Está en la página 1de 16

\~

e e,, ,

? lOO"\

Primera edición en inglés,

1946

Primera edición en español (Sección de Obras de Filosofía),

1952

Segunda edición,

1965

Vigésima reimpresión,

2000

Tercera edición, revisada y aumentada (Sección de Obras de Historia), 2004

Collingwood, Robin George Idea de la historia. Edición revisada que incluye las confe- rencias de 1926-1928 / Robin George Collingwood; ed., prefa- cio e introd. de Jan van der Dussen; trad. de Edmundo O'Gor- man, Jorge Hernández Campos.- 3• ed.- México: FCE, 2004 661 p.; 21 x 14 cm- (Colee. Historia) Título original: The Idea of History. ISBN 968-16-7079-5

l. Historiografía 2. Historia- Filosofía l. Dussen, Jan van der ed. Il. O'Gorman, Edmundo tr. III. Hernández Campos, Jorge

tr. IV. Ser V. t

LC D13 C18 Dewey 907 C711j

Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra -incluido el diseño tipográfico y de portada-, sea cual fuere el medio, electrónico o mecánico, sin el consentimiento por escrito del editor.

Comentarios y sugerencias: editor@fce.com.mx

Conozca nuestro catálogo: www.fondodeculturaeconomica.com

Diseño de portada: R/ 4, Bernardo Récamier

Título original:

The Idea ofHistory

©TERESA SMJTil 1946, 1993 ©jAN VAN DER DussEN 1994, introducción y material de la nueva edición

The Idea of History, revised edition, was originally published in English in 1993. This translation is published by arrangement with Oxford University Press.

Idea de la historia, edición revisada, fue publicada originalmente en inglés en 1993. Esta traducción se publica con la autorización de la Oxford University Press.

D. R.© 1952,2004, FoNDO DE CuLTURA EcoNóMJ< A Carretera Picacho-Ajusco, 227; 14200 México, D. F.

ISBN 968-16-7079-5 (tercera edición) ISBN 968-16-0196-3 (segunda edición)

Impreso en México • Printed in Mexico

F. ISBN 968-16-7079-5 (tercera edición) ISBN 968-16-0196-3 (segunda edición) Impreso en México • Printed in Mexico

INTRODUCCIÓN

§ 1. L A FILOSOI' Í A DE LA HI STO RI A

Este libro es un en sayo sobre la filosofía de la historia. La desig- nación "filosofía de la historia" fue acuñada en el siglo xvm por

quiso significar con ella la historia crítica o

científica, un tipo de pensar his tórico en que el historiador deci-

día por su cuenta en lugar de repetir los relatos que encontraba en los libros viejos.Hegel y otros escritores de las postrimerías del siglo xv111 emplear"on esa misma designación; pero le dieron un sentido diferente usándola para referirse pura y simplemente a la historia universal o mundial . Un tercer sentido de la designa-

ción se encuentra e n vario s po s itivistas

la filosofía de la historia consistía en el descubrimiento de las le- yes generales que gobiernan el curso de aquellos acontecimientos cuyo relato corresponde a la historia. La tarea pos tulada por la "filosofía" de la historia, según la en- tendían Voltaire y Hegel, solamente podía cumplirse por la histo- ria misma, mientras que para los positivistas se trataba del intento de convertir la historia, no en una filosofía, sino en una ciencia empírica, como la meteorología . En cada uno de estos casos, un concepto distinto de filosofía era lo que determinaba la manera de conceptuar la filosofía de la historia. En efecto, para Voltaire, filosofía significaba pensar con independencia y críticamente; pa- ra Hegel, significaba pensar acerca del mundo como totalidad; para el positivis ta del x1x, significaba el descubrimiento de leyes uniformes. El empleo que yo le do y al t é rmino " filosofía de la historia " di- fiere de los anteriores, y para explicar qué cosa entiendo con él diré primero algo acerca de mi modo de concebir la filosofía. La filosofía es r~flexivé}. La m ente filosofante nunca piensa sim- plemente acerca de.un objeto, sino que, mientras piensa acerca de cualquier objeto, siempre piensa también acerca de su propio pensar en torno a ese objeto. De esta suerte, a la filosofía puede

