Está en la página 1de 5

• Saludo a los participantes

LA IGLESIA EN ESTADO DE MISIÓN


“Lectio Divina” • Canto:
para la Oración y Formación Inicial • Invocar la luz y la fuerza del Esp. S.(oración inicial del folleto de Lectio divina o semejante)
en la Escuela de Discípulos (Esc. de la Palabra) • Entronización de la Palabra de Dios con el Cirio Pascual en el centro de la reunión
y la Escuela de Misioneros (Esc. de Apóstoles)
1er. Paso: LECTURA (Lectio)
DESDE NUESTRO CONTEXTO
Animador(a): Leemos el siguiente relato:
EN LA CIUDAD DE MÉXICO Gen 18,1-10a Acoger al necesitado, acoger a Dios
XVI Dom. Tpo Ordinario (C) Col 1,24-28 Martín Avedeitch era un zapatero remendón ruso ya anciano.
Lc 10,38-42 Una noche después del trabajo se puso a leer su Biblia, y pensó: «¿Qué haría si se presentara el Señor
18 de Julio de 2010 en mi casa?» Quedó dormido con estos pensamientos hasta que le despertó una voz:
—Martín, Martín. Mañana vendré.
“MARÍA ESCOGIÓ LA MEJOR PARTE Y NADIE SE LA QUITARÁ” Al día siguiente el buen zapatero estaba inquieto porque esperaba la visita del Señor. A través del
ventanuco que daba a la calle vio los pies del anciano Stepanich que paleaba la nieve. Martín golpeó la
” ventana con los dedos y lo hizo entrar para que se calentara y bebiera un poco de té.
—Gracias Martín Avedeitch —dijo el anciano cuando marchaba—. Me has dado alimento y confortado el
cuerpo y el alma.
Era ya mediodía cuando dio comida y ropa a una forastera desaliñada que llevaba a su bebé en brazos.
La pobre mujer rompió a llorar cuando aquel anciano al que no conocía de nada le ofreció también su
propio capote y unas monedas.
—El Señor te bendiga, buen hombre, —musitó sollozando al abandonar la pequeña estancia.
Era ya tarde entrada y el Señor Jesús no había venido. Martín vio cómo un niño harapiento robaba a
una anciana una manzana de su cesto. Ésta le había agarrado y le tiraba de los pelos.
—Déjalo, abuela. No lo hará más —intervino Martín. La anciana lo soltó.
— ¡Pide perdón a la abuela! Y no lo hagas más. Te vi robar la manzana.
El niño rompió a llorar y pidió perdón.
—Así me gusta. —Martín tomó una manzana del cesto y se lo dio al muchacho.
—Aquí tienes una manzana. Yo te pagaré, abuela.
—Merecía que lo azotaran para que se acordara toda una semana —contestó la anciana.
—Abuela, abuela. Eso es lo que queremos nosotros. No lo que quiere Dios. Si debemos azotarlo por
robar una manzana... ¿qué mereceremos nosotros por nuestros pecados?
Y el niño se ofreció ayudarla a llevar el saco porque iba por el mismo camino. Y marcharon juntos, el
niño con el fardo de manzanas y ella apoyada en su hombro. Martín regresó a su zapatería y terminó el
trabajo del día, y al volver a abrir su Biblia creyó oír rumor de pasos en el oscuro rincón. Escuchó una
voz al oído: “Martín, Martín... ¿No me conoces?” —Y del rincón salió Stepanich que le sonrió y se disipó
como una nube. “Soy yo” —repitió la voz—. Y de la oscuridad, surgió la mujer con el niño que también
se desvaneció en las sombras. “Soy yo” —volvió a oír— y vio a la anciana y al niño con sus manzanas
que sonreían y desaparecían. Y Martín comprendió que el Salvador le había visitado tres veces ese día.
Respondemos en comunidad las siguientes preguntas:
1. ¿El anciano Avedeitch realmente esperaba al Señor? ¿Tenía motivos? ¿Cuáles?
2. Describe las ocasiones en que acogió realmente a Dios en ese día.
3. ¿Qué es más fácil, acoger en sentido material, o acoger con el corazón? ¿Se puede
acoger en los dos sentidos a la vez? ¿Cuál es la acogida más valiosa?
Palabras clave: "ELEGIR – HOSPITALIDAD - LA MEJOR PARTE" 4. ¿Estarías dispuesto tú a tener los gestos de Martín Avedeitch? ¿Cuántas veces al día
OBJETIVO: “Recrear en los miembros de la comunidad la capacidad de tomar crees que se te presentan esas situaciones?
decisiones, para que, dándole tiempo a las cosas de Dios, elijamos la mejor La caja dorada
parte. Acoger a Dios y acoger a los demás- Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 3 años por desperdiciar un trozo de papel
Preparar: Biblia – velita – Cruz – pizarrón o cartulina – marcadores. de envoltura dorado. El dinero era escaso en esos días por lo que explotó en furia, cuando vio a la niña
tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de Navidad.
