartamento como lugar
de residencia.

—¿Cyrus está buscando trabajo u otro lugar para vivir? —preguntó Burke.

Monty sacudió la cabeza.
—Por lo que sé, su residencia oficial sigue figurando en alguna parte de
Toland.

—Entonces, tú y él deben saber que la libreta de racionamiento para él y su
familia se registrará en Toland —dijo O'Sullivan—. Si quiere bienes racionados,

218
Grabado en el hueso

tendrá que regresar a Toland y recoger la libreta de racionamiento en persona o
proporcionar a las autoridades apropiadas su nueva dirección permanente.

Jimmy no iba a quedarse por fuera. Jimmy nunca lo hacía. No por mucho
tiempo, de todos modos. Pero Monty no podía ver a su hermano volviendo a
Toland sólo para una libreta de racionamiento.

—¿Necesitas que te acerque al Courtyard? —preguntó Burke a O'Sullivan.

—No, pero gracias. Aún tengo trabajo que hacer en la oficina aquí. Sólo
quería un momento privado para informarles sobre Cyrus.

—Lo aprecio —dijo Monty.

Después de pedirle a Kowalski que entregara el arroz al Courtyard y
continuara patrullando, Monty regresó a la estación con Burke.

—¿Los Otros creen que hay escasez? —preguntó Burke—. ¿O simplemente
disfrutan de lo que está disponible?

—Ellos tienden a comer lo que está en temporada —respondió Monty—. Y las
provisiones que vienen de las granjas Nativos de la tierra difieren de una semana a
otra.

—Manténgame al tanto de lo que las mujeres quieren hacer acerca de
compartir la ración de carne. Yo participaré.

Monty estudió a su Capitán.
—Pero no suele comer en el Courtyard.

Burke no dijo nada hasta que llegaron a la estación.
—Creo que debería hacerlo por un tiempo, ¿no?

*****

—Me llevaré una de esas lasañas —dijo Jimmy. No estaba seguro de qué tipo
de monstruo atendía la carnicería de la Plaza Comercial. No era uno de los Lobos,
porque el monstruo tenía plumas marrones en el pelo.

219
Grabado en el hueso

—Cuatro porciones de lasaña son diez dólares. La bandeja es un extra de
cinco. Tú traes la bandeja, te devolvemos los cinco. —El monstruo sacó un libro
contable, lo abrió en una página marcada, e hizo una anotación.

—¿Qué es eso? —preguntó Jimmy.

El monstruo no respondió. Dejó a un lado el libro contable y selló la bandeja
de lasaña justo cuando Sierra entró en la tienda.

Jimmy sonrió, contento de que ella vacilara al verlo. La perra debía vacilar. La
perra tenía mucho que compensar.

—Oye, Sissy —dijo agradablemente—. ¿Tuviste un buen día en el trabajo?

—Sí, así fue. —Ella se acercó al mostrador, todavía observándolo, tratando de
evaluar su estado de ánimo. Como debería. Luego se volvió hacia el monstruo—.
Hola, Boone. Quisiera una bandeja de lasaña.

Los ojos marrones la miraron fijamente.
—Es de cuatro porciones.

—Mi mamá va a cenar conmigo y con las chicas.

Más marcas en el libro. Mierda. ¿Los monstruos estaban vigilando lo que se
compraba y cuánto? Bueno, sólo tendría que averiguar cómo superarlos para
asegurarles a sus clientes que podía entregar un suministro estable y una cantidad
de carne.

Jimmy echó un vistazo a Sissy. No sería tan difícil, con un poco de ayuda de
alguien que le debía.

La esperó, salió de la tienda con ella. Una vez que estaban afuera, donde
había algo que los vigilaba, cerró la mano en bolsa. Déjame llevar eso por ti.

—Está bien —dijo ella apresuradamente—. Puedo...

Contradíceme en esto, y pagarás.

220
Grabado en el hueso

Ella leyó la amenaza en su mirada y soltó su agarre de la bolsa.
—Gracias, Jimmy.

Dioses, la perra incluso le agradeció. ¿Podría ser mejor?

Caminaron por el área abierta de la Plaza Comercial. Caminaron por el
estacionamiento de empleados hasta la puerta de madera que se abría a lo que fue
el estacionamiento para clientes cuando algunas de las tiendas se abrían al público
en general. Y se precipitaron por la Avenida Crowfield hasta el edificio de
apartamentos.

La puerta exterior del edificio no estaba cerrada a esa hora del día, pero la
chupadora de sangre de guardia estaría cerca. Mientras Sissy abría la puerta y
bloqueaba la vista de alguien dentro, Jimmy metió la bolsa de ella en la suya. No
había nada sospechoso acerca de la unificación de bandejas.

Tenía la llave de la puerta de su apartamento en la mano y se volvía hacia el
apartamento cuando ella empezó a buscar su bolsa, luego se detuvo, confundida y
un poco asustada.

—Jimmy...

—Está bien, Sissy. —Su sonrisa y voz amistosa estaban en desacuerdo con la
mirada en sus ojos. La mirada era una advertencia para Sissy. El resto estaba
destinado a la audiencia invisible. Aquí estaba el hermano bondadoso rescatando a
su pequeña hermana otra vez, y proporcionando una razón para cualquier sorbida
y lloriqueo que la perra pudiera hacer—. Puedes pagarme cuando recibas el
dinero. —La próxima vez que la apretara por un poco de dinero, la cabrona
chupasangre confirmaría que le debía dinero. ¿Podría ser mejor?

Satisfecho consigo mismo, Jimmy entró en su apartamento y cerró la puerta
en la cara de Sissy.

Sandee lo encontró en la cocina, estaba desaliñada y haciendo un mohín.
Dioses, ¿qué había visto en ella?

221
Grabado en el hueso

—Aquí. — Sacó una de las bandejas de lasaña de la bolsa—. Cena. Me quedo
con la mitad. Tú y los mocosos pueden tener el resto.

—Eso no es suficiente —gimió Sandee. Sus ojos fijos en la segunda bandeja de
lasaña cuando la puso en la nevera—. Y tienes otra.

—Es un negocio —dijo bruscamente—. Si veo que le falta una cucharada,
acabarás con los dedos rotos y unos dientes perdidos. —Se acercó a Clarence y a
Fanny, que estaba en la puerta de la cocina—. Y eso también va para ustedes.

—No hables así a tus hijos —protestó Sandee.

—¿Quién dice que son míos? No tengo pruebas de que sean míos.

—Jimmy —susurró, con los ojos llenos de lágrimas.

—Si quieres hacer esa mierda, hazlo en otro sitio —le espetó—. Si quieres
comer, haz que se caliente.

Sandee sorbió y se frotó los ojos, luego recogió la lasaña, que estaba en el
mostrador. Los chicos se escabulleron lejos, lo que estaba bien con él. Se sentó en la
mesa de la cocina y observó cómo Sandee luchaba por quitar los simples clips que
sostenían la tapa del plato. No confiaba en ella. Se había engullido algo de la
comida fría y luego trató de dividir el resto.

Ese libro en la carnicería iba a ser un problema. Pero encontraría una forma
de evitarlo.

*****

Dirigiéndose a la tienda de comestibles en la Plaza Comercial para recoger
algo de verdura para una ensalada que acompañara la lasaña que Sierra se llevó
para la cena, Twyla vio a su hija correr a la carnicería, sin siquiera tener la cortesía
de agradecer a Vladimir cuando abrió la puerta para ella.

222
Grabado en el hueso

Le enseñé mejores modales que esos, pensó Twyla. Entonces algo en los
movimientos de la muchacha la inquietó, y se apresuró a la carnicería y entró.

—...No estaba prestando atención y tropecé con uno de los juguetes de las
chicas y se me cayó la lasaña al suelo. No pude salvar nada de eso. —Sierra le dio a
Boone Hawkgard una frágil sonrisa—. Así que necesito comprar otra bandeja.

—No tengo más —dijo Boone.

Sierra miró las porciones de lasaña todavía en la bandeja.
—Pero...

—Esas están reservadas.

—Pero mis chicas y mi mamá no comerán nada si no consigo otra bandeja.

—No tengo más —insistió Boone—. Las bandejas que me quedan están
reservadas.

Twyla escuchó a su hija, pero observó a Vladimir y supo por su mirada que
Sierra mentía sobre lo que había sucedido con la comida que había comprado.
Sabía que él se puso en contacto con quien custodiaba el edificio de apartamentos.
Podía adivinar lo que había sucedido.

Y ella sabía lo que tenía que hacer para tratar de proteger a Bonnie y Carrie.

Salió de la tienda y corrió a Aullidos, Buena Lectura, atrapando a Simon
mientras salía por la puerta de atrás.

—Señor Simon —dijo Twyla, corriendo hacia él—. ¿Puedo hablar con usted
en privado?

Algo cambió en él, como si sintiera que la forma humana no iba a ser
suficiente. Miró hacia la Oficina del Enlace y levantó una mano.

Meg saludó a Twyla, luego sonrió a Simon y señaló hacia la Plaza Comercial.

223
Grabado en el hueso

—Señorita Meg no debería ir a la Plaza Comercial todavía. Y no por su
cuenta. —dijo Twyla.

Nathan, que comenzó a trotar rumbo a su casa, de repente se dio la vuelta y
se lanzó contra Meg, apoyándola contra la puerta de la oficina.

— ¡Oye! —Protestó ella.

—Espera por mí —Simon dijo.

Meg miró a Simon, luego a Nathan, y asintió.

Por lo menos la señorita Meg no se enredaría en cualquier drama que fuera a
pasar.

Simon abrió la puerta trasera de ABL y la mantuvo abierta para ella.

Suspirando, Twyla entró.

*****

«¿Vlad?» Simon llamó «¿Qué pasa en la Plaza Comercial?»

Los Sanguinati se ofrecieron a recoger el plato de lasaña después de que Meg
lo hubiera invitado a él ya Nyx para que se unieran a ella y a Simon para cenar.
Nyx no solía participar en comidas de estilo humano, y Meg estaba emocionada de
que hubiera aceptado la invitación.

«La Sierra intentó mentirle a Boone Hawkgard para comprar una segunda
bandeja de lasaña.» Vlad hizo una pausa. «La Sierra salió corriendo de la tienda. El
Teniente Montgomery no está en casa todavía, así que espero que esté corriendo a
por su madre para pedir ayuda. ¿Qué quieres que haga?»

«Recoge nuestra comida y escolta a Meg a casa. Nathan la tiene arrinconada
en la puerta trasera de la Oficina del Enlace»

Simon volvió su atención a la señora Twyla.

224
Grabado en el hueso

—Le dio una oportunidad a Sierra, y ella la desperdició —dijo la señora
Twyla—. Si dijo que era la última, entonces será la última.

—¿Qué quiere que diga? —No estaba seguro de lo que ella quería de él.

—Entre su clase, si un padre no trae a casa comida, ¿qué pasa? —Preguntó.

—Los cachorros pasan hambre. Si tienen hambre durante demasiado tiempo,
morirán.

Ella asintió.
—Sé que Sierra tiene un poco de comida en su apartamento... algo de
mantequilla de cacahuate y galletas. Tal vez un poco más escondido en los
armarios. Pero no tiene suficiente para hacer una comida, y la mantequilla de maní
en las galletas no es una lasaña.

Simon inclinó la cabeza.
—¿Quiere que las cachorras de la Sierra pasen hambre?

—Sí. No quiero que nadie la ayude esta vez. No yo, no usted, no los vecinos
que quieran ayudar, y especialmente no Crispin. Él querrá ayudar a sus sobrinas, y
Sierra lo sabe. Mientras alguien ayude a sus hijas, Sierra no se enfrentará a Cyrus.
Estoy segura de que el Sr. Vlad sabe, como yo, que Cyrus de alguna manera
terminó con la lasaña que compró.

—Podría causar problemas si mordiera al Teniente Montgomery para impedir
que le ayude.

Ella sonrió.
—Espero que Crispin sea lo suficientemente inteligente como para no
necesitar un mordisco para ver la razón. —Su sonrisa se desvaneció—. No debería
haber pedido ayuda.

—Forma parte de mi manada. —Al aceptar su elección, él había cerrado esa
puerta en su propia cola. Además, este era el tipo de confrontación que los
Antiguos querían observar para ver cómo un humano como ese Cyrus podía causar
tantos problemas.

225
Grabado en el hueso

—Le daré al Teniente razones suficientes para no ayudar a la Sierra —dijo.
Sería mejor que ella no la viera esta noche.

—No, señor Simon. Sierra necesita ver que no ayudarla no es solo su decisión.
Puede que usted mime a sus jóvenes, pero apuesto a que los Lobos entienden que
el amor puede ser duro. Yo también.

Simon suspiró.
—La manada femenina será infeliz. —Y tenía la sensación de que nadie
-excepto ese Cyrus y su pareja- iba a disfrutar de la lasaña esa noche.

La señora Twyla le tocó el brazo.
—No creo que estén descontentos con usted.

Salió de Aullidos, Buena Lectura. Simon esperó un momento antes de cerrar la
puerta.

«¿Simon?» preguntó Vlad. «Meg estaba empezando a rascarse, así que le dije
por qué podría haber problemas esta noche. Ella y Nyx decidieron posponer la
cena de la lasaña hasta mañana. A ver si Tess todavía tiene algo que tú y Meg
puedan comer esta noche»

«¿Dónde está Meg ahora?»

«Está llamando a la manada femenina. Creo que la mayoría de nuestros
inquilinos van a estar buscando una comida diferente esta noche.»

Gruñendo suavemente, Simon entró en Un Pequeño Bocado y oyó a Nadine
Fallacaro en el teléfono. Oyó el gruñido en su voz y vaciló.

—Hiciste lo correcto —dijo Nadine—. No hay por qué echar a perder una
buena comida. Eva Denby acaba de llegar a casa. La llamaré y le haré saber.
¿Quieres que alguien lleve tu caja de cartas a tu apartamento? ¿No? De acuerdo, si
lo veo... Oh, él está aquí. Yo se lo diré. —Ella colgó.

—No vamos a comer lasaña esta noche —dijo Simon.

226
Grabado en el hueso

—Escoge lo que quieras de la vitrina —dijo Nadine—. Tengo que llamar a
Eva. —Ella le dio la espalda mientras marcaba el número de los Denby.

Al escoger comida para él y para Meg, escuchó a Nadine y sintió pena de sí
mismo y de Montgomery. Parecía que la manada femenina se iba a reunir en la
Plaza Comercial esta noche, y él y Montgomery -y la Sierra- iban a ser golpeados
en medio de un enfrentamiento.

227
Grabado en el hueso

Capítulo 11

Watersday, 11 de Messis

Monty se puso tenso mientras escuchaba la voz de Pete.

—Estamos rumbo a Desembarco del Ferry para comer en Hamburguesas a
Reventar. Un gusto para los niños. Henry Beargard dijo que no habría objeciones a
que fuéramos allí. ¿Está bien si llevamos a Lizzy?

—No tengo problema si ella quiere ir. —No se le escapaba el porqué él no fue
incluido en la invitación.

—Mejor si viene con nosotros. —Una advertencia, cuidadosamente
expresada.

Monty miró a Kowalski, que estaba hablando por su teléfono móvil, con la
cara marcada en líneas duras.

—Volveremos antes de ir a dormir —dijo Pete.

Traducción: cualquier problema en el Courtyard se resolvería entonces, de
una manera u otra.

Kowalski terminó su llamada al mismo tiempo que Monty colgaba y Burke se
acercó al escritorio de Monty.

—Puede que no sea la mejor noche para cenar en el Courtyard —dijo Monty
en voz baja—. Parece que hay algunos problemas.

Burke sonrió.
—Debería ser interesante.

228
Grabado en el hueso

—"Interesante" no es la palabra que se le ajuste — murmuró Kowalski
mientras él y Monty aceptaban un paseo del Capitán.

Burke entró en el estacionamiento para clientes en lugar de ir al Courtyard y
aparcar en el estacionamiento de empleados. La puerta de madera entre los dos
lotes usualmente estaba desbloqueada mientras las tiendas estaban abiertas,
permitiendo a los inquilinos un fácil acceso a la Plaza Comercial.

Desbloqueada no significaba sin custodia, pero la puerta por lo general no era
custodiada por un Lobo en forma humana; y ciertamente no por Simon Wolfgard.
Pero era él quien los esperaba cuando Burke aparcó el coche.

Los tres hombres salieron. Burke caminó junto a él. Kowalski se quedó un par
de pasos atrás. Mirándoles de espaldas ¿o distanciándose porque sabía más de lo
que había dicho sobre lo que estaba pasando aquí?

—Teniente —dijo Simon.

Apenas miró y saludó a Burke antes de que el Lobo se concentrara en él otra
vez.

—¿Hay algún problema? —preguntó Monty, manteniendo la voz tranquila
con dificultad. Lizzy estaba con Eva y Pete. Fuera del camino. Segura. Pero ¿qué
pasaba con los otros niños? ¿Qué pasa con su madre y su hermana?

Simon se acercó a él y descubrió sus dientes, revelando colmillos de tamaño
del Lobo.
—Si alguien ayuda a la Sierra a alimentar a sus cachorras esta noche, esas
cachorras se habrán ido por la mañana. Y "alguien" te incluye, Teniente.
Especialmente a ti.

Atónito, Monty no dijo nada cuando Simon se alejó. Se volvió hacia Kowalski.
—¿Qué sabes?

—Nadine enseñó a los Terráneos que trabajan en La Carne no es Verde cómo
hacer lasaña. Plato especial. Muchos ingredientes. Cantidad limitada. Parte de la
lasaña se vendió en la carnicería en bandejas que contenían cuatro porciones. El
resto se sirve esta noche en La Carne no es Verde. Lo sé porque Ruthie me dijo que

229
Grabado en el hueso

estábamos dividiendo una bandeja con Merri y Michael. El límite semanal de
veinticuatro onzas por persona en la carne comprada en el Courtyard está ahora en
vigor, y la carne en cada pieza de lasaña contó en ese límite. —Kowalski agitó una
mano hacia la puerta que Simon había dejado abierta—. ¿Eso? Es algo que tiene
que ver con Sierra mintiéndole a Boone Hawkgard cuando intentó comprar una
segunda bandeja de lasaña.

Dioses. Bueno, él podía adivinar por qué había tratado de comprar más que
su parte de una comida limitada.
—Hablaré con ella.

—Quizá debería hablar primero con su madre —sugirió Burke, inclinando la
cabeza para señalar a la mujer que estaba parada en el otro extremo del
estacionamiento de empleados, observándolos—. Ella está aquí. —Se volvió hacia
Kowalski—. Y usted está fuera de servicio, oficial.

Kowalski miró a Monty, luego a Burke.
—¿Está seguro, señor?

—Estoy seguro —respondió Burke.

Kowalski se acercó al semáforo de la esquina para cruzar la calle en vez de
intentar esquivar el tráfico en la Avenida Crowfield.

—Perdóneme —murmuró Monty, dejando a Burke para unirse a su madre.

Twyla no dijo nada, sólo caminó por los garajes que formaban un lado de la
zona abierta detrás de algunas de las tiendas y lo condujo a las escaleras traseras de
los monoambientes. Se detuvo al pie de la escalera.

—Podemos subir si sientes la necesidad —dijo Twyla.

—Pero tú no. — Su padre le había enseñado muchas cosas, pero su madre le
enseñó el valor de la cortesía. Le enseñó a respetar los sentimientos de los demás. Y
sus dos padres le enseñaron a defenderse sin golpear a alguien más. ¿Ella alguna
vez zurró a sus hijos cuando la empujaron demasiado o la molestaron demasiado?
Por supuesto. Cada padre lo hacía de vez en cuando. Pero la verdadera cólera era
rara, incluso para con Jimmy, y eso era lo que Monty veía en ella ahora.

230
Grabado en el hueso

—Es fácil decir que estamos ayudando a Sierra para ayudar a las chicas —dijo
Twyla.

—Es fácil porque es verdad —respondió Monty en voz baja.

—No esta vez, Crispin. Ayudándola a seguir así... Eso se llama habilitación,
¿no?

Casi le hizo una broma sobre leer revistas de psicología, pero no estaba de
humor ni con la cabeza en las bromas.

—¿Qué quieres que haga?

—El señor Simon está haciendo lo que se necesita hacer, haciendo lo que le
pedí que hiciera. Así que quiero que lo apoyes.

Monty soltó el aliento en un largo suspiro.
—Quizá no debería haber animado a Sissy a venir contigo.

—¿Qué podía haber hecho en Toland sola con dos pequeñas niñas, sobre todo
después de la tormenta? No, Crispin. Estuviste bien con ella y conmigo al
ayudarnos a venir a Lakeside. Ahora dale a tu hermana un tipo de ayuda que es
más difícil de dar.

Besó la mejilla de su madre.
—Los Denby han llevado a Lizzy con ellos a Desembarco del Ferry ¿Quieres
cenar conmigo en La Carne no es Verde?

Quería regresar a casa y cambiarse de ropa, pero no quería ser interceptado
por Sissy, y ciertamente no quería hablar con Jimmy, que de alguna manera estaba
en el centro de este lío.

Consiguió sólo la mitad de lo que quería, porque Sissy estaba en la Plaza
Comercial frente a Simon.

—¡Es sólo una estúpida bandeja de lasaña! —Gritó Sissy.

231
Grabado en el hueso

—Es comida —replicó Simon. Ya tomaste tu parte. No tienes más. No en el
Courtyard.

—¡Pero mis hijas tienen hambre!

—¡Entonces ve a una tienda humana y compra comida allí!

—No puedo permitirme comprar otra comida esta noche, ¡no con lo que me
pagas!

—Eso fue innecesario —susurró Twyla, sacudiendo la cabeza—. La chica no
debería estar hablando así cuando sabe que es su culpa.

—No te gusta lo que pagamos, entonces encuentra otro trabajo —gruñó
Simon, mostrando los colmillos.

Monty escudriñó la multitud reunida alrededor de Sissy y Simon. La mayoría
de las mujeres que trabajaban en el Courtyard estaban presentes, excepto Katherine
Debany y Elizabeth Bennefeld, la terapeuta de masajes. Entre las mujeres Terráneas
estaban Tess, cuyo pelo estaba rojo y encrespado, Nyx Sanguinati...Y Fuego, que
miraba a su hermana con una intensidad espantosa.

Simon empezó a alejarse, llevando una de las bolsas térmicas de Un Pequeño
Bocado.

—¡Espero que te ahogues con esa comida! —gritó Sissy.

Un extraño y terrible silencio llenó de repente la Plaza Comercial.

Simon se volvió hacia ella. Por un momento, el Lobo parecía asustado, pero
Monty no podía decir si el miedo era por él o por Sissy.

—Estás despedida —dijo Simon—. Encuentra un trabajo entre los humanos.

—Lo secundo —dijo Vlad, saliendo de entre la gente.

—Estoy de acuerdo, — Henry retumbó, también dando un paso adelante.

232
Grabado en el hueso

—Sí —siseó Tess.

Simon se alejó. Los Otros se apartaron de él.

Dioses, Sissy, pensó Monty. Sus palabras fueron estúpidas e infantiles bajo las
mejores condiciones. Un jefe humano la habría despedido también. No valoraba lo
afortunada que era de que Simon no hiciera más que eso.

Monty tocó el hombro de su madre.
—Llevaré a Sissy de vuelta a su casa. ¿Por qué no vas a La Carne no es Verde?
Me reuniré contigo tan pronto como pueda.

Twyla sacudió la cabeza.
—Voy a sentarme en la biblioteca un poco. Necesito un poco de tiempo para
pensar.

No quería dejarla sola. Ver a Sissy lastimarse así, fue difícil para ella también.
Pero cuando miró más allá de su madre, vio a Elliot Wolfgard, quien lo miró a los
ojos y asintió.

Twyla ahora era parte de la manada de los Wolfgard. Los Lobos la cuidarían.

Monty se dirigió apresuradamente a donde estaba Sierra llorando, una niña
sola en el patio de recreo, incapaz -o poco dispuesta- a hacer algo para ayudarse a
sí misma.

—Vamos, Sissy. —Monty puso su brazo alrededor de sus hombros—. Te
llevaré a casa.

La Sanguinati en guardia les dirigió una mirada curiosa, pero no dijo nada
mientras Monty llevaba a su hermana arriba a su apartamento. Las chicas estaban
en casa, sin supervisión, lo que produjo un parpadeo de molestia hasta que se dio
cuenta de que los Otros no verían nada extraño acerca de dejar a las jóvenes solas
en la guarida cuando había adultos cerca.

—¿Mamá? —preguntó Carrie cuando entraron.

233
Grabado en el hueso

—Juega en silencio un rato, —dijo Monty, llevando a Sissy a su dormitorio.
Cerró la puerta y se sentó en la cama a su lado. Luego tomó la caja de pañuelos de
papel de la mesita de noche y se la entregó, dejándola llorar hasta que estuviera
lista para hablar con él.

—CJ —empezó, mirándolo con esos ojos que siempre derretían su corazón—.
CJ, era sólo una estúpida bandeja de lasaña. Había muchas. Sólo están siendo
malos.

Sacudió la cabeza.
—Una porción por persona. No es algo irrazonable.

—Pero mis chicas no van a tener nada que comer. No tengo ni siquiera un
vaso lleno de leche para dividir entre ellas.

—Tendrán hambre —dijo con simpatía—. Mañana puedes comprar más
comida. —Tal vez. No estaba seguro de lo que estaría abierto en Earthday a
excepción de Un Pequeño Bocado—. No puedo darte comida esta noche, Sissy.

—Podrías darme la llave de tu casa, y yo podría escabullirme y recoger
algunas cosas de la nevera y los armarios. —Ella le dedicó una sonrisa temblorosa
—. No tomaría mucho, CJ. Lo suficiente para las chicas.

—No puedo hacer eso. Si te ayudo, los Otros se llevarán a las niñas. —Si él la
ayudaba después de que Simon le hubiera advertido de que no lo hiciera, ¿los
Terráneos le dirían siquiera dónde trasladarían a las niñas?—. No es un farol, Sissy.
Tú actúas como si lo fuera, pero ellos hablan en serio.

—CJ...

Dioses, esto lo estaba matando. ¿Hacer un sándwich para las chicas realmente
sería tan malo? Si estuviera tratando con otros humanos, tal vez no. Pero los Otros
no lo verían así.
—No puedo ayudarte.

—No me ayudarás. —Sissy se apartó de él—. Porque en realidad no soy tu
familia.

234
Grabado en el hueso

Monty la miró fijamente.
—¿Qué significa eso? ¿Esa es otra de las mierdas de Jimmy?

—No es una mierda si es verdad.

—Para una joven inteligente a la que le fue muy bien en la escuela, te lo juro,
Sissy, a veces puedes ser estúpida. —Cuando trató de abrazarla, se levantó,
poniendo la mayor distancia posible entre ellos.

Suspirando, Monty se puso de pie.
—Mira, todavía tengo un apartamento de un dormitorio cerca de la calle
Principal. Esa zona de la ciudad ha tenido algunos problemas, pero tú y las chicas
pueden quedarse allí unos días si quieres alejarte de Jimmy mientras él está en
Lakeside. —Había planeado hablar con la casera para disolver el contrato de
arrendamiento, para liberarse de ese gasto. No creía que ella lo mantuviera en su
precio, ya que las rentas se habían duplicado en las últimas semanas con la
afluencia de personas que buscaban trabajo en una ciudad controlada por
humanos. Pero si Sissy quería hacerse cargo del arrendamiento, hablaría con la
casera para pagar la diferencia en el uso del agua para tres personas en lugar de
una.

—Me ocuparé de mí y de mis chicas. No necesito tu ayuda.

La amargura de su voz le picó.
—Te veré por la mañana.

Ella no respondió, así que salió, sonriendo a Carrie y a Bonnie mientras se
marchaba. Se detuvo en su apartamento el tiempo suficiente para ponerse ropa
casual y recoger su correo. Volviendo al Courtyard para cenar con su madre, pensó
en Sierra, no como un hermano mayor, sino como un policía. Si hubiera hecho eso
antes, ¿habría visto las señales de problemas cuando vivían en Toland? Bueno, él
había visto bastantes señales, pero ¿habría actuado en consecuencia?

Pensó en Sierra como una mujer joven con su primer trabajo, luchando para
pagar el alquiler en una pequeña caja como apartamento, pero orgullosa de tener
su propio lugar. Excepto... ¿Su lucha por salir adelante económicamente era porque
su trabajo no pagaba lo suficiente?, eso era lo que ella le decía cuando se reunían
para un almuerzo, ¿o era porque Jimmy le caía cada pocas semanas, apretándola

235
Grabado en el hueso

para conseguir dinero? Y más tarde, cuando el hombre con quien tuvo a sus hijas
se fue para siempre, ¿aceptó las excusas de los trabajos perdidos o las notificaciones
finales de los servicios porque realmente la creía o porque su vida con Elayne y
criar a su propia niña era su propia excusa para no hacer preguntas difíciles?

Y ahora había llegado a esto: Sissy se sentía traicionada, sintiéndose como una
extraña, porque su familia la amaba lo suficiente como para no ayudarla a seguir
por ese camino.

*****

Meg se quitó las sandalias y se frotó la pantorrilla con la parte inferior de su
pie para tratar de aliviar la sensación de alfileres y agujas.

—No estás comiendo —gruñó Simon—, y tienes picazón.

Había comido lo suficiente para no sentirse vacía, pero no estaba disfrutando
de la comida.
—Estoy enojada con Sierra por arruinar la buena cena que íbamos a tener, y
me siento mal por sentirme así.

—¿Por qué? Toda la manada femenina se siente de esa manera. — Simon
inclinó la cabeza—. ¿Quieres morder a la Sierra?

—¡Sí!

Estrechó los ojos y se echó hacia atrás un poco, como si le preocupara que
pudiera morderlo, y eso la hizo sonreír.

—No de verdad —aclaró. Luego apretó las manos. Durante las últimas dos
semanas, había guardado la navaja en un cajón cuando llegaba a casa. Eso hacía
que fuera fácil encontrarla si realmente necesitaba cortarse para ver una profecía,
pero ya no la llevaba consigo todo el tiempo. En ese momento, sentada en la sala de
verano con Simon, la navaja se sentía demasiado lejos. Y sin embargo, realmente no
quería hacerse un corte. No por Sierra.

—Vlad todavía está en la Plaza Comercial —dijo Simon—. También Henry y
Tess. ¿Quieres que traigan la caja de cartas proféticas?

236
Grabado en el hueso

Ella pensó por un momento, luego negó con la cabeza.

Pero, ¿qué pasaría si algo malo ocurriera, algo que su advertencia podría
detener?

¿Qué pasaba si ese algo era en realidad una cosa buena?

—Creo que algo va a pasar esta noche —dijo Meg.

Simon tomó un bocado de su sándwich y la estudió mientras levantaba su
pierna y se frotaba la pantorrilla, tratando de aliviar la picazón.

—Blair y yo regresaremos a la Plaza Comercial y vigilaremos —dijo
finalmente—. Nada malo le pasará a la Sierra y a sus cachorras.

Las agujas se desvanecieron. Sus palabras aunque vagas, en apariencia,
fueron suficientes. ¿O se desvaneció la picazón porque Simon prometió vigilar?

¿Qué significaba para sí misma, para las otras profetas de la sangre, el que
una vaga advertencia a veces podía ser suficiente porque alguien realmente
escuchaba?

Simon tomó su sándwich y lo sostuvo frente a su boca.
—Si vas a morder algo, muerde esto.

Ella lo hizo. Y debido a que sus dientes rasparon uno de sus dedos cuando
mordió, tuvo que sostener su propio bocadillo el resto de la cena.

*****

En forma de Lobo, Simon trotó de regreso a la Plaza Comercial. Allison
Owlgard, Vlad, Blair y Elliot ya estaban en posición, custodiando el apartamento
de la Sierra y el área alrededor del edificio. Si Meg no hubiera tenido picazón,
ninguno de ellos habría estado allí mirando a una humana que no les gustaba.

Los Lobos eran muy conscientes del extraño silencio que llenaba la Plaza
Comercial desde que la Sierra lo desafió. ¿Los Antiguos habían comprendido que

237
Grabado en el hueso

despedirla era una manera humana de afirmar su dominio como líder del
Courtyard? Tal vez debería decírselo para asegurarse de que entendieran este tipo
de dominio, ya que podrían verlo en otros lugares donde vivían humanos.

«¿Pasó algo?» preguntó cuando se unió a Blair y Elliot en las sombras del
estacionamiento para clientes.

«Montgomery todavía está despierto y sentado en el porche» informó Blair.
«Vlad dijo que la Sierra también está despierta. Ese Cyrus y su pareja no han salido
de su guarida esta noche. Hace un rato, estaban peleando o acurrucándose -no
supo bien qué-, pero ahora no hay ningún sonido que provenga de ellos»

«¿Simon?»

«¿Jester?» Se suponía que el Coyote estaría en el Complejo Verde, durmiendo
en su propia guarida.

«Las chicas del lago quieren saber por qué le pediste a Nyx que cuidara de
Meg esta noche.»

Una brisa repentinamente le revolvió el pelo. Blair y Elliot lo miraron con
sorpresa.

«Prometí a Meg que vigilaríamos a la Sierra esta noche, pero ella se estaba
rascando y no quería que estuviera sola» le dijo a Jester.

«Ah. Puedo dormir en el porche de Meg.»

Con todas las ventanas abiertas para dejar entrar el aire fresco de la noche,
Jester podría oír si Meg se levantaba en la noche, o abría un cajón de la cómoda.
Daría la alarma a Nyx, si ella no entendía el significado de ese sonido.

«Gracias»

Nada más que hacer, así que Simon y los demás se establecieron para vigilar.

238
Grabado en el hueso

*****

Poco después del amanecer, antes de que la mayoría de los humanos
estuvieran despiertos, un taxi se detuvo frente al edificio de apartamentos de
piedra.

Los Lobos y los Sanguinati observaron a la Sierra llevar el equipaje a la acera,
observaron al taxista cargar silenciosamente las maletas en el maletero. La vieron
llevar a sus cachorras al taxi y meterlas en el asiento trasero. La vieron volver al
edificio el tiempo suficiente para cerrar la puerta exterior en silencio.

Vieron el taxi alejarse.

«¿Puedes seguirla, averiguar dónde va?» Simon le preguntó a Aire cuando le
agitó su pelaje.

«¿Por qué?»

«Así puedo decirle a Meg lo que le pasó a la Sierra. Así ella sabrá por qué
tenía picazón». Y para decirle a Montgomery y a la señora Twyla, pero eso no sería
importante para los Elementales.

«La seguiré»

Las luces estaban encendidas en la guarida de Nadine. En pocos minutos, iría
a Un Pequeño Bocado para comenzar su horneado.

Kowalski salió al porche de la casa de dos familias al otro lado de la calle,
bostezando y frotándose la cabeza, pero mirando a su alrededor de una manera
que hizo que Simon pensara que el humano no estaba tan adormecido como
parecía. ¿Había oído Kowalski el taxi y salió a investigar? ¿O hacía eso cada
mañana?

Kowalski vio a los Lobos que lo observaban y se congeló. Después de un
momento, levantó una mano para saludar.

239
Grabado en el hueso

Simon alzó una pata delantera en reconocimiento pero no añadió un arroo
amigable. No había razón para despertar a todos aún.

Vlad, en forma de humo, corrió a través de la Avenida Crowfield y se unió a
los Lobos.

«Montgomery está despierto» dijo.

Voces tranquilas en el monoambiente de la señora Twyla. Simon se acercó al
borde del aparcamiento y ladeó la cabeza. Radio. Tal vez la televisión. ¡Ah! Reporte
del clima. Como si un humano supiera más sobre el clima que las chicas del lago.

Era hora de ir a casa y tomar una siesta rápida. Tenía la sensación de que ese
día habría muchos aullidos de los humanos.

240
Grabado en el hueso

Estimado Douglas:

Aquí en Brittania, las cosas van como de costumbre, que, para
nosotros los humanos, se siente surrealista. Los barcos de pesca salen y
traen una captura. Los cazadores comercian algunos bienes con el fin de
entrar en el país salvaje y traer de vuelta un ciervo o dos para vender en
el mercado. Si bien no estamos recibiendo las mismas cantidades de
alimentos de Thaisia, los barcos llegan a nuestros puertos con la carga
necesaria, el manifiesto lleva la firma y el sello del capitán de puerto que
supervisa el punto de origen, así como la firma del Terráneo asignado
para aprobar cualquier envío de alimentos. Incluso recibimos envíos de
los territorios humanos en Afrikah y Felidae, así como mercancías de
Tokhar-Chin. Nadie menciona al Bloque Romano. Es como que hubiera un
gran agujero en el mundo el cual todos rodeamos, ya que se llena y
toma una forma diferente.

Algunos refugiados del Bloque Romano han llegado a pueblos
costeros en el continente, lugares humanos que se establecieron en el
país salvaje fuera de la Alianza de Naciones y se les ha permitido existir
por generaciones. Los refugiados llaman a la guerra “La Destrucción del
Bloque Romano y la Alianza de Naciones”. Los Otros con los que he
hablado la llaman "La frustrada invasión humana del país salvaje”. Una
verdad vista a través de miradas diferentes. Los invasores no sólo se
detuvieron; quedaron tan incapacitados que no tuvieron tiempo para
nada más que sobrevivir.

Si bien eso es cierto en las ciudades industriales que fabricaban las
armas de guerra, las aldeas campesinas, especialmente aquellas a lo
largo de la frontera original entre el Bloque Romano y el país salvaje,
celebraron el regreso de la mayoría de sus hijos y viven como vivieron
antes de la guerra. Hay más recelo, más preocupación por provocar un
ataque, pero lo mismo puede decirse de la gente de Britania que trata
con los Otros.

Recientemente me encontré con un Terráneo que se considera un
historiador y erudito. No puedo decirte qué tipo es porque sólo lo vi en
su forma humana y no ofreció un nombre que indicara su forma o gard.
Me mostró un mapa que afirmaba que tiene quinientos años. El mapa
mostraba lugares humanos de los que nunca escuche hablar, lugares
que alguna vez fueron grandes civilizaciones, hasta que los humanos se
olvidaron de que el mundo no era suyo. Me dijo que aún quedan restos
de esas civilizaciones, con estatuas que eran grandes obras de arte
sentadas en pastos. Las personas sobrevivientes viven en comunidades
aisladas en la tierra que no fue reclamada por el país salvaje,

241
Grabado en el hueso

reuniéndose para las celebraciones importantes que proporcionan una
oportunidad de negociar mercancías y de arreglar matrimonios. Ellos
viven simplemente, y pocos humanos en otras partes del mundo
siquiera saben de su existencia.

Creo que me mostró el mapa para que comprendiera que la tierra
que alguna vez fue la mayor área controlada por humanos en el mundo,
se ha ido para siempre. Las personas que aún viven en el Bloque
Romano se adaptarán a un modo de vida más simple o se desvanecerán
como muchos lo hicieron antes.

Todo sigue como de costumbre, pero nada será igual. Creo que tú,
mejor que yo, lo entiendes.

Shady

242
Grabado en el hueso

Capítulo 12

Moonsday, 13 de Messis

Mientras subía las escaleras hacia el apartamento de Sissy, Monty asintió con
la cabeza a los Sanguinati que vigilaban en el vestíbulo del edificio.

El día anterior su madre se había presentado temprano, pidiéndole que la
llevara al Templo Universal del barrio, diciendo que todos debían pasar un poco de
tiempo en Earthday agradeciendo a los espíritus guardianes por sus bendiciones y
pidiéndoles la fortaleza para enfrentar desafíos venideros. Cuando sugirió que
llevaran a Sissy y a las niñas con ellos, Twyla le dijo que dejara que Sierra tuviera
espacio para pensar. Fue un poco aguda con él, lo que le hizo preguntarse si había
hablado con Sissy esa mañana y ya sabía la respuesta a esa sugerencia.

Después de visitar el templo, había llevado a Twyla y Lizzy a almorzar. Se
encontraron con los Denby, que también querían un día lejos del Courtyard. Todos
fueron a una playa en el Lago Etu donde los niños pudieron buscar conchas y jugar
en la orilla del agua. Comieron pizzas de Corteza Caliente de camino a casa y
pasaron la noche en la residencia de los Denby jugando juegos de mesa.

No había luces encendidas en el apartamento de Sissy cuando Monty vio a
Twyla cruzar la Avenida Crowfield y subir a su monoambiente por encima del
Taller de costura y sastrería. No oyó ruido alguno mientras Lizzy se preparaba para
acostarse. Pero no había pensado mucho en ello, ya que era la hora de acostarse de
las niñas y Sissy también se habría acostado temprano. Su madre le había dicho
aquella mañana que Sissy no necesitaba nada. Supuso que ella había llegado a
algún acuerdo con Tess y Nadine para abastecer a Sissy y a las niñas con algo de
comida antes de que todas las tiendas del Courtyard cerraran por Earthday.

Pero esta era una nueva semana, un nuevo comienzo. Había seguido las
órdenes de Simon y no le dio comida a Sissy en Watersday, y él prácticamente se
mantuvo alejado del Courtyard el día anterior. Pero la orden de "no comida" no se
aplicaba ahora, así que no había razón para que no pudiera comprar el desayuno

243
Grabado en el hueso

para Sissy y sus sobrinas antes de ir a trabajar. Tal vez, habiéndose dado un día a sí
misma para considerar sus acciones y las serias consecuencias, Sissy realmente le
hablaría de lo que sucedía entre ella y Jimmy. O si no quería hablar con él, tal vez
podría convencerla de que hablara con Theral MacDonald, quien se había alejado
de una relación abusiva.

Levantó la mano para golpear la puerta de Sissy y se dio cuenta de que la
puerta estaba entreabierta, como si alguien hubiese salido por un momento.

Monty abrió la puerta un poco.
—¿Sissy?

Sin respuesta. Ningún sonido.

Monty abrió la puerta completamente y deseó tener su arma. Entró,
cauteloso, escuchando.
—¿Sissy?

Ninguna señal de lucha. Lo que quedaba de un paquete de galletas estaba
posado en la mesa de la cocina, junto con un frasco abierto de mantequilla de maní.
Migas en los platos, residuos de leche en los vasos. ¿Era de anoche o de temprano
esta mañana? ¿Había entendido mal y Sissy se había quedado un día entero sin
comer?

Miró en los dormitorios. Nadie allí. Comprobó el cuarto de baño. Luego
comprobó los armarios y los cajones y el botiquín.

Y luego se apresuró a bajar las escaleras.

—Mi hermana —dijo, preguntándose si el Sanguinati podía percibir lo rápido
que le latía el corazón—. ¿La viste anoche o esta mañana?

—La vi justo después del amanecer en Earthday —respondió el Sanguinati.
Ella y sus crías salieron en un taxi amarillo. Tenían equipaje.

—¿No intentaste detenerla?

—¿Por qué iba a hacerlo?

244
Grabado en el hueso

Una mujer adulta que se va con sus propias hijas. No había razón para que
nadie la detuviera. Después de todo, los Sanguinati estaban allí para impedir que
alguien que no estaba autorizado ingresara al edificio, no para detener a alguien
que vivía allí.

—¿Supongo que no dijo nada acerca de dónde iba?

—No, pero podrías preguntarle a Vlad o a Simon. Ellos vigilaron esa noche.
Pueden saber más.

—Gracias. —Monty regresó a su apartamento. Apartando las cortinas,
estudió las tiendas del Courtyard al otro lado de la calle. No había luces
encendidas en Aullidos, Buena Lectura. No había luces en la parte delantera de Un
Pequeño Bocado, pero Nadine ya estaría allí, haciendo los panes y pasteles que se
ofrecerían para el desayuno.

Consultó su reloj y sacó su teléfono móvil. Llamaría al Capitán Burke y...
¿qué? Esto no era una caza de un hombre en donde cada minuto contaba. No se
había cometido ningún crimen, al menos ninguno que él supiera.

Pero su hermana había empacado y se había ido sin decir una palabra a
nadie.

Miró al otro lado de la calle hacia el monoambiente que su madre había
elegido como hogar.

Tal vez Sissy se lo había contado a alguien. Tal vez eso explicaba la agudeza
de su madre hasta que se alejaron del Courtyard... hasta que no tuvo motivos para
notar la ausencia de Sissy durante todo un día.

Monty frenó su impaciencia cuando vio la comida sin tocar en el plato de
Lizzy. El desayuno se había convertido en una extraña lucha de poder, con Lizzy
merodeando y vacilando hasta que tenía que presionar con firmeza porque llegar
tarde significaba perder el autobús y tener que gastar dinero en un taxi para llegar
a la estación razonablemente cerca del comienzo de su turno. Burke estaba
dispuesto a darle más margen de maniobra que a otros oficiales porque la
interacción constante con el Courtyard era como estar de guardia 24 horas los 7

245
Grabado en el hueso

días de la semana, pero no era justo para otros oficiales y ciertamente no era justo
para Kowalski, quien era su compañero y lo esperaría.

No tenía tiempo para luchas de poder esa mañana. Lizzy no había tocado las
dos rebanadas de melón que cortó para que la compartiera, y la media rebanada de
tostada tenía un solo mordisco en el centro blando.

Esta mañana no iba a persuadirla ni regañarle.

Tomó el plato de Lizzy, puso las rodajas de melón en un recipiente, que
entraba en la nevera y dejó la tostada en el cubo sellado que contenía restos que se
utilizarían como alimento para las criaturas que comían los Terráneos.

Echó el resto de la leche por el desagüe y la oyó decir: "¡Papi!",mientras
lavaba los platos y los dejaba en el fregadero, y se alegraba de que su madre no los
viera.

Buscó su arma de servicio en la caja fuerte en su dormitorio. Lizzy todavía
estaba sentada en la mesa. Al menos estaba vestida para el día.

—Vámonos. Tienes que quedarte con la señora Eva hasta que llegue la hora
de ir a la escuela.

—Tengo que cepillarme los dientes — protestó Lizzy.

—Estás fuera de tiempo, así que tendrás que ir a la escuela con el aliento
apestoso y los dientes borrosos. —Monty se acercó a la puerta y la abrió—. Vamos.

Lizzy se deslizó de la silla y agarró a Oso Grr mientras una columna de humo
fluía a través de la puerta abierta. La cabeza, el pecho y los brazos del Sanguinati se
desplazaron a la forma humana; el resto de él seguía siendo humo.

—¿Quieres que me quede con la joven hasta que un humano apropiado venga
a buscarla? —preguntó.

—Humano apropiado —significaba alguien que no fuera Jimmy o Sandee.

246
Grabado en el hueso

No había razón para pensar que el Sanguinati haría daño a Lizzy... o que
fuera a alimentarse de ella. No habría vacilado si Vlad hubiera hecho la oferta, pero
no se sentía cómodo dejando a su chica sola con alguien que no conocía bien,
humano o no.

Lizzy arregló las cosas corriendo hacia él y agarrando su mano.
—Oso Grr y yo queremos ir con papá.

El Sanguinati asintió con la cabeza, cambió a una columna de humo y volvió a
su posición al pie de la escalera, custodiando la nada.

Monty cerró la puerta con llave, pero dejó las ventanas abiertas. Proporcionar
a los intrusos un fácil acceso a la residencia no era lo que el departamento de
policía recomendaba, pero sabía que los Hawkgard y Crowgard se valían de las
barandas del porche y de las sombras mientras vigilaban la actividad en los
apartamentos del Courtyard; y estaban atentos a pequeñas peludas comidas.

Lizzy atravesó los patios y subió los escalones del porche. Pete Denby lo
encontró en la puerta, una interrogante en sus ojos.

—Hola, Monty —dijo Eva demasiado animada cuando se unió a su marido—.
Lizzy, la señorita Ruth no ha ido a la escuela todavía, así que ¿por qué no entras?
Sarah acaba de terminar su desayuno.

—Papá derramó mi leche por el desagüe —anunció Lizzy mientras ella y Oso
Grr entraban.

—Debería poner un cartel en mi cuello —murmuró Monty.

Pete forzó una sonrisa.
—No te molestes.

Ambos oyeron los graznidos cuando los Cuervos volaron de regreso al
Courtyard.

Kowalski se acercó al costado de la casa de dos familias, vestido para trabajar.
—¿Teniente?

247
Grabado en el hueso

—Llámame si puedo ayudar —dijo Pete.

—Lo haré.

Advertencias no habladas de Pete y Eva. ¿Sabían algo de la desaparición de
Sierra, o habían observado algo esa mañana que los puso cautelosos? Monty bajó
los escalones y se encontró con Kowalski en el sendero.

—Karl, debes ir a la estación, ver si hay algo que tengamos que saber antes de
empezar el turno del día.

—¿Debería buscar algo en particular?

Monty vaciló, pero sólo por un momento.
—Un taxi amarillo recogió a mi hermana y a sus hijas al amanecer en
Earthday. Tal vez necesite hablar con el conductor después de hablar con mi
madre.

—Puedo hacer algunas llamadas, pero quizá quiera preguntarle a Simon
primero. No vi el taxi, pero lo vi en el estacionamiento para clientes esa mañana.
Podría haber visto algo. —Kowalski vaciló—. Si Sierra hubiera sido coaccionada de
alguna manera, creo que todo el vecindario lo habría sabido.

—Sí, Simon podría estar molesto con Sissy, pero no habría permitido que la
llevasen contra su voluntad.

—Será mejor que me mueva si voy a tomar el autobús —dijo Kowalski.

Monty vio las luces encendidas en Aullidos, Buena Lectura y Un Pequeño
Bocado.
—Dile al Capitán Burke que me presentare después de “ver si el Lobo se
comió a caperucita”.

*****

Simon no dio vuelta el cartel de cerrado, pero abrió la puerta principal de
ABL antes de regresar al mostrador donde había empezado a ordenar las
solicitudes de libros de los asentamientos Terráneos que el Courtyard

248
Grabado en el hueso

proporcionaba con bienes humanos. Según los editores de Toland, un almacén
entero con stock fue destruido en la tormenta, y los envíos de papel habían sido
reducidos a la mitad.

No había razón para dudar de las declaraciones, y no estaba a favor de
aceptar bienes dañados. Lo que significaba que realmente necesitaba ver lo que los
Intuyes y las editoriales Terráneas podrían tener disponible. Levantó la vista
cuando el Teniente Montgomery entró en la tienda.

Antes de ocuparse de los libros, tenía que lidiar con la manada de
Montgomery.

—Mi hermana se marchó ayer por la mañana —dijo Montgomery. La mano
que puso en el mostrador se mantuvo tratando de enrollarse en un puño.

Tensión, no agresión, decidió Simon.
—Sí. Ella y sus cachorras se fueron en un taxi.

—¿Te fijaste en la matricula por casualidad? ¿Alguien oyó adónde iba?

—Compró boletos para un autobús que iba hacia el este.

—¿Sabes dónde?

—Todavía no. —Simon estudió a Montgomery, que parecía un poco...
Pisoteado—. Meg estaba rascándose por la Sierra, así que nos mantuvimos
vigilando en la noche de Watersday. Le pedí a Aire y a sus parientes que siguieran
a la Sierra y me hicieran saber dónde hacía una nueva guarida.

—Gracias. —Montgomery soltó un suspiro—. Me preocupo por ella.

—Ella es de tu manada. —Simon jugueteó con la pila de peticiones—. Pero si
sus cachorras van a sobrevivir, necesita una nueva manada ahora. Una que no
incluya a ese Cyrus.

—Lo sé.

Montgomery sonó triste, así que Simon añadió:

249
Grabado en el hueso

—Yo te diré dónde se refugia.

El humano sacudió la cabeza.
—No. Jimmy podría preguntar. Si lo sé y le digo que no, la mentira causará
sentimientos duros entre nosotros, más de los que hay ahora. Si yo o mi madre
sabemos cómo encontrarla, es posible que se diga algo que le dará la nueva
ubicación de Sissy. Tal vez algo que Lizzy escuche y repita sin darse cuenta del
significado. Y entonces Jimmy estará de nuevo en la puerta de Sissy. —Se frotó la
frente—. Pero necesitará que le envíen la libreta de racionamiento a su nueva
dirección, y eso dejará un rastro de papel.

—¿Debería decirle a Aire que deje de seguirla? —Estaba teniendo problemas
para seguir esta lógica humana. Montgomery quería saberlo y no quería saberlo.
Bueno, él no pediría a los Elementales que dejaran de seguirla, porque, no
importaba lo que Montgomery quisiera, Meg necesitaba saber qué le pasó a la
Sierra.

Montgomery le dedicó una sonrisa forzada.
—Me sentiría más tranquilo si alguien en quien confío sabe dónde está.

Le agradó saber que Montgomery confiaba en él para ayudar a cuidar a la
familia humana.

—Bueno —dijo Montgomery—. Necesito hablar con mi mamá.

Simon asintió con la cabeza.
—Ella estaba despierta cuando el taxi se fue. Tal vez ya sepa lo de la Sierra.

*****

—Mira, perra. —Jimmy usó la voz y actitud que intimidaba a casi todo el
mundo, especialmente a las mujeres que él no estaba tratando de encantar para ir a
la cama o por algo de dinero—. Estoy aquí para ver a mi mamá, así que quita tu
culo asqueroso de mi camino.

La mujer, vestida con un vestido negro que parecía un disfraz de una
espeluznante película, continuó bloqueando su posibilidad de lograr dar más de

250
Grabado en el hueso

un paso dentro del consulado. Entonces sonrió, revelando colmillos, y la mitad
inferior de su cuerpo, vestido y todo, cambió a humo.

¡Mierda! Uno de esos vampiros.

— ¡Mamá! —Gritó Jimmy—. ¡Mamá!

Su madre no se apresuró a ver lo que quería, pero el maldito agente del GTI,
que había estado sentado en un escritorio al otro extremo de la habitación,
hablando por teléfono, de repente colgó y se acercó a él. Una mujer de edad
avanzada tomó el teléfono en otro escritorio y apretó unas teclas, todo el tiempo sin
dejar de mirarlo.

—¿Algo que pueda hacer por usted, señor Montgomery? —dijo el agente.

Conocía ese tono cuando provenía de un hombre del gobierno.
—Ninguna maldita cosa —dijo bruscamente.

—No tienes permiso para estar aquí —dijo la vampira. Su sonrisa se ensanchó
—. A menos que quieras quedarte para el desayuno.

Un escalofrío recorrió a Jimmy cuando el hombre del gobierno se vio
sorprendido, pero no se opuso a la idea de que ella pudiera hundir esos colmillos
en su garganta y chuparlo hasta secarlo.

Aunque... Había oído historias sobre vampiros femeninos que eran capaces de
darte una chupada que las mamadas no podían igualar.

Miró a la vampira y estuvo a punto de decir algo, sólo para ver cómo
reaccionaría, cuando Twyla bajó las escaleras, seguida por un hombre con cabello
fino, ojos de color ámbar y un traje que debió costar lo suficiente para comprar un
mes de hierba dulce.

—No tienes ningún asunto en el consulado, Cyrus —dijo Twyla en voz baja,
pero con firmeza—. Esta no es una de las tiendas donde tienes permiso para
comprar.

251
Grabado en el hueso

—Tenemos que hablar —dijo Jimmy—. ¿Podemos sentarnos un momento? —
Señaló los escritorios. Podía encontrar todo tipo de cosas de interés si tenía unos
minutos para mirar a su alrededor. Después de todo, la información era una
mercancía valiosa, y uno podría tomarla sin que nadie se dé por advertido.

—No puedes entrar. Puedes decir lo que quieres aquí mismo o podemos salir.

Perra de piedra. No podía ceder ni siquiera un poco.

Mirando a los monstruos y al hombre del Gobierno, se dio cuenta de que no
iban a dar un paso atrás e incluso darle la ilusión de la privacidad.
—En el exterior, entonces.

La perra de mediana edad todavía estaba en el teléfono, todavía
observándolo, todavía informando a alguien. ¿A CJ? ¿A ese Lobo que daba
órdenes?

Jimmy salió a la calle, olvidándose de interpretar al hijo cariñoso que sostenía
la puerta a su mamá.

—¿Qué es eso de Sissy saliendo pitando de aquí? —preguntó.

—Se fue con las primeras luces de Earthday — Twyla contestó.

—¿Se fue a dónde?

—No lo sé, Cyrus. Ella no habló con nadie, no dejó una nota. Simplemente
empacó sus cosas y se fue con las niñas.

—Debió haber dicho algo. —Mierda. Había contado con poder machacar a
Sissy por dinero o información, o incluso conseguir que hiciera compras
adicionales de algunos de los jabones y cosas que Sandee decía que costaban el
doble en las tiendas de alta gama, que eran los únicos lugares en los que los
humanos podían comprar eso.

Twyla sacudió la cabeza.
—Ella no dijo nada. Solo se fue.

252
Grabado en el hueso

No creyó en sus palabras, pero sí en la tristeza de sus ojos. Sissy huyó con sus
mocosas. Eso significaba que sus hijos podían tirar las cuerdas del corazón de la
abuela un poco más duro para obtener más golosinas.

Pero eso no iba a engordar su cartera.

—Su elección —dijo Jimmy. Sissy había dejado de ser útil, así que no tenía
sentido pensar en ella a menos que las cosas se agriaran tanto ahí que realmente
necesitara encontrarla. Mientras se alejaba, agregó—. Ella nunca fue de la familia
de todos modos.

*****

Meg cerró con llave la Oficina del Enlace y se dirigió a la Plaza Comercial
para pasar su descanso del mediodía con Sam. Quería saber lo que había
aprendido en la escuela y del nuevo libro de La Brigada Lobo. Quería pensar en algo
más que en Sierra Montgomery y en cómo todo el mundo se había agitado por su
partida.

Las cartas proféticas que sacó aquella mañana no le dijeron mucho: autobús,
este, y la tercera carta, el resultado, era una foto de un pueblo. Y Simon no tuvo
nada que añadir cuando llegó a la oficina minutos después de que diera vuelta las
cartas. Sólo confirmó lo que ya sabía. Y ninguno de ellos tenía ninguna idea sobre
el pueblo porque la carta del pueblo no indicaba si el lugar era humano, Intuye o
Terráneo.

Toda la picazón, el zumbido y la lectura de las cartas proféticas no devinieron
en un gran momento dramático o algún evento significativo. Sierra hizo su elección
y se fue en silencio, y sin embargo esa elección contradecía la profecía que Meg
había visto sobre Sierra y sus hijas.

Sierra era libre, y Meg podía disfrutar su tiempo con Sam.

Al llegar a los arcos que formaban un lado de la plaza, el autobús del
Courtyard se detuvo. Reconoció a varios de los Halcones y Cuervos que bajaron
del autobús. Algunos se presentaban para trabajar en las tiendas; otros estaban allí
para hacer algunas compras en forma humana. Los últimos del autobús eran Jane
Wolfgard, Sam... Y Saltarín.

253
Grabado en el hueso

Ya que Jane llevaba una bolsa llena de libros, era fácil adivinar que se dirigía a
la biblioteca.

—Casi perdimos el autobús —dijo Sam, corriendo para saludarla.

—Habría sido un largo paseo desde el Complejo Wolfgard si lo hubieras
hecho. —contestó Meg.

—Es una larga caminata para las piernas humanas —asintió Sam. La miró a
través de las pestañas—. Pero no tanto para las piernas de un Lobo.

Estaba pescando algo, y tenía una buena idea de lo que era.
—Si vinieras a la Plaza Comercial en forma de Lobo, no podrías cambiar y
verte humano porque no tendrías tu ropa, y no puedes comprar en las tiendas si
estás desnudo.

—Podrías llevarme la ropa.

Ella apoyó sus manos en sus muslos para que estuvieran frente a frente.
—¿Me veo como una mula de carga? —Viendo la chispa de travesura en los
ojos de Sam, añadió—: Antes de responder, recuerda que soy la que tiene dinero
para comprar golosinas.

—Roooooooooo. —Saltarín le dio a Sam una mirada suplicante seguida de un
duro empujón, dejando claro que entendía la conexión entre Meg, el dinero y las
golosinas.

Sam devolvió el empujón a Saltarín y sonrió a Meg.

—Tengo que recoger un par de cosas del Almacén General —dijo, liderando
el camino—. Luego podremos ir a La Carne no es Verde a comer algo.

—Me gusta mirar en el Almacén General. —Sam deslizó su mano en la suya
—. Hay un montón de cosas allí que podemos comprar. Pero no tantos chismes
como los Cuervos tienen en Chucherías y brillantes.

254
Grabado en el hueso

Gracias a Dios por eso. Para alguien como ella, la tienda de los Cuervos era
una explosión visual. Al menos las estanterías del Almacén General -que estaba
dirigida por Halcones y Búhos-, estaban organizadas y ordenadas. Aun así, tuvo
que aprender a limitarse a uno o dos pasillos durante cada visita para evitar
quedar abrumada por todas las cosas diferentes que se podían comprar.

Meg se detuvo en la puerta de la tienda y miró a Saltarín.
—Un montón de cosas pero no hay comida.

El Lobato la miró por un momento, luego se alejó para explorar todos los
olores dejados por los otros residentes del Courtyard, y para buscar cualquier cosa
comestible que a alguien se le pudiera haber caído o dejado en una mesa sin
vigilancia.

—No se nos permite orinar en la plaza, ¿recuerdas? —dijo Sam cuando
Saltarín olisqueó una gran maceta y empezó a levantar una pierna.

Saltarín parecía que realmente quería dejar una marca de "Saltarín estuvo
aquí" en la maceta, pero obedeció a Sam y siguió adelante.

Meg no podía decir por qué le agradaba tanto que Sam fuese el líder de la
manada de cachorros -que incluía a Saltarín, así como a los niños humanos-, pero
la llenaba de orgullo. Sam y Robert tuvieron un par de disputas para resolver quién
era el líder, pero ahora eran amigos que a menudo se iban a explorar por su cuenta
-al menos hasta donde se les permitía ir dentro del Courtyard- dejando a las niñas
jugar juegos que no incluyeran barro, suciedad, escalar árboles o examinar restos
parcialmente comidos de varios tipos de presas.

Meg deseaba haber estado allí cuando Simon y Pete Denby establecieron la
regla de que nadie que estuviera en forma humana podía comer restos de presas, y
ningún cachorro de ningún tipo podría tratar de encender un fuego como lo hacían
los humanos en las historias fronterizas para cocinar restos de carne que habían
estado expuestos al ardiente sol por quien sabía cuántos días y no eran aptos para
ser comidos por humanos o Lobos.

Por supuesto, los Terráneos nunca habían interactuado con los niños humanos
hasta ahora, por lo que el interés de Robert en lo "repulsivo" y su conocimiento
algo defectuoso de la vida en la frontera eran una educación para todos. Razón por

255
Grabado en el hueso

la cual Ruth estaba investigando la vida de la frontera según lo representado en
relatos verídicos más que en las -que admitía como más divertidas- novelas de
ficción escritas sobre una época pasada. Bueno, tal vez no muy pasada si se
estuviera entre las personas que se estaban reasentando en Bennett o las otras
ciudades de la región del Medio Oeste.

—Estaré aquí —dijo Meg, soltando la mano de Sam mientras se dirigía hacia
el pasillo que llevaba al jabón y el champú. Ninguno de los artículos personales
vendidos en el Courtyard eran perfumados -al menos no lo suficiente como para
que una nariz humana lo detectara-, pero estaban hechos con diferentes
ingredientes. Ahora, en el calor del verano, ella prefería el jabón y champú amarillo
porque se sentía más vigorizante y dejaba un muy ligero olor a limón en la piel
caliente. O tal vez sólo se imaginaba el olor debido a la asociación del limón y el
amarillo.

Había recogido lo que necesitaba y caminaba por el otro extremo de la tienda,
mirando un par de tapas que mostraban diferentes artículos cada semana -un
ejercicio que le permitía ver otras cosas que la tienda ofrecía sin ver demasiado-
cuando vio a dos jóvenes que no conocía. Debían ser hijos de Cyrus Montgomery.
Pero ¿qué estaban haciendo en el Courtyard sin supervisión?

El chico tocaba las cosas en los estantes. La muchacha estaba parada a su lado,
mirando hacia arriba y hacia abajo por el pasillo. Cuando vio a Meg viéndolos, le
susurró al chico, que se metió algo en el bolsillo antes de apresuraran hacia la
puerta... y hacia Sam, que estaba parado al otro extremo del pasillo, también
observando a los desconocidos.

El chico parecía mayor y más grande que Sam, pero el líder de la manada de
cachorros se colocó delante de la puerta, bloqueándolo en lo que era un claro
desafío.

La sensación de alfileres y agujas llenó el labio inferior de Meg. Se apresuró a
ir al mostrador de la salida, cerca del frente de la tienda y dejó el jabón y el
champú. El Halcón detrás del mostrador la ignoró, con los ojos fijos en los dos
muchachos alineados en la puerta.

—No pagaste por eso —dijo Sam—. No puedes tomar las cosas de la tienda
hasta que pagues por ellas.

256
Grabado en el hueso

—Sal de mi camino, monstruo —dijo el chico.

Sam mostró sus dientes y gruñó.
—Nadie nos roba.

—Chicos —comenzó Meg.

—¡Fenómeno de mierda! —El muchacho dio un empujón a Sam y salió
corriendo.

Sam fue tras él, agarró la parte de atrás de la camisa del chico.

Lo siguiente que Meg supo, fue que estaban dando vueltas alrededor,
golpeándose el uno al otro. Ella corrió hacia la puerta, pero la chica estaba allí,
empujándola, poniéndose en el camino mientras intentaba salir y detener la pelea.

— ¡No! —Gritó, finalmente saliendo por la puerta—. ¡Chicos! ¡Paren!

Los adultos salían de las tiendas alrededor de la plaza, pero ninguno parecía
tener prisa por llegar a la pelea. El Halcón del Almacén General tenía a la chica
por el brazo, impidiéndole huir o ayudar al niño.

Sam se agachó lo suficientemente rápido como para evitar un puño en la cara,
pero recibió un duro golpe al costado de la cabeza.

—¡Basta! —Meg gritó. ¿Es que nadie veía que eso no era una pequeña disputa
por el dominio? ¡Ese muchacho más grande quería herir a Sam!

Ella vio un destello de metal en un par de dedos del muchacho justo antes de
golpear a Sam de nuevo, separando la piel a lo largo de la mejilla de Sam.

Ay dioses, pensó Meg, viendo la sangre en la cara de Sam. Necesitamos
encontrar un médico.

Ella no pensó, no esperó a la ayuda de los otros adultos. Sólo se metió, con la
intención de agarrar un brazo, una camisa, cualquier cosa para apartar a los niños
y detener eso. Mientras los alcanzaba, Sam agarró la muñeca del muchacho y

257
Grabado en el hueso

mordió la parte carnosa de la mano de su adversario antes de saltar fuera de su
alcance, listo para atacar de nuevo.

Gritando, el muchacho tropezó lejos de Sam y movió sus brazos.

Meg no sintió el golpe, ni siquiera sabía que había sido golpeada mientras
retrocedía y caía de rodillas. Entonces probó la sangre, sintió la agonía que era el
preludio de la profecía. No quería tragar las palabras, no quería tragar el dolor.

—¡Nuestra Meg! ¡Nuestra Meg! —Jenni Crowgard se arrodilló frente a ella.

Gritos. Gruñidos. Movimiento alrededor de ella ahora. Pero todo lo que
realmente vio fue a Jenni, quien tomó su mano y dijo:
—Starr tiene tiza. Habla. Vamos a escuchar.

Así que ella habló, describiendo las visiones. Y mientras hablaba, se alejaba
en la euforia que provenía de la profecía hablada, velada por las visiones que había
visto... Y la agitación que la rodeaba.

*****

«Los cachorros están peleando en la Plaza Comercial» Blair gruñó.

Bendita Thaisia, pensó Simon mientras reponía el stock. ¿Tenían que comportarse
mal hoy?

«¿Quién?» preguntó, porque de repente se le ocurrió que Robert estaba en
casa, siendo alimentado con la comida del mediodía.

«Sam y el cachorro de ese Cyrus.»

Pero Sam estaba con...
—Meg. —Se apresuró a salir por la puerta de atrás de Aullidos, Buena Lectura,
seguido por Vlad, que también había escuchado la advertencia y salió por la
ventana de la oficina de ABL.

258
Grabado en el hueso

Cuando Simon llegó a la Plaza Comercial, los adultos Terráneos convergían
hacia los jóvenes y Meg estaba demasiado cerca de la pelea, porque incluso a esa
distancia él podía decir que era una pelea real, no una disputa o un juego áspero.

Corrió hacia los muchachos. Blair también, en forma de Lobo, y Nathan, que
llevaba bañador, probablemente la primera pieza de ropa que pudo agarrar cuando
cambió a humano. Vlad se desvió para interceptar a Saltarín antes de que el joven
Lobo se uniera a la pelea.

Eran Lobos, y eran rápidos. Pero no lo suficientemente rápidos.

El chico humano golpeó a Sam y le rompió la piel. Sam agarró la muñeca del
chico y hundió sus dientes en la mano del niño, una mordedura castigadora,
incluso si se la daba con dientes humanos.

Principalmente dientes humanos, Simon enmendó, viendo colmillos de Lobo
cuando Sam saltó y gruñó.

El chico gritó, se lanzó a golpes y golpeó a Meg en la boca.

—¡Meg! —Sam gritó cuando la piel de repente le cubrió la cara y los
miembros y su cabeza comenzó a cambiar para acomodar las mandíbulas y los
dientes de un Lobo. Saltó sobre el chico, y Simon, sintiendo la misma furia al
percibir el olor de la sangre de Meg, sabía qué pasaría si Sam lograba meter sus
dientes en la garganta del chico.

Agarró a Sam y lo apartó del chico.
—Suficiente, Sam. ¡Suficiente!

Sam chasqueó y se agarró a Simon, intentando alejarse y alcanzar a su
enemigo.
«¡Golpeó a Meg!» gritó Sam. «¡Meg!»

Simon pasó una mano alrededor de la garganta de Sam, un apretón suelto
para evitar que el cachorro lo mordiera. Él gruñó:
—Detente. Ahora.

259
Grabado en el hueso

Entonces Blair se puso frente a Sam, gruñendo su propia advertencia. El líder
y el ejecutor dominante habían dado la orden de parar. Si el cachorro desobedecía
ahora, sería castigado.

Sam se hundió en los brazos de Simon, jadeando.

Simon soltó la garganta de Sam, pero mantuvo su otro brazo alrededor del
cachorro. Nathan se aferró al chico humano, que estaba llorando como si hubiera
recibido más de un moretón y unas pocas gotas de sangre en su piel.

Ahora que los combatientes estaban asegurados, Simon buscó a Meg, que
estaba sentada en el pavimento a pocos metros de distancia. La sangre goteaba de
su labio partido, manchando su blusa de verano. Sus labios se movieron. No podía
oírla, pero sabía lo que estaba pasando porque Starr escribía en el pavimento
mientras Jenni sostenía la mano de Meg y la miraba fijamente.

Emily Faire salió corriendo de la oficina médica. Sus ojos se fueron de Sam,
que todavía estaba a medio cambio, a Meg, y al muchacho. Entonces miró a Simon
y él comprendió: ¿a quién debería ayudar primero?

Al ver a Jane Wolfgard corriendo hacia ellos, Simon inclinó la cabeza para
indicar al muchacho.
—Trata con él.

La niña se separó del Halcón e intentó huir. Blair saltó en su búsqueda, y
luego se detuvo cuando la niña fue enterrada de repente bajo varios pies de nieve
esponjosa.

Simon miró fijamente al poni blanco que estaba parado cerca de la nieve.
Avalancha miró hacia atrás y resopló.

Podría haber sido peor, pensó. Las chicas del lago podrían haber enviado a Arenales
para averiguar qué estaba pasando. Pero le pareció reconfortante que los Elementales
mantuvieran su promesa de vigilar la Plaza Comercial mientras los Antiguos
observaban a ese Cyrus y a los otros humanos.

«Blair, desentiérrala» dijo Simon. «Que te ayude Saltarín. Eso evitará que trate
de lamer a Meg». No comentó lo que habría sucedido si el joven Lobo se hubiera

260
Grabado en el hueso

lanzado a la lucha. Ahora parecía dispuesto a lamer la herida de Meg y gruñirle a
Vlad, que seguía arrastrándolo lejos de donde Meg ahora yacía en el pavimento.

Theral finalmente apareció en la puerta de la oficina. También dudó un
momento antes de ir a ayudar a Emily Faire a tratar con el niño.

No va a ser necesario llamar a los humanos, pensó Simon mientras observaba a
ese Cyrus correr hacia ellos, gritando. Montgomery y Kowalski estaban a un paso
detrás de él, y Debany estaba haciendo todo lo posible para contener a las hembras
humanas que estaban de pie al otro lado de la Plaza Comercial.

«Simon» dijo Henry mientras se movía para interceptar a los machos
humanos.

No necesitaba la advertencia. Sintió el extraño silencio que de repente llenó la
Plaza Comercial. Y vio las columnas de humo llenando uno de los arcos, y
apostaría que una de esas columnas era Erebus Sanguinati.

«Lleva a Meg dentro de la oficina médica» le dijo a Jane Wolfgard.

Ella asintió y medio cargó a Meg al edificio con Jenni proporcionando apoyo
adicional.

«Nathan, lleva a Sam adentro. Ve si puedes ayudarlo a cambiar
completamente a una forma u otra»

Nathan soltó al chico humano, que hacía suficiente ruido como para atraer la
atención de todos los depredadores del Courtyard, agarró a Sam y llevó al cachorro
a la oficina.

Blair, habiendo desenterrado a la niña y proporcionado una salida de la pila
de nieve, dio un paso atrás, alerta y cauteloso, pero no estaba seguro de qué ataque
podría necesitar enfrentar: humano, Sanguinati, Elemental...O Antiguo.

Montgomery y Kowalski cogieron los brazos de ese Cyrus mientras Simon se
volvía hacia el humano.

261
Grabado en el hueso

—¡Mira lo que ese maldito monstruo le hizo a mi chico! —Ese Cyrus gritó a
Montgomery—. ¡Tienes que dispararle a ese hijo de puta!

—Jimmy —dijo Montgomery—. Detente. Estás en el Courtyard.

—¿A quién mierda le importa dónde estoy? ¿Viste esa cosa? ¡Tienes que
dispararle por lo que le hizo a mi hijo!

—Ha recibido un mordisco —gruñó Simon—. Se lo merecía.

—El chico robó en el Almacén General —dijo el Halcón—. Debería perder
una mano.

Eso silenció a ese Cyrus, pero sólo por un momento.
—¿De qué mierda estás hablando?

—Él robó de la tienda —repitió el Halcón—. Si nos roban, pierden una mano.

—Lo mordió bien —dijo Emily Faire en voz alta mientras examinaba las
marcas de los dientes en la mano del niño—. Perdió un poco de piel, y va a tener
un bonito moretón, pero no veo nada de qué preocuparse.

—Necesito llevar a mi hijo al hospital —dijo ese Cyrus.

Simon lo miró con incredulidad. ¿Hospital? Fue un mordisco. De un cachorro
usando principalmente dientes humanos. Solo había que lamer la herida y dejarla
curar.

Emily resopló.
—Solía recibir mordidas más duras de mi hermanito.

Quería objetar. Incluso en forma humana, la mandíbula de un Lobo tenía más
poder que la de un humano común, por lo que el hermano de Emily no podía
morder más fuerte que Sam. Entonces se dio cuenta de que, como Intuye, Emily
estaba tratando de desactivar la ira en la Plaza Comercial. Tal vez no pudiera saber
de dónde provenía toda la ira, pero probablemente tenía la sensación de que las
emociones humanas no eran tan importantes en ese momento comparadas con el
resto de los seres que estaban involucrados en, u observando, ese alboroto.

262
Grabado en el hueso

Ella miró a ese Cyrus.
—Puedo llevarlo dentro de la oficina, lavarle la mano con agua y jabón, poner
un poco de pomada curativa en la piel raspada, o puedes ir a la sala de emergencia,
esperar tu turno y pagar mucho dinero para tener a un médico haciendo la misma
cosa.

—Tendrías que pagar el hospital —dijo ese Cyrus, fulminando a Simon.

—Cállate —gruñó Simon—, o tomaremos la mano del cachorro como castigo
por robar y acabamos con el asunto.

—Simon —dijo Montgomery, sonando cortés pero agotado.

Pero Montgomery no escuchó el extraño silencio, no se dio cuenta de que los
Antiguos estaban en la Plaza Comercial en ese momento viéndolos a todos, no sabía
exactamente cuál sería el tipo de choque que mataría a los humanos en otras partes
de Thaisia donde los Antiguos eran los únicos que decidían quién vivía y quién
moría.

Simon se centró en ese Cyrus.
—Tus cachorros están prohibidos en el Courtyard. Les permitiremos entrar en
Un Pequeño Bocado o en La Carne no es Verde, pero sólo con un adulto. Si los
encontramos en cualquier otro lugar o por su cuenta, tomaremos más que una
mano.

Ese Cyrus lo miró fijamente.
—No pueden...

—Sí, pueden —dijo Montgomery—. Vamos, Jimmy. Tengo suministros de
primeros auxilios en mi casa. Nos ocuparemos de la mano de Clarence.

Ese Cyrus no se movió, y el chico parecía que quería comenzar otra pelea
cuando Kowalski trató de llevarlo lejos.

—Jimmy —le advirtió Montgomery—. Vámonos.

263
Grabado en el hueso

Simon estudió el odio en los ojos de ese Cyrus. Odio, sí, pero también miedo.
Y no había ninguna preocupación por la cachorra que estuvo enterrada bajo la
nieve y que había corrido hacia la manada femenina al otro extremo de la plaza en
vez de buscar consuelo en su padre.

Cuando la policía y ese Cyrus se fueron, Simon se volvió hacia Emily Faire.
—Tu hermano no puede morder tan fuerte como un Lobo.

Se encogió de hombros.
—Voy a cuidar de mis otros pacientes ahora.

Meg. Había dado un paso hacia el consultorio médico cuando Vlad lo llamó.
Dudó, pero Jane sabía que no debía lamer la sangre de Meg y sabía cómo cuidar a
Sam. Y Theral y Jenni estaban dentro para ayudar también. Así que Emily Faire no
necesitaba que nadie más se amontonara en la oficina.

Caminó hasta donde Vlad y Henry estaban junto a Starr Crowgard. Henry
señaló las palabras escritas con tiza en el pavimento.

Coche blanco. Hombre. Cara de dolor. Bala. Números y letras que Simon
comprendió debían ser de una matrícula.

Esas imágenes eran la respuesta, pero ¿cuál fue la pregunta?

—La policía está tratando con ese Cyrus y su cachorro. —dijo Henry.

—¿Debo llamar al Capitán Burke? —preguntó Vlad.

Simon asintió con la cabeza.
—Y también le mostraremos esto al agente O'Sullivan.

*****

Burke juró entre dientes al ver al agente O'Sullivan esperándole fuera del
consulado.
—Oí hablar de la pelea. Una tempestad en un vaso de agua.

264
Grabado en el hueso

—Si Cyrus Montgomery pone las manos en un arma, se convertirá en mucho
más que eso —dijo O'Sullivan, alcanzando la puerta.

Burke extendió una mano, deteniendo al otro hombre.
—¿Qué sabes que no he oído? —¿Monty minimizó la severidad de la colisión
entre Sam Wolfgard y Clarence Montgomery? ¿O Monty quedó atrapado entre
lealtades, poco dispuesto a considerar lo peor de su hermano?

—Creo que Cyrus es un matón que usa encanto o beligerancia para conseguir
lo que quiere, dependiendo de la situación. Tuve la impresión de que él piensa que
robar en tiendas es un acto insignificante cuando sus hijos lo hacen, y se vuelve
resentido cuando son capturados y los hacen responsables. Ver a Sam Wolfgard en
una forma que no era completamente humana lo asustó, y él usará "él no es
humano" como una justificación para cualquier daño que pudiera hacerle al joven,
o a cualquier otro en el Courtyard. —O'Sullivan vaciló—. No vi nada, pero había
algo en la Plaza Comercial que asustó seriamente a Simon Wolfgard y al resto de
los cambiantes.

Antiguos. Dioses encima y por debajo.
—¿Algo más?

—No sé si comprendió el significado de su sangrado, pero Cyrus vio a Meg.

No fue un corte con una navaja, pero eso no hacía ninguna diferencia para
una profeta de la sangre. Si todos tuvieran suerte, Cyrus no se habría dado cuenta
de las cicatrices uniformemente espaciadas. Pero no pensaba que iban a ser tan
afortunados.

O'Sullivan abrió la puerta.
—Nada de esto es de lo que Simon quiere hablar con nosotros.

Cuando entraron en la sala de reuniones del consulado, Simon no les dio la
oportunidad de decir algo sobre el altercado o preguntar por Meg y Sam. Él les
tendió un trozo de papel.

Burke miró las palabras y respiró hondo.

Simon tocó el papel.

265
Grabado en el hueso

—Meg dijo que vio a Sam ser golpeado y pensó en que necesitaban un
médico. Cuando la golpearon y se le rompió el labio, vio esto.

—Dominic Lorenzo conduce un coche blanco —dijo Burke—. No recuerdo la
matrícula, pero esa información es bastante fácil de encontrar.

—El médico debía pasar algún tiempo en nuestro consultorio médico cada
semana, pero no ha estado aquí en un tiempo —dijo Simon—. Es por eso que
contratamos a Emily Faire para que sea la sanadora humana en el Courtyard.

—¿El doctor Lorenzo no es parte del grupo de trabajo que estaba examinando
a las profetas de la sangre? —preguntó O'Sullivan.

—Así es —respondió Burke. Y la última vez que lo vi, le preocupaba que los
miembros del movimiento de Humanos Primeros y Últimos pudieran interceptarlo en algún
tramo desolado del camino e interrogarlo sobre donde escondían a las profetas de la sangre.
Los Otros pusieron fin al movimiento HPU, pero la codicia puede motivar a los hombres
tanto como una agenda política, y esas chicas pueden hacer de algunos, hombres muy
poderosos y muy ricos.

Un incómodo silencio antes de que O'Sullivan dijera:
—Llamaré a la oficina del Gobernador e investigaré si han oído hablar del Dr.
Lorenzo recientemente.

—Yo haré lo que pueda para localizarlo. —Burke dobló el papel y lo guardó
en el bolsillo. Puesto que la profecía era sobre el futuro, tal vez podrían encontrar a
Lorenzo a tiempo para detener el dolor y la bala. Tal vez Steve Barquero podría
ayudar con eso, ya que la mayoría de las chicas liberadas de los recintos se
escondían en las comunidades de Intuye—. ¿Su sobrino y la Sra. Corbyn están
bien? —Le preguntó a Simon.

—Lo van a estar —Simon sacó otro papel del bolsillo trasero de sus vaqueros
y se lo dio a Burke.

—¿Ravendell en el lago Senneca? ¿Qué es esto? —Senneca era uno de los
Lagos Finger, pero no estaba familiarizado con Ravendell.

266
Grabado en el hueso

—Ahí es donde están ahora la Sierra y sus cachorras —respondió Simon—.
Ravendell es un pueblo humano dentro de una tierra Terránea.

No era tierra arrendada y bajo el control humano, lo que significaba que no
había fronteras, no había delineación entre lo que era humano y lo que era Otro.

—No está en la ruta ferroviaria desde Lakeside hasta Hubb NE —comentó
O'Sullivan—. ¿Está en alguna ruta de autobús?

—No en una ruta entre ciudades humanas —replicó Simon—. Hay un
autobús que viaja alrededor del lago. Se considera local, de la forma en que los
autobuses en Lakeside son locales. El Teniente Montgomery pensó que era más
seguro para la Sierra si él y la señora Twyla no supieran dónde encontrarla, pero
pensé que ustedes deberían saberlo.

—Me mudaré oficialmente a Lakeside, pero por ahora todavía tengo una
residencia en Hubbney y trato de regresar un par de veces cada mes —dijo
O'Sullivan—. Podría encontrar una excusa para visitar la zona del Lago Senneca si
alguien quisiera enviar algo a la Sra. Montgomery.

—Lo tendré en cuenta —dijo Burke. Sin nada más para decir, O'Sullivan se
fue, pero Burke se detuvo—. Si Clarence estaba robando, ¿por qué no lo detuvo el
comerciante?

—El Halcón le habría dejado salir, así no hubiera podido decir que pretendía
pagar. —Simon se encogió de hombros—. Como todos los Terráneos, los
Hawkgard son más grandes que los halcones ordinarios. No es lo suficientemente
grande para levantar a un niño humano de ese tamaño, pero las garras hubieran
hecho mucho daño. Eso es lo que habría sucedido, pero Sam, y Meg, intervinieron.

267
Grabado en el hueso

—Clarence llevaba un par de anillos, una versión infantil de una nudillera 2.
Podría haber causado un grave daño a otro niño.

—Sam obtuvo un golpe que sangró. —Simon sonrió con sequedad—. Hace
unos meses, le habría lamido el corte hasta dejarlo limpio y eso habría bastado.
Hoy, la mejilla cortada de Sam y el labio partido de Meg justifican ir a la Plaza
Comercial antes de la cena por helado, seguido de una maratón de películas de La
Brigada Lobo.

—Estoy sorprendido de que Sam y Meg no hicieran campaña para tener
helado también en la cena como postre. —Dijo Burke.

—Lo hicieron. Pero Katherine Debany adopto el rol de madre y dijo que el
helado no era suficiente para la cena y recomendó huevos revueltos porque serían
suaves para comer. Todo el mundo en la manada femenina está llevando un huevo
a Un Pequeño Bocado para que lo lleve a casa.

Parecía que Simon todavía estaba tratando de averiguar el estatus de la madre
del oficial Debany en la manada. Afortunadamente, el Lobo no pidió una
descripción del rol de la madre.
—Podría ser peor.

Simon asintió con la cabeza.
—Podríamos comer yogur.

Burke se rió entre dientes, pero su diversión se desvaneció rápidamente.
—¿Cuánto tiempo más va a quedarse la cabra atada en Lakeside?

—No lo sé. Si fuera por mí, ese Cyrus se hubiera ido el día que llegó.

—¿Así que siguen interesados en Cyrus Montgomery?

2Nudillera: El puño de acero, puño americano, manopla, nudillera o llave de
pugilato es un arma contusa formada por una estructura que se ajusta
directamente a la mano del usuario, más exactamente a los nudillos del
mismo. Esto hace que al dar un puñetazo con este artefacto en la mano, las
lesiones causadas al adversario sean de mayor magnitud y el impacto en la
mano de quien golpea sea mínimo. Es un arma blanca sumamente peligrosa y
puede llegar a romper el cráneo de una forma rápida y sencilla.

268
Grabado en el hueso

Simon parecía pensativo.
—Ese Cyrus no es el tipo de humano que normalmente se acercaría al país
salvaje.

APENDIMOS DE UTEDES. Los Antiguos habían colocado esos carteles,
atrayendo a reporteros de televisión y periódicos a ciudades como Bennett para
que vieran por sí mismos lo que las formas primitivas de Terráneos -en las regiones
del Medio Oeste y del Noroeste- habían aprendido de lo que significaba ser
humano. Pueblos enteros fueron asesinados en represalia por la matanza de los
Wolfgard en esas áreas.

Eso había sido demasiado terrible y le dio noches de insomnio -algo que
nunca admitiría a sus hombres o a sus superiores-, pero con el movimiento
Humanos Primeros y Últimos aniquilado, no era probable que alguien pudiera
reunir a los humanos para otro ataque sin cuartel hacia los Otros. Por lo menos, no
por una generación o dos. No, la siguiente amenaza para los humanos podría ser
más sutil y más terrible si fuera un reflejo de los rasgos más desagradables de
Cyrus Montgomery.

—Él no es el tipo de humano que cualquiera quisiera que los Antiguos
imitaran —dijo Burke.

—Bueno —respondió Simon después de un momento—. Él es sólo la cabra
atada. No creo que los Antiguos estén así de interesados en él.

*****

Jimmy se sentó en la barra de El Ciervo y la Liebre, tomando una copa. Sandee
solo chillaba por la mano de Clarence y lo peligroso que era estar alrededor del
Courtyard. Y los chicos chillaban sobre cada maldita cosa. Un hombre no podía
tener paz.

Tenía que hacer algunas conexiones. Tenía que encontrar algo que pudiera
convertirse en efectivo. Había vendido la bandeja extra de lasaña con bastante
facilidad, y los hombres a los que se acercó estaban interesados en cualquier otra
cosa que pudiera tener para vender. Pero con restricciones en todo sobre cuánto los
humanos podían comprar en el Courtyard, y los monstruos irritados por Clarence

269
Grabado en el hueso

manoteando un par de cosas estúpidas que no eran nada, no pensaba que sería
capaz de obtener suficiente comida para vender, a menos que vendiera la mitad de
lo que pudiera sacar del Courtyard y le dijera a Sandee que pagara por su comida
de otra manera.

Lástima que los monstruos no parecieran interesados en follar. Sandee podría
valer la pena si lo estuvieran.

El hombre de cabello rubio que había visto antes se sentó en el taburete junto
a él y le dedicó una sonrisa que carecía de sinceridad y contenía un toque de
malicia.

—¿Te invito a una copa?

Jimmy estaba inclinado a que le agradara el hombre solo por la sonrisa. La
oferta de una bebida sólo añadió más razones.
—Lo apreciaría.

—Tienes algún tipo de gancho en el Courtyard —dijo el hombre.

Sintiéndose cauteloso, Jimmy sorbió su bebida.
—Conozco gente que tiene un gancho.

—Pero puedes entrar en el Courtyard y caminar sin despertar ninguna
alarma.

—Es cierto, pero los humanos son vigilados todo el tiempo.

El hombre tomó su bebida y ordenó otra ronda.
—No todo el tiempo. Una distracción puede hacer que se concentren en una
parte del Courtyard, dejando otra parte... expuesta. —Hizo girar el vaso. Lo giró y
lo giró—. Tienen algo que me pertenece. No he podido alcanzarlo, pero sé dónde
está. Necesito acceso a la Plaza Comercial por unos minutos. Sólo el tiempo
suficiente para agarrar lo que es mío y salir de nuevo. Y si no puedo llevármelo
conmigo, me aseguraré de que no le sirva a nadie.

El hombre sacó algo de dinero de su bolsillo y abanicó los billetes en la barra.
Diez billetes de cincuenta.

270
Grabado en el hueso

—Una distracción apartaría la atención de la Plaza Comercial —dijo el
hombre—. Bastante conmoción y ruido para dejarme entrar y salir. ¿Qué piensas?

¿Quinientos por hacer ruido y causar problemas a los monstruos?

El hombre dejó uno de cincuenta en el bar y se embolsó el resto.
—Sólo por escuchar.

—Si necesitas huir con prisa, ¿cómo voy a conseguir el resto?

En la sonrisa del hombre había ahora algo más que un toque de malicia... y
también en sus ojos azules.
—Me aseguraré de que el dinero te llegue.

Jimmy se lamió los labios. Quinientos lo mantendrían por un rato,
especialmente si Sandee no sabía que tenía el dinero.
— ¿Cuándo?

—Mañana. —El hombre tendió una mano—. ¿Tenemos un trato?

Jimmy no dudó. Apretó la mano del hombre.
—Soy Jimmy.

El hombre apretó un poco la mano de Jimmy.
—Soy Jack.

271
Grabado en el hueso

Para: Vladimir Sanguinati y Simon Wolfgard

Los nuevos residentes de Bennett llegaron. Los humanos que
estarán trabajando en las granjas y los ranchos se quedarán un par de
días en la ciudad para recibir instrucciones de Tobias Walker, el capataz
del rancho de Pradera de Oro, y Stewart Dixon, un ranchero humano que
ayudó a Joe Wolfgard y está haciendo un esfuerzo para trabajar con
nosotros a cambio de poder visitar Bennett para comprar suministros y
permitir que su gente asista a eventos sociales como ir al cine o asistir a
un concierto o disfrutar por un rato. No estoy seguro de si habrá
conciertos profesionales u obras de teatro por un tiempo, pero la sala de
cine me informó que han recibido varias películas, por lo que habrá un
poco de entretenimiento para los humanos y para nosotros. Les
mantendré informados.

Tolya

272
Grabado en el hueso

Messis 14
Estimada Jenni:

Llegué a Bennett. Me quedo en el hotel mientras elijo los muebles
de mi habitación. Conocí a Barb, mi compañera de casa, y a Virgil, mi
nuevo jefe. Empiezo a trabajar mañana.

Jana

273
Grabado en el hueso

Capítulo 13

Sunsday, 14 de Messis

Cuando los Owlgard se dirigían a casa y el resto de los gard todavía dormían,
sus pasos llenaron la Plaza Comercial con un extraño y frustrado silencio.

No podían encontrar el olor de las sabrosas galletas de Lobo en ninguna parte
excepto en la guarida de trabajo de la aulladora no-Lobo. Había olores interesantes
en la guarida de trabajo de la Cosechadora, especialmente durante el día en que
tantos Terráneos y humanos se apresuraban y se escabullían dentro y fuera del
grupo de edificios. Y luego los olores, tan frescos y fuertes, desaparecían: la comida
había sido consumida.

Eran fuertes y sus garras podían abrir las puertas con mucha facilidad, pero
los Wolfgard y Sanguinati ya estaban descontentos por su insistencia en mantener
cerca al insignificante depredador humano. Si entraban en las salas de trabajo de la
Cosechadora y la no-Lobo para buscar la sabrosa galleta o alguna otra delicia, los
cambiantes más pequeños se enojarían. Lo mismo la Cosechadora. ¿Y la no-Lobo?
Si se asustaba, podría abandonar la guarida de trabajo, y una buena cantidad de
cambiantes más pequeños, -si estaban dispuestos a sacrificar a muchos- podrían
herir seriamente a un Antiguo. Y la Cosechadora trabajando con ellos haría el resto.

«El pequeño macho humano robó al Halcón» dijo el macho.

«Eso fue una mala cosa humana» respondió la hembra. «El pequeño macho
fue mordido por el cachorro Lobo, y el robo hizo que todos los adultos estuvieran
enojados» Y una pequeña cantidad de la sangre de la no-Lobo fue derramada
mientras los cachorros estaban peleando. Ese olor de la terrible creación de Namid
había atravesado el aire, peligroso y seductor.

Siguieron dando vueltas por el conjunto de edificios, y finalmente terminaron
en la puerta trasera de la guarida de trabajo de la no-Lobo. ¿Cómo sabía la no-Lobo
cuándo proveer la sabrosa galleta para los Lobos? ¿Cómo sabía la no-Lobo qué

274
Grabado en el hueso

entregar a los pequeños cambiantes cuando ella se metía en su caja y hacía sus
carreritas de conejito bebé alrededor del Courtyard?

«El Lobo recibe pequeños papeles de Terráneos de los asentamientos del país
salvaje», dijo la hembra. «Pequeños papeles que dicen lo que quieren».

«Le diremos a la no-Lobo lo que queremos». El macho estudió sus manos y
los dedos con garras que podrían hacer la cosa de escribir.

«Sí» la hembra acordó. «Aprenderemos cómo hacer esto y contaremos la
historia a nuestros parientes en el país salvaje en caso de que el aprendizaje sea
necesario cuando vigilen a los humanos».

Fueron al edificio cruzando el camino de acceso de la guarida de trabajo de la
no-Lobo. El macho tiró de la puerta, rompiendo las cerraduras. Mientras entraba y
seleccionaba papel y un bastón para escribir, la hembra buscaba algo que pudieran
dejar a cambio.

Intercambio, después de todo, era diferente de robar. Robar era malo, pero el
intercambio era algo que los humanos hacían.

*****

Mientras los conducía a trabajar, Simon se mantuvo mirando a Meg. Había
estado compungida la pasada noche, a pesar de ver las películas de La Brigada Lobo
con él y Sam, y parecía que el estado de ánimo no había cambiado.

—¿Te molesta el labio? —Parecía adolorida, y él quería cuidar de ella
lamiéndolo, algo que sabía que no debía hacer.

—Duele, pero no está mal. —Ella resopló—. Tienes que hablar con Saltarín.
No puede seguir empujando los pies de las personas para conseguir que contengan
su plato cuando come helado.

—Él no estaba empujando a las personas; estaba acomodando tus pies para
sostener su plato.

—¡Bueno, soy una persona!

275
Grabado en el hueso

—Pero tú fuiste quien le enseñó a hacer eso.

Ella balbuceo.
—No creí que lo fuera a recordar. Olvida todo lo demás.

—No todo. Saltarín recuerda lo que es importante para Saltarín. —Él la miró y
se rió—. Estás usando tu cara de poni gruñón.

—Jaja. Eres tan divertido.

Se sentía bien. El corte en la cara de Sam se curaría muy bien. Tenían dudas
sobre si el labio de Meg tendría una cicatriz, pero puesto que no era un lugar
probable para que ella deliberadamente se hiciera un corte, no pensaba que fuera
algo de qué preocuparse... a menos que interfiriera con su capacidad de comer. En
el país salvaje, una lesión que impedía que un Lobo consumiera comida o agua,
usualmente significaba la muerte.

Pero Meg comió huevos revueltos en la cena y tomó su helado en un
recipiente para no tener que morder el cono. Tal vez no pudiera comer todo lo que
quisiera, pero no se debilitaría mientras la herida se curaba. Simon se detuvo detrás
de la Oficina del Enlace y luego observó mientras Meg abría la puerta trasera y
entraba. Aparcó el Bow en el garaje y lo conectó a la conexión de energía para
cargarlo. Mientras se dirigía a Aullidos, Buena Lectura, pasó por al lado de Chris
Fallacaro, que llevaba una bolsa de herramientas colgada sobre un hombro.

—Tenemos que reemplazar la cerradura de la puerta principal de Las Tres P,
—dijo Chris—. Lorne ya habló con el señor Sanguinati al respecto.

El humano olía... raro. No muy asustado pero más que nervioso.

Ahora, inquieto, Simon se apresuró a ir a la librería. Pero volvió a mirar a la
Oficina del Enlace y se preguntó si debería decirle a Meg que trabara la puerta
trasera.

Vlad estaba detrás del mostrador, configurando la caja registradora.
—Hubo una especie de robo en Las Tres P anoche o temprano esta mañana.

276
Grabado en el hueso

Simon se rascó detrás de una oreja.
—¿Por qué? No hay nada más que papel y material de oficina allí. ¿Y cómo se
tiene una especie de robo?

—Bueno, es una "especie" porque alguien entró destruyendo las cerraduras
de la puerta y luego tomó un papel y quizás un marcador o pluma. Lorne no está
seguro de cuánto falta. No cree que sea mucho, y fue sólo el desorden en un par de
lugares en la tienda lo que le ayudó a adivinar lo que se tomó.

—Si fue tomado, es un robo —gruñó Simon.

—No cuando una marmota se deja en el mostrador como una especie de
pago.

Simon miró a Vlad. Vlad miró a Simon.

—Ah —dijo Simon—. ¿Por qué querrían bolígrafos y papel?

—Cuando lo averigües, házmelo saber.

*****

Meg abrió la puerta trasera y escaneó la zona circundante. Regresando a la
sala de clasificación, estudió el trozo de papel que habían pasado por la puerta
antes de que ella llegara esa mañana.

Querer gayetas

—Puede que quieras galletas, pero lo que necesitas son más lecciones de
ortografía —murmuró. Y había algo en los gruesos golpes del lápiz que la hacían
pensar que era una exigencia, no una petición.

Bueno, sabía qué hacer con una demanda.

—¿Arroo? —preguntó Nathan desde la sala.

277
Grabado en el hueso

—Nada, —respondió mientras arrugaba el papel. ¿Ruth conocía a la maestra
o a los maestros que enseñaban en la escuela del Courtyard? Tal vez Henry sabía
quiénes eran. Había pensado que los jóvenes Terráneos estaban aprendiendo
algunas lecciones humanas básicas como la lectura, la escritura y la aritmética. Sam
podría deletrear mejor que eso, y ¿qué cachorro que prestara algún tipo de
atención podría escribir mal "galletas"?

Casi lanzó el mensaje a la canasta de reciclaje. Luego alisó el papel y volvió a
mirar el mensaje. Era la primera vez que alguien dejaba una solicitud de galletas.
Por lo general, cuando una entrega llegaba de la Panadería Eamer, los Lobos
quedaban contentos con lo que recibían.

Sin embargo, ceder a las demandas sería un error. Sí, lo sería.

Meg tomó el teléfono y marcó el número de la Panadería Eamer en
Desembarco del Ferry. El hecho de que no respondiera a una demanda, no
significaba que no estuviera lista para responder a una petición.

*****

Jimmy se sentó en el porche del apartamento, ignorando los berridos de
Sandee y lamentándose de que los mocosos estuvieran atrapados en el
apartamento sin nada que hacer ya que el resto de los chicos estaban en la escuela y
Clarence y Fanny ni siquiera podían pasar el rato en la Plaza Comercial.

Tal vez la decisión de Sissy fue la acertada: largarse sin decir una palabra. Con
quinientos en el bolsillo, podía coger un tren de regreso a Toland o ir a Shikago. Tal
vez incluso ir a una ciudad controlada por humanos en la Región Sudeste. Sacarse
a la perra y a los mocosos y empezar de nuevo.

Pero primero tenía que ocuparse de su parte del plan.

Jack, quien había estado observando el Courtyard durante un tiempo, le dijo
que a última hora de la mañana era el momento en que todo el mundo estaba
currando en sus trabajos y ahí era cuando habría el menor número de monstruos
en la Plaza Comercial. Sólo necesitaba empujar a CJ para que regresara al edificio
de apartamentos en el momento adecuado.

278
Grabado en el hueso

Jimmy miró su reloj de pulsera y esperó.

*****

Algo golpeó la puerta trasera de la Oficina del Enlace con la fuerza suficiente
para asustar a Nathan, que estaba en la sala principal, y tuvo a Pete Denby, desde
su oficina de arriba, corriendo hacia la parte trasera del edificio para revisar las
cosas.

Meg abrió la puerta trasera, luego pisó el trozo de papel que casi se le escapa.
Ella lo recogió.

¡Querer gayetas!

—Ah, eso quieren ¿a que sí?

Segura de que quien había dejado el papel estaba observando de cerca, Meg
salió y sacudió el dedo.
—Cuando alguien hace una petición de un convite, ese alguien debe decir por
favor. Es lo más educado que se puede hacer.

Esperó, segura de que los cachorros o los jóvenes que habían dejado el papel
vendrían saliendo de sus escondites con la cabeza baja y las colas dobladas. Pero no
hubo nada más que un extraño silencio que la hizo sentirse extraña.

Sintiéndose insegura, pero negándose a actuar como un conejo asustado,
sacudió el dedo otra vez y gritó,
—¡Están actuando como cachorros malos!

— ¿Meg?

Miró a Pete, que estaba en el piso de arriba.
—Sólo estoy estableciendo límites —dijo, volviendo a entrar.

Nathan estaba en el cuarto de atrás esperando por ella. En cuanto cruzó el
umbral, la olisqueó. Cuando olisqueó el papel en su mano, él la empujó más lejos

279
Grabado en el hueso

en la habitación, luego golpeó la puerta con las dos patas delanteras, cerrándola de
golpe.

—Nathan...

Él la condujo a la sala de clasificación y cerró la puerta antes de cambiar a la
forma humana.

La mirada aturdida en su rostro le impidió comentar sobre su desnudez.

—¿Has perdido la cabeza? —Casi gritó las palabras.

—Los cachorros necesitan aprender modales —respondió, molesta por su
tono—. El hecho de que quieran galletas no significa que vaya a salir corriendo a
buscar un regalo para ellos.

—Cachorros. —Nathan la miró fijamente—. ¿Crees que fueron cachorros
quienes dejaron esa nota?

—Bueno, ¿quién más....? —Pensó en la tormenta que pasó por Lakeside el
mes pasado y en cómo algo había explorado la Oficina del Enlace, hurgando en
todos los armarios mientras una espesa niebla cubría la ciudad. Y repentinamente
recordó a qué otra forma Terránea le gustaba las galletas de Lobo recién horneadas
—. Ah.

Otro golpe sacudió el edificio.

—Quédate aquí —dijo Nathan—. Se metió en la habitación de atrás.

Se sentía como si hubiera esperado una semana, pero estaba bastante segura
de que sólo pasó un minuto antes de que regresara y le entregara otro pedazo de
papel.

Querer gayetas por fabor

Meg aspiró aire, sólo entonces se dio cuenta de que había estado conteniendo
la respiración mientras esperaba a Nathan.

280
Grabado en el hueso

—Meg —lloriqueó Nathan, siguiéndola a la habitación trasera.

Abrió la puerta y sacó la cabeza.
—Las galletas estarán aquí dentro de poco. —Hizo una pausa y añadió—:
¡Arroo!

Cerrando la puerta, se hundió en el suelo. Nathan, de nuevo en forma de
Lobo, le lamió la cara antes de caer a su lado. Ella hundió los dedos en su piel y
sintió los temblores que lo atravesaban.

—Supongo que no debería haberlos regañado, ¿eh? —dijo.

Nathan la miró.
—Roo.

Meg se levantó del suelo cuando oyó que alguien la llamaba desde la
habitación de enfrente.
—Ese es el cartero. Será mejor que vaya a trabajar.

*****

Vlad miró a Simon.
—Meg le dijo a los Antiguos que eran...

—Cachorros malos —terminó Simon—. Sip.

Un minuto pasó antes de que Vlad dijera:
—¿Por qué?

—No dijeron "por favor" cuando pidieron galletas.

—No sé qué decir.

Simon se rascó detrás de una oreja que ahora estaba en forma de Lobo y
peluda.
—Está bien. Meg dijo mucho por todos nosotros.

281
Grabado en el hueso

*****

—¿CJ? Soy Jimmy. Te necesito de vuelta aquí. Tengo algunas cosas que
decirte.

—Estoy trabajando, Jimmy.

—Sí es cierto. Siempre estás demasiado ocupado para la familia.

—Jimmy...

—No, simplemente andas por ahí y pareces importante, y voy a decirle lo que
tengo que decir a mamá.

Una pausa.
—Estaré allí en media hora.

Jimmy colgó y sonrió. Siempre podía contar con CJ. Sólo tenía que presionar
la tecla correcta.

*****

Meg se estremeció. La sensación de alfileres y agujas llenó un lado de su
cuello. Metió la mano en el bolsillo de sus capris y apretó sus dedos contra la
navaja de plata.

No. No un corte de cuello. Demasiado peligroso. Demasiadas cosas podrían
salir mal.

Dejando la navaja en el bolsillo, sacó la caja de las cartas proféticas del cajón,
abrió la caja y apoyó las manos en las cartas. No tenía una pregunta, ni siquiera un
tema vago. Pero las yemas de los dedos zumbaban mientras buscaba en las cartas,
seleccionando las tres que creaban el sentimiento más fuerte.

Las puso en la mesa en el orden en que fueron elegidas, luego miró el reloj.
Tenía un poco de tiempo antes de que llegaran los ponis para entregar el correo por
el Courtyard.

282
Grabado en el hueso

Volvió las cartas. Luego llamó a Aullidos, Buena Lectura.

—¿Vlad? Soy Meg. Necesito ver a Merri Lee por unos minutos. Estoy bien.
Sólo... perpleja.

—¿Qué pasa? —dijo Merri Lee un minuto después.

Meg señaló las cartas. La carta de explosión. Una persona que apuntaba en
una dirección, pero había colocado la carta al revés. Y la última carta, el resultado,
era la figura encapuchada sosteniendo una guadaña.

—Eso es lo que quería que vieras. —Meg señaló la segunda carta—. Está al
revés. Eso nunca ha ocurrido antes.

—¿Nunca? Pero las cartas están todas revueltas en la caja. Tal vez les hayas
dado vuelta sin pensarlo, y esta vez te has distraído.

Ella sacudió la cabeza.
—Las cartas tienen tapas diferentes y diferencio el mazo de la naturaleza del
mazo urbano, así que mantengo mis ojos cerrados cuando estoy seleccionando las
cartas. Nunca he revelado una carta al revés hasta ahora.

—Entonces significa algo. —Merri Lee frunció el ceño—. La figura habría
estado apuntando hacia la muerte, pero dada vuelta así, está señalando la
explosión.

—Tampoco es algo bueno.

—No pero...

—Meg. —El rostro de Henry apareció de repente en la ventana de la sala de
clasificación—. Hay problemas. Ustedes se quedan adentro.

Se giró hacia su estudio, así que Meg y Merri Lee se apresuraron al
mostrador, donde podían mirar por las grandes ventanas de la oficina. Siendo un
Oso Pardo, Henry no saltó sobre la pared de ladrillo con la gracia de un Lobo, pero
la pared no era una gran barrera. Se impulsó y saltó, y luego se dirigió a la calle
principal, girando a la derecha cuando llegó a la acera.

283
Grabado en el hueso

Merri sacó su móvil del bolsillo.
—Eva está al otro lado de la calle. Podrá ver lo que está pasando.

Gruñendo, Nathan tomó una posición delante de la puerta de cristal.

Meg se retiró a la sala de clasificación, seguida por Merri.

—Eva dice que hay un altercado entre el Teniente Montgomery y su hermano.
Algunos empujones y un montón de gritos —informó Merri Lee—. Karl está allí,
pero está tratando con Sandee. Eva no está segura de dónde está Michael. Podría
estar en la estación. Simon, Vlad y Henry se dirigen al otro lado de la calle.

Meg miró fijamente las cartas y susurró:
—Van por el camino equivocado. —Apresurándose a la puerta privada, ella
gritó a Nathan—. ¡Dile a Simon que va por el camino equivocado!

El Lobo guardián se volvió hacia ella, distraído. En ese momento, Meg vio a
un hombre de pelo rubio correr a través de la zona de entrega y dirigirse a la vía de
acceso.

*****

«¡Meg dice que vas por el camino equivocado!», gritó Nathan.

Simon saltó de nuevo a la acera en el lado del Courtyard de la Avenida
Crowfield. Trató de agarrar el brazo de Vlad, pero el Sanguinati había cambiado a
humo y empezó a levantarse para poder cruzar la calle por encima del tráfico. El
intento de agarrarlo fue suficiente para hacer que Vlad se detuviera, e hizo que
Henry dudara.

—Meg dice...

Una mujer gritó.

Simon ladeó la cabeza hacia la Plaza Comercial. Se dirigió hacia el
estacionamiento para clientes, ignorando la pelea de Montgomery con ese Cyrus.

284
Grabado en el hueso

Alargó el paso para alcanzar a Henry, que ya se estaba girando hacia el
estacionamiento.

La hembra gritó de nuevo, un sonido lleno de dolor y miedo.

Henry empujó la puerta de madera que conducía al estacionamiento para
empleados y luego se detuvo. Los tres miraron la niebla tan espesa que no
pudieron ver la mano de Henry cuando el Oso Pardo extendió el brazo.

Otro grito, abruptamente cortado. Masculino.

Entonces un extraño y terrible silencio llenó la zona alrededor de la Plaza
Comercial.

Simon y Vlad se apartaron de la niebla. Henry vaciló, luego entró y cerró la
puerta antes de retirarse.

«¡Nathan!» exclamó Simon. «Mantén a Meg dentro de la Oficina del Enlace».

«Merri Lee también», dijo Nathan. «No podemos ver la ventana trasera de la
oficina, pero no hay niebla en el área de entrega. Pete Denby está arriba. Le grité
que se quedara adentro».

Con eso resuelto, Simon se volvió hacia el siguiente grupo.
«¡Elliot!»

«Estamos bien», respondió Elliot. «El agente O'Sullivan está mirando la
puerta. Cambié a Lobo. Katherine Debany y la señora Twyla están aquí. Lorne
llamó desde Las Tres P y dijo que cerró la puerta y esperará hasta que esté todo
despejado».

—¿Señor Wolfgard? —Ruth estaba justo en el interior de la puerta de cristal
que proporcionaba acceso a la calle a los monoambientes por encima del Taller de
costura y sastrería.

—Tú y los cachorros van a permanecer adentro —dijo Simon al mismo tiempo
que Kowalski, que estaba al otro lado de la calle, gritó—: ¡Ruthie, vuelve a entrar!

285
Grabado en el hueso

—¡Espera! —Dijo Simon. Él y Vlad, que todavía estaba en forma de humo,
pasaron por delante de Ruthie y subieron las escaleras, dejando a Henry para
empujar a la hembra y proteger la puerta. Cuando se apresuraron a subir las
escaleras que les daban acceso al área detrás de Aullidos, Buena Lectura y Un
Pequeño Bocado, Chris Fallacaro abrió la puerta de su apartamento y parpadeó.

—¿Qué está pasando? —preguntó Chris.

Ellos no le respondieron, pero al menos otro humano fue comprobado.
Nadine estaba en Un Pequeño Bocado con Tess, y Eva Denby estaba al otro lado de la
calle en su guarida. Así que...

Theral MacDonald estaba sola en el consultorio médico, ya que Emily Faire
estaba visitando su manada familiar esa mañana y Elizabeth Bennefeld no estaba
programada para hacer masajes.

«Déjame», dijo Vlad cuando Simon abrió la puerta para echar un vistazo al
exterior. «Yo debería estar a salvo en mi forma de humo».

«No estás seguro de eso»

Vlad fluyó por la abertura.
«La niebla está desplazándose y despejándose. Creo que estamos a salvo
ahora».

«¡La Theral está herida!» Jenni llamó. «Su rostro está sangrando. ¿Podemos
salir y ayudar?»

Simon vaciló.
«¿Ves algún macho cerca de Theral?»

«No, pero el pavimento está oscuro cerca de ella. Podría ser sangre».

Si Jenni podía ver el pavimento, la niebla se dispersaba también en la Plaza
Comercial. Por supuesto, eso no significaba que fuera seguro salir.

286
Grabado en el hueso

Entonces escuchó el clomp, clomp, clomp de patas de poni y observó a los
ponis trotar a la puerta lateral de la Oficina del Enlace y alinearse, esperando a
Meg para que llenara sus cestas de correo.

Simon se quitó la ropa y cambió a Lobo.
«Elliot, ve a la Oficina del Enlace y cuida a Meg. Necesito a Nathan».

«Hecho».

Simón corrió escaleras abajo, con Vlad fluyendo a su lado. En su forma de
poni, los corceles de los Elementales eran tan vulnerables a los dientes y las garras
-y las balas- como cualquier otra criatura. No creía que los ponis hubieran ido a por
el correo y las golosinas si los Antiguos todavía estuvieran en la Plaza Comercial.

Nathan se encontró con ellos en el arco de la plaza, y los tres se lanzaron a
través del espacio abierto hasta el lugar donde Theral estaba sentada en el suelo
con Jenni acuclillada a su lado.

—Jack —Theral jadeó—. Fue Jack. Él me pegó. Dijo que me mataría si no iba
con él. Aún así intente escaparme. Entonces se puso brumoso y Jack gritó y se fue.

Vlad cambió a la forma humana y ayudó a Theral a ponerse de pie.
—Estás herida. Vamos a la oficina. Haremos que un sanador vaya a ayudarte.

«Welby Owlgard es el sanador más cercano» dijo Simon. «Y volar será más
seguro que viajar por tierra». Al menos esperaba que los Antiguos no bajaran a un
Búho del aire.

«De acuerdo», Vlad dijo. «Le pediré a Henry que transmita la información al
Teniente Montgomery y al Oficial Kowalski. Pueden venir aquí para hablar con
Theral o llevarla a un médico humano».

Después de dar a Theral un olfateo educado por el olor de ese Jack Fillmore,
Simon y Nathan se volvieron hacia la sangre cercana. Una parte era de Theral; la
mayoría pertenecía a otro humano. Siguieron el rastro de sangre a la vista del
huerto del Complejo Verde, donde se encontraron con Blair, que estaba
husmeando...

287
Grabado en el hueso

Ay no, pensó Simon. Meg no puede saber esto.

«Los Antiguos», dijo Blair. «Me quedé en el Complejo Verde hasta que se
adentraron más en lo profundo del Courtyard con lo que sea que no comieron
aquí».

Simon se acercó a la espina dorsal despojada de carne, mientras que Nathan
pateaba la ropa rasgada y encontró una cartera y llaves. Blair olfateó un pie,
todavía en su zapato, que tenía unos cuantos centímetros de pierna unida a él.

Tenían una forma diferente, pero un macho humano adulto tendría tanta
carne como un ciervo. Pero eso no era mucha comida para ninguna de las formas
de Antiguos cuando había dos de ellos consumiendo la carne.

Los huesos, lo que quedaba de ellos, fueron despojados. Todos los órganos
habían desaparecido, y los huesos largos de una pierna se habían roto por la
médula. Lo único que quedó intacto era el pie en el zapato y...

«¿Qué estás haciendo?» gritó Simon mientras Blair comía la carne del pedazo
de la pierna todavía conectada al pie.

«Tengo hambre», respondió Blair. «No hay que desperdiciar la carne».
Comenzó a tirar del pie del zapato, luego olisqueó el pie y se detuvo. «Es
apestoso».

«Dijiste que estabas hambriento».

«No tan hambriento».

«Encontré el otro pie pero no la otra pierna», dijo Nathan. Trotó hacia Simon,
llevando el pie por el talón.

«Tenemos que enterrar esto». Simon miró algunos arbustos a varios metros de
la huerta. Alguien que trabajara en la huerta no notaría la tierra recién excavada
detrás de los arbustos. «Ver una columna vertebral de conejo alteró a Meg. Esto...».

288
Grabado en el hueso

Apretó los dientes en la columna vertebral y se dirigió hacia los arbustos.
Blair y Nathan lo siguieron con los pies, los dejaron en el lugar elegido y luego
volvieron a buscar otros pedacitos de restos de huesos y carne.

«Algunos Halcones salieron con un par de pedacitos», dijo Blair. «Pero no
dejarán nada donde Meg lo vea. No pude encontrar la cabeza. Uno de los Antiguos
pudo habérsela llevado para abrirle el cráneo y comer el cerebro más tarde».

Recogieron todo lo que pudieron encontrar del humano. Nathan corrió al
Complejo Verde a tomar una bolsa para llevar la ropa y las pertenencias mientras
que Simon y Blair comenzaron a cavar.

«¿Los Wolfgard quieren ayuda?».

Los Lobos miraron a Tierra, que estaba a horcajadas de un corcel de color
arena.

«Necesitamos esconder esto de Meg», dijo Simon, apartándose de los huesos
y restos. «Ella se enfadará si lo ve».

—Arenales y yo podemos hacer eso.

El suelo bajo los restos humanos se convirtió en esa especie de arena mortal.
Cuando el último pedazo de hueso desapareció, el suelo se convirtió en tierra
sólida y arenosa.

«Gracias», dijo Simon.

Arenales golpeó el suelo, convirtiendo momentáneamente un trozo de tierra
arenosa en arenas movedizas.

Tierra rio.
—Nuestra Meg está repartiendo trozos de azúcar como un regalo extra-
especial. Arenales quiere conseguir su parte. —La Elemental dio la vuelta a su
corcel, y galoparon hacia la Plaza Comercial y a la Oficina del Enlace.

«Encontré esto», dijo Nathan un minuto después. Dejó caer una gran bolsa de
papel y una pequeña manta cerca del montón de ropas rasgadas.

289
Grabado en el hueso

Pusieron los vaqueros, la camisa, la ropa interior y un zapato en la bolsa,
junto con un cinturón, las llaves y la cartera. Ese Jack podría haber llevado otras
cosas en sus bolsillos, pero después de una rápida búsqueda de la zona, no
encontraron nada, excepto el otro zapato. Colocaron la bolsa en la manta y ataron
los extremos de la manta para que fuera más fácil para los Lobos. Entonces Simon
y Nathan se dirigieron de nuevo a la Plaza Comercial mientras que Blair volvió al
Complejo de Servicios Públicos.

Se encontraron con varios Crowgard, que volaron en el momento en que
fueron vistos. Puesto que había un par de monedas sin brillo en el camino, Simon
pensó que los Crowgard se habían quedado con cualquier brillante que pudiera
haber caído de los bolsillos de ese Jack.

Cuando pasaron junto a los ponis que llevaban cestas de correo, Simon se dio
cuenta del poco tiempo que había pasado. Eso era bueno. Meg había estado
ocupada. Por desgracia, también significaba que Montgomery y Kowalski todavía
estaban en la Plaza Comercial. Los hombres observaron mientras él y Nathan
pasaban trotando con la bolsa balanceándose en la manta entre ellos.

Subieron por las escaleras traseras de los monoambientes. Calculando que no
tenía mucho tiempo antes de que Montgomery lo buscara, Simon cambió las patas
delanteras lo suficiente como para tener dedos semi-humanos, luego sacó la
billetera de la bolsa. Quitó el dinero, mucho dinero, y dejó caer la billetera en la
bolsa.

Si la policía hacía eso de la huella digital en la cartera, no encontraría nada
útil que lo identificara.

No es que importara si pudieran identificarlo.

Dejó el dinero a un lado, cambió a humano y se vistió rápidamente.
Guardando el dinero en el bolsillo trasero, miró a Nathan.
—Me ocuparé del Teniente Montgomery —se inclinó y olisqueó la boca de
Nathan—. Tienes que comer hierba o algo antes de volver a la Oficina del Enlace.
Tienes aliento a carne humana.

290
Grabado en el hueso

Lo que significaba que probablemente él también. Lo bueno era que las
narices humanas no eran lo suficientemente sensibles para hacer la distinción. Meg
tampoco podría, pero con Meg, no parecía cortés respirar sobre ella después de
mascar a uno de su especie.

Simon agarró la bolsa y abrió la puerta. Nathan bajó corriendo las escaleras y
pasó junto a Montgomery. Simon bajó más despacio y le tendió la bolsa.

—Eso es lo que encontramos.

Montgomery cogió la bolsa y la abrió.
—¿Nada más?

—No queda nada, Teniente. —Lo cual no respondió la pregunta, pero era la
verdad.

Montgomery asintió con la cabeza.
—Katherine Debany está llevando a Theral al médico de familia de los
MacDonald. Welby Owlgard dijo que no conocía los cuerpos humanos lo
suficientemente como para saber si Theral tenía una conmoción cerebral y pensó
que era mejor para ella ver a un sanador humano.

—Eso tiene sentido.

Había cosas que decir, preguntas que hacer. Pero ninguno de los dos quería
decir o preguntar.

—Será mejor que lleve estas pruebas a la estación y llene un formulario DUD
—dijo Montgomery.

Simon asintió con la cabeza. Caminó con Montgomery hasta el acceso, luego
giró a la izquierda hacia el estacionamiento de empleados mientras Montgomery
giraba a la derecha hacia la calle principal.

Encontró a Kowalski ayudando a Theral a entrar en el coche de Katherine
Debany. Sus ojos ámbar se encontraron con los oscuros y enojados de Kowalski.
Una vez que Theral se estableció, Katherine puso en marcha su coche. Pero cuando

291
Grabado en el hueso

Kowalski rodeó el coche y se acercó a él, Simon levantó una mano, señalando a
Katherine para que esperara.

—Si él hubiese sacado a Theral del Courtyard, no la habríamos encontrado
viva —dijo Kowalski en voz baja—. Hubiera sido difícil para la familia MacDonald
perderla en cualquier momento, pero especialmente después de que Lawrence
muriera.

Simon miró al oficial de policía hasta que estuvo fuera de su vista. Luego sacó
el dinero de su bolsillo trasero, sacó cuatro billetes de cincuenta y se los entregó a
Katherine Debany.

—Para el doctor y cualquier medicina que Theral necesite.

Katherine Debany estudió su rostro y parecía como si quisiera preguntar de
dónde había sacado el dinero. Luego le dio las gracias y tomó los billetes.

Una vez que ella y Theral se fueron, fue a la Oficina del Enlace para averiguar
lo que Meg sabía.

*****

Meg escuchó el coro de relinchos en la puerta exterior de la sala de
clasificación. Miró a Merri Lee mientras se acercaba para abrirla.
—Los ponis están aquí por el correo.

—¿Significa que es seguro salir afuera? —preguntó Merri Lee.

Meg pensó en eso, luego sacudió la cabeza. Los ponis eran una forma
Terránea, por lo que el que ellos estuvieran afuera no significaba que fuera seguro
para los humanos. Abrió la puerta unos centímetros. Una nariz negra
inmediatamente empujó en la abertura.

Trueno, quien siempre era el primer poni en la fila.

Abrió la puerta y trató de inclinarse para mirar por el camino de acceso, pero
lo único que vio fueron los últimos girones de niebla y los ponis.

292
Grabado en el hueso

Mientras se volvía hacia la mesa para recoger las pilas de correo de las cestas
de Trueno, se dio cuenta de qué más debería estar sobre la mesa. Haciendo señas a
Merri Lee para que se uniera a ella, susurró:
—No preparé ninguna golosina. Ve lo que puedes encontrar en la habitación
trasera.

Mientras Merri Lee rebuscaba en la nevera y los armarios, Meg llenó las
cestas con el correo que iba a los diferentes complejos en el Courtyard. Recogía la
pila del Complejo Wolfgard cuando Merri Lee regresó, sosteniendo algo detrás de
su espalda.

—Todo lo que pude encontrar fue la caja de terrones de azúcar —susurró
Merri Lee.

—Bueno, me aseguraré de que todos sepan que este es un regalo extra
especial de esta semana. —"Todos" incluía a Jester Coyotegard, por si los ponis no
quisieran creerla la siguiente semana cuando ofreciera el regalo regular de
manzanas o zanahorias.

Cuando Trueno volvió a estar en la línea, Meg entregó los trozos de azúcar,
para deleite de todos los ponis. No todos. Faltaban tres ponis. El resto trotó para
entregar el correo, pareciendo muy satisfechos consigo mismos.

Tan pronto como Meg cerró la puerta de la sala de clasificación, ella y Merri
Lee se apresuraron a la habitación de atrás y miraron por la ventana.

—Theral está en la Plaza Comercial —dijo Merri Lee—. Tal vez pueda ver
qué...

—Vi a un hombre corriendo por el camino de acceso —dijo Meg, frotándose
la garganta—. Simon iba por el camino equivocado, yendo a lidiar con la discusión
en los apartamentos.

El teléfono sonó. Entraron en la sala de clasificación. Sintiéndose sin aliento,
Meg agarró el auricular.

—¿Hola? ¡Vlad! ¿Qué...? —Ella apoyó una mano contra el mostrador—.
¿Ella...? Bien. Sí. Está bien. —Colgó y miró a Merri Lee—. Un hombre trató de

293
Grabado en el hueso

secuestrar a Theral. Está herida, pero estará bien. La señora Debany la está llevando
al consultorio del médico. Vlad dice que es seguro que vuelvas a Aullidos, Buena
Lectura, Tess y Nadine están en Un Pequeño Bocado, así que están cerca, pero puedes
quedarte un rato más si quieres.

—Quiero quedarme —dijo Merri Lee.

Otro coro de relinchos fuera de la puerta de la sala de clasificación. Meg
encontró a Niebla, Arenales y Remolino de pie allí, sin cestas. Obviamente los otros
ponis habían informado a sus amigos sobre el regalo especial.

Después de repartir terrones de azúcar y lavarse las manos, regresó a la sala
de clasificación, donde Merri Lee estudió las cartas que todavía estaban sobre la
mesa.

—Todavía tenemos mucho que aprender sobre la interpretación de lo que se
ve —dijo Merri Lee—, pero creo que estás mejorando en el uso de las cartas
proféticas.

—Vi la muerte. Pero Theral estará bien.

—¿Vlad dijo algo sobre el hombre?

Meg miró a su amiga, pero estaba pensando en cuando se había escondido en
el Establo Poni con Sam, Saltarín y Jester mientras los dientes y las garras de
Namid vagaban por la ciudad, ocultos por la niebla. Estaba pensando en el extraño
y terrible silencio que había llenado el Courtyard aquel día.

—No —dijo Meg finalmente—. No, no dijo nada.

*****

Simon miró las tres cartas en la mesa de clasificación, especialmente la carta
del medio, la figura al revés de una persona que señalaba. Eso explicaba por qué
Meg dijo que iba por el camino equivocado.

Distracción. Desviación. El movimiento Humanos Primeros y Últimos había
utilizado los ataques en Thaisia como una distracción de la guerra en el Bloque

294
Grabado en el hueso

Romano. No había cambiado el resultado de la guerra, pero había obligado a los
Terráneos a ignorar una amenaza lejana para tratar con lo que estaba justo delante
de ellos. Justo como lo que pasó en el Courtyard hacía un rato.

Maldita cabra atada.

Una disputa familiar, sin cargos presentados. Por lo que a Simon se refería, la
pelea venía con retraso. Desafortunadamente, el problema en la Plaza Comercial
detuvo la contienda entre Montgomery y ese Cyrus antes de que Montgomery
pudiera resolver la cuestión de la dominación de una vez por todas. Igualmente
desafortunado, pensó Simon, era que probablemente Montgomery recibiera un
vapuleo de los líderes de la policía por pelear donde había sido visto por todos los
humanos que conducían por la Avenida Crowfield.

Bueno, ese era el trabajo de Burke.

—¿Están bien? —preguntó a Meg y a Merri Lee.

—Estamos bien —Meg respondió—. No vi mucho.

—El Capitán Burke podría querer hablar contigo. Es casi la hora de la pausa
del mediodía. ¿Por qué no vas a comer un poco? Vlad está en ABL ahora, así que
puedo vigilar la oficina por unos minutos en caso de que haya entregas de última
hora.

Meg devolvió las cartas a la caja y puso la caja en el cajón.

—Esperaré afuera —dijo Merri Lee.

—¿Simon?

No preguntes, Meg. No te mentiré, así que no preguntes.

—Tess nos dijo hace un tiempo que hay algo de menta en el Courtyard, así
que me preguntaba... ¿Los Lobos suelen masticar menta?

—No. ¿Por qué? —Antes de ir a ver a Meg, había entrado en el baño de ABL
para usar un enjuague bucal. También se había examinado los dos conjuntos de

295
Grabado en el hueso

dientes para asegurarse de que no hubiera trozos de carne humana atrapados entre
ellos por llevar la columna vertebral.

¿El enjuague bucal olía a menta? ¿O el olor venía desde la habitación de
enfrente?

Meg confirmó esa sospecha cuando echó un vistazo a la puerta privada antes
de inclinarse hacia él y susurrar:
—Cuando Nathan volvió a la oficina, olía como si hubiera rodado en menta.

«Lo has exagerado» le dijo al Lobo guardián.

«Es más fuerte de lo que esperaba. Y no estaba seguro de que masticar una
hoja fuera suficiente para ocultar el olor de ese Jack»

Nathan tenía razón, sobre todo porque todavía estaba en forma de Lobo.

—Theral ya no tendrá que tener miedo —le dijo a Meg.

Ella asintió y salió de la oficina sin pedir más detalles. No creía que nadie
pidiera detalles sobre ese Jack Fillmore.

Bueno, casi nadie.

*****

Burke dio a Cyrus Montgomery su sonrisa feroz cordial, y observó al hombre
intentar no retorcerse.

—¿Quieres entrar o algo así? —preguntó Cyrus a regañadientes.

Burke sacudió la cabeza y miró a su alrededor. Estaban de pie en el jardín
delantero del edificio de apartamentos, a la vista de los vecinos y el tráfico en la
Avenida Crowfield.

—Usted no vio nada malo en tener una discusión con su hermano donde todo
el mundo podía verlo, así que no veo ninguna razón por la que usted y yo no
podamos tener una charla aquí.

296
Grabado en el hueso

—Eso fue un asunto familiar.

—¿Conoce a Jack Fillmore? —preguntó Burke.

Cyrus negó con la cabeza.
—No conozco el nombre.

—¿De Verdad? Según el camarero de El Ciervo y la Liebre, usted y Jack estaban
bebiendo juntos el otro día y se notaba mucha camaradería. Un poco de dinero
cambió de manos.

—No lo sé... Ah, Jack. Sí. Sé a quién te refieres. Me debía algo de dinero y me
pagó un poco ayer.

—Así que usted lo conoce bien.

—No diría eso.

—Pero usted lo conoce lo suficiente como para prestarle... ¿Cuánto?

Una vacilación.
—Quinientos.

—Eso es mucho dinero para prestarle a un conocido cuando sigue diciéndole
a su madre y hermano que está demasiado quebrado para comprar comida para su
familia y espera que lo ayuden.

Otra vacilación.
—Tenía un efectivo de emergencia escondido. Si mi mujer se enterara, lo
gastaría todo en una mierda estúpida. Ya sabes cómo son. —Cyrus sacudió su peso
de un pie al otro—. ¿Por qué preguntas sobre Jack?

—Intentó secuestrar a una mujer joven en el mismo momento en que tuvo esa
pública pelea de niñas con el Teniente Montgomery. Ya sabe, un montón de gritos y
golpes ligeros, pero sin intención de daño real, porque si hubiera lanzado un
puñetazo, habría sido arrestado por asaltar a un oficial de policía. Como su
Capitán, habría insistido en que Monty presentara cargos. —La sonrisa de Burke

297
Grabado en el hueso

se volvió más feroz—. Esto es lo que me parece interesante. Usted llama a su
hermano, teniente de policía, e insiste en reunirse con él durante su turno en lugar
de esperar hasta que llegue a casa. Pero los testigos que escucharon este griterío no
oyeron nada que justificara su urgencia por traer a Monty de vuelta aquí en el
momento del intento de secuestro.

—Era un asunto familiar. No sé nada de la otra mierda.

—Espero que sea cierto, señor Montgomery. Vamos a investigar a Jack
Fillmore con mucho cuidado e investigar a todos los que conocía en Lakeside para
descubrir si alguien lo ayudó con el secuestro, ya sea directamente o distrayendo la
seguridad del Courtyard durante el intento. La joven fue herida cuando trató de
sacarla de su lugar de trabajo. Él amenazó con matarla. Todos los que están
relacionados con él serán interrogados, especialmente porque la policía no podrá
llevar a Jack Fillmore ante la justicia.

—¿Se fue?

—Por decirlo de alguna manera.

No había entendimiento en los ojos de Cyrus Montgomery. Probablemente
pensó que Fillmore escapó de alguna manera y salió de la ciudad cuando el
secuestro fue frustrado. Incluso podría pensar que Fillmore regresaría para otro
intento.

—Las discusiones familiares deben ser hechas después del trabajo a partir de
ahora —dijo Burke—. Cualquier discusión que se lleve a cabo durante el turno del
Teniente Montgomery será considerada como asunto policial. ¿He sido claro?

—Bastante claro.

Resentimiento. Astucia. ¿Cómo creció un hombre hasta llegar a ser esto,
viviendo en la misma casa que Monty, con una mujer como Twyla de madre?

Burke empezó a alejarse y luego se detuvo.
—A propósito, compré El Ciervo y la Liebre. En pocas semanas, no será un
buen lugar para llevar a cabo ningún tipo de negocio que no pueda soportar un
intenso escrutinio policial.

298
Grabado en el hueso

Eso era toda la advertencia que estaba dispuesto a darle al hermano de
Crispin James Montgomery.

*****

Meg colocó el contenedor plástico grande fuera de la puerta trasera de la
Oficina del Enlace. No veía nada, pero eso no significaba que no hubiera un gran
algo vigilando, esperando el regalo prometido.

—¿Hola? —Su voz sonaba débil. Ser valiente era más fácil cuando no sabía lo
estúpida que había sido, regañando a una forma primitiva Terránea que asustaba a
todos los que conocía. Bueno, tal vez no a los Elementales, pero sí a todos los
demás—. ¿Hola? ¿Arroo? Aquí están las galletas. —Vaciló, porque, realmente,
¿seres como los Antiguos se preocuparían por las pequeñas preocupaciones
humanas?—. Si pueden, por favor devuelvan el contenedor intacto. Luego se puede
lavar y utilizar para otra orden de golosinas.

Sin movimiento. Sin sonido. Henry le comentó que los Antiguos rara vez se
veían en alguna forma, así que en realidad no esperaba que llegaran corriendo
como lo harían los Lobos cuando entregaba las galletas.

Empezó a retirarse a la oficina, pero tenía algo más que decirles, si alguno de
ellos escuchaba.
—Gracias por salvar a Theral hoy.

Dentro de la oficina, cerró la puerta con llave. No es que una cerradura
impidiera el paso a alguien, salvo a los humanos, pero la hacía sentirse un poco
mejor.

Una hora más tarde, cuando cerró la oficina durante el día y salió a esperar a
Simon, notó que el recipiente de galletas había desaparecido.

*****

Burke condujo rápido mientras se dirigía al norte hacia un tramo de carretera
cerca del lago Tahki. Miró a Steve Barquero, que había hecho la segunda llamada
telefónica que había tomado justo antes de salir de la oficina.

299
Grabado en el hueso

—¿Su contraparte está seguro de esto?

—Me pidió que tanteara el terreno —replicó Steve—. En respuesta, me
pidieron que viniera a su aldea.

—¿Trampa?

—No.

Manejaron en silencio durante unos minutos.
—Tuve que preguntar. La patrulla de caminos llamó justo antes de que usted
lo hiciera. Encontraron el coche de Lorenzo... y encontraron cuerpos.

Steve lo miró.
—Creen que encontraron a Lorenzo.

—No dijeron eso.

—¿Alguna vez patrulló los caminos? —preguntó Steve cuando llegaron al
lugar y Burke se detuvo detrás del patrullero que parpadeaba.

—Durante mis viajes de servicio en el país salvaje —respondió Burke.

El oficial al mando era lo suficientemente joven como para que Burke se
preguntara por qué le habían asignado esta tarea. Entonces captó la mirada que el
policía intercambió con Barquero.

Intuye. Podrían tener que esconder lo que eran para mantenerse seguros entre
otros tipos de humanos, pero su gente todavía necesitaba las mismas habilidades
que cualquier otra comunidad, y eso incluía la aplicación de la ley.

—Un coche fue incendiado justo al final de la carretera —dijo el oficial—. Dos
cuerpos dentro. Otro oficial y yo estábamos caminando por la carretera para ver si
podíamos encontrar algo más cuando vimos el sedán blanco en el camino del
bosque.

No era una carretera pavimentada. Ni siquiera un camino de tierra. Pero los
vehículos usaban ese espacio abierto entre los árboles con suficiente frecuencia

300
Grabado en el hueso

para que hubiera pistas visibles que otro conductor podría seguir a un lugar rara
vez visto por los humanos.

—Recibí su comunicado al mismo tiempo que encontramos los autos —
continuó el oficial—. Y encontramos un par de otras cosas que creo que usted
querrá ver, ya que me di cuenta de que está más interesado en el propietario del
vehículo que el propio vehículo.

—Eso es correcto —dijo Burke.

El oficial los llevó a una bolsa con un cuerpo.
—Masculino. Las manos no parecen viejas, pero no puedo decirle mucho
más. Puede mirar si quiere, pero es malo.

—¿Le dispararon? —preguntó Burke.

—¿A él? No, aunque hay algo de sangre en el coche, por lo que quienquiera
que estuviera conduciendo podría haber sido baleado. —El oficial sopló un suspiro
—. No, algo levantó a este hombre y lo balanceó como un palo contra ese árbol. Le
aplastaron la cabeza.

—¿Color de pelo?

—Marrón claro. Corto.

Burke liberó un suspiro de tensión.
—Ese no es el hombre que estoy buscando.

—Podría haber sido mejor para él si lo fuera. —El oficial señaló hacia la pista
en el bosque—. Por aquí.

El oficial los condujo lo suficientemente lejos a lo largo del camino donde una
curva ocultaba el coche de la vista. Luego señaló.
—El rastro de sangre del coche termina aquí.

Steve Barquero respiró hondo.
—¿Es una huella de pata?

301
Grabado en el hueso

El oficial asintió con la cabeza.
—Algo tomó un cuerpo y se lo llevó por el camino.

—¿Ha seguido las huellas? —preguntó Burke.

—No señor. Ya estamos más allá del derecho de paso aquí. Si ya ha visto lo
suficiente, deberíamos volver a la carretera.

Si Steve Barquero no hubiera estado con él, podría haber empujado para ir un
poco más lejos por el camino, sin importar el riesgo. Pero sabía que no encontraría
a Dominic Lorenzo por ahí.

El coche sería remolcado hasta el asentamiento humano más cercano, pero el
oficial entregó la bolsa médica y la bolsa de viaje de Lorenzo. No había razón para
no hacerlo ya que no había nadie para arrestar, y la patrulla de caminos y el equipo
de investigación criminal no creían que hubiera un cadáver que quedara.

De vuelta en el coche, Burke siguió las instrucciones de Steve mientras
continuaban hacia el norte hacia el lago Tahki hasta llegar a un pequeño pueblo.
Ningún cartel de bienvenida con el nombre del pueblo. Las casas parecían un poco
gastadas, necesitaban pintura, pero los patios estaban bien cuidados y cada casa
tenía parterres o plantadores. El distrito de negocios era la misma mezcla de
pulcritud y mal estado. Un lugar más viejo con no mucho dinero para ahorrar en
suplementos, ya fuera si se referían al cuerpo gobernante o las familias
individuales.

Burke se detuvo en el estacionamiento al lado de una clínica y farmacia. Sin
decir nada, siguió a Steve dentro de la clínica y encontró a Dominic Lorenzo.

—Me alegra verte —dijo, estudiando los cortes y magulladuras en la cara de
Lorenzo. Cara de dolor. Meg Corbyn tuvo razón al respecto. A juzgar por las vendas
alrededor del torso del hombre y el cabestrillo en un brazo, era una buena apuesta
decir que algunas de las balas que golpearon el coche también golpearon al
hombre, pero no le infligieron heridas que amenazaran su vida.

—Me alegro de estar aquí —respondió Lorenzo—. Había tres hombres...

—Ya no son una preocupación.

302
Grabado en el hueso

Lorenzo lo miró fijamente, luego asintió comprensivamente.

—¿Qué quieres hacer? —preguntó Burke.

Lorenzo le dirigió una sonrisa cansada.
—Quiero ir a casa. Envié al Gobernador Hannigan mi informe final y mi
renuncia al grupo de trabajo hace un par de días. Esta fue mi última parada antes
de regresar a Lakeside.

—¿Vas a ir al hospital para trabajar en la sala de urgencias?

—No. Sé demasiado sobre las profetas de la sangre y sería vulnerable en un
hospital de ciudad. Estaba planeando vender mi casa, encontrar una manera de
desaparecer, encontrar un lugar donde trabajar, donde hombres sin escrúpulos no
pudieran encontrarme.

—Tenemos una oportunidad para un médico en Isla Grande —dijo Steve—. El
trabajo incluiría el manejo de la pequeña clínica en la Comunidad River Road, pero
ésa es tierra segura también. Incluso si estás buscando algo diferente,
encontraremos un lugar para ti en la isla hasta que te recuperes de tus heridas.

—Lo apreciaría.

Cuando regresaron a la carretera de Lakeside, Burke dijo:
—¿Por qué renunciar?

—¿Además del riesgo de conducir a alguien a las chicas, o de correr por la
carretera porque alguien esté tratando de capturarme para obtener información? —
respondió Lorenzo secamente—. No les hacíamos ningún bien a esas chicas. Creo
que el Gobernador tenía buenas intenciones cuando creó el grupo de trabajo, pero
las chicas no necesitaban que nadie fuera a hacer preguntas e interrumpir su
rutina. Y tarde o temprano, alguien al ver a los médicos vería un patrón,
averiguaría dónde estaban las niñas. Como hicieron conmigo.

—¿Cuál fue tu recomendación?

Lorenzo cerró los ojos.

303
Grabado en el hueso

—Dejarlas solas para encontrar su propia manera de lidiar con el mundo y su
maldito don de la profecía. Eso sería lo más amable que podríamos hacer por ellas.

304
Grabado en el hueso

Messis 16
Estimada Merri Lee:

El viaje en tren de Lakeside a Bennett fue a partes iguales
emocionante y aterrador. A pesar de que todos nosotros llegamos juntos,
el conductor no quería dejar que me sentara en el vagón de Nativos de
la tierra. Técnicamente, cualquier persona puede montar en cualquier
vagón, pero ese vagón de pasajeros se reserva para Terráneos e Intuyes,
mientras que el otro vagón de pasajeros es para los humanos comunes.
Por lo que puedo decir, y de los pedazos que capté de charlar con otros
pasajeros cuando fui al comedor, no hay diferencia entre los vagones, el
símbolo Nativo de la tierra es una calcomanía que se puede quitar y
poner en cualquier vagón que esté disponible. Y no es que un humano
normal no pueda sentarse en el vagón Nativo de la tierra si el otro está
lleno, pero está claro que si hay algún problema de cualquier tipo, el
humano será culpado con el fin de proteger el tren y al resto de los
pasajeros. Así que el personal del tren trata de evitar que los humanos
comunes pasen mucho tiempo con los Otros en un espacio confinado.

Afortunadamente, John Wolfgard habló por mí, diciéndole al
conductor que viajábamos en grupo a Bennett.

Fue un viaje largo, pero intercambiamos asientos a menudo para
hablar y llegar a conocernos. Todos habíamos visto las imágenes de los
muertos Wolfgard apilados en montículos después de los ataques del
movimiento Humanos Primeros y Últimos. Incluso la gente Vida Simple
vio algunas de las imágenes. Y la mayoría de nosotros vimos imágenes
de los montículos de humanos que fueron destruidos por los Otros en
represalia. Hubiera sido más fácil para todos nosotros si pudiéramos
creer que todos en Bennett habían participado en la matanza de los
Lobos. Pero los inocentes también fueron asesinados, y lo que los mató
está allí, en la oscuridad, esperando que cometamos un error.

Me dijeron que si no puedo aceptar eso, debo pedir un boleto a
Lakeside o a alguna otra comunidad humana que sea lo suficientemente
grande para proveer un amortiguador de la verdad -que ningún lugar en
este mundo es libre de los Otros que son los llamados "Los dientes y las
garras de Namid"-. Su existencia es más evidente ahora en un lugar
como Bennett.

Conocí a mi jefe, el sheriff Virgil Wolfgard. Una cosa es prepararse
mentalmente para el acoso y la intimidación por parte de tus
compañeros de trabajo porque tu cuerpo no tiene el mismo equipo que
el suyo; otra cosa es que tu jefe te mire como si fueras un elemento en

305
Grabado en el hueso

el menú. Supongo que necesitaba un ayudante más de lo que
necesitaba una comida. Así que tengo una nueva insignia brillante y un
arma. Y tengo un caballo, que un par de hombres de Vida Simple me
ayudaron a escoger: un castaño con una gran tolerancia a la insensatez
humana, por no hablar de la de una novata. Conducir por la ciudad es
desalentado, como una manera de ahorrar gasolina, así que soy una
policía montada dentro de los límites de la ciudad. Nadie me ha
explicado lo que se supone que debo hacer si arresto a alguien y tengo
que llevar a la persona a la cárcel. Supongo que lo averiguaré cuando
suceda.

En una nota más ligera, me alegro de haber traído un par de los
Estilo cozy Crowgard que me recomendaste. Son muy divertidos y nada
que yo hubiera encontrado en una librería estrictamente humana. Se los
voy a prestar a Jesse Walker después de que Barb Debany tenga la
oportunidad de leerlos. Me gustó Barb en el momento en que la conocí,
y creo que seremos compañeras compatibles, sobre todo porque a ella
no le molesta que adopte uno de los perros huérfanos, siempre y cuando
el perro se lleve bien con Buddy el periquito.

Voy a escribir de nuevo pronto.

Jana

306
Grabado en el hueso

Capítulo 14

Thaisday, 16 de Messis

De pie en el paseo del edificio de apartamentos, Monty vio a Lizzy y a Oso
Grr ir a la puerta de al lado para esperar con Sarah y Robert hasta que llegara la
hora de la escuela. Conocía la rutina. Antes de que comenzara la jornada escolar, su
madre le daría al monoambiente/escuela una rápida limpieza del polvo y un
barrido antes de ir a su trabajo en el consulado. Ruthie recogería la comida de Un
Pequeño Bocado o del Almacén General en la Plaza Comercial para el aperitivo de
los niños a media mañana y se prepararía para las lecciones del día. Entonces
llegarían los niños. Sólo los tres de nuevo, ahora que Sierra y sus chicas habían
desaparecido.

Pensó que a Fanny no le importaría ir a la escuela como una forma de pasar
tiempo con las otras chicas y tener algo que hacer. Pero había ayudado a Clarence a
robar en la tienda al actuar como su centinela y había intentado impedir que Meg
fuera a ayudar a Sam cuando los dos muchachos peleaban. Incluso si pudiera
convencer a Simon de que dejara a Fanny entrar al Courtyard sólo para ir a la
escuela, permitir que la niña entrara cuando Clarence estaba prohibido sólo haría
las cosas difíciles a Fanny cuando llegara a casa.

Lizzy le sonrió y saludó. La pata de madera de Oso Grr se agitó en un
movimiento de adiós.

Monty le devolvió el saludo. Entonces Lizzy subió los escalones del porche de
los Denby, tocó la campana y entró, sin esperar a que Eva o Pete llegaran a la
puerta.

Ver a su niña cruzar esa corta distancia era simplemente la precaución de un
padre. No era que él fuera el único que observaba a Lizzy caminar de un patio a
otro. A estas alturas, uno de los Hawkgard estaba encaramado en el porche del
apartamento sobre el suyo, otro corría por las corrientes de aire y vigilaba los
apartamentos y la zona de negocios del Courtyard, y un par de Cuervos estaban en

307
Grabado en el hueso

el porche de Kowalski y Ruthie, disfrutando de la comida que les habían dejado.
No creía que Jenni y Starr se aventuraran fuera del Courtyard, pero por lo que
Kowalski le comentó, Jake Crowgard se pasaba para el desayuno la mayoría de las
mañanas antes de tomar su posición en la pared de ladrillo que separaba el patio
de Henry de la zona de entrega. Lugar para observar a los humanos que iban y
venían, y para cuidar de Meg.

Ahora que Sissy ya no estaba, los Sanguinati no custodiaban el edificio
durante el día. Al menos, no donde fueran visibles. Pero sospechaba que habían
tomado en silencio el apartamento por encima del de Jimmy. Después de todo, les
ofrecía un punto de vista desde donde cazar, y cualquiera que estuviera en la acera
o calle después de la oscuridad era considerado caza legítima. De una manera
extraña, los Sanguinati se habían convertido en una especie de vigilantes de barrio.
Los agresores no serían arrestados y sus multas no serían pagadas en dinero, pero
la sangre tomada sería proporcional a la mala conducta de los malhechores.

Monty regresó a su apartamento para terminar de prepararse para el trabajo.
La abuela Twyla había decretado que cualquier que vagabundeara por la mañana e
hiciera que otras personas faltaran al trabajo o a la escuela perdería la galleta o el
panecillo que habría sido incluido con la porción del mediodía de la leche. Lizzy
puso a prueba ese decreto sólo una vez, ya que Eva apoyaba a Twyla y Ruthie
estaba dispuesta a hacer cumplir su decisión. Ahora Lizzy y Oso Grr estaban
esperando en la puerta antes de que él pudiera poner los platos del desayuno en el
fregadero de modo que cualquier retraso no sería su culpa.

Salió de su apartamento unos minutos después. Mientras cerraba la puerta, la
otra puerta del piso de abajo se abría.

—Oye, CJ —dijo Jimmy—. ¿Tienes un minuto?

Monty se volvió hacia su hermano, quien el día anterior se había ausentado
convenientemente, como si un día fuera suficiente para borrar las sospechas de
todos sobre la participación de Jimmy en el intento de secuestro de Theral
MacDonald.
—Un minuto.

Sospechas pero no había prueba. Jimmy seguía vivo porque no había ninguna
prueba.

308
Grabado en el hueso

Monty estudió la expresión de "vaya, no quisiera mencionarlo" y se preguntó
con qué tipo de artimaña Jimmy iba a involucrarlo hoy.

—He oído hablar de gente que busca un lugar para vivir —dijo Jimmy.

Monty asintió con la cabeza.
—Mucha gente ha venido a Lakeside recientemente, con la esperanza de
encontrar trabajo en una ciudad controlada por humanos. Se sobreentiende que los
que encuentran trabajo también necesitan un lugar para vivir.

El día anterior había ido con Pete Denby a hablar con su casero para que lo
liberara del contrato de arrendamiento del apartamento de un dormitorio cerca de
la Calle Principal. El hombre quiso que él continuara pagando el alquiler, pero
también quería usar el apartamento para alquilarlo a otro inquilino. Monty
respondió a eso indicando que seguiría usando el apartamento y se aseguraría de
usar el agua que estaba incluida en el alquiler. La siguiente estratagema fue la
queja por la condición del apartamento: el pésimo trabajo de pintura, las mellas en
los mostradores, el rincón ondulado del linóleo en la cocina. Monty preguntó si
quería ver las fotografías que había tomado del apartamento el día en que se mudó,
lo que demostraría que el lugar se veía exactamente como se había visto entonces.

Finalmente, la esposa del arrendador, que había alquilado el lugar a Monty,
recordó a su marido que el Teniente Montgomery no debía ser castigado por
querer vivir más cerca de la comisaría donde trabajaba.

Así que los papeles que Pete había preparado ya estaban firmados, liberando
a Monty del contrato de alquiler. Apostaría una semana de paga a que la edición de
esa mañana del Lakeside Noticias tendría un anuncio del apartamento en dos veces
lo que Monty estuvo pagando.

—La cosa es —dijo Jimmy—, que hay dos apartamentos vacíos en este edificio
y otro más en el otro edificio. Es un desperdicio cuando alguien podría estar
viviendo allí.

—No creo que los Terráneos estén planeando contratar a nadie más para
trabajar en el Courtyard. No por un tiempo.

309
Grabado en el hueso

—No tendrían que trabajar para esos... para ellos. La gente podría alquilar
esos lugares por semana o por mes. Yo podría encargarme de eso, ser una especie
de supervisor.

—Eva Denby es la administradora de estos tres edificios. Ese es su trabajo.

—Entonces, ¿por qué no está haciendo nada por alquilar esos lugares? No
hace su trabajo si deja que los apartamentos queden vacíos.

Oyó el tono de beligerancia en la voz de su hermano. ¿Qué implicaba que
Jimmy no estuviera recibiendo la respuesta que quería o necesitaba?

—Dioses, ¿ya le dijiste a alguien que podría caer en uno de los apartamentos?

—¿Y si lo hice? Los lugares están vacíos. ¿Dónde está el daño?

—Cualquiera que venga aquí sin el permiso de los Otros es un intruso. Ellos
tratan duramente a los intrusos. Estos apartamentos no están en el mercado para
alquilar. Sólo se ofrecen a los empleados del Courtyard. Y no vayas imaginando
que vas a poder tener invitados de la noche a la mañana. Eres un invitado, y la
única razón por la que no te han echado es porque a Simon, Vlad y Tess les gusta
mamá. Y si crees que puedes meter a escondidas a alguien y obtener la llave de uno
de los apartamentos de arriba para que tus amigos puedan escabullirse antes de ser
atrapados, vuelve a pensar. Serán atrapados antes de que puedan parpadear. Ellos
desaparecerán y tú estarás en la acera con Sandee y los niños, y tus elecciones te
sacarán de Lakeside o te llevaran a la cárcel. —O peor aún—. Jimmy, tu paseo
gratis como invitado está casi terminado. Si te vas a quedar en Lakeside, deberías
encontrar trabajo y otro lugar para vivir mientras aún tienes la opción.

—Mierda. —Había ira en los ojos de Jimmy ahora—. No trabajas para los
monstruos. ¿Cómo es que vives aquí?

—Porque Elayne fue asesinada en la estación de Toland, y la gente
responsable vino tras de Lizzy, pensando que sabía más de lo que en realidad
sabía. Quedarme aquí fue la única manera de mantenerla a salvo.

Un momento de sorpresa y lo que Monty habría jurado que parecía una
genuina simpatía.

310
Grabado en el hueso

—No lo sabía. —dijo Jimmy.

—Bueno, por eso tomé el apartamento cuando me lo ofrecieron. —Había
otras razones, personales y profesionales, pero no tenía sentido complicar las cosas.
No con Jimmy.

—Mira, CJ...

La puerta exterior se abrió. Kowalski estaba en el umbral.

—El Capitán Burke está en el Courtyard. Quiere verlo antes de ir a la estación.

Monty se adelantó, luego se detuvo y miró a Jimmy.
—Será mejor que le digas a esa gente que los apartamentos no están para
alquilar. Si los Otros te conectan con más problemas en el Courtyard, Sandee y los
niños serán reubicados.

—¿Y yo dónde estaré?

—Estarás en la cárcel, si tienes suerte. ¿Y Jimmy? Si eso sucede, no hay nada
que pueda hacer para ayudarte.

*****

Vlad revisó las listas de libros, luego miró a su Subdirectora.
—Dime de nuevo por qué voy a querer ordenar cuatro docenas del mismo
libro.

—Porque vamos a actuar como un centro de distribución para algunas otras
librerías — respondió Merri Lee con una sonrisa que debería desarmarle.

Vlad no se dejaba engañar. Sólo porque la manada femenina no fueran
depredadores en el sentido tradicional no significaba que pudiera bajar la guardia.
Pero, para ser justos, había una razón racional para lo que hacían.

Generalmente.
Mayormente.

311
Grabado en el hueso

A veces.

—No recuerdo haber acordado ser un centro de distribución.

—Sí, así fue. Algo por el estilo. Bueno, tal vez Simon fue el que estuvo de
acuerdo, pero uno de ustedes lo hizo. De todos modos, los editores de Toland ya no
quieren fraccionar empaques de libros, y no podemos vender cuatro docenas del
mismo libro en Aullidos, Buena Lectura. Y tenemos un acceso más fácil a los editores
Intuye y Terráneos en la parte este del Alto Norte porque pueden enviarnos los
libros a través del lago Tahki. Pero los libros que se venderán aquí también se
venderán en las librerías de Desembarco del Ferry, así como en las bibliotecas de la
isla y la parte continental. Luego enviaremos más libros a John Wolfgard en
Bennett, así como a Shelley Bookman y Jesse Walker en Pradera de Oro. Meg no
estaba segura de si la aldea Intuye en Aguas Dulces tenía una biblioteca. Iba a
redactar una carta para que tú y Simon la revisaran antes de enviarla a Jackson
Wolfgard para ver si alguien allí quisiera participar. A su vez, John Wolfgard
ordenará libros de editores en el Medio Oeste o en la Costa Oeste si puede llegar a
ellos y nos enviaría algunas copias.

—Los libros todavía tienen que viajar en camión desde el puerto del lago
Tahki hasta nosotros. —Vlad frunció el ceño—. ¿Vamos a ganar dinero con esto?

—¿Por ser un centro de distribución? No, pero tampoco vamos a perder
porque las tiendas pagarán por los libros y los gastos de envío. Y tendremos una
ganancia en los libros que vendamos aquí, como ahora.

Y mantendrá a las peluches ocupadas, pensó.
—Voy a analizar un poco más la lista y haré que Simon eche un vistazo en
caso de que quiera añadir algo. —Como parecía decepcionada, se sintió obligado a
añadir—: Tu lista es excelente y bastante extensa. Pero puede haber uno o dos
títulos de los que hemos oído hablar que no estarían disponibles para ti.

Merri Lee parecía suficientemente satisfecha. Vlad se sintió aliviado hasta que
miró por las ventanas delanteras de la tienda y vio al Teniente Montgomery
esperando una alto en el tráfico para cruzar la calle. Eso en sí era inusual. La
Avenida Crowfield tenía suficiente tráfico en la mañana como para que esperar el
cambio de luz fuera una elección prudente, y Montgomery hacía un esfuerzo para
dar un buen ejemplo a los niños.

312
Grabado en el hueso

—Habrá trabajo que hacer en la trastienda —dijo en voz baja. El Capitán
Burke estaba en Un Pequeño Bocado hablando con el agente O'Sullivan, y Tess
informó que los dos hombres parecían sombríos. Montgomery se movía como si
sus músculos estuvieran hinchados de ira. Vlad tocó el brazo de Merri Lee,
deteniéndola—. Ve a ver a Meg.

Merri Lee vaciló.
—¿Tienes una pregunta que deba hacer?

—Aún no.

Escuchó la puerta trasera de ABL momentos antes de que Montgomery
entrara por la puerta principal.

—El Capitán Burke está en Un Pequeño Bocado. —dijo Vlad.

—Tengo una pregunta —dijo Montgomery, la habitual cortesía de su voz
sonaba tensa—. ¿Hay algún Sanguinati viviendo en uno de los apartamentos del
segundo piso de mi edificio?

—¿Y si hubiera?

La respiración de Montgomery se liberó en un suspiro.
—Sería bueno. Sería mejor si fuera un poco más obvio. Que pida una pizza y
se siente en el porche, que encienda la televisión o la radio.

—Pensamos que los humanos preferirían que fuéramos más discretos sobre
nuestra presencia.

Montgomery parecía incómodo.
—Mi hermano le dijo a algunos conocidos que podían hacer uso de los
apartamentos.

El Sanguinati no tendrá que comer pizza.

—Es lo que hace Jimmy —continuó Montgomery—. Él arma situaciones para
obtener un poco de dinero en efectivo, y luego culpa a otra persona cuando el

313
Grabado en el hueso

esquema se detiene. Y siempre está lo suficientemente lejos de la molestia para no
dejarse ensuciar por lo que pase. Le dije que debía conseguir un trabajo y encontrar
otro lugar para vivir, pero mientras él no pague el apartamento, no irá a ninguna
parte.

¿Cuánto podía decir?
—Si tu hermano se va por su propia elección, nadie lo detendrá. Pero Simon
no puede obligarlo a irse.

—¿No puede o no quiere?

—No puede.

Montgomery parecía incómodo.
—¿Por qué alguien quiere que Jimmy se quede en el Courtyard?

Interesante que Montgomery no preguntara quién quería que Jimmy se
quedara, lo que significaba que el hombre tenía sus sospechas sobre lo que estaba
en el Courtyard vigilando.

Vlad oyó pasos acercándose a la arcada que conectaba ABL con Un Pequeño
Bocado.
—Deberías hablar con tu capitán. Ha estado esperando por ti.

—En realidad, yo quería compartir esta información con usted también —dijo
Burke, caminando hasta el mostrador de salida. Miró a Montgomery, luego a Vlad
—. ¿Ha oído hablar de la patrulla de caminos?

—Son agentes que vigilan las carreteras que conectan las ciudades —
respondió Vlad—. Tienen territorios como las manadas policiales dentro de una
ciudad. Algunos son humanos, algunos son Intuye, dependiendo de qué tipo de
comunidades están conectadas por las carreteras. Los Terráneos no se consideran
parte de la patrulla, aunque sí vigilan todo lo que pasa por el país salvaje.

—Incluso los lugares que no están bajo control humano todavía tienen
agentes de ley.

314
Grabado en el hueso

—¿Ha hecho ese tipo de trabajo? —preguntó Vlad, curioso por las cosas que
Burke parecía saber que otros humanos no.

—En mis días de juventud. —Burke hizo una pausa—. Hace dos días, la
patrulla de caminos encontró un coche blanco que tenía agujeros de bala y sangre.
La matrícula coincidía con los números que vio la Sra. Corbyn en su visión, y el
coche está registrado a nombre del Dr. Dominic Lorenzo.

—¿Ha encontrado al doctor Lorenzo? —preguntó Montgomery.

—Lo encontré. Él fue herido, pero estará bien. —Otra pausa—. Se está
quedando en Isla Grande por el momento.

—Emily Faire nos dijo a Simon y a mí que ella era necesaria aquí a tiempo
completo porque alguien más se encargaría de la Comunidad River Road —dijo
Vlad.

Burke sonrió, pero la sonrisa se desvaneció rápidamente.
—El agente O'Sullivan habló con el Gobernador Hannigan anoche. Varios de
los médicos que participaron en el grupo de trabajo han desaparecido.

—Quizá se hayan adentrado en tierras de aldeas apartadas. —dijo
Montgomery.

—Algunos de esos hombres tienen esposas e hijos que no han escuchado de
ellos en días. Esperamos encontrarlos a todos y reunirlos con sus familias, pero no
creo que todos tengan la misma suerte que el Dr. Lorenzo. —Burke tomó aire y se
sacudió la tristeza—. O'Sullivan me está esperando. Tenemos una reunión con el
Alcalde y Comisionado de policía.

Vlad esperó a que Burke se marchara antes de decir:
—Has perdido tu autobús, Teniente.

—Kowalski y yo tomaremos un taxi.

Vlad tomó el teléfono y llamó a la Oficina del Enlace.
—¿Meg? ¿Harry todavía está allí? Dile que les dé al Teniente Montgomery y
al Oficial Kowalski un aventón al trabajo antes de hacer sus otras paradas. Sí, eso

315
Grabado en el hueso

estará bien. — Colgó y sonrió a Montgomery—. Harry te esperará en el área de
entrega.

—No tienes que hacer eso.

—Circunstancias especiales.

Vlad esperó a que Montgomery saliera de la librería antes de llamar a Eva
Denby para decirle que estuviera vigilante acerca de cualquier persona que pudiera
estar tratando de quedarse en los apartamentos sin permiso y para hacerle saber
que unos Sanguinati se instalarían en uno de los apartamentos de ahora en
adelante.

*****

Esa tarde, Simon entró en la carnicería, felizmente pensando en la cena.
Hamburguesas de bisonte para él y Sam, y carne vacuna para Meg. La mitad del
bisonte molido sería cocinado y puesto en rollos para comer con una ensalada
verde. Esa sería la comida humana. La otra mitad de la carne sería consumida
cruda, como estaba destinada a ser comida. Pero él y Sam esperarían hasta que
estuvieran en forma de Lobo y Meg estuviera trabajando en la huerta o leyendo un
libro antes de comer esa parte de su cena.

Sonrió a Eva Denby, quien le dirigió una mirada distraída antes de estudiar la
carne disponible en la vitrina.

«¿Problemas?» preguntó a Boone Hawkgard, quien miró a Eva y dijo:

—¿Algún problema?

—No —respondió ella—. Es sólo... Hemos estado comiendo tanta carne roja.
La cual es muy buena carne, pero de vez en cuando uno tiene ganas de algo
diferente.

¿Por qué? Simon se preguntó.

—¿Alguna vez tienes aves de corral? —preguntó Eva—. ¿Cómo pollos? ¿O tal
vez un pavo?

316
Grabado en el hueso

Boone la miró fijamente.
—No hay pollos en el Courtyard. Nuestros huevos de gallina vienen de las
granjas Nativos de la tierra. Tenemos patos. Y pavos. Y los gansos volarán pronto.
Muchos de ellos hacen uso de los lagos de aquí.

—Henry a veces captura más pescado del que quiere comer —dijo Simon.

—¿Quieres un pato mañana? —Preguntó Boone—. Los Hawkgard podrían
cazar uno si hay patos alrededor.

—No, eso está bien. —Eva les dio una sonrisa—. ¿Hay carne disponible?
Entonces me llevare una libra y media de carne molida. Con eso haré un buen
pastel de carne.

Boone peso la carne y la envolvió.

Halcón y Lobo observaron a Eva mientras salía de la tienda.

—Los humanos son tan quisquillosos —dijo Boone—. Somos felices de comer
lo que podamos cazar.

—Pero incluso a veces buscamos un tipo particular de carne si no tenemos la
panza vacía de hambre —dijo Simon—. Y Eva y el resto de la manada femenina no
suelen pedir nada para el caso.

—Eso es verdad. —Boone suspiró—. Podría ir a cazar mañana e intentar
atrapar un pato. Los gansos no están aquí todavía.

—Un pato puede ser demasiado pequeño para alimentar a Eva, a su pareja y
a sus cachorros —replicó Simon—. Hablaré con Blair. Él y yo podemos ayudarte a
cazar aves de corral mañana. A Nathan también le gustaría venir.

Con ello resuelto, Simon tomó sus paquetes de bisonte y carne vacuna y se
dirigió a casa para cenar y jugar con Sam y Meg.

317
Grabado en el hueso

Capítulo 15

Firesday, 17 de Messis

Boone, Marie y Julia Hawkgard agarraron los contenedores térmicos hasta
que descubrieron algunos de los pavos salvajes que vivían en el Courtyard.
Siguiendo a los Halcones, Simon, Blair y Nathan se movieron hacia su presa.

«¿Cuál?» preguntó Nathan cuando los pavos estuvieron a la vista.

«Uno grande, para que no tengamos que cazar un pedido especial de nuevo
por un tiempo» gruñó Blair. Estudió a los pájaros, que parecían más interesados en
lo que picoteaban que en los Lobos que los acechaban. «No parecen muy
despabilados. O no son lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta de
que son comestibles.»

Nathan también estudió a los pavos.
«¿Se ven enfermos? No quiero pasar por la molestia de coger uno si está
enfermo y que luego los humanos no lo coman.»

«No cazamos en las Cámaras, y ahí es donde viven la mayoría de los pavos»,
dijo Simon. Por supuesto, los Sanguinati en forma de humo no emitían ningún
sonido en la oscuridad, no dejaban olor que perturbara a los pájaros dormidos que
no se daban cuenta de que estaban descansando entre los depredadores. La sangre
de pavo se bebía cuando la presa preferida no estaba disponible, y a las viejas aves
que eran drenadas un poco demasiado, se les ayudaba a pasar por encima de las
vallas de hierro forjado negro de las Cámaras para ser carne disponible para otros
residentes del Courtyard. Incluso entonces, los Lobos solían dejar la carne para los
otros gard en lugar de tratar de lidiar con bocados de plumas.

«¿Listos?» preguntó a Blair y Nathan.

«Listos» contestaron.

318
Grabado en el hueso

«¿Listos?» preguntó a los Halcones.

«Listos».

Los Lobos cargaron contra su presa, enviando a los pavos hacia el cielo. Los
Hawkgard golpearon a tres de los pavos con suficiente fuerza para conducir a los
pájaros al suelo, donde los Lobos terminaron la matanza.

Blair tomó el pavo más grande -un macho de plumas negras- y trotó para
entregar la orden especial. Nathan y Simon llevaron los otros dos pavos al
Complejo Hawkgard. Uno proporcionaría alimento para los Halcones. Boone
desmembraría al otro y llevaría las piezas a la carnicería para vender a otros
humanos que pudieran querer algunas aves de corral, una vez que descubriera qué
partes del pájaro los humanos querían y no querían comer.

«La caza de los pavos es más fácil cuando los Halcones nos ayudan», dijo
Nathan.

«Más divertido también», dijo Simon. Esta cacería le recordó a jugar con el
volante de bádminton, enviándolo al aire para que los Halcones lo atraparan. «Pero
no hay suficiente carne para alimentar una manada».

¿Qué pasaría con una manada con sólo tres o cuatro miembros? Algo para
pensar, junto con la decisión de qué miembro de la manada tendría que aprender a
cocinar la carne. Esperaría a ver si Meg arrugaba la nariz frente a este tipo de pavo
como lo hacía cuando llevaba a casa un trozo de bisonte.

Satisfechos consigo mismos, Simon y Nathan corrieron a la Plaza Comercial
para comenzar con la idea de los humanos de un día de trabajo.

*****

Meg sacó punta a los lápices, alineó las plumas según el color, arregló el
orden de los CD que ella ponía como selecciones musicales de esa semana.
Consultó la puerta trasera, la puerta lateral de la sala de clasificación y la puerta
principal de la oficina.

319
Grabado en el hueso

Incluso miró debajo de la cama de Lobo en la habitación de enfrente, lo que
sabía que era ridículo porque habría un bulto tamaño Nathan debajo si el Lobo
estuviera jugando a tratar de esconderse de ella.

Nathan no estaba allí, y nunca llegaba tarde.

Pero Simon se había ido temprano para hacer algo Lobuno con Blair esta
mañana. Tal vez Nathan fue con ellos. ¿No debería haber llamado? Si iba a llegar
tarde al trabajo, debería haber llamado para que no se preocupara por él.

No estaba segura de que recibiera ningún pago por ser el Lobo guardián de la
Oficina del Enlace, pero tenía que haber alguna manera de inculcarle que no
aparecer no era aceptable. Y entonces supo exactamente qué hacer. Ella le diría que
la próxima vez que llegara tarde y no llamara, sacaría un par de galletas de Lobo
de su cuota de golosinas semanales. Toma ya.

Entonces vio a Blair trotando a través de la zona de entrega, acarreando un
gran pájaro de plumas negras, y se olvidó de Nathan. Abrió la puerta y corrió hacia
la acera mientras el Lobo giraba a la derecha, dirigiéndose hacia la Avenida
Crowfield.

Pavo. Su cerebro disparó para proporcionar una imagen de entrenamiento del
pájaro mientras seguía el rastro de Blair, quien ignoraba a la gente en la acera y los
coches que estaban en peligro de convertirse en parte de una colisión porque los
conductores lo miraban en lugar de prestar atención al tráfico. Con las mandíbulas
de Blair sujetas alrededor de la base del cuello del pavo, su cabeza se balanceaba
como un metrónomo y los dedos de las patas chocaban en la acera.

Blair alcanzó la esquina. Miró a una mujer de pie cerca del paso de peatones,
luego señaló con una pata delantera el botón de "caminar" en el poste y emitió un
sonido. Meg no estaba segura de qué significaba el sonido, ya que Blair tenía un
bocado de cuello de pavo, pero la mujer empujó el botón de paso de peatones y
recibió un sonido más suave en respuesta.

El semáforo cambió. El cruce peatonal se iluminó y Blair y el pavo trotaron
por la calle y bajaron por la Avenida Crowfield.

320
Grabado en el hueso

Meg le siguió el ritmo en su lado de la calle, y luego se detuvo cuando trotó
hasta el paseo a la residencia de los Denby. Arrastró el pavo por los escalones del
porche y presionó una pata contra el timbre de la puerta, luego se apartó para
evitar ser golpeado en la nariz cuando alguien finalmente respondió a la puerta.

—¿Meg? — Merri Lee asomó la cabeza por la puerta de Aullidos, Buena
Lectura—. ¿Qué sucede...? Ay Dios. ¿Eso es...?

Eva abrió la mosquitera de la puerta después de que Blair tocara el timbre un
par de veces más. Cuando ella no dijo nada -probablemente no podría con la boca
abierta como la tenía- Blair dejó el pavo en su porche antes de volver su camino de
regreso al Courtyard.

Eva desapareció por un momento, y luego salió, llamando a alguien con su
teléfono móvil.

—Vamos —dijo Merri Lee—. Ella no nos está llamando, así que tendremos
que averiguar qué está pasando de otra manera. Además...

—¡Arrrroooo! —Nathan, aullaba desde la Oficina del Enlace actualmente
vacía.

—¡Arrooooo! —Simon, arriba en la oficina de ABL, aullando para que los
Wolfgard cazaran a una pequeña humana que quizás no estuviera en su oficina
como era de esperar, pero no había llegado tarde al trabajo, toma ya.

—Alguien ha notado que no estás en el trabajo —terminó Merri Lee.

Meg siguió a Merri Lee dentro de ABL y gritó:
—¡Estoy aquí!

—Arr... —Humana encontrada; caza cancelada.

—Podrías intercambiar galletas de Lobo por información —susurró Merri Lee
mientras se apresuraban hacia la puerta trasera.

—Yo iba a confiscarle un par de galletas a Nathan por llegar tarde.

321
Grabado en el hueso

—Haz eso la próxima vez.

—¡Meg! —Simon apareció al pie de la escalera, con pantalones vaqueros que
estaban cerrados pero no abotonados, y nada más. En ese momento, parecía más y
menos humano de una manera que hacía que su corazón latiera un poco más
rápido. Pero su corazón podría haber estado latiendo más rápido por los dientes,
que definitivamente eran Lobunos.

—Me tengo que ir. —Meg le dio una amplia sonrisa mientras abría la puerta
—. Una entrega acaba de llegar.

—No he oído...

—Puedes contármelo todo después del trabajo.

—¿Contarte qué?

Ella corrió a la Oficina del Enlace y se escabulló dentro a tiempo para que su
entrega imaginaria se convirtiera en una verdadera.

*****

Diciendo a Katherine Debany que volvería en unos minutos, Twyla
Montgomery se apresuró a casa de Eva Denby. Por lo general, imperturbable, Eva
sonaba cerca del pánico o de la risa histérica.

Cuando Twyla vio el bulto de plumas en el porche, comprendió porqué Eva la
había llamado.

—Ven entra —dijo Eva, abriendo la puerta tan pronto como Twyla entró en el
porche—. Hay gatos en el vecindario, así que no quiero dejar... eso... sin vigilancia,
pero no quiero estar a la vista del público en este momento.

Twyla entró.
—¿Cómo terminaste con un pavo muerto en tu porche?

322
Grabado en el hueso

—Un Lobo lo trajo hace unos minutos. —Eva se pasó una mano por su cabello
corto.

—¿Por qué? —Ella habría pensado que él o ella querría la comida para sí
mismo.

—Boone sólo recibe envíos de cerdo y carne dos veces al mes, y todos nos
estamos cansando de venado y conejo. Incluso nos estamos cansando de la carne
vacuna. Así que le pregunté a Boone si tenía alguna gallina para la venta. Dijo que
trataría de conseguir algo.

—Y lo hizo —dijo Twyla, mirando por la puerta mosquitera.

—Esperaba comprar un pollo, no un pavo del tamaño de una minivan.

Una exageración, pero era un pájaro grande, y parecía más grande con los
pies y las plumas y todo lo demás aún adherido.

Eva se hundió contra el marco de la puerta.
—¿Qué se supone que debo hacer con eso?

—Bueno, no puedes decirles que no lo quieres, sobre todo si salieron y lo
cazaron sólo para ti.

—¡Ya sé eso!

Un gato del vecindario debió haber captado el olor a carne de un gran pavo a
la vista. Twyla no estaba segura de si el animal no la veía por la mosquitera o no le
importaba su presencia. Se dirigió hacia el porche, demasiado concentrado en la
comida disponible para observar a los Cuervos hasta que atacaron. Twyla no estaba
segura de cuál de los Crowgard disfrutó más; el que al vuelo agarró la cola del
gato, dándole un tirón antes de soltarlo y volar fuera de su alcance, o el que voló y
dejó caer un tomate podrido en la cabeza del gato. De cualquier manera, no
pensaba que ese gato volviera a buscar una comida en la casa de Eva en algún
momento próximo.

Después de derrotar con éxito al ladrón, los Cuervos regresaron a su puesto
de guardia.

323
Grabado en el hueso

—¿Tienes alguna asadera lo suficientemente grande para soportarlo? —
preguntó Twyla.

—No —respondió Eva—. No tengo un horno lo suficientemente grande para
sostenerlo tampoco.

Twyla asintió.
—Tienen cazuelas grandes en La Carne no es Verde, y grandes hornos también.
Así que esto es lo que vamos a hacer. Después del trabajo, haremos que uno de los
chicos nos ayude a llevar el pájaro al Courtyard. Debe haber un lugar donde
preparen parte de la caza que venden en la carnicería. Ese sería el mejor lugar para
tratar con el pavo. Y cualquier cosa que desperdiciemos, los Otros podrían ser
capaces de usarla. Mientras tanto, pongamos algunos periódicos o cartón debajo de
ese pájaro para que no tengas que hacer más que pasar una manguera en tu
porche.

—Ese pájaro va a ser la cuota de carne de la familia durante semanas —dijo
Eva después de que acomodaron al pavo sobre unos cuantos periódicos.

—No, no será así. Tú vas a suministrar la carne para una comida compartida
de los residentes. El resto de nosotros que quiera participar traerá cada uno un
plato. Vas a invitar al Sr. Simon ya la Srta. Meg para que puedan tener la
experiencia de este tipo de comida con sus amigos. Mejor invita al Lobo que trajo el
pájaro también.

—No estoy segura de quién es.

—El señor Simon lo sabrá. Será mejor que vuelva al trabajo.

—¿Twyla? Soy buena con las herramientas. Me gusta trabajar alrededor de la
casa. Pero nunca he vivido en una aldea rural o en una granja. No sé lo básico
sobre lo que hay que hacer para desplumar a ese pájaro ni ninguna otra cosa que
sea necesaria para prepararlo para cocinar.

Ella sonrió.
—Lo bueno para todos nosotros es que sé un poco sobre eso. Lo mejor es que
Ruth y Merri Lee se unan a nosotras para esto. Deben aprender también.

324
Grabado en el hueso

Twyla se apresuró a regresar al consulado para ayudar a Katherine Debany a
reorganizar los archivos. A lo largo de la mañana, Elliot Wolfgard se mostró
inusitadamente tranquilo acerca de la cantidad de tiempo que había usado en un
encargo personal. Pero justo antes de su hora de almuerzo, hizo una pausa cerca de
los archivadores y dijo con suavidad:
—Al menos, siendo humana, no tienes que desplumar la maldita cosa con los
dientes.

325
Grabado en el hueso

Capítulo 16

Watersday, 18 de Messis

Volviendo de Desembarco del Ferry, Kowalski estacionó su coche en el
estacionamiento para clientes del Courtyard y miró a Monty.
— ¿Acabamos de flexionar algunas reglas o comprar en el mercado negro?

—Ni uno ni lo otro —replicó Monty—. Desembarco del Ferry no está bajo
control humano. Los carniceros y los tenderos pueden poner limitaciones cuando
se trata de la venta de alimentos que se cultivan fuera de nuestra zona, pero no hay
límites de compra para cualquier cosa cultivada o producida en Isla Grande o la
tierra utilizada por los Intuye que cultivan alrededor de la parte continental de la
aldea.

Kowalski miró las bolsas térmicas en el asiento trasero.
—Incluso con eso.

Monty asintió con la cabeza.
—Incluso con eso.

Habían ido a Desembarco del Ferry para comprar panecillos en la Panadería
Eamer ya que Nadine estaba ocupada haciendo muffins y postres como su
contribución a la comida de los residentes, además de hacer pasteles, muffins y
otros alimentos para Un Pequeño Bocado para venderlos, ya que La Carne no es Verde
estaba cerrado a todos los demás para organizar su fiesta privada. Ruthie les había
pedido que comprobaran en el mercado abierto las patatas porque la manada
femenina no tenía suficiente para preparar el puré de papas y la ensalada de
patatas que Nadine quería hacer para la cafetería.

Después de comprar los panecillos, vagaron alrededor del mercado abierto,
buscando los otros artículos de la lista de las chicas. De alguna manera, al explicar
que estaban comprando los ingredientes necesarios para el pavo y la cena
compartida que algunos Lobos de Lakeside y los humanos estaban organizando
juntos, Monty notó que el cuarto de libra de mantequilla que había pedido se

326
Grabado en el hueso

convirtió en una libra completa que sería suficiente para la mazorca de maíz que se
serviría, una docena de huevos se convirtió en dos docenas, una libra de azúcar
terminó pesando más de una libra, y una bolsa de cinco libras de harina de un
envío fresco de la región central se añadió a sus compras cuando no estaban
mirando. Los vendedores comenzaron a mencionar sugerencias de platos que irían
bien con el pavo, incluso en un caluroso día de verano.

A pesar de las numerosas veces que aseguraron a todos en el mercado que el
Courtyard de Lakeside tenía árboles frutales y los Terráneos y sus inquilinos
humanos tenían un montón de fruta fresca, Kowalski terminó arrastrando una gran
canasta de fruta variada al coche.

—¿Por qué cree que los vendedores nos dieron tanta comida extra? —
preguntó Kowalski.

—Lo que hacemos en el Courtyard establece un precedente para Desembarco
del Ferry, así como para la interacción entre humanos y otros en las Cataratas de
Talulah —respondió Monty—. Todos esos vendedores en el mercado eran Intuyes.
Tal vez tenían la sensación de que lo que estaban contribuyendo a esta comida
haría una diferencia para todos en el largo plazo.

—Eso es mucha expectativa en una comida.

Monty miró a su compañero, que estaba sentado en un coche que se calentaba
rápidamente, mirando hacia adelante. Sí, había mucha expectativa en esta comida.

—Mi hermano y su familia no fueron invitados —dijo en voz baja—. Jimmy
no es un residente oficial.

—¿Está cabreado por eso?

—Lo está, pero mi madre y Eva fueron firmes en su decisión acerca de a
quién invitar. Mamá preparará un plato para la familia de Jimmy. — No es que él lo
aprecie, añadió Monty en silencio.

Jimmy tuvo todo tipo de cosas a decir cuando se enteró de la comida y
comprendió que no estaba invitado. Tess y Vlad habían rechazado la invitación,
diciendo que se ocuparían de sus respectivos negocios. El Capitán Burke también

327
Grabado en el hueso

había declinado. Greg O'Sullivan lo mismo, ya que estaba en camino de regreso a
Hubbney por un par de días para hablar en privado con el Gobernador Hannigan
acerca de los doctores desaparecidos. Pero Simon, Nathan y Henry estarían allí, y,
dioses, Blair también, quien había sorprendido a todos aceptando la invitación de
Eva. Poner a Jimmy, con su postura y actitud, en la misma habitación con los cuatro
era una receta segura para la matanza.

Y poner a Jimmy en una habitación donde él tuviera tiempo de estudiar a
Meg Corbyn y darse cuenta de lo que ella era, haría daño a todos eventualmente.

Monty bajó del coche.
—Venga. Vamos a llevar este alimento adentro y dejar que las chicas decidan
qué tiene que ir donde.

—Michael está de patrulla —dijo Kowalski—. Puesto que no estará aquí para
el trabajo de preparación, dijo que ayudaría con los platos.

—¿Vio ese pavo?

Kowalski se echó a reír.
—Teniente, la mitad de Lakeside vio ese pavo.

*****

—¿Estamos preparando una ensalada de espinacas? —Dado que estaba en
forma humana, Simon no olfateó el colador de verduras que Meg estaba lavando y
secando como lo haría en forma de Lobo. Tomó una de las hojas y la olisqueó antes
de comerla. Luego miró a Meg—. ¿Por qué?

—Porque eso es lo que me pidieron que hiciera —respondió—. Cuando acabe
de lavar las espinacas, limpiaré las setas. Entonces vas a picarlas.

—¿Por qué?

—Porque gimoteas cuando uso un cuchillo para cortar o picar cosas.

—No lo hago. —No se sentía tranquilo cuando Meg tenía un cuchillo por
cualquier razón, pero no gimoteaba por ello.

328
Grabado en el hueso

—Vamos a decir que emites un sonido de preocupación —dijo ella—. Ruth
dice que hervirá unos huevos para agregar a la ensalada, y Merri Lee está
preparando un aliño caliente de tocino para agregar.

Si las chicas ponían suficiente tocino y grasa en las hojas, la espinaca podía
ser lo suficientemente sabrosa como para que un Lobo comiera.

Estudió a Meg, que parecía concentrarse terriblemente sólo para lavar algunas
hojas.
—¿Qué pasa? ¿No quieres ir a esta cosa de la cena compartida?

—Sí quiero. Ruth, Merri y yo hemos hablado de ello, de qué puedo esperar.
Están emocionadas. Y yo también. Lo mismo Sam. —Cerró el agua y se paró con
las manos apoyadas sobre el fregadero, gotas de agua cayendo de la punta de sus
dedos.

Simon esperó.

—Saltarín pasa mucho tiempo conmigo y con Sam. Y él come algunas
comidas con nosotros tres cada semana.

—No puede unirse a nosotros para esta comida —dijo en voz baja—. Todos
vamos a estar en forma humana, y esto es diferente. Ninguno de nosotros ha
compartido comida con humanos de esta manera antes.

—Lo sé. Pero no va a entender por qué está siendo excluido.

Parecía triste, pero sacudió la cabeza y volvió a secar las hojas de espinaca.

Trabajaron juntos para preparar la ensalada, diciendo poco, sin necesidad de
palabras. Y si Meg también notó el extraño silencio que pasaba por el Complejo
Verde, ninguno de ellos lo mencionó.

*****

Oso Grr estaba sentado en una silla que había sido girada para mirar hacia la
Avenida Crowfield, lo que hizo que Monty se preguntara si el oso de peluche había

329
Grabado en el hueso

sido puesto en un aislamiento por alguna razón. Tomando la otra silla en el porche,
no se sorprendió cuando Lizzy se acercó y se apoyó en él. La abrazó y ella le
regresó el abrazo.

—¿Oso Grr hizo algo que yo deba saber? —Había regresado a casa para
encontrar a Lizzy, Fanny y Sarah en su porche jugando a las canicas, vigiladas por
tres Cuervos y una hembra Sanguinati que él no conocía. Bueno, la Sanguinati
estaba observando a las niñas; los Cuervos estaban mirando el juego o esperando
una oportunidad de "pedir prestado" algunas de las bolitas brillantes.

Lizzy sacudió la cabeza y dijo en voz baja:
—Pero él quería que te preguntara si Frances puede venir a vivir con
nosotros.

—¿La llamas Frances en lugar de Fanny?—Sólo su mamá llamaba a la hija de
Jimmy con su nombre propio.

—No le gusta que le llamen con esa palabra, papá. Especialmente... —Lizzy
miró a Oso Grr como si fuera a darle valor.

Monty sintió un escalofrío, a pesar del calor del verano.
—¿Qué pasa, pequeña Lizzy?

—Clarence es malo. Él sacude su culo y le da una palmada y dice cosas como
"Fanny besa fanny3" y hace un sonido como de besos grandes. Cuando vivían en
Toland, le dijo que le daría un centavo si besaba a los vagos de sus amigos. Y una
vez, un chico dijo que daría a Clarence un dólar si Frances le besaba a su cosa. —
Lizzy arrugó la nariz para mostrar su opinión de hacer tal cosa—. Frances no
quiere ser mala, papá. Ella me dijo a mí y a Oso Grr que no quiere ayudar a
Clarence cuando hace cosas malas. Pero si no lo hace, él la pellizca muy fuerte
hasta que llora, y entonces el tío Jimmy la llama chillona y dice cosas malas.

3Fanny: Es un juego de palabras, ya que además de nombre propio también es
una forma de coloquial de decir "coño". Tiene que ver con la forma como
entienden los apodos tanto Cyrus como su hijo Clarence, mientras todos los
demás le dan una connotación cariñosa ellos le dan una connotación de burla y
agravio, Cyrus con su hermana usando el apodo de Sissy -que es una forma de
decir coloquialmente cobarde- y Clarence con su hermana Fanny, diciéndole
"Coño”. (N.de T.)

330
Grabado en el hueso

Monty se sintió enfermo, mareado, tembloroso. Clarence era un niño que
podía estar creciendo demasiado rápido y en el camino equivocado, pero todavía
era un niño. ¿Estaba tratando de ser el chulo de su hermana menor? ¿Había
aprendido ese comportamiento de su padre? Jimmy, que siempre prefería usar a
otra persona para ganar dinero, ¿habría tratado de presionar a Sissy para que
proporcionara favores sexuales a sus amigos y/o a conocidos que tenían algo que
él quería?

Tal vez Jimmy lo había intentado, de la misma manera que Clarence ahora
estaba tratando de presionar a Fanny, pero no tuvo éxito. Su madre y padre habrían
sabido si algo estaba mal. Tal vez no se habían dado cuenta de cuánto daño Jimmy
estaba infligiendo con sus palabras cuando no estaban cerca para detenerlo, pero si
se hubiera hecho físico de alguna manera, no les habría importado que él fuera su
hijo de sangre y Sissy fuera su hija adoptiva. Habrían llamado a la policía y
denunciado a Jimmy. Ellos hubieran hecho lo correcto por Sissy.

—¿Papi?

Monty estudió a su hija, quería preguntarle si Clarence había tratado de
mostrarle... Bueno, ella había visto las cosas de los chicos en Sam Wolfgard, pero
Sam había cambiado de Lobo a un niño desnudo después de rescatar la mayor
parte de Oso Boo, el mejor amigo de peluche de Lizzy. Y Sam había estado en una
habitación llena de adultos, muchos de los cuales no veían diferencia entre ver un
pene humano y ver a un macho levantar una pierna para regar un árbol.

—Lizzy, ¿ha intentado Clarence hacerte daño? —Su vacilación hizo que su
pecho se apretara hasta que le resultara difícil respirar.

—Un día me llamó con nombres -uso las malas palabras- porque dije que no
jugaría con él, sólo nosotros dos, y me sentí muy triste. Pero Sarah y yo le
prometimos a Oso Grr que jugaríamos afuera solas y que iríamos a la casa de Sarah
si Clarence salía. Y prometimos incluir a Frances siempre que se le permitiera jugar
con nosotras.

—Esas son buenas promesas. —Monty estudió al oso de peluche sentado en
la otra silla. No estaba castigado. Oso Grr estaba vigilando a un joven depredador
de dos piernas.

331
Grabado en el hueso

Los Otros podrían no entender el daño que se podía hacer con las palabras,
pero reconocerían y responderían a cualquier amenaza física dirigida a cualquiera
que fuera considerado parte del Courtyard.

—¿Papi? ¿Puede Frances quedarse con nosotros?

—Es complicado, Lizzy —dijo. Para los humanos de todos modos—. Pero
Fan... Frances puede jugar aquí contigo todo lo que quiera. Y hablaré con la señora
Eva sobre dejarla jugar en la casa de los Denby también.

—Pero no a Clarence. —No era una pregunta. Sonaba más como una súplica.

—No, Clarence no. —Él la dejó en el suelo—. ¿Pueden tú y Oso Grr quedarse
aquí un poco? ¿Por aquí en el porche? —Le pediría a Kowalski que vigilara las
cosas durante unos minutos.

—¿Solos? —Ella lo miró con esos grandes ojos marrones—. ¿No podría la
señorita Leetha quedarse con nosotros?

—¿Leetha? ¿Quién es? —Tenía la sensación de que ya conocía la respuesta.

—Vivía en Toland. Ahora vive arriba.

Monty estudió a Lizzy como si nunca la hubiera visto antes. Unos meses
atrás, había vivido en un edificio de apartamentos donde los adultos habrían
sentido pánico al ver a una de las Terráneas. Ahora, tener a una Sanguinati como
vecina de arriba no valía la pena pensarlo dos veces... era, de hecho, un extraño tipo
de consuelo.

—Preguntaré. No tardaré mucho y cerraré la puerta. No contestaron ni tú ni
Oso Grr ¿Lo prometen?

—Lo prometemos.

Entró y llamó a Pete Denby.
—¿Pete? Soy Monty. Necesito hablar unos minutos.

332
Grabado en el hueso

—Por supuesto. ¿Quieres dar una vuelta?

—No. Me gustaría reunirme en tu oficina. Esta charla es más... oficial.

Silencio. Entonces,
—Te veré allí en unos minutos.

—Alguien viene a ver a Lizzy. —Lo que significaba que Robert y Sarah eran
bienvenidos a venir si Pete necesitaba a alguien que los cuidara.

—Eso está cubierto.

Preguntándose cuál de los Otros estaba en donde los Denby, Monty colgó,
salió de su apartamento y cerró la puerta con llave. Subió las escaleras en silencio,
sin querer ver a Jimmy en este momento. Llamó a la puerta del piso de arriba muy
silenciosamente.

La mujer que abrió la puerta era la misma Sanguinati que había estado en su
porche hacía un rato. Si hubiera sido humana, le habría echado unos cuarenta y
poco. No tenía ni idea de su edad, pero algo en la mirada de aquellos oscuros ojos
le decía que había visto y hecho mucho en su vida.

A diferencia de Nyx Sanguinati, esta vampira no usaba ropa pasada de moda
ni se movía como una mezcla de humo y forma humana, haciendo que fuera obvio
lo que era. De hecho, esta hembra sería notada por su belleza madura y su gracia, y
ningún hombre que la admirara mientras pasaba vería a un depredador vestido
con pantalones negros y una camiseta, ambos hechos con un material sedoso y de
aspecto rico.

—¿Señorita Leetha? —Era difícil no añadir una L al final de su nombre.

—¿Teniente?

—¿Le importaría quedarse con Lizzy por unos minutos? Necesito ocuparme
de algunos asuntos.

—Puedo vigilar.

333
Grabado en el hueso

—Gracias —se giró para marcharse.

—¿Teniente? Si su negocio se vuelve demasiado complicado, podemos
simplificarlo para usted.

No miró hacia atrás, ni siquiera se atrevió a hacer un sonido evasivo que ella
pudiera interpretar como un permiso tácito para matar a su hermano.

Llegó a la Oficina del Enlace justo cuando Pete llegaba al piso de arriba y
tenía la llave en la puerta exterior.

—¿Cómo de oficial va a ser? —preguntó Pete cuando estaban dentro de su
oficina. Abrió la pequeña nevera y levantó dos botellas de cerveza.

—No lo suficientemente oficial como para negarme a una de esas —respondió
Monty.

Pete abrió las botellas, entregó una a Monty, y luego se sentó en una de las
sillas de su área de espera.

Monty se sentó en la otra silla, tomó un largo tirón de su cerveza, y luego le
contó a Pete todo lo que Lizzy le había dicho.

—Hasta ahora es sólo abuso verbal —comenzó Monty, luego recordó el
pellizco. Difícil decir dónde caería en una escala entre las disputas de hermanos y
el abuso—. Principalmente.

—¿Sólo abuso verbal? —preguntó Pete mientras hacía comillas al repetir las
palabras—. Venga ya.

Se frotó la frente con la fría botella.
—Sí, ya sé. Las palabras pueden hacer tanto daño como los puños. —Bebió
más de la cerveza—. El lema en la casa de mis padres era "sin palabras
desagradables, sin acciones desagradables". Y si éramos crueles, incluso sin
intención, se esperaba que al menos tratáramos de arreglar las cosas.

—Tu hermano no parece haber abrazado el lema familiar.

334
Grabado en el hueso

—No. Pero él aprendió a evitar ser atrapado con demasiada frecuencia por
mala conducta, y cuando era atrapado, siempre trató de transferir la culpa a otra
persona, o de persuadir a la otra persona para que negara que hubiera algún mal.
—Monty puso la botella en un posavasos que Pete le dio—. Ciertamente, entrenó a
Sissy para que fuera complaciente en lo que él tomaba de ella cuando éramos
niños, y nada de lo que les decía a ninguno de ellos parecía hacer la diferencia.

Monty vaciló, luego se preguntó por qué, ya que él había pedido esta reunión.
Pete ya tenía formada una opinión sobre los miembros de su familia. Dudaba que
cualquier cosa que dijera ahora alterara esas opiniones, o sorprendiera a un
abogado.

—El hombre con el que Sissy estaba involucrada, el padre de las niñas. Era un
tipo agradable, firme. Y él realmente la amaba. Sólo lo vi un par de veces, pero me
gustaba. Estaba feliz cuando quedó embarazada de Carrie, y él y Sissy hablaron de
casarse. Entonces sucedió algo, y ya no hablaban de matrimonio. Pero
permanecieron juntos, y a pesar de que se alejó un poco, las cosas parecieron
tranquilizarse.

—No te casaste con la madre de Lizzy —dijo Pete con ligereza.

—Yo quería casarme. Elayne no. O, más concretamente, su madre no quería
que se casara con un ser inferior social y financieramente.

—¿Qué pasó con Sierra?

—Nunca lo supimos. Se fue dejándola con las chicas un año después de que
Bonnie naciera. La única vez que lo confronté después de que él se fuera, dijo que
no le importaba trabajar largas horas para mantener a sus propias hijas, pero él
estaría condenado si se rompiera la espalda por un parásito. No lo entendí en ese
momento. Ahora, después de haber visto a Jimmy y Sissy aquí juntos, pienso en
cómo su pareja pagaba algunas de las facturas directamente, o compraba ropa y
juguetes para las niñas, o traía una bolsa de comestibles cuando iba a visitar a sus
hijas. Pero no le daba dinero a Sissy.

—Jimmy estaba sacando una parte del dinero de la casa, y la pareja de Sierra
descubrió por qué tenían problemas para pagar cuentas. —Pete suspiró—. Ella

335
Grabado en el hueso

probablemente prometió dejar de dar dinero a su hermano, y las cosas se calmaron
por un tiempo.

Monty asintió con la cabeza.
—Entonces Jimmy volvió a aparecer y la desangró. Y cuando ella rompió la
promesa demasiadas veces, su pareja se fue.

—¿Sabes dónde encontrarlo?

Sacudió la cabeza.
—Mamá podría saberlo. No importa ahora. Sissy está fuera del alcance de
Jimmy. Pero Frances...

—No puedes sacar a un niño de sus padres porque te dijeron algo que pasó
en otra ciudad —dijo Pete—. No hay pruebas de que Clarence haya obligado a
Frances a hacer nada, y sería su palabra contra la suya.

—Los tribunales humanos no podrían, y no querrían, sacar a Frances de sus
padres por habladurías, pero la ley humana no se aplica en el Courtyard —dijo
Monty—. No necesitaría convencer a un juez de que Frances está en peligro.

Pete se inclinó hacia delante.
—Hay suficiente diferencia de edad entre tú y Sierra para proporcionar cierta
distancia, pero hermanos y hermanas cercanos a la misma edad no siempre se
llevan bien. Si tienes alguna duda al respecto, te dejaré pasar una tarde con Sarah y
Robert cuando están por la labor de ser la cruz de la vida del otro. Monty, si esto es
una tempestad en un vaso de agua, si Frances ha exagerado una pelea de hermanos
y añadió un dramático florecimiento de simpatía, y convences a Simon Wolfgard
para actuar, no hay vuelta atrás. Tú tienes más experiencia con los Otros que yo,
pero habiendo observado cómo los adultos dejan que los chicos peleen para
arreglar las cosas entre ellos y sólo intervienen cuando parece que uno de ellos se
lastimará, tomarán tu palabra de que la amenaza es lo suficientemente grave como
para quitarle a la niña. Pero, ¿qué sucede si Simon o Vlad o Henry deciden que
Frances debería ser reubicada? No podrás retirar tu petición, no serás capaz de
suavizar lo que les hubieras dicho a fin de mantenerla en Lakeside.

—Lo sé. —Podía ser nada más que Frances siendo infeliz y solitaria. Había
sido arrancada de su casa en Toland y se le había limitado el contacto aquí con los

336
Grabado en el hueso

niños con los que podía jugar. Incluso ahora, el apartamento era un hogar
temporal, uno que su familia podría perder en cualquier momento. Esto podría ser
nada más que una niña algo introvertida que quería sentirse estable. O podría estar
en peligro real de tener de proxeneta a su propio hermano.

Monty cogió la cerveza y vació la botella.

—¿Qué vas a hacer? —preguntó Pete—. ¿Qué harías si habláramos de Lizzy?

—Hablar con Eva y Ruth para que sean conscientes de un peligro potencial.
Hablar con Karl y Michael para una tarea no oficial. —Monty soltó su aliento
lentamente—. Y hablar con Simon y Vlad sobre cuándo el comportamiento
humano requiere intervención independientemente de la edad de los humanos.

—¿Antes o después de la cena compartida?

—Después. No hay por qué enardecer a todo el mundo antes de que nos
sentemos juntos para lo que supone una cena compartida. —Pero le pediría a
Leetha Sanguinati que le informara si Jimmy, o Clarence, tenían algún visitante.

*****

Saltarín llegó a la Plaza Comercial antes que Simon, Meg y Sam. Igualmente
Nathan y Blair, pero estaban fuera de La Carne no es Verde, bloqueando la puerta
para impedir que el joven Lobo entrara corriendo y tomara algo de la comida.

—Cachorro, ¿le contaste de esta comida? —Simon le preguntó a Sam.

—No. Tal vez. Un poco. Pero eso fue antes de que Meg me dijera que todos
tenían que verse humanos.

Detectándolos, Saltarín se dirigió directamente a Meg, quien llevaba el gran
plato de ensalada de espinacas.

Blair gruñó una advertencia y Simon dio un paso delante de Meg, dándole a
Saltarín dos razones para alejarse en lugar de saltar, y posiblemente rascar a Meg
para averiguar qué había en el tazón. Nathan se unió a ellos, rodeándola hasta que
ella llegó a La Carne no es Verde y entró.

337
Grabado en el hueso

—Nos quedaremos aquí hasta que todos los demás estén dentro —dijo Blair.

—La manada femenina y el resto de la comida ya están aquí —dijo Nathan—.
Los hombres están llegando. ¿Eso es normal? Pensé que los hombres ayudaban con
la comida.

—Yo ayudé. —respondió Simon.

Blair le echó un vistazo.
—Trajiste hojas y hongos.

Simon desnudó los dientes. Luego suspiró porque era cierto.
—Vamos, Sam.

Pero Sam miraba fijamente a Saltarín, cuyos ojos ámbar mantenían una
perpleja seriedad.

—No puedes entrar —dijo Sam con calmada autoridad—. Tienes que ser
capaz de cambiar a la forma humana para comer aquí hoy.

Los Lobos adultos no se movieron, no se inmiscuyeron. El momento se estiró.
Entonces Saltarín se escabulló, llorando de un modo que le dolió el corazón a
Simon.

—Nos aseguraremos de que consiga algo de la comida —susurró Simon a
Sam cuando abrió la puerta. Él y el líder de la manada de cachorros entraron.

Las mesas habían sido movidas juntas para formar una larga mesa en el
centro de la habitación. Otras mesas habían sido agrupadas para contener cuencos
y platos de una variedad de alimentos.

—Hay tantas cosas —dijo Meg, dando lentos pasos hacia las mesas de
comida.

¿Había más opciones que de costumbre, o lo estaba viendo de una manera
diferente que la confundía?

338
Grabado en el hueso

—Puede que hayamos exagerado un poco con el número de platos que
preparamos —dijo Merri Lee, poniendo un plato de judías verdes sobre la mesa—.
Pero queríamos bastante variedad para todos, y todo aquí se puede comer como
sobras. Meg, dame la ensalada de espinacas y voy a añadir el aderezo caliente de
tocino y los huevos duros. Ah, y tenemos mazorca de maíz al vapor, así que
asegúrate de tomar una pieza para probarlo. El Teniente Montgomery y Pete han
ido a buscar a los niños. Eva está triturando las patatas, la señorita Twyla está a
punto de hacer el maíz, y Michael y Karl están trinchando el pavo.

A Simon le hubiera gustado ver ese trinchado, pero no pidió. No le importaba
ponerse en el camino de los hombres, pero este parecía un buen momento para
alejarse de la señora Twyla y Eva.

Montgomery, Pete y los tres cachorros humanos llegaron, seguidos por
Nathan, Blair, y Henry. Nadine y Chris Fallacaro salieron del área de la cocina
llevando canastas de panecillos y rollos, y un plato con algún tipo de pan denso.

Nadine señaló los alimentos.
—Muffins de melocotón, panecillos y pan de calabacín. Estoy haciendo uso de
lo que está en temporada.

Fruta en los muffins sonaba bien, ¿pero verduras en el pan?

Simon miró a Blair y a Nathan. Ellos lo miraron.

«Tú la distraes, y le daré a la cosa de pan una olfateada», dijo Blair.

«Demasiado tarde», dijo Simon mientras Michael Debany traía una gran
bandeja con carne apilada, incluyendo las piernas del pavo, que eran las únicas
partes intactas -y reconocibles- del ave.

Kowalski salió de la cocina llevando dos sacos llenos de contenedores de
comida.
—La señora Twyla está enviando algo de comida a Cyrus y a su familia para
mantener la paz. Volveré dentro de unos minutos.

Montgomery se acercó a ellos.
— ¿Quieres ayuda, Karl?

339
Grabado en el hueso

—Mejor si lo hago solo, señor.

Montgomery asintió con la cabeza.

—Voy a salir contigo y me aseguraré de que Saltarín no te haga una
emboscada —dijo Nathan.

Eva Denby puso un gran plato de cubitos de pan cocido al lado del pavo y
aplaudió.
—Muy bien, todos. Tomen un plato y sírvanse. Cualquier persona más baja
que Meg será ayudada por un adulto.

Meg y Merri Lee miraron a Eva y le dijeron:
—¡Oye!

El resto de los humanos se rio. Simon no tenía ni idea del porqué.

Merri Lee puso los ojos en blanco.
—Si ese es el estándar que estás usando, Meg y todo el mundo de
exactamente su altura deberán ser los primeros en la fila.

Eso trajo más risas. Todavía no sabía por qué eso era divertido, pero Meg y
Merri Lee, con Sam entre ellas, fueron los primeros en elegir la comida, así que no
gruñó a nadie. Nathan regresó, le hizo un gesto con la cabeza para indicar que
Kowalski -y la comida- había escapado a Saltarín, y se unió a la fila.

Cazuela de frijoles verdes, brócoli y cazuela de queso, ensalada de patatas,
ensalada de macarrones y ensalada de espinacas; muffins, panecillos y pan de
calabacín; puré de patatas, relleno, pavo y salsa; mazorcas de maíz y mantequilla
derretida. Dejó de intentar identificar el resto de la comida que la manada
femenina había hecho para esta comida.

Meg no tomó más de una cucharada de cualquier cosa, pero tampoco lo
hicieron el resto de las hembras. Aún así tenían los platos llenos de comida. A los
cachorros no se les dio tantos alimentos diferentes, pero la cantidad era suficiente,
incluso para Sam. Cuando tomaron asiento en la mesa, Kowalski regresó, y algo

340
Grabado en el hueso

sobre la compasión en los ojos oscuros del hombre hizo brotar la piel sobre los
hombros y la espalda de Simon.

—Tienes que venir —dijo Kowalski en voz baja cuando llegó a Simon.

Montgomery puso su plato sobre la mesa.
—¿Hay algún problema?

Kowalski asintió, pero mantuvo los ojos fijos en Simon.
—Tienes que venir afuera.

«¿Simon?» Blair apartó su comida. Lo mismo hicieron Nathan y Henry.

«Esperen», dijo Simon. «Vigilen a Meg».

Oyó los gemidos antes de llegar a la puerta. Lobo pero no Lobo. Cuando
salió, comprendió la lástima en los ojos de Kowalski, supo por qué Montgomery
contuvo el aliento.

No era humano. No era Lobo. Ni siquiera esa mezcla terrible pero armoniosa
que la mayoría de ellos tomaba cuando estaban estresados o necesitaban aspectos
de ambas formas. Este era el peor tipo de media forma.

No quería quedarse fuera.

Antes de que pudiera decidir qué hacer con Saltarín, la señora Twyla salió y
miró al joven lloriqueante.

—No voy a tener un chico desnudo sentado a la mesa, así que es mejor que le
traigan algo de ropa —dijo.

—Señora Twyla... —empezó Simon al mismo tiempo que Montgomery decía:

—Mamá.

Ella los ignoró y señaló a Kowalski.
—Te acercas a la tienda y le traes a este chico una camiseta y un par de esos
pantalones de ejercicio de cintura elástica que usas cuando levantas pesas y haces

341
Grabado en el hueso

lo que hagas para hacer esos músculos. Debe ser lo suficientemente fácil para sacar
unos puntos de sutura en la costura trasera para dar cabida a su cola. No te
molestes con los zapatos ahora mismo.

¿Zapatos? No tenían nada que pudiera acomodar los pies de Saltarín. Uno
parecía en su mayoría humano, pero peludo. La otra era una pata de Lobo con
dedos humanos.

—La camisa y los pantalones serán suficientes —continuó la señora Twyla—.
Corre ahora. La comida se está enfriando.

—Sí, señora. —Kowalski corrió a la tienda de ropa en la Plaza Comercial.

—Crispin, entra y asegúrate de que todo el mundo empiece.

La vacilación de Montgomery duró sólo un momento.
—Sí mamá.

—Señora Twyla... —exclamó Simon otra vez.

—No.

La palabra fue pronunciada en voz baja y cortés, y dejó claro que no habría
argumentaciones ni discusiones.

La señora Twyla le dirigió una larga mirada a Simon.
—¿Cree que no entiendo lo que pasó aquí, y por qué? Intentar requiere coraje.
¿Cuántos de ustedes lo hicieron bien la primera vez?

La mayor parte de los Terráneos que intentaban tomar la forma nunca
lograban cambiar del todo, así que no podrían pasar por humanos. Pero tampoco
trataban de sentarse en una mesa con los humanos y comer.

—Cualquiera que tenga un problema con esto es bienvenido a agarrar un
plato y comer en otro lugar —dijo la señora Twyla—. Y eso lo incluye.

Picado, le gruñó, y se sintió vagamente avergonzado por hacerlo cuando ella
dobló los flacos brazos y lo miró.

342
Grabado en el hueso

Kowalski regresó.
—Adiviné los tamaños. Pensé que estaría bien si la camiseta fuera un poco
grande. Hace calor y el resto de los niños llevan pantalones cortos, así que traje
estos.

Había visto a Kowalski y Debany usar pantalones cortos como aquellos
cuando ejercitaban en Correr y Golpear, el gimnasio del Courtyard.

—Esos servirán bien —dijo la señora Twyla—. Ahora necesito...

Eva y Nadine asomaron la cabeza por la puerta.

—Twyla, qué está pasando... —Eva comenzó.

Simon vio el shock y el horror en las caras de las dos hembras. Entonces esos
sentimientos desaparecieron, en la forma en que un Lobo los haría desaparecer tras
la máscara de aspecto humano. Los sentimientos no se habían ido, sólo se
escondieron.

¿Habían ocultado sus sentimientos de esa manera la primera vez que habían
visto las cicatrices de Meg?

—Necesito un cortador o un par de tijeras —dijo la señora Twyla.

—Tengo tijeras en el mini kit de costura que guardo en mi bolso —dijo Eva—.
Yo los traeré.

—Ustedes chicos ayúdenlo a ponerse de pie y vestirse.

No estaba seguro de quiénes eran los chicos hasta que Kowalski se movió
para pararse en un lado de Saltarín y le dio a Simon una mirada expectante.
Después de levantar a Saltarín en posición vertical, el joven necesitó un minuto
para encontrar su equilibrio, algo que no era fácil cuando estaba de pie sobre dos
pies de forma diferente. Nadine les ayudó a ponerle la camiseta, mientras que la
señora Twyla sujetó los pantalones cortos a la cintura de Saltarín y decidió dónde
rasgar la costura para proporcionar una abertura para la cola.

343
Grabado en el hueso

Cuando Eva volvió con su kit, no sólo abrió la costura, sino que también
añadió un par de puntadas para mantener la costura sin que se abriera más.

Luego metieron dentro a Saltarín.

Blair, Nathan y Henry habían adivinado lo que había sucedido. Los
humanos...

«Eva les dijo para que estuvieran preparados» dijo Henry.

—Saltarín, te sientas a mi lado —dijo la señora Twyla—. Ruth, prepárale un
plato. Comienza con algo simple.

—Sí, señora. —Ruth corrió a las mesas con la comida y comenzó a llenar otro
plato mientras Merri Lee vertía leche en una taza de plástico.

Simon y Kowalski instalaron a Saltarín en la silla. El joven jadeaba, estresado
por el cambio físico y un cuerpo que debía de ser como pedazos desunidos.

Robert miró fijamente, un tenedor con puré de patatas suspendido sobre su
plato.
—¿Es Saltarín?

— ¿Y qué? —Desafió Sam.

—¿Cómo hizo eso? —Robert miró a Sam—. ¿Puedes hacer eso?

—Lo discutiremos más tarde —interrumpió Pete—. Cómete la cena.

Ruth trajo un plato que contenía puré de patatas, relleno, pavo y una
cucharada de brócoli y cazuela de queso.
—No estaba segura de si podía manejar mazorcas de maíz.

La señora Twyla asintió.
—Esto servirá por ahora.

Saltarín se lanzó para la comida en el plato y recibió un golpe en la nariz.

344
Grabado en el hueso

—Espera hasta que te lo corte. —La señora Twyla cortó el pavo y luego puso
el plato frente a Saltarín. Cogió un tenedor y dio unos golpecitos en el extremo de
los dientes—. Esto es puntiagudo y te dolerá si lo empujas en tu lengua o en el
interior de tu boca. Supongo que te lo vas a clavar una o dos veces, todos los niños
lo hacen, pero intenta tener cuidado. —Ella puso el tenedor en su mano y lo guio
hasta que él pinchó un trozo de pavo, luego lo soltó—. Ahí tienes.

—¿Por qué ha cortado la comida de Saltarín? —preguntó Sam.

Era curioso que el cachorro le preguntara eso dado que había empujado su
plato a Meg para que le cortara el pavo a él.

—Lo hice por todos mis hijos y nietos cuando eran pequeños —respondió la
señora Twyla.

—La abuela Twyla solía cortar mi comida, pero ya no tiene que hacerlo —dijo
Lizzy.

«Eso es porque Pete Denby cortó su comida cuando cortó la de Sarah» dijo
Henry, sonando divertido.

Sam inclinó la cabeza y estudió a la señora Twyla.
—Si está cortando su comida, ¿significa que es la abuela de Saltarín?

Montgomery se ahogó, pero no pareció sorprendido cuando la señora Twyla
dijo:
—¿Tiene una abuela? ¿No? Entonces supongo que sí.

Nadie habló durante varios minutos. Los Lobos y Henry mantuvieron un ojo
en Saltarín para cerciorarse de que él no intentara tomar la comida del plato de
cualquier persona. Los humanos mantuvieron su atención enfocada
principalmente en sus propios platos.

—Entonces —dijo la señora Twyla finalmente—, ¿chicos qué han estado
haciendo últimamente?

Silencio. Entonces Montgomery miró a Simon antes de dirigirse a su madre.
—¿A qué chicos te refieres, mamá?

345
Grabado en el hueso

Miró a todos alrededor de la mesa, incluyendo a Blair y Henry.
—Todos ustedes.

—El otro día atrapamos un pavo—dijo Blair.

—Y es un buen pájaro. ¿No es cierto, Eva?

Eva Denby tragó saliva.
—Un pájaro muy bueno. Y lo suficientemente grande para compartir.

Merri Lee mencionó el nuevo Estilo cozy Crowgard que estaba leyendo.
Kowalski preguntó si Alan Wolfgard tenía un nuevo libro editado. Michael Debany
preguntó si los Lobos habían jugado alguna vez un partido de baloncesto.

Poco a poco todos se relajaron, hablando de libros y juegos que involucraban
pelotas de un tipo u otro, hablando de los alimentos que eran una nueva
experiencia para Meg, así como para los Terráneos.

—La mazorca de maíz es maravillosa —dijo Meg—. Tendremos que conseguir
que Jenni, Starr y Jake lo prueben de esta manera.

Merri Lee se echó a reír.
—Sí. No creo que la mantequilla derretida en el maíz crudo tenga el mismo
gusto.

Hablaron y se rieron y le preguntaron a Henry sobre sus esculturas. Nathan
gruñó una protesta cuando Meg dijo que le confiscaría galletas la próxima vez que
llegara tarde al trabajo, y eso hizo reír a la manada femenina, especialmente
cuando Meg confesó haber mirado debajo de la cama de Lobo para ver si Nathan
se estaba ocultando de ella.

A través de todo esto, Saltarín se sentó entre ellos, bienvenido y aceptado.

*****

Encajonándose en la cocina tan silenciosamente como le fue posible, Jimmy se
rascó el vientre desnudo, luego metió sus manos debajo de sus calzoncillos para

346
Grabado en el hueso

rascarse el culo. Abrió la nevera y juró en silencio cuando los frascos almacenados
en las estanterías de la puerta resonaron. Cuando salió del dormitorio, Sandee le
hizo ese resoplido de cerdo, un sonido asqueroso, a diferencia de un ronquido
honesto, de modo que no era probable que lo oyera, pero los malditos niños habían
intentado esconder comida toda la noche y podrían despertarse y querer unirse a
él. ¿No había dejado que ellos tuvieran su porción de la comida que había sido
enviada con ese maldito policía? Eso debería haber sido suficiente.

Debería haber sido invitado a la gran cena que tuvieron en La Carne no es
Verde. Vivía en uno de estos apartamentos, ¿no? Su madre podría haber insistido en
que él, al menos, fuera incluido. Pero fue esa perra, Eva, quien había tenido las
pelotas para pedir a los monstruos que le trajeran un pavo grande, así que ella fue
la que había entregado las invitaciones.

Algo que no iba a olvidar. Al igual que no iba a olvidar que se suponía que se
encargaba de las cosas alrededor de los edificios y por lo general trabajaba sola.
¿Un baño atascado? Tendría que lidiar con ello, y no necesitaría más que un par de
minutos a solas con ella para enseñarle por qué debería ser más amable con él y
para persuadirla de que mantuviera cerrada su puta boca.

Jimmy sacó el plato de pavo, los tres panecillos restantes y el tarro de
mayonesa. Habría preferido calentar el relleno y el puré de patatas junto con el
pavo, pero la cocción de la olla podría despertar a los mocosos, así que se preparó
para los bocadillos.

Cortó los panecillos, los cubrió de mayonesa y luego metió todo el pavo que
pudo en cada uno. Sentado en la pequeña mesa, mordió un sándwich, degustando
resentimiento junto con la carne.

Su escondite de dinero se estaba poniendo bajo, y Sandee no estaba trayendo
lo suficiente para comprar comida todos los días, y mucho menos cualquier otra
cosa. No era su territorio, y El Ciervo y la Liebre, la única taberna al alcance de la
mano sin gastar dinero en taxis o pasajes de autobuses, tenía policías y vampiros
alrededor que la reconocerían... y los policías al menos sabrían por qué se
marchaba con diferentes hombres. Incluso si CJ pudiera ser persuadido de no
arrestarla por prostitución, ese bastardo de Burke no dudaría. Él no parecía el tipo
que miraría el otro modo de obtener regalos.

347
Grabado en el hueso

Había bares más cerca de la estación de autobuses que tenían el tipo de
clientes que estaba acostumbrado a frotar codos. Como todo lo demás en estos días,
las drogas llegaban a la ciudad en pequeñas cantidades, y el precio de una maleza
pequeña era casi el triple de lo que había pagado en Toland. Un intermediario
podría probar el producto y todavía hacer una ganancia considerable. Pero era un
recién llegado, y los intermediarios que ya estaban en Lakeside habían apostado
sus territorios y no estaban interesados en dar cabida a un competidor.

Lo que significaba que tenía que ser capaz de vender algo más, algo que los
otros hombres no tenían.

Jimmy miró el sándwich de pavo durante un largo momento antes de tomar
otro gran bocado.

Incluso en los bares más sucios, la conversación era la misma: normalmente se
podía comprar algún tipo de comida en las tiendas donde se registraban sus
libretas de racionamiento, pero los carniceros todavía se quedaban sin carne antes
de que llegara el siguiente envío de los mataderos. No siempre se podía comprar
una barra de pan, e incluso cuando se podía, la cantidad de lo que se podía
comprar era estrictamente controlada. ¿Productos enlatados? ¿Alimentos en
frascos? Las fábricas de enlatados y las empresas de procesamiento de alimentos
estaban operando de nuevo, si bien no con la misma capacidad porque algunos de
esos lugares tenían escasez de trabajadores. Las tiendas de suministros
almacenaban esos alimentos siempre que era posible, pero con mucha frecuencia
también había estanterías vacías en esas tiendas. Las mujeres que tenían un árbol
frutal en su propiedad y sabían cómo conservar las frutas y hacer mermeladas y
jaleas, estaban vendiendo lo que su familia no necesitaría durante el año, pero era
más como un día de mercado en el vecindario y caras desconocidas eran vistas por
todos y los oficiales de policía a caballo o a pie tendían a patrullar esas calles
durante las horas de mercado para desalentar la mala conducta o los intentos de
robar comida.

Las presas fáciles se conformaban con lo que estaba disponible, pero los
verdaderos hombres querían algo mejor. ¿Cómo se suponía que debían hacer
negocios sólo comiendo verduras y unas pocas onzas de carne cada día?

Los malditos Otros comían ratas y ratones y todo tipo de mierda no apta para
los humanos, y su carnicería siempre tenía mucho cerdo y carne. Los buenos

348
Grabado en el hueso

perros incluso salieron y trajeron un jodido pavo para esa perra Eva sólo porque
ella quería uno. Si la carne de la carnicería desaparecía una noche, podrían cazar
un poco más. Al menos entonces serían buenos para algo.

No podía tomar la carne él mismo. Había oído a uno de los monstruos decirle
a los mocosos que todo el mundo tenía un olor diferente, y los Otros podían saber
dónde había estado cada humano en el Courtyard. Así que no podía estar
relacionado con la desaparición de la carne.

Pero había conocido a algunos hombres que podían hacer el trabajo y serían
lo suficientemente inteligentes como para darle su parte del transporte.

Su comisión. Sí. Los hombres de negocios recibían una comisión por su parte
de un trabajo.

Sonriendo, Jimmy comió el último bocadillo y puso el pavo restante y la
mayonesa en el refrigerador. Suficiente para una persona. Sandee devoraría el pavo
para el desayuno antes de que los mocosos pudieran meterlo en sus glotonas
fauces. Podían comer esa mierda de brócoli o pasar hambre.

Necesitaba sacudirse de encima a Sandee y los mocosos y salir de Lakeside.
No había nada para él ahí. A diferencia de Toland, era una ciudad demasiado
pequeña para que él y su tipo de negocio preferido escaparan de la atención. Tenía
que calcular que CJ o, más probablemente, ese bastardo Burke ya le habría dicho a
la policía de otros recintos quien era él. Con las cosas como estaban en este
momento, no creía que nadie pudiera ser persuadido de mirar hacia otro lado,
especialmente si el robo implicaba comida u otros bienes esenciales.

Así que necesitaba un gran golpe, algo que le diera los medios para salir de
Lakeside y establecerse en otro lugar. Tenía que pensar en dónde sería.

Encontraría su boleto fuera de ahí. Sí, lo haría. Pero tendría que esperar hasta
la madrugada. Luego se acercaría a unos cuantos hombres y haría un negocio.

349
Grabado en el hueso

Capítulo 17

Moonsday, 20 de Messis

Después de haber terminado su almuerzo en La Carne no es Verde, Simon puso
el plato, los cubiertos y el vaso en sus respectivos contenedores. Ningún alimento
excepto el corazón de una manzana para volcar en el contenedor de reciclaje de
alimentos.

Su mano se detuvo sobre el contenedor. ¿Cuántas manzanas quedaban en su
pequeña reserva? ¿Cuántas necesitarían guardar para las golosinas que Meg le
daba a los ponis? Henry lo sabría. Sabía que las manzanas maduraban en
diferentes momentos, pero no había prestado mucha atención. Manzanas maduras
eran recogidas y comidas. Pero de acuerdo con la manada femenina, algunos tipos
de manzanas eran mejores para comer mientras que otras eran mejores para
cocinar y hornear.

¿Quién hubiera adivinado que las hembras humanas podían ser tan
quisquillosas? Un Lobo comía una manzana madura y era feliz. Por supuesto,
hacer distinciones entre las manzanas era sólo una de las muchas cosas que eran
diferentes este año.

Un Pequeño Bocado y La Carne no es Verde habían pasado por algunos cambios
en las últimas semanas, especialmente ahora, cuando la mayoría de los humanos a
los que se les permitía el acceso a la Plaza Comercial tomaban al menos una
comida al día en un lugar u otro. Eso tenía sentido para los humanos empleados en
las tiendas o que trabajaban en el consulado. Y para ser justos, los humanos que
tenían una parte del huerto del Complejo Verde hacían comida que pasaban como
un plato de acompañamiento, y siempre daban algo de comida preparada a Meg y
le mostraban cómo preparar los platos que realmente le gustaban.

En general, considerando el número de humanos a los que se les permitía
comer o comprar alimentos que provenían de la tierra del Courtyard o de las
granjas Terráneas que suministraban las cosas que no se cultivaban, se recogían o

350
Grabado en el hueso

se capturaban ahí, nadie sentía una falta real. Claro, algunos alimentos no siempre
estaban disponibles, dependiendo del éxito de una cacería o de cuando el
suministro de harina llegara a Lakeside, pero siempre había algo para comer.

Eso fue parte del cambio en La Carne no es Verde y Un Pequeño Bocado. Nadine
Bizcochos & Café preparaba comidas para el desayuno y el almuerzo, y Tess vendía
esos alimentos en la cafetería hasta que se agotaban. Entonces vendía sólo café y
otras bebidas. La Carne no es Verde había cambiado para proporcionar comida para
el almuerzo y durante toda la tarde, pero se esperaba que los clientes levantaran su
orden cuando estuviera lista y después ellos mismos limpiaran. Por la noche, el
lugar todavía actuaba más como un restaurante humano con meseros. De esta
manera, los invitados Terráneos tenían la oportunidad de experimentar varias
maneras de comer en un establecimiento humano.

Todas buenas cosas, en lo concerniente al Courtyard de Lakeside como un
lugar para la formación avanzada en las interacciones humanas. Pero todos los
días, los humanos todavía hacían cosas que eran peculiares. Como ese día.
Habiendo oído que no había más restos de pavo, entró en el área de la cocina y se
ofreció a dejar el cadáver del pavo donde las pequeñas criaturas pudieran
encontrarlo para que no se desperdiciara. Eva y Nadine le habían dicho que
estaban preparando sopa de pavo y que debía mantener sus patas fuera del
cadáver hasta que terminaran con él.

Debería haberles recordado que era su jefe y que no debían hablarle de esa
manera, pero había estado hambriento y superado en número y había demasiados
cuchillos afilados y utensilios puntiagudos al alcance de ellas.

Hablaría con ellas más tarde, o les mandaría un memorándum.

Haciendo su camino hacia la puerta, Simon notó al Teniente Montgomery,
que también se había detenido para almorzar. Algo debió haber llamado la
atención del humano, porque dio un paso hacia atrás para no ser visto. Simon se
apresuró a reunirse con él.

—No quieres ir allí ahora —dijo Montgomery. Extendió un brazo para
bloquear la puerta.

351
Grabado en el hueso

—¿Por qué? ¿Qué está pasando? —Simon escaneó el área abierta de la Plaza
Comercial, pero no vio nada alarmante. De hecho, cuando Simon consideró la voz
más que las acciones, Montgomery parecía divertido.

Montgomery señaló con un dedo a la señora Twyla, que estaba sentada en un
banco comiendo un helado, y Saltarín, que estaba persiguiendo un tazón de helado
hasta que finalmente empujó el recipiente contra uno de los pies de la señora
Twyla. Puesto que sus piernas estaban cruzadas en la rodilla, el otro pie colgaba.

—Roo-roo. —Saltarín plantó una pata en el pie colgante de la Sra. Twyla y
trató de tirar hacia abajo para poder calzar el cuenco entre sus pies en lugar de
perseguirlo.

—No —dijo la señora Twyla suavemente.

— ¡Roo-roo! —Saltarín golpeó su pie, con más insistencia.

—Tú puedes, dime Abuela todo lo que quieras. No cambia el hecho de que
puedes sostener ese cuenco por ti mismo. La señorita Meg te mostró cómo.

—¿Roo? —Saltarín miró a su alrededor.

—Ella no está aquí. —La señora Twyla lamió su helado—. Solo siéntate y pon
tus propias patas alrededor del cuenco.

—Ah —Montgomery suspiró—. Va a probar la rutina de "estoy demasiado
indefenso para hacer eso".

Saltarín parecía patético, empujando el cuenco con una pata mientras el
helado se derretía rápidamente.

—Podríamos salir y ayudarlo —dijo Simon.

—Podrías hacer eso. Por supuesto, tendrás que rodear a mamá ahora que ha
decidido que Saltarín puede hacerlo él mismo.

—Pero cuando todos cenamos la otra noche, ella cortó su comida, lo ayudó a
comer.

352
Grabado en el hueso

—La otra noche, necesitaba ayuda. Esto lo puede hacer por sí mismo. —
Montgomery lo observó con curiosidad—. ¿Sigues alimentando a tus cachorros
una vez que tienen la edad suficiente para hacerlo por sí mismos?

—Por supuesto que no. Tienen que aprender a cazar, así como aprender a
proteger su parte de la comida. —Simon consideró lo que Montgomery estaba
preguntando—. No significa que los jóvenes no actuarán como cachorros a veces e
intentarán convencer a un adulto para que les dé una comida fácil.

—No muy diferente de los humanos a esa edad. ¿Con qué frecuencia sus
adultos se rinden?

Cuando Simon no respondió, Montgomery sonrió.
—Eso es lo que pensé. Supongo que los Lobos y mi mamá tienen algunas
cosas en común cuando se trata de criar a los niños.

Dicho de esa manera, explicaba por qué los Lobos trataban a la señora Twyla
más como una de los suyos que como una humana.

Vieron a Saltarín caer y colocar sus patas delanteras alrededor del cuenco.
Dejó el resto del helado, luego miró a la señora Twyla.

Montgomery rió suavemente.
—Ah, ahí van los grandes ojos tristes. Lizzy trata de mirarme así de vez en
cuando. Es difícil para mí decir que no a esa mirada, incluso cuando sé que
consentir sería malo para los dos, pero mamá está hecha de un material más
resistente. Cada nieto ha intentado esa mirada, y cada nieto ha fallado.

Se quedaron en el umbral, observando, hasta que la señora Twyla giró la
cabeza y miró directamente hacia ellos.

—¿Van a seguir bromeando, o van a hacer algún trabajo?

—Esa es nuestra señal —dijo Montgomery en voz baja antes de levantar la
voz lo suficiente como para ser escuchado—. Estábamos saliendo, mamá.

353
Grabado en el hueso

Simon salió a la Plaza Comercial con Montgomery, pero no dijo nada hasta
que quedaron fuera de la vista.

—Soy el líder del Courtyard. Yo soy el que toma las decisiones.

—Sí, lo eres. —Montgomery esperó un segundo—. ¿Vas a decirle eso?

Él gruñó.
—Tal vez le mande un memo también.

Montgomery se echó a reír.

*****

A última hora de la noche, cuando las tiendas de la Plaza Comercial habían
cerrado, Vlad caminó hacia la parte trasera del mausoleo de Erebus Sanguinati,
donde el abuelo y Leetha lo esperaban.

—Simon estará aquí en unos minutos —les dijo. El Lobo había estado un poco
confundido, por no hablar de cauteloso, de que se le pidiera tener esta discusión en
las Cámaras. Después de todo, era sólo la segunda vez, desde que Simon se hizo
cargo del Courtyard de Lakeside hace años, que era invitado a traspasar las vallas
de hierro forjado negro que marcaban los límites de la parte Sanguinati del
Courtyard.

—¿Por qué tiene que participar? —preguntó Leetha.

Vlad estudió a la hembra que se había reubicado ahí cuando los Terráneos
abandonaron el Courtyard de Toland. Era una cazadora inteligente y hermosa. No
en la misma liga de Stavros como depredador, o de la suya, o incluso de la de Nyx,
pero aún así mortal.

—Simon Wolfgard es el líder de este Courtyard —respondió Vlad.

354
Grabado en el hueso

—¿Y por qué lo es con el abuelo residiendo aquí? —preguntó ella—. Los
Sanguinati gobiernan siempre los Courtyard en ciudades humanas prominentes. Si
bien esta ciudad no es tan importante como algunas de las ciudades que
gobernamos en la costa este, sigue siendo un puerto importante en los Grandes
Lagos.

—Los Sanguinati apoyan al Wolfgard aquí. —Vlad sintió que su
temperamento se agudizaba.

—Suficiente. —La orden de Erebus se dirigió a los dos Sanguinati más
jóvenes, pero se volvió hacia Leetha para dejar claro que ella era quien lo
provocaba—. Se decidió hace muchos años que las formas cambiantes eran más
adecuadas para liderar Courtyard en ciertas áreas de Thaisia, así como nosotros
estábamos mejor preparados para gobernar las grandes ciudades urbanas y
ciudades costeras.

—¿Entonces por qué...? —empezó Leetha.

—Quizás los Sanguinati gobernaron en Toland por tanto tiempo que
comenzaron a pensar en los otros Terráneos como subordinados más que como
depredadores fuertes, cuyos antepasados eligieron una forma diferente que
enfrentaba mejor a los otros depredadores y presas de donde vivieron. Tu actitud
me disgusta, Leetha.

Ella parecía aturdida.
—Lo siento, abuelo. No quise ofenderlo.

—Entonces aprende. Simon y Vladimir son amigos. Trabajan juntos, viven
como vecinos, han luchado bien juntos. Hay una verdadera cooperación en este
Courtyard, no sólo un acuerdo para trabajar juntos para defendernos contra la
infestación humana como es el caso en tantos Courtyard. Y esa cooperación ha
abierto oportunidades para todos los Terráneos. Tolya ahora gobierna una ciudad
del Medio Oeste, un lugar rústico comparado con Toland, pero los Sanguinati
tienen un punto de apoyo en una parte de Thaisia como nunca antes, porque Tolya
estaba dispuesto a trabajar con los Wolfgard y otros cambiantes en el área.

—Tan aislado —susurró ella.

355
Grabado en el hueso

Vlad estudió a Leetha. ¿Había algo de miedo en su voz? Tolya y los
Sanguinati que habían elegido unirse a él para dirigir Bennett y algunos de los
negocios importantes de la ciudad, parecían estar prosperando. Pero a diferencia
de los Lobos, que generalmente cazaban animales de cuatro patas y les gustaba
vivir en el país salvaje, los Sanguinati eran más adecuados como depredadores
urbanos, siendo los humanos la presa preferida. Eso no era tan fácil de hacer
cuando conocías a todos en una pequeña ciudad... y te conocían. Esa era una de las
razones por las que los Sanguinati preferían usar ciudades humanas más grandes
como sus cotos de caza.

La otra razón era que, en las grandes ciudades humanas, su tipo no solía
tratar directamente con Terráneos como los Antiguos.

—Si no puedes aceptar a Simon como líder, tal vez preferirías vivir en
Cataratas de Talulah —continuó Erebus—. Está bajo el gobierno de Stavros ahora.

—No. —El tono de Leetha dejó en claro que no quería responder a Stavros.

Interesante. Vlad sabía que Stavros había aceptado gobernar Cataratas de
Talulah para estar lo suficientemente cerca como para presentarse como una
potencial pareja la próxima vez que Nyx entrara en temporada. ¿Se había alejado
de la invitación de Leetha la última vez que estuvo en temporada, sin querer
convertirse en la pareja de una mujer que no era su primera opción? O tal vez
Stavros, que podía reírse de su propia especie, había percibido en algún nivel que
él y Leetha no encajarían entre sí una vez concluido el apareamiento físico.

Y, en verdad, Cataratas de Talulah era incluso más pequeña que Lakeside y
con mucha más confusión, ya que Terráneos e incluso algunos Intuye se habían
trasladado a la ciudad para unirse a los humanos restantes para mantener la planta
de energía y otros negocios necesarios.

De repente se le ocurrió que tanto Stavros como Tolya habían visto la
posibilidad de trabajar en una comunidad mixta debido a sus visitas aquí.

«¿Vlad?» llamó Simon «Estoy en la cerca. Si necesito estar en forma humana
para esta reunión, tendré que encontrar algo de ropa».

356
Grabado en el hueso

«No es necesario». Vlad sonrió, casi sintiendo esa mirada ámbar a pesar de
estar fuera de la vista. «Estar en forma humana, quiero decir. ¿Debo abrir la
puerta?».

«No es necesario».

Miró al abuelo Erebus.
—Simon está aquí.

—Abre la puerta para él, Vladimir.

—No es necesario.

La cerca que limitaba las Cámaras no era alta, no trataba de mantener a nadie
afuera. Cualquiera que entrara sin ser invitado no se iría. Pero tal vez saltar sobre la
valla para unirse a ellos era la manera de Simon de decirle a Leetha, y cualquier
otro Sanguinati que podría tener dudas, que él era, de hecho, el líder del Courtyard
y que respetaba sus límites por elección.

«Abuelo Erebus», dijo Simon cortésmente una vez que se unió a ellos.

—Wolfgard. —Erebus inclinó su cabeza en el más mínimo arco.

«Meg quería que te dijera que hoy recibió un catálogo con un montón de
películas a la venta. Lo traerá mañana cuando haga sus entregas».

Erebus sonrió.
—La sangre dulce sabe cuánto me gusta ver mis viejas películas.

Leetha miró al abuelo, luego a Simon.

Sí, pensó Vlad. La sangre dulce es el vínculo entre los de nuestra clase y la de
Simon. No habríamos llegado tan lejos -en tan poco tiempo- si ella no hubiera tropezado con
el Courtyard. Algunos de nosotros no habríamos sobrevivido a los recientes conflictos con
los humanos. Incluso con sus advertencias, algunos de los nuestros no sobrevivieron.

—Dile al Wolfgard lo que oíste —dijo Erebus, señalando con la mano a
Leetha.

357
Grabado en el hueso

—Un par de nosotros siguió a Cyrus Montgomery esta noche — dijo Leetha
—. La estación de autobuses y las paradas del centro son buenos cotos de caza,
especialmente después del anochecer. Y las empresas que permanecen abiertas más
tarde de lo que la policía recomienda también son excelentes cotos de caza. Las
luces se bajan y la puerta se cierra, pero a los visitantes que entran antes del cierre
oficial no se les pide que se vayan. —Sonrió, mostrando un toque de colmillos—.
Los propietarios tienden a vivir arriba de su negocio y realmente no les importa lo
que les pasa a los clientes cuando llegan a su casa.

«¿Por qué lo siguieron?»,preguntó Simon.

—No me gusta.

«¿Lo siguieron a uno de esos negocios cerrados?».

—Sí. Se reunió con cuatro hombres. Va a hacer un reconocimiento de la Plaza
Comercial mañana para confirmar que los camiones Nativos de la tierra hayan hecho
una entrega de carne. Cuando las tiendas cierren para la noche, llamará a los
hombres. Entrarán en el Courtyard, irrumpirán en la carnicería y robarán toda la
carne. Ustedes, Lobos, aullarán por la pérdida, pero todo lo que harán será cazar
un par de ciervos extra para compensar.

«¿Eso es lo que ellos piensan, o lo que tú piensas de nosotros?» preguntó
Simon.

Desafío, simple y llano. Un Lobo no podría ganar una pelea con una
Sanguinati que estuviera en forma de humo, pero Simon debió haber oído algo en
la voz de Leetha que no le permitía dejarlo pasar sin un desafío.

—¿Leetha? —La voz del abuelo Erebus era tranquila y más amenazadora por
ello—. El Wolfgard te hizo una pregunta.

Una vacilación, pero todos sabían que su respuesta determinaría si se le
permitiría permanecer en Lakeside.

—Cyrus Montgomery dijo esas palabras —respondió finalmente—. Las
palabras fueron dichas con desdén, como si no mereciéramos ningún respeto.

358
Grabado en el hueso

Simon no se movió, no respondió.

—¿Simon? —preguntó Vlad—. ¿Qué quieres hacer? ¿Cómo quieres
detenerlos?

Simon lo miró como si Henry le hubiera dado una golpiza en la cabeza y por
eso le hacía una pregunta tan tonta.

«No vamos a detenerlos. Les vamos a dar más incentivos para robarnos
mañana».

De repente, Vlad se dio cuenta de por qué Leetha estaba teniendo problemas
para aceptar a un Lobo como líder del Courtyard. Había observado a Simon
tratando con la manada femenina y la policial. Lo había visto con Meg, quien
sacaba su lado juguetón. Pero ella no había tomado en cuenta que había una razón
por la que él era el dominante sobre Lobos fuertes como Blair y Nathan, no había
tomado en cuenta lo que significaba tener a una Cosechadora como Tess viviendo
entre ellos. Aún no había visto a Simon realmente.

—¿Qué razón? — preguntó.

«Vamos a asegurarnos de que ese Cyrus oiga hablar de una entrega de carne
especial».

359
Grabado en el hueso

Capítulo 18

Sunsday, 21 de Messis

Jimmy esperó hasta que el grueso de los que estaban almorzando mermara
antes de dirigirse a la Plaza Comercial. No quería encontrarse con su madre o con
CJ. No quería encontrarse con ninguna de las perras que espiaban para los
monstruos. Pero tres de ellas estaban sentadas en una de esas mesas con sombrilla,
comiendo ensaladas como si esa basura fuera comida de verdad. Reconoció a las
dos mujeres que vivían con policías en los apartamentos, Ruth y Merri, pero no
reconoció a la tercera, una chica de pelo negro que llevaba una camisa de gasa
grande a pesar del calor.

Parecía vagamente familiar, como si la hubiera visto de pasada. No
importaba. No debería de haber nada demasiado interesante en ella si ella estaba
dando vueltas con las otras dos.

Quería echar un vistazo a lo que había llegado a la carnicería esa mañana,
necesitaba decirle a su pandilla lo que podían esperar. Le molestaba tener que
comprar carne fresca. Sandee la cocinaba hasta el punto de no ser comestible, la
perra podía estropear la mantequilla de cacahuate y la jalea en el pan, pero
necesitaba una razón para estar allí en vez de comprar comida preparada en La
Carne no es Verde o Un Pequeño Bocado.

Al entrar en la carnicería, confirmó que no había ninguna ruidosa campana
en la puerta que pudiera alertar a nadie más tarde por la noche. Nada sofisticado
en cuanto a la cerradura tampoco. Mierda, incluso Clarence podría franquear esa
cerradura en un minuto.

Esperó cerca de la puerta, pero el tendero parecía dispuesto a hablar con uno
de los chupadores de sangre masculinos que estaban invadiendo el apartamento
sobre el suyo.

360
Grabado en el hueso

—La entrega de carne especial llegará esta noche —dijo el tendero—.
Últimamente es raro conseguirla. Por eso no voy a poner un cartel, simplemente
haré correr la voz.

—¿De cuánto va a ser la entrega? —preguntó el vampiro.

—No es seguro. Es por eso que no puedo garantizar que se pueda obtener un
corte en particular, pero estoy haciendo una lista de cualquiera que esté interesado
en recibir un poco.

El vampiro miró a Jimmy, luego se giró pero no bajó la voz lo suficiente.
—¿Vas a dejar que los humanos reserven parte de la carne especial?

El tendero rió en voz baja.
—Nah. No voy a mencionarle nada a ninguno de ellos. Si queda algo después
de que llene nuestros pedidos, la venderé a los humanos, pero no es probable que
haya nada.

El vampiro asintió.
—Resérvame una porción. No quiero perderme ese manjar.

Jimmy apenas pudo contener su emoción cuando el vampiro salió dejándolo
solo con el tendero. Carne especial. Manjar. Maldita sea, habían escogido la noche
perfecta para vaciar la carnicería.

—Buenas tardes —le dirigió al tendero una gran sonrisa—. Esperaba
comprar algo de carne para la cena de la familia.

El tendero agitó la mano hacia el mostrador de vidrio.
—Lo que tengo está aquí. Si quieres una comida rápida, hoy tengo rebanadas
de pastel de carne con salsa. Fue hecho esta mañana. Por una humana.

En cualquier otro día, habría intentado comprar un pastel de carne entero,
calculando vender o comerciar la mitad del mismo. Pero no quería que los
monstruos lo miraran con demasiada atención hoy, y no quería que le fueran con
las quejas a CJ o a ese bastardo de Burke, de que tomaba más de lo que se podía
comer en una comida.

361
Grabado en el hueso

—Voy a llevar tres rebanadas —dijo. Cuando el tendero levantó las cejas que
tenían más plumas marrones que pelo, añadió—: Los niños no podrán comer más
de media rebanada cada uno, no cuando van a tener sus verduras también.

Tres rebanadas entraron en uno de esos recipientes que se esperaba que los
clientes lavaran y trajeran. Jimmy hizo la compra y salió. Mantuvo un paso
tranquilo, incluso saludó a las tres perras que estaban terminando sus comidas.

Sandee estaba fuera cuando regresó al apartamento, y los mocosos también
estaban fuera, así que calentó una rebanada de pastel de carne, y luego la otra
mitad para su propia comida. Habiendo puesto el resto en el refrigerador, pasó la
tarde sentado en el porche esperando el anochecer.

*****

Meg colgó su camisa de gasa en la habitación trasera de la Oficina del Enlace,
luego fue al baño para echarse agua en la cara, cepillarse los dientes y hacer pis.
Los eufemismos, había aprendido, eran inútiles con los Lobos. Tan pronto como
Nathan regresaba de su propio descanso del mediodía, olfateaba por la habitación
de atrás y podía reportar exactamente lo que había hecho, así que ¿qué sentido
tenía decir algo más? Había intentado una vez usar el pretexto de "Voy a
empolvarme la nariz", pero cada Lobo que conocía había intentado olfatear su rostro
para poder identificar el olor de ese polvo.

Incluso con la ayuda de Merri Lee y Ruth, no pudo convencer a los Lobos de
que no había polvo hasta que Simon confirmó que, en algunas historias, "empolvar
la nariz" significaba hacer pis. Entonces Katherine Debany lo arruinó más tarde, ese
mismo día, al sacar un neceser y realmente empolvarse la nariz a la vista de Elliot.
Naturalmente, Elliot informó de ello a Blair y Nathan -y a Simon- y la rutina de
“déjame oler tu rostro” empezó de nuevo.

Encontró a Nathan en la sala delantera, ya acostado en la cama de Lobo.
Bostezó hacia ella, mostrando todos sus dientes. No se dejaba engañar. Sólo parecía
perezoso y medio dormido. Cualquier repartidor que creyera el engaño y actuara
inapropiadamente descubriría lo rápido que podía moverse un Lobo, y cuánto
daño podrían hacer esos dientes.

362
Grabado en el hueso

—Merri Lee, Ruth y yo tuvimos un excelente almuerzo —le dijo—. Fue una
ensalada hecha de verduras frescas y verduras del huerto con los últimos trozos de
lo que sobró del pavo con huevo duro, junto con una variedad de mini muffins que
le compramos a Nadine. ¿Qué hay contigo? ¿Tuviste un buen almuerzo?

Nathan hizo un movimiento de “saltos” con una pata.

—Conejito fresco —tradujo—. ¡Mmm! —Entonces recordando que podría ser
mal interpretado como una petición, agregó— ¡mmm! para ti.

Regresando a la sala de clasificación, pensó qué hacer con su tarde hasta que
llegara el momento de hacer sus entregas. El correo ya estaba ordenado y
despachado con los ponis; sus paquetes estaban organizados en un carro para
poder cargar y descargar el Bow de manera eficiente mientras hacía sus rondas.
Ella ya tenía los libros de la biblioteca que iba a entregar a las chicas del lago.

Meg dejó escapar un suspiro. Podía escribir una nota a Jean o a Hope o a Barb
Debany, o incluso a Jesse Walker en Pradera de Oro. Podía leer uno de los libros
que había sacado de la biblioteca. Normalmente, la idea de hacer esas cosas le daba
placer, pero ahora se sentía inquieta, molesta. No había picor, ninguna sensación de
alfileres y agujas advirtiéndole de algo a punto de suceder. Era más sutil que eso,
pero le revolvía un poco.

Sacando su caja de cartas proféticas del cajón, la abrió y apoyó ligeramente las
yemas de los dedos en las cartas. Pero no tenía una pregunta, ni siquiera tenía idea
de qué preguntar. Le había contado a Nathan lo de su almuerzo, él le contó del
suyo, y...

Agudas punzadas llenaron las yemas de sus dedos. Cerró los ojos y eligió las
cartas que le producían las punzadas más agudas. Con los ojos todavía cerrados,
dio vuelta a las cartas en el orden en que fueron elegidas.

Abrió los ojos, estudió las cartas... Y llamó a Merri Lee.

—¿Puedes escaparte un par de minutos? Es importante.

—Tengo un cliente —respondió Merri Lee—. Déjame terminar con él, y luego
voy corriendo.

363
Grabado en el hueso

Unos minutos después, ambas estaban mirando las tres cartas en la mesa de
clasificación.

—Entonces, ¿cuál fue la pregunta? —preguntó Merri Lee finalmente.

—No estoy segura. Cuando elijo tres cartas, es sujeto, acción y resultado.

—Las tres son cartas de comida. Bueno, una muestra una mesa llena de
panes, productos lácteos y cuencos de fruta; otra muestra un banquete con carnes y
verduras cocidas; y la última muestra animales que se consideran alimentos. —
Merri Lee frunció el ceño—. ¿Sigues sintiendo las punzadas?

Meg negó con la cabeza.
—Pero va a suceder algo relacionado con la comida.

—No parece que se trate de una escasez.

Frustrada, Meg soltó un suspiro.

—¿Tienes antojos de S.P.M? Tal vez por eso tienes fijación con la comida.
Tiendo a querer chocolate, pizza y aperitivos salados. Por supuesto, entonces bebo
mucha agua, y retengo mucho líquido, y me hincho, lo que me pone de mal humor.
—Merri Lee la miró expectante.

Ella lo pensó y sacudió la cabeza.
—Supongo que no es nada importante, pero de todos modos se lo contaré a
Simon. Podría tener sentido para él.

*****

Le comentó el tema a Simon cuando regresaron del trabajo, y pudo ver que
tenía sentido para él. Lo que la preocupó fue la expresión de sus ojos ámbar, y el
hecho de que no le dijera lo que significaba. Y por primera vez, le gruñó cuando
ella pidió una explicación. Le dijo que no era asunto suyo.

364
Grabado en el hueso

Eso también la preocupó.

Lo que más le preocupó fue despertar en la noche y darse cuenta de que
Simon había desaparecido.

*****

Todo fue como un reloj. Los cuatro hombres estacionaron en el lote adyacente
a El Ciervo y la Liebre, luego cruzaron la Calle Principal hasta la entrada de la zona
de entregas del Courtyard. Desde allí, subieron por la vía de acceso y entraron en
la Plaza Comercial, manteniéndose cerca de las tiendas en vez de atravesar la gran
área abierta del centro.

Se metieron dentro de la carnicería, encontraron el refrigerador y miraron por
un momento, atrapados por la cantidad de bandejas de carnes; bandejas de
excelentes bifes de carne vacuna, así como corte para asados y filetes. Otras
bandejas contenían jamones, salchichas, tocino y costillas.

Cada uno llevaba una gran mochila rectangular forrada con material aislante
alrededor del plástico grueso. El calor nocturno no era mucho mejor que la
temperatura diurna; no cooperaba para que la carne comenzara a descomponerse
antes de que tuvieran la oportunidad de guardarla en sus propios congeladores o
vender la mayoría de los mejores cortes con fines de lucro.

Jimmy Montgomery era un jodido arrogante que pensaba que era una mierda
caliente sólo porque había vivido en Toland, como si birlar una cerradura allí
requiriera mayor destreza que ahí, en Lakeside. Había entrado en el bar, se había
comprado un trago y se había sentado en su mesa, como si lo hubieran invitado.
Comenzó a hablar de la necesidad de un equipo para un trabajo fácil, uno que
garantizaba poner comida en la mesa. ¿Ilegal? Por supuesto que no. La ley humana
no se aplicaba en el Courtyard, así que ¿cómo podía ser ilegal algo hecho allí?

Sin guardias, sin centinelas en el distrito de negocios después de que las
tiendas cerraban. Sí, estar fuera en la noche podía ser complicado, pero si se
escogía el momento adecuado, incluso los policías no harían mucho patrullaje,
prefiriendo quedarse cerca de sus estaciones a menos que fueran llamados.

365
Grabado en el hueso

Él había explorado las tiendas, sabía exactamente dónde estaba la carnicería,
les comentó de la cerradura y la falta de una campana en la puerta. Había
confirmado la entrega de carne de una de las granjas Nativos de la tierra. Incluso su
razón para no entrar con ellos tenía sentido. Por supuesto, su "comisión" reflejaría
los riesgos que él no iba a asumir esta noche. No es que se hubieran encontrado con
algún problema.

Llenaron sus mochilas con los mejores cortes de carne, dejando las salchichas
y el tocino, junto con los asados y jamones que no podían caber en sus mochilas.
No pudieron encontrar la carne especial que Jimmy dijo que estaría allí, pero eso
no importaba. Tenían todo por lo que habían ido y más.

Sí, todo había ido como un reloj. Justo hasta el momento en que salieron de la
carnicería y encontraron a los vampiros y a los Lobos esperándolos.

*****

Con el corazón palpitando, Monty salió de la cama, abrió el cajón de la mesita
de noche y sacó su arma de respaldo recientemente adquirida, con su funda y
todo. Luego se movió silenciosamente hacia la puerta mosquitera que se abría
hacia el porche y se detuvo a escuchar.

Había escuchado algo y su entrenamiento le hizo responder antes de que
estuviera completamente despierto. Un breve grito, agudo y aterrorizado. Ahora...
nada.

Abrió la puerta mosquitera y salió al porche.

Muy tranquilo. La mayoría de la gente seguía las recomendaciones de la
policía sobre estar en casa antes de la medianoche, de modo que no había coches
en las carreteras a esa hora de la noche, excepto los vehículos oficiales. Pero no fue
una sirena lo que escuchó.

En esa quietud, Monty oyó otra puerta abrirse. Apoyando su mano libre en la
barandilla, se inclinó hacia adelante y miró hacia el porche del segundo piso de la
casa vecina.

366
Grabado en el hueso

Kowalski, vestido sólo con pantalones del pijama. Algo sobre la forma en que
estaba parado le dijo Monty que su compañero también había agarrado un arma en
respuesta a... ¿Qué?

Otra puerta se abrió, más abajo. No podía ver, pero Monty sabía que era
Debany. Así que, todos habían oído algo.

Monty silbó, un sonido suave, pero fue suficiente para que Kowalski girara en
su dirección. Entonces el hombre más joven desapareció. Un minuto después,
reapareció, pasando por los patios delanteros hasta llegar al porche de Monty.