s iglo x1x para quienes

Voltaire, quien só lo

del

59

60

INTRODUCCIÓN

llamársele pensamiento en segundo grado, pensamiento acerca del pensamiento. Por ejemplo, descubrir cuál sea la distancia entre la Tierra y el Sol es una tarea para el pensamiento en primer grado, en el caso, tarea para la ciencia astronómica; mas por otra parte, descubrir qué cosa es precisamente lo que hacemos cuando descubrimos la distancia que separa a la Tierra del Sol es una ta- rea para el pensamiento en segundo grado, en este caso, tarea para la lógica o para la teoría de la ciencia. Cuanto hemos dicho, sin embargo, no quiere decir que la filo- sofía sea la ciencia de la mente, es decir, la psicología1_La psicolo- gía es pensamiento en primer gracl_ot trata de la mente del inísmo modo que la biología trata de la vida. No se ocupa de la relación entre el pensamiento y su objeto; se ocupa directamente del pen- samiento como algo netamente separado de su objeto, como algo que simple y sencillamente acontece en el mundo, como un fenó- meno de tipo especial que puede examinarse por sí solo. Pero la filosofía jamás se ocupa del pensamiento por sí solo; fÍempre se ocupa de su relación con su objeto, y por lo tanto se ocupa del ob- -

jeto en la misma medida en que se ocupa del pensamiento Esta 9istinción entre la filosofía y la psicología puede ilustrarse con la diferencia de actitudes que adoptan estas dos disciplinas

; respecto al pensar histórico, que es un tipo especial de pensa- miento que se ocupa de un tipo especial de objeto, al cual, provi- sionalmente, definimos como el pasado. Muy bien puede el psi- cólogo interesarse en el pensar histórico; bien puede, en efecto, analizar los tipos peculiares del acontecer mental que se dan en el historiador; puede, por ejemplo, concluir que los historiadores son gente que construye un mundo de ilusión, como hacen losar- tistas, dado que son demasiado neuróticos para poder vivir ade- cuadamente en el mundo de la realidad; pero que, a diferencia de los artistas, proyectan ese su mundo de ilusión hacia el pasado, porque relacionan el origen de su neurosis con acontecimientos pasados de la niñez y una y otra vez se lanzan hacia el pasado en el vano empeño de desembarazarse de la neurosis. Y aun podría llevarse semejante análisis a mayor detalle, mostrando que el interés del historiador en un importante personaje tal como Julio César no es sino la expresión de su actitud infantil respecto a su padre, y así en todo lo demás. Ahora bien, no quiero sugerir que semejantes análisis sean pura pérdida de tiempo; solamente de-

,.

~~

·.,

l

INTRODUCCIÓN

61

seo describir un ejemplo típico a fin de señalar que en esos casos la atención se concentra exclusivamente en el lado subjetivo de la

relación primaria sujeto-objeto. Se atiende al pensar del historia- dor, pero no al objeto de ese pensar, es decir, el pasad<Jt Todo aná- lisis psicológico del pensamiento histórico sería enteramente igual en el supuesto de que no hubiese en absoluto tal cosa como el pasado; de que Julio César fuese un personaje imaginario, y de que la historia no significara conocimiento sino pura fantasía.

hecho que reclama s1:1_atención no es el pasa-

do por sí solo, como acontece para el historiador, ni tampoco es el

acerca delpasad(l) por sí solo, como aconte-

ce para el psicólogo. Para_el filósofo .elhecho es ambas cosas en su

mutua relacióft El pensamientom:l-SUrelación.consu objeto no es pl!_r:ª-.mente.pen~miento sino que es conocimiento\ De esta suer- te, lo que para la psicología es la teoría del puro pensar, es decir, de los acontecimientos mentales abstraídos de todo objeto, para la filosofía es la teoría del conocimiento. Allí donde el psicólogo se pregunta cómo pil!llsan los historiadores, el filósofo se pregunta cómo conocen los historiadores, cómo llegan a aprehender el pasa- do. Pero a la inversa , es al historiador, no al filósofo, a quien com- pete la aprehensión del pasado como una cosa por sí; le compete, por ejemplo, afirmar que hace tantos o cuantos años, tales y cua-

.E.LQ!.ósofose interesa

les sucesos verdaderamente

por tales sucesos, pero no en cuanto cosas por sCs1no-como cosas conocidas por el historiador. Le compete, pues, preguntar, 11_0 qué clase de sucesos fueron y cuándo y dónde acontecieron, sino

Cl!ªJ es s u condición que hace posible que el historiador pueda conocerlos.

debe pensar acerca de la mente del

historiador, pero al hacerlo no duplica la labor del psicólogo, puesto que para él el pensamiento .deLhistoriadQr no .es un com- plejo de fenómenos mentales, sino un sistema del conocimiento. También debe el filósofo pensar acerca del pasado, pero no de modo que duplique la tarea del historiador, porque, para él, el pasado no es una serie de sucesos, sino un sistema de cosas cono- .cidas.\f'odría decirse lo mismo afirmando que en cuanto el filósofo piensa acerca del lado subjetivo de la historia es un epistemólogo y que en cuanto piensa acerca del lado objetivo es un metafísico; pero semejante manera de decir sería peligrosa porque sugiere

Para el filósofo , el

""ii.!:!sar <;iglhistoriado

r

acontecieron.

En consecuencia, dJiJ(ls

qfo

62

INTRODUCCIÓN

que los aspectos epistemológico y metafísico de su tarea pueden tratarse por separado, lo que sería un error. La filosofía no puede divorciar el estudio del conocer del estudio de lo que se conoce, imposibilidad que se desprende directamente de la noción acerca de la filosofía como un pensar en segundo grado. Pero si tal es el carácter general del pensar filosófico, ¿qué quie- ro decir cuando califico el término "filosofía" con las palabras "de la historia"? ¿En qué sentido hay una especial filosofía de la his- toria, diferente de la filosofía en general y de la filosofía de cual-

quiera otra cosa? Es habitual admitir, si bien un tanto indefinidamente, que el ~uerpo de la filosofía permite distinciones. Casi todo el mundo distiñgúe la lógica o la teoría del conocimiento de la ética o la teo- ría de la acción, aunque la mayoría de quienes aceptan semejante distinción estarían también de acuerdo en que conocer es en cier- to sentido acción, y que la acción, como la estudia la ética, es (o por lo menos implica) cierto modo de conocer. El pensamiento que estudia el lógico es un pensamiento que se propone descubrir la verdad y es, por lo tanto, un ejemplo de actividad encaminada hacia un fin, y esto ya es una concepción ética. La acción que es- tudia el filósofo moral es una acción fundada en el conocimiento

o en la creencia acerca de lo que es bien y mal, y conocer o creer

ya son conceptos epistemológicos. Resulta, pues, que la lógica y

la ética están en relación estrecha y en verdad son inseparables, si

bien no se confunden. Si, por lo tanto, hay una filosofía de la his- toria, hemos de pensar que estará en no menos estrecha relación con las demás ciencias filosóficas especiales que la relación en

que están entre sí aquellas dos disciplinas.

preguntar por qué l~ filosofía de la his-

toria ha de constituir un estudio especial, en lugar de encontrarse subsumida en una teoría general del conocimiento. A lo largo del curso de la civilización europea la gente ha pensado histórica- mente, hasta cierto grado; pero no ha sido habitual reflexionar acerca de las actividades que se ejecutan con relativa inconscien- cia. Solamente el encuentro de dificultades nos obliga a cobrar conciencia del esfuerzo que nos cuesta superarlas. De esta mane- ra, pues, la temática de la filosofía, en cuanto que ésta (la filoso-

fía) es el desarrollo organizado y científico de una autoconscien- cia, depende periódicamente de la problemática particular que,

Mas entonces es preciso

INTRODUCCIÓN

63

en un momento dado, presenta dificultades especiales. El inven- tario de los temas más destacados por la filosofía de una nación en cualquier periodo de su historia revela cuáles fueron los pro- blemas especiales que en esos momentos se sintieron como retos a la totalidad de las energías mentales. Los temas de periferia o subsidiarios revelan, en cambio, las cuestiones que no ofrecieron demasiada dificultad. Ahora bien, nuestra tradición filosófica se remonta sin inte- rrupción hasta la Grecia del siglo vi, y en aquella época el proble- ma intelectual principal consistía en la tarea de fundamentar las matemáticas. La filosofía griega, por lo tanto, situaba las matemá- ticas en el centro de sus preocupaciones, y el estudio de la teoría del conocimiento se entendía ante todo y sobre todo como estu- dio de teoría del conocimiento matemático.

hahabido dos grq.ndes

Desde entonces, hasta hace un siglo,

épocas constructivas de la historia europea. En la Edad Med1!Jps problemas centrales del pensamiento se referían a la teología\y, por consiguiente, los problemas filosóficos surgieron de la refle-

-~911 ~obre la teología y se ocupaban de las relaciones entre Dios y, ~ ho1p_Er~. A partir del siglo xvi, hasta el siglo XIX inclusive, el es- fuerzo principal del pensamiento tuvo por meta la fundamenta- ción de las ciencias naturales, de donde resultó que la filosofía erigió en tema capital el estudio de la relación entre la mente hu- mana, en cuanto sujeto, y el mundo natural de las cosas situadas espacialmente en torno a ella, en cuanto objeto. Durante todo este tiempo también se meditaba, claro está, sobre la historia, pero el pensar histórico siempre era de un tipo comparativamente ele- mental y aun rudimentario: no suscitaba problemas de difícil so- lución y por eso no se vio precisado a reflexionar sobre sí mismo. En el siglo xvll!) sin embargo, la gente empezó a pensar crítica- mente acerca de la historia, de la misma manera que ya había aprendido a pensar críticamente acerca del mundo exterior, por- que fue entonces cuando la historia comenzó a perfilarse como una forma particular del pensamiento, que no se parecía ni a las rriarémáticas, ni a la teología, ni a la ciencia. Esta reflexión sirvió para mostrar que la teoría del conocimien- to fundada en la noción de que las matemáticas, la teología o la ciencia, o las tres unidas, bastaban para agotar los problemas del

conocimiento en general

ya no era satisfactoria

El pensamiento

64

INTRODUCCIC)N

J:tistórico postuló qn objeto dota_dQ de peculiaridades propias. El en efecto, \;52~!~~~~o p_or acontecimientos particulares . situados en el tiempo y en el espacio, pero que ya no acaecen, no puede aprehenderse por el pensamiento matemático, porque este tipo de pensamiento aprehende objetos que no tienen situación especial en el espacio y en el tiempo, y sucede que precisamente por esa falta de situación espacio-temporal es por lo que son cog- noscibles. Tampoco puede aprehenderse el pasado por vía del pensamiento teológico, porque el objeto peculiar de ese tipo de pen- samiento es un objeto singular e infinito, en tanto que los sucesos históricos son finitos y plurales. Lo mismo debe decirse del pen- samiento científico, porque las verdades que descubre la ciencia se conocen como verdad al ser encontradas por vía de la observa- ción y del experimento ejemplificado en aquello que en realidad percibimos; pero en el caso de la historia el pasado ha desapare- cido y las ideas que nos formamos acerca de él no pueden ser ve- rificadas de la manera que verificamos nuestras hipótesis cientí- ficas. Las teorías del conocimiento, pues, hechas para dar razón del conocimiento matemático, teológico y científico no incluían los problemas especiales del conocimiento histórico, y si se postu-

' laban como teorías capaces de dar razón de todo conocimiento era porque en realidad implicaban la imposibilidad de todo cono- cimiento histórico. Semejante consecuencia no tuvo importancia mientras el cono- cimiento histórico no se impuso a la conciencia de los filósofos al mostrar dificultades de tipo especial y al elaborar una técnica pe-

p~~a.dot

Í!

culiar para resolverlas. Pero cuando eso aconteció, como en efecto aconteció, hablando aproximadamente, durante el siglo x1x, en- tonces la situación fue que las teorías vigentes del conocimiento se dirigían hacia los problemas especiales de la ciencia, y eran herederas de una tradición fundada en el estudio de las matemá- ticas y de la teología, en tanto que aquella nueva técnica histórica, surgiendo por todos lados, quedaba sin explicación. Se sintió, pues, la necesidad de abrir una inquisición especial cuyo propósi-

!r- to fuese elestudio de semejante problema o grupo de problemas,

a saber: los problemas filosóficos creados por la existencia de la

'i

1)

actividad de la investigación histórica organizada y sistemática.

Talinquisición puede con justicia reclamar el título de filosofía de

la historia, y a semejante inquisición aspira a contribuir este libro .

. -.

-- --·

INTRODUCCIÓN

65

.Dos etapas se presentarán a medida que progrese el estudio. _Primero se tendrá que elaborar la filosofía de la histori~ n_o, cier- tamente, en compartimiento cerrado" porque en filosofía no los hay, f'ero sí en condiciones de relativo aislamientq, en cuanto se lii:"cónsidere como un estudio especial de un problema especial. El problema, en efecto, pide tratamiento especial, justo porque las filosofías tradicionales no se ocupan de él, y requiere cierto aisla- miento porque es regla general que aquello no afirmado por una filosofía es lo que niega, de tal suerte que las filosofías tradiciona- les ll evan consigo la implicación de ser imposible el conocimiento

histórico. La filosofía de la historia tendrá, por lo tanto, que dejar-

logre formular una demostración inde-

pendiente acerca d e cómo la his toria sí es posible.

. La segunda etapa consistirá en e§ta l;:ts rela_ciones entre esta. nuévarama de la filosofía y las viejas.doctrinas tradicionales:

Tod"a acficiÓn af~uerpo de las ideas filosóficas acarrea en cierto grado una alteración a todo cuanto ya.estaba¡ y la constitución de una nueva ciencia filosóficé\ acarrea la revisión de las antiguas. Por ejemplo, la constitución de la ciencia natural moderna y de la teoría filosófica surgida de la reflexión sobre ella, tuvo una reac- ción sobre la lógica establecida al producir un general desconten- to respec to a la lógica silogística que trajo su sustitución por las nuevas metodologías de Descartes y de Bacon. La misma causa obró sobre la metafísica teológica que había heredado de la Edad Media el siglo xv 11 y produjo l as nuevas concepciones de Dios que encontramos, por ejemplo, en Descartes y en Spinoza. El dios de Spinoza es el dios de la teología medieval según resultó después

xv 11. De esta suerte, en

filosofía de la ciencia ya no era una rama

particular de la investigación filosófica sepa ra da de las otras: ha-

la ciencia del siglo

las a un lado ha s ta que

R.l~f~E

d e revisado a la lu z de tie mpos de Spínoza, la

bía permeado a todas las demás y había producido una filosofía completa concebida toda ella con un espíritu científico. En el caso que nos ocupa, estas consideraciones nos ponen en aviso de la ne- cesidad de intentar una revisión completa de todas las cuestiones filosóficas a la luz de los resultados alcanzados por la filosofía de la historia en sentido estricto, y esto producirá una nueva filosofía que será una filosofía de la historia en sentido lato, es decir, una filosofía completa concebida desde el punto de vista histórico. Es preciso conformarnos sí, de las dos etapas, el presente estu-

66

INTRODUCCIÓN

dio sólo representa a la primera. Lo que aquí intento, en efecto, es una investigación filosófica acerca de la naturaleza de la historia considerada como un tipo o forma especial del conocimiento que tiene un tipo especial de objeto, dejando a un lado, por el momen- to, la cuestión siguiente, o sea, cómo tal investigación afectará otras partes del estudio filosófico.

§ 2. LA NATURALEZA, EL OBJETO, EL M~:TODO Y EL VALOR DE LA HISTORIA

Lo que la historia sea, de qué trata, cómo procede y para qué sir- ve, son cuestiones que hasta cierto punto serían contestadas de diferente manera por diferentes personas. Sin embargo, pese a esas diferencias, hay en buena medida acuerdo entre las contesta- ciones. Tal acuerdo, por otra parte, se hace más estrecho si se exa- minan las contestaciones con vista a desechar aquellas que proce- den de testimonios tachables. La historia, como la teología o las ciencias naturales, es una forma especial de pensamiento. Si eso es así,las cuestiones acerca de la naturaleza, el objeto, el método y el valor de esa forma de pensamiento tienen que ser contesta- das por personas que reúnan dos condiciones. La primera condición es que tengan experiencia de esa forma de pensamiento¡ Tienen que ser historiadores. Ahora bien, hoy día todos somos historiadores en cierto sentido, puesto que toda persona educada ha recibido una enseñanza que incluye cierta

i proporción del pensar histórico. Pero eso no basta para conside-

1 rar que esas personas estén calificadas para poder opinar acerca

de la naturaleza, del objeto, del método y del valor del pensamien- to histórico. La razón es, primero, que la experiencia del pensar histórico que así obtienen es, con toda probabilidad, muy superfi- cial, de tal suerte que las opiniones fundadas en dicha experien- cia tendrían parecido valor al que puedan tener las opiniones acerca del pueblo francés de alguien que sólo las fundara en una visita de fin de semana a París. Pero, segundo, la experiencia ob- tenida en cualquier terreno a través de las vías educativas comu- nes y corrientes tiene que estar invariablemente atrasada. En efecto, la experiencia del pensar histórico adquirida por esas vías se modela sobre lo que dicen los libros de texto, y estos libros

!

'

