Está en la página 1de 21

1

ACOMPAÑANDO

DETENIDOS

SUS FAMILIARES

Capellanía Evangélica de los Hnos. Menonitas


En la Penitenciaria Nacional de Tacumbú
Asunción-Paraguay

Félix Duarte Dupont


Iglesia Hnos. Menonita
2

Una de las crisis más fuertes que el ser humano puede pasar es la pérdida de la libertad por la
reclusión en la cárcel. El desmoronamiento de todas sus ilusiones e intereses golpean muy
fuerte al individuo dejándolo en la mayoría de las veces, debilitado en todas las áreas d su
vida.

La mayoría de las personas ( por no decir todas ) pasan por este mundo afirmando que jamás
pisarán una cárcel, más aún, ni piensan que podrán tener una relación ni aún indirecta con
ella. Pero las estadísticas dicen lo contrario; que la mayoría han tenido alguna relación
directa o indirecta con las prisiones por distintos motivos.-

La pérdida de la libertad produce dolor, tanto para los culpables como para los inocentes,
tanto al afectado como a sus familiares que sufren cierto tipo de encierro. Ese dolor deja al
individuo con vulnerabilidad para que muchas cosas amenacen su vida y es allí donde
podemos hacernos presentes con una ayuda eficaz para acompañar un proceso que muy
pocos se animan a hacerlo bien.

El cerrarse la rejas, debemos pensar en un hombre que comienza a caminar con la cabeza
gacha, por la vergüenza y el peso de sus pensamientos, un individuo que es objeto del amor
de Dios y es digno de ser tratado con el más alto respeto, y por quien nosotros también
somos responsables directa o indirectamente.

Como lideres y miembros de Iglesias debemos investigar cómo llevar adelante el mandato de
nuestro Señor, “Acordáos de los presos como si estuvierais juntamente presos con ellos; y de
los maltratados … “”Hebreos 13:3 y S. Mateo 25:36” … estuve preso y me visitasteis ….”, y
poder llegar ministrar a internos y sus familiares ayudándoles a procesar su crisis de tal
manera que su aflicción pueda capitalizarla y llegue a ser un tiempo de madurez en sus
vidas.

El propósito de este trabajo es dar a los voluntarios y capellanes una guía funcional con
pautas claves para su labor, respondiendo a la pregunta: ¿Cómo ayudar al preso y a su
familia?.

Deseo que a esta investigación se sume el poder creativo de cada persona interesada en
ayudar para ser un facilitador de procesos de transformación y puente entre la comunidad,
iglesia y la cárcel.

Además se busca con esta presentación un trato sin prejuicios, personalizado y arraigado en
un amor genuino.
3

RESEÑA HISTÓRICA

La prisión nació como institución penal en el siglo XVIII, como sustituto humanitario de la
penal capital, la deportación y diversos castigos corporales y para aliviar el dolor de las
penas crueles y degradantes aplicadas en la época y ha sido por más de doscientos años el
foco de observación para la política criminal en el mundo.

La prisión se ha convertido en la pena más estigmatizante y dolorosa por la situación de la


pérdida de la libertad, el alejamiento de la familia y la incapacidad de poder desarrollarse
como persona. Podemos afirmar que ningún país de Latinoamérica ha resuelto
completamente el problema. La mayoría de las cárceles han sido construidas para aislar a los
internos sin preocupación por definir espacios para ejecutar una política re-socializadora, sin
pensar en la retribución por el daño coaccionado por el delito cometido, sin pensar en la
recuperación de la víctima y el restablecimiento de las relaciones rotas. El ocio,
hacinamiento y la promiscuidad son problemas comunes en nuestras cárceles, agravado por
la falta de establecimientos carcelarios adecuados, al carencia de personal penitenciario
idóneo y la escasez o ausencia de programas de tratamiento rehabilitador; todo esto
contribuye a que el ambiente carcelario sea un lugar donde el ser humano puede llegar a ver
su gran necesidad primaria, su verdadera esencia y su debilidad, y así llegar eficazmente con
una pastoral adecuada y valida para sus circunstancias. Es aquí donde como comunidad
debemos intervenir en la política criminal, para un control más efectivo de la criminalidad ya
sea como una comunidad curativa o preventiva del delito y sus consecuencias. Deseo
recordar lo que dijo Gustavo Socha en el 1er Congreso de Prevención del Delito:

“Las autoridades solas sin el compromiso de la comunidad no podrán vencer el delito, se


requiere de este binomio para enfrentar decididamente las organizaciones delictivas más
poderosa de América…”

Tomando en cuenta todo esto debemos tener siempre presente que el orientar adecuadamente
al interno en sus problemas es toda un ciencia, si los involucrados en el trabajo de ayudar
hacen bien la labor serán considerados “amigos”, y podremos allegar a ocupar un lugar de
importancia en sus vidas para ejercer la influencia necesaria para la reorientación y cambio.
4

I. El Delito

Debido al lugar e individuos que están involucrados en este tipo de trabajo será necesario
mencionar un hecho que en todos los tiempos y lugares ha llamado la atención: el delito.
Aunque se ha presentado de distintas formas y tendencias según los tiempos y lugares
siempre se han tratado de encontrar las causas y las consecuencias. Esto lo comprendemos
porque frente andelito no hay indiferencia, y siempre se ha visto como una conducta que
atenta contra las creencias, las costumbres y los intereses de la comunidad. Cabe aclarar que
el concepto delito no se aplica a los caracteres naturales de una conducta sino la reacción que
ella guarda con un sistema jurídico, quiere decir que una conducta es calificada como robo
según el ordenamiento jurídico vigente.

