A pesar de que el 2016 fue un año bisiesto, es decir de mal agüero, se logró firmar la

esquiva paz con el grupo guerrillero de las Farc, aunque en otras materias el Estado
colombiano siga en deuda con la mayoría de la población, en especial en lo que se refiere a
los temas sociales.

El 2017 es la antesala del inicio de las campañas políticas para remplazar a Juan
Manuel Santos como presidente y el comienzo del posconflicto, o el posacuerdo, donde
se debe cumplir con los compromisos suscritos en La Habana entre el Gobierno y las Farc,
en el campo económico, político y de reformas sociales, dentro de una perspectiva
económica a nivel mundial poco atractiva y con una tendencia a la derechización de países
muy cercanos a nuestros intereses, como son Estados Unidos y ciertos de la Unión Europea.

En el caso del ascenso al poder a partir del 20 de enero de Donald Trump, no sabemos si
cumplirá con la amenaza de acabar con los tratados de libre comercio y en el marco de su
política proteccionista endurezca sus reclamos a países como Colombia en pedir mayores
resultados en la lucha contra el narcotráfico.

Es posible que exija la fumigación por aspersión aérea de los cultivos de coca, pues
según el último informe de la agencia estadounidense antidrogas DEA y algunos
analistas internacionales, a partir de la no fumigación en Colombia, las matas de coca se
han convertido en frondosos árboles y la inconformidad en países del Caribe y en América
Latina es evidente ante el crecimiento de la exportación de cocaína desde Colombia, con
escala en regiones del continente americano, donde antes el negocio de esta droga se
realizaba con evidente timidez.

Es difícil explicarles a observadores extranjeros por qué desde hace más de 30 años las
campañas presidenciales se han desarrollado en torno a los temas de paz, pero en forma
especial a lo que digan o no digan las Farc y a las distintas posturas sobre la guerra y la paz.

Las elecciones que se avecinan están marcadas por este mismo designio, sin que la clase
política entienda que no solo de paz vive el hombre o a no ser que guerra y paz sean un
subterfugio para dilatar y seguir sacándole el cuerpo a la solución de graves problemas que

de campesinos y de derechos humanos. como la corrupción. según encuesta Gallup) La polarización No se necesita ser suspicaz para sospechar que mientras el Centro Democrático nos alerta con sus cantinelas sobre el peligro del castrochavismo. con la conformación de los tribunales de justicia transicional que decidirán la situación legal de guerrilleros. Este año será también trascendental en materia de justicia. En la que miles de víctimas esperan saber cuál fue la suerte de sus familiares secuestrados y desaparecidos. y esclarecer el papel de agentes del . la inseguridad en las ciudades y poblaciones. la grave crisis de la salud. creando odio y miedo en los electores mexicanos. En la misma trampa también pueden caer los movimientos de izquierda.sufre la nación. sumándose al coro de los que quieren mantener silencio sobre problemas evidentes para el país. dirán los uribistas utilizando la misma estrategia aplicada en España al movimiento político Podemos. y con la que se pretende aclarar el asesinato de dirigentes populares. los candidatos a la presidencia por parte de los amigos del Gobierno continuarán con sus catilinarias sobre la paz. como la crisis en la frontera con Venezuela con las amenazas permanentes del presidente Maduro. la falta de una educación universal y las demás inequidades que sufren las mayorías populares en campos y ciudades. “Las Farc y sus amigos del Gobierno nos van a imponer el modelo venezolano”. mientras que el presidente Santos y sus áulicos gritarán que “los uribistas lo que quieren es regresar a la guerra”. empresarios y militares acusados de distintos delitos relacionados con el conflicto armado. repitiendo el discurso monotemático sobre la paz. quien nos responsabiliza de todo mal que sufre hoy el pueblo venezolano. (Le puede interesar: así van los presidenciables para 2018. el narcotráfico con sus nuevas modalidades. y con la que los enemigos del candidato de izquierda mexicano Andrés Manuel López Obrador lo estigmatizaron a través de los medios de comunicación.

la primera tarea del Congreso en el 2017) Si tales tribunales no cumplen a satisfacción ni en forma imparcial con su tarea. donde las víctimas de cerca de 2. caeremos en manos de la Corte Penal Internacional. .500 secuestrados y desaparecidos por las Farc ya interpusieron una demanda. (Además: Justicia para la Paz.Estado sobre crímenes como los llamados ‘falsos positivos’.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful