Está en la página 1de 8
Dominique Monjardet LO QUE HACE LA POLICIA Sociologia dela fuerza pblica Posfaciode Jean-Marc bis jPrometeo! libros ~cen tratteretstats eet nirwsthtmetmannaensnceeetsrer nhcechcr A SST ht ater tentenentemin Nox, Door aqua pois delauerapbli.- Jae Buenos is: Pome ibs 200 3élp, nlm. ‘Traci por Juan Manuel Spinel SEN 9TRSETST4A-9 1 Socio Pla. 2 Pl. Jum Mana, tnd LT 93062 Sadun: Juan Manuel Spinel Diretr de colcin: Marcel abn Sin Chiat dela edicn: Mal. Ate Howlin Tul ig C eft ale Scio dela Pai, Dominique Moje Wot copyright © 195, la Décuete Pts, Franca ODeestaedicén, romeo Libros, 2010 Pringle (CLIESAED Ciudad de Buns ies, Ageia ‘Tel: (54-11) 4962-67941 Fax: (5411) 4864-3297 vwirnprometeceditrial.com Isa gTRSETSTHATL9 Hecho el depo que marl Le L723 Prob supra parcel Indice Age seas m Introduccién... . : B LIASTRESI §DIMENSIONESDELAPUERZAPOBLICA Bratoys1dtf0..nmsmennnimnnnnnendl oe : 35 Laer a; Ernonoel som 3 Fuerzayotrosmedios de polit... DB 2 Losineresesclectvs los vores delainstitucidn poli ...non D9 3-Loautordadsobrelainstiucgn, smn a 1.-Laorpanizaci6nolaopaidad. en) 1 Bago = 4 Inttoduccién — ee EXprocesodeselect€..rnu ronan Procesodeselecit, normascolectvasyfonacio, 0) Proceso deslecinydessinemos 2-Elencuadramiento, Unajeragutadiscontinu.... oe Laausenciade encuadramiento funciona... ono woul «Themaninthemiddle» venom BD Uae nema nA HLrolextemo:laresponsbiidad... 95 3 -Lainveridnerdnica. 104 Laimvesonporreduccion : m1 Lainversion porlegitimacion sere - 2 4. Laorganizacign ysuentorno: dos modelos 116 Elementos de diferenciacion. — 7 Dosmodelos. —— 124 5,-Elsaberpolicial, arte otécnica on so 136 Eldilema: arte ociencia? grecetas 0 técnica? 137 6.-Elmantenimiento del orden : - 146 ElsistemadetrabajoCRS SS 146 Laespecializaciény sus dilemas. 147 Elmantenimiento del orden yelresto 149 Lacontinuidadjerarquica aeeis5 7.- Tresmodos de produccion poicil ....nneeeernrnininenrnsneee IST Lasfuentes de aaccion policial 158 Lostertitorios policiales se senses 159 Los blancos policiales..... : 159 Los recursos de los que dispone lapolicta,asaber, laherramienta principal que ella aplica yla cualificacion que corresponde aestaherramienta eee 160 Laevaluacién dela produccion policialesigualmente diferente seginsublanco los recursos aplicados enn nnennnaneennrnr LOL Loscrterios de evaluacién diferentes tienen sus correspondencias, encategorias de sanciones igualmente distinta.... se 162 ‘Cadamodalidad de policia conoce un tipo de fallo propio 162 Cuando los fallosse extienden se identifican as perveisiones propiasdecadamodo ...n.nnnnsnnnnnrensnnn 163 Enlosdiferentesmodos de produccién se aplican sistemas yeriterios de control dominantes 163 3,-Laprofesion policial..... 169 1.-Losinteresesprofesionales. 170 Losintereses materiales... im Losintereses corporativos 173 Losintereses profesionales ... so 176 181, 2.-Lacultura profesional. ene ‘Lavlgata anglosajona:lacultura profesional engendrada porks propiedadesespectficas del trabajo policial 182 Laculturacomoespacio de debate... : 186 Ensayo de ipologta... - 3 Lscicoe “oa Elsindicalismo policial 203 Lascoaliciones profesionales n.s.sssssssoosovnnennn 208 Elverdadero trabajopolicial veo B12 4.-Lacondicion policial 217 TI, LAS DINAMICAS POLICIALES ‘ 4.-Polictay poder, ladinémica interna L.-Laincertidumbre o Ladoble obligacion: medios resultados. Laespadade Damocles. Lacobertra sensennnnn 2.-Lainvolucion delasmetas.... Lainstrumentalidady su reproduccién Lainvolucion delasmetas _ 3.-Laresistenciaal cambio, olagobernabilidad ....0 253 Lareformadelaformaci6n nse aes Lavigilancia porcuadrantes . on 5.-Policta, podery sociedad: elterceroausente..... -Epursimuove! — Laexplosiéndela pequentaymediana delincuencia.. Elmotinurbano. 2. Laexperiencia francesa so... Elincrementode losmedios policiales Lareformadelasestructuras. Laestrategia operacional Unapoliticaaltemativa 3.