Está en la página 1de 3

c  

  
   

Las cosas que suceden en el país dejan atónitos a nacionales y extranjeros.


´Nunca antes ha habido tanta seguridad para el ciudadano y l as instituciones
como ahoraµ, predican sin descanso algunos altos funcionarios, pero, la verdad
no es esa, la gente tiene que vivir en un ambiente diferente, de miedo y zozobra
interminables. Todos los días caen colombianos de distintos niveles
económicos, sociales y políticos asesinados. Entre más inseguridad mas se la
insiste a los colombianos que vivimos en un recinto de seguridad gracias a las
políticas de las armas. El escenario de sangre va desde el campo hasta la ciudad
pasando por los pequeños poblados y aldeas ubicadas en los cuatros puntos de
la geografía nacional. No se trata de algo ocasional y da la impresión que todo
obedeciera que todo es un plan general. La verdad única es que seguridad para
los colombianos en forma generalizada no hay, pueda ser que si exista para
determinados sectores de la cúpula política y económica, pero para el común
no. ¿Cómo se justifica esa cantidad de crímenes y barbarie que registran día a
día los medios de comunicación?

El homicidio de siete militantes de partido político Polo Democrático


Alternativo, en los últimos tres meses, obligó a su dirigencia a denunciar eso
delitos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la
Organización de Estados Americanos. El estado de inseguridad y desprecio de
las autoridades por frenarla es visible. En el país hay experiencia con otros
partidos de izquierda que fueron aniquilados por los sectores de extrema
derecha al punto de no dejaron ni el rastro de lo que fueron. Entre ellos la
Unión Patriótica. ´Contra los integrantes de Polo no cesan las acciones de
intimidación. Han recibido amenazas por parte de grupos armados al margen

de la ley, terroristas de extrema derecha, quienes volvieron a pasearse por

Colombia, como ´Juan por su casaµ. Estamos a un nivel similar a de la época


bárbaras de Pablo Escobar y del maridaje letal entre políticos corruptos y
paramilitares de la ultima tercera parte fin del siglo 20.

La Presidenta del Polo Democrático Alternativo, Clara López, anunció la


conformación de un Pool de abogados para preparar y presentar ante la
Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, una solicitud
formal de medidas cautelares para la protección de la vida de los dirigentes y
representantes del Partido en los cargos de elección popular. Otro tanto para
quienes hicieron dejación democrática de sus posiciones con motivo de las
elecciones parlamentarias que acaban de pasar. López Obregón solicitó una
reunión con el Ministro del Interior y justicia, ´para darle a conocer esa
denuncia internacional de los sucesivos crímenes contra sus militantes y
realizar el seguimiento al acta de la reunión sostenida con él donde se discutió
sobre medidas de protección al candidato Gustavo Petro y al ex Presidente del
Partido, Carlos Gaviria. Ante la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos de la OEA, estaremos haciendo una solicitud formal de medidas
cautelares para la protección de la vida de los dirigentes y representantes del
PDA en los cargos de elección popularµ. Con darle a conocer el documento al
ministro no se le está pidiendo permiso ni cosa parecida, simplemente se le
demostrará a los colombianos y al mundo que n o es nada secreto ni
clandestino. Simple y sencillamente se le pedirá al gobierno aplicar la
Constitución Nacional en donde establece que es su obligación imperativa,
inaplazable y inexcusable, es garantizare la vida, honra y bienes de todos y cada
uno de los colombianos, sin excepción alguna.

Los últimos caídos con balas fratricidas son: Ibio Efrén Caicedo, educador
Afiliado a la asociación de instructores de Antioquia, Rogelio Martínez, líder
campesino de San Onofre en Sucre, Iván de la Rosa, líder cívico en Barranquilla,
comprometido con la campaña presidencial de Gustavo Petro, Rogelio Tunusco
líder en Buga en el Valle, Francisco Antonio Abello, líder en San Juan Paprieto
en el Magdalena, Carlos Wagner Valencia, Concejal del Municipio de Tulúa e
Inocencio Rengifo, Concejal de Cantón de San Pablo, en el Chocó. Un ejemplo
de la forma como murieron: ´El cuerpo de Inocencio Rengifo, concejal por el
municipio Cantón de San P ablo, fronterizo con Panamá, fue encontrado a la
orilla de un riachuelo con un impacto de bala en la cabeza µ. El concejal "no
había informado ninguna amenaza en su contra", aseguró el oficial y las
autoridades dijeron que ´desconocen quienes pueden ser los autores del
crimenµ. Es el típico procedimiento de los paramilitares de otras épocas aciagas
para Colombia. Por lo menos un centenar de dirigentes del Polo Democrático
que han recibido amenazas de grupos armados ilegales como "Los Rastrojos" y
"Águilas Negras", integradas por narcotraficantes y ex paramilitares, según las
autoridades.

Este partido cuenta con unos 3.000 dirigentes en todo el país y la dirección
nacional la forman 260 personas. No se necesita ser militante de él para que
duelan esos crímenes. Cualquier demócrata recibe el impacto directamente. En
Colombia se viene insistiendo, absurdamente, en una democracia de un solo
partido como sucede en Cuba y es por eso que las autoridades nacionales no
toleran que haya colectividades que actúen y piensen diferente a ellos. Siempre
ha sido su política satanizar y señalar a quien abrace partidos de esencia social.
Democracia de un solo partido no es democracia, simplemente es una
dictadura. Si en Colombia es imposible, está muy ajustado que se encuentre y
halle justicia en el exterior en organismos internacionales. Asesinando gente no
se defiende ni se hace patria.