Está en la página 1de 264
PRACTICAS ARTISTICAS E INTERNET EN LA EPOCA DE LAS REDES SOCIALES JUAN MARTIN PRADA Ana conteuPonineo 2.9 EDICION ACTUALIZADA Juan Martin Prada PRACTICAS ARTISTICAS E INTERNET EN LA EPOCA DE LAS REDES SOCIALES PrerFacio Bn este libro abordaremos un andlisis de la relacion entre arte e Internet alo largo ‘de la iltima déeada, Ms eoncretamente, nuestro campo de estudio seri el conforenado por todas aquellas manifestaciones artstcas que, o bien han hecho de Internet su con- texto de actuacion especifico,o bien su campo o tema de reflexion principal. No vamos 4 proponer aqui, por lo tanto, slo una investigacidn sobre ls nuevas aportaciones del Tern art (aunque este conjunto de creaciones asuma, en cualquier caso, la mayor parte de nuestra atenci6n), sino también de todas aquellas que, sn ser propfamente obras . Un perido en cl gue también se ha dado por finalizada la fe deskop de Eneernet en la que el sto de acceder a ella estaba vinculado al empleo de un ordenador emplazado en algGn lugar conereto. La aparicin de infnidad de dspositivos méviles de envio, ecepeiény gestion de datos, de medios locaivos y de computacién whicua en general, ha hecho posible el desarrollo de 1m inmenso conjunto de-nnevas prietias sociales y comunicativas que conformarin el émbito de referencia principal de muchas de las manifestacionesarts- teas aqui analizadas “Todas esas profundas transformaciones que han tenido logaralo largo de fos ktimos dice aos, han ido generando um contexto muy diferente al que dio origen alas primeras nee TEEETIEES EES EE EEE SESE SESE SES EC EES EEE ESSE EEE EEE EEE SEES ES EEE SEE EEE SESE aE EERE 6 Prserteas annterseas propucstas del arte de Internet a principio dela déeada de fos noventa del pasado siglo; :manifesiaciones artistas que, no lo alvdemos, surgieron como exploracidn ereaiva ¥ experimentaciin critica de la propia red y de sus tecnologia. Indudablemente, era necestrio continua reflexionando acerea de la evoluciin de estas prietiasarfstiis en el nuevo context, estuando mo ahora los artists se apropian de las tedes sciles, plataformas de participacién y metaversos como contextos de referencia y actuacén, rrientas ponen a prueba, ana ver mis, los potencialeseriticos y subjeivizaores del pensamiento propio del arte, exigene sempre de una potentedimensiéa interpreta 'No obstante, debemos tener may en eventa que muchos de los desarollos mis imecesantes de la relacion entre arte y conectividad no van a acontecer durante eta ficado ls obras en linea lo largo de estos afos, desde los mis inchusvos, como ne’ are «tern ar, hasta los mas partenlares, como bres to gar, po eernpo. Sin em= buatgo el protagonismo de ese andisis en la obra de muchos artistas ha ido poco a poco o distibuid empleando este medio sino, ane todo, como un conjanto de exploracones eeativas y experimentaciones criteas de Ia propia red y de sus teenologss.De echo, I intencin principal de sus propuests mis relevantes ht sdo lade promover un pensamienta eritico sobre Interact, acerca de sos cfigos (tio cénicos como cultures), sus uss y las Formas en las que &tos se nos imponen, en una dara oposicin a lo promovidoy generalizado por los interesesecond- ricos y politicos desninantes en ell. [Los primeros artists en trabsjar eno eontexto especifico de Inremet lo considera ron conto un auténtico espacio alternative, aut6nomo, con una extraordhnaria capa para contraponese a as lgieas de as institucones gestoras del mundo del arte} como “ cto ideal para el desurollo de wa presi atten radicalment inmateria pro- ces, colaboritiva, mis vinculada la produeci de situciones y process curunica- vivos pariculares que ala generacin conereta de obras. 10 Paserscas anvtericas © [FEENEY 26 La froe4 06 LAs eaDEE seciates Por supuesto, la relacién entre arte y medios de telecomunicacn contaba con in= finidad de antecedentes’ desde principios del siglo xx, No obstante, fue sobre todo en las décadas de los sesenta y setenta, y con movimientos como Flusus, el arte postil (0 smaivart) © algunas vias del arte conceptual, cuando se empezarin a explorar de forma intensiva los caminos en los que Ia actividad artistica podria concretarse en procssos de comunicacién dentzo de estructuras en red y fuera de los eireuitos convencionales del arte. Poco a poco, se ini introduciendo lo que podifamos denominar «el espacio, clecerénioo» en el mundo de la creacién eontemporinea. Un coneepto qu, priorta- riamente, tenemos que vincular a propuestas de indole relacional, Para Robert Adrian, por ejemplo, quien ya a principios de los ochenta ilizé una red formada por telefono, fax, television de barrido lento (SSTV) y el sistema ARTEX eomo medio de producsién de algunas de sus obras, la dimension artstiea «no consistia en erear objetos especiales (obras de arte via fax, por ejemplo) sino en producir relacones através del didlogos". La pretension de Advian era crear «sentido y relaciones especiales entre los paticipantes>, «quienes producian asi «eventos comunicativos, no obras de arte»!. Obeiament, a nueva creacida artistica que tomaté en los aos noventa Internet como campo espectfico para sus intervenciones, retomaré muchas de las intenciones de aquellas primeras aventaris en el «espacio electrénieo. También, qué duda cabe, seri de enorme importancia en el arrangque del et ait la _migracin al mbito cle Internet le muchas iniciatvas que, aunque concebidas indepen dlientemente de él encontrarn all sv eampo de desarrollo mis idéneo, asi como buena parte de las pricticas artisticas que habian estado vinculadas 4 tecnologias y metios ‘como los Bulletin Board Systems (sistemas de tablon de amuncios electénicos). El andlisis de la emergencia del arte de Intemet no puede ser desvineulado am poco de la puralela aparicién de foros en Internet y de listas de correo como Syndi- cate! (1995), Nereime’ (1995), Rhizome® (1996) o 7-11 (1997), entre otras muchas, aque hicieron posible un fértil contexto de interpretacién eritica y colectiva sobre la cemergente cultura de la red; espacios de interaccién conunicativa abiertos a fa par= ticipacién de cualquier persona que rompian las relaciones de transferencia de ecno- cimiento y opinién tradicionales basadas en la dialgetics expertos-audiencias, Un " Vase Heidt Grandtnna (et + Teleommasiton, Vancouver, Warn EraViens, BLIX 984, y Faith Deotery Peer Weibel (de) on Reubnindan der Tne: Tebmkiion sud Km, Cabs, Non, 190-Fsdeiaees tain el ety de bss Bre te Inara: Newer ate comin ss por Por Conan y Can Hopi, Wasern Front Bsns febrero mar de 207, de Annnarie Chandler y Nore Neumark eds, At Dt Pears w Av Activ oe Ie, Cambridge, Mass, IIT Pre, 2008, " Robert Adan, cdo em Dire Danley Gunter Ringe oe), Nir Power 10, B Pres 2009, p21 "Biden “gp yest * apn nt org/) Se trot de ua Ista gue mucosa consid cms ua ein conta Lata sidelines reece pr I evi Wiel Vite Bichard Maroy Andy Cae roa, the Californian Heoloy~, Sawe ar Cabs 26, 6 (1996), pp. 4-72 (htpffwwseaamucesnvayy ieoogieslpesinineabien bem). ‘upfhneshizone rg? n Serberg |. Pina principal de deb, 1998 importantisimo papel desempesiaron también algunas instituciones como la Dia Art andation (EEUU), Turbulence (EEUU), Walker Art Center (EEUU), Ars Flectro~ rniea Center (Austria), ZKM (Alemania), Fondation Cartier (Francia), Stedelife Mu seu (Paises Bajos) 0 C3 (Hungria), que actoaron como activos eatalizadores en el desarrollo de estas nuevas pricticas artisticas asi como algunos espacios en linea que las daban a conocer:"The Thing (1991), dda’web” (1994), irational.org® (1996), Aleph? (1997), eeétera Una cuestida de gran interés ser In consideracién de algunos de estos sitios de inte- raceién eomunicativa y debate abierto como obras de arte en si mismas. Para Wolfgang, Staehle, uno de los fandadores de The Thing (creada inicialmente como una re¢ inter- nacional basada en su propio BBS), este tipo de espacios, orientados a la produccién de cormunidades comunicativasabiertas, podrian ser considerados como la realizacgn de tuna ciertatipologia de «escultura social» en los mismos términos que planteara Joseph Buys. Asimismo, para Staehle Ia plataforma The Thing realizaba la idea de Beuys de democracia directa, «de una comunidad politica como estructura socials. En definitiva, se trataba de un nuevo intento de ensayar !!, De la misma manera, Mark Tribe, cofundador en 1996 de Rhizome, otro de los cespacios mis determinantes de produccién de debate en linea, afirmaba que Rhizome podria ser pensado tambign «como esculeara social" y, como tal, «podria ser visto como updater "leon og! * pepe Wolfgang Stele, cdo por Vers Graf en «Kens in Informatonseitalers Siete Zion, 22 demarn de 199%, p11 "Tem " Ma Ti ad en Jamie Bons, '!* de Hakim Bey) como ejemplos de «esenlmura sociabs serfa el eoncepto de «metadesigns propuesto por Gene Youngblood a finales de los ochenta, para quien la sinica estratega relevante en tonces era «la exeacidn de context mis que de contenido". Vinewlar estos proyectos de produecién de comunidad al concepto de «escultura social» supania, a su vex, re- "Biden "Vas Dito Daniel tenes gineering Moder wth hs lst Avant "Hai Bey, TAZ, The Temper Anon Zoe, Ontegia Anrey, si Ts Asonomedia 19M ‘Gone Youngblood, «Metdesg: Towards a Postmodernism of Rsoastrtion>, bs tro Air Ihe90.1468.1Ren/archivewtexil anche clogs tie eProectlD9! 10) en Diets Dinh im, Nee York, aaa eoreatenmeee Avonsas consimuusctowss sones ia kiaToR!A ont ants pe Iereeter 13 ‘euperaciéin de uno de los suefios programsticos de ls vanguardias, siempre insatisecho: tl de las comunidades de productores de medios propuesto por Bertolt Brecht, un pro- grams que, como veremos, seri una referencia continua durante el desarrollo de toda la historia del ner arr hasta nuestros ds. Las diatribas terminolégicas Paralelamente a la aparcin de las primeras manifestaiones astias de Ttemet fueron creéndose une infnidad de séminos, acudados tanto por los propios artists como por Ii erica incemacional, para identicar estas emergentes experimertacio- nes ereatvas: nline art, ntart, net art (sin punto), nebart, Nese art, Internet 27, Internet based ar, web art etc. Un conjunto de denominaciones eayo empleo fn sido cenormentearbitrario, tanto en inglés como en sus tradueciones yvariaciones en ot0s idiomas (asi como ha suoedido con muchas de sus dervaciones como net rts, wehar- sia, etcetera) Aangue sin entrar ahora en una dseusidn en profundiddacezea de los matces por siculates atrbuidos a eada uno de estos téeminos lo largo de a historia de estas inves- are. Por nuestra parte, con el término «arte de Internet» sefalaremos todas aqnllas smanifestaciones de net art para as que el acceso a Internet resulta imprescindibe para In experimenticin o partcipacén en la obra, Fn términos generals, pocemos decir que en Ia mayoria de Jos textos que han abor- dado el andiss de est tipo de experiencias ceativas, se ha hecho un wso del témiro net rs (six pun) aplesndolo fandarwentabnente a todas las manifestaiones del ane de Internet, tant la realizadas por el pionero netart group conto por cualquiera ée los tnuchos artistas que hicieron dela red y de sus teenologiss ss principal campo de iaves- tigacin ereativa. Sin emargo, ls distribasterminoldgicas acontecidas en torno a ese ppumco situado en medio de las palabras net y art en el término netare an sido tan no- 2 Antes Bragg «Net, We art Online a nec ae», ON ORP 2000p meade? “Tesbrogeenearre bl, Seguin amas Cosi Noy conyrems. Kao estate ela, Fx es una pric atin gue ‘ene cho qu ver con te Te neuen con in personae na po de exer Es era ed arte essa a ivicacién de un pradct [Fs tambien un perma Coa nes un ten illo, ‘nnd eas esimolad a vena ana naca argue, nucis Hens, es eenidad pa po ‘ano, ane, Cand eta de ste tip de encuentra como fe ste de Nein, ne art para mi Ta la frum de ete congreso puede se amin dein como una pies de etary, comb una ear. Ure ‘ecatua de my lo piers. Vile Cont intiew: tart pr dm enevisa rand pr Jvephine oan 2 spire de 1997 feed nwo nei g/L Archives nti +9709 /g00053 hl Pogencnpresenad on el congeso History a) Malan