't

'

ENRIQUE CORTAZAR -Oros Pulguiento, móchate con una feria para los frajos ...
(México) 1•1c.,etc.
Pero los años pasaron junto con el tiempo (como de costumbre),
Sucedió en un baldío y el Garrote se amanso, se hizo menos carrillero ... Además tantos
,1r1ossin verse.
-Te invito unas birrias mi Garrote
-De chavos el Garrote era muy carrillero, y la neta yo le tenfu -Simón, nomás deja y de paso le llevo estas medicinas a mi je-
miedo ... me traía azorrillado. Aunque nos manteníanos junro« 11ca... ¿Sale?
me daba mucho infierno ... Por el camino, el Pulgas, locuaz pero tenso, fue gozando y pade­
La ciudad en el centro nunca muere, allí los días y las noches, ··iendo la posibilidad de tan oportuno momento... La noche lo
sobre todo las de fin de semana, son casi iguales: Mucha genrc, impregnaba todo, hasta la mente del Pulgas, quién sólo llevaba un
muchas luces, mucho ruido ... El Pulgas siempre se iba por allí, pensamiento zumbándole como mosco atrapado entre oreja y
lustraba sus rieles, almidonaba sus tubos y se fajaba una punta oreja.. Le propuso al Garrote que cortaran camino por un bal­
bien filosa por si había bronca. La rolaba nomás para matar d dío... Con el rencor subiéndole al cuello a borbotones, le dijo:
maldito aburrimiento o por ver si caía algún negocito con algt'.111 -¿Te acuerdas cuando éramos chavos como jodías la borrega?
gabacho, de esos que pagan con esmeraldas de papel cualquier -Simón mi Pulgas, pero tú lo has dicho ... Éramos chavos ... Y,
servicio: desde dónde localizar una tienda de "Mexican Curious", pos, las cosas...
hasta como enganchar un buen reventón con "good floor show No lo dejó terminar, el Garrote sintió que se le rasgaba el cuero
girls" y todo lo demás ... orno ziper. El Pulgas blandía su punta filosa que brillaba como
Allí estaba parado en la esquina de Juárez y Mejía cuando vio luciérnaga enloquecida contra la noche ... Dos, tres, cuatro, cinco,
pasar al famoso y temerario Garrote: seis puntillazos donde cayeran ... Al tiempo que entre gritos y
Hijito de tu reverenda!!!... Si ahí vas... ¡Cómo hace que no lo arreras trastabillantes y súplicas del Garrote, el Pulgas le decía:.
guachaba!. .. pensó para sí. -Sólo me estoy cobrando lo que me debes hijo de la chinga­
Y poniendo las manos en la bocina: da ...
-Garrote! pinche Garrote!!... ¡Cálmala! ¿Cómo te bandoleón Cuando ya no se escuchó más ruido que su propio resuello, el
carnal? Pulgas corrió p' al chante en busca de una pala, pues había que
-Quiubole ese... ¿Qué jais mi Pulgas ... ? enterrar al difunto ... Antes llegó a la cantina del barrio y en el
-¿Onde andabas ese, yo cría que ya morongas? baño se lavó la sangre entre tibia y pegajosa. Dos cervezas y una
-Pos hace ya casi siete años que me fui pa'califas a ganar cueros "corta teórica" con el cantinero fueron suficientes para calmar su
de rana. Allá la hice ese,.. pero vine a ver a mi jefita que está caria­ ánimo acelerado ... Fue por la pala a su casa y sólo dijo que se iba
dona ... a echar un jalecillo nocturno.
Sí, el Garrote estaba sólo de paso, pues su mamacita tenía Ya de regreso en el baldío se llevó el susto de su vida, el cadáver
reumas en todo el cuerpo y las piernas molidas por varices debido no estaba donde lo había dejado, además era tanta la oscuridad
a que jaló por más de 30 años en una tortillería y lavando ajeno. que pensó que se había confundido. Corrió de un lado para otro
El Pulgas era rencoroso, no se le olvidaban las infamantes y arro­ sin encontrar el cuerpo sangrante del Garrote ... Hasta que alcanzó
lladoras peroratas del Garrote cuando chavos: a escuchar:
-Orale, jotete, ponle al jale, límpiame los calcos si no te sur- -¡Ay ... Ay... Me muero ... perdóname ... che Pulgas ... Yo es­
to ... taba muuuy chaa ... vo ...

160 161
Allí estaba el Garrote, untando la vida en el polvo, en la basu­ Lalo, como le decimos sus amigos, es rápido como "la lumbre", •
ra ... Su súplica era constante: el chiste o la noticia del día, indiscutiblemente que lo es más con
-Por favor aaa ... yúdame no seas ... jete .. che ... Pul.. sus manos ...
Y rajas, lo clavó como a los toros después de la estocada letal, en Allí (antes en el Virginia's ahora en el Open) no sólo se suspen­
el mero cerebro, al tiempo que le decía: den las reglas de una sociedad encerrada en sus prejuicios y nor­
-Nel, ese ... estaba muy calota la cuenta, me debías demasia­ mas, sino que las leyes del espacio y la sana causalidad son destrui­
do ... das por los "prestos dedos" de Don Lalo.
El Garrote fue encontrado a medio enterrar, pues unos perros se (... El sigue en el rol y no se reporta con el chivo ... )
encargaron de la exhumación parcial del cadáver. Sólo le encontra­ A más de un despistado bebedor nocturno se la ha cortado de
ron unos cuantos dólares y unas medicinas para las varices y las súbito el sabroso mareo etílico o alguien propicio a perder el sano
reumas en las bolsas traseras del pantalón. "balance con la realidad" está ahora en un lugar más adecuado
El Pulgas declaraba ese mismo día ante la prensa: tratando de poner en orden el rompecabezas .. en fin son los ries­
-Lo lleve al terreno, le leí la cartilla y lo surtí. .. y me caí que si gos lógicos al ver que Lalo se mete un cigarro encendido a la boca
vuelve a nacer lo vuelvo a surtir. sacándolo por la nariz; o bien desagua por la boca el líquido de
una botella vertido por el oído; o amarra cuatro hojas de rasurar
Nada por aquí, nada por allá dentro de la boca con un pequeño cordón; o destruye en el piso el
(Bar Virginia's, por la Mariscal) cigarrillo que algún cliente fumaba apaciblemente para regresárse­
lo en el acto, encendido, extrayéndolo del bolsillo de su pantalón
-¡O'rale! ¡estoy alucinando ... ! ¡Cantinero sírvame otra pa'ver si del mismo tamaño y de la misma marca. Estas y muchas otras
ordeno lo que guacho ... suertes han hecho que Don Lalo vaya cobrando una sólida fama
-N' ombre si es Lalo, él que sí se las trae en cuanto al cotorreo de ilusionista del "underground" juarense.
ese de aparecer y desaparecer fregadera y media ... (... El la golpea por fantasmas y celos ... y pistea más ... )
-Pos será el sereno, pero yo ví como se metió el popote por la Por allí en esas barras, territorio generoso de alucinaciones mul­
nariz y se lo sacó por detroit ... tiplicadas, han sido testigos infinidad de turistas y lugareños de las
(... El era vago decora ... rolarla por ahí, nomás) destrezas de Don Lalo, él, Don Lalo con patrimonio glamoroso de
Eduardo Díaz, cortés y serio, encargado de la barra desde hace sonrisa y caravana, con su corbata de moño, su camisa blanca y su
más de cuarenta años, indiscutible y preclaro psiquiatra práctico , chaleco negro, impecable, revive, no sólo el mundo siempres desa­
combina su diestra y eficiente tarea de cantinero con ese otro ofi­ fiante del truco expuesto con sabiduría, sino que lleva en su acti­
cio que también nos mete en la sorpresa de lo maravilloso e inédi­ tud y su imagen toda una época de cortesía transparente, de caba­
to: la prestidigitación y la magia. llerosa armonía. Don Lalo con sus 70 años y su amabilidad nos
(... El se casó un buen día sin saber cómo ... ) reconcilia, tal vez sin saberlo, con el lado luminoso de la realidad.
Escenario mezcla de lucecillas intermitentes, botellas alineadas (... El que no se compone y ve elefantes color de rosa que lesa­
en multicolor milicia, tintineo de copas y vasos, fragancias deste­ can la trompa en el rincón de su cuarto ... )
ñidas, ojos desvelados, refugiados transitorios, minifaldas, miradas Con los ojos bien abiertos y el alma por delante, aprendiendo
furtivas, vendedores, lipstick, ojeras ... espacio donde los militan­ realmente a mirar, seremos capaces de dar con la maravilla que
tes de la bohemia sienten que la vida tiene paréntesis que sólo "los vive en cada rincón, y no sólo Don Lalo sino innumerables habi­
espíritus privilegiados" conocen y pueden gozar . tantes de la noche: adivinos, clarividentes, gitanas, etc. , aparece­
(El parece que ya casado medio se compone pero nada ... ) rán y desaparecerán múltiples cosas, pero algo que resultará fun­
damental será la total desaparición, al menos por ese rato, del

162 163
"'
tedio y el aburrimiento que como cáncer nocturno nos ataca cada puntos en la I, que si no conocía la píldora y el condón, que si la
día con más ferocidad ... sublimación del sexo, que si abusas se te cae el pelo y las ideas
( ... El llega corriendo, jadeante: ¡ Don Lalo!. .. ¡Don Lalo! ¿Es también, que si dejas la prepa y te pones a jalar, que si. ... que si ...
usted Don Lalo? ¡Ah! pos aparézcame a mi vieja que hace tres días
que me dejó ... ) Pancho Tuercas y el Mali
(Sucedió a principios de los noventa)
Historia fragmentada de un desliz, allá por los '60
(Juaritos era una ciudad pequeña o un pueblo grandote) -Hoy es día de mi cumpleaños y pos voy a ver qué hago ... Ya sé,
iré a regalarme "algo de aquellas" ... Por lo pronto no voy al jale.
Que si el sueño, que si las arañas, que si el verano y aquellas no­ El estacionamiento del Mall intimida, sobre todo cuando se ca-
ches del Bronco en la merita Dieciséis, que si las muchachas con rece de un cuatrollantas Es como acercarse al centro ceremonial
sus minifaldas, que si la copa que relaja en le Kentucky o en el sin taparrabo ni penacho Conjunto simétrico de edificios des-
Malibú, que si tu mano en mi mano, que si un burrito en el Carta comunales donde se suspende la bochornosa cotidianeidad: si es
Blanca, o de perdis en el Tin Tán, que si la música en los altopar­ verano hay un fresco acariciante, si es invierno está bien calientito;
lantes del Drive inn ("Dile que la quiero, que la necesito") ... que es tan apapachante el ambiente, que entra uno a la zona del encan­
si esas risas apretadas llenas de adolescencia y de calor, que si las to a la verdadera tierra de la fantasía (casi una réplica del "America
primeras caricias, que si el copete envaselinado con La Parrot, que way of life"). Además del excelente clima artificial hay olores agra­
si ponemos el radio para oír el Hop de la Seis en la XELO, que si dables, música tranquilizante, gente bonita o casi bonita y una
los mocasines con su penny, que si tu piel llega de visita a mi piel, catarata alucinante de artículos para todos los gustos ...
que si te cansas y te duermes, que si Jerry Lee Lewis, Cesar Costa, -Pero antes me quedo jetón otro rato ... así... gozando la vide­
Little Richard, Bill Halley, Enrique Guzmán y Check Berry, que rrea aunque sea sólo por hoy ... día de mi cumpleaños.
si aquella rola bailada a medios chiles, que si la guera vendrá de Todo en el Mall está perfectamente previsto: si lo asalta el apeti­
vacaciones, que si la beso, que si nos vamos de día de campo, que to hay desde "modestos" puestos de hamburguesas hasta "lujosos"
si le pongo tinta fuerte a mis calcos Tom Mac Ann, que si mi restaurantes para satisfacer cualquier gusto dentro de una amplia
camisa metálica y tu crinolina azul, que si más rock and roll, que si gama de voracidades; si tiene ganas de ir al baño en segundos esta­
ella no quería, que si fue sólo por que es muy seductor, que si ella rá en el preciso lugar donde le urge estar; si lo molesta la prole
sí lo amaba, que si él le responderá, que si el hóspiro, que si le digo mientras escoge su perfume francés o selecciona una camisa ameri­
a mis jefes, que si la friega que me ponen, que si mejor lo aborto, cana, hay un lugar con aparatos electrónicos (elefantitos, caballi­
que si la religión y el pecado, que si el "que dirán", que si me lleva tos, avioncitos, etc.) donde podrán ser distraídos sus pequeños
la chingada, que si por que las luces me encandilan, que si ya no monstruos; si de pronto se acuerda que tiene que llamar a su socio
me gusta fumar, que si el humo me molesta, que si no aguanto el o simplemente a una movida, allí están los eficientes teléfonos
olor, que si lo ve casi se vomita, que si lo rajado fuera contagioso, públicos o los centros de fax e Internet aguardándolo; en pocas
que si le pasó la bacha, que si ella alucinó en el asiento trasero del palabras la antesala del paraíso.
Hot Road, que si así no porque es muy vulgar, que si te avientas -Ah jijo! Si ya son las once ... Me cae que andaba bien caria­
una pinta, que si el reloj se descompuso o el carro se ponchó, que do ... con el carrillón que me da el ruco en el taller ... Ahora sí la
si tu carnal es muy macho, que si nos fallaron la brecas, que si piro pa'l mol a ver que me regalo ...
aquel pisto, que si se hizo tarde y la noche nos voltibocabajeó, que Lo atractivo del Mall no es sólo el conjunto pulcro y suculento
si ya no aguanto, que si todos lo hacen por qué yo no, que si "Lo­ de mercaderías y tiendas, la atmósfera de "paz, hermandad, lim­
ve me tender" y "Nena jugamos a la casita", que si Elvis puso los pieza y armonía", también es la clase de gente que suele visitar sus

164 165
espacios, deslizándose como Juan por su casa: parejas debidamente Pobre pancho Tuercas, está "celebrando" su cumpleaños en el
pulidas, con el atuendo de moda y las maneras adecuadas; moder­ Bote. Entre un olor a orines y un pegajoso y húmedo calor, se le
nas familias en las que es fácil apreciar la bonanza por lo cachetón rueda una lagrima con fuerte sabor a encabronamiento y frustra­
de los vástagos y los anuncios que dan "status" en sus camisetas, ción al tiempo que maldice el día en que nació.
jeans, y zapatos: C.Klein, Tommy y Niké ... ; algunos en franco
despegue discuten con el hijo menor que videocassetera o "dividí­
pleyer" es más conveniente para que pueda gozar en su cuarto las
caricaturas de moda, para así no estropear la del cuarto de televi­
sión o la que tiene papá en su recamara para ver las triple equis
como terapia motivacional; otros sin el impulso suficiente para
poder despegar todavía, se conforman con pasear por allí en un
gesto de envidiosa solidaridad con la gente decente ... Seguros de
que allí es su lugar, y que algún día alcanzarán la felicidad ...
-Hijos de su chepindrema! ... Que ojete el de la rutera, nos ata­
ca como sardinas ... Órale ... no pise! ¡Ya párale güey! ¡Nos aho­
gas!...
Por supuesto dentro de las previsiones del Mall está la seguridad:
es preciso que toda esa masa de espíritus consumistas sientan que
nadie los molestará, que ningún intruso llegará a perturbar el or­
den y la limpieza que define su forma de ser, masa cuyo lema po­
dría rezar: "lncontaminación y pulcritud en el camino del tener".
-Que gachos se ven los calcos con el lodazal del barrio ... Y es­
te chipi-chipi que no para ... ¡Chin parezco sopita ... !
Pancho brinca de la rutera y para evitar la lluvia que ha estado ,1

cayendo persistentemente, corre como de rayo dentro del Mall, va 111111

con tanto vuelo que sin querer se lleva de corbata a Doña Mirinda
1

de Alacoque y Miñaca quien en ese momento salía del Mall ata­
viada como arbolito de navidad: la bolsa voló, los collares también
y ni que decir de sus aretes, su camafeo, sus pulseras, su peluca, su
dentadura, sus tarjetas de crédito, su dignidad ....
Todo el santo rigor de la ley cayó sobre Pancho, entre otros deli­
tos pesan sobre él: Daño en Propiedad Ajena (rompió dos mani­
quís en pose de "Tulatrais" y una vitrina antes de lograr enfre­
nar ... ) Intento de violación (pues con la que finalmente enfrenó
fue con Doña Mirinda en posición no apta para menores); Intenso
de Robo a Mano Armada, (pues llevaba en el bolsillo trasero dell
pantalón unas pinzas y un desarmador); lesiones que tardan en
curar más de quince días y sí ponen en peligro la figura ... etc ...
etc.

166 167

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful