Está en la página 1de 52
a J.-A. Miller: Intervenciones de Lacan en la Sociedad Psicoanalitica de Paris Jacques Lacan Intervencién en el Primer Congreso Mundial de Psiquiatria 1950 EI mito individual del neurdtico Dialogo con los filésofos franceses Carta a D. W. Winnicott ~Jacdiies Lacai Intervenciones Psicoandlisis y medicina y Textos Intervenciones y textos Manantial Manantial Jacques Lacan INTERVENCIONES Y TEXTOS EDICIONES MANANTIAL ‘Tita orginal y tueate Interventions de Lacan da SPP Oricar? NO 31 Intervention au Premier Gongs Mondale Pychiatie 1950, Orica? "ne.0 Lemyihe indieiuel du névrosé, Oriar? NO 17/18 ‘halogue ave lx pilospbes ancl, Orrico NY 32 lasae aD. Winnicott, rer? N23, Foychanalye ot medicine, Lette de "Heol freudiene NO 1 ‘race: Dina Sti Rabinovich Imprso en Argentina {Queda hecho dept que marca la Ley NO 11.723, © elas ecicioes orginal, Narain tea, Pai, Francia © fos derechos en longue caselanay dei tratucoin al castlano Eeicones Manantal 5.1, 1985, Santa Fe 1988, 3° ps, Buenos ‘res, Argentina Publicado con el severdo de Jase Alsi Miler tilt deoe derechos ‘orale dea ob de Steques Lacan, en Ia ey tances del Ti de mare de 1987. ISBN 9509615.06.% La reproduc total o paral de ete bo en forma inten o mod ‘ica por cualguie medio mecinic © eeetronco, inciyendo fotoco- Dis, gabactn 0 clalgler stems de almacenamieato y recuperseon {einformacion, no autarzada por osedltores, cla derechorteevados, EDICIONES MANANTIAL INTERVENCIONES DE. LACAN EN LA SOCIEDAD PSICOANALITICA DE PARIS. Jacques: Alain Miller Reunf aqui lo que queda de las intervenciones de Lacan en la Sociedad Psicoanalitica de Paris; ademis de lis que figuran cn los Ascrtos, y sin incluir lor documentos que fueron publicados otcora en la Escziin de 1953. ‘A partir de 1933, y hasta au reauncia en 1953, Lacan participd regularmente en las actividades de la Sociedad, en ese entonces la Giniea asociacién psiccanalitica de Francia, La ‘mayoria de sus intervenciones, realizaas durante lar resiones centiicas regulares, y en los congresonlamados “de pricox: nalitas de lengua francesa", no son conocidas mis que por Js breves menciones que surgen en las actas de scvion. Ms extens es Ia réplica de Lacan a su psicoanalists, Loewenstein, sobre el tema del “instinto de musrte”, Finalmente, dos resimenes de Lacan son de su corecha: el desu exposicion de 1938, "De Ia impulsian al complejo” es de su manos al igual que su respuesta. a las intervenciores que siguicron a su comunicacién de 1950, sobre la funciin del psicoandlisis en criminolog Fucra de estos dos escritos, el tenor de los comentarios que se Te adjudican a Lacan a uavés de las actas debe ser considerado como aproximativa, Pero el conjunto, por slew: {oro e incierto que sea, no es menos sgniieativo. 1 VALOR REPRESENTATIVO DEL CRIMEN PARANOICO, (1933) La VIII Conferencia de psicoanalistas de lengua francesa, que s¢ realizd en Paris el 18 y 19 de diciembre de 1953, incluyé la discusion de dos informes: no, de Jean Piaget, “El pricoanilsis yl desarrollo intelectual; el ott, de Raymond de Saussure, “Psicologia genética y psicoanilisis". Una intervencion de Jacques Lacan es mencionada, en ef aur de la discusion “del informe de Piaget, el 19 de diciembre: “EI Dr, Lacan, un poco al margen de la discusion, scala que en los parunoicos las manifestaciones esenciales, tales ‘como los asesinatos representative, ec., tienen un eminent valor representative social. “Hay alli algo que hace a la estructura misma de lo social”. 1 PSICOANALISIS ¥ PERVERSION (1938) a Sociedad eseucha, el 20 de noviembre de 1934, una comunicacion de Charles Odier,titulada “Conflicts instint- vos y bisexualidad” donde presenta caso “de un bisexual penerso, constantemente cortocircuitado por el deseo de ‘conocer proxenetas can fines de fellatio’ En el cuno de la discusion, Jacques Lacan, que fue sceptado como miembro adherente de la Sociedad durante lx parte administrativa de esta misma sesion, figura de este modo en el acta: “quisiera preguntarie a Otte, sin dejar de felicitario por su exposicién tan seductora, céma concibe el papel del psicoa- ralista en Ia eleceién de los medios de accion en un caso Interencione de Lacon ne PP 7 Odier “responde al Dr. Lacan que la cuestin es embarazo sa. En general, el prondstico de estos eaios no ex muy bueno. No hay posibilidad de adoptar una actitud particular, Hay ‘que legar a hacer admitir al enfermo que tener un coito es tan admisible como hacerse pis en a cama o como una fella- tio, En cuanto a una téeniea especial eventual, ella est alin por deseubrirse 1 ELSUIEIDIO (1934) EL 18 de diciembre de 1934, Ia sexion de la S.PP. est consagrada a un informe del Dr. Friedmann sobre el sucidio (aparecido el afo siguiente en la RF.P. ¢ VII, N° 1). Durante la discusion Marie Bonaparte sefiala en el suicidio ‘erta derrota, un repliegue del nareisismo". Jacques Lacan Intervene a contiauacin, en términos que son transmitidos el siguiente modo: “el Dr. Lacan piensa tambien que hab que acordar la mayor importancia al factor narcisistico, pero que no habia que contentarse con una comcepcion purs- mente energética que, por el contrario, sabria que introducir tana concepeidn estructural”. v EL CRIMEN PARANCICO (1935) El Dr. Schiff presenta ala S.P.P., cl 18 de febrero de 1985, tuna comunicacion titulada “Psicoandlsis de un eximen in- comprensible”. La inculpada maté a una tia con la cual vivia, ‘as un incidente fii “la victima hubfa manejado torpe ‘mente una ‘apicera lacrimogena’ que su sobrina le habia regalado". "En la disc 3, René Spitz intervene para sefalar que los reproches hechos a la tia eran “reproches claros de castrae ibn, Una queratitis, enfermedad hereditaria tiene el valor de luna eastracion por su madre. éPero su ta, por afadidura, In castrd al prohibirle el acceso una profesién masculina? ‘Lego, toma la palabra Jacques Lacan: “También le parece que ln importancia dada a la queratitis esti en el punto simbélico mis alto de la mujer viril Cree también en el valor desencadenante del incidente aparente mente absurdo, Tal era también el cato en el erimen de las ddos hermanas Papin, que habian masacrado a su patrona a propésito de un pequefio corte de energia Esta coincidencia de un acontecimiento objetivo con La tensién pulsional tiene gran valor”. “"ePuede, entonces, decirse verdaderamente que la crisis es incomprensible? Lo es para una idea convencional que s¢ tiene de ella. Hay casos donde la realizacion del Raton es incomprensible, otros en los que se comprende. El caso de Aimée esti caleado sobre el de Sehifl Se trata pues, verdad ramente, de una neurosis paranoiea, no de una psicoss en la que [a agresion adquiere la sigificacion de un esfuerzo para romper el eeila magico, la opresin del mundo externo”. René Laforgue invita luego a la asistencia a reflexionar en cl “problema de ln responsabilidad”. Luego de las interven sioner de Odette Codet, FE. Pichon, G. Dalbiez y Marie Bonaparte, Lacin da su opinién: “El punto de vista de la defensa no puede més que conduc a conclusiones peigrosas. Loe médicos se buslan de este punto de vista: hay jueces a medida para ello, ero nosotros podemos dar una definiién de la personalidad y ta sociedad tiene derecho a pedinas ‘cuenta de la homogeneidad de eta personalidad. Sin doctrina, legamor a la experticia médica tal como se practica hoy: absolutamente arbitraria. Ey indignante ver a tantas plums ‘médicas comprometarse cn experticis judiciales” serene de Laon en PP ’ v LA ANOREXIA MENTAL (1935) Sesion de la $.PP, del 18 de junio Odette Codet presenta tana comunicacién: “A propésito de tres casos clinicos de asorexia mental”. En el curso de la discusion, “el Ds. Lacan pregunta hasta donde debe levarse un anilsis de nifios. ‘No se puede Considerar come totalmente muerta 1 una fama muerta que sti en la ori, Ella lleva broter a lot euales pueden fengancharse materiales capaces de acer en un momento fade todo un dique. éUin sintoma desprendido par una breve terapéutiea na puede acaso hacerlo mismo? “Desea subrayar dos puntos. Primero, que en los anoréx- ccs existen siempre fantasmas filicos, Cita suefioe en apoyo de exta constatacion”. “Yun segundo punto: al examinar en sus recuerdos de consultas populares, se encuentra una treintena de casos de Anorexia mental. Todos esos casos se referian a varones, que ran judi vw LA ANGUSTIA Y EL CUERPC FRAGMENTADO 937) Bajo al titulo “Enfoques paleo bioloyicos y biopsiquicos" (cf. REP, t. 1X, N° 3)y Marie Bonaparte presenta una comunicacion ala sociedad, el 19 de enero de 1937. Jacques Lacan inerviene en la discus: “Me parece que falta la cadena representativas en el complejo de easiracion esti el fantamma de eastracin; en la angustia de penetracin, esti el fantasma de eventracién, Representémonos el abismo; es abvirmente cierto que nada ‘not permite supomer que las eélulas xe representen algo; la 0 Imeexcionsy textos angustia es un fendmeno del yo (moi). Persist cierta ambi- ssiedad en mi mente en lo que respecta a la percepeiin de festos temores; se trata de esa representacion narcisistica que intenté exponer en el Congreso Internacional al hablar del “estadio. del expejo". Fata representacion explica la unidad el cuerpo humana; épor qué esta unidad debe afirmarse precisamente para que el hombre experimente como lo mis enoso la amensza de esta fragmentacioa? Ks en los seis Drimeros meses de