astern Europe celeriac Sa cles Maxeu Schwerin en 1996 Psp rtonlorglocn/eata) * at purer, por emo, en Ta defisisn que prope Andress Brshmann par quien mina ae steer epi aesias hms en neret, Jad le proyectos baa ala WWW y lene Fimentos de snide ex vv os proyecto de cormniarn gue pean IR (canal de aa en nn), FTP (toss de ranserencs de archivo Tenet y ees promesls de Inter, nes ssn, ‘fre yo online? Presence and partcpaon inet armen eid» tn Neng, 30 duno 1 1998 fy/rwnnesime ogists Archive nee 8U6ag Nl i i | | | aaa merous age are oe Lerannne 1S :merosis que incluso han legado a ser tematizadasaruisticamente en diversas ocasones, ‘como sueedta, por ejemplo, en la muestra «Writea in stone, 2 netart archaeclogy> (2003) comisariada por Per Patou en el Museet for Samtidskunst de Oslo, en donde se cxhibié el punto del eérmino netart ea una vitrina, materializado como una bola dorada ‘expuesta sobre una alinohada de terciopel". ‘No obstante, en las recientes revisiones historias realizadas en inglés de este tipo dle prieticas atsteasestécobrando cada ver mis presencia Ia expresion Net-aval ar crnpledndose habituslmente con la misma significacion que aqui daremos a ner art, asi como algunos otros téeminos que se abren a un especteo de significacién much mis mplio y de los que, en ocasiones, se hace un uso excesivamente ambiguo, como net- ‘worked art 0 nerworkare™ De forma mais concreta, con el término web art nos referiremos a fo largo de este libro a todas aquelas obras que, dentro del marco general del arte de Internet, operan con el sistema de documentos de hipertexto y/o hipermedios enlazados y accesles a través de Internet que constituye la World Wide Web, siendo esta tecnologtas con- dicidn necesita para Ia existencia de la obra, asi como el acceso a la web imprescin- dible para poder experimentaria. Evidentemente, y puesto que una gran parte de este estudio se orientani al andliss de obras que hacen uso 0 tematizan el empleo de otros muchos servicios y protocoles en Internet distintos «la web, como los de transmision de archivos, los juegos en linea, etc, nunca emplearemos los términos met arto «arte de Internet» desde una perspectiva restringida s6lo a aquellas propuesta artistas que scan experimentablesexclusivamente através dela web, empleando para éstas, pot regla generale sérmino web ae Los rasgos distintivos del primer net art Ya desde los primeros momentos de esta nueva via de a creaciOn artstca resaltaba cevidente su vinculacién con algunos de los movimientos de vanguardia y neovanguardia que habian propuesto un profundo replanteamiento (si no un radical cvestionasniento) de las formas de produccidn y experiencia de «lo artstico». La recuperacn de aquel spirit propio de los movimientos de vanguaedia de principios del sigho xx fue espe- de la prctica artistic, asada en la modifcacién de formas © instrumentos de produecién en el sentido de una «inteligencia progresista» (an: idea que Benjamin habia elaborado a partir del eoneepto de ¢ incluso «entre autor y lector» encajarin ala perfeecién en el horizonte {ntencional de muchas de las prictiens de net art Por otra parte era patente Ia cercanta del emergente arte de Internet a buena parte de las manifestaciones y premisas del arte conceprual” de mediados y finales de los aos sesenta, recuperindose at la poléica acerca de I problemtica division entre conn arey media art que seinici6 con el movimiento Fluxus. No obstante, si para Lucy Lippard ‘la comunicacin (pero no la comunidad) y la distribuciéa (pero no la accesiilidad) eran inherentes al arte conceptual», en el net ar, por el contrario, los conceptos de communi ‘aci6n y comunidad inn siempre de la mano, ast como los de distribucion y accesibildad. Otros importantes antecedentes de muchas de las vias por las que transitar el net ‘art son el mail-arty el computer at, asi como especialmente las investiguciones aristi- eas sobre los medios de telecomunicacién de la década de los ochenta del pasado siglo, ‘que abrieron feriles caminos de colaboracién entre artistas, programatores y técricos de mttiplesdisciplinas™. Por supuesto, la radical inmateraldad de ls obras de net are posi corriente artistca diametralmente en contra de las restricciones confinadoras de los » Bien ® Sein David Ros «Fata como Arunary el Baev of vere Technology parece baer wide delarte conepral qe eestion y esa a hegemen dl orden istuciona de man dela, Asse, ecto, podria evar relacionadas con Is incites de agian y propaga de los 70 como las de Gali ‘Art Action Group. O pon verve com hereders del tro de ass tan iverson coma Dail Speer Cristo, Cris Barden, Trnsrpcin dela cenfereca de David Rossen la San Jose Sate Unie, 2 de maro de 199 thp/evitchsen. webs al, "Lay R. Lipa Se a lr demerit de 1966 1972, Madi, Ak 204, 20, "Baa Ta De por cep, Rabe Asn hin att ah tes de gut el enna eis, als ikimos ates sete principio de os echent [eto ema en evento ion aca co se moemastecoologis del omuniii. Hane pret incon concretion pofirnons de fixy eonfrecin mente telvsén de brio anton. Tenn Brug, slervew wth Rober dane, mee avin isa Neng, 9 de julio de 1997 (hefner Archean 5007) 0023 al nt nina Angunas constonnaciones so0nt LA warania seu anys ox Tereemer 17 «spacios de exposicsn institucionales de museos y galeria. En este sentido, los artistas {que optaban por trabajar en fa red reactvaban wna problematica iniciada a mediados de los sesenta, enando tris los términos «arte conceptual» o ade la idea muchos habsan sofado com la liberacion del arte de «la trania del estatus de la mercancfa y de l orien ‘acién al mereados*, Es incuestionable que la presencia del emergente arte de Internet resulta>a muy inesmoda e inquietante para las instirnciones artistcas. Estas se veian enfntaas a le enorme dficultad de integrar este mucvo tipo de investigaciones creativas en sus espa cos de exposiciin al tiempo que sentian Ia responsabilidad de atender la impertane’ « interés de sus aportaciones. Fn todo easo, el eaticter inmaterial de las nueves crea wes en linea y su resistencia a una fécil comercializacién sélo eran unos de los muchos rasgos que caracterizaban al arte de Internet, Textos como Ineraduction to nezart (1994-1999), escrito entce marzo y abril de 1999 por Natalie Bookehin y Alexei Shulgin (y que luego seria grahado en piedra por el colectivo Blank & Jeron en 1999, ereando una especie de irénico momumenta o lipida finebre del net.art, resa- taban otros muchos aspectos, como el caricter colaborativo de este tipo de préctica artista (eran muy escasos los artistas que no trabajaban en grupo, asociados can pprogramadores, ingenieros informticos, etc), la priorizacdin ce la comunicacén so- bre Ia representacién, su inmediatez, la defensa del parasitism como esteategia de acmuacién o la disolucién de las fronteras entre lo privado y lo pitbicn. La eategoriaa- cidn que plantearon de este conjunta de pricticas desatrolladas durante aquellos cinco. primeros afios se dividia en un completo listado compuesto por mas de una veintena de géneros diferentes; una taxonomia aplicable ain al presente del net art, aunque ya del todo insuficiente: «subversiGn, «red como objeto», ainteraccién», esrecmings (transmision de audio o video en tiempo real), «cuaderno de viajes, «colaboradén en. telepresencia», «motor de bisquedi>, «sexo», «narracién», bapulamecniorgioeard hpi woe bk restauraciones, reeseribiendo digo © sustityyendo los formatos de audio 0 wileo por o10s compatibles eon los actuales navegadores”, Las transformaciones y avances en el hardware informtico también ban modificado dristicamente la experiencia de rmuchas de aquellss primeras obras, sobre todo la mayor tesolueién y diferente formato de las pantallas de los ordenadores actuales, ast como el ineremento en la velocidad de ‘conexifn, que a trastocado radiealmente la experiencia de muchas de las obras en las «que los teenpos de descarga de imigenes o paginas a velocidades lentas desempesaban un papel determinante en el teido narrativo de la obra, 0 en otros aspectos ests © ‘coneeptuaes. ‘Opuestas, en definitiva, estas préetieas artsticas los elisicos principios de esta bilidad y permanencia inherentes a la ideologia de la posesién y de la propiedad vinculada aos discursos dela de aues- 1 poe. El reconocimiento institucional y otras « en el mis general de «comuneacién», tratando de escapar de las predeterminaciones de los contextos expositivos institucionales y de Ia cierta «prealienacisn del sentido de lo creado dentro de los parimetros de «lo artistic», Para estos artistas, es08 procesos de reconocimiento institucional del net art evidenciabua la neutrlizacin definitiva de lo ims importante que éste podia aportar: su carécter de resistencia contra la ainstitucién, arte» y contra las ligicas del mercado inherentes a ella". De hecho, mumerosos artistas y critics pensuban (quizis mis que ingenuamente) que esta resistencia, asada tanto en [a inasequibilidad de estas creaciones para las evonomias de comercio (por el caréster ubicvo e ilimitadamente reproducible de sus produeciones, earentes de un «originals) ‘como cn su inadecuacién para someterse a fas estrategins asentadas de exposicin (al dlarse 1 propia obra exclusivamente en el soporte de su difusién pabliea) podia cansi- , como lo defini Alexander R. Galloway, Cada ve ms, e]ancho de banda se converts en un elemento cde mayor importancia en as nuevas ereaciones® La mayor capacidad de transtnisin de datos hacia posible que los artists experimentaran en sus obras con gréfcosyarhivos de imagen y video impensables enando la mayor parte de las conexiones a Internet eran a tavés de médem telefénieo y eon una esesisima velocidad de tansnision. Indudablemente, esa disponibilidad de conexiones de ata velocidad iba a suponer tun cambio radical en la esttica que hasta enconees habia caraterizado a ls alas de start, conecbidas para ser experimentadas con conexiones a Internet muy lena". De ‘manera que, para algunos el aetart aba wanuerto> can ese cambio, dada la intima “A ee espa we el apna Artists Stent, on Marks Schwander y Reinhae} Store (ede), Onwing Onin Art Selling end Colecing NetbeedArvworts, Bae, cit pp 125-104 Weise Howard Shey, «The Spoed Ides of Lost Situations ~ Some Notes un Poi Concept Are 2000 fino orga). “Shalini, denis, que lo Jo pod sbrvie como anode aero ‘so ssa de bes et os Piss Bajos. slaved wit Aes! Shulgin aids por Bran Deseo) Riszne, 19 de serene de 208 pene yfeivnia 2008/no0hntervew-wih-slese sg) * Vane Alsander B Galloway, Pt fo col exits matin, Cade, Mam. SIT Press, 2008p. 211 ° Sop Lev Manovich, «a mado de lee ats 9 lat at dep del simple HTML qe cori ben nt en consis pds emo lent et penis un actin paris los ese dl Bate evo I auigientecolonizacion dels web por lo formats aofinedi Fas, Shockwave, Quik Tae y Jems) restr la estucara de poder wacional OsteEste. Ahora el web an equere cocalenes pid ‘ant pts In ate co prs x een. Cana nts eonesens Ese et ers del go. a op he termina, biemenio al Iprion ev Manovch, Generation Fs [np mannovich nedDOCS/genenion sso "La comp tbe sr thers acu ms eto ners) dese eg pie a ches de lasers dl pier neta sobre uta sd oi nse Tan Bast lotro with oie, Tiga octubre de 199 (puree de are 6147/1 el 22 Padericas aerisrieas e Ireawer ex 44 €roc4 BE Las HEDEE sociated relacién que habta habido entre aquellas primeras obras y el carcter limicativo de un ancho de banda redueido™ Hacia la «segunda época» del arte de Internet Aunque hubo quien seRal6 en ¢12001 la emergencia de wna «generseidn Pash como, ssttuta dela que habfa protagonizado el lamado «period heroicos o einstaurarse 1 nuevo modelo hasado en las redes sociales yen los principios de participacin coletiva y abierta, opiniOn y comentario (lo referido eon términas como «Web 2.0» 0 «web pat= ticipativa»), poremos hablar propiamente de unt segunda «lsse>, «periodo> «éprca» del arte de Internet (de hecho, para Alexei Shulgin, ot de los artisws pioneros de la red, clin del near se situaria con la llegada de la Web 2.0 y ade todo fo que ella supusc”) ‘Un momento en el que lo planteado por el concepto de «escultura