Bogotá D.C.

, 4 de febrero de 2016

Doctora
EISLEANE SUÁREZ TAVERA
Secretaría Técnica
Comité Intersectorial de Alertas Tempranas (CIAT)
Ministerio del Interior
Carrera 8 No. 12B – 31 Bancol
Ciudad

URGENTE
ASUNTO: Se agrava la situación humanitaria y riesgo de desplazamiento en las
comunidades indígenas y de territorios colectivos del Bajo Atrato, especialmente en la
cuenca del río Domingodó del municipio de Carmen del Darién en el departamento del
Chocó.

Cordial saludo,

Como es del conocimiento de la CIAT, persiste la situación de riesgo de violación de los
Derechos Humanos de la población civil de los municipios de Riosucio y Carmen del Darién,
advertida en el informe de riesgo No 031-09, emitido el 31 de diciembre de 2009 y
actualizado por cuatro notas de seguimiento, la última de ellas corresponde a la No. 001-16
con fecha de enero 18 de 2016, debido a la problemática humanitaria que afrontan los
pueblos indígenas, las comunidades negras y campesinas de los territorios colectivos,
resguardos indígenas y en las cabeceras urbanas.

A la fecha, la Defensoría Delegada ha tenido conocimiento de la difusión de una información
en la subregión del Bajo Atrato, según la cual presuntamente miembros de las Autodefensas
Gaitanistas de Colombia (en adelante AGC), podrían incursionar en las próximas semanas
a la cuenca del río Domingodó (municipio de Carmen del Darién). Este anunció lo
comunicaron los miembros de este grupo armado ilegal a varios líderes del territorio.

Las comunidades de la Cuenca del Domingodó ha observado con frecuencia la presencia de
hombres armados vestidos de civil presuntamente integrantes de las AGC cerca del poblado
de Pedeguita (territorio colectivo de Pedeguita Mancilla), realizando acciones de control
territorial. En la noche de hoy 4 de febrero se conoció que un grupo de aproximadamente
60 hombres armados vestidos de civil, llegaron esta tarde en dos pangas y desembarcaron en
la vereda de Pedeguita. Según los pobladores, hay zozobra y temor por el posible ingreso de
esos hombres por vía terrestre desde este punto hacia Domingodó.

El Ejército Nacional, hace aproximadamente cinco días, hizo presencia en Domingodó (en
puntos cercanos a la cabecera urbana de Carmen del Darién), realizando operaciones de
registro y control. A la comunidad le preocupa que en la actualidad no haya presencia militar
en la zona, por lo que temen se registre algún hecho de violencia.
En la Nota de Seguimiento No. 001-16 se advierte que las cuencas de los ríos Domingodó y
Truandó, históricamente afectadas por la dinámica del conflicto armado en la región, se
caracterizan por el desarrollo de un proceso de retorno de la población que fue desplazada
entre los años 1996 y 2006. Las personas en condición de desplazamiento de forma paulatina
han regresado a sus territorios, sin el acompañamiento estatal, para abrir las trochas y
caminos y asentarse en las comunidades que debieron abandonar. Varias familias de las
comunidades de territorios colectivos (Dos Bocas, Taparal, Truandó Medio, La Nueva,
Clavellino, Bocas de Taparal, Río Quiparadó, Río Domingodó, Chicao y La Madre) que
habitaban en estas cuencas y que fueron desplazadas continuaron viviendo en los barrios de
Turbo, Riosucio y otros municipios de la región, pero han mantenido una fuerte relación con
el territorio debido a que algunas pasan temporadas trabajando la tierra apta para el cultivo
de pancoger que se habían perdido con el abandono del territorio.

En septiembre de 2015 se presentó la incursión de estructuras armadas de las AGC, la cual
se mantiene hasta hoy, que provocó el desplazamiento forzado de familias de las
comunidades de Clavellino, La Nueva, Quiparadó, Taparal y Truandó Medio, como también
el confinamiento de la población debido a los combates, las restricciones a la libre movilidad
y la siembra de minas antipersonal y artefactos explosivos. Las acciones de las AGC y del
ELN en el Bajo Atrato chocoano incrementan el nivel de riesgo de vulneraciones de los
derechos humanos de las comunidades asentadas en esa subregión.

Por esta razón, es urgente que se coordinen acciones de prevención que permitan la
salvaguarda de los derechos a la vida, la libertad e integridad personal de las y los habitantes
de estas comunidades del Bajo Atrato.

Por lo anterior, de manera respetuosa se solicita la adopción urgente de eficaces medidas de
prevención y protección de los derechos humanos de la población civil del territorio antes
señalado. En particular, se recomienda:

1. Al Ministerio del Interior y a la Unidad Nacional para la Atención y Reparación
Integral a las Víctimas, conformar, de forma urgente, una Comisión Humanitaria
Interinstitucional que verifique las condiciones de amenaza y vulnerabilidad de las
comunidades del Truandó, Salaquí, Domingodó y Cacarica, y brinde atención y
acompañamiento humanitario a la población civil expuesta a las agresiones y hechos de
violencia de los grupos armados ilegales.

2. A la Fuerza Pública, desplegar unidades militares a la zona señalada en riesgo de
vulneraciones a los derechos humanos y fortalecer las operaciones de control de área
orientadas a neutralizar y contrarrestar las acciones de los grupo armado autodenominado
Autodefensas Gaitanistas de Colombia y de las guerrillas del ELN y las FARC, para prevenir
violaciones a los derechos fundamentales de las comunidades indígenas y afrocolombianas.

Agradezco la amable atención y la pronta respuesta sobre las gestiones adelantadas de
conformidad con lo dispuesto en la Ley 24 de 1992.
Cordialmente,

JORGE ENRIQUE CALERO CHACÓN
Defensor Delegado para la Prevención de riesgos de violaciones
A los Derechos Humanos y el DIH
Director SAT

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful