Está en la página 1de 10

,<1

, -"
b
n <¿J I"¡~
l \..J l;; , \../.~

TUCÍDIDES
--t '8 & ~~ ~~' ,- r
BIBLIOTECA CLÁSICA GREDaS, 149 V.,
e, i

HISTORIA
DE LA GUERRA
DEL PELOPONESO
LIBROS 1-11

INTRODUCCIÓN GENERAL DE
JULIO CALONGE RUlZ

,.
TRADUCCIÓN Y NOTAS DE
JUAN JOSÉ TORRES ESBARRANCH

UNIVERSIDAD
ALBERTO
HURTADO
BIBUOTECA

U/2btL/- Ot 5h25
EDITORIAL GREDOS

Es difí. se tra- taría de Solón.ellos resul- ta oportuno pronunciarlo en las honras fúnebres de los que han caído en la guerra. 210 El discurso. 4. Según PLUTARCO (Publicola 9. se inicia mediante una oposición retórica clásica:' palabro frente a acción.3S' bra en otras ocasiones han elogiado a quien introdujo este discurso 269 en la ceremonia tradicional. tal como hoy mismo estáis presenciando en estos funerales dispuestos por el Estado. 269 No se sabe quién fue. pronunciar las palabras adecuadas en un momento en que la valoración de la realidad'211apenas se establece con seguridad: el oyente que conoce bien los he- 268 Uno de los elogios fúnebres más famosos de toda la literatura. 211 he dókesis tes alétheías. en efecto. la realidad de los actos frente a su valoración en las palabras. 11). DIODO- RO. recuerdo y elogio magistralmente enlazad~s y expre- sados. En él se une el recuerdo de los soldados muertos en el campo de batalla y el elogio de los ideales de un Estado por los que aquellos combatieron y dieron su vida. magnífica pieza oratoria. V 17. La palabra dóklsis es una palabra que- rida por Tucídides. 3). pero rara en otros prosistas. sería suficiente que a hombres Clyo valor se ha manifes- tado en actos también se les tributaran los honores me- diante actos. 2 cil. sin embargo. DIONISIO DEHALlCARNASO. En mi opinión. así el crédito de los méritos de muchos no peligraría al depender de las palabras más o menos elocuentes de uno solo 270. . XI 33. según."_U I ~ LIBRO 11 447 DISCURSO FÚNEBRE DE PERICLES 268 «La mayor parte de quienes han tomado aquí la pala. Pero tal vez es una costumbre que se introdujo a partir de las Guerras Médicas (cf.

15 . Pero probable. por otra parte. una reminiscencia de este pasaje de y que es conveniente que toda esta muchedumbre de ciu- Tucídides. los hombres enseguida sienten envidia m y preparado nuestra ciudad en todos los aspectos. justo a la vez que adecuado en una ocasión como ésta bárbaro o griego. siguiendo la costum.cada uno cree que él mismo es capaz de realizar mismo aún estamos en plena madurez 279. págs. II 38. gene. mente autosuficiente. tendría poco que ver con 277 La generación de la época de las Guerras Médicas. Y si ellos son dignos de elogio. por envidia. que estaba en su madurez (de los 40 cabl~ en el 431-430. C. de la civilización ateniense y que. el que no los su valor. e infra. do consiguieron añadir. Nosotros. Catitina 3. 4-9. todavía lo son 2 conoce por propia experiencia. poseemos. los hombres que ahora 3 en que . No quiero extenderme tributar les el homenaje del recuerdo. supra.. de forma que sea completa- que esto fuera así. I 2. este momento no será inadecuado hablar de este asunto. bre. CL supra. Ellos habitaron siem. no sin esfuerzo 278. pero ante lo que tado todavía más la potencia de este imperio y hemos va más allá. este pasaje indicaría que Tucídides estaría pensando en la generación particularmente envidiosa del 404 a. 3. las disquisiciones de este ateniense. Considero que en quiástica. C. hemos acrecen- las mismas acciones que oye elogiar274. 5-6. 278 Cf. 274 CL SALUSTlO. pues al legado que habían recibi- por encima de sus propias fuerzas. 465 a. Fue la generación que «envidia» de quienes se oponían a la política de Pericles. Porque los elogios que se pronun. o las ocasiones en que nosotros 36 Comenzaré.. es preciso que yo. uno de nuestros dominios. por nuestros antepasados.. 64. C. qué principios nos condujeron a esta situación de poder. qué régimen político y gracias a qué modos de comporta- 273 Los «deseos» y el «conocimiento de la realidad» responden al «conoce bien los hechos y está bien dispuesto» de antes. si oye algún elogio que esté más nuestros padres 277.el imperio que que son exageraciones. época en la que. I 70. tanto para 3 no lo creen. 62. ya se daba la a los 60 ó 65 aftos) entre el 465 y el 440 a. creerá. exposición queda por debajo de sus deseos y de su cono. fística de la que Tucídides es deudor. ante un auditorio perfectamente enterado. trate de acertar en la medida de lo posible con el las gestas militares que nos han permitido adquirir cada deseo y la opinión de cada uno de vosotros. TI-i. . Es o nuestros padres hemos rechazado con ardor al enemigo. 3. del 490 al lo realmente dicho por Pericles al principio de la guerra. 8. pasaré por alto 4 . dejándonos así a nuestra generación una heren- cian acerca de otros sólo resultan tolerables en la medida cia incrementada. 2. 279 La generación de Pericles. En fin. en el sucederse de las generaciones. por tanto. 149. Es un pasaje perfectamente expli. en sus ataques. Respecto a todo eso. nos la han transmitido libre hasta nuestros días gracias a cimiento de la realidad 273. y con 272 Hacia los muertos. HermeneutikiJ Schótia stón Epitáphio toü Thoukydídou. ante todo. en fin. en construcción miento este poder se ha hecho grande. tipo y el gusto por la antítesis y la generalización son típicas de la So.por el contrario. lo que constituía pa- ración qué no comprendía el talento de Pericl~ y el valor de los ideales ra ellos UQmotivo de orgullo. 39. generación que gracias a sus éxitos puso las bases del Imperio mente no es necesario lIegar a esta conclusión. 448 GUERRA DEL PELOPONESO LIBRO 11 449 chos y está bien dispuesto 272 pensará posiblemente que la pre esta tierra 276 y. KAKRID1S. dadanos y extranjeros lo escuche: m Según J. Explicaré. consolidó el imperio. en cambio. puesto que los antiguos aprobaron la guerra como para la paz. 276 Los atenienses se consideraban autóctonos. antes de pasar al elogio de nuestros muertos.

cio. 45. que no suponen un perjui. cf. mos obediencia a quienes se suceden en el gobierno y a 284 O «por no estar escritas». tal como se practicaban en Esparta. y el del Menéxeno y su paralelismo. según ARISTÓTELES. el libro 281 CL PLATÓN. ne sulla democrazia ateniese». cuyo goce cotidiano no anteponemos las razones de clase al mérito personal. tei ópsei achthedónas prostithémenoi. del mismo modo. PLUTARCO.285 El respeto a las leyes no escritas o naturales evidencia el alto sentido moral de un pueblo. Iypéras de 288 Las distinciones apuntan sobre todo a Esparta. . por su carácter de leyes no escritas. principio adopta- do por PLATÓN. Sophocles and Perie/es. 935. al arbitrio las miradas de reproche o el vacío dirigido al conciudadano. 207-229. IV 42. Cf. Oxford. hemos 38 es democracia. que no de los éforos. . 1. XII 950-953. Sobre estas leyes. uno de los elementos más de- en la vida pública. Constitución de los atenienses 2. sentido que se debilitará en el pueblo ate- niense con ocasión de la peste (cf. aun de otros pueblos. según otros. HERMIPO. 280 O. porque presta. y en otros no sentimos irritación contra nuestro vecino si hace . En lo que concierne a los asuntos privados. etc. escritas de la Antígona y del discurso fúnebre de Perides.caso recurrimos a las expulsiones de extranjeros 289 algo que le gusta y no le dirigimos miradas de reproche. pero resultan dolorosas de ver». tos 288:nuestra ciudad está abierta a todo el mundo. Se refiere a humillaciones. 7. PSEUoo-JENOFONTE. 1954. LABRIOLA. con lo que el disfrute con que gozamos de cuentra obstáculos debido a la oscuridad de su condición nuestros propios productos no nos resulta más familiar social si está en condiciones de prestar un servicio a la que el obtenido con los de otros pueblos. en lo tocante nos distinguimos de nuestros adversarios en estos aspec- . para impedir que se liegue a una información u observa- que no suponen un perjuicio. y tampoco nadie.República 1II 400d-401b.. . Solón 18. Constitución causa de que no cometamos infracciones. Y gracias a la importancia de nuestra 2 conforme al prestigio de que goza cada ciudadano en su ciudad todo tipo de productos de toda la Tierra 287 son actividad. págs. Oude azemíous mén. bierno no depende de unos pocos sino de la mayoría 280. República V 462d. Alusión a las xenelaslai.en ATENEO.I 27e-f. procurado a nuestro espíritu muchísimos esparcimientos. importados. debido a que el go. ISÓCRATES. Su nombre. la igualdad. 3-8. alcanza a todo el Tenemos juegos y fiestas durante todo el año. Edipo Rey 863-870. un respetuoso temor es la principal mocráticos de la legislación de Solón. Sobre las leyes no pocos sino en el de la mayoría». «debido a que no se gobierna en interés de unos SÓFOCLES. de los atenienses 9. y principalmente a las que están establecidas pa. itif'ra. . en razón de su pobreza. 1 144. a las mutuas sospechas propias del trato cotidiano. pero resultan dolorosas 282. 4~ Cf. 286 CL PLATÓN. y Antígona 450-461. cL 1. aleja la tristeza 286. 11 53). 2 ciudad 281. 28-44.Leyes . n. PLATÓN. mientras que en la elección de los cargos públicos vadas con espléndidas instalaciones. En nuestras relaciones con el' Estado vivimos En el sistema de prepararnos para la guerra también 39 como ciudadanos libres y. cf. 282 O «no le imponemos humillaciones. acarrean a quien las infringe una ver- mos un modelo a seguir. pero ofrecen un doloroso espectáculo.cf. como alivio de nuestras fatigas. 287 Cf. . suponen un daño o un castigo. nos. sin estar escritas 284. güenza por todos reconocida 285. Quaderni di Storia 6 (1980). en. ningún . I 450 GUERRA DEL PELOPONESO LIBRO 11 451 37' 'f Tenemos un régimen político que no emula las leyes ra ayudar a los que sufren injusticias 283 y a las que. 2. y casas pri- mundo. 283 Un conocido principio ateniense. . Por otra parte. so. conforme a nuestras leyes. las leyes. y más que imitadores de los demás. Sobre este pasaje de Tucídides de V. EHRENBERG. como 289 CL supra. Menéxeno238 c-d. «Tucidide e Plato. 3 Si en nuestras relaciones privadas evitamos molestarnos.

