Está en la página 1de 21

Síntesis

La asunción de Carlomagno al trono del imperio Franco inició el período medieval según

algunos historiadores, sea cierto o no, la llegada de la dinastía carolingia al Poder inició la

restauración del imperio en Occidente, la cual no duraría mucho, simplemente sería una cohesión

efímera que en sus propias entrañas engendraría la disolución, disgregación y aniquilación completa

de lo que alguna vez fue el Imperio Romano de Occidente. Las medidas, económicas, políticas y

religiosas, que serían factor de crecimiento durante la época carolingia llevarían al Imperio a su fin y

darían inicio a una época que bien ha sido catalogada, por muchos, como el oscurantismo.

Tal vez esa palabra engendre muchos malentendidos, y lo son en gran parte, si bien el

desarrollo del mundo tuvo un estancamiento este no fue completo, fueron solamente algunos años en

el que todo pareció llegar a su fin pero que en sí, igual que durante el fin del Imperio Romano, en sus

entrañas traía consigo el florecimiento de nuevas formas de convivencia y desarrollo, el feudalismo

donde lo vínculos de dependencia interpersonal y la explotación de la tierra son su principal

característica.

Una característica en el feudalismo en su primer etapa es el estrangulamiento del comercio,

según la tesis de Pirenne, las arcaicas formas de agricultura y las segundas y terceras oleadas

migratorias, como lo fue en antaño con las tribus germánicas, en este período de descomposición lo

hicieron las eslavas, normandas, y las de origen finés, etc., en este período, y con ello se fueron

configurando los primeros principados o Estados, ya que la descomposición política en esta época

era total, después de la dinastía carolingia el Estado “virtualmente desaparece” para dejar su lugar a

pequeños reinados, en su mayoría sin una autoridad suficiente y casi siempre sometidos a los

caprichos de los señores feudales.

La composición de las sociedades feudo-vasallláticas será tan fuerte que se necesitara del

nacimiento de una nueva clase y su vinculación por intereses con otra para que este tipo de

relaciones fuera desapareciendo. Pero durante el proceso de disolución del feudalismo se fueron

constituyendo los reinos en los que en un principio su cabeza estaba sometida a los intereses del
1
señor, pero con el tiempo el rey aunado a la burguesía recobraría su Poder. Y un elemento

fundamental es por supuesto la religión, no puede decirse que existe feudalismo sin este elemento de

cohesión y coacción al mismo tiempo, desde la época de Carlomagno el clero estaba sometido a los

intereses de los emperadores, que poco a poco irá buscando su independencia del poder imperial.

El Papado iría construyéndose como una fuerza avasalladora gracias a las victorias que

obtiene sobre los emperadores y completaría su desaparición pero junto con los reyes constituirían

una nueva fuerza que al final lograría mellar el poder feudal. Pero los reyes seguirían sometidos al

poder papal.

Este período de “anarquía” política tuvo un paulatino fin, podemos encontrarlo con la

“revolución agrícola” que vino a rehabilitar el comercio, ya que éste a pesar de estar muy reducido

nunca desapareció, acompañada a estos la “revolución urbana”, que fue el gran impulso para la

creación de las monarquías feudales y la paulatina recuperación del Estado. Ante el resurgimiento del

comercio, la vida urbana y el poderío de la iglesia vino la exaltación eclesiástica, su poderío, el de lo

reyes y el ascenso de la burguesía trajo la necesidad de la apertura de nuevas rutas comerciales, por

una parte el comercio marítimo estaba controlado por bizantinos y musulmanes. Lo cual desembocoó

en las reconquista de las Tierras Santas por parte de Occidente con lo que se llamarían las Cruzadas,

luchas de aspecto religioso pero con intereses mucho más amplios.

Pero no sólo el restablecimiento del Estado fue lo que trajo el florecimiento comercial, sino que

el auge económico trajo consigo también formas artísticas nuevas reflejo de esa prosperidad, primero

el arte románico y después gótico fueron fiel reflejo de ese auge, de ese restablecimiento y progreso

de la cristiandad Occidental.

Así como las invasiones germánicas dieron fin al Imperio Romano de Occidente, el nacimiento

de la burguesía y el establecimiento de las monarquías feudales trajo el fin del feudalismo clásico,

que si bien él perduraría algunos siglos más su decadencia la podemos encontrar en su propia

génesis. Las guerras entre los nacientes Estados fue configurando el panorama de lo que sería la

Europa moderna, y un ejemplo más claro no lo podemos encontrar sino en la guerra de los cien años.

2
El feudalismo clásico, como muchos historiadores dicen, sólo lo podemos encontrar en la

cristiandad Occidental, es erróneo adjudicárselo a toda Europa o a todo lo que alguna vez fue el

Imperio Romano, ya que mientras la cristiandad estaba sumida en años de hambruna, crisis, sin

comercio y en perpetuas guerras Bizancio tenía un florecimiento sino como en sus épocas doradas si

se notaban las diferencias con la parte occidental de Europa, la decadencia de Bizancio empezaría

con el auge de las monarquías feudales, y se vería sometido e invadido, primero por los Cruzados y

luego con la caía de Constantinopla en manos de los turcos otomanos.

Por su parte la tercera gran fuerza del medioevo, los musulmanes, se verían enfrascados en

constantes conflictos, su unidad nunca llegaría, y si tras las invasiones mongolas no desaparecieron

fue gracias a la asimilación de éstos al Islam, pero los conflictos entre los diferentes califatos no se

verían en esta etapa superados, y si bien lograron ser expulsados de Europa Occidental, lograron

tomar la Europa Oriental con la toma de Constantinopla en 1453 y su expansión hacía Asia y la India.

De tal manera el siguiente trabajo, tratará de resumir los aspectos más fundamentales de la

Edad Media a partir de la coronación de Carlomagno hasta la caída de Constantinopla, comparando

los puntos de vista del autor Jacques Heers y de otros para tener un espectro más amplio de aquella

época. Nos posaremos sobre los aspectos más relevantes y revelantes para comprender, sino en su

totalidad si lo más importante de lo sucedido, ya que fue el período medieval donde se consolidarían

y formarían lo que sería el mundo moderno, ya que es ahí donde podemos buscar los orígenes y

evolución del modo de producción en el cual estamos viviendo.

Los carolingios

El choque entre poderes dentro del imperio franco comandado por la dinastía merovingia, trajo

el acenso de los mayordomos del palacio al Poder que eran en si ellos, los mayordomos, los que

ostentaban el poder ya que a los últimos reyes descendientes de Clodoveo, se “les designaba con el

3
1
nombre de reyes holgazanes”, gracias a ello y a la batalla ganada por Carlos Martel contra el avance

del Islam, los mayordomos de palacio, se hicieron del poder, primero Pipino quien se hizo coronar

por el papa Zacarías II, dando fin a la dinastía de los merovingios.

La dinastía de los carolingios sería la gran defensora de la cristiandad Occidental, dando a su

expansión el carácter de Guerra Santa ya que “el rey franco, es aliado del Papa y protector de la

iglesia, ataca a los enemigos de Roma y de la fe, cualquiera que fuera el lugar en que se
2
encontraran”. De tal manera que los primero años de la nueva dinastía fueron decisivos ya que se

expandió con el nombre dios de tal modo que logró “la conquista y sumisión de los pueblos paganos
3
del Norte y del Este: frisones, ávaros y sajones”. La gran expansión que tuvo el Imperio franco en tan

poco tiempo hizo posible la consagración de Carlomagno y la restauración del imperio de Occidente,

pero no sería reconocido sino hasta doce años después, tras el derrocamiento de Irene, ya que

siguiendo el ejemplo bizantino “un solo reino en el cielo y un solo jefe en la tierra. Cristo no puede
4
tener más de un Vicario (percepción que sería retomada unos siglos más adelante a la hora de

justificar el poder que debería tener el Papa). A tan basto imperio era necesaria una administración

fuerte, y fuerte significaba en aquella época centralizada, para ello se valía de perfectos o duques, y

en las zonas que eran conflictivas, especialmente las fronteras, estableciendo las denominas marcas

que eran provincias militares. Así como sus antecesores Carlomagno se convirtió en el protector de la

iglesia.

Económicamente la etapa carolingia se ve cerrada en comercio, después de que los

musulmanes rompieron la unidad mediterránea, los territorios controlados por Carlomagno se vieron

aislados a la tierra, constituyéndose en una verdadera fisiocracia, pues si bien el comercio no había

desaparecido por completo, este no era el principal objetivo de la ville. Así que podemos ver que “la

Europa carolingia vive prácticamente de espaldas al comercio. La base de su economía estará

1
Henri Pirenne, Historia de la Europa. Desde las invasiones hasta el siglo XVI, 7ª reimpresión, México, FCE, 1995., p.
54.
2
Jacques Heers, Historia de la Edad Media, 3a. ed., Barcelona, Labor, 1984, págs. 45.
3
bídem,
4
Ibíd., p. 47.
4
5
constituida por las grandes unidades fundiarias”. Su economía se basaba en la actividad agrícola ya

que era la fuente de riqueza de esta sociedad.

Esta casi confinación a la tierra obligó a el imperio se retrajera a una economía ajena a la idea

del lucro, ya que la producción “podría caracterizársele como una –economía- ajena al lucro, ya que

la producción no es con miras a la exportación, sino a la repartición y el consumo interior. Su fin es

que el Dominio –ville- se baste y conserve con sus propios recursos, sin vender ni comprar nada (…)
6
tener una economía sin mercado”. Otro aspecto que aleja a esta economía a la idea de lucro es que
7
el terrazguero goza de un derecho hereditario manifestado en el capitular de Quiersy en el 877. Así

el dominio no sólo es una empresa económica sino una institución social, basada en la explotación

directa de la tierra, asegurada por los siervos domésticos y los pesados trabajos exigidos a los
8
colonos. El señor era un jefe de la explotación dueño de los hombres.

El gran dominio –un dominio se compone de varias villas- se dividía en dos partes la tierra

señorial, está primera en beneficio del señor y la patrimonial está última puede estar en manos de

terrazgueros o bien por obreros agrícolas, estos mansus, la cual tiene una superficie suficiente para la
9
subsistencia para de una familia eran hereditarios a cambio de tributos en especio o trabajo. Al fin las

villas y el dominio eran pequeñas sociedades rurales con sus respectivas formas de organización

social y económica, en una época en la que el Estado resulta impotente y en el que sólo la tierra

subviene a las necesidades de los hombres, les aseguró un protector, garantizándoles la posesión de
10
una parte del terreno.

Pero el imperio de Carlomagno, pronto caería en decadencia, y justo las medidas que tomo

para adminístralo serían sus verdugos, después de su muerte el imperio se dividió, pero sería tras la

muerte de su sucesor Luís el Piadoso que los conflictos de sucesión acabarían con él. Después de

un período de guerra que desgastaban cada vez más al imperio formado por Carlomagno, sus nietos

5
Armida Lozano y Emilio Mitre, Análisis y comentario de textos históricos. I. Edad antigua y media, Madrid, Alhambra,
1979, p. 159.
6
Jacques Heers, Op. cit. p. 75
7
Ibíd., p. 76
8
Jacques Heers, Op. cit. p.53
9
Henri Pirenne, Op. cit. p. 77
10
Ibíd., p. 79
5
decidieron hacer las paces, y el tratado de Verdún logró eso y una consolidación de la partición del

Imperio y que marcó, durante siglos, el mapa político de Occidente, pero sin embargo éste tratado no

dio como resultado el nacimiento de tres naciones sino “solamente se impuso la idea de la gran
11
Francia común a todos y, por otra parte, los pequeños regna”.

Pero la decadencia por la sucesión, sólo fue parte de esa ya imparable caída, ya que entre los

factores de su disgregación podemos encontrar: “la ideología imperial, difundida solamente en el

estrecho círculo de condes, duques, margraves y obispos, y desconocidas para todos los demás (…)

un ejército orientado a la ofensiva, una marina prácticamente inexistente (debido a su cerrazón al


12
comercio marítimo), y por último el pánico que se apodero de la población tras los primeros asaltos”.

Destrucción, invasión y migración

Las primeras invasiones hacía el imperio franco tuvieron en un principio un afán solamente de

pillaje y hacerse de un botín, poco a poco estos se fueron este tipo por otro, que lo encabezaban los

vikingos (normandos) que comenzaban a entablar relaciones comerciales, los húngaros y en general

los jinetes de las estepas y los sarracenos empezaron ha hacer sus estragos en la población de la

cristiandad de Occidente, ya que los ataques de los primeros eran “abominables matanzas y

atrocidades ejemplares”13, sería hasta la victoria de Otón I, que las incursiones húngaras llegaran a

su fin, los sarracenos por su parte eran el azote de las costas de Occidente, por su parte las

invasiones escandinavas se hacían por igual motivo el afán de botín, se podría decir que las

invasiones de éstos últimos se hicieron por la sobrepoblación o por el cambio de clima en Europa.

Pero más allá de las incursiones los escandinavos lograron imponer por cierto tiempo un

tributo sobre el propio reino franco. De tal manera que esta primera época de incursiones por parte de

húngaros, escandinavos -suecos, daneses y noruegos- y sarracenos coadyuvaron y facilitar el

surgimiento de la sociedad feudo-vasallática, si el imperio carolingio había puesto las bases

11
Jacques Heers, Op. cit. p. 54-55
12
Ibíd., p. 57-58
13
Iídem,
6
económicas y sociales para su surgimiento esta oleada de terror provocada por las invasiones puso la

cereza en el pastel y acelero el proceso gracias a la inseguridad. “Las invasiones normandas,

húngaras o sarracenas, ayudaron también a que se precipitara gravemente la evolución de las

estructuras sociales y las formas de gobierno (…) se instauró un nuevo orden político, marcado por la
14
exasperación de los lazos de dependencia y juramente de fidelidad de hombre a hombre”.

Después de la incursiones violentas y sangrientas de húngaros, vikingos y sarracenos, vino

una oleada de migraciones por parte de un pueblo no desconocido por los habitantes de Europa pero

si no tomados mucho en cuenta, pero se puede comparar estas migraciones de eslavos con la de
15
las tribus germánicas y mongolas del fin del imperio romano, se podría decir que sí, pues al igual

que aquéllas, las migraciones eslavas mezcladas con las de origen fines -húngaras y búlgaras-,

(estos últimos fundarían un gran imperio que perduraría hasta las invasiones de los mongoles en

1236) dejaron una Europa oriental muy dividida con lo cual impedían el establecimiento de un

principado o estado eslavo.

Entre los pueblos eslavos podemos encontrar a los rusos, quienes lograron hacer un gran

principado en Kiev, y aunque se trata de emparentar la descendencia y progresos de este grupo con

los escandinavos, especialmente los suecos, podría resultar que no, ya que si bien los escandinavos

llegaron a influir, ya existía en Kiev un centro preurbano fuerte. Pero el esfuerzo de este pueblo por

constituirse en un Estado fuerte no llegaría sino hasta la creación de la Gran Moravia. Las

migraciones eslavas al centro y más allá de Europa trajeron consigo un nuevo panorama para

Europa.

El feudalismo

El feudo era un préstamo, quien decía feudo, decía bien concedido a cambio,
16
fundamentalmente no de obligaciones de pagar, sino de obligaciones de hacer, la cesión de un

14
Jacques Heers, Op. cit. p. 67.
15
Jacques Heers, Op. cit. p. 59.
16
Marc Bloch, La sociedad feudal: La formación de los vínculos de dependencia, 2 V., México, UTEHA, 1979, (La
evolución de la humanidad) 1979, pág. 193.
7
feudo podía ser en bienes raíces, dominios rurales, parcelas de tierra o funciones o cargos

administrativos, el feudo en sí representaba (sustituyendo al término beneficio) un salio del doméstico

en tierras o en especie (…) con el tiempo el término feudo se reservó (…) para las relaciones

vasallláticas -el vasallo sólo se comprometía a un feudo por medio de su servicio militar-y para el
17
plebeyo y campesino.

El feudalismo podría dividirse como lo han dividido algunos historiadores en dos partes, una

primera edad feudal que encontrarían sus bases con Carlomagno y sus capitulares -leyes de

Carlomagno-, donde “una determinada fijación de vínculos interpersonales, el establecimiento de

costumbres e incluso de ciertas reglas de conducta (…), al carácter hereditario de los feudos y
18
cargos”, después de ello vendría una segunda edad feudal, que se rigió por los vínculos de
19
dependencia, y donde encontró su mejor expresión fue en la monarquías feudales.

Un rasgo de la primera edad feudal es la desintegración del poder político, la centralización del

poder en pequeños principados, esta desintegración se debió en gran medida por que la

administración pública fue relegándose en particulares, de tal manera el poder quedaba en sus

manos y el rey se dedicaba solamente a percibir el tributo, pero con el tiempo estos feudos se fueron

haciendo hereditarios con lo cual el poder se desligo completamente del emperador. Este proceso

fue llevado de diferentes maneras y en diferentes tiempos en la cristiandad occidental.

Los diferentes tiempos en que se llevo a cabo esta desintegración de la autoridad trajo sus

particularismos a cada región, por ejemplo en Italia todavía había una fuerte influencia bizantina,

además de que la sociedad italiana tiene un derecho original en contraposición del franco, además de

que el feudo es una especie de propiedad privada, además de que en este región predominan las

ciudades, causa por la cual, tal vez, en un futuro no muy lejano se convierta en el centro del

comercio.

La sociedad anglosajona no tenía en si un feudalismo al estilo de Francia y el imperio, sino

que tenían un feudalismo de importación, que se acentuaría más con la conquista normanda, ya que

17
Jacques Heers, Op. Cit, p. 86.
18
Jacques Heers, Op. cit. p. 83
19
Ibídem,
8
su sociedad era más renuente y tenía lazos de solidaridad tribal mucho mayores, ya que el Imperio

Romano ni carolingio tuvo una influencia considerable, por su parte el surgimiento del Imperio

Germánico, “que se caracterizo desde el principio por el apoyo de la iglesia, conjugando así las

tradiciones romanas y el legado de Carlomagno (…) retrasó el desarrollo de las estructuras de


20
vasallaje de Alemania”

Una segunda edad feudal surgirá gracias a la renovación en las técnicas de arado y el

resurgimiento del comercio y por los vínculos de dependencia, como lo es el homenaje Ligio, surgido

a consecuencia de que algunos vasallos podían tener varios señores, entonces el vasallo debía

obediencia y fidelidad a varios señores, de tal manera fue que nació el homenaje ligio, ya que ningún

vasallo debía jurar fidelidad a más de un señor, así “el homenaje ligio consistía en la elección por el

vasallo de un señor sobre los otros. Esta elección podía realizarse a favor del señor que otorgaba el
21
beneficio mayor, o del más antiguo”

Poder y religión, reforma y herejías

Las independencia de la iglesia con respecto al poder del imperio llevo muchos años, esta

empezó con la reforma propuesta por Gregorio VII, con la desintegración del poder público y la

creciente inseguridad los monasterios, iglesias y propiedades de la iglesia siempre se vio en peligro,

eran saqueados, asesinados o tomados como prisioneros, con el surgimiento de la sociedad feudo-

vasallática “las familias poderosas, condes o vizcondes, consideraban a menudo los obispados y
22
abadías como bienes propios y estrechamente ligados al patrimonio del linaje señorial”. De tal

manera el clero se veía sometido a los principados y a los señores y en muchos casos los asuntos

eclesiásticos eran decididos por ellos o por el emperador. Gracias a ello la corrupción de la iglesia y la

perdida de su credibilidad creció y con ella las herejías, pues la simonía (la ruptura con roma se

20
Ibíd., p. 94.
21
Nilda Guglielmi, et al., Léxico histórico del Occidente medieval. I. La sociedad feudal, Buenos Aires, Catriel-Biblos,
1991, pág. 63.
22
Jacques Heers, Op. cit. p. 104.
9
23
produjo por que algunas patarinos no quisieron aceptar los sacramentos por parte de estos curas,

que eran quienes obtenían el cargo a cambio de dinero) y el nicolaísmo, no concordaban con los

principios religiosos.

Después del año mil las grandes hambrunas y pestes hizo creer en el fin del mundo, como

cuando la crisis del siglo III.

La reforma era ante toda una manera de quitar ese Poder que los emperadores se habían

adjudicado ellos mismos, se trata ante todo de una “renovación espiritual y la liberación de la tutela
24
laica”, el poder de elegir a los eclesiásticos y principalmente al Papa eres responsabilidad de ellos,

de los clérigos, donde los señores feudales y el emperador no deberían tener injerencia. Pero más

allá de la independencia que se buscaba la reforma también se movía en plano de intereses políticos

ya que el Papa y sus partidarios invocaban siempre a la Donación de Constantino. La iglesia logró

obtener la victoria con el Concordato de Worms y con ello un fuerte poder. Un ejemplo claro de esta

victoria y de la renovación espiritual que estaba por vivirse es la abadía de Cluny quien se reformo

para poder tener esa renovación: “con la participación de los monjes en las obras sociales de la

época (ayudando a los pobres, enfermos y huérfanos) (…) y sobre fundando una orden religiosa,
25
cuyo considerable éxito sentó las bases para una nueva unidad del mundo cristiano”.

Pero no solo el monaquismo tuvo su importancia en esa tarea de renovación moral sino

también clero secular quien logró hacer a las capas de la sociedad alta a que no se atacaran los

bienes de la iglesia, que no se pudiera “secuestrar a los campesinos ni robar a los mercaderes, este

tratado conocido como la Paz de Dios y la tregua de Dios, también el Caballero que era el servidor en

la guerra de un señor empezó a un modo de vida distinto y una nueva mentalidad. Los caballeros,
26
puestos al servicio de Dios formaron una orden, en el sentido religioso de la palabra”.

Los eremitas se convirtieron en la mejor manera de propagar el cristianismo, y en arma

fundamental para la propagación de la renovación espiritual, eran hombres dedicados a Dios, dejando

23
Ibíd., p. 162.
24
Ibíd., p. 106.
25
Ibíd., p. 110.
26
Ibíd., p. 111.
10
de lado las cosas mundanas y viviendo en lugares apartados y de manera nómada, predicando el

cristianismo, pero esta forma de propagación pronto se convertiría en una fuerte oposición a la

iglesia, ya que el influjo que tenía se incremento rápidamente, sus adeptos y los practicantes de este

forma de vida, criticaban la suntuosidad en que vivía el Papa y el alto clero, los eremitas constituyeron

verdaderas sectas y con el tiempo fundadores de nuevas religiones, entre ellos podemos encontrara

a los cataros (nombre que designaría a todos los heréticos occidentales emplazados fuera de la
27
iglesia) contra quienes se dirigirá una verdadera cruzada. Esa rebeldía en contra de Roma se inició

nuevamente a partir del siglo XII ya que el cambio en las estructuras sociales traía consigo el cambio

en las mentalidades también.

Las herejías de esta época eran de un carácter dualistas, al estilo de las viejas religiones

orientales, el maniqueísmo del bien y el mal estaba presente en todas ellas, algunas de estas

creencias heréticas propugnaban por el regreso a la vida austera que mostraban los evangelios, en

especial el nuevo testamento, así la renovación espiritual que traía la reforma empezada por Gregorio

séptimo se convertía en estandarte de las sectas que pronto pasarían a convertirse en verdaderas

religiones, tal vez ahí se encuentran los inicios de la reforma luterana. “Las herejías, ordinariamente
28
movimientos populares fueron consolidándose en iglesias nuevas con sus jerarquías propias”.

Un ejemplo similar a los eremitas lo siguieron algunos monjes, que tal vez para combatir las

herejías se convertían en verdaderos protectores de los pobres y mendigos, enfermos e inválidos,

pero éstos pegados a la tradición de Roma y viceversa, “ellas siempre estuvieron al servicio de

Roma: como ermitaños primero, y como monjes y fundadores de nuevas órdenes religiosas,
29
después” así encontramos a los Franciscanos, su contraparte en mujer Clarisas (Carmelitas),

Dominicos y agustinos (eremitas de San Agustín). Una diferencia entre franciscanos y dominicos es

que los primeros se encargaban en exaltar el sentimiento y los segundos (dominicos) de convencer y

demostrar.

27
Ibíd., p. 163.
28
Ibíd., p. 164
29
Ibíd., p. 165
11
Pero las herejías continuarían por mucho tiempo más, hasta alcanzar un momento casi

insuperable, en el gran Cisma de Occidente, donde el Papa se traslada a Aviñón, el cisma más que

motivos religiosos fueron políticos, ya que los países de Europa occidental estaban divididos en dos

fuerzas hostiles entre si, Francias e Inglaterra, Francia seguía la vieja tradición de imponer a los

Papas después de la querella de las investiduras pero el rey de Francia seguí siendo fiel al legado de

Carlomagno, ante tal pelea y desprestigió de la iglesia, las herejías y la idea de Reforma empiezan a

tener nuevamente eco. El fin de esa disputa que tuvo a tres papas peleando por se la cabeza de la

cristiandad, recuerda como dice Pirenne, a los hijos de Luís el Piadoso peleando por la corona del

imperio franco, cuando el feudalismo se posicionaba, de igual manera los tres papas se peleaban

mientras en sus narices empezaba a fermentar la idea de Reforma.

La revolución agrícola, urbana y comercial

Después de los tiempos difíciles de la Edad Media viene el resurgimiento, en gran parte por

las mejoras en las técnicas en la roturación de la tierra, lo que se conocerá como “revolución agrícola”

daría pie a que se diera un empuje a la sociedad de le Edad Media, esta época que es conocida

como la segunda edad feudal.

La conquista del suelo se dio gracias a varios factores, entre los que podemos encontrar: el
30
cambio del clima, recalentamiento general, la utilización del hierro en la yunta, la utilización de

caballos y de la carreta de dos ruedas además la roturación trienal fueron los factores principales,

pero también podemos encontrar el descenso en la incursiones de tribus con afanes destructores a la

Europa occidental, este avance en las técnicas trajo consigo también un aumento demográfico, y lo

más importantes un excedente.

El ascendente producido por el campesinado empezó a ser usufructo, ya que se pudo

comerciar con ellas y con ello el comercio empezó a emerger después de un letargo, de ese

excedente surgió una nueva clase que se dedicaba a transportar esas mercancías, los mercaderes,
30
Ibíd., p. 122
12
que se apostaran a las afueras de los castillos, pero no sería los únicos cambios notables, sino que

los campesinos se veían beneficiados con libertad personal pero con fijación de una talla, se le

aligeraban los deberes de servicio militar y sobre el derecho de ban.

Jacques Heers al menos al principio, como dice Pirenne, no todos los mercaderes eran
31
vagabundos o aventureros en busca de fortuna, y más aun el Heers deja claro que la tesis de

Pirenne a quedado rebasada en lo que respecta a la fundación de ciudades ya que éste último

supone que los Burgos –nuevas ciudades- se hacían con respecto a la vendimia de mercaderes, ya

“fundaban aglomeraciones, pero de un carácter nuevo, situadas cerca de un río, del mar o de un

puente (…), con lo cual, las ciudades medievales habrían surgido de esos nuevos burgos que no
32
poseían ningún rasgo común con las antiguas civitates” y la principal idea contraria a Pirenne dice:

“el papel del resurgimiento local en el resurgimiento urbano. En la mayoría de las ciudades alemanas,

las primeras fortunas nacieron del tráfico de cereales, con frecuencia el obispo, dueño de amplios
33
dominios en los campos próximos”

Gracias a ese excedente que produjo la renovación en las técnicas agrícolas, y la parición de

los mercaderes, el comercio revivió y fueron las ciudades italianas las que mejor a aprovecharon eso,

quitaron así el dominio del Mediterráneo a los musulmanes y bizantinos, pero las ciudades del norte

de Europa no se quedan a atrás, y de ese modo se constituyeron don polos comerciales de gran

importancia de donde partiría el nacimiento del mercantilismo y la implantación del comercio como eje

económico: así el eje Italia-Flandes. Pero no sólo el comercio marítimo fue importante las ferias

seguían teniendo gran importancia.

Los movimientos comunales fueron asociaciones de burgueses que se gobernaban entre

ellos, dejando de lado al señor feudal, formando una especia de casta aristocrática que se imponía a

los trabajadores que escapaban del campo a la comuna o a la ciudad, en realidad no existía esa

31
Ibíd., p. 138
32
Ibíd., p. 139
33
Ibíd., p. 141
13
dicotomía entre ciudad y campo ya que “la ciudad era también centro del poder feudal; su aristocracia

guerrera acaparaba los cargos políticos e incluso durante algún tiempo los eclesiásticos”34

Una característica más del auge económico y urbano que hay es el nacimiento de una forma

artística, el románico, que sería un ejemplo de que las cosas iban cambiando.

Las monarquías feudales

El surgimiento de poder por parte de los soberanos se viene a dar con las monarquías

feudales, dejando a un lado ya el poderío de los señores y de la relación feudo-vasallática, no

eliminada pero si ya atenuada y en otra formas, ya al único que podían jurar homenaje era el rey, al

soberano, de este modo con las monarquías se ve nacer nuevamente el Estado, y en todo caso

“habiendo establecido un gobierno de funcionarios, competentes y fieles, reclutados por el mismo rey
35
para su servicio y que escapaban al control de las grandes casas señoriales”

Podemos ver que el éxito de las monarquías se funda en “el rey puede disponer en ciertas
36
ocasiones, con el apoyó de todos los hombres libres y el carácter militar de estas monarquías” , la

carta Magna es el fiel reflejo de este proceso de concentración del poder en manos nuevamente del

emperador y la curia Regis como un parlamento quien era quien acompañaban al rey, y no ya los

señores feudales, la Curia Regis y así se exige el homenaje, como antaño al señor, pero ahora al rey

y se pide que este sea un homenaje ligio, además las Curia Regis estaba ya subdividida en cámaras,

consejos y órganos especializados donde cada vez más dominaban los oficiales, funcionarios,
37
legistas e incluso plebeyos y miembros de la pequeña nobleza. Así la Curia Regis evoluciono hasta

convertirse en un Parlamento, las antiguas asambleas propias del feudalismo fueron cedieron su

34
Ibídem,141
35
Ibíd., p. 151
36
Ibíd., p. 152
37
Ibíd., p. 156
14
lugar a los tribunales, a las cámaras, parlamentos, o en cualquier caso en asambleas de carácter
38
permanente, estables y formada por especialistas asalariados.

Esta centralización del poder en la figura del rey no fueron exclusivos de los principales

reinados o patencias de la baja edad media, sino fue una evolución de todos los gobiernos

occidentales, esta centralización en las ciudades donde se encontraban las cortes o el poder central,

fueron asumiendo el rango de ciudades capitales, donde el progreso era notable.

Las cruzadas y la expulsión musulmana

Las Cruzadas son ante todo, antes que Guerras Santa, una demostración del auge que tiene

Occidente, es una demostración de su poderío y una justificación a la apertura de nuevos mercados

en los cuales comerciar, pero como menciona Heers reducirla ese aspecto puramente económico es

muy empobrecedor, no hay que olvidar que el cristianismo no existe esa idea que en los árabes sí, la

idea de combatir al infiel, de someterlo, no de convertirlo, además de que desde la victoria de Carlos

Martel contra los musulmanes el mismo dijo ser el defensor de la cristiandad, cosa que luego

retomaría Carlomagno, como emperador y salvaguarda de la religión, quienes exaltaban a

Constantino.

La idea de Cruzada se intensifica, no sólo por las ambiciones políticas y económicas sino

también en la creencia de la llegada del fin del mundo por las constantes hambrunas y pestes, la

exaltación por parte de franciscanos logra despertar ese fervor en el pueblo llano, llamado

“peregrino”, a ello se unía las viejas tradiciones de convertirse en mártires, como los cristianos que

son perseguidos, en cierta medida la Cruzada surge gracias al gran misticismo de la época, de la

llegada del fin del mundo y la preocupación por la salvación del alma.