soci en el imbito de a red acabaria también siendo sustituido por el de «software social», eje evencal del modelo de negocio propio de esta fase segunda de la web. En condlusi6n, no debeaos identifica las sludia canertes» del net.art con el aban= clono de Internet como espacio de intervenci6n y reflexiin por paste de ls artistas. Como afirmara Peter Luining » mediadas dela primera década del nuevo sigh, wl net. art no {esti muerto, lo que esti muerto a mis ojos es an movimientn que de él se hizo por p © Por ejmpl para Aen R. Cllonay el ear [ete producto de na imi: poe acho dead, Nace poco ano de tans pr os pres Lo wanes eel ASC era, concepains HITE [.] Condo los oderadores el ance de La jar, ls primers rel Ges qe goer spac esto dl netart epics denparecer Alex Gallows ost rt Yer in Review: Sua of tet ‘Be [hpi ele hSa8/D-L hl "Lee Manovich,sGanerton Fs, 2002 [bps/fnewsnasonich ace DOCS/ensation Bish ld Vesela muet «Minitres ofthe heroic peo 1998) a seein Csi Inger A ‘Teeportaia de Ohi Lin feet tleprtaiarpfehison inure Loe ait parce sa muesta eran Ales! Shapi, Heath Buren Jody, Vok Conky Os Lisa "Wwe Dicer Daniels yGontber Reisinger (ls), Ne her 0: Canetaliig Early Net Band "Bor ejmpi, yanmo indica Josephine Beye Bung anc publcarmonte retrace itd desed en el Cylon de Lonires esi de 1% Josephine Bry, At for Free an the rice of Ar “Fretlone,mensjeavado a tia Netime 9 de febrero de 2001 [piven Lint Archives etme 0102 al erie with Alec Shalgin» (cslitada po Bran it Rhizome, 1 de ovens de 2008 Fhsp/hiomeeeeioria208/nen/Freriew wt ese alga. Segun Aes Sholgin ar), (iden). gee ee oer eer iter 7 te de algunos eriticos y te6ricos. Los artistas que pertenectan a este grupo (al que se hace también referencia como el grupo neipimtasrt) fueron vistos como un movimiento por- {que estaban en contacto unos con otros y compartian algunas ideas en comin [. Pero, visto en genera, el grupo de artistas que hacia net.art erafes, por supueste, mucho mayors", Ciertamente, no tendria sentido hablar de la «anwerte» del arte de Tnternet sino de la légica evohncidn de una serie de pricticas artistas que necesariamente iban transformindose a medida que lo iba haciendo la propia sociedad red, afrontandoen ese Al plantear aqui Ia idea de una «seguncla 6poca” del arte de Fntemnet, no nes esta amos refiriendo ms que al period en el que este conjunto de investigaciones anstcas hhabrian asumido un grado de madurer.que s6lo era aleanzable tras ese net log de finales, de los aos noventa, es decir, después del enfriamiento del desmedido entusiasmo que hhabfa caracterizado Tos primeros momentos de inclusién de Internet en el campo del arte y tras el paliédrico proceso de «institucionalizacién> de este conjunto de activida- cles creativas (que, en cualquier caso, pareca inevitable, tal como ya habia sucedido antes ‘con otras corrientes artsticas basadas en prieticas «inmateiales» 0 en tos new ated) Hablar de una «segunds époce» del arte de Internet resultaria, pues, pertinente tanto para aceptar historiogrsficamente el final (que no aamuertes, en ningin caso”) de una primera etapa de estas manifestaciones artsticas, como para eelebrar el ft desirollo ‘den sinfn de nuevos usos «artisticos del medio Internet de los que hemos sido test _gos a To largo de los slhimos diez aos, Es unis que evidente que Ia web ha cambiado mucho desde el decive de las ? Desde los primeros aos del nuevo siglo hemos ido viendo que, janto a la explora- ci6n de Internet como medio espeeitico para la ereacién artista, empezaban a aroli- ferar una serie de indagaciones creativas acerca del impacto que Ia red estaba tenrendo en nuestra sociedades, pero que tomaban forma no en obras de net art sino en otras configuraciones de muy diverso tipo: construcciones objetuales, videos, instalacones, etc. Se trataba de la emergencia de una serie de vias creativas que coimenzaban tema rar los efectos de la expansion del uso de la red y sus tecnologia, pero haciéndolo me- diante manifestacones plisticas ajenas al estado de conexién que es propio de las obras del Internet art. Una situacién que evidenciaba que este estaba perdiendo, poco a poco, 1a exclusividad que en los noventa tuvo como pricticaartistica «analizadora» de lared y de sus tecnologia. Asi pues, a relacin entre arte © Internet habrfa estado protagonizada, en lo que Ievamos de siglo, por un comple y rico entramado de pricticas artsticas ot fine pero ‘ambicn of lie. Por ello, y como ya adelanté en el prefaco, en este libro trataremns de \desarollar un estudio no silo del arte ade» Intemes, sino también de todas aquellas ma- nifestaciones artsticas «acerca des Internet que adoptaron formas muy diferentes alas ‘especiicamente propias de las creaciones en linea. Nos situaremos asf en una posicién ‘nds alls de los limites tradicionalmente adscrtos al ew mio art, para afrontar el co- ‘mentario y andlisis de todo un eanjunto de préeticas artisticas que, independienternente «lel medio empleado, han tomado la red y sus efectos en nuestra sociedaes como tera central de sus propuestas, generadoras de lo que en ocasiones he deserito comm «postieas de la conectividad. La expansicn, sobre todo a partir le 2007, de estas pricticas antistcas evidencié pronto la necesidad de algin eérmino con el que poder sefalar este tipo de propuestas treativas «acerca de» o «sobre» Internet, pero que no eran obras de net art. Al atarse de creaciones que podian ser presentadas y cometcializadas en los espacios tradicionales ‘del mundo del arce(galerfasferias de arte, ete), el interés por poder denorninaras bajo tun trmino general que ls pudiera también identficar como «nueva tendencia pareeia limperioso para ciertoserticos, comisarios y galersts,siendo finalmente el neologismo pstingermet are (muchas veces escrito con guion, otras sin él) el que empex6 a wtiizarse nds frecuentemente para hacer alusin a este amplisimo y difuso conjunto de pristicas Sin embargo, creo que conviene recordar que se estaba uatand de nombrar el inicio en el eapitato decimosegundo de este libro. Pera aunque postsinternet at legata a ser un semi de moda en el mundo del arte sis interesado por la altura digital a mediados de la segunda década del nuew silo, no son poces los que se declararon maniistamente en contra de su uso. Algutos ex ticaron que el matiz temporal inherente al prefijo «post podia generar una peligrosa confusié,induciendo » pensar en una fala seeuencialidad o progrsién desde ele art al pot-ineret a7, coo si ese sltimo hubera venido a sustituir«aquél,anurciando una coueva> muerte del net art. Por el contaro, y como veremus a lo Ingo ce estas piginas, el net are y su ms espeifica y frit manifestacin, el zernet are, seguir gorando de una eatrordinaia vitalidad en el presente. Es mis, aunque la caretriza~ Cam del port-interee art se vincule habitualmente a obras de ipo objet, se facible aliieae una obaa de neta también como de pst-inanet at La raz de esta posbilidadradiea un que el tino ner art se efiee, como hemos visto en aprtads anteriores al mero en el que oper la obra (Ia red), conformanco una condiién ine gua ino slo su campo de referencia incluso "Este ian aparece en ur ceva Gthie Lone pbc en ane oral 26 eer de 2008 fps ged 2008mae24/mervcw whaler) ‘Karen Archeyy Robin Pesan, tien rt Fe Inka INFORMATIONAL, cp Dik Kosa, Questions i, 98. "Are Vierknt, The ge Obes Pot ster, 200 eps ogi ean Mh "Marsa Olesen Nick Waener «Ar and the Inert a convertion nth Marta Oba, "karen Arche » Robin Pesta, Ess suns de las bjsciones que prea Crane Pal om «Questinsies, i, p96 28 Pakerscas anvtervens # Iuremear EN ta oan oF Las eeaes caciatee row para su experiencia (o bien debemos estar on lne para experimentarl, o bien la ubra ‘no puede funciona sin conexién, como sucede en cietasinstalaciones que se notten de datos tomados de Intemet en tiempo real, por ejemplo), mientras que con el térm ino «arte post-Internet> estariamos aludiendo al campo de referencia o temético que la caracteriza (la conectividad como elemento articulador esencil de las pautas de vida y experiencia en nuestto tiempo). Es decir, qe, téenicamente hablando, ambos términos serfan compatibles entre si, sienda incluso posible por ello aplicarlos simulténeamente una mistaa obra”, Pero quiaé las eriticas mis fuertes al uso de este neologismo hayan venido de los ‘que consideraban que la denominacién past-inerner art era poco mis que wna etiqueta ‘comercial con la que bautizar una serie de pricticas tendentes a «recaprnar el arte de Internet para Ia cultura de la galeria» y, en vlkima instancia, slo realmente aplcable un pequelio grupo” de jévenes artistas, «en su mayoria nacidos en los 80, y casi tots, rudicsdos en Nueva York, Londres y Berlin». Para Constant Dullaart, por ejemplo, se trataba de suna prictica artistca convencional, quiais incluso una prietica atisica ‘ostilgica orientada al objeto, basada en una estética comerciab, De hecho, las obras ‘mostraday en algunas de las exposiciones presentadas bajo la denominacién de «arte post-Internet» suscitaron duras valoraciones eriticas, como la de Brian Droitcour en so Polémico artieulo «_Por qué odio el ate Post-Internet?»", publicado originalmente en su blog Culture Fro en marzo de 2014, ‘Muchos otros considersron que la denominaciés post internet art era s6lo wna et ‘queta para simplificar, ambigua y escasamente dil para un anilsis en profundidad, y spenas de vtiidad mis que como etiqueta comercial. Se le reprochaba ser un intento de forzar un entronque entre los campos temsticos habituales del Internet arty el mercao del arte (en el que siempre tuvo un dificil eneaje), haciendo posible que aquéllos puke ran ser absorbidos por las pautas tipicas de éste. Otros hicieron hineapié en los peligros de que el postmternet art no faese mas que-un mero «estilo», basado en referencias al ‘mundo de Internet pero presentes simplemente como un aditiva dador de cierta paede servimnos de ayuda para sefialar, aunque sea de una manera en exceso generalist, toxlas aquellas pricticas aristicas comprometidas con la tematizacién del impacto de [internet hoy en nuestras vidas, en un momento en el que la red forma ya parte esencial de nuestro entorne cotidiano y en el que damos por supuesta su disponibilided perma- nnente y ubieua. Un tiempo en ef que Internet ha ido dejando der ser un espacio exclusive, para especialstas, programadares y backers (ese contexto en el que surgié el netart) para devenir condicién clave en Ia articulacién de Ta vida de tnd ef mundo en las sociedades de mas elevado consumo. [No obstante, y como veremos a Jo largo de esta pigina, mi preferencia en este libro seri hablar simplemente de una «segunda época» en la relacién entre arte ¢ Internet ‘Una segunda fase iniciada con las nuevas dinémicas de participactin propias de la Web conformadoras de un nuevo contexto en el que emergersin una serie de nuevas ‘sposticas de Ia conectividads gracias @ una multitud de nuevas obras de met a7, pero también a un conjunto cada ver mayor de propuestasartsticas que nada tienen que ves, cone ya he comentado, can la formalizaciones tpicas de aquéllas. Una segundh ctapa on la relacién entre arte e Internet en Ja que iin gananclo protagonismo las propuestas artstcas que consideran la red no como un medio especifico para el arte sino camo un obligado campo ematical reconocerlo como el elemento articulador primordial de fas rnuevas prietieas comunicativas, sociales y productivas de nuestros dias, Ex sisTEMA-RED Cabe proguntarse qué queda hoy de aquella iden de Internet como un ceritorio independiente’, libre o automo (y desde Ia que debe entencerse Ia emergence y de~ sarollo del netare a principios de los noventa), de aquel warchipilago diseminsdo de iniciativas independientes y celulares, conectadas entre si tinicamente a través de wna estructura rizomética sin centros definidos ni jerarqufas estables» cuando cada vez més Jos uses mayoritarios de la web estin en manos de unas paces empresas; cuando e! para- ddigma de las teonologias de la informaciéin parece haber evolucionado durante la kina ddécada acia su