prematuracion biologica cuando Mega a ‘jars la angustia”. va FIJACION MATERNA Y NARCISISMO (1937) HL 25 de mayo de 1937, Daniel Lagache presenta bajo el tivulo de “Duelo y melancolia” (ef. RLF, t. Xp. 693 5), fl caso de una enferma que entra en ailsis lego de la muerte desu hijo, tra lo cual se suicid. Después de los primeros comentarios de René Spitz, Jacques Lacan hace saber que “desearia saber cuindo desapa recio el marido”. Lagache: “fue muerto en la guerra”. AL respecto, Lacan presigue: “Esta mujer nunca leg al stadio genital. Esto me parece ‘que esti en conelacion con el hecho de que el hombre munca faparecié en 4 vida mas que bajo una forma mutiada. Este ‘caso esta admirablemente estructurado para ilustrar el hecho de algunos eres que munca revolvieron el Falipo y quedan en ‘dos. dimensiones Is fijacion materna y el naecisisme. Si La ‘enferma exbazé algo logrado fue por la via narcisistca y por ef canal de su hijo. Bajo la forma de Voronof, es la made la aque viene a crticar a Lagache y en esto no comparto la interpretacion de Lagache ¢por qué se suicidé esta enferma? No 4e; parece que el fendmeno de la anorexia que esti en un segundo plano est igado con el taumatiamo del destete”. Invenio de Laan oe. 4 vu ELINSFINTO DE MUERTE, (1938) ‘Loewestein presenta en la X Conferencia de los psicoans tay de lengua francesa, el 21 de febrero de 1958, una ccomunicacién consagrada a “EL origen del masoquismo y la ‘eoriade las plsiones”. En el curso de In discusion, Jacques Lacan s¢ expresa, sein el acta, en ls siguientes ténminos. ““Agradezco en primer término a Loewenstein su informe, ceuyo mérito es el de plantear claramente los problemas y cspecialmente el problema de la teoria de las pulsiones de muerte, que resuelve a su modo, pero que resueve, “La complicacion extrema de esta discusion sobre el rmasoquismo surge de una suerte de diplopia que nos captura Ca Ye que interviene este trasfondo del instinto de muerte. jar de ls doctrina analitica ta mn freudiana del instinto de muerte. Intuicion, porque, para la actualizacion doctrinaria, queda ain mucho por hacer, Somo nuestra discusién lo pnicbas pero sin duda me parece fextraordinario, por parte de algunos, decir que, en lo que respecta al tema de log instintos de muerte, Freud hizo una cconstniccién expeculativa y ha estade alejado de los hechos. Es mis especulativo querer que todo lo que encontramos en rucstro dominio tenga un sentido biolbgico que, siguiendo jencia conereta del hombre —ninguno otto la tuvo fen su siglo mas que Freud hacer sugir una nocién bastarda, ‘que nos deja estupefactos. Poco me importa que esto const tuya un enigma biol6gico; es cierto que en el dominio bioléyico, el hombre se distinguc, en tanto que en ser que que tiene tn superyé. Observamos a esbozo en el reino animal y, obviamente, mo se trata de separar al hombre de la escala animal; pero de todos motos, puede sealarse que lo que se parece mas a un superyé humano no aparece en Tos 2 emerson tees simales salvo en Ia vecindad del hombre, cuando estin tdomesticador, En lo referente alas oteas sociedades animales, desde hace cierto tiempo aparectd una critica que pone en dada las semejanzas, un poco proyectadas, que se habian tstablecido, entre la supuesta analogia de las sociedades de bhormigas y de las sociedadles humana; de modo tal que en lo fque hace a su superyo, no podemus decir gran cora. El hhombre es también un’ animal que se saerifica y nos es imposible a nosotros, analistas, desconocerlo, sobre todo que, sobre este iltimo punto, ya surgievon equivocos. Esta especie ide convergeneia que hemos subrayado, entre laculminaciin el principio de realidad, de objetalidad y l sacrficio, ce algo ‘que quizd no ex tan simple como la teoria parece indicarlo. [No es una maduracion del ser, ex mucho mis misterioso. Hay tuna convergencia entre dos cosas totalmente distintas: entre la culminacion de la realidad y algo que parece ser la punta extrema de esa telaciin entre el hombre y la muerte, que por ctto lado puede ser precisada lenomenologicamente hablante. Estando intricado el sentido de la vida del hombre, en su vivencia, con el sentido de la muerte, lo que especifica al hombre en telaci al instinto de muerte, es que el hombre es {que es un animal mortal. “Freud precisamente, partia de una formacion, de una mente biologista, y en el contacto mismo eon la experiencia de los enfermos, promunciaba estas palabras que debian see difiiles: “El instinto de mucrte c¢ una cosa que debemos tener en cuenta, que me parece hacer una especie de irrup «ii feliz en este biologismmo que molesta demasiado” “Palpamos en todo momento una suerte de distincién entre los otdenes y los dominios, en exis estructuras que son ‘eseneiales. No eapté, recén, Io que queria decir Loewenstein 1 termine informe, cuando insstia en que fuesen distin: sides fos mecanismos y las rendencias. Si queria hablar de la Tendeneia que tenemes a hacer que todos los mecanismos solo sean tendencias, épor qué dar todo mis bien a las Internode Len enk PP n fendencias o mis bien a lor mecanisris? Si simplemente es esto a lo que quiso Fimitars, estoy ‘otalmente de acuerdo: cada quien sabe en qué medida, en la doctrina analitca, las lendencias siempre fueron una nociér que prevalecio sobre lox mecanismos, y en muchos casos todavia nos incomodan Pero si se trata, fenomenologicamente, de_establecer el winculo cronologico entze Jos mecanimaos y las tendencias, alli, ya no lo sigo mis. Mecanismo es una palabra que me parece dejar una duda, ya que, bajo sste téemino, parcceria tar otras cosas que mecanismos, que principios, y_me complacié mucho la ironia de su dempstracion, de acuerdo a 1a cual estos principios se arman y se desarman con la mayor Entonces, s se tata de aportar un poco de claridad en esta discusion, yo creo que ell puede etar en sia direccibn: investigacin psicogenétiea, en consecuencia evolutiva e hist rica de las estructuras y de las formas, en sus relaciones con Tas tendencias 1x DE LA IMPULSION AL, COMPLEJO (1938) FL 25 de octubre de 1988, Jacques Lacan present® ana ‘comunicacion tinulada “De la impusion al complejo”. El resumen publicado en la REP, es presentado como pertene: cléndole. El acta dela discusion (por J. Leuba) es reproduc dla aqui inextenso. Resumen de Jacques bacan Esta comunicacion es una contribucién al estudio de los hiechos definidos por la clinica clisiaa como “impulsiones”, porlos medios del pricoandlisis, ‘La preocupacin clinica domina aqui tanto la presentacion ‘como el anisis de los hecho, La presentacion de los dos casos relatados esti hecha tomindose un gran cuidado al describir las etapas de la crolucion pricoldgica de los sujetos en el curso del trata siento. En un vocabulario lo mas cercano posible al fenéme- no y que no se limita a la afirmaciin de mecanismos supuestamente recanocidos en la patogenia. Un procedimien to tal subraya la extensién que encuentra en estos momentos antificiales el campo de In clinica y a complement que japortan a Ta gama de fos estados mBrbidos: satisfacci6m que supera el interés clsifieatorio para revelar la esinicura. EL anilsis, oponiendo en sumo grado los dos casos clegidos en formas aparentemente muy cercanas, manifiesta toda su potencia de diagnéstico como téeniea de intervenciin. I primer caso muestra en efecto una rerolueiin de los sintomas desde el momento en que son dilucidados lor episodios edipicos, por una reevacacién casi puramente tnamnésica y antes casi de toda condensacion de la transte encia, sin embargo, totalmente lista para operarse. Manifest iim morbida muy plastica pues, y cuya desaparicin slo se traduce como la de un patisito en la personalidad, El segundo caso necesita, en cambio, el recurir a fantas mas extraordinariamente arcaicos, exumados no solamente @ partir del recuerdo sino del sueno y cya relaciin con las Impresiones recibidas del exterior en la primera infancia se limita evidentemente a una incidencia ecasional, y no hace ‘mis que profundiza la pregunta sob su orien. Faniaimas de desmembramiento y de fragmentaciin corporal, polarizados entre la imagen del cadaver oculto ¥ aquellas mellizas del vampiro macho con rostro de vie~ jo y de la mujer ogro despedazadora de nifios. Estas repre sentaciones caracterizadas efectivamente ‘por el tono del horror revelan ser solidarias, en la estructura, de revelacio: nes mentales de una cualidad afectiva muy diferente y Invrvencton de Laon a $7.7 s que pueden define como estades de beatitud pasiva. ‘Su complejo, que coincide con cie-tas intuiciones poéticas muy llamativamente expresidas en Ia literatura, es destacado ppor el autor en la presente ocasion bajo la invoeacion de Satumo, debido al motivo de la devoracin sangrienta del nifo ya ni relacion singular como ai fuera el revés de un seso arcadiano, [a forma clinica, como ex freeuente, hay que insatir en clo, s5lo libra plenamente nis particulridades tardfamente, cen el curto del flujo confidencial condicionado porel trata: mmiento, mostrando claramente la rdatividad de las obser- ‘vaciones de la prictiea psiquiitrica onfinaria que slo pueden sondear las variaciones de eada caso no silo en la reticencia, sino en la ignorancia y la inconsciereia de los sintomas. Es selamente por el acereamiento de las perspectivas proporeio- radas sobre el mismo sintoma por meidencias narrativas 0 inerpretativas méliples, que en curso det mondlogo Psicoanalitico y sin ninguna wigestién del cueationaro, ‘ri dibujase en st purera tn caso como el aqui presentado: aque el autor caracteriza como tna nairosis obsesiva reducida 2 su base pulsional, es decie ala cual le falta casi toda la superestractura de las obsesiones en tanto que desplaz rmiento de afectos, y lo que el ani ha aslado estructural ‘mente como sintomas de defensa de yo. Entidad que desde el punto de vista formal se sta entre Ia neurosis y la perversion, desde el pento de vista estructural Jmpone el recomacimiento de una géresis preedipiea tanto en 1 caso de algunas formas neuréticar como en el de ciertas perversiones. Ta resolucn de Jos sintomas es lamativamente comple- ‘a en exte cato, pero pese al cardeter de los sintomas, apa rentemente localizados en paroxismos parastaris, ésta fue gut correlativa de una verdadera nstnucturacién de Ia per- Somalidad, con toma de consciencia y_reforma sstemitica ide las actitudes mis profundas hacia la realidad: verdade- 16 Iino toe "a reereacin por parte del sujeto de su yo y de su mundo, Este ejemplo ilustra y confirma la forma teGrica que dio el expositor de un estado estructural primordial Usmado “del ‘cuerpo fragmentad” en la genesis dl yo, La direcciém terapéutica manifesta hasta qué punto, a pesar de las desventajas de un lenguaje abreviado impactan- ‘ec, conviene distinguir en la maniobra intelectual de las interpretaciones analitieas, lo que es del orden del mundo primordial de las imagenes y lo que pertenece a la material dad de los hechos La conclusién se inseribe en el esfuerzo tedrico desarro lado por ef autor para comprender el sentido y la realidad de li transierencia, que som diferentes tanto segiin los casos ‘como sein las funciones de la personalidad involuerada en el anil Discusion Se Odier — Sélo tengo un reproche que hacerle a Ta ‘comunicacin que acabamos de escuchar: el que a demasa: do Langa. A partir del momento en que expone usted na no casos dlinicos, deberia haber abreviado Ia exposicion demasiado larga de hechos que no siempre eran necesarios su tess y redueirla a lo que era estrictamente indispensable para desarrollar el hilo de su pensamiento. EL Dr. Lacan suicité, a propésito de estar dos casos tipices, el timo de los cuales pareceria en efecto tener una estructura primitiva muy pura, varios problemas complejos sobre los cuales seria Gil volver. Uno puede preguntarse, por cjemplo, porqué, en el segundo caso, la neurosis evolueciond en sentido obsesivo mis bies que en cualquier ovo sentido. S Borel ~ Deseo simplemente hacer una pregunta sobre el hive saturniano det que hablo Lacan: den qué momento se siti éte en el ani? 8% Lacan ~ Esto coincide com el estadio sidicovoral. Lo que Icovenctone de Laan ote PP ” digo acerca de € sélo tiene el vor de una descripeidn fenomenologies. Se Borel ~ éHabia creido comprender empero que usted hacia de €l un estadio, en el estilo ce lo que usted llama el estadio del espejo? Sh Lacen — Siy si se quicte. Es efectvamente un estadio, yo pienso que importa destacar ext, Sr Borel ~ Otra pregunta: usted dic que las pulsiones en el segundo caso se muestran en estado puro. 2No two la enferma defensa contra esas pulsiones? éNunea tuvo exe cortejo de representaciones ideativas tal como ae lo abserva en la mayoria de las obsesiones? St: Lacan ~ No, en Jo mas minim. St Borel — En exe easo el prondttisa e¢ bueno. De todos rodos, ambos casos son bastante cercanos. La que hace la difcultad de una eura es la pérdida de contacto, debido a las ddefensas, con el hecho primitivo. EI pronéstica es siempre favorable ewando el contacto con el hecho primitivo no es demasiado lejano. St Lowenstein — Lacan destaco caramente la diferencia entre una neurosis fundada en regresiones a planos pregenita les y una neurosis cercana a la genitalidad. Suscit, sin resolverlos a mi entender, problemas que me parecen nuevos Dorel sistema imprevisto de coordenalas que construyé. Quisiera volver ala discusion sobre la absesion en relacém, al segundo caso. Lacan hizo una distincin entre las obsesio: nes pura y las obses.ones combatidas por sistemas de defensa, cen segundo grado, Parece que la accibm del superyd respecto a las pulsiones primitivas es muy fuerte, aunque Lacan no lo haya puesto en evidenci [Algunos.obsesvos son castigados ali por donde pecan, es decir que la realizacion de la pulsiSn ae vuelve la punicién misma, Creo que se puede agregar este punto de vista en Ia distincin que hace Lacan. Sh Ginae ~ Quiero sefalar la gran satisfacciin mental que 1. Imvencnery toe hemor experiment al ver al psoas dar todo ret a pm, Hn el segues deipo pon Lar, Fee dade a esa inpelnign muy primis #8 denen dec que nove ta. de una cbcsién sme Pitta dene razon en nohacer de els una esos era por el contro, yo cxperaba en 0d momento SSI i eeuchebe que fa denominase ura eros bie ue ean ene mucha rein en hacer inten on arte en la composi de exe ews Hay €% ME koe te pone an Hen de ta neurons obit Tee JE atten evo que experimental enferma sar ena ean de pu, SE Rlcheminey = Mien Lacan hablaba pensbs om ana rica Se Osx que tenia a compulsion de mata ij. fn ca a vel la sportancn preponderance a ee TE STeds cn ts omnipotence mie del pensar: ec mataré um hors deta. Ea quis esto To cee aa tenia de as eaconce de defena enc e0 SOME itenan que no sevuchen sencontraren eat de lacan. ang habia scaado que no hay que desir, en oe coon que hemos eeuchado hoy a mothe, Hs mecaiamos eeeee tyes Ds do empl cinco quetsran ene sca Eun se ttn deta enema cuya nos rhea conte! temo naga que ie habia ctendo ‘Rio wine un aorto mis que probable desi made reece emplo e tatda, dela rprsin de ow fantamas de matuacon, con nepesentciones sis de eee taman te Eaorfantasnasreprimidos eron rea por un aconecen aumatiznt, se are una hermana. Bn cso ements 3 see iene evar aca nto cosy buon ayuda cle TRS UESont ne sendo diame mfcenemente ere Tomo pra reprints fantasies. trenton de Lacan O48. PP » Caer que en to los eos en qt una mer, lege de una igider onl, encuena dcop, este sora 86 face por Ia via de Ia martutbscion con predosinio de fanaa ico. Se Hartmann ~ Me iitaéa hablar el segundo de lox ctoe ‘che or que Lacan foo skpuao tn ale fa inert, Tacan ene sin da tesa en fpr un lime enre el sintoma pincpal de caferma y la perrenin, Me parce embargo git se ata do tn eatado morbid que, aimque no pertenee a Tk pertinent to eto de noctin, ponds ver dexipo como ian forma de tansicon trae a ncuros y ln pervert. Eltctivamente, no estoy comenchlo de a natuacra prinmin de ln pesons oo Ciuta. Haitualmente, extn sintona pallonaes musian tuna gneiss comple em tanto recent, po ejemplo, tl retomo de tendeneias natin yap cao cla neurosis. Por oto lado, puede obnermnc, eh cate seme te, como, dei al toleracia del yo hacia una tendencla pucal del istino (1 pli), exc el manteimento tm estado de repre delat tndencas principales (compe jo de Rape y de cmimcibn, ial come cou en ln perer Uno de los problemas mis intersantes, en los andlise ppaecidos a os del segundo caso de Lacan, me parece que ‘onsite en la comparacion de los mecanismos de defensa del yo y de la funcién del superyé con lar Funciones andlogas en Ja neurosis obsesiva. Quizi la continusciin de este anaisis, sobte todo al dirgire hacia la neurosis infantil podra ayuudamos a aclarar estas cuestiones ain poco estudiadas por el andliss Se Lacan ~ Debido a lo tardio de la hora, Lacan sélo responide muy suscintamente a los argumentadores. Se limita ppucs a constatar que Hartmann no esti para nada de acuerdo ‘con su concepeién de la pulsion primiuva en estado puro y porta en apoyo a lo dicho por Lafoque un hecha relativo a 20 Iuevenconesy to 1a segunda enferma: él también habta sospechado un trauma ‘bajo la forma del aborto de su madre y habia orientado las investigaciones en exe sentido. La enferma volvié a encontrar recuerdo de un balde de baiio que le parecia tan grande ‘como ella y que contenia cosas sospechosas. Mientras ella miraba dentro de exe balde, su madre lanzaba gritos en la Irabitacion contigua, Divers recortes permitieon establecer ‘que en realidad estos hechos se situaban en ef momento del nacimiento de sw herman. La ses administrativa es vemitida a la proxima reunién. x DELINCUENCIA Y PASAJE AL ACTO (1948) Durante Ia reunidn de Ia S.P-P. del 17 de febrero de 1948, Francis Pasche presenta algunos casos elinicos bajo el titulo “La delincuencia neurdtica”. En el curso de Ia discusion, Serge Lebovici interviene para sefalar que “Ia nocioa de Aelinevencin requiere las nociones de justcia y de pasa al “SEL Dr, Lacan esti igualmente de acuerdo en centrar ef interés sobre el pataje al acto, al igual que el Dr. Mle [1 xI MADRE CASTRADORA ¥ PADRE CARENTE. (1948) EL 20. de abril de 1948 J. Leuba presen titulado: “Madre falieay madre eastradora”. En la discusién, Sacha Nacht "ice que no observa que el ssutor haya cetablecido una diferencia muy neta entre el temor del padre y el de In made”. Lechat seala que “viola cartracidn por la madre mucho mis a menudo que por el wan lato Irene Lacon on $7? ” padre, hasta el punto que casi Hex a negar el temor de la castracion por el padre”. El resumen seals luego “el St Dp tambien compart ea opin, ye Dr. Lacan inclina en el mismo sentido”. “La imago matema es mucho mas estradora que la imago ppatera. AI final de cada uno de mis aniisis wi el fantasma de desmembramiento, el mito de Ossi Cuando el padre es catente de una manera o de otra {muzrto, ausente, incluso ego), se producen as neurosis mis graves” x LAS DOS HIPERTENSIONES. (1948) a comunicacién de reinicio del afo, el 19 de octubre de 1948, es realizada porel Dr. Ziseuracercs del “Psicoanalisis de los principales sindromes psicosomaticas” (ef, RAWP., 1948, Noa, Sacha Nacht interviene en la discusién para reprocharle al orador por “buscar establecer una estructura pat gen fija en cada sindrome, pues si se dice que se debe encontrar tal 0 ‘cual estructura, se arsieyga a observar mal”. Jacques Lacan toma la palabra para responderle: “EL Dr, Lacan ere que Nacht hace a Ziwar el reproche inmerecide de haber querido describir estructuras sindromes tipicos. Por el contrario, «a eriterio ce que ex adeciuado sistematizar, Io que los amesicanos han hecho en san medida. Refiriendose a los sindremes descriptos, hay, Ajo, dos hipertensiones: la roja que mantiene, y Ia blanca (la dle las mujeres embarazadas, por ejemplo), que mata. La blanca, la de Tos jovenes, interes a eiyjano, Se encuentra en Ja roja una fuerte emotividad, un eirieter colérico, wna estructura pasional estudiada por Freud (que describié tan bien esa pasién: la ambicién). En la hipertensiGn, el resent rmiento adquiere un lugar importante. Pero no tendremos xm PSICOANALISIS Y SOCIOLOGIA (1948) 1 14 de diciembre de 1948, exposiciim de S.A. Shentoub: Comentarios metodoligicos yobre el socio-aniss”. La dis casiém es abit por Charles Ose, que india ae ay Sempre una antinomia entre lo individual y 1o social y que toda 1y sociologia de. Engels y de Mare esti basada en la rnegacin del individuo”. Jacques Lacan toma la palabra luego de den un sentido contrario: SEI Dr. Lacan esti de acuerdo sobre todos los puntos de vista de la exposicion, Lo que el psicoanliss puede aportar 2 ln sociologia, dice, es un aparato conveniente para enfrentar lnyjeto. ("yo munca digo cl individuo™) en et plano de Ia ‘experiencia subjetiva xv MAGIA Y PSICOSOMATICA (1949) ‘ia comunicacin s hecha el 20 de junio de 1949 por René Held sobre “El problema de lx terapéutica en medicina psicosomitica”. ‘En los siguientes términos son recogidos Jos comentarios de Jacques Lacan lo largo dela disc ‘HEI Dr. Lacan lamenta verse reducido al papel de mago, ‘cuando es consultado en el servicio del Dr, Blondin acerca de feos de hipestioidismo preoperatorio, por cjemplo; tnismo papel le es dado en el servicio del Dr. Mocquot. A si tnntender, no habra jamais mis que wna galeria de casos hasta tanto no tengamos una teorfa slida del narcsismo, en 12 cual trabaja. A propésito de un punto particular suscitado por el De, Held, esti totalmente de acuerdo que las madres tienen lun carter mortifero y muy especialmente en las relaciones rmadre-hija pero se separa dela opinion del conferencista que quiere explicar ese earicter por Ia emancipacion de la mujer: of fendmeno es demasiado reciente para estar en el origen de tun problema demasiado antigua”. xv LA MUNECA™FLOR DE FRANGOISE DOLTO (1949) Frangoise Dolo contin wi trabjo ya pulcado en Ia AEP. NO 1, 1949, bajo cl inlo Mra pacoanalitica con ayaa deta museca or, con una comutcacony el 18 de cetubre de 1949, "A proponto dla mutcea on™ Tine ino dla dca: ELDr. Lacan Gene el wentinent sid ves mia fuerte de auc la mufecaflor de la Sra Dolo se intega en sis tieestgcione personales sabrela imag del cuerpo propio i endo dl epee y del curpo hapetade, Le rea importante que ln maeesfir no tenga boon lege de Naber setae que ella er un simbolo cecal que ella comacaz lyon human emi ded foe ers pee 2 pone de I Se. a2 respuesta 4 ls intervencines, Frangise Dolto sprucba I iden de que Mla mutecefor Se ieee 2 las Tacclones del extadio de eso, pers hay que entender la iden dal epejo como objeto de vefxion, mo solo de lo Wisi, sino del audible del eile 1o ntecional ba Imuteca no tenersto, ni manon ni pcm a derecho ni reve u Imemencone» tetas XVI EL SER VIVO Y SU “UMWELT™ (1949) Marie Bonaparte lee, el 16 de noviembre de 1949, un texto basado en una exposiiin realizada en el Congreso Lnternacio- nnal de Zurich en agosto del mismo allo: “Psique en la ratwraleza 6 acerea de los limites de a psicogénesis”. “Jacques Lacan intervene en la discusién para insist en el hecho de que el ser vivo no puede concebirse sin un Umwelt {que lo bata por todos lados y cuya actividad se hace sentir en a xvi LA MADRE FALICA (1949) EL 20 de diciembre de 1949, Maurice Bouvet presenta una cexporicidn consugrads a las “Incidencias terapéuticas de La toma de consciencia de la envidia del pene en un caso de neurosis obsexiva femenina” (ef. REP, t. XIV, NO y su libro La relacién de objera, Payor, 1967). EL resumen de la discusién comienza asi: “Lego de que el Dr, Nacht hubiese probado el conjunto de esta exposicion, el De. Lacan dice que quisiera hacer algunas critieas. Porqué el autor no hablo del estadio de la madre filica, lo que habria pemnitide dar una deseripeiin mucho mis simple de este hmagnifico caso. Alli donde Bouvet ve un vuelco en el momento de la tama de consciencia de la envidia del pene, ‘Lacan ve la emergencia de la imagen de la made fica” ‘Serge Leboviel “quisiera asociarse a los comentarios de Lacan, El sueho central se sirve de un simbolo ambiguo, ala ver femenino y masculino y de cualidad pregenital”. Angelo Heynard “esta de acuerdo con Lacan qu, nel caso analizado por Bouvet, el plano genital no fue alcanzado”. Internode Lacon om... » I resumen finalza con la mencion de que “el Dr. Bouvet le responde al Dr. Lacan que é mismo no wave la impresién dde que esta enferma hubiese alcanzade el estadio genital y que habia, en cambio, subrayado que ain habia permanecid en el estadio pregenital” xvi 18 Y CRIMINOLOGIA (1950) PSICOANALL Durante la XIII Conferencia de los psicoanalistas de lengua francesa, Jacques Lacan presenta, el 29 de mayo de 1950, luna comuinicacion bajo el titulo “Intrediceién teéries a las funciones del psicoanlisis en eriminalogia, (firmado con Michel Cénac, pero enteramente tedictada por él). Esta comunicacién, que figura en la RFP. 1951, NO 1, es retor mada en los’ Esertes, EL nimero ce la RUPP. incluye igualmente la resefa de la discusién, y un resumen de Lacan de sus respuestas, que se leeri a continuscién, Resumen de Jacques Lacan En una serie de respuestas a eada uns de lat personas que imtervinieron y cuyos momentos es impesible restituir porque no fueron grabatlos, especialmente en am largo didlogo eon. Hesnard, tuve ocasion de reafiemar las premisas esenciales| que doy por impuestas por Ia experiencia analitica a todo desarrollo posible de Ia criminologia. EL anilisis, en la medida en que es, dentro de los limites de cierias convenciones técnicas,esencialmente didlogo y progre- so hacia un sentido, mantendra siempre presente, en el nicleo de sus consecuencias objetivables en téminos cienifico, la plenicad dramitica de la relacion del sjeto con el sujet; sh sl parte en electo del lamado del hombre al hombre, se de- » Irene estos sarrlla en una investgacin que va mis alli de la realidad de [i conductar sealadamente ala verdad que all se conatituye. Ningin método pues hard menos posible cudir In relain dlinkétien que vincula el Crimen con la Ley, en tanto que ésta cs a la ver normativa (imperativo categirico) y contingent (ley posit). Ex decir que 4 no podei spoyar ningin tebajamiento.cientificsta 0. pragmatista del nivel de lox problemas. ‘Ahora bien, esta es Ia tendencia misma de la criminologta, tal como ella surge al excuchar el discurso de Hesnard, en Ia pena antinomia de sis efectos: a saber qu, si ella humaniza i el tratamiento del criminal, no To hard mas que al precio de in derrocamiento de su humanidad, en la medida en que ef hhombre se hace reconocer por st semejante por los actos cexya responsabilidad ase. El lazareto ciertamente cs la solucin ideal del problema ‘gue plantea cl crimen al idealismo cientitico, ¥ sin duda es ‘als para prevenir los actos que una determinacion erginica excluye con certeza del citculo de la interaccion social. Incluso esta exclusion es raramente tan completa como se la supone demasiado simplemente (e incluso’ en lor estados epilépticos, casos ejemplares en la materia). El psicoanilisisextiende el dominio de las indicaciones de tuna cura posible del criminal como tal: al manifestar la cexistencia de erimenes que solo tienen sentido comprendidos fen una estructura cervada de la subjetiidad, sehaladamente faguella que excluye al neurético de la realizacion auténtica {del otro, ahogando en al las prucbas de la lucha y de Ia ‘comunicacién social, ertructura que To deja preso de esa raiz ccortada de la consciencia moral que lamamos el supery6, en ‘otros términos, a lt ambigiedad profunda del sentimiento ‘que aslamos bajo el temino de culpabilidad, ‘Aiin debe seftaarse que, si el reconocimicnto de Ia morbi- dee de esto casot permite evitarles feliamente, con In egradacién penitenciria,elestigma que a ella se liga en nues- ‘tra sociedad, sigue siendo cierto que Ia cura no podria ser otra coma que na integracién por el sujeto de su verdadera ‘responsabilidad y que igualmente es esto a lo cual se tendia ‘por vias confusas mediante la biaqueda de wna punicin que puede scr quizi mas humano dejérsela encontrar a él Ta denincia del Universo ménbido de Ta falta no puede tener como corolaro ni como Fin et ideal de una adaptacion