COMUNICADO  3 / 2017

SOBRE  LOS  ACUERDOS  DE 
GESTIÓN  CLÍNICA  CON 
LOS CENTROS DE SALUD Granada a 26 de marzo de 2017
 

RESUMEN EJECUTIVO 

El Foro Andaluz de Atención Primaria cree necesario abrir un proceso de reflexión crítica sobre 
aspectos fundamentales relacionados con los Acuerdos de Gestión Clínica. 

1. Más  de  15  años  después  de  la  implantación  en  Andalucía  de  la  Gestión  Clínica 
desarrollada a través de los Acuerdos de Gestión con los Centros de Salud, no existe 
ninguna evaluación consistente de sus resultados. 
 
2. El  Acuerdo  de  Gestión  se  ha  despojado  de  sus  funciones  de  mejora  de  la  práctica 
clínica, la seguridad de los pacientes y la calidad de la asistencia, convirtiéndose en un 
mero  instrumento  de  justificación  del  pago  individual  a  los  profesionales  de  un 
complemento retributivo variable nada desdeñable. 
 
3. Dado  que  ningún  modelo  de  incentivación  exclusivamente  económica  de  los 
profesionales sanitarios basado en objetivos, ha demostrado lograr mejoras tangibles 
en  la  salud  de  las  poblaciones  y  en  la  disminución  de  la  morbimortalidad,  desde  el 
FoAAP exigimos un replanteamiento total de este modelo de incentivos. 
 
4. El FoAAP propone plantear urgentemente  la introducción de modelos de incentivación 
no‐económica  de  los  profesionales,  en  la  línea  de  aumentar  la  autonomía  de  los 
profesionales y de los Centros de Salud. 
 
5. Respecto  al  proceso  de  elaboración  del  Acuerdo  de  Gestión,  el  FoAAP  señala:    su 
carácter centralista y vertical, sin apenas posibilidad de discusión y aportación de los 
profesionales; su profunda arbitrariedad, dado que la mayor parte de los objetivos e 
indicadores  carecen  de  evidencias  científicas  que  lo  sustenten;  su  predominante 
mirada  burocrática,  medicalizadora,  individualista  y  hospitalocentrista;    y  su  número 
extraordinario de objetivos/indicadores que hace imposible un seguimiento adecuado. 

  1
Todo  ello,  en  detrimento  de  una  aproximación  más  coherente  con  las  características 
inherentes a una Atención Primaria fuerte y resolutiva. 
 
6. Respecto al proceso de información y discusión del Acuerdo, al FoAAP le preocupa: la 
frecuente falta de acceso de los profesionales a una información clara por parte de sus 
equipos directivos de Centro y Distrito; la falta de tiempo y de espacios de encuentro 
para que los profesionales puedan conocer, comentar y discutir los acuerdos. 
 
7. El  proceso  de  aprobación  y  firma  de  los  Acuerdos  resulta  para  el  FoAAP  muy 
inquietante  dado  que  el  acuerdo  es  firmado  sólo  por  el  Equipo  Directivo  del  Centro, 
asumiendo  con  ello  un  papel  de  representación  del    resto  de  los  profesionales  de 
dudosa consistencia legal. Además, no hay ninguna posibilidad de que profesionales a 
título  individual,  o  Unidades  de  manera  parcial  o  total,  rechacen  la  totalidad  o  parte 
del Acuerdo, por lo que de dura penalización económica, ya individual ya para el resto 
de la Unidad, pueda implicar. 
 
8. Respecto  al  procedimiento  de  evaluación  de  los  Acuerdos,  el  FoAAP  señala  que:  el 
grueso  de  la  evaluación  del  cumplimiento  de  los  objetivos  debe  basarse  en  la 
información que los profesionales registran en la Lista de problemas y en las Hojas de 
seguimiento  de  la  Historia  electrónica  Diraya;  para  ello,  resulta  urgente  la  mejora  y 
actualización del sistema de codificación diagnóstica dado que el que incluye Diraya es 
a todas luces obsoleto e insuficiente, casi nos atrevemos a decir que esperpéntico. El 
FoAAP se opone rotundamente a los sistemas de registro complementario “ad hoc”.  
 
9. Desde el FoAAP ponemos el foco en la falta de transparencia en todo lo que rodea al 
Acuerdo de Gestión, desde su elaboración a la evaluación de sus resultados, pasando 
por  la  información  y  firma.  La  falta  de  transparencia  genera  desconfianza,  nos 
desacredita  y  acaba  deslegitimándonos  ante  toda  la  sociedad.  De  ahí  que  desde  el 
FoAAP  vamos  a  exigir  y  vamos  a  trabajar  activamente  por  la  transparencia  de  los 
Acuerdos,  lo  que  implicará  sin  duda  que  todos  hagamos  un  importante  esfuerzo  de 
pedagogía. 
 
10. Por  último,  en  el  documento  adjunto,  el  FoAAP  analiza  en  detalle  el  grueso  de  los 
objetivos comunes y críticos del Acuerdo de Gestión 2017. Considera que algunos de 
de  ellos  son  completamente  inaceptables  y  que  deben  ser  retirados  o  revisados  en 
profundidad. 