cierre como sistema, estando cada ver mis determinado por las grandes ccarporaciones de Internet y de las teleconsnicaciones. Desde principios de los naventa se han empteado las expresiones network soiety 0 «sociedad red»? fandamentalmente para sefalar, en palabras de Manuel Castells, quella sociedad «cuys estructura social esté compuesta de redes potenciadas por tecnologias de fa informacién y de Ja comunicacidn basadas en la mieroelectrénica>" La generaliracibn de esa estructura social nos impele hoy, sin embargo, la bisqued de térinos algo més especificos que puedan deseribir, de manera mis conereta, las formas en las que k evo~ lcs de est paracligma ha ido aconteciendo. Proponer el término ssistema-red>- como objeto de referencia en este texto trataria asf de atender no slo a a ya extrema morfo- logia en red de las sociedades de mss elevado consumo, es decir, la forma o estraenura social en red que caracteriza la vida en elas, sino, sobre todo, al cada vex mvs evidente primado de la conectividad y de los intereses econdinicos inherentes a ella sole sus propias posibilidades comunicativas o relacionales. Fs evidente que, en nuestras socie~ "Vise Ja. Per Haws «Dedartina of lnependence of Cyheyces, 196 (hep! -hatow Desarton-Fs an Jo Lis res ao pe sai, uri y we nes, Sala sn, sora Cenc de Arte de Sas, 2002p. 3 Pein enced zed Fe plead en 191 cba os de J. A. GM. Van Dif De weet _shpy Seale npn non ner a, Hoon, a Stale Vi Loge 19 "Manuel Castes, Leeds esi go, Madi, Aas, 006, p27 B2_ Paterieas anvisvicas 4 Inveanar an ua freee os tas tenes socnstes dades, estar coneetado casi de forma permanente y ser usuario dels plataformas yraes sociales ms conocidas em dejando de ser una opciéa para convetitse en un esado necesito, en una condicids pars Inno exclusion Un primer elemento clave en le caraeterizacién del sstema-red serie Ia eendencia hacia el control cligopolitico del uso de Internet (pods afimar, por ejemplo, sin «er en una improcedenteexageracién, queen los tims aios Google ha monopoliado, A nivel mundial, las bsquedas en la web, YouTube la comparticin de videos, la red social Facebook la prohiccidin de socilidad en linea y Totter ls aetividad de miarging). Es inevitable pensar que Is proiferacn de estas platforms centrlizadss, come espcion cerrados de contends, aanenaza con romper la web «en ish fragmentadas=, sea ten- dencia hacia un creciente protagonisin de sistemas centralizados implica, ademis, que sa muy iil ejecer formas de control sobre esa comunieatin, algo que se eambina con ‘unas eads ver mis fuerte exgencias, por parte de algunas de as grands corporacion, cvientadas hacia la pride fa neutraliad de la re. Bn efecto en ls albores de la se grunda década del siglo eran ya moy frecuentes los debates, lenos de sombre, sobre ‘crestiones como si seria legitino que no se puiera navegar la misma velocidad por nos sitios web que por otros, 0 que con determiadas conexiones slo pudiéramos ha- cerlo por detenminadss piginas © que no Suese posible hacer uso de algunos servicio. Problemstcas que se han visto radicalmente intensificads con la eypansiin de modelos ‘muy concretos de computacin mévil. Hay quien inchiso, diagnostics la muerte ela ‘World Wide Web en ef momento en que el navegador dejs de er el centro dela expe- rienci digital, atsibuyendo este cambio, sobre todo, ah expansion del modelo iPhone de omputacin ubicv que se prejo en torno al ako 2009 (tra caracterisicaesencal de lo seBalado por el término«sistema-rede tndria que ver con la vertienteLiopottea del nuevo modele de negocio sobre el que se fundaraen- ‘2. Elcaricter enormementeJucratvo de ls redes sociales en Imemetevidencia eémo produccién eoondmiea y produecién de experiencia socal y afetiva coinciden abcra, fusionindose y conformando un todo integrado.Asf puss, ol concepto de xsstema-red> seria inseparable de otros que introducizemos mis adelante, como los de eeapitaliomo sorials «capitalismo afectivow’ YY sien a expansign de la conectividad las posibildades de comnicacin y contacto se han incrementado enormemente, al misuno tiempo ests posiildades estin senfo fuertemente condicionadss por unos pocos modelos y patrones de intervencin ise, fiados y gestonados por un eada vex més reducido nimero de empresas. De ahi que, para muchos, todo ello haya eonformado un orden tecno-social earacterirado por la -eneracin de fuertes dependencis de los nuevs sistemas y dispositivosteenolgien, asi como por procesos de inflacin comniativa que tomarian euerpoa través de forra6 prediseiadas de imeracion social y afetiva. En ese sentido, resulta empobrecedor que 2 Vie Ton Beas Lo Linge he Wale A Calls Cand Open Standen Nest, Sf ‘Ame Mage ieee 201) Pap er eieaneian ceva -ong ve he we) * Vase Chris Anderton y Mice! Wolf «The We I Dea Long Live the nernet, Wa acter be 2010 spew red connie ‘ease ead Atv capitals en‘The Fouton for POP Alenatves hell pion? Atti Cap Be serene B nds que de «adicciones» a por la red (coma sola decirseen fos ‘ngventa) hablemos hoy de adicciones a determinadasplataformas en linea (y en las que, desdle luego, es muy difiil del propio sistema-red). Pero también tenemos que reconocer que esis posiifdades aantsistema> son administradas, paradéjcamente, desde dentzo dela propia estructura del capitalismo tardio, representado, ademés, por unas pocas compaifas estadounidenses (Facebook © “Firiter, por ejemplo), conformando una situacién en a que los enuncinds pueden ser de sumisién o de protesta pero siempre son parte ahora de fa misma «méquina» (la del cpi- ‘alismo informacional. Por consiguiente, el término «sistema-red seialarfa un momento en el que habria contecido una dristica separaciGn entre los sistemas poiticas (cada vez mis cuestiona- los, como evidencis la emergencia del movimiento 15-M, en Espafa, por ejemplo) y el sistema econémico tansnacional que representan las corporaciones de las telecomuni- caciones as cuales, como instrumentos posibilitadores de aquel cuestionamiento, parece {que estuviesen exentas de todo trasfendo de intereses politicos particulares. Descle nego, ‘corparaciones camo Twitter 0 Facebook han sido capaces de extrner enormes beneficios ‘econsinicos al tiempo que servfan de catalizadores de todo tipo de revoluciones popala- ‘es! en devenas de hugares en todo el planeta mientras el capitalism informacional que promucven quedaba, sin embargo, casi siempre incuestionado, Habriamos aleanzedo, por tanto, un estadio de la sociedad red en el que el capitalismo informacional apenas ¢s criticado politicamente, al ser siempre presentadas las nuevas teenologis de com- nicacién en red como meros medios, como instrumentos pare cualquier «otra» accién posible, dindose siempre por idoldgicamenteinocua la coloniraciém econémica de Ia Pareceria necesatio, por todo lo anterior, Ia introduecién de una mirada, acaso mis de insatisfuecién que de sospecha, en la evolucién dle Internet durante los limos afios. Una mirada que es, precisamente, la que muchos artists han propuesto con sus obras y qB, desu mano, trataremes lo largo de ls siguientes paginas, ce ir analizando y valoraado «en sus pros y en sus contras, en sus éxitos y en sus limitaciones y paradojs. La logica inclusiva de la «Web 2.0» ‘Como yu hemos comentado, a mediadas de Ia primera década det siglo x11 se pro- Adujo la consolidaciéin de una segunda etapa o época de la World Wide Web, que ge- ‘neralmente es identficada, en una simplificacion siempre cuestionable, con el término < ale fe be hecho cm a end destino. Agu Internet ha yudade, claro. Cita por Antonio Jménee ocean =Zacheberg "Las revulsion popes os bce Facebook, Ha, 28 de may do 201 Ba stevema-rso 35 visita, aftadiendo valor alas nuevas aplicaciones web mientras hace uso de ells. Si antes Jos grandes poreales de Internet eran enormes fuentes ce informaci6n que generatan sus ‘equipos profesionales de desarrollo de contenidos, las empreses que prosperarin en la Web 2.0 lo que haran es servrse de la informacién y contenidos aportados por sts pro- pios usuarios. Ahora todo se fundamentarg en una permanente llamada ala partcipacion, yal intereambio, que continuamente evidencia que la web no es ya sino una gran base de datos generada, actualizada y expandida permanentemente por sus propios usuarios 1 cayo Valor principal residiria, precisamente, en las propiasdinsmicas de compartcin ¢ intercambio colectivo de datos que la generan. Por esta razéin, a la Web 2.0 se h suele leuominar también «Web participativa»” ‘Muchos de los componentes de la Web 2.0 ya existian, de una manera u otra, antes dle 2003. No obstante, esl generalzaciGn y uso masivo de ests aplicaciones y se-vicios lo que ha dado lugar & este nuevo paradignne participaivo de la web, asi come a k con solidacin del conjunto de pricticas sociales que le son propias,aleanzSndose un grado cde empleo tan variado ¢ intensivo que, en realidad, esa arguitectara de partcioacion ‘comuniativa ha devenido arquitectura politica en sf misma, Pues por Web 2.0 devemos entender mucho mas que un cambio en los moxelos de negocio en Ia web; canlleva también fa generalizacién de nuevas pautas de actividad a escala global que imponen Ia expansign de nuevos hibitos sociales y comunicativos, nuevas formas de actaacién ccargadas de prometedores potencies Por Jo tanto, el modelo de negocio propio de la Web 2.0 no se orienta a Ia puesta 1 disposicién de los usuarios de contenidos especifices, sino a gestionar los que som proporcionados por ellos mismos. Las empresas mis hegeménicas en Internet apenas producirin ya contenidas; fandamentalmente centrarin sus esfuerzos en ofrecer herr ‘mientas para que los internantas puedan crearlos y para operat con la informacién que se halla en Ia red, o en hacer posible el establecimiento de nuevas interacciones com Para poder aceeder a esos materiales es necesario que sean idemtifiables y eateyo~ tables en milkiples formas. De hecho, el paso que han dado las grandes empresas de crear contenidos 0 datos a gestionar «metadatos» puede que, esencialmente, defina el paso de la Web 1.0 a la Web 2.0, justificando también la complementariedad enure los ‘conceptos de «Web 2.0 y que este inmenso proyecto representa ites de la libertad dentro de las normas y estilos preestablecidos, 38 Padevsens anrtarieas + Tntanner an ua éeoen Dn Las aves soer4ces 4. See Kill y Neth Stern, Has 200. Entre la infinidad de intervenciones aristicasrealizadas en el contesta de esta enci- lopedia, destica el proyecto Wikipaia Art lanzado el 14 de febrero del 2009 por Scott Kildall y Nathaniel Stern. Fsta obra, retomando las estrategias taurolégicas del arte ‘conceptual de los sesents, se presentaba como una definicién de sf misma, adopeindo {a forina de una entrada convencional dela propia Wikipedia titulada «Wikipedia At Estabe compuesta por un breve text dividido en los habituales apartados de una entrada cestindar: «concepto», shistoriaw, acitasy referencias», «enkacess, enotase, etc. Bn ella ppodiamos ler lo siguiente: «Wikipedia Art es una obra ee arte conceptual compuesa en ‘Wikipedia, y es, por tanto, are editable por evalquiers [...] Como todas las entradis de Ja Wikipedia, cualquiera puede modificar esta pagina en Ia medida en que sus aterscio- nes cumplan con los estindares de calidad y verficabilidad de Wikipedia». AL abrirse a Ja participacién, la propuesta estaba concebida en realidad como una perfrmanes, como algo que deberia ir variando 2 lo Largo del tiempo. Poxirfamos decir que el proyecto si- _getirfa asi, tambin, una interesante cuestin: ” Bn easing han empl os ins hl ate ene preity para sei si sacha rexpcto Chiles Lender y Pl Mil, The pro-am rovoain:ow enthusiasts {schanging one sect ni enemy, esos 200 fe denna epee al il © he evdyingdowngamesned 44 Pedericas aercerioat e Uaveaner ey 6 Dos izes de Te Lying Dane Go, eds por Rol Stewart ib Lo Weigh xj, 2005, social y multitudinario rebosante de humor y ereatividad que abre interesantes vias ha- cia un proceso que podriamos denominar como de «socializacién» de la prictica dela performance y del arte piblico, Lo mismo podtiamos afirmar de las miles