,,

1NTRODUCCIÓN

67

siempre se atienen no a lo que se está pensando por los auténti-

cos historiadores al día, sino por lo que pensaron los auténticos historiadores de algún momento en el pasado cuando se estaba creando el material en bruto del cual se compaginó el libro de tex- to. Y no son tan sólo los resultados del pensamiento histórico lo que está atrasado para la fecha en que quedan incorporados al libro de texto, sino también los principios que rigen el pensa- miento histórico, es decir, las ideas acerca de la naturaleza, el objeto, el método y el valor de ese tipo de pensamiento. En tercer lugar y en conexión con lo que acaba de decirse; iodo conoci- miento adquirido por vía de educación trae aparejada una ilusión péculiar: la ilusión de lo definitivo. 1 Cuando un estudiante está in statu pupillari respecto a cualquier materia, tiene que creer que las cosas están bien establecidas, puesto que su libro de texto y sus maestros así las consideran. Cuando por fin sale de ese estado y prosigue el estudio por su cuenta, advierte que nada está final- mente establecido, y el dogmatismo, que siempre es señal de in- madurez, lo abandona. Considera, entonces, a los llamados he- chos bajo una nueva luz y se pregunta si aquello que su libro de texto y su maestr<p le enseñaron como cierto, realmente lo es. ¿Qué razones tuvieron para creer que era la verdad? Pero además ¿eran, acaso, adecuadas tales razones? Por otra parte, si el estu- diante sale del estado pupilar y no prosigue sus estudios, jamás logra desechar la actitud dogmática, circunstancia que, precisa- mente, lo convierte en una persona especialmente inadecuada para contestar las preguntas que arriba se han planteado. No hay nadie, por ejemplo, que con toda probabilidad conteste peor esas preguntas que un filósofo de Oxford que, por haber leído en su juventud a Greats, fue un estudiante de historia y cree que esta ju- venil experiencia del pensar histórico lo califica para decir lo que

la historia es, d e qué trata, cómo procede y para qué sirve.

La segunda condición qu e debe reunir unapersona para con- testar esas preguntas consiste en que no sólo tenga experiencia del pensar histórico, sino que también haya reflexionado sobre tal

experiencia. Tiene que ser no sólo un historiador, sino un filósofo,

y en particular que su preocupación filosófica haya concedido especial atención a los problemas del pensar histórico. Ahora bien, es posible ser un buen historiador (aunque no un historia- dor del más alto rango) sin que concurra esa reflexión acerca de la

6 8 INTRODUCCIÓN propia actividad de historiador. Es aún más plausible ser un buen profesor

68

INTRODUCCIÓN

propia actividad de historiador. Es aún más plausible ser un buen profesor de historia (aunque no la mejor clase de profesor) sin tal reflexión. Sin embargo, es importante reconocer al mismo tiempo que la experiencia es previa a la reflexión sobre esa experiencia; Aun el historiador menos reflexivo reúne la primera condición:

posee la experiencia sobre la cual ha de reflexionarse, y cuando se le incita a reflexionar sobre ella, es casi seguro que sus reflexiones sean pertinentes. Un historiador que haya trabajado poco en filo- sofía probablemente contestará nuestras cuatro cuestiones de un modo más inteligente y positivo que un filósofo que haya trabaja- do poco en historia. Atentas estas consideraciones, voy a contestar a mis cuatro pre- guntas, pero de tal modo que, según creo, las resp u esta s serán aceptadas por cualquier historiador de nuestros días. Se trata de contestaciones crudas e inmediatas; pero servirán de acotación provisional de nuestro asunto y, además, serán defendidas y ela- boradas a medida que avance nuestra meditación.

La definición de la historia. Me parece que todo histori ador es-

tará de acuerdo en que la historia es un tipo de investigación o in- quisición. Por ahora no pregunto qué clase de investigación sea.

Lo esencial es que genéricamente per tenece a lo qu e llamamos las ciencias, es decir, a la forma del pensamiento que consiste en plantear preguntas que intentamos contestar. Es n ecesario tener presente que la ciencia en general no consiste en coleccionar lo que ya sabemos para arreglarlo dentro de tal o cual esquema. Consiste en fijarnos en algo que no sabemos para tratar de descu-

brirlo. Jugar a rompecabezas con cosas que ya conocemos puede ser un medio útil para alcanzar aquel fin; pero no es el fin en sí. En el mejor caso es sólo el medio . Tiene valor científico e n la me- dida en que el nuevo arreglo nos ofrece la contestación a una pre- gunta que ya hemos pensado plantear. Ésa es la ra zón de que toda la ciencia empieza con el conocimiento de nuestra propia ig- norancia; no de nuestra ignorancia acerca de todo, sino acerca de alguna cosa precisa. De, por ejemplo, el origen del parlamento, la causa del cáncer, la composición química del sol, la manera de ha- cer funcionar una bomba sin esfuerzo muscular por parte de un hombre, de un caballo o de otro animal dócil. La ciencia averigua cosas, y en este sentido la historia es una ciencia.

otra en que ave-

a)

b) El objeto de la historia . Una ciencia difiere de

( ·'.

