Está en la página 1de 2

COMUNICACIONES

Hoy, miércoles 5 de abril de 2017, parte del equipo técnico del Programa de
Reasentamiento de Personas Sirias en Uruguay, se acercó a dialogar con las
familias que están en Plaza Independencia. La familia proveniente de Salto,
rechazó la posibilidad de dialogar, al menos por hoy. En el caso de la segunda
familia, que se sumó ayer, expresó a los técnicos su preocupación por sus
ingresos y sus perspectivas a futuro.

Se trata de una de las familias que reside en Montevideo, en un apartamento
otorgado y subvencionado por el Ministerio de Vivienda. Se compone de 6
personas: la madre y 5 hijos (2 mayores de edad y 3 menores).

Durante el primer año del Programa, la familia, recibió 56.000 pesos por mes,
acompañamiento técnico (para todos los aspectos de inserción social, sistema
educativo, cobertura de salud), clases de español a demanda, servicio de intérprete
y la vivienda.

Durante el segundo año, pasó a percibir 35.000 pesos mensuales, manteniéndose
todos los aspectos de apoyo sin modificar.
En la actualidad, continua percibiendo el mismo fondo, sin reducción alguna, al
contrario del resto de las familias.

En lo que refiere a la inserción en el mercado laboral, la madre jefa de hogar tuvo
dos experiencias laborales que no pudo sostener. La hija mayor se encontraba
trabajando cuando tuvo que cesar por tema de enfermedad. En cuanto a la tercera
hija, que cumplió 18 años hace poco, concurre al liceo y es preparada en forma
paralela a través del Área Laboral de INAU, para su primera experiencia laboral.
Finalmente, los menores de edad concurren todos a la escuela o al liceo y van a
clubes de niños.
La hija mayor tiene una enfermedad que es atendida por el grupo de
oncología infantil del Pereira Rossell, por el equipo de la Fundación Pérez
Scremini dirigida por el Dr. Ney Castillo. En función de la gravedad de la
enfermedad, los médicos recomendaron:

a) Que la joven no trabaje ni concurra al liceo;
b) Que la madre acompañe el proceso de enfermedad de su hija, sin trabajar.

Todo ello explica que sea la única familia que mantuvo, en este tercer año,
sus ingresos sin variar.

La joven, además, cuenta con tres acompañantes terapéuticas contratadas por el
Programa cubriendo las 24 horas en los momentos de internación. A ello se suma,
el apoyo con medicaciones específicas, a demanda del cuerpo médico.

______________________________________________________________________

Convención 1366, piso 3 (+598) 150 2460/2461
11.000 Montevideo-Uruguay comunicacionsdh@presidencia.gub.uy
COMUNICACIONES
Por otra parte, y para apoyar a la familia en esta situación de fragilidad, se
coordinó con INAU y MIDES para que fuera ingresada al programa Cercanías, como
forma de tener un acompañamiento extra. En este programa, surgió la posibilidad
de una experiencia laboral protegida, lo que significa un trabajo puntual y
combinable para que la madre pueda seguir ocupándose de la situación de su hija
enferma; oportunidad que la jefa de familia tomó, inscribiéndose para ser llamada.

La Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia (SDH) se siente muy
cercana a la situación de esta familia: una mujer sola, que expresa su
desesperación como lo haría cualquier madre en similar contexto.

El Secretario de Derechos Humanos, Lic. Nelson Villarreal, está haciendo variadas
gestiones antes diferentes organismos estatales a los efectos de dar sostenibilidad
al apoyo social que esta familia necesita por su situación excepcional.

Esta SDH comprende y se solidariza con las situaciones humanas, pero no
acepta ningún tipo de presión y seguirá trabajando en pos del diálogo.

En acuerdo o en desacuerdo, la angustia de las familias no deja de ser legítima y
por esto consideramos que esta situación crítica no debe fomentar la
estigmatización o discriminación, sino motivarnos a involucrarnos todos por un
país integrado.

______________________________________________________________________

Convención 1366, piso 3 (+598) 150 2460/2461
11.000 Montevideo-Uruguay comunicacionsdh@presidencia.gub.uy