_____________________________________________________________________ 
El  FoAAP  es  una  asociación  de  profesionales  vinculados  a  la  Atención 
Primaria  de  Andalucía  que  trabaja  para  promover  y  defender  una 
Atención Primaria de calidad para lxs ciudadanxs de Andalucía.  Puedes 
conocernos más y contactar con nosotros a través de:  
Página web: www.foaap.es
Correo Electrónico: info@foaap.es
Twitter: @fo_aap
Facebook: https://www.facebook.com/FoAAP 

  2
  La llamada Gestión Clínica es un producto de mediados de los años 90. Fue el 
resultado de la confluencia del movimiento de la Medicina Basada en la Evidencia, del 
desarrollo  de  la  Mejora  Continua  de  la  Calidad  en  los  sistemas  de  Salud  y  de  las 
preocupaciones  por  atenuar  un  gasto  sanitario  continuamente  creciente.  La  Gestión 
Clínica  pretendía  estimular  a  los  profesionales  a  aunar,  en  sus  decisiones  clínicas,  la 
efectividad  emanada  de  la  evidencia  científica,  las  preferencias  y  satisfacción  de  los 
pacientes  y  la  eficiencia  en  el  uso  de  los  recursos.  Para  ello  proponía  aumentar  la 
autonomía de gestión de los grupos de profesionales, dotándoles de las herramientas 
y recursos necesarios para optimizar sus resultados tanto clínicos como económicos y, 
simultáneamente, aumentar la satisfacción de los pacientes. Así, en sustitución de los 
tradicionales  "Servicios"  hospitalarios  o  "Equipos"  de  Atención  Primaria,  se  propuso 
generar unas nuevas formas organizativas que vinieron a conocerse como "Unidades 
de Gestión Clínica" (UGCs). El instrumento básico de relación entre estas Unidades con 
alta  autonomía  y  los  superiores  de  quienes  dependían  funcional  y 
presupuestariamente  era  un  acuerdo  escrito  y  firmado  por  ambas  partes:  el  llamado 
"Contrato o Acuerdo de Gestión". 

  Dejando aparte a Estados Unidos, por sus peculiaridades, el país que lideró el 
movimiento  de  la  Gestión  Clínica  fue,  desde  el  primer  momento,  el  Reino  Unido. 
Embarcado desde finales de los años ochenta en un extensivo proceso de reformas de 
su  Servicio  Nacional  de  Salud  (NHS)  como  consecuencia  de  los  postulados  del 
thatcherismo,  el  Reino  Unido  fue  quien  lanzó  a  finales  de  los  90  el  concepto  de 
"Clinical  Governance",  traducido  como  "Gobierno  Clínico"  o,  más  adelante,  como 
"Gestión Clínica".  Dada la influencia que el Reino Unido ha tenido históricamente en el 
desarrollo  de  nuestro  sistema  de  salud,  el  término  fue  rápidamente  adoptado  en 
España.  Aunque  en  el  INSALUD  inicialmente  la  idea  se  trasladó  bajo  la  forma  de 
"Institutos" o "Áreas Clínico‐Funcionales", que agrupaban varias unidades asistenciales 
básicas,  posteriormente  se  optó  directamente  por  la  transformación  de  los  Servicios 
clínicos tradicionales en UGCs. En 2001, estando ya en proceso de descomposición por 
la consumación de las transferencias de las competencias sanitarias a las Comunidades 
Autonómas,  todavía  el  INSALUD  incluía  entre  sus  objetivos  estratégicos  el  desarrollo 
acelerado de las UGCs.  

  Andalucía, con las competencias sanitarias ya transferidas desde 1984, también 
adoptó  el  modelo  y  lo  hizo,  además,  con  una  fuerza  inusitada.  En  2000  comenzó  a 
crear las primeras UGCs. En 2004  se puso a punto el proceso de   acreditación de las 
UGCs por la Agencia de Calidad de Andalucía (ACSA), convirtiendo a esta Agencia en un 
punto estratégico clave de control del proceso de creación de UGCs. Entre el 2000 al 
2006  el  proceso  fue  continuo  pero  lento.  Sin  embargo  en  2006,  en  el  marco  del 
acuerdo  de  la  Mesa  Sectorial,  se  produjeron  dos  cambios  muy  importantes  en  el 
modelo  retributivo  de  los  profesionales  sanitarios  de  Andalucía.  Uno  fue  la 
introducción  de  la  carrera  profesional,  posteriormente  paralizada  en  2012  por 
Sentencia  del  Tribunal  Supremo  y  todavía  hoy  en  lento  proceso  de  reformulación  y 
reactivación. El segundo era el más importante para la Gestión Clínica. Consistía en un 
incremento  muy  notable  de  la  productividad  variable  (una  media  de  dos  nóminas 
mensuales). Dichos ingresos variables se vestían como incentivos económicos ligados 
al cumplimiento de los objetivos establecidos en el Acuerdo de  Gestión de una UGC. 

  3
Lógicamente,  como  consecuencia  de  ello,  la  creación  de  las  UGC  se  disparó, 
demandada por los propios profesionales.  

  En Atención Primaria el proceso de creación de UGCs fue simple y sencillo. El 
Decreto  197/2007  que  revisaba  la  estructura,  organización  y  funcionamiento  de  los 
servicios  de  Atención  Primaria  del  Servicio  Andaluz  de  Salud  (SAS)  optó  por  la 
simplificadora fórmula de convertir directamente todas las Zonas Básicas de Salud en 
UGCs.  En  los  Hospitales  las  cosas  fueron  algo  más  lentas  y  complicadas.  En  2011  la 
Consejería  de  Salud  trató  de  regularizar  jurídicamente  las  UGCs,  pero  el  borrador  de 
Decreto tuvo que ser retirado por las protestas de las organizaciones profesionales y 
sindicales.  

  A  partir  de  entonces  y,  sobre  todo,  con  los  recortes  presupuestarios 
posteriores,  pese  a  que  el  grueso  de  la  productividad  variable  ha  seguido 
manteniéndose en cifras similares, empezó un largo y lento camino de descrédito de la 
Gestión  Clínica  entre  los  profesionales.  La  presunta  "autonomía  del  gestión"  de  las 
UGCs pronto quedó seriamente recortada, sin que muchas de las promesas del "nuevo 
modelo  de  gestión"  pudieran  acabar  distinguiéndose  de  las  de  la  gestión  de  toda  la 
vida.  

