Cap 7 – 8 - 9 Yo soy eso

7
La Mente

Interlocutor: Hay muchos libros interesantes escritos por gentes aparentemente muy
competentes, en los que se niega la ilusoriedad del mundo (aunque no su transitoriedad).
Según ellos, existe una jerarquía de seres, desde el más bajo al más alto; en cada nivel la
complejidad del organismo permite y refleja la profundidad, la amplitud y la intensidad
de la consciencia, sin ninguna culminación visible o cognoscible. Una ley suprema
gobierna por todas partes: la evolución de las formas por el crecimiento y el
enriquecimiento de la consciencia y la manifestación de sus potencialidades infinitas.
Mah: Esto puede ser así, o no. Incluso si es así, lo es solo desde el punto de vista de
la mente, pero de hecho el universo entero (mahadakasha) existe solo en la consciencia
(chidakasha), mientras que yo tengo mi estación en lo Absoluto (paramakasha). En el
ser puro emerge la consciencia; en la consciencia el mundo aparece y desaparece. Todo
lo que es, es mí mismo; todo lo que es, es mío. Antes de todos los comienzos, después
de todos los finales —yo soy. Todo tiene su ser en mí, en el «yo soy», que brilla en todo
ser vivo. Incluso el no ser es impensable sin mí. Ocurra lo que ocurra, yo debo estar ahí
para presenciarlo.
Int: ¿Por qué le niega usted el ser al mundo?
Mah: Yo no niego el mundo. Yo lo veo como aparece en la consciencia, que es la
totalidad de lo conocido en la inmensidad de lo no conocido.
Lo que comienza y acaba es mera apariencia. El mundo se puede decir que aparece,
pero no que es. La apariencia puede durar mucho en alguna escala de tiempo, y ser muy
breve en otra, pero finalmente equivale a lo mismo. Todo lo que está sujeto al tiempo es
momentáneo y no tiene ninguna realidad.
Int: Ciertamente, usted ve el mundo existente que le rodea a usted ¡Usted parece
comportarse con entera normalidad!
Mah: Eso es lo que le parece a usted. Lo que en su caso ocupa todo el campo de la
consciencia es sólo una mota en la mía. El mundo dura, pero sólo un momento. Es su
memoria lo que le hace a usted pensar que el mundo continúa. Yo mismo, no vivo de
memoria. Yo veo el mundo como es; una apariencia momentánea en la consciencia.
Int: ¿En su consciencia?
Mah: Toda idea de «yo» y «mío», incluso de «yo soy» está en la consciencia.
Int: ¿Es entonces su «ser absoluto» (paramakasha) inconsciencia?
Mah: La idea de inconsciencia existe solo en la consciencia.
Int: Entonces, ¿cómo sabe usted que usted está en el estado supremo?
Mah: Porque yo soy en él. Es el único estado natural.
Int: ¿Puede usted describirlo?
Mah: Solo por negación, como incausado, independiente, incomparable, indiviso,
incompuesto, imperturbable, incuestionable, inalcanzable por el esfuerzo. Toda
definición positiva viene de la memoria y, por lo tanto, es inaplicable. Y sin embargo mi
estado es supremamente real y, por lo tanto, posible, realizable, asequible.
Int: ¿No está usted inmerso atemporalmente en una abstracción?
Mah: La abstracción es mental y verbal y desaparece en el sueño profundo, o en el
desvanecimiento; reaparece en el tiempo; yo soy en mi propio estado (swarupa)
atemporalmente en el ahora. El pasado y el futuro están solo en la mente —yo soy
ahora.
Int: El mundo es también ahora.
Mah: ¿Qué mundo?
Int: El mundo que nos rodea.
Mah: Es su mundo lo que usted tiene en la mente, no el mío. ¿Qué sabe usted de mí,
cuando incluso mi conversación con usted está solo en su mundo? Usted no tiene
ninguna razón para creer que mi mundo es idéntico al suyo. Mi mundo es real,
verdadero, como es percibido, mientras que el suyo aparece y desaparece, según el
estado de su mente. Su mundo es algo extraño, y usted tiene miedo de él. Mi mundo es
mí mismo. Yo soy en casa.
Int: Si usted es el mundo, ¿cómo puede usted ser consciente de él? ¿No es el sujeto
de la consciencia diferente de su objeto?