-Lapolicacomunitaria — Ladescentralizacion organizacional ylareorientacion de las patrullasa fin de facilitar la comunicacion entre policfay publico.........292 Laresolucion delos problemas... . : Lapoliciacomunitaria necesita que los policfas,cuando definen los problemas locales y susestrategias para responder aellos, cesténien primer lugaratentosa las prioridades de losciudadanos Finalmente, lapolicfa comunitaria reconoce que a seguridad noes suasuntoexclusivo, sino que ésta debe set coproducida conoshabitantes, cuyasasociaciones locales hay quesostener, que hay que asociar mediante progtamas de prevencién,etcétera 4.-Flsistemade accion policial:las condiciones del cambio. Lapolictade orden... Lapolictacriminal 6--Tipologta de las polictas... Conclusion: guna policta democratica? Posfacio, por Jean-Marc Erbes. Anexo Fuentes y recursos. Bibliografta 293 294 297 300 303 315 329 337 345 351 Agradecimientos Este libro concluye una docena de aos de investigactonessobre las poli- clasdelos patses occidentales. Para la mayor parte de los patsesextranjeros, sedispone desde hace algunas décadas de una abundante bibliogralia (vease elanexo),alimentada por una tradicion de investigacionesempiricascuyo pionero fue, cormienzos de los cincuenta, W. A. Westley, en la Universidad de Chicago. Francia fue la excepcion hasta 1982, fechaen que laaperturade lainsti- tucién policial ala investigacion en ciencias sociales fue decidida por Jean- Marc Erbes,entonces director de la formacién’de la Policfa nacional. Eno, ignorabaque ibaas{ contralacultura de una institucion y de una profesion. tradicionalmente desconfiadascon respectoatoda mirada extetior, espon- Udneamente percibida como intrusiva, y que al hacer esto se artiesgaba un poco. Dehecho, las primerasrestituciones de investigacionesanteareépagos policialeshan sidoaccidentadas. JM. Erbestuvo un méritotantomayoren perseverar cuanto que sus propios sentimientoscon respectoa a investiga- cionestan dividides: convencido de queel conocimientoestaenel principio delaaccién, su obsesién por loscorporativismos, tantoel de losinvestigado- rescomoel delos otros, lehizoamenudo sospechar que aquellos son répidos endesviarlo que laadministracién les encarga en beneficio de sus propios fines, y en preferir ehacerse complacer» mas bien que responderalas pre- guntas que se leshace. Doce alos después, J -M. Etbes,al frente del Instituto de altosestudios de la seguridad interior, habia institucionalizadolainvesti- gacionen ciencias sociales enel Ministerio del Interior, y le habta dado sus cattasdecreenciaenelsenodel mundo policial. Sin él, nada habria ido po- sible;este libro, pues, leesta logicamente dedicado. Estaaperturaes vulnerable ylacrispacién oscurantista puede atin hacer estragos: Peronose hace desaparecer el conocimiento dando portazos. De- masiados polictashan encontrado, desde hace doceantos, enestaconfronta- cién con lamirada del otro, demasiados recursos como para pensar que se un A eapcereaneemeeepauugeea as sapere estep enna ANSE ere

, y desarrollaba, mas sociolégicamente: «el Estadocontempord- neo [es] una comunidad humana que, en los imites de un territoriodetérmi- nado ...] reivindicacon éxito por su propia cuentael monopolio dea violencia Jisicalegttima', Estareivindicacion se sostiene de diversas formas, ideol6gi- ‘cas, juridicas, pero en primer lugar pragmaticas: mediante la creacién, el ‘mantenimientoy el mando de una fuerza fisica susceptible por su superiori- dadde prohibiracualquier otro elrecursoala violencia, ode contenerloen Tosmarcos (nivel, formas, objeto) que el Estado mismo autoriza. Estajuerza piiblicaes mas habitualmente denominada policia. Lageneralizacion de la forma estatal sobre la superficie del planeta fue acompatiada por la de instituciones policiales; nose sigue de elloenabsoluto que lareivindicacion de los Estados a ejercer (ditectamente oatravésde ins- tancias delegadas) el monopolio del usolegitimo dea fuerza fisica sea siem- preyen todas partes, sialguna vezloes, totalmente satisfecho. Hay polictas que se ven desbordadas pore! levantamiento popular ol golpe de Estado rilitar,y lailusion del monopolio vuelaen pedazos. Hay segmentos enteros del cuerpo social que niegan toda autoridad ala fuerza publica, ya preten- sign de legitimidad se revela infundada. Noescuestion, pues, dedefinirla policfa comolaexprésion y a realizaci6n del monopolicestatal dela violen- cialegitima, Larealidad del monopolio, laextension dela legitimidad, son cuestiones de hecho que atanien, para cada sociedad considerada,a unainda- gacion a fin de cuentas dificil. En cambio, la inspiracién weberiana sigue siendo esencial para comprender la policia como expresion, y como herra- ‘mienta, de a reivindicacion permanente inherente alas comunidades politicas *Subrayadoeneltexto, raduecién de Freund, en:LeSavantetlPoligue, lon, Parts, 1959, p. 113.Se puede preferrlatraduccion estadounidense de Gerthy Mills: «A human community that {succesfully} claims the monopoly oftheleiimateuseof physical force... en: From Max Weber, 1946 1958,p.78. 