  Pero esto no ha amilanado a la Consejería de Salud que ha seguido pivotando 
su estructura de gestión en las UGCS y en los Acuerdos de Gestión. Y eso que, a día de 
hoy,  todavía  ni  las  ha  regulado  jurídicamente  de  forma  adecuada,  ni  las  ha  evaluado 
para  saber  si  responden  adecuadamente  al  objetivo  de  mejorar  la  salud  de  la 
población y la efectividad y eficiencia del sistema sanitario andaluz. Si a esto se añade 
la  creciente  falta  de  transparencia  respecto  al  proceso  de  redacción,  aprobación  y 
evaluación  de  los  Acuerdos  de  Gestión,  cobra  fuerza  la  sospecha  de  que  el  impulso 
inicial que alimentaba la Gestión clínica se ha perdido por completo. 

El  FoAAP,  como  asociación  de  profesionales  de  Atención  Primaria  ocupada  en  la 
calidad de la asistencia, cree necesario abrir un proceso colectivo de reflexión crítica 
sobre los Acuerdos de Gestión Clínica. En dicho proceso deben hacer consideraciones 
respecto  al  planteamiento  general  de  dichos  Acuerdos  así  como  a  los  objetivos  del 
Acuerdo de Gestión para 2017.  

 

1. Resulta imprescindible que la Consejería de Salud ponga en marcha, de modo 
urgente,  un  proceso  de  evaluación  y  revisión  del  Acuerdo  de  Gestión  como 
herramienta de mejora de la calidad de la gestión y la asistencia.  

Más  de  15  años  después  de  implantarse  en  Andalucía,  la  Gestión  Clínica 
desarrollada a través de los Acuerdos de Gestión con los Centros de Salud no 
ha sido sometida a ningún sistema de evaluación y, por tanto, no está avalada 
por  una  evidencia  científica  contrastada.  No  hay  pruebas  claras  de  que  esta 
herramienta haya supuesto una mejora en la salud de la ciudadanía andaluza y 
en la calidad de la atención sanitaria de la Atención Primaria.  

  4
2. Para  muchos  profesionales  de  Andalucía,  las  UGCs  y  sus  Acuerdos  de  Gestión 
han dejado de ser un instrumento de mejora de la práctica clínica diaria, de la 
seguridad de los pacientes y de la mejora de la calidad de la asistencia.  

El Acuerdo de Gestión se  ha convertido en una simple fórmula  para justificar 
una  remuneración,  un  complemento  retributivo  variable  nada  desdeñable, 
encubierto  bajo  la  forma  de  incentivo  por  el  cumplimiento  de  una  serie  de 
objetivos. Por este motivo se ha transformado en un instrumento de compra y 
control  de  los  profesionales  quienes,  para  conseguir  esa  retribución,  se 
someten a los objetivos establecidos verticalmente por la dirección del Servicio 
Andaluz de Salud. Paradójicamente, la Gestión clínica que nació para aumentar 
la autonomía de los profesionales ha degenerado en Andalucía en instrumento 
de servidumbre, donde la defensa de los intereses del paciente queda relegada 
a un segundo plano. Como FoAAP nos oponemos totalmente a esta indignidad.  

3. En  realidad,  ningún  modelo  de  incentivación  económica  de  los  profesionales 
sanitarios basado en objetivos se ha demostrado exitoso en la consecución de 
mejoras  tangibles  en  la  salud  de  las  poblaciones  y  en  la  disminución  de  la 
morbimortalidad.  

Más bien estos incentivos entrañan riesgos, pues inducen a los profesionales a 
cometer el sesgo de prestar mucha atención al cumplimiento de los objetivos 
evaluados  descuidando  con  frecuencia  otros  aspectos  de  la  asistencia,  que 
pueden ser incluso más beneficiosos para sus pacientes que los incluidos en los 
objetivos  pactados.  Por  eso  el  FoAAP  exige  un  replanteamiento  total  del 
modelo  de  incentivación  y  la  disminución  sustancial  del  peso  que  tienen  las 
retribuciones variables ligadas al Contrato de Gestión en la retribución total de 
los profesionales. Es decir, solicitamos la revisión de los acuerdos de la  Mesa 
Sectorial para aumentar el peso de las retribuciones fijas.  

4. Por  otra  parte,  consideramos  urgente  e  imprescindible  introducir  modelos  de 
incentivación no‐económica de los profesionales.  

Estos incentivos permitirían iniciar el desarrollo, y avanzar, de forma concreta y 
efectiva,  en  la  autonomía  de  las  Unidades  de  Gestión;  autonomía  que  los 
profesionales  han  solicitado  en  numerosas  ocasiones  a  lo  largo  de  estos  15 
años.  Proponemos  algunos  ejemplos:  lograr  mejoras  estructurales  o  de 
equipamiento  de  los  Centros,  elección  del  personal  para  las  sustituciones  e 
incorporaciones  de  nuevos  profesionales,  mayores  facilidades  para  la 
investigación  el  ámbito  de  Atención  Primaria,  gestionar  la  formación  de  sus 
profesionales, posibilidad de solicitar períodos sabáticos en Centros en el que 
las condiciones y cargas de trabajo sean objetiva y especialmente duras. Todas 
estas propuestas, y otras tantas que más adelante el FoAAP planteará, son sin 
duda  incentivos  más  coherentes  con  la  ética  profesional  que  los  meramente 
económicos. 

 

 

 

  5
5.  Respecto  al  proceso  de  elaboración  del  Acuerdo  de  Gestión,  para  el  FoAAP 
resulta llamativo: 

5.1. Su carácter centralista y vertical.  

El Acuerdo, al menos en la parte común a todos, se impone a las UGCs y a sus 
profesionales  directamente  desde  el  Servicio  Andaluz  de  Salud.  No  hay 
posibilidad de negociar ni discutir nada. La "autonomía de gestión" queda aquí 
completamente cercenada. El papel de mero intermediario de los Distritos de 
Atención  Primaria  en  este  proceso  resulta  penoso  y  los  hace  aparecer  como 
mera correa de transmisión sin ningún poder decisorio real.  

5.2. El importante grado de arbitrariedad.  

No existe justificación de los motivos por los que se eligen unos objetivos y no 
otros.  Y  en  la  mayoría  de  los  objetivos  e  indicadores  no  se  hacen  constar  las 
evidencias  científicas  que  los  sustentan.  Por  ello  no  siempre  parecen 
orientados  a  la  mejora  de  la  salud  de  los  pacientes,  sino  a  otro  tipo  de 
intereses del Servicio Andaluz de Salud que los profesionales desconocen. Los 
objetivos  han  de  tener  un  sentido  clínico,  deben  ser  reconocibles  en  el 
quehacer  asistencial  de  los  profesionales  sanitarios  y  deben  de  estar 
orientados  a  aplicar  las  mejores  prácticas  en  la  asistencia  a  los  pacientes, 
avaladas por la evidencia científica más actualizada. 

5.3. El número extraordinariamente elevado de objetivos e indicadores.  

Existen  más  de  30  objetivos  comunes,  sin  contar  con  los  de  farmacia  y  sin 
añadir  los  objetivos  específicos.  Basta  señalar  esto  para  saber  que  una 
cantidad tal de objetivos carece del mínimo sentido común, dado que dificulta 
todo  el  proceso  de  fundamento  científico,  información  activa  a  los 
profesionales, participación y mejora, seguimiento y evaluación final. 

5.4. La inclusión de indicadores con defectos de construcción.  

Hay  indicadores  cuya  construcción  es  cuestionable  pues  no  siempre  es 
adecuada  a  lo  que  pretenden  medir  o  van  en  contra  de  la  buena  práctica 
clínica 

5.5. El  predominio  de  la  mirada  hospitalocentrica,  individualista, 
cuantitativa, medicalizadora y burocrática en el diseño general del Acuerdo. 

Todo  ello  va  en  detrimento  de  una  aproximación  más  propia  de  la  Atención 
Primaria,  en  la  que  debe  primar  más  lo  cualitativo,  lo  comunitario,  lo 
salutogénico y lo integral. Existe además una carencia importante de enfoque 
en  la  atenuación  de  las  desigualdades  de  género  y  clase  social  mediante  las 
actividades que se incluyan en el Acuerdo.    

6. Respecto  al  proceso  de  información  y  discusión  del  Acuerdo,  para  el  FoAAP 
resulta preocupante: 

6.1. La frecuente falta de información clara a los profesionales por parte de 
los  Distritos  y  los  Directores  de  UGCs  acerca  de  los  contenidos  de  los 
Acuerdos, sus objetivos, indicadores y forma de evaluación. 

  6
Resulta demasiado habitual la escasez de información, la falta  de tiempo y la 
ausencia  de  espacios  de  encuentro  para  que  los  profesionales  tengan  la 
oportunidad  de  conocer  y  comentar,  de  forma  pausada,  reflexiva  y  coral,  los 
diferentes  objetivos  e  indicadores  de  los  Acuerdos.  El  proceso  de  firma  del 
Acuerdo  es  ajeno  a  la  realidad  que  viven  los  profesionales  en  su  actividad 
diaria.  "Acuerdo"  y  "realidad"  parecen  pertenecer  a  dos  mundos  distintos  y 
paralelos. 

7. Respecto  a  la  aprobación  y  firma  del  contrato,  para  el  FoAAP  resulta 
inquietante:  

7.1. La  ausencia  de  firma  individualizada  del  Acuerdo  por  los  profesionales 
que deben cumplirlo y que se juegan parte de sus retribuciones anuales en 
ello.  

El Acuerdo es firmado unilateralmente de forma solitaria por los Directores de 
la UGC, asumiendo una "representación" de los trabajadores que  es más que 
dudosa desde el punto de vista legal. Es difícil conseguir que los profesionales 
se comprometan realmente con algo tan lejano y oscuro, más allá del interés 
por completar sus retribuciones. 

7.2. La  imposibilidad  de  que  haya  UGCs  completas  o  profesionales 
individuales o grupos que rechacen la firma de parte o de todo el Contrato 
de Gestión. 

Y  no  sólo  porque  desde  el  punto  de  vista  del  proceso  administrativo  es 
imposible,  sino  porque  si  de  facto  lo  hicieran  mediante  formas  de  "no‐
colaboración"  ello  supondría  una  dura  penalización  económica,  para  ellos 
mismos  o  para  sus  compañeros  de  UGCs.  El  margen  de  discrepancia  en  todo 
este  proceso  es,  simplemente,  cero.  Esto  no  habla  nada  bien  del  modelo  de 
gobernanza  del  Servicio  Andaluz  de  Salud.  El  Acuerdo  de  Gestión  no  es  tal 
Acuerdo, es un contrato unilateral de silencio y servidumbre.  