Mah: La consciencia y el mundo aparecen y desaparecen juntos, de manera que son
dos aspectos del mismo estado.
Int: En el sueño profundo yo no soy, y el mundo continúa.
Mah: ¿Cómo lo sabe usted?
Int: Al despertar lo sé. Mi memoria me lo dice.
Mah: La memoria está en la mente. La mente continúa en el sueño.
Int: Está parcialmente en suspenso.
Mah: Pero su imagen del mundo no es afectada. Mientras que la mente está ahí, su
cuerpo y su mundo están ahí. Su mundo está hecho de mente, es subjetivo, está
encerrado dentro de la mente, es fragmentario, temporal, personal, cuelga del hilo de la
memoria.
Int: ¿Es así el suyo?
Mah: ¡Oh, no! Yo vivo en un mundo de realidades, mientras que el suyo es de
imaginaciones. Su mundo es personal, privado, incompartible, íntimamente suyo. Nadie
puede entrar en él, ver como usted ve, oír como usted oye, sentir sus emociones y
pensar sus pensamientos. En su mundo usted está verdaderamente solo, encerrado en su
sueño siempre cambiante, que usted toma por la vida. Mi mundo es un mundo abierto,
común a todos, accesible a todos. En mi mundo hay comunidad, penetración inteligible,
amor, cualidad real; lo individual es lo total, la totalidad —en lo individual. Todos son
uno y el Uno es todos.

Int: ¿Está su mundo lleno de cosas y de gentes como lo está el mío?
Mah: No, está lleno de mí mismo.
Int: ¿Pero usted ve y oye como nosotros?
Mah: Sí, yo parezco oír y ver y hablar y actuar, pero para mí eso sólo acontece,
como acontecen para usted la digestión o la transpiración. La máquina del cuerpo-mente
se ocupa de eso pero me deja fuera de ella. Lo mismo que usted no necesita ocuparse
del crecimiento de su cabello, así yo no necesito ocuparme de las palabras y las
acciones. Ellas simplemente acontecen y me dejan en paz, pues en mi mundo nada
marcha nunca incorrectamente.
8
El Sí Mismo Está Más Allá de la Mente

Interlocutor: Cuando era un niño experimenté muy a menudo estados de felicidad
completa, cercanos al éxtasis. Más tarde, cesaron. Pero desde que vine a la India
reaparecieron, particularmente desde que le encontré a usted. Sin embargo estos estados,
por maravillosos que sean, no son duraderos. Vienen y van y no hay ningún
conocimiento de cuando volverán de nuevo.
Mah: ¿Cómo puede algo ser estable en una mente que ella misma no es estable?
Int: ¿Cómo puedo hacer que mi mente sea estable?
Mah: ¿Cómo puede una mente inestable hacerse a sí misma estable? Por supuesto no
puede. La naturaleza de la mente es vagar de un lado a otro. Todo lo que usted puede
hacer es llevar el foco de la consciencia más allá de la mente.
Int: ¿Cómo se hace?
Mah: Deseche todos los pensamientos excepto uno: el pensamiento «yo soy». La
mente se rebelará al comienzo, pero con paciencia y perseverancia cederá y se
tranquilizará. Una vez que usted esté tranquilo, las cosas comenzarán a acontecer
espontáneamente y completamente naturales, sin ninguna interferencia de su parte.
Int: ¿Puedo evitar esta dilatada batalla con mi mente?
Mah: Sí, puede. Viva su vida como viene, pero siempre alerta, siempre vigilante,
dejando que todo acontezca como acontece, haciendo las cosas naturales de modo
natural, sufriendo, regocijándose —como la vida lo traiga. Eso también es una vía.
Int: Bien, entonces puedo casarme, tener hijos, llevar un negocio… ser feliz.
Mah: Ciertamente. Usted puede ser feliz o no, tómelo a su paso.
Int: Pero yo quiero felicidad.
Mah: La verdadera felicidad no puede ser encontrada en las cosas que cambian y se
desvanecen. El placer y el dolor alternan inexorablemente. La felicidad viene del sí
mismo y sólo puede encontrarse en el sí mismo. Encuentre su sí mismo real (swarupa) y
todo lo demás vendrá con él.
Int: Si mi sí mismo real es paz y amor, ¿por qué está tan inquieto?
Mah: No es su sí mismo real el que está inquieto, pero su reflejo en la mente aparece
inquieto porque la mente es inquieta. Es como el reflejo de la luna en el agua agitada
por el viento. El viento del deseo agita a la mente, y el «yo», que no es más que un
reflejo del Sí mismo en la mente, aparece cambiante. Pero esas ideas de movimiento, de
inquietud, de placer y de dolor están todas en la mente. El Sí mismo está más allá de la
mente, presenciador consciente, pero no implicado.
Int: ¿Cómo alcanzarlo?
Mah: Usted es el Sí mismo aquí y ahora. Deje a la mente en paz, permanezca
consciente y no implicado y usted se dará cuenta de que estar alerta pero desapegado,
observando cómo los acontecimientos vienen y se van, es un aspecto de su naturaleza
real.
Int: ¿Cuáles son los otros aspectos?
Mah: Los aspectos son infinitos en número. Dése usted cuenta de uno, y se dará
cuenta de todos.
Int: Dígame usted algo que me ayude.
Mah: ¡Usted sabe mejor lo que usted necesita!
Int: Yo estoy inquieto. ¿Cómo puedo obtener paz?
Mah: ¿Para qué necesita usted paz?
Int: Para ser feliz.
Mah: ¿No es usted feliz ahora?
Int: No, no lo soy.
Mah: ¿Qué le hace a usted infeliz?
Int: Tengo lo que no quiero, y quiero lo que no tengo.
Mah: ¿Por qué no lo invierte usted?: quiera lo que usted tiene y no se preocupe por
lo que no tiene.
Int: Quiero lo que es agradable y no quiero lo que es doloroso.
Mah: ¿Cómo sabe usted lo que es agradable y lo que no lo es?
Int: Por la experiencia pasada, por supuesto.
Mah: Guiado por la memoria usted ha estado persiguiendo lo agradable y
esquivando lo desagradable. ¿Lo ha logrado usted?
Int: No, no le he logrado. Lo agradable no dura. El dolor vuelve de nuevo.
Mah: ¿Cuál dolor?
Int: El deseo del placer, el miedo del dolor, ambos son estados de miseria. ¿Hay un
estado de placer sin mezcla?
Mah: Todo placer, físico o mental, necesita un instrumento. Ambos instrumentos
físico y mental son materiales, se fatigan y se agotan. El placer que proporcionan es
necesariamente limitado en intensidad y duración. El dolor es el trasfondo de todos sus
placeres. Usted los quiere porque sufre. Por otra parte, la búsqueda misma del placer es
la causa del dolor. Es un círculo vicioso.
Int: Puedo ver el mecanismo de mi confusión, pero no veo mi salida de él.
Mah: El examen mismo del mecanismo muestra la salida. Después de todo, su
confusión está solo en su mente, que hasta ahora nunca se ha rebelado contra la
confusión y nunca ha logrado hacerse con ella. Se ha rebelado solo contra el dolor.
Int: ¿De modo que todo lo que puedo hacer es permanecer confundido?
Mah: Esté alerta. Indague, observe, investigue, aprenda todo lo que pueda sobre la
confusión, como opera, lo que le hace a usted y a otros. Viendo claramente la confusión
usted deviene limpio de la confusión.
Int: Cuando miro dentro de mí mismo, encuentro que mi deseo más fuerte es crear
un monumento, construir algo que me sobreviva. Incluso cuando pienso en un hogar,
esposa e hijos, es porque ello es un testimonio de mí mismo duradero, sólido.
Mah: De acuerdo constrúyase un monumento. ¿Cómo se propone usted hacerlo?
Int: Importa poco qué construya, mientras sea permanente.
Mah: Ciertamente, usted puede ver por usted mismo que nada es permanente. Todo
se gasta, se viene abajo, se disuelve. El terreno mismo sobre el que usted construye
cede. ¿Qué puede usted construir que sobreviva a todo?
Int: Intelectualmente, verbalmente, yo soy consciente de que todo es transitorio. Sin
embargo, de algún modo mi corazón quiere permanencia. Quiero crear algo que dure.
Mah: Entonces usted debe construirlo de algo duradero. ¿Qué tiene usted que sea
duradero? Ni su cuerpo ni su mente durarán. Usted debe buscar en otra parte.
Int: Anhelo la permanencia, pero no la encuentro en ninguna parte.
Mah: Usted mismo, ¿no es usted permanente?
Int: Yo he nacido, y moriré.
Mah: ¿Puede usted decir verdaderamente que usted no era antes de nacer y puede
usted decir cuando esté muerto: «Ahora ya no soy». Usted no puede decir desde su
propia experiencia que usted no es. Usted solo puede decir «yo soy». Los demás
tampoco pueden decirle a usted que «usted no es».
Int: No hay ningún «yo soy» en el sueño profundo.
Mah: Antes de hacer afirmaciones tan perentorias, examine usted cuidadosamente su
estado de vigilia. Usted descubrirá pronto que está lleno de vacíos, cuando la mente se
queda en blanco. Note cuán poco recuerda usted incluso cuando está plenamente
despierto. Usted no puede decir que usted no estuvo consciente durante el sueño.
Simplemente, usted no recuerda. Un vacío en la memoria no es necesariamente un vacío
en la consciencia.
Int: ¿Puedo hacerme a mí mismo recordar mi estado de sueño profundo?
Mah: ¡Por supuesto! Eliminando los intervalos de inadvertencia durante sus horas de
vigilia, usted eliminará gradualmente el largo intervalo de atención ausente que usted
llama sueño. Usted sabrá que está dormido.
Int: Sin embargo el problema de la permanencia, de la continuidad del ser, no está
resuelto.
Mah: La permanencia es una mera idea, nacida de la acción del tiempo. El tiempo a
su vez depende de la memoria. Por permanencia usted quiere decir una memoria sin
cortes a través de un tiempo sin fin. Usted quiere eternizar la mente, lo cual no es
posible.
Int: ¿Entonces qué es eterno?
Mah: Eso que no cambia con el tiempo. Usted no puede eternizar una cosa
transitoria —solo lo que no cambia es eterno.
Int: Yo estoy familiarizado con el sentido general de lo que usted dice. No anhelo
más conocimiento. Todo lo que quiero es paz.
Mah: Usted puede tener toda la paz que quiera pidiendo.
Int: Estoy pidiendo.
Mah: Debe usted pedir con un corazón indiviso y vivir una vida integrada.
Int: ¿Cómo?
Mah: Desapéguese de todo lo que torna a su mente inquieta. Renuncie a todo lo que
perturba su paz. Si usted quiere paz, merézcala.
Int: Ciertamente todo el mundo merece paz.
Mah: Sólo la merecen aquellos que no la perturban.
Int: ¿De qué manera perturbo yo la paz?
Mah: Siendo un esclavo para sus deseos y temores.
Int: ¿Incluso cuando están justificados?
Mah: Las reacciones emocionales nacidas de la ignorancia o de la inadvertencia
nunca están justificadas. Busque una mente clara y un corazón limpio. Todo lo que
usted necesita es mantenerse tranquilamente alerta, indagando en la naturaleza real de
usted mismo. Ésta es la única vía hacia la paz.
9
Respuestas de la Memoria

Interlocutor: Unos dicen que el universo ha sido creado. Otros dicen que siempre ha
existido y que siempre está sufriendo transformaciones. Unos dicen que está sujeto a
leyes eternas. Otros niegan incluso la causalidad. Unos dicen que el mundo es real.
Otros —que no tiene ningún ser.
Mah: ¿Sobre qué mundo está usted preguntando?
Int: El mundo de mis percepciones, por supuesto.
Mah: El mundo que usted puede percibir es ciertamente un mundo muy pequeño. Y
es enteramente privado. Tómelo como un sueño y entiéndaselas con él.
Int: ¿Cómo puedo tomarlo como un sueño? Un sueño no dura.
Mah: ¿Cuánto durará su pequeño mundo propio?
Int: Después de todo, mi pequeño mundo no es sino una parte del total.
Mah: ¿No es la idea de un mundo total una parte de su mundo personal? El universo
no viene a decirle a usted que usted es una parte de él. Es usted el que ha inventado una
totalidad para que le contenga a usted como una parte. De hecho, todo lo que usted
conoce es su mundo privado propio, por muy bien que usted lo haya amueblado con sus
imaginaciones y expectativas.
Int: ¡Ciertamente, la percepción no es imaginación!
Mah: ¿Qué otra cosa es? la percepción es reconocimiento, ¿no es así? Algo
enteramente desconocido puede ser sentido, pero no puede ser percibido. La percepción
implica la memoria.
Int: Concedido, pero la memoria no lo convierte en ilusión.
Mah: Percepción, imaginación, expectación, anticipación, ilusión —todas se basan
en la memoria. Apenas hay líneas fronterizas entre ellas. Simplemente se funden unas
en otras. Todas son respuestas de la memoria.
Int: Sin embargo, la memoria está aquí para probar la realidad de mi mundo.
Mah: ¿Cuánto recuerda usted? Trate de escribir de memoria lo que usted ha estado
pensando, diciendo y haciendo el día 30 del mes pasado.
Int: Sí, hay un vacío.
Mah: No está tan mal. Usted recuerda un montón —es la memoria inconsciente la
que hace tan familiar el mundo en el que vive.
Int: Admitido que el mundo en el que vivo es subjetivo y parcial. ¿Qué hay sobre
usted? ¿En qué tipo de mundo vive usted?
Mah: Mi mundo es como el suyo. Yo veo, oigo, siento, pienso, hablo y actúo en un
mundo que percibo, lo mismo que usted. Pero para usted eso es todo, mientras que para
mí es casi nada. Sabiendo que el mundo es una parte de mí mismo, yo no le presto más
atención que la que usted presta al alimento que usted ha comido. Mientras está siendo
preparado y comido el alimento está separado de usted y su mente está con él; una vez
tragado, usted deviene totalmente inconsciente de él. Yo me he comido el mundo y ya
no necesito pensar más en él.
Int: ¿No deviene usted completamente irresponsable?
Mah: ¿Cómo podría? ¿Cómo puedo yo hacer daño a algo que es uno conmigo? Al
contrario, sin pensar en el mundo, todo lo que yo hago le será beneficioso. Lo mismo
que el cuerpo se pone bien inconscientemente, así yo estoy incesantemente activo
poniendo bien al mundo.
Int: No obstante, ¿usted es consciente del inmenso sufrimiento del mundo?
Mah: Por supuesto que lo soy, mucho más de lo que lo es usted.
Int: ¿Entonces que hace usted?
Mah: Lo miro a través de los ojos de Dios y encuentro que todo está bien.
Int: ¿Cómo puede decir usted que todo está bien? Mire las guerras, la explotación, la
lucha cruel entre el ciudadano y el estado.
Mah: Todos esos sufrimientos los hace el hombre y está dentro del poder del hombre
ponerles un fin. Dios ayuda poniendo al hombre frente a los resultados de sus acciones y
pidiendo que el equilibrio sea restaurado. El karma es la ley que trabaja por la rectitud;
es la mano curativa de Dios.
10
La Presenciación

Interlocutor: Yo estoy lleno de deseos y quiero cumplirlos. ¿Cómo puedo lograr lo
que quiero?
Maharaj: ¿Merece usted lo que desea? De un modo u otro usted tiene que trabajar
por el cumplimiento de sus deseos. Invierta energía y espere los resultados.
Int: ¿De dónde voy a sacar la energía?
Mah: El deseo mismo es energía.
Int: ¿Entonces por qué no se cumplen todos los deseos?
Mah: Quizás no fue bastante fuerte ni duradero.
Int: Sí, ese es mi problema. Quiero cosas, pero soy perezoso cuando llega el
momento de la acción.
Mah: Cuando su deseo no es claro ni fuerte, no puede tomar forma. Además, si sus
deseos son personales, para su propio disfrute, la energía que usted les da es
necesariamente limitada; no puede ser más que la que usted tiene.
Int: Sin embargo, a menudo personas ordinarias alcanzan lo que desean.
Mah: Después de desearlo muchísimo y durante mucho tiempo. Incluso entonces,
sus logros son limitados.
Int: ¿Y qué hay de los deseos no egoístas?
Mah: Cuando usted desea el bien común, el mundo entero quiere con usted. Haga
suyo propio el deseo de la humanidad y trabaje usted por él. Ahí usted no puede
fracasar.
Int: La humanidad es obra de Dios, no mía. Yo estoy interesado en mí mismo. ¿No
tengo el derecho de ver mis deseos legítimos cumplidos? No harán daño a nadie. Mis
deseos son legítimos. Son deseos justos, ¿por qué no se hacen realidad?
Mah: Los deseos son justos o injustos según las circunstancias; depende de cómo
usted los considere. Es solo para el individuo para el que una distinción entre justo e
injusto es válida.
Int: ¿Cuáles son las líneas directrices para tal distinción? ¿Cómo puedo yo saber
cuales de mis deseos son justos y cuales son injustos?
