Está en la página 1de 15

2. Culturas precolombinas

La enorme extensión del continente americano albergó a un gran número de culturas y

civilizaciones muy diversas entre sí y algunas con complejos sistemas de organización social y político, con una trascendente tradición artística y religiosa. Tomando en cuenta criterios temporales y espaciales, se establecen las siguientes áreas culturales:

a) Mesoamérica 1 , que comprende gran parte de México, Guatemala, Belice, Honduras

y El Salvador.

b) Área intermedia: Centroamérica 2 , Antillas y norte de Suramérica.

c) Área andina, que comprende el territorio costero y el altiplano de Colombia,

Ecuador, Perú y Bolivia, y partes de Argentina y Chile.

Actividad:

Para empezar el tema, se recomienda ver el documental sobre las grandes culturas americanas. Está disponible en Internet, en el siguiente enlace:

2.1 Destrezas:

Ubicar en el tiempo y el espacio la cultura olmeca.2.1 Destrezas: Explicar la influencia y los aportes de la cultura olmeca en

Explicar la influencia y los aportes de la cultura olmeca en el área de Mesoamérica.Ubicar en el tiempo y el espacio la cultura olmeca. Analizar la composición social de la

Analizar la composición social de la cultura olmeca.aportes de la cultura olmeca en el área de Mesoamérica. 2.2 Cronología: Cronología de la América

2.2 Cronología:

Cronología de la América precolombina

A veces es difícil consensuar criterios generales sobre la división temporal de las

distintas culturas precolombinas. Se debe tener en cuenta que para la zona andina los arqueólogos utilizan una periodización más esquemática que para Mesoamérica, ya que hay mayor diversidad de criterios en la cronología. En algunas zonas, por ejemplo, además de los estudios arqueológicos, existen evidencias epigráficas que aclaran más

las secuencias del desarrollo de la cultura maya; los mesoamericanistas utilizan el término “clásico” mientras que en los Andes se habla de “horizonte”, de período

1 Es un término acuñado por Paul Kirchhoff para designar un área cultural definida en un espacio geográfico que va desde México hasta zonas del occidente de Costa Rica. Ver www.dimensionantropologica.inah.gob.mx/?p=1031 2 Centroamérica incluye a las culturas que se desarrollaron en el actual Panamá.

temprano, medio y tardío, con relación, sobre todo, a estructuras o unidades políticas. Otros investigadores del área andina plantean el uso de una cronología basándose en el estudio de las fases de estilo. Lo que interesa es que los estudiantes manejen la periodización básica que se aplica a las culturas precolombinas, sabiendo que en diferentes estudios especializados pueden encontrar otros términos.

Si se toman las consideraciones de una secuencia histórico-cultural se plantean (Alcina, 2006, p. 85) cuatro etapas o períodos:

1. Lítico o Paleolítico 3

2. Formativo o Preclásico

3. Clásico o Desarrollo Regional

4. Posclásico o Integración

El Formativo o Preclásico (5000 a. C. 200 d. C.). En este período de tiempo nació la agricultura. En un principio, existían pequeños grupos de agricultores que se ubicaban tanto en el valle de México como en la costa del Pacífico (actual Ecuador). Posteriormente se desarrollaron, de manera casi simultánea, las dos primeras civilizaciones de América: la olmeca en México y la chavín en Perú.

El tercer período, el Clásico, que abarca casi un milenio tanto en Mesoamérica como en el área andina, constituye el momento de mayor esplendor artístico y cultural de la América precolombina. En el centro de México destaca Teotihuacán y en el valle de Oaxaca se desarrolló la cultura zapoteca. La civilización maya se extendió en las cuencas de los ríos Usumacinta y Motagua y en la región del Petén (Guatemala). Siguiendo hacia el sur, localizamos la civilización mochica y la cultura nazca (Perú). Junto al lago Titicaca se ubicó la cultura Tiahuanaco (Bolivia).

En el cuarto período, el Posclásico, que duró aproximadamente medio milenio, se renueva la sociedad y la política, desarrollándose aquí civilizaciones de gran importancia: el Imperio Tolteca o los reinos mixtecas en el centro de México; la época maya-tolteca en Yucatán; y el Imperio Wari en los Andes. Todos estos grupos se constituyeron (al final de este período) en dos importantes ciclos: el de los aztecas en México y el de los incas en Perú.

Actividades:

Leer con los estudiantes el apartado anterior, 2.3 Cronología de la América precolombina, y realizar una puesta en común sobre el tema para despejar dudas y elaborar un glosario. Trabajar la lectura con un mapa, de manera que los estudiantes

3 Este período no es objeto de estudio en el primer año de Bachillerato, por lo que no se desarrolla ninguna referencia sobre él.

participen en la localización de las civilizaciones que se mencionan en el texto, especialmente la olmeca y la chavín, objeto de estudio durante este curso. A continuación, los estudiantes deben hacer un cuadro sinóptico de relación en el que indiquen las cuatro etapas cronológicas de América precolombina, propuestas desde la visión que sigue una secuencia histórico-cultural, y deben determinar los espacios de cada una.

2.3 Los olmecas, la “cultura madre” (1500 a. C. – 200 d. C. aprox.)

Es la más antigua de las civilizaciones mesoamericanas. Se considera que muchos elementos importantes del arte y arquitectura de esta área proceden de la cultura Olmeca, de allí la denominación de “cultura madre” 4 . Los primeros olmecas construyeron grandes centros ceremoniales en las tierras de los actuales estados mexicanos de Veracruz y Tabasco, concretamente en los emplazamientos de San Lorenzo, La Venta, Laguna de los Cerros y Tres Zapotes. Tenían un sistema económico y social muy avanzado, con amplias redes comerciales. Las evidencias arqueológicas dan muestra de la existencia de edificios de uso político y religioso. En La Venta, por ejemplo, los estudios realizados de un gran conjunto ritual de montículos indican la existencia de una pequeña población residente, que con seguridad pertenecían al grupo de sacerdotes. Estos centros ceremoniales servían de centro civil y religioso a los habitantes de los alrededores.

2.3.1 Estructura y características sociales

Aunque todavía no se conoce el número preciso de sitios arqueológicos del área, la densidad de población olmeca era bastante alta. La mayoría de las poblaciones se ubicaron en colinas bajas o mesetas, cerca de los ríos, lo que permitió el acceso inmediato a las fértiles tierras inundables. La población vivía en aldeas en torno al centro ceremonial dentro del cual residían los sacerdotes y gobernantes con sus familias. En el período Preclásico Medio, aparecen los primeros centros ceremoniales olmecas situados generalmente en elevaciones de terreno que se transforman en islas durante la temporada de lluvia.

La estratificación social y el cacicazgo son algunas de las características principales de la sociedad olmeca. Gobernantes, servicios, territorialidad, normas comunes, autoridad y coerción son algunas de las características mencionadas por los investigadores para calificar a un complejo sistema de poder preestatal. Existía un poder centralizado, apoyado en una determinada clase sacerdotal. A los olmecas se le atribuye, entonces, el afianzamiento de la clase sacerdotal, la práctica de la

4 Algunos autores cuestionan el término de “cultura madre”, porque consideran que la cultura Olmeca es el resultado de una larga tradición evolutiva “preolmeca”. sin embargo, hay consenso en considerarla como la verdadera cultura madre para todo el sureste de Mesoamérica (Esponda y Low, 1998, p. 37).

deformación

craneana,

de

la

mutilación

dentaria,

del

sacrificio

humano

y

del

autosacrificio.

Actividad:

Desarrollar una explicación del significado de cacicazgo en el contexto de las culturas precolombinas. En el apartado de la bibliografía se sugieren algunos libros de consulta. Es importante realizar una puesta en común sobre el tema, y que los estudiantes entiendan y usen correctamente esta categoría, pues resulta significativa para el estudio de la estructura social y política de las culturas prehispánicas.

2.3.2 Agricultura

Un proceso civilizatorio incipiente había permitido que todas las culturas del área estuvieran basadas en la agricultura del maíz y de otros cultivos, como fréjol y calabaza, patata, algodón, yuca dulce, chile, piña, aguacate, papaya, zapote (Kirchhoff, 1960). A esto se agrega el uso social de una gama compleja de plantas de tipo medicinal o curativo y ornamental, además de otras que servían para la fabricación de indumentaria y que se insertaban ya en las relaciones sociales de producción.

Aparecen también sistemas hidráulicos complejos y ceremoniales de arquitectura monumental permanente, es decir, diseñados para perdurar en el tiempo. Los sistemas de irrigación aparecen primero en el valle de Tehuacán, Puebla, hacia el año 700 a. C.; unos cien años más tarde, en la cuenca lacustre de México; y por el año 400 a. C., en los valles centrales de Oaxaca. De modo paralelo a la modernización tecnológica de la agricultura, las especies cultivables asociadas a este período aumentaron.

Actividad:

Se sugiere que, además de un glosario, los estudiantes elaboren, a lo largo de los temas sobre América, una lista de productos autóctonos (plantas y animales). El propósito es que al estudiar el tema de la conquista, se programe un trabajo sobre la influencia de América sobre Europa, lo cual incluirá el intercambio de productos.

2.3.3 Tecnología

Cerámica:

Los hallazgos arqueológicos en la zona del istmo de Tehuantepec han permitido determinar que en aquella región tuvo lugar un desarrollo temprano de la cerámica. Las principales obras de la cerámica de esta región (datada entre 1800 y 1350 a. C.) Son las vasijas de servicio y las figurillas de color negro con bordes blancos, conocidas como las famosas cerámicas de los olmecas. Esta tradición del istmo parece haber

penetrado desde el territorio guatemalteco a la costa del Golfo, donde, por la confluencia de las culturas zapoteca, mixe-zoque y protomaya, habría florecido.

zapoteca, mixe-zoque y protomaya, habría florecido. Figura 1. Cerámica olmeca El arte olmeca alcanzó una

Figura 1. Cerámica olmeca

El arte olmeca alcanzó una amplia distribución por el centro y sur de Mesoamérica. En el altiplano central mexicano tuvieron una gran aceptación las figurillas de cerámica huecas, con engobes blancos y cremas, las figuras de cráneos deformados y de labios abultados que recuerdan a los hombres-jaguar.

2.3.4 Arte olmeca

La escultura es una de las expresiones artísticas más destacadas del arte olmeca. Las más notables y famosas son las cabezas colosales, de grandes dimensiones (entre 1,5 y 3 metros de altura y con un peso de hasta 18 toneladas). Se conocen 17 cabezas completas, repartidas en los territorios de los actuales estados de Veracruz y Tabasco. Estas cabezas representan rostros como retratos ideales; están esculpidas en piedra de basalto y andesita, un material que no existía en la región, por lo que los monolitos eran transportados desde largas distancias. Las colosales esculturas podrían representar cabezas de “linaje”, sobre todo algunas que representan adornos en la cabeza y frente, como la Cabeza Colosal 5, hallada en San Lorenzo, que está decorada con garras de jaguar, y representa seguramente la cabeza de un soberano de esta región. La fisonomía y las decoraciones en las esculturas varían de una cabeza a otra, por lo que se fortalece la idea de representaciones individuales.

Figura 2. Cabeza olmeca La olmeca es una tradición de escultura verista , es decir

Figura 2. Cabeza olmeca

La olmeca es una tradición de escultura verista, es decir que hace un traslado de las imágenes de la manera más fiel. Hay otras esculturas antropomorfas en posición sedente (sentado), adoptando la actitud de un escriba o que tienen sobre el regazo la figura de un niño, un cetro o una caja sagrada. Todas estas son figuras muy bien logradas. Dentro de esta serie de esculturas de figuras humanas sedentarias, es considerada como una obra maestra la conocida como El luchador. Representa a un atleta sentado, barbado, el movimiento en espiral del cuerpo. La multiplicidad de perfiles, la coherencia muscular, y la contención expresiva de la obra la convierte en una de las grandes obras escultóricas de todas las épocas.

Figura 3. El luchador La otra forma escultórica que aparece en los olmecas es una

Figura 3. El luchador

La otra forma escultórica que aparece en los olmecas es una tradición que representa a seres míticos, a divinidades que se incorporan posteriormente en las religiones mesoamericanas adoptando nuevas formas. Por ejemplo, la cabeza de estilo draconiano (por sus formas severas), con grandes colmillos de jaguar y adornos superciliares (alrededor de la parte craneal), parece ser el origen de la cabeza del dios de la lluvia (Tláloc, Chac) que adquiere particularidades estilísticas según la región en donde aparece.

Figura 4. Cuadro evolutivo de la máscara del jaguar en los dioses de la lluvia

Figura 4. Cuadro evolutivo de la máscara del jaguar en los dioses de la lluvia (Alcina, 2006, p. 91).

Las representaciones de animales son más bien escasas; los principales animales que se representan son el jaguar, el mono y la serpiente.

Los altares son grandes bloques de piedra, de forma prismática, en cuyos laterales hay escenas realizadas en alto y bajo relieve. Este tipo de esculturas eran un elemento religioso muy importante dentro de los “centros ceremoniales”. Uno de los mejores ejemplos de estos altares es el número 4 de La Venta (1000 400 a. C.).

Actividad :

Entregar una copia del texto Altar nº 4 de La Venta (1000 400 a.C.) y realizar un extracto sobre la obra, con base en la siguiente guía de análisis (anexo 1).

- Nombre de la obra

- Autor (si se conoce)

- Fecha en la que se crea la obra

- Material con el que está realizada la obra

- Análisis formal (descripción de la obra)

- Explicar el análisis desde el punto de vista religioso.

2.4 Chavín (1500 a. C. 500 d. C. aprox.)

Chavín representa el primer gran horizonte de la secuencia cultural del área andina central con una gran muestra de desarrollo artístico y religioso que se extendió por una vasta parte del territorio de los Andes centrales, tanto en los valles interandinos como en la costa. Esta cultura se desarrolló entre los ríos Mosna y Huachecsa (provincia de Huari, Perú), y ocupó una amplia zona de los valles de Nepeña, Punkcurí y Cerro Blanco. Algunos especialistas, como Lumbreras, sostienen que la cultura Chavín es el resultado de la convergencia de varios elementos culturales de otros grupos de la sierra, costa y selva de los Andes centrales.

2.4.1 Destrezas:

- Ubicar en el tiempo y el espacio la cultura Chavín.

- Explicar la influencia y los aportes de la cultura Chavín en el área andina.

- Analizar la composición social de la cultura Chavín.

- Explicar las características del arte Chavín.

2.4.2 Estructura social y urbanización

Según algunos expertos, como Vitale (2009), la cultura Chavín tuvo un proceso de urbanización incipiente o elemental; los poblados se agrupaban alrededor de un centro ceremonial. Se calcula que en el período de mayor complejidad cultural, poblaban la zona chavín entre 2000 y 3000 individuos.

La sociedad estaba fuertemente estratificada; la clase dominante no solo regulaba el poder estatal y económico, sino que cumplía también con funciones religiosas y militares importantes. Los sacerdotes basaban su poder en el conocimiento y dominio de la astronomía, los ciclos agrícolas, el manejo y control de las aguas, y el chamanismo.

Luego estaban los artesanos especializados en el trabajo de la piedra, la greda, la metalurgia y los tejidos; destacaban en este grupo los denominados “ingenieros hidráulicos”, quienes habían desarrollado técnicas de canalización y estaban encargados de construir los canales de riego.

En el último estrato de la estructura social Chavín se encontraban los campesinos, algunos sujetos a las obras hidráulicas, y otros que practicaban a gran escala la agricultura del maíz y de las papas.

2.4.3

Organización política

Los centros ceremoniales eran organizados bajo un sistema teocrático. Había una élite que controlaba el culto, así como el intercambio de productos con otras áreas. Los sacerdotes de la civilización Chavín se encargaban de una tarea primordial para el ciclo agrícola: establecer con anterioridad el período de lluvias. Para determinarlo, se basaban en los altos conocimientos del calendario solar-estelar que poseían. El éxito de sus tareas les proporcionaba una situación social privilegiada.

La multiplicación de canales de riego y la existencia de conjuntos ceremoniales sugiere

la presencia de un poder central, sustentado en la religión, como autoridad necesaria

para distribuir el agua y para liderar a sus súbditos en la guerra y en la conquista de nuevos territorios. El auge de la guerra se explica con la presencia de lugares fortificados en los valles costeños, con la gran cantidad de armas encontradas en los yacimientos arqueológicos, y con las representaciones de guerreros, batallas, cabezas trofeo, etc., en el arte chavín. Se concluye, entonces, que la clase militar era muy importante.

Actividades:

- Se sugiere explicar y desarrollar con los estudiantes el significado de sistema

teocrático, en el marco de la cultura Chavín, y que cada uno elabore un concepto de

dicho sistema, para luego discutirlo y leerlo en la clase.

-

Con la información de la estructura social y organización política, elaborar un cuadro

o

pirámide jerárquica que indique los estratos sociales y sus características.

2.4.4 Agricultura

La civilización Chavín parece que supo sacar el mayor provecho de sus recursos agrícolas. La agricultura se identifica con la domesticación de plantas, cultivos de maíz

y papas, y con la construcción de complejos sistemas de irrigación. También se

producían alimentos como oca, camote, frijoles, ají, quinua, tomate. Se conoce el uso del arado de pie (chaquitaclla), técnica que aceleró la producción. Además, junto a la

domesticación de camélidos y guanacos andinos, se inició la expansión agrícola de una población que aceleraba su crecimiento.

Actividades:

- Continuar con la elaboración de un glosario y la lista de productos autóctonos de la zona estudiada.

- Se sugiere la elaboración de una investigación sobre la importancia del cultivo del maíz en la alimentación y economía de los pobladores de los Andes, Mesoamérica y

especialmente Ecuador, en la época prehispánica y en la actualidad. El docente puede establecer la metodología de trabajo y dividir las temáticas para que cada grupo desarrolle una. Los puntos de la investigación serían 5 :

Orígenes y desarrollo del maíz en la América precolombina; variedades, formas de cultivo, formas de comercio del maíz entre las culturas, etc.

Desarrollo y evolución del cultivo de maíz durante la colonia: comercio, consumo, lugares de cultivo.

Situación actual del cultivo y consumo de maíz; el ejemplo de Ecuador, México y Perú; formas de cultivo, repercusiones económicas, valor alimenticio del maíz, etc.

El trabajo debe exponerse en la clase. Para ello se sugiere utilizar diferentes herramientas de presentación, y recurrir a diversas fuentes de información:

bibliográfica, entrevistas, imágenes, reportajes, artículos de prensa, etc.

2.4.5 Tecnología

Siendo una cultura de gran convergencia regional, se estimularon las innovaciones tecnológicas en áreas como la metalurgia y la textilería, esta última caracterizada por el uso de fibras de camélidos en tejidos de algodón, tejidos pintados, y por el teñido de fibras de camélidos, el uso de telares, etc.

el teñido de fibras de camélidos, el uso de telares, etc. Figura 5. Fragmento de textil

Figura 5. Fragmento de textil procedente de la cultura chavín

En cuanto a la metalurgia, el martillado de láminas grandes de oro, la soldadura, el repujado y las aleaciones de oro y plata son característicos de la tecnología de la civilización Chavín.

5 Es una sugerencia; el docente puede diversificar las temáticas según crea conveniente.

Figura 6. Láminas de oro repujado En la cerámica se distinguen las vasijas de forma

Figura 6. Láminas de oro repujado

En la cerámica se distinguen las vasijas de forma globular, con el asa de estribo, con un pico y una base plana. Generalmente era una cerámica monocroma, incisiva y decorada con figuras zoomorfas.

monocroma, incisiva y decorada con figuras zoomorfas. Figura 7. Vasija cerámica procedente de la civilización

Figura 7. Vasija cerámica procedente de la civilización Chavín

2.4.6 Arte Chavín

Se considera que la cerámica es uno de los productos mejor logrados de esta civilización. Se han encontrado grandes vasijas anchas en cerámica roja con incisiones; cuencos y botellas en cerámica fina con motivos felinos; y una gran variedad de formas y estilos en la decoración de los objetos. No se puede dejar de mencionar la escultura y el relieve en piedra. Utilizaban signos muy estilizados, con dibujos lineales y alto grado de abstracción. Las mejores muestras están relacionadas con la arquitectura, por ejemplo, las esculturas encontradas en el centro ceremonial de Chavín de Huántar. Este santuario dedicado al Dios Huariconsta de dos edificios principales: el Templo Nuevo y el Templo del Lanzón. Este último presenta una forma de U y está cruzado por

varias galerías subterráneas; en una de ellas se veneraba la imagen de “El Lanzón”. Este centro ceremonial estuvo acompañado por un alto desarrollo religioso y sus expresiones artísticas. Las obras de mayor relieve son las conocidas como el Lanzón, el Obelisco Tello y la Estela de Raimondi.

conocidas como el Lanzón, el Obelisco Tello y la Estela de Raimondi. Figuras 8 y 9.

Figuras 8 y 9. Centro ceremonial Chavín de Huántar

conocidas como el Lanzón, el Obelisco Tello y la Estela de Raimondi. Figuras 8 y 9.

Bibliografía:

Alcina, F. J. (2006). El arte Precolombino. En J. A. Ramírez (Dir.). Historia del Arte (pp. 85-132). Madrid: Alianza Editorial.

Casellas, C. E. (2000). Arqueología y sociedad: una aproximación a la idea de estado en los olmecas del formativo inicial. Barcelona: Universitat de Barcelona.

Esponda, V. M. y Lowe, G. W. (1998). Mesoamérica olmeca: diez preguntas. México D. F.: UNAM.

Kubler, G. (2003). Arte y arquitectura en la América Precolonial. Madrid: Cátedra.

Miller, M. E. (1999). El arte de Mesoamérica. Madrid: Ediciones Destino.

Ossio, J. (1995). Los indios del Perú. En Colección pueblos y lenguas indígenas (Nro. 8). Quito: Abya-Yala.

Sellier, J. (2007). Atlas de los pueblos de América. Madrid: Paidós Ibérica.

Vitale, L. (2009). Los principales períodos de la Historia de América Latina. Santiago:

Ediciones LOM.

Enlaces:

Gráficos:

Blog: Servicio de historia peruana y universal