Sin embargo la niña le llevo el regalo a su padre la siguiente mañana y dijo: "Esto es para ti, Papito". ____________________________________________________________________________
El se sintió avergonzado por su reacción de haberla regañado, pero volvió a explotar cuando vio que la
____________________________________________
caja estaba vacía… Volvió a gritar a la niña diciendo: "¿¿¿Qué no sabes que cuando das un regalo a
alguien se supone que debe haber algo adentro???" ____________________________________________________________________________
"La pequeñita volteó hacia arriba con lágrimas en los ojos y dijo: "Oh, Papito, no está vacía, yo soplé ____________________________________________________________________________
besos adentro de la caja hasta llenarla. Son todos para ti, Papi." ____________________________________________________________________________
El Padre, al escuchar a su hija se sintió morir; puso sus brazos alrededor de ella y le suplicó que lo ________________________________________________________________________
perdonara. El hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía
derrumbado, tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto en la ____________________________________________________________
caja. Jamás el papá encontró la caja vacía. El amor de su hija llenaba siempre la caja: había escogido
el mejor regalo. El que bien valía la envoltura más hermosa de la tierra. COMENTARIO A LA PALABRA: Contrasta con la meditación que ya has hecho
Igualmente, cada uno de nosotros hemos recibido un recipiente dorado, lleno de amor incondicional y 38
Mientras iban caminando, Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo
besos de nuestros padres, hijos, amigos, de nuestra familia o de Dios. Nadie podría tener una posesión
recibió en su casa. Como todos sabemos, los evangelios sinópticos muestran a Jesús en camino
más hermosa que ésta. Es sin duda la mejor parte
hacia su pasión en Jerusalén, este aspecto de “camino hacia…” también puede ser entendido en
sentido espiritual. En vez de preguntarnos por la locación física de Jesús en ese momento,
ESCUCHEMOS JUNTOS LA PALABRA DE DIOS preguntémonos por su “camino espiritual”. ¿En qué momento espiritual se encuentra Jesús? ¿Por
El Señor hablando de las cosas del cielo, María a los pies de Jesús, Marta lavando los platos: dónde “iban caminando” en las cosas del espíritu?. Este relato, espiritualmente hablando, está situado
¿Cuál de las dos es la mejor parte? ¿Jesús desprecia la actitud de Marta? Abramos nuestros entre las márgenes de “la parábola del buen samaritano” y “el Padrenuestro”. Son los dos límites
“geográficos” del “encuentro de Jesús con Marta y María”. La parábola del buen samaritano nos habla
corazones a la Palabra de Dios, cantando un himno de alabanza. (Mientras, el lector toma del “prójimo”, el Padre nuestro nos habla de “Dios”, entre medio, las dos actitudes de las hermanas
solemnemente la Palabra de Dios) Lector(a): Lectura del santo Evangelio según Lc 10, “cristianas”. No es que una sea buena y otra mala, son dos maneras distintas de ser cristiano: amando
38-42 . Hacemos silencio para que la Palabra de Dios pueda anidar en nuestros corazones... y sirviendo al prójimo, amando y siguiendo a Dios. “Marta lo recibió”. No podía ser de otra manera, la
mujer servicial es Marta.
2o. Paso: MEDITACIÓN (Meditatio) 39
Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.
DESCUBRAMOS JUNTOS LO QUE A veces pareciera que el evangelio de Lucas fuera escrito por una mujer, o, tal vez, para la instrucción
de mujeres (nos viene bien en nuestras comunidades donde la gran mayoría son del sexo
DIOS NOS QUIERE DECIR EN ESTE femenino).María se ha sentado a los pies de Jesús. A sus pies escucha la palabra de Señor. La actitud
RELATO: Animador(a) es propia de los que son discípulos que escuchan al Maestro. Se advierte que Lucas no tiene reparo en
1. ¿Qué personajes aparecen en el relato? ¿Qué hacen? presentar a una mujer en actitud de discípulo, que "escuchaba su Palabra". Lo que no deja de
¿Por qué lo hacen? ¿A cuál de estos personajes nos parecemos? sorprender teniendo en cuenta el contexto sociológico del siglo I, donde una mujer no podía ser
discípulo de un rabino.
¿Por qué?