INTRODU CCIÓN

69

rigua cosas de diferente clase. ¿Qué clase de cosas averigua la his-

de seres

humanos que han sido realizados en el pasado. Aunque es cierto que esta respu esta da lugar a cuestiones, muchas de ellas polémi- cas, así y todo, y cualquiera que sea el modo en que se resuelvan esas cuestiones, es un hecho que queda en pie la proposición de

que la historia es la ciencia de res gesta e, o sea el intento de contes- tar cuestiones acerca d e las acciones humanas realizadas en el pasado.

e) ¿Cómo procede la historia? La historia procede interpretando

testimonios. Entiéndase por tes timonio la manera de designar colectivamente aquellas cosas que singularmente se llaman docu- mentos, en cuanto un documento es algo que existe ahora y aquí, y de tal índole que, al pensar el historiador acerca de él, pueda obtener respuestas a las cuestiones que pregunta acerca d e los sucesos pasados. Aquí también surgen muchas cuestiones difíci-

les tocantes a cuáles sean la s características d e los testimonios y

embargo, necesidad

cómo interpretarlos. N o hay por ahora, sin

de suscitarlas, porque lo decisivo es que cualquiera que sea la manera en que se contesten, los historiadores concederán que el proceder en historia, o sea su método, consiste esencialmente en

la interpretación de testimonios.

toria? Re sp ondo que av e rigua res gestae, es d ec ir, actos

d) Por último, ¿para qué sirve la historia?

Quizá esta pregunta sea más difícil que las anteriores: quien intente contestarla tendrá, en efecto, que considerar un campo más amplio que el propio d e las otras tres interrogaciones que ya contestamos. Tendrá que reflexionar, no tan sólo sobre el pensar histórico, sino sobre otras cosas también, porque decir que algo es "para" algo implica una distinción entre A y B, donde A sea bue- no para algo y B sea aquello para quien algo es bueno. De todos modos sugeriré una contestación, pensando que no habrá histo- riador que la rechace, si bien los problemas que implica son nu- merosos y arduos.

Mi contestación es qu e la historia es "para" el autoconocimien-

to humano. Generalmente se considera importante que el hombre se conozca a sí mismo, entendiendo por ese conocerse a sí mismo, no puramente conocimiento de las p eculiaridades personales, es decir, de aquello que lo diferencia de otros hombres, sino conoci- miento de su naturaleza en cuanto hombre. Conocerse a sí mismo

7 0 INTRODUCCIÓN significa conocer, primero, qué es ser hombre; segundo, qué es ser el

70

INTRODUCCIÓN

significa conocer, primero, qué es ser hombre; segundo, qué es ser el tipo de hombre que se es, y tercero, qué es ser el hombre que uno es y no otro. Conocerse a sí mismo significa conocer lo que se puede hacer, y puesto que nadie sabe lo que puede hacer hasta que lo intenta, la única pista para saber lo que puede hacer el hombre es averiguar lo que ha hecho . El valor de la historia, por consiguiente, consiste en que nos enseña lo que el hombre ha hecho y en ese sentido lo que es el hombre.

§

3. Los PROBLE MAS DE LA S PART ES 1-JV

La idea de la historia que acabo de resumir brevemente es una idea moderna, y antes de proceder, en la quinta parte de este li- bro, a exponerla y desarrollarla en más detalle, me propongo aclararla con una investigación acerca de su historia. Los historia- dores de nuestros días piensan que la historia debe ser: a) una ciencia, o sea un contestar cuestiones; b) pero una ciencia que se ocupe de las acciones de los hombres en el pasado, e) investiga- das por medio de la interpretación de los testimonios, y d) cuyo fin es el autoconocimiento humano . Mas no es ésta la manera en que siempre ha sido entendida la historia. Citemos, por ejemplo, lo que al respecto nos dice un autor reciente' hablando de los sumerios del tercer milenio antes de Cristo:

i

i

l

~

La historiografía está representada por las inscripciones oficiales que conmemoran la edificación de los palacios y de los templos . El estilo teocrático de los escribas lo atribuye todo a la acción de la divinidad , según puede advertirse por el siguiente pasaje, uno de muchos ejem- plos que podrían aducirse:

"Una disputa surge entre los reyes de Lagash y de Umma acerca de los límites de sus respectivos territorios . La disputil se somete al ar- bitraje de Mesilim, rey de Kish, y se soluciona por los dioses, de quie- nes los reyes de Kish, de Lagash y de Umma no son sino agentes o mi- nistros. "El dios Ningirsu y el dios Shara deliberaron sobre el informe verí- dico del dios Enlil, rey de los territorios. Mesilim, rey de Kish, en aca-

1 Mons ieur Charles F. Jean, en Edward Ey re, Europmn Civ ili zatior·r, Londres,

1935, vol. 1, p. 259.

