Está en la página 1de 3

RESEÑAS

247

FIONA J. MACKINTOSH con KARL POSSO (eds.). Árbol deAlejandra: Pizarnik Reassessed. Suffolk: Tamesis, 2007.

“¿Quién no tuvo un affair conAlejandra Pizarnik?”: la pregunta que empieza el libro de Anahí Mallol (El poema y su doble, Buenos Aires: Simurg, 2003) resonaba

en mi cabeza mientras leía los ensayos de esta colección que pretende acercarse otra vez a la melancólica poeta argentina.Algunos de los colaboradores de esta colección tienen largas relaciones con Pizarnik (Susana Chávez-Silverman, Cristina Piña) y sus ensayos recientes rearticulan ideas expresadas antes con unos ángulos nuevos en sus aproximaciones a la poeta y su obra. Los otros autores aquí nos cuentan sus aventuras intelectuales más recientes con la poeta, y lo que hace sus acercamientos un poco distintos de críticas anteriores es su incorporación de nueva evidencia o un nuevo corpus textual: los papeles personales de Pizarnik que están en la biblioteca Princeton. Éstos incluyen diarios, cartas, notas de lectura, ensayos y poemas no publicados en otros lugares. Vemos en casi todos los ensayos que el tener acceso

a más material quiere decir que se puede fechar más precisamente su obra y nos

permite seguir a Pizarnik como lectora de otros, por más que pistas literarias, al incorporar las observaciones personales de sus cuadernos. Lo que sale en los ocho ensayos incluidos son temas ya bien tratados anteriormente en la producción de Pizarnik: sus luchas con el lenguaje y el silencio, su relación con el surrealismo, la tensión entre vida y obra, la fragmentación de su identidad (sexual y como judía, mujer, argentina, escritora, niña/adulta) y la intertextualidad. Lo novedoso aparece por los nuevos datos que precisan ciertas inuencias o referencias que recontextualizan algunas de las tensiones observadas en partes ya conocidas de su obra. Todo esto crea cuestiones subyacentes a cada uno de estos ensayos: ¿cómo se constituye un corpus textual? ¿Cómo se deben leer textos personales relativos

a los publicados y cómo se iluminan o se distraen mutuamente? Éstas son las ideas con las que el ensayo de Cristina Piña lucha en primer plano. Es el último de la colección, pero podría haber sido el primero, porque pone estas ideas, que esclarecen todos los otros ensayos, sobre la mesa. Piña, una de las primeras lectoras y críticas de Pizarnik y que también escribió su biografía, emplea su larga historia con la poeta para comentar el trasfondo editorial de la publicación de Textos de sombra y últimos poemas, por Ana Becciú y Olga Orozco, y los Diarios (editados por Becciú), además de varias versiones de sus Obras completas. Las selecciones arbitrarias y la censura de temas íntimos, entre otras decisiones, crean problemas para lectores asiduos y la investigación de la mano editorial nos lleva a una serie de preguntas: ¿Qué es una obra literaria? ¿Qué hacemos con las intenciones de la autora, sus deseos frente a la publicación? Son preguntas muy válidas frente a una colección que tiene como subtexto este nuevo cuerpo textual no publicado de Pizarnik.

subtexto este nuevo cuerpo textual no publicado de Pizarnik. Revista Iberoamericana , Vo l . L

Revista

Iberoamericana ,

Vo l .

L X X V I ,

N ú m .

2 3 0 ,

E n e r o - M a r z o

2 0 1 0 ,

2 3 9 - 2 6 6

ISSN 0034-9631 (Impreso)

ISSN 2154-4794 (Electrónico)

248

RESEÑAS

En su ensayo, Fiona Mackintosh continúa esta conversación acerca de la autoría

y

la relación entre distintas autorepresentaciones al examinar las voces críticas

y

creativas de Pizarnik. Encuentra una dialéctica entre el interior y el exterior

manifestada de varios modos en sus diarios de lectura. Encuentra paradojas: entre

el hablar y el silencio, entre salir y encerrarse, entre vida y muerte –oposiciones

observadas por muchos críticos anteriores a partir de ejemplos textuales ya hechos públicos. Susana Chávez Silverman también explora la tensión entre privado- público, prosa-poesía, lo autorizado y lo prohibido, enlazando estos términos con la sexualidad. A través de lecturas cercanas que ilustran sus ideas de maneras intrigantes, Chávez-Silverman revela una contienda entre las voces autorizadas y los “textos de sombra”. Florinda Goldberg y Jason Wilson emplean los textos no publicados para explorar a Pizarnik como lectora. El ensayo de Wilson vuelve al tema muy tratado de la relación entre su obra y el surrealismo, pero a partir de cartas, ensayos y artículos poco conocidos, ofrece un nuevo ángulo al proponer que Alejandra Pizarnik no es única ni particularmente femenina en su relación con el movimiento francés, sino una más de los de un grupo de latinoamericanos (incluyendo a Cortázar y Paz) que ocupan los márgenes del surrealismo. Hay un acercamiento nuevo a un texto de Pizarnik que ha llamado mucho la atención crítica desde los años 90: La condesa sangrienta en la interpretación de Karl Posso. Posso emplea ideas de Deleuze y de Kafka para observar la disyunción entre la libertad absoluta de la Condesa y el repudio de la narradora de la libertad, absoluta a n de cuentas. Con documentación escrupulosa de la conversación crítica