2. Contemplemos la vida de Jesús: ¿Tomó Jesús
40
Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: "Señor, ¿no te
importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude". Marta está
decisiones arriesgadas? ¿Por qué? muy ocupada. Quiere agasajar al Maestro, quiere servir al prójimo. Por eso dispara la pregunta, obvia
3. Pensemos en los compromisos de nuestra vida: ¿Implican salir de la quizás, desde su perspectiva de servidora fiel. Cuando lo importante, para una persona, es atender a
comodidad?¿El compromiso cristiano implica cambio de vida? las demás en sus necesidades físicas o corporales, todo lo otro pierde importancia, por lo menos de
4. Nosotros somos como estas dos hermanas que recibieron a Jesús en su casa, momento. Marta parece ser una persona muy voluntariosa y en su afán de servir no repara que
cuando dice “Dile que me ayude”, está dándole órdenes al Señor. A veces nos pasa eso, preocupados
lo hemos recibido en nuestro corazón: ¿A cual de las dos hermanas nos parecemos? ¿Por como estamos por resolver problemas, aliviar situaciones, tener todo a tiempo para un buen servicio,
qué? no nos fijamos de nuestras actitudes hacia los demás. Acostumbrados a hacer, terminamos mandando.
5. ¿Qué significan las palabras de Jesús: “Marta, Marta, te inquietas y te agitas Ella quiere, como el “buen Samaritano”, “vendar a Jesús”, servirle lo mejor que pueda. En su
por muchas cosas, y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria. María eligió preocupación por los “quehaceres de la casa” cuestiona a Jesús. “¿No te importa?” viene a significar
“vos también estas equivocado”, “dejemos la charla para después, ahora hace falta preparar la
la mejor parte, que no le será quitada”? ¿Por qué?
comida”.
6. En muchísimas oportunidades priorizamos todas las obligaciones humanas, 41
Pero el Señor le respondió: "Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosa. La
materiales y el último instante -"si me queda tiempo"- se lo dedico al Señor. ¿Es éste mi respuesta de Jesús lejos de ser una reprimenda es una llamada vocacional. Comparemos con otros
caso? llamados de la Biblia:
Entonces vino el Señor, se detuvo, y llamó como las otras veces: "¡Samuel,
Escribe algunas ideas fundamentales que te impacten Samuel!". El respondió: "Habla, porque tu servidor escucha". (1Sm 3, 10)
Cuando el Señor vio que él se apartaba del camino para mirar, lo llamó desde la
zarza, diciendo: "¡Moisés, Moisés!". "Aquí estoy", respondió el. (Éx 3, 4)
Es obvio que la llamada se da en un contexto de equivocación, como los tres ejemplos bíblicos citados,
Marta también está desorientada. Tanta actitud de servicio (como Samuel), tanto “celo” en la tarea
(como Pablo), le lleva a actuar equivocadamente. Ella debe salir de la inquietud (Prov. 15, 16: Más
vale poco con temor del Señor, que un gran tesoro con inquietud) y la multiplicidad de las cosas para Fraterna y trabajadora y comprometida
entrar en la paz. Jesús le recuerda lo que el Salmo 42, 6 dice poéticamente: ¿Por que te deprimes, De manera especial en el día de hoy: ¿Estoy dispuesto a
alma mía? ¿Por qué te inquietas? Espera en Dios, y yo volveré a darle gracias, a él, que es mi darle a mi vida un talante de acción esperanzada y
salvador. comprometida, com motivación profunda para ser testigo?
42
y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria. María eligió la mejor parte,
que no le será quitada". “Una sola es necesaria”. Jesús insiste mucho en eso, incluso sus discípulos
lo tendrán en cuenta: 33Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por
añadidura. 34No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le
6º. Paso: ANUNCIO (Evangelizatio)
basta su aflicción. (Mt 6, 33-34) ¿Cómo estoy dispuesto a convertir en anuncio explícito el evangelio que hoy
Cuando Jesús dice “María eligió la mejor parte, que no le será quitada” nos hace encontrarnos de golpe he meditado?¿En que contextos específicos y a qué personas estoy dispuesto
con la presencia del “Padre Nuestro”, donde el “danos cada día nuestro pan cotidiano” (Lc 11, 3) a anunciar la faceta de Jesús y de mi propia vida que hoy he orado? ¿Tengo
muestra que “los que tienen el corazón puro” (Mt 5, 8) (La impureza del corazón significa que la en cuenta que no sólo se trata de “dar a los otros lo contemplado”, sino que
persona está dividida, partida, esto hace que la persona no sea pura, enteramente una: te agitas por se supone que he contemplado lo que los otros necesitan? ¿Cómo me preparo
muchas cosas decía Jesús en el versículo 41) están eligiendo la mejor parte “que no les será
y colaboro remota y próximamente con el Ministerio de la Palabra?
quitada”. Nosotros tenemos que optar entre “hacer” o “dejar hacer a Dios”. No creo que María fuese
una vaga, dejada, como decimos, me parece más bien que supo “tener tiempo” para elegir la mejor
parte y dejar para después lo que no era, en ese momento, esencial. El Salmo 37, 4 nos dice: que el
Señor sea tu único deleite, y él colmará los deseos de tu corazón. Esta es la actitud que tuvo María.
Finalizamos
cantando
3er. Paso: ORACIÓN (Oratio
Animador(a): Elevemos nuestras oraciones comunitarias al Padre (respondemos TEMA PARA LA FORMACIÓN INICIAL (“Esc.de Discípulos”)
según la intención: Te pedimos,Señor o te damos gracias,Señor. Se pueden hacer oraciones I.- El Evangelio de este día aporta diversas enseñanzas. Particularmente el problema, siempre
de Alabanza. Decimos las Palabras que Jesús nos enseñó: PADRE NUESTRO… actual, de la acción y la contemplación podría encontrar apoyo en este texto. Pero no conviene
dejarnos llevar demasiado lejos en esta meditación, pues como la primera lectura indica, este pasaje
del Evangelio ha sido escogido, sobre todo, para hablarnos de la visita que Dios hace a nuestra casa.
4º. Paso: CONTEMPLACIÓN (Contemplatio) Esta visita es lo que debe retener nuestra atención en primer lugar; pero también es importante ver
Gesto: En nuestro interior hay mucho de Marta y de María. A veces le prestamos más cómo y en qué condiciones debemos recibir la visita de Dios. La visita del Señor requiere una actitud y
atención a las cosas que hay que hacer y otras veces estamos más atentos al Señor este texto es muy bueno para explicárnosla. Aunque el Evangelista no nos detalla el lugar de la
que nos habla. narración, sí se detiene a darnos el nombre de las dos mujeres visitadas por Jesús, cosa que no suele
Como gesto vamos a escribir en el pizarrón o la cartulina de un lado nuestras ser frecuente, pues Lucas no suele proporcionar de ordinario el nombre de los interlocutores de Jesús.
debilidades que hacen que le prestemos más II.- Hay dos modos de recibir a Jesús: uno, representado en la actitud de María, sentada a los pies
atención a las cosas de este mundo que a Dios, de Jesús. ¿Cómo comprender esta actitud más allá de una especie de ociosidad contemplativa? María
por ejemplo: miedo, vagancia, desinterés, etc. está en la actitud de quien escucha activamente al Señor. La postura de sentado es propia del
Cada vez que escribimos una actitud débil discípulo. Efectivamente, la multitud se sienta alrededor de Jesús para aprender (Mt 12, 47; Lc 8, 19-
decimos: 20); el hombre liberado del demonio se sienta a los pies de Jesús (Lc 8, 35). La otra actitud es la de la
Perdónanos, Señor, por nuestro/a ... y danos la mejor parte. actividad amorosa, llena de respeto al Señor hasta el punto de que S. Lucas deja traslucir la ansiedad y
el celo tan seguro de sí mismo que embarga a Marta y que la lleva a poner por testigo al Señor de toda
su actividad, mientras que su hermana la deja sola en todos los trabajos del servicio.
Del mismo modo escribimos en la parte vacía nuestras fortalezas que nos ayudan a escuchar siempre al III.- Cristo responde juzgando ambas actitudes. Su respuesta es muy matizada. En primer lugar,
Señor, por ejemplo: oración, entrega, fe, etc. no contiene condenación alguna del celo que anima a Marta y sería algo, al menos subjetivo, ver en las
palabras de Jesús una condena del celo y de la actividad apostólica de la Iglesia. Para dar una
interpretación adecuada a la respuesta de Cristo hay que situar sus palabras en el contexto en que S.
Cada vez que escribimos una actitud fuerte decimos: Lucas las coloca voluntariamente. Es fácil constatar que quiere insistir, en esta ocasión, en la escucha
Gracias, Señor, por nuestro/a...que nos hace tener la mejor de la Palabra y en la actitud del discípulo. Recibir a Cristo es, ante todo, escucharle, hacer de uno
parte. mismo un discípulo. No hay exclusivismo en la respuesta de Jesús: no se trata de que el cristiano
tenga que actuar o contemplar... alternativa falsa. Se trata, en primer lugar de escuchar, de recibir a
Cristo en paz haciéndose discípulo suyo con sencillez. Si se puede barruntar algo de reproche hacia
5º. Paso: ACCIÓN (Actio) Marta se referiría más a su ansiedad que a su celo y a su actividad orientada a recibir a Jesús.
IV.- El texto de la respuesta de Jesús plantea problemas de crítica literaria no resueltos. La
Animador(a): Es el momento de propósitos y compromisos concretos a Biblia de Jerusalén traduce: "Marta, Marta, te afanas y preocupas por muchas cosas; y hay necesidad
partir de lo que hoy hemos orado y contemplado. Testimonio de pocas, o mejor, de una sola". La segunda parte de la frase tiene versiones originales diferentes.
de vida: Pobre y humilde Alegre y entusiasta Tiene tres formas: "Pocas cosas son necesarias". "Una sola cosa es necesaria". "Hay necesidad de
Orante, Evangelizadora pocas cosas, o mejor, de una sola". Esta última versión que une las dos primeras, está atestiguada en
dos manuscritos importantes y es la que toman la mayor parte de las ediciones posteriores. "La mejor cuando enumera los dones gratuitos concedidos por Dios a Israel (Rom 9,4), menciona en primer lugar la filiación
parte", la que no será quitada a María, no significa que no tenga que ocuparse del servicio a los demás, adoptiva». Este es uno de los elementos más característicos de la predicación de los profetas. Quizá sea Jeremías
quien lo ha expresado de una manera más explícita: (Jer 3,4-5 y 19-20).
sino que designa precisamente la escucha de la Palabra. Sin duda por este motivo se eligió en otros También el último Isaías se mueve en el marco de la misma concepción: «¡Que no se contengan tus misericordias, ya
tiempos esta lectura para la fiesta de la Asunción de la Virgen María; María fue, con toda exactitud, que Tú eres nuestro Padre! Porque Abraham no sabe nada de nosotros; Israel ya no os reconoce. Eres Tú, Yahvé quien
quien escuchó la Palabra y la guardó en su corazón. Digámoslo otra vez: Jesús no censura a Marta eres nuestro Padre, nuestro redentor desde siempre...» (Is 63,15-16). «Has escondido tu rostro ante nosotros y nos
porque tenga preocupación, "sentido" de los demás, sino porque ponía demasiado en primer lugar lo has hecho derretir por nuestras culpas. Y, a pesar de todo, Yahvé, tú eres nuestro Padre; nosotros somos la arcilla y tú
que debería ocupar un rango inferior en relación con la actividad de escuchar la Palabra de Dios. el alfarero. Todos somos obra de tus manos, no te irrites demasiado, Yahvé» (Is 64,6-8). La invocación «Tú eres
nuestro padre» la hallamos en diversos contextos. Algunos piensan que en la época del exilio se había convertido en
V.- Con demasiada frecuencia los comentarios de estos textos se han centrado en la alternativa entre una fórmula estereotipada de plegaria para pedir el perdón y la ayuda de Yahvé.
acción y contemplación. Sólo una lectura demasiado "anecdótica" del texto ha podido concluir en • MIÉRCOLES: LA INTIMIDAD DE JESÚS CON SU PADRE
una oposición tan simplista y al fin y al cabo tan moralizante. Hay que saber ver el texto desde un poco Para comprender el sentido de la plegaria de Jesús al Padre hemos de tener en cuenta esta tradición del AT. Israel
más arriba; y esta perspectiva más elevada me parece muy importante para nosotros hoy en día. había conseguido plena conciencia de Yahvé como Padre perdonador y protector. El Dios de Jesús está en plena
Escuchar al Señor es una actividad de primera magnitud. Acoger al Señor consiste fundamentalmente continuidad con esta tradición. Pero en su relación personal con Dios hay algo singular y absolutamente nuevo. Jesús
en tener esa actitud, compuesta de fe y de atención. El primer paso es comprender lo que el Señor invoca a Dios no como Padre del pueblo, sino como Padre suyo, personal, y lo hace con esa invocación, Abba, que,
proveniente del balbuceo infantil, era utilizada en el lenguaje familiar.
quiere; esforzarse por entenderle; éste es el punto de arranque de toda vida cristiana concreta. «A causa de la sensibilidad judía, habría sido una falta de respeto y, por tanto, algo inconcebible dirigirse a Dios con
Efectivamente, podemos llamar a esto "contemplación". Y de hecho, para llegar a entender a Jesús es un término tan familiar. Que Jesús se atreva a dar este paso significa algo nuevo e inaudito. El hablaba con Dios como
preciso encontrar un lugar sereno, lejos del jaleo de la multitud; es necesario dedicar tiempo a la un hijo con su padre, con la misma sencillez, con la misma ternura, con la misma seguridad. Cuando Jesús le dice a
lectura de las Escrituras; hay que tener la valentía de evitar las discusiones interminables, las Dios Abba, nos revela el corazón mismo de su relación con El... Este Abba contiene la entrega total del Hijo que se
innumerables mesas redondas, las puestas en común que hoy están tan de moda, y crear las entrega al Padre (Mc 14,36: Mt 11.25-26). Pero esta invocación dice mucho más: nos lo indica el hecho de que,
cuando Jesús reza, nunca se junta a sus discípulos en un "Padre nuestro", así como también distingue al hablar de "mi
condiciones de silencio necesarias para escuchar a Jesús. Pero también se le puede llegar a Padre" y "'vuestro Padre"... En labios de Jesús, Abba significa una relación única con Dios».