—Sí —dijo Kowalski en voz baja en el teléfono móvil—. Sí. Se lo haré saber.

—¿Escuchaste? —Monty mantuvo la voz baja para evitar despertar a Lizzy,
cuya ventana abierta del dormitorio estaba al otro extremo del porche.

Kowalski asintió con la cabeza.
—También Michael —miró a su alrededor—. No hay luces en ninguna de las
casas de la calle y nada en movimiento por la calle. Fuera lo que fuera no alarmó a
los centinelas del Courtyard.

Al llegar al final del porche, Monty vio dos búhos encaramados en los tejados
que les daban una buena vista de los negocios del Courtyard.

—Podría haber sido un conejo —dijo Kowalski—. Ellos gritan cuando
mueren.

Los conejos no eran las únicas cosas que gritaban.

—Michael y yo podríamos ir a echar un vistazo a nuestro alrededor.

—No. Ninguno de nosotros debería ir a dar vueltas por el Courtyard a estas
horas de la noche. —El corazón de Monty seguía golpeando. Era tentador cruzar el
pasillo y golpear la puerta hasta que Jimmy contestara, con brusquedad al ser
despertado tan abruptamente.

Si Jimmy contestaba.

367
Grabado en el hueso

—No —dijo de nuevo—. No fuimos llamados para ayudar. Mantén los ojos
abiertos mañana.

—Sí señor. Buenas noches.

Kowalski no entró en su propia casa. Se dirigió al edificio de apartamentos al
otro lado del dúplex para hablar con Debany. Un par de minutos más tarde, se fue
a casa.

Puertas cerradas. Todo estaba muy tranquilo.

Monty entró y metió el arma de respaldo en el cajón, donde quedaría a la
mano, hasta que se levantara y la guardara en la caja fuerte con su arma de
servicio. Se estiró en su cama, pero no durmió. No quería hacerlo en realidad. Pero
en algún momento se deslizó en un sueño intranquilo, temiendo lo que tendría que
enfrentar en la mañana.

368
Grabado en el hueso

Capítulo 19

Windsday, 22 de Messis

Meg bajó las escaleras de su apartamento y giró hacia el lado del Complejo
Verde que contenía el correo, la lavandería y las habitaciones sociales, así como el
arco que conducía a los garajes. Luego se volvió en la dirección opuesta y dio unos
pasos hacia la puerta principal del apartamento de Simon.

No había vuelto anoche. Bueno, lo había hecho. Había dejado una nota en la
mesa de la cocina, diciendo que tenía que ir a trabajar temprano, así que debería
manejar ella hacia la Oficina del Enlace. Pero se despertó sola esa mañana. Si había
regresado anoche para dormir un poco, no había vuelto a ella.

¿Había hecho algo que le molestó? ¿Podría preguntarle? ¿Se lo diría? Así era
como se sentía cuando se rompía con alguien... ¿Qué? ¿Que te importa? ¿Amado?
¿Cómo podía saber lo que sentía por Simon? Nunca había tenido esos sentimientos
antes. En ese momento, se sentía perdida, sola y asustada.

La forma como estaban las cosas entre ella y Simon no era igual a como se
daban las cosas entre Merri y Michael, por ejemplo. Su relación no era como las
que había leído en lo que Simon y Vlad llamaban los libros de besos. No era una
relación sin complicaciones, pero no estaba plagada de malentendidos -que, según
Merri y Ruth, eran mucho más divertidos al leer que al experimentar. No todas las
relaciones funcionaban. Y a veces la gente estaba confundida e insegura de lo que
sentía y de lo que quería tener y darle a alguien más.

Tal vez esto era normal. Tal vez Simon sólo necesitaba una noche para salir y
hacer cosas Lobunas con otros Lobos. Cosas que ella no podía hacer.

—Estás mirando algo, pero estoy bastante seguro de que no es a mí.

Meg soltó un sonido que podría haber sido un ladrido, tendría que haber sido
un grito, pero no fue ninguno, ya que apenas emitió un sonido.

369
Grabado en el hueso

—¡No te me acerques sigilosamente! —reprendió a Jester.

El Coyote la miró fijamente.
—No hubo ningún sigilo. Solo me acerqué a ti. Pensé que me habías visto. No
es mi culpa que estuvieras mirando algo que no estaba aquí. —Estudió la puerta
cerrada de Simon, luego la miró con atención—. ¿Qué estabas mirando?

Sintió que su cara se calentaba de vergüenza.
—Nada.

—Huh. Debe ser una cosa humana. Cuando estamos enfocados, estamos
mirando algo.

—Tengo que irme a trabajar, pero voy a ir a Un Pequeño Bocado a desayunar
primero. —Tal vez Tess sabría por qué Simon tuvo que ir a trabajar tan temprano.

—Ya he desayunado, pero me gustaría una gran taza de té de hierbas.

Algo sobre el brillo en los ojos de Jester, algo sobre la manera en que se lamió
los labios cuando dijo que ya había desayunado, incomodó a Meg.

—¿Comiste conejo? —¿O una rata? Sabía que, para la mayoría de los
residentes del Courtyard, los conejos y las ratas eran carne intercambiable, y lo que
se consumía dependía de lo que pudiesen atrapar. Pero ella era humana, y aunque
comía la carne de una criatura, no tenía ganas de probar la carne de la otra.

—No, no un conejo.

Esa mirada en los ojos del Coyote, un recordatorio agudo de que era tan
depredador como el resto de los Terráneos que vivían el Courtyard.

—¿Vas a ir manejando al trabajo? —preguntó, sonando... y pareciéndose más
al Jester que conocía.

Puesto que la tenía agarrada del codo y la conducía hacia el pasaje y a los
garajes, no parecía necesitar una respuesta. De hecho, ninguno de los dos dijo nada

370
Grabado en el hueso

hasta que pasaron por la Plaza Comercial y vio los carteles de Cerrado pegados a
los caballetes que bloqueaban todos los arcos que daban acceso a los negocios.

—¿Pasó algo anoche? —Vio a Nathan, Blair, y Vlad -y a Simon- saliendo de la
carnicería.

—Ah, alguien hizo un poco de lío —respondió Jester—. Supongo que la
Asociación Empresarial decidió cerrar todos los negocios por un par de horas para
hacer una limpieza a fondo.

—¿Qué clase de lío?

—No te puedo contar... y como no quiero meterme en problemas, por favor,
no me preguntes de nuevo.

¿Jester no quería meterse en problemas? ¿Quién podía intimidar al Coyote
que cuidaba de los corceles de los Elementales?

Podía pensar en unos pocos además de los Elementales. Simon, por ejemplo.
Pero también Henry, Vlad y Tess. Incluso el Sr. Erebus. Como Jester era un amigo,
no volvió a preguntar.

Cuando llegaron a los garajes detrás de la Oficina del Enlace, Jester salió del
Bow y le abrió la puerta del garaje. Luego se apresuró a entrar en Un Pequeño
Bocado, sin esperarla.

Ya no tenía apetito, no es que hubiera querido comida alguna desde que vio
la nota de Simon en la mesa de la cocina. Meg tomó su bolso y sacó la bolsa térmica
del Bow y se dirigió a la puerta trasera de la Oficina del Enlace. Acababa de abrir la
puerta cuando Kowalski caminó por el camino de acceso, vestido para trabajar.

—Hola, Meg. —Kowalski sonrió, pero parecía distraído por los caballetes y el
cartel que bloqueaba el tercer arco que conducía a la Plaza Comercial. Luego miró
el segundo piso de su edificio—. ¿Sabes si el agente O'Sullivan está aquí? ¿O si
tiene compañía?

—Creo que todavía está en Hubb NE —respondió Meg. Luego parpadeó—.
¿Compañía? ¿Como compañía romántica? —Greg O'Sullivan parecía demasiado

371
Grabado en el hueso

intenso para tener una novia y, si tenía una, probablemente vivía en Hubbney.
Además, O'Sullivan conocía las reglas de traer a alguien al Courtyard sin avisar a
Simon o a Vlad. No podía imaginarlo haciendo algo que pudiera matar a su amiga.

—Ser un agente de la GTI no elimina el morreo.

—¿Morreo? —Qué palabra tan extraña.

Él sonrió.
—Algo que a ti ya Simon les va a gustar probar en algún momento.

No podía decirle si sería así o no hasta que descubriera lo que significaba la
palabra.

El humor se desvaneció de la cara de Kowalski.
—Te lo pregunté porque noté una furgoneta en el lote de El Ciervo y la Liebre.
Podría ser alguien estacionando allí para hacer una entrega temprana a uno de los
otros edificios en ese lado de la calle. Pero si perteneciera a alguna invitada de
alguien que hubiera pasado la noche sin permiso...

—¿Los animarías a terminar con el morreo y a que salieran a desayunar antes
de que alguien se diera cuenta?

—Algo así.

Su respuesta no le proporcionó ninguna pista, por lo que mentalmente viajó a
través de las imágenes de entrenamiento de juegos, ya que a eso le sonaba la
palabra. ¿Tal vez era algo como el bingo? Pero no podía imaginar a nadie
arriesgándose la ira de Simon -o los dientes de Blair- para quedarse toda la noche
jugando al bingo.

Kowalski inclinó la cabeza hacia la Plaza Comercial.
—¿Sabes algo de eso?

—Jester dijo que alguien hizo un lío.

Se tensó un momento antes de intentar dar la impresión de sentir curiosidad
pero no mucha preocupación.

372
Grabado en el hueso

—¿Un lío? ¿Las tiendas fueron vandalizadas?

—No lo sé. Cuando pasé, parecía que estaban trabajando en la zona abierta,
no en las tiendas. Tendrías que preguntarle a Simon o a Vlad. No supe nada hasta
que llegué hace unos minutos. —Meg lo estudió—. ¿Karl? ¿Algo va mal? —De
repente, la broma acerca del morreo fue apagada, se sentía incómoda, igual que
cuando el brillo en los ojos de Jester la hizo sentir incómoda.

—Probablemente no. Pero como al Capitán Burke le gusta decir, tratamos de
mantener las cosas tranquilas. —Sonrió—. Es mi turno para tomar café, así que
mejor me voy.

Tenía la sensación de que Kowalski dejó de sonreír en el momento en que se
dirigió a la puerta de atrás de Un Pequeño Bocado y ya no pudo ver su cara. Tenía la
sensación de que Kowalski, como Jester, sabía más de lo que decía.

Y tenía una muy mala sensación de que debía saber lo que había pasado en la
Plaza Comercial la pasada noche.

*****

Simon salió de la carnicería y vio a Meg conducir el Bow. Por un momento, se
sintió feliz, emocionado de verla. Luego se sintió incómodo. Mareado. Culpable.

—Boone está lavando la vitrina, haciendo eso de la limpieza humana —dijo
Henry, acercándose hasta estar a su lado—. Cuando haya terminado, sacará el resto
de la carne.

—No. Esa carne va a La Carne no es Verde para las comidas de allí.

—Entonces Boone no tendrá nada que vender hasta que llegue el próximo
cargamento de carne de las granjas —dijo Henry. Él esperó un golpe—. No hay
nada malo con la carne que fue tomada. No estuvo fuera de la nevera lo suficiente
para empezar a echarse a perder.

—La carne está bien para nosotros, pero no para los humanos.

373
Grabado en el hueso

—La carne estuvo fuera el mismo tiempo que cuando los humanos la
compran en una carnicería y la llevan a casa.

Simon vaciló. Henry tenía razón. La carne no se había estropeado en el corto
tiempo que salió de la carnicería, y no había razón para decirles a los humanos que
había estado fuera. Entonces se imaginó llevando a casa uno de esos asados para
que Meg cocinara y comiera, y sacudió la cabeza, frustrado de no poder explicar
sus sentimientos, ni siquiera a sí mismo. La carne de cerdo y la de vaca no
pudieron haberse estropeado de una manera que las hiciera no comestibles para
los humanos, pero el robo las había estropeado sin embargo.

—No será vaca o cerdo, pero Boone tendrá algo que vender a quien quiera
comprar carne.

Todos en el Complejo Verde, y cada congelador en los otros complejos, tenían
algunos paquetes de carne de bisonte congelada de los becerros que mataron unas
semanas atrás. Los Terráneos no entenderían por qué la carne de vaca y cerdo que
fue sacada de la carnicería no podía ser enjuagada y devuelta a la carnicería para
que Boone la vendiera, pero la mayoría llegaría a la conclusión de que esta carne,
por alguna razón, molestaría a Meg y a la manada femenina, así que le darían a
Boone un paquete de carne de bisonte para venderla en la carnicería a cambio de
vaca o cerdo fresco.

Pero a Meg no le gustaba la carne de bisonte. Tal vez, cuando no estuviera tan
lleno, podía cazar un conejo sólo para ella. O podría llamar a Steve Barquero para
comprar de un poco de carne, o incluso un pollo, de una de las tiendas en
Desembarco del Ferry.

Pensar en Meg y en la razón por la que estaba tan lleno lo hizo gruñir.
—Eran invasores. Ladrones. Malos humanos. No fue como si nos hubiéramos
comido a una de sus amigas.

—Eran invasores y ladrones —convino Henry—. Y eso los convirtió en
enemigos. Y en carne.

Simon sintió el peso de la mirada de Henry. El guía espiritual del Courtyard
que bien podía hablarle o golpearle con una pata de Oso Pardo.

374
Grabado en el hueso

—No eres humano, Simon —dijo Henry en un bajo rumor—. Nunca serás
humano. Y los que son humanos, siempre serán carne.

—No todos ellos. No más. —Y ahí estaba el tema, la forma que él, con el
acuerdo de Vlad, Henry y Tess, habían elegido para castigar al ladrón restante iba a
causar todo tipo de disgustos entre los humanos.

Sintió que algo se movía dentro de él, un alboroto de cambio que estuvo y se
fue.

No era humano. Nunca sería humano. Pero, en realidad, ¿aún era un Lobo
Terráneo?

*****

Una vez que Lizzy entró en la casa de los Denby para desayunar con Sarah y
Robert, Monty y Pete Denby se unieron a Kowalski y Debany entre el frente del
dúplex y la acera pública.

—Algo pasó anoche, y no creo que haya terminado —dijo Kowalski,
sosteniendo el porta bebidas para que todos pudieran tomar un café—. Meg no lo
sabe, pero Tess sí. Su cabello estaba rojo y verde, y se enrollaba de esa manera que
hace que parezca tener vida. La forma en que ella me miró... —Se estremeció—.
Fue como si estuviera esperando algo.

—¿Qué debemos hacer? —preguntó Pete.

Monty consideró la pregunta y consideró a sus hombres. Kowalski estaba en
uniforme, listo para ir a trabajar. Debany llevaba una camiseta y pantalones
vaqueros, ya que su turno oficial comenzaba más tarde por la mañana.

—Karl, quiero que te quedes cerca del Courtyard durante un rato y vigiles las
cosas. —Monty miró a su propio edificio de apartamentos y esperó la señal que
indicaba que Kowalski sabía exactamente a quién necesitaba vigilar—. Michael, te
vas de servicio a tu hora habitual, pero mantén tu teléfono móvil a mano en caso
de que Karl necesite respaldo por cualquier razón. —Miró a Pete—. El resto debe
hacer su trabajo como de costumbre.

375
Grabado en el hueso

—¿Crees que es seguro que los niños vayan a la escuela? —preguntó Pete.

—Creo que hoy es el lugar más seguro para ellos —respondió Monty.

Sacó su teléfono móvil y llamó a la estación de la calle Chestnut, pidiendo un
coche y un chofer para recogerlo. También habló con el Capitán Burke, informando
de lo que sabía.

Se quedaron en la acera, bebiendo café y hablando en voz baja para no ser
escuchados.

—Si el patrullero sigue revisando el túmulo, los Halcones o Cuervos van a
notarlo y lo reportarán —dijo Kowalski—. Quizá el Capitán Burke pueda hablar
con el capitán de la patrulla montada y hacer que examinen el túmulo. Patrullan el
Parque de Lakeside, por lo que no va a parecer extraño que un oficial pase por el
lugar.

Pete miró a los tres oficiales.
—¿Hay una patrulla montada? ¿Hombres a caballo?

—Había una patrulla montada en Toland —dijo Monty—. Y policía
comunitaria también.

—Aquí los oficiales a caballo principalmente patrullan alrededor del parque y
la universidad, y los policías comunitarios están en su mayoría en el centro de la
ciudad —dijo Kowalski.

Monty pensó en Jana Paniccia, la joven que fue a Bennett para convertirse en
ayudante de sherif porque no podía conseguir un empleo como oficial de policía
en una ciudad controlada por humanos. Ahora patrullaba con un caballo y un
revólver. Se preguntó cómo se llevaba con el sherif, que era un Lobo.

El oficial Daniel Hilborn se detuvo en uno de los espacios de estacionamiento
cerca del dúplex.

—Ese es mi coche —dijo Monty—. Voy a comprobar el túmulo. Si no
encuentro nada, hablaré con el Capitán Burke acerca de cómo conseguir ayuda
para monitorear el sitio. —Entró en el patrullero e instó a Hilborn a conducir hasta

376
Grabado en el hueso

el túmulo. Era un lugar en el Parque de Lakeside, enfrente del Courtyard, donde
los documentos y otros artículos personales eran dejados cuando los humanos
entraban en el Courtyard sin ser invitados. Cuando eso ocurría, no había un
cadáver que encontrar, así que la identificación que quedaba en el monumento era
el único medio que la policía tenía para llenar un formulario DUD, necesario para
que una familia pudiera obtener un certificado de defunción.

Pero no había nada en el lugar donde habían estado los cazadores la noche en
que mataron a Daphne Wolfgard y trataron de disparar a Sam. Nada escondido
entre las piedras. Sin billetera, sin llaves, sin libreta de racionamiento o licencia de
conducir. Nada.

Volviendo al patrullero, Monty llamó a Kowalski.

—Llamé por la matrícula —dijo Kowalski después de decirle a Monty sobre la
furgoneta estacionada en el lote de El Ciervo y la Liebre—. Comprobamos la
guantera. No hay tarjeta de seguro o registro. Pero la puerta del lado del pasajero
estaba desbloqueada.

—Si el propietario no aparece en unos minutos, que el vehículo sea remolcado
a la estación.

—Sí, señor.

Monty terminó la llamada. Al cabo de un minuto, se dio cuenta de que el
Oficial Hilborn lo observaba.

—¿Dónde, señor? —preguntó Hilborn.

Si dejaba un vehículo, ¿por qué no bloquear todas las puertas? ¿Y por qué el
conductor salía del lado del pasajero? Pero había vías en un vehículo que no
dejaban rastro: una ventana abierta una grieta para dejar entrar el aire fresco, las
rejillas de ventilación, probablemente otras formas que no podía nombrar.
Cualquier apertura por la que el humo pudiera fluir proporcionaría acceso. Lo
suficientemente fácil como para eliminar cualquier material que tuviera el nombre
de una persona o dirección. Fácil de desbloquear la puerta del pasajero y salir con
el material.

377
Grabado en el hueso

También habría sido bastante fácil el bloquear la puerta del pasajero.
¿Descuido o intencional?

—De vuelta a la estación —dijo Monty—. Pero me gustaría que
permanecieras disponible como conductor hoy.

—Sí, señor.

Los humanos conectados al Courtyard necesitaban mantener la ilusión de
trabajar como siempre, hasta el momento en que no fuera posible.

*****

Meg cerró la puerta privada casi del todo. La puerta de entrada todavía
estaba cerrada. No era hora de abrir la oficina todavía, así que Nathan no estaba allí
para mantener un ojo en las cosas, incluida ella. Especialmente ella.

Volviendo a la mesa de la sala de clasificación, cogió la navaja plateada. Un
lado del mango tenía algunas hojas y flores. El otro lado estaba llano y tenía un
grabado en él. Lo que fue su designación; lo más cercano que tuvo a un nombre
durante veinticuatro años.

Nadie quería contarle lo que estaba pasando, pero la navaja se lo diría. Salvo
que ella no sentía ningún pinchazo que guiara a la parte correcta de su cuerpo para
hacerse el corte.

Frustrada, Meg metió la navaja en el bolsillo, abrió un cajón y sacó la caja de
las cartas proféticas. Extendió todas las cartas sobre la mesa, incluyendo las nuevas
que eran en realidad un juego de niños con ilustraciones simples. Pasó los dedos
sobre todas ellas, moviéndose hacia adelante y hacia atrás.

Necesitaba una pregunta.

Una cosa buena acerca de usar las cartas era que podía hacer tantas preguntas
como quisiera. Si no lo hacía bien la primera vez, podría intentarlo de nuevo. Pero
todavía necesitaba un punto de partida y no sabía cómo condensarlo en una
pregunta.

378
Grabado en el hueso

Algo ocurrió en la Plaza Comercial en la noche. ¿Eso terminó, o algo
sucedería en consecuencia?

Las yemas de sus dedos hormiguearon, luego empezaron a arder mientras
rozaba las cartas.

Una, dos tres. Sujeto, acción, resultado.

Dio vuelta las cartas. La figura encapuchada con la guadaña. Un coche de
policía con las luces parpadeando conduciendo por una calle de la ciudad. Una
cara de caricatura de un hombre enfurecido agarrando los barrotes de una celda de
la cárcel.

Meg levantó la carta del hombre en la cárcel y frunció el ceño. La cara del
dibujo le hizo pensar que la carta debería ser del juego de niños, no de la cubierta
del paisaje urbano de las cartas para leer la fortuna. Dio vuelta a la carta para mirar
la parte de atrás. Estaba trabajando con varias cubiertas para crear una nueva
baraja de cartas proféticas que podría ser usada por las Casandra de sangre, pero
podía decir de qué cubierta venía una carta por el diseño en la tapa.

La carta se le resbaló de la mano. Cuando la recogió y le dio vuelta, se dio
cuenta de que había recogido dos cartas.

La nueva carta era un cartel que decía: ¡PELIGRO!

—Eso no es de mucha ayuda —murmuró—. ¿Qué clase de peligro? ¿Quién
está en peligro?

La punta de su lengua se estremeció al mismo tiempo que un zumbido áspero
llenó las puntas de sus dedos. Entonces su mente quedó en blanco por un
momento. No, no en blanco. Su mente se... veló.

Meg parpadeó. Apoyó las manos sobre la mesa.

Eso fue extraño. No hubo ninguna sensación de euforia, que por lo general
velaba la mente de una profeta de la sangre de las imágenes que veía, pero Meg
definitivamente había experimentado el velo protector.

379
Grabado en el hueso

Examinó sus manos buscando evidencia de cortes de papel o pinchazos que
podrían haber sangrado, luego presionó su lengua contra el paladar de su boca. Sin
cortes, sin sensación de dolor.

Pero había tres cartas más volteadas boca arriba sobre la mesa.

La primera carta era un bosque moteado, como si una persona estuviera
caminando entre los árboles hacia un prado iluminado por el sol. La segunda carta
era una lápida. La tercera carta era un espejo.

Tragó saliva y deseó no haber hecho ninguna pregunta.

De alguna manera, lo que había sucedido en la Plaza Comercial conduciría a
una tumba en el bosque. En cuanto a quién estaba en peligro... Bueno, ¿a quién
veía una persona cuando se miraba en un espejo?

Meg devolvió las cartas a la caja de madera, dejó la caja en el cajón y lo cerró.
Las profecías no eran una certeza absoluta, ni siquiera con la navaja. Y todavía no
sabía lo suficiente sobre el uso de las cartas para estar segura de su interpretación.
Además, si continuaba haciendo preguntas y sacando cartas por respuestas, ¿cómo
podía saber si alguna de ellas era la pregunta que necesitaba hacerse?

Y estaba esa inquietante experiencia de que su mente quedó velada sin la
euforia que seguía cuando se cortaba.

Tal vez debería consultar con Theral y averiguar si Emily Faire, la enfermera
practicante, tenía horas de oficina hoy. Y debía escribir los detalles de este episodio
para el Dr. Lorenzo, ya que estaba trabajando con un grupo de trabajo para
comprobar el bienestar de las Casandras de sangre. Éste era exactamente el tipo de
cosa que él tenía que saber.

El estrés o la ansiedad podían hacer que el cuerpo reaccionara extrañamente.
Había leído un artículo sobre eso recientemente. Así que tal vez su mente no se
había velado de la forma en que lo hacía cuando usaba la navaja y por eso no había
sentido la euforia. Tal vez se había borrado debido al estrés o la ansiedad. ¿Le
pasaba eso a la gente?

380
Grabado en el hueso

Sacó el cuaderno que usaba para registrar cualquier cosa revelada usando las
cartas, fechó una página limpia y escribió:

Figura encapuchada con guadaña + patrullero + hombre en la cárcel

Señal de peligro

Bosque + lápida + espejo

¿Cómo comenzaba una secuencia de eventos con la muerte y terminaba con
ella? Suponiendo que su interpretación fuera remotamente exacta.

—¡Arroo!

Nathan, reportándose en el trabajo.

Nada más que pudiera hacer ahora mismo. Incluso si su cerebro estaba
enloqueciendo y las cartas no significaban nada, debía mostrarle a alguien. Henry o
Vlad o Merri Lee.

Quería mostrarle a Simon, pero ¿y si quería una excusa para alejarse, para
evitar seguir siendo amigos? Los Lobos no se alejaban de los miembros de la
manada que tenían cerebros vacilantes. Saltarín era prueba de ello. Pero ella no era
un Lobo, no era realmente de la manada.

Si le dijera a Henry o a Vlad, se lo dirían a Simon. Merri Lee, entonces. Le
mostraría a Merri Lee durante su descanso del mediodía.

—¡Arroo! —Más insistente. Si Nathan tuviera que esperar mucho más,
empezaría a aullar.

Meg puso el cuaderno en el cajón con los otros cuadernos y se apresuró a
abrir la puerta de la oficina para el Lobo guardián.

*****

Simon abrió la cerradura de la puerta principal de Aullidos, Buena Lectura y
sacó la cabeza mientras Kowalski se acercaba a la tienda por segunda vez.

381
Grabado en el hueso

—¿Estás buscando algo? —preguntó.

Kowalski sonrió y sacudió la cabeza.
—Estoy haciendo una patrulla a pie mientras que el Teniente Montgomery se
ocupa de algunas cosas en la estación.

Marie Hawkgard había observado a Kowalski ver a otro policía remolcar el
vehículo que había quedado en el estacionamiento de El Ciervo y la Liebre. Los
Cuervos lo habían visto revisar el estacionamiento para clientes del Courtyard y
probar la puerta de madera en la pared que dividía el lote para clientes del
estacionamiento para empleados. El oficial de policía pareció complacido al
encontrar la puerta cerrada con llave y había seguido caminando por el perímetro
de la valla del Courtyard, cruzando la calle durante una pausa en el tráfico para
regresar a la Calle Principal. Miró todos los coches estacionados en la calle, luego
condujo a los niños Denby, a Lizzy y a Ruthie hasta la esquina cuando llegó la hora
de que subieran a la escuela para las clases de la mañana.

No estaba haciendo pis en los neumáticos o haciendo un buen olfateo, pero a
su manera, Kowalski estaba marcando territorio. A la manera de pensar de los
Terráneos, no había nada extraño en eso, excepto que nunca lo había hecho antes, y
esta mañana parecía un extraño momento para comenzar.

—¿Alguien vio algo en El Ciervo y la Liebre en la noche? —preguntó Kowalski.

—¿Por qué?

—Había un vehículo abandonado en el lote. Podría haberse averiado y
alguien lo dejó allí, o podría haber sido abandonado por alguien que causó un
daño y se asustó. Dado que el Capitán Burke compró el negocio y el edificio, eché
un buen vistazo, revisé si había ventanas rotas u otras señales de que alguien
hubiera intentado entrar. Las botellas de licor robadas son fáciles de vender desde
la parte trasera de una furgoneta.

Desconocía que el licor fuera lo suficientemente valioso como para robar. Por
otra parte, lo más cerca que un Terráneo estaba de consumir alcohol, era al comer
una fruta que comenzaba a fermentar. O en el caso de los Sanguinati, bebiendo la
sangre de alguien que hubiera consumido alcohol.

382
Grabado en el hueso

Con Burke siendo el propietario, El Ciervo y la Liebre pasaba a formar parte del
territorio personal de la manada policial. Ahora tenía sentido que Kowalski
estuviera husmeando.

—Te dejaré volver a trabajar —dijo Kowalski.

Simon observó cómo el oficial de policía caminó hasta la esquina de la calle
principal. Pero Kowalski no cruzó la calle hasta El Ciervo y la Liebre. Giró a la
izquierda hacia la entrada de la calle principal del Courtyard, y hacia la Oficina del
Enlace.

*****

—Malditos bastardos. —Al escuchar el correo de voz -otra vez- Jimmy
terminó la llamada e intentó con otro número—. ¿Creen que pueden engañarme
dejándome sin mi parte?

No hubo ningún alboroto en la noche. Ninguna sirena policial indicando que
su pandilla había sido sorprendida sacando carne de esa tienda. Todo debió haber
salido tan fácil como escupir.

Pero nadie lo había llamado para decirle a qué hora debía reunirse con ellos
para recoger su parte de la carne. Y nadie respondía a sus llamadas.

Tal vez habían perdido la paciencia y no hicieron el trabajo. Tal vez por eso no
querían hablar con él. Era bastante fácil confirmarlo.

—¿Adónde vas? —preguntó Sandee cuando se dirigió a la puerta.

—Fuera. Tengo negocios.

—¿Qué clase de negocio? —se apresuró tras él, usando esas estúpidas
zapatillas de tacón alto. ¿Qué clase de mujer llevaba una mierda así?

Antes de casarse con ella, solía pensar que cosas así la hacían parecer sexy.
Pero eso fue cuando con sólo mirar su cuerpo se excitaba. Y lo que parecía atractivo
durante un par de horas, se veía bastante estúpido cuando tenías que vivir con ello.

383
Grabado en el hueso

—Jimmy, los niños tienen hambre y no hay nada que comer —dijo Sandee
mientras se agarraba a su brazo.

La sacudió y salió, mirando a los apartamentos mientras caminaba hacia la
Calle Principal. CJ ya se había ido. No podía saber si Denby o su perra esposa
seguían adentro. Uno de los policías estaba en el porche, bebiendo de una de esas
tazas que todo el mundo debía comprar en la cafetería en lugar de pagar un extra
por una taza desechable. No estaba vestido para trabajar todavía.

Jimmy alzó una mano a modo de saludo. El cabrón se quedó mirando.

*****

—Toma —Merri Lee sostuvo una de las tazas para llevar de Un Pequeño
Bocado—. Nadine le enseñó a Tess cómo hacer un moca helado, y me ofrecí para
tomar un descanso rápido y traerte uno para que lo pruebes.

—¿Quién se ocupa de la librería? —preguntó Meg, tomando la taza.

—Vlad está allí ahora. —Merri Lee vaciló—. Hay algo extraño en el cierre de
la Plaza Comercial. Normalmente, Vlad se quejaría un poco de que yo tomara un
descanso antes de lo habitual -aunque creo que lo hace porque piensa que un
empleador humano lo haría- pero cuando le dije que me iba a verte, me dirigió esa
extraña mirada, como si estuviera tratando de decidir si yo sabía algo. Lo que me
hizo pensar que hay algo que saber.

—Karl está patrullando a pie —dijo Meg. Tomó un sorbo del moca helado—.
Hum, esto es bueno.

Merri Lee asintió con la cabeza.
—Frío y con cafeína. Definitivamente un premio en este calor.

—Karl nunca ha patrullado de esa manera antes. Y sigue revisando la Plaza
Comercial, pero la ley humana no se aplica en el Courtyard.

384
Grabado en el hueso

—Michael está de guardia. Se supone que debemos hacer nuestro trabajo
como lo hacemos normalmente, pero creo que el Teniente Montgomery está
esperando que ocurra algo.

Meg dejó la taza y sacó el cuaderno de las cartas proféticas.
—¿Tal vez esto?

Merri Lee estudió la página con las notas más recientes.
—Lo que predices es inquietante, pero creo que realmente estás sintonizando
con las cartas. Esto se parece más a las imágenes que aportabas antes al revelar una
profecía.

—¿Sí? —Meg miró sus notas con sorpresa.

—Por supuesto. Incluso las has agrupado. Si yo fuera a hacer una de nuestras
cartas de historias basadas en estas imágenes, pondría que hubo una muerte y se
llamó a la policía, lo que terminó con alguien que fue directo a la cárcel.

—Lo que es bueno.

—Sí — Merri Lee concordó—. Pero algo acerca de la persona que va a la
cárcel va a crear peligro. Y debido al peligro, tú -porque es a quien verías en un
espejo- vas a estar en un bosque por alguna razón y encontraras una tumba. —Ella
frunció el ceño ante las notas—. ¿Qué le vas a decir a Simon o a Henry?

—No hay nada que decir.

Merri Lee tocó la palabra "peligro" con el dedo.

—Eso no es aplicable hasta que ocurra el primer conjunto de imágenes —
argumentó Meg. Pero miró a Merri Lee y supo que su amiga también estaba
pensando en la Plaza Comercial cerrada y en Kowalski patrullando el área
alrededor del distrito de negocios del Courtyard.

Volvió a colocar el cuaderno en el cajón.
—Si algo sucede y Vlad o Henry, o cualquier otro, necesitaran saberlo,
entonces una de nosotras les dirá.

385
Grabado en el hueso

Merri Lee parecía que quería discutir, pero asintió y dijo:
—Será mejor que vuelva. Si escucho algo, te lo haré saber.

Meg asintió con la cabeza.
—Haré lo mismo.

Después de que Merri Lee volviera a trabajar, Meg pasó la siguiente hora
esperando las entregas, esperando el correo, esperando algo que hacer para no
preocuparse mientras esperaba lo que iba a suceder.

*****

Había terminado de esperar que los mierda lo llamaran y le dijeran dónde
encontrarlos por su parte del lote.

Jimmy se sentó en Un Pequeño Bocado, bebiendo café e inquieto por la falta de
servicio de calidad que se encontraba en Lakeside. Si todavía estuviera en Toland y
hubiera montado un trabajo como ése, su pandilla no habría intentado dejarlo de
lado. Después de todo, había concertado el trato, y si creían que su hermano policía
era un tanto corrupto y suficientemente bajo su control para que pudieran tener un
accidente la próxima vez que estuvieran en la cárcel, tanto mejor. Pero él no había
estado cerca de Lakeside el tiempo suficiente para tener un contacto, y CJ no estaba
trabajando mucho en nada que no involucrara a los monstruos, así que no era
conocido por los ciudadanos más emprendedores de la ciudad.

Jimmy se sentó y se angustió, no queriendo volver al apartamento y escuchar
a la perra de Sandee gimoteando, junto con los mocosos, que no había nada que
hacer. Mierda, Fanny estaba tan aburrida que quería ir con Lizzy a esa habitación
que todo el mundo fingía creerse que era una escuela real. Pero si a Fanny se le
permitía ir, entonces Clarence querría ir porque no querría ser excluido, y Clarence
más que Fanny había sido prohibido en el Courtyard. Como si esos monstruos
tuvieran derecho a prohibirle a un ser humano real alguna cosa. Pero no podía
decir una mierda así, no desde que cayó el movimiento Humanos Primeros y
Últimos.

Se sentó y se mantuvo ansioso hasta que los caballetes fueron quitados de los
arcos y la Plaza Comercial estuvo otra vez abierta para los negocios. Luego se
dirigió a la carnicería.

386
Grabado en el hueso

La vitrina estaba muy limpia, incluso su madre no encontraría ningún
defecto. También estaba completamente vacía.

—Buenos días —dijo Jimmy cuando el monstruo de plumas marrones salió
del frigorífico—. Yo esperaba conseguir un par de rebanadas de ese pastel de carne.
A los niños les gustó mucho.

—No tengo nada —replicó el macho—. Nos limpiaron anoche.

Así que esos bastardos habían logrado hacer el trabajo.

Jimmy puso su expresión de "qué mala suerte".
—Qué barbaridad. Pero, realmente, ¿no tienes nada? No quiero insistir
pero...los pequeños.

El macho sacudió la cabeza.

Furioso pero sabiendo que no debía mostrarlo, Jimmy se dirigió a la puerta.
Cuando alcanzó el mango, el macho dijo:
—Espera.

Volvió a la vitrina. El macho no parecía feliz y seguía mirando a la puerta,
como si necesitara asegurarse de que nadie lo viera.

—Después de que eso sucedió, una entrega de carne especial llegó. No la
vendemos generalmente a los humanos, pero necesitas llevar algo para tu pareja y
críos, ¿no? Tengo una pieza sobrante, parte de una pata delantera. Debe ser
suficiente para alimentar a los cuatro.

—¿Cuánto? —preguntó Jimmy.

—Diez dólares.

Pensó en tratar de negociar por un precio mejor, pero se dio cuenta de que era
inútil. Si esa era la única pieza de carne disponible, el macho podía venderla por el
doble de ese precio a la siguiente persona que entrara en la tienda. Lo que

387
Grabado en el hueso

significaba que Jimmy podría venderlo por lo menos por lo mismo fuera del
Courtyard.

—Vendido.

—Siendo la última pieza, ya está envuelta —dijo el macho. Volvió en menos
de un minuto con lo que parecía un largo asado envuelto en pesado papel de
carnicero y atado con cuerdas.

Jimmy miró el paquete.
—¿Estás seguro de que hay suficiente carne en eso?

—Mucha. Carne magra también. Casi ninguna grasa.

Jimmy pagó por el asado y salió de la tienda, sintiéndose triunfante de que
nadie más tendría carne esta noche. No esa perra de Eva Denby o las perras que
estaban durmiendo con los policías. Tal vez sería un hijo generoso e invitaría a su
madre a cenar. Tal vez podría hablar con ella para que cocinara así la carne no
terminaría recocida o demasiado difícil de masticar.

Viendo a Kowalski caminando hacia él, levantó el asado en triunfo.
—Llegas muy tarde. Compré el último trozo de carne especial.

Tuvo el suficiente tiempo para registrar la bizarra mirada de locura en los ojos
de Kowalski. Luego estuvo en el suelo, luchando mientras Kowalski le llevaba los
brazos a la espalda y lo esposaba. Entonces Kowalski dio un paso atrás, sin intentar
detenerlo más.

—¡Jodido! —Gritó Jimmy mientras rodaba a su lado—. ¡Esto es acoso! Esto
es... ¡Tendré tu insignia por esto! ¡Voy a tener tu culo por esto!

Una chica de ojos oscuros y cabello largo y negro se apresuró a salir de una
tienda cercana, llevando nada más que una funda blanca.

—¡Oficial Karl! —dijo cuando llegó a Kowalski—. ¿Qué está pasando?
¿Necesitas ayuda? ¿Debería picarle esos ojos hasta sacarlos?

388
Grabado en el hueso

Jimmy dejó de golpear como si estuviera indefenso y se sentó. ¿Picarle sus
ojos hasta sacarlos? ¿Qué clase de mierda era eso?

—No, gracias, Jenni —respondió Kowalski, sonando demasiado tranquilo
cuando sus ojos todavía tenían esa mirada enloquecida. Lo tengo bajo control. Pero,
¿podrías pedirle al oficial Michael que me traiga una gran bolsa de pruebas y luego
llame a un patrullero? Dile que lo necesitamos lo antes posible.

Se sacó la funda por su cabeza y la dejó caer. Cuerpo bonito, pensó Jimmy,
momentáneamente distraído del loco policía. Bonita y desnuda y... Vio plumas
suaves cubriendo su coño en vez de pelo normal. Ver su cambio a un Cuervo
grande y volar lo asustó aún más.

No sabía cuánto tiempo permaneció sentado en el suelo. Se sintió como una
eternidad, pero no podría haber sido más de un minuto o dos antes de que Debany
llegara corriendo y dijera que un patrullero estaba en el camino, antes de Kowalski
y Debany lo levantaran y colocaran cuidadosamente el asado en una bolsa de
pruebas.

Prueba, su culo. Esto era intimidación. Eso es lo que era. Lo encerrarían; CJ lo
liberaría porque no había hecho nada malo; y esos dos policías bastardos
"perderían" la evidencia hasta que terminara cocinada en su cena.

Lleno de justa cólera que iba a volcar contra el bastardo del Capitán Burke y
de CJ, no se resistió cuando Kowalski lo puso en el patrullero que entró en el área
de entrega, y luego se metió en el frente con un oficial llamado Hilborn. No, él no
se resistió porque llevaría todo esto hasta la oficina del Alcalde si tuviera que
hacerlo... y lo haría antes de que los raspones y magulladuras causados por
Kowalski al golpearlo contra el suelo comenzaran a decolorarse. Sí, llevaría esto a la
cima, y cuando terminara, no tendría que pagar por un solo bocado de comida por
el resto de su estancia en Lakeside.

*****

Meg observó al patrullero salir a la Calle Principal con el hermano del
Teniente Montgomery en la parte de atrás. Ser llevado a la estación no era lo mismo
que ser arrestado. Pero dado el número limitado de imágenes que podrían usarse

389
Grabado en el hueso

para transmitir una visión, ¿las cartas proféticas harían tal distinción? ¿O era
suficiente que alguien fuera a la cárcel, aunque la estancia fuera temporal?

Si ese era el caso, si esta era la primera parte de lo que las cartas habían
revelado, también había habido una muerte. ¿De quién fue la muerte?

Miró a Nathan, que la observaba con una intensidad que la hacía sentirse
pequeña y sabrosa, y se alegró de ser profeta de la sangre, porque la hacía
incomible.

Ese pensamiento la inquietó... y dejó un poco mareada.

—¿Sabes lo que está pasando? —le preguntó a Nathan.

No respondió, ni siquiera lo intentó. Pero parecía contento de que Cyrus
Montgomery fuera llevado esposado, y Meg se preguntó si lo que le agradaba a
Nathan era la razón por la que Simon la había evitado desde la noche anterior.

390
Grabado en el hueso

Capítulo 20

Windsday, 22 de Messis.

Monty entró en la sala de interrogatorios enfermo de miedo. La primera
impresión que tuvo al ver a Kowalski -cuando su compañero había llevado a Jimmy
a la estación- fue que Karl se había metido algún tipo de droga. Y estaba Jimmy con
raspaduras en la cara y moretones ya en flor, gritando que Kowalski estaba loco de
atar, y a juzgar por la expresión de miedo en la cara del oficial Hilborn, la
evaluación de Jimmy de Kowalski podría no estar equivocada.

Entonces Monty desenvolvió el "asado" que Jimmy había comprado en la
carnicería de la Plaza Comercial y comprendió el comportamiento de Kowalski.
Comprendió un montón de cosas cuando se estrelló en un cubículo en el baño de
hombres y vomitó. Ahora necesitaba convencer a Jimmy para que le diera la
información que nunca recibiría de Simon Wolfgard, porque Wolfgard ya había
enviado un mensaje claro de que Jimmy estaba involucrado hasta su cuello en lo
que había pasado en el Courtyard la noche anterior.

Poniendo una carpeta cerrada sobre la mesa, Monty se sentó frente a su
hermano.

—Mira lo que ese bastardo de Kowalski me hizo —gritó Jimmy, agitando una
mano en su propia cara—. Será mejor que le rompas el culo por esto, CJ, o voy a
levantar un hedor que olerá hasta la oficina del Alcalde en esta maldita ciudad.

—¿Has hecho testamento? —preguntó Monty en voz baja.

—¿Qué? ¿Me estás escuchando? Kowalski...

—¿Has hecho alguna provisión para tu esposa e hijos? ¿Hay algún
documento legal que deba conocer?

Jimmy lo miró fijamente.
—¿De qué estás hablando?

391
Grabado en el hueso

—Lo que sea que hiciste esta vez, tal vez no puedas sobrevivir a ello.

—No hice...

El Capitán Burke entró en la habitación. Cerró la puerta, se acercó a la mesa y
apretó las manos contra la superficie, toda su atención en Jimmy.

—Su hermano no debería hacer este interrogatorio —dijo Burke—. Pero pensé
que nos iba a mentir, retrasar, adular y desperdiciar el tiempo de todos si tuviera a
alguien más haciendo las preguntas. No estoy dispuesto a perder el tiempo de
nadie, especialmente el mío. Así que esto es lo que va a suceder. El Teniente
Montgomery va a tener diez minutos para sacarle información sobre un incidente
que ocurrió anoche. Voy a estar parado en el otro lado de ese vidrio, escuchando. Si
estoy convencido de que ha proporcionado información exacta, será libre de irse. Si
no estoy convencido, será acusado de profanar restos humanos, cómplice de
asesinato y canibalismo. Y será trasladado a un lugar seguro, no revelado al caer la
noche, el tipo de lugar del que la gente como usted nunca se va. Puedo y voy a
hacer que eso suceda. —Se enderezó y se alejó de la mesa, finalmente miró a
Monty—. Sus diez minutos empiezan ahora.

Tan pronto como Burke salió de la habitación, Jimmy comenzó de nuevo.
—¿Qué es esta mierda? No maté a nadie. Estaba en casa anoche.

Monty sacó la primera fotografía de la carpeta y la colocó entre ellos.
Mostraba un tatuaje en el antebrazo de un hombre.

—¿Reconoces este tatuaje? ¿Conoces a este hombre?

Jimmy miró... y vaciló un momento demasiado largo.
—Nunca lo había visto.

Monty sacó otra fotografía de la carpeta, que mostraba todo el antebrazo y
mostraba los bordes irregulares donde algo había mordido el codo y la muñeca.

—¿Estás seguro? Estabas llevando el antebrazo de este hombre cuando el
oficial Kowalski te arrestó. Es por eso que podrías ser acusado de profanar restos
humanos, así como de canibalismo.

392
Grabado en el hueso

Jimmy sacudió la cabeza con tanta violencia que Monty se preguntó si se
arrancaría un músculo.

—De ninguna manera. No. Ese bastardo miente, está tratando de inculparme.
Compré un pedazo de carne especial de la carnicería y Kowalski...

—¡Dioses, Jimmy! Los humanos son la carne especial. Todos los Terráneos en
el Courtyard consideran a los humanos una presa animal, igual que los conejos y
ciervos. Cualquiera que entre en el Courtyard sin el permiso de los Otros es carne.

Jimmy miró fijamente a Monty, con los ojos en blanco.

—Me han informado de que una persona o varias personas desconocidas
irrumpieron en la carnicería de la Plaza Comercial anoche y robaron toda la carne.
Ya que hubo una entrega ayer, que equivale a un montón de carne de res y cerdo.
La carne se fue. Así como las personas que trataron de robarla.

Jimmy parpadeó, pareció volver en sí.
—¿Qué quieres decir con intentar robar?

—No se escaparon, no salieron del Courtyard. Y los Otros saben que estabas
involucrado en el robo.

—Estaba en casa anoche.

—Sí. —Monty sonrió amargamente—. Siempre eres el único con coartada si
las cosas salen mal. Eres tan sucio como los hombres que hacen el trabajo, pero
siempre estás lo suficientemente lejos como para no ser acusado.

—Entonces no puedes retenerme por algo que no hice.

Jimmy sonaba como siempre, seguro de que iba a marcharse indemne para
empezar a pensar en su próximo plan. Pero no esta vez.

Monty tocó la fotografía del antebrazo completo.
—Los Otros saben que estabas involucrado, Jimmy. No importa si estuviste en
la carnicería anoche o en casa acostado. Ellos saben. Y esta fue su manera de

393
Grabado en el hueso

decirte, y a la policía, que ellos saben. Pero lo que no nos dicen es cuántos hombres
entraron al Courtyard anoche. No nos han dejado ninguna identificación para
encontrar, lo que a veces hacen. Quien estuvo en el Courtyard anoche está muerto.
Lo sabemos.

—Entonces, ¿por qué no le preguntas a los monstruos? —preguntó Jimmy.

—La ley humana no se aplica en el Courtyard. Te lo dije: si los humanos no
son invitados, somos carne. En estos momentos, estos hombres han desaparecido.
Tal vez fueron asesinados por otros hombres y sus cuerpos no han sido
encontrados. Tal vez tomaron el primer autobús de la ciudad y se alejaron de sus
familias. Sucede. Pero si esos hombres tienen familias, tienen esposas e hijos, esas
esposas nunca podrán obtener un certificado de defunción, nunca podrán seguir
adelante con sus vidas o recibir cualquier activo que sus esposos hayan escondido.
Esas mujeres pasarán el resto de sus vidas sin saber si son viudas o abandonadas.
¿Quieres eso para Sandee y tus hijos?

Jimmy no pensaría dos veces en algo así. Monty lo vio en sus ojos, en su
rostro. Dejaría a Sandee con la duda y no le importaría.

—Lo conocías, Jimmy.

—Te dije que no.

—Estás mintiendo. Conozco las señales. —Sí, él conocía las señales. Jimmy
era astuto, malicioso. Él nunca diría la verdad si una mentira funcionaba. Y le
gustaba golpear a la gente con palabras e intimidarlos con un cuerpo grande y una
gran voz. Como Jimmy había hecho con Sierra. Como le estaba haciendo a la joven
Frances, dándole a su hijo un gesto de aprobación para hacer lo mismo.

Monty volvió a poner las fotografías en la carpeta.
—Has sido implicado en un intento de robo que resultó en la muerte de seis
hombres, por lo que se te acusará de complicidad de asesinato....

—¿Qué estás diciendo? —Jimmy sudaba ahora y parecía enfermo.

—Estoy diciendo que el Capitán Burke tenía razón. Esto es una pérdida de
tiempo, así que te presentarán cargos.

394
Grabado en el hueso

Ahora, por primera vez, Cyrus James Montgomery realmente parecía
asustado.
—¿Me vas a dejar tirado? ¿Qué va a decir mamá sobre eso?

—No creo que ella diga nada cuando le diga que tuviste la oportunidad de
cooperar, pero te negaste a cumplir con las condiciones de tu liberación y fuiste
enviado al lugar donde se lleva a los criminales peligrosos mientras esperan el
juicio.

—Cuando le cuente mi versión...

—Te habrás ido. Ella no escuchará tu versión. —Monty se inclinó sobre la
mesa—. Y contigo fuera de juego, no llenando su cabeza de mierda, Mamá creerá
todo lo que le diga.

Ah, sí. Jimmy estaba sudando ahora.

Monty se preguntó si su hermano recordaría haberle dicho aquellas mismas
palabras un par de años después de que Monty se fuera de casa mientras que
Jimmy aún seguía en el hogar de sus padres.

—Bastardo. — Jimmy parecía querer escupir en la cara de Monty. Podría
haberlo hecho si alguien no hubiera golpeado el vidrio en ese momento, señalando
que su tiempo había terminado.

Monty se levantó y buscó la carpeta.

—No había seis —dijo Jimmy de repente.

Monty se sentó.

—No creo que fueran seis —informó Jimmy—. Y tal vez fue un poco mi culpa,
pero no como tú piensas.

Él esperó. Monty no dijo nada.

395
Grabado en el hueso

—Vi la carne que se entregaba ayer. —Jimmy se movió en su asiento, como si
estuviera incómodo de repente. Monty podía creer eso. Jimmy lo hacía mejor
cuando tenía tiempo de inventar una historia—. Parecía un desperdicio, traer
buena carne como esa a los monstruos cuando podrían estar atrapando ratas y
ardillas y mierda.

—No te oí quejarse de las entregas de carne cuando comías en La Carne no es
Verde o en Un Pequeño Bocado. ¿De dónde crees que vino la comida? —preguntó
Monty.

—Ya, bueno, parecía un desperdicio. Y yo estaba tomando una copa en un bar
cerca de la estación de autobuses y oí a estos hombres quejándose de que no había
carne en las tiendas y sus mujeres estaban llevando a casa tripas y mierda por el
estilo en vez de auténtica comida, y quizás estaba un poco demasiado lleno de
bebida y dije que el Courtyard siempre tenía buena carne, dije que había visto una
entrega de filetes y chuletas de cerdo y asados y todo tipo de comida que era
apropiada para que un hombre coma. Y los cuatro -había cuatro, no seis-
empezaron a comprarme bebidas y estuvimos hablando de lo difícil que era ahora
cuidar de una familia y ellos preguntaron por la carnicería y tal vez les dije más de
lo que debí decir, más de lo que recuerdo decir, eso seguro. Luego me fui a casa y
dormí toda la noche.

Al final, Monty obtuvo el nombre del bar y los nombres de los cuatro
hombres que eran conocidos en un lugar como ese. Ojalá fuera suficiente para que
la policía pudiera llenar formularios DUD para los familiares.

—¿Puedo irme ahora? —preguntó Jimmy cuando Monty volvió a ponerse de
pie.

—Lo averiguaré. —Se apartó un paso de la mesa, luego se detuvo—. Jimmy,
deberías pensar mucho en salir de Lakeside y empezar de nuevo en otro lugar. No
has hecho nada para darle a los Terráneos de aquí una razón para pensar bien de ti,
y ahora definitivamente tienen razones para pensar que eres un enemigo.

—¿Crees que me importa una mierda?

No tardó mucho para que Jimmy volviera a su mentalidad egocéntrica.

396
Grabado en el hueso

—Debería —dijo Monty en voz baja—, porque hay seres en el Courtyard que
son tan poderosos y peligrosos que pueden convertir tu cerebro en sopa con solo
mirarte. Solo una mirada, Jimmy. Y ahora, debido a este poco de estupidez, todos
los Otros van a estar observando todo lo que haces a partir de ahora.

Monty salió de la sala de interrogatorios y se apoyó contra la pared, agotado.

Cuatro hombres habían entrado en el Courtyard anoche. Sólo uno había
tenido tiempo de soltar un grito agudo y aterrorizado.

La puerta de la sala de observación se abrió y el comandante Louis Gresh
salió.

—El Capitán Burke dijo que te lleves a tu hermano al edificio de
apartamentos. —dijo Louis.

Cuando nadie más salió de la sala de interrogatorios, Monty preguntó:
—¿Dónde está el Capitán?

—Él mantuvo a Kowalski aislado en su oficina desde que tu hermano fue
traído. Sabía que conseguirías la verdad de Cyrus, o bastante de ella, y él pensó
que vigilar a Kowalski ahora mismo era más importante. —Louis soltó un suspiro
—. Esto sacudió a tu chico de forma feroz.

—Nos sacudió a todos. —Monty miró el techo—. Los Terráneos no son
humanos, pero nos han estudiado, y, dioses, saben enviar un mensaje.

—¿Crees que tu hermano recibió ese mensaje?

—No. Seguirá creyendo que puede trabajar de la misma manera en que urdía
sus planes en Toland. A pesar de la evidencia justo delante de él, será como
muchas otras personas que todavía quieren fingir, tal vez necesitan fingir, que no
hay repercusiones letales cuando se meten con los Otros.

Louis suspiró.
—Podría haber sido peor.

—¿Cómo?

397
Grabado en el hueso

—Los Otros podrían haber desviado a Kowalski, asegurándose de que no se
cruzara con Cyrus. Entonces Cyrus habría llevado el paquete a casa y lo habría
abierto allí. ¿Cuánto más chocante habría sido cortar la cuerda, desenrollar ese
paquete y reconocer el tatuaje?

Y Jimmy se habría jactado al respecto, había hecho un gran trato con el último
trozo de carne especial, como lo había hecho cuando vio a Kowalski. Pero habrían
estado Sandee y los niños mirando el antebrazo de un hombre, no preparados para
la dura realidad de lo que los Terráneos veían cuando miraban a los humanos. La
mayoría de los humanos. Tenía que seguir creyendo que Simon y Vlad y el resto de
los Otros ya no veían a todos los humanos como presas.

Pero los Otros sabían que el robo iba a suceder y no habían pedido ayuda a la
policía, así que tuvo que preguntarse si Jimmy había creado una cuña entre él y
Simon Wolfgard, si había roto la confianza que se estaba construyendo.

Y tenía que preguntarse qué significaba eso para las comunidades mixtas que
se estaban creando y para las personas que ahora vivían entre los depredadores
dominantes del mundo sin siquiera el pretexto de una barrera entre ellos.

*****

Burke estudió a Kowalski, que estaba sentado en su oficina con la mirada
perdida y todavía un poco tembloroso. Pero los ojos oscuros del oficial ya no tenían
la mirada salvaje, así que ahora era el momento de hablar.

—¿Qué pasó? —preguntó Burke.

Kowalski sacudió la cabeza.
—Vi a Cyrus agitando ese paquete y jactándose de conseguir un trozo de
carne especial, y me perdí. No recuerdo haberlo tirado. Las cosas se pusieron de
nuevo en foco cuando Jenni Crowgard me preguntó si necesitaba ayuda, si quería
que le sacara esos ojos. Esos ojos, no sus ojos. Sabía que necesitaba una excusa para
alejarla de él y necesitaba sacarlo del Courtyard, llevarlo de vuelta a la tierra donde
las leyes humanas se aplican. Necesitaba arrestarlo y sacarlo de allí porque estaba
llamando la atención sobre sí mismo, sobre todos nosotros, y... —Se detuvo, pareció
ahogarse.

398
Grabado en el hueso

—Una cosa es tomar una billetera que se dejó para que uno la encuentre y
sepa que la persona que la poseía cruzó alguna línea y fue asesinada y comida
debido a ello. Otra cosa es ver la prueba.

—Siempre que salía la noticia de que los Lobos habían mordido la mano de
un ladrón, Aullidos, Buena Lectura se llenaba de clientes durante los días posteriores
—dijo Kowalski.

Burke sonrió.
—La perversidad de la naturaleza humana. Pero una mano cortada no es lo
mismo que un cadáver. Los Terráneos en el Courtyard son fieles a su naturaleza,
Karl, y eso los hace muy peligroso. Pero siguen siendo la única posibilidad de
supervivencia que tenemos, porque no importa lo peligroso que sean Simon y Vlad
y el resto de ellos, no son ni mucho menos una amenaza para nosotros como los
Otros que viven en el país salvaje.

Kowalski se echó hacia atrás.
—Lo sé. —Suspiró—. Lo sé. ¿Qué pasará ahora?

—No quiero que vayas a la calle, así que te quedas en tu escritorio durante el
resto del día, date tiempo para arreglarte. Si el Teniente necesita un conductor,
Debany o Hilborn pueden hacerlo.

Burke juntó y abrió los dedos un par de veces, debatiendo la sabiduría de
decir cualquier cosa, incluso ahora.

—Cuando se es un policía sirviendo en un pequeño pueblo humano dentro
del país salvaje, a veces se adoptan decisiones difíciles que no se podrían hacer en
una ciudad controlada por humanos. Y uno se enfrenta con la verdad cuando esos
colmillos están descubiertos y esa piel esta manchada con la sangre de la presa que
dejaste ir para hablar esa mañana. Y es que habías dado un paseo más allá de las
luces del pueblo la noche anterior, y estabas reflexionando en voz alta sobre cómo
manejar una situación difícil, sobre una mujer agradable que tenía un brazo roto de
nuevo, sobre cómo su pareja la golpeaba, pero ella estaba demasiado asustada para
decir algo en su contra, así que no había nada que pudieras hacer, y eso era una
lástima porque ella era realmente una mujer agradable que había mostrado a un
par de hembras Terráneas cómo reparar ropa, que es lo que inició el conflicto que

399
Grabado en el hueso

terminó con su brazo roto, junto con un par de dedos para privarla de hacer
cualquier reparación por un tiempo. Y cuando vas a hablar con el hombre a la
mañana siguiente y descubres que no está en casa, sigues el rastro dejado detrás de
su casa y te encuentras con un cuerpo encogido, parcialmente comido, te enfrentas
a la verdad, no la verdad que tiene colmillos y pieles, sino la dura verdad sobre ti
mismo, que eres tan peligroso como los seres que el resto de la gente teme, pero no
puedes darte el lujo de ser tan honesto acerca de ello. No puedes decirle a esas
personas que harás tratos con los que temen para mantenerlos a salvo de los
monstruos que se parecen a ellos.

Kowalski no dijo nada durante un largo minuto.
—¿Cree que debería haberme apartado?

—No —dijo Burke suavemente—. Interviniste porque has estado cerca de los
Otros el tiempo suficiente para comprender que una cosa es saber algo
intelectualmente y otra muy distinta ver la verdad en la cara. ¿Los policías? Hemos
visto muchas pruebas de cómo los Terráneos responden cuando están enojados con
los humanos. ¿Pero civiles como Ruthie y Merri Lee que están viviendo tan cerca
del Courtyard y trabajando entre los Otros? No necesitan mucha verdad.

—¿Proteger a las mujeres? —Kowalski le dirigió una sonrisa seca—. Podrían
tomarlo como algo excepcional.

—Por supuesto que lo harían -y deberían-, pero voy a negar que lo he dicho.

La sonrisa se desvaneció.
—Me está dando mucho crédito por unos segundos que no recuerdo.

—Reconocí la mirada en tus ojos cuando llegaste a la estación. La vi en un
espejo una o dos veces cuando tenía tu edad.

El teléfono de Burke sonó. Lo miró y luego se concentró en Kowalski.
—¿Estás lo bastante firme?

—Sí, señor.

—Entonces póngase a trabajar. —Descolgó el auricular cuando Kowalski salió
de su oficina—. Burke.

400
Grabado en el hueso

—Habla O'Sullivan.

Tratando de recordar si el agente de la GTI estaba de vuelta en Lakeside y
había oído hablar de la debacle en el Courtyard, Burke simplemente dijo:
—¿Qué puedo hacer por ti?

—¿Tienes alguna noticia del doctor Lorenzo?

Le contaría todo a O'Sullivan una vez que pudieran hablar cara a cara, pero
no quería decir nada sobre Lorenzo por teléfono.
—Escuché que renunció al grupo de trabajo. Y su coche fue encontrado. Tenía
algunos agujeros de bala.

Una vacilación.
—¿Has chequeado los hospitales y el depósito de cadáveres por algún NN?

—No es necesario.

—¿Has llenado un DUD?

—No es necesario. —¿O'Sullivan entendía el mensaje de que Lorenzo estaba
vivo y su paradero era conocido?

— ¿Podrías revisar los hospitales y la morgue de todos modos?

Burke se enderezó.
—¿Problemas?

—La mitad de los médicos que estaban recopilando información sobre las
Casandras de sangre renunciaron al grupo de trabajo después de haber sido
amenazados por miembros del movimiento Humanos Primeros y Últimos.
Durante mi conversación con el Gobernador, confirmé que varios médicos además
de Lorenzo han desaparecido.

Anotó los nombres que O'Sullivan le dio.
—Voy a ver qué puedo averiguar.

401
Grabado en el hueso

—Gracias —dijo O'Sullivan—. Estoy de camino a tomar un tren de regreso a
Lakeside. Debería llegar avanzada la tarde.

—Dame tu hora de llegada cuando lo sepas, y haré que alguien te recoja.

—Gracias.

Burke colgó y se sentó. Todavía había un montón de profetas de la sangre que
vivían en los recintos donde habían estado retenidas durante toda su vida, reacias
o incapaces de concebir cualquier tipo de vida independiente. Pero también había
un montón de esas chicas que ahora estaban tratando de dar forma a una vida para
sí mismas, luchando con su adicción al corte, empujando ese acto autodestructivo
por visiones que no se negaban. Incluso las menos talentosas entre esas muchachas
podían dar a un tratante una vida muy agradable, y las mejores entre ellas...

Había excavado un poco, investigado otro tanto, había llamado a un par de
lugares que se presentaban como posibles clientes antes de que todos los secretos
sucios sobre la propiedad benevolente y lo que se les hacía a las chicas en esos
lugares hundieran a la industria de la profecía. Una pregunta, un corte en una
chica con talento de bajo nivel y entrenamiento básico, costaba un par de cientos de
dólares. ¿Alguien como Meg Corbyn, que era inteligente y absorbía información
quizás demasiado bien, que veía cadenas de imágenes y era escalofriantemente
precisa? Un corte en alguien con la habilidad de Meg costaba miles.

Mucha motivación para secuestrar e interrogar a hombres que sabrían dónde
encontrar chicas que podrían no estar tan bien protegidas como los Otros creían,
principalmente porque nunca considerarían que un humano sería lo
suficientemente temerario y codicioso como para intentar superarlos y arrebatarles
a una chica.

Burke se apartó de su escritorio. Quería ir al Courtyard y evaluar la situación.
Pero primero haría que Kowalski comenzara a localizar a los médicos
desaparecidos, o al menos hacerse una idea de dónde y cuándo fueron vistos por
última vez. Y entonces necesitaba informar al Alcalde y al Comisionado de policía
de los posibles problemas que este intento de robo de carne podría causar a la
ciudad.

*****

402
Grabado en el hueso

—¿Qué? —exclamó Simon cuando Vlad, que estaba detrás del mostrador de
salida de ABL, sin hacer nada útil, continuaba mirándolo.

—Estoy viendo que todos los libros que estás poniendo en la mesa de
exhibición son thrillers de autores Terráneos y son del tipo que podría ser descrito
como rasgar y romper.

—¿Y?

—¿No crees que el mensaje es demasiado brusco?

Gruñendo, se volvió hacia el mostrador y advirtió que la señora Twyla estaba
de pie en silencio entre los estantes que separaban la zona frontal del resto de la
tienda.

—¿Hay algo que podamos hacer por usted, señora Twyla? —preguntó Vlad.

—Entiendo que toda la carne que fue entregada ayer fue robada.

—Actualmente no hay nada en la carnicería para la venta.

—Ya veo.

Simon no podía soportar que ella pensara que no había carne, que la manada
femenina no tendría nada más que verduras.

—La carne que los ladrones no tomaron se la dimos a La Carne no es Verde
para usar. Y podemos descongelar un par de paquetes de carne de bisonte.

La señora Twyla asintió.
—Ese es un buen plan. Y los humanos no necesitan tanta carne como ustedes,
así que un poco puede servir para mucho.

Quería creerla. No estaba seguro de que fuera a hacerlo.

—Las chicas me dicen que tienen arroyos corriendo por el Courtyard.
¿Alguno de ustedes captura peces en esos arroyos? —preguntó la señora Twyla.

403
Grabado en el hueso

—Henry lo hace.

—El pescado es otro tipo de carne.

¿A Meg le gustaba el pescado?

Como Simon no dijo nada, Vlad sonrió a la señora Twyla.
—Gracias por la sugerencia. —Como no se fue, añadió—: ¿Hay algo más?

La señora Twyla miró a Simon de una manera que le hacía querer dar un paso
atrás, o mostrarle sus mejores dientes en advertencia.

—Mi James era un buen hombre, y lo amé durante todos los años que
estuvimos casados. Todavía lo hago, aunque hace algunos años que ya no está.
Pero le gustaba comer un queso que dejaba un olor en la casa peor que un mal caso
de pedos.

Simon parpadeó. Se rascó detrás de una oreja. No sabía cómo responder a la
señora Twyla diciendo "pedos".
— ¿Te gustaba el queso?

—A mí no. Pero una o dos veces al año se le antojaba y compraba suficiente
queso para hacer unos bocadillos, y era el mejor regalo que podía pensar en
comprar. Comía esos bocadillos de queso antes de casarnos y todos los años que
pasamos juntos.

—Pero era apestoso.

—Lo era. Pero era parte de quién era. No me pidió que lo comiera, y no le
pedí que renunciara a comerlo. Así es como funciona cuando dos personas son
compañeros.

Dio un paso adelante. Simon se mantuvo firme todo el tiempo que pudo antes
de dar un paso atrás.

404
Grabado en el hueso

—Tiene más valor del que está mostrando en este momento, y evitar a la chica
no les hace ningún favor a ninguno de los dos. Háblenlo, dejen las cosas claras,
decidan con lo que cada uno puede vivir.

—Me comí a un humano —dijo bruscamente, sintiéndose acorralado.

—¿Todo el humano? Debió haber tenido hambre.

—¡No, no solo yo! Nosotros... —Simon miró a Vlad, quien se encogió de
hombros.

—¿Creen que hay alguien aquí, excepto los niños, no ha descubierto lo que les
pasó a los ladrones? La señorita Merri dice que solían poner un cartel en la puerta
de la carnicería cuando atrapaban algo de lo que llaman carne especial, aunque lo
único que puedo ver es que no lo han cazado con mucha frecuencia y sin duda no
fueron a buscarlo a su propia tierra. —Miró intencionadamente a Vlad—. No la
carne de todos modos. —Se volvió hacia Simon—. ¿Tengo razón al pensar que no
mezclan esa carne con otras?

—Nunca la vendimos en la carnicería —gruñó Simon. Antes de Meg, podrían
haber guardado un poco en el refrigerador grande porque la carne era carne, pero
aprendieron la diferencia entre la limpieza y la limpieza humana, y como llegaron
a conocer la manada femenina, empezó a importar el no hacer cosas que podría
hacer que las chicas enfermaran—. Y no hemos guardado nada de esa carne en la
tienda desde hace mucho tiempo. —No desde el día en que Meg llamó a Boone y
pidió una carne especial para Sam, sin saber que había un tipo especial de carne.

—Tenían un paquete en la tienda —dijo la señora Twyla.

—En un refrigerador aparte. Y el refrigerador no estuvo en la tienda por
mucho tiempo.

—¿Sólo el tiempo suficiente para que Cyrus se llevara el cebo? —Ella asintió
de nuevo, como si algo hubiera sido confirmado—. Si merecía que le dieran ese
paquete, entonces que así sea, y aunque no puedo decir que me sorprenda, el saber
que estuvo involucrado con esos ladrones hace que mi corazón se sienta pesado.
Pero estoy agradecida de que el oficial Kowalski haya intervenido y no dejara que
Cyrus llevara el paquete a casa para que los niños lo vean.

405
Grabado en el hueso

—No íbamos a dejar que saliera del Courtyard con el paquete —dijo Vlad en
voz baja—. No habríamos dejado que su pareja y los jóvenes vean la carne.
Vendérselo a él fue un castigo y advertencia para ese Cyrus. Kowalski no tenía
autoridad para arrestar a ese Cyrus y llevarlo a él -y al paquete- a la comisaría. Pero
lo dejamos hacerlo.

—Sólo demuestra que todos aprenden a trabajar como equipo. —La señora
Twyla le dirigió una mirada dura a Simon: el mismo tipo de mirada que una
cuidadora de manada le daría a un cachorro equivocado. Pero una cuidadora
podría añadir un golpe de pata o un mordisco en la cara—. Hable con la señorita
Meg y arregle las cosas.

Caminó hasta el fondo de la tienda. Un momento después, oyeron que la
puerta se abría y se cerraba.

Todavía sintiéndose acorralado, Simon miró furioso a Vlad.
—No ayudaste.

—No te regañó por comer a un humano. Te regañó por molestar a Meg, cosa
que yo no he hecho.

—No es lo mismo para ti —murmuró Simon.

Vlad lo miró fijamente.
—No te molestó cuando matamos a esos intrusos y los Lobos desgarraron la
carne. No te molestó cuando le mordías la mano y el codo y le diste la carne
entintada a Boone para que la envuelva para ese Cyrus. Estabas bien con todo eso
hasta que te fuiste a casa y viste a Meg durmiendo... y no estuviste seguro de que
fueras bienvenido. —Vlad apartó la vista—. La señora Twyla tiene razón. Necesitas
averiguar si esto cambia las cosas entre Meg y tú.

Viendo la verdad en las palabras de Vlad, Simon asintió y volvió a trabajar en
el exhibidor con el fin de evitar descubrirlo por un poco más de tiempo.

*****

406
Grabado en el hueso

Meg se paró en un extremo de la huerta del Complejo Verde y miró las cestas
tejidas llenas de calabacín.
— ¿Esto es normal?

—Incluso para el calabacín, esta es una cosecha excelente. — Ruth se limpió el
sudor de la frente con una mano y presionó la otra mano en su cintura mientras se
enderezaba.

—Nadine dijo que tomará algunos para hacer pan de calabacín para Un
Pequeño Bocado —dijo Merri Lee. Ella le tendió dos calabacines de tamaño modesto
—. Deberías tomar estos, Meg.

Meg suspiró pero los tomó. Comer alimentos que estaban en temporada
estaba bien y era sano, pero ahora entendía lo de tener demasiado de una cosa
buena.

—No tienes que comerlos esta noche —dijo Merri Lee—. Se mantendrán un
día o dos.

Bueno. Una comida sin calabacín. Por supuesto, no estaba segura de qué
comerían, o si iba a comer sola.

Entonces vio al Lobo moviéndose hacia ella. Simon, con su pelaje oscuro
moteado con un gris más claro. Había pasado un tiempo desde que tuvo esa
extraña sensación de no poder verlo claramente cuando se movía, como si
estuviera viendo una imagen superpuesta de algo aún más grande atravesando la
piel de un Lobo, haciendo el contorno indistinto. Tal vez era un poco de su
verdadera forma, lo que él era, que se mostraba cuando estaba estresado, como
cuando estaba en forma humana y las cosas cambiaban involuntariamente porque
estaba enojado o molesto.

¿Alguien más experimentaba esto cuando veía a los Otros? ¿O al ver las
visiones de la profecía sesgaba la forma en que veía el mundo mundano? Si es que
se pudiera llamar a cualquier Terráneo mundano.

Ruth y Merri Lee miraron alrededor y vieron a Simon.

—Deberíamos irnos—dijo Ruth.

407
Grabado en el hueso

—No es necesario—dijo Meg rápidamente.

Merri Lee recogió una de las cestas.
—Sí. No siempre van a estar de acuerdo o se van a llevar bien, pero van a ser
infelices hasta que lo hablen.

—Podría acabar con él teniendo en la cabeza un gran calabacín.

Ruth tomó la otra canasta.
—Algo que cada mujer ha imaginado hacer a un hombre en un momento u
otro.

Observó a sus amigas poner las cestas tejidas en las cestas de alambre en la
parte delantera de sus bicicletas. Ella las vio alejarse. Luego miró a Simon, que se
había acercado más a la huerta mientras Merri Lee y Ruth se alejaban.

—Tenemos que hablar. —le dijo.

No se apresuró a regresar al Complejo Verde. Simon caminó a su lado, sin
detenerse a oler nada para averiguar quién había estado cerca hoy. Eso era tan
inusual que le hizo preguntarse si también estaba infeliz.

Abriendo la puerta principal, ella lo dejó entrar en su apartamento, luego
subió a su propio lugar para poner el calabacín en la nevera y verter dos vasos de
agua fría. Un minuto más tarde, abrió la puerta de la cocina y se sentó a la mesa.

¿Qué decir? ¿Cómo empezar?

—Eran malos humanos. — La voz de Simon era áspera, pero sus ojos ámbar
no tenían los destellos de rojo que indicaban ira.

Meg tomó un sorbo de agua.
—Fue su error robar la carne de nuestra carnicería, igual que si hubieran
robado una tienda de humanos.

—Sí.

408
Grabado en el hueso

Por supuesto, habría sido más inteligente que esos hombres robaran una
tienda humana. La policía los habría arrestado en lugar de comerlos.

—¿Cuántos eran?

—Cuatro.

No conocía a todos los Lobos personalmente, pero entre los que cuidaban de
los cachorros y el Complejo Wolfgard y los que, como Simon y Nathan, trabajaban
en las partes más visibles del Courtyard, tenía una idea bastante buena de cuantos
Lobos vivían en Lakeside.

—¿Eran hombres escuálidos? —preguntó.

Simon entrecerró los ojos e inclinó la cabeza.
—No lo que yo llamaría escuálidos. No eran gordos, pero eran más
voluminosos que Kowalski o Debany e igual de altos.

—¿Y la manada se comió a los cuatro?

Se echó hacia atrás, un poco exhausto.
—No. Los dos Antiguos que están en el Courtyard comieron uno cada uno, y
el resto de los Terráneos comimos los otros dos.

Eso explicaba el comentario de Jester sobre el desayuno.
—¿Sam...?

Simon meneó la cabeza.
—No le dimos nada de la carne especial a los cachorros o a Saltarín. Ahora
están jugando con cachorros humanos, y no queremos confundirlos.

Meg suspiró. No podía decir por qué el pensamiento de Sam y Saltarín
masticando un trozo humano la molestaba más que Simon desgarrando a una
persona, pero así era. Y eso la hizo preguntarse algo.

Pasó los dedos por su vaso, limpiando la condensación y evitando mirar
directamente al Lobo sentado frente a ella. ¿Debería preguntar? ¿Podría preguntar?
—¿Cómo es el gusto a humano?

409
Grabado en el hueso

Simon se rascó detrás de una oreja.
—No sabe tan bien como un ciervo pero mejor que el pollo. —Pensó por un
momento—. Mucho mejor que el pollo.

Ella intentó visualizar ilustraciones en una carta profética que clasificara los
gustos de la carne. En una escala de uno al diez, ¿los ciervos serían un diez y el
pollo uno? ¿Las vacas y los cerdos serían siete u ocho y los humanos serían cuatro
o cinco?

—¿Meg? ¿Qué estás pensando?

Ella le dijo.

Él la miró antes de decir lentamente.
—No necesitas una carta profética como esa.

No, no necesitaba. Pero...
—¿Qué tan exacta sería la carta ilustrada de esa manera?

—Suficientemente cerca.

—Así que la carne especial no es especial porque sabe mucho mejor que la
otra carne. Es especial porque no se come a menudo.

Pareció aliviado cuando su teléfono móvil comenzó a sonar. Lo sacó de uno
de los bolsillos de sus pantalones cortos y dijo:
—¿Qué? —Escuchó un momento y miró a Meg—. Kowalski está haciendo
pizza. ¿Quieres una?

—Sí. —Igualmente iba a cortar y saltear uno de los calabacines para el plato
de verduras.

—Gracias —dijo Simon, y luego colgó.

Meg empezó a levantarse pero se dio cuenta de que tenía una pregunta más.
—Si esos hombres hubieran intentado robar algo que no fuera comida, ¿los
habrías matado?

410
Grabado en el hueso

—¿El verano pasado? Sí, lo habríamos hecho. ¿Ahora? —Él la miró a los ojos
—. Los habríamos desgarrado como una advertencia para otros humanos, pero
probablemente habríamos aullado por Montgomery y hubiéramos dejado que la
manada policial tratara con los intrusos.

Después de que Simon se fuera en el Bow a la Plaza Comercial para recoger
su pizza, Meg preparó todo para cocinar uno de los calabacines.

Muerte, policía, cárcel. Esas cosas habían ocurrido hoy y concluiría en peligro,
lo que daría lugar a que terminara conectada de alguna manera a un bosque y una
tumba.

Debería decírselo a Simon. Se lo diría a Simon. Pero no esa noche. Decir algo
ahora despertaría a los Otros, y no quería que todo el mundo se molestara sólo
porque su lengua estaba punzando de nuevo.

Meg apoyó las manos en el mostrador de la cocina. No quería hacerse un
corte en la lengua. Demasiado fácil cometer errores y terminar con un daño
permanente. Y una Casandra de sangre que no pudiera hablar con claridad no
servía para nada a las personas que solían viajar a los recintos para comprar un
vistazo de su futuro. Pero pronto su lengua iba a sangrar y vería la profecía que
esperaba ser revelada.

*****

Cuanto más tiempo pasaba alrededor de los humanos, más confuso se sentía.
Todos los otros depredadores que los Terráneos habían absorbido tenían una
estructura social que tenía sentido. ¡Pero los humanos no!

Simon entró en el estacionamiento para empleados, salió del Bow, y abrió la
puerta de madera que proporcionaba el acceso entre el lote de empleados y el de
los clientes.

Sin señal de Kowalski todavía.

Podían no comerse entre ellos, pero los humanos mataban a otros humanos
todo el tiempo. Lo había visto con sus propios ojos cuando Lawrence MacDonald

411
Grabado en el hueso

fue baleado y asesinado en los puestos de la feria, cuando hombres del movimiento
HPU atacaron a su grupo. Aunque el grupo humano se vio entristecido, su
comportamiento no cambió hacia los Terráneos. De hecho, las muertes de
MacDonald y Crystal Crowgard hicieron aún más fuerte el vínculo entre el grupo
humano y los Otros.

¿Sería que ellos aceptaban que los Terráneos vieran a los humanos como
carne porque se daban cuenta de que a aquellos que vivían en el Courtyard ya no
se los veía así? ¿O la aceptación venía porque entendían que ellos también serían
vistos como carne por los Terráneos que vivía más allá de Lakeside y los lugares
conectados como Isla Grande, Cataratas de Talulah y la Comunidad River Road?

Simon miró a Kowalski y Pete Denby entrar en el estacionamiento para
clientes. Vio a Montgomery salir del edificio de apartamentos y caminar hasta la
acera pública. El Teniente parecía estar escuchando algo, pero Simon no detectó
ningún sonido inusual.

Kowalski abrió la puerta trasera, sacó una pizza de tamaño de familiar y dijo:
—No estaba seguro de si Sam y Saltarín se unirían a ustedes esta noche, así
que quise asegurarme de que tuvieran bastante. La mitad es de pepperoni y
salchichas; la otra mitad tiene verduras.

Simon tomó la caja de la pizza.
—Eso está bien. Te debo dinero.

—Es nuestro regalo para esta noche.

Tratando de compensar algo que otros humanos hicieron. Tratando de ayudar
a cuidar la manada.

Kowalski cerró la puerta trasera, y luego vaciló.
—¿Tienes carne en casa? ¿Algo congelado?

—Piezas de bisonte.

—Ruthie hizo un estofado de carne el otro día. Carne de vaca. Congelamos
una parte en un par de contenedores. Un recipiente probablemente no sería
suficiente para grandes apetitos como los nuestros, pero para las chicas, para Meg...

412
Grabado en el hueso

—Le preguntaré. Gracias por la pizza. —Simon regresó al Bow, deteniéndose
lo suficiente como para cerrar y trancar la puerta de madera entre los dos
estacionamientos. No se sorprendió al oír a alguien golpear la puerta, -Kowalski-
asegurándose de que estaba cerrada con llave.

En el camino de regreso al Complejo Verde, pensó en lo que se dijo. Apetitos
como los nuestros. Un Lobo podía comer libras de carne de una vez, mucho más de
lo que un estómago humano podría aguantar. Pero Kowalski había hecho sonar
como si la diferencia estuviera entre lo que los machos y las hembras podrían
consumir, no los humanos y los Lobos.

No estaba seguro de lo que significaba, pero pensó que era interesante.

*****

Jimmy se sentó en el porche a meditar. Había estado en el porche desde que la
policía lo trajo de vuelta. Si Sandee hubiera estado afuera a su regreso, habría
empacado, vaciado su escondite de dinero y tomado el par de piezas de joyería que
mantenía ocultas, y se hubiera escabullido tomando un autobús a cualquier lugar,
libre de esa perra y sus mocosos. Pero ella estaba en casa, gimiendo por comida y
dinero hasta que le mostró el puño. No necesitaba usarlo, no muy a menudo de
todos modos, para hacerla callar rápidamente y dejarlo solo para pensar.

No había errores en su plan. Debería haber funcionado. Su pandilla debería
haber entrado y salido en vez de terminar asesinados y...

Tragó saliva para evitar que la garganta se le atorara.

¿Qué había de malo con la gente de esta ciudad, que actuaban como si fuera
normal que esos malditos monstruos se comieran a la gente? ¡Eso nunca había
sucedido en Toland! En Toland, la gente normal no tenía que ver a los Otros, no
tenían que preocuparse de ser agarrados o mordidos o algo peor. Esto no habría
ocurrido en una gran ciudad humana, una ciudad humana apropiada. Pero aquí
los policías eran todos unos vendidos, comprados por los monstruos. Incluso ese
bastardo de Burke debía de estar trabajando para los Otros. ¿Por qué más iba a ir
tras un hombre que sólo quería cuidar de su familia en lugar de disparar a esos

413
Grabado en el hueso

monstruos? ¿Por qué otra cosa el amante de Lobo Kowalski iría tras de un hombre
que había sido engañado en una compra...?

Jimmy apartó ese pensamiento.

Esos monstruos sabían que su pandilla vendría. Lo sabían desde antes de que
hiciera los planes finales. ¿Cómo pudo pasar?

Se percató de una conmoción dentro del apartamento, la llorona Fanny
gritando por su Mamá y Clarence...

Jimmy se tiró de la silla y entró para detener la mierda que hacían los
mocosos, pero se detuvo en la puerta del dormitorio.

Clarence sostenía un cuchillo para la mantequilla y estaba persiguiendo a
Fanny por la sala de estar, riendo mientras le daba un golpe en la cara.

—Vas a cortarte, perra —dijo Clarence—. Voy a convertirte en una chica
cicatriz. Entonces vas a decir la fortuna y nos darás una pila de dinero.

— ¡Mamá! —gritó Fanny.

Había oído algo sobre cicatrices y chicas, pero ¿cómo se suponía que iba a
recordar con Fanny gritando así? Y si seguía así, ¿cuánto tiempo pasaría antes de
que uno de los malditos policías empezara a golpear la puerta?

—¡Paren! —Rugió—. ¿Qué es esta mierda?

La alegría en la cara de Clarence de que podría "accidentalmente" cortar a su
hermana cambió a cautela cuando Jimmy entró en la sala de estar.

—Estamos jugando, papá.

—¿Qué es eso de chica cicatriz? —Él ignoró a Fanny, que salió corriendo de la
habitación llorando por Sandee, y se concentró en el chico—. ¿Y?

—Las chicas llenas de cicatrices. Recuerdas, papá. Las vimos en la televisión.
Las chicas que pueden ver el futuro.

414
Grabado en el hueso

—Claro, recuerdo. ¿Por qué estás molestando a Fanny con eso?

—Tienen una de esas chicas en el Courtyard. Su nombre es Meg. Ella tiene el
pelo corto y anda por ahí con las perras de los policías.

Un vago recuerdo de ser advertido de mantenerse alejado de alguien llamado
Meg. Entonces recordó más. La había visto cuando ese mocoso Lobo atacó a
Clarence. Su hijo resultó herido, necesitaba un viaje al hospital, pero todo el mundo
se mantuvo cuidando a una perra que no tenía más que un labio ensangrentado.

¿Esa era Meg?

Un duro golpe en la puerta del apartamento. Sandee salió de la cocina, miró y
luego se apresuró a responder.

Jimmy vio a CJ en la puerta sosteniendo una gran caja de pizza. ¿Creía CJ que
comprar una pizza ajustaría las cosas después de la manera en que dejó que los
otros policías trataran a su propio hermano? ¿Después de la manera en que había
tratado a su propio hermano, mostrándole las imágenes enfermas de un brazo
cortado, tratando de asustarlo para que confesara algo que no hizo?

No. No CJ. Burke. Sí. Burke se lo había pedido, estaba tratando de inculparlo.
El bastardo podría haber matado a su pandilla y tomado toda la carne de la
carnicería, podría haber cortado ese brazo él mismo y pagado al monstruo para
asegurarse de que terminara en manos de un hombre que sólo trataba de alimentar
a su familia. Sí. Burke lo había inculpado y CJ cooperó para mandarlo lejos.

Sandee tomó la caja de la pizza, cerró la puerta, y corrió a la cocina. Jimmy se
apresuró tras ella, agarró a ambos niños por los brazos y los apartó de la mesa. Él
venía primero. A veces se olvidaban de eso.

Los platos estaban todavía en el lavabo, así que Sandee sacó un trozo de
toallas de papel del rollo para usar en su lugar. Cuando abrió la caja, Jimmy sintió
que la ira le quemaba el estómago.

—¿Qué es esto? —preguntó.

415
Grabado en el hueso

—CJ compró una pizza grande para dividir con nosotros —dijo Sandee, un
poco asustada por su tono.

—Él te lanza lo que no quiere, y ya estás pronta para ponerte de rodillas y
darle un gran beso.

—¡Jimmy! —Ella parecía horrorizada mientras miraba a los mocosos.
Entonces su rostro adquirió esa mirada dura que siempre ponía cuando dejaba de
intentar complacerlo—. Si no quieres las sobras de tu hermano, no comas nada.
Pero no hay nada más en la casa.

Miró a Fanny, por quien CJ se había interesado últimamente. ¿Era otro
ejemplo de las sobras de su hermano? No era de extrañar que nunca hubiera
sentido cariño hacia la pequeña perra.

Sandee cogió la pizza. Él la apartó de la mesa. Tomando un montón de las
sobras y la última cerveza en el refrigerador, se retiró al porche para comer en paz,
dejando que los tres se pelearan por los restos.

Mordió la pizza. Masticado. Tragando. Pensando y meditando en cómo nada
había ido de la manera en que debía desde que llegó a Lakeside.

Necesitaba salir de esa maldita ciudad. Era demasiado pequeña, demasiado
estrecha para un hombre emprendedor como él. Necesitaba algo que trajera dinero,
que le diera influencia, que le permitiría vivir de la manera que se suponía.

Él masticó. Tragó. Pensó.

Necesitaba una manera de mantenerse por delante de los monstruos y los
policías. Necesitaba una de esas chicas profetas... ¿y no era por el maldito destino
que una de ellas estuviera ahí, madura para la recolección? Sólo cortar su piel y
haría una fortuna. Podía ofrecer una profecía a un falsificador experto a cambio de
una nueva identidad. Entonces se convertiría en alguien más en una de las grandes
ciudades humanas. Él podría conseguir pasar de las restricciones de viaje e ir todo
el camino a Sparkletown en la costa oeste y entrar en el negocio de las películas.
Usando a la chica de la cicatriz, tendría los medios para decirle a los productores y
distribuidores si una película sería un golpe incluso antes de que contrataran al

416
Grabado en el hueso

primer actor. Y tendría su selección de mujeres hermosas que harían lo que
quisiera por sólo mirar su futuro.

Sí. Así debía vivir. Solo necesitaba sacudirse toda esta mierda... y necesitaba
sacar a la chica cicatriz del Courtyard y sacarlos a ambos de esta maldita ciudad.
Pero esta vez, lo haría solo. No iba a confiarle este plan a cabrones como los que no
pudieron tomar un poco de carne de un montón de animales.

Así que masticó, tragó y pensó. Cuando el sol se había puesto y las luces de la
calle se encendieron, Cyrus James Montgomery tenía un plan.

417
Grabado en el hueso

Capítulo 21

Thaisday, 23 de Messis

Meg soñó con la profecía que las cartas habían revelado.

Las cartas crecieron volviéndose altas, como árboles, y la rodearon. Atrapándola.

Estaba tan sedienta. ¿Cuánto hacía que no bebía agua? Tan sedienta.

Figura encapuchada con una guadaña. Patrullero. Hombre en la cárcel. ¡Peligro!

Más cartas aparecieron, repitiéndose y repitiéndose hasta que formaron una prisión.
Bosque. Tumba. Espejo. Bosque. Tumba. Espejo. Se cerraron lentamente, implacablemente.

Con la esperanza de encontrar una salida, Meg se dio vuelta, dio un paso y tropezó.
Cayó. Un montón de hojas delante de ella. Sus manos extendiéndose para contener su caída.
Sus manos desaparecieron en las hojas, resbalando en algo debajo.

Ella tocó una mano fría.

Algo le tocó el brazo.

Gritó, se estremeció, trató de golpear a quienquiera que la sostenía. Tuvo un
momento para darse cuenta de que estaba libre antes de que algo suave golpeara
su espalda, sus hombros, su trasero.

— ¡Meg!

Me encontró. El alivio la hizo marear. ¡Me encontró!

— ¡Simon! —Ella se lanzó hacia el sonido de su voz. Sus manos se cerraron en
algo suave, algo que no era Simon—. ¡Simon!

418
Grabado en el hueso

Las manos la agarraron de nuevo y la arrastraron hacia algo desconocido,
pero a lo que ella se aferró a su vez eran unos hombros humanos muy gruesos.

Una luz se encendió, cegándola, y Vlad dijo:
— ¡Bendita Thaisia! ¿Qué está pasando?

—No lo sé, —gruñó Simon—. ¿Meg? ¡Meg! Mírame. ¿Estás despierta?

—Yo... — ¿Estaba despierta?—. Hacía frío. La mano estaba tan fría.

—Mis manos no están frías. Mírame, Meg.

Ella miró su rostro, sin saber qué había pasado o por qué estaba enojado.

¿Estaba realmente despierta o era parte del sueño?

—No estoy desnudo, —dijo Simon.

Ella no sabía por qué eso era importante, pero le dijo:
—Está bien, —lo que pareció satisfacerlo.

Algo golpeó la puerta principal. Duro.

Meg saltó, envolvió sus brazos alrededor del cuello de Simon y sus piernas
alrededor de su cintura. Sus brazos la rodearon, conteniéndola, protegiéndola.

—Meg, está bien. Es sólo Henry, —dijo Simon.

—Y Jester, —dijo Vlad—. Y Tess. —Después de un momento, añadió—. Ahora
puedes soltar a Simon.

Apretó las piernas y se alegró cuando Simon dijo:
—No tiene por qué hacerlo.

—Dejaré que Henry entre antes de que derribe la puerta, —dijo Vlad—.
Entonces todos tenemos que discutir lo que pasó.

419
Grabado en el hueso

Una vez que Vlad salió del dormitorio, Simon suspiró, su aliento caliente
contra su cuello.
— ¿Mal sueño? —Preguntó.

Fue un sueño, pero ¿era un sueño?
—No lo sé. Yo vi... sentí... cosas.

Sus brazos se tensaron alrededor de ella.
—Entonces es mejor que nos digas lo que recuerdes.

*****

Simon sacó la jarra de agua del refrigerador y llenó un vaso. Bebió la mitad
del agua, volvió a llenar el vaso y dejó la jarra antes de entrar en la sala de Meg.

Meg estaba sentada en el sofá junto a Henry, con las rodillas arriba y los
brazos alrededor de sus piernas, una pequeña y aterrada bola humana. Tess estaba
sentada en la mesa de café, Vlad inclinado sobre el respaldo del sofá, y Jester
agachado a un lado de la mesa, donde podía ver y oír todo sin estorbar. Los
residentes emplumados del Complejo Verde estaban sentados en el porche, donde
podían oír todo a través de la ventana abierta.

—Toma. —Simon tendió el vaso a Meg, que se limitó a mirarlo fijamente—.
Me despertaste porque tenías sed, así que me levanté para conseguirte un poco de
agua. Así empezó todo esto.

No tomó el agua, así que se sentó al otro lado de ella y puso el vaso en el
suelo. Su cerebro no funcionaba bien, y eso le preocupaba. Era como si estuviera
atrapada entre ver las imágenes de la profecía y ver el mundo físico y no podía
liberarse.

Entonces Tess dijo:
—Habla, profeta, y vamos a escuchar.

Respondiendo a la promesa y al mando en las palabras, Meg mantuvo los
ojos en Tess y les dijo a sus oyentes todo lo que podía recordar. Les contó sobre las
cartas que había sacado el día anterior y sobre lo que ocurría después de los

420
Grabado en el hueso

acontecimientos que las tres primeras cartas habían revelado. Les contó los detalles
del sueño, detalles que proporcionaban sustancia, contexto.

¿Meg siempre habría visto así de detallado, pero fue entrenada para
comprimir lo que veía en una serie de imágenes que alguien más interpretara? ¿O
era esto como lo que pasaba con la cachorra profeta de Jackson, Esperanza, quien
podía dibujar algunos trazos que podían ser vistos como un Lobo aullando, pero
también podía hacer un dibujo detallado que revelara a un Lobo específico? Tal vez
este tipo de sueños eran la única manera en que el cerebro de Meg podía decirle
más cuando no se estaba cortando.

La voz de Vlad. Calmante, casi seductora, preguntó por detalles. ¿Algún
anillo en la mano? ¿Color de la piel? ¿Podía ver el color de la ropa a la luz de la
luna?

Ella respondió a sus preguntas. No olía a lujuria como cuando se cortaba y
luego decía la profecía, pero su voz tenía la misma cualidad de ensueño que tenía
durante esos momentos.

Meg cerró los ojos y se hundió contra Henry. Entonces abrió los ojos,
parpadeó ante todos y dijo:
— ¿Hay agua? Estoy sedienta.

Simon le tendió el vaso de agua. Ella lo bebió todo.

—Todavía tengo sed. —Desplegó su cuerpo y se puso de pie.

Antes de que Simon pudiera detenerla, Jester se levantó y le dijo:
—Te ayudaré a encontrar el agua. —Lo hizo sonar como si necesitaran
encontrar un arroyo en la oscuridad en vez de abrir un grifo, y Meg no dijo nada
para indicar que veía algo raro en ello.

Simon esperó hasta que oyó a Meg y Jester hablar en la cocina. Luego miró a
los otros en la habitación.
— ¿Creen que está enferma?

Vlad se acercó a la parte delantera del sofá.
—No, no exactamente enferma.

421
Grabado en el hueso

—Los humanos caminan en sueños, —dijo Tess—. Hablan con la gente, hacen
cosas alrededor de la casa, incluso salen de sus casas y no tienen memoria de ello
en la mañana.

—Ella no ha hecho esto antes, —Simon dijo.

—Ha tenido sueños inquietantes antes, pero esto es diferente, y es algo que
Emily Faire necesita saber, —dijo Vlad—. Puede ser una indicación de algo malo o
algo correcto. Los Intuye no se lastiman a sí mismos para tener los presentimientos
que les dicen si algo está mal. Tal vez las Casandras de sangre no se cortaban al
principio. Tal vez soñaban con el futuro y descubrieron por casualidad que el corte
les daba el control del tiempo y el lugar para ver las visiones.

—Control del tiempo y del lugar y la euforia que nubla sus mentes y les
impide ver cosas que podrían aterrorizar a una mente joven hasta el punto de
quebrarla, —dijo Tess.

Simon asintió con la cabeza.
—Ella necesita ver al sanador humano.

—Tal vez nuestra Meg debería pasar unos días en Isla Grande, —dijo Henry
—. Merri Lee podría ir con ella. Steve Barquero y Ming Beargard las vigilarían.

Tess había logrado controlar sus emociones mientras Meg la miraba a los ojos,
pero ahora su pelo tenía largas franjas de rojo y empezaba a girar mientras se
concentraba en el Oso Pardo.
— ¿Por qué? Eso sería turbador.

—Sí, — Henry le dio la razón—. Pero estaría fuera del alcance de posibles
enemigos.

Al oír las palabras de Henry, Simon sintió frío, pero comprendió.
—La visión de Meg en la noche no es mejor que la de cualquier otro humano,
—le dijo a Tess—. Ella estaba afuera y estaba oscuro, pero todavía podía ver lo
suficientemente bien para describir lo que estaba a su alrededor.

422
Grabado en el hueso

—Estás aplicando lógica de vigilia a un sueño, que tenía cartas proféticas del
tamaño de árboles, —argumentó Tess—. ¿Qué en lo que ella pudo ver en el sueño
tiene que ver con enviarla a Isla Grande?

—Vlad insistió con las preguntas sobre qué había visto con la luz de la luna.
No lo corrigió, no dijo que tenía una linterna o había una fogata que le permitía ver
en el bosque por la noche.

Hebras negras se mezclaron con las rojas en el cabello de Tess.
—Meg necesitaría mucha luz de luna para ver en la oscuridad, y la próxima
semana es luna llena.

*****

Meg miró el vaso en su mano. Miró al reloj. Miró al Coyote.

— ¿Jester? ¿Por qué estás en mi cocina a estas horas de la noche?

—Deberías preguntarme por qué estoy aquí a esta hora de la mañana, ya que
estamos lo suficientemente cerca del amanecer. —La examinó—. ¿Estás despierta
ahora?

¿Por qué todos le preguntaban eso? Entonces recordó.

Sueño. Visión. Algo en el medio. Eso le había ocurrido un par de veces desde
que llegó al Courtyard. La primera vez, pensó que estaba conduciendo el Bow en la
noche y que Sam no dejaba de aullar. Pero ella y Sam habían estado haciendo
entregas a la luz del día, y él no estaba aullando, aún. Luego estuvo el sueño de ella
cortándose y viendo una profecía. Reconoció el detonante cuando se presentó en el
mundo real, y sus acciones salvaron a Simon y al resto de los Lobos en el
Courtyard.

Esta era otra visión personal, advirtiéndole de algo que se acercaba en
relación a su propia vida.

Lo cual no explicaba por qué el Coyote estaba en su cocina a esa hora.

— ¿Por qué estamos en la cocina? —preguntó.

423
Grabado en el hueso

—Estabas sedienta y querías agua. He venido contigo para ayudarte a
encontrarla, —respondió Jester.

Meg miró el fregadero.
—Creo que puedo encontrar el grifo por mí cuenta.

—Si estás buscando un grifo en lugar de un arroyo, debes estar despierta
ahora.

¿Por qué buscaría un arroyo? Eso no tenía sentido, y eso no era lo único que
no tenía sentido.
— ¿Me golpeó Simon con un ganso?

Jester se rió.
—Te golpeó con una almohada. Pero algunas de las almohadas están rellenas
de plumón, así que puedo ver cómo llegaste a confundirte.

Meg oyó una voz retumbante que provenía de la sala de estar. Conocía esa
voz, pero preguntó:
— ¿Quién más está aquí?

—Henry, Tess y Vlad.

Suspiró.
—Supongo que fue un gran sueño.

—De la clase más entretenida, aunque todos vamos a necesitar una siesta por
eso.

Sonaba alegre. Debería preocuparse por eso. En cambio, bebió el agua y
colocó el vaso junto al fregadero.
—Voy a volver a la cama hasta que sea de día.

—Deberías hacer pis primero. Bebiste mucha agua, aunque no lo recuerdes.

424
Grabado en el hueso

Dado que su vejiga estuvo de acuerdo con él, siguió el consejo de Jester. Y
admitió para sí misma que era un poco cobarde de su parte volver a su dormitorio
y no decir nada a los amigos que todavía estaban hablando en su sala de estar.

*****

Jester entró en la sala de estar y les dio a todos una sonrisa alegre.
—Ahora que estamos despiertos, Meg ha vuelto a la cama.

Simon miró por la ventana.
— ¿Por qué? Es casi la hora de levantarse de todos modos.

Jester se encogió de hombros.
—El tiempo humano tiene menos sentido que el nuestro.

—No hay nada que podamos hacer ahora mismo, —dijo Vlad—. Nos han
advertido que el peligro está llegando, y sabemos el resultado cuando golpee.

—Pero no el peligro en sí, —dijo Henry antes de mirar a Simon—. ¿Hablarás
con Meg acerca de pasar unos días en Isla Grande?

—Hay bosques en la isla, —dijo Simon.

—Pero no habrá un cuerpo escondido debajo de las hojas, —dijo Tess—. Los
Intuye tendrían una sensación de algo así, y los Terráneos ya lo habrían
encontrado.

Simon se frotó la frente.
—Puede que no ocurra durante la luna llena de la próxima semana. Podría
ocurrir dentro de un mes.

—No es probable, —dijo Henry—. En estos días, las visiones de nuestra Meg
son más a menudo sobre el futuro inmediato.

—Habla con ella, Simon, —dijo Vlad—. Habla con Blair y Nathan para que
estén atentos a los problemas por las noches. Hablaré con el abuelo Erebus y con
Nyx.

425
Grabado en el hueso

Jester salió del apartamento de Meg y se detuvo en su propio lugar el tiempo
suficiente para quitarse los vaqueros que había tirado cuando empezó la
conmoción. Luego cambió a su forma de Coyote y corrió a hacer su propio informe
a las chicas del lago.

*****

Jimmy salió del apartamento y caminó hasta la parada de autobús más
cercana de la Calle Principal para tomar uno de los autobuses de la mañana. Había
cosas que necesitaba encontrar, llamadas que necesitaba hacer, y no podía hacerlo
desde el apartamento. Por un lado, no había teléfono en el lugar. Se podría pensar
que los monstruos podrían poner en un teléfono, incluso si se trataba de un
teléfono público en la pequeña entrada de mierda. Pero no. Bien podía usar un
teléfono móvil, por el cual tenía que pagar o que tener un teléfono fijo conectado
bajo su propio costo.

Habría apostado sus zapatos a que Sissy y su madre no habían pagado por
tener un teléfono en sus lugares.

No importaba. A pesar de lo que le había contado a Sandee, tenía un teléfono
móvil, que descartaría tan pronto como concluyera con sus planes.

Lo que más le fastidió hoy, fue la falta de una guía telefónica en el
apartamento. Los antiguos últimos debían de habérselas llevado. Lo que
significaba que necesitaba encontrar una cafetería o un restaurante que tuviera una
agenda telefónica en la que pudiera mirar mientras desayunaba.

El autobús paró en una parada, y la gente que iba a trabajar al centro de la
ciudad se amontonó. Algunos sonrieron a la gente que ya estaba en el autobús y se
sentaron a su lado. Compañeros de trabajo tal vez. Otros encontraron un par de
asientos vacios y reclamaron ambos, atreviéndose a pedirles a otros pasajeros que
movieran su mochila o bolsas transportadoras. Jimmy era lo suficientemente
grande y parecía lo suficientemente rudo como para no necesitar una mochila para
reclamar espacio extra. Sólo miró a una persona que miraba el asiento. Eso era
generalmente suficiente para convencerlos de que estar de pie era un buen ejercicio.

El autobús se alejó de la parada, y Jimmy comenzó a relajarse.

426
Grabado en el hueso

Había pasado la mayor parte de la noche pensando en ello, considerando el
plan paso a paso. Sería más fácil restablecerse en Toland o Hubbney, pero esos
serían los primeros lugares que CJ y los otros policías verificarían. Así que tenía
que ser en algún lugar nuevo, en algún lugar lo suficientemente grande como para
desaparecer. Shikago. Sí, comenzaría su nueva vida en Shikago, se daría tiempo
para aprender a usar su nuevo activo y adquirir suficiente dinero para engrasar las
palmas necesarias para viajar a cualquier lugar que quisiera en Thaisia. Luego se
instalaría en la costa oeste y se convertiría en el pez gordo detrás de bastidores.

Activo. Sí, le gustaba esa palabra. Lo hacía sonar como un hombre de
negocios. Debería invertir en un traje y un par de camisas de vestir. Eso atraería a
clientes mejores que la escoria que él usaba para sus tratos. Su activo le ayudaría a
encontrar a las personas adecuadas, las que podrían pagar sus honorarios.

Ella podía, y lo ayudaría, con muchas cosas una vez que entendiera quién
estaba a cargo.

427
Grabado en el hueso

Capítulo 22

Thaisday, 23 de Messis

Jimmy pasó la mañana seleccionando las cosas que iba a necesitar, siempre
consciente de que la mejor oportunidad que tenía de triunfar sería ese día al
comienzo de la pausa del mediodía. Los policías y los Otros no esperaban que
hiciera un movimiento tan pronto después de que aquellos hombres estropearan el
robo de unas pocas libras de carne. No estarían listos para que alguien hiciera algo
atrevido.

Había lugares alrededor del depósito de autobuses y la estación de tren
donde una persona podía alquilar un coche por unos días, pero incluso los lugares
que rejuntaban cacharros querían cosas como una dirección y el pago a través de
una tarjeta bancaria o un depósito en efectivo que cubriera el costo total del tiempo
que el coche sería utilizado. Un buen coche sería mejor, menos posibilidades de
descomponerse teniendo en cuenta hasta donde iba a conducir, pero un cacharro
no sería reportado como robado si tardara una hora en regresar.

No pudiendo encontrar el equilibrio adecuado entre lo fiable y lo impersonal,
Jimmy tomó un taxi hasta el área de la universidad, sin querer perder el tiempo
esperando el próximo autobús. La librería cerca del campus tenía mapas de todas
las regiones. Compró mapas para del Noreste, del Alto Noreste y el Sudeste, las
tres regiones a su alcance si era flexible sobre dónde cruzar una frontera regional.

El vendedor mencionó un par de veces que los mapas no eran totalmente
precisos, algunos lugares que figuraban ahora no existían o ya no estaban bajo
control humano. Podría ser difícil encontrar gasolina si dejaba la carretera con
peaje y sus paradas de descanso que se mantenían suministradas con combustible.
Y necesitaba averiguar dónde parar una vez que la luz del día comenzara a
desvanecerse. No podía correr el riesgo de conducir en cualquier camino después
de la oscuridad, especialmente los que corrían a través del país salvaje, y los hoteles
y moteles que se construyeron convenientemente cerca de la carretera con peaje
tendían a llenarse rápidamente.

428
Grabado en el hueso

Jimmy sonrió a la chica y le agradeció su ayuda, haciendo lo que CJ hubiera
hecho. Explicó que los mapas eran un pasatiempo, sólo le gustaba estudiar lugares,
pero tenía negocios en Isla Grande y no quería alquilar un taxi por un día. ¿Tenía
alguna sugerencia?

Esperaba que ella le llevara una guía telefónica y lo dirigiera a los lugares de
alquiler que ya conocía. En cambio, le señaló el gran vestíbulo de la tienda, donde
un tablón de anuncios estaba situado junto al teléfono público. Los estudiantes
universitarios alquilaban a veces sus coches por un día para ayudar con los costes
de poseer un coche. Por lo general, se los alquilaban a otros estudiantes, pero
parecía un buen tipo y un viaje de un día a Isla Grande en esta época del año no
suponía un desgaste para un coche. Podía echarle un vistazo a los coches que
estaban disponibles ese día.

Él le dio las gracias de nuevo y salió a mirar los avisos pegados en el tablón
de anuncios. Encontró unos cuantos coches que sonaban como si fueran
adecuados, lo suficientemente nuevos como para que no tuviera que preocuparse
de que se averiarán en el país salvaje, pero no tan nuevos que atrajeran la atención
de los policías.

Los dos primeros números que llamó fallaron. Los coches ya estaban
alquilados para el día. Pero el tercer coche estaba todavía disponible y el tipo que lo
poseía vivía a pocas cuadras de la librería.

Jimmy se dirigió a la dirección que le dio y, en cuestión de minutos, entregó
cien dólares a un joven desaliñado, confirmó que la tarjeta de registro y de seguro
estuviera en la guantera y prometió reemplazar cualquier combustible que él
utilizara antes de devolver el coche esa noche.

Condujo con cuidado, en parte para tranquilizar al tonto que acababa de
entregar un vehículo a un completo extraño y en parte para evitar ser atrapado por
algo estúpido. Localizó una cafetería, aparcó y fue a estudiar los mapas.

Quería permanecer en la Región Nordeste para la primera etapa de esa nueva
aventura, por lo que necesitaba dirigirse hacia el sur o hacia el este. Sólo una
carretera de Lakeside se dirigía hacia el sur, además de la carretera de peaje, pero
ese camino se extendía como dedos extendidos de una mano. El "pulgar"

429
Grabado en el hueso

continuaba hacia el sur, siguiendo el lago Etu hasta que se inclinaba hacia el oeste
rumbo a Shikago. Los "dedos" se ramificaban hacia fuera, algunos dirigiéndose
hacia la Región Sudeste mientras que el resto se dirigía hacia el Este hacia los Lagos
Finger. Podría simular que se dirigía a Shikago -un destino que CJ esperaría que
eligiera- y luego tomar una de esas ramificaciones y dirigirse hacia los Lagos
Finger, cambiando de dirección cada vez que dos rutas se cruzaran en alguna
ciudad, siempre hacia el este, hacia la costa. Pondría suficiente distancia entre él y
Lakeside como para que CJ no tuviera ni idea de por dónde empezar a buscar. Y
puesto que no estaba usando un coche de un lugar de alquiler, la policía no podría
rastrearlo de esa manera.

Jimmy dobló los mapas, terminó su café y dejó la cafetería sonriendo. Una vez
que sacara al activo lejos de Lakeside, sabría qué caminos utilizar para eludir a los
policías y los monstruos.

Volvió al barrio que rodeaba el Courtyard. Es hora de poner en marcha la
última parte de su plan.

*****

— ¿Cita de juego?

Dejando a un lado la orden de libros que estaba tratando de llenar para uno
de los asentamientos Terráneos, Simon miró a Vlad, quien se encogió de hombros.
Luego se concentró en Eva Denby, quien había combinado palabras comunes de
una manera que no tenía sentido.

— ¿Los humanos designan un tiempo para que los cachorros jueguen?

No era extraño que los humanos fueran un poco peculiares. Los cachorros
jugaban. Mucho. Así aprendían mucho de lo que necesitaban saber sobre el
mundo. Jugaban con cachorros de su misma edad. Jugaban con los jóvenes.
Jugaban con los adultos. Jugaban con palos y ramitas y casi cualquier cosa que
pudieran recoger que les interesara.

—Robert y Sam quieren jugar un juego de mesa, —dijo Eva—. Un juego en un
tablero. —Usando dos dedos, trazó un cuadrado sobre el mostrador.

430
Grabado en el hueso

—Sabemos que son los juegos de mesa, —gruñó Simon. Ya, los Terráneos no
podían jugar el juego de acuerdo a las reglas impresas en la caja o de una manera
en que los humanos lo podrían entender, pero tenían algunos de esos juegos
guardados en sus diversas salas sociales.

—Bien, este juego tiene piezas pequeñas que podrían perderse si los
muchachos juegan en el Courtyard, —dijo Eva—. No quiero que algún joven vea
un pedazo de juego en la hierba, piense que es comestible, y termine ahogándose.
Los muchachos van a jugar en el porche, ya les he dicho que habrá graves penas si
dan aunque sea un solo paso fuera del porche sin supervisión. —Ella puso sus
manos en el mostrador y se inclinó hacia Simon—. Y si no dejan de molestarme
acerca de esto para que tenga una hora de paz para hacer algo de trabajo, voy a
ponerme malhumorada y morder a alguien.

Sus ojos tenían una cualidad salvaje que le hizo pensar que no eran los
cachorros los que serían mordidos.

Simon respiró su aroma y pensó que podría estar en temporada. Eso
explicaría su irritabilidad, especialmente si ella era una de esas hembras que un
minuto daban señales de "ven aquí, ven aquí, ven aquí" y al siguiente querían
morder la cara de su pareja.

¿Debería advertir a Pete Denby? Por otra parte, el hombre se había apareado
con Eva suficientes años como para reconocer las señales de advertencia.

—Sam... —Él se detuvo. ¿Dejar que Sam salga solo entre los humanos?—.
Sam nunca ha salido del Courtyard. Mi hermana estaba embarazada cuando llegó
a Lakeside. Él nunca...

Simpatía en los ojos y en la sonrisa de Eva ahora.
—Es difícil, ¿cierto?, dejar que tomen esos primeros pasos lejos de uno. Ha
sido tan difícil para mí dejar a Robert cruzar la calle y jugar dentro del Courtyard
con Sam y los otros Lobos jóvenes.

Teniendo en cuenta los resultados de mezclar la curiosidad humana y la de
los Lobos, la inocencia y la osadía de los chicos, no podía afirmar que los adultos
Terráneos habían mantenido a Robert y Sam fuera de problemas; sólo les daba
tiempo a frenar las cosas antes de que los problemas se hicieran peligrosos.

431
Grabado en el hueso

Por supuesto, después de tratar con un chico que había aprendido por qué no
se podía molestar a una mofeta -una lección maloliente pero útil-, Eva podría no
compartir la escala de los Lobos de "bueno esto ya es peligroso" cuando se trataba
de experiencias de aprendizaje.

—Los acompañaré al otro lado de la calle, —dijo Eva—. Puedes verlos desde
la ventana, aquí mismo. Si ellos desobedecen y yo no llego a ellos primero, no
dudes en venir y morderlos. Mejor aún, envía a Nathan. No estoy seguro de que
Robert crea que lo morderás, pero está seguro de que Nathan lo hará.

—Puedo morder tan bien como Nathan.

—La lógica es que el tío de un amigo puede regañarte... y ser ignorado...
¿pero un policía que puede arrestarte? —preguntó Vlad con expresión divertida.

—Exactamente, —respondió Eva—. No te metes con el policía Lobo.

Riéndose, Vlad entró en la parte de atrás para sacar más stock para las
órdenes de fuera de la ciudad.

—Espera, —dijo Simon—. ¿Cómo puede Robert molestarte? Está en la escuela
por las mañanas.

—Ruth necesitaba un día de salud mental, por lo que los niños no tienen
escuela.

— ¿Ruthie está enferma?

Eva le dio una palmadita en la mano.
—Cuando una mujer toma un día de salud mental, necesita tiempo a solas, y
un hombre sabio le permite tenerlo.

Ya. No está enferma. Tranquila a menos que se le irrite, entonces hay que
vigilar los dientes. Él entendía eso. Pero le hizo preguntarse por otra cosa.
— ¿Una hembra humana se pone tan irritable cuando un macho pregunta
acerca de un día de salud mental como lo hace cuando se le pregunta si es esa
época del mes?

432
Grabado en el hueso

Eva mostró sus dientes. Podría ser una sonrisa. Probablemente no.

—De acuerdo, —dijo Simon—. Pueden jugar en el porche de tu casa.

Eva palpó su mano otra vez.
—Les daré de comer si no han perdido interés en el juego para entonces y
hayan regresado al Courtyard a jugar.

Simon se paró en la puerta de Aullidos, Buena Lectura y observó mientras Eva
conducía a Robert y a Sam por la acera del otro lado de la Avenida Crowfield.
Observó cómo Sam se detenía y lo saludaba antes de que Eva y los cachorros
subieran el pasillo hasta el porche de los Denby.

— ¿Preocupado? —Preguntó Vlad, saliendo de la parte trasera de la tienda.

—Meg vio peligro. —No vio nada que indicara que alguno de los cachorros
estuviera en peligro, pero eso no era motivo para ser descuidado.

—Lo sé, —dijo Vlad—. Por eso le pedí a Leetha que vigile a los niños. Podrías
pedirle a Jake Crowgard.

—Robaría piezas del juego.

—Probablemente.

Leetha no era Vlad o Nyx, pero sí respondía al abuelo Erebus. Si había algún
problema en los apartamentos al otro lado de la calle, daría la alarma.

*****

Meg arrugó la nariz ante la imagen de un bisonte en la parte delantera de la
postal y luego sonrió cuando la dio vuelta. No estaba dirigida a ella, pero pensó
que cada persona que había manejado la postal en su viaje, había leído el mensaje
que Jana Paniccia le envió a Jenni Crowgard.

Dejó la postal en la mesa de clasificación junto a su bolso, junto con una carta
de Jana dirigida a Merri Lee, que colocó en la pila de correo que iba a ABL.

433
Grabado en el hueso

Entregaría la postal a Jenni en Chucherías y brillantes cuando saliera a almorzar. Lo
que sería una elección entre hamburguesas de bisonte, pastel de carne de bisonte, o
sándwiches de bisonte.

Ella suspiró. Había sido una idiota al rechazar la oferta de Simon de ir hasta
Desembarco del Ferry para comprarle carne para ella. Pero no quiso un tratamiento
especial y lamentó esa decisión cuando Merri Lee y Ruth le dijeron que no
hubieran rechazado la oferta; Que por ser un Lobo, darle a elegir recortes de su
carne preferida, era probablemente el equivalente de Simon a darle flores y
chocolate. Dicho de esa manera, sonaba como si estuviera rechazando a un
pretendiente en lugar de dejar pasar un estofado.

Lo que le dejaba con una opción de bisontes, bisontes o bisontes para el
almuerzo. Mmmm.

Caminó hasta el mostrador de la sala, retiró el perno del pasador y se dirigió
a la puerta, diciendo:
—Llegó el momento de cerrar para el descanso del mediodía.

Vio a Greg O'Sullivan caminando por el área de entrega al mismo tiempo en
que él la vio. Cambiando de rumbo, abrió la puerta de la Oficina del Enlace y
entró.

Saltarín se levantó de un salto y gruñó amenazadoramente. Nathan miró el
techo, como si fingiera no tomar nota de la conducta del joven Lobo. O'Sullivan se
quedó paralizado junto a la puerta.

No había ninguna razón para amenazar al agente de la GTI. Alquilaba una
habitación por encima de la oficina. Le dieron un espacio de trabajo en el
consulado. Pero había estado fuera por unos días, así que era posible que Saltarín
no lo recordara.

—Es un gruñido impresionante, —dijo Meg—. Muy de Lobo guardián.
Agente O'Sullivan, ¿no crees que fue un gruñido impresionante?

—Ciertamente, sí, — respondió O'Sullivan.

Nathan miró a los dos humanos y gruñó.

434
Grabado en el hueso

Bueno, estaban sobreactuando los elogios con tópicos tan generales que la
mayoría de los jóvenes se sentirían insultados al ser tratados como cachorros, pero
Saltarín era Saltarín.

—Pero conocemos al agente O'Sullivan, y no gruñimos a las personas que
conocemos, —dijo Meg.

Nathan miró a Meg y gruñó.

—A menos que estén haciendo algo malo, —ella enmendó.

—Un gruñido es sólo una advertencia, —dijo O'Sullivan—. No hay daño en
advertir a alguien que hay consecuencias por hacer algo malo.

O'Sullivan y Nathan se miraron y movieron sus cabezas en pequeños
asentimientos de acuerdo. Meg puso los ojos en blanco ante esa muestra de
solidaridad con la ley.

Saltarín se dejó caer sobre su cama de Lobo, claramente complacido de haber
realizado sus deberes de Lobo guardián.

—Estoy trabajando solo en el consulado ahora, así que me dirigía a El Ciervo y
la Liebre para recoger un sándwich. ¿Quieres que te traiga uno para ti?

—No sé qué clase de comida tienen allí. —Pero era una apuesta segura que no
iban a servir bisonte.

—Es comida de pub básica, —dijo O'Sullivan—. La comida de La Carne no es
Verde es mejor, aunque algo más creativa, pero El Ciervo y la Liebre recibe sus
suministros de fuentes humanas. Con la pérdida de la carne en la carnicería, no me
pareció justo comprar un sándwich aquí cuando puedo cruzar la calle.

—Bien gracias. Voy a buscar algo de dinero.

—Podemos arreglar después. ¿Algún tipo de carne que no te guste?

Nathan resopló. Meg lo ignoró. O'Sullivan sonrió.

435
Grabado en el hueso

—Estoy bien con cualquiera de las carnes comunes que la gente come, —dijo
Meg.

—Voy a elegir un par de cosas y tú escoges.

—Gracias. —Meg frunció el ceño a Nathan—. ¿Por qué no salen tu y Saltarín
ahora para su descanso?

O'Sullivan había abierto la puerta. Ahora se detuvo y la miró.
—Como he dicho, no hay nadie en el consulado en este momento. Si tus
amigos van a salir, deberías cerrar la puerta hasta que vuelva.

—Arroo, —Nathan estuvo de acuerdo cuando bajó de la cama del Lobo y se
estiró.

Saltarín no hizo ningún movimiento para irse. Sólo miraba a Meg con un
entusiasmo de ojos brillantes.

Miró a O'Sullivan, luego asintió con la cabeza cuando levantó tres dedos para
mostrar que entendía que iba a comprar un bocadillo para Saltarín. El agente de la
GTI salió por la puerta delantera, sosteniéndola para Nathan. El Lobo miró hacia la
Calle Principal, luego se volvió bruscamente y trotó por el acceso. Observó a
O'Sullivan mirar hacia la intersección de la Calle Principal y la Avenida Crowfield.
Ella lo observó calibrar el tráfico y cruzar la calle a la altura de El Ciervo y la Liebre
en lugar de subir al paso de peatones.

— ¿Roo?

Meg parpadeó. Se centró en Saltarín.

Ella miró su brazo derecho. Su mano izquierda tapo las cicatrices
uniformemente espaciadas en su brazo. Su mano se apretó alrededor del brazo tan
fuerte que los músculos le dolieron.

Y el punto en su lengua comenzó a picar.

436
Grabado en el hueso

Giró la simple cerradura de la puerta principal. Tomaría sus llaves y la
cerraría bien cuando volviera el agente O'Sullivan. Tal vez le pediría que la
escoltara a Aullidos, Buena Lectura o a la Plaza Comercial.

Por otra parte, quizás él era la razón por la que comenzaba a sentir la profecía
picar y quemar debajo de su piel. Tal vez algo le iba a pasar.

Apretó la mano contra el bolsillo de sus vaqueros y sintió la forma de la
navaja plegable. Algo iba a pasar, estaba sucediendo ahora. Tenía la incómoda
sensación de que incluso si se hacía un corte, ya era demasiado tarde para dar una
advertencia.

*****

— ¡Simon! ¡Vlad! —Gritó Merri Lee—. Algo pasa cruzando la calle.

Volviendo a poner un puñado de libros en el carro, Simon corrió al frente de
ABL con Vlad justo detrás de él. Merri Lee estaba de pie en la acera, el teléfono
móvil presionado a una oreja, gritando:
— ¡Niños! ¡Clarence! ¡Apártate!

Simon no estaba seguro de lo que estaba viendo. Cuatro cachorros humanos
estaban en la hierba entre la guarida de Denby y el edificio de apartamentos.
Clarence parecía burlarse de Frances mientras Lizzy y Sarah se paraban cerca,
parecían presas jóvenes que no sabían si debían correr o acurrucarse para
defenderse de un depredador. ¿Era esto un tipo diferente de juego que los Otros no
habían visto antes?

Sam y Robert estaban todavía en el porche, obedecían las órdenes de Eva,
pero estaban de pie, observando a Clarence y a las chicas. Leetha se acercó a las
chicas, pero parecía insegura acerca de si actuar.

—Leetha dice que es un juego típico entre ese Clarence y la Frances. —dijo
Vlad.

—Eso no es jugar, —replicó Merri Lee, rodeando a Vlad—. Eso está mal.
Maldita sea, Eva, contesta.

437
Grabado en el hueso

No era un juego. Estaba mal.

La luz estaba en verde, por lo que el tráfico se movía en ambas direcciones de
la Avenida Crowfield, los coches se agrupaban y avanzaban demasiado rápido
para que pudiera cruzar entre ellos. Sería como saltar en una estampida de
bisontes, con el mismo resultado para cualquier cosa que no fuera tan grande.
Esperaría hasta que la luz se volviera roja y los coches dejaran de moverse antes de
pasar y mostrar sus dientes. Además, no había ninguna urgencia real para cruzar la
calle dado que Leetha ya estaba allí y ese Clarence no hacía nada excepto gritar
cosas que alteraban a las hembras.

Excepto que algo sobre esto le recordaba a la burda pelea que Montgomery y
ese Cyrus tuvieron la semana pasada.

« ¿Nathan? » exclamó Simon, sintiéndose incómodo.

«Aquí» Nathan se metió en la acera frente al estacionamiento para clientes.

« ¿Dónde está Meg?»

«En la oficina con Saltarín. Cerró la puerta hasta que O'Sullivan regrese con la
comida.»

Todavía observando el alboroto al otro lado de la calle, Simon comenzó a
moverse hacia la intersección. Estaban a plena luz del día, no el momento que Meg
vio en el sueño profético, pero aún así quería estar en la esquina donde podría ver
la entrada a la zona de entrega y ver a alguien que se dirigiera a la Oficina del
Enlace.

— ¡Chicas! —Leetha gritó—. Vengan.

Tal vez porque estaba más familiarizada con los Sanguinati que vivían en su
edificio, Lizzy fue la primera en obedecer, arrastrando a Oso Grr por un brazo. La
Frances, esquivando un golpe de la mano de ese Clarence, corrió tras Lizzy. Pero
Sarah se había mantenido cerca de la acera y ahora estaba más alejada de la
protección, y era la más inocente de las tres chicas. En su esfuerzo por escapar,
corrió demasiado cerca del depredador, y ese Clarence la agarró. Cerró un brazo

438
Grabado en el hueso

alrededor de ella, doblándola por la cintura y le quitó los pantalones cortos y las
bragas, gritando:
— ¡Muéstrales tu coño calvo, perra!

En ese momento, el comportamiento molesto se convirtió en una amenaza
real.

Vlad se volvió humo y corrió sobre los coches, sorprendiendo a algunos
conductores que apretaron los frenos.

Robert gritó:
— ¡Sarah! —Y saltó del porche para defender a su hermana, con Sam justo allí
con él.

Cambiando de dirección, Simon agarró a Merri Lee para evitar que saltara
entre un coche que se había detenido y el de atrás que no se detuvo a tiempo,
añadiendo el crujido de metal a los gritos y los gruñidos de una pelea y el sonido
de golpes, bocinazos y neumáticos chillando en la Calle Principal. A pesar de que
Merri Lee le estaba jurando y clavando sus cortas uñas en sus brazos mientras él la
tiraba de la acera, notó cómo Sam y Robert se movían como un equipo para acosar
al depredador algo mayor. Clarence arrojó a Sarah al suelo y volvió su atención
hacia los otros jóvenes.

—Voy a clavarte, Lobo, —gritó Clarence, sacando un pequeño cuchillo de su
bolsillo—. Te voy a clavar bien.

Sam no respondió. El grupo de cachorros había estado aprendiendo esta
lección como juego: acosar a un depredador más grande alejándolo de los
miembros más débiles de la manada, evitando los dientes o las garras que podrían
dañar o matar. Intentar morder y retirarse, intentar morder y retirarse. Trabajar
como una manada para empujar, empujar, empujar al depredador lejos de la
guarida.