INTRODU CCIÓN

71

tamiento al mandato de su dios Gu-Silim

estela. Ush, isag de Umma, obró de acuerdo con sus designios ambicio- sos. Quitó la estela de Mesilim y vino a la llanura de Lagash. A la justa palabra del dios Ningirsu, guerrero del dios Enlil, se libró un combate con Umma. A la palabra d el dios Enlil, la gran red divina derribó a los enemigos, y en lugar de ellos se colocaron en la llanura unos tells fune- rarios."

erigió en [este] lugar una

Ahora bien, nótese que monsieur Jean no dice que la historio- grafía de los sumerios era ese tipo de cosas, sino que dentro de la literatura de ese pueblo la historiografía está representada por ese tipo de cosas. Entiendo que quiere decir que semejante tipo de expresión no es verdaderamente historia, sino algo que en cierto sentido se le asemeja . Mi comentario acerca de esto sería el si- guiente. Una inscripción como la que hemos citado expresa una manera de pensar que ningún historiador moderno calificaría de historia, porque, en primer lugar, carece de la naturaleza de lo científico: no es, en efecto, un intento de responder a una cuestión cuya respuesta el escritor comience por ignorar; simplemente se trata del relato de algo que el escritor conoce como un hecho. Pero en segundo lugar, el hecho relatado no es de actos humanos,

sino de actos divinos. Claro está que tales actos divinos se resuel- ven en actos humanos, pero se les concibe ante todo no como acciones del hombre, sino como acciones de los dioses, y en cuan- to eso es así, la idea expresada no es histórica respecto a su objeto, de donde resulta que tampoco es histórica respecto a su método, ya que no hay interpretación alguna de testimonios ni, por otra parte, es histórica respecto a su valor, puesto que no se advierte que su meta consista en alcanzar un autoconocimiento humano. El conocimiento alcanzado en un relato de esa índole no es, por lo menos no lo es primariamente, un conocer humano acerca del hombre, sino un conocer humano acerca de los dioses. Desde el punto de vista del autor, pues, la inscripción transcrita no es lo que nosotros llamamos un texto histórico. El escritor no escribía historia, escribía religión. Sin embargo, desde nuestro punto de vista esa misma inscripción puede utilizarse como un testimonio histórico, puesto que un historiador moderno, atento

a las res gestae humanas, pu e de interpretarla como testimonio de

las acciones ll e vada s a cabo por Mesilim y Ush y por sus súbdi-

72

INTRODUCCIÓN

tos. Pero es que, por así decirlo, sólo adquiere póstumamente su carácter de testimonio histórico, en virtud de nuestra actitud his- tórica respecto a ella, a la manera en que los pedernales prehistó- ricos o la cerámica romana adquieren el carácter póstumo de tes- timonios históricos, no porque quienes fabricaron esos pedernales

y cerámica pensaron que eran testimonios históricos, sino porque nosotros los tomamos como tales. Los antiguos sumerios no dejaron tras de ellos nada que poda- mos calificar de historia. Si por acaso tuvieron algo así como una conciencia histórica, no dejaron de ella constancia alguna. Podre- mos afirmar que necesariamente la tuvieron, porque, para nos- otros, la conciencia histórica es un rasgo tan verdadero y tan ge- neral de la vida que no comprendemos cómo puede faltarle a nadie; pero la verdad de semejante afirmación es muy dudosa. Si nos atenemos a los hechos, tal como se revelan documentalmen- te, me parece que debemos pensar que la conciencia histórica de los antiguos sumerios es lo que llaman los científicos una entidad oculta, algo que las reglas del método científico nos impide consi- derar en atención al principio de la Navaja de Occam, a saber:

que entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem.

Hace 4 000 años, pues, nuestros precursores en la civilización

no poseían lo que nosotros llamamos la idea de la historia. Esto, hasta donde nos es dado verlo, no era porque tuviesen la cosa en

sí y no hubiesen reflexionado sobre ella. Era porque no tenían la

cosa en sí. La historia no existía. Existía, en su lugar, algo que en cierta manera se asemejaba a lo que nosotros llamamos historia,

pero difería de lo que llamamos historia en las cuatro característi- cas que hemos identificado en la historia tal como existe hoy día. La historia tal como existe hoy día, pues, ha surgido en los últi- mos 4 000 años en las regiones del Asia occidental y en Europa. ¿Cómo aconteció esto? ¿Cuáles son las etapas que ha recorrido esa cosa llamada historia para llegar a existir? Tal es la cuestión cuya respuesta, un tanto escueta y sumaria, se ofrece en las partes 1 a tv de este libro.