3B Dominique Monjardet ~ynoséloalacomunidadestatal~de detentar en sutertitorioelmonopoliode losusosleg(timos della fuerza. Sibien se puede hacer una sociografia de los aparatos policiales, jams se podria elaborar, pues, una sociologia de «la policia» aprehendiéndolacomo érgano enst, aislable del conjunto de las relaciones sociales de lascualeses eldesalfoy el producto, Ast como nohay una sociologtadel arte, sinodela produccién y del juicio social delas obras simbolicas, as{comonehay una sociologfa dela escuela, sino de los mecanismos instituidos de socializacion ytransmisién de los saberes, no hay sociologta de la policta, sino una socio- logia de los usos sociales de la fuerza y la legitimacién del recurso ala fuerza enlas relaciones politicas (es decir, las relaciones sociales dellascualesuna instancia politica es protagonista). Sise trata de saber «loque hace la poli- cia» esenel doble sentido de la expresion, emptrico(descriptivo) y tedrico (funcional). Enel sentidoempttico o descriptivo:en tal sociedad considerada, uncon- junto de instancias, poderes, autoridades, administraciones, cuerpos, servi- ios, personales, se identifica como «policfav. Se trata de comprender su funcionamiento, desde el inventatio de las normas que lainstituyen hastala puestaen claro de las practicas cotidianas de sus agentes. Este primer mo- mento obligado del planteamiento de lainvestigacién carece de toda especi- ficidad: recurre todos los métodos de indagacion posibles (observaciones de terreno, entrevistas, cuestionarios, sondeos, andlisis secundatios, etc.)y moviliza todas las subdisciplinas de la sociologta (sociologta del trabajo, de las profesiones, dela organizacion, sociologta politica, andlisisestrategico, eic.), Sobre todo, esta fase de deconstruccién del objetonoloespecificaa pri- mera vista: las operaciones de investigacion son idénticasa las queaplicarta, ‘una problematizacion de laescuela, del hospital, delaempresa, de la profe- sion de panadero o de investigador. Esala vez la fecundidad yl limite de este planteamiento. Fecundidad, por ejemplo, del andlisis organizacional ‘cuando muestra que en toda organizacion compleja etarquizadase desplie~ gan ctrculos viciosos burocraticos: as el saber acumnulado sobre laempresa (porejemplo) puede revelarse util paracomprenderel funcionamiento de 5 Vease Bernoux [1985]. (Lasteferenciasbibliogrificas son senaladasen eleuerpodel textome dianteel nombre del autorseguidade a fecha de publicacion, lareferenciacompletase daenel nexobibliogrlico.) u“ Introduction ‘una comisarfa, Pero igualmente limita, cuando la empresa ya comisariason reducidasalo que tienenen comiin, yasf puesinterpretadas in referencia sus fines propios. Reintroducirestos fines propios, las finalidades dela poli- a, es, pues, el segundo momento obligado del andlisis, queatatealacon- ceptualizacion sociologica,o reconstruccién. Se trataentonces de especificar elobjeto policta,es decir, interrogar elo que hace la policta» en lasrelaciones sociales, idemtficar el rol propio, irreductiblee insustituible (en caso de que cexista), queaquélla cumple. O, sise prefiere, pensar lascuestiones plantea- das por lasrelacionessocialesa las cuales se ha tespondido, en lassociedades politicas, através de la institucion de instancias denominadas epoliciay. Deconstruccion y reconstruccién se respaldan recfprocamente,enelsen- tido de quecada tna operacomocriticade la otra. Astelandlisisemptricodel trabajo policial muestra inmediatamente que laaccin policial es puesta en ‘movimiento, cotidianamente en una comisarfa, portres fuentes. Ciertasta- reasson prescriptas cle manera imperativa porlajerarquta superior: elservi- cio debe proporcionar tal dia a tal hora tantos agentes para un traslado de detenidos, la guardia de a prefecturao una expulsisn denomades, Otrasson latespuesta mas omenos obligadaa lassolicitacionesdel publico: presentacion de quejas ollamadoalla «Policfa de seguridad [Police secours] especialmente. tras, por dltimo, son de iniciativa policial: al observacién (informacién, acontecimiento) ha suscitado el interés de un policfa, odela patrulla,yélo ellasigueelasunto. Esta simple observacién permite inferir queel aparato policialesindisociablemente: ~uninstrumento del poder, quele da ordenes, —unservicio publico, susceptible de ser requerido portodos; una profesion, que desarrollasusintereses propios. ‘Triple determinacion que no tiene raz6n alguna de fundirse en perfecta armonta. Porel contrario, estas res dimensiones pueden enfrentarsecomo logicas de accion distintasy competidoras. Elfuncionamiento policialcati- diano es la resultante de perpetuas tensiones (conflictos, compromisos) entreestas res ogicas, ytoda «teorfay de la policia(y no faltan) que leadju- dique por funcién,oraz6n, unosolodeestostérminos,esinvalida porlainca- pacidad de dar cuenta del conjunto de las précticas observadas. Esa policia ‘misma, son los policfasmismos, los que, después de un mantenimiento del orden particularmente enérgico, desatascan unembotellamiento, salvan alos heridos de unaccidente, acogen y tranquilizana una mujer golpeada, ponen 4s Ge erent er eto teas emrepipeivet aret ne eceeemeeensnereceremmeperiecertee == Dominique monardet fina unatomade rehenes, controlan aun demente amenazador, fichanalos supuestos opositores del poder, hacen funcionar de diaun circuito de motos patalosj6venes de una ciudad, que hostigaran denoche. Nadaes masenga- ‘hoso que a distincidn entre una «buena» policta, que protege, oponibleala «analao policia, que reprime. Sabemos, porlo demés, que ladivision de roles entre elanimal amenazador y el salvadorcomprensivoes una de asmés vie- jastécnicas del interrogatorio policial Siel andlisis de las practicas policiales esel punto de partida obligado, no da, pues, porstsolo, la everdad» de la policfa. Datestimonio dello laespec- tacular similitud de las practicas observables en modelos policiales porlo demas muy diferentes. Eltrabajo de agente del orden [gardien dela paix) ena policfaurbana de Partsse revela completamente comparable con el del bobby londinense, el patrullador montrealense o el police officer de Filadelfia. Esta constatacion noes muy sorprendente, habidacuentade la probable tivialidad delaintervencin policial cotidianaen lasgrandesciudadesoccidentales. Es ‘muchomnés probleméticosinos damoscuentade queestosejecutantesde pri- ‘meralineapertenecen, unosa.na polictade Estado hipercentralizada, otros a policias municipales auténomas, o, como en eleaso inglés, poliiasregio- nalesque fueron, en ucreacion,explicitamente concebidasen oposicignal {frenchmodelof policing, designado comocontrapunto, (Esdecir que asnor- ‘masjuridicas ylas estructuras organizacionales, las polticas definidas ena ciipula, los modos dereclutamiento, formacion yencuadramiento [encadre- ‘ment|’,sensiblemente diferentes en loscasos evocados, no tienen ningain- fluencia en las practicas? La pregunta bre unaalternativa, O lossociologos, alpronunciarse por a similitud de ls prcticas, seenganan, verostmilmente ‘porque sus herramientas de observacion han dejado: escapar dimensiones signifcativas de estas mismas prctcas. O,al defini objetivos,aladoptares- tructuras, al dictarnormas, con laintencign expitcita de modelarlas pricti- cas, os polticos se ilusionan: habria en la funcién policial invariantes estructurales mucho mas determinantes que las disposiciones organizacio- naleslocales, latespuestano puede seraportada,y fundada, sino porlatomaenconsi- deracién delconjunto de las dimensiones de un sistema policial. Toda policia pots dena polsemia nosveremosbligadosataductencadrementegonelconteto,como seneadamieniovo esuperisine “16 esunaherramienta de produccion caracterizada por una division y especia- lizacion de las tareas, las t€cnicas, los procedimientos, los saberes, unaes- tructurajerarquica, normasinformales,etc. Esta dimension organizacional esesencial para prevenirse contralasdivagaciones de lateorizacion gratuita, ‘Toda policiaesensegundolugar unainstitucion,instrumento creado por laau- toridad politica para promover, realizar o salvaguardar intereses colectivos identificables. Desdeeste punto de vista, incorpora valores esenciales, centra- les, ysupone los ontrolessocialesnecesarios parael respetode estos valores. Por timo, toda policfaesaplicada por un grupo profesional especializado, «los polictas», que, como todo grupo profesional, se caracteriza por unesin- tereses yuna cultura propios, unos principios de identidad con respectoal no-profesional, crterios de diferenciacion internos. Este ibro procuraaprehenderel objeto policil enestastres dimensiones, aislarlaspara poder analizarlasen cuanto ales, pero también descifrarsusin- terrelaciones, laolas dindmicas que animan su interaccién permanente.A contrario, se verificara de camino que loesencial de las lagunas 0 loserrores vehiculadosenel discurso comiin, y muchos discursos cientificos, sobre la policta, se explican porno haber una tomaen consideracion simulténea de estastres dimensiones, Lamisma carenciaexplica las dificultades con quese topan aquellos que tienen formalmente a cargo la policfa para tener real- mente influencia sobre ella-aquello de lo cual da testimoniolaevolucionre- currente de los ministros de Policia, que entran en funcionesconel proyecto de «reformarlay, yseconforman rapidamente con allevarla»,ocon creer que lallevan. Presentaremos, pues, en una primera parte, lainstituci6n (los valo- +e3),laorganizacion (el trabajo), laprofesion (losintereses), queconstituyen Jas tres dimensionesestructurales de todo sistema policial. La segunda parte trataré dela dinamica interna de lasrelacionesy lastensiones entre estas di- ‘mensiones, luego de a dinémica externa de las elaciones entre el sisterna polical yla sociedad que éste disciplina [qu'lpolice]. Silas herramientasana- Iiticas ast desarrolladas on pertinentes, deben permitir que e respondaala pregunta que correaolargo de todoeste libro: ;qué es una policia democrs- tica? Lo intentaremosenlaconclusion. Faltasenalar el métodoy las fuentes. Porhaberle dedicado algunosafios de investigacion de terreno, y haberlo podido observar igualmente desde aadentro» durante algunos ottos afios, utilizaremos antes que nadalos datos recogidos sobre la policta francesa, y mas precisamente sobre ese rama dela Dominique Mowjardet fuerza publicaen Francia constituida por la Policfa nacionaP. Comotodaso- ciedad, Franciaatribuye asus instituciones un valor universal, yasu forma conjetural la fuerza de laevidencia. ¢Cémo podria ser posible que laescuela no fuese laica, gratuita y obligatoria? Imaginamoscentenasde polictasdistin- tasy autonomas? Contamos, sin embargo, +3 en Inglaterra, queno.esel pats peordisciplinado [police] del planeta, yentre 14.000 17.000, segomlasfuen- tes,enEstados Unidos. Utilizaremos, pues, siempre quesea posible lacompa- racién internacional para cuestionarlo que cada pats porsu propiacuenta,y Franciamds que otros, no cuestiona:lo-que-es-ast-porque-siempre-ha-sido- ast, AdemAs, la debilidad relativa de las investigaciones en Franciaen este campo conduce aapoyarse demasiado en los trabajos relativosalos paises, anglosajones antes que nada, donde este ambito ha sido estudiado desde hacemucho mas tiempo. Las operaciones concretas de investigacién yreco- leceién de informaciones que fundanesta obra, ast como sus fuentes biblio- gralficas, son detalladas en elanexometodologico. 3 Muchas orasinstancas detentan poderesde policia,comenzando porla Gendarmerta nacional, sobre a cual 6 disponemos de nformaciones mucho masincompleta. Encuantoalas otra, veasela recension operada porLascounes, Barbergeryal(1986] queenumeran unas 177 delas ssmasen Francia, desde antiguas supervivencias(tenlentesdelobetera) hasta las polictasespe~ cialzadasde las ecnologiasmsreclents (agentes del servciode protecciéncontralasradiciones fonizadas), LAS TRES DIMENSIONES DE LA FUERZA PUBLICA