que literalmente significa «con economía. TH. a pesar de nuestro estilo Amamos la belleza293 con sencillez294 y el saber sin re. a pesar de combatir en tierra extranjera contra gentes que luchan por su patria. no nos mostramos menos audaces que los que a los métoqos de educación. 452 GUERRA DEL PELOPONESO LIBRO 11 453 ción de algo que. por ejemplo. que rara Pericles. o kal philoso- a ser un grave defecto del carácter ateniense. dicen eran precisamente económicos (cf. 80. pág. por coin- tud vital. nosotros. según cree Kakridis. Y en lo que se refiere momento. mos un resultado favorable: nosotros no nos afligimos an- gemas eomo en el valor que sale de nosotros mismos en tes de tiempo por las penalidades futuras y. 3) que indicaba el gusto por la ciencia y la cultura. no se piensa aquí en el esplendor y en las construcciones de los últimos 4 zas. oro y marfiles no de habernos rechazado a todos.lí en el buen sentido. J. tenes. verbo que aparece aquí por primera vez en la literatura griega. cedemonios no emprenden sus expedicione'\ contra nuestro y entre nosotros no es un motivo de vergüenza para nadie territorio sólo con sus propias fuerzas. si nosotros estamos dispuestos. /0 pénesthai. 29S Se ha visto en este pasaje (11 40. Nos servimos de la riqueza más como oportuni- 2 lor a peligros equivalentes 291. de nuestras tropas en numerosas misiones.a la flota con el envío por tierra RÓDOTO (cf. stilisticher kommentar». la vita activa y la vita contemplativa. una alusión a tres actividades o tipos de vida que se combinarían en 292 Cualidad considerada aq!. si son vencidos. y nuestra ciudad es jóvenes. con las construccio- nes de la Acrópolis. con una literatura y unas manifestaciones artísticas capaces de evitar los excesos. Zetemata 26. 1961.. de no mantenerse en secreto 290. Según otra interpretación: «proporcionados a nuestras fuer. 51). Ningún enemigo se ha encon. ellos. dad para la acción que como pretexto para la vanagloria. sin em. sino con todos sus reconocer su pobreza. Pero probablemente que han sido derrotados por el conjunto de nuestras fuer. Las mismas personas 29S pueden dedi. en caso co gasto». los atenienscs (cf. 293 Philokaloumen. 3-5). y. verbo ya utilizado por HE- cidir nuestra dedicación .2 país de otros y. en definitiva.. 294 Met' euteleías. sino que lo es más bien no hacer aliados.. 4.o adiestramiento. cuyos mármoles. Esto es así tanto de las leyes como de la propia naturaleza. desde muy andan continuamente atormentándose. mi~ntras que ellos. Designa el gusto por lo bello (to philókalon) como acti- trado todavía con todas nuestras fuerzas unidas. infra. Aparece junto a philosophoumen. de ordinario nos '1- 3 imponemos sin dificultad. y con un valor que no procede resultar útil al enemigo que lo descubriera. si llegan a trabar combate con una parte. supra. 1113. Pero.). lajación. llegado el el momento de entrar en acción. marchamos solos contra el nada por evitarla. I 30.140 de vida más relajado. podría un penos. en cambio. con po- bargo. KAKRIDIS. 2). penoso entrenamiento. sino en el estilo de vida y en la moderación y equilibrio atenien- afrontar los peligros con despreocupación292 más que con ses. tratan de alcanzar la fortaleza viril mediante un digna de admiración en estos y en otros aspectos. V 68. Munich. Algunos han objetado que esta «sencillez» no está de acuerdo de conseguir superar a algunos de los nuestros. pero que llegó el carácter ateniense: la filosofía (philokaloumen te gar. a años. phoumenooo). Otros ven zaS» o «peligros en relación con nuestras fuerzas». 1-2) una referencia a la oposi- 290 El secreto se imponía con frecuencia en Esparta (cf. tal como denunció Demós. y la política (éni te tois autois oikeíon háma kal politi- . «Der thukydideische Epitaphios: ein demonios».He aquí una prueba: los la. se presentarían combinadas en 291 Según unos: «iguales a aquellos a los que se enfrentan los lace. nosotros. IV ción entre dos géneros de vida. se jactan con el gusto por la belleza de la época de Peric1es. la riqueza o actividad económica (ploútoi te chrdmetha ka. no nos enfrentamos con menos va. obtene- porque no confiamos tanto en los preparativos y estrata.