8. Respecto al proceso de evaluación, el FoAAP desea señalar que: 

8.1. La  evaluación  del  cumplimento  de  objetivos  clínico‐asistenciales  ha  de 
ser creíble. 

Para ello debe pivotar sobre la información que los profesionales de Atención 
Primaria registran en la Historia electrónica Diraya, en concreto en su Lista de 
Problemas  y  en  las  Hojas  de  Seguimiento  de  Consulta.  En  ellas  se  recoge  el 
motivo  de  consulta,  la  anamnesis  y  exploración,  la  codificación  del  posible 
diagnóstico y, finalmente el plan de actuación y –si lo requiere‐ la prescripción 
farmacológica.  Estos  deben  ser  los  elementos  sobre  los  que  debe  pilotar  la 
evaluación. 

8.2. Resulta  urgente  la  revisión  y  actualización  completa  del  sistema  de 
codificación diagnóstica que actualmente, y desde sus inicios,  tiene Diraya 
para Atención Primaria.  

Se trata de un sistema de codificación diagnóstica obsoleto, que no se adapta 
en  absoluto  a  la  realidad  de  Atención  Primaria,  que  es  completamente  inútil 

  7
desde el punto de vista clínico y de la gestión y que genera un gran número de 
situaciones  esperpénticas.  Es  además  una  fuente  de  pérdida  de  tiempo 
lamentable. Su mantenimiento a lo largo de los años es un signo más del poco 
aprecio y respeto que tiene el Servicio Andaluz de Salud por el trabajo de sus 
profesionales de Atención Primaria.  

8.3. Nos oponemos a cualquier sistema de registro fuera del esquema básico 
referido arriba.  

Los sistemas de registro "ad hoc" para cumplir con objetivos específicos ‐como 
por  ejemplos  los  referidos  a  crónicos  o  ingresos  hospitalarios‐  suponen  un 
doble registro y no es claro que estén al servicio directo del cuidado de la salud 
de  los  pacientes,  sino  a  intereses  relacionados  con  la  mera  gestión.  Tienen 
además un resabio claramente hospitalocéntrico. 

9. Todo  lo  relativo  al  Acuerdo  de  Gestión  ‐elaboración,  información,  firma, 
evaluación y resultados‐ adolece de una preocupante falta de transparencia, no 
solo  hacia  los  profesionales  que  los  "firman"  sino  también  hacia  la  propia 
ciudadanía que tiene derecho a conocerlos.  

En  un  primer  momento  los  Acuerdos  de  Gestión  estaban  accesibles  en  la 
página  web  del  Servicio  Andaluz  de  Salud,  pero  han  desaparecido.  Tampoco 
existe  información  sobre  los  resultados  obtenidos,  lo  que  impide  a 
profesionales  y  ciudadanía  comparar  resultados.  La  falta  de  transparencia 
genera desconfianza, nos desacredita y acaba deslegitimándonos ante toda la 
sociedad.  Si  la  Consejería  de  Salud,  quiere  apostar  de  verdad  por  la 
transparencia  más  allá  de  la  retórica  vacía  de  las  declaraciones 
grandilocuentes,  podría  empezar  por  hacer  públicos  los  Acuerdos  de  Gestión 
de principio a fin.  

10. Un  esquema  general  de  los  objetivos  del  Contrato  de  Gestión  2017  se 
encuentra en la Tabla 1. Y en la Tabla 2 se recogen los comentarios del FoAAP a 
algunos  de  los  objetivos  comunes  y  críticos  contenidos  en  el  Acuerdo  de 
Gestión  2017.  Algunos  de  estos  objetivos  son  completamente  inaceptables 
para el FoAAP por los motivos que se aducen en dicha Tabla. Exigimos por ello a 
la  Consejería  su  supresión  o  su  modificación  radical.  En  caso  contrario 
desplegaremos medidas de presión para lograrlo.  

11. Por ultimo, queremos hacer llegar a la Consejería, al Servicio Andaluz de Salud y 
a  los  Distritos  de  AP  y  Áreas  sanitarias,  la  permanente  disposición  del  FoAAP 
para  lograr  en  el  futuro  una  revitalización  de  la  Gestión  Clínica  real  en 
Andalucía,  y  la  revisión  completa  y  rigurosa  de  esta  herramienta  con  tantas 
potencialidades como son los Acuerdos de Gestión. 

 

 

 

 

  8
Tabla 1: Esquema General de los Objetivos del Acuerdo de Gestión 2017. 

 

  9
 

 

  10
 

Tabla 2: Comentarios del FoAAP a algunos de los indicadores del Contrato de Gestión 2017 

 

OBJETIVO  COMENTARIO del FoAAP 
 
Objetivo Común nº 1.2.   ¿Qué instrumentos tienen las UGCs para controlar el absentismo? ¿No es esta una obligación más bien del Área de 
Control del Absentismo  Recursos Humanos  / Personas del Distrito y, por tanto, no debería ser un objetivo de ella más que de la UGC? Este 
objetivo carga y penaliza a los profesionales con algo que no pueden gestionar. Nos resulta inaceptable.  
Objetivo Común nº 2.39. Adecuación  La frecuentación y la accesibilidad dependen de multitud de factores, muchos de los cuales no pueden ser controlados 
de la frecuentación media de los  por los profesionales. Quizás el principal tiene que ver hoy en día con la falta de suplencias adecuadas de los 
usuarios a los centros de salud.  profesionales, los déficits estructurales de las plantillas y  la sobrecarga de muchos cupos, con TAEs claramente 
desbordadas. Estos objetivos implican por tanto una doble penalización de los profesionales, por la situación que 
Objetivo Común nº 2.40. Mejora de  sufren y porque encima se les castiga económicamente. Nos resultan inaceptables.  
la accesibilidad a consultas de  Debemos recordar que en la mayoría de los sistemas sanitarios públicos de nuestro entorno ‐Reino Unido, Francia, 
Atención Primaria  Alemania, Holanda, Suecia, Italia‐  la cita con el médico de Atención Primaria se realiza a través de una telefonista o 
recepcionista que clasifica el motivo de la consulta y lo dirige al profesional adecuado, proporcionando incluso visitas 
alternativas con otros profesionales (farmacéuticos de atención primaria, enfermeras, nutricionistas, psicólogos, etc.) y 
otorgando mayor o menor duración de la consulta con el profesional y su premura. Las citas pueden concederse sin 
demora o retrasarse hasta 5‐7 días, según disponibilidad. 
Objetivo Común nº 3.2. Aumentar la   
capacidad  de  resolución  en  la  UGC 
de Atención Primaria 
 Indicador 3.2.1. Disminuir el  Resulta inaceptable instar directamente a que los Médicos de Familia deriven menos a los especialistas hospitalarios. 
número de Derivaciones a la  Parece contrario a la ética profesional y al Código Deontológico porque puede poner directamente en riesgo al 
especialidad xxx y en concreto  paciente. Es razonable revisar las derivaciones y evaluar su calidad para disminuir la tasa de derivaciones inadecuadas. 
para los procesos xxx, xxx, xxx  Esto también es una obligación ética derivada del principio de justicia. Pero exigir la simple disminución en números 
absolutos atenta directamente contra el mayor beneficio del paciente y lo pone en riesgo. No tenemos que derivar más 
o menos, tenemos que derivar bien, que es otra cosa muy diferente. Desde el FoAAP proponemos otras medidas  tales 
como  poner el alcance de todos los profesionales de Medicina de familia herramientas que mejoren su capacidad 

 
diagnóstica y resolutiva (Ecógrafos, Dermatoscopios) en todos los Centros de Salud, y el acceso a la formación 
correspondiente, por ejemplo), así como favoreces y facilitar canales ágiles de comunicación interprofesional entre 
Atención Primaria y Hospitales, incluyendo el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación. 
 Indicador 3.2.2. % de  Este indicador resulta muy ofensivo. Es bien sabido que las personas acuden a las Urgencias de los Hospitales por 
disminución de pacientes de la  muchos motivos. Ligar este hecho directa y unívocamente, como hace este indicador, a la falta de capacidad de 
UGC de atención primaria que  resolución de la Atención Primaria y penalizar a los profesionales por ello es inaceptable. Y en todo caso, aceptando 
acuden a las urgencias  que una teórica falta de capacidad resolutiva de la Atención Primaria pudiera ser uno de los elementos que 
hospitalarias con prioridades 4 y  contribuyeran a dicha saturación, lo primero que habrá que preguntarse es a qué pudiera deberse dicha carencia y 
5 y no ingresan (indicador  ponerle remedio. Quizás nos encontraríamos que entre dichos factores se encuentra, de nuevo, la falta estructural de 
indirecto de la capacidad de  plantillas, la sobresaturación de cupos, la no contratación de suplentes, la falta de compromiso de la Administración 
resolución de la UGC)  con la formación continuada de sus profesionales, las lagunas en educación sanitaria o la lista de espera para pruebas y 
consultas a especialistas hospitalarios. Todo ello puede explicar de forma más justa y completa la sobrecarga de las 
Urgencias Hospitalarias que la culpabilización y penalización directa de los profesionales de Atención Primaria. Por otra 
parte este indicador parece pensado sólo para "proteger" al Hospital, no para mejorar la Atención Primaria. Tiene un 
sesgo hospitalocéntrico muy claro.  
Objetivo Común nº 4.2. Mortalidad  Sería interesante que alguien explicara en qué medida y cómo puede mejorar la Atención Primaria la mortalidad 
sanitariamente evitable:  intrahospitalaria. Es obvio que la enfermedad cerebrovascular está ligada al control de los factores de riesgo 
Enfermedad cerebrovascular / Ictus.  cardiovascular, algo en lo que la Atención Primaria juega un papel muy importante. Pero saltar directamente del 
control de los factores de riesgo a la mortalidad intrahospitalario es dar un salto en el vacío. Obligar a la Atención 
primaria a asumir ese salto es inaceptable.  
(Objetivo Estratégico: Alcanzar tasas de 
mortalidad por ictus intrahospitalaria, 
estandarizadas por edad y sexo, iguales o 
menores a la media del Sistema Nacional 
de Salud) 
Objetivo Común nº 4.3. Tasa de  Los indicadores que cargan a la Atención Primaria de forma directa con la reducción de los reingresos hospitalarios 
reingresos no programados a los 30  precoces son totalmente inaceptables. Carecen de evidencia científica contrastada que haga responsable único y 
días de una estancia previa en el  directo de dicho reingreso a los buenos o malos cuidados que el paciente reciba en Atención Primaria tras su alta. Más 
bien en el reingreso hospitalario precoz interactúan muchos factores, entre los que destacan principalmente edad, 
hospital   estado clínico del paciente previo a su ingreso y, de forma llamativa, la existencia de un alta hospitalaria precoz. Esto 
último es interesante para ver la lógica contradictoria del sistema: en la Atención Hospitalaria, para disminuir la 
(Objetivo Estratégico: disminución de la  estancia media, se incentiva el alta precoz, que es una de las causas principales de reingreso precoz, por el que a su vez 
tasa de reingresos a los 30 días por  se penaliza a la Atención Primaria. Por tanto, si se desean evitar realmente los reingresos precoces, el abordaje debería 
cualquier causa en un x% y EPOC en un x% 

 
según series temporales específicas de  ser, más que penalizar y castigar a la Atención Primaria por algo en lo que sólo tiene en todo caso una limitada 
cada UGC)  responsabilidad, poner en marcha procesos de mejoría continua con objetivos compartidos entre Atención Primaria y 
Atención Hospitalaria. Además convendría ahondar en los determinantes sociales como una de las variables posibles 
que, en el contexto de crisis en que vivimos, pueda estar condicionando el aumento del reingreso precoz.  
Objetivo Común nº 4.4. Las UGC  Potenciar hábitos saludables es una buena cosa en que los profesionales sanitarios ‐de Atención Primaria y de Atención 
deberán potenciar Hábitos  Hospitalaria‐ deben estar comprometidos. El problema es que no hay ninguna garantía de que este objetivo consiga 
Saludables relacionados con la  hacerlo, por la sencilla razón de que lo que se va a medir es si hay una casilla rellena con una determinada información. 
Es muy fácil preguntar al paciente y rellenar la casilla. Pero de ahí no se concluye que estemos aumentando los hábitos 
actividad física en personas con  saludables. Mejor era incentivar la Educación para la Salud grupal y las actividades comunitarias, algo que en general ha 
Riesgo Vascular y/o diabetes y  sido abandonado por el Servicio Andaluz de Salud. Tal y como está redactado este objetivo parecer buscar más el 
mayores de 14 años  marketing de la virtualidad estadística que gusta en los despachos, que la complejidad de la realidad en la que viven 
cada día los profesionales.  
Objetivo Común nº 5.1. Mejora en  Este objetivo se merece un comentario similar al anterior, pues de nuevo se centra en el registro y no en la realidad de 
las puntuaciones de calidad de vida  lo que viven las personas.  Pero además, la insistencia en las Escalas ‐de las que nadie duda de su utilidad‐ desdibuja la 
en grupos o subgrupos de interés  complejidad de la multitud de factores cualitativos, no reducibles a números que se puedan tratar estadísticamente, 
que inciden en la calidad de vida de las personas. Y de nuevo, las cuestiones de género y clase social, los determinantes 
clínico con procesos específicos y/o  sociales, quizás deberían comenzar a reflejarse más.  
intervenciones diagnóstico ‐ 
terapéuticas específicas (o al menos,   
detección de aspectos a mejorar y 
selección de intervenciones de 
mejora, para posterior reevaluación)
Objetivo Común nº 5.3. Alcanzar  Este objetivo es bienintencionado, pero resulta muy teórico y desconectado de la realidad. Da la impresión de que lo ha 
cambios positivos, en dos momentos  redactado alguien que no ha estado nunca en un Centro de Salud ni ha pasado una consulta. Por una parte la redacción 
diferentes en el tiempo, en actitudes  es quizás inadecuada, pues incluye en la misma definición del objetivo la fórmula de cumplimentación y evaluación. Por 
otra parte, si desde el Servicio Andaluz de Salud se percibe que los profesionales de Atención Primaria pueden tener un 
y habilidades interpersonales  desempeño inadecuado en estos aspectos tan cruciales, lo razonable es, primero investigar el fenómeno, y segundo 
(triángulo terapéutico: clínico– ponerle remedio mediante formación y entrenamiento en entrevista clínica y apoyo emocional. Pero poner esta 
usuario‐familia) evaluadas mediante  cuestión bajo la amenaza directa del castigo económico es muy poco acertado y no resolverá el problema en caso de 
cuestionario sencillo y breve, auto‐ existir. Por último, no deja de inducir a la sospecha de que se utiliza a los profesionales para cumplimentar 
administrado, cumplimentado desde  cuestionarios que luego otros explotarán en forma de proyecto de investigación.  
su hogar por los usuarios (familias, 

 
en caso de incapacidad) de las UGCs. 
Objetivo Común nº 5.5. Realización  El FoAAP no tiene nada en contra de la Escuela de Pacientes de la EASP, que es un proyecto valioso que seguramente 
de xx talleres en la UGC de la  está produciendo mucho bien a muchas personas, aunque no tengamos suficiente evidencia científica contrastada que 
Escuela de Pacientes (entre iguales) lo demuestre claramente. Lo que no se entiende de este objetivo es que convierta a todas las UGCs en clientes 
obligados, cautivos, de la Escuela de Pacientes. Es algo totalmente desafortunado. Las UGCs deberían tener libertad 
para patologías específicas  para hacer actividades de educación para la salud con quien les pareciera bien, con la Escuela de Pacientes, con otras 
entidades u organizaciones o ellas solas. Lo que no se entiende es que los incentivos de los profesionales estén ligados 
  a acordar actividades con una empresa pública de la Consejería de Salud. Y que si no logran realizar ‐por el motivo que 
sea‐ esa actividad con esa empresa, sean penalizados económicamente por ello.  
Objetivos Comunes relacionados con  La atención a pacientes crónicos ha sido siempre una pieza angular en la identidad y fortaleza de la Atención Primaria. 
el Área de Cronicidad (incluye los  Sin embargo el modelo de atención a crónicos que se está potenciando actualmente no tiene como base principal a la 
objetivos 7.1, 7.2, y 7.3)   Atención Primaria, pues su mirada es hospitalocéntrica, individualista, biomédica, centrada en la enfermedad y, sobre 
todo, en la reducción de costes. En esta mirada se dejan de lado las dimensiones personales, sociales, comunitarias y 
salutogénicas orientadas al aumento del bienestar del paciente crónico y de su autonomía individual. Por este motivo el 
FoAAP probablemente dedicará en un futuro no muy lejano un proceso de reflexión en torno a esta importante 
cuestión. 
Mientras tanto, estos objetivos son buena muestra de lo anterior, especialmente el 7.3 que cifra el éxito del programa 
de crónicos en la disminución de los ingresos hospitalarios, penalizando a los profesionales de Atención Primaria que no 
lo logran. Pero no hace falta más que transcribir lo que el propio Acuerdo de Gestión dice en su introducción al 
apartado de indicadores de crónicos: 
"La implantación de actuaciones sobre pacientes pluripatológicos muestran en estudios iniciales (aquí se pone una sola 
cita de un estudio del País Vasco), una mejora en las tasas de indicadores si se presta una atención orientada a la 
personas y coordinada (entre niveles y con lo social). Dichos resultados son consistentes con otras evidencias publicadas. 
No obstante, el estudio citado resalta, la dificultad en establecer relaciones causa – efecto a la hora de afirmar cuáles 
son los factores que más contribuyen a consecución de los resultados".  
Pues verde y con asas.  
Objetivos e indicadores de Farmacia   
(que son además objetivos críticos): 
 Importe por tarjeta ajustada a  Año tras año, este indicador es cada vez más exigente. Año tras año, es incumplido por  la mayoría de las UGC de 
la edad y farmacia (TAFE)  Andalucía. Cada día se introducen medicamentos nuevos a costes desorbitados y se deja en manos de los profesionales 
de Medicina de Familia su uso o no, sabiendo que puede ser penalizado. Todo lo cual, muestra y demuestra la 
inutilidad, incluso maleficencia, de este objetivo. Desde el FoAAP exigimos una profunda revisión del mismo 