Es muy importante destacar que en todo este trabajo debemos incluir la intervención de dos
actividades elementales para el desarrollo de un buen ministerio, inclusive el conocer más de
lo básico nos llevará a involucrarnos en áreas mucho más necesarias de ser exploradas por
los líderes cristianos, sedientas de personas con convicciones éticas y morales y firmes
principios bíblicos, estas son: la criminología y el Derecho Penal. La Criminología estudia el
lado “naturalístico y del fenómeno” del delito y el Derecho Penal, se ocupa del lado
“valorativo o de los valores”. Ambos aspectos aunque diferentes son complementarios y uno
no puede prescindir del otro, influenciando uno en el otro inevitablemente. Según el
concepto enseñado por Huasca Cajas dice: “Cabe advertir que la noción del delito que el
criminólogo maneja no es la misma con la cual opera el juez. Este se atiene a definiciones
estrictas, de las que no puede salirse… … El criminólogo no se halla sometido a las
determinaciones normativas sino de modo general; no se atiene a definiciones legales sino
también a las que dan los sociólogos y moralistas. “1

Es conveniente que como voluntarios, Capellanes, misioneros y líderes involucrados en estas


áreas sociales o mejor dicho “campos misioneros” estemos capacitados básicamente en los
conceptos legales propios del ambiente, no para intervenir técnicamente sino para
comprender un poco más de la situación real del medio donde nos desenvolvemos.-
5

A. Estadística Criminal

No debemos confundir con estadística carcelaria donde se puede hacer un buen trabajo en
base a individuos registrados. La estadística criminal deseo encararla basada en una
perspectiva distinta debido a que los datos matemáticos no pueden ser exactos debido a la
deficiencia de los datos recogidos, ya sea por errores judiciales o policiales, o de ambos por
la falta de coordinación de los dos poderes en casi todos los países. Pero realizaremos el
análisis considerando los siguientes conceptos:

A) Los delitos cometidos pero no descubiertos. B) los delitos descubiertos, pero no denunciados a las
autoridades. C) Delitos descubiertos, denunciados, pero judicialmente no comprobados o que no
concluyen con sentencia condenatoria.-

Tener en cuenta estos aspectos será muy importante para medir el ambiente penitenciario, ya
que según referencias existe un alto porcentaje de delitos que nunca llegan a conocerse por
distintos motivos. Estas cifras llega según Ferrar al 65% 1 (escapan a la sanción).
Radzinowicz sugiere que en Inglaterra sólo el 15% llegan a los registros, Jones piensa que es
el 25%, también para Alemania son números cercanos, según Taft, en Chicago sólo el 7% de
los delitos graves llegar a comprobarse y todo esto en naciones altamente desarrolladas,
imaginemos en las subdesarrolladas.

Agrego a estos datos el compartido por el Fiscal General de la Argentina en una conferencia
dictada en el Palacio de Justicia de Asunción en el año 1.994, donde afirmó que en el
contexto de su nación sólo el 3% de los delincuentes llegan a las cárceles.-

Incluyo estos datos porque creo que ayudarán a ubicarnos en el trato a los recluidos en una
cárcel, teniendo en cuenta que pertenecen a un porcentaje pequeño de una gran cantidad de
delincuentes, que al ser descubiertos deben enfrentar el encierro.-

Todo esto tiene un efecto más allá de lo conocido porque sólo el 3% de los delincuentes
antes de cometer el delito pensaron en la posibilidad de ser detenidos e ir a la cárcel, y el
97% restantes, pensaron que nunca irían a la cárcel. Por lo tanto enfrentamos a un individuo
detenido que a pesar de su grado de delincuencia nunca pensó ni muy remotamente la
posibilidad de ser detenido, ocasionando así su encierro un golpe psicológico y no previsto
que evidentemente afecta a su vida y su familia de manera muy marcada. Estos datos deben
ser tenidos en cuenta, para llegar de manera creativa y sabia a participar en el
acompañamiento pastoral del internos y familiares.

B. Porque delinque una persona

Desde los primeros escritores hubieron muchas discrepancias sobre la explicación de la


conducta del delincuente. Por un lado están los que dan toda la importancia a los factores
individuales ( físicos o psíquicos ) en la determinación del delito. Por otro lado, están los que
conceden importancia a los factores sociales, como ser la economía o la familia. Entre los
dos surge la teoría reconciliatoria de la tendencia ecléctica, la cuál dice que no admite el
predominio de ningún tipo especial de causa, lo cual no excluye que tal predominio sea
reconocidos en ciertos casos individuales.
6

Aparte de estas teorías existen muchas otras que por no ser importantes en este trabajo las
dejaremos para otra oportunidad. No obstante por encima de todas estas tendencias surge una
verdad irrefutable con la experiencia humana y su historia; la culpabilidad del hombre por
estar aparado de su Creador, y la incapacidad de tener una vida pura sin la intervención de
Dios en su persona. Por eso el ser humano está esclavizado por el pecado en menor o mayor
grado, pero todos al fin atados por una fuerza mayor que la naturaleza humana, que solo
puede ser rota por la participación de Dios a través de Jesucristo. Quiere decir que aparte de
todas las teorías sobre las causantes del delito se encuentra una verdad eterna que es: “… el
hombre se encuentra muerto en sus delitos y pecados”1 “Desde el punto de vista teológico,
se considera que el hombre al perder su armonía con el Creador también perdió la armonía
consigo mismo, con el prójimo y con la naturaleza. Esta ruptura ocasionó que el
hombre/mujer, quedará postgrado esclavo de sus pasiones. Su falta de relación con Dios le
lleva a irrespetarse y a degradarse adoptando actitudes y comportamientos que generan
destrucción y muerte personal y colectiva”2. Podemos ver como esa destrucción se extiende
al ecosistema y como todo el planeta se ve acelerado por un proceso de descomposición cada
vez más acelerado.

A lo largo de la historia se ha visto que ni el conocimiento, ni el dinero, ni ningún otro


elemento puede producir la metamorfosis del alma, sólo el contacto indios puede desarraigar
del inconsciente todo aquello que produce muerte. La persona que se encuentra con Dios va
cambiando su carácter egocéntrico y aprende a darse, a compartir, a respetar, a valorar la
vida con todas sus expresiones, a generar alegría y a amar.

La conducta delictiva se alimenta en gran parte por la descomposición familiar y la injusticia


social. Cuando desde la infancia el niño recibe desamor y maltrato, su autoestima es
seriamente afectada.

“La conducta desviada de los delincuentes se forma por tempranas interacciones con sus
padres. El abandono, la crueldad y la inconsecuencia de los padres colocan al niño en un
ambiente que llevan al desarrollo de la conducta antisocial. Cuando los padres no
suministran seguridad ni ejemplo de conducta apropiada, privan al niño de una adecuada
sensación de dirección. Por ese rechazamiento inicial, el niño no tiene consideración hacia
los demás y dejan que sus impulsos dirijan su conducta”1

No solo la pobreza lleva a la delincuencia sino la falta de los vínculos familiares donde se
necesita la orientación del niño y adolescente para que aprenda a vivir y no sólo a sobrevivir
y a manejar su libertad dentro del marco de los derechos y respeto hacia los demás.

La descomposición familiar que eminentemente llega por la migración campo-ciudad


buscando un mejor nivel de vida hace que la madre tenga que trabajar y los hijos caen bajo la
influencia de amistades no sanas sumado a la falta de reprensión no amorosa por los roles
debilitados de los padres colaboran en gran manera hacia la dirección de las primeras
conductas delictivas de los jóvenes. La injusticia social ocasionada por la creciente cantidad
de personas sin trabajo, las necesidades apremiantes que no esperan, la imposibilidad de
poder satisfacer las necesidades más básicas llevan a las personas a buscar alguna solución
sea cual fuere para resolver la situación. “Del hecho que la familia sea una agencia
importantísima de socialización no se sigue automáticamente que se halle siempre bien
capacitada para cumplir esa función. Quizás sin exagerar podamos decir que más on los
casos en que la familia falla en uno o varios aspectos importantes que aquellos otros en que
7

acierta plenamente.”2. Según Huasca Cajas K. comparte algunas de las razones de las crisis
que ocasionan el aumento de la criminalidad:

“a) La familia menos unida que antes. b) Poca vigilancia educativa sobre los hijos, c) El
divorcio como problema social de 1er orden, d) los niños fuera del hogar, no sólo en las
escuelas, e) Independencia prematura de los hijos, f) Condiciones infrahumanas del hogar,
g) Inmoralidad, ignorancia, orfandad de los padres.”1.

II. El interno

Personalmente creo que debido al índice de presos inocentes por el caso en que se les
acusa el cual es el porcentaje más pequeño en una población penal, (aproximadamente
menos del 3%) y sin despreciar esas personas haremos el trabajo enfocando
preferentemente a los presos que son culpables aunque no lo acepten.

Una de las normas más importantes para tratar a los individuos y sus familiares es no
investigar ni indagar sobre las causas por las cuales están detenidos, aunque nos atraiga
el saberlo debemos evitar tocar el tema por nosotros mismos. Con toda seguridad llegará
el momento en que el interno se abrirá movido por un sentimiento de confianza y de
compartir la terrible carga de llevar un asunto tan pesado como son los hechos en sopor
los cuales llego a la cárcel. No deseo bajo ningún concepto minimizar la responsabilidad
de los delincuentes, pero muy pocas personas serían capaces de admitir que dadas las
suficientes circunstancias y presiones, familiares, sociales, económicas, o demás, pueden
cometer un crimen. Para el análisis es importante partir de las mismas emociones y
deseos. Las personas que tienden a los celos, avaricia, orgullo, ira, pasiones, malicia y
mentira entre otros nunca son condenados a prisión. Sin embargo, estos sentimientos
llevados a los extremos y combinados con las circunstancias adecuadas, conducen a
crímenes como la estafa, el robo, el asesinato, el prevaricato, el enriquecimiento ilícito y
todos aquellos detallados en los códigos penales. No obstante algunos de estos deseos y
emociones pueden ser buenos y a veces necesarios pero cuando son manejados
irresponsablemente pueden conducir a conductas destructivas. Así mismo cualquier otro
sentimiento descontrolado puede volverse un pensamiento obsesivo que conduce a
conductas delictivas. Para comprender más la problemática del interno debemos pensar
en la crisis que posiblemente haya vivido antes del encarcelamiento, el arresto y la
prisión, desencadenarán a la precipitación de una crisis : “Observando el
encarcelamiento, la teoría de la crisis propone que diversos factores como exposición
pública, vergüenza, auto-culpabilidad, pérdida de apoyos sociales y restricción de las
posibilidades de enfrentamiento, más la realidad de un ambiente de cárcel nocivo,
pueden combinarse para crear las crisis de la vida en delincuentes recién
encarcelados”1.

A. Como tratar de entender al interno

El objetivo nuestro como voluntarios es el interno. Por lo tanto debemos investigar cuáles
son sus necesidades básicas para ayudarle. Sabemos que el se encuentra frente a varias
necesidades urgentes que claman por un atendimiento, ejemplo, económico, judicial.
8

Familiar, penal, etc., pero sobre todas las cosas sabemos que la raíz de todas ellas es la
espiritual. No obstante llegar hasta la raíz quizás implique tener que responsabilizarse en
ayudarle a suplir las otras. Debemos entender que la desconfianza domina gran parte de las
relaciones y de por sí es una muralla para una buena relación con el internos, por lo tanto
debemos ir derribándola de formas creativas que nos permitan ir ganando su amistad. Es tan
importante este paso, porque estamos interviniendo en un época de la crisis en la vida de una
persona, que posiblemente este considerando estos momentos como una tragedia para él y su
familia. Debemos ser conscientes de los momentos desafortunados que está afectando a
varias personas y de la realidad que nadie reacciona igual ante la misma crisis.

Para entender al interno debemos estudiar las etapas por las cuales él estará pasando “Una
vez producida la crisis tenemos que pasar por varias etapas o momentos especiales para
llegar a sentirnos bien y ayudar a otros en su recuperación emocional. Así como después
del terremoto organizamos las cosas de la casa recogemos cada trasto y los volvemos a
colocar en su lugar, necesitamos también tiempo y atención para poner en orden nuestras
emociones.”2.

1. Etapa de incredulidad

La primera reacción ante la crisis de la prisión es “lo veo y no lo creo”, “de la misma
manera que el cuerpo reacciona ante un dolor desmayándose, así también la mente ante
una crisis puede responder negando lo sucedido. Es como una defensa de la mente para
resistir el golpe de lo sucedido.”3. Según Caplan dice: “Las crisis de la vida se caracterizan
por un trastorno de las habilidades para la solución de problemas y enfrentamiento
adecuados anteriores. Para la persona en crisis, lo esencial del problema es que el se siente
sencillamente incapaz de tratar las circunstancias abrumadoras confrontadas en ese
momento.”1.
En estos momentos algunos están decepcionados con sus familias por no haberles apoyado
más en estos instantes, cuando la sociedad recurre a la única salida de mantenerlo encerrado,
marginado y recibir maltrato en casi todos los sentidos. También se resienten con la Iglesia y
con Dios, preguntándose por qué Dios permitió todo esto, por qué no hace algo, aun los que
se saben culpables reniegan contra Dios. Estos momentos son muy especiales por el choque
que recibe al ser quitado todo el apoyo de su familia y amigos, además es separado de las
adicciones a las cuales muy frecuentemente es adicto.

En esta etapa podemos conseguir un gran acercamiento para conseguir una buena relación
con el interno. “La finalidad primordial del ayudante es, ayudar a la persona a que tome las
medidas concretas hacia el enfrentamiento de la crisis que incluye el manejo de
sentimientos o componentes subjetivos de la situación, e iniciar el proceso de solución de
problemas.”2.

Es aquí donde existen tres sub-objetivos de la primera ayuda que nos tienen que orientar:

• Proporcionar apoyo.
• Reducir la posibilidad de muerte.
• Proporcionar los enlaces correspondientes para las posibles ayudas.
9

En este periodo la persona está vulnerable a ser asesorada y asistida, y es en esta etapa donde
los aprendizajes y conductas son asimilados. Es aquí donde también debemos tener presente
la meta de la intervención en crisis, a la cual se refiere el Dr. Herbert Palomino: “La meta de
la intervención en la crisis es el restaurar la persona a un nivel funcional tan pronto como
sea posible”3.

Debemos saber que la crisis de la prisión es muy especial también porque allí tiene la
posibilidad de convertirse en un experto agravado a que puede llegar a ser un amargado
resentido y vengativo. Fácilmente aprenderá otras conductas destructivas, las cuales por lo
general con la presión del grupo va incorporando a su estilo de vida.

2. Procesamiento de las pérdidas.

El interno pierde control de su propio espacio. En algunos centro de reclusión tienen que
vivir hasta con 8 compañero en una celda de 2 X 3 mts., durante varios años, o en pabellones
medianos con 150 personas. Perdiendo privacidad en sus acciones, de sus bienes y de sus
preferencias pues ya no tiene opción.

Son muchas las cosas que un interno pierde; su bien nombre, la identidad, el derecho a tomar
decisiones, escoger sus compañeros, hasta el nivel de ruido alrededor, la base de su
satisfacción sexual, el contacto con los seres queridos, manifestaciones de afecto y ternura, la
oportunidad de educar a los hijos, y especialmente la pérdida del amor de la esposa o
compañera, la pérdida del control económico, contacto con la naturaleza, dignidad,
autoestima, sueños, anhelos, aspiraciones futuras y una de las pocas cosas que les queda y
pueden manejar son sus propios sentimientos y emociones. Tiene el derecho de no contestar
o ser reservado en su comportamiento, a no compartir sus frustraciones, y es muy importante
respetar esto porque es el único acto independiente que le queda.

En la primera etapa de las pérdidas pueden aparecer distintas reacciones. La angustia,


enfermarse físicamente, pueden cambiar de conducta, (activas, apáticas, indiferentes, etc.)
ideas suicidas, desorganización personal, emociones intensas (rabia, tristeza, miedo, culpa)
“Todos sentimos emociones intensas después de las pérdidas. Esto es normal y es saludable
manifestar esas emociones y hablar de ellas. No es saludable contenerlas y reprimirlas, es
mejor expresarlas con franqueza para poder alivianarnos.”1

3. Alternativas

La existencia humana no es un camino recto. Al contrario se nos presentan alternativas a


cada instante. Según como la persona enfrenta las pérdidas está optando por uno y otro
camino. S opta por el camino de la vida en el proceso de recuperación afectará en la
superación de la crisis y traerá desarrollo. Si se decide por el camino de la muerte eso
conquistará espacios y dominará la vida.

1 La opción por la vida


10

“Cuando la persona logra superar bien los síntomas iniciales no sólo que ha logrado pasar
la crisis, sino que se ha convertido en una persona más sabia y madura. Es decir que ha
crecido en medio del dolor.”2

¿Cómo puedo ayudarle a crecer en medio de la crisis? : Reflexionar sobre lo sucedido,


aceptar la pérdida, expresar el dolor, darse el tiempo de sanar (no es rápido) hacer los ajustes
necesarios para seguir adelante.

¿Cómo podemos acompañar al interno en medio de su dolor para encaminarse por los
caminos del crecimiento, oportunidad y de la vida?.

a) Desahogar sus sentimientos, hablando honestamente y valientemente expresando


todo lo posible.
b) Redireccionar la conducta; debido a cambios inevitables debemos aprender a vivir
sin las cosas que hemos perdido y sin las comodidades y beneficios que nos proporcionaban.
Si no se aceptamos cambios sólo estamos postergando el enfrentamiento con la realidad. Es
imposible continuar viviendo como si nada hubiera sucedido.
Para esto es necesario ayudar al interno a hacer una:

a) Evaluación de los hechos. Tomarlo en serio, para evaluar las implicaciones y


dimensiones de los sucedido.
b) Evaluar las posibilidades. Se pueden abrir nuevas posibilidades, y escoger la mejor y
más posible, confrontarla y comenzar.

Otra forma de acompañar el dolor es ayudando a fijar nuevos objetivos en la vida del
interno y para esto es imprescindible tener en cuenta lo siguiente:

El aporte de la fe, enfrentar el encierro sin la ayuda de la fe es casi imposible. Si uno


no cree en Dios y no busca en Él las fuerzas para esta nueva etapa de la vida es muy
difícil salir adelante. “Nadie sale igual de la cárcel, o se sale peor o mejor. Pero
nunca igual. Al salir sin haber comprendido el Plan de Dios para cada uno de
nosotros, y rechazar la posibilidad de una nueva vida con Cristo a través del
arrepentimiento y perdón caeremos bajo las influencias destructivas del encierro y
su gente, por lo cual saldremos con odio, venganza, rencor, etc. Pero al recibir el
amor y el perón de Dios y procesar toda esa experiencia dentro de la cárcel
creciendo y experimentado dentro del penal la nueva vida de Dios en Cristo
saldremos mejores personas”1.

La contribución de la esperanza

2. La opción por la muerte: sin embargo pueden negar o reprimir, como manifestación de
que no pueden superar, los sentimientos de la crisis. Podemos saber que la persona
está optando por el camino de la muerte cuando aparecen algunas de estas conductas:
a) Aislamiento o huida.
b) Negación.
c) Exagerar o minimizar.
d) Agresividad.
e) Pasividad.
f) Dependencia ( Los que necesitan del alguien todo el tiemp yquiere consultar con él
en todo).
11

3. Crisis secundaria o depresión reactiva

Ha internos que después de la pérdida no pueden recuperarse y empeoran y manifiestan


algunas de las conducta anteriormente descriptas. Las primeras reacciones son normales
y necesarias hasta cierto punto. Pero estas a las cuales me refiero son patológicas por no
haberlas resuelto adecuadamente en su momento oportuno. “Esta e una etapa de
acompañamiento que se le da a la persona/familia en el proceso de la resolución de la
crisis, a fin de que los afectados salgan de la crisis mejor dotados para enfrentar el
futuro. Este trabajo puede durar bastante tiempo mientras se recupera el equilibrio”.1

Quiero detallar algunos factores que favorecen esta opción:

a) Retardo en la elaboración de la pérdida; cuanto más tiempo pasa entre la pérdida y el


inicio del proceso más fácil será desarrollar crisis secundaria.
b) Falta de preparación, los que viven pensando que nunca les pasará algo trágico.
c) Falta de valores espirituales.
d) Dependencia excesiva.
e) Dificultad de expresar los sentimientos.
f) Antecedentes personales. Si es que anteriormente paso experiencias similares sin
procesarlas correctamente podrá influir.

¿Cuáles pueden ser las manifestaciones de una crisis secundaria:?

a) Depresión crónica
b) Hiperactividad.
c) Hipoactividad.
d) Alteraciones en las relaciones.
e) Fármaco dependencia.
f) Agresividad o suicidio
g) Reincidencia.
h) Indiferencia.

Unas de las tareas del voluntario es justamente ayudar al interno a percibir desde otra
perspectiva su situación. La crisis representa ( como en algunas culturas orientales) una
gran oportunidad o un peligro. De allí surgen tres opciones: “Entrar en involución, o sea
ir para atrás, estancamiento, (estaticidad) o evolución o cambio (adelante siempre) “.2

B. Como llegar al interno.


El trabajo del voluntario con el interno independientemente del delito que haya cometido
será ayudarlo a realizar un auto confrontación ( reflexionar sobre los hechos y acciones que
ha realizado y sus implicaciones a los demás), analizando sinceramente la repercusión
inclusive hacia su familia del dolor y los correspondientes deterioros físicos, en las
relaciones, económicos, emocionales y espirituales. Haciéndoles comprender que existe una
ley universal que expresa que todo lo que el hombre siembra eso también cosechará. Y si por
la justicia humana sus actos quedan impunes, por la justicia divina no podrá escapar del
efecto “bumerang”.
12

Es importante que el interno comprenda que el daño que le ha realizado a otros se lo está
haciendo a sí mismo, en distintas áreas y con distintas consecuencias.

Es clave analizar sus respuestas a pensamientos equivocados y debemos guiarles a tomar


compromisos con conductas y actitudes sanas de respeto hacia los demás y apara consigo
mismo. Este es un proceso muy importante de cambio al cual podemos llamar de
“reestructuración” de la conducta. El Dr. Paul Watzlawick, nos expresa el significado de la
reestructuración “ … significa cambiar el propio marco conceptual emocional, en el cual se
experimenta una situación, y situarla dentro de otra estructura, que aborde los hechos
correspondientes a la misma situación concreta igualmente bien o incluso mejor,
cambiando así por completo el sentido de los mismos”1. O bien, como lo expreso ya el
filosofo Epicteto en el siglo I: “No son las cosas mismas las que nos inquietan, sino las
opiniones que tenemos acerca de ellas.”2. En esta etapa de reestructuración es importante
destacar el proceso básico que se puede aplicar, que consta de 4 puntos:

1) Una clara definición del problema en términos concretos ( tiene que ser
realmente un problema)-
2) Una investigación de las soluciones hasta ahora intentadas ( que es lo que
mantiene la situación que debe ser cambiada y donde realizar el cambio).
3) Una clara definición del cambio a realizar, ( para no quedar atrapado en
soluciones erróneas).
4) La formulación puesta en marcha de un plan de acción para producir el
cambio.”3.
En este proceso hay que tener en cuenta el propio proceso de entender y manejar la realidad,
de estar atentos para hacer revisiones por las novedades que pueden ir surgiendo, y tener la
sabiduría de convencer al interno de aceptar la dirección instrucciones para realizar el
cambio.

Norman Wright hace un enfoque de cómo el Señor Jesucristo trataba las personas con
problemas. Una observación importante es que su labor con los individuos era un
“proceso”. . “No las veía unos pocos minutos durante una hora señalada. Pasaba tiempo
con ellos ayudándoles a resolver las dificultades de su vida en una forma que podemos
calificar como profunda. Veía a las personas no sólo con referencia a su problemas, sino a
su potencial, fe y esperanza.”1.

Como voluntarios para trabajar con los presos, debemos ser conscientes de algunas metas
principales necesarias para la vida del interno. Una de las más importantes es que este
asumiendo cada vez más la responsabilidad de sus propios comportamientos, podemos
ayudarle con varias técnicas, una de ellas es que enfrente sus actos diciendo “Yo hice”, o
“Rompí”, o “Robé”, etc., reconociendo en primera persona los actos para ayudarle a pensar
más antes de tomar una decisión.

En el proceso de reestructuración dirigido a una terapia de rehabilitación es indispensable el


respaldo de un líder espiritual o un psicólogo, orientando la dinámica hacia:

Sanidad interior; que se refleja en la autoestima e identidad. Trabajando en base a la


percepción. Una persona no es mala sino que opta por determinado comportamiento
indeterminado momento. Uno puede ser diferente, depende como se ve a si mismo 2 . El Dr.
Herbert Palomino aconseja para las metas: “guiar la persona a asumir responsabilidad eny de
la situación: Hay personas que conscientemente, por efecto del temor o irresponsabilidad, no
13

asumen compromiso por el daño causado a sí mismo o a otros. Es menester que el consejero
ayude a que esta meta se de en el transcurso del proceso.” 3. Dejando así de usar disculpas
queriendo atribuir su comportamiento a factores externos a él. Es clave que diferencie entre
causas y síntomas.

Norman Wright., insiste muy sabiamente ene. Ministerio de Jesucristo con respecto al
énfasis que Él ponía en el comportamiento apropiado de las personas, y detalla según su
punto de vista lo siguiente:

“Jesús procuraba que aceptaran su responsabilidad en el proceso de restauración … en


Juan 5, le preguntó al hombre del estanque de Betesda ¿quieres ser sano? Con esta
pregunta se procuraba que el hombre aceptara la responsabilidad de permanecer sano o
enfermo. Al aconsejar en una crisis, la persona, pareja o familia, deben darse cuenta que son
ellos quienes han de tomar la decisión de seguir tal como están o cambiar o crecer, y han de
tomarla antes de que se pueda ver proceso sin resultados alguno.”1.

Se preocupó de transmitir esperanza según MARCOS 10: 26-27, “Por parte de los hombres,
imposible; pero no por parte de Dios porque para Dios todo es posible” 2.

Jesús también animaba a las personas que ministraba MARCOS 11: 28-30. “¿Qué
importancia tiene el dar ánimo al aconsejar en crisis?- El ánimo proporciona al aconsejado la
esperanza y el deseo de camibar”3.

Otro énfasis es sobre la paz mental, el modo de pensar de las personas y la enseñanza. Si
carece de alguna cosa la persona en situación de crisis, es precisamente de paz mental … Les
ayudaba a dirigir su atención a las cosas importantes, desviándola de las que no lo eran …
El enseñar era una parte definida de su aconsejar, y vemos una y otra vez la forma en que
enseñaba Jesús. Con frecuencia usaba afirmaciones directas. En otras usaba preguntas. VER
Lc.14:11-16 y Lc. 6:39-42.”4.

Otra característica compartida es como Jesús hablaba con autoridad. “No hablaba con
tapujos o de modo incierto, sino que hablaba con autoridad. Mt. 7: 29. “Cuando era
necesario advertía y enfrentaba a los individuos, Mt. 8:26 y Mt. 18:15.”5. En el trato con el
interno será muy bueno tomarse un tiempo para analizar sus motivaciones. Aquí surgen las
inclinaciones manipuladoras, el egoísmo arraigado, las ansias de poder o dinero. La
experiencia nos muestra que el acto de autoevaluarnos es provechoso en especial cuando
otros nos acompañan a descubrir y develar lo que está escondido en lo profundo del corazón.

1.- Cómo Lidiar con las culpas.


La confesión es una herramienta que prepara el individuo para hacer cambios Ens. Vida. Es
un momento muy especial cuando se quita las máscaras, deja de culpar a otros y comienza a
aprender a no auto-engañarse. La confesión es admitir culpabilidad y reconocer los errores
que uno mismo ha producido. En este paso debemos ser conscientes que estaremos
enfrentando a un fenómeno muy arraigado en nuestras vidas que es la aculpabilidad.

Antonio Cruz dice en su libro “La pos-modernidad” cuanto sigue: “ … En nuestros días nos
enfrentamos a un fenómeno que dificulta notablemente la utilización de esta forma de
presentar el evangelio. Se trata de ese sentimientote aculpabilidad propio del hombre pos-
14

moderno”1. Actualmente los no creyentes no suelen tener conciencia de pecado porque


viven enana sociedad que ya no distingue muy bien lo que está bien y de lo que está mal.

De ahí que debamos plantearnos si empezar hablando del pecado es la mejor manera de
presentar a Cristo hoy. El presidente de la Asociación de Teólogos Evangélicos Europeos lo
expresa así: “ El problema de nuestro mundo moderno es que el hombre secular desconoce
este sentimiento de culpabilidad, porque no, tiene una relación personal, íntima, con Dios” 2.
Como voluntarios debemos tomar este paso con mucho cuidado y esmero ya que por los
efectos destructivos que los hechos tuvieron deberemos tratar con la culpa de una manera
sana y eficaz. Por eso debemos aplicar métodos efectivos para ayudar al interno a desarrollar
una conciencia constructiva. En el libro “Asesoramiento y cuidado Pastoral”, la cita del Dr.
E. Bergler dice: “El sentimiento de culpa persigue a cada persona como su sombra lo sepa o
no” “Ciertamente la culpa es el factor crucial en los problemas de las personas que buscan
ayuda pastoral”3. En el trato debemos observar si la culpa es justificada o neurótica.
Objetivamente la culpa justificada surge de cualquier comportamiento que daña o disminuye
la integridad de las personas, se trate de uno mismo o de los demás. Subjetivamente, la culpa
justificada se asocia con el daño que se hace a las personas como el resultado del mal uso de
cualquiera de los grados de libertad interior que uno posee en esa situación.

En contraste la culpa neurótica no es el resultado del daño real que se le ha hecho a otra
persona sino el producto del lado inmaduro de la conciencia. “Este lado inmaduro de la
propia conciencia es motivado por el miedo al castigo y al rechazo, más que por la
búsqueda positiva de aquello que consideramos bueno con todo nuestro corazón”4.

a. Sanidad de la culpa justificada

I. Ya hablamos de confrontación, que tiene como meta la confrontación de uno mismo,


ayudando a que la persona enfrente el comportamiento que la está dañando o daña a otros.
Deseo aprovechar en esta etapa para que meditemos en la declaración de Erice Forma:
“Amar a una persona implica productivamente preocuparse y sentirse responsable por su
15

PASAJE COMENTARIO

JEREMIAS

33:1 La palabra del Señor vino a Jeremías en Prisión


36:5 Jeremías bajo arresto domiciliario
36:26 Jeremías es milagrosamente preservado de arresto.
37:4-15 Jeremías golpeado y encarcelado (aún en el lodo
del calabozo) después que el ejército Caldeo
Rompió su sitio a Jerusalén. La reclusión de
Jeremías continúa hasta la caída de Jerusalén. El
breve destierro de Jeremías por los Babilonios. El
38:13 – 38:28 – 40:1-4 – 52:11 muerte.

LAMENTEACIONES

3 : 34 Dios no aflige voluntariamente a los prisioneros.


3 : 53-55 La oración de Jeremías en Prisión.

DANIEL

3 : 1-28 Tres Hebreos en el horno de fuego.


3 : 16-24 Daniel en el foso de los leones.

ZACARIAS

9 : 11-12 La liberación de Dios para los prisioneros.

MATEO

4 : 12 Juan el Bautista puesto en prisión.

5 : 25-26 Advertencia para evitar la prisión por un


convenio fuera de la corte.
11: 2 Juan el bautista envía una pregunta a Jesús.
14: 3-10 Juan el Bautista es decapitado en la cárcel.
18:30 Un deudor es puesto en prisión.
25:36-39-44 Dios bendice a aquellos que visitan a los
prisioneros y maldice a los que no lo hacen.
27: 15-21 Libertad del prisionero Barrabás.
16

MARCOS

1 : 14, 6:17-27 Juan el Bautista en prisión y su muerte.


15: 6 Libertad del prisionero Barrabás.

LUCAS

3 : 20 Juan el Bautista en prisión.


4 : 18 Ayuda del Mesías a los cautivos.
12: 58-59 Advertencia de cómo evitar la prisión.
21: 12 Arresto de los discípulos amado de Jesús.
22:23 Deseo de Pedro de ir a prisión por amor a
Cristo.
23:19-25 Barrabás, su crimen y libertad.

HECHOS

4:3 Encarcelamiento de Pedro y Juan.


5 : 18-23 Arresto de los apóstoles y su milagrosa
5 : 40 Los apóstoles son azotados por predicar y luego
son liberados.
7 : 54-60 Apedreamiento de Esteban.
8 : 3; 9:2, 14:21 Saulo encarcela a los cristianos.
12:1-2 Jacobo muerto por Heredes.
12: 4-17 Arresto de Pedro y su milagrosa liberación.
12: 18-19 Los guardias son muertos por la huida del
Prisionero.
14:19 Pedro es apedreado y lo dejan pensando que
estaba muerto.
16:22-39 Azote, arresto de Pablo y de Silas, mas un
sismo, y como fin la salvación del carcelero.
17: 6-9 El cautiverio de Jasón proporciona la libertad
de Pablo y el equipo misionero.
20:22-24; 21:11 El conocimiento anticipado de Pablo sobre su
arresto en Jerusalén.
21:30-35 Pablo es dañado por la gentío en Jerusalén y
rescatado por los guardias Romanos.
22:4 Noticia de Pablo del arresto a los Cristianos.

22:24-29 Pablo casi es azotado mientras lo arrestaban.


23: 1-10 Visita de Pablo ante una corte peleadora.
23:11 Ánimo de Dios al prisionero Pablo.
23:18 Un guardia presta atención a la solicitud del
prisionero.
23:23-35 Pablo es transferido a otra prisión debido a
una amenaza contra su vida.
Capitulo 24 Audiencia de Pablo ante Félix.
Capitulo 25 Audiencia de Pablo ante Festo y su petición
a César.
Capitulo 26 Audiencia de Pablo ante Agripa.
27: 1-28 El viaje de Pablo a Roma bajo custodia.
28:16 Arresto domiciliario de Pablo en Roma.
28:17-20 Descripción de Pablo sobre su arresto.
17

2 DE CORINTIOS

11:23 Pablo se refiere a su encarcelamiento.

EFESIOS

3 : 1 ; 4: 1 Pablo, el prisionero de Cristo.


6 : 20 Pablo, un embajador en cadenas.

FILIPENSES

1: 11-18 El arresto de Pablo adelanta el evangelio.

COLOSENSES

4 : 10 Aristarco, prisionero compañero de Pablo.

2ª de TIMOTEO

1:8 Pablo, el prisionero de Cristo.


1 :16-17 Onisíforo ministra al prisionero Pablo.
2: 9 La palabra de Dios no está atada porque el
predicador se encuentre en la prisión.
4 : 16-17 Pablo dejado por sus amigos en su juicio.

FILEMON

1:9 Pablo, el prisionero de Cristo.


10 Onésimo fue salvado en prisión
23 Epafras, prisionero compañero de Pablo.

HEBREOS

13: 3 Recuerda a los prisioneros.

1ª de PEDRO

3 : 19 Cristo predicó a los espíritus encarcelados.

2ª de PEDRO

2:4 Caída de los ángeles en prisiones.

JUDAS

6 Caída de los ángeles en prisiones.

APOCALIPSIS
18

2 : 10 Satanás arrojará a algunos en la cárcel.


2 : 13 Antipas martirizado.
20: 7 Satanás es liberado de su prisión.

Bibliografía

Sosha, Gustavo. Apuntes del 1er Congreso Internacional sobre la prevención y


Resocializacion del infracto penal. Santa Fe de Bogotá . 1.993

Cajas K. Huasca. Criminología, Urquizo S.A. Bolivia 1.987 – Sociología Criminal, T.I.

