Está en la página 1de 19

De Jugar con el Arte al Arte de Jugar …

Un proceso lúdico creativo


Beatriz Caba1, Mayo de 2004

Introducción
Juego Espacios/tiempos
Procesos creativos Materiales de juego
Estado de flujo Materiales para el arte
Imaginación Inteligencias múltiples
Creatividad Alfabetización emocional
Fantasía Pedagogía lúdico creativa
Intuición Niños/as
Conexión creativa Adolescentes
Desarrollo humano Adultos
Arte Padres
Música Docentes
Teatro Jardín de Infantes
Danza Escuela
Pintura Universidad
Escultura Vida
Canto

Todas las combinatorias de estos términos o frases son posibles a partir de una red
invisible de pensamientos, conocimientos y experiencias. Los invito a hacer visible esa
red, a jugar con las palabras y sus significados, relacionándolas con lo escrito en este
ensayo, sumado a nuestras propias vivencias y posibilidades teóricas previas, para abrir
nuevos caminos.

El tema del Arte y el Juego tiene la posibilidad de ser abordado desde distintas
perspectivas del conocimiento. En este ensayo virtual intentaré reflexionar sobre la
temática desde una visión global y amplia que nos permita abrir nuevos interrogantes, y
por sobre todas las cosas, nuevas prácticas educativas tanto en la Escuela como en la vida
de los niños/as y adolescentes.

Este texto esta dirigido a todos los docentes y también a padres que son los primeros y
por siempre educadores de sus hijos. Considero al ser humano como un proceso único en
continuo desarrollo, por lo cual siempre que un educador se encuentre con ese educando

1
Prof de Psicología y Ciencias de la Educación. Especialista en Juego y educación. Directora Ejecutiva de
Programas en IPA Argentina ONG: Asociacion Internacional por el Derecho del Niño a Jugar. Docente de
Nivel Terciario y Formadora de Ludoeducadores.

{ PAGE }
será necesario que emprenda la tarea de escucharlo, observarlo y guiarlo con una
perspectiva abierta, crítica, constructiva y amplia de su materia o nivel.

Los temas que voy a intentar desarrollar y articular recorren la vida entera del ser humano
como individuo y en sus relaciones con el otro o con el ambiente en que tiene la
posibilidad de crecer. No podemos comenzar a hablar de la Escuela sin antes repasar,
desde lo lúdico, qué sucede antes de que el niño ingrese a ella.

Parto en mi análisis del juego como actividad fundamental en los seres humanos, quienes
desde la niñez vamos transcurriendo por diferentes procesos y experiencias creativas
hasta llegar a la vivencia del arte en las instancias formales y no formales de la educación
y la cultura.

¨El hombre sólo es verdaderamente hombre cuando juega¨


F.V. Schiller

¨El juego es el elemento vital de la procreación espiritual, como expresión de libertad¨


G. Bally

¨Arte, ciencia y religión son a menudo, Juegos serios¨


E. Cassirer

Desarrollo
Para el niño/a, la vida es una aventura lúdica y creativa. Cuando
nace, su primera necesidad es adquirir conciencia de ese mundo
externo y extraño al seno de su madre. Debe desarrollar rápidamente
estrategias que le permitan adaptarse al afuera. No le es fácil lograrlo
porque su etapa de evolución no contiene las herramientas
necesarias, por lo que compensa esa frustración a través de muchas horas de sueño y
conocimiento de sensaciones internas placenteras y displacenteras. Luego, a medida que
el tiempo pasa, comienza a conectarse con el afuera mediado por el amor del vínculo
materno a través de sus primeros juegos, comenzando a sostener estados de mucha calma
y en forma primaria, a generar la capacidad creadora del ser humano. Esta posibilidad
que todos traemos esta íntimamente ligada al tipo de intervención materna o sustituta. En
casos de niños con necesidades especiales, estos procesos deben ser estimulados
tempranamente para potenciarlos2.

2
Tuve la oportunidad de vivenciar en lo laboral cómo a partir de una música muy suave y armoniosa,
grabada en su fondo con los latidos del corazón de una persona, un pequeño bebé prematuro de 6 meses de
vida pudo salir de una crisis de llanto, logró la calma en pocos minutos y pudo ser asistido por sus médicos
y su madre. Muchos hospitales en el mundo, han incorporando la música y el juego –Juegotecas
hospitalarias- en salas de espera, en prequirúrgicos, en sala de prematuros, en espacios terminales. La
posibilidad de mejorar la calidad de vida de los pacientes, no sólo es un beneficio en sí mismo sino que
colabora estrechamente con la cura.

{ PAGE }
El juego es para el niño/a, la forma innata de explorar el mundo, de conectarse con
experiencias sensoriales, objetos, personas, sentimientos... Estos juegos son en sí mismos
ejercicios creativos de solución de problemas. Todo lo que encuentra a su paso está
construido por y para el mundo adulto por lo que constantemente debe resolver esa
situación para poder transitar su infancia. El juego en esta etapa está ligado al amor y la
ternura de la madre, quien espontáneamente relaciona estos afectos con juegos
corporales, de voces, con los primeros juguetes blandos, con la mirada y la sonrisa.

El juego se transforma en este sentido en una especie de “tabla de salvación” que le


permite al niño/a trasladarse todo el tiempo que le sea posible a un mundo imaginario
donde crea y construye su subjetividad y, por ende, su posibilidad de comenzar a
transformarse en un ser adulto. En este sentido, el niño reinventa para sí mismo, a través
de experiencias lúdicas, el lenguaje, el caminar, el enojo, el amor, la mirada, el dolor.

El arte es redescubierto por el niño/a y su entorno, desde la posibilidad de garabatear en


algún espacio que encuentre, a veces el suelo, la pared, un libro, su propio cuerpo y
cuando aparece el adulto, la hoja. A ese garabato lo inunda de imaginación y fantasía
frente a la sorpresa de los otros, dándole formas que sólo él puede ver porque son
producto de su imaginación: “gato, mamá, plaza”. El único límite para ver en ese
garabato objetos, personas o lugares son sus experiencias lúdicas preexistentes. En
cambio, para el adulto los límites son su conocimiento o desconocimiento del desarrollo
infantil y su capacidad de permitirle al otro, a partir de su propia historia, un espacio y un
tiempo libre para su crecimiento.

La escultura comienza cada vez que un niño/a descubre la posibilidad de modelar con
arcilla, plastilina, masa, barro o cualquier otro material que permita representar algo que
su imaginación necesita incorporar como imagen, expresarlo como objeto real,
construirlo y/o destruirlo para resolver o reparar miedos, etc. Otras veces sólo necesitan
de su cuerpo para conectarse con la idea de escultura individual o grupal a partir de la
consigna libre de un docente, o de sentir una música o de escuchar su fantasía.

Si intentamos ver más, podemos observar el comienzo de las estructuras matemáticas


cuando un jugador se da cuenta que la cantidad de plastilina con que armó un gusano es
la misma que tenía cuando comenzó a modelar y la misma que le permitirá armar una
casa. De igual manera se sigue escribiendo la historia de la música cuando un niño
escucha el sonido de sus palmas, intenta chasquear sus dedos porque sabe que van a sonar
y trata de golpear cuanto objeto encuentra para redescubrir su vibración. Luego llegará a
experimentar un ritmo y a tener experiencias con la música, las que comenzará a
internalizar como propias.

A medida que crecen, los niños tienen la posibilidad de crear universos enteros de
realidad en sus juegos. Esto les permite construir su subjetividad, conocer el mundo,
relacionarse con otros, experimentar procesos internos placenteros y/o dolorosos, en
definitiva, comenzar a desarrollarse y vivir.

{ PAGE }
Citando autores

¨La creación de una situación imaginaria no es un hecho fortuito en la vida del pequeño,
sino más bien, la primera manifestación de su emancipación de las limitaciones
situacionales.¨

Vigostky, L. El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona, Grijalbo.1979.

Por cierto, hay un tema relevante en esta temática y es el clima lúdico y los espacios
significativos para desarrollar actividades creativas. El juego por sí solo recrea el clima
del encuentro. El clima lúdico surge como espacio vivido y creado entre todos los
protagonistas del encuentro pedagógico. Son varios los elementos a tener en cuenta en
forma integrada: en primer lugar las personas y su disposición, espacio físico, tiempo,
materiales, objetivos, temperatura del ambiente, sonidos, aromas …

Tener en cuenta todos estos elementos hace del aula un espacio significativo, hace que se
instale en el grupo un sentimiento de confianza, alegría, seguridad y pertenencia propicio,
para el aprendizaje creativo y significativo. Lo importante es que todo el grupo sienta el
espacio como propio. Esto hace que el clima sea óptimo motivador de la creatividad del
grupo.

Por cierto que el docente es facilitador de que suceda esta realidad en los espacios
educativos. El contribuirá junto al grupo de educandos a que todos se sientan motivados a
trabajar, se escuche una música relacionada con el tema a recrear o a incorporar una tela
de color a un espacio demasiado gris o a tener los materiales necesarios en el momento
ideal para que la actividad sea posible…

Actividad sugerida

Aquí me permito preguntarles y recordar experiencias personales:

¿Cómo intervenía el adulto y/o el docente en esta etapa lúdica vital de su


infancia?
¿Qué sentimientos o actitudes despertaba en ustedes?
Intentemos recordar nuestras experiencias de juego y los adultos que los/las
rodearon.
Recordarán un adulto que permitía o que prohibía. Quizás ni una cosa ni la
otra, pero les sugiero escribir o dibujar el recuerdo en el siguiente espacio de
la forma que espontáneamente llegó a su mente…Tómense el tiempo que
necesiten para recordar y exprésense en una hoja en blanco.

Sigamos adelante sumando ideas y experiencias…

{ PAGE }
Nuestras experiencias lúdicas y creativas en la infancia modelan artísticamente las futuras
posibilidades adultas, desde lo laboral hasta nuestra vida personal y familiar. La
sumatoria de situaciones de juego nos posibilitan construir conductas nuevas, diferentes
para cada problemática que enfrentamos, sentir toda la gama de sentimientos y
sensaciones posibles, resolver conflictos, transformar realidades con la imaginación y
nuestras inteligencias, potenciar nuestras capacidades, alfabetizarnos emocionalmente en
forma espontánea e integral.

En cada etapa del desarrollo, la capacidad lúdica y creativa, adquiere nuevas


posibilidades que podemos potenciar, cultivar, facilitar o reprimir.

Ejemplos y notas sugeridas

Daniel Goleman, en su libro ¨El espíritu creativo¨ Ed. Vergara. España, desarrolla un capítulo llamado
¨Escuelas divertidas que funcionan¨ (páginas 103 a 114). Allí describe la experiencia de más de 40 años de
las Escuelas Italianas de Regio-Emilia. La escuela aplica el método Montessori y las teorías evolutivas de
Jean Piaget en una combinatoria propia centrada en la espontaneidad individual, el trabajo en equipo, el
juego y el arte.

Francisco Tonucci, en una interesante entrevista, cita a las Escuelas Reggio Emilia y otros temas muy
relacionados con este ensayo. Te propongo que lo visites:
{ HYPERLINK
"http://webs.uvigo.es/consumoetico/textos/textos/entrevista_a_f_tonucci
.doc" }.

Complejizar el análisis de la potencialidad del juego en el desarrollo individual y social


de las personas demanda también incluir aquí algunos conceptos vinculados al desarrollo
biológico humano, dada la importancia que están teniendo las investigaciones en este
campo. El cerebro y el sistema nervioso central tienen un desarrollo continuo durante
todo el período infantil hasta la primera etapa adolescente. Luego no continua
desarrollándose, pero tiene la posibilidad de integrar diferentes tipos de experiencias y
conocimientos durante toda la vida. También podemos recordar que el cerebro tiene dos
hemisferios con modos diferentes de pensamiento, de conciencia y de comunicación. Su
estudio nos da la posibilidad de construir nuevas pedagogías que los estimulen paralela y
equilibradamente para lograr una educación integral en el ser humano.