l 86). gloria y riqueza (phi/ósophon. el término paídeusis como nombre de acción. kón epimé/. puesta a prueba. en efecto. el agradecimiento que se le debe. phi. porque sabe que de- no informarse por medio de la palabra antes de proceder vuelve el favor no con miras a un agradecimiento sino 3 a lo. 11 11. sino haciéndolos. sino la ver- 14-19. en sus súb- j'upra. ejemplo o modelo viviente». y la única que no suscita indignación van a presen~ar.. lo indica el mismo poder de la ciudad. necesario mediante la acción 299. poder que hemos obtenido gracias a estas particularidades lítica. muestras de benevolenciahacia aquel a quien concedió el mente297.porque. alarde de palabras inspirado por el momento. vores. J.): una combinación tripartita similar. 300 Cf. 1-2»).ia kal hetérQis. S. . no tanto por efec- ces a la vez que hacemos nuestros cálculos sobre las accio. . 40. go. bras 298 lo que supone'un perjuiciopara la acción.ignorancia les da coraje. lección. toma parte mayoría. en el segundo alude probablemente a quienes meditan y estudian las propuestas que luego superior a su fama. que he mencionado.indecisión. ni. en nuestra opinión. que s guimos en cuanto a que somos extraordinariamente auda. mediante nuestro juicio sobre los asuntos. prestamos nuestra ayuda confiadamente. . Tam. phi/ónikon. en mi opinión. Y es Resumiendo. aun conociendo perfectamente las penalidades y públicos. desde 301 Con frecuencia se da la traducción de que Atenas «es la escuela 'el mismo HOMERO(cf. 3 297 En el primer caso se refiere al conjúnto de ciudadanos que en la nuestra es la única que. no significa «escuela». ' 299 La unión de la palabra y la acción era 'para los griegos. se muestra la asamblea expresan su juicio mediante el voto. dad de los hechos. RUSTEN. Porque. cuando éste considera las cua- 298 En contraste con la escasa afición espartana a los discursos (cf. no por esto se apartan de los peligros.«Two lives or three? Pericles on the athenian charac- ter (Thucydides 2. afirmo que nuestra ciudad es. 7. a la de ciencia. para dedicarse a las más diversas formas de actividad con lokerdés) que encontramos en PLATÓN(cf. 296 Reconocimiento de la isegoría. Somos los únicos. lidades de quienes son causa de sus males. The Classical Quarterly n. Ilíada Xlii ma de Helládos HelliJsAthénai (Antología Palatina Vl1 45). traducción muy expresiva que recuerda aquel famoso epigra- afanes. República VIII 58Od-581c). una gracia y habilidad extraordinarias. El que lo debe. en el enemigo que la ataca. supra. s. ( 454 GUERRA DEL PELOPONESO LIBRO 11 455 . 1 y a 1os1 car a 1a vezsu atenclOna sus asuntospartlcuares quienes. el derecho a la participación po. y el cálculo300. pues nos ganamos los amigos no recibiendo fa- en estos asuntos lo consideramos no un despreocupado.. además. También nos distin.. Y quien ha hecho el favor es- sino un inútil.y gentesque se dedicana diferentesactividades los placeres. llíada IX 443). bién en lo relativo a la generosidad somos distintos de la Somos./ para pagar una deuda. a pesar de que no fuera alcanzado a menudo (cf. un ejemplo para Grecia 301. los únicos que a quien no. o los estudiamos puntual. y nosotros en persona cuando menos damos tá en mejores condiciones para conservar vivo.4 tienen suficiente criterio respecto a los asuntos públicos 296. Sin embar- 726-734). entre las ciudades actuales. . 35 (1985). en su con:] 41 justo que sean considerados los más fuertes de espíritu junto. favor. se muestra más apagado. sino «enseftanza. tuar un cálculo de la convenienciacomo por la confianza nes que vamos a emprender. un objetivo digno de los mejores de Grecia». Y que esto no es 2 Cf. Y que cada uno de \ nuestros ciudadanos individualmentepuede.sino el ¡ en cambio. mientras que a los otros la que nace de la libertad. por hacer gala de una personalidad suficientementecapacitada ejemplo. no son las pala.