Mah: En su caso los deseos que llevan al sufrimiento son injustos y los que llevan a
la felicidad son justos. Pero usted no debe olvidar a los demás. Su sufrimiento y su
felicidad también cuentan.
Int: Los resultados están en el futuro. ¿Cómo puedo yo saber lo que serán?
Mah: Use su mente. Recuerde, observe. Usted no es diferente de los demás. La
mayoría de sus experiencias son válidas para usted también. Piense clara y
profundamente, penetre la estructura entera de sus deseos y sus ramificaciones. Ellos
son una parte importantísima de su entramado mental y emocional y afectan
poderosamente a sus acciones. Recuerde, usted no puede abandonar lo que no conoce.
Para ir más allá de usted mismo, usted debe conocerse.
Int: ¿Qué quiere decir conocerme a mí mismo? Al conocerme a mí mismo, ¿qué es
exactamente lo que llego a conocer?
Mah: Todo lo que usted no es.
Int: ¿Y no lo que yo soy?
Mah: Lo que usted es, usted ya lo es. Sabiendo lo que usted no es, usted se libra de
ello y permanece en su propio estado natural. Todo ello acontece de modo enteramente
espontáneo y sin esfuerzo.
Int: ¿Y qué descubro?
Mah: Usted descubre que no hay nada que descubrir. Usted es lo que usted es y eso
es todo.
Int: ¿Pero finalmente qué soy yo?
Mah: La negación última de todo lo que usted no es.
Int: ¡Yo no comprendo!
Mah: Es su idea fija de que usted debe ser una cosa u otra la que le ciega a usted.
Int: ¿Cómo puedo deshacerme de esta idea?
Mah: Si usted confía en mí, crea cuando le digo que usted es la presenciación pura
que ilumina la consciencia y su contenido infinito. Dése usted cuenta de esto y viva de
acuerdo con ello. Si usted no me cree, entonces vaya usted al interior, indagando «¿qué
soy yo?», o enfoque su mente sobre «yo soy», lo cual es ser puro y simple.
Int: ¿De qué depende mi fe en usted?
Mah: De su penetración en el corazón de otras gentes. Si usted no puede ver dentro
de mi corazón, vea dentro del suyo propio.
Int: Yo no puedo hacer ni lo uno ni lo otro.
Mah: Purifíquese usted por una vida bien ordenada y útil. Observe sus
pensamientos, sus sentimientos, sus palabras y sus acciones. Eso aclarará su visión.
Int: ¿No debo renunciar a todas las cosas primero, y vivir una vida sin hogar?
Mah: Usted no puede renunciar. Usted puede dejar su casa y dar un disgusto a su
familia, pero los apegos están en la mente y no le dejarán a usted hasta que usted
conozca su mente por dentro y por fuera. Lo primero es lo primero —conózcase a usted
mismo, todo lo demás vendrá con ello.
Int: ¡Pero usted ya me ha dicho que yo soy la Realidad Suprema!. ¿No es eso
conocimiento de sí mismo?
Mah: ¡Por supuesto que usted es la Realidad Suprema! ¿Pero y qué? Cada grano de
arena es Dios; saberlo es importante, pero eso es solo el comienzo.
Int: Bien, usted me ha dicho que yo soy la Realidad Suprema. Yo le creo a usted.
¿Qué es lo siguiente que tengo que hacer?
Mah: Ya se lo he dicho. Descubra todo lo que usted no es. Ni el cuerpo, ni los
sentimientos, ni los pensamientos, ni las ideas, ni el tiempo, ni el espacio, ni el ser ni el
no ser, ni esto ni eso —nada concreto ni abstracto que usted pueda señalar es usted. Una
mera afirmación verbal no bastará —usted puede repetir una fórmula inacabablemente
sin ningún resultado. Usted debe observarse continuamente —particularmente su mente
— momento a momento, sin omitir nada. Esta presenciación es esencial para la
separación entre el sí mismo y el no sí mismo.
Int: La presenciación —¿no es mi naturaleza real?
Mah: Para presenciar, debe haber algo que presenciar. ¡Estamos todavía en la
dualidad!
Int: ¿Qué hay sobre presenciar al presenciador? ¿La presenciación de la
presenciación?
Mah: Juntar palabras no le llevará a usted lejos. Vaya usted adentro y descubra lo
que usted no es. Nada más importa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful