Está en la página 1de 15

MDULO 1

Serenidad:
La calma y tranquilidad que nace a partir de la
aceptacin
del momento presente.
Al estar presente impregnas todo
lo que haces con luz y divinidad

iluminando
tu vida y
la de otros
Vivir consciente del momento
y tener una prctica espiritual diaria

es una decisin.

(igual que comer saludable, hacer ejercicio y ser feliz)


Ser > Hacer
Tu prctica espiritual

la fuente de toda creacin

tu Divinidad
Es tu conexin
el amor
con:
tus emociones

tu Ser

Es algo que se siente, no es de la mente.


Hoy es el momento para iniciar tu prctica
espiritual, Ests lista?*

S No

* Campo
obligatorio
Qu incluye tu prctica ideal?

Respiracin
Lectura que inspira
Msica
Mantras
Cantos
Rituales
Bailar
Meditacin
Mindfulness
Palo Santo
Incienso
Silencio

Contemplar un altar Yoga


Oracin
Cmo podras sacar unos minutos al da para tu prctica espiritual?

Cmo crees que te sentiras si lo hicieras?

Qu reas de tu vida se podran beneficiar de tu presencia y amor


diario?
Devocin:
La entrega total a una experiencia espiritual;
entregarse con fe a descubrir la Verdad.
Sobre el tiempo:
El pasado ya pas.

El futuro no ha llegado.
(y cundo llegu quizs te sorprenda lo diferente
que es a como lo imaginae)

El ahora es el nico momento real.

El presente.
Observa
tu vida

Trabaja en tu capacidad de observar el momento


presente:
sin juzgar y sin analizar.
Presencia & gratitud

Vive como si tu vida


entera fuera
una ofrenda.

Cada acto y cada


palabra que
pronuncias es una
entrega de
agradecimiento
a la vida.

Un reconocimiento
de la bendicin
que es vivir.
"No podrs por menos que buscar, ya que en este mundo
no te sientes a gusto. Y buscars tu hogar tanto si sabes
dnde se encuentra como si no. Si crees que se encuentra
fuera de ti, la bsqueda ser en vano, pues lo estars
buscando dnde no est.

No recuerdas cmo buscar dentro de ti porque no crees


que tu hogar est ah. Pero el Espritu Santo lo recuerda
por ti y te guiar a tu hogar porque esa es Su misin.

A medida que l cumpla Su misin te ensear a cumplir la


tuya, pues tu misin es la misma que la Suya. Al guiar a tus
hermanos hasta su hogar estars siguindolo a l.

- Un Curso de Milagros; Captulo 12, Seccin IV