de flash maby realizadas ya en todo el ‘mundo, Muchas de estas manifestaciones, concebidis en su mayoria de forma colectiva en la red gracias a decenas de paginas especializadas en este tipo de nuevos compor-= tamientos urbanos, asumen [recuentemente caracteristicas que permitirian definias como formas «popularizadase del happening o de la pesformance participaiva, Se tata de movilizaciones colectivas pensadas para destrtollarse en lugares especificos, eon la pretension de crear situaciones conformadas por todo tipo de personas, que interpretan y hacen evolucionar unas directrices de actuacién previaente aeordadas. Se orienta, sobre todo, al desarrollo o ereacién de alguna acc insual en un lugar conereto, tas cuya realizacin ese grupo de personas, que en fa mayor parte de los casos ni se cance cenire si se disuelve". Generadas desde la apertura integradora del soarming tecnalbgio, fsicones como la que Roland Barthes habia propuesto en 1973: «El anatase fcio- ‘nado,nose define forzosamente por un saber menor, por una ténica imperfect [..] sine Entre otras muchas consecuenci Segin Hoberto Esposito, cn Deleuze ere, tka en prctica de ereaon de eee deci acentesininto qe os toy nos anton, ct el momen deepens I lain ene Policy vida en ma armen seo ve someter ld la dite de pie aque manic {6 aur en lcs del lin sil) neoins en e olic epoca dead Bil oy, Boevos Ais, Gra eines, 2005, p17. *Vate Michael Hardy Antonio Noe, apes, Bareloas, Pads, 202. Pere ee 46 Padossens aurericas & Ixreaner an c4 tract oe tar never socmates ins bien por lo siguiente: es el que no muestra, el que no se hace oft». Esta caracteri= zavién, evidentemente, ya no seri valida para define al creador amateur en el contexto de a Web 2.0. Por el contraio, es ahora éte el que mas dfuscn va a dara sus producciones, ‘pues no espera recibir ningin beneficio econémico 9 cambio de ellas. No es el suyo el ‘modelo basado enn economnia de la escasez en la que se fundamenta el mercado delarte, ‘operativo gracias ala restriccin del acceso a la experiencia de Ia obra (ya sea por Is via de su adquisicién por parte de un coleccionista, ya por la de un control institucicnali- zado de sus formas de exhibicién). ¥ ello e eonfiere al ereador aficionado un potencial inusitado, al poder hacer uso de todos los medios de difusién sin considerar que la disti= bucién masiva y gratuita de sus produeciones atente contza sus propios interests En otro arden de cuestiones, no eabe olvidar tampoco que sélo una parte cada vex :menor de las innovacianes estticas tendré lugar ya en el entono de relaciones profesio- rales ¢ industriales; muchas de esas innovaciones acontecersin en la sfibriea socials que conforman los usuarios, es decir, después dela fase de produccisn industrial, Se hat mucho, por ello, de un emergente proceso de «ilemecratizacién de la innovacidn="* ‘de una «innovacién abierta»", relacionada con la férmula aaomer-made (hecho por cl cliente) y que implicaria una activa cooperacién entre empresas y usvarios en la produc- «matear™ que nos resulta tan atractiva por sincera, quid por ser tan convincentemente «zeal sa que apreciamos en Jos videos caseros que constituyen la materia prima de se Fes como Yow itheHarmony (2007), del grupo japonés Delaware, o en esos videos de adolescentes y jévenes ensayando torpe per gozosamente diferentes corengeafias de baile, en plens calle o en los huecos libres cle! apareamiento de-un centro comercial ¥ de los que Martjin Hendriks se apropia, extrayéndolos también de YouTube, para recombinarlos Iuego mediante forzadas sincronias en obras como Video ax Suburban Condition (2007), Por supuesto, resulta inevitable reconocer que la prosuccisn ereativa antares plagada de repeticion e imitacidn, que ls muestras de singularidad en ella son siempre «stadisticamente infimas en relacién al nlimero de los intervinientes, algo que, por otra parte, muchas de ls creaciones artsticas «profesionales» que han hecho dle la Web 2.0 su contexto principal de referencia e investigacin insisten una y Es el caso, por ejemplo, dela obra de John Michael Boling Guitar Solo Toreewy (2003), tuna revieula de videos de YouTube de goiarvstas aficionados que revela la asixiante homogencidad que caracteriza Ia dominaate fantasia javenil dle ta misc legara ser una estrella % stn de raj ncomtaman presente ya ain ats eo proyecto ean 000 $ Fie nt (1995-2009, endo por Oli Laka, consteate rvan cooctoria abet nace de pins we pores talesreas ent 198) y 2004, Wise ambien el conjunt de tes tral oncepo deseo gas ‘Obs Lninay Dragan Espns ot), Dig ain, Sears, Mere Ste, 200. Ee srereaienst 9 En todo caso, frente 9 las consideraciones mis negativas de los potencisles creitivos dela multid conectada, pareceria mis adecuado ver el campo de la participacién que tha quedado abiert por la evolucidn de la red como un horizonte cargado de posbili- ddades para hacer realidad la consecucin de muchos de los abjetivs sociales y politicos incumplidos desde hace décadas. Es més, posiblemente podamos afimmar que ‘a red hhabriaalcanzado, ya a mediados de la primera déeada del siglo xe, una primera fe de ‘up auténtico cumplitaiento de sos posibifidades comunicativas y sociales, vislumbra ‘dose un primer atisbo de To que podria egar a ser alyin dia la constatacion de aquella ‘consigna que identifiaba al «nosotros» con «los medios»: We, the media™ “Antes de la poprlarizacion del uso de la web, sola afirmarse que la diversidad en el ‘campo medistico no encontraba correspondencia en el mimero de la ofertas dizponi- bles. Por ejetnplo, que las decenas de canales de television en los pafses mis desarro- Ilados eran la onuestra mas clara del excentricismo, que no de la descentralizacién de la comunicacién’ con una numerosisima multiplicidad de focos emisores, pero de una Sinica y misma banalidad, En el arranque del muevo siglo, sin embargo, a web permitiré ‘cambiar esa situacidn en un grado sustancial, abriendo un inmenso campo de nuevas posibilidales. Pues tras la repeticién y lo earente de interés debemos ser eapaces tam~ bin de ver li vtalidad que subyace en esa explosién de creacién libre y companticion piiblica, asf como imaginar con optinista esperanca lo que ella promete. No parece en hada estril esa intensficacin del cjercicio ereativo por parte de todo el munde, ni la independencia de sus producciones de cualquier contexto profesional de receptores. [No en vino, exposiciones eomo «D.LY. or DIE: an Upgrade!» (2006), organizada por “Turbulence y Rhizome, «We are photographers now! The rapid mutation of amateur photography in the digital age» (2007), en el Musée de I'Elysée de Lausanne o ltt Jada «Amateurs» (2008), en el CCA Wattis Institute de San Francisco, exploraron las posibilidades de la creacin artstica amatewr, los procesos de creacién y distribucién fuera de los sistemas comerciales y su confiontacién con étos,abriendo, incluso, la po- sibilidad de crear modelos alternativos de produccién y distribucin artistica colsbora- ‘iva, Un creciente proceso de «amateurizaciGn» de la produccién audiovisual en el que, sin duda, también el fenémeno «machinima» (basado en el empleo de videojueges para la realizacién de peliculas de animacién) desempetaré un papel de gran imporancia, ‘como se hizo evidente en las diferentes ediciones det Machinima Filmfest” (inicindo en 2002) oen selevciones como «QQ More» (2008), comisariada por Eddo Stern. ‘De igual manera, las reluciones entre los modos de jerarquizaciGn popular de los materiales en linea a pretica comisarial profesionalizada han sido un teina ecuen- te en los proyectos expositivos mis artiesgados, como sucedis en «Click! A Crowd (Curated Exhibition (2008), organizada por el Brooklyn Museum, que giraba en toro sla euestidn de si algunas de las ideas clave planteadas por James Surowiecki en The Wisdom of Crewds 2004) podrien o no ser aplicadas a la gestin expostiva de las ates ‘sue Dan Gill, HF the Molin: Gros Jinn by the Ppl fre Pepe, Sebo, Ca, OReilly Medi, 2008 "Vea Jean ilar, ae ffirn, a 200) pte chin og! e202 fo. cat rec Infor, Mad ren Libros, 50. Paserseas sanierteas © Tereaner on 4a Greed a6 tas e4pEs soetates visuals, permitiendo al pablico participar activamente en los procesos de produccién de la propia muestra, Por otra parte es evidente que la incorporacién de cimaras fotograficas y de video. «en telefonos méviles y agendas electrinicas y la posibilidad de compartzlas 4 través de Internet fueron condiciOn sine qu non para el desarrollo de ls grandes plaaformas de la ‘Web 2.0. Sin esa disponibilidad siempre permanente de poder realizar‘una fotografia 0 video y de hacerlo piblicos en la web casi de forma inmediatano se podia comprender cl fendmeno de la Web 2.0. Serfa fctble hablar, incluso, de una «esttica» que algunos hhan querido denominar como «micromedia», devivada de la escasa resolucii y calidad. de Ja imagen propia de esas primers cimaras de fotografia y video de las que disponian los teléfonos méviles en los primeros altos del nuevo siglo, asi como de ls earacteritiens «stéticas mes tipieas de Tos actuales videos de los intersautss,en su mayor parte eomados con la webcam desu propio ordenador: primer plano, eémara fj, iminacién defectao- 58, tipica deformacion por el gran angular de ln efmmara, escenario doméstico, et, La ‘eauatizacion de algunas de estas carateristicas en el eampo del arte seria perlectarrente cjemplificable con obras como Encded presence (2005) de Michael ‘Takeo Magrader, ayo centro de atencién principal eran las limitaciones de las tecnologias de registra visual de los primeros eléfonos méviles,entendiéndolas positivamente como elementos La lz del flac con dicién de posibilidad de las tomas de las ue se apropia Bling, al servi como fuente 1. osper Eling, Fahy be ta 2009, “ Gane 2004 por vdeo ee qu un joven, Cary Bolas, hes iain coeogras de anc Dore rt del grupo lave O-Zove. “Sw ois vide subi sweden 2002 excl que un adlecene inital ares ares econ po de rege pelts de gull convo nan de os ivy repo dla iors Ss storm de vdeo cn Iter *hnptasetings ipa i. Giles Dele y Felis Gatti Bone. Copious y eye, Barcelona, Pais, 9, p29 Pen 52. Bedcricas anvisciens e Iuteasar ey go éeact wt vas tenes ancranes de iluminacién del escenario, es también la eausa de un punto «ciego» 0 espacio en blanco en cada fotografia-forograma, zona «quemada» por «sobreexposiciéns (entién dase aqut este término no s6lo técnicamente, sino tals como «hipervsibilizaién», con todo lo que esto, metaféricamente hablando, conlleva) La imagen de Ia aca refleada seré también el elemento que aricula el proyecto Reflectogrnmas (2010) de Joan Fontcuberta, bsado en una recopilacién de auorretatos {fotogrsficos encontrados en la web y en los que sus autores han empleado un espe (ys sea el del euarto de bas o alguno en su dormitorio osalén) para hacerse una fotografi, Antorretratos especulares en los que la efmmara misma siempre aparece veprescatala 0, nigjor dicho, «amoforografiada», ‘La reiterada presencia de la cismara asumiria tanto en la obra de Plings como en el proyecto de Fontcuberta una extrafa funcién, casi como si dé un objeto estructural 0 lun elemento «simbético» (en el sentido estructuralista) se tatase, como una especie de antes mencionada. El imerés de una determinada experimentacin avistica cen tomo al mundo de la Web 2.0 dependeria, a nuesto juicio, primordalmente de su ‘apacidad para evocar, en el interior de la singularidad de esa produecién concret que «sla obra artitiea, no s6lo lo abstracto de a vida de un espacio global sino, sobre todo, las tensiones de renovacién y transformacién, de critica, de goce, de mis libertac y de nis singularidad que son inherentes ala multi en linea, Pues no deberiamos pensar en el arte de Internet sino como algo que, silo es, ‘merece tal denominaciOn precisamente por afirmar Ia existencia y el poder de a di- “ Véae Antonio Negi, El are yc en Eps del ipo yen emo de Ie mln, dion smb, 2015 [s/f edonesiioias ifr pid ante-SS, a wterema-tto 3 ,y-de uno notable capacidadsubversiv. Yello aunque cas todos los ofrecimiento I 7 sripnein propios del modelo