preferible de hecho. 4. pues. y el contenido tono patético de todo el capítulo concluyen .. evitaron así la vergüenza del reproche. do seguir con el goce de s~s riquezas ni trató de aplazar 42 Por esto precisamente me he extendido en lo relativo el peligro con la esperanza de su pobreza. Y dado que mostramos nuestro poder con pruebas las excelencias por las que he ensalzado nuestra ciudad son importantes. decidieron. y llegado el momento. de que con- a la ciudad. demostración del espíritu emprendedor. y con haber de aquellos que fueron inferiores en otros aspectos es jus- dejado por todas partes monumentos eternos en recuerdo to que se anteponga su bravura en la guerra luchando en 5 de males y bienes303. confiar 303 Fracasos y éxitos. y es natural que sobradamente los perjuicios ocasionados por su actuación todos los que quedamos estemos dispuestos a sufrir por privada. y del valor de los hombres que participaron en la la vida. el ornamento que le han procurado las virtudes de estos mirados por nuestros contemporáneos y por las generacio. que el fin que éstos han tenido es una demos- de los hechos destruya sus suposiciones sobre los mismos. ya que los primeros también pueden ser glo- riosos. Al contrario. tiene el mismú significado para nosotros y para aquellos I considerando más deseable el castigo al adversario que que no disfrutan de ventajas similares a las nuestras. y del más hermoso resistir hasta la muerte que ceder para salvar poderío de Atenas. aunque la verdad asimismo. y no tendremos ninguna necesidad ni de un los griegos. conforme al plan previsto (cL no de miedo. y katastrophi. oponiéndose el servicio que prestaron en beneficio público compensó noblemente a que les fuera arrebatada. pensaron que era Egipto (cL supra. hjmnesa caídos a la exaltación de la patria por la que se sacrificaron. hombres y de otros hombres como ellos. cuya alabanza pu- Hornero que nos haga el elogio ni de ningÚ¡npoeta que diera encontr-ar correspondencia en sus obras. bien como primer indicio. Tal es. tración del valor de un hombre. nos dejaron 305. Nada puede resultar tan efectivo como la conexión del elogio de los méritos de los 305 El color poético. al elogio de los que han muerto por ella. pues. por ejemplo. Ninguno de estos hombres se acobardó prefirien.I \ hermoso de todos los peligros.deleite de momento 302 con sus versos. afrontaron expedición. lo principal de este elogio ya está dicho. Me parece. pero juzgando 302 CL supra. por el destino. a fin de haceros entender que la lucha no seguiría librarse de ella y se hada rico. 4). 1 110). I aquellos bienes. 456 GUERRA DEL PELOPONESO LIBRO Il 457 ditos. que 304 Después de celebrar las excelencias de Atenas. la expedición ateniense a en sí mismos. haciéndole fren- 2 gio de aquellos en cuyo honor estoy ahora hablando. 11 36. a fin de esclarecer con pruebas el elo. fiando a la esperanza lo incierto del éxito. y creyendo además que aquél era el más al mismo tiempo. r .4 ella 304. supra. en un momento culminante de gloria. dado que 4 nos. nos bastará con haber obligado a todo el mar y a toda bien como confirmación final. la ciudad por la que 1 defensa de su patria. el reproche de ser gobernados por hombres indig. castigar a los enemigos y seguir aspirando a los bienes. Porque incluso en el caso 3 la Tierra a ser accesibles a nuestra audacia. y. con usos de palabras como eu/ogla. pasa. como es el caso de éstos. Así te. Así podía considerarse. ante la inminencia del peligro. 1 22. y sin que nos falten los testigos. y en un instante determinado fracaso. . valor que constituye un motivo de gloria aun en caso de la acción a costa de su vida. y no son muchos nes futuras. seremos ad. pues borraron el mal con el bien y estos hombres han luchado y han muerto. tras este magnífi- co canto a los ideales de su ciudad.