Vlad se volvió humano cuando llegó al otro lado de la calle. Recogió a Sarah y
corrió hacia el lugar donde estaban las otras chicas. Entonces él y Leetha se
volvieron hacia los chicos para terminar la pelea. Al darse cuenta de que los
Sanguinati se encargarían del problema, Merri Lee dejó de pelear contra Simon.

439
Grabado en el hueso

Entonces la Sandee salió del edificio de apartamentos. Gritó mientras corría
hacia los muchachos y levantaba algo delgado y puntiagudo como si intentara
meterlo en la espalda de Sam.

Leetha agarró a la Sandee y raspó sus colmillos sobre la piel entre el cuello y
el hombro. Entonces Leetha tropezó, gritando de dolor. Distraído, Robert no
reaccionó lo suficientemente rápido cuando ese Clarence lo golpeó. Bajó, dejando a
Sam frente a ese Clarence.

Al liberar a Merri Lee, Simon corrió hacia el espacio frente a los coches que
crujían y se preparó para saltar al otro carril de tráfico. La maldita luz no había
cambiado todavía y los conductores de ese lado habían acelerado, tratando de huir.
Luego, dos caballos salieron galopando del estacionamiento para clientes y un
pequeño tornado de nieve se estrelló contra algunos de los coches, golpeándolos de
lado y convirtiéndolos en una barricada que detuvo toda esperanza de huir. En
unos instantes, el tornado se expandió, enterrando varios coches de la calle bajo
una furiosa nevada.

Con todo el tráfico detenido, Nathan cruzó la calle y se dirigió directamente
hacia la Sandee. No trató de morderla. Leetha seguía en el suelo, herida de alguna
manera, y Vlad estaba vigilando a las chicas y llamando a Sam. No, Nathan golpeó
a la Sandee por detrás. Ella se volteó sobre su espalda y aterrizó en su vientre.
Nathan giró y saltó sobre su espalda, clavando sus uñas en su piel desnuda
mientras ella gritaba y se agachaba.

Simon saltó en el blanco para llegar al otro lado de la calle, chocando con
coches atrapados y empujando a través de la nieve hasta sus muslos. Oyó a Merri
Lee gritar:
—Hay un tornado de nieve que bloquea la Avenida Crowfield. Tendrás que
venir de otra manera.

Sirenas. Humana inteligente. Bloqueada para cruzar, había llamado a la
policía.

« ¡Sam! » Gritó tan pronto como tropezó con el sol y el calor de una mañana
de Messis.

440
Grabado en el hueso

Sam saltó fuera del alcance del cuchillo de ese Clarence. Simon habría tratado
con el enemigo, pero ese fue el momento en que Eva Denby rodeó la parte de atrás
de la casa y corrió a proteger a su cría. No estaba seguro de qué pretendía hacer
con la gran llave en la mano, Simon corrió para bloquearla antes de que aplastara la
cabeza de alguien. Mientras luchaba con Eva, Marie Hawkgard se zambulló y
golpeó a ese Clarence en la espalda, dejando al niño apoyado en sus manos y
rodillas. Sus garras dejaron profundos surcos en sus hombros mientras se lanzaba
hacia el pasillo del porche del apartamento sobre el del Teniente Montgomery.

Entonces terminó. Jadeando, Simon soltó a Eva Denby y miró a su alrededor.
Todo esto en el tiempo que había tomado para que un semáforo cambiara. Debany,
Kowalski e Hilborn estaban de pronto allí, esposando a la Sandee y evaluando
quién más necesitaba ser arrestado mientras el Teniente Montgomery pedía
ambulancias para Robert, Clarence y cualquier humano herido que estuviera. Los
coches crujían. Tornado y Avalancha trotaban de regreso al Establo Poni, dejando
coches medio enterrados en la nieve y un desorden de tráfico que llevaría horas
para que la policía resolviera.

Vlad llevó a Leetha hasta el apartamento de los Sanguinati y convocó a su
sanador. Merri Lee y la señora Twyla se apresuraron a cruzar la calle y llevaron a
las niñas y a Eva a la casa de los Denby. Montgomery las siguió, pero regresó un
minuto después.

Sam se quedó cerca de Simon. El cachorro parecía un poco aturdido, pero no
estaba herido.

Más sirenas. Probablemente las ambulancias.

Montgomery se acercó, mirando de cerca a Sam.
— ¿Estás bien?

Sam asintió con la cabeza.
—Robert está herido.

—Lo llevarán al Hospital Lakeside. Parece que necesitará algunos puntos,
pero creo que estará bien. Llamé a Pete Denby. Hoy estaba trabajando en el centro
de la ciudad. —Montgomery parecía triste—. Simon, yo...

441
Grabado en el hueso

Tres disparos en rápida sucesión.

No, pensó Simon mientras él y la policía se volvían hacia el sonido. Luego
corrió a la zona de entrega frente a la Oficina del Enlace.

*****

Monty señaló a Debany y a Hilborn, que ahora era un miembro en prueba del
equipo. Hilborn vaciló, pero Debany asintió y se volvió para tratar con el problema
en la residencia de los Denby mientras Monty y Kowalski corrían detrás de Simon.

Nathan los alcanzó, girando en el área de entrega justo delante de Simon.

Greg O'Sullivan estaba arrodillado en el suelo junto a Saltarín, que estaba
gimiendo y tratando de levantarse.

—Está herido, —dijo O'Sullivan—. La pierna podría estar rota. Tal vez
algunas costillas. Parece que también recibió un duro golpe en la cabeza.

—Nathan, mira a Meg, —Simon gruñó mientras se arrodillaba y ponía una
mano en Saltarín para detener la lucha del Lobato—. No está aquí con Saltarín, por
lo que podría estar herida.

—Puede que esté en la Plaza Comercial, —dijo Monty, esperando una razón
benigna para la ausencia de Meg. Se estremeció cuando Nathan hizo uno de esos
cambios parciales inquietantes, sin verse ni humano ni Lobo, para abrir la puerta
de la oficina. En el momento en que estuvo dentro, cambió a Lobo, saltó sobre el
mostrador y entró en la sala de clasificación.

O'Sullivan miró la puerta frunciendo el ceño.
—Esa puerta debió estar cerrada. Cuando hablé con Meg hace un par de
minutos, le dije que cerrase la puerta mientras tomaba bocadillos en El Ciervo y la
Liebre.

—Escuchamos disparos, —dijo Monty.

O'Sullivan se quedó mirando la puerta mientras movía un pulgar en dirección
al buzón azul situado fuera del consulado.

442
Grabado en el hueso

—Me arrestaré más tarde por dispararle a una propiedad gubernamental,
pero quería llamar su atención y no sabía a quién podría golpear si disparaba en el
aire.

Blair llegó en un Bow, bajando por el camino de acceso demasiado rápido
para detenerse si alguien se hubiera estado dirigiendo hacia arriba.

Dentro de la Oficina del Enlace, Nathan saltó sobre el mostrador, olisqueó el
frente de la oficina y aulló.

Monty no necesitó ver las reacciones de Simon y Blair para saber que era un
grito de guerra.

—No está, ¿verdad? —preguntó O'Sullivan con aplomo, poniéndose de pie y
apartándose del Lobo herido.

Simon se apresuró a entrar en la Oficina del Enlace, saltó sobre el mostrador y
desapareció. Volvió en menos de un minuto, sus ojos ámbar se pusieron rojos de
rabia.

Blair se quedó fuera vigilando a Saltarín y observando a todos los humanos
como si acabaran de transformarse en enemigos.

—Tal vez este fue un crimen de oportunidad, pero no lo creo. —O'Sullivan
escaneó la zona—. No lo creo. —Se concentró en Monty—. ¿Dónde está Cyrus
Montgomery en este momento?

No. Jimmy no podía ser tan egoísta, tan estúpido. Lo que O'Sullivan estaba
insinuando... Dioses encima y por debajo. ¿La ciudad sería destrozada por Jimmy?

¿Un crimen de oportunidad? Pensó en el alboroto en el apartamento y se
sintió enfermo de que pudieran haber caído por una distracción una segunda vez.
—Vamos a asegurarnos, — comenzó cuando Simon salió de la oficina.

—Estamos seguros, —gruñó Simon—. El olor de ese Cyrus está en la oficina...
y Meg no está.

443
Grabado en el hueso

444
Grabado en el hueso

Capítulo 23

Thaisday, 23 de Messis

Vlad miró alrededor de la mesa en la sala de reuniones del consulado. Había
esperado que el Capitán Burke llegara tan pronto como escuchara la noticia, pero
no esperaba que el Alcalde Walter Chen y el Comisionado de policía Raymond
Álvarez participaran en esta reunión.

Él tampoco esperaba ser superado en número. Además de Chen, Álvarez y
Burke, Montgomery y Kowalski también estaban en la sala. Él y Elliot Wolfgard,
que era el cónsul del Courtyard, eran los únicos Terráneos en esta reunión.

—¿El señor Simon Wolfgard no se unirá a nosotros? —Le preguntó Chen a
Elliot.

Elliot vaciló.
—Está demasiado molesto para estar cerca de humanos ahora mismo.

Chen asintió con la cabeza como si esa fuera la respuesta esperada. Miró a
Álvarez, luego a Burke.
—¿Qué estamos haciendo para encontrar a esta joven y devolverla a su
familia?

Interesante elección de palabras, pensó Vlad. Pero no detectó hipocresía en la voz
de Chen.

—Estamos haciendo todo lo que haríamos por cualquier secuestro —
respondió Burke. Miró a Vlad a los ojos—. Con algo de ayuda, podemos hacer más.

—¿Qué tipo de ayuda? —preguntó Vlad—. Me he puesto en contacto con
Stavros Sanguinati. Si ese Cyrus va a las Cataratas de Talulah, Stavros lo
encontrará... y a Meg.

445
Grabado en el hueso

Burke asintió con la cabeza.
—Llamé a Roger Czerneda. Él patrullará la carretera River entre Desembarco
del Ferry y la frontera con la ciudad de Lakeside. No es probable que Cyrus vaya
allí tampoco, demasiado fácil quedar encerrado, pero esa ruta está lejos de
Lakeside.

—He entrado en contacto con el jefe de la estación de cada recinto en
Lakeside —dijo Álvarez—. Todas las estaciones se están movilizando y están
preparando barricadas mientras hablamos. —Vaciló—. Pero todavía necesitamos
un punto de partida, especialmente si este hombre ya está más allá de los límites de
la ciudad.

—¿Punto de partida? —preguntó Vlad en voz baja. Podía pensar en dos
lugares para empezar. No tendría que romper demasiado de ese Clarence para que
el cachorro gimiera todo lo que sabía. Preferiría romper a la Sandee, quien se había
metido algo que produjo que tan sólo el contacto con su piel dañara a Leetha. El
sanador Sanguinati era optimista acerca de que las heridas en y alrededor de la
boca de Leetha sanarían sin daño permanente. Vlad esperaba que eso fuera cierto.

Y se preguntó: ¿la fuerza vital de la Sandee estaba tan contaminada como su
piel o podría ser comida para una Cosechadora?

—Jimmy... —El Teniente Montgomery se detuvo. Parecía enfermo y enojado
—. Cyrus no podría llevar a una mujer que luchara en un transporte público.
Hemos consultado con las compañías de taxis. Ninguno de ellos envió un taxi para
recoger pasajeros cerca de la entrada de la Calle Principal del Courtyard. En este
momento tenemos gente en la estación de la calle Chestnut haciendo llamadas a
todos los lugares de alquiler de coches de la ciudad.

—Podría haber robado un vehículo —dijo Burke, mirando a Vlad—. Eso es lo
que el Comisionado Álvarez entiende por un punto de partida. Cyrus
Montgomery no puede haber usado ningún tipo de transporte público, ni taxi,
autobús o tren. Lo que significa que está en algún tipo de vehículo privado. Se
necesitan papeles para cruzar las fronteras en estos días, así que Cyrus no puede
viajar a otra región. Y el agente O'Sullivan ya habló con el gobernador Hannigan
sobre la situación. Todos los cruces fronterizos oficiales están en alerta, y no veo a
Cyrus tener las habilidades necesarias para intentar salir de camino por el país
salvaje para llegar a otra región.

446
Grabado en el hueso

—Podría conducir al norte hasta una ciudad y tomar un bote a través del lago
Tahki —dijo Álvarez.

—Es posible —concluyó Burke—, pero todos los pueblos del lado Noreste del
lago Tahki son Intuye, Terráneos o asentamientos humanos controlados por Otros.
Hablé con Steve Barquero, el alcalde de Desembarco del Ferry. Está enviando una
alerta por correo electrónico a todas las aldeas Intuye a las que puede llegar,
informándoles de que Meg Corbyn fue secuestrada.

Burke se inclinó hacia Vlad. Movió un dedo para indicar a los humanos en la
mesa.
—Primero tenemos que identificar el coche. Entonces necesitamos saber qué
ayuda nos puede dar. Es posible que Cyrus haya encontrado un escondite en la
ciudad y esté esperando, pensando que la búsqueda no se mantendrá tan caliente.

—Se mantendrá caliente para siempre —Vlad susurró—. O, cuando Invierno
oiga esto, será muy, muy fría durante mucho tiempo.

Burke palideció, la única señal de que entendía exactamente lo que significaba
la amenaza.
—Cyrus no querrá quedarse en una ciudad donde no puede explotar las
habilidades de la Sra. Corbyn. Suponiendo que ya está más allá de los límites de la
ciudad, está en el país salvaje. Vamos a averiguar cómo sacó a Meg de la ciudad,
qué tipo de vehículo está manejando. ¿Qué información es más útil para los
Terráneos en el país salvaje? ¿Una forma? ¿Un color? Estoy asumiendo que la
marca y el modelo de coche no significan nada. También estoy asumiendo que no
todo el mundo entiende letras y números humanos.

—Colores y formas —dijo Elliot—. La mayor parte de los Terráneos que
vigilan los derechos de paso, diferenciarían un camión grande de una camioneta o
de un coche.

—Y los Crowgard son muy buenos en el reconocimiento de rostros —añadió
Vlad.

447
Grabado en el hueso

—Tenemos una foto reciente de Cyrus —dijo Montgomery, sonando como si
estuviera tragando pequeños fragmentos de hueso—. De cuando fue traído para
ser interrogado sobre el robo de carne en la Plaza Comercial. Pero la Sra. Corbyn...

—Ah... —Kowalski levantó un par de dedos—. Tomé recientemente algunas
fotos de Meg, Merri Lee y Ruthie. También tengo una foto de Meg y Sam. Antes de
venir a esta reunión, di mi cámara digital a Lorne de Las Tres P. Ahora está allí,
recortando una de las fotos y sacando copias.

—Bien hecho —dijo Burke. Luego a Vlad—. Con su permiso, enviaremos por
correo electrónico la foto de la Sra. Corbyn a cada estación de policía en el Noreste.

Vlad dudó. La mayor parte de las Casandras de sangre estaban bien
escondidas de los humanos que las retuvieron. Al menos, las que quisieron alejarse
de los recintos, estaban bien ocultas. La foto de Meg había estado en un cartel de Se
Busca unos meses atrás cuando su dueño estaba tratando de encontrarla. No estaba
seguro de que fuera inteligente o bueno recordar a muchos humanos que estaba
aquí. Después de todo, lo que estaba aprendiendo de sí misma y cómo lidiar con el
mundo exterior era la razón por la que muchas otras profetas de la sangre estaban
logrando sobrevivir sin la propiedad benevolente.

—No —dijo Elliot—. Simon nunca estaría de acuerdo en decirles a los
humanos que Meg es vulnerable. Alguien más podría matar a ese Cyrus para
llevársela. Entonces nunca la encontraríamos.

—Entendemos. —El alcalde Chen miró a los otros hombres en torno a la mesa
—. ¿Tal vez sería suficiente la foto de Cyrus Montgomery y una descripción de la
señorita Corbyn?

Vlad asintió con la cabeza.

El teléfono móvil de Kowalski sonó. Se excusó y se alejó de la mesa. Se unió a
ellos un minuto después.

—La Sra. Lee recordó que los estudiantes a veces alquilan sus coches a otros
estudiantes por un día o dos. Algunas tiendas cercanas a la universidad tienen
tableros de anuncios donde se publican avisos. Podría haber lugares como ese
alrededor de la escuela tecnológica también. Si bien es poco probable que un

448
Grabado en el hueso

estudiante alquile su coche a un extraño que claramente no es un compañero de
estudio, sería otro lugar para mirar si las empresas de alquiler de coches no dan
resultado.

Burke se apartó de la mesa.
—Si no hay nada más, pongamos manos a la obra.

—No hay nada más —dijo Vlad. Esperó a que los humanos abandonaran el
edificio antes de dirigirse a Elliot—. La reunión con el Alcalde, la razón por la que
no estuviste en el consulado, donde pudiste haber visto u oído una lucha.

—No era una excusa o parte de un complot, si eso es lo que te estás
preguntando. —Elliot le dio una larga mirada—. Katherine Debany tenía una cita
con el dentista: chequeo de rutina. Ella hizo la cita hace meses y me lo contó la
semana pasada. Incluso lo escribí en el planificador del día en mi oficina en caso de
que se me olvidara que no estaría. Y le di a la señora Twyla la mañana libre porque
las mujeres habían adelantado todo el trabajo.

El día de salud mental de Ruthie no importaba. La escuela en el verano
terminaba a la hora del almuerzo. Los niños habrían estado fuera jugando
igualmente.

—Caímos con la distracción el día en que ese Cyrus comenzó una pelea con
Montgomery para darle a ese Jack Fillmore la oportunidad de encontrar a Theral.

—Y eso nos dio la oportunidad de acabar con esa amenaza. —Elliot se recostó
—. ¿Todos ustedes se habrían enfocado en esa pelea si no hubiera involucrado a los
niños?

Vlad pensó en eso y sacudió la cabeza. Los Terráneos protegían a sus crías.
—Todo sucedió en el tiempo que le tomó a un semáforo cambiar de luz.
Simon creyó que Meg estaba a salvo a la luz del día. Todos lo hicimos. Y tantas
cosas podrían haber salido mal con el plan de ese Cyrus, Nathan podría haberse
quedado hasta que O'Sullivan volviera con la comida; los coches podrían haberse
atascado, bloqueando la salida de ese Cyrus de la zona de entrega o incluso
retrasando el tiempo en que podría ser capaz de estar en el área de entrega; Meg
podría haber insistido en que Saltarín esperara para orinar hasta que O'Sullivan
regresara. Si lo hubiera hecho, la puerta estaría cerrada con llave y habría tenido

449
Grabado en el hueso

tiempo de pedir ayuda. —Ésa era la única información que habían obtenido de
Saltarín: que Meg había abierto la puerta y salieron justo antes de que el coche se
fuera contra él y le mordiera la pierna.

Si Simon hubiera corrido a la Oficina del Enlace en lugar de impedir que
Merri Lee fuera aplastada entre dos coches, habría llegado a Meg a tiempo para
impedir que ese Cyrus se la llevara. Pero había protegido al miembro del grupo
que estaba en peligro inmediato, una verdad que podría dificultarle estar cerca de
Merri Lee en el futuro, dependiendo del resultado de esta cacería.

Elliot parecía inquieto.
—Soy su padre, pero creo que conoces a Simon mejor, que lo entiendes mejor.
Si no encontramos a Meg, ¿crees que sobrevivirá?

—No. —La certeza de su respuesta hizo que Vlad sintiera frío—. Si la
perdemos a ella, también lo perderemos a él.

*****

En forma humana, Henry Beargard era un hombre grande. Como Oso Pardo,
era enorme. Pero cuando caminaba en su verdadera forma nativa de la tierra como
el espíritu del Oso, era mucho más grande que el Oso Pardo, y aún así, era más
pequeño que los dos Antiguos que visitaban el Courtyard. Eso no importaba,
porque estaba hinchado de rabia.

Los encontró en la parte del Courtyard que bordeaba la Avenida Crowfield.
Los ojos humanos no podían verlos, como tampoco aquellos ojos podían ver al
espíritu del Oso, pero algún instinto primitivo a veces les decía a los pequeños
depredadores y presas que algo estaba allí. Henry lo sabía por la forma en que
algunos de los humanos -que seguían atrapados en la nieve y por la colisión
múltiple- seguían mirando hacia la cerca, buscando la causa de su alarma.

«Esto es su culpa». Henry se levantó sobre sus patas traseras, listo para la
batalla.

Los Antiguos se volvieron hacia él con sorpresa.

450
Grabado en el hueso

«No. Los corceles hicieron la nieve y atraparon a los pequeños
depredadores».

«Su culpa», repitió Henry. «Simon les dijo que ese Cyrus era un tipo malo de
humano, era uno que no queríamos en el Courtyard, porque causaría problemas».

«Pequeño problema para otros humanos», respondieron despectivamente.
«No hay grandes problemas que amenacen al mundo. Y el problema no era más
que una pelea de cachorros».

Casi ciego de rabia, Henry dio un paso hacia ellos.
«¡Ese Cyrus robó a Meg!».

«¿Eso se llevó a una hembra humana del Courtyard?». Ya no estaban
desdeñosos, ya que habían prometido ayudar a proteger la manada femenina.

«¡Se llevó a la sangre dulce, a la aulladora no-Lobo, a la que será la pareja del
Wolfgard!».

Un extraño y terrible silencio.

Los humanos no podían ver a los Antiguos, pero Henry sí. Los observó mirar
fijamente los edificios del otro lado de la calle, donde ese cachorro humano había
causado problemas convenientemente. Observó cómo se les erizaba la piel. Vio que
sus labios se curvaban separándose de los dientes que podían desgarrar algo de su
tamaño, y ni que hablar de a un humano.

«Distracción», dijo Henry. «Los humanos mataron a los Wolfgard en Thaisia
como una distracción para su guerra contra los Terráneos que vivía cerca del
Bloque Romano. Ese Cyrus usó a su cachorro como una distracción para que
pudiera robar a la no-Lobo, alejarla de nosotros».

Los dientes y las garras de Namid se alejaron de la calle y de los débiles
humanos y fijaron sus ojos en él. Habían visto cómo funcionaba una gran
distracción y, a su vez, la habían usado ellos mismos cuando Antiguos y
Elementales golpearon a los humanos aquí en Thaisia para causar confusión antes
de aplastar al enemigo en el Bloque Romano. Habían visto grandes distracciones
pero no comprendieron que una pequeña podría ser igual de peligrosa.

451
Grabado en el hueso

Finalmente dijeron:
«Hemos cometido un error al mantener el pequeño problema aquí».

«Sí, lo hicieron» Henry les dio la razón.

No les gustó eso. No les gustó para nada.

«Ese Cyrus no sabe cómo cuidar de una no-Lobo» dijo Henry. «Podría
lastimarla, incluso matarla».

Le gruñeron, enfurecidos por sus palabras. Pero no atacaron. En vez de eso,
pasaron junto a él, uno a cada lado, dejando su espalda expuesta, sin que a él le
importara cuál de ellos podría desgarrarlo.

Los sintió dirigiéndose hacia el centro del Courtyard, donde habían tomado
una pequeña área como suya.

Los Antiguos se habían sentido bastante intrigados por Meg y Simon como
para regresar al Courtyard y observar. Pero estaban tan acostumbrados a ser los
que sabían lo que el mundo necesitaba, que no escucharon a Simon porque ese
Cyrus no era una amenaza para ellos.

Henry se puso a cuatro patas y regresó a su apartamento en el Complejo
Verde. Pero ninguno de los otros residentes estaba allí, y una tristeza parecía
haberse aferrarse al edificio. Una pieza faltaba y podría no ser encontrada nunca.

Sabía que Simon estaba en el Complejo Wolfgard, cuidando a Sam y
ayudando a Jane a tratar con Saltarín mientras trataba de arreglar tanto daño como
pudiera de la pierna y las costillas del joven. Nadie sabía todavía si sería suficiente.

Debería ir a la Plaza Comercial y ayudar a Vlad a tratar con los humanos,
pero no podía. En este momento, no quería tratar con los humanos; quería
matarlos. Mejor que se mantuviera alejado no fuera que atacara y destripara a una
de la manada femenina.

Cambió del espíritu del Oso a su forma de Oso Pardo. Luego abandonó el
Complejo Verde y su aroma de tristeza.

452
Grabado en el hueso

*****

Habían cometido un error. Quisieron ver a un insignificante depredador de
dos piernas que causara problemas a su propia especie, quisieron entender lo que
esa clase de criatura podría hacer que pudiera representar un peligro para los
nativos de la tierra que custodiaban los límites del país salvaje y tenían contacto
con los pequeños asentamientos humanos...Querían ver qué tipo de peligro podría
representar para los pequeños cambiantes que vivían en asentamientos humanos y
que podrían absorber demasiada maldad humana y convertirse en un pequeño
enemigo para su propia especie.

Habían pensado que el macho era un depredador problemático pero no
particularmente peligroso. Pero el macho había mostrado astucia y desprecio por
sus propios hijos. Habiendo observado a los otros humanos que entraban en el
Courtyard y tenían niños, no consideraron que podría hacer tal cosa.

¿Y la no-Lobo era la pareja elegida del Wolfgard? Cuando le dijeron al Lobo
que considerara cuánto de lo humano los Terráneos mantendrían, no pensaron en
eso, porque no era así como surgían nuevas formas de nativos de la tierra. Los
nativos de la tierra no se apareaban con la forma que estaban absorbiendo. Se
apareaban con otros de su propia especie que habían absorbido con éxito esa
forma.

Pero el Lobo y la no-Lobo cambiaron las cosas. Se cambiaron mutuamente.
¿Podrían hacer de esto algo nuevo? ¿El mundo querría lo que podría provenir de
semejante apareamiento?

La no-Lobo los divertía, incluso cuando sonaba como una ardilla regañona.
Tal vez sobre todo en esos momentos. Y las historias de lo que ella y los nativos de
la tierra hacían aquí habían viajado hasta el país salvaje. Pero si desapareciera,
habría una última y triste historia, porque ellos, los Antiguos, no habían
comprendido que el hombre problemático era verdaderamente peligroso.

Tenían la necesidad de aprender demasiado rápido y cometieron un error.

Ahora lo arreglarían.

453
Grabado en el hueso

454
Grabado en el hueso

Capítulo 24

Thaisday, 23 de Messis

Jimmy apagó la radio del coche y siguió conduciendo. Las noticias seguían
hablando de las extrañas nevadas que habían azotado el tráfico en la Avenida
Crowfield en Lakeside. Pero no había oído nada de lo que necesitara preocuparse.

Su plan había funcionado perfectamente, como ya lo sabía. Y tuvo suerte.
Había estado a un par de coches detrás de la zona de entrega cuando ese agente de
la GTI salió de la zona de entrega y corrió al otro lado de la calle. Cuando llegó a la
Oficina del Enlace, el agente se encontraba dentro de El Ciervo y la Liebre.

Su suerte se mantuvo cuando arremetió rápidamente y le dio a ese Lobo, y la
chica de la cicatriz salió corriendo para ayudar al monstruo. Ella ni siquiera lo miró
hasta que la agarró del brazo. Luego trató de luchar, así que sacó una cachiporra y
le dio un golpecito en la cabeza. Abrió el baúl y la dejó adentro, tomándose un
momento para palpar sus bolsillos y sacarle la navaja plegable. Mientras estuvo de
espaldas por esos pocos segundos, el Lobo logró levantarse sobre tres patas y trató
de morderlo.

Golpeó al Lobo en la cabeza con la cachiporra, poniendo todo lo que tenía en
el golpe. Una vez que el Lobo cayó, saltó al coche y salió a la Calle Principal, los
neumáticos chirriaron mientras otros conductores apretaban sus frenos y sus
bocinas.

Se había ido en un par de minutos, sin que nadie se enterara.

Estuvo tentado de tomar la carretera con peaje una vez que dejó los límites de
la ciudad, ya fuera rumbo al este hacia Hubbney o siguiendo la costa del lago Etu
al sur y al oeste. Pero las carreteras con peaje implicaban gente manejando las
cabinas. Aunque no había ninguna razón para que alguien lo estuviera buscando
-no todavía de todos modos- y no había razón para pensar que hubiera algo
sospechoso acerca de un hombre de piel oscura manejando un coche modelo

455
Grabado en el hueso

antiguo, la pequeña clinc, clinc4 que estaba en el maletero podía darse cuenta del
porqué no se movían en ese minuto y empezaría a gritar y a llamar la atención. No
podía arriesgarse, por lo que tomó uno de los caminos que tenía un cartel de ruta e
iba en la dirección general que quería ir.

Había estado en la carretera menos de una hora cuando vio una zona de
descanso y un rótulo que indicaba que la siguiente aldea estaba a más de treinta
millas de distancia. La zona de descanso parecía rústica. Los inodoros eran
probablemente nada más que asientos colocados sobre agujeros en la tierra, pero si
no había nadie allí, el lugar serviría muy bien.

Se detuvo en el área de descanso, luego retrocedió tan cerca como pudo al
lado del pequeño edificio que estaba designado para las mujeres. No había otros
coches por ahí, pero aún así comprobó el lado masculino así como el de las mujeres
antes de abrir el baúl.

— ¡Malvado humano! ¡Has herido a Saltarín!

El activo trató de sentarse sin permiso. Jimmy la abofeteó con fuerza
suficiente como para partirle el labio. La bofetada no habría perturbado a Sandee,
no hasta el punto de parecer que había tenido un duro golpe en la cabeza. Sacó su
premio del baúl y la metió en la parte de las mujeres del edificio. La empujó sobre
el piso sucio y se sacó la navaja del bolsillo. Había oído lo suficiente sobre las chicas
con cicatrices para saber que las cortabas y hacías una pregunta. Entonces te daban
una respuesta.

Pero, ¿dónde cortar? Pensó que podría obtener un centenar, tal vez incluso
doscientos dólares por un corte, pero los clientes querrían piel fresca. Estudió el
cruce de cicatrices en la parte superior de su brazo izquierdo, luego miró las
cicatrices uniformemente espaciadas en su brazo derecho.

Todavía parecía aturdida por la bofetada, pero cuando lo vio acercar la navaja
al brazo derecho, comenzó a luchar.

4Clinc, clinc: en la versión original "cha-ching" es una onomatopeya que imita
el sonido de una caja registradora, pensamos en usar una expresión en español
similar "Clinc caja", pero preferimos dejarlo así por una razón de coherencia
con la historia. (N de T)

456
Grabado en el hueso

—No, no lo hagas —dijo.

Su mano le apretó en su brazo, un agarre hasta dejarlo morado.
—Harás lo que te diga de ahora en adelante. —Hizo un corte a través de
varias de las cicatrices existentes. La sangre fluía de la herida, corriendo hacia abajo
y agrupándose donde su mano sostenía su brazo.

—Vamos a una ciudad en la costa —dijo—. Dime qué caminos tengo que
tomar para evitar ser encontrado por los policías de mierda. ¡Habla!

Sus ojos grises se pusieron en blanco, y su expresión cuando empezó a
hablar... Sabía lo que significaba cuando una mujer tenía esa mirada. La pequeña
perra necesitaba un hombre, y necesitaba uno mal.

Primero tenía que concentrarse en lo que estaba diciendo. No necesitaba
escribir esta mierda; lo recordaría bien, pero...

Cuando terminó de hablar, suspiró y se tendió en el suelo.

Jimmy dejó caer la navaja y metió una mano en sus pantalones. ¡Dioses! Ella
estaba caliente y húmeda y sólo pidiendo una mierda rápida. Él cogió la cremallera
y luego se quedó inmóvil al oír puertas de automóviles.

¡Mierda!

Cogió la navaja y casi la cerró y guardó en el bolsillo. Pero la había dejado
caer en el suelo y podía ver pedazos de tierra en la hoja. Si la cortaba con una
navaja sucia, podría contraer una infección y no valdría nada. ¿Tenía tiempo?

Voces masculinas, entrando al otro lado del edificio.

Abrió el grifo del agua en el fregadero, enjuagó la navaja y luego la secó con
un par de toallas de papel antes de cerrarla y meterla en el bolsillo. Mojó un par de
toallas de papel y limpió la sangre de su brazo. El corte seguía sangrando. ¿Eso
sería normal? No tenía vendajes ni nada de esa mierda de primeros auxilios. Tal
vez buscaría algo cuando se detuviera a buscar gasolina.

457
Grabado en el hueso

Presionando las toallas de papel húmedas contra el corte, él la levantó y la
acompañó hasta la puerta. La abrió lo suficiente como para asegurarse de que no
hubiera nadie merodeando desde afuera. Luego la jaló hacia afuera y la dejó en el
maletero. Cerró la tapa con fuerza y juró ferozmente cuando el pestillo no cerró.
Jodido pedazo de mierda. Sí, el dueño del coche le había dicho que el pestillo no
cerraba a veces si golpeabas la tapa con fuerza, lo que demostraba que el dueño era
un coño.

Volvió a cerrar la tapa. Esta vez quedó trancada. Subió al coche y salió del
área de descanso cuando dos jóvenes salieron del otro lado del edificio, riendo y
hablando. Viajando a alguna parte. Miraron en su dirección.

Jimmy salió del área de descanso demasiado rápido y se topó con la carretera,
dirigiéndose hacia el sur y hacia el este. No advirtió que la tapa del maletero
rebotaba unos centímetros antes de que algo la sujetara.

*****

Sacudida por una nube de imágenes colisionando, Meg vio una franja de luz
del día y agarró la tapa del maletero antes de que pudiera ser notado. No
recordaba nada de lo que le había contado a Cyrus cuando le cortó el brazo, pero
se tragó la sangre, el dolor y las palabras cuando él la abofeteó y le partió el labio.

Había visto sólo un par de imágenes cuando recorrió las cicatrices de viejas
profecías y formuló su pregunta, pero combinado con lo que había visto después
de que él la abofeteara, esas imágenes eran un comienzo. Había estado haciendo
preguntas propias desde que su cabeza se aclaró del golpe que Cyrus le dio
cuando la sacó de la Oficina del Enlace: ¿Cómo podía escapar de este hombre?
¿Dónde podría esconderse hasta que Simon la encontrara?

Había visto una imagen de la tapa del maletero parcialmente abierta y vio...
¿O era un recuerdo?

Moviéndose con cuidado, Meg agarró la pestaña de la tapa del maletero con
la mano derecha y dobló la pierna izquierda hacia el vientre hasta que pudo

458
Grabado en el hueso

deshacer el cordón de su zapatilla. Utilizó el cordón para asegurar la tapa del
maletero, dejando sólo el espacio suficiente para proporcionar aire fresco y luz.
Luego se echó hacia atrás, consciente de que su brazo todavía estaba goteando
sangre. No era bueno. Cyrus debió haber hecho el corte un poco demasiado
profundo. Pero al final coagularía. Eso esperaba.

Tenía que estar despierta y consciente. Si Cyrus detenía el coche, necesitaba
desatar la tapa y ocultar el cordón. No había garantía de que la tapa no se cerrara
por sí sola si el coche se golpeaba o de que Cyrus fuera tan descuidado la siguiente
vez que se detuviera. Pero...

Sí. Ella recordó algo. Los maleteros tenían un mecanismo de seguridad.
Después de que Karl Kowalski leyó la nueva historia de La Brigada Lobo, en la que
uno de los Lobos quedó atrapado en un maletero, les dijo que todos los coches
fabricados por humanos tenían un mecanismo de seguridad, incluso les había
mostrado en su coche. Así que ella podría salir de ese maletero incluso si la tapa
estuviera cerrada. Pero no mientras el coche se moviera. Eso sería peligroso para
cualquiera, y los cortes y raspaduras en la piel de alguien como ella serían
devastadores, dejándola indefensa a las profecías liberadas con cada corte y
raspadura.

Y luego estaban las otras imágenes que vio cuando Cyrus le partió el labio.
Imágenes como instantáneas de lugares que nunca había visto. Y señales de tráfico.
¡PARAR! ¡REGRESA! ¡SENTIDO CONTRARIO!

¿Estaba viendo oportunidades para escapar, junto con advertencias de que
esos lugares no eran el lugar correcto?

Cuando escapó del Controlador, siguió las visiones. Hubo otras paradas, otras
ciudades donde podía haber dejado el tren. Pero se mantuvo en libertad porque
siguió hasta llegar a Lakeside y al Courtyard de Lakeside, un lugar que la había
sacado del alcance del Controlador. Ahora, como entonces, tenía que hacer todo el
viaje, seguir todas las visiones. Si no lo hacía, podría escapar de Cyrus pero nunca
volver a casa.

Así que esperaría. Por ahora tenía luz y aire y el conocimiento de que, cuando
llegara el momento, escaparía. Habría más imágenes para marcar el rastro. Cyrus

459
Grabado en el hueso

tenía su navaja, pero había otras maneras de cortar la piel. Las encontraría, las
usaría si tenía que hacerlo.

Ella se escaparía cuando el mundo real coincidiera con la visión que no tenía
una señal de advertencia. Luego correría hasta llegar al lugar en el bosque que
contenía una tumba. Esa era una imagen que Simon recordaría de su sueño
profético, y ese era el lugar donde Simon iría a buscarla.

460
Grabado en el hueso

Capítulo 25

Thaisday, 23 de Messis

La policía estableció barricadas en todas las carreteras que salían de Lakeside,
pero todos sabían que ya era demasiado tarde. Con el caos y el tráfico bloqueado
en la Avenida Crowfield, hubo tiempo suficiente para que Cyrus Montgomery
sacara a Meg Corbyn de la ciudad. Oficiales de cada recinto fueron asignados a la
persecución, y los Capitanes de patrulla estaban enviando sus hallazgos al Capitán
Burke, así como al Comisionado de policía Álvarez.

Nadie había esperado tener ninguna suerte en las estaciones de autobús y
tren, pero la policía las comprobó de todos modos, habló con los vendedores de
boletos, mostró la foto de Cyrus.

Se esforzaron por encontrar a Meg Corbyn, pero los minutos se convirtieron
en una hora, y luego en dos.

*****

Mientras esperaban noticias de la policía, Vlad, Blair, Nathan y el Oficial
Debany pasaron por el apartamento de Cyrus Montgomery, primero buscando
cualquier pista que pudiera decirles a dónde se dirigiría y luego buscando las
drogas que Sandee pudiera haber ingerido antes del incidente con Leetha.
Encontraron su escondite de píldoras escondidas debajo de los tampones en lo que
parecía una caja cerrada. Encontraron algo de dinero en el congelador de la nevera,
oculto en un pequeño y hueco pan de alcachofa -una combinación poco atractiva
que explicaba por qué nadie había tenido hambre suficiente para descongelar el
pan y descubrir el dinero.

Después de revisar el apartamento por segunda vez, Debany dijo:
—Creo que hemos encontrado todo lo que hay que encontrar.

461
Grabado en el hueso

—Entonces es hora de empacar sus posesiones —dijo Vlad—. La señora
Twyla se ofreció a ayudar con eso.

Debany frunció el ceño.
— ¿Empaquetar? Pero había entendido que no iban a acusar a Sandee.

—No lo vamos a hacer. Pero estamos desahuciándola por romper nuestra
regla de no drogas. —Vlad sonrió, mostrando un toque de colmillo—. Si alguna
vez se la vuelve a ver en el Courtyard, los Sanguinati no se molestarán en morder.
Vamos a romper sus huesos, uno por uno, hasta que lleguemos a su cuello.

Debany se puso blanco.

—Pero es poco probable que ocurra porque o la arrestarás por las drogas que
acabas de encontrar y ella irá a la cárcel, o estará en el primer tren de Lakeside
mañana por la mañana.

Debany tragó saliva.
— ¿Sola?

—Sola. En cuanto a ese Clarence, pueden hacerlo responsable de acuerdo a
sus leyes por su parte en el secuestro de Meg, o lo haremos responsable de acuerdo
a las nuestras. De cualquier manera, no volverá aquí.

— ¿Qué hay de Frances? —preguntó Debany.

—Por ahora, Eva Denby está cuidando de la Frances y Lizzy, ya que todos
sentimos que es más fácil proteger a los niños si están todos en un solo lugar.

Debany recogió las bolsas de pruebas.
—Si alguno de ustedes o la señora Twyla notan algo que no se ve bien,
llámenme.

—No creo que la señora Twyla tarde mucho en empacar las maletas. Deberías
esperar unos minutos y tomar lo que pertenece a esa Sandee ya ese Clarence.

—Bien. Estaré cerca. —Debany salió con las bolsas de evidencia.

462
Grabado en el hueso

Vlad sabía que el patrullero estaba estacionado en el estacionamiento para
empleados del Courtyard. El otro oficial, Hilborn, seguía ayudando a liberar a los
automovilistas que habían quedado enterrados bajo varios pies de nieve, en los que
cada vez era más difícil moverse a medida que el sol de Messis los derribaba,
compactaba y los hacía pesados por el agua.

Esta vez ningún Lobo fue a ayudar a excavar los coches. Esta vez fueron los
humanos con palas.

Vlad sacó su teléfono móvil y llamó a Twyla Montgomery para hacerle saber
que podía venir y empacar las cosas que habían pertenecido a los humanos que
habían vivido ahí. Luego llamó a Chris Fallacaro para que cambiara las cerraduras.

No había visto a Henry desde que todos se dieron cuenta de que Meg había
sido secuestrada por ese Cyrus. No había visto a Tess.

Algunos de los Terráneos del Courtyard se habían acercado demasiado a los
humanos, se habían involucrado demasiado, habían desarrollado sentimientos que,
en el futuro, podrían ser la razón por la que decidieran evitar el contacto con los
humanos. Si no lograban encontrar a Meg, Simon no se quedaría en Lakeside,
donde desearía escuchar una voz que nunca se oiría y buscaría un olor que se
desvanecería día a día. No, Simon se dirigiría al país salvaje, solo, y simplemente
desaparecería.

Pero Vlad permanecería en Lakeside con el abuelo Erebus. No estaba seguro
de que Henry se quedara. Tal vez el Oso Pardo se trasladaría a la Comunidad River
Road o a Isla Grande, donde podría seguir trabajando en sus esculturas y tótems.
Tal vez se iría más al Oeste. Tal vez hasta a Bennett. Elliot se llevaría a Sam lejos de
aquí, a un lugar que tuviera contacto limitado con los humanos. En cuanto a Tess...
Vlad no iba a pensar qué pasaría con los humanos que se cruzaran en el camino de
Tess mientras encontraba otro lugar.

Un guijarro que había caído en un estanque, creando tantas ondulaciones,
perturbando la superficie del agua, revelando posibilidades. Cuando Meg se metió
por primera vez entre ellos, la vieron como un rompecabezas, una confusión. Pero
se transformó en mucho más.

463
Grabado en el hueso

Todavía era posible encontrarla. Todavía había tiempo para salvarla... y a
Simon.

*****

Jenni, Starr y Jake Crowgard entraron en Las Tres P.

—Hola —dijo el Lorne—. ¿Hay noticias?

—Diste a la policía fotos de ese Cyrus —dijo Jenni.

El Lorne asintió con la cabeza.
—Las están distribuyendo a la policía de la ciudad.

—Esas son fotos grandes. ¿Puedes hacer más pequeñas que encajen en esto?
—Jenni levantó una bolsa de malla no más grande que una mano humana, con
manijas tejidas que el pie de un Cuervo podría agarrar y transportar lejos.

—Podría imprimir algunas lo suficientemente pequeñas para eso. ¿Cuándo
las necesitas?

Jenni lo miró fijamente.
—Ahora.

El Lorne fue detrás de la pared que ocultaba las computadoras y las
impresoras. Volvió rápidamente con un trozo de papel que contenía una foto de ese
Cyrus.

—Necesitamos muchas —dijo, preguntándose por un momento si este
humano había ayudado a ese Cyrus a robar a su Meg.

—Quería estar seguro de que tuviera el tamaño adecuado antes de comenzar
a imprimir más —dijo el Lorne—. ¿Las quieres en el papel fotográfico como las que
hice para la policía?

—Sí.

464
Grabado en el hueso

Mientras esperaban, Jenni miró las postales en el estante. La policía había
encontrado una en la sala de clasificación dirigida a ella. De la Jana. Esperaba que
su Meg la hubiera leído y sonreído antes...

Lorne regresó al mostrador con una pila de fotos que cabían en las bolsas de
malla. Los Cuervos las tomaron y regresaron rápidamente al Complejo Crowgard.
Cada Cuervo había adquirido una pequeña bolsa para llevar pequeños tesoros.
Ahora las bolsas llevarían algo más.

Una vez que todas las fotos fueron distribuidas y puestas en las bolsas, todos
los Crowgard en el Courtyard de Lakeside cambiaron a su forma de Cuervo,
tomaron las bolsas y volaron lejos. Volaron con fuerza, en todas direcciones.
Mientras esperaban a Jenni, Cuervos -que sabía usar el teléfono- llamaban a los
Crowgard en los asentamientos Terráneos de la zona, diciéndoles sobre el robo de
su Meg, diciéndoles que se encontraran con los Crowgard de Lakeside.

Los Cuervos que vivían y trabajaban en una de las granjas Terráneas se
reunieron con Jenni, quien sacó una de las fotos del enemigo de la bolsa de malla
para que todos los Crowgard pudieran estudiar la cara. Este enemigo permanecería
en caminos humanos, de modo que era donde los Cuervos debían buscar.

Los Cuervos volaron en pequeños grupos. Un Cuervo tomó la bolsa de malla
de Jenni con la foto y voló duramente para encontrarse con los Crowgard más abajo
en el camino, quienes estudiarían la cara del enemigo y les contarían a más
Cuervos, quienes se lo contarían a más Cuervos, quienes se lo contarían a más
Cuervos.

*****

Simon regresó corriendo a Aullidos, Buena Lectura. Después de entrar por la
puerta trasera, subió las escaleras a la oficina, donde tenía una muda de repuesto.
Después de cambiar a humano y vestirse, fue a la Oficina del Enlace.

No había nada que rastrear, ni olor que seguir para encontrar a Meg. Incapaz
de soportar estar cerca de los humanos, fue al Complejo Verde y se acostó en la
cama de ella por un tiempo, respirando su aroma. Como siempre, su olor lo
tranquilizó como para empezar a pensar más allá de la ira y el miedo.

465
Grabado en el hueso

Meg había soñado con tener sed. Había soñado con encontrar un cuerpo, o al
menos una mano fría. ¿Detalles de algo que había visto en las cartas proféticas? Tal
vez, antes de ser raptada, había hecho otra pregunta, había seleccionado más
cartas. Saltarín resultó herido y necesitaba ayuda, por lo que Simon no buscó cartas
una vez que los Lobos confirmaron que Meg había desaparecido.

Había visto dónde terminaba su viaje. Sólo necesitaba averiguar cómo
encontrar ese lugar específico. Cuando lo hiciera, también la encontraría.

Entró en la sala de clasificación y se detuvo, sin saber qué pensar cuando vio
a Merri Lee, Ruthie, Theral y el agente O'Sullivan ya de pie alrededor de un mapa
de la región Noreste que estaba extendido sobre la gran mesa de madera. Junto al
mapa estaba el cuaderno que Meg usaba para escribir las imágenes de las cartas
proféticas.

—Podría servirnos su opinión si se siente capaz —dijo O'Sullivan.

Simon se acercó a la mesa con reticencia. Había querido mirar las notas que
Meg hizo de la última visión; no quería tratar con ningún humano. Pero aquí
estaba parte de la manada humana olfateando por pistas.

Merri Lee tecleó el bloc de notas.
—Piedra sepulcral significa una tumba, pero no de Meg. No lo es. Es algo que
verá en un bosque en alguna parte.

—Lo cual me hizo preguntarme si habría algún asentamiento ignorado que
pudiera estar cerca de cualquiera de las carreteras actuales —dijo Ruthie, pasando
la mano por el mapa—. Un lugar pequeño de algunas décadas, en algún lugar que
podría haber tenido un cementerio antes. A estas alturas, las edificaciones podrían
haber desaparecido y la tierra podría estar arbolada, y las lápidas podrían estar
avejentadas hasta el punto de parecer piedras comunes.

—¿Los Terráneos tienen registros de lugares reclamados por el país salvaje
donde los humanos podrían haber estado? —preguntó O'Sullivan.

Simon meneó la cabeza.
—Si un lugar fue reclamado, bien pudo desaparecer, o los Terráneos
convirtieron los edificios en un asentamiento y le dieron a la zona un nombre

466
Grabado en el hueso

diferente. Pero Meg no vio una lápida o tumba en el sueño profético; vio un cuerpo
escondido debajo de algunas hojas.

Fue como si un árbol lleno de ardillas de repente aterrizara en la habitación.
Mucha charla de muy pocos cuerpos.

Él gruñó ante la manada femenina. Lo ignoraron y siguieron charlando, así
que gruñó más fuerte. Seguían haciéndole preguntas, preguntas y preguntas, pero
no dejaban de hablar lo suficiente para que él contestara.

—El señor Wolfgard tiene más información —dijo O'Sullivan.

Las charlatanas ardillas humanas se callaron y lo miraron fijamente. Eso lo
molestó tanto que quería morder a alguien, pero decidió aprovechar la
momentánea tranquilidad y les habló sobre el sueño de Meg.

—Una mano blanca —murmuró O'Sullivan—. No de Cyrus Montgomery,
entonces. Como miembro del Grupo de Trabajo de Investigación del Gobernador,
puedo movilizar a la policía en todas las ciudades del Noreste.

—¿Acaso el Gobernador no ha hecho eso ya? —Preguntó Ruthie.

—Sí, pero formar parte de la GTI significa que darán a todas mis peticiones o
de los otros agentes una máxima prioridad. —O'Sullivan miró a Simon—. ¿Meg
tuvo alguna sensación de si el cuerpo era de un adulto? ¿Masculino o femenino?

Simon trató de pensar. No podía recordarlo.

—Bueno, haré lo que pueda —dijo O'Sullivan.

Simon entendió lo que no se dijo: había muchos humanos desaparecidos en
estos días. Algunos habían desaparecido por elección, mientras que otros no
habían sobrevivido a la ira de los Antiguos. Muchos de esos cuerpos nunca serían
encontrados.

O'Sullivan se apresuró a regresar al consulado para hacer sus llamadas
telefónicas, dejando a Simon con la manada femenina.

467
Grabado en el hueso

—La encontraremos. —dijo Ruthie.

—¿No vio a nadie más en el sueño? —preguntó Merri Lee—. Entonces se
escapó de ese hombre.

Sola y sedienta y asustada. ¿Era eso mejor?
—¿Cuándo? ¿Dentro de un día? ¿Un mes? ¿Un año?

—¿Por qué no hace una hora? —preguntó Merri Lee—. Meg es inteligente.

Simon se retiró a ABL. Sí, Meg era inteligente y había escapado de un
humano malo una vez antes. Pero también sabía mejor que la manada femenina
cuántas "inteligentes" profetas de la sangre habían muerto en las últimas semanas
cuando ya no podían hacer frente al mundo exterior.

*****

El enojo de los Antiguos se agitó bajo la piel del mundo, haciendo temblar los
árboles grandes, asustando a las bandadas de pájaros en vuelo. La furia de los
Elementales era un olor en el aire, un gusto en todos los arroyos y riachuelos que
fluían en el Noreste.

Ese enojo, esa furia, se convirtió en un mensaje para todos los Terráneos.

La sangre dulce. La aulladora no-Lobo. La Chica Palo de escoba. Fue robada
de los Terráneos por un ser humano.

Encontrar al humano.

Pero más importante, encontrar a la no-Lobo.

*****

Jimmy retrocedió en lo que parecía una carretera de tierra de una granja sin
señal de tráfico o marcador en absoluto. Tomando una botella de agua, se dirigió a
la parte trasera del coche y abrió el baúl.

—¿Quieres agua, clinc-clinc?

468
Grabado en el hueso

—¡Mi nombre es Meg!

—Ahora cambió. ¿Sabes por qué? Porque ese es el sonido del dinero. —Abrió
la botella de agua y la inclinó para que el agua empezara a caer al suelo.

—¡Detente! — dijo Meg.

—Pídemelo amablemente. — Él vio el desafío en sus ojos. Bueno, podría
arreglarlo. Dejó caer la botella de agua, empujó su espalda en el baúl cuando trató
de escapar y sacó la navaja de su bolsillo. La sujetó con una mano, abrió la navaja y
la sostuvo sobre su rostro—. Si te me pones insolente, voy a cortar tu cara. Te
cortaré tanto que ya no parecerás humana y la gente huirá de ti, gritando. ¿Quieres
eso? ¿Quieres? ¡Respóndeme!

—N-no.

—Entonces haz lo que te digo. —Recordando la forma en que se convirtió en
un coño caliente después de decir la profecía, añadió—. Y tal vez te daré algo
agradable.

Sí, podía sacarla del baúl y ponerla en el asiento trasero durante unos
minutos. Tal vez incluso dejarla permanecer allí por un tiempo como una
recompensa.

Él agarró su brazo derecho, lo colocó en posición, e hizo otro corte a través de
las viejas cicatrices.
—¿Dónde voy a estar por delante de los policías? ¡Habla!

—Cuervos viendo caminos. Foto de Cyrus Montgomery. Cuervos mirando
coches. Llamando a la policía.

—¿Dónde? —gritó Jimmy. ¡Mierda! ¿Tenían una foto de él?—. ¿Dónde?

Ella suspiró, sus visiones fueron reveladas.

La levantó e hizo otro corte.
—¿Cómo evito a los jodidos pájaros?

469
Grabado en el hueso

Escuchó con dificultad, demasiado asustado para ser distraído por la lujuria
mientras hablaba de números de ruta y un nombre. Escuchó, miró su reloj de
pulsera.

—Mierda. —Tenía que moverse ahora mismo si él iba a permanecer por
delante de la búsqueda.

Cerró el baúl, volvió al coche y se alejó tan rápido como se atrevió. Tenía que
encontrar el restaurante en el borde del camino donde podía mezclarse. Si los
policías colocaban un obstáculo antes de llegar a él, no conocía nombres de ningún
lugar donde vivieran humanos por ahí, si es que había algún lugar. Pero tan seguro
como la mierda, la policía lo sabría. No había razón para pensar que ya sabían del
coche, así que sólo necesitaba encontrar un lugar para recuperar el aliento.
Necesario para adelantarse a los pájaros y los malditos policías.

Jimmy condujo, mirando por el espejo retrovisor, mirando a ambos lados,
mientras el sudor le rodeaba la cara y hacía que sus manos resbalaran sobre el
volante.

Tal vez los policías no eran lo peor de lo que lo buscaba.

*****

Las visiones de viejas profecías chocaron con las imágenes de los nuevos
cortes, produciendo cosas que parecían tan extrañas que la hacían marear. Los
relojes se derretían, goteando sobre los bordes de las mesas como helado en un día
de verano y Saltarín se comía todos los números que salían del reloj. Tocones de
árboles arrancaban las raíces del suelo para convertirse en piernas torcidas que
corrían a través de los bosques, mientras que de los mismos tocones brotaban
plumas negras en las copas y crecían enormes bocas con dientes hechos de sierras.
Justo antes de cerrar la mente, Meg vio una serie de imágenes que revelaron la
siguiente etapa del viaje. Entonces las rocas rodaron juntas para crear la forma de
un Lobo, y aullaron.

*****

470
Grabado en el hueso

—No necesito supervisión, Crispin. —Dijo Twyla mientras doblaba otro top
pequeño y lo ponía en la cama—. Ya he llenado una maleta.

—Procedimiento, mamá. —Repuso Monty sosteniendo una pluma y un
cuaderno pequeño—. Necesitamos inventariar todo lo que estamos guardando
para que nadie pueda reclamar después que alguien tomó sus posesiones.

Twyla se volvió hacia él.
—¿Crees que Frances va a hacer un lío por una camisa después de lo que pasó
hoy? Y si falta algo, uno de los Lobos puede venir aquí con ella y ayudarla a
encontrarlo.

—Ella no es la que hará un escándalo.

—No creo que Cyrus vaya a llamar y pedirnos a ninguno de nosotros que
entreguemos su ropa, ¿verdad? —Twyla examinó el armario y la cómoda. Se puso
de rodillas y una mano, levantó la sábana y la manta ligera, y comprobó debajo de
la cama—. Este lugar necesita una buena limpieza. La única cosa que la mujer
siempre trató de mantener limpio fue a ella misma, e incluso eso...

Monty ayudó a su madre a ponerse en pie.
—Ahora mismo este apartamento es parte de la investigación. Después...
Bueno, creo que Eva apreciará algo de ayuda para limpiarlo.

Puso su mano sobre la suya.
—¿Por qué estás aquí, Crispin? Uno de los oficiales jóvenes podría estar
haciendo esto. Deberías estar ahí fuera, ayudando al señor Simon a encontrar a esa
chica.

—Mi hermano secuestró a Meg. Mi sobrino creó la distracción que lo ayudó a
hacerlo. Si mi participación provee una escapatoria...

Ella le dio una bofetada en la mano.
—Te sientes culpable. Cyrus estaba aquí porque estamos aquí. No somos
responsables de lo que eligió hacer. ¿Pero que alguno de nosotros use a Cyrus
como excusa para no hacer lo que podemos ahora? —Ella negó con la cabeza—.
Cuando necesitabas ayuda con Lizzy, el señor Simon estaba a tu lado, te ayudó a
proteger a los tuyos. Ahora haz lo mismo por él, como policía y como hombre.

471
Grabado en el hueso

Monty la rodeó con los brazos y se quedó inmóvil durante un largo rato.
—Tienes razón, mamá. Tienes razón. —Él la soltó y retrocedió—. Dos de estas
maletas necesitan ir a la estación, así que esperaré hasta que tengas todo embalado.
Luego iré a la estación y veré qué puedo hacer para localizar a Jimmy.

La ropa de Clarence estaba en su mayoría en una pila en el suelo. Twyla cogió
un trozo, lo olisqueó, e hizo una mueca.
—Lo lavaré primero. A ver si puedes encontrar algo limpio para él ahora
mismo.

Monty encontró una camiseta que parecía haber sido atropellada por una
cortadora de césped, pero olía lo suficientemente limpia.
—¿La ropa hecha jirones es la nueva moda en Toland?

—Chicos. —dijo Twyla encogiéndose de hombros.

No estaba seguro de cómo interpretar eso, a pesar de haber sido un niño
también, Monty entró en la sala de estar para llamar al Capitán Burke mientras
Twyla entró en el otro dormitorio para hacer frente a la ropa de Sandee y sus
objetos personales.

—¿Tiene noticias? —preguntó Monty cuando Burke contestó el teléfono.

—Nada todavía, pero hemos eliminado todos los lugares de alquiler de
coches, por lo que el vehículo que conduce Cyrus fue robado o alquilado a un
ciudadano en privado.

—Aguja en un pajar.

—Los oficiales van a lugares alrededor de la universidad que podrían tener
tablones de anuncios para esas cosas.

—¿Algo que pueda hacer?

—¿Crispin? —preguntó Twyla.

—Suministrar toda la ayuda posible al Courtyard. —dijo Burke.

472
Grabado en el hueso

—¡Crispin!

—Capitán, me tengo que ir. — Monty terminó la llamada y se apresuró a
entrar en la habitación donde Twyla había estado empacando las cosas de Sandee
—. ¿Mamá?

Twyla le tendió un tarro de cristal lleno con una especie de crema blanca
dentro.
—Cuidado. Parece crema para la piel pero tiene un olor fuerte, como algo que
usaría para la limpieza. ¿Podría ser esto lo que hirió a la señorita Leetha?

Monty abrió el frasco y lo olió con cautela. Luego cerró el tarro. ¿Alguien
había desarrollado algo que no dañaría a un ser humano, pero sería tóxico para los
Sanguinati? ¿O la sustancia había sido dirigida a cualquier persona que viviera en
los apartamentos -especialmente las mujeres, que serían más propensas a usar una
crema hidratante- y Leetha había resultado herida por accidente?

—Tengo que tomar esto y ponerlo a prueba. —dijo. Miró el maquillaje, los
polvos y las lociones—. Voy a tomar todo esto como evidencia. No toques más, ¿de
acuerdo, mamá?

Twyla asintió.
—Voy a preparar la ropa.

Se dio cuenta de que no se ofreció a lavar nada para Sandee, ni para Jimmy.

Monty llamó a Vlad y le comentó sus sospechas sobre la crema para la piel y
sugirió que el sanador Sanguinati hablara con un médico en el Hospital Lakeside si
el sanador no tenía ninguna experiencia con el tratamiento de alguien que hubiera
ingerido un tóxico humano hecho sustancia. Luego llamó a Burke en caso de que la
sustancia estuviera destinada a dañar a cualquier humano que lo pusiera en su
piel. Finalmente llamó a Debany, ya que Kowalski escoltaba a Clarence desde el
hospital hasta la estación. El chico tenía puntadas en la espalda y los hombros por
las garras del Halcón, pero ella no lo había rastrillado tan profundamente como
pudo hacerlo, como lo habría hecho si hubiera sabido que Meg había sido
secuestrada.

473
Grabado en el hueso

—Oficial Debany, necesito bolsas de evidencia para el apartamento.

—Pero comprobamos todo. —protestó Debany.

—Se nos escapó algo.

*****

Jimmy se sentó al final del mostrador, a engullir una hamburguesa y patatas
fritas. Había encontrado el restaurante con el nombre que le dio la clinc-clinc.
Hasta ahora estaba por delante de los policías y los monstruos, y tenía la intención
de permanecer así.

Dos coches se detuvieron. Un joven y una mujer profundamente curtidos
salieron de un automóvil y tres adolescentes salieron del otro. Mientras entraban
en la cafetería, todos hablaban.

—Lo más raro que he visto —dijo uno de los adolescentes—. Mantenían el
ritmo de los coches.

—Fue espeluznante la manera que se mantuvieron intentando mirar en el
coche. — dijo la mujer.

—Desaceleré y me quité las gafas de sol —dijo su compañero—. Parecieron
estar bien con nosotros después de eso.

—Están buscando a alguien —dijo otro adolescente—. ¿Viste el bloqueo?
Vimos un par de coches que los policías detuvieron y revisaron. Creo que si no se
desacelera lo suficiente para que los Cuervos te miren, atraerán a la policía para
que de alguna manera bloquee el camino. Como si al no disminuir la velocidad,
tuvieras algo que ocultar.

Jimmy dejó caer la hamburguesa en el plato. Ya no le estaba sentado tan bien.

—Escuchamos en la radio que se estaban levantando barricadas en todas las
ciudades del Noreste —dijo la mujer. Luego se estremeció—. ¿Una cacería como
ésta? Alguien debe haber hecho algo realmente malo.

474
Grabado en el hueso

Los dos grupos se separaron cuando la camarera les mostró sus asientos. Pero
otros hombres que comían en el mostrador se volvieron a preguntarles sobre los
bloqueos y los Cuervos que estaban paseando por los coches.

Los hombres del mostrador sacudieron la cabeza y acordaron que este era un
mal lugar para estar si los Otros te buscaban. Los Cuervos y los Halcones se veían a
menudo alrededor de las paradas o de los lugares pequeños como este. Los
hombres que conducían camiones de reparto y hacían recorridos regulares por esta
ruta juraron que los Otros conocían sus camiones y sus caras. Ninguno los
molestaba. De hecho, era ventajoso cuando algunas de sus entregas se hacían a
pequeños pueblos que parecían humanos pero no lo eran.

Con el estómago ardiendo y el apetito desaparecido, Jimmy pagó por su
comida y aceptó la oferta de un recipiente para llevar porque dejar la comida le
daría a la camarera una razón para recordarle. Compró una pequeña botella de
agua y se dirigió al coche.

Tan pronto como abrió el baúl unos centímetros, la perra trató de empujar la
tapa un poco más.

—Vuelve a meter los dedos de mierda o te los aplasto con la tapa.

Sus dedos retrocedieron.

Metió la botella de agua en el maletero.
—Si te mojas antes de que te deje salir, estarás respirando el hedor.

Cerró el maletero, se puso detrás del volante y dejó caer el contenedor sobre
el asiento del pasajero. Luego se dirigió al sur. Había pasado por carreteras de
tierra sin señales que se cruzaban con los caminos pavimentados. Tomaría una de
ellas tan pronto como pudiera.

*****

Meg se esforzó por abrir la botella de agua. Después de que se abrió y logró
un par de sorbos, sintió el borde áspero de la tapa de plástico de rosca. Nada que
una persona normal pudiera considerar siquiera, pero podría ser lo
suficientemente afilada para cortar su tipo de piel.

475
Grabado en el hueso

Pero no todavía.

Volvió a tapar la botella. Probablemente tiraría el agua cuando se hiciera el
corte. No quería perderla, así que esperaría. Necesitaba esperar. Había visto lo
suficiente cuando Cyrus abrió el baúl para saber que no era el lugar adecuado para
escapar, aunque había oído voces y pensó que había otras personas alrededor.

Entonces el coche hizo un giro extraño y golpeó fuerte. Debido a que no
estaba preparada, sus dientes se cerraron bruscamente, atrapando el borde de su
lengua, el lugar que le había picado y zumbado un par de veces durante los
últimos días.

Meg tragó la sangre, tragó la agonía, tragó las palabras. Oyó la alarma de una
bocina de camión y vio el momento en que ella huía de Cyrus Montgomery.

*****

Douglas Burke entró en la sala de interrogatorios, dejó caer una carpeta sobre
la mesa y se sentó frente a Sandee Montgomery. La habían llevado al Hospital
Lakeside para recibir tratamiento tan pronto como Monty llamó acerca de la
sustancia en el frasco. A juzgar por la forma en que su pecho y hombros se veían,
pensó que el laboratorio que probaba venenos y sustancias tóxicas había
encontrado un guiso cáustico de productos químicos mezclados en esa crema para
la piel. Ella ni siquiera notó que algo estaba mal hasta que empezó a pasársele el
efecto de lo que había tomado, y se preguntó qué le habría pasado si no hubiera
salido de casa cuando los niños estaban peleando, si Leetha Sanguinati no se
hubiera lesionado por el contacto con su piel.

Tenía algunas ideas sobre por qué podría haber sido atacada, pero discutir
eso con el jefe de la estación tendría que esperar.

—¿Dónde está CJ? —preguntó Sandee.

—No está disponible. —respondió Burke, dándole su sonrisa feroz y cordial.

—Quiero un abogado.

476
Grabado en el hueso

—Ciertamente puede llamar a uno, aunque no está acusada de nada.

—Entonces, ¿por qué estoy aquí?

Burke se echó hacia atrás.
—¿A dónde puede ir?

—Al apartamento.

Sacudió la cabeza.
—Rompió la regla de los Terráneos de no-drogas y ha sido desalojada, con
efecto inmediato. Sus pertenencias estarán aquí en la estación hasta que decida qué
tren va a tomar mañana por la mañana. No hay muchas elecciones a primera hora
de la mañana, pero si sigue en Lakeside cuando el primer tren se marche, los
Sanguinati se reunirán y la cazarán. —Abrió la carpeta y puso una lista manuscrita
sobre la mesa, la giró para que ella pudiera leer—. Estas son las ciudades donde se
le permite reasentarse. Todavía estará en el Noreste, pero son todas pequeñas
ciudades. No Toland, no Hubb NE, no Shikago. Ciudades pequeñas y aisladas
donde todo el mundo conocerá sus asuntos antes de tener tiempo para
desempacar. Me imagino que algunas de esas ciudades tendrán necesidad de una
prostituta. Así es como se gana la vida, ¿no?

Sus ojos brillaron de rabia, y parecía tener ganas de rastrillarlo con sus largas
uñas.

—No tienes derecho a hablarme así. No tienes derecho a intentar sacarme de
la ciudad. ¿Qué pasa con mi marido, mis hijos?

—No soy yo quien la echa de la ciudad. De hecho, a los Otros les gustaría que
se quedara, aunque sólo fuera por la excusa de matarla lentamente. En cuanto a sus
hijos, Frances ha sido retirada de su hogar por su propia seguridad. ¿O no sabía
que su hijo estaba haciendo los primeros movimientos de proxenetismo con su
hermanita?

Ella lo sabía. Lo vio en sus ojos antes de mirar a la mesa.

—Clarence es cómplice del secuestro de una mujer joven, e irá a la cárcel.

477
Grabado en el hueso

—¿Qué? —El miedo, y una fuerte dosis de conmoción, llenaron su rostro.

—Cyrus Montgomery secuestró a una joven cerca del mediodía de hoy. Se las
arregló para salir de la ciudad con ella. Cada departamento de policía en cada
ciudad en el Noreste está ahora involucrado en la caza del hombre. Lo
encontraremos. La única pregunta será si Cyrus y Clarence serán acusados de
secuestro o de asesinato si la mujer no sobrevive.

Sandee se tambaleó.
—¿Qué? —La palabra fue apenas un sonido—. Clarence es un niño. Es sólo
un niño.

—Su crimen no es un error juvenil, Sandee. Sus acciones, como la suya,
fueron un ataque a los Terráneos. Ir a la cárcel es la única posibilidad que tiene de
sobrevivir. Los Otros no suelen matar a los niños, pero puedo decir sin ninguna
duda que Clarence no durará un día si lo liberamos.

La había destruido, finalmente había superado su implicación para que ella
entendiera lo malas que eran las cosas.

—Quiero hablar con CJ. —dijo Sandee.

—No.

—Twyla entonces. Quiero hablar con Twyla.

—No. —Burke sacó una fotografía del tarro sin etiqueta de crema para la piel
y lo puso sobre la mesa—. ¿Quiere decirme de dónde sacó esto?

—Jódete.

Se encogió de hombros.
—Lo estamos probando, junto con todas sus otras lociones, pero estoy
bastante seguro de que esto es lo que lesionó a la Sanguinati que la mordió. Así que
debe saber que, no importa dónde se reubique, los Sanguinati van a estar
observándola desde ahora en adelante. Conocerán a todo el mundo con quien
hable, a todos con los que duerma, cada compra que haga, legal o no. Y tarde o
temprano la matarán.

478
Grabado en el hueso

—¡Tienes que protegerme!

—Nadie va a iniciar un concurso de quien mea más lejos con los Terráneos
para protegerla, no cuando podría terminar con toda la ciudad siendo destruida.

—Nunca estaré a salvo. —susurró.

Burke se inclinó hacia adelante y tocó la fotografía.
—Hable. Dónde lo obtuvo, qué sabe sobre quién lo hace... porque es una
sentencia de muerte para la gente de esta ciudad, tal vez para la gente de cada
ciudad. Tendremos cadáveres apilados de un piso a otro en la morgue como lo
hicimos después de la tormenta del mes pasado. Si me dice dónde consiguió esto,
la arresto por posesión de drogas y puede ir a la cárcel por un tiempo. El tiempo
suficiente para que los Sanguinati la olviden. No estará libre, pero tendrá un lugar
para dormir y tres comidas al día, porque las cárceles tienen sus propias granjas y
cultivan la mayor parte de su propia comida, y se mantendrá con vida. Es un trato
mejor que el que tendrá afuera.

Al final, le dijo lo que quería saber, él la arrestó por drogas y la llevaron a ser
procesada.

Ya cansado y sabiendo que tenía un largo camino por recorrer antes de que
cualquiera de ellos pudiera respirar con facilidad -si es que podían hacerlo alguna
vez- Burke salió de la sala de interrogatorios y encontró al Comandante Louis
Gresh esperándolo.

—¿Oíste? —preguntó Burke, inclinando la cabeza para señalar la sala de
observación.

—A veces eres un bastardo —dijo Gresh en voz baja.

—Conseguí la información que necesitábamos, e hice el trato que le dará a
Sandee y a Clarence una oportunidad de vivir.

—¿Por qué?

479
Grabado en el hueso

Burke sacudió la cabeza. La llamada telefónica no había venido de Vladimir
Sanguinati; provino de Stavros, quien fuera el solucionador de problemas del
Courtyard de Toland, el que hacía desaparecer todo tipo de problemas. Y Stavros
fue muy tajante sobre cómo reaccionarían los Sanguinati si Burke no descubría
información sobre la nueva arma que los humanos desarrollaron para untar su
piel.

Gracias a los dioses no se refirió a ello como un arma contra los Sanguinati.
Era mezquino, personal y cruel, pero estaba seguro de que la investigación
confirmaría que Sandee Montgomery fue el objetivo previsto.

—Tengo trabajo que hacer. — Burke se movió más allá de Gresh y casi se
choco con Monty.

—Steve Barquero y Roger Czerneda están aquí —dijo Monty—. Tienen
información, algo que necesitamos pero no podemos mostrar a los Terráneos. Están
esperando en tu oficina.

Los tres hombres se apresuraron a la oficina, Burke a la cabeza.

Por los dioses, pensó Burke cuando vio sus rostros.

Roger Czerneda sacó un pedazo de papel del bolsillo de su camisa.
—Número de matrícula. Ya lo he enviado a las autoridades de las
comunidades Intuye que podrían estar en cualquier parte de la ruta.

—¿De dónde sacaste esto? —preguntó Monty.

Louis Gresh tomó el papel.
—Llamaré al departamento de vehículos y empezaré a buscar al propietario
del coche.

En cuanto Gresh salió por la puerta, Burke se volvió hacia Barquero.
—¿Qué más?

Barquero vaciló. Luego abrió un sobre de manila y sacó un trozo de papel,
pero no lo giró para que lo vieran.

480
Grabado en el hueso

—Los Intuye tenemos cabinas de comunicaciones cerca de la punta del Lago
Superior, una en la región del Medio Oeste y la otra en el Noreste. Están situadas lo
suficientemente cerca como para enviar mensajes de una región a otra a través de
radios de bandas ciudadanas. Un mensaje urgente llegó de Tolya Sanguinati, quien
lo recibió de Jackson Wolfgard.

Burke sintió que se le helaba la sangre. Un mensaje urgente de Jackson
Wolfgard significaba una cosa: la joven profeta de la sangre que vivía en Aguas
Dulces había visto algo.

—¿Entonces Esperanza vio la matrícula? —preguntó Burke.

—Y esto. — Barquero giró el papel, revelando el dibujo.

Monty se dejó caer contra el escritorio de Burke.

El dibujo de la visión de Esperanza era un mapa parcial que mostraba las
carreteras que salían de Lakeside. Sólo los caminos que discurrían hacia el sur y
hacia el este, y un camino más pronunciado que los otros, la carretera que Cyrus
Montgomery debió tomar.

El dibujo también mostraba la parte de atrás de un coche marrón, con la placa
de la matrícula claramente retratada. El maletero estaba parcialmente abierto. Meg
Corbyn miraba hacia fuera de ese espacio oscuro, sus brazos y ropa manchados de
sangre.

Pero fueron sus ojos los que enfriaron a Burke, porque no podía decir si esos
ojos blancos significaban que estaba viendo visiones o si significaban que estaba
muerta.

481
Grabado en el hueso

Capítulo 26

Thaisday, 23 de Messis

Necesitando gasolina, Jimmy encontró su camino de regreso a una carretera
pavimentada y condujo hasta llegar a un grupo de negocios, incluyendo una
gasolinera y un lugar llamado Almacén Miller. Se detuvo en una bomba de la
gasolinera y llenó el tanque. Había una pequeña cafetería, pero el puesto de
comercio podría tener comida y bebidas también, y la clinc-clinc debería sentirse
adecuadamente agradecida por algo de comida ahora. Entonces vio la forma en
que el viejo de la caja registradora lo miró y miró el coche cuando entró a pagar por
la gasolina.

¡Mierda! ¿Ya sabían los policías del coche? ¿Cómo se enteraron? El chico
dueño del coche se lo había alquilado durante el día y no habría llamado a la
policía aún, así que ¿cómo sabían lo que estaba manejando?

Miró fijamente al viejo, desafiándolo a fingir que tenía bolas suficientes para
enfrentar a un hombre años más joven y pesado por músculos, no por un vientre
de cerveza.

Habiendo intimidado suficientemente al viejo, Jimmy salió de la gasolinera,
sin mirar a los otros negocios. Pero estaba cabreado por no poder entrar en ese
puesto de comercio y recoger algunas cosas para el camino, cabreado por no poder
sentarse en el pequeño comedor por un tiempo.

No había llegado tan lejos de Lakeside como necesitaba. Pensó que tendría al
menos un día con CJ enviando consultas y mierdas a lugares como Shikago y
Hubbney. Pero todavía estaba en medio de los Lagos Finger, que no estaba en
ninguna parte, y tenía que encontrar un lugar donde él y la clinc-clinc pudieran ir a
un terreno cerca de un depósito de autobuses o una estación de tren para poder
descartar el coche. Si un vejestorio en una gasolinera de ninguna parte escuchó
algo que le hizo mirar el coche, entonces los policías iban a estar sobre cualquier
persona que manejara por cualquier camino que se alejara de Lakeside. Había

482
Grabado en el hueso

pensado que hablar de una persecución por la región era sólo la manera en que un
reportero publicaba una historia. Pero si todos los policías lo buscaban...

Tenía que conseguir cierta distancia de este lugar antes de que el vejestorio
decidiera que tenía bolas suficientes para llamar a la policía. Tenía que encontrar
un pedazo vacío de la carretera. Entonces él tendría algunas preguntas para la
perra en el maletero.

*****

Meg se movía entre las visiones que se entrecruzaban, resultado de profecías
enredadas. Incapaz de anticipar las sacudidas y los golpes, golpeó su brazo contra
algo en el baúl, y uno de los nuevos cortes se reabrió, sangre filtrada. Le mostró...
cosas.

Los cuerpos humanos se amontonaban en suelo agrietado, asados,
pudriéndose al sol.

Cuerpos hinchados lavados en tierra firme, un banquete para los cangrejos.

La tierra ardiendo, el cielo una nube de humo negro. ¿Cosas nuevas? ¿Cosas
viejas?

Las ciudades se ahogaban mientras la sangre goteaba de los grifos de agua.

Sentada en el fondo de un coche, abrazando a Simon.

Uña. Neumático. Un globo perdiendo aire.

Sam derribando su presa -un humano- mientras otro humano golpeaba a
Saltarín con un palo que tenía un gancho de metal en un extremo.

¿Cosas viejas? ¿Cosas nuevas? ¿Había contado al controlador Cyrus sobre
esas imágenes? ¿Había preguntado? No tenía que decírselo si no preguntaba. No se
lo diría si él no preguntaba.

Una lápida hecha de un montículo de hojas viejas.

483
Grabado en el hueso

¿Era eso pasado o futuro?

Ella era propiedad otra vez, una cosa otra vez. Débil. Indefensa.

No. Ella no era débil o indefensa. Vivía con Lobos, y podía correr rápido y
lejos. Había un lugar donde podía esconderse del controlador Cyrus. Seguiría las
imágenes y escaparía. Como lo hizo la última vez.

Entonces el coche desaceleró. Se detuvo. Y Meg tuvo un claro pensamiento
cuando Cyrus Montgomery abrió el baúl y la sacó: era el momento.

*****

Las emisoras de radio de todo el Noreste continuaron interrumpiendo la
programación con boletines especiales sobre la cacería en la región, de Cyrus
Montgomery, un hombre acusado de secuestrar a una joven de la ciudad de
Lakeside. La policía había emitido una descripción del hombre y el coche, incluido
el número de la matrícula. También dieron una descripción de la joven: pelo negro
corto, ojos grises, piel clara. Una cicatriz en el lado derecho de su mandíbula.

Incluso las estaciones de radio en las ciudades demasiado lejanas para estar
dentro de la zona objetivo estaban corriendo la historia, manteniendo a sus
ciudadanos informados de la peligrosa situación, no porque pensaran que este
hombre llegaría a su ciudad antes de que fuera capturado. No, estaban
manteniendo a los ciudadanos informados porque habían visto a los Halcones y
Águilas volando por los caminos, observando; habían visto a los Cuervos volar
bajo, intentando inspeccionar cualquier coche que llegara a la ciudad.

No sabían por qué esta mujer en particular era lo suficientemente importante
para este tipo de atención, pero sabían que si los Terráneos estaban involucrados en
la caza, había buenas razones para que los humanos tuvieran miedo.

*****

Meg no luchó cuando Cyrus la sacó del baúl. Sus piernas estaban demasiado
rígidas y se sentía un poco mareada. Falta de comida, pérdida de sangre. Ahora no
podía pensar en esas cosas. Tenía que concentrarse en el momento en que
escaparía.

484
Grabado en el hueso

—Olvidaste algunas cosas, perra —dijo Cyrus, pareciendo amenazante.

Meg mantuvo una mano en el coche. Sus piernas y pies hormigueaban y
quemaban, pero pensaba que era por la circulación y no por una profecía.
—Cuando las Casandras de sangre decimos profecías, no recordamos las
imágenes. Corresponde al oyente recordar.

Su mano se cerró en un puño.
—No fuiste clara.

—Tal vez deberías haber estado escuchando en lugar de jugar contigo mismo,
las palabras se le cayeron de la boca como si las hubiera ensayado...O leído en
alguna parte.

Cyrus le dirigió una sonrisa desagradable.
—No necesito jugar conmigo mismo cuando estás tan húmeda y caliente
después de cortarte.

¿Acaso él...?

Su coraje comenzó a agrietarse mientras recuerdos reprimidos amenazaban
con tirarla y abrumarla, pero no tenía tiempo para viejas heridas. Cyrus no sabía
mucho acerca de las profetas de la sangre, y esa falta de conocimiento era un arma.

—Si me usaste para el sexo, entonces es tu culpa que no estés obteniendo
profecías exactas.

—¿De qué estás hablando?

—No nos usan para el sexo. —mintió Meg—. Nunca. Diluye la exactitud de
las profecías. Ser usada de esa manera puede disminuir la precisión de la profecía
en un cincuenta por ciento durante varios días.

—Si no ves las cosas bien, no es por mí. —Cyrus la miró—. ¿Has estado
haciendo la porquería con ese Lobo? —se acercó—. ¿Es por eso que me estás
diciendo cosas que están mal?

485
Grabado en el hueso

—No recuerdo la mayor parte de lo que veo, pero recuerdo una cosa, Cyrus
Montgomery. Los Cuervos se van a comer tus ojos.

Las imágenes chocaron por un momento, y ella sintió un golpe antes de que
su mano se conectara con su cara, así que ella ya se había apartado chocando
contra el coche.

Ella levantó la vista y vio el camión de carga. Alrededor de la mitad del
tamaño de un tractor-remolque, podía manejar por las carreteras que atravesaban
el país salvaje hacia pequeñas comunidades humanas que necesitaban suministros.
No era un camión enorme, pero era lo suficientemente grande.

La mirada aguda en la cara del conductor. La ráfaga de advertencia de la
bocina.

Meg se tiró delante del camión y evitó ser golpeada por la longitud de un
dedo. Corrió al otro lado de la carretera, corrió por el borde de la hierba y
desapareció entre los árboles, siguiendo el sendero de caza que había visto en las
visiones. Corría con fuerza, no era una presa de juego perseguida por amigos que
la golpeaban suavemente, la lamían y reían un poco ante la jadeante humana. Esta
vez el depredador era real.

Oyó a Cyrus gritar, jurando, buscando. Pero era pequeña y no llevaba ropa
brillante, y el sendero se bifurcaba. Tomó el sendero de la derecha y siguió
corriendo.

*****

—¡Vuelve aquí, perra! ¡Vuelve ahora mismo o te golpearé!

Después de una búsqueda infructuosa de varios minutos, Cyrus regresó al
borde y cruzó la carretera hasta el coche. No tenía tiempo para esta mierda. El
camión no se detuvo después de que la perra salió corriendo por el camino, pero
tuvo la impresión de que el conductor estaba buscando una radio o un teléfono
móvil, iba a contarle a alguien sobre el coche y la chica.

486
Grabado en el hueso

Tenía que moverse, tenía que salir de aquí. El hecho de que el camión no se
hubiera detenido, no significaba que no llegaría al primer lugar de la carretera
donde había otras personas.

Iba a dar vuelta atrás; eso es lo que haría. De esa manera no terminaría detrás
del camión y del hombre que había visto a la perra. Sí, él retrocedería, tal vez se
detendría en una de esas pequeñas ciudades en los Lagos Finger el tiempo
suficiente para recoger lejía o alguna otra mierda que borrara la sangre en el baúl.
Entonces, incluso si los policías lo encontraban, ¿qué podrían probar? Había
alquilado un coche, todo legal y sobre la mesa y se había ido a dar una vuelta.
Estaba regresando a Lakeside para devolver el auto. ¿Qué era todo ese alboroto?
No podían probar que la perra había estado con él. Si se había marchado, ¿qué
tenía que ver con él?

Jimmy giró el coche y se dirigió hacia el camino por el que había llegado, y no
notó que el neumático trasero derecho rápidamente se estaba poniendo blando.

*****

—¡Simon!

Ante el sonido de la voz de Greg O'Sullivan, Simon dejó caer los libros que
había estado moviendo de la mesa de exhibición para tener algo que hacer.

O'Sullivan irrumpió en el área frontal de Aullidos, Buena Lectura.
—El coche ha sido descubierto.

Simon echó un vistazo a Vlad, que estaba trabajando detrás del mostrador de
la caja y luego se concentró en el agente de la GTI.

—¿Meg?

El agente de la GTI negó con la cabeza.
—No. —Él sacó su teléfono móvil y miró el número de la persona que
llamaba—. Es Burke. ¿Sí, Capitán? ¿Ellos estaban? ¿Dónde?

Simon se acercó a O'Sullivan, tratando de oír.

487
Grabado en el hueso

—Estaré listo. —O'Sullivan colgó—. Un conductor de camión informó haber
visto a un hombre y una mujer discutiendo al lado de la carretera. La descripción
general de la mujer coincide con la de Meg, y estaba en el mismo camino que el
primer informe del coche. Policías de las comunidades más cercanas a esos lugares
están en las carreteras en este momento, buscando el coche. Burke me pasará a
buscar. El Teniente Montgomery y el Oficial Kowalski nos seguirán en un segundo
automóvil. Nos dirigimos a la última ubicación conocida. —Vaciló—. El camionero
pensó que la mujer corría hacia el bosque. Podemos hacer arreglos para que un par
de oficiales con perros de búsqueda y rescate nos encuentren allí si prefieren
esperar...

—Los Wolfgard pueden encontrar a Meg mejor que un perro. —gruñó Simon.

O'Sullivan parecía aliviado, lo que hizo que Simon se sintiera más indulgente
con sus sugerencias de perros en primer lugar.

—Estaré listo cuando Burke llegue. —Subió corriendo a la oficina, se
desnudó, metió la ropa en una bolsa de viaje y luego cambió. Arrastró la bolsa de
viaje hasta las escaleras, luego la empujó para que rodara hasta el rellano. Otro
empujón terminó con la bolsa en el piso de la sala de almacén.

O'Sullivan llegó a la puerta trasera de ABL llevando una mochila.
—Agua y comida. La policía ya tiene kits de primeros auxilios en sus
vehículos. —Abrió la puerta trasera justo cuando el sedán negro de Burke subía
por el acceso.

Cuando cruzaron la zona detrás de las tiendas y llegaron a la parte trasera de
la Oficina del Enlace, Burke había dado vuelta al coche. Salió del mismo, abrió la
puerta trasera y el maletero, luego levantó un dedo para indicar que esperara un
momento. Caminó por el camino de acceso.

Simon se sentó en la parte trasera del coche, con cuidado de no saltar y
golpearse la cabeza en el marco de la puerta. Dejó caer la bolsa de viaje con su ropa
en el suelo detrás del asiento de Burke, y luego se estiró en el asiento trasero.

«¿Simon?» llamó Blair. «Nathan y yo vamos contigo para encontrar a Meg.
Montaremos con Montgomery y Kowalski.»

488
Grabado en el hueso

«Voy a montar con Burke» respondió él. «Habrá suficiente espacio en la parte
de atrás para mí y Meg.»

Su corazón latía con fuerza. Su cuerpo temblaba de ansiedad y anticipación.

Los humanos habían encontrado el coche. Los Wolfgard encontrarían a su
Meg.

*****

—Entonces —dijo secamente Burke—, ¿en lugar de un Lobo para ayudarnos a
seguir el rastro, tenemos tres?

Monty asintió con la cabeza.
—Blair y Nathan rascaron las puertas traseras tan pronto como Kowalski
entró en el área de entrega. No sé qué saben, excepto que la policía encontró algo y
van con nosotros.

—Pueden rastrear tan bien como los perros —dijo O'Sullivan—. Y si tenemos
que dejar el camino y el derecho de paso por cualquier razón, los Lobos pueden
facilitar el camino, ¿no?

—¿Cuánto le dijiste a Simon? —preguntó Burke.

—Que el coche fue visto, dándonos un punto de partida para la búsqueda —
respondió O'Sullivan—. Y que la mujer corrió hacia el bosque.

Monty tenía el estómago revuelto.
—¿No le hablaste de la sangre que el camionero vio en su ropa? —Jimmy
había cortado a Meg. Por supuesto que sí. No se resistiría a la oportunidad de
escuchar predicciones sobre su futuro o cómo adquirir dinero fácil. ¿No era ésa la
razón por la que la había secuestrado en primer lugar? Él la obligaría a ayudarlo a
evitar la captura. Entonces, ¿por qué alguien había visto el coche tan rápido? ¿Fue
una distracción?

—No hay razón para mencionarlo todavía —dijo Burke—, o para contarle a
cualquiera de los Lobos sobre el dibujo visión de Esperanza Wolfsong.

489
Grabado en el hueso

—Simon puede pensar que estamos siendo deshonestos. —dijo Monty en voz
baja.

—Cuando Meg Corbyn fue vista por última vez, estaba viva y lo
suficientemente bien como para escapar de Cyrus. —Replicó Burke—. Por ahora
nos quedamos con eso. Además, tienes dos Lobos grandes llenando el asiento
trasero de ese patrullero. ¿Realmente los quieres más molestos de lo que ya están?

Monty sacudió la cabeza.

Burke esperó un rato.
—Teniente, puedo asignar a alguien más para esto.

—No señor. Soy el líder del equipo que se ocupa del Courtyard. Así que me
ocuparé de esto.

Monty regresó al patrullero. Cuando Kowalski se detuvo para dejar que
Burke tomara la delantera, Monty rezó a todos los dioses que él podría nombrar
para que Jimmy no hubiera hecho ningún daño serio a Meg Corbyn. Y si Jimmy lo
hubiera hecho, rezó para que su hermano tuviera suficiente sentido de rendirse
para no tener que ser el que colocara una bala entre los ojos de Jimmy.

*****

Meg corrió y corrió, siguiendo caminos que se desdibujaban o se volvían
demasiado enfocados. Cyrus la había cortado a través de las cicatrices de viejas
profecías, y había hecho los nuevos cortes demasiado juntos. Las profecías no eran
distintas por eso. Las imágenes sangraban una en otra. Peor aún, seguía viendo
imágenes superpuestas, y no podía decir lo que era real y lo que era parte de una
visión. Podía caerse de un acantilado porque pensaba que estaba caminando por
un camino.

Pero tenía que correr, no importaba lo que creyera ver, tenía que encontrar el
lugar correcto.

Finalmente desaceleró para caminar, se secó la mano izquierda en su camisa
para quitar la pegajosidad. Como se sintió pegajosa de nuevo un momento
después, finalmente miró la sangre que brotaba de un corte.

490
Grabado en el hueso

¿Cómo había sucedido eso? ¿Cuándo había ocurrido eso?

Siguió caminando. Necesitaba agua. Necesitaba averiguar cuáles de las
visiones que había estado viendo desde hacía poco eran las que la ayudarían.

Preocupada por sus pensamientos y por un camino que era o no real, dio un
paso y se balanceó cuando su pie flotó en el aire antes de caerse precipitadamente
por una pendiente en una pequeña cuenca de tierra.

Su pie atrapó algo debajo de las hojas, impulsándola hacia adelante.
Estirándose hacia adelante, sus manos golpearon algo y se deslizó a lo largo de su
longitud cuando cayó.

Meg miró la manga de la chaqueta. Sintió la fría mano blanca y gritó.

*****

Jimmy juró y pateó el coche. Jodido pedazo de mierda. ¿Qué mierda se
suponía que iba a hacer ahí con un neumático desinflado?

Esa perra lo sabía. Ella supo. Debería haberla ablandado, enseñarle quién era
el jefe. Si lo hubiera hecho, podría haberse detenido en ese puesto comercial y
haber comprado algo de comida y agua. No estaría parado ahí sin nada si no
hubiera sido una perra.

De repente dejó de jurar, dejó de hacer ruido y escuchó un extraño silencio
que casi podía sentir contra su piel.

El estallido lo golpeó enderezándolo, lo levantó tan alto que voló por el aire y
vio una cuerda extraña desenrollarse de su cinturón antes de que cayera al suelo en
el borde de la hierba. Cuando trató de sentarse, vio las rodajas en su torso que
fueron hechas por grandes garras lo suficientemente afiladas como para cortar el
vidrio.

Mientras estaba allí, incapaz de moverse, el aire brillaba a su alrededor y se
convertía en formas tan viejas que sólo eran recordadas en pesadillas.

491
Grabado en el hueso

*****

Algo estaba mal con su tobillo, lo suficientemente mal como para no poder
caminar, ni siquiera podía soportar su peso lo suficiente para pararse.

Meg se alejó un poco más de la fría mano blanca. Luego miró a su alrededor.

Esta era. Este era el final de la profecía. Había encontrado la tumba en el
bosque, la lápida de hojas viejas.

Estaba fresco y oscuro bajo los árboles, pero no tenía frío. Sería de noche antes
de que la temperatura bajara lo suficiente para que sintiera frío. Pero estaba
hambrienta, cansada y muy sedienta.

Y sola.

Pero ella era parte de la manada Wolfgard de Lakeside. Sólo porque estaba
sola, no se convertiría en una humana quejumbrosa. Ella podía...

—¡Arroo! Arroo! —Estoy aquí. Estoy aquí, Simon. Ven a buscarme—. ¡Ar-r-
rooo! —Por favor, encuéntrame.

Después, después de todo, se convirtió en una humana quejumbrosa.

*****

Un sonido extraño. Familiar pero no. Y nada hecho por uno de ellos.

Sus parientes, cerca del lago Etu, habían enviado un llamado a todos los que
podían oírlos: Encontrar a la sangre dulce, la aulladora no-Lobo, la hembra
llamada Chica Palo de escoba.

¿Podría este sonido venir de lo que buscaban?

Mientras avanzaban hacia el sonido, sus pasos llenaron la tierra de un extraño
silencio.

*****

492
Grabado en el hueso

O'Sullivan contestó una llamada, habló en voz baja por un minuto, luego
colgó.
—La policía local encontró el coche.

—¿Estamos en el camino correcto? —Preguntó Burke, su voz neutral.

O'Sullivan asintió con la cabeza. Después de un minuto de frágil silencio,
añadió suavemente:
—Piensan que encontraron a Cyrus Montgomery.

Burke no preguntó qué significaba eso. Ya lo sabía.

493
Grabado en el hueso

Capítulo 27

Thaisday, 23 de Messis

Sacudida de un sueño ligero, Meg trató de frotar las lagañas de las esquinas
de sus ojos sin tocar la suciedad. ¿Había oído realmente sirenas? El sonido venía de
lejos, pero aún así significaba que, quizás, no estaba tan lejos de un camino que era
patrullado.

Por supuesto, el no ser capaz de caminar implicaba que el "no tan lejos" era
demasiado lejos.

Volvió a mirar a su alrededor. Tal vez había una rama caída que pudiera usar
como una muleta. O algo al alcance de la mano con lo que podría rodear el tobillo
lesionado.

Miró por todos lados, excepto en el cuerpo que estaba a un par de pies de
distancia de ella.

*****

Burke se detuvo en el lado izquierdo a unos metros frente al coche marrón y
el patrullero aparcado detrás de él. El oficial que se apoyaba en el costado del
patrullero llevaba las insignias de capitán y tenía una mirada que Burke reconocía,
dura, experimentada y con suficiente conocimiento de lo que sin duda los miraba
desde el bosque, como para apreciar el peligro en el que estaban en ese momento.

—Señor Wolfgard... —Burke no se molestó en decir más, porque Simon ya
estaba luchando para salir del coche, cambiando sus patas delanteras lo suficiente
como para tener dedos que pudieran tirar de la manija de la puerta y gruñendo de
frustración cuando la puerta no se abrió.

494
Grabado en el hueso

Burke abrió las cerraduras de las puertas. En el momento en que Simon
estuvo fuera y ya no se interesaba en ellos, Burke dijo en voz baja a O'Sullivan:
—Haz lo que puedas para mantener a Monty aquí en la carretera. —Luego se
apartó del coche y miró de nuevo al patrullero de Lakeside.

Kowalski no se molestó en acercarse a la carretera. Con dos Lobos
volviéndose locos en el asiento trasero, sólo detuvo el coche, saltó y abrió una
puerta para ellos.

Nathan y Blair se apresuraron a unirse a Simon, que estaba ocupado
husmeando alrededor del coche marrón. Mientras el Capitán de la policía local
observaba, sin atreverse a acercarse o retroceder, obtuvieron las puertas abiertas y
sus grandes cuerpos estirados a través de los asientos. Olfatearon todo, tratando de
encontrar el olor que buscaban.

Simon se agarró al baúl, dejando arañazos en la pintura hasta que Kowalski se
apresuró a abrir el baúl. De repente, los tres Lobos empujaban la cabeza y los
hombros hacia el baúl, olisqueando y olisqueando antes de que salieran del coche y
se extendieran por el camino.

Y ni siquiera uno de ellos miró hacia lo que había en el centro de un cuadrado
rodeado de cintas amarillas de escena del crimen y altas estacas de jardín.

Burke levantó una mano y caminó hacia el otro Capitán. Cuando pasó junto al
coche marrón, vio a otro oficial de policía buscando en la hierba entre la cinta y los
árboles.

—¿Capitán Miller?

El oficial asintió con la cabeza.
—¿Burke?

Burke asintió a su vez, luego miró los dos objetos que habían sido colocados
en un montón de ropa destrozada.

—¿Jimmy? — La voz de Montgomery.

—¡Teniente! —gritó Kowalski.

495
Grabado en el hueso

Burke no dudó. Con su cuerpo bloqueó a Monty, empujándolo hacia atrás
mientras Kowalski y O'Sullivan agarraban los brazos de Monty.

—¡Jimmy!

Oyendo la angustia en la voz de Monty, Burke sintió lástima por el hombre.
Monty debió considerar la posibilidad de que no encontraran a Cyrus vivo, pero
nada pudo haberlo preparado para ver esto.

—Monty, me ocuparé de esto. —Dijo Burke—. Espera en el coche. ¿Me oye,
Teniente?

Un momento en blanco. Entonces Monty respiró hondo y dijo:
—Sí, señor.

Burke miró a O'Sullivan, quien asintió con la cabeza y dijo:
—Vamos, Monty.

Observó a Kowalski, que observaba a los Lobos y frunció el ceño. Luego se
volvió hacia el Capitán Miller.

—¿Tu Teniente conocía a este hombre? —preguntó Miller.

—Su hermano.

Miller palideció.
—Dioses encima y por debajo. Siento que tuviera que ver esto.

Entró en la hierba hasta que se puso de pie junto a la cinta de la escena del
crimen y pudo echar un vistazo a lo que los residentes invisibles del país salvaje
dejaron atrás.

Había visto esto un par de veces, cuando le asignaron aldeas humanas en el
país salvaje, pero en esos casos, dejaron lo suficiente del cuerpo para que el médico
forense hiciera una autopsia y realizara algunas pruebas. Cuando llegaron los
resultados, recordó haber visto a policías duros y experimentados vomitar cuando
aprendieron ese detalle en particular sobre la forma de justicia de los Otros.

496
Grabado en el hueso

Y recordó qué acción humana desencadenó este grado de salvajismo.

—¿Cuál es tu procedimiento cuando sucede esto? —preguntó a Miller.

—No tenemos uno. —Dijo Miller—. Aquí afuera, o encontramos a la persona
viva o no la encontramos en absoluto. A menos que la persona haya sido asesinada
por otro humano. Hemos tenido vertederos de cuerpo a lo largo de este camino a
través de los años. Disputas domésticas que se volvieron mortales la mayor parte
del tiempo. Cuando eso sucedía, por lo general encontramos a la mujer... y el coche.
Rara vez encontramos al hombre. Ni siquiera esto.

—Esto no era doméstico. —Dijo Burke, confirmando lo que Miller había oído
acerca de la cacería—. Esto fue un secuestro. —Mientras señalaba un objeto que
yacía sobre la ropa destrozada, se ahogó ante el creciente temor de que llegaron
demasiado tarde—. La navaja plegable de plata pertenecía a la joven.

—¿Es una de esas chicas?

El asintió.

Miller miró hacia el camino y a los Lobos que habían vuelto al coche marrón,
olfateando y buscando antes de que se dirigieran por el camino en la dirección
opuesta.

—¿Sus amigos? —preguntó Miller.

Burke asintió de nuevo.

—No encontramos nada que indicara que hubiera otra persona aquí. —
Demasiado conocimiento en los ojos de Miller—. Estamos a unos pocos kilómetros
al oeste de donde el conductor del camión aseguró haber visto a una mujer joven y
a este coche. Puede que haya tenido la suerte de alejarse de su secuestrador, pero se
necesita más que suerte para alejarse de ellos.

Él lo sabía. Meg Corbyn tenía una mejor oportunidad de sobrevivir en el país
salvaje que cualquier persona que hubiera conocido, si es que no estaba teniendo
un episodio psicótico debido a los cortes que Cyrus Montgomery le hizo.

497
Grabado en el hueso

—¿Alguien buscó en la zona donde la vio el conductor? —preguntó Burke.

—No lo sé. Eso está más allá de mi jurisdicción. Llamé al Capitán que maneja
esa parte de la carretera. Ahora podría haber buscadores allí...

—O todavía podría estar esperando el permiso para enviar a los hombres al
país salvaje. —No siempre era una cosa fácil de recibir y nunca una garantía de
seguridad para los humanos que entraban. Comprendió la precaución de un líder.
También sabía que habría entrado sin permiso, llevándose consigo cualquier ayuda
que se le ofreciera.

Vio a Kowalski caminando lentamente hacia ellos y se volvió hacia Miller.
—¿Puedes conseguirme la posición exacta?

El conductor del camión que llamó había incluido el número en el poste más
cercano. Podría iniciar su propia búsqueda lo suficientemente cerca de la última
posición conocida de Meg para que los Lobos recogieran su olor.

—¿No...? —Miller notó a Kowalski y asintió con la cabeza—. Lo haré. —Y se
alejó.

Kowalski se acercó a Burke y se quedó mirando el segundo objeto que había
puesto sobre la ropa destrozada: la mandíbula inferior de Cyrus Montgomery.

—Los Lobos no pueden encontrar el olor de Meg —dijo Kowalski—. Donde
quiera que esté, no dejó el coche por aquí. Nadie está cambiando a la forma
humana para hablar conmigo, pero mi impresión es que no encontraron su olor en
el coche; sólo en el maletero. —Vaciló—. Capitán, hay sangre en el maletero. No
creo que sea suficiente para poner en peligro la vida, al menos para cualquiera de
nosotros, pero me pareció más de lo habitual para uno de los cortes de Meg.

Eso era inquietante pero no sorprendente. Muy pocas personas sabrían cómo
cortar adecuadamente a una Casandra de sangre para evitar que sufriera
problemas físicos o mentales, y Cyrus Montgomery no era uno de ellos. Incluso si
lo hubiera sabido, Burke dudaba de que Cyrus se hubiera preocupado.

498
Grabado en el hueso

—Los Lobos no se dan cuenta de que estamos a kilómetros del lugar donde
Meg escapó de Cyrus. Sube y diles así entenderán por qué no pueden recoger su
olor. Tan pronto como el Capitán Miller confirme la localización, tú y el Teniente
embarquen a los Lobos y vayan allí para comenzar la búsqueda.

—Sí, señor. —Kowalski no se movió, sólo miró la mandíbula.

—No haga la pregunta si no quiere la respuesta oficial —dijo Burke en voz
baja.

Monty tenía una arraigada cortesía y coraje que había abierto una puerta,
permitiendo que algunos humanos se comunicaran con los Terráneos. Karl
Kowalski tenía el valor de ver la verdad sobre lo que estaba al otro lado de esa
puerta y aún así caminar a través de ella.

¿Pero tenía suficiente valor?

—¿Estaba muerto cuando le arrancaron la mandíbula? —preguntó Kowalski.

Burke respiró hondo y exhaló.
—No.

*****

Tan sedienta. Y asustada de que Simon no la encontrara. Los Terráneos no
eran las únicas cosas salvajes aquí. Y a diferencia de los Terráneos que sabían que
no era presa, otras cosas salvajes podrían decidir que ella parecía, y olía, muy
sabrosa.

No podía correr. Incluso si ambas piernas funcionaran, nunca superaría a los
depredadores que estaban acostumbrados a perseguir sus cenas.

No le quedaba mucha fuerza ni coraje, pero tenía suficiente para un poco más
de desafío.

—¡Arroo! —Gritó Meg—. ¡Arroo!

Estoy aquí. ¡Estoy aquí!

499
Grabado en el hueso

Entonces notó el extraño silencio.

*****

Rodearon la pequeña cuenca de tierra, tratando de decidir lo que estaban
viendo.

Parecía humana pero no olía a humana. No olía a presa. Olía... intrigante.

—¡Arroo! —gritó—. ¡Arroo!

Pequeña voz. Aullido de cachorro. Toda hinchada y desafiante.

Y herida. La pierna trasera no funcionaba bien.

—¡Arroo! —Gritó de nuevo—. ¡Arroo!

Pequeña voz. Aullido de cachorro. Pero valiente al desafiarlos, en advertirles.

¿Sería la aulladora no-Lobo?

Rodearon la pequeña cuenca de tierra y consideraron los mensajes que habían
ondulado bajo la piel del mundo, que fueron un olor en el aire y un sabor en el
agua.

No era un Lobo, no era presa, y era una aulladora.

Los Cuervos les dijeron que había Lobos en su territorio, buscando en el
camino. ¿La no-Lobo aullaba por su pareja? Pequeño aullido. No se escucharía.

Uno de ellos se quedó cuidando a la no-Lobo. Los otros se movieron
silenciosamente a lo largo de los senderos de caza, viajando lo suficiente para
asegurarse de que serían escuchados.

Entonces uno de ellos aulló.

*****

500
Grabado en el hueso

Simon se tambaleó en medio de la carretera y dejó de moverse.

¿Meg se había ido? ¿Realmente desapareció?

Se suponía que debía encontrarla. Se suponía que debía haber un sendero
para que lo siguiera.

Pero el olor de Meg no estaba en el camino o en la hierba, no estaba en
ninguna parte excepto en el maletero del coche. Sin su olor, no sabía dónde había
dejado a ese Cyrus.

No tenía forma de encontrarla.

Alzando su hocico, Simon aulló la Canción del Dolor, seguido por Blair y
Nathan.

Luego dejó de aullar cuando se le ocurrió una idea. Nada de lo que Meg había
visto indicaba que la perdería para siempre. Se había escapado de ese Cyrus y
corrió hacia el país salvaje donde un humano no podía seguirla. Correría hasta
encontrar el lugar en el bosque que tenía la tumba y la mano fría, el lugar que
había visto en el sueño profético. Ella llegaría allí y lo esperaría. Así que su Meg no
se había ido; estaba perdida hasta que la encontrara.

Si los humanos no podían ayudarlo a encontrar a Meg, los Terráneos que
vivía aquí podrían... y lo harían.

Cuando volvió a aullar, fue la Canción de la batalla. Y fue contestada.

*****

Monty se apoyó en el patrullero, parpadeando las lágrimas mientras
escuchaba el aullido de Simon.

Jimmy le hizo esto a Simon, a todos ellos. Sólo otro plan que podría tener
consecuencias para todos menos Jimmy. Excepto que esta vez había calculado mal
y pagó caro. ¿Les dolería a su esposa e hijos, o se sentirían aliviados de que no
regresara?

501
Grabado en el hueso

Dioses, qué cosa para preguntarse de un hermano.

Monty se secó las lágrimas. Este no era el momento para que él se
entristeciera o asombrara. Meg Corbyn seguía allí, en alguna parte.

Se alejó del coche y notó cómo O'Sullivan se volvió inmediatamente hacia él.
El agente de la GTI no necesitaba preocuparse; él no iba a tratar de ver lo que había
quedado dentro de la cinta de la escena del crimen. No otra vez.

Kowalski se apresuró a unirse a él.

—¿Cuál es nuestra situación? —preguntó, tomando nota del lenguaje
corporal de los Lobos cuando Nathan y Blair se unieron a Simon, aullando: la
derrota.

—El Capitán Miller me dio la ubicación exacta donde Meg se escapó de
Cyrus —dijo Kowalski—. Parece que algunos hombres comenzaron en ese punto y
buscaron a lo largo del borde del bosque durante un par de millas en ambas
direcciones. Hasta ahora no ha habido ninguna señal de ella.

—¿Hasta qué distancia podría llegar?

Kowalski resopló.
—Nunca ha jugado a la caza con los Lobos Teniente. Sin lesiones, creo que
Meg podría cubrir una cierta distancia.

Y si esa distancia la metía más profundamente en el país salvaje, no tenían
ninguna posibilidad de encontrarla porque no había misericordia en el país salvaje,
ni seguridad en la oscuridad, incluso cuando la oscuridad era la sombra y las
sombras de los bosques. Los hombres que patrullaban estos caminos sabían eso, y
mientras un comandante podía arriesgar a sus hombres si tenían una ubicación
sólida y estaban entrando para rescatar a alguien, nadie mandaría a hombres para
buscar un cuerpo.

Simon volvió a aullar, pero ahora sonaba diferente.

—Teniente, tengo que decírselo a los Lobos...

502
Grabado en el hueso

¡ARROOOOO!

Los Lobos se congelaron. Burke y los oficiales de policía locales se fueron a la
carretera.

¡ARROOOOO!

Basado en la voz profunda, lo que fuera que estuviera ahí era enorme.

—¡Arroo! —Respondió Simon—. ¡Arrrrrooooo! —Se volvió hacia el este,
pasándolos al correr, mientras se dirigía por el camino en dirección al aullido. Blair
lo siguió.

—¡Nathan, espera! —dijo Monty cuando el otro ejecutor empezó a seguir a
Simon—. ¿Qué pasa?

El Lobo se erizó de impaciencia, pero Nathan cambió a una forma en su
mayoría humana.
—Los Antiguos encontraron algo.

—¿Meg?

—No están seguros. Podría ser la no-Lobo. —Volvió a cambiar a Lobo.

—Espera. —Monty levantó una mano—. Vamos contigo hasta donde
podamos.

Nathan gruñó. No fue un sonido acogedor.

—Tenemos agua —dijo Kowalski—. Y comida. Y un botiquín de primeros
auxilios. Cuando encuentren a Meg, necesitará todas esas cosas. Será más fácil
llevarlos en el coche.

Nathan dejó de gruñir. Monty decidió que era el mayor acuerdo que tendrían.
Al parecer Kowalski pensó lo mismo porque estaba al volante del patrullero en
cuestión de segundos.

503
Grabado en el hueso

Monty abrió la puerta del pasajero, luego se detuvo y miró a Burke.

—Vayan. —Dijo Burke—. O'Sullivan y yo nos ocuparemos de las cosas aquí.
Buena suerte, Teniente.

Monty entró en el asiento del pasajero. Kowalski hizo girar el coche antes de
que Monty cerrara la puerta.

*****

Los Lobos corrieron, y el patrullero se mantuvo lo suficientemente cerca
como para verlos pero lo suficientemente atrás para maniobrar alrededor de algo
inesperado.

Entonces Simon captó un olor fresco y familiar.

Se detuvo, exploró el borde del camino. Siguió el olor a través de la carretera
y hacia los árboles del otro lado.

El patrullero se detuvo.
—¡Espera! —Gritó Montgomery.

Dudó, pero la necesidad de encontrar a su Meg era más fuerte.

«Les ayudaré a seguir el rastro» Nathan les dijo a Simon y Blair.

Con eso resuelto, Simon esperó el tiempo suficiente para que Blair se uniera a
él. Luego se dirigieron al bosque, siguiendo el olor de Meg en el sendero de caza.

«Por aquí» dijo Simon cuando llegaron a la bifurcación. Levantó una pierna y
marcó un árbol para Nathan.

«¿Por qué iría hacia el este?» dijo Blair, marcando también el árbol.

«Meg seguiría el camino de sus visiones.»

Siguieron el sendero, siguieron el olor, moviéndose a un ritmo constante que
no dejaría a Nathan y a la policía demasiado atrás.

504
Grabado en el hueso

«Sangre» Blair gruñó, olisqueando algunas hojas.

«Más por aquí» Solo lo que dejaría una pequeña herida, pero para Meg, no
existía una pequeña herida.

Siguieron moviéndose, siguiendo el sendero y el rastro de sangre.

Entonces Simon se detuvo, con las orejas levantadas. ¿Eso fue...?

—¡Arroo!

Estaban apenas en el radio de ese aullido, pero le llenó de alegría.
—¡Arroo!

—¡Arroo! Arroo!

Te encontré. Corrió hacia el sonido.

*****

El extraño silencio ya no era tan silencioso, y Meg se sentía muy
malhumorada al respecto, pero no lo bastante gruñona como para decirle a un
Antiguo que no era amable reírse del aullido de otra persona porque no era... lo que
sea.

—¡Arroo! —La práctica hace al maestro. La señora Twyla le dijo eso. No se
refería al aullido, pero lo dijo. De hecho, había dicho algunas otras cosas sobre
aullidos cuando Lizzy y los otros niños trataron de ver quién podía aullar más
fuerte, pero no se aplicaba a Meg.

Ella miró por el rabillo del ojo. No podía ver al Antiguo, pero sentía que algo
grande se había instalado justo encima de un extremo de la pequeña cuenca de
tierra. No había tratado de comunicarse con ella, pero tal vez su presencia atraería
a algunos de los Crowgard y ella podría pedirle a uno de ellos que llevara un
mensaje a Lakeside.

505
Grabado en el hueso

Mientras tanto, todavía estaba cansada y sedienta, y le dolía el tobillo. Pero
esa presencia, aunque no era benigna, tampoco se sentía amenazante. Al menos no
estaba sola.

Cerró los ojos, respiró hondo... Y aulló.
—¡Arroo!

Momentos después escuchó:
—¡Arroo!

—Simon. —susurró ella—. ¡Arroo! Arroo!

Esperó, sin atreverse a respirar. No esperó mucho antes de que un Lobo
grande se acercara al borde y saltara dentro de la pequeña cuenca de tierra.

—¡Simon! —Lo rodeó con los brazos y se aferró, temblando. Entonces sintió
piel en lugar de pelaje, y fuertes brazos alrededor de ella mientras Simon
presionaba su cara contra la suya.

—Meg. —Su voz tembló. Su cuerpo temblaba—. Meg.

—Sabía que me encontrarías. —Ella chilló cuando algo le lamió el tobillo.
Algo que no era Simon.

—Blair dice que estás herida.

Meg retrocedió lo suficiente para ver la cara de Simon.
—¿Puede decir eso lamiéndome el tobillo?

Un gruñido profundo cerca de su cadera la desalentó de decir algo atrevido.
Pensó en decirle a Blair que había un Antiguo cerca, pero pensó que ya lo sabía... y
le gruñiría de todos modos.

—Me tropecé y me lastimé el tobillo, y encontré... —Ella giró la cabeza lo
suficiente para indicar una dirección sin mirar el cuerpo.

Blair se alejó para inspeccionar el cuerpo. Simon la abrazó.

506
Grabado en el hueso

—Hay un Antiguo aquí. —le susurró al oído.

—Lo sé —le susurró en respuesta.

—Se rió de mí cuando aullé para decirte que estaba aquí.

Podía sentir su sonrisa.

Entonces Nathan estaba allí, prácticamente pisándola mientras la olía y lamía.

—¿Está bien que bajemos? —Preguntó Monty.

Meg levantó la vista y vio a Monty y Kowalski.

—Vamos. —dijo Simon.

Se movían con más cuidado que los Lobos, sus zapatos resbalaban sobre
viejas hojas mientras bajaban hacia ella.

Kowalski se arrodilló frente a ella, abrió la mochila que llevaba y sacó una
botella de agua. La abrió y la sostuvo.
—También tengo algo de comida, pero empezaremos con el agua. Bebe lento.
Pequeños sorbos. ¿Está bien?

Estaba tan sedienta, pero obedeció.

—Su tobillo está herido. —Simon la ayudó a mover su pierna a una posición
donde Kowalski podía mirarla.

Aparentemente mirar no implicaba tocar, porque Simon le gruñó y sus
caninos se alargaron hasta el tamaño de Lobo.

—Tengo que tocar para decir lo que está mal —dijo Kowalski, mirando a
Simon.

El gruñido se calmó, pero no se detuvo, y se hizo un poco más ruidoso y más
ruidoso cuando Karl la hizo soltar un grito.

507
Grabado en el hueso

Kowalski abrió el botiquín de primeros auxilios.
—Estoy bastante seguro de que está torcido, no roto. Tengo un vendaje
elástico aquí. Podemos envolver el tobillo para darle un poco de apoyo hasta que
podamos llevar a Meg a casa para un chequeo adecuado. —Sacó otras cosas y se las
dio a Simon—. Puedes limpiar los cortes en su brazo, luego poner un poco de
pomada antibiótica en ellos y envolverlos. Tendremos que vigilarlos por la
infección, ya que no creo que los cortes se hayan hecho bajo las condiciones más
higiénicas.

Sin querer que Simon pensara en por qué había sucedido, Meg extendió la
mano izquierda.
—Un arbusto me atacó cuando corría.

Puesto que no podía decir cuándo se hizo el corte, no podía señalar el arbusto
para que lo mordiera, aunque no dudaba de que, si realmente quería, Simon podía
encontrar el exacto arbusto, olfateando el diminuto trozo de piel que había dejado
atrás.

La mordedura del arbusto lo calmó un poco, probablemente porque sonaba
ridículo. Simon limpió los cortes, se quejó de la medicina apestosa, y utilizó una
cantidad excesiva de gasa para envolverle el brazo y la mano mientras Kowalski le
envolvió un vendaje elástico alrededor del tobillo.

—¿Meg? —El Teniente Montgomery se agachó a su lado.

No fue tu culpa, pensó.

Le dio a su brazo vendado una mirada extraña mientras sostenía una delgada
cartera marrón.
—Mientras corrías por el bosque, ¿preguntaste acerca de encontrar un médico
para tu brazo?

—No siempre estaba corriendo por el bosque. Yo estaba, pero... Las visiones
se vuelven extrañas cuando los cortes están demasiado cerca. —dijo—. No puedo
diferenciar lo que estaba pensando de lo que estaba viendo. ¿Por qué?

Monty la estudió.

508
Grabado en el hueso

—Algunos de los médicos del grupo de trabajo del Gobernador fueron
reportados como desaparecidos. Creo que has encontrado a uno de ellos.

509
Grabado en el hueso

Capítulo 28

Thaisday, 23 de Messis

Después de que Meg les contara que había escuchado sirenas, Nathan volvió
sobre sus pasos y condujo a Kowalski de vuelta al patrullero mientras Blair
buscaba en la zona un sendero más directo hacia la carretera. Simon habría
preferido cambiar a Lobo, especialmente después de sentir la presencia de más
Antiguos, pero si lo hacía, no podía hablar con Meg. Por otra parte, no podía
expresarse correctamente en esta forma humana.

Y no podía olfatear lo que quería olfatear para averiguar si ese Cyrus había
herido a su Meg de otras maneras.

—¿Tendré que hacer una declaración?—preguntó Meg a Montgomery.

—Sí, pero no hoy. —Montgomery sonrió—. Te llevaremos a casa. Emily Faire
puede darte un chequeo, asegurarse de que no hay ningún corte que obviamos.

Simon pensó que Montgomery quería preguntar por otra cosa, y luego lo
pensó mejor.

—¡Arroo! — «Encontré el camino» dijo Blair. «Le dije a Nathan. Dijo que él y
Kowalski estarán allí una vez que los Crowgard devuelvan el patrullero».

«¿Qué hicieron los Cuervos con el coche?».

«Nada. Pero Kowalski dejó el coche desbloqueado. Los Crowgard entraron a
curiosear y decidieron que querían un paseo hasta el lugar donde la Chica Palo de
escoba no-Lobo había estado. Y Kowalski dice que no conducirá con Cuervos
encaramados en el volante porque eso no es seguro».

—¿Problemas? —preguntó Montgomery.

510
Grabado en el hueso

—Sólo si los Cuervos de aquí aprenden cómo encender sus coches de
policía...y conducir.

Montgomery parecía alarmado.

—Él te está molestando —dijo Meg, golpeando el brazo de Montgomery. ¿No
es así, Simon? ¿Simon?

Él la miró.

—Ay, querido.

Al tiempo Kowalski y Nathan llegaron extra cargados de Cuervos, que
servicialmente saltaron y luego se encaramaron en cualquier parte del coche donde
no se deslizaban. Burke y O'Sullivan llegaron unos minutos más tarde con el
Capitán Miller y su oficial siguiéndolos en su propio coche.

Después de una breve discusión, se decidió que Burke y Montgomery
llevaran a Simon y Meg a casa, mientras que Kowalski y O'Sullivan, junto con Blair
y Nathan, ayudarían al Capitán Miller y a los humanos de la oficina médica a
recuperar el cuerpo en el bosque. Con los Antiguos tan cerca, no era seguro que los
humanos entraran sin que los Wolfgard fueran con ellos.

Mientras Simon llevaba a Meg al sedán negro de Burke, ella no dijo nada
acerca de que no llevaba ropa. Pero tan pronto como se instalaron en el asiento
trasero, ella lo miró y se sonrojó.
—Simon, ¿podrías...?

Otro humano la había herido, y en este momento no confiaba en esta forma.
Cambió a Lobo e hizo todo lo posible para encontrar una posición cómoda después
de que ella lo llevara a la mitad de su regazo y se aferrara a él.

*****

Tomó más tiempo volver a Lakeside del que les llevó conducir al lugar donde
el coche y Cyrus Montgomery habían sido localizados.

511
Grabado en el hueso

Burke no había dicho nada sobre un patrullero lleno de Cuervos, pero cada
vez que los Crowgard volaban por la carretera, se detenían para dejar que siguieran
el ritmo del sedán durante un minuto o dos, para que vieran a la sangre dulce en el
asiento trasero, durmiendo con su mejilla en la cabeza de un Lobo grande y
dormido.

Entonces los Crowgard volaban para difundir la palabra: Chica Palo de
escoba y su Lobo iban a casa.

512
Grabado en el hueso

Capítulo 29

Messis

El Cuervo tomó la bolsa de malla pequeña y voló hacia el oeste. No era el
primer mensajero; no sería el último. Cuando estuviera listo para regresar a casa,
habría otro Cuervo esperando y listo para tomar la bolsa de malla en la siguiente
etapa de su viaje.

Tardaron unos días, pero finalmente la bolsa de malla se entregó a Jenni
Crowgard, como fue prometido. Ella lo tomó y voló a un lugar privado en el
Courtyard de Lakeside, luego invitó a Starr y Jake a unirse a ella.

Con movimientos hábiles, abrió la bolsa con su pico y sacó el premio. No
estaba tan fresco como cuando los Crowgard del Lago Feather lo tomaron para ella,
con el permiso de los Antiguos, pero eso no importaba.

Los tres rasgaron el tejido blando y, con un júbilo vengativo, comieron uno de
los ojos de Cyrus Montgomery.

513
Grabado en el hueso

Capítulo 30

Firesday, 24 de Messis

Douglas Burke siguió a Greg O'Sullivan a la oficina del Alcalde y tomó un
asiento en la mesa redonda. El Alcalde Chen y el Comisionado de Policía Álvarez
ocuparon los otros dos asientos.

—¿No debería estar aquí el jefe de la estación de la calle Chestnut? —
preguntó Burke. Había pasado por encima de su propio jefe, así como del resto de
los jefes de estación en Lakeside suficientes veces durante el último mes o más, que
estaba un poco sorprendido de tener todavía un trabajo.

—Tendré una reunión con todos los jefes de estación más tarde hoy para
discutir cómo proceder en el futuro —contestó Álvarez—. Para hacer eso, necesito
una evaluación precisa de si Lakeside tiene un futuro, o si el incidente con Cyrus
Montgomery fue, de hecho, una sentencia de muerte para todos nosotros.

Silencio. Entonces O'Sullivan dijo:
—Patea un guijarro, empieza un derrumbe.

Burke asintió y dirigió la explicación a Chen y Álvarez.
—Para los Terráneos, los ataques del movimiento Humanos Primeros y
Últimos fueron algo comprensible: dos grupos opuestos que luchan por territorio,
el ganador lo toma todo y todo lo que vive dentro de ese territorio tiene que
ajustarse a las reglas establecidas por los vencedores. Pero las perturbaciones y
conflictos dentro de una manada humana creados por alguien como Cyrus
Montgomery, no eran algo que hubieran visto los Otros en el país salvaje,
especialmente los Antiguos. Tal vez hubo una preocupación de que ese tipo de
comportamiento podría ser absorbido por los cambiantes que tenían demasiado
contacto con nosotros. Una especie de rabia de tipo psicológico. O tal vez los
Antiguos necesitaban estudiar el efecto que una personalidad perturbadora podía

514
Grabado en el hueso

tener en una pequeña comunidad de humanos antes de que nos permitieran
reasentarnos en lugares bajo su control. Dudo que lo sepamos.

—El Capitán Burke y yo hablamos con Henry Beargard esta mañana. —dijo
O'Sullivan—. Tuvimos la impresión de que los Antiguos asumieron cierta
responsabilidad por lo ocurrido, porque no escucharon las advertencias de Simon
Wolfgard acerca de que Cyrus era un peligro para los residentes del Courtyard.
También tuvimos la impresión de que ver a la policía y a los Lobos trabajando
juntos para encontrar a la Sra. Corbyn, mostró a los Terráneos que tenían poca
interacción con nosotros, que los humanos podían encajar con otras criaturas. —
Hizo una pausa—. El Gobernador Hannigan recibió un mensaje anoche. Él no sabe
cómo fue entregado o de quién -específicamente- era, pero la esencia del mensaje
es que la policía, los bomberos, y el personal médico pueden hacer su trabajo
después del anochecer sin temor de un ataque de los Terráneos, y que los que,
claramente, pertenecen a esas profesiones no serán perjudicados si entran en el
país salvaje para buscar a un humano desaparecido.

—Es una gran concesión —dijo Álvarez.

—Con algo de suerte y más trabajo de nuestra parte para seguir construyendo
la confianza, algunas líneas telefónicas entre las regiones también pueden ser
restauradas. —dijo Burke.

—La oficina del Alcalde hará lo que pueda para ayudar a construir esa
confianza. — dijo Chen.

Álvarez se movió en su silla.
—¿Y las profetas de la sangre? ¿El Gobernador va a reemplazar a los médicos
que fueron asesinados por los sujetos que trataban de encontrar a esas chicas?

O'Sullivan sacudió la cabeza.
—El grupo de trabajo se ha disuelto. Hay maneras menos obvias para que los
cuidadores compartan información sobre las chicas, y dejar que esas chicas
permanezcan ocultas es más seguro para todos nosotros.

Chen miró a Álvarez, luego a Burke.
—¿Qué pasa con Sandee Montgomery y el joven Clarence Montgomery?
¿Fueron premeditados sus crímenes contra el Courtyard?

515
Grabado en el hueso

Burke sacudió la cabeza.
—Cyrus le dio a Clarence veinte dólares para causar problemas y sacar la
atención de la Oficina del Enlace en el momento en que planeó secuestrar a Meg
Corbyn. El muchacho lo hizo tanto por el placer de causar problemas como por el
dinero, pero no sabía lo que pretendía su padre, ni que Cyrus no tenía intención de
regresar por él.

—El niño no puede ser acusado como adulto. —Dijo Álvarez—. Y dada la
naturaleza de sus crímenes y el hecho de que ocurrieron en una propiedad
perteneciente al Courtyard, la ley humana será bastante flexible. Hay una escuela
de "amor con disciplina" escondida en las montañas Addirondak. Está conectada a
una aldea que desalienta a los visitantes y, de hecho, esta muy profundo en el país
salvaje, no hay mucha gente fuera de la aplicación de la ley que incluso saben que
existe.

Burke se preguntó si el pueblo era una comunidad Intuye. Algo que
preguntar a Steve Barquero la próxima vez que hablaran.

—Voy a recomendar que Clarence sea enviado allí. —continuó Álva