ya existente, Posso lee el texto de Pizarnik en relación al de Valentine Penrose, a sus propios diarios y a su situación como hija de inmigrantes judíos de Rusia, y rumia sobre cómo la ley en ambos, La condesa sangrienta y En la colonia penal erotiza

a Freud. Cierra su ensayo observando la forma en que Pizarnik socava cualquier

posibilidad de un juicio moral. Kafka y el humor especícamente judío también aparecen en el ensayo de Evelyn Fishburn, que trata el lado cómico y juguetón de Pizarnik. Según Fishburn, Pizarnik emplea el humor como estrategia de resistencia contra las convenciones,

y celebra el desorden y la anarquía en varias ocasiones en sus diarios, cuadernos,

cartas, poesía y prosa. En éste, como en varios de estos ensayos, hay referencias vagas a otros críticos, pero habría hecho esta contribución más fuerte el llevar a la supercie la conversación crítica ya existente sobre la identidad histórica y social de Pizarnik. Por ejemplo, el tema del exilio en su obra, tan bien tratado en el artículo de Laura García Moreno (“Alejandra Pizarnik and the Inhospitality of Language:

The poet as hostage” Latin American Literary Review 24.48, 1996: 67-93) o los estudios seminales de María Negroni (su libro de 2003 y varios ensayos) que también tratan la identidad judía de la poeta; se las cita en varias de las bibliografías

de la poeta; se las cita en varias de las bibliografías Revista Iberoamericana , Vo l

Revista

Iberoamericana ,

Vo l .

L X X V I ,

N ú m .

2 3 0 ,

E n e r o - M a r z o

2 0 1 0 ,

2 3 9 - 2 6 6

ISSN 0034-9631 (Impreso)

ISSN 2154-4794 (Electrónico)

RESEÑAS

249

aquí, pero algunos de los autores necesitan entrar en un diálogo más abierto con esta crítica importante, cuyas ideas claramente han inuido en muchas de las que aparecen en estos ensayos. Aunque no todas las contribuciones son iguales, Árbol de Alejandra: Pizarnik Reassessed es un libro útil que une los nuevos acercamientos a la poesía de Pizarnik en una sola colección, inuida en gran parte por el acceso relativamente reciente a sus papeles privados. Así, los investigadores tienen que enfrentarse al problema intrigante de la relación entre distintos tipos de información, un asunto aún más apremiante en este caso por la naturaleza alusiva, conictiva, de la obra pizarnikiana que esconde mientras que a la vez revela sus signicados. Demuestra otra etapa crítica en el acercamiento a esta poeta y marca el cambio de atención desde la lírica a la prosa y a otra escritura, y también a la calidad no terminada de sus obras “completas” mientras conjura la presencia icónica y fantasmal de la poeta como persona –todos estos son elementos de la búsqueda de la Alejandra Pizarnik verdadera. Todos estos autores terminan preguntándose: ¿Con quién/cuál/ qué tuvo esta relación?

University of Kansas

JILL KUHNHEIM

AMANDA HOLMES. City Fictions, Language, Body, and Spanish American Urban Space. Lewisburg: Bucknell University Press, 2007.

La ciudad como un texto abierto que palpita, se lee y se entiende por medio

de diferentes interpretaciones a partir de su recreación escrita es la iniciativa que motiva a la autora de este texto a desarrollar un análisis depurado con respecto

a algunas ciudades latinoamericanas y su respectivas representaciones literarias. Valiéndose de elementos de la teoría cultural y urbana, Amanda Holmes analiza

la representación escrita de algunas capitales latinoamericanas como México DF,

Buenos Aires, Montevideo y Santiago, examinando algunos trabajos de autores especícos que han usado tales centros urbanos como ejes para su quehacer literario. Estableciendo este binomio de ciudad y representación literaria, encontramos en este libro estudios sobre las relaciones que establecieron autores tan representativos como Octavio Paz, Julio Cortázar, Cristina Peri Rossi, Diamela Eltit y Carlos

Monsiváis con las ciudades antes citadas. Sin duda, el espacio urbano fue un escenario perfecto, y sigue siéndolo, para muchos autores latinoamericanos del siglo XX y del presente que desarrollan su obra teniendo como punto de partida una determinada ciudad con la que se vincularon a

de partida una determinada ciudad con la que se vincularon a Revista Iberoamericana , Vo l

Revista

Iberoamericana ,

Vo l .

L X X V I ,

N ú m .

2 3 0 ,

E n e r o - M a r z o

2 0 1 0 ,

2 3 9 - 2 6 6

ISSN 0034-9631 (Impreso)

ISSN 2154-4794 (Electrónico)