Está en la página 1de 3

Para que sirve la

antropologa?
Es una pregunta que me he hecho muchas veces y que me la
hicieron tambin. Frecuentemente me veo tratando de
explicar algo prctico, concreto, que rpidamente convenza a
los dems de lo vital que es su estudio y aplicacin (lo cual
estoy convencido). Pero mi respuesta no termina por
conformar ni a m mismo.

Por ello, tratare de forma ms pausada, pensada, leda,


encontrar respuestas que me satisfagan y a partir de ah,
espero, a los dems tambin.

La Antropologa:
Permite ver los acontecimientos y tendencias con una
perspectiva ms amplia.
Nos interpela constantemente a cuestionar todos los
valores, creencias que poseemos (y a defenderlos por
conviccin y no solo por haberlos recibido de nuestros
padres y entorno).
Te libera (del comportamiento rutinario, cmodo pero
limitador)
Pone de relieve lo que somos ensendonos lo que no
somos.
Nos muestra las muchsimas formas diferentes de vivir
una vida plena.
Se completa cuando entra el otro
Busca romper los estereotipos culturales
A continuacin, algunas frases que representan mi
sentir/pensar sobre e tema:

La antropologa es una filosofa, pero una filosofa con


la gente adentro
Tim Ingold.

El Etnlogo es un astrnomo de las constelaciones


humanas.
Marcel Mauss
El propsito de la antropologa es hacer del mundo un
lugar seguro para las diferencias humanas.
Ruth Benedict.
Si queris ver a una vaca sagrada no hace falta ir a la
India, no hay ms que ir al garaje.
Marvin Harris.
La desigualdad del mundo es tambin, y ante todo, una
desigualdad de los cuerpos.
No hay crisis de identidad, sino una crisis de alteridad
(ver al otro)
Marc Aug.
Nunca dudes de que un pequeo grupo de ciudadanos
reflexivos y comprometidos pueda cambiar el mundo. De
hecho, es lo nico que alguna vez lo ha cambiado. He
pasado la mayor parte de mi vida estudiando las vidas de
otros pueblos, con el fin de que los occidentales puedan
entender su propia vida.
Margaret Mead
La labor del antroplogo no es moralizar, sino lo primero
que tenemos que hacer es indagar en nuestras propias
moralidades.
Marcelo Rossal.