Biblia, Reina Valera, 1.960.-

ILANUD N.U. Comisión Europea . El amor no tiene rejas. Cairos, Comunicadores


Bogotá, 1.996. Programa Sistema Penal Y Derechos Humanos.

Narramore Clyde M. , Problemas Sociológicos, Unilit y Logoi, Miami FI. 1.990.-

Slaikeu, Karl, Intervención en crisis, El manual moderno S.A. México 1.984

Maldonado Jorge, Como recuperarnos de una tragedia, Vozandes, Quito, 1.987.

Palomino, Herbert. PH., Manual introductoria de intervención en crisis C.M. Bautista.

Inhauser, Marcos, y Jorge Maldonado, Consolación y Vida Clai – Eirene.

Duarte, Félix. Apuntes sobre la exposición sobre testimonio de vida. 1.996

Maldonado, Jorge. Crisis y consolación en la familia. Eirene Internacional

Watzalawick, Paul. Cambio. Herder, Barcelona.

Wrihgt, Norman. Como aconsejar en situación de crisis. Clie, Barcelona. 1985

Palomino, Herbert. PH., Introducción a la consejería

Cruz Antonio. La pos-modernidad. Clie. Barcelona, 1.996

Clinebell, Howard, Asesoramiento y cuidado pastoral. 1.995, nueva creación.Buenos Aires

Adams, Jay, Capacitados para restaurar. Clie. Barcelona, 1.986


19

Bibliografía

Sosha, Gustavo. Apuntes del 1er Congreso Internacional sobre la prevención y


Resocializacion del infracto penal. Santa Fe de Bogotá . 1.993, pp 53-55

Cajas K. Huasca. Criminología, pag.12 Urquizo S.A. Bolivia 1.987 – Sociología Criminal,
T.I., pag.266

Santa Biblia, Reina Valera, 1.960 – 1ª Efesios, cap 2: 1.-

ILANUD N.U. Comisión Europea . El amor no tiene rejas. Cairos, Comunicadores


Bogotá, 1.996. Programa Sistema Penal Y Derechos Humanos. Pag.6

Cajas K. Huasca. Criminología, pag.12 Urquizo S.A. Bolivia 1.987 – Pag.226, 1 Ibid, pag.
226-228

Narramore Clyde M. , Problemas Sociológicos, Unilit y Logoi, Miami FI. 1.990.Pag.158-

Slaikeu, Karl, Intervención en crisis, El manual moderno S.A. México 1.984, pag. 55

Maldonado Jorge, Como recuperarnos de una tragedia, Vozandes, Quito, 1.987., Pag. 3, 4
ibid, pag. 4

Slaikeu, Karl, Intervención en crisis, El manual moderno S.A. México 1.988, pag. 75,
2 ibid., pag. 76

Palomino, Herbert. PH., Manual introductoria de intervención en crisis C.M. Bautista.


Pag.5

Inhauser, Marcos, y Jorge Maldonado, Consolación y Vida Clai – Eirene. Pag. 36.

Duarte, Félix. Apuntes sobre la exposición sobre testimonio de vida. (copias 1996)

Maldonado, Jorge. Crisis y consolación en la familia. Eirene Internacional. Pag. 10

ILANUD N.U. Comisión Europea . El amor no tiene rejas. Cairos, Comunicadores


Bogotá, 1.996. Pag.5

1 Watzalawick, Paul. Cambio. Herder, Barcelona – España) pag. 120,


2 ibid., pag.120
3 ibid., pag.135

Wrihgt, Norman. Como aconsejar en situación de crisis. Clie, Barcelona. 1985, pag. 48

ILANUD N.U. Comisión Europea . El amor no tiene rejas. Cairos, Comunicadores Santa
fe de Bogotá, 1.996. Pag.15
20

Palomino, Herbert. PH., Introducción a la consejería cristiana (Pistilli Produc. Asunción-


Paraguay 1.996) pag. 11

1 Wrihgt, Norman. Como aconsejar en situación de crisis. Clie, Barcelona. 1990, pag. 50
2 ibid., pag.50
3 ibid., pag.51
4 ibid., pag.51
5 ibid., pag. 52

1Cruz Antonio. La pos-modernidad. Clie. Barcelona, 1.996 – pag. 192


2 Ibid., pag. 192

3 Clinebell, Howard, Asesoramiento y cuidado pastoral, nueva creación.Buenos Aires


1.995) pag. 48
4 Ibid., pag. 148

1 Clinebell, Howard, Asesoramiento y cuidado pastoral, nueva creación.Buenos Aires


1.995) pag. 151

1 Clinebell, Howard, Asesoramiento y cuidado pastoral, nueva creación.Buenos Aires


1.995) pag. 167

Adams, Jay, Capacitados para restaurar. Clie. Barcelona, 1.986 – pag. 26

Maldonado, Jorge. Consolación y vida. (Clay Eirene Internacional. Pag. 86

1 Cajas K. Huasca. Criminología, pag.12 Urquizo S.A. Bolivia 1.987 –, pag.225

/////////////////////////////
21

Índice

Introducción Página
Reseña histórica Página

I .- El Delito Página

a) Estadística criminal Página


b) Porque delinque una persona Página

II .- El interno Página

a) Como tratar de entender al interno Página


1.- Etapa de incredulidad Página
2.- Procesamiento de las pérdidas Página
3.- Alternativas

b) Como llegar al interno Página


1 .- Como lidiar con las culpas Página
a) Sanidad de las culpas justificadas Página
b) Sanidad de la culpa neurótica Página
c) Ayudar a los vacíos de propósitos Página
d) La auto-credibilidad Página
e) El compromiso Página

2 .- El torturado Página

3.- El mutilado Página

III.- La familia del interno Página

Que debe hacer le voluntario Página

IV.- El voluntario Página

a) su motivación Página
b) Su característica Página

Conclusión Página
Pasajes de la escritura relacionados con los internos Página
Bibliografía Página
Referencias bibliográficas Página
Indice