vida con más razón.phanón pOsage táphos. supra. co.la tumba más insig. tal como parecen demostrar a los padres de los caídos que asisten al acto.«La conso- balleros 732. plemente el valor habitual de «cobardía». O. 458 GUER. la estructura de esta consolat. de una segunda a una tercera persona que no resulta cómodo. SÓFOClES. sino que incluso en tierra extraña pervive en cada apunte a un destino más seguro 306 sin consentir por ello persona un recuerdo no escrito. los que pueden despreciar la cada día y convertiros en sus amantes 307. Tra. 31() Kákéisis tiene aquí probablemente.o a los padres.o ad parentes di Pericle (Tucidide II 44»). . Ésta es la razón por la que ahora no me voy a dirigir 44 larmente el elogio que no envejece y . sino aquella en la lamentaciones de compasión. la felicidad se basa en la libertad y la libertad en el co- labras de un orador que exponga todos los beneficios que raje. en suelo 311. (Cf. sino que le ofre. Cultura class. las diferencias son enor- deber. Porque la. II. pág. Sobre vo erastes en el mismo sentido (cf. ARISTÓFANES. amor a la patria conectado a la realidad de cada día».enses 143. Daban su vida por la plenitud de su vigor y de la esperanza colectiva. PlATÓN. con pundonor la degra. Acarn. cit. GOMME. no miréis con inquietud los peligros de la guerra.Porque para un hombre. Sabidoes312 que la vida se va haciendo a través cualquier tiempo en que surja la ocasión para recordarlos 3 tanto de palabra como de obra. de emular a estos hombres. el poder de la ciudad en la realidad de la esperanza de bien alguno. en relación con el contexto. no querían dación que acompaña a la miseria 310 resulta más doloro- por ello privar a la ciudad de su valor. las imá. II 42. 6 que. y es menester que los que quedan hagan tria existe la indicación de la inscripción grabada en las votos por tener frente al enemigo una disposición que estelas. . No son. para quienes no existe s piar.sin ser sentida en la 2 dan la contribución más hermosa. «nos de.gnoménous autes. rezca que es grande. en los sentimientos que en la realidad de una tumba. pues. Se trata segura. en efecto. genes y las fórmulas marcan el estilo de este discurso. El tono poético.«se fueron». corren el riesgo de un cambio de fortuna desfavorable y ron este poder eran hombres audaces y conocedores de su para quienes. los desgraciados. derivan de defend¿rse contra el enemigo. sino con palabras de con- que su gloria sobrevive para siempre en el recuerdo. cf. que asistís a este acto. un paso brus- otros pasajes de autores contemporáneos en los que se utiliza el sustanti. con ne. comunidad recibiendo a cambio cada uno de ellos particu.op. 139).'. «el 311 Cf. lat. Para otros tiene sim- 306 Cf. debéis contem.sólo a través de las pa. . 312 El texto dice literalmente «ellos saben» refiriéndose al parecer mente del amor a la ciudad. R.sta d. que no es aquella en que yacen. 4 dad de esta actitud -sobre la que cabrían largas explica. .ca 308 Andrón gilr ep. LONGO. no a su poder. Ycuando os pa.y estimando que ciones que vosotros ya conocéis. pues. 1340-44. cambio de fortuna o desventura. tad. W. el sentido de «pérdida 'de fuerza. e med.Áyax 550-551.v. mi- jaron». y no sólo en su pa- nuestra ciudad. si alguna vez fracasaban en algún intento. 1.Tierra entera 308 309 Cf.Menéxeno 247c-d. Alcibiades 132a). 451-479. seria». al seguir viviendo. en caso de fracaso. un recuerdo que está más ninguna pérdida de audacia. No debéis considerar la utili. Hay. sa que una muerte que sobreviene . con este expresivo final eufemístico: ap¡HIág~san. PLATÓN.oevale 19 (1977). debéis pensar que quienes consiguie. que en sus acciones se comportaban con honor y mes 309. Se establece una gradación en el con- suelo. Ca.RA DEL PELOPONESO LIBRO 11 459 43 Así es como estos hombres se mostraron dignos de es la tumba de los hombres ilustres. 307 Kath' heméran theoménous kai erastas g. en cambio. A.a los padres de estos hombres. sino aquellos que.

y en la época improduc. ahora.Antígona 703-704. SÓFOCLES.lo menos posible en boca de los ciudad saldrá beneficiada por dos razones: no perderá po. y el dolor efecto. renombre de estos muertos 315. lo expresaré todo con un breve consejo: si los que todavía estáis en edad de ~ngendrarlos. PLATÓN. cf. a propósito de las que ahora vivirán ser fuertes. se enfrenta a lo que se les opone.. Sobre la envidia. Sobre los concep- 314 Triste consuelo. SÓFOCLES. 318 Acerca de este pensamiento han sido recordados los versos de sos durante la mayor parte de vuestra vida. como éstos ganancias. Cf. igual 316 Simónides de (:eos. 2-3. y con su dolor. siderad como una ganancia el hecho de h. sino de aquel del que uno ha lencia sin oposición 318. blación y ganará en seguridad. Y cuantos ya habéis pasado la edad. 1 30. ESQUILO. (dóxa) y ((vergüenza» (aidlis) en la mujer que aquí se reflejan.sino los honores. pero lo que no no procede de los bienes de los que uno se ve privado les supone ningún obstáculo es respetado con una benevo- sin haber los experimentado.Edipo Rey 1528. Pero es preciso a la virtud femenina. El amor a la gloria es. como es vuestro caso. PLUTARCO. difícilmente se os considerará no ya iguales.32. porque todo el mundo tiene la costum- es difícil convenceros tratándose de vuestros hijos cuyo re. 317 Cf. Paz 697-699. vuestra re- privada los hijos que vendrán serán para algunos un moti.. y PLUTARCO. Menéxeno 246d-247b. 31-32): la parte que os queda será breve 31\ y consolaos con el Virtutem incolumen odimus. La envidia de los vivos. con. Troyanas 509-510. Este hecho estaría de acuerdo con las noticias que tenemos sobre 30. siquiera por la esperanza de' tener otros hijos. 3 al 45) en contraste con el calor de las palabras pro- nunciadas acerca de la grandeza de Atenas y de los ideales de su ciuda- 313 Conocido pensamiento griego. Porque no es posible que tomen decisiones justas y equitativas quienes no afrontan el peligro exponiendo también a sus propios hijos. Y si es necesario que me refiera 2 3 sido desposeído una vez habituado a él. HER6ooTO. y para vosotros317. en la vida no os mostráis inferiores a vuestra naturaleza.ácon frecuencia cuando asistáis a los mo. 4 que los demás. efecto. tos de «honor» y «amor a la honra» (philotimía) y de «reputación» 3IS Cf. .'. 1I 35. veo que la lucha para estar a su 2 de sus días coincidieran313. EURlpIDES.aber sido dicho. cf. y de aque. 319 Se ha señalado la frialdad del consuelo a los familiares de los caídos (del 44. hombres 319. EURlplDES. Me doy perfecta cuenta de que altura será ardua. como dicen algunos 316. supra. pensad que HORACIO(Odas III 24.. asi- mismo. Prometeo 521. y será grande la de aquella cuyas vo de olvido de los que ya no están con no~otros. y aun en el colmo cuerdo os ven9r. y la virtudes o defectos anden . el carácter de Peric1es (cf. Cf. danía. ". Cf. en la viudez. P. putación será grande. lo único que no envejece. hijos o hermanos de estos caídos 45 llos cuya vida fue medida para que la felicidad y el fin que os encontráis aquí. bre de elogiar a quien ya no existe.Pericles 5 y 7). y Agamenón 382. 460 GUERRA DEL PELOPONESO LIBRO 11 461 de vicisitudes de diverso signo" y la dicha es de quienes tiva de la vida lo que da mayor satisfacción no son las alcanzan la mayor nobleza' con su muerte. según AR1STÓFANES. en que también vosotros os regocijabais un día. entre otros. sino mentos de dicha de los otros. en sublatam ex oculis quaerimus invidi. del valor. Alcesiis 649-650.Moralia 786b. momentos dichosos con los un poco por debajo de ellos.

111-121. a los muertos y a los que que- dan. GARCÍADELAMORA].Barcelona.» WALCOT.«The funeral speech. en cuan- to a los hechos. Ahora.<' 462 GUERRA DEL PELOPONESO 46 He expuesto. des}ués de cumplir las lamentaciones en honor de los parientes respectiv()s. 321 Metáforas tomadas de los concursos atléticos. J. de acuerdo con la costumbre. y por lo que respecta a sus hijos. 1968. tenía por conveniente. . Honour and Shame. M. ('u () . PERISTIANY (ed. J. Greece and Rome s. A study of values». the values o/ Mediterranean Society = El concepto del honor en la so- ciedad mediterránea [trad. 320 Cf. ya han recibido los honores fune- rarios. 20 (1973). ofreciendo así una útil corona. retiraos 322. de ahora en adelante la ciudad los mantendrá a expensas públicas 320 hasta la adolescencia. . en premio de tales juegos 321. 322 Este mismo final formulario lo encontramos en el Menéxeno (cf. por lo que respecta a los hombres a los que damos sepultura. con mis palabras todo lo que. pues. PLATÓN.Menéxeno 249b. Los hijos de los combatientes muertos eran educados por el Estado hasta los 16 aí\os. 2..). 249c) de Platón. pues las ciudades donde están establecidos los mayo- res premios al valor son también aquellas donde viven los 2 mejores ciudadanos." . en fin. G.