Las primeras Cruzadas dejaron un amorgo sabor de boca para los cruzados, ya que fueron

derrotados en la primera batalla por los turcos pero después los resultados militares dejaron como

resultado el establecimiento de cuatro Estados latino en Oriente: el principado de Antioquia, el de


38
Ibíd., p. 242
15
Edesa, el reino de Jerusalén y el condado de Trípoli. Después de la conquista de las tierras Santas,

los cruzados se enfocaron en conquistar nuevos imperios, en vez de ocupar toda Tierra Santa, y así

fue como cayó pro primera vez después de casi un milenio de resistencia Constantinopla, la cual fue

saqueada. No duraría mucho la toma de Constantinopla pero se veía ahí la decadencia de Bizancio,

que llegaría a su culminación gracias a las políticas emprendidas por la dinastía que con ayuda de los

genoveses.

Después de la invasión musulmana a la península Ibérica, los cristianos se refugiaron en

diferentes lugares, pero no todo fue así, ciudades como Córdoba, en donde se encontraba uno de los

tres califatos, era un gran centro cultural, donde judíos, cristianos y musulmanes convivían y se

nutrían recíprocamente, pero la península representaba un gran bastión para los cristianos, ya que

era ahí donde se encontraba uno de los centros de peregrinación, San Juan de Compostela, pero la

reconquista de España a pesar de empezar mucho antes que las Cruzadas por Tierra Santa tardaron

casi 200 años en conseguir la expulsión del Islam.

La marca hispánica iba en aumento ya que los territorios recuperados se sumaban a esta

provincia militar, que servía de frontera, pero las dificultades no se hicieron esperar, y los pequeños

condados buscaron su independencia, de ahí la dificulta de recuperar España, pero con el tiempo y

gracias a la unión de los pequeños reinados de la península logra expulsar a los musulmanes, pero la

influencia de ellos se dejo calcada y como parte esencial de la vida Española.

La crisis de Occidente y la guerra de los Cien Años

La contracción al gran auge experimentado por Occidente se dejo sentir, el fin de las

roturaciones y sin nuevos mercados a donde expenderse daría como resultado la crisis que pondría

en decadencia el sistema de la Edad Media. Las pestes hacían descender la población, el cambio del

clima que trajo consigo malas cosechas y por lógica hambre. Además en estos años de crisis el

hambre fue más severa y llegó la Peste negra que fue “sin duda la mayor catastrote sufrida por el

16
39
Occidente cristiano” . La gran peste “desarrolló en Europa un sentimiento religioso generalizado que

tenía como constante la angustia y el temor ante la frecuente aparición de la muerte y las
40
calamidades” , esta peste hizo resurgir en la población la práctica de rituales paganas, consideraban

a la peste como un castigo de Dios. Esta peste freno la explosión demográfica y la recuperación no

llegaría sino hasta el siglo XV.

El comercio medieval fue sustituido por uno nuevo que en vez de traficar con productos de lujo

lo hacía con productos más elementales, además de que lo navíos utilizaban las rutas trazadas por

los cruzados, la técnica y la mejora en los barcos mercantes coadyuvo al florecimiento de este nuevo

comercio, pero las potencias marítimas de antaño empezaron a encontrar competencia en los países

del mar del Norte.

Un cambio en las estructuras sociales del medioevo se vio trastocada con esta nueva forma

de comerciar y de evolución económica, las tierras empezaron a abandonarse, los campesinos

empezaron a buscar refugio en las ciudades, la industria textil fue la más prospera en este aspecto,

ya que buscaba mano de obra barata y encontraba en los campesinos aquella, pues ellos los

buscaban y los campesinos buscaban un salario y cierta seguridad, haciendo referencia al dicho de

un par siglo atrás “el aire de la ciudad hace libre”.


41
La guerra de los cien años, tiene como origen un conflicto feudal, desde la llegada de los

normados y conquistaron Inglaterra, ya que querían extender sus territorios en continente, Pero esta

guerra tan larga y desgaste sólo podía ser posible entre esas dos potencias, pero en realidad no fue

así, por que ambas arrastraron a toda la Europa occidental. El impulso de esa guerra “la imposibilidad

en que se encontraban los reyes de Inglaterra para conquistarla la corona de Francia se ofrece con la
42
claridad de la evidencia. Y sin embargo, ése fue el fin que se propusieron”. En ambos Estados no

existe fuera de la corona un poder político independiente. En realidad la Guerra de los cien años sólo

39
Ibíd., p. 220
40
Ibíd., p. 236
41
El libro que conseguí de Heers tenía mutilada esas hojas, el resumen es el de: Pirenne Henri, Historia de la Europa.
Desde las invasiones hasta el siglo XVI, 7ª reimpresión, México, FCE, 1995., pág. 306-319.
42
Henri Pirenne, Op. cit. p.307
17
fue un desgaste de energías y sin ningún beneficio para ambas naciones, tal vez el único es que a

partir de esta guerra se empieza a crear un sentimiento de pertenencia nacional.

Podemos encontrar en el transcurso de la baja edad media la formación de lo que será el

capitalismo “de las estructuras económicas y de las técnicas mercantiles y financieras, no ha

demostrado que a partir del 1300 o quizás aún con anterioridad a esa fecha, se desarrolló en gran

número de ámbitos mercantiles urbanos una verdadera estructura capitalista. Parece que no puede

hablarse, en modo alguno, de una revolución, ni tan sólo de una ruptura entre la Edad Media y la
43
siguiente época histórica, llamada moderna”.

El fin de Bizancio y los turcos

Los problemas internos, así como los constantes ataques por parte de diferentes pueblos

fueron los causantes del debilitamiento de Bizancio, las crisis por la sucesión del trono y la expansión

de Occidente coadyuvaron a su aniquilamiento, podemos encontrar el inició de su decadencia con la

derrota ante los turcos en 1071, que iniciaría la decadencia, pero no fue lo único, las constantes

guerras civiles y las crisis que cada vez eran más prolongadas. Además de la baja recaudación que

percibían por conceder privilegios a los nuevos dueños del comercio en el Mediterráneo, los

venecianos.

Es cierto que durante las Cruzadas Constantinopla sucumbió, pero ello le evitó caer más

rápido ante el poder de los turcos, pero pronto fue recuperada por una nueva dinastía, los Paleólogos

gracias a la ayuda de los genoveses, que sólo llegaron para ver caer al imperio, es cierto que si ellos

no cayeron antes fue a su gran fortuna, ya que al recuperar Constantinopla los turcos se encontraban

diezmados por las invasiones mongoles. Pero los turcos se recuperaron, los mongoles se arabizaron

y comenzaron nuevamente las pretensiones de conquistar Bizancio, y esta vez lo consiguieron, a

43
Jacques Heers, Op. cit. p. 270
18
pesar de la ayuda que pidió Bizancio esta nunca le fue proporcionada y el 29 de mayo de 1453 el

último emperador romano caía junto con las murallas de su ciudad.

La expansión árabe siempre se vio limitada por sus diferencias, por la falta de unidad que

nunca tuvieron, el mundo musulmán se dividido entre califatos que con el tiempo desaparecerían para

dar paso a los pueblos convertidos al Islam sin ser árabes, los más importantes de éstos fueron los

turcos, que divididos en diferentes tribus lograron una expansión solo comparable con la de los

primeros siglos del Islam.

La conquista de Constantinopla representó el poderío de esta religión, que si bien fue

expulsada de la Europa Occidental sus alcances llegarían hasta la india y al África negra,

especialmente con los fatimíes.

Conclusiones

El fin de la edad media la encontramos en el resurgimiento del comercio, pero antes en el

surgimiento de los burgueses y del burgo, los mercaderes, pero ninguno de ellos hubiera sido posible

sin la revolución agrícola, ella produjo excedentes con que comerciar, alimento e hizo fuerte a la

población, las mejores en las técnicas, un paso de lo cuantitativo a lo cualitativo se dio, dejo de ser

importante la cantidad para darle primicia a la calidad, el hombre se enfrento a la naturaleza y la

domino.

Es cierto que la edad media es considerada como una época de retroceso, de cierre al

progreso experimentado por otras culturas, como Bizancio y el mundo musulmán, pero en verdad ese

proceso oscuro que fueron los años 900-1000 sirvió de base para el avance de la civilización, ya que

mientras Oriente y el Medio Oriente sucumbían la Europa occidental resurgió nuevamente, entraba en

un proceso de crisis, como el Islam durante el siglo VIII, solamente una crisis de crecimiento.

Las dificultades presentadas por esa parte del mundo, de la cual el nuevo continente se vio

influida, tendrían que haber sucedido, ya que de ellas salió fortalecida y dio paso a la época llamada

modernidad, empezando con ese puente que fue el renacimiento.

19
La disgregación del poder político y las relaciones feudo-vasallláticas vieron llegar su fin

lentamente pero seguro, ya que el capitalismo encuentre en las mismas entrañas del feudalismo sus

bases, las peleas constantes entre la iglesia y el poder del emperador, y en el propio seno de la

iglesia disputas internas, que igual que las revueltas campesinas y guerras civiles comenzaban a

demostrar el descontento que a la postre daría fin al feudalismo, las herejías como la de los cataros

serían retomadas después por parte de los socialistas.

20
Bibliografía consultada para la primera y segunda parte del resumen:
Heers, Jacques, Historia de la Edad Media, 3a. ed., Barcelona, Labor, 1984

Lozano, Armida y Emilio Mitre, Análisis y comentario de textos históricos. I. Edad antigua y media,
Madrid, Alhambra, 1979.

Pirenne, Henri, Historia de la Europa. Desde las invasiones hasta el siglo XVI, 7ª reimpresión,
México, FCE, 1995.

Guglielmi, Nilda, et al., Léxico histórico del Occidente medieval. I. La sociedad feudal, Buenos Aires,
Catriel-Biblos, 1991.

Jacques, Le Goff, La baja Edad Media, Madrid, Siglo XXI, 1973, (historia universal, 11).

Bloch, Marc, La sociedad feudal: La formación de los vínculos de dependencia, 2 V., México,
UTEHA, 1979, (La evolución de la humanidad) 1979.

Pirenne, Henri, Mahoma y Carlomagno, 3ª reimpresión, Madrid, Alianza, 1981.

Cahen, Claude, El Islam. Desde sus orígenes hasta el comienzo del imperio otomano, 9ª reimpresión,
Madrid, Siglo XXI, 1985, (Historia universal, 14), p. 26.

Artola, Miguel, Textos fundamentales para la historia, 5ª. Ed., Madrid, Alianza, 1978, (Alianza
Universidad. Textos, 9)

21