 
 Prescripción por Principio Activo  Este  objetivo,  que  en  sus  inicios  fue  acogido  casi  como  un  derecho  profesional,  se  está  convirtiendo,  a  fuerza  de  su 
(PPA)  progresiva y extremada exigencia, en un objetivo que puede complicar la adherencia terapéutica, e incluso poner en 
riesgo la seguridad de nuestros pacientes. Las marcas comerciales que dan a los pacientes en las oficinas de farmacia 
cambian  con  mucha  frecuencia,  bien  porque  las  subastas  reiteradas  promovidas  por  el  SAS  implican  cambio  de  los 
proveedores, bien porque se producen desabastecimientos en las oficinas de farmacia, debidos a que los proveedores 
no pueden hacer frente a la demanda. Esta falta de previsión por unos (SAS) y otros (compañías farmacéuticas) roza la 
incompetencia. Son los pacientes mayores, pluripatológicos, polimedicados, en suma los más vulnerables, los que más 
sufren en términos de inseguridad clínica. El FoAAP propone, por un lado, que el nivel exigido para este objetivo clave, 
se relaje, marcando intervalos más amplios; por otro, que la Consejería de Salud, traslade al Ministerio de Sanidad  la 
Agencia  Española  del  Medicamento  y  a  las  compañías  farmacéuticas  la  urgente  necesidad  de  trabajar  en  la 
isoapariencia de las presentaciones farmacéuticas.  
 Índice Sintético de Calidad     En lugar de prescribir los mejores fármacos, de más calidad, más seguros y más eficaces, estos indicadores han logrado 
(ISC)    trasladar al ánimo de muchos profesionales de que lo que se persigue  casi exclusivamente es la prescripción de los más 
baratos. La forma de construir los indicadores de lSC, ha producido, a lo largo de los años una bajada del precio por 
receta, pero el número de recetas no ha disminuido de forma proporcional. Esto ha precipitado un efecto perverso, al 
aumentar  la  prescripción  de  los  fármacos  que  figuran  en  el  numerador  de  estos  indicadores,  en  lugar  de  un  cambio 
hacia la prescripción de los fármacos más adecuados.   
 Índice  Sintético  de  Consumo  Disminuir el consumo de medicamentos es un objetivo que el FoAAP no puede sino apoyar. Primero porque mejora la 
(ISCO).   salud, segundo porque disminuye los efectos nocivos de la sobremedicalización y tercero porque disminuye el gasto 
sanitario, que podrá y deberá ser entonces reorientado hacia otras formas de mejorar la salud. Pero más allá de esto, la 
batería de indicadores que componen este Índice es cuestionable porque no tiene en cuenta los muchos factores 
sociales y culturales que pueden condicionar el uso o sobreuso de muchos medicamentos y frente a los cuales el 
profesional con frecuencia tiene pocas alternativas que ofrecer. Quizás sea la Junta de Andalucía, a través de su política 
de Farmacia, de la mejora de la educación sanitaria global de la población y del cambio de las condiciones laborales y 
sociales de los andaluces y andaluzas, la que tiene más que aportar para lograr mejoras en este área. Pero lo más 
clamoroso es quizás la dura penalización de la prescripción excesiva de unos artículos tan básicos como pañales de 
incontinencia y tiras reactivas para control de glucemia. Es verdad que a veces ha existido prescripción inadecuada y 
consumo abusivo. Pero ello no justifica la obsesiva presión ahorradora a la que se ven sometidos los profesionales, 
cuando los indicadores de consumo se basan en prescripciones por tasas ajustadas por edad, sin tener en cuenta el 
número de pacientes ni las patologías o situaciones individuales que padecen. Este índice acaba por castigar a los 
sectores de pacientes más vulnerables. Por eso exigimos su revisión completa.  

 

 
El FoAAP es una asociación de profesionales vinculados a la Atención Primaria de Andalucía que trabaja 
para promover y defender una Atención Primaria de calidad para lxs ciudadanxs de Andalucía. 
Puedes conocernos más y contactar con nosotros a través de: 
Página web:  www.foaap.es
Correo Electrónico: info@foaap.es
Twitter: @fo_aap
Facebook: https://www.facebook.com/FoAAP 
 

  16

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful