Está en la página 1de 2
ASOCIACIÓN DE MARIA AUXILIADORA ADMA POZOBLANCO El Espíritu del Señor ilumina a la Congregación Salesiana

ASOCIACIÓN DE MARIA AUXILIADORA

ADMA POZOBLANCO

El Espíritu del Señor ilumina a la Congregación Salesiana para ser fieles a la Iglesia y al carisma de su fundador San Juan Bosco. Este caminar y avanzar con el Espíritu ha ido marcando la evolución de la Asociación de María Auxiliadora.(ADMA).

La Asociación de María Auxiliadora (ADMA) es el segundo grupo de la Familia Salesiana, fundado por San Juan Bosco el 18 de Abril de 1869 en el Santuario de María Auxiliadora de Turín.

Don Bosco justificaba la Fundación de las ADMAS con esta afirmación: “nosotros los cristianos, debemos unirnos en estos tiempos difíciles. El hecho de vivir entre muchos que practican el bien nos anima sin darnos cuenta”.

Haciendo un poco de historia el primero que llamo a la Virgen María con el título de “Auxiliadora” fue San Juan Crisóstomo, en Constantinopla en el año 345.En Oriente en el año 532 San Sabas nos cuenta que también había una imagen que era “Auxiliadora de los enfermos”, y San Juan Damasceno en el 749 fue el primero en propagar la jaculatorio:”María Auxiliadora, rogad por nosotros”.

Pero es en 1572 cuando el papa Pío V introdujo en todo el mundo católico en las letanías la advocación “María Auxiliadora, rogad por nosotros”. Pero sin duda fue San Juan Bosco quien impulsó de manera definitiva la devoción a la Virgen bajo esa advocación de tal modo que la Auxiliadora es considerada la “Virgen salesiana”

Será en 1862, en plena madurez de Don Bosco, cuando éste hace la opción mariana definitiva: Auxiliadora.”La Virgen quiere que la honremos con el título de Auxiliadora:

los tiempos que corren son tan aciagos que tenemos necesidad de que la Virgen nos ayude a conservar y a defender la fe cristiana”. Cierto es también que la devoción a la Inmaculada fue una de las primera y preferidas de Don Bosco.

Desde esa fecha el título de Auxiliadora aparee en la vida de Don Bosco y en su obra como “central y sintetizador”. La lectura evangélica que hade de María, la experiencia de su propia vida y la de sus jóvenes salesianos, y su experiencia eclesial le hace

percibir a María como “Auxiliadora del repetía constantemente.

Pueblo de Dios”. “Ella lo ha hecho todo”

En 1863 Don Bosco comienza la construcción de la iglesia en Turín.

Lo que sorprendió a Don Bosco primero y luego al mundo entero fue que María Auxiliadora se había construido su propia casa, para irradiar desde allí su patrocinio. Don Bosco llegará a decir: “No existe un ladrillo que no sea señal de alguna gracia”.

Don Bosco, después de haber edificado a María, según las indicaciones recibidas de Ella en un sueño, El Santuario votivo dedicado a la Auxiliadora (Turín-Valdocco, 1868), quiso erigir, al años siguiente, en la Basílica, la “Asociación de los devotos de María Auxiliadora” (18 de abril de 1869) para irradiar en el mundo la devoción a la Virgen, invocada bajo este título.(Art. 1 acto fundación)

La finalidad de la Asociación: “La Asociación de María Auxiliadora ofrece un itinerario de santificación y de apostolado salesiano. En particular, Don Bosco la fundó para implicar a la mayor parte de la gente del pueblo en la espiritualidad y en la misión de la Congregación Salesiana.

Valoriza, de manera especial, el culto de la Eucaristía y la devoción a María Auxiliadora, en todas las formas, públicas y privadas, aprobadas por la Iglesia.

Actúa en comunión y en fidelidad a los Pastores de la Iglesia y en colaboración con los demás grupos eclesiales, especialmente los de la Familia Salesiana”. (Reglamento ADMA art. 2)

Nuestros compromisos como Asociación, teniendo en cuenta como ámbitos privilegiados la familia, el ambiente de vida, de trabajo y de amistad:

Valorizar, en sintonía con la Iglesia, la participación en la vida litúrgica, especialmente en lo sacramentos de la Eucaristía y de la Reconciliación, practicando una vida cristiana personal.

Vivir y difundir la devoción a María Auxiliadora según el espíritu de D. Bosco.

Renovar, potenciar y vivir las prácticas de la piedad popular:

Conmemoración del 24 de cada mes, el Rosario, la novena de María Auxiliadora, la bendición de María Auxiliadora, las peregrinaciones a los santuarios marianos, las procesiones, la colaboración en la vida parroquial; practicar, con la oración y la acción, la solicitud por lo jóvenes más pobres y por las personas de más necesidad; rezar sostener en la Iglesia y particularmente en le Familia Salesiana las vocaciones laicales, Religiosas y ministeriales…

Anímate a conocernos… te esperamos con los brazos abiertos.

“Propaguen la devoción a María Auxiliadora y verán lo que son los milagros.”San Juan Bosco.