comprender en pleno trabajo, en el taller o en la fábrica, en el tren, en el sufrimiento físico o moral. Jesús no piensa ni dice que es «Dios»: decir esto en el contexto monoteístico de Israel sólo habría provocado un equí-
Para recibir a Dios, lo que cuenta es la actitud interior de amor. voco que, además de producir escándalo (como se ve en los textos del evangelio de Juan que refieren el escándalo de
los judíos cuando la comunidad ya se ha atrevido a denominar a Jesús «Dios»), más bien podía proyectar oscuridad
CURSO DE ORACIÓN APOSTÓLICA para la “ESC DE MISIONEROS” sobre su verdadera naturaleza y sobre su real relación con Dios-Padre. Lo que Jesús declara -en su plegaria y en su
manera de hablar y de actuar en relación con Dios- es tener conciencia de estar en una singular e íntima familiaridad
Complemento a la FORMACIÓN BÁSICA con aquel a quien denomina «Padre», hasta el punto de que desaparece el sentimiento de respeto y de distancia con
JESÚS, MUÉSTRANOS AL PADRE que los hombres han de dirigirse necesariamente a Dios. El tiene conciencia de ser sencillamente «el Hijo», y que Dios
• LUNES: EL DIOS DE LA PLEGARIA DE JESÚS
es su «Abba», con toda la singularidad que esto comporta. Dicho de otra manera, la conciencia que Jesús tiene no es
una conciencia que acabe en sí mismo, sino que acaba en Dios como Padre suyo. Es una conciencia de ser «Hijo-de-
Los discípulos de Jesús observaban admirados la facilidad con que el Maestro, siempre asediado por las multitudes, Dios-Padre»: una conciencia toda ella relacional, referencial. Por eso, ya en todos los estratos de la tradición sinóptica
sabía rehuirlas para orar en soledad. Marcos, por ejemplo, recuerda que «al amanecer, cuando todavía estaba oscuro, -y mucho más en el evangelio de Juan- encontramos que Dios es denominado sencillamente «el Padre», (Mc 13,32; Mt
se levantó temprano, salió hacia un lugar solitario, y allí se puso a orar. Simón y los demás corrieron a buscarle, y 11,27; Lc 10,22).
cuando le hallaron le dijeron: todo el mundo te busca...» (Mc 1,35-37). Junto a esta plegaria matutina, Mateo recordará • JUEVES: LA EXULTACIÓN DE JESÚS: REVELAR AL PADRE
otra plegaria vespertina: «Entonces despidió a las multitudes y subió a la montaña solo a orar. Al atardecer estaba allí Los evangelistas Mateo y Lucas recogen de manera sustancialmente idéntica las palabras de una singular plegaria de
solo» (Mt 14,23). Lucas hablará de una manera más general: «Su fama se extendía y se reunían grandes multitudes... Jesús que algunos han denominado «himno de exultación»: «Te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque
pero él se retiraba a lugares desiertos y oraba» (Lc 5,15-16). Hay referencias a la plegaria de Jesús en momentos has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a los humildes. Sí, Padre, porque así te ha
especiales: antes de la multiplicación de los panes (Mt 14,19); antes de la confesión mesiánica de los discípulos (Lc agradado. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, y nadie conoce al Padre,
9,18); antes de la transfiguración (Lc 9,28); antes de la resurrección de Lázaro (Jn 11,41); antes de la elección de los sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os
apóstoles (Lc 6,12). Hacia el final de la vida terrena de Jesús, la plegaria de Getsemaní (Mc 14,36 par.) y la plegaria de aliviaré...» (Mt 11, 25-28; Lc 10, 21-22).
la última cena (Jn 17,1ss). Los discípulos no sólo contemplaban admirados cómo Jesús se retiraba a orar: de alguna Juan ha dado su testimonio del Mesías que llegaba (Mt 11,7-15), pero los judíos no quieren aceptar aquel testimonio
manera participaban de la intimidad de su plegaria. Es notable cómo Lc (9,18) relata que, «mientras Jesús se (Mt 11,16-24). Es entonces cuando el corazón de Jesús estalla en aquella plegaria, en la forma bien conocida de
encontraba rezando en un lugar solitario, los discípulos le acompañaban». Y, dada la práctica habitual de rezar en voz «bendición» o de acción de gracias: «Te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra...» . Jesús se duele de que «los
alta, los discípulos podían conocer no sólo el hecho de que Jesús rezaba, sino las palabras con que rezaba. Ahora bien, sabios y entendidos» -maestros de la Ley y fariseos- no acepten el mensaje de acogida, de perdón y de salvación
el trazo más característico que los discípulos retuvieron de la plegaria de Jesús es que se dirigía a Dios siempre como gratuita por los hombres desvalidos que El trae de Dios mismo. Pero «exulta» (Lc 10,21), porque «estas cosas han
a «Padre»; incluso quisieron retener la palabra aramea con que Jesús oraba, «Abba», que por esta razón se convirtió sido reveladas a los sencillos», a los pobres y pecadores, que las acogen con aquella disposición de pobreza de
en invocación habitual de las 1as. comunidades, como lo atestiguan las cartas de Pablo y otros documentos espíritu y limpieza de corazón que, en el sermón de la montaña, él había declarado como indispensable .
primitivos. Jesús afirma entonces, ante los que le rechazan, sus credenciales: «Todo me ha sido dado por mi Padre...».
• MARTES: LA TRADICIÓN DEL ANTIGUO TESTAMENTO Descubrimos aquí, como de repente, todo lo que estaba implicado en el hecho de que él se dirigía a Dios en total
Esta forma de invocar a Dios como Padre, hoy tan universalmente extendida, era, sin embargo, en el ambiente del intimidad como Abba, como Padre. Es que el Padre se le ha dado por entero, se le ha entregado totalmente. Jesús se
judaísmo palestino, algo muy nuevo y singular. En las tradiciones religiosas del antiguo Oriente y de Grecia es siente completamente donación del Padre, de «su» Padre, y por eso se presenta como revelador del Padre, como
bastante frecuente el apelativo «padre» aplicado a un dios, generalmente implicando la idea de que aquel dios es aquel para quien no hay distancias con el Padre, con quien no tiene secretos. Esto es lo que «ha complacido al Padre»
como el primer antepasado genealógico que, literalmente, «engendró» la vida de los dioses inferiores y de los y lo que Jesús desarrolla en las frases que siguen: «Nadie conoce al Hijo, sino el Padre: y nadie conoce al Padre, sino el
hombres. Esta idea es absolutamente ajena a la Biblia, con su monoteísmo estricto y su fe en un Yahvé absolutamente Hijo...». La primera parte de esta sentencia, por sí misma sería banal: Sólo Dios tiene conocimiento pleno de todo y de
trascendente. En el AT Dios es denominado «padre» en muy contados pasajes: quince en total, y jamás con la todos. Pero, puesta en conexión con la segunda parte -«nadie conoce al Padre, sino el Hijo»-, sirve para reforzar la
connotación directa de engendrador, sino más bien como una forma de subrayar las disposiciones benévolas de Dios inaudita afirmación que en ella se contiene. Como subrayan los expertos en lenguas semíticas, se trata de sugerir una
respecto a su pueblo, como «creador» y «protector» suyo. «¿No es Yahvé tu padre y tu protector?» (Dt 32,6). «No relación recíproca: como el Padre me conoce a mí, así también yo le conozco a él; se trata de un conocimiento total
tenemos todos un solo Padre, y no nos ha creado un mismo Dios?» (Mal 2,10). Moisés se presenta a reclamar al por ambas partes que revela la total intimidad y compenetración que Jesús tiene con el Padre, por el hecho de que
Faraón diciendo: «Esto dice el Señor: Israel es mi primogénito» (Ex 4,22). Y Jeremías dirá: «El será un padre para «todo le ha sido entregado» por el Padre.
Israel: Efraim, su primogénito» (Jer 31,9). El Salmista expresará de manera semejante la relación de Yahvé con los
suyos: «Como un padre tiene ternura con sus hijos” (Sal 103,13-14). • VIERNES: AUTORREVELACIÓN DE DIOS COMO PADRE
«Lo que modifica profundamente la noción de padre es que la paternidad de Dios es puesta en relación con una Esto sí que es algo inaudito: ningún simple hombre, ni Moisés ni ninguno de los grandes profetas, habría podido hablar
acción histórica. La certeza de la paternidad de Dios y de la filiación de Israel no se fundamenta ya en un mito, sino en de esta manera. Sólo el Hijo conoce adecuadamente al Padre, a la manera como el Padre conoce adecuadamente al
la experiencia concreta de un gesto salvador único en su género, realizado por Dios en la historia. A través de los Hijo: ambos se hallan recíprocamente en una relación absolutamente única, por encima de toda otra relación entre
siglos Israel sintió como uno de sus privilegios más grandes esta cualidad de ser así hijo de Dios. El mismo Pablo, Dios y hombre. Yo diría que, de todo el Nuevo Testamento, este pasaje es el que más claramente afirma la
«naturaleza divina» de Jesús. Juan desarrollará este dato de los sinópticos: en la alegoría del buen pastor, Jesús dice:
«Conozco mis ovejas, y las mías me conocen a mí; como el Padre me conoce a mí, así también conozco al Padre, y
doy mi vida por mis ovejas» (Jn 10,15). Aquí se desarrolla lo que en los sinópticos sólo se insinuaba: el conocimiento
íntimo que Jesús tiene del Padre, igual al que el Padre tiene de él, se relaciona con el conocimiento que Jesús tiene de
los suyos y el que los suyos tienen de Jesús: para los suyos, Jesús es el revelador del Padre, el que manifiesta el
corazón del Padre, el amor paternal de Dios, aquí bajo la imagen del «buen pastor», dispuesto incluso a dar la vida por
sus ovejas. Lo mismo se había dicho de otra forma y en otro contexto: «Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su
Hijo único»; y se añade todavía: «para que todo aquel que cree en El no se pierda, sino que tenga vida eterna. Que
Dios no envió a su Hijo al mundo para condenarlo, sino para que el mundo sea salvado por medio de El» (Jn 3,16-17).
Este es el corazón del Padre, el amor paternal de Dios que sólo Jesús conoce, que él viene a «revelar» y que, a partir
de su revelación, nosotros, los suyos -«los sencillos y humildes», no «los sabios y entendidos»-, podemos conocer
también. Porque «a Dios no le ha visto jamás nadie, pero el Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien le ha
revelado» (Jn 1,18). Esta revelación del Hijo es superior a la de Moisés y a la de los profetas; es de otro nivel: porque
«por Moisés» fue dada la Ley; pero la gracia y la verdad se nos han dado por Jesucristo» (Jn I,17).
Así pues, el conocimiento de Dios que se atribuye a Jesús, tanto en el texto sinóptico como en Juan, no es un
conocimiento humano, ni que fuera el máximo humanamente posible, sobre Dios; es un conocimiento capaz de
revelar la intimidad de Dios y que, por eso, procede de la misma intimidad de Dios; viene del hecho de que Jesús
puede decir: «El Padre y yo somos uno» (Jn 10,30). Tenemos aquí, expresado en términos de plenitud de
conocimiento, lo que la teología posterior intentará expresar, ya en categorías helénicas, como identidad de
naturaleza. Pero la formulación bíblica tiene sobre la formulación teológica posterior la ventaja de afirmar no sólo la
identidad substancial o de naturaleza, sino, al mismo tiempo, la distinción y la función reveladora del Hijo respecto al
Padre. Jesús puede ser revelador total y definitivo de Dios como Padre -del corazón paternal de Dios, que libre y
gratuitamente ha decidido no condenar al mundo, sino salvarlo-, porque proviene de la misma intimidad de Dios,
porque está al mismo nivel de Dios.

• SÁBADO: JESÚS MISMO ES LA REVELACIÓN DEL PADRE


Jesús no transmite sólo un conocimiento o anuncia una salvación de parte de «Otro», como lo hacían los profetas. El
mismo es la revelación total de Dios como Padre, la salvación dada gratuitamente por Dios Padre en forma de «Hijo»,
del que ha recibido todo el ser íntimo y toda la fuerza salvadora de Dios'. Jesús expresa así su categoría única, su
transcendencia: no denominándose a sí mismo simplemente «Dios», como si en él se agotara la divinidad, sino
expresando como Dios-Hijo, Dios-comunicación (Logos), Dios-salvación, la correlación esencial y substancial con Dios-
Padre, Dios-comunicador, Dios-salvador. Esta manera de hacerse presente Dios sólo son capaces de aceptarla «los
sencillos», no los sabios y entendidos; es decir: es algo que ha de ser acogido con fe humilde y confiada, no con la
pretensión de quien quiere llegar por sí mismo a Dios con esfuerzo racional, o con prácticas religiosas, o con méritos
morales o legales. Es algo que sólo se obtiene con fe en Cristo como Revelador de Dios-Padre y de la salvación que El
nos ofrece. «Su Padre del cielo» Jesús no sólo tiene conciencia de estar en una intimidad absoluta mente única con
Dios su Padre -una intimidad de «conocimiento» que podrá ser interpretada como identidad de «naturaleza»-, sino
que considera como misión suya «revelar» la paternidad, el corazón paternal de Dios respecto a los hombres. No sólo
afirma que Dios es su Padre, sino que además, siendo él hombre como nosotros en todo «menos en el pecado» y
hermano nuestro, nos quiere comunicar que la autodonación total de Dios al Hijo hecho hombre es donación de Dios a
todos los hombres, en la medida en que los hombres sean solidarios del Hijo, se identifiquen con él y «le sigan». Por
eso Jesús no sólo se refiere a Dios como a «su» Padre, sino que, cuando habla con sus seguidores, les habla de Dios
como de «vuestro» Padre (Mt 5,16; 6,1; 6,6; 7,11, etc.). El momento más solemne en que Jesús enseña a los discípulos
es por la oración cristiana, el «Padre nuestro» (Mt 6, 9-13; Lc 11, 1-4). Al autorizarles para que invoquen a Dios como
«Abba», les declara que ellos también participan de su propia intimidad y comunión con Dios.