Según Carlos A. Jiménez Vélez, en su libro “Fantasías y Risas” (Ed. Pereira. Colombia
1995), podemos analizar el siguiente cuadro:

Modos de pensamiento

Hemisferio izquierdo Hemisferio derecho


Abstracto Concreto: integral – intuitivo y metafórico.
Racional Holístico
Lógico Tácito
Articulado Heurístico
Algorítmico Organicista
Reduccionista Sensual
Intelectual

{ PAGE }
Modos de Conciencia

Hemisferio izquierdo Hemisferio derecho


Temporal Espacial
Racional Emocional
Proposicional Imaginativo
Explícita Implícita
Discreta focal Difusa
Diferencial Existencial

Modos de comunicación

Hemisferio izquierdo Hemisferio derecho


Expresional Perceptual
Por ideas Por imágenes
Por lenguaje No verbal: viso/espacial
Argumental Por expresiones faciales
Simbólica Estructural
Percepción del lenguaje: hablado o escrito Esquemática por modelos
Percepción ambiental: casos y personas.

Pedagógicamente, tener en cuenta estos conceptos, implica que debemos ampliar a los
niños el mundo de sus experiencias, proporcionándoles una base para su actividad
creativa y el desarrollo de su fantasía. Cuanto mayores sean sus experiencias de juego,
cuanto más explore, aprenda, observe, más frondosa será su capacidad de imaginar y
crear.

Actividad
Algunas preguntas para debatir en el Foro

¿Las pedagogías existentes contemplan el desarrollo integral ser humano?


¿La educación actual estimula todas las posibilidades que nuestro cerebro tiene?
¿Qué perfil de educando obtenemos cuando facilitamos el juego y la creatividad
en la infancia?
¿En qué medida hoy se tienen en cuenta estos conceptos? Por qué?

Siguiendo con el desarrollo de este ensayo veamos algunos conceptos del juego, según
diferentes teorías de sociólogos, psicólogos, filósofos, etc.

Concepto de Juego:

{ PAGE }
- Vigotsky: Un espacio asociado a la interioridad con situaciones imaginarias para
suplir demandas culturales.
- Winnicott: Lugar que no es una cuestión de realidad psíquica interna ni de
realidad exterior.
- Callois: Un proceso libre, separado, incierto, improductivo, reglado y ficticio
- Huizinga: Una acción o una actividad voluntaria, realizada en ciertos límites
fijados de tiempo y lugar.
- Piaget: Actividad que potencia la lógica y la racionalidad
- Freud: Actividad para reducir las tensiones nacidas de la imposibilidad de realizar
los deseos.

Ampliemos estas definiciones con la introducción de un documento internacional, la


“Declaración IPA por el Derecho del Niño a Jugar”:

¨ LOS NIÑOS son las bases del futuro del mundo.


LOS NIÑOS han jugado a través de todos los tiempos y en
todas las culturas.
EL JUEGO junto con los requerimientos básicos de nutrición,
salud, vivienda y educación es vital para el desarrollo del
potencial de todos los niños.
EL JUEGO es comunicación y expresión, combinando
pensamiento y acción, da satisfacción y sensación de logro.
El JUEGO es instintivo, voluntario y espontáneo.
EL JUEGO es una forma de aprender a vivir, no un mero pasatiempo.¨

Actividad sugerida
Les propongo visitar la web de la Asociación Internacional por el Derecho del Niño a Jugar
{ HYPERLINK "http://www.ipaargentina.org.ar" } y bajar el documento completo de la Declaración, para
analizarla en su totalidad. Puede ser un interesante documento de discusión en el Foro donde se sugieran
adecuaciones o inclusiones.

Siguiendo con el análisis, tenemos que considerar importante que para un niño/a jugar es
simplemente placer, alegría y movimiento y que si el adulto no le mostrara los límites del
tiempo y el espacio, el niño/a no pararía de jugar en todo el día.

¿Por qué es tan necesario el juego para el niño? ¿Le preguntaron alguna vez a un niño
que siente cuando juega, por qué quiere jugar todo el tiempo?

Retomando a Winnicott podemos afirmar que el juego es una actividad incierta que se
desarrolla en una zona de distensión neutra propicia para la creatividad, donde no existe
ni el tiempo ni el espacio conectado con la realidad, tal como el adulto lo concibe. El

{ PAGE }
verdadero juego no está sujeto a regulaciones internas –mundo instintivo-, ni externas -
presiones del mundo social-, sino que elabora sus propias reglas por su capacidad
intrínseca de autorregulación y autoorganización. Esta característica de zona neutral e
incierta hace que lo que allí ocurre propicie la creación dentro del mismo juego.

En esta zona neutral desde niño se experimenta lo que Gardner llamó “estado de flujo”,
donde la concentración en la actividad lúdica es total y no responde a los estímulos
externos (ej. el llamado de otra persona) o internos (ej. apetito normal). En este estado es
donde el ser humano tiene las mayores posibilidades de creación, de reparación, de
aprendizaje, de mayor desinhibición, en síntesis, de desarrollo humano. Podríamos
afirmar que el juego como actividad creadora tiene su propio tiempo y espacio, que para
el niño siempre es insuficiente. Estos espacios se viven como altas dosis de placer y
felicidad, donde el jugador, de igual manera que el artista, se entregan libremente a la
actividad con energías extras y sensación de logro. Biológicamente se ha comprobado
que durante el proceso de juego el cuerpo produce endorfinas, las que generan defensas
genuinas indispensables para la vida.

Este estado se da en el juego al igual que en el arte cuando son consideradas como
actividades libres, en la medida que el jugador o el artista se entreguen espontáneamente.
El adulto puede estar facilitando el espacio, el tiempo y los materiales necesarios. Dando
marco a la actividad, continuidad, contención y significado al grupo.

Este estado de flujo que se experimenta durante el juego, tiene posibilidades de


evolucionar, durar cada vez más tiempo, combinarse con imágenes, saberes y
experiencias más ricas al pasar los años. Esto posibilita que cuando el púber comienza a
desplazar sus energías lúdicas a actividades culturales, deportivas y creativas, también
desplaza esta capacidad creadora a las distintas expresiones del hombre.

En este estado, también llamado “momento blanco”, el ser humano lúdico y creativo
“fluye” porque no utiliza sólo el plano del pensamiento racional, sino que tiene la
posibilidad de acciones más complejas, producto de una actividad mental en que operan
el mundo racional/objetivo y el mundo de la intuición, la imaginación y la fantasía.

Dato para tomar nota


Al dejar de jugar muchos adultos tienen adormecida la capacidad lúdica.
Debido al alto grado de placer que se experimenta en el jugo infantil, la
memoria adulta tiene la posibilidad de volver a recordar esos estados de flujo
por los que pasó a partir de nuevas experiencias creativas y transformar
actitudes, encontrar soluciones nuevas a problemas viejos, intervenir con otra
modalidad frente a la familia o al grupo de educandos.
El adulto puede volver a jugar, a conectarse con su esencia a partir de
conexiones creativas con las artes. Sólo es cuestión de permisos y de
compromiso con uno mismo.

Para investigar:
Conexión Creativa, PCETI Argentina. PCETI es la sigla para Person Centered Expressive Arts Therapy
Insititute, o Instituto de Artes Expresivas desde el Enfoque Centrado en la Persona. El objetivo de esta
institución es introducir, divulgar y normalizar la práctica de Arte Terapia y Counseling a través de las
Artes Expresivas en Argentina. El PCETI fue fundado promediando los '80 en Estados Unidos por Natalie Rogers

{ PAGE }
(hija del psicoterapeuta humanista Carl Rogers) quien llamó a su metodología de trabajo la Conexión Creativa®. Ver:
{ HYPERLINK "http://www.pcetiargentina.com.ar" }

Graciela Sheines, investigadora argentina, decía que el juego es un proceso que va del
caos al orden (otra similitud con el arte), donde el protagonista -jugador o artista- se
mueve y explora libremente entre todas las posibilidades que el ambiente le da en forma
desordenada, incierta, caótica hasta lograr en esa conexión creativa y lúdica una
posibilidad ordenadora interna de concentración centrada en un fin, en un juego, en un
arte.

Todas las teorías son atravesadas por la creatividad. Esta capacidad creadora se gesta
inicialmente en el juego y luego se desplaza en otras actividades y, en forma directa o
indirecta, es productora de la cultura y el desarrollo humano en forma integral.

Concepto para investigar: Juegotecas


Existen una tipología de Juegotecas, con diferentes objetivos, funcionamientos según su contexto y
destinatario. Son espacios creados para el juego y la educación creativa del ser humano. El concepto desde
1934 hasta la fecha, a variado y evolucionado a través del tiempo y los contextos. En las Juegotecas o
ludotecas se defiende en acciones concretas el derecho del niño a jugar a partir de actividades que
estimulan el desarrollo, afianzan la identidad y construyen la subjetividad individual y grupal.
Las juegotecas son espacios donde se puede crear, pensar, conceptualizar, explorar, reinventar, socializarse
aprendiendo a convivir con ideas diferentes. Espacios donde el rol de los formadores o “ ludoeducadores”
sea de facilitadores y no de instructores o repetidores de información.
En las ludotecas hay espacio para todo tipo de conocimiento o vivencia a través de la expresión creativa y
el desarrollo de la imaginación. Desde juegos tradicionales hasta juegos en computadoras, desde talleres de
arte o música hasta juegos con robótica y ciencias.
Es un tema amplio y que forma parte de la construcción de la Pedagogía Lúdica. Merece ser investigado y
profundizado.

Como evolución del concepto, actualmente ha comenzado a funcionar la Juegoteca Integral IPA, un
espacio lúdico con función sociocultural, intergeneracional diseñado para jugar libremente a través de todas
las expresiones creativas del hombre. Parte de las necesidades e intereses del individuo y del grupo. Allí los
jugadores de diferentes edades y capacidades se coeducan integralmente protagonizando juegos y
utilizando materiales creativos con el fin último de expresarse y desarrollarse. Es un espacio centrado en el
jugador donde los objetos son mediadores de la acción lúdica. Los ejes de trabajo son la imaginación, el
protagonismo y el aprendizaje.

Vínculos sugeridos
{ HYPERLINK
"http://www.redcreacion.gq.nu/documentos/congreso6/REBautista.htm" }
{ HYPERLINK "http://www.ipaargentina.org.ar/juegoteca.html" }

Actividad sugerida
En el siguiente párrafo completar con la palabra juego o arte según su sentido:

{ PAGE }
El……….. ha estado relacionado con el ser humano desde tiempos muy remotos. Siempre le significó al
hombre un modo de expresión y de comunicación, el cual se manifestó en todas sus actividades, porque fue
utilizado por él invariablemente en distintas etapas de su vida y en diferentes culturas.

El juego y el arte tienen muchos elementos en común y también características que lo


diferencian.

Algunas Similitudes:
- Son definidos conceptualmente como lenguajes universales.
- Se relacionan con la historia del ser humano desde tiempos muy remotos.
- Posibilitan la expresión y la comunicación humana más allá de la palabra.
- Posibilitan la expansión de la imaginación.
- Son actividades placenteras.
- Posibilitan aprender conceptos espontáneamente.
- Son actividades liberadoras.
- Posibilitan conocer y cuestionar lo establecido.
- Posibilitan el ejercicio pleno de las inteligencias múltiples 3(1)
- Potencian el desarrollo integral del ser humano.
- Tienen efecto catártico: descarga de energías y emociones que al mismo tiempo le
posibilita exteriorizarlas, conocerlas y controlarlas

Algunas Diferencias
- En el arte existe la producción de un objeto nuevo. En el juego esto no es
condición necesaria.
- El juego está centrado en el proceso de la actividad lúdica.
- En el arte la atención se dirige más al producto que al proceso de la creación.

Podemos también ver al juego y al arte en un continuo en evolución, un espiral que


comienza en el juego más simple, continúa en un juego que se articula con las
expresiones artísticas más primitivas. Luego a partir de vivenciar variadas experiencias
lúdicas y creativas simples y complejas, individuales y grupales, combinadas con música,
pintura, escultura, teatro, ciencias, la conexión creativa desarrollada por cada ser humano,
le posibilitará experimentar diferentes artes y crear en distintos ámbitos de su vida adulta.
Su evolución a través de estos procesos educativos le otorgará la capacidad de ser lúdico
y creativo en cualquier actividad elegida.

Actividad sugerida

¿Cómo dibujarían este espiral conceptual? Imagínenlo!

3
Para Howard Gardner, profesor e investigador de la Universidad de Harvard, existen muchas clases de
inteligencias: la lingüística, la matemática y lógica, la musical, la espacial, la del movimiento corporal, la
interpersonal y la intrapersonal. Reducir a lo intelectual, la inteligencia de un niño es ver sólo una parte de
sus capacidades y posibilidades de desarrollo. El juego y el arte tienen la posibilidad de estimular
simultáneamente todas las inteligencias cuando la actividad es libre y espontánea.

{ PAGE }
Y exprésenlo en una hoja en blanco.

Si nos ocupamos del adolescente, vemos que ha desplazado su actividad lúdica


infantil hacia un creciente interés por los deportes, las nuevas comunicaciones y las
artes, porque en su crecimiento ha comenzado a buscar otras actividades que le
permitan expresarse y que le ayuden a construir su identidad cubriéndole sus nuevas
necesidades de comunicación y desarrollo.

El niño tiene la posibilidad de jugar conectándose con la realidad que desconoce, de


experimentar con materiales de forma directa y expresiva, inventando y recreando sus
propias imágenes hasta conocer el mundo que lo rodea. En cambio el adolescente
necesita referentes, ideales, elementos que lo acerquen y pongan a prueba la realidad
porque está en búsqueda de su identidad. Inicia un proceso de transformación donde
necesita aunque no lo verbaliza, la escucha, el respeto de su intimidad, posibilidades y
espacios adecuados de expresión, respuestas no contradictorias del mundo adulto,
vínculos afectivos sociales variados y estables, modelos y valores posibles, nuevas
vías de comunicación.

Es necesario observar a la adolescencia no como una crisis del desarrollo, sino como
un momento propicio para seguir la evolución del proceso creativo iniciado en la
infancia con el juego. La actividad artística puede ser el eslabón perdido en esa
búsqueda por la identidad, la acción que le posibilite al adolescente conocerse y
reconocerse en relación con los otros, la vía de comunicación con el mundo adulto al
que esta ingresando, la integración social a través de la muestra y reconocimiento de
sus obras.

Winnicott nos recuerda que ”la crisis de la adolescencia sólo dura un tiempo y el
tiempo es su remedio natural”. El mundo adulto puede ayudarlo fomentando su
capacidad inventiva y facilitándole actividades y materiales adecuados a sus intereses
y necesidades. Esto le permitirá establecer la exploración de sus emociones, más allá
de la palabra, simbolizar y construir su individualidad.

Para poner en práctica…


La cosoteca
Espacio donde se clasifica diversos materiales reciclables variados en formas,
colores y tamaños con el fin de reutilizarlos en diversas actividades lúdicas y
creativas.
Estos sectores forman parte de las Juegotecas y pueden formar parte de las
escuelas para enriquecer las posibilidades del sector de artes. Se gana en
creatividad, economía y cooperación, porque la cosoteca se construye y mantiene
entre todos los que participan de la actividad.

El adolescente tiene en esta etapa emociones polarizadas, falta de equilibrio y de


constancia en sus sentimientos. Su búsqueda, en este aspecto de la personalidad, es

{ PAGE }
constante e inconsciente. Sus vínculos afectivos tienen idas y vueltas porque sus
ritmos emocionales van muy ligados a la transformación física que viven. Los adultos
y docentes que los rodean tienen que tener en claro cuánto pueden hacer por el
equilibrio de su inteligencia emocional a través de propuestas pedagógicas creativas,
adaptadas a sus necesidades e intereses, que en definitiva serán las que le posibiliten
no solamente mejorar sus vínculos, sino también potenciar sus habilidades y
conocimientos4.

Es importante darles, en esta compleja etapa del desarrollo, la libertad para expresarse
en diferentes artes. Si los limitamos, si los controlamos, si no permitimos la
comunicación y la expresión facilitando espacios significativos para cada grupo, los
tiempos y los elementos necesarios, no habrá posibilidad de vincularnos con el
adolescente ni que el adolescente pueda sentirse confiado en esa búsqueda de sí
mismo.

Los asesinos de la creatividad


- La vigilancia u observación constante mientras trabajan ahoga el impulso creativo.
- La evaluación persecutoria hace que los niños se preocupen más por la nota que por sentirse satisfechos
de sus logros.
- Las recompensas o premios utilizadas en exceso privan del placer de la actividad creativa
- La competencia extrema donde no se respetan los ritmos personales
- El exceso de control: consignas cerradas donde cualquier originalidad es un error.
- Restringir las elecciones no fomenta la curiosidad ni la capacidad de libre elección. Hay que apoyar los
intereses individuales.
- La presión, estableciendo expectativas exageradas, puede tener efectos contrarios y producir aversión
por el tema.

Adaptación de Fuente: Goleman, Daniel, El espíritu creativo, Ed Vergara. España 2000. pág. 78/9

La expresión creativa se convierte en la adolescencia, en una valiosa alternativa que les


permite identificar y recuperar su integridad como sujetos en formación, terminar de
construir la subjetividad que comenzaron a articular en sus juegos infantiles. Además, si
el docente lo permite, los jóvenes se arman un espacio para la creación que les es propio
y placentero para el encuentro pedagógico y el trabajo artístico. Esto potencia el
compromiso con la tarea y el respeto consigo mismo y con el resto del grupo.

Otro tema relacionado a la adolescencia es la violencia, la indiferencia, la pasividad, la


desmotivación, tan común en la escuela media de hoy. En este sentido, el arte pone claros
objetivos, metas cortas para llegar a un fin. Si la elección es libre y personal
aseguraremos en un alto porcentaje la motivación en la tarea.

4
El concepto tradicional de inteligencia se ha ampliado. Ahora sabemos que el coeficiente intelectual de
una persona, es importante pero no suficiente para describir sus capacidades. El coeficiente emocional es
nuestra capacidad para manejar y equilibrar las emociones. Constituye un factor importante en el desarrollo
personal del ser humano. Adaptado de La Inteligencia Emocional, de Daniel Goleman.

{ PAGE }
Para los y las jóvenes lo malo y lo prohibido aparece como algo sumamente seductor y en
este sentido lo creativo puede hacer emerger lo oculto, lo invisible que se presenta
rodeado de vacío. Esto atrae y, a la vez da miedo, porque los instala por unos instantes en
un universo que disuelve la seguridad de lo conocido frente a lo incierto del momento,
pero los introduce al mismo tiempo en un mundo que los interroga.

Víctor Lowerfeld y Lambert Brittain en su libro


“El Desarrollo de la capacidad creadora”, dicen:

“Aquellos que no son capaces de crear, que no encuentran


satisfacción en construir algo, será más seguro que busquen
destruir lo que los otros han construido. Puede existir
mayor riesgo en observar pasivamente la vida, que en ser
agresivo, dentro del papel que a cada uno le toca.
Vínculo sugerido
{ HYPERLINK "http://www.ucm.es/info/mupai/lowenfeld.htm" }

Desde el docente, fomentar la creación implica crear una atmósfera que promueva las
capacidades de libertad individual, que permita al/a joven construir sus propios modelos
de reconocimiento.

En este sentido es más importante facilitar que los jóvenes se expresen en lo que
necesiten y les interese, que preocuparse exageradamente por el aprendizaje de técnicas
plásticas o teatrales. Bastará para facilitar su capacidad inventiva, aportarles guía y los
elementos que sean necesarios para llevar a cabo el trabajo elegido. Luego el
acompañamiento, el reconocimiento, el aprendizaje puntual de alguna técnica o elemento,
la contención del docente y del grupo, llevará al adolescente a plasmar su proyecto.

El objetivo primero debiera ser que el/la joven sienta la sensación de logro cuando
termina su obra –igual a la que tenía cuando jugaba libremente- que se grabará en su
autoestima en construcción. Luego provocar una actitud crítica, de reflexión que
comprometa su acción. También que aprenda a llevar a cabo un proyecto personal con
gestión propia. Generar nuevas preguntas, otras metas, un nuevo proyecto, no bajar los
brazos frente a los obstáculos, tener continuidad y perseverancia, son aprendizajes únicos
y creativos que los docentes deberán guiar y reforzar para potenciar su inteligencia
emocional, motor fundamental de su identidad.

Los adolescentes son capaces de ampliar sus horizontes, son ellos los protagonistas de su
propia historia. Los docentes y padres tenemos que concederles un camino que les
conduzca a la conquista de su propia identidad, permitiéndoles realizar sus propios planes
y proyectos. El adulto pondrá escucha, guía, espacios, tiempos, límites, permisos y los
conocimientos necesarios. Nunca con autoritarismo ni violencia, siempre tratando de

{ PAGE }
descubrir la pasión de cada uno de los jóvenes para ayudarle a encauzarla y equilibrarla
hacia su objetivo de vida.

Sólo así los ayudaremos a formar un perfil adaptado a estos tiempos; sólo así estarán
formados para enfrentar la compleja sociedad que hoy tenemos.

Conclusión abierta
Comencemos esta conclusión, leyendo a algunos pensadores e
investigadores del juego:

Johan Huizinga en su obra el ¨Homo Ludens¨ señalaba que la ciencia y la


técnica en vez de liberar y perfeccionar al hombre muchas veces lo deshumaniza y
esclaviza. Describe el clima social tecnificado como desfavorable para el desarrollo de
la personalidad cuando no se atienden otros aspectos importantes de la cultura.
Huizinga habla de la necesidad de una vuelta a la simplificación, un retorno a las
cuatro virtudes griegas: fortaleza, justicia, templanza y prudencia como único
camino para fortalecer nuestra personalidad y enfrentar el avance de la civilización.

Graciela Sheines, argentina, dice en su libro “Juguetes y Jugadores”


afirma: “Hoy son pocos los hombres que se lanzan a jugar creativamente en el
espacio indefinido apto para el juego en que se ha convertido el mundo. Hoy la gente
presta atención a todo, que es lo mismo que no estar atento a nada, está ansiosa
por informada, devorando noticias en un hambre nunca saciada porque éstas
envejecen apenas nacidas, persiguiendo histéricamente la actualidad que se
desactualiza a cada instante, preocupados obsesivamente por el tiempo perdido... El
habitante de este caos es el hombre de la transición, el hombre puente, el
mediador entre el mundo ordenado y estable de nuestros abuelos y el mundo
nuevamente estructurado del futuro... Si aceptamos el vacío podemos instalarnos sin
esfuerzo en el centro (de nosotros mismos, de las cosas, de una alegría fugaz, de
una situación cualquiera… podemos convertirnos en auténticos jugadores jugando los
propios juegos que sin proponérnoslo, ponen en movimiento la historia y construyen
el futuro.”

En este ensayo la intención primaria fue analizar junto a ustedes la temática del juego y el
arte en relación con otros conceptos intervinientes. Esto nos posibilitó ver en un continuo
al desarrollo humano creativo, desde las experiencias lúdicas más simples, pasando por
otras más complejas y las vivencias del jugador quien ha experimentado en variadas
situaciones el estado de flujo que, de ser fomentado adecuadamente, podrá desplazar a
otras actividades creativas en diversas áreas del conocimiento.

También nos detuvimos en la adolescencia como período propicio para favorecer el


proceso creativo ya que justamente los adolescentes se encuentran tratando de crear su
identidad a través de la construcción de proyectos propios.

{ PAGE }
Es importante destacar desde lo pedagógico que muchas veces el juego y el arte han
entrado a la escuela a través de consignas cerradas, que están lejos de ser integradas a un
proyecto o planificación general sino que se utilizan como herramientas o técnicas
puntuales, sin tener en cuenta el espacio ni el tiempo y mucho menos si es significativo
para el grupo en cuestión. Desde mi punto de vista, esto no es juego ni tampoco arte. Las
estrategias lúdicas o de educación por el arte se ponen en práctica cuando tienen total
relación y significado con el tema y el contexto en el que se está trabajando, el docente y
el grupo recrearán el espacio y buscarán el tiempo óptimo para vivenciar juegos y
actividades creativas que luego den lugar a la reflexión y el intercambio.

Para intercambiar en el foro

¿Todo lo expuesto suena utópico? ¿Parece obvio? ¿Imposible de poner en práctica? Sería enriquecedor para
todos que pudiéramos intercambiar los por qué de estas preguntas.

Hacer realidad mucho de lo expuesto hasta aquí depende en gran medida de los adultos
que educamos niños y adolescentes desde diferentes roles. Padres y docentes, que han
vivido y se han educado en otros contextos, ni mejores ni peores, diferentes
sustancialmente. Debemos además de actualizarnos teóricamente, trabajar sobre nuestro
desarrollo personal, sobre nuestras emociones, que son muchas veces las que no nos
permiten mantener un vínculo horizontal y enriquecedor con nuestros educandos.

La diversidad de un contexto vertiginoso y cambiante nos atraviesa a todos de diversas


maneras, generalmente en forma negativa (stress, desocupación, pobreza, otros) y los
educadores no estamos exentos de padecer estos flagelos. Por esto es que también
nosotros necesitamos espacios y tiempos para vivenciar lo que nos pasa, tamizar nuestras
emociones, reflexionar y formarnos unos a los otros. Hoy estamos muchas veces frente a
una situación nueva: nos encontramos enseñando lo que acabamos de aprender, en casi
un ida y vuelta de saberes previos y nuevos.

Los padres y los maestros podemos fomentar o reprimir la creatividad y el juego que
surgen naturalmente en niños y adolescentes. ¿Será ésta nuestra tarea y desafío,
cualquiera fuese la disciplina o rol que nos ocupe? Es importante cultivar y recuperar
cada día la curiosidad, el asombro, la espontaneidad de los educandos. Pero. ¿dónde está
nuestra curiosidad, nuestro asombro, nuestra espontaneidad? Si es cierto que no puedo
enseñar lo que no he hecho propio, deberé empezar por reencontrar mi pasión por educar,
mi compromiso con la tarea, mi compromiso con la formación continua y actualizada
para poder tener la posibilidad de pedirle lo mismo al otro que, generalmente, está en
situación de vulnerabilidad y necesidad de mi contención.

Raimundo Dinello, educador uruguayo, expresa en su libro “La expresión lúdico-creativa”:

“A través de la expresión creativa es que el individuo aprende a


ser sujeto, en ella él se descubre, descubre el mundo y se
construye como persona. La expresión es la manifestación de vida
del ser es un aprendizaje de ser sujeto: un ser autónomo.
El ser autónomo asume iniciativas y visualiza alternativas.

{ PAGE }
La creatividad es un proceso de interconexión, de nuevas relaciones y proporciones
es necesaria la flexibilidad tanto en las estructuras de pensamiento como en la
percepción imaginativa que construye formas originales. Por cierto que la repetición
no permite espacio de creatividad. Por lo tanto, los entrenamientos basados en la
reproducción de ejercicios no están en el mismo plano que la creatividad, por el
contrario están atrapándola.
La unicidad del ser que tiene la cualidad de tornarse inteligente es la punta de la
madeja para desenvolver la relación entre el sujeto y el mundo de los objetos,
descubriendo sus articulaciones, funciones, mecanismos, atributos, componentes… y
así construirse en esta creatividad.”

El perfil de educando de nuestra sociedad deberá estar basado en seres creativos y no en


eruditos que puedan adaptarse a la vertiginosa realidad que nos está tocando vivir.
Cambios paradigmáticos de valores, contextos regidos por nuevas tecnologías, economías
de mercado globalizadas, consecuencias sociales en lo laboral, en la salud, en la
educación difíciles de enfrentar por su agudeza y profundidad.

Todo esto nos lleva a la necesidad de ir transformando el perfil del docente que hoy esta
frente a nuestras aulas. Porque los tiempos han cambiado, la infancia y la adolescencia de
hoy tienen otras necesidades e intereses porque el contexto es muy diferente al que
nosotros vivimos hasta hace poco tiempo. El docente tiene la necesidad y el desafío de
cambiar.

Mi propuesta para el docente es que, además de actualizar continuamente sus


conocimientos disciplinares, también recurra al juego y al arte para que trabajando en su
desarrollo personal, encuentre formas y caminos de comunicación diferentes a los de la
pedagogía tradicional. Esto significa una propuesta. La construcción de una Pedagogía
lúdico-creativa que colectivamente, con ensayos y errores, podamos ir perfeccionando
entre todos. Tenemos muchos autores latinoamericanos y de otras partes del mundo que
han teorizado sobre pedagogía, otros muchos autores que analizan la realidad actual. Sin
embargo, trabajar con lo que sucede en nuestro interior, con nuestra propia realidad es
tarea de cada uno en particular.

Es muy importante lograr un clima agradable, lúdico, cálido para realizar nuestros
encuentros pedagógicos, pero si nuestro espacio interior no tiene la tranquilidad necesaria
para escuchar y no violentar, la autoestima necesaria para reconocer al otro y no
colaborar en su frustración, la pasión por la tarea para contagiar alegría y motivación…
será muy difícil, utópico o hasta imposible que nuestros educandos aprendan
conocimientos y los transfieran creativamente.

Para llevar adelante estas ideas pedagógicas no hay que esperar que otros cambien el
sistema educativo. Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de realizar actividades que
den permiso para pensar. El juego y el arte con un lugar importante en la educación, un
cambio desde la pedagogía tradicional hacia la pedagogía lúdico-creativa, la
transformación comprometida de la actitud docente, son ya una necesidad sociocultural
de nuestro tiempo. Necesitamos un cambio educativo profundo, que libere el impulso
lúdico de los seres en formación, que les dé la posibilidad de ver en esta crisis de fin de
siglo una oportunidad de ser libres sirviéndose de las nuevas tecnologías articuladas con

{ PAGE }
su creatividad para obtener un desarrollo personal que le posibilite encontrar estrategias
de cambio y humanización.

Si este texto sirvió para confirmar algunas ideas o prácticas silenciosas, si desencadenó
preguntas o cuestionamientos, si provocó disensos o acuerdos, la tarea está cumplida.
Cuando me encomendaron esta tarea pensé que si lograba en el lector un granito más de
protagonismo y participación sentiría esa sensación de logro que tiene el jugador o el
artista cuando desarrolla su actividad. Seguramente compartiremos esta última idea:
tenemos a cargo la más apasionante tarea: la de facilitar la educación de niños y
adolescentes.

A lo largo de este ensayo, ustedes se encontraron con fragmentos de un cuadro muy


antiguo que reúne al arte y al juego. Como el título de este ensayo es De Jugar con el
Arte al Arte de Jugar … les propongo que, a manera de cierre, identifiquen a cada una
de las imágenes propuestas en este ensayo para acompañar conceptos, actividades, citas o
comentarios, en la totalidad del maravilloso cuadro de Pieter Brueguel, realizado en el
año 1559, al que llamó Children's Games, el cual nos vuelve a remitir a la idea de que el
juego y el arte son parte fundamental de la cultura del hombre.

Vínculo sugerido
{ HYPERLINK "http://gallery.euroweb.hu/html/b/bruegel/pieter_e/painting/children/" }

{ PAGE }
¡Muchas gracias por elegir leer este ensayo para seguir construyendo el proceso
creativo de aprender juntos!

{ PAGE }
B ibliografía recomendada

Aimerich, M. y C., Expresión y arte en la escuela (tres tomos), Teide, Barcelona, 1981.
Akoschky, Judith, et al., Artes y escuela, Paidós, Buenos Aires, 1998.
BIANCHI de ZIZZIAS, Elia Ana “Estrategias lúdicas para la Alfabetización” Procesadora pedagógica
Beatriz CABA. ¡Que vivan los Chicos! Proamba Bs.As.2001
Cohen, David, y Stephen Mackeith, El desarrollo de la imaginación. Los mundos privados de la infancia,
Paidós, Barcelona, 1993.
Cossettini, Leticia, Del juego al arte infantil, Eudeba, Buenos Aires, 1977.
Despind, Jean-Paul, La música y el cerebro, Gedisa, Barcelona, 1989.
Dobbeleare, G.: Pedagogía de la Expresión. Editorial Nova Terra, Barcelona.
Dinello, R. La expresión lúdico creativa. Nordan. Uruguay 1991.
Egan, K., Fantasía e imaginación: su poder en la enseñanza, Morata, Madrid, 1999.
Freud, Sigmund, Psicoanálisis del arte, Alianza, México, 1984.
Gardner, H., Arte, mente y cerebro, Paidós, Buenos Aires, 1987.
GLANZER, Martha. “El juego en la niñez” Ed. Aique. 2000.
Goleman, Daniel. La Inteligencia Emocional. Ed. Vergara. Bs. As.1996.
GOLEMAN, Daniel y otros.,El espíritu creativo. Ed.Vergara. Bs. As., 2000.
Hopkins, Roy, Adolescencia. Años de transición. Editorial Pirámide.
Huizinga, J. Homo ludens. Alianza/Emecé. Buenos Aires.1968
IPA: Asociación Internacional por el Derecho del Niño a Jugar, El juego: necesidad, arte y derecho, Ed.
Bonum. Bs.As. Argentina. 1996.
Jiménez Vélez, Carlos Alberto. Fantasías y risas, Ed. Olímpica. Colombia. 1995.
LAVITNAN, Susana y CARIDE DE MOUGHTY, María J. Inventamos Juegos y Juguetes.
Ed. Unicef Argentina / AIQUE. Auspicio Ipa Argentina. Bs.As. Argentina. 1992.
Lowenfeld, Viktor y W. Lambert, Desarrollo de la capacidad creadora, Kapelusz, Buenos Aires, 1973.
Lorenzano César, La estructura psicosocial del arte, Siglo xxi, México, 1982
Mannoni, O. Deluz, A., La crisis de la adolescencia. Editorial Gedisa.
PIAGET, J. La representación del mundo en el niño. Ed. Morata. Madrid. 1984.
Read, Herbert, Educación por el arte. Editorial Paidós.
Scheines, G. Juguetes y Jugadores. Editorial de Belgrano. Buenos Aires. 1981
SCHEINES, Graciela, Juegos inocentes, juegos terribles. Ed. Eudeba, Bs.As. Argentina. 1998.
TONUCCI, Francesco. Cómo ser niño. Ed. Rei. Arg. 1989.
Vigotsky, L.S. El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Ed. Critica. Barcelona. 1989.
Vigotsky, L., Psicología del arte, Barral, Barcelona, 1970.
WINNICOTT, D.W. Realidad y Juego , Gedisa Editora. Barcelona 1992.

{ PAGE }