Web 2.0 formen pare de wn estadiado sistema depro- Prceidn econémica, ples no son incompatibles la diferencia y singularidad en el orden reativo que en [a red puedan Tegar a darse, con lo que puedan conllevar las pautas de fepetiian e imitacidn de modelos comerciales y profesionaes esterotipados (amnque ‘ctdisticamente éstos conformen hoy la mayor parte de los contenidos disponibles en awe). ‘En este contexto, Ia pricties anstica mais interesante no se fimitaria meramente 3 oemar parte dela expresidn de la vitaldad de la multind prodetora, sino que prosurs- i generar ls mis intensasevocaciones dela infinita riquera de diferencias y poteneia~ fidides que la canforman, ahudiendo, al mistno tiempo, a su carter como ente singular Si fa mukitud esté constituida por infinitos sujetos que, como los stomos, se mueren y “eacucttan segin (frente a la libertad como mera estrategi de actuacién empresarial, que, en reaidid, es 41la que se somete Ia mayor parte de la produccién ereativa amuatew), se anticipa en el {que conforinan las ereaciones artisticas de mayor interés, manifiestos siempre de It exi- igencia del pensar interpretativo, de lt comunicactén critica y significativa, de una forma nis creativa, consciente y sensible de habitar en la red. Propuestas atisticas através de las que también se operari, cuando menos, un conato de reconfiguracién postica de las interaceiones sociales protagonizadss por la multitud conectads. ‘De manera que uno de los aspectos esenciales en la valoracién del interés mayor ‘o menor de las produceiones creativas en el contexto de la Web 2.0 seria el grado de intensidad con el que esas creaciones expresan y anticipan una forma de esa «libertad liberada> antes mencionada, BI interés de une determinada expetimentacion artisca cen torno al mundo de la Web 2.0 dependeria, a nuestto juicio, primordialmente de su capacidad para evocar, en el interior de la singularidad de esa produccidn concrets que sla obra artistic, no séla lo abstracto de la vida de un espacio global sino, sobre todo, las tensiones de renowacién y tansformacién, de critica, de goce, de mis libertad y de iis singularidad que son inberentes a la multivod en fines. Pues no deberfamos pensar en el arve de Internet sino como algo que, silo es, merece tal denominacién precisamente por afirmar la existencia y el poder de la di- © Vise Antonio Neg ace yes em poe del Ipero ye el emp des malts, ines sibs, 2005 fpr aiconesibioicsinfvatile p37 are) SA Pedericas anrierteas © Tereawer fy ts €ruca of nas meats emevaes ferencia, de la excepcionalidad de cada uno de los elementos que conforman la in= ‘mensa multicad de vides interconectadas, 2] tiempo que por evideneiar lo comin que subyace a todo ese mundo de singularidades: la necesidad de vivir mis plenarsente, de mnés expresion compartida y solidaria, de una vida conciliada con la de los otros 1no por la via de la homogeneizacién sino por la del disfrute de las diferencias. Llegar 1 li evidencia de ese «comin» a través precisamente de Ia celebracidn y la consign cidn de las infiitas singularidades es también, de alguna manera, avanzat en una forma de resistencia que anticipa lo que se enuneia en Ia consigna «otro mundo es posible» y que, como afirmara Negri, no implicara sino «un éxodo que va hacia noso- En la crisis de Ja intimidad “Muchos de los detactores del modelo Web 2.0 ven en el interés pols imagenes, videos, experiencasnarrads, opiniones o vida privada de los otros ln mismo cue ya sucedia con el fenémen Gre hermano tskevsivo: una pas por aquello que no vale la pena que sea leido visto o escuchado,y que estar levandoa are Ienatse dele «v0 de los aeontecinientos ms personals, ojo alge aplstante del eslogan «ou are the information» (Ti eres I informaciéns). Hoy infnided de unaros de las grandes pltaformnasyredes sociales colocin ss videos fotografia de los acontecimientes mis personales haciéndolospblicos, sin hallarningin inconvenient, sino, ms bien, un evidentedsfute, en permit el acceso a as msigenes desu vida prvada a eualgier gue se las enewentre ols usque. Sealeanaria ifn momento eatremo de aque vatcinado yor Walter Benjani, en el gue la Hamnidad, «que antao, en Homero, era objeto de especticlo para los doses olimpicos, se ha converido ahora en un especticul de i 'Nos hllrfaros hoy en una evdente criss de lo introspective, en un permanente Jmercambio de intmidades 0 en la expeetacuarizacén de laindimidad, que dviene sextimidad» Ea términos generals, fo que habrin acontecido es un progresivo alos no de la privacidad en todos los drdenes, quizé porque cada ver somos menos capaces de emvenderlay valoraria. Algo que, pobablemene, podrfamos poner en relic con tuna nueva fe de un proceso de exteriorzaidn que ven de mn aris ene tempo si ‘Mean ya seal en los ao 60 gue! hombre estaba empezindo a llevar el acercbro fuera de su erineo y sus nervos fuera des piel», ao que sigui fa ingenteextsio zacién de la memoria através dl desarrollo de os ispostivos personales de almacena- sinc digital, hoy est exteriorizacién ha dado un nuevo paso, al emplear el near como almacén sstemas de memoria sobre lox que no pce eerer apenas con-ol y a ob de arte en fey de a epoca tenia, ex Bis intra pe Madi, Tes, 973, 57 Markl Mean, Uidontndng Malin eet of 964), Berkeley, Gingho Press, 2008, 286, Ex srerewseren 5s ‘eayo foturo ya se ha avanzado en la metifora de The dau (rferida a dowd eomputing o ‘computacién en «la mube>)" ‘Durante la primera déeada del siglo, las memorias colectivas de las grandes plarafor- mas de Ja Web 2.0 se convertin en gigantescos repositorias cuyo ideal seré echar ajo ‘cualquier relacin de necesidad o dependencia entre Ia intimidad y el espacio prado 0 de acceso restringido. Paralelamente, algo iré surgiendo en Ia segunda fase de fa web que tendia mucho que ver con aguel suefio rousseauniano de In transparencia, del sometimienso por “eproyeocisn de claridad» del que debja surgir un modelo de sociedad sin zonas oscuras aquellas sujetas a los privilegios y ala arbitrariedad cruel) y que imposibilitara,disua- igndola, toda actividad delitiva, cualquier ejercicio del mal, al estar todo incividuo sinuado permanentemente , bajo el ejercicio de una ‘multiplicidad de miradas, del ver colectivo y de la observaciGn mutua ‘No obstante, la presencia simoltinea de modelos distintos de vigilaneia y observa cién en el contexto de Tas nuevas redes de telecomunicacion justifcarfa las dos formas rns habituales de entender Internet: por un lado, como nueva encarnacién del pandpti- co de Jeremy Bentham, Ingar filrado permanentemente por as grandes corporzeiones yy ls agencias de inteligencia de las grandes potencias militares; por otro, come lugar y “epacio para un sociedad mis autogestionada, mis transparente, ideal para el desarrollo ‘de sun conocimiento cooperativo», donde sea posible poner en marcha un control desde abajo. Pero tampoco podemos dejar de recordar aqui la contraposicién que sefalara Foucault, enya aplicaeién « Internet resulta hoy totalmente pertinente: si para Bentham cada camarada se convierte en un vigilante, sogin Foucault «Rousseau habia dicho justamemte Io inverso: que cada vigilante se un camarada>", ‘Salta a It vista que el lamado «panéptico participativos en el que los usuarios mis- mos de ls redes hacen uso de las herramientas de producciém de «transparencia» iene formas muy diferentes de acontecer. Desde luego la conversiGn de los millones de usva~ rios en pequetios Big Brothers se da de forma inevitable, Una «caprara participative», una ssigilancia desde abajo» (soureillaneo inverse surveillance) es decir, por parte de cuienes son usualimente objeto de vigilancia, que, en todo caso, guarda inmensas posibiidades ‘xin por descubri en el campo de la accidn politica. Como no podtia ser de otra manera, las nuevas formas de la vigilancia hun sido también temas muy recurrentes de las précticas arvstcas recientes. Una notable selec~ ion de obras en toro a esta temstica fue la exposicin «CTRL. [SPACE] Rhetaris of Surveillance from Bentham to Big Brother» 2001) en el Zentrura fir Kunst ud Me- dientechnologie (ZKMD de Karlsruhe, que exploraba,a tewés de un nntrido mimrero de ‘obras, el ampli espectro de actividades de vigilanca, desde la hasadas en las teenalogas Vise Seve Jobs centro del vi digital ean en le me cde Tene, Cir PG, 6 no Ade 2011 naps Pew lai comanicol/teenaopiySteveJohweentr/vide/santestar/mbisiteraet? ‘epe20166epeperes A/T) Michel, Fouoi, = j del per enteric Michel cal, en Jere Beha, ni, con, La Piguet 1980, p15 De esp ites rl a ctilogy de la meses edtda por Thora Levin, Ursa Frey Per We 56 Paserveas anrterieas LeTenwey an 14 fraca ou cas exons secraits :nds tradicionales hast las que hacen uso de los poderosiimos sistemas de control de las {nmensas cantidades de datos personales digitales que circulan por la red (datavillane), ‘Un proyecto expositivo que hacia regresar al debate actual algunas preguntas en ningin caso nuevas: al ser observados, eetuamos de forma diferente o ello nos hace realmente diferentes; ce6mo podemos vigilat a los que vigilan? Dentro del émbito del arte de Internet, destacarian a este respecto trabajos como Tin- ‘eNeizer (2002), del colectivo LAN-Local Area Network, que protege los datos persona les del usuario falsificindolos, creando perfiles de usuarios inexistentes, 0 Lif. Shoring (2000-2003), en el que Eva y Franco Mattes ofrecieron a todo wsuaria de Internet que lo deseas, sin contraseias ni verifcaciones, de forma gratuita y durante 24 horas al dia ac ‘eso libre a su propio ordenador, incluido su correo elecerénica% bajo Ia afirmaciéa de ‘que «la idea de privacidad est obsoleta»”. Kste acceso libre a toda la informacién que alberga un ordenador personal era para ellos, sin embargo, mis una euestién «poliicas {que propiamente «psicolégicy: «el usuario puede utilizar lo que encventre en nuestro ordenador [..] las estrategias; las técticas y los trucos; las eontactos con instieucicnes; acceso 2 los fondos [... lo que es normalmente considerado como “privado” puede ser ‘ransformado en un arma, una herramienta que puede ser reutilizada>“*. Un proyecto que Ievaba a cabo una extrema intensficacidn de la por otra parte generalizada pérdich de control sobre nuestros datos e informaciones privadas en Internet (as{ como de su pos ble utilizacin para fines dl todo imprevistos)” La produccién biopolitica en la «web social» Entre las claves de lo que podemos entender hoy por «biopolitica»® no prevalece Ja capacidad para mejorar 0 ransformar los cuerpos 6 las condiciones biolégicas de una "La eimoloia se es pub pte de combina des ein dat y eile (eigen en ing Con clas sel hia viglani stents detox lr datos lecrnicos de seividas d na peso, especialmente en lo referete al wn de tats lest tlm es y aod Ln. SS hplneeracenciner net » Sogin si propios autre, «Lif-Stoing cs amore dig en tempo re, Iii en a0 2000 y stv deforma iinerompida hus 208, Life Shoring es el computador persona de ‘100101170161 101,ORG convert ca un stems de compari on ego ral Cage viene tcc ile ilinitad a todas los contenido tests imigeos,olvar, al cores pried de OL. Uno ade perder en ee nmenenIberint de datos. Bada en Lin, Lie-Sharng es an mae concep de Arqiectara dered que cone un sete en an pr moti personal pr oa tpn ight on lee [per 01001011101011DLanpomeifesatng Cid por Rachel Greene en ftrve at Londres, Tames & Hilo, 2008, 132 "tien noun prope desarolido en ener Je 2002, Fray Franco Mattes haian permit os intemay- twsaces bes eomversaions ceca ats ew prop tlcono. Manip y mend cs materiales l colcino Neg ie aor 7B his me? (202), “Por supestn, cundo hablemes age de dposiinoebiopolticos no nos exareios refriend «ago «que surge con as eds squtera con ls fndmenoe propio del globin. De hee, lee dpetives ‘iopattcos, sein yo seiner Pouca, suieran mucho tempo tk, en el momento en qe x plane Is ‘vestion de la manera de gobera com es debi a es indo, los bine, as gues, como cde a siavenanto 7 sida, sino, ante todo, In producicn y reproduecién de fortas de vii. El permanente {rowionamieato de ls limites de lo natural y de fa éica en relcién ala manipala- Gin genética, o el hecho de que ls industria cienifias ovientadas a estas Seas de Ccahojo sean el smbito nds probable para el acomtecer dela futuras«revoluciones dl ‘Gpitalismo>",conforman ain tan sélo un minim eonjunto de problemas dente de la Complejsia serie de préctcasbiopolitias mediante ls que todo ejecicio de poter se Sires hoy com as Vgc de la vitaldad (y de las que ya seis indistinguible). rece inevioble dar en nvestros das por wilde aquellaaimacion de Giorgio hgam- tien de que el eoncepta de «vida» debe constitu e objeto de a filosoia que viene Timn- ‘ign el dngndtico plateado por Michel Foucault en los ais setenta en tormo al cncep- to de resulta hoy una obviedad. Es evident que el poder se ba hecho cargo intensamente de avd, se ejerce ya ene nivel de a vide, perdiendo casita su autonom 1 wascendencta, aguellaexterioidad cor la que conta respetoa su campo de plicacién, Jcwando ahora desde dentro del vida, regundola desde su interior, formando parte in tepral de ella, Mis que a tavés del ejercico dela taicionl soberania poe, el poder seta prodaiendo y extenliend formas de vivir, formas ee disfrutar y de experimentar la vid. Con fo que por «biopader» dehernos entender mucho més que el poder sot los ‘uerpos, mo mis que las tenologis para consol a via bildgiao fsa dela po- baci. Hoy casi toda la politica es ya biopolitc, pus préctcamente todas as etctegias pula y econémieas se centan ahora en a vida yen lo vvinte (eferdo este término no ‘élo alo biolégico sino, iasistmos en ell, lo nis ampliamente vil) Las nuevas formas del poder eoonémico, y muy especialmente las que operan en Internet, habia ido extendendo su control mucho msl de as institaciones sociales para actuar desde dentro de la vida, y sobre ella misma, haciendo de ést el verdadero scbjeto de poders. Porque produceién biopolitica es, fundamentalmente, producci6n de subjetividad; porque el objetivo dela produceién de las grandes eorporaciones ml- tinacionales del entretenimiento y de la comunicacin hace ya mucho tiempo que no son slo mercaneias 0 prouctostecnogicos sino, sobre todo, formas de subjetivcion, setuando a wavés de la generscin de nuevas dependencias, neesidads y filaciones laceredentra dew fil, conto ocd hacea a ues pede amin Michal Foucault, #L goa: semana, Dit Eo, om 1, Pari Cala, 198, pp. 1-12) Les tcies bps acai ‘andar, pueament,y coin seals Maorso Lazaro, ene memento el que la ema (en tan ue glue del a) yf fen tao que goers del pei) se tera aun el ‘oe Mune Lazaro, «Du hropanoi Isboplqes, Moke (arn d 200) fe ntl: Del bier a oper, Broa 72007). ° Vets Maurin Lazer, Lr Réseiind Captai,Ringécheurs ce Res en Ron Pati 2008 Vine Giangio Agimben, ems Caled Ea Phil, Palo Ao, Cal, Stand Universi Pra, 1999 En ng os, in embago, debe dare gu vie vena ila sug fs del siglo sigur estan a, secret tipo. Por eel, em os aitecentys we. Tes de lv ior an sobre doen ou dria cliche con cl errno internacional el derecho leur mena sobre wid det ind propia de lon regimens traiconaes de soba Sie ‘onvendo oy, cas pordjicmene, cn a ms ints de bs aspiacones «compas del vi yb requlicin odie is procesor que cerca Tossa polities dels pales mds avnados ‘ceondavicn nditent, PO 58 Paderscas anctarieas # Ieranwer ow Us degea ox Lax anaes seve: de muy diverso tipo que incluyen, asimiasmo, formas de relacin sociale interpersonal especifcas. Lo que aqui hemos denominado «sistema-red» seria la mas clara muesra de ‘como vide y produccién econdmica se hallan hoy en una interrelacién tan intens. que se hacen ya indistinguibes e, incluso, intercambiables. En ese sistema, una es en canto «que vale pats la our y vieeversa, provduciéndose asf rautuarsente ‘Que uno de fos elementos articuladores de Ia Web 2.0 sea Ia puesta en marcha y Ia gestiin de redes sociales nos demmestra que produccidn de socalidad y produceién ceconémiea coinciden en ella. Las empresas dela nueva web tran de producie vida so- ial, relaciones humanas, en una rentailisima estrategia basada en la indistincin entre economia y eonunicaién, de Ja que emerge un nuevo eapitalsmo que bien podeamos denominar como «socials © «afeetivo. La mayor parte de los beneficios empresarales se basun ahora en la generacién de situaciones de cooperacién y de comunidades €o- smunicativas Vide, economia y socaldad se fusionan hoy en un too integrado, asi como tanbién los diferentes escenario donde acontectan, El ordenador al presentarse como herea- rmienta universal, con la que todos trabajamos, hace que el trabajo pienda cualquize versidad procesual. Casi todo se concibe, produce yexperimenta (se vive) en su pantalla, espacio con eapacidad para alojar todas las esferas dela vida cotiiana, desde e eco al trabajo, desde los momentos de comunicacién y eompania& los de soledad e intrespec- ‘Ahora, toda actividad ha de ser considerada como integrante del actual sistema de produccién econdmiea; Ia multimid conectada proche en todo momento, en wna ya mis que evidente indistincin entre el tempo de . i acapitalismo afectivo» propio de la web social, con su desarrollo de redes sociales de infnidad de tipos, nos exige dejar de considerar I afectividad sélo eomo un valor aiadido al trabajo 0 como un medio para fciitarlo, Fs el momento en el que la dave de Jas ntevos procesos de produceidn ya no consistes6lo en que el euidado y la atenddn del individuo adopte una logica ce mercado, sino en el deseubrimiento de lt inmensa fuerza producti de los afectos y de las emociones, que hace que la afectividad sea considerada omo trabajo ens misma, como-una dela formas de produecidn principales. Se isuelve asila vieja incompadbilidad entre wabajo y afeeo, en funeidn de lo cua la afetvidd se va viendo liberada definitivamente de su antiguo y restrctivo encierro en los eootextos de to timo y lo familiar, para convertirse, poco a poco, en el auténtico objeto de prodicciSn de las nuevas industria Por otro lao, e actual sistema-red va imponiendo a marchas forzadas la considera- ci6n de los sere humans como seres poseedores de una vida dela que gozar y disfrutar nfs que como sujetos politicos (o como sujetos politicos en tanto que son poseedores de aquéll). ‘Asi las cosas, el contexto dela sociedatles de mas elevado consumo no es ya propicio para teenologée adseiplinarian, ni siquiera para aquel polo del biopoder que Foucault centrado en una , in inigualable escenario donde se evidencia cémo la nueva ‘conomia biopoltia trata primordialmente de extrir un exeedente de la vida, un be- neficio empresariat obtenible en ellay a parti de ell, eon una esteucturacin veritorial slobal. El poder mas efectivo, pues, se va haciendo difuso, inmanente al cuerpo soca, hallindose definitivamtente imeriorizado en él. Sociedad y poder establecen ahora una ‘elacién integrac y cualitaiva, En el contexto del nuevo sistema-red, el poder ecomé= nico no pretende seguir fondamentando todos sus privilegios en la explocacin de fos sujetos como fuerza de trabajo sino en la cada vez mis lucativa regulacin de sus formas de vida y de sus dndmicas vitals einteracciones personales y afectivas, de sus emceiones sociales, de sus hibitos y formas de relacionarse n definitiva en el contexto global de las redes el concepro de proxiuccién (dicio- nalmente ligado al de mercanci) est siendo continuamenteampliao, Lo que producen Jas nuevas empresas de Internet son, en realidad, contextos de interpretaciony valoracn, formas de identfcaciin y filzen, comportamiento interpersonal e interaccién hurnana, 1s decir, que en su emperi esti, sobre todo, la produecién de socialidad Siendo éste su 62 Pedericas ann(sriens c INTEANET EN UA foes DE Las HEDES sociaLes objetivo, parece apenas discutible ya la afirmacidn de Michael Harde de que ta forma hhegeménica de produccidin econémica es Ia definida por una asintesis de cibernética y afectvidads", asi como su visién del eontexto biopolitico como «el campo de relaciones productivas entre afecto y valor”, ‘No hay que pasar por alto que sia amistad o el sentimiento de compa, como «pro- dyetos» preveidos por las nuevas plataforanas sociales en red, asumen hoy una extrema importaneis, es también porque eada ver aumentan los ms negatives sintomas de os problemas y earencias afectivas como la soledad, la depres y I angustia. De ahi que sea posible que gran parte de In ansiedad contemparinea pueda ser descrita como afectvidad flotante, como insatisfecha pero enérgica disponihilidad a afecur y ser afectado emoco- nalmente por el entarno. Y si las teenologias dela comunicacién pueden, en efecto, incre- rmentar o hacer posibles nuevas interncciones afectvas, no es menos cleo que rambin son potenciales medios para el aislamiento, a consecuencia de la adietiva proteccién que proporciona el distanciamiento corporal, distancia técnica ytelemtiea entre los cuerpos ‘que interacsian en una mas que freeuentevirtualizacién (entendida como deseorporeia- cin) de la afectividad. Con lo que, por ejemplo, tiene mucho que ver la reclusién y el reciente aislamiento de un altisimo mimero de adolescentesy jovenes, cuya ms drami- ‘ica representacién estaria en los que sufren el sindeome del Eliilomori. Encerrados en sas habitaciones eras alin tipo de fracaso escolar o afectivo,evitan mantener relcin al- {guns con sus familiares o amistades, oultindose de cualquier contacto personal, entegsn- dos tiempo a ver televisin, navegur por Internet o jugar con a consol de videojuegys. Sindrome que se produce no s6lo porque fas sociedades tecnolgicamente ms avanzidas sean cada ver mis incompetentes para solucioaar problemas de indole afeetiva (principal ‘mente por haber priotizado hasta el limite a compestvidad y el reconocimiento del éxi- to), sino también porque las teenologias domésticas del entretenimiento hacen posible al, que catacteviea a una de las was de la produced biopolitca mis dominant (la financiers) y, por lotto, eon mayor control sobre las pautas y estos de vida en las soiedades atwaes lan sido también muchas as obras a o largo de esta itima década centradas en la tematizacién de los flujos de expresiones de sertimientos de fa mltitud conceaua, como se puede apreiar de forma reeurrente en algunas obras de navegacin por datos socials, como We Feel Fine® (2006), de Jonathan Ularris y Sep Kamvar, un proyecto Insado en una aplicaciin capse de buscar y archiva continoamente entradas en logs que comtengan las expresiones af fee> y generando una base de dates de ‘atos millones de sentimientos humanos que se inerementa continuamente y que ofe- eal espectador, través de una cuidada interiaz de navegacion por esos datos sentinen- tales, una topograia del paisaje emoc onal entre el amor y el odio tl como es expr sado por miles de personas en sus bigs”. ‘También la obra Le regre/The Regier — Flue 2 2007), de Grégory Chatonsy y aude Le Bere estébasada en una aplica- cidn que extxe automiticamente de dy bogs expresiones de sentimientos en fun= cin de una serie de términos de biseueda predefindos, shondando, como el proyec to anteriormente mencionado, en leap Te Cale 852 ft mre rife tra yarchivacin dels lujos comusicati- si 2106 vorafectivs mis ipios en la web ens ise social», Una via de eabajo en tomo a la * bupftewsctetine or! "De los mismos autores son ein decbles Lies (2006) na exploriin del deseo amano umes gly Jn Yo Ta Wn Me 2008, qe Hew este eonjnt de eflesones abi dela ine, a sveveuaensa o navegicién por los sentimientos de fos intemauts en la que tambin se sitéan proyectos ‘como Colors (2008), drigido por Hideaki Ogawa, o las investigaciones acerea de los lazos emocionales a través de fa brevedad de los mensajes enviados por los usuatios de “Twitter que Amy Hoy y'Thomas Fuchs proponen en su obra Tuner?” (2008) Por otro lado, yen la linea de la mis feroz critica a ln prodicciém afetiva en as redes sociales se encuentran trabajos como Friendster (2003), una propuesta coleciva de tudrite que parodiaba ala eonocida y por entonees muktudinaria red social Friendster, (0 Myfiencmies (2007) de Angie Waller, eyo propésit, seytin Ia propia autora, er ali= ;menntar nuevas amistades asada en antipaias, enojos y decepeiones mutuass™. A pesar de los grandes diferencias entre ells, en ambas las erteas lanzadas se otentabaa a as filacias que se esconden en muchos de los presupuestos dela web social, alos inverees ‘que, fin de cuentas, subyacen a este modelo de produecidn afectivs,eamuflados sem pre tas las promesas de felicidad vinculadas ala socalizacién en red y a ls posbiidades abiertas por una eosmunicacin so Kites. Entre las numerosas obras que han hecho de la red social Facebook el eentrode sus reflesiones eabe mencionar en primer lugar, a ttulada I would bave liked tobe one of you" (2009), cle Grégory Chatonsky, una interveneiém que acontece en esa red social yen fa «que la apropiaciin por parte del usuario de identidades de los usuarios idensiicados como samigose nos lleva a una reconceptualzacién de la amistad en linea ya-une toma de conciencia de las bases sobre las que acontece el nuevo negocio dels redes sociales corporativas una identifcacin de la actividad del usuario en ellascon una forma especi- fica de produceién econémica que es también el panto de arranque de Sepputon® 2009), del coleetivo Les Liens Invisibles, aplicacién que permita alos usuarios de Facebook cometer su «suicidiow virwal y promover esta forma radial de «desactivacibn> de la cuenta de Facebook entre sus contactos en esa red, El progresiv auge del mimero de proyectos artstcos eentrados en Facebook sl final de la década se pud comprobar de forma especialmente clara en la muestza «SPEED SHOW vol. 5: "Open Internet"» (2011), comisariada y proshncida por Aram Bartholl Marie Lechner y Anne Roguiny, en donde se inelufan trabajos como Ficebuak Rese tayve™ 2011), de Tobios Leingruber, Naked on Bt (2010), de Aymeric Mansoux, Dave Gaitths y Marioes de Valk, © My Finlwife (2011), de Systane, entre ots, En conclusin, podefamos afirmar que, de forma contraria 3 los mecanismos que 3 racterizaron Ia prodvecin industsal de siglo x, los de la produceién biopolitica actual propios del sistema-red no sélo se rlacionan, sino que coinciden plenamente, aanqne hp colos-xpo2 05 orn gprs cm! "> pen enenes rok. cond * tupac. cn applaplcatonpid-S777611UPE inka spew seppsiow cou © Ee dexesble tambien cl poyecta Hb 2.0 Sie Machine [tplowsnciemchinéarg) oncbido _y ogra pr mele Fes Gamba leptin cmd © hapa panne! ply ccbonkle gap com 68 Pakersear anrievices x InrEnveT £W £4 fr008 OF LAS HH0Hs aneHAtES siempre de manera mis o menos simula ofiticia, con los basados en la expresién de formas de diversdad, libertad, singulaidad,solidaridad,afecto, etc. Esto explcara por ‘qué la poesta en marcha y la globalizaci6n de determinadss formas de vida no se eva a cabo ya desde una estructuracin ideldgieno valoratva (gue, aunque siga ain activa, es cscisimente efict),sino mediante la extensién de dinamicas y habitos de actuacion que se hacen especialmente intensos en aquellos émbitos que, como la eultura del ocio 9 de Ins eds sociales en linea son indudablemente ms ities para extraer un excedente dela vida, al incidir en los aspectos més irrenuncables de éta: la connanicacién interpersonal, [a amistad, el contacto entre personas, el sentimento de a cerania, ete. De manera que se puede estar en contra de los intereses particulars, desigualdades y exclusiones qu el actual sistema econdmico conlleva pero resulta cas inevitable la condescendeneia, mis ‘9 menos involuntara, con muchas de las preticas con las que éste se hace eada vez mis facrt, por hallarse étas, precisamente, confundides con las dela propia vida. No lv ddemos que las grandes corporaciones promotoras de los scial media lo que procuran es, ante todo, que no haya ning sector del capitalsmo informacional ane el que poxios situaros en contra, haciendo prolferar constantes juegos estratéyicos de libertadkes © inicitivas personales, hasados en ldgicas participativas y en gozosos fujos de actividad comnicaivay soca En este contexto, la posiilidad de una resistencia politica efiar, mis que en lane- tatividad de la crtiea, parece resdir, por el contrario, en un operar desde dentro de la propia produccid biopoltea, en una activa apropiacon de esta por parte de os seo _un proceso s6lo posible a partir del reconocimniento de los potenciales emancipadares imherentes a algunos de los principios que, coma el afecto, la cooperacién, la amistad, la ‘compaia, ete, forman parte esencial de la dinimiea productiva biopolitica propi de ‘esta fase segunda de la web, Hasta ahora la capacidad transformadora nivel soca! ine hherente a estos princpios habia permanecido priticamente inaetva, l ser mantenidos aquellos en l superficaldad que exige su inmeilatautilidad y eficacia productva. Con- seguir rescatarlos de su domesticacidn empresaial es misin de la news resistencia, que debe hacer patente el potencial que contienen para la produccién de nueva comunicad, para la generacién de una activa puesta en marcha del principio de lo comtin. Lo que, en Gltimo término, no sera sino la afronacicn de la expansiva potencia de libertad de apertura ontolégica que eomporta ef afectn. ¥ poede que la ereaion artistca (no ole demos que tradicionalmente la experiencia estética ha sido considerada como «afectivi- dad pura>) sea no de fos mejores medios para immaginar este rescate. ‘TiCNOLOG{AS DE LA DISENSION Arte de Internet y pensamiento social Una gran pare de a ereacin articadesarollad en Internet ha asumid, desle us inicios a mediados de latina década del pasado siglo, la tarea de convertiren su objeto de estudio principal los poteacales de transformacion social y politi inheremtesa ese tevo medio, Pensarsocalment Internet, anaizarpoitamente sus dinnicas de fun- onaiento, ss exclusiones ols formas en las que la comunicaciin pra en ells con- seguir liberarse de la que planteara Barlow: «es un verbo, no un sustantivo [..] el lanzamiento, no la pelote de béishal, lanza, no el balan’. Las obras del arte de Intemet no podtian ser, por todo lo dicho, adecuadamente cenrendidas como algo a lo que se accede a través de Imeznet, que es presentado en In- temet o que Internet contene, ino cone algo que en realidad busea content a Iner= nt, que fa estulia, indica y presenta. Su estrategia central seria, en este sentido, uns de invaginacidn: dae la wueka # una situscién establecida, contenienda el espacio de led cen ver de ser contenido por él, apropiarse de ese espacio en ver de ser meramente pre- senado en él. Pues no se trata de crear un espectéculo o una obra que trate acerea de las condiciones sociales de fo que acontece y se yestiona en el campo de la red, sino de presentar la propia red como un especticulo en sf misma, procurando intervenir en Ta articulacin real de sus sistemas de produccién y cireulacién de significadas y de sus procesos, desvelando cémo actin en ella las nuevas formas del poder Es nis, la funci6n evtia ideal de las obras de arte de Internet no serfa tanto la expe rimentacin extiea de-un nuevo medio sino, mis bien, la de nosotros mismos en él. Su ‘experiencia apunta 4 la concienciaeritca del propio medio, yen este hecho radieari su > Jol Pery Bartow, «Sling Wie without Boles Peer Lalo el), igh nono he ero roti conte ae eben, Mass, SUT Pes, 158,919. ‘Trewotoctar ox ca susrscsten n ‘eile aleance politico. Se tata de un proceso de conversin en tema de taajo del proceso meditico mismo, de ayudarnos a romper momentineamente los ensanblajes {que n05 unen él, haciéndonos pensar pogticamente acerea de algo que es mucho sis «que un medio de transmisién, a través, precisamente, de constituielo como aetvidad Es un hecho que, definida hoy la evolucién social y comunicatva de la red mediante Jos princpios propios dela Web 2.0 (ed social, compartcién, dslogo, comentario, redes entre iguales, et), se consigue presuponeren todo momnento la neutralad ideoligiea de sus teenlogfas como valor primordial de la vida em las sociedades tecnol6gicamente més desartoladas. Quiza por esta razsin, lo que resulta evidente es que en la segunda éqoca de Ja web es cada ver. nis dificil dstinguir entre valdes.o campo de sentido y mera econo ‘mia Flo jastificaria que una finaldad primordial en el presente de las prcticas atsticas en linea Sea, precisumente, lade revela, desde el campo de la producein artistic esa distncion Las formas del poder en el sistema-red Lo que fundamentalmente mcve y onganiza el sistem de paricipacién en ke red es |i pasén suscitada por una infnita oferta de posibidades. En sa extensin, abromaalor, ‘el mando de la posibilide, el estar siempre en ella, se muestra como eapacidad. inchuso parece que en hi xed vivimos ya un tempo en el que la posbiidad de saisfacin es ‘Como vaticinara Slavoj Zitek, satsfacién real Sin embargo, ls nuevas herramientss y aplicaciones informatics com las que partcipamos en este sistem interconecradona sen tanto nuevos objetos de deseo (aceso «objetos del deseo sin deseo», empleando quella expresiin cm la que Jean Baudrillard caraceriaara alos onienadores) como prodactoras dle constantes depenencias y de nuevos ensamablajes, de estrechas asociaciones. Frente aa antigua relacidn hasada en el uso, en el cuidadoy administracion dla ac- én dle la maquina, en su maneo, ls principios que se ponen en marcha hoy esblecen ‘una relacin ser humano-magquina basa en una comuniccid interna y mata, Podis- ‘nos decir que se trata de un sistema en donde ambos elementos pertenecen a unamismna liga, al contrario de lo que acontecia en el pasa, donde tno respond «Is lies del suliyngade y a otra ah de a sbyogecidin Ahora se entrelazan en una peculiar forma de coexistencia lineal. Diriamos,reeardando a Delewze y Guattar, que hemos pasida de ser Jos agentes al euidado de la aecin dela maquina a convertinnos en partes constituyentes inteinsovas de ella, Lejos de depender sa funcionamniento de los prineipios de la predue- én material, ahora entran en juego agregados y procesos de normuizackén y modul- cide, basados en trnsiormacionese intrcambios de informacion. Sin eabargo, esto n0 igo nnevo, que haya sido iinpuesto por las mevasredesinformticas. También sedon nis antiguos como la relevsin supieron rmiy hen hacer qe. sus espeeradores no Fiesen * Vee Geet Lovinky Slo Ze, eSoceda civ foatsmo yea dig: na conver con Sho} Zieh (1997) ih pales "Jean Baader, «Mie alls de a ineligencn atic ew dl pensminton, em erm ‘ie, Madi Cees, 2000, p21 TR Pakerseas anvinrteas t IVEERWET ON La face oF LAs aROES soCIALES sélo sus consumicores 0 usuarios, sino el espacio de su propia exstencia engranajes2xen- tos donde producinse Las tecnologis en red no sdo colaboran en la aecin del vvirsn que son, cada wer imix elconteto donde étaacontece, As las cosas, no deberfamos dejar de cuestionsenos si caso Tos medios realmente no han aleanvado yale eapaciad de establecer las bases de 41 comunicacin, si contesae al telano mv por eemplo, no een realidad contest ala llamada que l mismo nos hace, o si pertenece alguna red social en lea no es tnt Ja pretension de estblecer agin fjo de imercambio informative ointeraccin socal como rend enentss la propia exstencia del medio, es ofrecimiento de la justficsion aque necesita y que se materaliza a raves de nuestra conexidn. Ciertamente, es pile aque las tecnologia de a red hoy no sean tanto ua instramento para la dominaciin (0 para a contradominacibn) como la deminacdn moma, Tanypace el deseo es ya deseo de a mquina; mas bien la mquina-red es oy el dese isto. De ai que sea yu evidente que la dimensidn socal de la eéeiea es siempre su de- nici ms propia, Pues si una meiguina técnica lo es slo coma méquina soc, es ‘imposible dslgari del ensamblae social que ella misina presupone y que, en tina insancia, eel que inicamente podria ser definido como «anaquinico», Consideraciones cuya importancia se hace ntar hoy sobre todo, en relacia als posiildad de la disen- sin en las redes, a a viabilidd del eerccio del desaeverdo vespecto a un sstena sn el ‘que nos integramnos demasiado irelenivamente a cada instante, No podeos olvidar que en las representaciones que hace tiempo se hicieron del facuro apenas se vaticinaha el optimismo que hoy embarga el discuso acerca del 3-